You are on page 1of 2

LA MIGRACION FEMENINA

La investigación liderada por académicos en el ámbito de la movilidad humana a nivel
mundial, así como muchas otras áreas de estudio, se ha desarrollado con un sesgo
androcéntrico, es decir, que generalmente se toma como referencia de estudio sólo a los
varones. Sin embargo, en los últimos años hemos sido testigos de la feminización de varios
procesos sociales, tales como la pobreza y la migración, lo que ha impulsado a varios
expertos a orientar sus estudios en estas dinámicas desde otra perspectiva, una que parte
de la cantidad de mujeres que deciden encabezar procesos migratorios. De acuerdo con las
cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2004, sólo en 1998 migraron a España
un aproximado de 3972 ecuatorianos, de los cuales 2346 eran mujeres (Torres, 2004).
Teniendo en cuenta esta evidencia, las investigaciones sobre este tipo de movilidad humana
empezaron a enfocarse en los cambios sociales relacionados con las dinámicas de migración
en los países de origen y de destino, como consecuencia de un aumento en el flujo de
mujeres que encabezaban planes migratorios hacia países desarrollados, es decir, como
consecuencia de la feminización de la migración. A continuación, una revisión sobre cuándo
y cómo se dio este proceso de movilidad en el Ecuador y también una reflexión sobre dos
aspectos fundamentales, por un lado el tipo de trabajo que las mujeres migrantes realizan
en los países de destino, y por otro los distintos cambios en las dinámicas de roles de género
y de negociación dentro de la familia migrante.

Niñas. aún cuando la emigración de niñas y niños supone una alta dosis de vulnerabilidad y una severa exposición a las peores formas de violación de los derechos humanos. Mientras en la década del 60 no se registraban emigrantes menores a los 14 años de edad y solo un 10% de emigrantes adolescentes entre 15 y 19 años. Venezuela y Bélgica. su situación en los nuevos lugares de destino. Por otra parte en los últimos años ha aumentado considerablemente la emigración de niñas y niños. al tiempo que ha provocado los más diversos cambios psico-sociales y de conducta en las niñas y niños que se quedan: desde sentimientos de tristeza. Algunos estudios dan cuenta que niñas y niños indígenas de la sierra ecuatoriana son las principales víctimas de la trata para fines de mendicidad. las estadísticas registran la emigración de niñas y niños menores de 14 años y un considerable aumento de los emigrantes mayores a 15 años de edad. Poco se conoce sobre la forma en cómo viaja la niñez. Pese a estos cambios. explotación y esclavitud laboral especialmente hacia Colombia. MUGRACION INFANTIL La emigración ha provocado el surgimiento de nuevos arreglos familiares como la denominada “familia transnacional” que se sustenta en las familias extensas o ampliadas a cargo de los niños y niñas que se quedan en el lugar de origen. Para ello se ha trabajado conjunta y mancomunadamente en el Manual de Procedimientos de Protección a Niños. Ante esta situación las instituciones de gobierno competentes con el apoyo de varios sectores y actores sociales han tomado acciones concretas en el diseño de herramientas adecuadas para que la política pública baje al nivel del quehacer ciudadano. y Adolescentes en Situación de Movilidad Humana. es aún limitado el conocimiento de la situación de la niñez y adolescencia que participa directamente en el proceso migratorio. abandono e inseguridad. a partir de la década de los años 80. y los impactos del proceso de adaptación. hasta orgullo por el “éxito” alcanzado por uno o ambos padres al migrar. .