You are on page 1of 319

BIBLIOTECA DE JURISPRUDENCIA, FILOSOFÍA E HISTORIA

CIENCIA POLÍTICA

Y DERECHO CONSTITUCIONAL
COMPARADO

POR

JUAN W. BURGESS, Biblioteca PixeLegis. Universidad de Sevilla.
Decano de la Facultad de Ciencia Política en el Colegio universitario de Nueva York.

SOBERANÍA Y LIBERTAD

LA ESPAÑA MODERNA
López Hoyos, 6
MADRID

Es propiedad,
Reservados los de-
rechos.

5l5.—Imprenta de Cfabriel López del Horno, San Bernarda, 92, teléf. 1922.

PRÓLOGO

Cuando hace veinte años leí por primera vez la Filo-
sofía de-la Historia, de Hegel, formé el propósito de
ahorrar introduccionés, si algún día llegaba a escribir
un libro. Cumpliré ahora, en lo esencial, la promesa
que me hice; pero no puedo excusarme de decir unas
cuantas palabras para explicar al público por qué me
atrevo a solicitar su benévola atención hacia una nue-
va obra sobre un asunto añejo, y para tributar el debi-
do homenaje de gratitud a dos amigos que me han
prestado inestimable ayuda.
Creo que fué Goethe quien dijo que los hombres de-
ben de vivir antes de escribir. Realmente es cosa seria
pedir al mundo que lea un libro. No debe hacerse nun-

ca, a menos que el libro responda a una necesidad no 1
satisfecha por otros precedentes, o que él la satisfaga
mejor. La publicación de una nueva obra sobre cien-
cia política no puede justificarse, si no contiene, bien
nuevos hechos, bien una interpretación más acertada
o una ordenación más cientifica de hechos ya conoci-
dos, ora una nueva teoría.
Tal consideración me ha hecho vacilar mucho tiem-
po antes de ofrecer al público esta obra —tanto tiem-
po, que a veces temí que la obra corriese la suerte de
la Clave de M. Casaubon—. No puedo alegar que con-
tenga hechos antes desconocidos. Creo que, en algunos

casos, las interpretaciones que propongo y las conclu-
siones que deduzco de los hechos, difieren de las pre -
sentadas hasta aquí. Si las interpretaciones son más
justas o las conclusiones son más lógicas, eso debe que -
dar al juicio del lector. Lo peculiar de mi obra, si algo
la distingue, es su método. Es un estudio comparativo,
un ensayo, en que procuro aplicar a la ciencia política
y a la jurisprudencia el método que ha producido tan-
tos frutos en las ciencias naturales. No pretendo ser el
primer autor que ha hecho este ensayo. El método
comparativo es el que siguen principalmente los pu-
blicistas alemanes; pero en las literaturas francesa,
inglesa y americana es relativamente nuevo. Verdad
es que Boutmy, Bryce, Dicey, Moses y Wilson han
roturado ya el terreno, pero el campo es susceptible de
un cultivo mucho más extenso y detenido.
A esa labor he querido consagrar mi trabajo, y creo
que se notará algún progreso en la aplicación del mé-
todo comparativo a este orden de investigaciones.
Debo la más viva gratitud, por la ayuda que me ha
prestado en esta obra, a mi amigo y colega el profesor
Dr. Munroe Smith, que, en medio de otras arduas ta-
reas, ha leído las pruebas del texto entero, y ha hecho
multitud de observaciones y reflexiones inapreciables,
que casi sin excepción han sido aceptadas e incorpora-
das a la obra. Debo también las más sinceras gracias
a mi amigo y antiguo discípulo, Dr. Roberto Weil, que
con gran fidelidad y esmero ha comprobado las citas.

JUAN W. BURGESS.

LIBRO PRIMERO

LA NACION

E

ha venido a ser una de las palabras de repertorio más comunes de la moderna ciencia política. y evitaremos no pocas confusiones. Cabe. Los alemanes son más precisos y científicos en: su nomenclatura. Se deriva del latín nascor. propondría yo la siguiente: una población dotada de unidad étnica. no obstante. así defini- da. y esa difícilmente se encontrará aún en ninguna parte. y emplean otro término y concepto para la ciencia política y jurídica. es la Nación considerada en su plenitud. La Nación. o la étnica rebasa los límites de la geográfica. que habita un territorio dotado de unidad geográfica. circunscriben la pa- labra y la idea más estrictamente a su esfera original y natural. . es una Nación. DE LA NACIÓN Primaria y propiamente la voz Nación es un térmi- no de etnología. CAPÍTULO PRIMERO LA IDEA. Sin embargo. veces la unidad geográfica excede en amplitud a la étnica. y en tal sentido usan y abusan de ella especialmente los publicistas franceses. y el concepto que expresa es un con- cepto etnológico. Unas. un reparo. fijando bien el sentido de este vocablo y usándole sólo en ese sentido. Como definición abstracta. y por consiguiente. Haremos bien en seguir su ejemplo. se refiere ante todo a las relaciones de origen y parentesco étnico. ingleses y americanos.

conquista y cruzamiento. en fin. la comunidad de vida y de lenguaje. ut. es menester que principien por poder en- tenderse unos a otros.a Nación. sas de agua. además. o faltan en aquélla algunos de sus elementos ca- racterísticos. es la base de todos los demás: para que los hombres lleguen a adquirir un modo común de ver y proceder. sin duda. CIENCIA POLITICA otras veces es defectuosa la demarcación de esta úl- tima. De estos elementos el más importante es el de un len- guaje común. La definición.a tradición y una historia comunes. de suerte que. o por climas extremos: por barreras. requiere explicaciones. Hoy la unión política de diferentes razas bajo la supremacía de una domi- nante conduce casi siempre a la asimilación nacional. Por unidad étnica entiendo una población que posea una lengua y una literatura. y no tardó en darle por sustitutos la vecindad territorial y el trato recíproco. la unión políti- . En tiempos primitivos la identidad de raza engendró. eliminó en gran escala el influjo de esa fuerza. Nótese que no cuento la comu- nidad de descendencia y la identidad de raza como cualidades indispensables para la existencia de un. mas la tem- prana mezcla de los pueblos por emigración. y co- munes costumbres y conciencia de lo lícito y lo ilícito. o por grandes Dia. pero la Nación puede desenvolverse sin ellas. o por impenetrables bosques y espesuras. Por unidad geográfica entiendo un territorio separado de otro territorio por altas cordilleras. Cierto que contribuyen poderosamente al des- arrollo de la unidad nacional. aunque la Nación es ante todo un pro- ducto de la naturaleza y de la historia. y a pesar de la resistencia que ofrece a menudo una diversidad de ese género. que opon- gan o hayan opuesto alguna vez grandes dificultades al trato y comunicación exterior.

Yo pongo húngaros en Italia e italianos en Hungría. cuando se declara la fiebre.t. pero el principio moderno de la libertad religiosa ha debilitado mucho su influencia. y vale más así: de esa suerte no contraen las mismas en- fermedades al mismo tiempo. la existencia de la unidad (1) Bluntsch1i: Lehre vont moderno/ Stat. La comunidad de religión fuá en otro tiempo un factor poderoso del desarrollo nacional. Allí donde coinciden del todo o muy de cerca las unidades étnica y geográfica. ocasión al embajador francés en SU corte: «Mis pueblos son extraños unos a otros. 110. De sus antipatías nace el orden. a la forma popular o democrática. es casi seguro que la na- ción se organiza políticamente. BURGESS 11 ca puede activar considerablemente su desarrollo. y de su odio recíproco la paz general» (1). Formas hay de organización po- lítica basadas en la hostilidad nacional entre diversas partes de la población sometidas a ellas. JUAN W. Es lo que ocurre casi siempre en los sistemas despótico y abso- luto. Efectivamente. como procuraré demostrar más adelante. Cada uno vigila a su vecino. Cuéntase que el emperador Francisco II de Austria dijo en cierta?. es cuando alcanza su mayor influencia la unidad nacional.. En Francia. y en el ínterin otras fuerzas se encargarán de presidir en mayor escala a la formación del Estado. no se comprenden y se detestan. como expondré a su tiempo algo más particular- mente. Pero cabe tal organización sin eso. nottl. La Nación debe atravesar por varias fases preliminares de desarrollo antes de llegar a la fase política. así como la separación política puede retardarle también considerablemente. 1. . ataca a todos ustedes en el mismo día. o llega a ser un Estado. en el curso de su desarrollo. Sólo cuando el Estado llega.

Las que han permaneci- do en la cuna asiática no han creado verdaderos Esta- dos (1). cuya conciencia y senti- miento nacional se acentúan y cobran poderío. y las ramas europeas ofrecen grandes diferen- cias de capacidad en este punto. Si es lícito juzgar por la historia. que toda Nación debe formar un Estado. la sumisión de las Nacio- nes no políticas a las que poseen dotes de este orden. pues. Pero no todas las Naciones están dotadas de capaci- dad política o de gran vigor político. artística o religiosa. Las Naciones que han demostrado mayor talento para la organización política son las Naciones arias. mientras que la germánica domina realmente el mun- do por su superior genio político. la" simple mezcla de una variedad de nacionalidad en el mismo territorio no produce necesariamante ese resul- tado. por otra parte. enton- ces hay riesgo do disolución política. No ha de entenderse. como explicaré ulteriormente. mas a menudo conduce a una centralización del gobierno. que cuando un mismo Es- tado abraza varias Naciones. apenas ha revelado ninguna. en tal estado de cosas. ción del mundo como la organización nacional de los Estados. No creo que Asia y Africa puedan recibir jamás organización política de ningún otro modo. Claro es. Sin embargo. El genio nacio- nal se gasta con frecuencia en la creación lingüística. CIENCIA POLÍTICA 12 nacional es la condición precisa para el desarrollo de esa forma. y no todas igualmente. poca. y aun con frecuencia es demasia- do débil para elevar a cierta perfección esos mismos productos. parece una cosa tan inherente al curso de la civiliza-. . Cla- ro que. por ejem- plo. la Nación dominante (/) Bluntschli: Atlasiatisehe Weltideen. y la griega. La céltica.

BURGESS 13 debe respetar.y una de las conse- cuencias de esa división puede ser el desarrollo de nuevos caracteres nacionales. . conservando al primer nombre su sig - nificación étnica. hasta donde sea posible. la hispano- portuguesa y la suramericana-. En fin. Confío en que estas reflexiones pondrán de mani- fiesto ante el espíritu del lector cuán importante es distinguir. el arte. distantes bajo el punto de vista territorial —por ejemplo: la inglesa y la norteamericana. la lengua. en el pensamiento y en el lenguaje. una Nación puede dividirse en dos o más Es- tados. la literatura. JUAN W. la religión y las costumbres inofen- sivas de la Nación supeditada. la Na- ción del Estado. y usando el segundo exclusivamente como un término jurídico y político. ha de atenerse a su propia conciencia de lo justo y conveniente. poni en lo tocante a po- lítica y derecho.

Las consecuencias de esas dos clases de distribu- ción son muy distintas. como ya he indicado. No trataré este asunto en toda su generalidad. sino concretándome a los Estados de Europa y a los Esta- dos Unidos de América. aludo a pueblos de diversa nacionalidad diseminados en el mismo terri- torio. me refiero a pueblos de diversa naciona- lidad que ocupan territórios separados. . Cuando hablo de la distribución de las Naciones. y nuestra ciencia política ado- lecería de confusiones. y sólo en esa relación nos interesa a nosotros. Cuando hablo de distribución de las nacionalidades. para acentuar una diferencia de mu- cha importancia. porque. y aunque el tema de ahora no pertenezca directamente a la ciencia polí- tica. sólo Europa y la América del Norte han conseguido desenvolver organizaciones políticas que puedan servir de material para el estudio científico . CAPITULO II ACTUAL DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LAS NACIONES Y NACIONALIDADES Distingo entre distribución de las Naciones y de las nacionalidades. si no tuviésemos muy presente esa diferencia. con ella guarda relación.

En la traducción se calcula aprovechando los del Almanaque de Gotha. y varían mucho en cuanto a precisión de límites y a extensión superficial. al Sur por el mismo. e inmediata en la perfección de los límites naturales. el Ustrecho de Gibraltar y el Océano Atlántico.) . vol. y porque deseo incluir en el territorio europeo las Islas Británicas. DEL T. con una superficie de 581. Se halla comprendida aproximadamente en- tre los 2° de longitud oriental y 3° de longitud occi- dental. y entre los 36° y 44° de latitud Norte (1). de modo que forma casi un cuadrado. limitada al Oriente por el mar Mediterráneo. citaré el grupo do islas situadas entre (1) Encyclopoedia Britannica.100 kilómetros cuadrados (2). Suprimimos. lo mismo que el original. pl. todas las notas en que el original re- mite al lector al Statesman's Yearbook. Ninguna de esas unida- des geográficas es perfecta. al Oeste por el Océano Atlántico. 6. Damos las cifras en números redondos. a fin de tomar cama unidad de medida el kilómetro. BURGESS 15 1 Si atendemos exclusivamente a la geografía física. y al Norte por el Cantábrico y los Pirineos. Como la primera y más perfecta de todas designaré la península del Suroeste. debemos reconocer nueve unidades nacionales en el territorio a que damos el nombre de Europa. Como segunda. (2) El autor calcula aproximadamente la superficie de las unidades geográficas. en vez de la milla inglesa. pues.—(N. XXII. JUUN W. porque ésta es en rigor la gran península que se destaca al Noroeste del conti nente asiático. No digo el «continente» de Europa. utilizando los datas del States- man's Yearbook correspondiente a 1889.

el Canal de la Mancha y el Océano Atlántico. por el Canal de la Mancha y el mar del Norte al Norte. los Vosgos y las Ardenas al Este. vol. separación no muy importante en sí. y por los Alpes Marítimos y Cotios. y miden una superficie de 314. y entre los 50° y 59°-. El principal de- fecto de esta demarcación se halla al Nordeste. unida a otras circuns- tancias adversas. como límites propios de unidades geográficas. pero que. a no ser que se tome como línea divisoria el río Mesa. por regla general.400 kilómetros cuadrados. CIENCIA POLÍTICA 16 el mar del Norte. coloco el territorio circunscrito por el mar Mediterráneo y los Pirineos al Sur. 9. (2) ibidera. por el Océano Atlántico al Oeste.600 kilómetros cuadrados . y tiene un área de unos 565. Próximamente se halla comprendido entre los 6° de longitud oriental y 2° de longitud occidental. a partir de la ciudad de Lieja hasta el mar del Norte. VIII. y entre los 44° y 51° de latitud Norte (2). El principal defecto que existe en la unidad de este territorio es la separación que establece entre la gran isla occidental y las otras una masa de agua cuya am- plitud varía de diez a sesenta millas. los historiadores y los políticos científicos están ahora casi de acuerdo en que los ríos no deben mirarse. . que ocupan unos dos tercios del espacio com- prendido entre los 2° de longitud oriental y 10° de lon- gitud occidental. En tercer lugar según el grado de perfección de las fronteras naturales. pl. no existe ninguna separación física entre el territorio oriental y occidental. Yo creo que los geógrafos. basta para oponer muchos obstáculos a un fácil y uniforme desarrollo político. donde. (1) En cyclopoedia Britannica. el Jura.de latitud Nor- te (1).

En quinto término. JUAN W. BURGESS 17 Son los diámetros y radios de tales unidades. Es la puerta abierta entre las tie- rras de la orilla meridional del Mar del Norte y del Báltico y las del Canal de la Mancha hacia el Sur y el Oeste. y al Este.°. vol. y 3. debe mirars-e como una línea artificial. Norte la línea de los Balkanes. id. citaré la península oriental. tan favorecido bajo varios puntos de vista. que siempre han ejercido y ejercen aún desfavorable influ- jo sobre el desarrollo nacional de los moradores de este país. atendiendo a la plenitud de la demarcación. Por consiguiente. ya en la dirección del meridiano. En cuarto lugar. casi paralela a la latitud. que toda la longitud de la península está dividida en dos partes. ya en el sentido de la menor distancia. excepto por el Nor- te. y mide unos 273. Tiene una frontera marítima por todos lados. ya siguiendo los contornos del Mosa. Por el. sirve de límite natural en unas cuatro (1) Encyclopoetlia Britannica. Se extiende oblicuamente entre los 7° y 18° de longitud oriental. que lo que es como el hombro de la península está casi separado del brazo por una cadena de montañas. oriental y occidental . son: 1. Los defec- tos de este territorio como unidad geográfica.000 kilometros cuadrados.500 metros. 9.°. por la misma cadena de montañas. Son defectos graves. . siguiendo siempre el orden de per- fección geográfica. 2. que alcanzan una altura media de 1. cuento la península central del Sur. su gran longitud. Nordeste y Noroeste por los Alpes. y los 37 0 y 47° de latitud Norte (1). Sur y Oeste por los brazos del Mediterrá- neo. la línea que va de Lieja al mar del Norte. comparada con su exigua anchura. más bien que la circunferencia.°. los Apeninos. VIII. limitada al Norte.

Aquí va a perderse en las cadenas de la costa. La gran irregularidad de este territorio impi- de fijarse en uno o en unos cuantos centros geográficos. Por el Este constituye también un gran defecto la angostara de los estrechos que la separan del Asia Menor. Extiéndese oblicuamente entre los 5° y 25° de longitud Este. Una larga cordillera que. y los 37° y 42° de latitud Norte (1). pl. y los 55° y 70° de latitud Norte (2). 9. determina su aspecto general topográfico. Sexto. y por el mar del Norte y la costa meridional del Báltico al Norte.000 kilómetros cua- drados. admitamos. Tiene una superficie como de 266. CIENCIA POLÍTICA 18 quintas partes de la distancia que media de Oriente a Occidente. los Vosgos y el Jura al Oeste. Su contorno y estructura son favorables para el des- arrollo de una multitud de matices de diversa nacio- nalidad. vol. Aunque es muy difícil definir en términos generales su situación. (2) lbidem. Desde cerca de la ciudad de Cracovia hay que llegar (1) En cycloepedia Britannica. creo que debe colocarse aquí el territorio li- mitado por las Ardenas. Séptimo. que está situada entre los 19° y 27° de' longitud Este. Por el Este faltan límites naturales.000 kilómetros cuadrados. desciende gradual- mente hacia una larga zona de llanuras por la parte opuesta. si no unidad geográfica. donde hay que seguir una. Su superficie es de unos 776. III. por los Alpes y los Cárpatos occidentales al Sur y Sur- este. para fijar un poco nuestras ideas. menos por el istmo. Con arreglo al principio que venimos si- guiendo.línea artificial. La gran península sept entrional alcanza aislamiento geográfico. Tiene límites naturales por todos lados. . siguiendo la costa occidental.

aquí una gran solución de continui- dad en los límites. en un estrecho río (el Mosa). Se encuentra.— La de la distancia más corta mide unas 300 millas. VIII. vol. a lo sumo. Octavo. desde el punto en que este gran río europeo atraviesa la barrera montañosa. Su configuración es algo irregular.ica. Además. ya la de la distancia más corta. y los 46° y 54° de latitud septentrional (1).400 kilómetros cuadrados. Hay. hasta su desembocadura. ya siguiendo la línea del meridiano. un ancho camino abierto desde el Oriente hacia el centro y el Norte de Europa. forma una buena unidad geográfica. que este territorio queda abier- to así por el Este como por el Oeste. pi. El territorio limitado al Norte. y" mide unos 658. De forma. y los 42° y 49° de latitud Norte (2). al Este por el mar Negro. Su configuración no es mala: es casi un cuadrado. por encima de Viena. o se reduce a un trazado topo- gráfico. JUAN W. y al Sur y Suroeste por los Alpes Cárnicos y Dináricos. ya las sinuosidades del Vís- tula —líneas todas artificiales desde nuestro punto de vista. entre los 12° y 27° de longitud Este. Noroeste y Nordeste por los Alpes Nóricos y los Cárpatos. o consiste. y lo que le ha ne- gado la naturaleza debe ser suplido yor el arte. com- prendido entre los 6° y 19° do longitud oriental. Su estruc- tura topográfica no carece de armonía en medio de su variedad suma. BURGESS 19 al Báltico. pues. con una super- ficie como de 780. la demarcación de esto territorio no es perfecta por el Oeste: desde el extremo septentrional de las Ardenas hasta el mar del Norte. en su mayor parte. Su demaraa- (1) Encyclopoedia Britann.000 kilómetros cuadrados. al Sur por los Balkanes. 9. Es el valle del Danubio. pues. (2) Ibidem. .

Realmente es tan defectuo- sa esta parte do la demarcación. en su mayor parte. mezcladas con varios graves de- fectos. En cambio su de- marcación natural ofrece interrupciones casi por todas (1) Encyclopoedict Britannica. . formando un ángulo agudo hacia la ciudad de Cronstadt. La topogra- fía del país es más uniforme que la de todas las divi- siones antes descritas.000 ki- lómetros cuadrados. sino verdaderamente monótona. 9. y lo mismo al Noroeste. tuercen de pronto. VIII. donde los Cárpa- tos. entre los 22° y 60° do longitud oriental. CIENCIA POLÍTICA 20 ción natural presenta varios defectos muy graves. El territorio limitado al Suroes- te por los Cárpatos. que quizá me parece más científico excluir de este territorio el distrito me- ridional y oriental de los Cárpatos inferiores. El pir m ero y principal se halla al Norte. hay un espacio abierto. y posee una superficie de más de 5.300. Su topografía es. En configuración es un paralelogramo no muy distante del cuadrado. y al Sur por el Cáucaso y el mar Negro. y los '45° y 70° do latitud septentrio- nal (1). los montes Urales y el Caspio. entre los Alpes Nóricos y los Cárpatos occidentales. al Norte por el Océano Artico. no sólo unifor- me. Al Suroeste. atravesar el Danubio. y unirle a la división novena. al Este por el Obdorsk. y se diri- gen casi rectamente al Oeste. para inclinarse después al Sur. en un trayecto de 150 millas. vol. Noveno y último. después de acercarse al mar Negro hasta una dis - tancia de 150 millas. entre los Alpes 1Di- náricos y el éIctremo occidental de los Balkanes. al Oeste por el mar Báltico. Se halla. y llegar casi a los Balkanes. formando la célebre Puerta de Hierro. tiene algunas de las cualidades de una unidad geográfica . pl.

BURGESS 21 partes: al Oeste. por más que. apenas cabe distinguir más que tres unidades geográficas. si se atiende exclusi. no encontramos allí la variedad geográfica . Se verá al punto que los rasgos físicos de la América septentrional se diferen- cian completamente de los de Europa en un sentido: en que las grandes cordilleras de la América del Nor- te cortan siempre el territorio longitudinalmente. desde más abajo de . por el lado de la octava. Me parece que en este punto muchos de los geógrafos se han dejado influir en sus juicios por consideraciones étnicas y po- líticas. por el Gol- fo de Méjico al Sur. Pero esta es una cuestión muy espinosa y preñada de grandes conse- cuencias políticas. a saber: el territorio situado entre los montes Apalaches y la ribera atlántica. el limitado por los Apalaches y el Atlántico septentrio- nal al Este. Aunque la América del Norte es entre tres y cuatro veces mayor que toda Europa. la cual tendría entonces por límites al Suroeste los Cárpatos meridionales y los Balkanes. que el valle del Danubio. JUAN W. hay que atender a las diferencias climáticas más que en Europa. que aquí existe:` Mirando sólo a los límites naturales. y por las montañas Roquizas al Oeste y Suroeste. aquí. al Suroeste. Teniendo en cuenta estas diferencias. como ya he dicho. la Puerta de Hierro. para fijar fronteras nacionales. a no ser. po- demos contar seis unidades territoriales regularmente . no veo por qué no sería el arreglo más científico. Otro defecto más grave existe al Oriente. por el Océano Artica al Norte. por consecuencia. don- de en un trayecto de 600 millas no separa este territo- rio del Asia más que el río Ural. por el lado de las divisiones sexta y séptima. vamente a las razones de geografía física. y el situado entre las montañas Ro- quizas y el Océano Pacífico. se una a esta división.

593 y 691. y mide una superficie de 875. 2 CIENCIA POLÍTICA defieidas. 4.) (3) Encyclopoedia Britannica. 1. vol. 10... págs. I. DEL T. 651y 669. y mide de superficie unas 400. y.ti•ts del texto. a res ‹. 615. (Deja tes aquí las e.) La tercera es la región comprendida entre los 30° y 50° de latitud Norte. y tiene una superficie de unas 865. 10. el mar de las Antillas y el Océano Pacífico. (2) Statesman's Yearbook. 12 superficie de. se extiende oblicua- mente desde los 110° hasta los 165° de longitud occi- dental.--(N. 189. págs. entre los niismos límites orientales y occidentales. págs. p1. (5) Enc yclopoedia Britannica. territorio que se extiende oblicuamente desde los (30° hasta los 85° de longitud occidental. la blica 1\1ortallierlearv). se extiende oblicuamente entro los 110° y 125° de longitud occidental (5).889. 820. 1889. pl. Britannica. pázs.000 millas cuadradas (6). y desde los 50° hasta los 70° de latitud septen- trional (7).000 millas cuadradas (4. titule. pl. 593 y 691. (6) St atesman's Yearbook. 628.) Estado que examina Repú- el autor en este ecminente. La cuarta es la conti- nuación de la última hacia el Norte. La quinta (1) Encyclopoedia Britannica. vol. 1.000 millas cuadradas (8). La primera es la meseta situada entre el C4-olfo de Méjico. los 30' de latitud Norte (1).as v a de consig- nar u at:lantn en kliÓaltro-7. (7) Ency c•opmaiiu. La superficie de este territorio vendrá a ser como de 800. 1839. I. La segunda es el territo- rio situado entre los montes • Apalaches y la costa Atlántica.000 millas cuadradas (2). cuya re- gión. (1) Statesman's Yearbook. Statesman's Yearbook. pl. :O. por el OcaSano Pacifico al Oeste. (8) vol. y desde los 25° hasta los 50° de latitud septentriónal (3). vol. 593 y 691. I. 10. 1 . la cual se extiende oblicuamente desde los y desde los 10° a 8 9 ° a los 115° de longitud occidental. limitada por las Montarlas Roquizas al Este. 637.

I.000. JUAN W. y al Norte por los grandes Lagos.000 millas cuadradas (2). I. Su -superficie puede calcularse apro- ximadamente en unos 3. vol. págs. (2) Statesman's Yearbook. 1889.000..000 y 450. en su mayor parte. 593. La sexta y última unidad territorial es la región casi inme. vol. 477. por el Golfo de Méjico al Sur. nú- mero 13. 10. 691. . (3) Statesman's Yearbook. Statesman's Yearbook.—Eneyelopoe- diaBritannica. y entre los 75° y 110° de longitud Oeste por el lí- mite septentrional. pl. y por la diviso- ria entre los ríos Mississipi y Missouri y el Saskatche- wan. en la proporción aproximada de 17. pág. portugueses y vascos.ríos Mississipí y Missouri. Empezando por Europa. Los tres pueblos ocupan par- (1) Eneyclopoedia Britannica. Se encuentra. lago Winnipeg y lago Superior. 1889.aisura- que se halla al Norte de la quinta' división y al Este de las Montañas Roquizas. entre los 29° y 48° de latitud Nor- te. pág. Tiene una superficie -de cerca de L750. pl. II Veamos ahora si los núcleos etnográficos coinciden con las circunscripciones de estas unidades geográficas. notamos que la primera de sus divisiones físicas se halla habitada por tres pue- blos étnicamente distintos: españoles.000.000 (4).000.: Handatlas fiir die Geschichte. por las Montañas Roquizas al Oeste. 5. y entre los 60° y 115° a 140° de lon- gitud occidental. 1889. BURGESS 23 es la vasta cuenca de los .000 de millas cuadra- das (3). al Sur se estrecha el territorio en- tre los 85° y 110° de longitud (1). limitada por los montes Apalaches al Este. (4) Sprumer-111enke. 10. 395. entre los 49° y 80° de lati- tud septentrional.

con influencias posteriores de elementos judíos y franceses (2).000 de ingleses por unos 3. La nacio- nalidad. wa- iones italianos. sólo la céltica es una raza original.000 cel - tas (3). núm. (3) Statesman's Yearbook. 644. 13. calculando con largueza la cifra de los últimos. celtas.000. 253. godos. Aqui también esas poblaciones diferentes ocupan partes di- ferentes de esta división. con una ligera mezcla céltica. suevos. Esto. De los tres pue- blos sólo el último es una raza original. suevos y moros. germanos. y el tercero habita una pequeña área en el confín del Norte. en todo lo restante. 1889. (4) Spruaner-MeLke: Handatlas. (2) Ibidem. En la tercera división geográfica no hallamos menos de seis variedades étnicas de población: franceses. Al presente existen unos 34. 637. el segundo ocupa una faja estrecha en la costa occidental. El primero es una amalgama de iberos. pág. Habitan nuestra segunda unidad geográfica dos va- riedades étnicas bien definidas: ingleses y celtas. de romanos. De las dos. y el seglindo. moros. pág. tiende cada vez más a absorber al elemento céltico. árabes y judíos (1). CIENCIA POLÍTICA 24 tes diferentes de esta división. los ingleses.500. Los franceses ocupan la mayor parte de esta división. inglesa es germánica. pero cada variedad se halla diseminada en mayor o menor grado por el territorio de la otra. vándalos. como a mitad de camino entre sus extremos. pág. . El primero se extiende por el cuerpo principal de la misma. En la isla occidental y en las porciones extremas del Occidente y Norte de la isla oriental predominan los celtas. celtas y vascos (4) —sin contar los elementos sueltos dispersos por todo el país—. y otra ligerísima romana. romano s . (1) Andree: Geographisches Handbuch. ale - nos.

págs. ya por abarcar elementos diferentes. borgofiones y norman- dos) (2). célticos. 1889. pág.000. La población es tan casi puramente italiana que las variaciones no merecen notarse en un tratado de ciencia política. En números redondos los franceses se elevan a 36. BURGESS 25 Las otras variedades habitan distritos de los confines: los vascos en la frontera pirenaica. 356. los walones a 4. (1) Statesman's Yearbook. dominando el último. los germanos a 3. pero correspondiendo el ascendiente al ro- mano. los vascos a 150.000. JUAN W. y posteriormente franceses y espatoles. los walones y germanos en el Nordeste. los celtas a 1. 86. Los walones son una mezcla de celtas. En nuestra cuarta división del territorio europeo co- inciden mucho más las líneas de la geografía física y de la etnografía. en el centro tenemos los mismos elementos. los celtas en la mi- tad extrema de la península occidental. y los italianos en el extremo Sureste.000. ro- manos y germánicos (francos.000.000. 1889.000. 43.000 (3).500. El italiano es un pueblo mixto e importa mucho advertir quo la composición se modifica de una a otra parte del territorio.000. 681. La cifra de toda la nación ita- liana se eleva ahora a unos 31. págs. Los vascos. y los italianos de esta división tienen la misma composición étnica.250.000 (1). . y los italianos a 125. el romano y el germano. ya por contener los mis- mos en grado muy diverso. En el Norte forman el com- puesto el elemento celta. los demás son pueblos mixtos. La sangre francesa contiene elementos iberos. (2) Andree: Geographisches Handbuch. en el Sur contribuyeron a la constitución étnica de la población griegos y sarracenos. germa- nos y romanos. pre. celtas y ger- manos (flamencos) pueden mirarse como razas proba- blemente simples. 521. (3) Statesman's Yearbook.000.

la ocupan los albanos.:»no entero de la penilisula. en cuanto a sus puntos de residencia. alrevés.000. a manera de curia.cideatal de la península. su mitad oriental y las costas del Egeo. Lo‘.. pero un trozo de territo- rio que.000 turcos. y entre éstos y los griegos de las cos- tas del mar de Mármara y del mar Negro reside una población turca.000.. núm. CIENCIA POLÍTICA 26 Enla quinta en la península oriental de Eropa. Las tierras centrales de la parte septentrional están habitadas por eslavos del Sur .ricga. son: 3. Statesman's Yearbook. separa a los germanos. 791). griegos son una mezcla de elementos helé- nicos. 1889. pág. de la rama septentrional o escandinava en número de unos 7.000 fineses y lapones. y los albanos se componen probablemente de elementos griegos. existe. 1.000 alba- nos (1). 13.000. 538.— Andree Geographischeg _Handbuch. eslavos y turcos. La gran masa son germanos.nke: Handallas. avanza desde el itsmo has- ta la horquilla casi de la península.500. un l revés. del mar de Márinara y del mar Negro contienen una poblaein exclusiva o principalmente L. Lat.501000 eslavos. y 1. La mitad oc. una gran variedad étnica.. El u caxr.„s poblaciones. pág. 325. epirotas e ilirios. Los mismos es- lavos de esta división tienen una ligera mezcla ger- mánica. con gran preponderancia de los primeros. en una rama orien- (1) S p raluer-MÇ.. . Do estos cuatro pueblos sólo dos pueden mirar- se como razas simples y originales: los turcos y los es- laves.cifras a que ascienden aproxima- damente ostz . excepto cL extremo ci nc se extiende hasta el límite septentrio- nal de la división.000 de griegos.75'0. Nuestra sexta división geográfica ofrece de nuevo mayor armonía étnica en la población. habitado por unos 25. 1.

000 de almas. en el Este. 1889. número de unos 3. págs. en número do cerca do (30. (3) Sprumer-IvIelJke: núm .000. págs. La octava división geográfica nos presenta una po- blación de una variedad étnica acentuada. 463.000. Statesman's Yearbook. 13. 86. Y no es que las otras divisiones ofrezcan menos variedad. 117. La gran masa de los moradores son sin duda germanos. 23.000 germanos. 1889.000 de eslavos. los 2. 521. . 13. en el centro. como veremos después. pera en el confín Suroeste existe un elemento franco-walon. 507. 58. 23. en el Norte.000 individuos.500. Además.°5 27 tal y otra occidental (1). Statesman's Yearbook. págs. núm. hacia el Este .ner-Menke: Handatlas . Statesman's Yearbook. de la rama ale- mana. 496.700. La raza predominante de esta divieJión se halla diseminada también por las partes que ocupan de pre- ferencia los otros elementos étnicos.000 rumanos (3). 546. y un trozo muy extenso de este territorio.000.250. 2.000 germanos que habitan en la península septentrional de esta comarca deben incluirse en la rama escandinava del tronco germáni- ar co (2). 378. se halla ocupado por eslavos. JUAN \V. 12. Si unimos a esta división el valle del Danubio desde la Puerta de (1) Spro. (2) Spriaraer-Menke: Handatlas. 85. BUI:GES. sino que en ninguna se equilibran numéricamente 105 diversos elementos tanto como en esta.000. 13. 439. núm.000.000 do hún- garos. El influjo de esta separación sobre la política do la península ha sido muy grande. y al Nordeste se encuentran componentes eslavos en las partes habita- das principalmente por los alemanes. en número de más de 10. 10. Sur y Sureste. En la séptima división vuelven a separarse las líneas de la geografía y de la etnografía. 498. Al Oeste y al Nordeste hay 1:600.

págs. 439. La novena división geográfica de Europa ofrece la mayor variedad étnica eh su población. Do estos pueblos.000 de judíos. bajo un punto de vista geo- (Tráfico como he indicado antes. pero contiene una raza decididamente dominante. y usno 550. 440.000 de germanos. 40 idiomas o dialectos distin tos (1).000 turcos.000 más de rumanos. Sólo citaré las razas diferentes. el eslavo y al rumano. 1.000. me parece discutible 3 esa anión. En el compuesto rumánico el ele- mento predominante es el romano: los rumanos son los descendientes de la colonia romana establecida por Trajano durante el siglo II en la provincia de Dacia.000 kalmueos. 2.000 eslavos más.000 de caucá-ticos. 1. En los límites occidentales hay unos 2.000 lituánios y 1. 0()0 de fineses. pero. en los orientales. y en los meridionales. que cuenta unos 75.000. 2. pág. Si unimos a esta división el valle del Danubio (1) Andree: Geogvaphisches Handbuch.000 de almas.000 de eludes. entonces tenemos 3. . El elemento simple predominante en el compuesto húngaro es el magiar. rama turania en su origen. los otros elementos son el germánico. al- rededor de 2~ .400. 1889.000. (2) Statesman's Yearbook.000 ruma- nos (2). CIENCIA POLÍTICA 28 Hierro basta la desembocadura. un millón quinientos mil fineses. En primer lugar. por el contacto y la mezcla con elementos eslavos. en los límites septentrionales. Se calcula que ha- bitan este territorio unas 120 variedades étnicas que hablan. sin descender a pormenerea de tribus y lenguas.000 de tártaros y 700. unos 2.000 do tártaros y 100.500. 3.000.000.000. 764. ocupa el centro y llega casi a la circunferencia por todas par- tes. por lo menos. han modificado algo su puro romanismo.000. pero.000. la raza eslava. los húngaros y rumanos son razas mixtas.

alemanes y escandinavos. como se verá en nuestras consideraciones ulteriores. 1889. BURGESS 29 donde más abajo de la Puerta de Hierro. y que se extiende de 11 mar a mar. Se verá que este territorio abarca la segun- da. y el anglo- americano se halla en una superioridad numérica tan grande.000 turcos (1). so influjo sobre las condiciones políticas del país. entonces debemos añadir a la población 3. aunque apenas cabe duda tampoco de que la anglo-americana absorberá a las (1) Statesman's Yearbook. Con todo. 1. las divercas ramas de la raza. y también con ele- mentos fineses. Pero hay que hacer varias adverten- cias acerca de esta progresiva mezcla y preponderan- cia.400. que me paro- ce lo más científico geográficamente. JUAN W. Conviene ad- vertir que el elemento eslavo de la parte septentrio- nal de esta división no es.000 más de rumanos. En primer término .000. ni con mucho. la tercera y la quinta unidad geográfica. Este hecho étnico ha ejercido inmen. En el Norte está muy mezclado con las ramas alemana y es- candinava de la raza germánica. tan puro como el de las partes centrales y meridionales. esos elementos no habitan zonas separadas. En carác- ter . pág. 407 . que no es de temer ningún conflicto étnico en- tre las tres ramas teutónicas. teutónica no están enteramente fundidas: no ha llega- do a mezclarse completamente la sangre de los an- glo-americanos. Para los fines de esta obra bastará analizar la población que habita el territorio comprendido entre los 30° y 50° de latitud Norte. Vengamos ahora al continente de la América del Norte. El* factor predominante en todas ellas es una raza germánica mixta.étnico no hay una distinción muy acentuada entre las poblaciones que ocupan estas divisiones territoria- les.000 eslavos y 550.

sin embargo. Hay en este territorio. aunque sí. no establecida en ninguna porción sepa- rada del territorio. y unos 250. por debajo de los 37 0 de latitud Norte. sin contar los nacidos en él de pura estirpe céltica. 19 vigésimas partes do ellos en. tres zonas existen.000 mongoles. No se unen en matrimonio con los otros elementos de la población en proporciones dig- nas de notarse. No obstante ya ha sufrido alguna modifica- más ha de sufrir evidentemente. existe un importante elemento latino en la porción meridional de las tres divisiones. do modo que hay pocas esperanzas de que se fundan con ellos'. negra. otras muchas variedades étnicas tienen poderosa representación en las tres divisiones. además. extranjero de nacie . y forman como el tercio de su población total. sino diseminada con especialidad. dicho se está. por lo menos. con su organización propia en tribus. CIENCIA POLÍTICA :30 otras dos. co ión por su contacto y En segundo término. unos 110. La primera en número os indudablemente la raza ne- gra. por las capitales y poblaciones mayores de la división que se extiende al oriente de los Apalaches. Estos últimos se encuentran en la tercera división y en la parte oceci- dental do la quinta. cuyas siete octavas partes residen en el territorio de nuestra segunda y quinta división. que debe sumar-ahora entre 7 y 8 millones de al- mas. 2 millones de celtas na- cidos fuera del país. Hay también unos 70. Sigue en valor numérico la raza céltica. el territorio de la ter- cera división.000 como elementos excepcionales. En las. No es. Los celtas y germanos no se mez- clan muy fácilmente. mucho más fácilmente que la raza negra y la blanca. Las razas blancas manifiestan casi tan poca tendencia a mezclarse con ellos como con la raza.000 indios diseminados en las tres divisiones corno elementos regulares de la po- blación. Finalmente.

60. Smith: Emigration. Tal ha venido a ser la proporción durante todo este periodo de inmigraciones.(1‘ pág. con otros ele- mentos no menos importantes numéricamente. mas sus descen- dientes puros y los hijos de los matrimonios contraídos por estos inmigrantes con los que he llamado america- nos. En las tres divisiones debe haber cerca de 63 millo- nes de habitantes. . simi- lares y de no difícil amalgama en su mayoría. Se verá así que el carác- ter étnico de la población es muy cosmopolita. que desde 1820"han inmigrado á este terri- torio unos 15 millones de blancos. La masa principal es un compuesto de varios elementos. BURGESS 31 miento. por otra parte. y cosa de un tercio cel- tas (1). Luego los otros 25 millones de la población blanca actual deben ser los supervivientes de esos 15 millones. JUAN W. Si ahora se considera como ameri- canos a todos los blancos quo residían en el territorio antes de 1820 y a sus descendientes puros. difícil será contar más de 29 millones de ellos a estas fechas (1890). and Immigration. según todas las proporciones conocidas de exceso de los nacimientos sobre las defunciones. Sabemos también que la población extranjera re- sidente en este territorio suma ahora de 8 a 9 millones de almas. con los cuales revela poca o ninguna tendencia a fundirse. germanos y celtas en su mayoría: alrededor de una mitad son germanos. pero se halla conglomerada. Se fun- de fácilmente con el elemento germánico. que tie- ne por base la rama inglesa de la raza germánica. es la descendencia indígena de los primitivos colonos españoles y franceses de esas regiones. Sabemos. El (1) Riehmond A. . pero es pa- tente su influencia en el desarrollo de la opinión y de las instituciones. por decirlo así.

La parte ocupada por España mide 492. el que cultiva la ciencia política y el derecho cons- titucional. En el grado en que divergen. geográficamen- te. No hay. pero existe un parentesco tan íntimo entre españoles y portugueses. y mide 88.) . Las líneas etnográficas se distinguen regularmente. Casi todas las cues- tiones relativas al sistema de gobierno y a la organiza- ción del estado derivan de esas relaciones. --(N. CIENCIA POLÍTICA 32 influjo de esta composición étnica sobre la civilización política y jurídica de esta población ha sido y es aún muy grande. necesita conocerlas clara y Minuciosamente. y veamos hasta qué punto corresponden a las divisiones geográficas y et- nográficas. Por lo mis- mo. ningún límite natural entre los dos Estados. la forma más vigorosa y perfecta de la moderna organización política. como veremos más de una vez en nues- tras consideraciones ulteriores.. La primera división que hemos hecho del territorio de Europa. se apartan de esa condición in- dispensable de vigor y perfección.230 (1).872 kilómetros cuadrados. encierra dos Estados: España y Portugal. Donde las tres coinciden tenemos un esta- do completamente nacional. quo las consideraciones étnicas no pa- recen exigir la completa separación política de los (1) Sin. El segundo ocupa una estrecha zona que se extiende en la dirección de la costa atlántica desde el extremo meridional hasta la desembocadura del río Miño. - III Examinemos ahora las divisiones políticas die Euro- pa y de la Am é rica septentrional. contar las islas. DEL T. y guar- dan correspondencia con las de la geografía política.

BURGESS 33 dos paises. y a la tercera unos 8. 395. Al Sur y al Suroeste de Bru- selas predomina la nacionalidad francesa. Este defecto no es sufi- ciente para motivar la separación. La tercera división de Europa se halla ocupada por Francia y Bélgica. La superficie del reino es de 314. Pero éstos sólo cuentan unas 450. a la segunda 29.200. mientras que la población de Portugal viene a ser de 5 millones. aun cuando no hay una cohesión geográfica perfecta entre Inglaterra. pero sí la distinción. 253. En ella existen dos nacionalidades. que ocupan partes bastante distintas del territorio. límites naturales entre esos Estados.000 almas. De esta relación han nacido algunas de las cuestiones más intrincadas de la política británica. Escocia e Irlanda.457.628 kilómetros cua- drados. la inglesa y la céltica. y se hallan en la relación numérica de 34 millones a tres millones y medio (2). y cuando se atiende a la falta de todo límite geográfico. parece que lo que mejor llenaría todas las condiciones. co- rrespondiendo a la primera 527. 1889. seria un solo Estado con un sistema de gobierno federal. págs. Faltan. La diferencia . Y las líneas etnográficas no coinciden tampoco exacta- mente con las políticas. mientras (1) Stat2sman's Yearbook. (2) págs. 255. y por una parte de Holanda. pues. y la de España de 17 (1).686 kiló eaetros cuadra- dos. 477. 3 . étnica no justifica nada más que una organización federal del gobierno. JUAN W. En nuestra segunda división puede decirse que coin- ciden las lineas de la geografía física y política. No debe olvidarse en esto punto que la unidad etnográfica de España se interrumpe ligeramente en la parte sep- tentrional de su territorio por la existencia de la Na- ción de los vascos.

1889.000 kilómetros cua- drados de los 273.000 miembros de la nación italiana so- metidos a Fracia.000 de esta cuarta división. como 1. Nordeste y Noroeste de Bruselas predo- mina la nacionalidad alemana en un grado creciente de pureza a medida que avanzamos en esas direccio- nes. una mitad francesa y la otra mitad alemana. 4G.. la población propia del Estado rancés comprende un elemento walón en el contorno oriental. causa al- guna extrafil3za que haya tardado tanto tiempo en des- envolverse un Estado nacional italiano. Puede calcularse apro- .000 vascos en las estribaciones y en los valles septentrionales de los Pirineos. del Es- tado belga puede calcularse en seis millones de al- mas (2). Podemos estimar su población en 39 millones de habitantes. . ximadamente que Italia ocupa 272. a menos que llamemos valona a toda la población y digamos simplemente que en un lado predomina el elemento germánico y en el otro el francés. y que hay unos 500. por ejem plo. unos 115. La última llega has- ta la cresta de los Alpes. pág.000 celtas en la península del Nor- 9este. La . En nuestra cuarta división geográfica es donde más coinciden las líneas de la geografía política con las de la geografía física y la etnografía. 87. 86. y unos 125. Cuando sólo se mira a la geografía física y a la etnografía. pág. CIENCIA POLÍTICA 34 que al Norte. 3b6. . mientras que la primera se detiene a veces en las estribaciones.000 italianos en la esquina Sureste (1). Para explicar (1) Statesman' 8 Yearbook. Solo en el Norte es donde no coincide exactamente el Estado italiano con la Italia geográfica y etnográfica. Suiza y Austria (3). en el contorno de Lugano. t3) Ibid. como.250.. págs. ¿2) Ibid. Por otra parte.

límite natural entre Turquía y Grecia. Esa población es eslava en su mayoría.689 kiló- metros cuadrados. 538.500.000 kilómetros cuadrados de la octava división territorial pertenecen nominal- mente a Turquía. entre los griegos y los eslavos.mbión que unos 125. BURGESS 35 el hecho. en el Centro.500.. JUAN W. al Oeste. 538. Y tampoco coinciden los de la etno- grafía y de la geografía política. La población total de Grecia asciende a unos 2. pág. pág. Grecia ocupa 64.000 almas. (2) Ibid. y suma cerca de cuatro millones de almas (3).000 turcos y 1. hay que atender a razones de política ecle- siástica y exterior. pues. el Estado turco conserva una soberanía nominal sobre un territorio y una población existentes al Norte de los límites naturales de esta división geográfica.—Andree: Geographisches Hamburg. Debe recor- darse ta. Falta.000 griegos.300. El Estado turco contiene en Europa parte de la Nación griega.250. pág.000 eslavos. y los turcos. 538. 1889. los eslavos. 1. págs.000 albanos (2). (3) Ibid. . Amén de esto. 325. 790.500. los albanos. y Turquía unos 201.200. El Estado griego no comprende la totalidad de la Nación griega.. La quinta división de Europa abraza dos Estados: Grecia y Turquía europea. al Este y al Sur del territorio. y en cambio comprende una importante población albana en la mitad occidental del territorio que posee al Norte de la Morea. La proporción viene a ser de 1. parte de la Nación eslava meridional y parte de la Nación albanesa: los griegos. No hay que esforzarse para demostrar que este Estado se encuentra en una situación sumamente precaria por su composición ét- (1) Statesman's Yearbook. La población albana del Noroeste cuenta quizá 175. 1.000 habitantes (1).

política y la etnografía divergen de la geografía física. donde no le separan de Rusia más que las insignificantes corrien- tes del Tana y el Tornea. y que su disolución política tiempo. La población de este Estado es casi exclusivamente ger- mánica septentrional o escandinava. La población de Suecia y Noruega se acerca ahora a 7.422 a Noruega. y dividen la población germánica en una rama oriental y otra occidental. y 325. deben clasi- ficarse etnológicamente en unión con los suecos y no- ruegos. de los cuales 450. pi. Ocupa su mayor parto el territorio del imperio alemán.000 de habitantes (1).608 kilómetros cuadrados. que mide 540. nuestra séptima división. del imperio austriaco y de 40. Luxemburgo y Sui- za. como tres cuartas partes de Holanda. 507. CIENCIA POLÍTiCA. 1889. excepto al Nordeste. a mi juicio. una cuarta parte. pero dentro de ella quedan los Estados de Dinamarca..000. La superficie de los dos reinos asciende a 775. próximamente. . por lo menos.996 kilómetros cuadrados. que se extiende desde -el istmo hasta la horquilla de la península.574 corresponden a Suecia. Tan influyente ha sido semejante disposición en el desarrollo político de este pueblo. o.000 fineses y lapones ocupan una ancha faja de su territo- rio. El reino de Suecia y No- ruega está separado de los demás Estados por grandes extensiones de agua. En nuestra sexta división coinciden bien las circuns- cripciones física y política. contri- buye a excinclir en dos partes la organización del Es- tado. En.- 36 es cuestión de DOGO laica. Ha de advertirse que no toda la rama septentrio- nal de los germanos continentales reside en el reino de Suecia -Noruega: los daneses. pero unos 25.-k 493. que ha excindido.000 (1) St ates'nu-t'll'S Yearbook. la geografía .

La porción de Suiza comprendida en esta división contiene 2 millones de almas.500 de ellos en nuestra cuarta división física. La parte de Holan- da comprendida en esta división encierra próximamen- te 3 millones y medio de individuos. 439. 58. 1889.000 lituanios. No divergen mucho menos la etnografía y la geografía política. 117. . págs.000 kilómetros cuadrados de superficie.999. Dina- marca tiene una población de algo más de 2 millones. casi todos alema- nes. 521. casi toda germánica septentrional. son alemanes. El imperio alemán cuenta ahora una población de cerca de 50. y cosa de 160 000 escan- dinavos. Unos 41 millones. unos 14 millones de los súbditos del imperio aus- triaco y unos 3 millones de los súbditos del imperio riiso residen en esta séptima división de la geografía física de Europa (2).000. 32. BURGESS 37 a 50. una cuarta parte de ellos en nuestra tercera división física. pues. Por otro lado. la geografía política diverge mucho (1) Dinamarca tiene una superficie de 38. Holanda. que comprende unos 40.587. 41. En la octava. en cuya cifra hay cuatro quintas partes de alemanes y una de franceses. 2. fronteras naturales entre el impe- rio alemán y Dinamarca. otros 3 son valones y franceses. Luxemburgo. al- rededor de 160. 378.000 kilómetros cuadrados del territorio ruso (1). Holanda. mientras que al Este y al Nordeste comprende una población eslava considera- ble. la Prusia allende el Vístula. a saber: la Prusia oriental. unos 3 mi- llones son eslavos. Suiza. Por úl- timo. Suiza. unos 1. JUAN W.302 kilómetros cuadrados. No hay. El impe- rio alemán no abraza toda la Nación alemana por el Noroeste. Austria y Rusia. 23.000 de almas. Sur y Sureste. una parte del imperio alemán se extiende fuera de esta división. (2) Statesman's Yearbook. De ellos.346. pues.

000 a la novena. y hace tiempo que viene rectifleándose dentro y fuera de España. en- tonces esta división contendría también la parte de Rumania llamada antes Valaquia.500 pertenecen a nuestra séptima división física.) 339.110. hasta el mar Negro. Bulgaria. 516. nota. Den- tercios del imperio austria- tro de ella quedan unos dos turcas colocadas co. Reclus. Hertzegovina y Novi Bazar. La parte occidental y la del Nor- (1) La escritura usual de este nombre es viciosa. Bosnia y Hertzegovi= na. y la provincia turca autónoma de Bulgaria. pág. Va- laquia. Si hubiésemos de mirar como parte del límite de esta división la porción do paralelo que va desde Crons- tadt. (2) Statesman's Yearbook. de los cuales unos 155.955. y unos 75. 51. págs.972. Noroeste y Nordeste de esas cadenas. CIENCIA POLÍTICA t ambién de la geografía física y de la etnografía. 23.309 kilómetros cuadrados. y separada geográficamente de la parte del territorio situada al Norte. 70. 538. 9.—(N. Es decir: la mayor parte del imperio austriaco —toda la situada al Sur de los Alpes Nóricos y de los Cárpatos- está unida geográficamente con Serbia. Véase Nueva Geografia Universal de E. Serbia tiene una superficie de 48. 63.586 kilómetros cuadrados. traduc- ción española bajo la dirección del Sr. Bosnia. 407. DEL T .000 (2). A la inversa: como un tercio del imperio austriaco queda fuera de esta división. a saber: Bosnia. y Hert- zegovina. Coello. . en vez de seguir las curvas de los Cárpatos (lo cual no parece tan acertade científicamente). En segundo término las fronteras políticas de esta división no corresponden mucho más con las etnográficas. en el ángulo oriental de los Cárpatos. Novi Bazar. 463. El imperio austriaco tiene una superficie de 622. toda la Serbia (1) y las provincias por el tratado de Berlín de 1878 bajo la administración austriaca.

la de Bosnia Hertzegovina y Novi Bazar. La raza eslava meridional forma también alrededor de los dos tercios de la pobla- ción de Bulgaria. En cambio. el otro tercio es en su mayoría turco. suman al pre- sento unos. Juntos los habitantes de las dos razas. Mol- davia y Valaquia. Bosnia. (1) Statesman's Yearbook. Nuestra nóvena división física se halla ocupada casi del todo por el gran imperio ruso. que debe incluirse en la división séptima.949 kilómetros cuadrados. Nordeste y Suroeste. creo que el Estado de Rumania (unos 129. en sus dos partes primitivas. el principado de Bulgaria (63. es principalmente rumano.000 kilómetros cuadrados del territorio de Prusia. el Es- tado de Rumania. . BURGESS 39 oeste del imperio austriaco están habitadas por alema- nes en número de unos 8 millones y medio. a lo mismo próximamente. y Novi Bazar es bastan- te acentuadamente eslava meridional. en número de unos 13 millones. págs. JUAN W. Sólo unos 40 o 50. a saber: una tira del confín occidental. De 3 a 4 millones más de estas diversas nacionalidades se hallan diseminados por todas esas regiones formando en cada una una mezcla de todos los elementos en mayor o menor grado. Finalmente.972) y unos 40. cuyo territorio eu- ropeo mide la vasta extensión de 5. Flertzegovina. el Oriente. el Norte. por eslavos. 23.000 kilómetros cuadrados de tan inmenso territorio se extienden fuera de esta división. y laS partes cen- trales y meridionales. La de Serbia debe ascender a estas fechas a unos 2 millones de ha- bitantes.2 millones de personas. 538. en número de unos 12 millones. 463.326. 407. con una población turca en el confín del Sureste (1). por rumanos y magiares en número de unos 3 millones y medio. La población de Serbia.947 kilómetros cuadrados). por húngaros.

encon- tramos un conjunto do relaciones entre la geografía fí- sica y política y. Se extiende por la segunda. págs. 2 millones de tártaros y 100. y en el meridional. millón y medio de fine- ses. 2 y medio de litua- nios y 1 de chudes. de los cuales dos tercios son eslavos meridionales.000 rumanos. 440. en fin. 3 millones de judíos. los Estados Unidos ocupan próximamente toda aquella zona que se halla bien acondicionada para constituir la base territorial de un gran Estado.000 kalmucos. Pueblan el . en su mayoría.. Unos 70 millones o más de esta cifra pertene- cen a la raza o nación eslava. en el oriental. 1 millón de tártaros y 700. y reconociendo los límites de climas más bien que los de las cadenas montañosas. y cuenta unos 5 millones y medio de almas .la. La Rusia europea tiene una nobla. a la América septentrional. (1) St atesman's Yearbook. turcos. En primer término. en el septentrional. .000 ki- lómetros cuadrados. 546. Más divergen aún la geografía política y la etnografía . Viniendo. con exclusión de Alaska. que sube a unos 63. unos 2 millo- nes de fineses. la de Bulgaria suma unos 2 millones. suma cerca de 7. muy diferente de los quo hemos visto en Europa. La población de Rumania es casi totalmente rumana do nación. 407. En segundo lugar. y el resto. Su superficie. unos 2 millones de caucásicos.ción de más de 90 millones de almas. pero en el limita occidental hay unos 2 millones de germanos. 117. y llegan wad a la circunferencia por todos la- dos. terce- ra y quinta división física del continente.836. CIENCIA POLÍTICA 40 deben quedar dentro de esta región (1). haciendo caso omiso de la separación natural de su dominio en tres partes por los Apalaches y las Montañas Roqui- zas. la población de los Estados Unidos. etnografía.Centro del imperio.

y forman como un tercio de los pobladores de esa región. donde viven organiza- dos en tribus. A diferencia de estos útimos. difícilmen- te pueden mirarse como americanos puros máS de 29. BURGESS 41 millones de almas. Además. su base es inglesa. es mucho más cosmopolita que la de ningún Estado europeo. Según he advertido ya. pero se ha mezclado más o menos con elementos alemanes y célticos. sin embargo. JUAN W. los 8 o 9 millones de habitantes nacidos fuera —alemanes y cel- tas en su mayoría— se hallan diseminados principal- mente por la parte del territorio situada al Norte de los 37 grados de latitud. residen en el territorio de los Estados Unidos unos cuantos indios y chinos. no se funden con las razas blancas. según he dicho en otra parte. Como ya he indicado en el número II de este capítulo. Por fin. amalgama algunos elementos latinos —muchos en los confines meridionales—. de los 7 u 8 millones de negros que habitan en los Estados Unidos residen en las comarcas situa- das al Sur de Ohio y al este del Mississipi. americanos en la medida que éstos entre si. y aunque no se funden con los anglo . y porque tres cuartas partes de los chinos residen en una sola región: en California. Tres cuartas partes. las razas blancas no se funden con ellos: parecen destinados a conservar una existencia étnica aparte. han entrado en la.000 de los indios habitan una zona especial de este territorio. que difícilmente llegarán a medio millón. o. de los 63 millones. Apenas se notaría su presencia si no fuese porque unos 250. no existen obstáculos tan inseparables para la fusión como los que se ofreceu cuando las razas blancas se hallan en contacto con negros y mongoles. por decir mejor. cuan- do menos. de forma que. .

— Voilgraff: Erste?. Las grandes razas de que han nacido las Naciones de la Europa moderna y de la América septentrional son la griega. No molestaré a mis lectores con una enumeración de los caracteres atribuidos a esas razas por los trata- distas de la materia que nos ocupa. y partiendo de esa (1) Waitz: Anthropologie der Naturvbiker. Adoptando este criterio. la céltica. Tomaré simple- mente la institución política peculiar que ha producido cada una. so- wohl der allgemeinen Ethnologie durch die Anthropologie wie auch der Stats-und Rechtsphilosophie durch die Ethno- logie oder Nationalitat der Vdiker. A ellas limitaré mi examen de psicología polí- tica. . como expresión de su vida política íntima en todos los períodos de su desarrollo. CAPITULO III CARÁCTER POLÍTICO DE LAS NACIONES He aquí una cuestión muy difícil y embarazosa: algunas Naciones manifiestan caracteres contradicto ríos en diversos períodos de su desenvolvimiento. me parece que evitaremos no pocas con fusiones (1). la germánica y la eslava. Versuch einer wissenschaftlichen Begrandung. tales caracteres deben excluirse de nuestra estimación del genio nacional. la latina. para no tener en cuenta más que los que persisten al través do todos los períodos de su vida. Pero opino que. cuando esto ocurre.

Esas tres defi- (1) Laurent: Études sur l'histoire de l'humanité. págíLas 1-32. y en cuanto a derechos de los individua: s frente a la comunidad. t. Para ellos. todo el poder del Estado. 64. la poesía. á- ginas 1-26. como la música. la filosofía y la religión.—Wallace: Russia.— Freeman: Federal Government. I. lib. Una y otra raza han empleado principalmente y casi agotado su genio político en la. 1. JUAN W. en la incapacidad para regu- lar las relaciones entre comunidades diferentes. pero la raza que se apega a esa forma de organización limitada reve un genio político de orden subalterno. la sobe- ranía.—Bluntsehli: Lehre vom modernen Stat.—Cartius: Griechische Geschichte.— Fonlque: Slav or Saxon. En esto griegos y eslavos coinciden. la iris- titucion pólítica en que se incorporó y se incorpora aún la vida política de los griegos es la comunidad local. II. 40. I. De esta manera me parece que nos colocaremos en un terreno más seguro. con facultades delgadas y muy limitadas. Cualquier organización más extensa sólo puede considerarse coito una liga entre Estados. trataré de descubrir sus ideales políticos. La historia de--la latará. y estaremos menos expuestos a suplantar la realidad por la fantasía. t. organización del círculo más estrecho de la vida polí- tica (1). y en la debilidad contra los ataques exteriores. T.—Leroy-Beaulieu: L'Empire des Tsars et les Rus- ses. 175. debe residir en la comunidad local. En mi sentir.pronto sus flacos en la pobreza e inseguridad de los derechos individuales. pág. y por esa razón los considero juntos. no pueden existir.° Los griegos y los eslavos. la elocuencia. siempre que existan los gérme- nes de las mismas en el espíritu nacional. . el arte. pági- na 37. En esta for- ma de organización política queda abierto el camino para el desarrollo exuberante -de otras cualidades del genio. BURGESS 43 base.

y su error consistía en creer que el gobierno imperial parecía a la masa de los súbditos rusos tan violento y tiránico como a sus propios ojos. en mi sentir. o si están desti- nadas por siempre al desarrollo de otras esferas de cul- tura. es todavía una cuestión. primero de los romanos. ni que la minoría de los espíritus más cultos se dó cuenta de lo poco político que es el genio nacional. Recuerdo que hace unos ocho años un profesor distinguido de la Universidad de Moscú. despu6s do los turcos. Siempre están sufriendo desilusiones por la falta do apoyo de las masas en proyectos gene- rales do reforma política. la cual debía efectuarse de allí a seis meses. El tiempo demos- tró que se había engatado de medio a medio. el que Grecia se haya visto ebligada a recibir su constitución general. No es obra del azar. Si se elevaran alguna vez hasta las más altas aptitudes de éste orden. y ahora de los ger- manos. Es la consea cucncia natural de su falta de genio político compren- sivo y del agotamiento de sus facultades políticas crea- doras en. y que .0 latocrátice de los osmanlíes y a las dinastías ger- máaicas de Ruta anoff y de Hapsburgo. uno de los mejores jurisconsultos y publicistas do la raza eslaba de Rusia. No creo que se haya despertado en un gran número de griegos y eslavos la conciencia de los principios políticos que llamarnos modernos. Dé seguro no habrá un estu- diante americano de quince años que no haya derrama- do lágrimas amargas por la suerte de Polonia. ni el que los eslavos estén sometidos al gobier- D. me decía que la revolución rusa sería un hecho antes de su vuelta al país. la or- ganización de las Naciones griegas y eslavas debe correr a cargo de un poder político exterior. la producción de las formas inferiores de or- ganización política. CIENCIA POLÍTICA 44 ciencias prueban do consumo que. ni un absurdo. en definitiva.

sino de modo de ser. pero es menester que subsista allí la influencia germánica. corno en los individuos. ya que los celtas se apartaron. mientras la psicología política de los eslavos sea lo que es y lo que ha sido. asimismo. y otras. El genio y el poder político extranjero deben continuar. BURGESS 45 no se imagine que él podría reformar el gobierno de Rusia. costumbres y tradiciones de Asia. política. Las ideas. Parece singular. Procúrese en buen hora que el cesarismo de Rusia sea lo más recto y benévolo posible. porque en todos estos casos la incapacidad de los nacionales no es cuestión de grado de desarrollo simplemente. en política y derecho. ciencia y filosofía. Que la monarquía dinamarquesa de Grecia eduque a sus súbditos políti- camente con paciencia y probidad. y no dudo que-empezaría por destronar al czar. y el genio político no parece haberse repartido con más igualdad que otras especies de genio. territorial- mente. Lo mismo puede decirse de los eslavos de Austria y de los principados danubianos. no tienen nada de políticas. pero el ce- sarismo debe de ser el sistema general de su organiza- ción. como hasta ahora. Hay diversidad de dotes en los pueblos. si lo es de algún modo. si Grecia ha de preservarse en el pd'rveriir de la barbarie política de su pasado. JUAN W. otras en arte. más que los segundos. de las influencias asiá- ticas. abolir el ejército y separar la Iglesia del Estado.° El espíritu del celta es menos político aún que el del eslavo y el griego. 2. Lo que la historia acredi- ta más bien es que unas Naciones dirigirán al mundo en religión. y acaso de la europea. como he demostrado en otra . la empresa de su organización política superior. y estoy convencido de qué la consecuencia práctica de todo sería que en menos de veinticinco anos quedaría bien poca cosa de la civilización rusa.

Los celtas elaboraron una gran religión.—Prichard Hitory of Mankind. pág. cuando las ramas del tron- lgarte y cabía esp parte. vol. El gobierno ha sido siempre para ellos una cosa per- sonal. es la nota política distintiva de las naciones cél- ticas (1): ha aparecido en todos los lugares que han. ni pueden crear. Una y otra son en ellas defectos más bien que vicios positivos. pero jamás han manifesta- do ninguna conciencia de los principios políticos ni desplegado ninguna cons tancia en empresas políticas. . que desconocieron siempre los derechos del individuo. instituciones políticas de un orden superior. y nunca han parecido ver mal ninguno en ser virse de los poderes gubernamentales para el personal. Nada de eso. pág. ocupado y en todos los períodos de su historia. las na- ciones célticas siempre han tenido que recibir su. La adhesión personal en pequeños cuerpos a un jefe ele- gido. La política de las Naciones célticas se ha distinguido siempre por la violencia y la corrupción. Nunca han creado. A. 45. CIENCIA POLÍTICA 46 esperar que. nacen de la falta de aptitudes políticas más que de una índole política viciosa. que vivieron siempre en guerra mutua. fuera del «cianato» personal. 175. la postre. I. III. las que se dirigieron más al Occidente estarían en mejores condiciones para cu- rarse de ese defecto del espíritu asiático. c o ario emigraron a Europa. y desenvol- vieron un inteligente y poderoso sacerdocio. provecho. De ahí la organización de esas Naciones en infinidad de esta- ditos militares. Muchos ejemplos de valor temerario y de abnegación personal se registran en su historia. y contra los cuales fueron siempre afortunadas las fuerzas exteriores. or- (1) Martín: Histoire de France. pero en el mundo político no han creado nada. que puedan reca- bar como obra suya. vol.

Si hubiesen poseído talento para la organización política. pero se diferencian mucho de los latinos en la composición de su genio. Pero las facultades jurídicas y políticas no son simples. JUAN W. y en una Nación particular pueden existir algunos de sus elementos en grado más elevado que otros. hubieran sido irresistibles: Italia. y cuál el de los germanos? No puedo responder a la primera parte de esta pre- gunta mejor que lo ha hecho el profesor Rodolfo de Ihering en la introducción a su brillante y profunda obra Espíritu del derecho romano. 3. pues. Hace falta. y al revés. Sean los que quieran sus dones. sino compuestas. lo seguro es que no son ni han sido nunca políticos. como re- velarán las organizaciones que crearon. BURGESS 47 ganización política del talento extranjero. han demostrado desde los comienzos de su historia un gran genio político 37. Cualquier otro orden de cosas confundiría distinciones implantadas en la complexión psicológica de los pueblos. a la inversa.° Las Naciones romanas o latinas. y que su sumisión a Naciones de dotes espe- ciales para la organización del Estado. como veremos más adelante. Los germanos son igual- mente Naciones de altas dotes políticas y jurídicas. ¿Qué parte del gran problema de la organización jurídica y política ha re- suelto el genio de Roma. es natural y necesaria. jurídico: la organización del go- bierno y la definición legal de los derechos eran el pro- blema a cuya solución parecían especialmente llama das. No sería razonable dar por juzgado este hecho sin más que calificarle con indignación de inicuo despojo. y han aca- bado por ser Naciones sometidas. Las Naciones célticas eran más guerreras que las latinas y germánicas. Francia y Bretaña estarían hoy sometidas a ellas. «Tres veces —escri- . una determinación mayor.

I. pág. porque en la completa realización de su principio no puede haber organización local alguna. En primer término. . t. pá g s. expresada en una sola frase. ya decadente. 29. Y son consecuencia necesaria del mismo ideal imperial. ese ideal sacrifica forzosamente en gran escala la libertad del individuo: la uniformidad es su ley más profunda. t. Teóricamente. su regla de conducta individual debe ser que (I) Von Gens des r3mischen Rechts. y. es el triunfo del principio de universalidad sobre la diversidade nacional» (1). 21 °Ciernen Stat. de universalizar la civilización política esos inconvenientes se hacen intolerables. I.— Leh re VOM 1. tres veces ha sometid o a unidad las Naciones: la primera cuando el piíeblo romano estaba aún en la plenitud de su poder.. CIENCIA POLÍTICA 48 he— ha dictado Roma la ley al mundo. I. 41. si no os en la forma de una agencia imperial. a la unidad de la Iglesia. por cOnsi- guiente. puesto que la realiza- ción completa de su principio no dejaría enemigos ex- teriores. La significación y la misión histórica de Roma. a la uni- dad de derechos —la primera vez por la fuerza de las armas. El Imperio universal es la institución característica del genio político romano. la tercera. por lo menos. Su creación es una obra majes- tuosa do poder y de capacidad política. por virtud de la acep- tación del derecho civil en la Edad Media. la segunda y tercera por el poder de las ideas---. resuelve la cuestión de defensa del Es - tado contra el enemigo exterior. a la unidad del Estado. Pero esa obra tiene sus inconvenientes. Resuelve también el problema de la relación de todas las organizaciones locales dentro del Estado. y no bien ha cumplido su misión misión de difundir. la segunda. comprendería dentro de su organización a toda la especie humana.

en vez de trasladarse a Constantinopla. Esa era la obra reservada a los pueblos teutónicos. En segun- do término. 4 . No era ese el come - tido de los romanos en la civilización del mundo. La educación del súbdito no sólo debe desatenderse. 13. a fin de asegurar y conservar su absoluta obediencia. y dondequiera . ahoga y destruye la iniciativa del individuo. ante todo. No es posible adivinar si hubiesen conseguido dar cima a esta gran obra sin su educación en las ideas romanas dentro del Imperio (1) Laurent: Érudes sur l'histoire de l'huntanité. y eso. la soberanía con la li- bertadk. JUAN W. debe saltar por encima de todas las diferencias étnicas. no puede popularizar su gobierno: siempre. En tercer término. a la postre. 4. si ha de mirarse la historia como testimonio indiscutible de la misión de las Naciones. BURGESS 49 lo no permitido expresamente queda vedado. la frase debe ser ésta: son las fundadoras de los Estados nacionales (1). pero no lo creo 'probable. Claro es que si el asiento del Imperio romano hubiese permanecido en Roma. es posible que el poderoso genio político de los romanos hubiese hallado en la práctica el remedio de esos defectos. el imperio debe suprimir toda autonomía lo cal: la ley y reglamentación debe ser una y la misma en todas partes y para todas las poblaciones. porque esa es. su misión y significa- ción. sino dificultarse e impedirse. y conseguido armonizar la uniformidad con la variedad. Pasemos a considerar las Naciones que pueden llamarse políticas por excelencia: las ger mánicas. pág.° y último. deben reinar la unidad y la fijeza de miras. En cuarto término. Si cabe resumir en una frase sus creaciones políticas. t. X. y si hubiera sido rechazada con éxito la invasión germánica.

Los visigodos exasparta. Suiza y Austria. todo. y los alemanes en Alemania. con una conciencia gra- dualmente creciente de su misión política. y dinastías germánicas presiden hoy a la organización de Grecia.al mismo se debió al carácter an- tinacional que ofrecía a sus ojos. después de. se opusieron período tenaz y resueltamente aun a la más necesaria organi zación del Estado. Aun antes de unirse unos con otros y con las poblaciones latinas en el Imperio franco. de los principados Danubianos. de donde debemos inferir que la mayor disciplina romana (dis- ciplina antinacional. Casi todos los Estados de la Europa moderna deben su organización a los germa- nos. la obra de fundar Estados_ sobre la base de la unión y de la inde- pendencia nacionales. y hasta de Rusia. los anglo-sajones y normandos en Inglaterra. Los. Pero la educación no puede hacer más que desarrollar lo que ya existe en germen. los francos en Francia y en Bélgica. Su agitación bajo el imperio euro- peo y su resistencia. de Rumania. si ésta no hubiese sido un principio propio del genio político germánico. los lombardos en Italia. y no llegaron a la conciencia de su_ misión como fundadores de los Estados nacionales sino después de medio siglo de vida en el Imperio europeo de Carlomagno. y desde la división realizada en 843 prosiguieron. Noruega y Suecia. du- ear lovi n gio y rante el per pre-franco do su historia. han sido los elementos predominantes en la creación do estos Estados modernos. . Los germanos. los. por su universa- lidad) no hubiera podido desenvolver la idea nacional. los suevos en Portugal. Holanda. los escandinavos en Dinamarca. CIENCIA POLITICA 50 mediante la Iglesia. germanos continentales demostraron su tendencia na- cional en el hecho de que sus organizaciones políticas correspondían generalmente a las distinciones de dial lutos y costumbres..

BURGESS 51 Estados Unidos deben considerarse también como un Estado nacional germánico. El Estado nacional es el producto más moderno de la historia política. Los Estados nacionales resuel- ven a la vez el problema de sus relaciones recíprocas mediante el desarrollo del derecho internacional. A la luz de la historia y de los hechos actuales no pueden rebatirse satisfacto- riamente nuestros asertos de que la producción carac- terística del genio político germánico es el Estado na- cional. 1. de que sólo las naciones germánicas han pro- ducido Estados nacionales. Se acerca a la solución de todos los poblemas de la organización política más que ningu- no de los sistemas desenvueltos hasta él presente. a favor del con- tacto. su carácter exclusivo e intolerante. JUAN W. . Adelantamos políticamente. En segundo térmi- no. de la ciencia política y de la polí- tica práctica (1). porque. en fin de cuentas. El Impe- rio universal aniquila todo esto en su reinado univer- sal de la paz. con ser las organizaciones políticas más poderosas que el mundo ha producido. y con. estanca- miento y despotismo. del antagonismo y de la competencia. t. 52. En primer término. que significa. y esa es una condición indispensa- ble del progreso político. libra al mundo de la monotonía del Imperio universal. y aun sobre la base de una población perteneciente a una raza de tan altas dotes políticas como la romana. sin. esto conservan muchas de las ventajas del Imperio. resuelven el problema de la relación de la sobera- nía con la libertad. y de que han probado la intensidad de su fuerza positiva en este sentido crean do Estados nacionales sobre la base de poblaciones pertenecientes a otras razas. de igual manera que individualmente. (1) Bluntschli: Lehre vom modernen Stat. pág.

a asumir la dirección del establecimiento y la administración de los Estados. puesto que descansa sobre el principio del self government en ambos dominios. Se comprende fácilmente. su población posee una len- gua común y un criterio común de lo justo y de lo in- justo. para que pueda conseguirse una armonía más profunda. El tado nacional es así la solución más moderna y más completa que el mundo ha producido hasta aquí. en la economía del mundo. y el he- cho de ser creación del genio político germánico erige a las Naciones germánicas en las Naciones políticas por excelencia. y cuya consecuencia ha de ser la realización de la verdadera libertad. Ese Estado. en fin. debe reinar la variedad. pero que donde no es necesaria. y esa común inteligencia es la base moral más fuerte en que un gobierno puede apoyarse. En el Estado nacional perfecto no puede haber recelos entre las esferas respectivas. CIENCIA POLÍTICA 52 son también las más libres. y las autoriza. debe haberla. y se reconocerá universalmente el principio de que donde es necesaria la uniformidad. . de todo el problema de la organización política. a la vez que asegura la elaboración y administración de leyes cuya justicia debe ser reconocida. resuelve el problema de las relaciones entre el gobierno central y el gobierno local. El Estado nacional permite la participación de los go- b 3rnados en el gobierno.

el Estado unido con un sistema federal de gobierno. o en otras palabras: seguir las indicaciones de la naturaleza. la primera política de cada uno de esos Estados debe ser alcanzar sus fronteras físicas propias. y contribuir al desarrollo reflexivo del impulso étnico.7e conseguir será. Si la población de uno de ellos aventaja mucho a la de los otros en dotes políticas. o la absor- ción de todos ellos por uno. Donde dos o más Estados independientes coexisten en una misma y única unidad geográfica. podrá esti- marse política cuerda la que procure la unión de e-os Estados en una organización más general. CAPITULO IV CONSECUEN@IAS DE POLÍTICA PRÁCTICA DERIVADAS DE LAS CONSIDERACIONES PRECEDENTES SOBRE LA GEOGRA- FÍA FÍSICA. Si las poblaciones de los distintos Estados se diferencian por su. es ce . carácter étnico. Cuál de estos caminos convenga seguir. y homoge- neizar étnicamente su población. Y SOBRE LAS CARACTE- RÍSTICAS NACIONALES De lo dicho se deduce._ a que depende de las circunstancias de cada caso. ÉTNICA Y POLÍTICA. que la unidad na- cional es la fuerza determinante en el desarrollo de los Estados constitucionales modernos. la solución más natural y la más fácil . pero vienen a poseer igual capaci- dad política. por el más capaz y pode- roso. entonces la . ante todo. Por consiguiente.

como Suiza. o la de Cerdeña en la unificación política de Italia? ¿Y quién no ve que una mayor adaptación futura de los Estados europeos a los límites señalados por la naturaleza s re- dundaría en beneficio de-la civilización política de Eu- ropa y de la conservación de la paz general? Esa adap- tación implicaría la expulsión de los turcos.cuando la composición étnica de las poblaciones de los diversos Estados es la misma o casi la misma. entraran en organizaciones que permitiesen a sus pueblos ras- peetivos contribuir a la civilización polít i ca del mundo y participar de los beneficios de esa civilización en grado mucho más amplio del que consienten sus con- diciones actuales. entonces importará poco. pero decrecería considerablemente su mímero. daría a Grecia fuerzas para llegar a ser un verdadero Estado. el carácter étnico de los diversos Estados fuese el mis- mo. ¿Qué publicista o estadista exento de preocupaciones discute hoy la moralidad de la política de Prusia en la fundación del Imperio alemán. Bélgica y Portugal. sobre todo . Luxemburgo. Dinamarca. en fin. Cuando un Estado procura que se unan a él todos los que ocupan la misma unidad geográfica. que su unidad se consiga por federalización o por ab- sorción. Si. en términos generales. Al revés: cuando un Estado se extiende sobre varias . no puede dis- cutirse la moralidad de su conducta en sana política práctica. CIENCIA POLÍTICA 54 de esos otros al superior será lo que más coad- anexió n yuve al progreso de la civilización política. Holanda. que los Estados pequeños. pondría fin a la intriga rusa en el valle del Danubio. y dis- minuirían así proporcionalmente las tentaciones de invasión. Aun entonces quedarían puntos bas tante flacos en las fronteras de cada Estado nacional. y lo logra en último resultado por la fuerza.

debe adoptar otras disposiciones respecto de ella. a fin de sustituirla con una población que sirva de defensa contra la violencia y las maqui- naciones del vecino extranjero. BURGES 55 unidades geográficas. el uso de la fuerza. las divisiones naturales del suelo no son un argumento concluyente para la separación en estos días del vapor y de la electricidad. No puede discutirse de una manera victoriosa la moralidad de una política que pugna por imponer una lengua común e instituciones y leyes ho- mogéneas. cabe pensar. no sólo es justificable. Cabe pensarlo especialmente. después de haber hecho todos los esfuerzos razonables por nacionalizar la. porque. para el logro de estos fines. si la civilización política del mundo no gana - ría con su división en varios Estados.a las varias demarcaciones hechas por la naturaleza. Hay circunstancias en que. el Estado debe crearle a toda costa. gr. sino recomenda- ble. v. cuando varía el carácte- étnico de las poblaciones _de esas diversas unidades geográficas. si ese carácter es el mismo. la deporta. Donde la población de un Estado se componga de varias nacionalidades. correspondientes . es obvio que el Estado proceder rá juiciosamente esforzándose en desenvolver la horno geneidad étnica. JUAN W. sino moralmente obligatorio. y no sólo recomendable. en otros tér- minos: allí hace falta el máximum de espíritu nacional.. en buena política pública. o pagarle una justa compensacion por los dere- . el Estado se halla en su perfecto derecho y sigue una política sensata cuando. Si ahora una parte de esa población fronteriza es étnica- mente hostil. y. Supóngase. si no existe. un Estado expuesto a invasiones por una de sus fronteras. sin em- bargo. Nece- sita tener una confianza extraordinaria en la parte de la población que reside en esa frontera. A ser posible.

No hay que decir que. debe adoptar otras disposicio- nes respecto de la población trasladada a partes me- nos importantes de su territorio. su lealtad y su capacidad. a ser posible. a fin de proteger al Estado contra las fuerzas de disolución y a fin de crear el espacio in- dispensable para una población que. en esa hipó- tesis. a ser posible. . En política prácti- ca no se puede sacrificar la moral amplia a la moral nimia. por su número. será justi- ficable el uso :le la fuerza. pág. pueda administrar el Impe- rio y defenderle de las potencias extrañas. Ese grito no es más que un sarcasmo en beca do hombres cuya presencia amenaza incapacitar al país para el cumplimiento de su misión o para la con- 4 servación de su propia existencia. naturalmente. pero cuando esos se hayan agotado inútilmente. u ofrecerle siquiera una justa compensación por los derechos de que la pri- va. Pero el Estado no puede sin peligro. 305. La nacionalidad imperante está en su cabal de- recho y desarrolla una política incontrovertible. Puede deportar al elemento Étnicamente hostil. 1. cuando trabaja allí con inflexible resolución por el logro de la unidad étni- ca (1). Su vida depende. Claro que. t. (1) B luntschli: Lehre vom modernen. CIENCIA POLITICA 56 ellos de quelaiva. debe hacerlo por los medios pacíficos de la influencia y la educación. Supongamos aún el caso de un priva. g ran Imperio colonial. ceder a una política sentimental ni dar oídos a reivindicaciones de un derecho inalienable a la tierra patria. desde un punto de vista científico. «- talla. de la energía que alcance el sentimiento nacional en aquella parte del territorio que constituya el núcleo de toda la organización. No puede consentir conflictos nacionales que conviertan ese terreno en campo de ba. Stat.

hasta hoy más que una idea. El mundo no posee hasta ahora una organización en que un Estado pueda subsumir su existencia. Es una pretensión demagógica de lo más peligroso y vituperable pedir que un Estado sufra detrimento en su propia existencia nacional por una concesión ilimi- . pero no tiene obliga- ción ninguna de traspasar esos límites. Cierto que todo Estado tiene un deber para con' el mundo. a este fin. El deber superior de un Estado es defender su propia existen- cia. no puede dar pasaportes que tenga que aceptar un Estado. cierto que debe ofrecer su justo tributo a la civilización general. no sólo permitirla. entonces es llegada la hora de que el Estado cierre las puertas parcial o totalmen- te. un Estado. según requiera el caso. El mismo representa el bien más alto: es la más alta en- tidad. y se tome tiempo para edu- car a los inmigrantes en armonía étnica con los prin- cipios fundamentales de su propia vida individual. Hasta donde la inmigración extranjera contribuya a estos fines. hasta donde el hecho sea compatible con la salvaguardia de su propia exis- tencia y de sus justos intereses. cuando protege su nacionalidad contra los influjos deletéreos de la inmigración extranjera. sino fomentarla. y que. debe abrir sus fronteras a la comunicación y al comercio. No cabe exigir de un Estado que se sacrifique a un bien superior. BURGESS 57 A fortiori. El mundo no es . es buena política. no sólo sigue una política pública acertada. sino moralmente obligatoria. su sano crecimiento y desarrollo. al ingreso y salida. JUAN W. porque no puede cumplir su misión de esa suerte. las costumbres y las instituciones nacionales empiezan a correr poligro por culpa de la inmigración. El deber de un Estado para con el mundo es un deber cuyo más alto intérprete es el Estado mismo. 41 contrario: cuando la lengua.

Seguramente la Provid ciaa que creó la especie humana y presido a su des arrollo. por consiguiente. la participación de otros ele- . CIENCIA POLÍTICA 58 tada del derecho de ingreso. como aquí la llamamos. La segunda conclusión que deduzco de los hechos considerados en el capítulo anterior es que las naciones germánicas son las que poseen especial capacidad para la fundación de Estados nacionales. En ciertas circunstancias no debe permitir siquiera la participación de los otros elementos en el poder político. Claro que él debe ejercerle con justicia y moderación. pero. a estas cualidades debe precisamente el espíritu germánico el ser el espíritu político por anto- nomasia. ni en la organización general ni en la local. por tanto. pedirlo en nombre en- de una humanidad superior. Claro os también que debe garantizar a todos la libertad individual. que el deber superior del Estado es conservar. o la libertad civil. algunas do las cuales se ofrecerán do suyo inmediatamente a todo americano o bservador. De aquí se sigue esta otra consecuencia: que en un Estado cuya población se compone de varias nacionalidades. y es una surpechería in- tolerable. poder político. que en la economía general de la historia les está confiada la misión de dirigir la civilización política del mundo moderno. y si la historia debe consia derarse como la revolución de la Providencia sobre este punto. consciente o inconsciente. este elemento no debe ceder a los otros las riendas del. fortalecer y desen- volver su propio carácter nacional. y. con predominio del elemento germáni- co. y. sabe mejor que nadie cuáles son los verdaderos derechos de la humanidad. en sus designios. en ciertas circunstancias. y las llamadas particularmente a tal empresa. los Estados nacionales son los principales órganos del desarrollo humano. hay que reconocer que.

a pesar de que ellos mismos deben su existencia a tal política. BURGESS 59 mentos étnicos en el ejercicio del poder político ha sido y será fuente de corrupción y perturbación sumamente funesta y peligrosa para los derechos de todos y para la civilización de la sociedad. pero que contenga otros elementos étnicos. No debe. lo admiten así fácilmente los norteamericanos. N. y que 112:3. JUAN W. En un Estado cuya nacionalidad predominante sea germánica. entienden que ese poder ha de fundarse en la capacidad para cumplir los debe- res políticos. Otra consecuencia de la afirmación referente al come • tido de las Naciones germánicas: esas Naciones deben llevar la civilización política del mundo moderno a partes del globo habitadas por razas bárbaras o no po - líticas. a no- . para poder ser opresivo --eso sería negar su vocación misma--. No parecen fijarse lo debido en que la máxima parte de la superficie del globo está habitada por poblacion e s que no han conseguido constituir Estados civilizadc. deben tener una política colonial. de seguir en estado de barbarie o semibarbario._ que no tienen` aptitudes para tal empresa. pero tampoco debe precipitar la emancipación de los no capacitados aún étnicamente para alcanzarla. será una política cuerda no conferir a esos otros elementos el privilegio de participar en el ejercicio del poder político hasta que el Estado los haya nacionalizado políticamente. Las Naciones germánicas no pueden mirar nunca el ejercicio del poder político como un derecho del hombre. y ellas mismas son los mejores órganos que han aparecido hasta hoy para decidir cuándo y dónde existe semejante capacidad. tratar de evitar o de diferir la na cionalización. es decir. por razones ajenas a esa capacidad. propenden con exceso a considerarla como una intro- misión indisculpable en los asuntos de otros Estados. sin duda.

que sea paciente e indulgente con las poblaciones bárbaras. intelectualmente.• polít:cas. Sobre esto hay en el mundo una buena dosis de muelle sen- timentalismo. estimen im- prescindibles. debe librar al territorio de su pre- sencia. no sólo para responder al llamamiento de las poblaciones que soliciten ayuda y dirección. nace de una falsa concepción sobre el origen de los derechos al territorio. deben someterse a los que puedan emprender esa obra en su lugar. y que apura todos los medios persuasivos y todos los recursos de fuerza para someterlas a su jurisdicción antes de apelar a tal ex- tremo: pero cuando el extremo sea manifiestamente necesario. CIENCIA POlATIOA 60 ser que las Naciones políticas se encarguen de organi. que el . sin duda. las Este orden de cosas autoriza a las raciones zar . y de una falta de discernimiento en lo tocante a las aptitudes de las razas. que. Lícito es que el Estado civilizado haga más aún que imponer la organización por la fuerza: si las poblaciones bárbaras se resisten et l'outrance a toda organización. a la vez que un deber. No siempre se tiene en'cuenta que no cabe dominio sobre el territorio o propiedad del suelo fuera de la organización del Estado. sino también para imponerles la organización política por todos los medios que. sa conciencia no debe preocuparse de la moralidad de esa conducta. con respecto a las poblaciones no civilizadas: el derecho de exigir que se civilicen. Los Estados civilizados son les que tienen an derecho. Justo es. si ellas no pueden hacerlo por sí mismas. No hay ningún derecho humano al estado de barbarie. en su recto juicio. para convertirle en morada de hombres civili- zados. No viola con ella ningún derecho que no sea mezquino e insignificante en com- paración con su derecho y su deber supremo de insti- tuir por dondequiera un orden político y legal.

pero que revelan ineptitud para resolver el problema de la civilización política con cierto grado de perfección. El hecho de que una población no organizada política- mente vague por un erial. y que han hecho algunos pro- gresos en la organización del Estado. públicos ni privados. Así. ante los cuales deba detenerse por ninguna obligación legal ni moral una Nación civilizada que prosigue su alto ministerio. o acampe en él. o hicie se depender su ocupación de un contrato y venta. No puede ne garse que interesa a la civilización del mundo que rei- nen por dondequiera en el globo la ley. en beneficio de la población semibárbara como en interés del resto del mundo. no crea derechos. Por último. Me- drada moral sería la que reservase un territorio capaz de sustentar a millones de hombres civilizados para coto de caza de unos cuantos miles de salvajes. sino para el fin ¿n cuyo nombre es lícita la apropiación: para la civilización de la poblacion sometida. pero eso no quiere decir que necesiten aguardar invitaciones. de la misión manifiesta de las Naciones germánicas se desprende que es una política justifica- ble su intervención en los asuntos de poblaciones no enteramente bárbaras. BURGESS 61 Estado es la fuente de todos los títulos a la posesión de la tierra y de todos los derechos sobre la misma. el orden y la verdadera libertad. La impotencia permanente de un Estado o semi-Estado para garantizar ese orden de cosas es una amenaza contra la civilización en todas partes. JUAN W. asuman la so- soberanía sobre tal población y traten de organizarla políticamente. ni de los que reclamen autoridad y gobierno en la or- . ni ejercerle. una vez asumido. No hay que añadir que los Estados ci- vilizados. importa que uno o varios Estados con capacidad política. no deben apoderarse del poder con precipita- ción injustificada.

La indiferencia de los P:stados germánicos en lo que atañe a la civilización del resto del mundo es. ni de los sometidos a la misma. por consigiente. y nos ensenan que las Nacio- es germánicas son las naciones políticas de la era mo- derna. . asuntos de pueblos no organizados. Los propios Estados civilizados son los mejores órga- ly que han aparecido hasta hoy en la historia del mundo para determinar el momento y ocasión de inter- venir en lo p. y que. CIENCIA POLÍTICA 62 ganización deficiente. que en la economía de la historia les ha cabido el deber de organizar el mundo políticamente. La historia y la etnología nos depa- ran ose elevarlo terreno. sino olvido de un deber. en cnmpli miento de su alto deber. no sólo una po- ftica equivocada. han de seguir la línea de ese deber como una de sus políticas prácticas cardinales. y política equivocada por olvido del deber. si son fieles a su misión. En el estudio de la ciencia política general ha de buscarse en punto emi- nente desde donde pueda abarcarse la armonía del de- ber y la política.

LIBRO SEGUNDO EL ESTADO .

^^ .

Influye. bien porque la idea es demasiado abstracta. mientras que el concepto del Estado es el Estado en vías de desarrollo y en cambio de perfec - 5 . Hasta que el Estado no se ha dado a sí mismo una for- ma definida y regular de organización. o la in- ' ducción peca de incompleta . un concepto del entendimiento. o el concepto demasiado concre- to. El uno nos da una idea de la razón. definición en el principio o principios comunes a todas las formas. y hallar los elementos esenciales de su.Ante todo es esta una cuestión de ciencia política. Sin embargo. uno. es peculación se tiñe de los colores de la fantasía. hasta que ha fundado una Constitución para sí propio. pero en idea es posible separar el Estado de toda forma particular de organización. otro. Hay dos caminos para llegar a la definición. Eso es cierto realmente. el de la lógica inductiva. . por otra parte. Cabe afirmar que un Estado no puede existir sin una Constitución. Los dos deben coincidir. el otro. CAPITULO PRIMERO LA IDEA Y EL CONCEPTO DEL ESTADO Las definiciones de término tan comprensivo como el Estado son casi siempre parciales y nunca satisfac- torias. no dejan de prestar sus servicios. el de la filosofía pura. en esta divergencia algo más profundo que la individualidad intelectual de los investigadores: la idea del Estado es el Estado perfecto y completo. pero común- mente difieren por varias razones: bien porque la. no llega a ser un objeto de derecho público.

Dei Stat ist der lann. y el principio de unidad la naturaleza humana. nos será más fácil armonizar las fórmulas de los diversos autores. a pesar de todo. Torne el lector la defi- nición previa a titulo de ensayo.del concepto. y tener que desentrañar el principio antes de conocer los hechos y pormenores del asunto: pero. aunque brevemente. el Estado es la humanidad considerada como una unidad organiza- da (1). Desde el punto do vista de la idea. y a los conceptos en fases de la realización de la idea. Desde el punto de vista del concepto. para dar en cadenamiento lógico a la obra. Nada desanima tan- to al lector como enéontrarse al comienzo de un trata- do con una lista de definiciones discordes. y el principio de unidad. Desde el punta de vista de la idea. Desde el punto de vista . 34. CIENCIA POLITICA ti ti oj ón. t. la base . «Der Stat ist die organisirte Mensehheit. corno despertadora de su conciencia de la idea. Esta circunstancia estrecha su relación: convierte a la idea en avanzada del concepto. la base territorial del Estado es el mundo. territorial del Estado es una por- ción de la superficie terrestre. algo de eso hay que hacer.» (2) Bluntschli: Lehre vom modernen Stat. pág. es una porción particular del género humano organizada en unidad (2).. I. Pero hay una cosa que atenúa este desacuerdo entre la idea y el concepto del Estado. ‹<Der Stat ist die politisch orgalaísírte Volksperson eines úestimmten Landes. Si te- nemos presentes los dos procedimientos seguidos para llegar a la definición. pág.: 34.» . y acéptela con una fe provisional. t. y es: la depon- deiricia en que se halla el filósofo especulativo de la realidad objetiva. la fase de la naturaleza y de las necesidades humanas (1) Bluntsehli: Lehre vom modernen Stat. I.

en cambio. en cada grado particular de desarrollo. la lealtad personal. A éste. prevalece y domina. en la civilización antigua. porque. y penetra. del presente y del porvenir imperfecto. Pero estas respuestas no son completamente satisfactorias.. Pero hace falta analizar y explicar la definición. Cada uno de ellos rebasa de su propio período. particular de la hu- manidad. por decirlo así. Por consiguiente. JUAN W. creando esas confusio- nes con que tropiezan los jurisconsultos en punto a ciudadanía y extranjería. en la moderna: he ahí las bases que han determínado principalmente las divisiones políticas del mundo. ¿Según qué principio han de determinarse las por- ciones de la especie humana que forman Estados? A esta pregunta no cabe dar una respuesta válida para todos los tiempos y circunstancias. El primero es el Estado real del porvenir perfecto. nuestra definición del Estado debe ser esta: una porción. en la media. El último es el Estado real del pasado. La comunidad de descendencia o de fe. considerada como una unidad organizada. ¿Hasta dónde conservará un vínculo de sangre o de fe bastante fuerza para servir de base a la organización política? ¿Qué circunstancias dirigen la adhesión personal hacia tal o cual punto? Qué con- diciones hacen de un territorio particular el asiento de . otras cuestio- nes más difíciles. Pero guardémonos de separar rigurosamente estos principios en cuanto al tiempo de su aplicación. la ciudadanía territorial. si resuelven en parte el problema. suscitan. en el siguiente. pues. hay que circunscribirse en un tratado sobre derecho públi- co. y sobre ciencia política en sus relaciones con el de- recho público. BURGESS 67 que.

En lo que atarle el Estado moderno. y todas las asociaciones de personas. a El Estado es exclusivo. pág. he procurado ex- poner en el libro precedente la respuesta que dan esas ciencias. La ciencia política y el derecho Público no reconocen la'existencia de un impe- rium in imperio. requerir de sus ciudadanos o súbditos obediencia a cada uno de los gobiernos así constituidos. . En cuanto a los Estados antiguos y medio- evales. El Estado puede instituir dos o más gobiernos. (2) Von Mohl: pág. naturales o jurídicas. pero no puede haber dos organizaciones del Estado para la misma población y dentro del mis- mo territorio (2). (1) Blnntschli: Das moderne rilkerrecht. puede asignar a cada uno una esfera distin- ta de acción. 2. CIENCIA POLÍTICA 68 un Estado? Con estas cuestiones entramos de nuevo en los dominios de la geografía. Encyklopadie der Staatswi ssenschaften. La ciencia política y el derecho público no reconocen en principio la exis- tencia de personas extrañas al Estado dentro del terri- torio del Estado (1). que es la cuestión práctica. II ¿Cuáles son las características propias de la organi- zación que llamamos Estado? L a El Estado es omnicomprensivo Su organiza- ción abraza todas las personas. pues. 216. sólo podemos decir que sus principios de orga- nización no permitían establecer fronteras políticas sino con una vaguedad y arbitrariedad generadoras de agitaciones y conflictos perdurables. puede. 72. de la etnología y de la historia de la civilización .

71. soberano será lo que imponga la limitación. entonces es el Estado. 4. ilimitado. el poder no puede ser soberano. y el otro el individuo. (1) Von Mohl: Eneyklopeidie der Staatswissenschaftell.. Primeramente.--Wreatschli: Lehre von modernen Stat. es su único apoyo y su única garantía sól i -da. . sin embargo. JUAN W. A pesar de todo. No hay gran publicista desde los días de Aristóteles. Este es su principio más esencial. a El Estado es permanente. BURGESS 69 3. lejos de ser hostil a la libertad y a los derechos in- dividuales.. . el uno el Estado. No está en el poder de los hombres crearle hoy y destituirle mafiana. Ho aquí una afirmación que ha procurado eludir la mayo- ría de los publicistas hasta los tiempos novísimos. El Estado es soberano. 26.Qué entendemos ahora por este término y principio cardinal: la soberanía? Llamo así el poder original. La anarquía es una imposibilidad permanente. si posee la sobe- ranía sobre toda la población. . Cabe concebir una organiza- ción que comprenda todos los miembros de una pobla- ción dada o todos los habitantes de un territorio. universal. pál. t. el Estado. pero. sobre los Súbditos indi- viduales y sobre todas las asociaciones de súbditos.. y que no sea.Tinreflxómástapondreifsl verdad de esta doble afirmación. La naturaleza humana ofrece a este fin dos aspectos: el uno universal. y el otro par- ticular. 1. absoluto. si es limitado. Tan imposible es que los hombres se despojen del primero como del segundo: no pueden despojarse de ninguno de los dos. Les ha parecido que entraña la destrucción de la libertad y de los derechos individuales. a merced de su capricho. y. a y última. el principio no puede eludirse lógica ni prácticamente. que haya disentido de este principio (1).

Eso sólo prueba que equivocamos entonces el asiento de la soberanía. que. CIENCIA POLÍTICA 70 mientras no se llega al poder que es ilimitado -o li- y. pueda un indivi- duo interpretar esas leyes mejor que el Estado. hasta que clocará quo la soberanía residía en ]a Nación —en la Nación organizada en la Asamblea—. de la naturaleza y de la razón. pero no es probable ni admisible en principio. como falsas interpretaciones de las verdades de Dios.su forma de organizaoión. sino una limitación por las leyes divinas. sobre tal o cual punto. sin duda. es el guía más seguro para saber . no pudo encontrar ningún argu- mento en qué apoyarse. leyes de la razón y leyes internacionales. y que un individuo o una porción de individuos inciten al soberano real a desobedecer los mandatos del soberano aparente.' m ranía. y en tal o cual ocasión. Pero ¿quién ha do interpretar en último término esos prin- cipios que se denominan leyes divinas. leyes de la na- turaleza. Cabe conco - bir también que un Estado se desarrolle traspasando los límites de . de modo que la organización antigua no contenga ya la soberanía real. Di lógico ni de hecho. Cuan- do la Asamblea Nacional de 1789 combatía en Francia los mandatos del rey. itade solamente por sí propio. y nos dice que la forma del Estado deba estar siempre de acuerdo con su substancia. las leyes de la na- turaleza. no se llega a la sobe- . las de la razón y las internacionales. Les que sostienen la idea de una soberanía limi- tada (que yo estimo una contradictio in adjecto) no afir- man de seguro una verdadera limitación legal. cuando alguien los invoca para justificar su desobedien- cia a la autoridad del Estado o de los poderes que el Estado instituye? ¿No es evidente que debe ser el Es- tado mismo? Es concebible. La conciencia común es la luz más pura dada a los hombres para i n- terpretar toda verdad.

o para interve- nir entre el Estado y sus súbditos. Puede ser así. a menos que el Estado las reconozca como tales. Por ejemplo: es un principio categórico de nuestro derecho constitucional que nuestros órganos gubernamenta- les. Nada se adelanta con apelar a la conciencia del mundo o de la humanidad contra la conciencia del Estado. no son leyes entre un Estado y sus súbditos. En la fase presente de la civilización del mundo. S. de la razón e internacionales. pa- rece que la conciencia del Estado nacional puede acer- carse a la verdad más fácilmente que lo que se llama (1) Thirty Hogsheads of Sugar. JUAN W. autorizados a este fin por el Estado. la conciencia nacional.U. Boy le. del derecho internacional para todas las personas sometidas a su jurisdicción (1). No ignoro que algunos gran- des publicistas creen ver en el cuerpo de convenciones y usos generales entre Estados. 9 Cranch. lo que el Estado declara que son. pero no debe olvidarse que esas convenciones tácitas o es- critas. son legalmente. los principios de una conciencia más amplia que la de un solo Estado. anulando las inter- pretaciones del primero. y esas declaraciones y mandatos del Estado debe supo- nerse que encierran las interpretaciones más fieles que por entonces puede alcanzar de tales principios una inteligencia humana falible y en vías de desarrollo . de la naturale- za. . Las llamadas leyes de Dios. que se denomina dere- cho internacional. son los intér- pretes. en último término. y la conciencia común es la conciencia del Estado. BURGESS 71 cuando adquirirá un principio un valor imperativo. y para el súbdito.. Reports. v. porque el mundo no tiene ninguna forma de organiza- ción para hacer tales interpretaciones. En el Estado nacional moderno se denomina .

sino su fuer te y apoyo. la soberanía ilimitada del Es- tado no es hostil a la libertad individual. no obstante. debe negarse en absoluto al Estado. en todo o en parte. Las relaciones en- tre Estados pueden contribuir. a aclarar y armonizar las ideas de cada uno. y contribuyen sin duda. Ahora: el poder de imponer la obediencia y castigar la desobediencia es soberanía o deriva de la soberanía. sino una sociedad anárquica. y en lo que puede vislumbrarse del. Este último necesita el poder de obligar al súbdito con- tra su voluntad. y el poder del Estado el soberano transformador de esas interpretaciones en leyes. Quizá ocurra otra cosa en un porvenir remoto: pero al presente. que si la soberanía ha de tener ese carácter de infalibilidad. Una apelación a esta última. En segundo término. del poder de decidir los elementos y la esfera de la liber- tad individual. por si pro pio. CIENCIA POLÍTICA 72 la conciencia de la humanidad. y que sólo serán libres aquellos individuos que tengan poder para imponerse y reducir a los demás a la sumisión. que las determinaciones de diversos individuos se hallarán en conflicto entre sí. no es tal Estado. en todo o en parte. pero eso no obsta para que la conciencia del Estado sea el sobe- rano intérprete. la obtendrá vaga. el Estado nacional parece el órgano destinado a la interpretación suprema del orden de vida para sus súbditos. Prívese al Estado. Se ob jetará. porvenir. pero no es menos cierto que ningún Estado ha demostrado tan . Contra esto no caben subter- fugios. Cierto que el Es- tado soberano puede conferir la libertad a unos y no a otros. y el resultado será que cada individuo hará tal determinación. contradictor i a e ininteligible. o más libertad a unos que a otros. si obtiene alguna respuesta. Equivaldría a aniquilar de golpe el Estado. de otro modo.

. No exime de su ley a ninguna clase ni persona. I. ni ha reconocido una li- bertad tan plena y general como el Estado pupular mo- derno. 97. pá- gina.— Krones: Handbuch der Geschichte Oesteri eichs. Realmente. Ahora bien: la organización de ese Estado es la más completa e indiscutiblemente soberana que el mundo ha producido hasta hoy. I. dieron li- bertad al pueblo por el hecho de someter a los nobles a la ley del Estado (1). cuan- do son ineficaces las medidas preventivas. Si continuásemos retrocedien- do desde la monarquía absoluta hacia aquellos siste- mas en que era menos perfecto cada vez el desarrollo de la soberanía del Estado. pág. Señala límites precisos a la esfe ra en que permite al individuo obrar libremente. xvi y xvil fueron organizaciones del Estado mucho más soberanas que el régimen feudal que derrocaron. Si retrocedemos un perío- do en la historia de la civilización política.Franzüsische Geschichte. dieron libertad al pueblo al par que sometían a los nobles a la ley del Estado. t. 98. Nadie nega- rá que las monarquías absolutas de los siglos xv. 488. veríamos que la libertad del individuo era cada vez más incierta e insegura. y. JUAN W. 34. t. Siempre está pronto a castigar tales violaciones. (1) .—Von Sybal: Uber die Entwic- kdung der absoluten Monarchie in Preussen. págs. Este hecho denota a las claras que cuanto más completa y verda- deramente soberano es el Estado. -v-eremos confirmada esta idea sin sombra de duda. más real y segura es la libertad del individuo. no obstante. pág. 24. —Englische Geschichte: t. ni exceptúa de su jurisdic- ción ningún asunto. BURGESS 73 poca pretensión a obrar así. Siem- pre está atento a prevenir la violación de esos límites por un individuo con menoscabo de los derechos y Ii bertades de otro o de los intereses de la comunidad. IV.

Esa es su propia esencia. ventaja sobre este punto. y. y suponen sin más reflexión que el mismo peligro existe sí se reconoce la soberanía del Estado. Al principio de este razonamiento suponía yo por un instante que pudiera privarse al Estado de su po- der ilimitado sobre el individuo. sin un poder ilimi- tado sobre sus súbditos. como las 'de todos los demás. empezaría a descubrirse la barba- rie del individualismo. Yen el peligro que entraña para la libertad individual el reconocer un poder ilimitado al gobierno. y a pesar de su tendencia especulativa. Están acostumbrados a no ver en la práctica más organización del Estado que el gobierno. En mi sentir. En América tenemos una gran. es decir. por consi- guiente. y detrás de la Constitución el Estado originario soberano. sus reflexiones se hallan tan ligadas. debe sentarse como principio que el Estado no puede hacer mal. el Estado seria el que im- pusiese la privación. Detrás del gobier- no está la Constitución. Tenemos ya la . Eso pasa especialmente con los publicistas europeos. Es el órgano huma- no de quien menos mal puede temerse. nunca es de presumir. lo que se opone a que los publicistas acepten unánimemente el principio de la soberanía del Estado es que no distinguen lo bastante el Estado del Gobierno. el gobierno no constituye la o rganización soberana del Estado. y es que. Y si ©s verdad que el Estado puede abusar de su poder sin límites. El Estado no puede concebirse realmente sin soberanía. Pero ¿quién o qué puede hacer tal cosa? Lo que sea susceptible de tal privación no es 9 1 Estado. CIENCIA POLITICA 74 hasta que. que ordena la Constitución así del gobierno como de la libertad. para nosotros. a las condiciones del mundo objetivo. y muy es- pecialmente con los alemanes. por fin.

Puede respe- tar la transmisión hereditaria. por eso. y los hombres de ciencia se confunden en medio del estruendo y el humo del con- flicto: no ven exactamente dónde está el Estado. El gobierno del príncipe discute. y no una soberanía. JUAN W. por lo mismo. ha visto varias veces al Estado francés organizado eu Convención constituyente. Los Estados euro- peos han hecho grandes progresos en este sentido des- de el período de la Revolución francesa. por no decir nada do las Cortes españolas y de movimientos menos impor- tantes de carácter similar. por su parte. Varios de los publicistas europeos más modernos como Laband.S 75 diferencia en la realidad objetiva. la soberanía de la Con- vención constituyente. y dudan. pero hace de la potes- tad real un oficio. podríamos penetrar clara y profundamente en tan importante distinción. en reconocer su esencial atributo: la soberanía. . Von Holst y Jellinek. Es este el punto en que el derecho público de los Estados Unidos ha alcanzado un desarrollo muy superior al de todos los Estados de Eu- ropa. El Estado nacional popular es el único que ofrece la realidad objetiva en que puede apoyarse la ciencia para construir un sistema político de índole verdaderamente científica. a concep- ciones mucho más claras del Estado. Europa. y en los años 1848 y 1867 algo muy semejante a Convenciones constituyentes hubo en Francfort y en Berlín. han comprendido esta verdad. y han llegado. Ahora tal organización del Estado es hostil al poder independiente del príncipe. Tiende a someter al príncipe al Estado. Todas las otras formas en- cierran misterios en que no debe detenerse demasiado el espíritu científico. BURGU. y si dejásemos de seguir por un instante a nuestros maestros europeos y ejercitásemos nuestra reflexión con alguna iudepen7 dencia.

Creo. al segundo la teoría social. Decir que el Estado es produc- to de la historia significa que es el gradual y continuo desarrollo de la sociedad humana.aniones. desarrollo que. CAPITULO II EL ORIGEN DEL ESTADO Esta ha sido. de los principios universales de la naturaleza humana. que esas divergencias -. y al tercero la teo- ría histórica. a la idea del Estado. que es la gradual realización. tiende a la per-. La primera pretende que el Estado fué fondado por Dios. significa. ni aun parcialmente. la tercera. sin embargo. feota y universal organización del género humano. recta- mente interpretada. asunto sobre el cual divergen considerablemente las (-. una cuestión muy debatida. Muchos siglos corrieron antes de que el hombre se elevase.) peden clasificarse hasta reducir su multiplicidad de 'reaatices a tres tipos. y que. para penetrar algo profundamente en la psi- colegía dol asunto. que es un producto de la histo- ria. y la gradual subordinación del aspecto individual de esa naturaleza a su aspecto uni- versal. que es fruto de un pac- to humano. en instituciones jurídicas. y al través de formas de manifestación progresivas. a partir de un comienzo muy imperfecto. . Llamaré al primero la teoría teo lógica. hace plena justicia a los otros dos y reconcilia a las tres. la segunda. Creo ci ne la última es la verdadera. y es aún.

Y se comprende más bien a la luz de una recta filosofía política. sino que enseñará que el Estado atravesó los primeros y más difíciles períodos de su desarrollo mediante el influjo de la religión (1). Ya indiqué que Asia no ha producido verdaderos Estados. fué la primera lucha tremenda de la civilización con la bar - bario.' El historiador político. el historiador no tendrá nin- gún motivo para contradecirle. la reverencia y obediencia. No ha de entenderse. y consmió las energías espirituales do toda el Asia. y en las formas de la religión. que las formas primitivas del Estado fueron teocráticas. no sólo no rebatirá ese aserto. JUAN W. y ejercía sus poderes bajo formas que hoy distan mucho de parecernos políticas. en otros términos. á- giaa 98. o.mismo. quiere decir simplemente que el creador del hombre implantó en su naturaleza la sustancia del Estado. Si el teólogo. t. El empeño costó miles de años.: Éiudes sur l'histoire de l'humaniié. la exaltación de ese principio sobre la bárbara tiranía del odio y la discordia. con su doctrina del origen divino del Estado. 1. o. Primen. BUROESS 77 y comprendiese su fin y su carácter. puesto que sus religiones han educado y disciplinado a la mayor parte de la especie humana en ese principio espiritual. parte. El Estado existía de hecho mucho antes de ser conocido y entendido. Pues bien. Jamás puede lograrse el imperio de la ley mientras no se amolda a ese principio el espíritu de la masa de la población. que no ha hecho nada por el desarro- llo histórico del Estado. absolatasnente (1) Lauveni-. lo que es lo. pero ha producido todas las religiones del mundo . . El primero y más fundamental de los principios psicológicos que intervienen en el desarrollo del Estado es el de la pie- dad. libre de preocupaciones.---Vea Ranke: Weltgeschichte. pues.

El concurso de la religión cris- tiana. El principio tan bien expresado por Rousseau. su exigencia se reproduce siempre y dondequiera que se pretende elevar a una población bárbara a los primeros grados de la civilización. Por mucho que (1) Du. Contrat Social. 162. C11. pági- na. So- meter a ley la libertad indisciplinada es el primer pro- blema que se ofrece en el desarrollo del Estado. y su obra es tan necesaria para el progreso do la civilización política como la de cualquier otra forma de organización. Las • teocracias y los despotismos tienen su puesto en el des- arrollo histórico del Estado. . si no transforma su fuerza en derecho y la obediencia en deber» (1). Todo el que estudia la historia de la civiliza- ción europea sabe que la organización política de los Estados europeos se basó primitivamente en la unión del trono y el altar. p ero no debe decirse en tono desdeñoso. de la Iglesia cristiana y de los obispos cristianos fué el que permitió a los carlovingios organizar a Eu- ropa políticamente y hacer entrar a los germanos en la senda de la civilización política (2). o sea. y la historia universal no enseña más medio de resolverle que las teocracias y los despotismos que en ellas se fundan. t. lib._. es tan válido para Europa o América como para Asia. y la influencia religiosa es el único poder capaz de operar esa transformación en los primeros grados de la civi- lización del hombre. (2) Waitz: Deutsche Verfassungsgeschichte. Suelen re- petir escritores modernos que Asia no es más que el hogar de las teocracias y de los despotismos. en el principio del despo- tismo asiático.NCIA POLÍTICA 78 dispensable para el desarrollo del Estado. Aún no ha aca- bado su cometido. Es inne- crable. III. de que «el más fuerte nunca es bastante fuerte para ser siempre el amo. I. cap. III.

en- te. 757. Lanfranc y Wolsey fue- ron los pilares de la monarquía inglesa. El hecho de qu. Dunstan. (2) Stabbs: Constitutional History of England. pág. Las mismas fuerzas religiosas permitieron a Rurico organizar a Rusia.e los sajones. y la Iglesia es hoy mismo el principal lazo de unión entre las masas y el trono (2). aun cuando sea compatible con el principio del desarrollo histórico del Estado. pág. y hace de tál origen el punto de partida de la evolución. (3) Bancroft: History of the United Stcees. pági- na 370. Con muchas más modificaciones requiere ser inter- pretada la teoría del contrato social. pá- gina 236.—Bagehot: The English Constitution. t. el principio de la generación histórica del Estado no se opone a la doctrina del origen divino del Estado. . cuando esa doctrina se interpreta racionalm. BURGESS 79 se encomie la antigua libertad de los germanos. I. no realizasen ningún progreso político desde la época en que Tácito escribió acerca de ellos hasta el período de su incorporación al Imperio carlovingio. Así. Las mismas fuerzas apoyaron a los Cerdics en la forma- ción de Inglaterra. vol. pues. la raza germánica por ex- celencia. En primer término.ley que ha distinguido a los verdaderos ciudadanos americanos de esta república. acabaríamos por encontrarnos frente a frente de la primitiva disciplina religiosa de Nueva Inglaterra (3). I. JUAN W. la abraza dentro de si. Y si escudrifiásemos los orígenes de esa predisposición a acatar la . es una prueba suficiente. 111. y sostienen hoy el trono del czar. el principio histórico no puede aceptar esa teoría como el punto de arranque de 1) Weber: Gesehichte des Mittelalters. I. hay que reconocer que su fuerza orgánica era bien escasa. atrayéndole el apoyo y la obe- diencia de las grandes masas de la población (1).

pero no en el momento de su primera creación. Do ella se preocupan aún los Estados más adelantados del mundo. de manera que semejante teoría no puede dar cuenta del origen del Estado: su puesto está mucho más adelante en el camino de la evolución política. y que sólo se alcanzan después de atravesar el Estado varios períodos de su historia. Forzoso es que la idea del Estado. Se cdncibe su aplicación al cambiar la forma del Estado. como esa teoría presupone. Pero se sabe que esas condiciones no existen nunca en los principios del des- arrollo político de un pueblo. La solución de este problema. es la meta hacia la cual se dirige la historia política. pero sólo interpretada así. Presumir su completa solución en los comien- zos. y se armoniza con él. o al implantarle en un territorio nuevo una población ya educada políticamente. y forzoso os que sea ya un hecho universal la 4" disposición a obedecer la ley. Interpretada así la teoría. si antes de que existiera los individuos resueltos a crearle poseyesen ya una educación política bastante elevada para rescllyer el gran problema de la soberanía mediante los acuerdos de una 'Convención. se halle presente a la concien- cia de los individuos que se proponen constituir el Es- tado. cabe dentro del principio del desarrollo histórico del Estado. Su aplicación. y aun su reco- nocimiento reflexivo. equivaldría a negar la . con todos sus atributos. presuponen ya un alto desarro- llo de vida política. El historiador político sólo pue- de ver en el pacto social una fuerza que concurre al desarrollo do formas avanzadas del Estado. • CIENCIA POLÍTICA 80 la evolución del Estado. y seguirán preocupándose hasta que se -cumpla la misión del hombre sobre la tierra. No tendría sentido nin- guno hablar del Estado como un producto do la histo- ria. en caso de revolución popular o de colonización.

de la idea política. pero la zituación en que aparece la sociedad humana al comienzo de la historia autoriza a pensar 6 . en que el Creador de esa naturaleza es el generador del Estado subjetivo. es para la ciencia un proceso generador. la caída y la redención. conviene. JUAN W. reconoce el primero como el Estado subjetivo. y ese es producto de la historia. o sea. cabe afirmar que la gran obra de ha- cer objetivo en instituciones y leyes el Estado subjeti- vo. y se colocaría entre los secuaces de San Agus- tín. una ver- dadera creaeióa. si lo hace. Verdad es que nues-:Jros conocimientos no se remontan a los orígenes. Sin rebatir. Hildebrando y Santo Tomás de Aquino. Tiene por base y punto de partida la naturaleza humana. pues. BURGESS 81 ley de la historia o fi. no será de una manera directa. Pero la ciencia estudia ci Estado hecho objetivo en institucio- nes y leyes. Quizá en la obra intervenga continuamente el poder divino. pero. sino mediante su influjo sobre la conciencia y la voluntad humanas. pues. Pero el paraíso primitivo y la redención no pueden concebirse sino como creaciones inmediatas de la Di- vinidad. pero no rectifi- caciones ni atenuaciones. En cuanto al principio del desarrollo histórico del Estado. ingerir en la historia política la doctrina teológica del paraíso. distingue en esa nata- raleza un aspecto universal y otro particular. la doctrina del origen di- vino del Estado. exige alguna más explicación. a esta doctrina: destruiría la base de su propia teoría. El partidario de Rousseau no puede acogerse pues. En el curso de la historia el único factor inmediato de esta empresa ha sido el hombre.de la historia humana: nada sabemos acerca de laos influencias y condiciones que desperta- ron Wluleramentc en el e:Tirita del hombre la idea del Estado y el estímulo hacia la realización objetiva de idea.

y sólo existe por el apoyo moral que recibe de la Iglesia. o tratan de ingresar en las filas del sacerdo- cio o empiezan a discutir el exclusivismo de sus facul- tades políticas.. La sanción religiosa ga- rantiza la obediencia a las leyes del Estado. se mezclan y confunden: son fuerzas unidas en el período en que la especie humana sale de la barbarie y entra en la vía de la civilización. Religión_ y ley. Al comienzo . Bajo esa forma se disciplina y educa el pueblo. pero el Estado permanece envuelto en la Iglesia. o deben mirarse como sacer - dotes. Se hallan poseídos de la creencia do que lo que contemplan en sí mismos es la divinidad. en su ca rácter subjetivo. CIENCIA POLÍTICA R2 que esa gran luz no iluminó a todos de una vez. fundan un culto. La idea del Estado se propaga. y l i sin- cita a organizarse en torno de uno de los suyos. inventan el modo de imprimir esa creencia en las masas. Iglesia y Estado. su luz penetra en el espíritu de personalidades extrañas al sacerdocio. así lo exponen a las masas de los no inicia- dos. een más bien sacerdotes que estadistas. no es una revelación especial de la divinidad. El pe riodo bárbaro de la libertad e independencia individual permite y promueve el desarrollo de unas cuantas per- sonalidades superiores y su elevación sobre el común de los individuos a esa cumbre de la supremacía que alumbra primeramente la aurora de civilización. Esas pocas personalidades eminentes forman el núcleo de la organización política. y desde enton- ces esas personalidades. La oposición del sacerdocio a esos mo- vimientos provoca en los recién iluminados la idea de que el sistema existente es un fraude piadoso. o tienen que reconocer que el Estado. gobiernan al pueblo. para obligar al sacerdocio a una división del poder. como jefe. y a favor de ese poder e in- fluencia. Pero ha de evitarse que la lucha conduzca a un .

señala un gran paso hacia adelante (1). Abre el camino para un ejercicio más general de la razón humana. se hace in- evitable. I. y a convertir sus atribuciones oficiales. El conflicto latente entre la organización real y el sacerdocio. BURG'ESS 83 conflicto abierto: los últimos iniciados no deben decla- rar a las muchedumbres lo que han visto. 392. y prestar al gobierno de los guerreros el apoyo de la religión. a cuya virtud despertadora y excitadora debemos la extensión de la conciencia política a las masas . en poderes más o menos independientes. pág. Sus subordinados oficiales aprenden a desa- fiarle victoriosamente. disminuye la presión . a fin de no quebrantar la fe de las masas y de no destruir los ci- mientos de la ley y del orden. Es un sistema más humano. Se empeña una batalla general entre todas las fuerzas directoras de la sociedad huma- (1) Bluntschli: Lehre voni modernen Stat. con ayuda del sacerdocio. que. t. Las dos partes necesitan pactar. al par que corrobora lo ganado en obediencia política du- rante la época anterior: Prepara las fuerzas para la terrible lucha de la época siguiente.. deja más ancho campo a la libertad del individuo. menos despótico que la teocracia. Tiende a evitar que el respeto a la ley promo- vido por la teocracia. Con un despliegue aparente do mayor violencia. degenere en timorato y servil. si no más hulera • nitario.espiritual que pesa sobre las almas. a pesar de su odioso nom- bre. en el fon- do . sujetas a cada paso y momento a la intervención inmediata de la autoridad religiosa. El rey pierde su apoyo religioso a los ojos de las masas. es. de la civilización y del progreso. Favorece el desarro- llo del espíritu público en círculos más extensos. JUAN W. Levanta los ánimos. Así nace el despotismo. Los sacer- dotes deben dividir su poder con los guerreros. .

En la apariencia hace del rey el Es- tado. l a despoja de su soberanía aparente. sino. como el mejor núcleo existente de su poderío. sino interminable. se agrupa en torno de su rey. Funda la unidad objetiva del Estado. Al fin. gracias a la influencia educadora del te- rrible antagonismo.objetiva del Estado. Na pueden nunca concertar la paz. es el principio de la era política moderna. Es un paso inmenso en el desarrollo del Estado. es el Estado. Los juristas. Los guerreros y sacerdoles quedan en segundo tórini - no.en plena organización soberana . Le da fuerza para sobreponer- se al sacerdocio amenazador y a los grandes rebeldes. la lucha no sólo es inevitable. y la reduce a un mero oficio. Bajo su influencia educadora. la conciencia de la vida pública se difunde rápidamente por la gran masa de la pobación. El pueblo soberano atiende al perfeccionamiento de su propia organización. Debe aparecer una fuerza nueva más po. Por lo que toca a esas fuerzas. uu armisticio. pasa a ser un principio categórico de las escuelas y de la ciencia y literatura políticas. a lo sumo. una gran parte de la población despierta a la conciencia de la vida pública. y somete a su imperio a todos los individuos y a todas las asociacio- nes de individuos. Animada por el patriotismo y la lealtad. por la reflexión y la conciencia de los intereses humanos. -Si seconforma con su suerte se la . La doctrina de que el pueblo . El Estado es ahora el pueblo en organiza- ción soberana. llega a la reali- zación objetiva de la 'soberanía absoluta. y siente el anhelo de participar en la realización . tente. otENC I A Y0 i'rIr ak 84 na existentes a la sazón. Pone en la mano la potestad regla . y acaba por semi lizarse y popularizarse com- pletamente la idea del Estado. les mora- listas y escritores concurren a la evolución de la idea. en realidad no hace de (Al sino el primer servidor del Estado.

mismo. Muchas son también las razas que esperan todavía un rayo de esta gran luz. realice su esencia espiri- tual universal. se complacen en el sacrificio. desarrollo y plenitud. El Esta- do.Ahora se arrinconan. Muchas son las razas de hombres que han consumi- do sus fuerzas en eLproceso de éste desarrollo. y aun el producto de la historia. BURGESS 85 permite existir. así como en sus relac nes con el individuo. Si esa con- cepción hace al Estado más humano. sólo la latina y la germánica han realizado el Estado con cierta pu reza y perfección. y la han hecho fructuosamente. para cuidar de sí propio. es un concepto más noble que el de ninguna otra doctrina o teoría. aprenden a conocer la ver- dadera libertad y a despreciar el miedo. en su. . El concepto que implica del Estado. . Se halla consti- tuído al fin el Estado: la realización de lo universal del hombre en organización soberana sobre lo particular. tiene conciencia de sí mismo y aptitud. JUAN W. a medida que cada portador rendido dejaba de ser el representante del progreso del mundo.. han hecho su obra. el producto de la revelación progresiva de la razón hu- mana al través de la historia. La an- torcha de la civilización ha ido pasando de mano en mano. De ellas debe partir y continuarse la propaganda hasta que todo el género humano llegue a la conciencia de sí . Entre todas las del mundo. hace a la huma- nidad más divina. Penetrados de el. origen. los hombres se sienten capaces del esfuerzo heroico. y se someta a las leyes universales de su racio nalidad. a la postre. Las ficciones. He ahí en algunas palabras lo que significa el asara) de que el Estado es un producto. se la aparta a un lado. La fábri- ca descansa en sus propios cimientos. si no. los arbitrips. las apoyos temporales.

No hay nin- guna tampoco que se haya tratado menos satisfacto riamente. a que no distinguen clara - mente entre Estado y Gobierno. excepto Francia. y fundado en la revolución di recta y reflexivamente sus actuales instituciones. El que estudie con atención lo que se ha es- escrito sobre este asunto en Europa y en América des- cubrirá. a mi juicio. Estado y Gobierno se hallan al presente más o menos mezclados y confundidos. a que copian demasiado estrictamente a los autores de Europa. Así puede sentarse como regla general que. 'No será ocioso insistir un instante sobre este punto. Los dos hechos se explican. y las reflexiones de los publicistas se resienten de esa confusión que impera en el objeto ex- terno. Ningún gran Estado de Europa. En Europa. que esa poca fortuna se debe: en los publicistas de Europa. ha excindido su historia en dos partes distin- tas por una revolución. CAPITULO III LAS FORMAS DEL ESTADO No hay tema de ciencia política sobre el cual se dis- ponga de una literatura más abundante. y en los escritores americanos. en los países . e inquirir cómo se ha llegado a este estado de cosas que ha ejercido tan perturbadora influencia so- bre la ciencia política. Oreo que la explicación ha de buscarse en las consecuencias del desarrollo histórico del Estado.

además. Después los «comunes» vinieron a ser el Estado. el rey era el Estado a la vez que el Gobierno. y. o. y el rey el Gobierno nada más. y sólo muy imperfectamente fuera de y sobre el Gobierno. durante mucho no se sabe a punto fijo dónde está la soberanía. cuando esta variación de la antigua a la nueva forma del Estado se opera de una manera gradual y continua. echa de ver la variación. Por otra parte. no es ex- traño que los publicistas europeos no hayan consegui- do hasta ahora distinguir clara y acentuadamente en- tre Estado y Gobierno. no es ya en el nuevo sistema más que el Gobierno o una parte del Gobierno. la nueva soberanía se orga- niza con suma lentitud. Durante mucho no pare- ce ser más que una parte del Gobierno. sin advertir que ahora el traje es prestado. BURGESS 87 europeos. como es natural. y el rey y los lores simples partes del Gobierno. JUAN W. En tales condicio- nes y relaciones del mundo político objetivo. y. Luego el Estado fueron los nobles. en la transición de una forma de Estado a otra. para aclarar este punto. al princi- pio. el antiguo Estado no. el antiguo Estado. no la nota en mucho tiem- po y hasta después de sufrir mil pruebas amargas. no se marca acentuada y precisamente la lí- nea divisoria entre el antiguo y el nuevo sistema. Sirva de ejemplo. la forma del Estado engendrada en un perío- do de su historia persiste en el período o períodos si- guientes. ni que su manera de tratar to- . la menos importante. Se ufana aún con su púrpura. Primeramente. se organiza principal- mente en el Gobierno. el asiento de la soberanía se traslada de un cuerpo a otro. So expresa aún en el lenguaje de la soberanía. Un examen detenido de tal proceso revelará estos hechos importantes: que. Ahora bien. es decir. por lo menos. la historia inglesa a partir de 1066. y que el antiguo cuerpo soberano.

educado bajo instituciones europeas. bajo la dirección de publicistas euro- . p ues. y no se han decidido a emprender un trabajo independiente. porque cop i an demasiado fiel - mente a los autores europeos.3- laciones mucho más favorables para lis publicistas. No es extraño que padeciesen bajo el poder de la . El primero. podemos decir casi que discípulo. Wolsey.. CIENCIA POLfTICA SS .1- diciones de soberanía. En-América. según él mismo declaraba. ciencia. no será. y que vino huyendo de su opresión. al contrario. como sabe todo el mundo. an- tiguas influencias. y guías objetivos para. dirigir nuestra.. La organización anterior al año 1774 -l ué destruida del todo. y que en sus reflexiones confundie- sen hasta cierto punto Estado y Gobierno. u no reapareció en la siguiere e como una parte del Gobierno continuedora. bases objetivas en que apoyar nuestra reflexión. era un europeo. por falta de ocasiones exteriores propicias para la excitación del pensamiento sino qui- zá. El segundo era un ferviente ad- mirador de Lieber. Nosotros heme visto organizar- se el Estado fuera de y sobre el Gobierno. Hasta hoy los dos nombres que rayan más alto en nuestra litera- tura americana de ciencia política son Francisco Lie- leer y Teodoro D. de sus tr. Amórica tiene aún que desenvolver su escuela propia de publicistas y su propia literatura de ciencia política. pues. Nuestro Estado sólo cuenta poco már. como ya h'e dicho . Tenemo. Si los publicistas americanos no han escrito mejor sobre este asunto. Las últimas generaciones de cultivadores americanos de la ciencia política se han educado en gradísima parte en univer- sidades e uropeas. de un siglo de edad y estriba entera y conscientemente sobre una ba- se revolucionaria. exist e n condiciones y 1.los los problemas que implican esa distinción sea más o menos confusa y defectuosa.

aristocracias y democra- . A les toca. en cuanto a la forma. me veo envuelto. sin gran recelo entro en esta parte de mi asunto. cuando trato de aclarar y precisar la distinción entre el Estado y el Gobierno. pero. en monarquías. pues. JUAN Vi BURGESS • peos. poco hay que espe rar de su concurso para un análisis más satisfactorio de la materia de esto capítulo. a mi vez. en las mismas dificultades contra las cuales acabo de dar la voz de aviso. Si no lo hacen. No. y si llego a patentizar que una organización mejor del Estado fuera del Gobierno se- ría un gran adelanto en la política práctica. les será grandemente útil poder servirse de él como de un escalón para llegar a un punto de vista más elevado e independiente. Para todo el que estudia la ciencia política es fa- miliar su conocida division de los Estados. A mí tampoco me satisface lo que se ha expuesto. y me daré por satisfecho si consigo proyectar un poco más de luz sobre un solo punto de esta discusión. y mediante la literatura europea. el Es- tado ideal con el efectivo histórico. a un punto que les permita apreciar de un modo científico las enseñanzas de nuestras pro- pias instituciones. Intentaré hacer la distinción. La gran autoridad clásica en la materia es Aristó- teles. aprovechar su saber europeo para ir más adelante. cuando le asignamos esa posi- ción aparte y suprema. Sé que hasta ahora nada ha llegado a eser se sobre el particular que haya merecido el asentimien - to unánime de los políticos científicos. y creo que la con- fusión que se nota en las teorías presentadas se debe a la causa que antes indiqué. y que. Porque la verdad es que la organización del Es- tado allende y sobre el Gobierno es aún incompleta en todo el mundo. confundimos en mayor o me- nor escala el Estado subjetivo con el objetivo. sin embargo.

CIENCIA POLÍTICA
90

ciar (1). Pero no todos reflexionan que los Es
tados griegos estaban organizados enteramente en. sus
Gobiernos, es decir, completamente confundidos con
ellos. Esa circunstancia hacía la cuestión mucho más
sencilla que al presente. En el día tenemos dos cues-
tiones en vez de una. Debemos determinar primera-
mente las formas del Estado, y después las formas de
Gobierno. Quizá lonatural es que el Estado y su Go.
bierno concuerden en este punto; pero no es siempre
un hecho, ni siempre es de apetecer que coincidan
completamente en la forma, pues difícil es ver por
qué razón no sería al presente el sistema político más •
ventajoso un Estado democrático con un Gobierno
aristocrático, siempre que la aristocracia se fundase
en el mérito real no en cualidades artificiales. Si no
es este el principio real de la forma republicana de Go -
bienio, confieso, por mi parte, que nó sé cuál es su
principio. Ahora bien; me parece que la doctrina aris-
totélica contiene la verdadera solución del problema
íntegro para la política helénica y para todos los sis-
temas en que el Estado y el Gobierno son cosas idén-
ticas; y que ' en aquellos sistemas en que Estado y
Gobierno no se identifican, sino que existen con orga-
nizaciones más o menos separadas, el principio de
Aristóteles es aún el verdadero . y pleno principio de
distinción de las formas del Estado, pero no ya de las
formas de Gobierno. Acepto, pues, la doctrina aristón
télica para las formas del Estado, y rese,rvo la discu-
sión de las formas de Gobierno para una parte ulterior
de esta obra.
Con esta salvedad, el principio de Aristóteles deba
explicarse de un modo algo distinto de como él le en-

(1) Pcau., a y J.

JUAN W. BURGE:E'S

tendía. El pensaba sin duda en el Gobierno más que
en el Estado, al hacer su clasificación. Hablaba de nao •
narquía como el Gobierno de uno, de la forma cristo
crática corno el Gobierno de la minoría, y de la demo-
cracia como el Gobierno de las masas. Circunscribien -
do su proposición al Estado, a diferencia del .Gobierno,
definiré la monarquía co lmo la soberanía de una sola
persona,' la aristocracia como la soberanía de la mino-
ría, y la democracia como la soberanía de la mayoría.
Mohl tacha la doctrina de Aristóteles de puramente
aritmética y huérfana de todo principio ' orgánico (1).
Si fuera justa la crítica, se aplicaría también a la pro-
posición. en la forma modificada bajo la cual yo la pre-
sento, Opino que, no sólo es injusta, sino pobre y su-
perficial. Cuarenta y cinco anos antes de que Mohl pu •
blicara la primera edición de su notable tratado,
Sehleiermacher había demostrado el carácter espiri
tual,y orgánico de ese principio aristotélico de _clasifi
eación (2). Los números y proporciones se usan sim •
plemente para indicar en qué medida se difunde per
la población la conciencia del Estado, y con qué grado
de intensidad se desarrolla; y el principio es que nin-
guna parte de la población en que se desarrolla enér
gicamente esa conciencia puede quedar excluída de la
organización del Estado, y, por consiguiente, que el
número de los poseedores de esa conciencia y de los
participes de esa organización determina realmente el
carácter orgánico del Estado,
La clasificación que Mohl da, por su parte, me pa-
rece confusa y caprichosa (3). Divide las formas del

(1) Eneyklopeidie der Staatswissenschaften, pá9-, 110.
(2) Ueber die Beqriffe der versehiedenen Staats formen.-
Abbaucilungen ciei: Berliaer Akacienaie, 1814.
(3) Eneiklopactie der Staatswissenschaften, 103.

CIENCIA POLITICA
92

Estado en patriarcales, teocráticas, despóticas, clási-
cas, feudales y constitucionales. Pero los Estados pa
triareales y teocráticos son generalmente monarquías.
Todos los Estados son en rigor despóticos. El Estado
'curial es aristocrático. El nombre de Estado constitn-
ces,1 (12echtstaat) es muy ambigno: bajo cierto pun-
so de vista, todos los Estados son constitucionales;
bajo otro, ninguno. Como término de diferencia, la ex-
s bien que al Esta-
se)resión -e aplica al Gobierno má
do (1). El Estado hace la Constitución, en vez de ser
Leche por ella, y, mediante organiza el Gobierno,
i_ue no ir) a. ,2lo obrar siuo con sujeción a las fermas lo-
gale z y para los fines legales prescritos er, :a Consti-
L ución. Evidentemente esto es lo que Mal quiere de-
cir con su «Rechtsstaat» (2). En cuanto e, su «Estado
clásico», es una expresión que no significa nada defi-
nido; el adjetivo no es un término de ciencia política,
sino que pertenece más bien a la nomenclatura de. las
-bella- letras. El mismo Mohi conviene en que el E-ta-
do clásico puede ser monárquico, aristocrático o demo-
-ráLico (3). Entonces, ¿por qué usa ese término como
si designase en última generalización alguna forma
del Estado? Más consecuente hubiese sido dividiendo
el Estado en antiguo, clásico, medioeval y moderno.
Pero cualquiera ve que eso no sería científico, que eso
sería una clasificación cronológica, y no una clasifica-
ción de ciencia política. En una palabra: la clasifica-
ción de Mohl no obedece a un principio unitario, sino

(1) Von Holtzendorff: Principien der Politik, pág. 205.
Los Principios de política han fid J traducidos al ,._12,pafiol, y
dicinn:,1 s co no estus5. &, y netas, por /os Sy rkl. D . A. Pe-
sada y D. A. A. Buylla.—(N. DEL T.)
(2) Estudio de derecho. Estado juridico.—(N. DEL T.)
(3) En cyklopeidie der Staatswissenschaften,
pág. 106.

JUAN W. BURGESS 93

a diversos principios, no todos ellos políticos, y confun
de nuevamente el. Estado y el Gobierno. En mi sentir,
su error fundamental estriba en la afirmación de que .
los Estados se diferencian en su esencia lo mismo que
en su forma,. y que lo que debe considerarse es su dife-
rencia en la esencia, y no en la forma (1). Llega a esta.
Conclusión, fundándose en que un Estado consagra,
principalmente sus energías al desarrollo de la vida
religiosa del pueblo, otro cultiva, más especialmente la
vida estkica, éste la jurídica-y práctica, aquél la mili
tar, etc. Pero aquí no ve diferencia ninguna en la esen-
°jet de. esos diversos Estados, sino en les fines a que
atienden. La esencia es una y la misma siempre y
dondequiera: la soberanía. La distinción se basa sólo
en la forma; y la diferencia de forma determina más
que ninguna el fin que absorberá principalmente la ac-
tividad de un Estado determinado. Los Estados monar
quicos son más propensos a desenvolver el poder del
Estado; los aristocráticos atienden más a la creación
del si stema de los derechos privados, y los democráti-
cos acentúan las cuestiones sociales. Manifiestamente,
lo que Mohl mira como una diferencia de esencia es
sólo una diferencia de fines o una diferencia de políti-
ca, según la expresión de franceses y alemanes.
El libro, del cual podía esperarse más qw, de todos
una clara consideración de ese asunto, es el emi-
nente Bluntschii, Lehre vom nzoclernen Stat (2), Biunts-
ch.li vivió y pensó durante muchos arios en Suiza, en
un país de Europa donde ha ganado mucho ten c no en
la práctica, la distinción entre el Estado y el Gobierno,
Las circunstancias fueron más favorables para él que

(1) Encyklopeldie (ler Staalswissenschof¿en„ pág.
(?) Doctrina del Estado moderno.---(N. DEL T.)

CIENCIA POLI TICA
94

eara la mq,yorla de los publicistas de Europa, Pero su
para
obra no responde plenamente - a nuestras esperanzas,
Se atiene al principio general de que los Estados deben
clasificarse en monarquías, aristocracias y democra-
cias, pero trata de añadir una cuarta forma que deno-
mina «ideocracia» (1). Llama ideocracia a un Estado
..aya suprema autoridad es alguien considerado como
Dios, o algún espíritu sobrehumano, o una idea. Todo
esto me parece caprichoso. La persona o cuerpo de
personas que interpreta para un pueblo la voluntad de
Dios o del espíritu sobrehumano o la idea, y que da
-fuerza de ley a sus interpretaciones, constituye el Es-
tado. Poco importa que esa persona o cuerpo de per-
sonas miren sus poderes como derivados de tal origen,
si sólo por mediación de las- mismas Babe conocer y 1
formular legalmente la voluntad de Dios o del espíritu
sobrehumano o los principios de la idea. La ciencia
política no puede detenerse en el examen de la ver-
dad o ficción de tales pretensiones. Dice simplemente
que el poder humano superior que impera en una po-
blación dada es el Estado, -sin preocuparse del funda-
mento sobrehumano en que presuma • estribar. Debe,
pues, rechazarse en la ciencia política esta nueva
creación, para relegarla al mundo del misticismo po-
lítico.
Bluntschli condena justamente la noción de una for-
ma mixta de Estado (2); pero no me parece satisfactoria
la razón que da. Declara que uno de los elementos de lo
que reviste la apariencia de forma mixta concentra
siempre en sí el poder, y que los demás elementos no
.son en rigor sino limitaciones suyas. Confunde aquí

(1) Lehre vom moderasen Stat, I, pág. 372.
(2) Ibídem, pág. 372.

JUAN W. BURGESS 95

nuevamente el Estado y el Gobierno. El Estado no ad-
mite limitaciones, por la sencilla razón de que es so-
b rano ; no sólo concentra en sí el poder, sino que es
la fuente de todo poder. La verdadera razón que se
opone a admitir la forma mixta es que el Estado es y
debe ser una unidad. Lo exige su propia naturaleza,
su soberanía; y allí donde el Estado no se halla orga-
nizado objetivamente corno una unidad, sólo cabe de-
cir que no ha perfeccionado su organización, que e 't á,
como dicen los alemanes, im werdem begriffen, en vías
de desarrollo. Si examinamos atentamente la llamada
forma mixta, veremos o que ninguno de los elementos,
ni ninguna combinación de los elementos, es el Esta
do; o que uno de los elementos es el Estado, y los de-
más no son sino partes del Gobierno. Nótese, v. gr., el
sistema inglés. El Parlamento, como Gobierno, se
compone del rey o reina, de los lores y los «comunes».
En lo que toca a legislar, los tres elementos poseen
iguales atribuciones: todos tienen derecho de iniciati-
va, y cada uno puede oponer su veto a los actos de los
otros. Pero el Parlamento, como Estado, se compone de
un solo cuerpo: de los «comunes». Cuando este cuerpo
actúa como Estado, el rey y los lores deben obedecer,
porque ellos no son organizaciones independientes del
Estado, sino sólo partes del Gobierno. No se ocultó
esto a Bluntschli completamente. Declaraba que el Es-
tado debe ser una unidad en su organización; pero lue-
1,1V
go, en vez de adoptar el principio de la relación del
soberano al súbdito, como clave para la explicación
_

moderna de la doctrina de Aristóteles, adoptó el de la
relación del gobierno a los gobernados, lo cual obscu-
reció su pensamiento y le hizo incurrir en confusiones
sobre este tema, aunque acertase en lo de rechazar la
noción de la forma mixta del Estado.

CIENCIA POLÍTICA
96

Una prueba más concluyente aún de que Bluntschli
el Gobierno, es que introduce
coo g nu. Ea Estado y
en sur ela:ificación un gran número de subdivisiones
coel o 4•:tas: la antigua monarquía hélenica y germáni-
ca, la antigua monarquía romana y el Imperio roma-
no, la monarquía franca, la monarquía feudal, la 'mo-
narquía absoluta y la monarquía constitucional; la
aristocracia romana, la aristocracia del nacimiento, de
la riqueza, del saber; la antigua democracia, la demo-
cracia moderna o representativa (la República). Aho-
ra, en esta clasificación hay divisiones entremezcladas,
que a veces responden a principios no políticos. Así,
los términos hélenico, romano, germánico y franco,
pertenecen a la nomenclatura de la etnología; los tér-
minos antiguo y moderno pertenecen a la de-la crono-
logía, y el término feudal es más económico que polí-
tico. Por otra parte, todos los Estados son absolutos,
sean monárquicos, aristocráticos o democráticos. Su
monarquía feudal no es más que el Gobierno de un Es-
tado aristocrático. Su monarquía constitucional no es
más que un Gobierno real, con atribuciones y formas
de proceder limitadas por el Estado; mientras que el
Imperio es, en teoría, un Estado monárquico con un
Gobierno monárquico, pero en la práctica, por lo me
nos en la política moderna, no suele ser más que un
Gobierno monárquico sobre un territorio y población
considerables. En la ciencia política deben clasificarse
los estados con sujeción a un principio estrictamente
político, y distinguiendo siempre el Estado del. Gobier-
no. No hay otro camino para evitar confusio p es e in-
cousecuencias.
Bluntschli cierra su exposición de este asunto de
una manera algo inesperada, introduciendo una quin-
ta forma do Estado, que llama el Estado compuesto.

JUAN W. SURGESS 97

(Zusammengesetzte Statsform) (1), o sea: la forma en
que la soberanía se divide entre la Unión y lós Estados
que la constituyen. Bluntschli subdivide este Estado
compuesto en Estados que poseen colonias o provin-
cias vasallas, Estados constituidos en unión personal,
confederaciones y uniones federales. Todo esto me pa-
rece un nuevo testimonio del añejo error de confundir
el Estado y el gobierno. Una colonia no es, al princi-
pio, un Estado; es un gobierno local, con mayor o me-
nor autonomía local en ocasiones. Desenvolviéndose,
puede llegar a contener en sí los elementos indispen-
sables para formar un Estado y erigirse en Estado por
vía de revolución o por separación pacífica de la ma-
dre patria; pero antes de esto no hay más que un Es-
tado simple, y después dos Estados simples, nunca un
Estado compuesto. Si la madre patria extendiese su
organización política en términos de incluir en ella a
la colonia como partícipe activo, la organización se-
guiría siendo simple; no habría hecho más que ensan-
charse: se habría dado cabida en el cuerpo soberano a
una parte más amplia de la población. La única va-
riante introducida de este modo, en lo relativo a la
forma del Estado, sería quizá la transición de la mo-
narquía a la aristocracia, o de la aristocracia a la de-
mocracia. La soberanía no se habría dividido entre la
madre patria y la colonia, porque la soberanía es y
debe ser una unidad: debe estar totalmente, ya en la
madre patria, ya en la madre patria y en la colonia
como una organización consolidada, no compuesta.
La misma crítica puede aplicarse a la provincia va-
salla, la cual sólo tiene organización aparte como go-
bierno, no como Estado. Si llegase a ser un Estado,

(1) Lehre vom modernen Stat, t. 1, pág. 555.
7

CIENCIA ?MÍTICA
98

dejaría de ser vasalla; y, si entre ella y el antiguo so-
berano subsistiese alguna relación, fuera de la pres-
crita por el derecho internacional, un análisis científi-
co demostraría que el pretendido soberano no era en-
tonces más que una parte del gobierno para ciertos
fines limitados y restringidos.
De igual suerte, dos Estados constituidos en unión
personal no forman tampoco un Estado compuesto, ni
siquiera un gobierno compuesto. Hay unión personal
de dos o más Estados, cuando el jefe ejecutivo del go-
bierno de uno llega a serlo del gobierno del otro o de
los otros. Esa persona obra entonces en dos o más ca-
lidades enteramente distintas. En congresos interna-
cionales, v. gr., tiene tantos votos como Estados re-
presenta 41). El que dos o más Estados hagan uso de
la misma persona, o aun de la misma institución, en
su organización gubernamental, no los convierte en un
Estado compuesto. Tal circunstancia ejercerá un influ-
jo favorable para la consolidación de los Estados; pero
eso es otra cosa.
En cuanto a la confederación, tampoco es un Estado
compuesto. Los que la forman siguen siendo Estados
distintos, simples. La organización confederada no tie-
ne poder para obligar a ninguno de los Estados a en-
trar en ella sin su propio y expreso consentimiento;•o
de otra suerte: no tiene soberanía, no es un Estado; es
sólo un gobierno. Su Constitución es un tratado, un
pacto entre Estados. Se diferencia del tratado común
en dos puntos, a saber: crea una especie de organiza-
ción gubernamental, o más bien un consejo, cuyas re-
comendacionesse comprometen a cumplir los diversos
Estados, y por punto general, no se pone límite a su

(1) Bluntschli: Das moderne V3lkerrecht, pág. 9?.

JUAN W. BURGESS 99

duración, Son circunstancias favorables para la conso-
lidación de esos Estados en uno solo. El hecho mismo
de la confederación es la mejor prueba de que existen
fuerzas naturales que conspiran en ese sentido. Pero,
después de realizada la consolidación, lo que resulta
no es un Estado compuesto, en que la soberanía resida,
en parte, en el nuevo Estado, y, en parte, en los an-
tiguos, sino un Estado simple de organización más
extensa.
Esta última reflexión nos conduce a la última espe-
cie de Estado compuesto que cita Bluntschli: el fede-
ral. Sostengo nuevamente que tampoco es un Estado
compuesto, que no hay semejante Estado federal, que
lo' que ese nombre significa realmente es un sistema
dualista de gobierno bajo una soberanía común, Si so-
metemos este caso a un severo examen científico, vere-
mos que el pretendido Estado federal es un Estado que
se extiende sobre un territorio y abarca una población
dividida antes en varios Estados independientes; que
en esos varios Estados existía una armonía física, ét
nica, económica y social que tendill producir la uni-
dad política; que los gobiernos de algunos Estados, y
aun quizá algunos Estados, se oponían a la consolida-
ción; que la consolidación, por consiguiente, se llevó
a efecto de una manera violenta, y que así la primera
organización del nuevo Estado fuá revolucionaria,
esto es, no se creó con arreglo a las prescripciones del
derecho vigente; que el nuevo Estado, bajo su organi-
zación revolucionaria, ha hecho una Constitución, es-
tableciendo un gobierno para los asuntos generales de
todo el Estado, y dejando a los antiguos cuerpos, cuya
soberanía ha destruido, las restantes facultades guber-
nativas, para que las ejerzan como les plazca, bajo
ciertas limitaciones, mientras el nuevo Estado no es-

CIENCIA POLÍTICA
100

time conveniente disponer otra cosa. Lo que ocurre
con la situación de los antiguos Estados en el nuevo
sistema es exactamente lo que sucede al pasar la sobe-
ranía del monarca a la aristocracia, y de la aristocra-
cia a la democracia, sin abolirse del todo la forma an-
terior en que estaba organizada la soberanía: los anti-
guos Estados vienen a ser partes del gobierno en el
nuevo Estado, y nada más. Es impropio seguir llamán-
dolos Estados: es un puro título honorífico, sin ningu-
na realidad correspondiente, y cuya subsistencia sólo
se explica por confusión de ideas y por inercia mental.
Cuando una cosa nueva procede de otras antiguas,
transcurre mucho tiempo antes de que se encuentren
los nombres adecuados al nuevo producto.
Es posible, sin duda, que varios Estados lleguen a
unirse pacíficamente, y con sujeción a las formas le-
gales establecidas, para constituir un solo Estado, con
un sistema federal o dual de gobierno. Es también po-
sible que un solo Estado construya su sistema de go -
bierno con arreglo al principio federal o dual. Pero no
es lo más probable que se realice lo uno ni lo otro, Para
la ciencia política es una suerte que no 2e realice lo
primero, porque entonces sería mucho más difícil re-
conocer en el nuevo Estado las huellas de la confedera-
ción. En el segundo caso no se lucharía con dificulta-
des de esa índole; pero un Estado que ha conseguido
consolidar su gobierno, ha pasado ya probablemente
del período de civilización política que requiere la for-
4'
ma dual; do manera que el restablecimiento de esta
forma sería más bien un testimonio de retroceso en las
condiciones sociales.
Opino, por mi parte, que la clasificación de los Es-
tados, en cuanto a su forma, en monarquías, aristocra-
cias y de mocracias, es ekaeta
y completa; que no pue-

frente a las poblaciones de otros Estados. Ahora no queda por tocar más que un solo punto de esta cuestión. que poseen un interés común. Impli- ca. en mayor o menor propor- ción. subsistente como gobierno. y que la creencia de que las hay se debe a la confusión en que se incurre. al tratar de este asunto. en primer término. finalmente. algo deterioradas y raídas quizá. es decir. luce aún las galas de la soberanía. en segando término. Hay una conexión natu- . Cabe resumirlas en está. son democracias. Los Estados que se llaman modernos son los basados en el principio de la soberanía popular. que se entienden unos a otros. No puede haber un Es- tado democrático sin que la masa de los habitantes lle- ra guen a un acuerdo de opiniones sobre lo lícito y lo ilíci- to'. BURGESS 101 den admitirse formas adicionales procedentes de la combinación de las anteriores o de la unión de varios Estados. mientras que la antigua forma. JUAN W. ro' expresión: armonía nacional. pero un examen detenido de los hechos probará que lo son. Las apariencias engañosas nacen aquí de que el Estado ha adquirido recientemente su nueva forma. Sería altamente instruc- tivo detenerse a considerar por un momento las con- oa diciones sociales que preceden al Estado democrático )d. sobre el gobierno y la libertad. a la conciencia de la naturaleza. y hacen posible su existencia. que poseen una lengua común y una complexión psicológica común. será inevitablemente democrático. Implica. Esto implica. es de- cir. medios y fines del Estado. en su desarrollo mental. que se han elevado. No todos lo parecen. y el Estado cuya pobla- ción ha llegado a ser verdaderamente nacional. apesar de todo. y no ha per- feccionado su organización. entre el Estado y el gobierno. En resumen: el Estado democrático debe ser un Estado nacional. pero reconocibles.

Esa conexión es la que ha con- ducido a emplear indistintamente los términos Nación y Estado. . y que no deben usarse uno por otro sin salvedades y explicaciones. e-. CIENCIA POLITICA 102 ral e indisoluble entre esa condición de la sociedad y esa forma del Estado. pero no se olvide que pertenecen primor- dialmente a ciencias distintas.

para el cual no son los otros más que medios. Afirma que el Estado tiene un fin triple. que no distingue claramente el Estado del Gobierno. pierde de vista el fin último. El primero de ellos es el poder (der nationale ilfachtzweck). no obstante. y. . poco satisfactoria. y que. 219. Un análisis critico de sus afirmaciones demostrará. CAPITULO IV LOS FINES DEL ESTADO También sobre este punto existe una literatura abundantísima. por lo común. El gran valor de su obra con- siste en qua señala las fases progresivas que condu- cen al logro del fin último. cuyos elementos son dependientes y armónicos entre sí. y previene contra toda ten- tativa de dar el tercer paso antes de afirmar el prime- ro y el segundo. La exposición superior del asunto que ha aparecido hasta el presente se encuentra en los Principios de Política de Holtzendorff. pero muy desacorde. El Estado debe constituirse en poder suficiente para (1) Pág. Después de una resella y crítica completas de las teorías que han prevalecido sobre el particular en los diversos períodos de la historia. Holt- zendorff expone su propia doctrina bajo el título de «Los fines reales del Estado» (die re g len Staatszwec- ke) (1). por mirar a los fines inmediatos del Estado.

Y el tercero es el bienestar ge- neral (der geselschaftliche Culturzweck). y no bajo el fin del poder? Y el deber de proteger los derechos de cualquier individuo de una asociación contra la tiranía de la asociación. si le tienen. y ayudarles a cumplirle. así indivi- duos como asociaciones de individuos. y absteniéndose él de toda intrusión en ese terreno sagrado. Tal exposición de los fines del Estado me parece con- fusa e incompleta. y no bajo el fin de la libertad individual? En segundo . para impe dir que una o algunas se apoderen d . El Estado debe dejar una esfera para la libre acción del individuo. el deber del Estado de mantenerse en la situación de un poder independiente frente a las tentativas de cual- quier asociación de apoderarse del poder público y de emplearle en su propio beneficio. El segundo es la libertad individual (der individuelle Rechtszweck). Primeramente.el poder del Esta- do y le ejerzan contra las otras. ¿por qué ha de cl asificarse b9jo el fin del bienestar general. ¿por qué ha de clasificarse bajo el fin del bien- estar general. Debe impedir que las rivalidades entre diversas asociaciones turben la paz. y para mantenerse en una posición dominan te frente a sus propios súbditos. o de conservar la paz pública en medio de las rivalidades de las asociacio- nes. caso de estricta necesidad. El estado debe mantenerse frente a las asociaciones particulares de sus súbditos como un poder independiente. Así. Debe ha- cer que todas las asociaciones cumplan su fin público. es confusa. debe dirigir la educación de sus súbditos. Debe proteger los derechos de cada miembro de una asociación contra la tiranía de la asociación. defendiéndola contra toda violación de cualquier parte. Finalmente. CIENCIA POLÍTICA 104 conserva r su existencia y sus propias ventajas contra los demás Estados.

Mientras Hegel. Este asunto. un fin segundo y un fin último del Estado. Holtzendorff. tan prodigada por . y la censura. No tiene presen- te el fin universal del Estado. pier- de de vista los fines próximos por mirar al último. yerro y pecado de la carne. y la exigencia fundamental debe ser que la nueva doctrina comprenda así los fines próximos como el último. el perfecto des- arrollo de la razón humana hasta conseguir su imperio universal sobre el individuarismo: la apoteosis del hom- bre. y en él la es- pecie humana. Sin satisfacer tales exigencias. a la inversa. no puede esperarse ningún adelanto en la comprensión de este asunto cardinal. Además. dere- cho internacional. Per lo que toca a los fines. como espíritu. y procediendo del primero al último. Mi- remos ante todo al fin último. BURGESS 105 término. pierde de vista el fin últi- mo por mirar a los próximos. la civilización del mundo. en su justa relación. Hay un fin primero. y distinga claramente el Estado del gobierno al considerar las fuerzas empleadas en el lo gro de esos fines. un examen detenido de- mostrará que existen tres divisiones naturales. No concedé ningún pues- to en su ciencia política al cuerpo de prácticas y con- venciones que se llama. triunfa de toda flaqueza. la exposición es incompleta. Es el fin universal hu- mano del Estado. ni él ni ningún otro publicista indica más medio que el gobierno para la consecución de los fines del Estado. en su doctrina de que el fin del Estado es la moralidad (Sittlichkeit). Eso es lo que quiere decir Hegel con su doctrina de que la moralidad (Sittlichkeit) es el fin del Estado. podría decirse: la perfección de la humanidad. Este fin es enteramente espiritual. cada fin o clase de fines son medios para el logro de los siguientes. pues. algo prematuramente. JUAN W. requiere un examen nuevo e independiente.

I. y la humanidad no tiene piernas bastante fuertes para seguirle. Por lo mismo. pág. que el fin segundo del Estado es el perfeccionamiento de su nacionalidad. yo diría. antes de poder organizarse como un todo. Me parece que esto es lo que piensa Bluntsehli cuando dice que el fin del Estado es el desarrollo del genio popular. t.—Lahre von modernen Stat. y quizá ciclos. El Estado nacional es el órgano más perfecto que ha aparecido hasta ahora en la civiliza- ción del mundo para la interpretación de la concien- cia humana del derecho. Vervolkommung des Volkslebens» . y han de transcurrir muchos siglos. de que esa doctrina confunde el domi- nio del individuo con el del Estado. un estrecho concepto de la significación de la pa- labra moralidad. CIENCIA POLÍTICA 106 los publicistas. La verdadera crítica es que Hegel da el tercer paso sin afirmar el primero y el segundo. El Estado nacional debe desarrollarse en todas partes antes de que pueda aparecer el Estado universal. Ya he indicado las condiciones y fuer- zas que dirigen el reparto político de la especie huma- na. La humanidad debe organizarse políticamente por partes. La humanidad no puede constituir aún una organización tan extensa y elevada. antes de que pueda. y demostrado que tienden al establecimiento del Estado nacional. la perfección de la vida popular (1). Pero ahora ¿cómo cumplirá este fin el Estado? La respuesta a esta pregunta nos da los fines próximos. (I) «t atwickelang der Volksalange. el desarrollo del principio pecu- liar de su nacionalidad. 361. Pero el Estado no puede organizarse desde un prin- cipio como Estado universal. Ofrece el terreno más venta- joso alcanzado hasta el día para considerar el fin de la morada del hombre sobre la tierra. revela una pobre idea. 1 .

y no se permitirá a los súbditos obrar en. pues. él sino como individuos aislados. y. Una vez logradas ambas cosas. a prolongarse más allá de lo estrictamente preciso. esfera de acción concedida a esas . no de- bería vacilarse en autorizarlo o aprobarlo. BURGESS 107 Estos son el gobierno y la libertad. sólo podría cumplir el gobierno. y se permitirá a los individuo asociarse para aquellos fines que no pueda cumplir uno solo. y que. manera precisa la. an- tes bien. El Estado ha de consagrarse entonces a la fundación de su sistema de la libertad individual. A su creación y perfeccionamiento debe dirigirse la actividad prima- ria del Estado. cabe servirse de ellas como medios para conseguir la civili- zación nacional. a favor de su disciplina. y después la del mundo. Ese es el pri- mer paso para salir de la barbarie. JUAN W. porque no puede garantizar el desarrollo del genio nacional. Debe demarcar en su constitución una esfera de autonomía individual. debe instituir el gobierno. deberá ampliarse el d o- minio de la libertad. A medida que progre- se la civilización del pueblo. Claro es que el Estado debe definir de una. El Estado debe establecer ante todo el imperio de la paz y de la ley. Al principio este dominio deberá ser necesariamente estrecho. y exigir al gobierno que se abstenga de violarla y que rechace toda violación de cualquier otra procedeneia. Si fuese menester a este fin que el gobierno ejerciese todo el poder del Estado. de otra suerte. debe permanecer en suspenso todo otro lina- je de consideraciones. mientras no se afianza. la disposición a obedecer la ley y respetar el orden. no bien se afirme. Debe modificar- se. es decir. Pero tal si- tuación no debe mirarse como permanente. lo aniquilaría o le ahogaría. y revestirle de poder bastante para defender el Estado contra la agresión exterior y el desorden interior.

ejerce todavía su influjo sobre el pensamiento popular. CIENCIA POLÍTICA 108 asociaciones. Pero todo esto no son más que des- arrollos de la relación del gobierno-con la libertad. y el Estado se limita a imponerle ciertas restricciones necesarias. Será también buena politica ayudar 'as a realizar aquellas obras que no podrían acometer sin tal ayuda. y debe a la última muchas de sus con- quistas más importantes para la civilización. pero gran -nú- mero de publicistas y de juristas la han desechado por errónea y dañosa. de que la libertad es un derecho natural. cuando el Gobierno no consagra a ellas sus ener- gías. del pensamiento y de la palabra. derechos naturales frente al Estado. La teoría prestó su servicio cuando el Estado era una sola persona o unas pocas personas. . de que el Estado no es el creador de la libertad. Esa doctri- na de lo. Así. en la Edad Moderna el Estado obra mediante el gobierno y la libertad. y permite a los individuos asociarse para los fines de la religiónn -y de la edución y ampara a tales asociacio- nes en el ejercicio de sus derechos. Eso no es lógico. Si -el Estado garantiza la liber- ad de la conciencia. mucho más. en ciertas condi- ciones sociales. Se repite a menudo que el Estado no hace hada por ciertas cau sas (como la religión o la educación superior. y no implica un tercer fin inmediato del Estado. en vez de autorizar al gobierno mismo para su ejecución. y obligarlas al cumplimiento de su mi- nisterio público. hace mucho por la religión y la educación. y reservar al gobierno la intervención necesaria para impedir que abusen de sus privilegios y facultades. que con- dujo a las revoluciones del siglo xvm. que si autorizase al gobierno a inter- venir en esos dominios. por ejem- plo). La confusión de ideas que rei- na en este punto se debe a la creencia errónea de que el Estado no hace más que lo que hace el gobierno.

y mejor cum- ti plirá. así los fines espirituales como los materiales de la civilización. no tenía en cuenta para nada la conciencia moral del país. Sobre la tierra y entre hombres no ha habido ni habrá nunca libertad fuera de la organización del Estado. y no tiene nada de común con la independencia que crea el Esta- do y regula la ley. y cuando. la teoría no puede querer decir si no que el Estado debe proceder racionalmente en su interpretación de los principios de la libertad. Esta enumeración contiene un programa para to- das las manifestaciones y productos de la historia del . y para que. pueda inspeccionarse y deli- nearse. BURGESS 109 cuando no se distinguía del gobierno. para que des- pués pueda desenvolverse el genio nacional de los di- versos Estados. tanto en la teoría como en la práctica. con su concurso. más extenderá el Estado el dominio de los derechos individuales. adquiere la libertad mediante la civilización. hasta que al cabo ley fop y libertad lleguen a armonizarse. exactamente lo mismo que el gobierno. conocerse y realizarse la civilización univer- sal. los fines del Estado son los siguientes: organizar. el gobierno y la libertad. La r. desde esas alturas. en el capitulo de los derechos. perfeccionándose y objetivándose en costumbres. leyes e instituciones. en definitiva. ante todo. Así. el último intérprete. pero de la racionalidad de esos princi- pios él es. El individualismo bárbaro produce la tiranía y la esclavitud. JUAN W. Cuando el Estado es el pueblo en la plenitud de su organización. La humanidad no empieza siendo libre. y cuanto más se eleva en civi- lización el pueblo del Estado. en su orden histórico. pues. dando al gobierno el mayor poder compa- tible con la mayor libertad del individuo. libertad es una creación del Estado. a la pos- tre. He ahí el único valor científico de la doctrina.

Tómense esos fines en su orden histó- rico. que empezar de novo. para la guerra y la paz. para el derecho de gentes. pues. persíganse por los medios naturales. o el orden universal antes que el orden nacional. El Estado que intente organizar la libertad antes que el gobierno. para el particularismo nacional y las relacio- nes universales. . Tendrá. ni total ni parcialmente. Pero no es posible alterar impunemente este desorden. CIENCIA POLÍTICA 110 hombre: para el derecho privado y el derecho público interior. y hacer las cosas del modo y por los trámites que la naturaleza y la historia prescriben. se verá amenazado al punto por la disolución y la anarquía. cada uno a su tiempo. y la huma- nidad los realizará todos.

LI BRO TERCERO .

111 .

En primer lugar. En segun- do lugar. Un momento de reflexión desvelará el motivo. Si se intentara.FORILICION DE LAS . Varias y obvias son las razones. sino ejemplos notables de la misma. y no en la consagrada al Derecho Constitu- cional. no enci- 8 . de los Estados Unidos. DE LOS ESTADOS UNIDOS. no cuento más que con un espacio reducido: mi obra debe ence- rrarse en un volumen. Deseo gra- bar este hecho profundamente en el espíritu de mis lectores. Fuerzas históricas y revolucionarias son los factores más importantes de la obra. o en dos. se llegaría a conclusio- nes erróneas y a veces peligrosas. a lo sumo. y me limito a ellas. DE ALEMANIA Y DE FRANCIA Parecerá al pronto algo extraflo que trate del asunto de este libro en la parte de mi obra titulada CIENCIA POLÍTICA.COYSTITUCIO s -1 _1 DE LA GRAN BRETAÑA. Bueno es decir aquí también por qué en mi estudio del Derecho Constitucional comparado elijo las Cons- tituciones de la Gran Bretona. y por eso le tengo ya en cuenta en la división misma de mi obra. y éstos no se prestan a ser tratados por méto- dos jurídicos. Una Constitución rara vez se forma con arreglo a los procedimientos legales existentes. mi trabajo debe ser sistemático . de Alemania y de Fracia. Las Constituciones que me propongo examinar no son excepciones de esta regla.

. En fin. CIENCIA POLÍTICA 114 clopóclico. Si de la com- paración de las Constituciones de diversos Estados han de deducirse algunos principios generales de Derecho público. y pasamos por alto las espe- cies que no son típicas. esas Constituciones representan sustancialmente todas las especies de cons- titucionalismo desenvueltas hasta el dia. es claro que esos principios merecerán más confianza. si excluimos de la generalización los siste- mas menos perfectos. si hacemos caso omiso de los Es- tados menos importantes. esos Estados son los más importantes del mundo. En tercer lugar.

no es es- crita en mayor parte que las otras. en cuanto a su formación.°. y ninguna de las cuatro que vamos a considerar está escrita totalmente. las revoluciones que han acompañado a su formación no han sido quizá tan violentas como las de los otros paises En resumen: la diferencia entre la Constitución británica y las otras tres. Se dice a veces que se diferencia de las otras en no ser un pro dueto revolucionario. lo escrito se encuentra diseminado en diferentes leyes. Casi todos sus elementos se habían desenvuelto antes de esa fecha. 3. a mi juicio. Es también un error. La Constitución actual de la Gran Bretaña no existía antes del año 1832. ¿En qué conceptos.°. CAPITULO PRIMERO FORMACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN DE LA GRAN BRETAÑA Se mira esta Constitución como la Constitución his- tórica por excelencia. Se la ha considerado. Se la llama Constitución no escrita. 2. además como muy antigua. pero es en gran medida producto de revoluciones. pero está escrita en gran parte. tiene un carácter distintivo. por lo que se refiere a su formación. en vez de contenerse en un solo documento. comparada con las otras. pero todas las Constituciones son históricas. no es tan grande como se ha supuesto comúnmente. pero la relación en que se ofrecen unos con otros es ahora muy distin- ta de lo que era antes de 1832. pues. me parece: 1.°. y lo que determina más . compa- rada con las otras? En tres.

vol. Los barones se organi- zaron en la Confederación de San Edmundo y en el Parlamento de Runnymede (1). 1. por lo mismo. vino a ser el Estado. que no se efectuó con arreglo a las disposiciones legales a la sazón vigentes. 1 pá- ginn. CIENCIA POLÍTICA 116 que nada el carácter de una Constitución. Opino. y la impusieron al rey. la aristocracia se hizo dueña del poder soberano. Es difícil asignar una fecha precisa a cada una. Sé que este es un aserto algo insólito. 1485 y 1832. vol. Los barones no abolieron la monarquía. Podrá decirse (1) Sttlb 103: . es decir. decía airadamente: «Han puesto sobre mí venticuatro reyes» (2). y. 248. ha habido tres grandes revo- luciones en el sistema político de la Gran Bretaña. Yo opino que. (Véase la tr aducción españoia de esta magnífica Historia Ü-0-1 Pueblo 4 voiún-ene5'. 528. desde la consolidación de Inglaterra por los reyes normandos. pero. si he de dar fechas. antes de eso. pág.. El mismo rey lo declaraba cuando.. (2) Green: History of the English People. que el cambio operado en la Constitución británica en el año 1832. que había sido el Es- tado al par que el Gobierno. me creo en el deber de dar explicaciones y pruebas. designaré los años 1215.fué un cambio revolucionario. mientras que. 1. Constitutional Hry i sto of England. es decir. refiriéndose al Conse- jo de barones elegidos por todo el cuerpo para obligar- le a respetar la Constitución. trazaron una Constitu- ción de libertades. el poder so- berano estaba en manos del rey. asimismo. pero la hicieron descender de su catego- ría de Estado soberano a la de Gobierno limitado. es la rala- cgión de los órganos gubernamentales entre sí y con el Estado. . El primero indica próximamente la época en que el Estado británico pasó de su Constitución monárquica a su Constitución aristocrática.

. vol. hubo una revolución en el Estado u. No quedaba. la que él se impusiese a si mismo y de que pudiera desembara- zarse a voluntad Ningún historiador pretende que la Constitución llamada la Carta Magna se estableciese de tal modo y existiese en tales condiciones (1). era su libre asentimiento. pero seria extremar hasta lo último la ficción legal. Hacia mediados del siglo xv el verdadero poder del Estado había pasado de la aristocracia al pueblo. y contra ella lucharon más de medio siglo él y sus sucesores. que también era hostil a la. arista - (1) Stubbs: Constitutional History of Engla9td. ésta fUé establecida con arreglo a las formas de la le- galidad existente. Fal- taba que el pueblo se organizase y entrara en posesión de la soberanía. pero no en realidad. La única forma legal de asentimiento que existía y podía existir. Los dos si- glos y medio posteriores se invirtieron en perfeccionar y concertar las instituciones del Estado y del G-obier no sobre la nueva base. I. El pue- blo no estaba bastante adelantado aún en el desarrollo de su conciencia politica para crear una organización enteramente independiente. Debía servirle de núcleo una institución ya dada. y la única especie de li- mitación admisible era la propia limitación. así en la esencia corno en la forma. puesto que el monarca aceptó la Constitución. El rey _tuvo que aceptarla y respetarla a la fuerza. Entonces. cuando el rey era sobera- no. BURGESS 117 que. por tan- to. como contra una violación del poder real. ice por consiguiente. JUAN W. más que el rey. El tenía perfecta conciencia de su hostilidad a la aristocracia. Nominalmente estaba organizado en la Cámara de los Comunes. inglés. La Cámara de los Comunes no era entonces más que una especie de apéndice de la Cámara de los Lores. pá- gina 513.

4 edición. o a respetar siquiera los derechos pri- vados del pueblo. (1) Gneist: Das englisehe . El Parlamento era la única institución existente que a. creadas y empleadas por los Tudores. En la organización que siguió. fué una sociedad política democrática bajo un gobierno monárquico. y dejó de considerarle como po seedor del poder supremo. rey y pueblo volvie- ron la mirada el uno al otro. en tonces fu. aunque aparentemente lo fuese el rey. pero el pro- greso conseguido es muy inseguro. y respetó y protegió los derechos popu- lares permaneció velada la relación entre el Estado y el Gobierno en este sistema. 515.é patente la verdadera naturaleza de la rela- ción. págs. el. el Estado. El problema era entonces crear una nueva y mejor organización del Estado. Mientras el monarca siguió una po- lítica popular. . La Cámara Estrellada y la Alta Comisión. monarca declaró expresamente la pretensión de ser el Estado en. En este sentido la monarquía absoluta es manifiestamente un paso más allá del Estado aristocrático. pero. Inglaterra. CIENCIA YOIJTICA 118 oracia. Frente al enemigo común. El cambio realizado a partir de 1485 más parece una usurpación gubernamental que una revolución política. se verá que ha cambiado la base del go bierno. Depende casi por completo de que el monarca se decida a seguir una po- lítica popular. ahora a sabiendas ver Madero Estado. se apartó del monarca. Verwaltungsrecht. El pueblo. el pueblo fué realmente el so- berano. 507. bajo los Tudores. llamada en la historia política la monarquía absoluta de los Tudores. penetrando más allá de las apariencias. 2. En cuanto al gobierno. la teoría jure divino de los Estuardos. fueron institu- ciones populares: protegían al pueblo contra las vio- lencias de los varones y la rapacidad de los eclesiásti- cos extranjeros (1).

pág. en el resultado y en la manera de cumplirse—. Dió el impulso inmedia- to el levantamiento popular del Occidente de Europa en 1830. y amenazaron acabar con la Cámara de los Lores. Los jefes whig del Parlamento. Comúnmente se la llama una reforma. Eso no podía hacerse en un instante. . El pueblo trató de reformarle para que fue- se representación suya. y el rey tuvo que decretar así la disolución contra su vo- luntad. Meetings monstruos declararon la resistencia al gobierno. y que distribuía la representación segun la población. Las personls de los pares fueron atacadas. BURGESS 119 la sazón podía servir de núcleo. finalmente. pero no decidió quién o qué lo fuese o donde estubiese. que el primer ministro (1) Gneist: Das englische Verwaltungsrecht. pero el Parlamento no era más que la representación de la aristocracia en el gobierno. 584. Fué resuelto al fin por la revolución de 1832. y permitir. La oposición de la Cámara de los Lores a la medida precipitó los suce- sos. Los ministros amenazaron al rey con la revolución. juiciosa y sa- gazmente. JUAN W. El resultado inmediato de la lucha entre el pueblo y el rey fué la restauración parcial del poder de la aristocracia (1). El movi- miento se realizó con ocasión del bill que atribuía el sufragio al hombre. y no a la tierra. Yo no estimo que los movimien- tos de 1640-1688 consumaron_una revolución en la for- ma del Estado. procuraron dirigir el impulso. la revolución por antonomasia de la historia política de Inglaterra. La reforma de 1688 afectó principal- mente al gobierno: negó que el monarca fuese el Es- tado. pero fuá una revolución en todo el sentido de la palabra —en la forma. Transcurrió cerca de siglo y medio antes de que el problema recibiese solución.

330. usurparon sencillamen- te las atribuciones de la corona. en la Cámara de los Comunes. 32-112. pági- na. Cuando los ministros despidieron a los guardias de a caballo. y aunque desde un punto de vista jurídico pueda estimarse aún que contiene la ley existente.4 1. En el se- gundo está sobre el rey y los lores lo mismo que sobre el común de los súbditos. pags. que la Cámara de los Co- munes alcanzó esa posición utilizando las formas lega- les existentes. ve3. pero no faltaron las amenazas ni la perpetración de violencias. La Cámara de los Comunes vino a ocupar de esta suerte un doble puesto en el sistema político inglés. pero yo creo que eso es confundir la ficción con la forma. CIENCIA POLÍTICA 120 se impusiera a la Cámara de los Lores (1). History of England. Cuan- do a los ojos de la conciencia universal la forma no contiene el espíritu primitivo de la ley. En su origen. sino que se trueca en subterfugio para conseguir algo contrario a su sentido.. desde el punto de vista de la ciencia política debe entenderse que oculta un nuevo principio.—Molesworth. y amenazaron al rey con la violencia po- pular si no iba en persona a disolver el Parlamento. 1 Se supone. y consiguieron así su propósito. . generalmente. pág. Es una rama del cuerpo legislativo. El gran re- sultado político de la revolución fué organizarse el pueblo. y la organización sobera- na del Estado. En el primer concepto no tiene mayo- res facultades que la Cámara de los Lores. II. No se llegó al extremo de una guerra civil. y no por vías revolucionarias. entonces degenera en ficción. la prerrogativa regia de disolver el Parlamento era absolutamente discrecio- nal. Y cuando obligaron al rey del mismo modo a permitirles imponerse a la Cá- (1) May: Constitutionai History of England. vol. 218. el Estado.

sobran ya medios y precedentes para que los Comunes. BURGESS 121 mara de los Lores. El único sentido. cuya organización soberana es ahora. . y no como Gobierno. Quien las hace ahora en realidad es el ministerio. que este cambio de sistema. es para mantener a la Cámara de los Comunes en viva y constante relación con el pue- blo. el rey tuvo que ce- der a la Cámara de los Comunes las prerrogativas que pueden llamarse prerrogativas de la soberanía o del Estado. Es una pura ficción decir que hoy puede hacer esas cosas la corona. JUAN W. fecha en que llegó a su término lo que se ha llamado común- mente la revolución de 1688. y que la forma actual de la Constitución del Estado y del Gobierno inglés no se remonta más allá del arto 1832. Si para algo sirve tal resistencia. y .de esa suerte. pues. pues. fué una revolu- ción en todo el sentido de la palabra. si uno u otros tra- tan de convertir sus poderes nominales en poderes rea- les. porque las hace nominalmente. y esa Cámara es ahora la Convención constitucional perpetua para la reforma de la Constitución. Los acue-. es decir. usurparon de nuevo lo que había sido hasta esa fecha una prerrogativa independiente. como organización de la soberanía. dos que adopta a este título. Sostengo. Por los sucesos de 1832. puedan tener a raya la tentativa. en que la Constitución británica es un sistema más histórico que la de los Estados Unidos. La Constitución actual fué formada entonces. si intentan obrar como Estado. por el pueblo. y la Cámara de los Lores quedó reducida definitivamente a su moderno papel de mero órgano gubernamental. pero si uno u otros resisten. debido a los sucesos de 1832. deben ser aprobados por los lores y por el rey. son los je- fes del partido que tiene mayoría en la Cámara de los Comunes. mediante la Cámara de los Comunes. del Estado.

pueden cambiarse formas de Gobierno. (1) Bagehot: The English Constitution. es en el de que ha procedido con alguna menos violencia en su desarrollo. bajo las cuales se ocultan el mismo espíritu y los mismos principios que otros sistemas proclaman más abierta y resueltamente (1). :11.NCIA YO LiTh IA • 122 _ . 117. Por los procedimientos legales existentes. pero no formas de Es- tado. y ha conser- vado formas y den ominacionesafiejas.• Alemani a o Francia. aún después de reducidas a meras ficciones. y se manifiesta por el despliegue de un poder superior. En una palabra: los cambios en las for- mas del Estado no se efectúan ni pueden efectuarse más que por medio de revoluciones. .. pág. Un cambio en la forma del Estado nace de 11n cambio natural del asiento de la soberanía en la socie- dad política.

según indiqué al comienzo del capítulo anterior. debemos em- pezar por el principio y no desde un punto elegido ar- bitrariamente en el curso de ese desarrollo. Te- nemos que examinar. Nuestra historia política hasta la fecha de la forma- ción de la Constitución presente. no hay que retroceder más allá del ario 1787. Para hacerlo en regla. la génesis del Estado ame- ricano desde el punto de vista de la historia y de la ciencia política. Desde el punto de vista jurídico. lo que existía a esta parte del Atlántico eran trece gobiernos locales. y legalmente es- . CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS La Constitución de los Estados Unidos es también producto de revolución. la madre patria obraba en absoluto dentro de la órbita de sus derechos y facultades al cambiar o modificar. no sólo mediata. el revolucionario y el confe- derado. Pero no entramos aún en ese terreno. En el período colonial. sino inmedia- tamente. y. Eran hechuras del Estado británico. -pues. CAPITULO II FORMACIÓN DE LA. para reconocerlo desde el punto de vista jurídico. En este capítulo se tra- za la organización del Estado americano hasta el mo- mento de la creación de su Constitución presente. El Estado era la madre patria. puede dividirse en tres períodos: el colonial. abolir o restablecer discrecionalmente esos gobiernos.

La separación étnica de la madre patria no era ciertamente tau visible como la geográfica. por lo menos. que para los efectos de la comunicación represen- taban entonces cuatro veces más que en el día. así la separación geográfica es una de las fuerzas contri - fugas más potentes. Así como la unidad geográfica es una de las fuerzas cen s más poderosas para la formación política. En todo lo que-contribu- ye a constituir una unidad étnica. En ciertas partes del territorio habitaban holandese 's. do un Estado. Tres cuartas partes. había esencial con- formidad. Había tam- bién la raza negra. Las for- mas del derecho existente no permitían eludir esta conclusión. suecos y franceses. ale- manes. que. •• CIENCIA POLÍTICA 124 taban sometidos en absoluto a su soberanía. y no cabe dudar de que en Nueva York y en Pensilvania esos elementos no in- gleses abrigaban sentimientos antiingleses. cristiana y protestante la religión. Las condiciones físicas eran altamente favorables para la formación de una sobe-.000 millas de mar. Pero condiciones y fuerzas físicas y socia- les trabajaban por crear a esta parte del Océano un Estado que. En segundo tér- mino. de la población eran de origen inglés. tan pronto como llegase a adquirir la fuer- za suficiente. inglesa era la lengua. y esos trece gobiernos a la vez que se hallaban tan distantes del Estado que era la fuente do sus instituciones. como extranjera. se encontraban en un territorio dotado de unidad natural. M . debía rechazar la soberanía del Estado británico como extraía a la Nación. ranía. agrícolas y comerciales las ocupaciones. en ese territorio. al tiempo de la revolución. Entre esas fuerzas y condiciones debo poner en primer t érmino la separación geográfica por 3. las condiciones étnicas y sociales conspiraban al mismo fin. norma imperante el derecho consuetudinario de Inglaterra.

y habitaba en su mayoría al Sur de Pensilvania. que no ejercía influencia directa en el desarrollo étnico de la raza dominante por ninguna mezcla de sangre ni de civilización. Hubo una soberanía. la primera organi- zación del Estado americano. Lo que hacía ese manifiesto era declarar: que un pueblo. La tenden- cia a objetivar esa convicción en instituciones llegó a ser irresistible. y no en idea o en el papel. contribu- yeron a que la población de esos trece gobiernos com- prendiese al fin que había adquirido las condiciones naturales de una soberanía. BURGESS 125 formaba como una sexta parte de la población total. Su primera forma. Esa declaración no traía de repente a la existencia una Nación y un Estado. había llegado a consti- . JUAN W. Desde el primer momento de su existencia hubo a este lado del Atlántico algo más que trece go- biernos locales. un Estado. Las Naciones y los Estados no surgen de repente. de un Estado. La completa separación geográfica y la parcial se- paración étnica de la madre patria. fué el Congreso conti- nental. antes de la declaración de 1776. unidas a la com- pleta unidad geográfica. La pro- piedad general de la tierra pública y la igualdad ge- neral en el dominio de los derechos privados eran dis- tinciones esenciales realizadas en el Nuevo Mundo. en el desarro - Ro progresivo de su historia. El acto del 4 de Julio fué un notición al mundo de faits accomplis. La separación étnica de la madre patria debía buscarse en las diferencias de las costumbres y del derecho privado más bien que en la raza. como suelen decir los publicistas dados a lo teatral. a una unidad étnica esencial y a una identidad casi absoluta de intereses. sino de hecho y en cuerpo visi• ble. La revolución era un hecho consumado lo mismo que la independencia. pero ésta era una raza verdaderamente sometida.

lo que había era trece Estados. Era un orden de cosas absolutamente insoste- nible en teoría y que debía serlo de hecho. con un cú- mulo de co mplicaciones. El Estado americano. CIENCIA POLÍTICA 126 tuir una Nación completa. cuando la organización re- volucionaria del Estado americano y su gobierno cen- tral revolucionario cedieron el puesto en Marzo de 1781 al gobierno central creado por esa Constitución. naturalmente. proclamó ante el mundo su existencia soberana. autorizando a la vez a la po- blación de las diversas colonias a proveer interina- mente a su gobierno local sobre la base del sufragio más amplio posible. y un Es- tado nacional. bajo el punto de vista del derecho público. separada. organizado en el Congreso continental . Así. y estaba resuelto a defender su natural condición contra la supremacía. pues. No creó más que un gobierno central. y en cuanto se pensó en co- . Se tropezó a cada paso. Para la ciencia política. lo que existía entonces. La primera Constitución promulgada por el Estado americano fué la de Noviembre de 1777. y procedió a gobernarse median- te ese mismo organismo. Estadistas franceses habían previsto y predicho ese desarrollo y desenlace con una década de anticipación. de un Estado extraño. trece gobiernos locales y un gobierno central. adulta. y excesivamente débil por añadidura. bre de «Artículos de la Confederación». era un gobierno central y trace gobiernos locales . como instituciones objetivas. cuan- do el Congreso continental. el Estado americano dejó de existir objetivamente. con el nom- . El sistema no podía marchar cuando se intentase ponerle en prác- tica. y volvió a su condición subjetiva de mera idea en la qon- ciencia del pueblo. Su defecto fa- tal y desastroso fué no proveer a la organización esta- ble del Estado. no ya natural.

luchas que no podían decidirse sino por la palabra del soberano. Pero esos delegados de Massachusetts. Y éste no se hallaba organizado en la Constitución: no podía pronunciar legalmente la de- cisión soberana. riTlás . dos de más alcance descubrieron la raíz de la dificultad: que el soberano. del Estado. Hamilton. Para la reorganización del Estado americano había que seguir un camino que no fuese el directo. Su descubrimiento era. ciones a sus delegados en el. Los estadistas de la época no compren- dieron al pronto dónde estaba el tropiezo . con el encargo de revisar la Constitu- ción. No podía serlo. toda vez que implicaba la revolución o la muerte nacional. el Estado. el más liso y llano. sorprendidos del carácter revolucionario de la proposición. y recurrir a un órgano que no fue- se el Congre g o de la Confederación. Traducida al lenguaje de la ciencia política. BURGESS 127 rregir los defectos. JUAN W. Bowdoin. la idea de Bowdoin era reorganizar el Estado americano bajo la forma de una Convención general representan- te de todo el pueblo de las trece colectividades. con po- der para obligar al conjunto por el voto de la mayoría. Por fin. Congreso para que propu- siesen la reunión de una Convención de representantes de todo el país. Su principal deseo era consumar una revolución pacífica. en un sentido al menos. un descubrimiento desanimador. desobe- decieron las instrucciones . Todo eran luchas entre el gobierno central y los gobiernos locales a pro- pósito de la repartición de atribuciones. Indujo a la legislatura de Massachusetts a dar instruc. Claro es que no tardaron en hacerse a la primera idea. se vió que el sistema no era viable ni en grado mínimo. aunque legalmente tenían la obligación de cumplirlas. carecía de organización le- gal en el sistema. procedió abierta y francamente. Esos dos fueron Bowdoin y Hamil- ton.

Consiguió que la Legislatura de Nueva York aceparta la invitación de Virginia. con motivo de las diferen- cias que surgieron entre los habitantes de Virginia y y los de Maryland por cuestiones comerciales. un acto ilegal desde el punto de vista jurídico. En la primavera de 1785. Inmediatamente formó su plan para convertir esa Convención comercial en Conven- ción constitucional. Sabía que proponía un acto extra- legal. Según el derecho constitucional vigente. fué me- nester que los dos países llegasen a un acuerdo en punto a la navegación de las aguas intermediarias. si todas las comunidades confederadas no se decidían a adoptar las mismas reglas. Hamilton vió ahí la ocasión que esperaba. era más apropósito que Bowdoin para escoger las circunstancias y aprovechar las ocasiones. que en Marzo de aquel año celebraron una conferencia en Alexandría. Hizo que se aprobase una proposición reco- mandando a las colectividades confederadas la reunión de una Convención constitucional. Así lo hi- cieron presente a las Cámaras legislativas de sus res- pectivos países. y le nombrase a él delegado. Al llegar a Annápolis. Hamilton cambió de táctica. • Por una y otra parte se nombraron comisionados. No tardaron en ver que el arreglo de las relaciones comerciales entre Virginia y Maryland ser- viría do poco.. sólo el Con- greso c onfederado podía iniciar cambios en la Consti- . no encontró representadas más que cinco de las antiguas colonias. La tentativa de un golpe de Estado por parte de un cuerpo tan peque- ño no podía menos de fracasar. CIENCIA POLÍTICA 128 teto 'político. No lo dijo en estos mismos términos. La Legislatura de Virginia propuso entonces que en Septiembre de 1786 se celebrase en Annápolis una Convención comercial de todos los miembros de la Confederación.

No pasaron así las cosas. vol. una vez aceptado por ellos. I. Sobre esa proposi- ción hubo largos debates en el Congreso. proveyese a tal necesidad» (1). y que presentara a los Es- tados Unidos reunidos en Congreso (es decir. a fin de que prbsentasen y apoyasen una proposición para que ese cuerpo reco- mendase a las diversas entidades confederadas la re- unión de la Convención. con ayuda de Massachusetts. 9 . literalmente era una Convención «que deliberase sobre la situación de los Estados Unidos. no cabe afirmarlo a punto fijo. excepto Rhode Island. cuando llegó a reunirse la Convención. como veremos. Lo que él proponía. La cuestión quedó así decidida. 118. Entonces «trató de conseguir que Nueva York diese lustraciones a sus de- legados en el Congreso. Logró su propósito en la Le- gislatura y. que tomase los acuerdos convenientes para amoldar la Constitución del gobierno federal a las exigencias de la Unión. Hamilton llegó a desesperar casi de verla aprobada. al Con- greso de la Confederación). JUAN W. en el Con- greso. en la prensa y en el pueblo. y sólo la aprobación unánime de las Cámaras legislativas de los cuerpos confederados podía conver- tirlos en ley. compuesta de delegados de todas las comunidades confederadas. Figuraban en ella casi todos los hombres verdadera- mente grandes que había producido la revolución. pero bien puede sospecharse. y en Mayo de 1787 se reunió en Filadelfia la Convención. y confirmado por todas las Legis- laturas. Los jefes naturales del pueblo americano se hallaban (1) Elliot's Debates. pág. . un proyecto que. en las Legis- laturas. ' BURGESS 129 tución. Quo Hamilton emplease esas palabras a sabiendas y deliberadamente como un disfraz de su verdadero pensamiento.

legal y constitucionalmente para la adopción de cual- quier plan de gobierno que la Convención propusiese. dicho sin ambajes ni rodeos. es la primera parte de su obra. como una proposición previa. Lo que hizo en realidad. al Congreso de la Confederación. CIENCIA POLITICA 130 reunidos al fin para deliberar sobre el problema del Estado americano. Gene- ralmente se suponía que estaban allí con el solo objeto de mejorar el mecanismo del gobierno federal y am- pliar algo sus facultades. sino su reorganización pre- via para establecer la Constitución. procurar que ese cuerpo la adoptase y la recomendase a las diversas Cámaras particulares. Lo que nos interesa aquí. a saber: la reorganización del Estado ameri- cano. sospechaban que aquellos hombres abordasen tal problema. y conseguir. que pertece a la se- gunda parte de mi obra). adop- taron el principio de la mayoría para todos sus acuer- dos. que éstas la aprobaran. y procedieron a reorganizar el Estado americano. Por supuesto. Tal fué el resulta- do transcedental de sus labores. y a proyectar un gobierno central enteramente nue- vo. ni las Cámaras legisla- tivas locales. y era éste: de- bían enviar el proyecto trazado a ese fm. trazar una Constitución del Gobierno y . ni el Congreso de la Confederación. No tenían tampoco más que un camino legal para proceder a la reorganización del Estado americano como base primitiva de la Constitu- ción que estaban a punto de proponer. y presentarla al plebie . podía acudirse a ella. fué asu- mir poderes constituyentes. Cerraron la puerta a la curiosidad ociosa y a la crítica ligera de la muchedumbre. Establecido así de un modo legal la nueva soberanía. en fin. de la libertad. ni el público en general. pero no su reorganización en la Constitución (punto de derecho constitucional. Pero la Convención no procedió de tal manera.

fiel a su pensamiento. Siempre que las circuns- tancias le obligan a escribir ese nombre. saltando por todos los poderes legalmente orga- nizados (1). commonwealths. Los términos exactos en que procedió fue- ron los siguientes.) (3) Constitución de los Estados Unidos. Nosotros recurrimos en ciertos casos a aquellas equivalencias. JUAN W. página 414. sin tocarle. DEL T. nunca llama «Esta- dos . BURGESS 131 cito. Esos hechos. a guisa de rectificación. Pero todas estas palabras pue- den tener más de una aplicación. . por su cuenta a las entidades que componen la Unión americana o el Imperio alemán. el Congreso se encargase de establecer el nuevo gobierno. ciliares. que da un plebiscito. y afectó seguir una conducta más legal que la que yo indico.—(N. I. añade entre pa- réntesis. si bien en cursiva para in- dicar que debe rectificarse. a fin de evitar confusiones. si le aprobaban nueve Convenciones. y de que éstas a su vez le transmitiesen. y abdi- (1) Elliot's Debates.» «colectivida- des» o «comunidades políticas». viniendo de un César o de un Napoleón. vol. Luego se dirigió el documen- to íntegro al Congreso federal. vol. a fin de que. que en el texto no tiene más que una. empleo muchas veces la de- nominación corriente de Estados. tratándose del pueblo. V. el movi- miento se llama revolución. art. y en otros traducimos «regiones». con la advertencia de transmitirle. «repúblicas. término que él usa en el sentido general de «cuerpos. p ági- nas 197. VII. a las diversas Cámaras parti- . a las Convenciones del pueblo. se hubiesen calificado de golpe de Estado. a diferencia de common- wealths. La Convención disimuló su proceder con un lenguaje más suave que el que yo uso. es decir. Por lo mis- mo. tam- bién intacto. En el cuerpo mismo de la Constitu- ción propuesta se incluyó una cláusula declarando que su ratificación por las Convenciones populares de nue- ve Estados (2) bastaría para que rigiese entre los Esta- dos que la ratificasen (3). 216. (2) El autor. » en la acepción puramente etimlógica del vocablo.

Colo- caba así a esos cuerpos en el trance de hacer frente al origen de su propia existencia. privaba de toda libertad de acción al Congreso y a las diversas Cámaras. en ri- gor. la forma de este procedimiento más bien completaba que violaba el derecho existen- te. La importancia real de esta cláusula que- daba velada por la restricción que se añadía de que la Constitución nueva sólo había de regir para los que la aprobasen. sino por acuerdo del Congreso y con aprobación de las Asambleas legis- . Naturalmente. En la apariencia. La Constitución confederada. a menos de ceder en absoluto a las peticiones de la Convención. Al pronto no se veía claramente que la cláusula atribuia a las nueve colecctividades la facul- tad de obrar por todas las trece. como sa- bemos. otros no tenían la preparación bastante como pu- blicistas para poder generalizar el valor científico de sus actos. que no se introduciría alteración ninguna en los Artículos de la Confederación. salvo en un punto. Podía suponerse que añadía la aprobación de las Convenciones del pueblo a la del Congreso federal y de las Cámaras locales. era de capital importan- cia y la verdadera piedra de toque para apreciar la naturaleza de todo el procedimiento. Es probable que varios de los mismos miembros de la Convención no se diesen cuenta exacta de lo que ha- cían. pero. el acudir al plebiscito. Y (3n cuan- to al punto que no podía amparar esta teoría del valor suplementario del plebiscito. prescribía. el derecho vigente. CIENCIA POLÍTICA 132 cara. pero un ligero análi- sis crítico lo pondrá de manifiesto. Era ese punto la declaración de que el asentimiento de nueve Conven- ciones se estimaría suficiente para adoptar la nueva Constitución. la masa del pueblo estaba muy lejos de apreciar la verdadera naturaleza de ese paso.

aunque se supusiese adoptada para ellos solos. de modo que puede obrar por todo el pueblo. una obra (1) Artículos de la Confederación. y. debe renunciarse en absoluto al empeño de buscar una base legal para la adopción de la nueva Constitución. e imprimía a todo el procedi- miento la marca de extra-legal. el aserto de la Convención. Ahora bien: si la nue- va Constitución podía adoptarse por las Convenciones de nueve Estados. porque en ciencia política no se admite la de- molición sino con el fin de construir mejor todo el edi- ficio. art. explicado científicamente. el espíritu y la letra de la ley existente. daba por supuesto que el plebiscito de nueve Estados sería aprobación bastante para exten- der a los trece la nueva Constitución. Ese acto violaba. y más aún realmente para lo primero. Nominalmente el nue- vo sistema no regía aún para las dos colectividades que no le aprobaron. BURGESS 133 lativas de todos los Estados (1). . el mismo principio que justifica el acto de las once en lo que atañe al último proceder. y se puso en vigor la nueva con la aprobación por plebiscito de once Estados. sino que exige una obra constructora. Por lo mismo. es decir. JUAN W. Y no quedó en mera teoría el principio. por virtud de ese acto de los nueve. Así. pues. XIII. La Constitución antigua fué abolida. no sólo justi- fica. como acaba de verse. y recurrirse a la ciencia política. a las condiciones naturales e históricas de la sociedad y del Estado. El principio de esa ciencia es que la mayoría indiscutible del pueblo político de cualquier unidad po- lítica posee el poder constituyente soberano. pues. es claro que la Constitución antigua debía dejar de existir para los trece.. de ilegal. para edificar lo mismo que para demoler. pero el antiguo quedaba abolido para ellas sin su consentimiento.

es decir. y fijó la mayoría necesaria para su aprobación. 21. Sólo por cuestión de tacto político se tuvo la paciencia indispensable para llegar al resultado necesario sin recurrir a la fuerza. . CIENCIA POLÍTICA 134 positiva de la misma extensión. trazó la Cons- titución del gobierno y de la iibertad. sino aceptando que la Convención de 1787 asumió poderes constituyentes. Científicamente hay que colocar su génesis en el dominio de la historia política y de la ciencia política. apeló al ple- biscito para decretarla. y seguirle y explicarle por los méto- dos de estas ciencias. sostengo que el procedimiento no puede comprenderse científi- camente. es que la formación original del Estado americano no puede interpretarse por métodos jurídicos. se consideró como el organismo representativo del Estado america- no. La importante conclusión herme- néutica que se desprende de aquí. como el soberano de todo el sistema. En vista de esta reseña histórica de la formación originaria de nuestra Constitución actual.

t. 591. por virtud del Convenio de Mersen.)—Waitz: Deutsche Verfassungsgeschichte. 1V. 148. y responsa- bles ante él. El jefe no fué ya un (1) Francia oriental o. (N. (2) Ibid. DEL T. La división del Imperio en 843 dió la par- y al Norte de los Alpes a te situada al Este del Rhin Luis el Germánico.schichte der deutschen Kai- serzeit. pág. mejor. se modificó profunda- mente al disolverse este último. . pág. I. condes y obispos. Con esto se completó en el fondo la base terri- torial del Estado alemán independiente. Lo que llamamos el Imperio alemán recibió su primera organización política en el gran Imperio euro- peo de Carlomagno. CAPITULO III FORMACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN DEL IMPERIO ALEMÁN No es posible comprender el génesis del moderno Estado alemán sin remontarse a la Constitución °arlo- -vingia. El sistema político que recibió de Carlomagno mientras formó parte del gran Imperio europeo. El emperador era el sobe- rano inmediato. No se distinguía políticamente de las otras partes del Imperio. En 870. nombrados por él.. y gobernaba por medio de margra- ves. incluyendo en su territorio la mayor parte de la Lorena y la Fri- sia ( y). 150. con el nombre de Ostfranken (1). t.—Giesebrecht: GP. Reino de los Francos orien- tales. pág. se amplió la frAtera Occidental de los Ostfranken.

pág. empezaba a manifestarse la tendencia a federalizar el sistema. sino que los descendientes hereditarios de los antiguos funciona- rios imperiales habían venido a ser los poseedores de la soberanía. . mientras que el rey era sólo el guía del pueblo. 1. Ahora elegían su rey. El rey Otón el Grande consiguió detener momentánea- (1) Giesebrecht: Geschite der deutschen Kaiserzeit t. que su derecho era tan sagrado como el de él. el emperador era el vicario de Dios. t. No encuentro mejor ma- nera de expresar la idea de esta diferencia sino dicien- do que el emperador era soberano. en su relación con Roma y con su base teocrática. Los margraves. le conferían el poder. La consecuencia del cambio fué la dismi- nución de poder en el centro. El rey no supo cómo atajarla. no sólo se había federalizado de hecho el: reino. el emperador era el Estado. mientras que el rey era funcionario. reconocerá y apreciará estas distinciones. Todo el que estudie la historia del desarro- llo del Imperio Carlovingio. pretendían que el rey no podía removerlos. dividiendo el reino entre sus tres hijos (1). 158. pág. condes y obispos. mientras que el rey era sólo el gobierno. y el aumento de inde- pendencia en las localidades. sino sólo un rey. Es decir. 'que habían recibido su nombramiento del em- perador. y cada prín- cipe era gobierno 19cal en su localidad respectiva (2). Al extinguirse en 911 la dinastía carlovingia. y se garantizaban unos a otros su indepen- dencia respecto del mismo. El rey era sólo el gobierno central. y en su unión residía la organización su- prema del Estado. (2) Giesebrecht: Geschite der deutschen Kaiserzeit. 13(3 CIENCIA POLÍTICA emperador. 1. Así el Estado se había he- cho aristocrático: le representaban los príncipes uni- dos. antes bien la favoreció. 188.

1. pág. En la « Consti- tutio de juribus principurn ecclesiasticorum» del año 1220. pág. I. I. como gobierno central. III. en que los príncipes y el rey acordaban que la perso- na elegida rey por los príncipes sería también empe- rador sin el reconocimiento y la coronación por el Papa (4). De esa suerte que- daba destruido el Imperium como Estado soberano. (1) Giesebrecht: Geschits der deutschen Kaiserzeit. y abrió el camino para la reapari- ción del Estado aristocrático. t. BURGESS 1 7 mente el curso de este desarrollo. y reducir nuevamente a los príncipes al papel de funcionarios (1). t. y en la «Constitutio de juribus princzpum saecu- larium» del año 1232. como lo revela la «Constitutio Fran- cofurtensis de jure et excellentia imperii» del año 1338. . (3) Züpfl: Grundsaetze des gemeinen deutschen Staats- rechts. lo único que subsistía realmente era la monarquía alema- na. 447. 159. Federico II tuvo que reconocer aquella situación de hecho. (2) Ibidem. t. El Imperium no era ahora más que un título. y darle por vez primera la sanción de la ley. logró restaurar la soberanía impe- rial. pero inútilmente. reconociendo la autoridad independiente de los príncipes para gober- nar en sus propias localidades (3). pág. JUAN W. (4) Ibidem. con sistema federal de gobierno (2). el emperador legalizaba en Ale- mania el sistema federal de gobierno. Eh unión con el Papa y los obispos. La gran contienda entre el empera- dor y el Papa durante la segunda mitad del siglo xi conmovió los cimientos teocráticos de la soberanía im- perial restaurada. Los emperadores Hohenstaufen lucharon contra este giro de los sucesos-.020.

que había llegado a ser costumbre universal en el Estado aristocrático. 1. Maximiliano trató de atajar la política particularista de los príncipes mediante tres medidas muy importantes. 221. La tercera medida fué la reorganización en 1518 del Reichshofrath o Consejo áulico. CIENCIA POLÍTICA 138 Desde entonces hasta la elección de Carlos V se afir- mó ese estado de cosas en todos los pormenores de la Constitución. 217. y afirmó la jurisdicción de los tri- bunales imperiales sobre sus disputas. hombres convencidos de su po- der para bastarse a sí propios y de su independencia de la protección gubernamental. entre los príncipes. la guerra privada. cuerpo ad- ministrativo y a fin de robustecer su autori- dad sobre los príncipes (2). En el Estado aristocrático predominan siempre las fuerzas centrífugas. y los demás elegi- dos por los príncipes (1). caminan a una desunión política creciente. Este cuerpo fué revestido de jurisdición sobre las controversias de los príncipes. Los individuos que componen la aristocracia son las personalidades más capaces y suficientes. Si no se ven obliga- dos a unirse frente a la monarquía o a la democracia. . que prohibió la Fehde. pág. pág. la paz pública perpetua. (2) Ibidem. 1. La primera se llamó • der ewige Landfrieded. t. del año 1495. compuesto de un juez y dieciséis adjuntos. Tal fué la marcha del Estado alemán desde la «Constitutio de jure et excellentia imperii» hasta el advenimiento de Maximiliano I en 1493. uno de los cuales y el juez eran nombrados por el emperador. La segunda de esas medidas fué la creación del Reichskammergericht o tribunal de la Cámara imperial. (1) Zdpfl: Grundsaetze des gemeinen deutschen Staats- rechts. y estaba destinado a abolir la apelación a la Fehde. t.

pág. Quedaba el em- perador. 1. (2) Schu l. pero apenas era más que un congreso de embajadores. pues. desde mediados del si- glo xvii no puéde hablarse ya en rigor del Estado alemán. sino un gran número de Estados alemanes. sino la facultad de decidir sobre la religión de sus pueblos y las facultades internacio- nales de hacer la guerra y celebrar tratados con Esta- dos extranjeros (1).z2: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. y de participar con el emperador del gobierno imperial. pero el imperium apenas era más que un car- go con facultades ejecutivas muy limitadas. Pero el emperador fué vencido en dos guerras sangrientas y asoladoras. excepto Austria. Desde entonces no existió ya un Estado alemán. . pág. La caída de Napoleón puso término a este es. en sus res- pectivos territorios. BURGESS 139 El sucesor de Maximiliano. 81. dentro del territorio del antiguo Imperio. La paz de Westfalia.— Instrumenta pacis Westphalicae. pág. 162.—Ghiliany. Todos ellos. intentó res- taurar la soberanía imperial. 92. entraron en la Confederación del Rhin bajo el protectorado de Napo- león (3). No sólo reconoció a los príncipes el derecho de gober- nar. (3) Ibidem. a § 62. que cerró esta época. pág. Diplo- matisches Handbuch. (1) Züpfl: Grandsuetze des gemeinen deutschen Staats- rechts. 51. Así. trajo para Alemania un sistema poco distante del completo confederatismo. JUAN W. Prusia. Carlos V. independientemente del emperador. y el Estado alemán siguió descentralizado. tado de cosas. lib. tomo 1. La disolución del Imperio por Napoleón en 1806 completó la obra. Instru- mentum pacis Monasteriense. Subsistía aún el Reichstag. y por fin el Congreso de Viena en 1815 reconoció. 63. La sobe- ranía pasaba rápidamente de los príncipes unidos a los príncipes aislados (2). la Pomerania sueca y Holstein.

era el único Estado capaz de acometer esa gran obra. lib. tal fué el sue- ño de los idealistas y los patriotas. ¿Cuál debía ser? El pueblo mi- raba a Prusia. Durante treinta anos. Si la unidad de Alemania como Estado podía alcan- zarse algún día. . Era menester que tomase la jefatura uno de los Estados existentes. pág. Era difícil (1) Schulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. —Acte du Cangrds de Vienne.: que el pueblo por si solo no podía dar cima a la reorganización del Estado alemán. 123. 1. a partir de 1815. 346. De las ex- periencias de 1848 y 1849 se desprendía una gran en- señanza. I. t. El desarrollo aristo- crático había triunfado completamente sobre el mo- nárquico. Austria era demasiado poco alemana. pág. :consiguiéndose el des- arrollo general de la idea y del impulso. popular. lib. se com- pletó de hecho y de derecho la obra iniciada. Transcurrieron quince arios más de espera. CIENCIA POLÍTICA 140 treinta y ocho Estados confederados (1). Murió el tímido y vacilan- te Federico Guillermo IV. pág. (2) Schulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. debía ser por el poder de la democra- cia. 96. art. al tiem- po de la disolución del Imperio carlovingio. Así. pero el rey de este país no estaba deci- dido a aceptar la responsabilidad. no obstante. LVIII. así los su- cesores de los primitivos funcionarios imperiales se habían convertido en soberanos. y el Estado tenía que hacerse nacional. y le sucedió en . Diplomatisches Handbuch. Prusia. y los demás Es- tados alemanes demasiado débiles (2). En 1848 se hizo el primer ensayo para realizarle. pero no el éxi- to inmediato en el dominio de los hechos.el trono de Prusia el enérgico y decidido Guillermo I.— Ghillany. que un poder organizado se encargase de llevar la em- presa a féliz término.

Se dió. decla- l'ando que la reforma más esencial e importante del orden de cosas existente era la introdución de la repre- sentación nacional popular en el Gobierno confedera- do (1). pá- gina 10. el representante de Prusia en +a Dieta presentó a ese Cuerpo una proposición de su gobierno. y que se sometiese a su -deliberación y ratificación un proyec- to de reforma de la Constitución existente. t. La pro posición pasó a una comisión de la Dieta. pág. popular. los príncipes eran contrarios al proyecto. . Se comprendía ahora la disolu- ción del antiguo Imperio durante siglos bajo la supre- macía de una potencia semi-alemana como A. En general. Desde este instante Prusia. JUAN W.utria. sí políticamente. 11• (3) Ibietem. Cuando más decaían las espe- ranza de los soñadores. aceptado por los gobiernos de los diversos Estados (2). puesto que presagiaban la extinción de su soberanía individual. El 9 de Abril de 1866. (2) ibidein. pág. producto del sufragio universal y directo. Sin embargo. 12. pues. BURGESS 141 suponer que este espíritu profundamente monárquico se aproximase al pueblo alemán y asumiese la jefatu- ra para transformar la Confederación de príncipes en un Estado nacional. La nación alemana volvía en. largas al asunto. y el gobierno prusiano ni siquiera pudo conseguir que se acordase una fecha para la reunión de la Convención nacional (3). 1. fué exac- tamente lo que sucedió. solicitando que se convocase una Convención nacional. Era pa (1) Laban: Staatsrecht des deutschen Reiches. la verdadera pro- pulsora de la civilización política en la Confederación. vino a ser el núcleo en torno del cual debía formarse el Estado nacional. apareció en 15 de Septiembre de 1863 una circular del ministerio de Prusia.

mo tiempo: «Su Majestad. al contrario. 1866. pero el pueblo volvía los ojos a Prusia para la fundación de la unidad alemana y la organización del Estado nacional. mi rey. Prusia se halló. Los prínci- pes se inclinaban a Austria. cada cual se vió reducido a las alianzas que pudiera procurarse diplomáticamente. la Dieta. para obligarla en adelante. La Dieta estaba por el mante- nimiento del statu quo bajo la supremacía de Austria. CIENCIA POLÍTICA 142 tente que el gran cambio no podía seguir la marcha de una reforma pacífica. Roto así por una parte el vínculo institucional que unía a los diver- sos Estados. en condiciones de quebrantar el poder de los príncipes. por excitación de Austria. Prusia. El embajador prusiano en la Dieta declaró al punto que esa medida era una violación de la Constitución. y que Prusia consideraba esa . pues. t. — Ghillany: Diplomatisches Handbuch. 202. Así. El 15 de Junio su gobier- (1) Sehulthess: Europaischer Geschichtskalender.. III. ocupado por los dos Estados con independencia de la Confederación germánica. página 90. al agravarse por entonces el conflicto de ideas y de intereses que existía entre Austria y Prusia acer- ca de la suerte de Schleswig-Holstein. se de- cidió a intervenir en el arreglo de la disputa. . mandó movilizar contra esa potencia los ejércitos de los príncipes con- federados. Sucediendo esto el 14 de Junio de 1866. Constitución como anulada y sin fuerza. y aprovechó sus ventajas con gran inteligencia y energía. Añadió al mis. 'pá- gina. no estima que los fundamentos nacionales en que descansaba la Confe- deración queden destruidos con la extinción de la Con- federación. y cuan- do Prusia rechazó la intervención. afirma lá subsistencia de esos fundamentos y de la unidad de Alemania sobre sus formas de expresión transitorias» (1).

Meiningen y Reuss (rama primogénita). Sajonia-Coburgo-Go- tha. 1866. Lippe. Sajonia-Altenburgo. Hesse I)armstad y Luxemburgo. que aceptaron todos menos Sa- jonia. . 210. El triunfo de Prusia en el terreno de las armas dió por resultado la anexión de Hannover. Sajonia y Hesse. Mecklenburgo Strelitz. excepto Hannover. Reuss (rama primogéni- ta). Oldenburgo. Schwartzburgo-Sonderhausen. 94. Schwartz- burgo-Ruduolstadt. Esos otros Estados eran Mecklenburgo Schwe- rin. En el mismo día Prusia dirigió una nota a los gobiernos de todos los Estados situados al Norte del Río Main. del electorado de Hesse. Brema y Ham- burgo. la unidad vi- va de la Nación alemana. Sajonia-Meiningen. Brunswick. Sajonia. y mandó a las tropas de Prusia distribuirle por los países que invadiesen. El manifiesto contenía esta importante cláusula: «Sólo queda en pie la base de la Confederación. pág. Estos veintidós Estados concertaban ahora una alian- za ofensiva y defensiva.Darmstadt. (2) Ghillany: Diplomatisches Handbuch. Lübeck. y el ingreso de todos los demás Estados alemanes situados al Norte de Main en la alianza pactada el 18 de Agosto de Agoto anterior entre Prusia. JUAN W. Hannover y no dirigió un ultimation a los de S Electorado de Hesse. propo niéndoles una alianza. El 16 di rigió un manifiesto a Alemania. Waldeck. Anhalt. Hes- se electoral. 'pidiendo que suspendiesen la movilización de sus ejércitos y se adhiriesen al proyec- to de reunir un «Parlamento alemán» (1). Sajonia-Weimar. y colocaban sus fuerzas mili- (1) Schulthesk: Europaischer Geschichtskalender. t. Schaunburgo-Lippe. BURGES 143 ' ajonia. pág. y es deber de los gobiernos y del pueblo hallar una nueva y vigorosa expresión de esa unidad» (2). de Nassau y de Frankfort. Reuss (rama segunda).

4 yendo las atribuciones del Estado en beneficio de la Unión. . si antes de esa fecha no se promulgaba la Constitución ni se renovaba la Alianza. Al efecto acordaron: enviar a Berlín re- presentantes que elaborasen una Constitución. someter a ese parlamento la Cons- titución proyectada. Se comprome tían además a constituirse en unión perpetua con arre- glo a las bases ya presentadas por Prusia en la Dieta confederada. y que tales alteraciones no podían introducirse (1) Laband: Staatsrecht dss deutschen Riches. disminu. pá- gina 15. o sea al arlo de concertarse. t. I. Los gobiernos de los diversos Estados empezaron a cumplir las obligaciones contraídas presentando en las respectivas Cámaras el proyecto de la ley de sufragio para la elección de los miembros del Parlamento po- pular en la forma acordada. elegir miembros para un Parlamento popular por sufragio universal y directo. En el curso de la discu- sión del proyecto en la Cámara baja de Prusia se insi- nuó la idea de que la Constitución pactada entre el cuerpo de representantes de los gobiernos (es decir. La alianza debía terminar el 18 de Agosto de 1867. ella sustituiría a la Alianza. de los jefes ejecutivos) y el cuerpo de representantes del pueblo de los diversos Estados. y ponerla en vigor de acuerdo con él (1). debía someterse para su ratificación a las Cámaras prusianas. Si la Constitución se promulgaba antes de esa fecha. teniendo en cuenta que podía alterar e indudablemente alteraría varias cláusulas de la Constitución prusiana. CIENCIA PULE TICA 144 tares bajo el mando del rey de Prusia. y consi- guientemente a las de los demás paises. los Estados alemanes que- darían completamente desligados unos de otros. Por consiguiente.

El rey de Prusia. los jefes ejecutivos) cedieron. a los representantes elegidos por el pueblo. 23. y. Los representan- tes de los gobiernos aprobaron las enmiendas. todo lo que se necesitaba para la validez de sus acuerdos era una simple mayoría. en Berlín. (2) lbid. llamado a reco- mendar. una Constitución para la Confederación de la Alema- nia del Norte. con autorización de los gobiernos aliados. no por Estados. 10 . le aprobaron y le devolvieron. La Legislatura prusiana insis- tió en el principio y el procedimiento.. pá- gina 18. El proyecto obtuvo en el Parlamento popular 230 votos contra 53. Los delegados nombrados por los gobiernos se reunieron en Berlín. Los repre- sentantes votaron por cabezas. I. convocó para el 24 de Febrero de 1867. le modificaron en cuarenta y un puntos. En otros términos: la Legislatura prusiana quería que el Parlamento de representantes populares descendiese de la categoría de cuerpo constituyente a la de cuerpo simplemente deliberante. BURGESS 145 legalmente sino con el asentimiento de las Cámaras y del rey. y elaboraron. no a decidir (1). y és- (1) Laband: Staatsrecht des deutschen. aunque los comentaristas no se detienen en este punto. según Sus reglas de proceder. pág. no ha- bían recibido instrucciones. al cuerpo de donde procedía. Me parece que la proposición reducía a posición idéntica al cuerpo de representan- tes de los gobiernos. con las enmiendas acordadas. el 15 de Diciembre de 1866. Reiches. Se les sometió el proyecto de Constitución. y resol- vieron unánimemente aceptar la Constitución tal y como lahabia devuelto el Parlamento popular (2). JUUN W. Des- pués los gobiernos de los Estados (es decir los jefes ej e- cutivos) la sometieron a sus respectivas Cámaras. y los gobiernos aliados (es decir. t.

a presentar proposi- ciones al Parlamento de la Confederación para el in- greso en la misma de los Estados de la Alemania del Sur o de alguno de ellos. no aún del Imperio alemán. CIENCIA POLfTICA 146 tas la ratificaron de la manera prescrita en cada uno para la introducción de reformas constitucionales.° de Julio de 1867 se estimó que la Confederación de la Alemania del Norte era la heredera legal de los derechos y deberes que corres- pondían a Prusia en las relaciones concertadas. Durante el (1) El diario del emperador Federico parece demostrar que lo hizo así. cuyo ingreso debería reali- zarse mediante una disposición legislativa. Los vínculos se fortificaron y estrecharon mediante el Zoll- verein de 8 de Julio de 1867. El párrafo segundo del artículo 79 de la Constitución de la Alemania del Norte autorizaba al rey de Prusia. Würtenberg. como presidente. situa- dos al Sur del Mein. especie de gobierno para la administración de las aduanas. y a partir de 1. . por cuya virtud esos Es- tados entraban en una unión aduanera con la Confe- deración do la Alemania del Norte y se creaba una.° de Julio de 1867. Badea y Hesse. Era la Constitución de la Confederación de la Ale- mania del Norte. cediendo a la gran presión de los prusianos. El intento de Francia de impedir la unión completa do todos los Estados alemanes en un Estado nacional precipitó la unión. quedaban fuera de la Confedera- ción. La nueva Constitución se puso en vigor el 1. Cuando triunfaron las armas ale- manas sobre las de Francia. A raíz de la paz con Austria en 1866 esos Estados habían formado alianzas ofensivas y defensivas con Prusia. Los Es- tados de Baviera. tomó la iniciativa el rey de Baviera (1).

(2) Laband: Staatsrecht des deutschen Reiches. I. (1) Excepto una cláusula relativa a la constitución de una comisión de negocios extranjeros en el Bundesrath. Los prín- cipes sometieron esos tratados a las Cámaras de los respectivos países. concertando las condiciones de la unión de esos Estados con la Confederación de la Alemania del Norte.—Schulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. y fué aprobada por una gran mayoría en ambos cuerpos . La Constitución de la Confederación alemana o Impe- rio alemán se hallaba así contenida al principio en va rios documentos legales. autorizando en su artículo 79 al Consejo federal y a la Dieta para la ra- tificación de semejantes tratados por vía legislativa. Una vez presentes los representantes de los nuevos Estados en el Consejo federal (Bundesrath) y en la Dieta (Rei- chstag).° de Enero de 1871. aunque la existencia del Imperio data de 1. el canciller propuso la revisión de la Constitu- ción en lo tocante a la forma. No se introdujeron nuevas disposiciones en la ley fundamental. lib. ni se mo- dificaron las existentes (1). 168. Era una confusión. proveía ya especialmente a este fin.° de Enero anterior (2). pági- na 36. JUAN W. t. y éstas los ratificaron en la forma prescrita por las Constituciones de los Estados respec- tivos para la introdución de modificaciones constitu- cionales. . que hacía indispensable unificar las diversas disposiciones. La revisión se concretó exclusivamente a la forma. y conviniendo en restablecer el Imperio alemán desde 1. BURGESS 147 mes de Noviembre 1870 el presidente de la Confede- ración del Norte celebró tratados con los grandes du- ques de Hesse y de Baden y con los reyes de Wür- tenberg y de Baviera. Lleva la fecha de 16 de Abril de 1871. La Constitución de la Alemania del Norte. 1. pág.

o dónde estaba. partiendo de la situa- ción que existía al disolverse la Confederación germá- nica en 1866. y de que deriva su legitimidad y fuerza legal? Tres or- ganismos o clases de organismos contribuyeron a for- mar la Constitución de la Alemania del Norte. y las Cámaras legislativas de los Estados dél Sur. y las . Ahora la cuestión de la ciencia política es esta: ¿Dónde está. la organización originaria del Estado alemán. a saber: los jefes gubernativos de la Alemania del Norte y de los Estados alemanes del Sur. el Consejo federal y la Dieta de la Confederación del Norte . en que descansa la Constitución. so beranos o independientes. a saber: los jefes de los gobiernos de los diversos Estados. ¿Cuál do esas organizaciones o clases de organiza- ciones representaba el soberano. y cuáles eran simples aditamentos decorativos y teatrales? Si nos atenemos a un criterio puramente jurídico. o sea los príncipes do los diez y nueve Estados llamados monárquicos. aunque estas últimas procediendo siempre en la forma pres- crita por las Constituciones de los Estados respecti- vos para la introducción de alteraciones constitucio- nales. la formación histórica de la Constitució n del presente Imperio alemán. intervinieron tambión tres clases de organismos. CIENCIA POLÍTICA 148 Tal es. Cuando la Confederación de la Alemania del Norte se convirtió en Imperio alemán por la entrada de los Estados del Sur. llegaremos a la consecuencia de que los Estados aislados. y los Senados de las tres ciudades libres. formaron prime- . y considerándola corno la situación nor- mal. los representantes del pueblo de la Alemania del Nor- te reunidos en un Parlamento-Convención.0á maras legislativas de los diversos Estados. el Estado alemán? ¿Cuál ordenó la Constitución. en resumen. la soberanía.

y se comprometieron a fundar un Estado. y dirigió su ultimatum a los gobiernos de los Estados e hizo un llamamiento al pueblo alemán. es decir. esa opinión ofrece dos grandes dificulta- des. (1) Laband: Staatsrecht des deutschen Reiches. BURGESS 149 ro tina liga internacional de duración limitada. que.) . y Prusia se separó de la unión legalmente «indisolu- ble» (3). 5. Aquello no era ya Rechtsfrage. 88. pág. Los métodos y procedimientos legales se habían ensa- yado hasta que se vió que no podían resolver las com- plicaciones existentes ni satisfacer las necesidades sen- . convirtiendo sus soberanías separadas en una sola soberanía. sobre la cual descan- sa la presente Constitución. (3) Deutsche Bundesacte. el Imperio Alemán. sino « de poder=. En primer término.— (I3. Cuando la Dieta de la Confederación germánica amenazó a Prusia. olvida el carácter revolucionario de las condiciones en que nació la Confederación de la Alemania del Norte. art. pá- gina 32. por consiguiente. la soberanía nueva. (2) Ibid. Para mí. empezó a existir merced a una refundición voluntaria de las soberanías y de las parciales facultades gubernamentales de veinticin- co Estados en un Estado y un Gobierno (1). (4) No era ya «cuestión de derecho». I. DEL T. JUAN W. sino sólo de r atificación. una histórica y otra técnica. t.. en el consejo federal (Bundesrath) (2). Según este criterio. El Parlamento popular. el nuevo Estado se organizó en el cuerpo que representaba a los primitivos en su capacidad orgáni- ca. y su expansión. sino Machtfrage (4). no tenían facultades constituyentes. la Dieta y las Cámaras legislati- vas. Schlussacte. me parece que abandonó el terreno legal y apeló al poder.

y que la lucha tuvo por alto objetivo desde el comienzo. en. sino la redención de Alemania de la nu- lidad política a que la habían reducido los acuerdos de 1815?» (1). según los principios naturales de atracción y de repulsión. pág. la justi - ficación moral de la guerra de 1866 estriba en. sino en interés general do Alemania. a la luz de los princi- pios de la legalidad existente. no el engrandecimien- to de Prusia. a las formas y fic- ciones de la legalidad existente en otros días (2). En el desarrollo de la historia política de Ale- OJ mania había llegado la hora de cambiar.—(N. no sólo la forma del Gobierno. hasta donde era posible. El hecho no podía suprimirse y el derecho le era hostil. Pero si este es el juicio verdadero. Prusia encuentra su justificación en razo- nes de moralidad política. cuando en la página 10 de su gran obra sobre el derecho público de Alemania escribe este hermoso pasaje: «¿La justificación histórico-política. CIENCIA POLÍTICA 150 tidas. tonces la formación del Estado alemán en que la Cons- titución descansa. EL hecho y el derecho estaban en pugna. DEL T. pero. 264.) (2) Jellinek: Gesetz und Verordnung. que no se hizo en interés particular de Prusia. el intérprete profunda mente jurídico de la formación histórica de la Consti- tución. Sólo la apelación afortunada a la prueba del combate podía convertir la rebelión en revolución y llegar a ser el cimiento de una legalidad nueva. . y amoldada. No (1) En alemán en el texto. La soberanía no residía efectivamente donde supo- nía la Constitución. era reo de rebelión. ¿Qué otra cosa puede querer decir el mismo Laband. para el logro del supremo objetivo. sino también la forma del Esta- do. debe mirarse como una agrupación espontánea de fuerzas alrededor de un centro natural de unidad.

t. A surgir un conflicto en- tre ellas. pues. Hesse. bajo esas tres formas do organización. no hubiese podido triunfar una sobre las otras dos. sino merced al apoyo del pueblo. y suponer que las otras se limitaban a ratificar. en definitiva. hubiera podi- do hacerlo indudablemente. no eran más que los representan- tes del pueblo alemán en sus organismos históricos (1). esto es. y el Parlamento-Convención era la representación de ese mismo pueblo en su restaurada integridad. No podemos. (1) Laband: Staatsrecht des deutschen Reiches. Nassau y Frankfort nos dice cuál hubie- ra sido el desenlace. el soberano en el nuevo sistema. I I pá- gina 89. el problema de su Constitu- ción futura. en el Conse- jo federal y en las Cámaras reunidas. JUAN W. o dos sobre una. ya mediante el Parlamento-Convención. es decir. porque el pueblo rechazase a dos o a una como representantes . pero si el pueblo de cualquier otro Estado hubiese querido hacer lo propio mediante aquellos cuerpos en que no prevalecía la nor- ma de la simple mayoría popular. y se planteó a sí mismo. El pue- blo alemán era. . pues. En ese gran acto los príncipes y las Cámaras legislativas de los diversos Estados. y correspondiese a las necesidades y as- piraciones del pueblo en su conjunto y en cada una de sus partes. tomar la forma por la esencia. a fin de que la obra estuviese exenta de los errores e imperfecciones de la precipitación y del exclusivismo.infieles. la suerte de Han- nover. BURGESS 151 debemos. Si el pueblo de Prusia hubiese tratado de impedir la formación de la Constitución im- perial. pues. llamar soberana a nin- guna de esas clases de organización. puesto que constituía la gran mayoría del pueblo alemán. ya mediante su rey o sus Cámaras legislativas.

por consecuencia. en cuantos continentes sólo del antigno. que el pueblo alemán resi- dente en los veintidós Estados puramente alemanes había llegado en 1866 a un punto de su desarrollo na- cional. Si alguna de esas tres formas de organización era sobera- na. y habría rechazado las otras formas de organización. y lo eran igual- mente. Mi opi- nión es. que el Estado alemán ha- bía llegado a existir subjetivamente. no en esas formas. Esta circunstancia. Estas tuvieron la suerte de mostrarse bastante elásticas para dar cabida a esa fuerza. e] Estado. lo cual significa- ría que el pueblo era el soberano. Comentarista y lectores caen por una . porque él y sus lecto- res necesitan tener el espíritu en constante tensión para distinguir esas formas. poro el poder original estaba en esa fuerza. en cuanto continentes del nuevo poder. sin embargo. de ellas mismas. en que la unidad étnica conducía irremisible- mente a la unidad política. Ahora: ese poder no podría tenerlo ninguna sino en cuanto apoyada por el pueblo con la fuerza y la resolución su- ficientes para vencer a las restantes. CIENCIA POLÍTICA 152 La dificultad técnica que encuentro en la interpreta- ci (sn jurídica conduce a las mismas consecuencias. hace mucho más di- fícil la tarea del comentarista. entonces las tres formas de organización eran soberanas. como idea en la conciencia del pueblo. la cual no se vió así en la precisión de des- echarlas y crear sus formas más naturales y propias. Si la prueba de la soberanía es sólo la facultad de proponer y de impedir. debió ser tan dueña de hacer como de impedir ha- cer lo que quisiere. Pero la prueba de la soberanía es más bien el poder de vencer toda resistencia y oposición. y que el estímulo a objetivar la idea en instituciones y leyes fué la fuerza que empleó las formas tradicionales de la legalidad para la conse- cución del resultado.

y. BURGESS 153 pendiente casi insensible eR los métodos jurídicos. JUAN W. (1) Jellínek: Die Lehre von Saatenverbindungen. pagados de una apariencia de exactitud lógica. pá- gina. 262. olvidan que la teoría jurídica no demostrará la guerra y la vio- lencia ni las evoluciones del poder que acompañaron al nacimiento del nuevo Estado (1). .

los marqueses. La disolución del imperio teocrático en 843 dió al Estado francés. faltaba en la Monarquía. a saber: del emperador. El principio teocrático. Puede tener un gobierno monárquico. es decir. pero le dejó desorganiza. su base territorial y étnica. del Esta - do. pero sólo eran funcionarios. en lo esencial. en que los cargos y facultades de que ellos estaban investidos derivaban de la misma fuente que la dignidad real. los marqueses. El Estado fué el emperador. fundándose. y aunque el rey post- carlovingio reclamó los derechos. no el Estado. no puede ser monárquico más que en apariencia. o es aristocrá- tico o es democrático. los derechos y poderes de prín cipos. y por consiguiente. Cuando el Estado es puramente secular. CAPITULO IV 1 FORMACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN PRANCESA El punto de donde arranca su desarrollo es también la Constitución carlovingia. en el pe- ríodo de la disolución. de do políticamente. de gobiernos autónomos en sus raspeo- . Los oficiales del Imperio pretendían ahora. facultades y prerro - gativas del emperador. corno so sabe. como hoy diríamos. condes y obis- pos se opusieron a sus pretensiones. debe ser jure divino. Quedaban el rey. go- bierno. que sus atribuciones y prerro gativas eran tan sagradas como las del rey. porque el verdadero Estado monárquico debe descansar en una base teocrática. los condes y los obispos. pero él. no el soberano.

a principios del siglo xiii. a defender la potestad real contra la «republicanización». Las confiscaciones de los territorios del duque de Norman- día y del conde de Tolosa. aumentaron imensamente el poder de la corona (3). 585. BURGESS 155 tivos señoríos. La democracia adquiría concien- (1) Martin: Histoire de France. Durante los cien primeros años. t. (3) Martin: Histoire de France. duque de la Isla de Francia (1). desestima- ron las reivindicaciones de un pretendiente carlovin- gio. t. en substancia. pág. La impotencia del rey para atajar las invasiones norman- das dió ocasión a que se organizase el Estado aristo- crático. que marcha - ron a esas campañas orientales para no volver (2). y eligieron rey a Hugo Capeto. sin embargo. 193. (2) Ibidem. 517. el Estado. aunque con la materia informe de un Estado aristocrático. la disolución de la soberanía impe- rial legó inmediatamente la forma federal de gobierno sin ninguna organización objetiva del Estado. pág. los Capetos no dispusieron más que de su patrimonio . t. El rey adoptó por norma política la unión con la burgue- sía contra los señores. Todo su adelanto se redujo. . necesaria la organización. III. t. e hizo realmente. donde los príncipes eclesiásticos y seculares constitu- yeron por su unión el soberano. JUAN W. Las Cruzadas del siglo xr libraron al rey de la presencia hostil de una gran parte de los señores. La Monarquía fué más afortunada en Francia que en Alemania. IV. III. II. Así. pá- gina 150. pág. Realizóse ésta el año 987 en la asamblea de Senlis. La tendencia del Estado aristocrático a la descentralización excesiva del gobierno fuá más re - frenada en Francia por el desarrollo de la democra- cia que en Alemania por el restablecimiento del Impe- ri©.

Los reyes Valois volvieron la espalda al pueblo. como el único y exclusivo órgano de gobierno. (3) R g. CIENCIA POLÍTICA 156 cia de sí propia. Este último fomentó el des. en 1328. I. La inconstancia de este príncipe con respecto a la causa popular. en 1429 (3). es la sociedad democrática con gobierno monárquico. contuvieron el desarrollo de lo que llaman los publicistas la Monarquía absoluta. de que con tanto trabajo y persistencia ha- bía conseguido privarles parcialmente la rama ante- rior (2). El rey Carlos VII no lo comprendió.nke: Franzlisische Geschichte. pera' sí su. . que.—Kit- chin: History of France. En las primeras dé- cadas del siglo m y parecia a punto de consumarse la unión del rey con el pueblo. A causa de esa detención revivió en Fran- cia el Estado aristocrático. Tal fué la significación política de la aparición de la Pucelle. 44. pág. 4 (1) Ibidenl. como he de- mostrado ya. contuvieron la organización del Estado democrático en derredor del rey. el rey llevó adelante las cosas demasiado rápida y precipitadamen- te. pág. J. 192. (2) llankcJ: FranzUsische Geschichte. t. vol. los infor- tunios de su familia y la transmisión de la corona a la rama Valois de los Capetos. t. Sin embargo. pág. vol. Luis XI (4). es decir. II. sucesor. 522. el pueblo necesitaba una educación más larga. Antes de la muerte de Felipe el Hermoso empezó la reacción (1). 100. y. IV. así enflaquecido. El Esta- do aristocrático estaba en trance de disolverse. llegó el Esta- do francés al siglo de guerra con Inglaterra. y buscaba su primera forma de orga- nización en torno del centro real. un desarrollo más gradual. 37. t. pág. cuando vino a redimirle la democracia francesa. I. y restituyeron a los señores la autonomía. La consecuencia natural fué la descentraliza- ción del gobierno. pág. (1) Kitebin: History of France.

representó la idea jacobina. pero que el acto de decretarla. contribuyeron no poco a desenvol- ver la idea de que había que deshacerse del rey para afirmar incontrovertiblemente la soberanía del Estado democrático. que la Asamblea se limitaba a _elaborar la Constitución. proclamadas a la faz del pueblo. No se consideró a sí pro- . no obstante. El cuerpo reunido por el rey en concepto de États généraux se transformó en una Asamblea nacio- nal constituyente: el Estado democrático se dió su for- ma de organización natural. co- rrespondía al rey. la sociedad democrática. en 1789. Desde Luis XI hasta Luis XVI. pues. Esas reivindicaciones. con un gobier- no monárquico. Este cuerpo fué. la idea demo- crática extrema del Estado. o sea durante tres siglos. e hizo de la corona el sostén de sus derechos contra la aristocracia. JUAN W. el sistema político de Francia fué un Estado democrático inorgá- nico. el acto soberano. Por fin.. La segunda Convención. o bien. la de 1792. bajo la forma de organización libremente elegida. fué ela- borada y decretada por esa Asamblea. la organización soberana del Estado. La acepta- ción de la Constitución por parte del rey no fué más que una fórmula para salvar las apariencias. capacidad para la organización democrá- tica del Estado. La primera Constitución escrita de la Francia democrática. llegó el momento de esa organiza- ción. la sociedad democrática bajo una organización monárquica. la de 1791. es decir. Tal fué la significación científica del destro- namiento y ejecución del rey. Los abo- gados del poder real sostuvieron aún. Eso fué lo que salvó a Francia de la desunión de Alemania durante el perío- do en que la democracia adquiría conciencia del Esta- do y atravesaba la escuela preparatoria donde debía formarse su. BURGESS 157 arrollo de la democracia.

elaborada por la Convención y decretada por el plebiscito. y volvió a someterla al plebiscito. La reforma de esta Constitución (1) Lebor: Das Staatsrecht der franzbsischen Republik.011. La Constitución de 1793._a como una Asamblea constituyente.. y apeló para su justifica- ción al plebiscito. (3) Imbon: Das Staatsrecht des franzbsischen Republik. Bonaparte (2).562 en contra (3). pág. por consi- guiente. el Estado. En 1799 le derrotó Bonaparte con sus soldados. como el soberano. no debe imputarse a Bonaparte la introducción de ese princi- pio en la política francesa. pues. 12. Le encontró allí: era el le- gado del jacobinismo al Imperio. Re- conoció.5' p. al pueblo. El Estado necesitaba entonces un gobierno más fuerte que el creado por ella. Pero el nuevo gobierno no demostró ser bastante fuer- te para las necesidades del Estado. (2) Ilvidem. Convención misma proyectó otra Constitución dos arios después. La. 13.1. Así. que el soberano. Fuá aprobada por una inmensa mayoría. pAg. . pág. Es la doctrina pura y simple del plebiscito. Sometió la Constitución que había proyec- tado al sufragio universal directo del pueblo (1). Su doctrina era también. el Estado. organizado en sus r especti- vos distritos electorales.s poderoso. 14. mandada por el joven oficial de artillería de Tolón. CIENCIA P oLl TICA 158 . institu- yendo un gobierno mz. sino sólo como iniciadora. y puesta en vigor con ayuda de la tropa. no llegó a regir . y la aplicación afor- tunada que hizo de él Bonaparte demuestra hasta qué punto se acerca la extrema democracia al verdadero cesarismo. La Constitución que propuso fué ratificada por el sufra- gio popular. teniendo 3.007 votos en su favor por 4 1. era el pueblo or- ganizado en sus asambleas o distritos electorales.

de manera que en el régimen imperial se conservó la doctrina jacobina de que el Estado es el pueblo organizado en sus distritos electorales. y finalmente el establecimiento de la Constitu- ción imperial de 1804. La primera Constitución después de la caída de Bo- n aparte y de la restauración de los Borbones.no podía ser definitivamente satisfactoria. t. pág. sin enunciarle teóricamente. La Asamblea creada por la Constitución borbónica se adelantó al pueblo. Carlos X proclamó la soberanía del rey sobre la Constitución. (3) Ibidem. Por consiguiente. el rey podía oponer su veto a todos los actos de la misma. La consecuencia fué la revolución de 1830. el censo electoral era tan elevado. revisó la Constitución. 103. la doctrina que forma su base es que él Estado so hallaba organizado en el rey. y trató de ejercerla ditando me- didas que exacerbaban al pueblo (3).000 electores (4). . El sucesor de Luis XVIII no fué tan prudente. 16. la de 1814. pág. 15. o más bien. Luis Felipe la aceptó. pág. reconociendo así la soberanía del pueblo or - ganizado en la Asamblea. V. BURGESS 159 en 1802. se apoyaron igualmente sobre el plebiscito. En primer término. nota. y en segundo lugar. V. fuesen enmiendas (1) Ibidem. 352. JUAN W. procedía enteramente del rey (1). pág. (4) Lcbon: Das Staatsrecht des franz6sischen Republik. (2) Laballée: Histoire des Franois. Pero esta solución del problema de la organización del Estado. y exigió a Luis Felipe que la aceptase como condición de su elevación al trono. t. El rey aplicó con astucia este principio. al populacho. al reformar la Constitución en algunos puntos en armonía con las miras populares (2). que la Asamblea no representaba más que unos 300.

El pueblo decidió favorablemente la apelición' presidencial. 16. Era la organización soberana del Esta- do (2). II. y el 4 de Mayo se constituyó la Asamblea. pág. pág. pág. O en otros términos: restableció el principio de que el Estado es el pueblo organizado en sus circunscripcio. Finalmente. y apeló al pueblo a fin de que le autorizase por sufragio directo para establecer una Constitución. 17. se desentendió del método que la Constitución prescribía para introducir reformas en la ley fundamental. y. y quedó restablecido el princi- pio del plebiscito (3). El gobier- no provisional. CIENCIA POLÍTICA 160 a la Constitución o leyes ordinarias. Luis Napoleón fué elegido Presidente de la República. cuyas bases presentó en la convocatoria. hallándose en con- flicto con la Asamblea. 1 nes electorales. (2) Stern: Revolution de 1848. y como tal redactó y decretó la Constitución de 1848. Pero Napoleón se aprovechó del flaco de la demo- cracia francesa por el plebiscito. (3) Lebon: Das Staatsrecht des franz5sischen Republik. convocó al pueblo para elegir por sufragio universal los miembros de una Conven- ción constituyente. t. 16. La oposición del rey a la extensión del sufragio —extensión que hubie- se hecho de la Asamblea una organización más fiel del Estado— provocó la revolución de 1848 (1). que asumió el Poder después de la expulsión del monarca. por plebiscito se implantó la Constitución imperial de 1852 (4). y prisionero el em- perador. Derrocado el Imperio en 1870. . fué preciso establecer un gobierno provisio- nal. pág. 212. (4) Ibidem. Asumieron el Poder los representantes de la ciudad (1) Ibidem. Las elecciones se verificaron du- rante el mes de Abril.

por sufragio universal. en vez del 16. Esta suspendió la convocatoria para las elecciones de una Asamblea constituyente. y manifestó su resolución de erigirse en Poder dictatorial para expulsar a los invasores. y dispuso que se celebrasen las eleccio- nes en el día primitivamente señalado. para el caso en que se interrumpiesen las comunicaciones de París con las provincias. Inmedia- tamente se encargó del departamento de Guerra y asu- mió el poder dictatorial. El 8 de Octubre Gambetta. cortan- do toda comunicación con el resto del país. y. JUAN W. y fijó como fecha el 2 de Octubre. señalaron la fecha de 16 de Octubre para la reunión de la Asamblea. Pero las provincias del Mediodía y del Oeste demostraron su disgusto por la actitud del gobierno de Tours. El gobierno de Tours volvió so- bre su acuerdo. a fin de organizar las provin- cias para salvar a París. tuvo que asumir el gobierno la delegación de Tours. Lo supo el gobierno de París por noticia transmi- tida en globo. BURGESS 161 de Paris en el Cuerpo legislativo del Imperio. Resolvió también apresurar las elecciones para la Convención. Se formó en Tolosa la liga del Mediodía. anuló esa segunda convocatoria. de los representantes de una Convención constituyente. con obrar por su propia cuenta. in- dependientemente de París y de Tours. cediendo al influjo de Gambetta. en 8 de Septiembre publicaron una convocatoria para la elec- ción. La aproximación de los ejércitos alemanes indujo al gobierno provisional a enviar a Tours un delegado. Crémieux. salió en globo de París y se dirigió a Tours. Con todo. Pero el Mediodía se sublevó. 11 . Pero antes del 20 de Se- tiembre los alemanes habían cercado la capital. el 16 de Octu- bre. y Esquirós asumió a su vez en Marsella poderes dictatoriales. por consiguiente. Fuera de París. y amenazaron. y de- signaron como sitio la ciudad de París.

Claro es que esto no podían consentirlo los alemanes. Los alemanes pidieron que el gobierno provisional de París convocase inmediata- mente a elecciones para una Asamblea constituyente. Bismarck protestó contra esa medida. naturalmente. CIENCIA POLITICA 162 Gambetta pudo reprimir esos movimientos. al fin el 31 de Enero transmi- tió a los funcionarios las ordenes necesarias. pero tenia que contar con la delegación de Bur- deos para la ejecución del decreto. en atención a que los compromisos interna- cionales. El avance de los alemanes obligó al gobierno a retirarse a Burdeos. y el 2 de Noviembre el gobierno de Tours decretó la levée en masse para la expulsión del invasor. a fin de discutir los preliminares del tratado de paz. disponiendo que las elecciones se verificasen el 8 del mes siguiente (Febre- ro). Aunque Gambetta opuso alguna resistencia. con el gobierno provisional. Este cuerpo asumió las atribuciones y responsabilidades . Apremiado por el invasor. que debería reunirse de allí a catorce dios en Burdeos. Desde este pánto-inauguró la campaña para el socorro de la capital. el gobierno de París publicó el decreto de convocatoria. El 8 de Febrero se celebraron las elecciones. podían no ser considerados como obli- gatorios por el partido excluido. y el 28 de Enero de 1871 capituló París. Fracasó el intento. y el gobierno de París la anuló y declaró- revocadas las facultades de la delegación de Burdeos. no sin exigir que se privase del derecho electoral a los bona- partistas. si algún día volvíaal Poder. elegida por su- fragio universal. adquiridos por una Asamblea exclusivamen - te republicana. que. Los alemanes no querían entenderse. representaba al pueblo todo. y el 13 se reunió en Burdeos la Asamblea. en atención a que el pue- blo francés podía no considerarse obligado por sus actos. En su consecuencia.

es el pueblo organiza- do en una Convención nacional constituyente. a una apreciación reflexiva del derecho y la política del Es- tado. JUAN W. que. sobre el cual descansa la actual Constitución. si ha de haber una verdadera organización del Estado de- mocrático. sean capaces de llegar. Es peligroso además servirse de esa organización para tales fines. como se ha visto. cuando se mira desde un punto de vista central. pondrá al pueblo en la alternativa de elegir entre la aproba7 ción de su arbitrario régimen o los horrores de la re- volución. El cuerpo que propone laConstitución o la enmienda de la Constitución debe ser un cuerpo ver- daderamente representativo de todo el pueblo. ni con mucho. BURGESS 163 del gobierno. Por consiguiente. una vez alcanzados los poderes del gobierno. Esto. y entonces es cuestión de poca entidad que se recurra o no al plebiscito para sancionar la . El fin propio de esa espe- cie de organización es elegir cierto número de perso- nas que. Es de desear que la democracia francesa se haya emancipado al fin del error de mirar el plebiscito como la forma propia de la organización del Estado. abra el camino al César. El sis- tema del plebiscito es muy falaz. el Estado francés. para el examen y determinación inmediata de los principios de ese derecho y de esa política. consideradas en conjunto. siempre que el plebiscito la ratifique. pero no es a propósito. mediante discusión de sus opiniones. y a los seis aflos hizo y decretó las Cons- titución actual de la República francesa. Su primer peligro consiste en que la organización del pueblo en los comi- cios es una forma de organización tan débil que no dis- ta mucho de la desorganización. porque acostumbra al pueblo a la idea de que importa poco quién propone la Constitución o la ley.

han llegado al período democrático de su desarrollo. CIENCIA POLÍTICA 164 obra. que poco se ganaría con destruirlas. Si se extremase su empleo para tales fines. pero no lo son más que en apa- riencia. y aun así. Dos de ellos se consideran usualmen- te como monarquías. En Inglaterra y en Alemania esas formas an- tiguas se han adaptado hasta tal punto al nuevo con- tenido. Su empleo será más a menudo perjudicial que ventajoso. acaso durante siglos. quizá tendrían que ceder su puesto a formas que res- pondiesen mejor a las actuales condiciones del poder. pero si acreditan la elasticidad suficiente. no dejan de ser terreno ventajoso para oponer resistencias al nuevo orden de cosas. sin duda. y alguna confusión originan en la organización del Estado. . a duras penas. cuyas Constituciones me propongo examinar en la siguiente parte de esta obra. Con lo dicho se ve que los cuatro Estados. No hace falta gran re- flexión para descubrir que en esos casos nos hallamos frente a formas antiguas continentes de una fuerza nueva. Algo ofus- can. al observador. podrán pres- tar aún sus nombres y sus títulos a los nuevos poderes durante décadas.

PARTE SEGUNDA DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO LIBRO PRIMERO • .

.

La segunda parte fundamental de una Constitución completa es la que yo titulo constitución de la libertad. . se acumularán los errores hasta que la vida del Estado no pueda salvar- se más que con la revolución. La primera es la organización del Estado para realizar las modificaciones constitucionales fdtu- ras. consagrando a su éX£1. Una Consti- tución. depende que el Estado se desenvuelva conti- nua y tranquilamente o que sufra alternativas de estacionamiento. la constitución del gobierno. pues. Es la parte más importante de las Constituciones. No creo. De su existencia y acierto. Es lo que se llama comúnmente la cláusula de reforma. y la tercera. con sólo que el Estado se halle organizado acertadamente en el Códi- go fundamental. imperfecta y errónea en sus otras partes. De ellas trataré en el se- gundo y tercer libro de esta parte. os decir. fácil- mente puede completarse y corregirse.- men un libro entero en el plan de la obra. Una Constitución completa consta de tres partes fun- damentales. correspondencia con las condiciones reales y na- turales. retroceso y revolución. y el poder que esa cláusula define y regula es el poder reformador. exagerar la importancia de este punto. de su. La ormilizadll del Estalo 611 la l'imstitticiáll. paro. si no es así.

basta la simple mayoría de un quorum en cada una para tal legislación. CAPITULO PRIMERO LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO EN LA CONSTITUCIÓN BRITÁNICA A falta de una ley constitucional perfectamente se - parada de la legislación ordinaria. Si no lle- gan a un acuerdo. 34. hay que recu- rrir a los precedentes para esta cuestión como para to- das las tocantas al régimen inglés. cuando emanan las dos del mismo cuerpo. me parece. los principios generales de libertad. . Pero po- demos convenir. debida a un cuerpo diferente y contenida en un solo texto. en que la soberanía. la forma y organiza- ción del gobierno. y nos vemos reducidos a las menos seguras de la ciencia po- lítica y del derecho constitucional comparado. Ahora bien. y la Cámara de los Comunes insiste (1) Anson: Law and Custorn of the Constitution. y el carácter y extensión del sufra- gio son los asuntos naturales del derecho constitucio- nal. Si las dos Cá- maras están de acuerdo. cuando el Estado británico se ocupa de estas cuestiones las trata exactamente lo mismo que cualquier cuestión ordinaria de derecho: el Parlamen- to determina la ley que las regula (1). Es difícil distinguir con exactitud la legislación constitucional de la ordi- naria. pág. Nos falta por completo la piedra de toque jurídica.

elegida con un sentido o tendencia particular. Si decreta la disolución. 295. pág. el ministerio resigna. la Corona y los Lores se verán en la precisión de ceder (1). Pero esta es exactamente la norma para legislar sobre cualquier asunto. porque el pueblo no vota directamente sobre las proposiciones de ley. . JUAN W. Eso obligará a la Corona a elegir un ministerio de la oposición. en la acepción francesa. no contando con el apoyo de la Cámara. y las elecciones dan la mayoría al mismo partido que antes. Hay una gran ventaja en esta correspondencia y continuidad entre la organización revolucionaria del Estado fuera de la Constitución y la que alcanza den- tro. al mismo tiempo que ga- rantiza un acuerdo esencial entre el pueblo y sus re- presentantes. En otros términos: la orga- nización del Estado dentro de la Constitución es la misma que fuera de la Constitución: es la Cámara de los Comunes últimamente elegida. y por ese mismo camino ha venido a ser lo que es la Constitución actual. Entonces la Corona tendrá que acep- tar otro ministerio de la mayoría o disolver el Parla- mento. pero ese ministerio. Toda diferencia en este sentid es antinatural y (1) Bagehot: The English Constitution. BUftGESS 169 en el suyo. Así. y que no quedan ligadas por el parecer de los electores. la Corona puede crear un número suficiente de Pares nuevos patrocinadores de la medida: Si no lo hace. sino por las personas que las apoyan o las comba- tan. el plebiscito inglés evita los peligros a que está expuesto el francés. no puede gobernar. y los miembros del par- tido que él representa en la Cámara de los Comunes se niegan a formar nuevo gabinete. es el pneblo político organizado mediante sus representantes en esa Cáma- ra. No es esto el plebiscito.

o que se ha entorpecido el desarrollo propio del Estado. se ata por formas que limitan su libertad de ac- ción original. no tar- dará en verse. introduce confusiones: hace difícil determinar qué medidas legislativas deben mirarse como fundamentales u orgánicas y relativa- mente estables. Eso. Debe. desecha las que la defendían originalmente contra adversas eventualidades. ofre- ce desventajas. al revés. DEI. Por ejemplo: es frecuente oir decir statutory Parlia•ent. Yo no sé qué otra especie de Parlamento podía crearse legalmente en Irlanda. Supongo que con esa expresión quería decirse que el Parlamento irlandés en proyecto sería una institución que podía ser abolida por el Parlamento de Westminster. o. suponerse que respon- de a la naturaleza efectiva del poder. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 170 artificiosa. Mas para esa correspondencia ventajosa no es me- nester que dicha organización del Estado sea juntamen- to el todo o una parte del gobierno. T.) .tuto) del Parlamento Imperial. o que éste se ha comprometido en temerarias y funestas experiencias. cuando el Estado provee a su organizacion propia en la Consti- tución. pues. hablando del propuesto por Gladstone para Irlanda (1). y que sólo podría moverse dentro de la órbita trazada por esa ley. ni en ninguna otra parte de los dominios británicos sometidos al Parlamento de Westminster. la identidad entre la orga- (1) Es decir: ParlaInento que debería su existencia a una ley (est3. pero toda institución del Estado bri- tánico puede ser abolida de ese modo. La organización del Estado fuera de la Constitución es consecuencia de un libre desarrollo de la sociedad política. La expresión es defectuosa: para un lector americano implica una ins- titución menos independiente de lo que debía ser la proyectada. Por el pronto.—(N. Si ahora. Por otro lado. y cuáles como leyes ordinarias. al reves.

que la organización del Estado en la Constitución británica tiene sus ventajas y sus incon- venientes. y. pero todo lo hace depender de la discreción. Por el último. y de arriba la tendencia a conservar. esa identidad hace imposible el sistema fede- ral de gobierno. Gracias a su correspondencia. JUAN W. precisa en su acción y de fácil empleo. si es que no perecían. a menos que am- bos se apoyen en una base común. de la integridad y del par- tido que cuenta con mayoría en la Cámara de los Co- munes. con la organización revolucionaria del Es- tado fuera de la Constitución.esa re- lacion entre uno y otro es imposible. Si faltasen tales cualidades en ese cuerpo. o de una parte del gobierno deja a la libertad individual en la Cons- titución menos independencia de la que exige su im- portancia para la prosperidad de la sociedad: abre el camino para que el gobierno pueda invadir ad libitum el dominio propio de la autonomía individual. y deja al individuo indefenso contra tales invasiones. pa- decerían inevitablemente. BURGESS 171 nización del Estado y la del gobierno. por otra. dotada de un poder absoluto. Tal sistema descansa en el principio de que el gobierno central no puede destruir ni modi- ficar el local. Se verá. o de otro modo: la coordinación de esos gobiernos independientes como partes de un sistema político armónico exige una or- ganización del soberano. con el go- bierno. del Estado. . recibe de abajo el estímulo para reformar. distinta de los dos y superior a los dos. pues. Es una organización conforme con la reali- dad. la libertad del individuo y el bienestar de la sociedad. ni el gobierno local el central. por una parte. y.

siempre que lo juzguen necesario dos tercios de ambas Cámaras. corno parte de esta Constitución. propondrá enmiendas a la Constitución.» La primera de estas condiciones no tiene ya apli- cación. una vez ra- tificadas por las Cámaras de las tres cuartas partes de los Estados o por Convenciones reunidas en las tres cuartas partes de los mismos (según el Congreso pro ponga uno ú otro modo de ratificación). tan vigente y es tan obligatoria como cualquier otra parte de la Constitución. Como ya he dicho. serán válidas para todos los efectos. 5. las cuales. en uno y otro caso.' de la Constitución de los Estados Unidos dice: «El Congreso. y siempre que no se prive a ningún Estado. sin su consentimiento. huelga su examen. pero la segunda está. convo- cará una Convención para proponer enmiendas. por consiguiente. de su representación igual en el Sena- do. y. a lo que hay que atender para el examen de la or ganización constitucional del Estado . siempre que ninguna reforma que se haga antes del año mil ocho- cientos ocho afecte en manera alguna al primer ni al cuarto párrafo de la novena sección del primer artícu- lo. CAPITULO II LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO EN LA CONSTITUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS El art. a instancia de los Cuerpos legisla- tivos de las dos terceras partes de los Estados. o.

según la letra de la ley. y de decretar realmente la Ctonstitución. cono el Congreso Continental. en primer término. Pero. El pueblo de los Estados Unidos. y. o con las condiciones sociales existentes. per otra parte. Esa era la aparente . Esta. JUAN W. una organización que se acerca mucho en la apariencia a la original. a saber: una Convención para proponer reformas. de prescindir en la práctica del Congreso con- federado y de las Cámaras legislativas particulares. dió a ese cuerpo la fa- cultad . y la única que se ajusta a la situación y a las relaciones naturales de lo que po- demos llamar sociedad política americana. esta teoría del carácter y papel de la Convención es la única que ex- plica científicamente sus actos. y quizá triple o cuádruple. era un cuerpo único. si la sociedad política ha traspasado los límites de esa organización ' original. y Convencio- nes del pueblo de los diversos Estados para ratificarlas. Como he dicho. y que adoptaba sus resoluciones por simple mayoría. El artículo 5. aunque some- tiéndola formalmente a la ratificación de los represen- tantes inmediatos elegidos por el pueblo de los Estados para ese objeto especial. la Convención general es un cuerpo meramente iniciador. con la organización revolucionaria del Estado anterior a la Constitución. en nuestro actual sistema. En un capitulo precedente de esta obra he procurado demostrar que la verdadera organi- zación soberana de los Estados Unidos. con el gobierno creado en la Constitución. representante de todo el pueblo de los Estados Unidos. fué la Convención Constituyente. Pero la or ganización del Estado en la Constitución es de un ca- rácter doble.' establece. que la organi- zación del Estado. como un todo. y una mayoría de las Convenciones particulares (las tres cuartas partes) es la verdaderamente constituyente. BURGESS 173 es a su relación: por una parte.

El Con- greso jamás ha tocado al asunto. como he dicho. En tal caso la Convención nacional podría pro- poner y hacer que se aplicase un método de ratificación diverso del prescrito en la Constitución actual. como hizo la Convención de 1787. Teóricamente. reviste de la potestOld soberana al Congreso y a los cuerpos legislativos de los diversos . Otra Convención. y no la legalidad esta- blecida. designaba los cuerpos que debían ratificarla y determinaba la mayoría necesaria para la ratificación. a no ser que prevaleciera un interés par- cial absorbente en más de una cuarta parte de las úl- timas. lo cual es un gran adelanto en derecho constitucional. que representase fielmente en un solo cuerpo al pueblo entero de los Estados Unidos. como lo fuó aquéllo. aquel cuerpo ejercía en realidad facultades constitu- yentes cuando formaba una Qonstitución enteramente nueva. es muy de lamen- tar. relación entre la Convención primitiva de 1787 y las Convencione s de los Estados. La segunda forma de organización del Estado den- tro de la Constitución. nos coloca- ría en situación ventajosa para resolver las muchas di- ficultades que nacen de confundir el Estado con el go- bierno. Se notará que la Constitución no entra en los por- menores de esa forma de organización del Estado. pero. 174 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO ts. y la Constitución no ha sido modificada nunca por el soberano bajo tal for- ma de organización. quizá podría tener el influjo moral suficiente para que sus acuerdos pasasen sin alteración en las Convenciones particulares. de modo que los deja implícitamente al Congreso. Porque tenemos en el papel una organización de la soberanía separada de los órganos del gobierno. y si se aplicase positivamente en la práctica. pero esto sería una revo- lución.

contra su voluntad. La dificultad que ofrece este sistema. aquí caemos en confusiones e inter- pretamos mal el verdadero carácter de esos miembros. porque a nosotros no nos falta por eso la clave jurídica para discernir el derecho constitucional. La Consti- tución de 1781 Investía de la facultad de reforma a esos mismos cuerpos. con simple mayoría de los Esta- dos representados en el cuerpo iniciador. Sólo son constitucionales las leyes que emanan a la vez del Congreso y de las Cámaras de los diversos miembros de la Unión.n. Cuando cabe someter. e introduce en las cuestiones de derecho publi- co esa confusión de ideas que tiene su origen en la falta de una clara distinción entre el gobierno y el Estado. pero exigía unanimidad en los cuerpos ratificantes. a cual- quiera de las colectividades unidas. considerándolos como Estados. La di- ferencia es fundamental: el sistema de ahora aparece como consolidado frente al carácter confederado del otro. y no como gobiernos simplemente. pero es mucho más fácil compren- . JUAN W. mientras que la Constitución actual no exige más que una mayoría de tres cuartas partes de los primeros. Verdad es que eso pasa también en cier- to modo. puesto que el primero propone y los segun- ' dos ratifican las reformas constitucionales. cuando los cuerpos que ratifican son Conven- ciones del puebló. Sin duda. mientras que las leyes ordinarias son hechas por esos cuerpos separadamente. es que identi- fica la organización del Estado con los órganos del go- bierno. punto más importante aún. Pero en lo que toca a saber si la soberanía reside en la Unión o en los miembros que la formq. y una mayoría de dos tercios do las dos Cámaras del segundo. BURGESS 175 Estados. el inconveniente no es el mismo en nues- tro sistema que en el inglés. el confederatismo está vencido.

debe suponerse que los que están avezados a las tareas legis- lativas. k beranía estriba en su conveniencia. expondría a incertidumbres y confusiones sobre el punto más vital de nuestro siste- ma. Los cuerpos llama- dos a obrar. creadas di rectamente por la Constitución de los Estados Unidos. son instituciones de los Esta- dos Unidos. y. dentro del mé- todo ad p pta. como ya he dicho. pues. Al revés.lo. existen siempre. aun actuando sólo en este concepto. Además. Cualquiera de esas formas de organización sería más conveniente que la tratada en primer lugar. En tercer término. no ha llegado a elaborar un sista:no . El Congreso puede. si se examina el artículo consti- tucional referente a este punto. No cabe duda de que la primera. No hace falta. gas- tar tiempo. y sólo para fines de los Estados Unidos. Bajo esa forma de organización ha realizado la soberanía todas las refor- mas de nuestro derecho constitucional. energía y recursos especiales para traerlos de la existencia potencial a la efectiva. la combinación de la Convención general con las Cámaras particulares. que admitir que lo sean las Cámaras le- gislativas locales. La ventaja de esta forma de organización de la so. Sin embar- go. o combinar la Conven- ción general con las Cámaras legislativas locales. especialmente. ha determi- nado la práctica de nuestro sistema. la combinación del Congreso con las Con - Venciones particulares sería una forma de organiza- ción menos expuesta a ese peligro y muy conveniente. se verá que el Con- greso puede decidir el método de ratificación que debe emplearse. pues. combinarse con las Convenciones del pueblo. consideración. 176 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO der que estas últimas. El Congreso. saben mejor cuándo y dónde deba modificarse o completarse la ley fundamental. no ha recurrido nunca a semejantes combinaciones.

en la fórmula para someter a ratificación una proposición. con asistencia de dos tercios de ambas Cámaras. propuesta a la Constitución de los Estados Unidos. cómo se comunicarán al Con- greso los acuerdos de estos cuerpos. pág. 1 vol. vol. vol. BURGESS 177 completo de procedimiento. y desde qué fecha una propo- sición aprobada se considera en vigor. XIV. el Secretario de Estado dispondrá inmediatamente que se (1) United Satates StatWes at Large. págs. 567. Para esto sería menester resolver las siguientes cuestiones: si la reforma pro- puesta ha de sujetarse al veto del Presidente. según las prescripciones de la Constitución. acuerdan: Qie se proponga a las Legislaturas de los diversos Estados el siguiente artículo. la cual. como enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. como parte de la ley fundamental. 358. JUAN W. qué período ha de fijarse para las deliberaciones de esos cuerpos sobre la propo- sición o proposiciones. 30f. si deben reunirse al efecto las dos Cámaras de cada una. en el precepto relativo a la Proraulga. XIII. 346. en qué forma ha de someterse a las legislativas de los Esta- dos. 1. será válida como parte de dicha Constitución» (1). segundo. vol. una vez ratificada por las tres cuartas partes de dichas Legisla- turas. p: 4. concebido así: «Cuando el Departamento de Estado reciba comunicación oficial de haber sidoadoptada una enmienda. 402.ción. si las resoluciones de esos cuerpos sobre la proposición o proposiciones del Congreso están sujetas al veto de los jefes ejecutivos. XV. II. vol. reunidos en Con• greco. pág. pág. cuya fór- mula dice así: «El Senado y la Cámara de representan- tes de los Estados Unidos de América. 97. Todo lo que debemos al Congreso sobre este punto se contiene: primero. si cualluiera de ellos puedo volver sobre su acuerdo antes o después de notificarlo al Congreso. 12 .

especificando los Estados que la hayan adoptado. la Constitución de los Estados Unidos declara que «toda orden. No obstante. con su certificación. está sometida al veto del presidente (2). Aquí parece haber a todas luces una contradicción entre la ley y la práctica. Se dice a veces que esta cuestión carece de valor positivo. sec. Si lo hace. SEC. que exija el concurso del Senado y de la Cámara do Representantes (excepto en lo relativo a la suspensión de sesiones)». I. Creo que os un juicio superficial. se verá que el Congreso considera sustraída al veto del presidente la presentación de proposiciones de reforma. sec. Art. Examinando la primera disposición. puede reducir a la nada el veto del presidente (3). resolu- ción o votación. y declarándola válida para. 205. pág. por grande que sea la mayoría que primitivamente los adopte. Las resolu- ciones de esta índole no aparecen en los Estatutos como aprobadas por el presidente de los Estados Unidos. y no es absolutamente imposible que las obje- ciones del Presidente alteren la votación en proporcio- nes bastantes para que se deseche o enmiende la pro- posición primitiva. 236. pág. 247. y certificadas por los secre- tarios ele las mismas. (1) Revised Statutes of the United States. desde el ins- tante en que la mayoría de dos tercios. necesaria para acordar la proposición de refbrma. (3) Pasciaal: Annotated Constitzttion. todos los efectos corno una parte de la Constitución de los Estados Unidos» (1). los acuer- dos deben someterse a una segunda deliberación y vo- tación. El presidente puede oponer su veto a los acuerdos del Congreso. 178 DERECII0 CONSTITUCIONAL COMPARADO publique en los periódicos autorizados para promulgar las leyes. 7. 32. sino firmadas por los presidentes de la Cámara de Re - presentantes y del Senado. . 3.

Virginia. más que una simple mayoría de las Cámaras del Congreso. 3. U. BURGESS 179 Nótese. tenemos una de- cisión del Tribunal. Puede muy bien sostenerse que. JUAN W. como el contenido de las proposi- ciones. afortunadamente. toda vez que la Constitución dice sencillamente que el Congreso de- terminará cuál de los dos métodos de ratificación debe seguirse. Si no es así. 378. Reports. . en número suficiente para conver- tir las reformas proyectadas en parte de la Constitu- ción. S. eludiendo así el veto del Presidente sobre este punto. y que no depende para su va- lidez de ratificación. pasan a manos del secretario de Estado de los (1) Hollingsworth v. el acto de someterla debe hacerse en la forma de una ley. es decir: quedando sujeto al veto presiden- cial. Es una cuestión resuelta en de- finitiva por el Congreso. que la práctica del Congreso es relacionar la determinación de los cuerpos a que han de someterse las proposiciones (Convenciones o Cámaras) con el acuerdo de someterlas. pero. sin fijar la mayoría necesaria para hacerlo. entonces no veo que se necesite nun- ca. Dallas. La cuestión de decidir a qué cuerpos deben someterse las proposicio- nes es evidentemente diversa de la cuestión interna de la proposición misma. Después de sometidas las proposiciones. para decidir esta cuestión. la cual declara que el procedi- miento seguido por el Congreso está de acuerdo con la Constitución (1). hasta que las rati- ficaciones de éstas. el Congreso lo deja todo a las Cámaras locales. aunque el contenido de la proposición le determine sólo el Con- greso. Hay que confesar que el lenguaje de la Constitución sobre este punto importantísimo no es claro. y que la jurisprudencia establecida por el Congreso parece en pugna con él. por otra parte.

a saber: que un Estado puede volver siempre sobre su negativa a ratificar. cesa su facultad de intervenir en el asunto. Por ejemplo: si una Legislatura rati- ficase. a saber: que un Estado no puede introducir alteraciones en la proposición del Congreso. La Constitución les confiere la facultad de ra- tificar. En la práctica se ha tocado una cues- tión e indicado una solución durante este trámite del procedimiento. sin embargo. pasada la cual daría por nula su ratificación. pero no el derecho de iniciativa. ni ratificarla condicionalmente. Es. si aún no ha sido promulgada la refor - ma. 203. pero que la rati- ficación. pág. (1) Cooley: P rincipies ®f Constitutional Lato. El Congreso no le ha hecho. No es tan se- guro. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 180 Estados Unidos. no puede decirse sobre seguro que eso no estuviese dentro de sus atribuciones. no plenamen- te decidida (1). la única interpretación recta del caso. que no puedan poner condiciones a su ratificación. La Constitución de los Estados Unidos no determina fe- cha para la ratificación. una vez votada. Puede sostenerse con cierta razón que hay otro punto implí- cito en los precedentes. pero fijando cierta fecha. ni antes de reunirse el número suficiente. a menos de obtenerse para entonces o antes la de las Cámaras de las tres cuartas partes de los Estados. Digo que esta solución está indicada tan sólo. sin duda. no pueda retirarse. Desde que un Estado particular comu- nica oficialmente su ratificación al secretario de Esta• do. Claro que la introducción de alteraciones sería una extralimita- ción de las facultades conferidas en la materia a las Cámaras locales por la Constitución de los Estados Unidos. . ni des- pués de reunido el número de ratificaciones suficientes para convertir la enmienda propuesta en parte de la Constitución.

y que no se ha dado un sólo paso en ese sentido por el procedimiento de reforma que tal artículo prescribe. Creo también que. Cuando reflexiono que nuestras condiciones y relaciones naturales han ido exigiendo una gradual fortificación y extensión de las atribucio- nes del gobierno central. porque poner condiciones a la ratifica- ción sería ejercer el derecho de iniciativa. en términos de que caduque. sino es a consecuencia de la guerra civil. 674. No soy de los que creen que hemos acabado ya con las guerras en el mundo. JUAN W.831. pág. 11 1.de condiciones.826-1. . sin objeciones. vol. interpretan- do rectamente . Sin embargo. y puesto que esa concesión no habla más que de ratificar. si es licita la ratificación en cualquier otra forma que la directa y más sencilla. lógico es deducir que. que gran parte de la civilización universal ha de obtenerse aún por ese medio aparentemente des- (1) Story: Commentaries on the Constitution of the United Mates. El único dere- cho que tienen las Legislaturas en este punto deriva de una concesión expresa de la Constitución de los Estados Unidos. V de la Constitución Mr. lo será solamente con autorización previa del Congreso. creo. II. Story (1) y otros comentaristas. que una proposi- ción permanezca sin resolver indefinidamente. al contrario. BURGESS 181 y no puede admitirse. Yo no puedo adherirme a los elogios incondicionales que tributan al art. según la Constitución. creo que las Cá- maras locales no pueden poner a su ratificación ningún género-. no puedo menos de pensar que la or- ganización del poder soberano en la Constitución no ha respondido a su objeto. debe llegarse a la misma consecuencia. y el derecho de iniciativa en la materia corresponde íntegramente al Congreso.la Constitución de los Estados Unidos. con sujeción a los principios de la ciencia política.

cuando un Estado nece- sita recurrir a la guerra para resolver las cuestiones interiores de su política. (1) Story: Conetituti on of the United Steties. pero no lo es menos que el desarro- llo es ley tan necesaria de la vida del Estado como la existencia. a mi juicio. Cuando en una sociedad democrática la voluntad de la minoría puede contrarrestar persistentemente la voluntad bien meditada y madura de la mayoría indu- dable. en las mayorías excesivas que se exigen para las reformas constitucionales. que tales innovaciones son sacudidas demasiado enérgicas en Estados democráti- cos. es una nueva prueba de que su organización constitucional es im- perfecta y falsa. es prueba evidente de que su.000 000. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 182 tractor. the . en punto a la reforma de la ley fundamental.828. y que una estabilidad excesi- va es preferible a una excesiva fluctuación (1).000 de habitantes podían impedir una reforma patrocinada por 45. y deben regularse. del cuerpo después de abandonado por el alma. Suprímase el primero. Pero digo esto: que. menos de 3. y que. organización constitucional es imperfecta. el Estado se halla expuesto a la revolución y a la vio- l encia. 575. Según el censo de 1880.C:orit: el tZ: °n§ 1. y la segunda será la existencia. cuando un Estado no puede modificar y reformar su Constitución oportunamente para hacer de ella fiel expresión de sí mismo. Todo eso es muy verdad. Se alega en favor de esas mayorías injustificadas. cuando la simple mayoría es soberana. y ese peligro es tan temible como el capricho de la mayoría. sino que debe encorvarse bajo su yugo hasta sucumbir o romperle. que la ley fundamental no debe modificarse sino después que una larga experien- cia y una deliberación madura hayan demostrado la necesidad de la reforma. El error consiste.000.

al par que bastante distinta de la organización del Gobierno para evitar . BURGESS 183 La salvaguardia contra innovaciones demasiado radi- cales no debe exagerarse hasta el punto de destronar al verdadero soberano. reunidas las dos Cámaras. reunidas igual- mente. ¿no sería esa una organización constitucional del soberano. un camino mejor y más natural para garantir la deliberación y madurez de las resolu- ciones sin ponerse enfrente de la fuente del Poder en un Estado democrático. y la proposición pasaba luego a las Legislaturas locales para que las dos Cámaras de cada uno. Hay otro camino. y que nos proporcionaría una organización del Estado conveniente en la práctica. de que los electores la tuviesen en cuenta al elegir los miembros de la Cámara de Repre- sentantes para el futuro Congreso. y la comunicase al pueblo en tiem- po oportuno a fin. volvían a aprobar la proposición por mayoría análoga. una organización constitucional que garantizaría la deliberación apetecible en el curso del procedimiento y la madurez de las resoluciones.estimase necesaria y sufi- ciente para la ratificación una mayoría absoluta de los votos a que tuviesen derecho entre todas. del E. por ejemplo. los votos de las Legislaturas se computasen do la misma manera que los de los Estados respectivos en la elección presidencial. si.ta- do. adoptase el Congreso por simple mayoría una propo- sición de reforma. si. Si. fiel a las condiciones de nuestra sociedad nacional democrática y de nuestro sistema federal de Gobierno. que facilitaría las re- formas cuando las condiciones y circunstancias natu- rales de nuestro Estado y nuestra sociedad las deman- dasen. JUAN W. y es la repetición de las vota- ciones. reunidas a su vez las dos Cámaras del Congreso inmediato. ► a ratificasen por simple mayoría de votos. en fin. y se .

circunstancias y exigencias actua- . ese derecho que se reconoce a la Legislatura de un solo miembro do la Unión de con- trarrestar la voluntad del soberano. uno do estos últimos podría ser privado indirectamente de su representación igual en el Senado. Esto puede hacerse legalmente do la manera proscrita para toda reforma. debería modi- ficarso el artículo que provee a la reforma constitucio- nal. Es ofrecer tentaciones a los pode- res anteriores a la Constitución para reaparecer en forma revolucionaria. Entre nues- tros juristas y publicistas gana terreno la idea de que la Constitución no debe interpretarse con sujeción es- tricta al pensamiento de sus autores. sin su consenti- miento. Lo único que debería pensarse es si esta excepción debería sub- sistí/7 en el nuevo artículo. cuando. que lo primero que ha de tenerse en cuenta son las co ndiciones. puesto que la Constitu- ción misma no exceptúa del procedimiento ninguna de sus partes. a menos quo ratifi'3asen el nuevo artículo las Legislaturas do todos los Estados. según la ley actual. Sin embargo.Ec1ío CONSTITUCIONAL COMPARADO 184 contusionas en punto a las esferas y facultades de una y of •a? Ciar() os que. la letra de la Constitución y la intención de los autores así lo exigi- rían. des- de que las consecuencias de la rebelión y de la guerra civil han venido a modificar la fábrica entera de nues- tro Estado. En mi sentir. no puede serlo de ningún modo. me parece antina- tural o inadmisible. Do otro modo. y decidir por vía ejecutiva la cuestión refractaria a una solución legal. para conseguir legalmente esa orga- nización del Estado en la Constitución. y con razón sobr ada. Se empieza a comprender.31. salvo el punto referente a la igualdad de los Estados en la representación senatorial. sobre todo. desde el punto de vista de la ciencia política. 1)1.

BURGESS 185 les. y siempre. y que cuando el lenguaje de la Constitución lo consiente. esos motivos son los que deben determinar la interpretación. sin mantener la excepción mencionada. JUAN 1Ni'. altas razones de ciencia política y de jurisprudencia justificarían que se adoptase un nuevo artículo de reforma por el procedimiento general ahora existente. Aceptando tal criterio. importa como decía Mirabeau —no sacrificar la gran- de morale a la petite morale. . en lo que se re- fiere a las grandes cuestiones de derecho público.

1. Las dos Cámaras legislativas Son el Consejo federal (Bun- (1) Co nstitución imperial. naturalmente. ninguna diferencia. 78. en su relación con la Confederación. Este lenguaje requiere larga explicación antes de poder ha- cer una crítica inteligible. Las proposiciones sobre este punto se darán por desechadas. La segunda parte de la respuesta exi- ge exponer los trámites usuales de la legislación. en cuanto a personal u organización. 78 de la Constitución imperial dice así: «Las reformas de la Constitución se harán por la vía legis- lativa. no pueden alterarse sin el consentimiento del Estado privilegiado» (1). ¿Qué quiere decir que las reformas de la Consti- tución se harán por la vía legislativa ordinaria? La primera parte de la respuesta es. CAPITULO III LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO EN LA CONSTITUCIÓN ALEMANA El art. . que la rama legislativa del gobierno imperial hace las leyes constitucionales. art. cuando tengan 14 votos en contra en el Consejo federal. pues. Las disposicioues de la Constitu- ción imperial por las cuales se garantizan derechos especiales de un Estado confederado particular. No existe. entre el cuerpo que hace las leyes constitucionales y el que hace las leyes ordinarias.

art. una vez aprobados en las dos Cámaras por sim- ple mayoría de votos. (4) Ibid. dada la presencia del número necesario de miembros (3). Bruns- (1) Constitución imperial. (3) Ibid. t. JUAN W. las reformas de la Constitución no están sometidas a su veto. (6) Constitución imperial.. art. proyectos se elevan a leyes. art. La Constitución no exige la aprobación del emperador para convertir en leyes los proyectos que siguen los trámites legislativos ordinarios. en números de 58 votos. 78. . sufre una limitación general y otra especial. -El quorum en la Dieta es la mayoría del número total (4). 7 y 23. art. Los. 5. Pero cuando esta disposición general referente a la legislación se aplica a las reformas constituciona- les. (5) Von Das Staatsrecht des deutschen Reiches. según la Constitu- ción. Baviera. 6. Baden y Hesse. es menester que no llegue a catorce en ese cuerpo el número de los votos en contra (6). 4 cada uno. 5. Sajonia y \V ürtten- berg.. La representación se distribuye como sigue: Prusia tiene 17 votos. siempre que figure entre ellos el canciller o su repre- sentante (5 ). por consecuencia. Ambas tienen el derecho de iniciativa (2). 28. El Consejo federal (Bundesrath) se compone de miembros nombrados por los Poderes ejecutivos de los veinticin- co miembros del Imperio alemán. La primera consiste en exigir una mayoría extraor- dinaria en el Consejo federal para que prosperen las reformas constitucionales. 3 cada uno. (2) arts. BURGESS 187 desrath) y la Dieta (Reichstag) (1). pág. 12. 2. II. toda vez que. Para que pueda aprobarse una proposición. En el Consejo federal se compone de los presentes en una sesión ordinaria. siguen esos trámites.

DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 188 wick y Mecklenburgo-Schwerin. representa todo el Imperio y vota sin instrucciones (4). pueden impedir toda reforma en la Constitución. que para obtener una reforma en la Cons- titución necesitan unirse los jefes de doce de los prin- cipales Estados. art. 4 formas constitucionales consiste en que las disposicio- (1) Constitución imperial. (3) Ibid. Württemberg y Sajonia. (4) art. juntos. 6. y la repre- sentación se ajusta a la población (3). la Dieta (Reichstag) se compone de miembros elegidos por sufragio universal de todos los alemanes varones que hayan cumplido veinticinco anos y estén en el pleno gozo de sus derechos civiles. se verá que el rey de Prusia o los representan- tes de Prusia en la Dieta pueden impedir toda reforma de la Constitución. supuesta la presencia del quorurn exigido. El segundo límite impuesto a la introducción de re. por lo menos. 29. pero que los Poderes ejecutivos de todas las regiones (excepto el de Prusia) y la voz unánime de la Dieta. Las reformas constitucionales se votan en este cuerpo por simple mayoría. Cada miembro. Los votos de cada Estado se emiten en un mismo sentido y según las instrucciones del Poder ejecutivo del Estado (2).. 2 cada uno. 6 y 7. . art. (2) arts. A diferencia del Consejo. pero uno y otros juntos no pueden hacer ninguna reforma. Tres cuartas partes cumplidas de los miembros son de Prusia. Se verá también que los reyes de Baviera. Se verá. no pueden im- poner una reforma constitucional al rey de Prusia. Por un examen de la representación en estos dos cuerpos. 20. con la mayoría de la Dieta. en fin. los restan- tes. 1 cada uno (1).

(2) Ibid. 8.. art. esta excepción no ampara. prerrogativas especiales concer- nientes a la relación del Estado particular con el con- (1) Constitución imperial. XI. y . nada que la Constitución no garailtice expresamente y que no afecte a la relación de tal Estado con el conjun- to. el de Baviera a la presi- dencia de la comisión permanente de Negocios extran- jeros del Consejo federal (3) y a un puesto permanente en. A la primera clase pertenecen: el derecho de Prusia a la presidencia del Imperio (2). v. (4) Ibid. 15. . : r7y. art. la de Ejército y Fortificaciones (4). art. Esas son. Por lo mismo no cabe admitir como derecho de un Es- tado que no pueda alterarse sin su consentimiento. art. no pueden al- terarse sino con el consentimiento del Estado privi- legiado (1). 2.. (3) Ibid. Esos derechos especiales garantizados por la Consti- tución son muy numerosos. Claro es que las limitaciones y excepciones de una disposición general deben interpretarse estrictamente. a todas luces.el de Sajonia a un puesto permanente en la de Negocios extranjeros (6).- berg a un puesto permanente en esas dos comisiones del Consejo federal (5). ora en exenciones do la jurisdición del gobierno imperial. gr. pero tampoco garantizadas ex- presamente por la Constitución a los miembros del Imperio ...7177 Y ' • JUAN W. ora en prerro- gativas conferidas a Estados determinados. art. art. Disposiciones adicionales al cap. 8. (5) Ibid. Asi. no suprimidas. el de Württem. BURGESS 1E9 nes -por cuya virtud se garantizan derechos esp eciales a un Estado en su relación con la Union. las prerro-- gativas y atribucione s generales del self-government local. (6) Constitución imperial. 78. 8.T7. . y consisten.

no por la Constitución. en susti- tución de la Confederación de la Alemania del Norte.—Von Mane: Das . sino con el consentimiento de la parte privilegiada. II. por lo mismo. Eso es lo legal. 14. La ley de 16 de Abril de 1871. . y que en el caso de que los embajadores imperiales no pu- diesen representar al Imperio en las cortes donde hay acreditados embajadores bávaros. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 190 junto. No puede ser (1) Sehulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. sino por el tratado celebrado entre la Confederación de la Alema- nia del Norte y Baviera para la unión de ambas en la Confederación o Imperio actual (1). declara que ésta no altera esas disposi- ciones del citado tratado. facultando al emperador para promulgar la Constitu- cion revisada. estos últimos ten- drán ese derecho (3). es cosa bien desdicha- da en el terreno de la ciencia política. II. tendrá ese derecho Baviera (2). es decir: declara que conser- van su carácter de tratados entre el imperio. y Baviera. (2) Pr otocolo adicional de Baviera.Staatsrecht des deutschen Reiches t. pág. IX. Las prerrogativas garantizadas a Baviera por ese tratado. pero. págs. son: que. o en otros terminos: no pueden alterarse por el procedimiento de reforma constitucional sin el consentimiento de Baviera. sin ningu- na duda. en el caso de no poder ejercer Prusia la presidencia del Consejo federal. estadistas y publicistas ale- manes. por los juristas. y garantizadas por disposiciones expresas de la Constitución. y consideran en el mismo caso prerrogativas garantizadas a una re- gión particular. no hay divergencia de opi- niones entre los comentaristas en punto a su inclusión entre los derechos a que no puede tocarse . (3) VII. lib. 46 y 47. Pero los co- mentaristas van más allá generalmente. sin ninguna duda.

en vez de cuatro. 113. a los que no pueden modificarse sin el consenti- miento de la parte interesada. Esta declara solamente que estén sujetas a un método particular de reforma «aquellas disposiciones de la Costitución que garantizan dere- chos especiales a un Estado particular». Excluye. dentro de aquella categoría. Algunos comentaristas van más lejos aún: deducen derechos especiales para ciertas regio- net. 14.titución. pág. que no puede alterarse sin el consenti- miento de aquel a quien se perjudique (3). 109.. toda otra cosa de esta categoría. t. sin embar- go. v. Los que no sostienen esta opinión en términos generales consideran. Si nos aparta- mos del tenor estricto de esta limitación de la sobera- nía imperial. (3) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. I. Pretenden. que a esta clase pertenece la actual distribución de los vo - la tos en el Consejo federal (1). Laband llega a mirar la igualdad legal de los países alemanes en derechos y obligaciones como un derecho de cada uno. II. I. gr. y asimilan esos derechos. t. — Laband: Das Staatsrchet des deutschen Reiches. nos faltará en absoluto terreno firme (1) Von Reírme: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. partiendo de los principios generales de la Cons- . . t. II. (2) Sehulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. el derecho de Baviera a seis votos. 47. que son los que les co- rresponderían si se hubiese aplicado a dicho país el mismo principio de distribución que a los demás (2). JUAN W. pues. pág. pág. pág. Es una cosa absolutamente indefendible en el terreno de la ciencia política. lib. que suponen implí- citos. y creo que también en el de la ley constitu- cional del Imperio. BURGESS 191 peor eso de reconocer que el soberano no es soberano en materias expresa y taxativamente exceptuadas por la Constitución.

Baviera es la más privilegiada. y organización del sistema militar. Disposición adicional al cap. .. Tal modo de barrenar la Constitución no es cosa que autoricen ni las exigencias de la ciencia ni las condiciones del Imperio. salvo la intervención reservada al Imperio por el tratado en- tre Baviera y la Confederación de la Alemania del Norte (5).' organización del servicio interior de correos y telégrafos. <4) Ibid. sobre los ex- tremos siguientes: derecho de residencia y coloniza - ción (1). art. A estas exenciones expresamente cosignadas en la Constitución. I. 52. art. art. nace de la ceguedad del particularismo. impuestos sobre los aguardientes y cervezas indígenas (2). 4. de realidad objetiva. art. (-2) Ibid. para convertirse en materia de encontradas opiniones. Son mucho más númerosos que los de la primera clase. DiatECII0 CONSTUTICIONAL COMPARADO 192 donde sentar la planta. con respecto a este pais.. La otra categoría de derechos especiales garantiza- dos por la Constitución a determinados paises consis- te en exenciones de la jurisdicción del gobierno impe- rial. $5. (5) Ibid. Toda la organización del Im- perio dejará. 46. IX. (3) Ibid. sin perjuicio de la uniformidad que exija la defensa del Imperio (3). reglamentación del sistema ferroviario. sec. agregan los comentaristas las contenidas en el tratado citado acerca de la legislación sobre el matrimonio y sobre el seguro de la propiedad inmue- (1) Constitución imperial. y también de la comunicación postal y telegráfica con sus inmediatos vecinos extran- jeros (4). de ser una cuestión de hecho.. El gobierno im- perial no puede ejercer sus facultades legislativas y de inspección.

salva la intervención reservada al Imperio por el tratado del 21 25 de Noviembre de 1870 entre Württenberg y la Confederación de la Alemania del ITorte. sada del Imperio. BURGESS 193 He (1). t. art. Esto me parece violen- to y exagerado. JUAN W. IV. (4) Ibid. 112. no alcanza a Württenberg la facultad del gobierno imperial de introducir la tarifa de un pfennig para el transporte por los ferrocarriles (5). yo no puedo ir más allá de los tratados celebrados entre la Confedera- ción de la Alemania del Norte y los varios Estados de la Alemania del Sur para el ingreso do estos últimos en la Confederación. Ya esto introduce bastantes confu- siones. Laband añade todavía exenciones en lo que se refiere a la determinación del patrón normal de pesos y medidas y a la emisión de billetes de banco creados por la legislación imperial (2). conforme al mismo tratado. (5) Protocolo adicional de Württenberg. Cualquier otra cosa no puede apoyarse en nin- gún fundamento científico ni legal. Los comentaristas agregan que. En la escala de las exenciones ocupa el segundo puesto Württenberg Aquí se sustraen a la legislación e inspección del gobierno imperial la tributación de los aguardientes y cervezas del país (3). y sin pasar de las estipulaciones que se citan como subsistentes aún con fuerza obliga. 52.. 13 . I. (2) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. 35. pág. Como he dicho antes. La ley facultando al emperador para promulgar la Cons (1) Protocolo adicional de Baviera. 2. art. la reglamentación del servicio interior de correos y telógrafos y de la co- municación postal y telegráfica con sus inmediatos ve- cinos extranjeros (4) y la organización del sistema mi- litar. toria en la ley poniendo en vigor la Constitución revi- 5. (3) Constitución imperial. I.

dicen esos autores. El artículo 40 de la Constitución declara que las disposiciones del tratado de unión aduanera de 8 de Julio de 1867. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 194 titución revisada menciona ese tratado. En fin. Luego la exención que el tratado garantiza. Los comentaristas Mime' y Rünne opinan que no reza con Oldenburgo la facultad y deber del gobierno imperial de sujetar los derechos de peaje en todo el Imperio al tipo de las tarifas prusianas de 1828 (2). no se halla some- tida a la legislación e inspección del gobierno impe- rial la tributación de los aguardientes y cervezas del país (1). Hay otros dos puntos que importa explicar antes de concluir esta materia tan confusa. en el artículo 22 del tratado de unión aduanera de 8 de Julio de 1867. art. y declara sub- sistente esa exención. Hallan impuesto ese deber al gobierno imperial. según el caso particular requiera (3). sólo puede anu- larse por el procedimiento excepcional de reforma de la Constitución.(3) Constitución imperial. . Se refiere el prime- ro al órgano de que ha de servirse el Estado privile- giado para manifestar su asentimiento o disentimiento respecto a la alteración del derecho que se le garanti- za. 35. pág. (2) Van Das Staatsrecht des deutschen Reiches. y con- signada la exención de Oldenburgo. que consideran como una parte de la Constitución ac- tual. Creo que ahora es opinión unánime que el órgano constitucional propio para ese fin es la representación (1) Constitución imperial. art. permanecerán en vigor mientras no las modifique una ley o reforma constitucional.. 46. . o sea con el consentimiento del Esta- do privilegiado. 40. por ló que hace a Baden.

. BURGESS 195 del Estado privilegiado en el Consejo federal. El que sean menos de catorce los votos en contra. 19. en mi sentir. Esta organización constitucional del Estado adolece. El primero es su falta de correspondencia con el poder efectivo que reside fuera de la Constitución. y que la actitud que adopte en tal sentido ese órgano obliga al Estado en cuestión. y el tercero es la confu - sión de la organización del Estado con la del Go- bierno. t. t. el segundo consiste en que no es plenamente soberana. Si ese órgano procediese contra las instrucciones del Gobierno que le nombra. El segundo punto es que el asentimiento de la parte interesada a la alteración de su derecho especial no destruye la fuerza de los catorce votos para impedir la modificación. irrevocables (1). Primero. JUUN W. pág. for- (1) Pon Róane: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. El po- der de los ejércitos prusianos fundó el Imperio ale- mán. Las formas legales de que se revistió el acto. pág. •como hemos visto. 36. el pueblo alemán bajo la dirección de la reorganización prusiana. 114 y 115. peder efectivo que reside fuera de la Constitución es. II. (2) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. lib. sino que consideraría la palabra y deci- sión de los representantes en el Consejo federal como definitivas. El Go. págs. bierno imperial no entraría en averiguaciones sobre esas materias. las cuestiones que surgiesen con ese motivo serían cuestiones interiores locales. de tres defectos. o si el Poder legislativo de su país desaprobase las instruc- ciones del Gobierno.—Senaize: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. El. es condición tan indispensable como el que 5 no sea negativo el voto de la parte interesada (2). I.

a las condiciones reales del poder efecti- vo existente fuera de la Constitución. el caso de oponerse los catorce principillos de Wal- dek. no podemos menos de pensar que la organización expresada dista mucho de respon- der. Cuando reflexionamos. «Prussia is Ger- many in the making. Lubek. Brema y Hamburgo. no puede reformar legalmente un solo punto de la Constitución. Brunswick. según la organización de la soberanía en la Constitución. Como dirían los ale- manes.» (Prusia es Alemania considera- da en su nacimiento o formación. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 196 malidades nimias y alucinadoras en varios sentidos. seguido de un período de mudanzas violentas. y está el poder verdadero. toda or- ganización constitucional de la soberanía que impida a la masa del pueblo germánico y a la organización pru- siana reformar la Constitución es más o menos artifi- cial. en. el pueblo alemán entero. en esto. es ciertamente una legalización fiel de los hechos. juntamente con los Poderes ejecutivos de Prusia.bur- go Schwerin. Baviera. de donde resultará a la postre un período de estaciona- miento. que. pues. Sajonia. etc. Baden. La disposición constitucional que da a una mayoría de los representantes del pueblo germánico o al Go- bierno de Prusia el poder de impedir una reforma de la Constitución. .) Así. El mero poder de impedir no es el testimonio decisivo de la soberanía. «Preussen ist Deutschiand im werden begriffen» o como habría traducido Mr Emerson. pero ese no es más que un aspecto de esta cuestión transcendental. pues. Hesse. Württenberg. el sobera- no necesita también poder triunfar de cualquier otra fuerza que tienda a impedir. Pune el derecho en contradicción con el hecho. Reus.. Mecken. Impide el natural desarrollo del Estado germáni- co. no deben cegarnos hasta el punto de no ver dónde es- taba. Lippe.

la orga- nización de la soberanía sufre cambios naturales que no se expresan inmediatamente en nuevas formas de derecho. Aparece este fenómeno político siem- pre que. Yo sostengo que en ciencia política n© hay tal Estado. pues. La inteligencia del promedio de los legisla- dores no puede darse cuenta. y sus disposiciones no se distinguen de las disposiciones ordinarias del Poder legisltive más que por la extraordinaria mayoría que se exige. a propósito de cada . de tales mu- danzas. haciendo superior a su. no sólo de defi 3iencias. que ese adjetivo político no es aplicable más que al gobierno. BURGESS 197 Y cuando llegamos después a la disposición que re- conoce a un solo príncipe el poder de impedir por me- dios legales el desarrollo constitucional sobre una por- ción de puntos que interesan naturalmente al Estado alemán entero —lo que equivale a destronar al sobera- no. El soberano obra por medio de los ór- ganos ordinarios de la legislación y según las formas ordinarias de la legislación. Se halla en la doctrina del Estado federal. sino de positivos errores. para su validez en el Consejo federal. del legislador. Y no es menes- ter gran reflexión científica para descubrir la raíz del error. La tercera gran dificultad que ofrece la organización del Estado en la Constitución alemana es su confusión con el gobierno. No las ve más que a retazos. voluntad la de su súbdito— entonces toda inteligencia sana debe convenir en que semejante organización del Estado odolece. merced a la expansión de un Estado. y siempre cede a la ilusión tentadora de creer que todo ello es cosa sometida a la voluntad. y que el propósito de organizar en la ley un Estado federal nace de confundir las ideas del Estado y del gobierno. JUAN W. de una vez. Lo pri- mero que debe considerarse. ni más que a re- tazos las formula.

¿qué se hace entonces de ese poder tan importante del rey de Prusia. si es así. en la última hipótesis. pág. Si indica algo será implícitamente. II. que debe resolverse antes de decidir acerca del proyecto. puesto que él debe ejercerla siempre que decide acerca de un pro- yecto de ley. ¿de qué serviría que la Constitución reservara derechos especiales a Estados particulares y prohibiese tocar a esos derechos sin el consentimiento de los Estados parti- culares. Además. Pero. y que la Constitución confiere implícita- mente esa facultad al Poder legislativo. si afecta a algún derecho. si la simple mayoría del Consejo federal y de la Dieta pudiesen desentenderse legalmente de la prohi- bición mediante esa facultad de interpretación previa? Otros comentaristas. preocupados por estas conside- r aciones. t. y que la facultad debe ejercerse del modo prescrito para la legislación ordinaria. ven en la prerrogativa del emperador de pro- (1) Von Rhnne: Das Staatsrecht des deutschen Retales. 35. garantiza- do especialmente. . para que quedase desarmado el gobierno de Prusia. de rechazar una proposición de reforma constitucional por el hecho de poseer en el Consejo federal más de catorce votos? Bastaría que la simple mayoría del Consejo federal y de la Dieta declararse que una proposición de reforma constitucional era un proyecto ordinario de ley. es si se trata de un proyecto de ley ordi- nario o de una enmienda de la Constitución y. Algunos comentaristas sos- tienen que ésta es una cuestión de interpretación cons- titucional. de un Estado particular. ¿Quién ha e de decidir estas cuestiones? La Constitución nada in- didica. expresamente acerca de tal poder. es decir: por el voto de la simple mayoría del Consejo federal y de la Dieta (1). DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 198 proyecto que se presenta en cualquiera de las Cámaras imperiales.

I. ¡que tremendo po- der se pondría así en. si. pág. No es esto decir. en consecuencia. t. JUAN W. En cambio. de determinar. Ese estrecho enlace y casi identificación de la orga- nización del Estado con la del Gobierno ha contribuí- do ya a dificultar la distinción entre las leyes constitu- cionales y las leyes ordinarias. pero aquí se trata de la ley.—Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. BURGESS 199 mulgar las leyes la facultad de examinar su contenido. naturalmente. pág. no han sido apro- badas de la manera y con la mayoría legislativa que la Constitución preceptúa (1). si el Poder legislativo imperial in- tentase desposeerlos de sus derechos especiales me- diante la facultad de interpretación. Por ejemplo: un pro- yecto de ley que el Poder legislativo no tenía faculta- des para aprobar sino después de una enmienda de la Constitución que le autorizara al efecto. su carácter y de de- jarlas sin promulgar. . Pero. 547. 119. sino de lo que sería posible. (2) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. lib. pág. que la simple mayoría del Consejo federal y de la Dieta o el emperador habían de abusar de su derecho de interpre- tación en los términos indicados. y no de las intenciones personales: se trata. II. manos del emperador! Le basta- ría declarar enmiendas constitucionales los proyectos que le desagradaran para conseguir que fuesen recha- zados en el Consejo federal por los votos de Prusia. No protegería más que a Prusia. se ha reputa- do válido sin tal reforma previa de la Constitución. Ahora: (1) Sehulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts. no de lo que sería probable. osa prerrogativa no protegería legalmente a los demás Estados. 519. por el hecho de aprobarle una mayoría que hubiese sido suficiente para conseguir la reforma (2). I. a su juicio. t.

Si la orga- nización del Estado. muy grande. . 200 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO ¿es parte de la Constitución esa ley? Fundándose ex precedentes se ha respondido que no lo es en regla. que reside fuera de la Constitución. No hay que decir que el Estado alemán puede reor- ganizarse dentro de la Constitución. dentro de esos límites. esa fuente de confu- siones no existiría. si es así. 549. la organización constitucio- nal del Estado no habrá respondido plenamente a su objeto. pero legalmente no puede hacerlo sino en las formas prescritas para su organizat ción actual. fuese distinta del Gobierno.. y que puede modificarse en lo sucesivo como una ley or- dinaria. pero. del poder que hace la Constitu- ción. La probabilidad de que lo haga efectivamente. La cuestión de reforma debe discutirse y resolverse separadamente. pues. Todo esto no puede ser más confuso y anti- científico. pág. aunque no organizado. (1) Laband: Das Staatsrechts des deustschen Reiches. antes de la aprobación de cualquier ley autorizada por tal reforma. t. para promover cualquier adelanto futu- ro en el desarrollo de los principios fundamentales de la misma. aunque la modificación implicase modifica- ciones ulteriores de la primitiva disposicion constitu- cional (1). Más probable es que reaparezca el poder efectivo. no es.

No re- quieren grandes explicaciones ni comentarios. Estos preceptos son bien claros y sencillos. y otra por elección indirec- ta. pues. en todo o en par- te.'. —Adop- tado este acuerdo por una y otra. y por mayoría absoluta de votos en cada una. 25-28 de Febrero de 1875. Los acuerdos relativos a la re-* visisión de las leyes constitucionales. en términos ge- nerales. dice así: «Las Cámaras. art.° de la parte de la Constitución apro- bada en Febrero de 1875. 8. tendrán derecho a declarar por separa- do. En cuanto a los principios de la composición de ambas Cámaras. CAPITULO IV LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO EN LA CONSTITUCIÓN YRANCESA El artículo 8. ya por propia iniciativa. deberán tomarse por mayoría absoluta de los miem- bros que compongan la Asamblea Nacional» (2). ya a petición del Presidente de la República. se reunir án las dos Cámaras para constituir la Asamblea Nacional y pro- ceder a la revisión (1). Su derecho. podemos decir aquí. una por elección directa. de iniciar -y ordenar la revi- (1) Ley relativa a la organización de los poderes públi- cos. 2) Ibidem. que las dos proceden del sufragio universal. 1. . que ha lugar a revisar las leyes constitucionales .

No hay. En cuanto al procedimiento. cuando las Cáma- ras funcionan separadamente. y determina que la revisión ha de votarse "por mayoría absoluta. puede decirse que la ley fundamental deja a la decisión de cada una todo lo relativo a la iniciativa de la reforma. Pero. si las Cámaras especificasen los puntos en que estimaban necesaria la revisión. La misma ley. Vicepresidentes y Secretarios del Senado. y sólo exige que el acuerdo se adopte por mayoría absoluta. entonces la cuestión sería pertinente e impor- . fuese el que quisiese. Si los acuerdos que adoptasen separadamente fuesen generales e ilimitados. ningún poder con atribuciones para an- ticipar. salvo la constitución oficial de la Asamblea y el prin- cipio de la mayoría necesaria para la reforma. pura y simple. La Constitución deja también a la decisión de las dos Cámaras el determinar el momento preciso en que han de reunirse para deliberar juntas. es decir: por la mayoría de todos los miembros de la Asamblea. 2. fuera de ellas. claro es que la Asamblea Nacional podría deliberar y decidir sobre cualquier asunto. y que debían ser exclusivo ob- jeto de sus deliberaciones comunes en la Asamblea Na- cional. pues. en fin. 2O DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO sión de la Constitución es soberanía popular. dilatar o impedir la reunión de la Asamblea Nacional. deja a la decisión de la Asam- blea Nacional el procedimiento para la revisión misma. Pre- eeptúa que la mesa de la Asamblea Nacional han de formarla el Presidente. 3. El primer motivo de incertidumbre que existe en estas disposiciones es la cuestión de si la Asamblea Nacional puede proceder a la revisión sobre puntos que no hayan resuelto considerar previa y separada- mente las dos Cámaras.

resuelve examinar asuntos no especifica- dos en los acuerdos precedentes de los dos cuerpos le- gislativos. y. . 1890. debe suponerse que cada cuerpo presta su aquiescencia. los legitimistas. Ellos organizaron el Senado de modo que fuese el re- presentante del monarquismo frente al republicanis- mo. 74. aunque las dos Cámaras se compusiesen de l (1) Das Staatsrecht dei. siendo el mismo el personal de las dos Cámaras y el de la Asamblea Nacional. cuando la Convención Constituyente ordenó la Cons- titución de 1875 76. Esta diferen- cia por sí sola daría a los diputados el predominio so- bre los senadores en la Asamblea Nacional. (2) Almanaque de Gotha. aisladamente. aún puede surgir un conflicto entre los dos cuerpos a propósito de los principios cardinales de la ley fundamental. por consiguiente.franzbsischen Republik. BURGESS 203 tante. por consiguiente. pág. las mayorías de las primeras forman la mayoría de la segunda. pág. Me parece que es mirar las cosas superficialmente. y trataron de darle el podar suficiente para impe- dir que los diputados revisasen la Constitución a su albedrío. que el número de miem- bros de las Cámaras separadas no es el mismo: sólo hay 300 selladores por 573 diputados (2). El hecho es que. orleanistas y bo- napartistas formaban juntos la mayoría de ese cuerpo. en primer lugar. nunca hubiesen consentido en llevar ante las Cámaras reunidas. si ésta. Por otra parte. Lebon sostiene que su importancia es princi- palmente teórica (1). y les per- mitiría imponer la revisión sobre materias que los se- gundos. JUAN W. pero el Senado es aún mu- cho más conservador en su republicanismo que la Cá- mara de diputados. Su argumento se reduce a que. y. Verdad es que los republicanos están ahora en mayoría en el Senado. 696. Se olvida. que.

como no fuese la prerrogativa presidencial de di- solver la Cámara de Diputados. aún sería posible que la mayoría de la Asamblea Nacional no representase las mayorías de las dos Cámaras tomadas separadamente. el ejercicio de las fa- cultades presidenciales no reza con la Asamblea Na- (1) Das Staats •echt der franzUsichen Republik. de modo que las dos pueden seguir funcionando separadamente. sino que en cualquier instante „A puede llegar a ser altamente práctica. debe entenderse que continúa la legislatura ordinaria de las dos Cámaras. apo- yado por una minoría respetable de diputados. y si el presiden- te defería a la petición. 204 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO mismo número de miembros. Me parece. durante la Asamblea Nacional. . el Senado podría reunirse aparte y pedir al presidente la disolución de la Cámara de Diputados. Creo que . nunca hubiesen consenti- do en llevar ante las Cámaras reunidas. sobre- pujase a la mayoría de los diputados en la Asamblea Nacional. palmario que esta cuestión no es mera ni prin. durante ese período. Dado mucho que el Presidente tenga tal poder sobre la Asamblea Nacional. pues. importa examinar con detenimiento la Constitución. lo mismo qué unidas. 75. pág. Si los diputados tra- tasen de imponerse a los senadores en la Asamblea Na- cional (y esa sería la eventualidad más probable). podrían concluir así las sesio- nes de la Asamblea Nacional por terminación legal de los mandatos de la mayoría de sus miembros (1). aisladamente. para ver si acaso se descubre algún medio de resolverla. Lebon opina que. Por lo mismo. e impusiese la revisión sobre materias que los segundos. Yo no acierto a descubrir ningu- no. 1 cipalmente teórica. con el consentimiento del Senado. Más aún: sería posible que un Senado muy unido.

pues. y el Presidente no es más que una parte del Gobierno. pues. La Asamblea Nacional es la organización del Estado. De modo. medios por cuya virtud los diputados pueden hacer fracasar todo designio de la especie indicada. JUAN W. de querer erigir auna rama del Go - bierno en soberana sobre el Estado. artículo 6. Ningún ministro se decidiría a correr ahora tales risgos. sin destro- nar al soberano. y en que la práctica tampoco ha orado hasta ahora ninguno. en rigor. Por con- secuencia. por consiguiente. ni directa ni indirectamente. BURGESS 205 e cional de ningún modo. Es lo conforme con la sana teoría. Mediante el ejer- cicio de sus atribuciones sobre el presupuesto. son responsables de sus actos políticos ante las Cámaras (2). § 6. nin- guna rama del Gobierno puede ejercer coacción sobre ella sin dar un golpe de Estado.°. que hay que convenir en que la Constitución no ofrece a ninguna de las Cámaras medio de imponer limita- ciones a las facultades de la Asamblea Nacional con- tra la voluntad de la mayoría de la misma. 25-'28 de Febrero de 1875. responsable ante ella sola. artículo 3. § 1 . (1) Ley relativa a la organización de los poderes públi- cos. la Cá- mara de diputados ha concluido por hacer que el Minis- terio sea. Además. es decir. hay que desechar esa idea como insostenible. a no estar seguro de que las nuevas elecciones envia- rían una mayoría política distinta. A menos.° (2) Ibklem. y que los ministros. y la práctica ha desenvuelto. ningún ministro firmaría ahora un decreto del Presidente disolviendo la Cámara de diputados. la Constitución proporciona.°. Por ejemplo: la Cons- titución prescribe que todo acto del Presidente será refrendado por un ministro (1). La Asamblea Nacional es la organización del Estado. colectiva e individualmente.° .

Hay que conceder. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 2O6 Cosa curiosa. sus ventajas prácticas.°. 14 de Agosto de 1884. distinta de la organización del Gobierno y dotada con mayor plenitud de todos los elementos de la soberanía. § 2. ha ido más halló que ninguna en el desarrollo do una organización independiente del Estado. no obs - tante. Eso tiene. que la Constitución fran- cesa . pero también es origen de algunas dificultades. y el disponer de una Asamblea Nacional casi perma- nente. como es el suprimir el gasto y el esfuerzo que supone una elección especial. ':11111 se las manos respecto a un solo punto. La identidad del perso- nal de la Asamblea Nacional y de las Cámaras legis- lativas es uno de los puntos en que flaquea la Consti- tución. en fin. la Asamblea Nacional ha querido atar. el problema de la organización permanente del Estado. En Agosto de 1884 adoptó una enmienda constitucional declarando que la forma republicana de gobierno no será nunca objeto de revisión (1). El no tratarla (1) Ley constitucional de 13 . bajo el punto de vista lógico.0 . Así. y en posesión de la soberanía completa sobre los individuos y sobre el Gobierno. así en la teoría corno en la práctica. todo se reduce a una limitación voluntaria. sin duda. Los políticos científicos y los estadistas tienen que esforzarse aún por resolver. de que la Asamblea puede prescindir cuando quiera. Fuera de la Asamblea. Es la cuestión más importante de la cien- cia política y del derecho constitucional. aparte de la del Gobierno. ejercitando las mismas facultades por cuya virtud se la ha impuesto Palabrería ociosa. artícu- lo 2. como ya hemos demostrado. si se compara con las tres de que he tratado an- tes. en su plenitud lógica y práctica. no hay ningún poder que la obligue a cumplir ese compromiso.

Su perfecta dilucidación es lo único que puede iluminar nuestra marcha por entre los laberin- tos de la libertad del Gobierno y de la ley. BURGESS 207 clara y lúcidamente ha engendrado una confusión in- decible en las ideas reinantes sobre la libertad y el Gobierno. . JUAN W.

4 .

LIBRO SEGUNDO LIBERTAD INDIVIDUAL 44 .

/ .

derechos. si se tiene en cuenta que la teocracia -abate a cada paso la voluntad individual ante la voluntad divina. como en este reconocimiento de un dominio donde no debe penetrar el gobierno ni permitir que nadie penetre. 11/10 comprenderán fácil- mente los que hayan leído con atención las páginas anteriores. implica una. contiene derechos. el gobierno. contiene inmunidades. por el po- sitivo. desde el punto de vista del privado. desde el punto de vista del derecho público. esfera donde impera la volun- tad del individuo. CONTENIDO Y GARANTIA DE LA LIBERTAD INDIVIDUAL. ni permitir que nadie invada. No hay nada en que el Estado moderno presento un contraste tan marcado con el antiguo y el de la Edad Media. poro no que se sus- traiga al poder del Estado. La libertad individual tiene un anverso y un reverso. y so lo explicarán mejor cuando considere- mos la fuente de esta libertad. y que no debe invadir. que el despotismo . Nótese bien la última parte de la definición. un aspecto positivo y otro negativo. Mirada por el lado negativo. Digo que es un dominio en don- de no debe penetrar el gobierno. Su idea en conjunto. contiene inmunidades. Se comprende muy bien. Idea. es decir. CAPITULO PRIMERO MEA ) FUENTE.

no existía ninguna organización que definiese y defendiese aquella esfera frente a este go- bierno. Afirmo. El punto flaco de tal régimen era que. indispensable la or- ganización del Estado aparte del monarca. Fuente. por consecuencia. la conciencia del rey era la juris- dicción definitiva. y que el Estado feudal confunde la propiedad de la tierra con el domi- nio sobre sus moradores. y reviste al go. que limita las facultades del gobierno. Los revolu- cionarios del siglo xviri decían que la libertad era un . fuera del go- bierno del rey. Legalmente. halla la libertad indivi- dual su primer definidor y defensor. 212 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO confunde el Estado con el gobierno. Se hacía. bierno de todo el poder del Estado. sino enfrente del monarca mismo. He ahí el plinto capital en lo que llaman los historiadores polí- ticos « constitucionalización» de la monarquía. se advierte por primera vez que había penetrado en la conciencia do la época un nuevo principo constitucional. el pueblo tendría una esfera de autonomía. y que crea medios de impedir las extra- limitaciones del gobierno—. Hasta entonces no ha- bía habido más libertad individual que la que el go- bierno consentía: la libertad carecía de defensa contra él. no sólo en- frente de los nobles. es decir: al paso que se concentraría en manos del monarca todo el poder del gobierno. En el llamado Estado constitucional —en el Estado que se organiza fuera de gobierno. sustituyendo así el despotis- mo en grande con el despotismo de tiranuelos. que el Estado es la fuente de la libertad del individuo. pues. Al le- vantarse sobre las ruinas del feudalismo los gobiernos monárquicos modernos. Ahora entre el rey y el pueblo existía este acuerdo tácito: que el pueblo prestaría al rey su fuerza para someter a los nobles. y el rey libraría al pueblo de la opresión feudal.

4 se renovaba la divisa de la Edad Media: «Dieu et mont droit. Esas dos teorías eran una protesta natural y necesaria contra el régi- men del período pre-revolucionario que no reconocía al individuo más libertad que la que el gobierno le otor- gase. llegaremos a la misma consecuencia anárquica de antes. Los ensayos que hizo la revolución francesa para traer a la práctica. porque lo único que tiene un valor práctico es la interpretación y declaración legal de los derechos e inmunidades individuales. natu- rales demostraron la fatalidad de esa consecuencia. la Iglesia o el gobierno. BURGESS 213 derecho natural. El principio más moderno puede expresarse como sigue: el individuo. ni la sociedad. independientemente del Estado o so- ciedad en que viviese o del gobierno que le rigiera. Tales ensayos indujeron a los espíritus más piadosos de aquellos días a afirmar que la fuente de la libertad del individuo es Dios. El momento presente es mucho más favorable para lana inteligencia exacta y científica de estas relacio- nes. tanto para su más elevado des- arrollo como para el mayor bien de la sociedad y del Estado en que vive. Pero una y otra rebasaron la medida y provoca- ron una reacción en las ideas y en los hechos. la teoría de los derechos . . JUAN W. debe obrar libremente dentro _de . que pertenecía al individuo en cuan- to ser humano. . si ni el Estado. ¿quién debe interpretar la libertad de Dios respecto a la li- bertad individual? Si la interpreta el individuo por si mismo. porque. ni el go- bierno definen la esfera de la autonomía individual y señalan sus límites. Pero fácil es ver que esa es una idea vana e irrealiza- ble. y eso es anarquía pura y simple- mente.» Pero.A. Si la interpretan el Estado. el individuo pierde realmente la fuente di- vina de su libertad. entonces se dejará que lo haga el individuo mismo.

y el Estado cifra su seguridad y prosperidad en otorgársela. y la del inglés del tiempo de los Tudores no satisfaría al inglés del día. mediante el Gobierno contra las intrusiones de todos los demás. pero lo seguro es que. He ahí el único criterio que puede armonizar la libertad con el derecho. no obstante. y dispone de su vida. A medida que el hombre desarrolla los elementos la-. Conviene advertir. es el único que puede definir los ele- mentos de la libertad individual. Los pri- meros expresan mucho más claramente que los segun- . pero el Esta. individual o civil son reconocidos mucho más general y unif ormemente que los derechos políticos. Contenido. el mismo grado de civilización. tentes de su propia civilización. La tendencia a tal acción es una cuali- dad universal de la naturaleza humana. Así. y lo se-ría. el poder quo crea y sostiene al Gobierno. y aun demostrar hasta la evidencia que las ha menester. El individuo puede reclamar libertades que aquél no haya otorgado. No toda la humanidad al- canza. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 214 cierta esfera. La soberanía plena —el Estado-.no puede ser limitada ni por la libertad in- dividual ni por las facultades gubernativas. mientras no se las otorga. y. no las posee. do. limitar su esfera y garantizar su goce. Pero contra ese poder no hay defensa: él da y quita. que los elementos de la libertad. siente la exigencia de una esfera creciente de acción li bre. o por lo menos no ha alcanzado hasta aquí. el soberano. Cualquier criterio diferente sacrifica lo uno a lo otro. si la libertad individual tuviese su fuente fuera del Estado. La libertad individual del ruso no satisfaría al inglés. Los elementos de la libertad individual no pueden determinarse en general para todos los lu- gares y todos los tiempos. y mantener su equilibrio. defiende al indivi- duo en esa esfera contra el Gobierno.

Lo que varía principal- mente son los órganos que garantizan el goce de esos derechos e inmunidades. En los modernos Estados es casi idéntico el dominio de la libertad individual. el apoyo indispensable para ejercerlas en toda la extensión definida por el Estado. sino también contra las intrusionew . A la inversa: los medios de proteger la libertad individual. la seguridad de la propiedad privada. En general. se diferencian radicalmente en los cuatro Estados cuyo derecho cons- titucional se estudia aquí. no sólo contra todas las fuerzas extra- gubernamentales. Esa diferencia aparece más acusada en el aspecto de la libertad que llamamos in- munidades. Los dere- 'hos del individuo en tales conceptos son las faculta- des que el Estado le confiere de ejercer ciertas prerro:- gativas. Las inmuni- dades del individuo respecto a esos mismos puntos son sus exenciones de toda intromisión gubernamental en esa esfera. difieren poco en la esencia los derechos e inmunidades que constitu- yen la libertad individual. la libertad del pensamiento y de la palabra y la libertad de conciencia. En los Estados Unidos la soberanía quo reside fuera del gobierno es quien define y defiende la libertad civil. la igualdad ante los tribunales. Gailantias. Así. salvo en la forma y dentro de los límites prescritos por el Estado. como ya he dicho. al presente podemos acercarnos más a un régimen universal de libertad ci- vil que a un régimen universal de libertad política. En los cuatro Estados. sea electiva o hereditaria la jefatura del poder ejecutivo. o de una rama del gobierno. JUAN W. 81 cuyas Constituciones compara esta obra. podemos decir que la libertad indivi- dual consiste en dichos Estados en la libertad de lar personas. y de recabar del gobierno. BURGESS 215 1 1.1 dos la fraternidad humana.

puede apelarse a la soberanía organizada en la Cons- titucion para que reforme esta última. podríamos decir nosotros. 2. § 1. a fin de impe- dir que sus servidores gubernamentales frustren sus designios. acusándole ante el Senado. • en ejercer sus atribuciones legítimas de un modo ve- dado. y de defen- der unos y otras contra los actos arbitrarios del Poder legislativó o ejecutivo (1).) (2) Constitución de los Estados Unidos.• (0) Irnpeachment es la acusación que formula contra ciertos funcionarios públicos la Cámara de Representantes. y ejecutar las leyes en consonancia con las mismas. o si el legislativo no mantiene al ejecutivo dentro de la órbita de sus deberes. II. Cuando el acusado es el Presidente de los Estados Unidos. Con todo. Difícil sería pedir una garantía más com- pleta de la libertad individual contra el gobierno. el Estado mismo encomienda su interpretación final y autorizada a un cuerpo de ju- (1) Constitución de los Estados Unidos. sec. traducien- do exacta y castizamente. Es deber constitucional del jefe del Poder ejecutivo obedecer esas decisiones judi- ciales acerca de los derechos e inmunidades de los in- dividuos.--. si insiste en ejercer sobre ese do- minio atribuciones que la decisión judicial le niega. y de que sólo puede conocer el Senado. la ley fundamental no ofrece más recurso contra eso que la acusación (impeachment) (*) (2). III. constituido al efec- to en tribunal.— D :L T. Si los Po- deres legislativo y ejecutivo conspiran coptra el judi- cial. Esa soberanía confiere a los tribunales del gobierno central la facultad de in- terpretar los preceptos de la Constitución referentes a los derechos e inmunidades individuales. art. Sus principios fundamentales han sido escritos por el Es- tado en la Constitución. sec. es decir: el presidente del Stlpre- lao. 4 . art. DERSCLIO CONSTITUCIONAL COMPARADO arbitrarias del mismo gobierno. preside ese alto tribunal el Chief-Justice- el « Justicia Mayor.

queda siem- pre el recurso de apelar al soberano. de que es tan pródiga la de los E tallos Uni- dos. Por otro lado. pues interponerse entre el deber legislativo y el indi- viduo para la interpretación de la Constitución. t. el Po- der legislativo no tiene medios de impedir que el ejecutivo invada la esfera ere la libertad individual (1) Constitución imperial. He aquí el punto en que el Derecho constitucional de los Estados Unidos va mucho más adelante que el de los Estados europeos. BURGESS 217 ristas que ejercen sus funciones con independencia de los departamentos políticos del gobierno y conservan sus cargos mientras dura su buena conducta. pero sólo un primer paso. y así ninguna rama del gobierno imperial puede violarlos legalmente. el comentarista más autorizado de la Constitución alemana atribuye al em- perador la facultad de decidir en definitiva sobre la constitucionalidad de las leyes. De las tres Constituciones europeas que examinamos. (2) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. el Estado. Tal cuerpo no ha sido creado por la Constitución. I. la in- terpretación legislativa es la de más fuerza. sino que debe su existencia a una ley imperial ordinaria (2). pág. Pero la Constitución no faculta al cuerpo judicial del Imperio para la interpretación definitiva de esos derechos e inmunidades. cuando faltan todas las demás garantías. 549. No puede. . El soberano. JUAN W. art. ha escrito en la Constitución algunos de los derechos e inmunidades individuales (1). sólo la de Alemania con- tiene en cierta medida las garantías de la libertad in- dividual. No es cierto que el legislativo pueda interponerse tampoco entre el ejecutivo y el individuo. y en fin. III. La Constitución imperial alemana ha dado un primer paso en este sentido.

23. Consti- tucionalmente. puesto que los Poderes legislativo y ejecutivo le han asignado una esfera independiente. Por otra partó. tomados en conjunto. En el sistema francés no existe el más ligero vesti- gio de garantías constitucionales de la libertad indivi- dual (2). LXXVIII. (2) L-:. expuesto aún a la posi- ble arbitrariedad y tiranía de los Poderes legislativo y ejecutivo. '25-28 de Febrero. cutivo del Imperio. pág. . Quiere decir sólo que faltan aún las ga- rantías indispensables contra el gobierno mismo. tima no permite promover una reforma constitucional. sino mediante el mismo Poder legislativo (1).bon: Das Staatsrecht der franzbsichen. Finalmente. no son nada. Quie- re decir que el individuo está. . DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 218 garantizada por la Constitución. el Poder ejecutivo aombra. casi de la misma extensión que la americana. 1. y separa discrecionalmente a los funcionarios casi judiciales llamados a decidir las contiendas que surgen entre los individuos y el gobierno en el curso (1) Constitución imperial. esta úl . No quiere decir esto que el individuo carezca de libertad en el Estado germánico. y la única fuerza que puede po- ner en juego el mecanismo destinado a la reforma constitucional (4). las inmunidades del individuo frente a las facultades de los Poderes legislativo y eje.3 (1.Republik. Quiere decir que casi todo el poder del Estado frente al individuo reside aún en el gobierno. (3) "'bid. 27. frente a los actos do esos poderes son lo que ellos les permiten ser. art. art. El Poder legislativo es el supremo intérprete de la Constitución (3). VIII.. Quiere decir que en ese régimen la distinción entre Estado y gobierno se halla aún en la infancia. (4) Ley relativa a la organización de los poderes públi- cos. pues.

aunque no hay garantías cons- titucionales de la libertad individual contra el Parla- mento. En Francia el Po der legislativo crea el judicial. como ya he dicho. Significa que en este punto el gobierno se halla inves- tido de todo el poder del Estado. abolir ese Poder o modificar las condiciones de su ejer- 41 dejo de la manera que le plazca. 2. (2) Ley rel ativn. de modo que pueda . ré • JUAN W. pues. Este último no puede acusar al presidente para defender las inmunidades individuales. realmen- te se disfruta allí casi de la misma que aquí. a no ser en el caso de alta traición (2). los tribunales ordinarios. art. 25-28 de Febrero de 1875. § 1 y 2.° . El individuo. 16-13 de Julio de 1875. no poseo 111 en general más que un recurso cuando la Administra- ción atenta a sus derechos: el recurso al Poder legisla- 4 tivo. pero puede provocar un cam- bio de ministerio siempre que quiera. XII. art. 78. Significa que en este particular falta toda distinción entre el Estado y el gobierno. no tienen ju- risdicción ninguna sobre las controversias en que es parte la Administración. procesar a los ministros cuando sus violaciones de dichas inmunida- des rayen en crímenes. BURGESS 219 de la administración del derecho (1). No significa esto que carezca de libertad. Sin embargo. VI.—Ley consti- tucional sobre las relaciones de los poderes púbilcoi3. Significa simplemente que faltan en absoluto las garantías de la libertad individual contra las facultades del gobierno. a la organización de los poderes públi- cos. y . ni cuando funciona como Asamblea constitu- (1) Lebon: Das Staatsrecht der franzUsischen Republik. y determina las condi- ciones y duración de los cargos. Por otra parte. contra el mismo Poder legislativo el individuo no tiene defensa ningu- na. pág. En el sistema inglés.

ya en virtud de petición a la Corona. si quiere. sustrayendo sus funciones a la intervención del Poder ejecutivo. que hay alguna diferencia entre la or- ganización del Parlamento como Estado y su organi- zación como simple Poder legislativo. siendo Alemania el único que ha hecho algo en este sentido por salir del antiguo régimen del absolutismo gubernamental. En los otros países depende de leyes or dinarias. El Parlamento es la fuente. en defensa de su libertad contra los ataques del gobierno. que la libertad civil no forma parte realmente del derecho constitucional más que en los Estados Unidos. y abolir la judicatura. hasta el último vestigio de esas libertades. el individuo cuenta con los tribunales ordinarios. mientras que en el segundo hay entre ellos paridad de atribuciones. pero del mismo modo puede borrar. y ni una ni otros pueden limitar o restringir sus atribuciones. Verdad es. DERECHO CONSTUTICIONAL COMPARADO 220 yente ni cuando actúa como Asamblea l egislativa. El Parlamento ha demarcado por le- yes una amplia esfera de libertad individual. aparte de esto. ya mediante acusa- ción. con la magistratura independiente. Se verá. La dificultad con que aquí se tropieza nuevamente es que el gobierno se halla revestido de todo el poder del Estado. pero esa diferencia no ofrece al individuo una vía independiente para apelar al Estado contra el Poder legislativo. . conseguir la separación de cualquier juez. es decir: que los Comunes tienen supremacía sobre los Lores y el rey en el primer caso. según he dicho. puede. como de los tri- bunales. La apelación debe hacerse mediante el cuerpo contra el cual se hace. y ha eri- gido a la judicatura en especial salvaguardia de esa esfera. y que no se establece la bastante distinción entre el Estado y el gobierno. así de la libertad individual. pues. Insisto en este punto.

Insisto asimismo. JUAN W.. porque es el punto en que se manifiesta más clara- mente el gran progreso de las ideas americanas sobra las europeas en el desarrollo del derecho constitucio- nal. para justificar desde ahora por qué en esta materia me concreto a examinar casi ex- clusivamente la Constitución de los Estados Unidos. . BURGESS 221 allnn•nn.

Su argumento era en resumen: que. Lo que se proponía. no cabe duda de que entonces se consideraba a los lla- mados «Estados» como los verdaderos definidores y de- fensores de los derechos individuales. pues. como entonces se le llamaba. cuando fué sometida a aprobación. El propósito era. era un bill de inmunidades más bien que de derechos. no procuraron apoyarse en ningún prin- cipio digno de nota. el principio para la in- terpretación constitucional de esas facultades debía dB . siendo el gobierno de los Estados Unidos un go- bierno de facultades limitadas. sino que im- pidiese más expresamente los ataques del gobierno contra la misma. Los que se oponían a la adopción del «bill de dere chos» por vía de enmienda al proyecto original do la Constitución. que haría más completa la esfera de la libertad individual. en las Conven- ciones ratificadoras y en la prensa del día de un bill de derechos. no que la Constitución erigiese al go- bierno en defensor efectivo de esa esfera. A mi juicio. se habló mucho en las Cámaras legislativas particulares. y. contenía varias disposicio- nes relativas al dominio de la libertad individual. CAPITULO II EL SISTEMA DE LA LIBERTAD INDIVIDUAL EN LA CONSTI- TUCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS Cuando la Constitución de los Estados Unidos salió de la Convención de 1787.

Pero si algo enserió la his- toria política de los Estados Unidos desde 1790 hasta 1860. JUAN W. en uno u otro punto. Ahora podemos proceder a detallar las inmunidades individuales garantizadas por la Constitución. Las enmiendas decimatercera y décimacuarta expresaban este cambio de sentido. por su parte. cuando se miran desde el terreno del individuo así pro- tegido. .que lo no otorgado. y ratificadas después en número sufi- ciente por las Legislaturas. con la libertad individual. y. fueron elaboradas y aprobadas por el pri- mer Congreso. y que debía autorizarse al go- bierno de los Estados Unidos para que. en vez de cir- cunscribirse. que era inútil el «bill de derechos» para consignar excepciones. en armonía con ese bill. fué esto: que los llamados Estados no eran ga- rantes suficientes —es lo menos que puede decirse— de la libertad individual. era ne- gado. Pero la res- puesta no tenía réplica. podían llegar a encon- trarse en pugna. a no violar esa libertad. esos poderes. Las restricciones quo impone la Cons- titución al ejercicio de esas facultades gubernativas. A. Las diez primeras enmiendas. el de imposición de tributos y el de do- minio eminente. es una de- fensa establecida por la Constitución a favor del indi- viduo contra las facultades del gobierno. son inmunidades. Los medios que el gobierno tiene en sus manos para las libertades individuales son principalmente el derecho de legisla- ción criminal. expresa o tácitamente. como he indicado antes. extremados has- ta lo último en todos sentidos. por consiguiente. BURGESS 223 ser .—Inmunidades frente al gobierno central Una inmunidad. cuidase de defenderla contra la tiranía de los mismos Estados.

art. U. (5) Ibidem. art. § 6. Al contrario. S. S. S. seo. 3 Wheaton. Pero las facultades de dicho gobierno respecto a los delitos cometidos en los llamados Estados y a los cometidos en alta mar y en las partes de la Unión no erigidas aún en Estados. Reports.U. III. 415.—Inmunidades personales. A saber: (1) Constitución de los E3tados Unidos. hechas de acuerdo con la misma (3). (4) y en aquellas partes de los Estados Unidos que no disfrutan del sis- tema dualista de gobierno. -United Subtes y . El Poder ejecuti- vo se encierra. S. la Constitución confiere al gobierno central facultades generales de legislación y administración en. Iludson. 75. § 2. art. 32. sec. Coolidge U. IV. . sec. 8. sufren importantes limitaciones. Sus atribu- ciones en este punto no se extienden más que a dos clases de delitos: la traición (1) y la falsificación do las obligaciones y de la moneda corriente de los Esta- dos Unidos (2) El Poder judicial de ese gobierno no tiene más jurisdicción criminal que la que confieren la Constitución y las leyes ordinarias del Congreso. 4 Cranch. § 10. art.es y . 8. Reports. naturalmente. United States y . Reports. 224 DIIRECII0 CONSTITUCIONAL COMPARADO I. Bevans. Unir ted Sta. sec. 336. (3) Ex parte Bollman.. en alta mar. (2) Ihidern. dentro de los mismos límites. es decir: en los llamados Estados. El gobierno de los Estados Unidos no posee el pleno derecho do legislación criminal en aquellas partes do la Unión que gozan del sistema dual o federal de go- bierno. materia criminal (5). (4) Constitución de los Estados Unidos. 3. I Wheaton. 1. Reports. I. U. 7 Cranch. que son otras tantas inmunidades individuales. 3.

15 . ley con efecto retroactivo. IV. o una ley que agrave la penalidad del acto. Missouri. Reports. 3 Cranch. JUAN W. R-sports. debe dar pormenores sobre el lugar que haya de reco- nocerse y la persona o cosa que deba ser detenida o embargada. Re poi ts. Reports. y consignar con la mayor exactitu i posible el tiempo. adoptando resoluciones que den a alguien por convic- to de un crimen común.—Ex parte Barford U. o que ceda de algún modo en perjuicio del acusado (3). '221. 2. 333. debe ampararse bajo el jura- mento o palabra de honor de una persona digna de fe. Con todo. El gobierno no puede expedir ni autorizar órde- nes «generales» para efectuar registros ni detencio- nes. pero especial- mente en materia crimiLa!.—(N. S. (1) eer el ca-kl se condenaba en Inglaterra a ciertos delincuentes (. 4 Wallace. U. i genera l . 448. 3 Dallas.) (2) 1?.(N. . S. debe contener el nombre de la persona. una ley que amplíe simplemente el número de personas que pueden atestiguar en un caso dado no es una ley ex post facto en su aplicación a delitos cometidas antes de su existencia. sec. tratándose del derecho ame- ricano. Kring y . El Congreso no puede decretar ningún bill of attainder (1) ni ley alguna ex post facto (2). S. (4) Constitución. 9. lugar y naturaleza del delito (4). S. sí él fuese ya penable. Enmiendas. Reports. art. . Se contienen estas dos prohibiciones en el art. Bull. S. es decir: el Poder legislativo no procederá como un tribunal. I. § 3 de la Constitución. ni hará una ley que convierta en delito un acto que se reputase inocente al tiempo de cumplirse.obre todo a los culpables de traición o de fe- lonía sin sentenc . a judicial. o que reduzca las pruebas necesarias para la condena. Utah. DEL T. BURGESS 225 1. sino que toda orden de ese género debe apoyar- se en un motivo fundado. 386. DEL T. 574.) (3) Catder y . Ex parto Garland.—El )pt v. U. 110 U. 107 U.

El gobierno no puede autorizar ninguna dila- ción injustificada en el juicio de un procesado (3). Raports. (3) Ioidew. Reports. art. art. V. 4. 31ti. a fin de que resuelva acerca de su situación una providencia judicial (1). esto es: por acusación de doce hijos. El gobierno no podrá exigir una fianza tan exce- siva que equivalga a la negación del privilegio de la fianza (2). del país. I. S. (i) Mulielidas a la Constitución. S. cuando menos. Eninien_as. libertad personal. tener ningún interés gubernamental en la opresión de sus conciudadanos ni servirse de la acusación criminal 5 como de un arma para inutilizar a adversarios políti- cos (4). . El gobierno no puede autorizar ningún'juicio por crímenes o delitos que acarreen la pérdida de la. Salvo en tiempo de guerra. por el hecho de sor hijos del pa. 6. 5. U. 2.. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 226 3. El gobierno no podrá autorizar persecuciones por un crimen cuyo castigo implique la pérdida de la libertad personal. VI. VI. Los militares no gozan de esta inmunidad. Re- ports. se supone que no han de. sec.—Ex PARTE Wil- E. 127 U. 540. art. Marekte v. VIII. (5) ELÍniendas a la Constitución.ís o ciudadanos. y con la condición de que-el vere- dicto se formule por acuerdo unánime de los represen- tantes de" la comunidad (5). art. (1) Constitución. no puede impedir que un detenido comparezca inmedia- tamente ante un jaez. o sea: con la participación de la comunidad cuya paz haya sido violada. sino con intervención del jurado. el gobierno no puede suspender el privilegio del habeas corpus. S.—Callan WIlti011. los cuales. sino por presunción o denuncia de un gran jurado. es decir. 417. E7 U. S. (2) Constitución. 114 U. 9.)11. art.

(2) Eamieadas a la Constitución. si el crimen se hubiese cometido fuera de los Estados (1). sec. No pueda autorizar un juicio secreto (2). No puede negarle el careo con los testigos que depongan contra él (5). V. sea absolutorio. VI. (4) Ibidem.—Boyd y . con suje- ción a las reglas y principios «que existían en el com- (1) Constitución. ni de palabra ni mediante la presentación de sus papeles particulares (7). o del lugar ya designado por la legislación del Congreso para el juicio. S. art. para juzgarle. en aquello que éstas disposiciones no amparen. No puede privar al acusado del derecho a la asistencia de un defensor (3). es decir: sin una serie de procedimientos legales ajustados a las reglas y princi- pios que se consignan en estas mismas disposiciones de la Constitución que acabamos de considerar. (9) Ibid. . BURGESS 227 8. 616. del Estado y distrito en que se haya cometido el crimen que se le imputa. art. No puede dejar de darle a conocer la naturaleza y la causa de la acusación (4). art. III. Re ports. por un jurado legal (8). sea condenatorio. No puede trasladar al reo. El gobierno no puede autorizar ningún procedi- miento arbitrario en el juicio. § 3. '2. (6) Ibidem. 116 U. (5) Ibidem. Enmiendas. después de pronun- ciado veredicto. JUAN W. Y no puede privarle de la vida o de la libertad sin cumplir todos los requisitos de un proceso en debida forma (9). (7) Ibídem. (3) Ibidem. art. No puede compelerle a dar testimonio contra sí mismo. V. No puede procesarle segunda vez por el mismo hecho. y. United S'. art. ni medios de obtener testimonios en su fa- vor (6). VI._iates. (3) Enmiendas a la Constitución.

4 Cranch. ni implicará la confiscación de sus bienes sino durante su vida (2). S. si no han sido formuladas por el Parlamente y sanciona . pres- tándoles ayuda y socorros.) (2) Canstitueión. non. circunscribiéndole al hecho de «promover guerra contra loo Estados Unidos. por los tri- bar. aunque cl common law suele oponer- se también al statutory law en concepto de lex . Reports. Le define la Constitución misma. § 1 y 2. scripta. y cuya práeti- ca después de la colonización ha demostrado que no eran opuestos a su condición civil y política. Por lo mismo. S. La Con-ti- tución exige para la condena la declaración de . porque los usos y precedentes que le constituyen se hallan consignados en multitud de documentos que guar- dan los archivos parlamentarios y judi&a es.» 9. o leyes en sen- tido estricto). del T. de traición. U. U. esiablecida. no a su deciae a- cióa expresa y solemne por los órganos legislativos del Estado. dos testigos sobre el mismo hecho o la confesión en juició público. ales. arr. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 228 mon law (1) y en los estatutos de Inglaterra antes de la emigración de nuestros ascendientes. 3. Pero esas regias. III. El gobierno no puede interpretar el concepto criminal que más se presta al abuso: el. como las que for- man el statutory law (el cuerpo de estatutos.—(N. y prescribe que ninguna sentencia por traición se opondrá a la herencia de o mediante el sentenciado. conjunto de reglas jurídicas que deben su fuerza obligatoria a la p) ác- Vea constante y a la general aceptación. cuentan con la consarraeAn judicia l_ y son origen de una vasta jurisprudencia. sec. o únirse a los enemigos de los Estados Unidos.as por la Corona.—Ex parte Boll- man and Swartwont. 9 Wallace. 339. Bigelow Forrest. Reports.» Tampoco puede el gobier- no disponer las pruebas del juicio de modo que se facilite la condena por traición 111 asignar al crim)it penas que puedan recaer sobre inocentes. (1) Common law: Derecho consuetudinario. . 75. no ha de entenderse al pie de h letra que sea derecho no es- crito.

o sea en los llamados Estados. que disfrutan del sistema federal de gobierno. excepto en las cláusulas que le autorizan a dictar todas las medidas y reglamentos que estime indispensables respecto al territorio o a cualquiera otra propiedad perteneciente a los Estados (1) Enmiendas a la Constitución.. ningún género de atribu- ciones sobre este punto. E! gobierno no puede autorizar la imposición de multas excesivas ni de castigos crueles o insóli- tos (2).—Puesto que la Constitución no confiere al Gobierno general. toda vez que la Constitu- ción no autoriza al gobierno para mirar como delito ni falta el libre ejercicio de las creencias y la libre emi- sión4 de las opiniones. en la determinación de las penas. . o que dé carácter ofi. VIII. porque. JUAN W. ni explícita ni implícitamente. art. en ciertos respectos. van má allá de los principios bien entendi- dos del common laza. ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al gobierno la reparación de sus agravios. Libertad de la palabra y de la prensa. Estas restricciones demandan un examen en algo más municioso. al revés.s ial a alguna religión o. art_ I. 1°. debería suponerse que existe en aquellas partes del peí. (2) Ibid. BURGESS '229 10. Pero la Constitución da más fuerza al principio. es decir: la ligislación criminal del Congreso en las materias que le asigna la Constitución debe ajustarse. proclamándole ekpresamente. a los pre- cedentes del common 11. prohiba su libre ejercicio (3). Declara que el Congreso no hará ninguna ley que restrinja la libertad de la palabra o de la prensa. Aunque la Constitución no garantizase expre- samente la libertad del pensamiento y de la palabra.

. la in- munidad mmicionada es mucho menos extensa que en las partes do la Unión que gozan del sistema dualista de gobierno. en nuestro régimen el Congreso es el cuerpo a quien corresponde decidir en difinitiva sobre esa cuestión (4). (2) Cooper's Case. (4) Co nstitución. págs.—Cal icmcier's Case. Fuá una de las dispo- siciones más impopulares del Congreso. cap. art. ate Trials. Sin embargo. ibitlem. 8. puesto que en todos esos puntos la Cons- (1) Uriited States Matutes at Laye. sin que nadie intentase resucitarla. –Has- TY . vol. a no ser en concepto de atribu- ción extraordinaria. en 1798 el Congreso aprobó una ley para el conjunto de los Estados Unidos. LXXIV. A. sec. pero la inminencia del peligro no llegaba hasta el punto de justificar que se asumiesen atribuciones marciales. (3) Elliot's Debates. § 11. I. declaran- do delito penable con multa y prisión el divulgar o pu- blicar de mala fe cualquier escrito falso y ofensivo contra el gobierno (1). I. 2. 638. ibideru. ni por medio de cen- sura o prevención. y una gran parte de los ciudadanos puso en tela de juicio su cons- titucionalidad. ni imponiendo castigos por su uso o abuso. Sin embargo. 528 y siguientes. E p a ley. Whnrton's S . DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 230 Unidos. y en virtud do esa ley se juzgó y condenó a varias personas (2). en tiempo de guerra Cierto que amenazaba la guerra con Francia. En el distritro de Colombia. es decir: éste no puede violarlas. dejó de regir en 1801. que provocó las célebres reso- luciones de Kentuky y Virginia (3). sec. págs. 'en los territorios y en aquellos lugares de un Estado sobre los cuales haya cedido éste su jurisdicción al gobierno general. 659. vol. debe inferirse que esas inmunilades son com- pletas dentro de los Estados frente al gobierno general. 596-7.-tit's Case. 331. la verdad no puede defenderse. IV.

o si no llega a ser total por las razones conside- radas.—(N. BUROESS 231 titución inviste al gobierno. a los territorios y a loa demás lugares sometidos a la jurisdicción exclusiva del gobierno general. por conse- cuencia. La regla de inter- pretación con respecto a esas facultades consiste en dar por concedidas las que no se niegan.central de facultades gene- rales. dichos puntos. para proteger la reputación de los individuos. 3. en términos generales. art. DEL T.) . Por consi- guiente. La cuestión se reduce a saber si la inmunidad es total en esas partes. 1. (2) Literalmente: la ley sobre difamáción de palabra o por escrito (slander andlibe1). Eso conduciría inevitablemente a res- (1) Cowuitución. como en los Es- tados. se extiende al distrito. § 2. La esfera de su aplicación no se circunscribe a los Estados. el gobierno de los Estados Unidos puede res- tringir en dichos puntos la expresión del pensamiento. La prohibición contenida en el art. Para responder a esta pregunta. lo cual sería una situación intole- rable para una sociedacrque pretende vivir bajo el im- perio de la ley. demos per sen- tado que no podía entrar en el espíritu de la enmien- da impedir que el gobierno de los Estados Unidos in- trodujese y aplicase en. mientras no se ló vede algtin precepto constitucional. Si no se conce- diese tal facultad al gobierno de la Unión. entonces se privaría a esas partes y lugares de toda ley sobre injuria y calumnia. sec. amén de las especificadas (1). la ley sobre injuria y calumnia (2) El common law nunca entendió que esa ley atentase en lo más mínimo contra la libertad de la pala- bra y de la prensa. IV.° de las enmien- das se formula. y el common lazo es la gran fuen- te de donde surgen los principios para interpretar to- das las disposiciones de la Constitución referentes a los derechos e inmunidades individuales. JUAN W.

232 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO

tablecer la costumbre del duelo, de la venganza priva-
da, para la defensa del honor y de la dignidad perso-
nal. Yo opino, pues, que la prohibición sólo puede
querer decir que el gobierno general no hará una ley
insólita sobre injuria, y calumnia para esas partes de
los Estados Unidos sometidas a su exclusiva jurisdic-
ción, sino que, en esas cuestiones, debe atenerse a los
principios generales de nuestra jurisprudencia deriva-
dos del coninion law; así, verbigracia, el gobierno no
podrá alterar esos principios en favor de sí propio
de sus funcionarios, ni tratará de impedir la manifes-
tación o publicación de ninguna cosa mediante la pre-
via censura. Tal creo que es el alcance de la inmuni-
dad garantizada al individuo frente al gobierno gene-
ral en aquellas partes de los Estados Unidos someti-
das a su exclusiva jurisdicción. La inmunidad no es
completa, pues en esas partes, como enlos Estados, por
la sencilla razón de que en éstos la ley sobre injuria y
calumnia es determinada y aplicada por ellos mismos,
mientras que en aquellos otros puntos la definición y
aplicación de la ley corresponde al gobierno general.
2.° La libertad de reunión y de petición al gobier-
no para la reparación de los agravios.—Aquí también
debe distinguirse entre las partes de la Unión que go-
zan del sistema duelista de gobierno —los llamados Es-
tados— y las partes sujetas a la jurisdicción y autori-
dad exclusivas del' gobierno general.
En las primeras esta inmunidad es casi absoluta. El
gobierno general no puede ejercer atribuciones de nin-
guna índole en lo tocante a las reuniones de personas
que se celebren dentro de un Estado, a no ser con de-
signios de traición, por la razón sencilla de que la ley
f undamental no le confiere ninguna; y el principio
que ha de aplicarse para definir la extinción de las

JUAN W. BURGESS 233

atribuciones del gobierno general dentro de los Esta-
dos es que las facultades no concedidas por la Consti-
tución deben darse por negadas: son facultades que se
reserva, ya a los Estados, ya al pueblo (1).
Al revés: por lo que hace a facultades generales
con respecto a aquellas partes de los Estados Unidos
donde no rige la forma dual o federal, debe entender-
se, como ya he dicho, que las no negadas son concedi-
das. Segtta este principio, el gobierno podría restrin-
gir en tales partes la inmunidad presente, mediante
leyes que distinguiesen entre reuniones pacíficas y se-
diciosas, prohibiendo las últimas y permitiendo sólo
las primeras. La inmunidad, pies, no es tan com-
pleta aquí como en los E5tados; y la razón es la
misma que en el caso precedente de la libertad de la
palabra y de la prensa. Pero, proceda de donde quie-
ra la petición, el gobierno siempre tiene el deber de
recibir, oir y responder a la súplica.
3.° La libertad de religión y de culto.--Aquí debe
establecerse nuevamente la misma distinción entre las
partes de los Estados Unidos donde rige el sistema
dualista y las partes sujetas a la autoridad exclusiva
del gobierno general.
En las primeras, la inmunidad es absoluta frente al
gobierno de la Unión: no tiene éste facultades de nin-
gún género para inmiscuirse en tales asuntos dentro
de los Estados; eso es cosa reservada exclusivamente
a los Estados mismos: es una esfera que no puede in-
Tadir el gobierno general.
En las segundas, el gobierno de la Unión posee atri-
buciones generales sobre esta materia, como sobre to-

(i) Enmiendas a la Constitución, art. X.—The Collector,
v. Day. U. S. Reporte, 11 Vallase, 113.

234 DHRECHO CONSTITUCLONAL COMPAltADO

das, excepto en los casos en que la Constitución se las
niega. El único límite impuesto a esas atribuciones, se
contiene en las dos primeras líneas de la primer en-
mienda, y dice así: «E: Congreso no hará ley ninguna
para establecer una religión ni prohibir su libre ejer•
cirio= (1). Un hecho ha puesto a prueba esta restric•
ción constitucional y ha dado margen a una interpre-
tación autorizada de la misma: el hecho de existir en
algunas partes de los Estados Unidos un sistema de
culto que se titula religión, y que incluye entre sus
prácticas la de la poligamia. En el gran litigio de Rey-
nolds se fijó y definió la inmunidad constitucional del
individuo resp e cto a la libertad de religión y de cul-
to (2). El Tribunal Supremo declaró entonces que esa
restricción constitucional del poder legislativo del
Congreso debe entenderse con referencia a las opinio-
nes, pero no a los actos que puedan mirarse como
violaciones de los deberes sociales o subversivos del
buen orden. El libre ejercicio de la religión garantiza-
do al individuo se circunscribe, pues, al culto pura-
mente espiritual, a las relaciones entra el individuo y
un ser extramundano. Desde el instante en que la re-
ligión trata de regir las relaciones entre dos o más
individuos, queda sometida a los poderes públicos y a
la supremacía de la ley: el individuo no disfruta en
este caso do ninguna inmunidad constitucional frente
al gobierno.

(1) El principio de la Constitución que niega al Gobier-
no de los Estados Unidos el derecho de exigir una profe-
sión de fe como requisito para el desempeño de ninguna
función o cargo público (art. VI, sn. 3), coub p gra una inniu-
nidad pulítica más bien que de las tocantes al dominio de
la libertad individual o civil. Por eso no trato de ella en
est punto.
(2) 9 8 U. S..Reports, 145.

JUUN W. BURGESS 235

II.—Inmunidades referentes a la propiedad privada.

El segundo de los caminos principales que abren
acceso a la esfera de la autonomía individual es el que
depara la facultad de imponer tributos y el derecho de
dominio eminente. Examinemos las garantías que
establece la Constitución para proteger la propiedad
privada contra los ataques del gobierno.
Constitucionalmente, en los Estados Unidos la pro-
piedad privada puede extenderse a todo menos al hom-
bre: el hombre es lo único que no puede ser objeto de
ella (1). El gobierno de la Unión, por consiguiente, no
puede restringir la esfera de la propiedad privada en
aquellas partes de los Estados Unidos que disfrutan
del sistema federal: no puede excluir nada de esa esfe-
ra, excepto sólo el hombre. El caso varía, según repe-
tidas veces he explicado, en las partes que se encuen-
tran bajo su jurisdicción exclusiva; en esas puede de-
terminar libremente en qué ha de consistir la propie-
dad privada, con la sola limitación do no incluir al
hombre entre los objetos de ella. Aquí la Constitución
no crea ninguna otra inmunidad Sobre este punto a
favor del individuo.
Pero, así en los Estados como en los distritos y lu-
gares sometidos a la jlirisdicción exclusiva del gobier-
no general, las garantías que la Constitución ofrece al
individuo frente a las facultades gubernamentales de
imposición de tributos y de dominio eminente, son
idénticas.
1. La Constitución preceptúa que toda ley sobre
contribuciones se inicie en la Cámara baja del Congre-

(1) Enmiendas a la Constitución, art. XIII.

236 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO

so (1); que todas las consignaciones de créditos para
pagos se hagan por ley (2); que no se expropie a na-
cie por razón de utilidad pública, sin la indemnización
debida (3), y que no se prive a nadie de su. propiedad
sin el procedimiento legal debido (4) He reunido aquí
las trabas generales puestas a las atribuciones del go-
bierno, y, tras una breve explicación, pasaré a las li-
mitaciones más especiales.
1.° El que la iniciativa de las leyes de contribucio-
nes se atribuya exclusivamente a la rama más popular
del Poder legislativo del gobierno, no es una defensa
contra todo el gobierno, y por consiguiente, e , tricta-
mente hablando, no es una inmunidad. Si esa disposi-
ción es importante para la seguridad de la propiedad
privada, no es porque restrinja la extensión de las fa-
cultades del gobierno en punto a imponer tributos,
sino porque el pueblo, el cuerpo electoral, tiene una
influencia más directa sobre esa rama del gobierno que
sobre ninguna otra. La verdadera inmunidad reside en
el aspecto negativo de la disposición, es decir: en que
el gobierno no puede ejercer esas facultades sino de la
manera así prescrita. La misma Cámara de Represen-
tantes no puede, ni por sí sola, ni de acuerdo con el
Senado y con el Presidente, permitir que el Senado o
cualquier otra rama del gobierno tengan la iniciativa
en esta materia; y en la hipótesis de que el Senado o
el Presidente tratasen de arrogarse esa facultad, y de
que la Cámara consintiese la usurpación, me parece
que sería, por lo menos, discutible si los individuos no
podrían reclamar ante los tribunales contra contribu-

(1) Constitución, art. I, sec. 7, § 1.°.
(2) Ibidem, art. I, sec. 9, § 7...
(3) Enmiendas a la Constitución, art. V.
(4) Ibidem.

JUAN W. BURGESS za

ciones impuestas de asta suerte, a causa de su carácter
anticonstitucional. No creo que el poder judicial pu-
diera inhibirse, pretextando que se trataba de una
cuestión política. Eti términos generales, el reparto de
atribuciones quo hace la Constitución entre las diver-
sas esferas del gobierno es una cuestión política; pero
en este caso particular se hallaría interesada directa-
mente la propiedad privada, y los tribunales de los
Estados Unidos no se han excusado nunca do entender
en cuestiones que afectasen directamente a la propie-
dad privada, por la consideración de que eran políticas.
2.° El límite impuesto a las facultades del gobier-
no en cuanto a la inversión de fondos, a saber: que la
inversión se determine por la ley y no por órdenes gu-
bernativas, no crea ninguna inmunidad inmediata a
favor del individuo; pero es un freno contra el derro-
che y las exigencias gubernamentales. No obstante, si
el Presidente ordenase pagos, y los tesoreros de los fon-
dos públicos defiriesen a sus órdenes, la Constitución
no ofrece al individuo medio de oponerse. No hay más
que un recurso político: la acusación del Presidente y
de los tesoreros por el Congreso. Y si el gobierno se
entregara a prodigalidades al amparo de leyes, la Cons-
titución no ofrece al individuo medio de evitarlo. La
cuestión es puramente política, y en nuestro régimen
el Congreso es quien decide en definitiva sobre tales
cuestiones (1). Por consiguiente, ese precepto constitu-
cional será una garantía probable de la propiedad pri-
vada, pero no crea una inmunidad positiva; y si he ha-
blado de él en este punto, es sólo por dar un resumen
completo de todas las garantías, así efectivas como po-
sibles, de la propiedad privada.

(1) Georgia v. Staaton, U. S. Reports, 6 Wallaee, pág. 51.

de mo- do que el interesado pueda presentar testimonios jus- tificativos y hacerse oir. debe determinarse. U. (1) Ueited States v. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 238 3e9 La restricción constitucional del derecho de dominio eminente es una inmunidad positiva. El go- bierno no puede expropiar a nadie por causa de utili- dad pública sin ofrecerle la debida compensación. y necesita. Reports. y.°. 2. t3 LI. que esa disposi- ción facilitará los medios de valuar justa y razonable- mente la propiedad de que se necesite disponer.°. La Constitución puntualiza particularmente el procedimiento a que el gobierno debe ajustarse en el ejercicio de su facultad de imponer tributos. ay'$ Lesee. S. R3p3rts. El procedimiento legal en debida forma para ejer• cer el derecho de dominio eminente significa que la ex- propiación se hará por causa de utilidad pública y por una disposición del poder legislativo. atendiendo: 1. (2) mar. finalmente. y cuya práctica después de la colonización ha demos- trado que no eran opuestos a su condición civil y po lítica» (2). . 513.)w. 109 U. . a «los usos y modos de proceder» sobre el particular «que existían en el commonlaw y en los estatutos de Ingla- terra antes de la emigración do nuestros ascendientes. Hoboken Laad and Improvement Co . a «la Constitución misma». 2. Jones. S.trd.. La ley fundamental defiende la propiedad privada de los ataques del gobierno mediante otras formas de procedimientos que las expuestas. que se ofrece- rá la debida compensación a la persona expropiada (1). v. El procedimiento legal para la expropiación en cual - quier otra forma que no sea mediante el ejercicio del derecho de dominio eminente. ajustarse al procedimiento legal en debida forma para privar de su propiedad a un individuo.

d e clara que una capitación es una con- tribución directa (4). a nadie podrá gravarse con parcialidad o fal- ta de uniformidad.° La Constitución preceptúa que los derechos. Según el Tribunal Suprema la uni- formidad requiere que el gravamen sea el mismo «en todo lugar donde se encuentre el objeto de él» (6): la misma contribución por el mismos artículo. § 4. United. Reports.° (5) Hylton. Reports. 3 Dall ve 171. S. Turpin v. S. son artículos de exportación «los que se hallan camino del E. BURGESS 239 1. 117 U. no hay más que otra especie de contribución directa: la que grava la propiedad territorial (5). ninguna sino en proporción a la población (3). 3. Según defi- nición del Tribunal. Pero la Constitución no prohibe que el gobierno gravo las exportaciones de aquellas partes de los Estados Unidos sometidas a su jurisdic- ción exclusiva. 1. (6) Head Money Cases.° (4) I hiciern. States.o han sido entregados para su transporte a un conduc- tor ordinario» (2). pues. I. 580. Reports. 504.° La interpretación judicial del espíritu y de los (1) Constitución. 112 U.dos Uni- dos. impuestos y sisas serán uniformes en los Esta. JUAN W. 2. (3) Constitución. S.° La Constitución prescribo que no se impondrá contribución directa.tado a que se destinan. Errol. Bu- gess. art. donde quie- ra que se halle. sea 9. 9. sec. 116 U. U. sec. 4. o sea: de aquellas partes de la Unión en que existe el sistema federal de gobierno (1). S. no existe esa in- munidad para el individuo. y segln el Tribunal. es decir: por lo que afecta a la inmunidad del in- dividuo. I. 9. 517. v. Reports. § 5.° (2) Coe. art. art. En tales partes.. § 4. .° El gobierno no puede imponer ningún grava- men sobre los artículos que se exporten de cualquier Estado.

pues. 11 WálLee 113. que la propiedad de los individuos tocante a esos medios —títulos de la deuda de los Estados.' La Constitución reconoce al individuo el dere- cho de no alojar un soldado en su casa en tiempo de (1) The Collector. a La Constitución garantiza el juicio por jurados de aquellos pleitos. verbigracia— no puede ser sometida a tributación por el gobierno general. puesto que exige que se apoyen en juramento o palabra de honor. puede estable- cer un sistema de procedimiento judicial que expusie- se gravemente la propiedad del indivIduo. Protege. Supongo. y que espe- cifiquen el lugar que haya de ser registrado y las cosas que deban embargarse (2). art. R-Iports. VII. IV. 2. Mediante legislación. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 240 principios generales de la Constitución ha declarado que el gobierno central no puede someter a tributación los medios e instrumentos indispensables para los ac- tos y operaciones gubernamentales legítimas de los Estados (1). 3_ He dicho que los medios principales que posee el gobierno para invadir el dominio constitucional de la propiedad privada son el derecho de imponer tribu- tos y el de dominio eminente. al individuo contra toda otra forma en que se pretendiera registrar su domicilio y embargar sus papeles y efectos. seguidos en los tribunales del go- bierno general. art. Day. pero no son los únicos de que dispone. 3. U. S. 1. (2) Enmiendas a la Constitución. (3) Enmiendas a la Constitución. pues. . cuya cuantía exceda de veinte do- llars (3). v. a Prohibe expedir órdenes «generales» para el embargo de la propiedad. Contra las facultades del gobierno en este punto la Constitución consagra algunas inmunidades individuales.

Hay que añadir. Siguiendo el mismo orden que antes. la defensa de la Constitución. El gobierno general no tiene autoridad. y después de las re- lativas a la propiedad. El poder judicial de la Unión debo defender al individuo contra todo ataque del gobierno a esta esfe- ra de autonomía. ni tampoco. Tales son en resumen las inmunidades que la Cons- titución define y garantiza expresamente al individuo frente a las atribuciones del gobierno general. la Constitución. • JUAN W. III. ninguna para en- trometerse en este dominio. en tiempo de guerra (1). a no ser en la forma prescrita por las leyes. art. ni para ejercer jurisdic- ción sobre nadie en las materias que ese dominio abar- ca. En ciertos sentidos y en ciertas circunstancias es más de temer el peligro que viene de los segundos que el del prime- ro. que el individuo se halla implí- citamente libre de la acción de ese gobierno en todo aquello que la Constitución no incluye dentro de la órbita de tal autoridad gubernativa. BURGESS 241 paz. trataré prime- ro de las inmunidades personales. y más indispensable. (1) Enmiendas de.. B.—Inmunidades frente a los Estados. derivada directamente de los princi- pios generales de la Ley fundamental. En un sistema federal de gobierno la esfera de la libertad individual se halla amenazada por dos lados: por el gobierno central y por los locales. De esa suerte la esfera de las inmunidades que posee frente al gobier- no general aumenta en proporción a la esfera de atri- 11 buciones reservadas exclusivamente a los Estados. 16 . por consiguiente. sin embargo.

vol. pág. I. Las «resoluciones» de Randolph (3). el proyecto de Pinckney (4) y el informe de la comisión de la Cámara presentado por Mr. La Constitución prescribe que «ningún Estado podrá decretar un bill of attainder ni hacer una ley ex post facto» (1). pero el gcbierno ge- neral no posee medios constitucionales de evitar tales disposiciones por parte de los Estados. actual de los Estados Unidos. (5) Ibid. El lenguaje que la Constitución emplea es. 242 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO T. sin duda. estos cuerpos pueden dictar semejantes disposiciones. . págs. (4) Ibid. pero nada impide a los gobiernos locales seguir ejucutándo- las en otros casos. U. recurra en demanda do protección al Poder judicial del gobierno (2).. Missouri. Constitución. pág. El Tribunal las anulará en- tonces en el caso particular sometido a su juicio. y el gobierno general no puede intervenir hasta que una persona. siempre que una persona tenga valor y medios para resistirse. 4 Wallace. S. 277'. 149. § 1. Gorham (5) propo- (1) art. (3) Elliot's Debates. La palabra «Estado» significa aquí evidentemente el pueblo y las Cámaras de una de las regiones de la Unión. 144. (2) Ciumniings. con- tará con el apoyo del Poder judicial de la Unión. sec. sino es el saber que.-U). habilitaba medios bastantes para hacer efectiva esta prohibición. Cuando la Convención constituyente de 1787 trazaba las primeras líneas de la Constitución. y antes de que se viese obligada a transigir con los mantenedores del antiguo sistema..—inmunidades personales. 1. preventivo. perjudicada por ellas. a pesar de la prohibición. 1. 181 y 182.. de modo que. Reports.

a no ser como castigo de un crimen del cual se haya declarado al culpable. La Constitución faculta al Congreso para hacer ejecutar este artículo. JUAN W. Por la oposición resuelta de los particularia. . mediante las leyes opor- tunas. la esclavitud ni la servidumbre involun- taria. siempre que se intente esclavizarle o someterle ante la ley a uua condición de esclavitud. La novena sección del Acta de dere- (1) Enmiendas a la Constitución. reo con- victo» (1). Ya he explicado lo que signifi- can lás expresiones bill of attainder y ley ex post fa- cto. en opinión de éste. La Constitución afirma que «no se consentirá en los Estados Unidos. el individuo tiene el derecho do reclamar la defensa del gobierno de los Estados Unidos. en toda la dada extensión de los Estados Uni- dos. de cuestión tan espinosa. Y puede ser protegido por otros medios que los judiciales. El gobierno no tiene que esperar a que el atentado se consume para poner remedio después. 2. cuando. contra todo ataque de los Estados o de las personas o asociaciones de personas residentes en ellos. pues. XIII. art. y no repetiré aquí la explicación. y especialmente. ni en ningún lugar sujeto a su jurisdicción. sino simplemente «a su jurisdición». aunque algo radical. Por con- secuencia.tas fué desechada esta solución práctica. en debido forma. la naturaleza del caso. El artículo no dice «en ningún lugar sujeto a su exclusiva jurisdición». y en vez de ella tenernos el sistema que consiste en dejar que el mal se produzca para tratar de remediarlo después por un procedi- miento largo y costoso. fuesen contrarias a la Constitución y a las leyes de los Estados Unidos. BURGESS 243 oían que las leyes hechas por los Estados estarían sujetas al veto del Poder legislativo de los Estados Unidos.

3. 29. aunque se concibe que pueda otorgarlos indirectamente. Del lenguaje de la Constitución parece infe- rirse que no se consideran como términos equivalentes. que provee al modo de cumplimentar este precepto de Constitución. vol. No encuentro en la Constitución. ni en las sentencias judiciales. Lo hago para distinguirlas de las políticas y de las sociales. me parece que esos términos deben entenderse así: que no se consen- tirá en ninguna parte de los Estados Unidos. sea por vida o por un período cualquiera de tiempo. Se notará que empleo la expresión «desigualdades ci- viles». . Atendiendo al tenor del Acta de derechos civiles de 1866 y a lo resuelto sobre este punto por el Tribunal en 1883 (2). ni en las leyes. S. Este artículo de la Constitución no otorga a nadie directamente derechos políticos. pág. 27. sino de extensión distinta. por ejemplo: si algún otro artículo de la Constitución de los Estados Unidos o alguna disposición do la Consti- tución o de las leyes de un Estado declarase que to- dos los hombres libres tendrán el derecho de sufragio. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 244 ----- ches civi l es de 9 de Abril de 1866. ni ningún género do desigual- dades civiles que recuerden un estado de servi lumbre. podrá emplear legal- mente aquella parte de las fuerzas terrestres y maríti- mas de los Estados Unidos. Reportes. 14. 14. que se esti- me necesaria para evitar la violación y asegurar el de- bido cumplimiento de esta ley» (1). o la per- sona a quien él autorice al efecto. at Large. 109 U. pág. decla- ra «que el Presidente de los Estados Unidos. ni en ningún lugar sujeto a su jurisdicción la servidumbre personal involuntaria. (i) United States Statutes at Large. Ci- vil Rights Cases. (2) United States Statutes. vol. ninguna definición direc- ta y formal de la esclavitud o de la servidumbre invo- luntaria. o de la milicia.

que la ley puede exten- derse hasta el punto de abarcar todas las relaciones so- ciales. medios de viaje por mar y tierra. dentro de nuestro régimen. las reliquias sociales de servidumbre invo- luntaria no pueden considerarse como legalmente abo- lidas por este artículo de ningún modo. El Tribunal declara que las distincio- nes que establezcan los posaderos o fondistas. y que la ley del Congreso de 1. no figuran entro las desigualdades a que puede aludir el artículo constitucional. ventajas. pero eso es cosa que debe realizarse por la sociedad fuera del dominio de la ley. pero este artículo de la Constitución no autori- za al Congreso a extender así las leyes de los Estados Unidos sobre este punto. el Tribunal Supremo de los Estados Unidos. teatros y demás lugares de diversiones públicas. Ea las citadas sentencias de 1883. Pueden extinguirse gradualmente a conse- cuencia de la abolición de las civiles. en lo que toca a los dere- chos privados. sin duda. afirma de un modo categórico que la enmienda XIII no ha abolido tales reliquias sociales de la esclavitud. facilidades y privilegios de posadas y fondas. último intérprete de la Constitución. y no creemos que las Cáma- ras de los Estados entren en vía tan tiránica. 0 de Marzo de 1875. haciendo caso omiso de toda . Por otro lado. BURGESS 245 entonces el cumplimiento de la enmienda XIII entra- fiaría como consecuencia la concesión del sufragio. en cuanto al trato y servicio que proporcionen a las dife- rentes personas. los em- presarios de teatros y los conductores de viajeros. JUAN W. Se concibe. sin más condiciones ni limitaciones que las establecidas por la ley y aplicables por igual a los ciudadanos de cualquier raza y color. que trata de ase- gurar a «todas las personas que se hallen bajo la juris dicción de los Estados Unidos el pleno e igual disfrute de las comodidades. ni directo ni indirecto.

vol. arrendar. dos medios de violarla existen aún. p á g. parte 3. por último. 336. para ejercitar acciones ante los tribunales. Es la verdadera a todas luces. todas las relacione. las desigualdades abolidas por este artículo XIII de las enmiendas. de que los Estados pueden abusar fácilmente. Reports. comprar. 216 DERECIW CONSTITUCIONAL COMPARADO condició n pasada de servidumbre» (1). que. en mi sentir..Y. si cabe. vender. Roports. Así. en nuestro sistema dualista de gobierno cae dentro de la órbita de sus atribuciones. 3. que el aprendizaje (1) United States St-Jutes at Large. Dos caminos tienen abiertos todavía los Estados para atacar esta inmunidad. es nula y sin valor (2). vol. pues. 109 U. Los preceptos generales que hoy rigen en la materia son: que sólo puede con- tratarse como aprendiz a un menor. 14. y. poseer y traspasar propiedad mueble e inmueble. (2) Civil Ri . 22. más acentuadamente sociales que las dichas quedan . por consiguiente. más completamente fuera. . para disfru- tar el beneficio de todas las leyes y procedimientos que garantizan la seguridad de la persona y de la propie- dad a los ciudadanos blancos. (3) United &tes Statutes at Large. Sea ción I. El acta do derechos civiles de 1866 indica acertada- mente. para heredar. El primero es la legislación sobre el aprendizaje. S. (4) 109 1J. Son la desigual- dad de derechos para contratar y exigir el cumpli- miento do los contratos.Ilts Crtses. y. S. el sufrir penas y castigos más graves que los que se imponen a los blancos por iguales transgresiones (3). El Tribu- nal Supremo aprueba evidentemente esta interpreta- ción (4). no se halla ga- rantizada por la ley fundamental. del radio de acción: de este artículo constitucional. 18. 27. para personarse como partes o testigos.

o si el con- trato pudiese valer indistintamente en manos de cual- quier persona. 262. si es un pobre. United States Circuit Court Reportó. Pero las Cámaras de cada Estado pueden modificar esta ley a su albedrío. por ejemplo.. (2) Turner Maryland. Una ley de Maryland distinguía entre aprendices blancos y de color. Mr. afirmó que esa ley creaba una servidumbre involuntaria. BURGESS 247 no ha de exceder de la fecha en que éste llego a la ma- yor edad. no se pidiese el consentimiento de la persona interesada. Si. y no preceptuando nada respecto a la educación de esos aprendices. por contravenir a la en- mienda XIII de la Constitución y al Acta de derechos civiles del Congreso. II. y sin efecto. o si no se exigiese ninguna instrucción. que el contrato ha de ser intransmisi- ble y que el maestro ha de obligarse a proporcionar al aprendiz el sustento necesario. Los hechos vinieron a plantear esta cuestión a poco de aprobada el Acta de los derechos civiles. hecha de acuerdo con la misma. la debida instrucción. y la declaró nula. (1) Kent's Comm o ntaries. que ha de contarse con el consentimiento del padre. que los funcionarios del ramo extenderán.. 84. y. páz. el contrato por él. I. JUAN W. que el menor ha dé _entrar en el aprendizaje voluntariamente. Chase. se crearía evidentemente una servidumbre involuntaria. permitiendo que de los últimos se extendiera en términos generales. . El. y fácil es ver qué género de es- clavitud podrían introducir de ese modo las que a tan- to estuviesen dispuestos. vol. de modo qua el aprendiz creciese en una completa ig- norancia de sus derechos.. con motivo de un recurso (2). madre o tutor del menor. Abbott. de modo que pudiese utilizarle cualquier persona del con- dado. presidente del Supremo. la asistencia indispensable en caso de enfermedad (1).

las definiciones. se le reserva el mismo artículo constitucional. es ésta patentemente: que los Estados pueden establecer aún la esclavitud o la servidumbre involuntoria como cas- tigo por un crimen. Local debe ser su administración. las Cámaras de los Estados tienen plenas facultades para definir los crímenes y señalar las penas. y entregarlos después a otras personas para tenerlos en servidumbre personal involuntaria durante años o por toda la vida. y que el individuo que sufra tal castigo no puede recurrir al gobierno general para que le libre de él. La. reo convicto». El modo de proceder de ciertos Estados se acerca mucho de hecho a lo que yo indico aquí como posible. las penas y las reglas fun- . a consecuencia de un proceso con arreglo a las formas legales. La dificultad radica en mirar el derecho penal como derecho local. 248 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO El segundo medio de que podrían abusar los Estados para establecer una servidumbre involuntaria. Si se ha se- guido el proceso. Según los términos de esta excepción contenida en el artículo constitucional. pero sus principios cardinales. del cual se haya declara- do al culpable. Ahora: en nuestro sistema dualista. . y que la castiguen con la servidumbre de por vida. IsTo es esto teorizar simplemente.determi- nen. cense- rese cuencia que debe deducirse de las palabras «a no ser como castigo de un crimen. sin más restricciones que las que pueda imponerles la Consti- tución de los Estados respectivos: cabe que definan una falta leve como un crimen. sólo es necesario que el sujeto haya sido declarado reo convicto en debida forma. mediante contratos transmisi- bles o por cualquier otro procedimiento que . en debida forma. o sea. el gobierno general no tiene ya atri- buciones para intervenir. Los Estados pueden llenar así sus prisiones de condenados a penas graves por lev'es delitos.

. damentales del procedimiento deben ser nacionales. el Congreso no podría abolir mediante leyes las prescripciones constituciona- les. y han demostrado también en gran escala la miopía de los más perspicaces. Cuando se estimó conveniente e indispensable volver a admitir en el Congreso miembros de los Esta- dos reconstruidos. Como el último concepto es el más amplio. juicioso puntualizar los principios de la enmienda XIII dentro de la Constitu- ción misma. Dos ventajas debían conseguirse con eso: L a . ellas serían lo bastante precisas para que el Poder judicial pudiese aplicarlas a cada caso con- creto. empezaré por él. La primera sección de la enmienda X1V encierra todo lo que contiene el artículo entero sobre la liber- tad civil. luego declara ciertos derechos del ciudada- no. Parecía. Hasta entonces la Constitución no expresaba el triunfo de la gran guerra civil más que en las dos líneas que abolían la esclavitud y la servi- dumbre involuntaria. el partido que había conseguido la abolición de la esclavitud tuvo que prever la eventua- lidad de que sus adversarios volviesen a estar en ma- yoría en las dos Cámaras y a hacerse dueños también de la Presidencia. y que ésta reconociese el derecho de ciu- dadanía de los recién emancipados. y. 2. ciertos derechos de las personas. si él no acordaba las medidas oportunas para su ejecución. JUAN W. pues. Posteriores sucesos han patentizado la cordura de la precaución. Tales fueron los motivos que determinaron la adopción de la enmienda XIV. por fin. 3. Lo son por su naturaleza. BURGESS 249. por lo menos en lo que toca a la cuestión de la libertad individual o civil. El Acta de derechos civiles de 9 de Abril de 1886 podía ser abolida por el voto de una mayoría hostil. Primeramente define las condiciones de la ciudadanía. a.

de la liber- tad. 339. o de la mi- licia. see. sin el procedimiento legal de- bido. S. 250 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 1. . Verdad es que. si el Congreso no hubiera dic- tado leyes para la ejecución de estas prescripciones (según le autoriza a hacerlo la sección quinta de la en- mienda). lo más que el Tribu- nal hubiera hecho hubiese sido librar al individuo de la violencia del Estado. la persona agraviada puede recurrir al gobierno de la Unión para que la defienda mediante una decisión ju- dicial. XIV. la protección uniforme de las leyes» (1). (2) Ex p . podría argüirse que la cláusula es simplemen- te declaratoria del deber moral de los Estados (2). (3) United States Statutes at Large. 16. Si al- gún Estado tratase de hacer cualquiera de estas cosas. art. y. dentro de su territorio jurisdic- cional. pero es muy dificil decidir si ha habilitado más medios qué los judiciales para ata- jar los actos hostiles de los Estados. la sección XIII de la primera de esas leyes (la de 31 de Mayo de 1870) se dice «que el Presidente de los Estados Unidos po- drá emplear legalmente aquella parte de las fuerzas terrestres o navales de los Estados Unidos. vol. 336.rte Virginia. Verdad es también que el Congreso podía ha bilitar más medios que los Tribunales para la vindica- ción de las inmunidades aquí establecidas. pero no obligar a éste en su favor. que sea necesaria para hacer cumplir las deoi- (1) Enmiendas a la Constitución. El Congreso ha dictado leyes para la ejecución de estas prescripciones (3). ni negar a nadie. 140. . Hemos vis- to que lo hizo en lo que atañe a la ejecución de la en mienda XIII. a prevalecer este punto de vista. parte 3. drá privar a ninguna persona de la vida. United states Statutes at Large. Reports. ni de la propiedad. 18. 110 U. 0 La enmienda perceptúa que ningún Estado «pa. vol. En.

lo prescrito).. priva a otro de la propiedad. En uno de los recursos interpuestos ante él (2). pre viene que las secciones XVI y XVII de la nueva lev se ejecuten con arreglo a las disposiciones de la repro- ducida (1). su acto es un acto del Estado». ejerciendo ur. y como obra en nombre y por cuenta del Esta- do. 144. o niega o impide la protec- ción igual de las leyes. de la vida o do la libertad. sec. 339. vol. contie- ne más medios que los judiciales para la ejecución cf. es simplemente afirmativo de la facultad constitucional del Presidente en semejante caso. sin el procedimiento legal debido. «El Estado es el que ha revestido a uno de sus rentes del poder de anularla o eludirla. y no consigna ninguna facultad nueva. Reports. . y se halla investido del poder del Estado. según he indicado. o la pro hibición constitucional no tiene sentido. JUAN W. 100 U. El pasaje. 16. La de 1875 no se'ñala para su ejecución más medios que los judiciales. cargo público bajo el gobierno de un Estado. (2) Ex parte Virgjai.. sostuvo que la palabra «Estado» significa cualquiera de los funcionarios o agentes que ejercen las atribu- ciones del gobierno local.» Es decir: cuando un agente o funcionario de un Gobierno local viola la inmunidad (I) United States Statutes at Large. BURGESS 251 sienes judiciales pronunciadas en virtud de esta ley». y. en el articulo donde la reproduce. El poder judicial supremo ha interpretado el sentido de los términos más importantes del artículo constitu- cional. Así debe entenderse. 18. a todas luces. Las expresiones que usa el Tribunal son éstas: «quienquiera que. viola la prohibición constitu- cional. S. Estas secciones de la ley de 1870 apena son más que una repetición de I y II de las de 1866. Esa mis ma ley de 1870 reproduce el Acta de derechos civiles de 9 de Abril de 1866 (que.a.

es responsable el Estado mismo. facilitaría a las par- tes la necesaria protección constitucional. Así la regla parecería ser que. (3) 125 U. quebranta el debido procedi- miento legal. Reports. (2) 118 U. S. sin distinción de raza. Reports. en el ejer- cicio de tales facultades. Insistiré sobre este punto más adelante. y éste. . color o nacionalidad. El Tribunal no entrará en esa cuestión. S. el gobierno local no puede eludir la int erven- ción del general a favor de ese individuo. Con motivo del pleito entre Yick Wo y Hopkins (2). y que el agente so haya servido de ellas para atentar a la inmunidad individual garantizada por este artículo. y al deci- dir el pleito entre la compañía minera Pembina y Pennsylvania (3). Reports. S. 252 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO garantizada a un individuo por este artículo de la Cons- titución. 194. alegando que el funcionario o agente obró ultra vires. Basta que el susodicho go- bierno haya revestido a su agente de atribuciones ofi- ciales. 356. apoyándose en una ley del Esta- do que. 181. cuando un Estado reviste a un fun- cionario de facultades discrecionales. La sentencia recaída en el pleito posterior entre Arrowsmih y Harmoning (I). parece modificar algo esta doctrina. comprendo también bajo la denomi- nación de personas todas las corporaciones privadas que existan legalmente en el Estado. Es el término (1) 118 U. el Tribunal Supremo define la palabra «persona» en- tendiendo por tal un ser humano. puesto que declara que un Estado no es responsable de una infración del «debido proce- dimiento legal» cuando uno de sus tribunales pronun- cia un fallo erróneo. rectamente interpretada. sea ciudadano o no. No hay que añadir que lo es. si una disposición legislativa in- fringe el procedimiento.

La primera de esas palabras se define de suyo. significa «una serie de procedimientos legales en armonía con las reglas y principios establecidos en nuestros sistemas de juris- prudencia para la protección y sanción de los derechow (1) Pennoyer. BURGESS 253 más amplio posible del derecho privado para designar las partes que pueden ser lesionadas por actos guber- nementales o de agentes o funcionarios gubernativos. JUAN W. En este caso. se usa. cuando se aplica a procesos judiciales. el privilegio del habeas corpus y de la fianza. Según la primera definición que ha dado de ella en ese sentido el Tribunal Supremo (1). Nefr. juicio público por jurado. en la división II. según sabemos. Reports. y la segunda ha sido definida en la discusión de los términos esclavitud y servidumbre involuntaria. el careo con los testigos que sostengan la acusación. a saber: el auto especificado de detención. el derecho de exigir la asistencia de testigos que rechazen la acusa- ción. S. El respeto a la «vida» y a la «libertad» implica que el Gobierno o los agentes o funcionarios del gobier- no no pueden ejercer violencia ni coacción física nin- guna sobre los individuos. denuncia de un gran jurado. La significación de la palabra «propie- dad» se examinará. . pleno conocimien- to de los motivos de la acusación. 714. el debido proce- dimiento legal exigido por la enmienda XIII. sabemos por la Constitución misma lo que significa exactamente. v. en otra parte de la Constitución como expresiva de una inmunidad del individuo fren- te al gobierno general. Ahora la cuestión es saber si la frase tiene el mismo sentido cuando se dirige contra los Estados. etc. 95 U. La expresión «debido procedimento que por primera vez vemos dirigida aquí contra los Estados.

por esta definición. California. S. sin intervención ninguna del gran jurado.iTITUCION Ad. sino en la Constitución. y. De modo. El poder judicial supremo ha declarado en otra sen- tencia (2) que la enmienda XIV no tuvo por objeto contrarrestar el poder de policía de los Estados. Es un inmenso poder. salva siem- pre su revisión en cada caso concreto por los tribuna- les de los Estados Unidos. y debe mirarse con el cuidado más escrupuloso a qué manos se confía. manifiesta la tendencia a hacerse hu- mana. DER 1. S. Connolly. y. Reporte. . es decir: de nuestras verdaderas condiciones políticas. con el desarrollo de la orga- nización política. pero el Supremo ha aclarado definitivamente este punto (1). el debido procedimiento legal no ha de considerarse definido en la Constitución de los Estados Unidos ni en las leyes de los Estados Unidos hechas de acuerdo con ella. si todos los requisitos del debido procedimiento a que debe atemperarse el gobierno general rezan también con los Tribunales de los Estados. 27. Hay que restringir poderosamente la interven- ción local en este asunto.--110 U. Esto (1) Hurtado. 516. leyes y costumbres do los diversos Estados. COMPARADO 254 privados No sería posible decidir. Servirá así para la defensa de la libertad individual hasta donde lo decidan discre- cionalmente esos tribunales. La libertad civil es cosa nacional.1 . (2) 113 U. afirmando que el debido procedimiento legal exigido de los Estados por la Constitución no impide que un Estado autorice a sus tribunales a procesar a un individuo por simples delaciones.110 CON. 113 II. No es posible tolerar en tan alto puesto a un espíritu limitado. por lo menos. si queremos elevar nuestro derecho público a la altura de las exigencias de nues- tra ciencia política. Rapo rts. Barbier v..27. quo aquí. S. Reporte.

S. ya concierna a los derechos de las personas o de la pro- piedad de toda la población del Estado o de cual- quier individuo de él— y cuya acción se encierre den- tro de los límites territoriales del Estado y se limite a las personas y cosas comprendidas en su jurisdic- ción». no adelan- ta gran cosa en el análisis de este asunto. desenvolver sus recursos y fomentar su riqueza y prosperidad». » Las primeras decisiones le identificaban con uc todo el gobierno interior del Estado. mientras la primera Eo identifica el poder de policía con todas las atribueio nos del gobierno interior. Reports. Reports. La diferencia entre las dos definiciones consiste en esto: que. ¿Qué es el po- der de policía? ¿Quién está autorizado para fijar sus últimos límites? ¿Qoién ha de decidir hasta dónde ha de permitirse infringir los derechos individuales antes de que pueda invocarse eficazmente la defensa del «debido procedimiento legal»? En las sentencias del mismo Tribunal Supremo no encuentro ninguna definición satisfactoria de esta expresión: «poder de o. . Miln. Otra decisión reciente. Afirmaba en una (1) el Tribunal «que entra en esta categoría toda ley que interese al bienestar del conjunto de los habitan- tes del Estado o a cualquier individuo de él —ya afec- te a sus derechos o a sus deberes. ya citada (2). la educación y el buen orden del pueblo. la moralidad. la paz. ora en sus relaciones públicas o en sus relaciones privadas. BURGESS 255 abre un campo amplísimo de discusión. la segunda exceptúa de sti. 27. U. S. (2) Barbier. y de hacer leyes para acrecentar las industrias del Estado. policía. 102. 113 U. afirma sim- plemente que el poder de policía del Estado es su poder «de dictar reglas para promover la salud. (1) New York v. 11 Petera. Connolly. v. ya se refiera a ellom como hombres o como ciudadanos del Estado. JUAN W.

o. un progreso en las ideas relativas a este punto.te sus atribuciones más allá de las regalías de la monarquía feudal. y reservando a éste todo lo demás. En su patria griega designaba ese término todo el gobierno interior del Estado a diferencia de sus relaciones exte- riores. . el pensamiento científico del día va mucho más allá. una civilización brillante y poderosa. a favor (1) Robert von fohl: Die Polizie-Wissenschaft. divide el poder del gobierno interior en dos partes: poder jurídico y de policía. La palabra pasó a la ciencia política de la Eu- ropa moderna en la época en que la monarquía abso- luta desenvolvía lenta. y es la conclusión a que ha llegado uno de los más grandes publicistas de Europa (1). Pero éstas no pue- den comprenderse claramente sin seguir. del derecho privado. t. La última. por consiguiente. Con todo. La etimología de la palabra es griega: roXvrE!2. y establece otras varias distinciones. reconocidas en los pactos feudales. en sus líneas generales."' odie. DERMOI-19 CONSTITUCIONAL COMPARAD( ► 256 dominio la facultad de desenvolver y administrar el derecho privado. La potestad regia empezó a extender su autoridad y actividad fuera de los límites de las regalías o pre- rrogativas de la Corona.man. I. el desarrollo histórico del concepto del poder de policía. asignando a aquél el desarrollo y administración del derecho común. al poner en contraste con la disolución. pá- ginas 6 y 6 . obispados. más bien. debida en gran parte a la consolidación de los Poderes gubernamenta- les. abadías y ciudades libres. El renaci- miento de la cultura griega y latina fué una de las fuerzas que contribuyeron principalmente a ose des- arrollo. Es sin duda. y a intervenir en los asuntos locales de los señoríos. 3. anarquía y pobreza de los tiempos medios y del régimen feudal.

la ciencia política del siglo presente ha vuelto a inspeccionar el campo del poder de policía. es decir: el poder de policía de la Corona vino a ser absoluto y a confundirse con lo que llamamos ahora la esfera del Gobierno interior. Esta consecuencia del desarrollo produjo la revo- lución cuyo principal objeto fuá recabar para el indi- viduo el derecho constitucional de proveer a su bien- estar. los jurisconsultos que rodeaban al trono no tardaron en hacer prevalecer el principio de que nadie sabía mejor que el monarca lo que podía fomentar la seguridad y el bienestar del pueblo. él 17 . en lo posible. dado un pueblo que odiaba a los señores y no tenía aún capacidad para ejercer la soberanía y organizar el gobierno. sabían ya a qué atenerse en punto a tiranía menuda. o de las corporaciones de las ciudades. y ha descubierto en. sobre todo en Francia. acostumbradas a depender de los señoríos y de las corporaciones religiosas. y asegurarle a este fin el reconocimiento constitucio- nal de la esfera indispensable de libertad de acción. En la Europa occidental ese principio alcanzó un completo desarrollo en Francia y en Alemania. Larga y reñida fué la contienda. BURGESS 257 de los individuos sometidos a sus respectivas jurisdi- ciones. Con este nuevo pensamiento y propósito. que sacrificó el individuo al gobierno. que. y que a él competía el deber y la facultad de arbitrar y aplicar discrecionalmente los medios a pro- pósito para esos fines. JUAN W. bajo cuyo gran rey se llegó a un grado de absolutismo. pero la Corona tenía a su favor las masas. Dadas lás circunstancias de la época. según sus propias inspiraciones. es decir: el gobierno del rey se hizo despó- tico. El resultado fué asumir la Corona todas las atribu- ciones gubernativas dentro de las localidades. y admi- nistrar estas últimas mediante sus agentes.

Yo no veo cómo (1) L. pero marca el límite que no debe exceder. pues. El individuo puede abusar. Tal es el poder de policía. que. y encierra la autoridad gubernamental in- dispensable para impedir sus extralimitaciones (1). pág. . a diferencia de la exterior. que no abarca toda la esfera de la. que la tendencia general del pensamiento en el curso de la historia ha sido re- ducir la esfera del poder de policía. por consiguiente.°. administrativo. la comunidad en su or- ganización más local debe tomar parte. debe conferir al Gobier- no el poder de velar contra tales abusos y de impedir- los. Se. en cuanto se dirige contra los actos de los hombres a diferencia de sus relaciones con la naturaleza. El Estado. El ob- jeto de estas distinciones es proteger al individuo con- tra la tiranía del gobierno. no legis- lativo ni judicial. 258 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO cuatro caracteres fundamentales: 1. se alza enfrente de la libertad individual. como centinela del Estado contra sus desafueros. con detrimento del Estado. a la vez que garantizar el bienestar público contra el egoísmo del individuo. 3. ve. cuando los exagera hasta el punto de convertirlos en un peligro para la comunidad. y la función que asigna al poder do policía. administración interior. en el ejercicio de las funciones de policía. el arbitrio gu- bernamental debe encerrarse dentro de la órbita de los principios generales prescritos por la Constitución o por el Poder legislativo. Stein: Verwaltungslehre. por su naturaleza. sino que es sólo una rama de la interior.°. 2. 186. von. de los derechos que el Estado le reconoce. No prescribe de qué manera puede dis- frutarse esa libertad.°. es la de reprimir al individuo en el ejercicio de sus derechos. 4. hasta donde sea posible. en el ejercicio del poder de policía. que el poder de policía es. 0 .

S. BURGESS 259 pueda reducirse más ahora sin peligro para la seguri- dad pública. Reports. No obstante. no debe entenderse que se alude aquí para nada a diferencias establecidas por otros motivos. que no pueden establecerse diferencias legales por motivo de la raza o el color (2). -v. pero que esas Constitucio- nes y leyes están sujetas en sus aplicaciones particu- lares a la revisión del poder judicial de los Estados Unidos. siempre que apele a él una persona fundán- dose en no haberse seguido el «debido prodedimiento legal» al imponerle una privación. la «pr6tección uniforme» (1) de las leyes sig- nifica. el más amplio patriotismo y la más alta humanidad. no puede tolerarse en su ejercicio un espíritu estrecho. West Virginia.—(N. nO U. 'MAI+ W. 303. La mayor sabiduría. El Tribunal afirma de un modo categórico que la historia del ar- (1) A la letra: la «protección igual. según el Tribunal. . Para la ciencia política de hoy. Probablemente. dicha jurisprudencia nos autori- za a afirmar que la doctrina de nuestro derecho públi- co es que la Constitución y las leyes de los Estados de- finen en primer término la esfera del poder de policía de los Estados respectivos. pues. g. son condiciones absolutamente necesarias en el personal de un cuerpo investido de tal poder. pero. por razón de la edad o del sexo. En su jurisprudencia concede a eso poder mucha más amplitud que la que le otorgan las nuevas ideas sobre este punto. de la capacidad y aun de la propiedad.) (2) Strauder v. como.. En fin. su teoría sobre la extensión de tal podar es an- ticuada. DEL T. Bien es que a esas manos se confíe. . repitá moslo también. Repitámoslo: es un poder inmenso en manos del supremo organismo judi- cial. Pero el Tribunal Supremo no ha ajustado aún sus definicione-s al patrón de la fórmula más re- ciente de la teoría.

Los térmi- nos de la decisión lo implican así por lo menos. aun- que no lo afirmen expresamente. Se notará en segui- da que el lenguaje de esta parte del artículo difiere (1) Strauder v. 260 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO denlo demuestra que se introdujo exclusivamente para combatir las distinciones antinaturales de raza y de color. 2. y estima que el precepto constitucional confiere al individuo el derecho de recurrir al Poder judicial de los Estados Unidos contra los ataques a su libertad. (2) Enmiendas a la Constitución. El Tribunal ha aplicado el principio de su defini- ción a los pormenores de la práctica con un criterio expansivo. cae dentro de la prohición cons- titucional (2). see• . en tal concepto. supongo que el Tribunal la contaría entre las prohibidas. procedentes de la raza. Si se hiciese alguna distinción por causa de un: etad o precedente de servidumbre. Ha declarado. a mi ver. XIV.° El mismo artículo constitucional ordena que ningún Estado dictará ni hará ejecutar ley alguna que menoscabe los privilegios o inmunidades de los ciuda- danos de los Estados Unidos (1). West Virginia. Creo que la decisión del Tribunal se refiere a toda clase de diferencias en la condición legal o en la administración de justicia. con motivo de un caso con- creto. S. are. 100 U. 303. por otra parte do los Estados. que allí donde existe la participación de la co- munidad en la administración de justicia —o sea el jui- cio por jurados— el excluir del jurado a una persona por causa de su raza o su color o por un estado prece- dente de servidumbre. se oponen. del color o de un estado antecedente de servidum- bre. a que un Estado pueda considerar la raza. el color o la pasada servidumbre como causas que inhabiliten para el desempeño de car- gos judiciales. Reports. Los términos en que se razona esta sen- tencia.

Qué significan estas diferencias de expresión) ¿Quiénes son ciudadanos de los Estados Unidos a dife rancia de personas comprendidas en su jurisdicción? ¿Contra qué organización o poder o procedimiento de los Estados se protege el derecho de los ciudadanos de los Estados Unidos? ¿Y cuáles son los privilegios e inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos''' La Constitución misma declara que «todas las perso- nas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos. danos de los Estados Unidos». como diría si usase el mismo lenguaje que en la parte citada. BURGESS 261 algo del que se emplea en la parte que acabamos de examinar. vol. etc. Ante. etc. garantiza dos por la Constitución y las leyes de los Estados Uni dos».I. Antes de la adopción de esta enmienda los defensores de los dere- chos de los Estados sostenían que la ciudadanía de los Estados Unidos no era más que la consecuencia de la ciudadanía en un Estado (1). pág. graso y para el cargo presidencial. ni de un Estado. art. II.Estado menoscabará los privilegios e inmunidades». No dice: «Ningún . la Constitución no con- tenía definición ninguna do la ciudadanía de los Estados Unidos. Finalmente. JUAN W. de adoptarse la enmienda XIV. y no dice: «Ningún Estado dictará ni hará ejecutar ley alguna que menoscabe los privi legios e inmunidades de ninguna persona.. 1. sometidas a su jurisdicción. sino «-los privilegios e inmunidades de los ciuda. sino: «Nin- gún Estado dictará ni liará ejecutar ley alguna qúe menoscabe. 242. son ciudadanos de los Es- tados Unidos y del Estado en que residan» (2). pero no declaraba lo que debía constituir tal ciudadanía. . XIV. (2) Calkouns's Works. see.. . antes de la (1) Enmiendas a la Constitución. Citaba la primera como con- dición para ser miembro de las dos Cámaras del Con•.

La intención del artículo es ensanchar esos privilegies. y como consecuencia. declarando en una de- cisión célebre que un hombre de procedencia africana wo podía ser ciudadano de un Estado ni de los Estados Unidos. Re'ports. No se opone ciertamente este ar- tículo a que un Estado permita a un extranjero ejercer los privilegios del ciudadano dentro de sus límites. Esta enmienda. y en segundo lu gar. (1) Dred Sentt v. de • la localidad en que resida el ciudadano de los Estados Unidos. Según ella. que el gobierno de la Unión no tenía el poder de hacerle tal (1). Fácil es ver. 393• .no pueden otor- garla ni negarla. ciudadano del Estado e n que fije su residencia. no restringirlos. DERECII0 CONSTITUCIONAL COMPARADO 2n2 adopción de la enmienda. 19 Eroward. y si alguna comunidad de la Unión tratase de esterilizar semejante principio po- niendo trabas a la obtención de residencia dentro de sus límites. U. invierte los términosdel prin- cipio que antes se aceptaba. UD ciudadano de los Estados Uni- dos es ahora . ipso jure . De modo que la ciudadanía en ambos la confiere la Constitución de los Estados Unidos y las leyes que hace el Congreso en consonancia con ella. que un Estado puede abusar de ese poder con detrimento del pueblo de los Estados Unidos en conjunto. pues. y el auxilio del Gobierno general para protección de su derecho en armonía con esa interpretación. es decir. toda persona perjudicada puede invocar la interpretación del término residencia por el Poder ju- dicial do los Estados Unidos. el mismo Tribunal Supremo se inclinaba a este modo de ver. Por ejemplo: puede permitir a un ait ranjero poseer biene raíces en tal cantidad y en ta. Los Estados . S. Sunford. la ciudadanía lo es ante todo de los Estados Unidos. en lo que ataña a ese Estado particular. no obstante.

antes de dar por terminado el asunto de la ciu- dadanía. ni la de las mujeres extranjeras casadas con ciudadanos de los Es- tados Unidos. y que lleguen a verse so- metidos despues a la jurisdicción de los Estados Unidos sin estar naturalizados. Creo que una gran parte de la confusión de ideas que reina sobre este punto. El individuo no es ciudadano de uno ni otro gobierno. ni la de las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos. Del Estado recibe su ciudadanía. con todas sus inmunidades y derechos. a saber: al primero y al tercero. de padres que sean ciudada- nos de los Estados Unidos. No digo nada aquí respecto al posible y has- ta efectivo abuso de permitir a extranjeros el ejercicio del sufragio. que está por encima de los dos. A dos de estos casos había provisto ya una ley del Congreso antes de la adoptación de la en- mienda XIV. nace de no distinguir en- tre el Estado y los dos gobiernos. y los dos gobiernos no tienen más que el deber de respe- tar y proteger esas inmunidades y derechos. Pero. y que se hallen temporalmente fuera de su jurisdicción. sino del Estado. Procuraré explicar más esta idea cuando investigue cuáles son «los privilegios e inmunidades de un ciuda- dano de los Estados Unidos». toda vez que el sufragio no pueden cla- sificarse entre los derechos civiles o privados. La ley confiere la ciudadanía en el primer caso. cada uno en la esfera que le ha sido asignada por el Estado. JUAN W. no determina expresamente la situación de los hijos naci- dos en países extranjeros. debo hacer notar que esta parte de la enmien- da XIV no comprende todos los casos posibles. dondequiera que existe un sistema federal de gobierno. BURUESS 263 les condiciones que introduzcan una verdadera pertur bación en el régimen común de nuestra propiedad te- rritorial. siempre que . Así.

nuestras costumbres consideran subsistente la ciudadanía durante toda au- sencia temporal (es decir: con ánimo de volver a resi- dir permanentemente en los Estados Unidos). Por consi- guiente. En cuanto al segundo. a menos de pertenecer a la familia o acompañamiento de un embajador o ministro. vol. nacidos en los Estados Unidos. aunque la persona. nacidos en los Estados Unidos. personas «sometidas a la jurisdicción » de un (1) United States Statutes at Large. Según la acepción 't o- rriente. Boyd. International Law. y no pueda disfrutar mientras tanto de la protección de nuestro gobierno sino por la vía diplomática (2). El docto magistra- do parece atribuir a la frase una significación diversa do la comúnmente admitida. Mil- ler expuso la opinión del Tribunal en estos términos: «La frase «sometida a su jurisdicción» tenía por ob- jeto excluir a los hijos. S. 264 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO el padre haya residido en los Estados Unidos. (2) Wht=aton. y a la del Estado en que residan. . cónsules y ciudadanos ó súbditos de Estados extranjeros. 16 Wallace. 36. y en el tercero. II. El magistrado Mr. 10. si no goza de extraterritorialidad diplomá- tica. mientras permanecen en su te- rritorio. 238. cap.— Bluntschti: Das Moderne Vi5lkerrecht. (3) Slaughter Houso Cases. Reports. U. de padres que son ciudadanos o súb- ditos de Estados extranjeros (3). Debo advertir también que el Tribunal Supremo. en su primera interpretación de esta parte de la enmien- da.» Ahora bien: los cónsules y los ciudadanos y súbditos de Estados extranjeros. 604. se halle sometida temporalmente a la jurisdicción civil. están sometidos a la jurisdicción de los Estados Unidos. de policía y criminal de la potencia extranjera. siempre que la mujer sea capaz de naturaliza- ción (1). excluye de la ciudadanía a los hijos. lo están también sus hijos. de los ministros. edíc.

27. pero que no pertenezcan a la familia o acompafiamiento de un embajador o mi- ministro o del jefe diplomático do un Estado extranje- ro. pero. no sometidas en cualquier grado o concepto a la jurisdicción de los Estados Unidos. (2) Elk Wilkins. y que no gocen del derecho de extraterritorialidad. con exclusión de los indios no contribuyentes» (1). Yo creo que la . opinión del Tribunal Supremo está más en lo justo que la Consti tución. el artículo constitu- (1) United States Statutes at Large. y obligadas a prestarles fidelidad directa e inmediata- mente» (2). nada habría que decir en contra suya. 112 U. Si la interpreta- ción de Mr. r::3g. sino sometidas completamente a su jurisdicción política. El Acta de derechos civiles de 9 de Abril de 1866 declaró que eran ciudadanos do los Estados Unidos «todas las personas nacidas en los Estados Unidos y no sometidas a una potencia extranjera. nacidos en los Estados Unidos. apoya la expues- ta por Mr. y dicha explicación se refiero al artículo constitucional. Según esta definición. En un caso más reciente el magistrado 111r. la letra de la enmienda XIV no excluye del derecho de ciudadanía. el artículo constitucional invalida el Acta allí donde hay divergencias. 94. expresando la opinión del Tribunal. de padres que sean cónsules extranjeros o súb- ditos de Estados extranjeros. diciendo: Estas últimas palabras signifi- can. Miller se basase en la letra de esta Acta. BURGESS 265 Estado quiere decir personas que residan dentro de los límites territoriales de ese Estado. natural- mente. Miller y define la frase «sometidas a su ju- risdicción». Reports. S. JUAN W. 14. Con arreglo a esta in- terpretación. . pero no creo que es la ley formulada en la Constitución. a todas luces. taray. sino que incluye entre los que le disfrutan. . a los hijos.

» Pero. no son ciu- (1) Monroe Smith: Nationality en la Cyclopcedia of Po- Ziticat Science. mientras no le al- teren la Constitución o una ley. sean o ne sus padres ciudadanos o súbditos del mismo (1). (edic. a aquel Estado. Lalor). el principio de los Estados Unidos. pues. Es. reconocida por los Es- tados Unidos. sino por vía de naturalización. El mundo jurídico ha dado dos respuestas principales. primaria y naturalmente. El pun to resuelto por esa decisión fué que un indio pertene ciente a una tribu organizada. etc. una interpretación recta. lo cual no ha pasado. no podía hacerse ciudadano de los Esta- dos Unidos. nacidos en los Estados Unidos. con arreglo a la enmienda XIV. de padres que sean súbditos de Estados extranjeros. Miller. pág. . que en el lenguaje legal se llaman el jus soli y el jus sanguinis. o mejor. Yo no creo que la explicación de Mr. Ahora: ¿cuál es la doctrina del jus soli sobre este pun- to? Que una persona nacida en el territorio de un Es- tado debo fidelidad directa e inmediatamente. sin duda. vol. Gray venga. es decir: de representantes diplomáticos de Estados ex tranjeros. No existe más que una excepción de esta regla: la de los hijos de personas que gozan de extraterritorialidad. 941. 266 'ni:ascii° CONSTITUCIONAL COMPARADO cional debería decir: «Son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en que residan todas las perso- nas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y obligadas a prestarles fidelidad directa e inmediata- mente. ¿a quién debe fidelidad inmediata y di- rectamente una persona nacida en un Estado determi- nado? Hasta aquí es una cuestión que cada Estado re- suelve por lo tocante a él. 2. El derecho con- suetudinario inglés contenía el jus soli en la época de nuestra separación de la madre patria. tal es. poro su validez no se apoya en la doctrina de que los hijos. en apoyo de la doctrina de Mr.

¿Cuáles son ahora-los privilegios e inmunidades du los ciudadanos. siendo determinada-la otra parte por los Estados y protegida sólo por ellos. Si la his- toria enseña . por su contenido y por su sanción. Cier- to que no todos los hombres son capaces de disfrutar el mismo grado de libertad civil. no podía defen- derla contra los gobiernos locales más que en unos cuantos puntos. y cuando el Estado se compone de diversas nacionalidades que ocupan distintas porciones de su territorio. y que el gobierno general. y el supremo intérpre- te no ha llegado a definir en un caso decisivo el sentido de este precepto. en cuyo detrimento ningún Estado puede citar ni hacer ejecutar ley alguna? Dos opi- niones principales cabe adoptar sobre este punto: La primera es que se trata de toda la libertad civil del individuo reconocida en nuestro sistema constitucio- nal. es que la libertad civil es nacional por su origen. BURGESS 267 dadanos de los Estados Unidos. ora del gobierno general. Es indudable que desde la adopción de la Constitución de 1781 has - ta la guerra civil de 1861. pues. los Estados fueron los prin cipales definidores y protectores de la libertad del individuo. Pero no es menos indudable que la historia de esos ochenta etilos demostró el error y el peligro de semejante distribución del Poder. incidental en ambas ocasiones.algo. puede ser política . a quien estaba prohibido inmiscuirse en esa esfera. JUAN W. Es indudable que la segunda fué el cri- terio legal hasta el momento de incorporarse a la Constitución las enmiendas XIII y XIV. del dominio entero de la autonomía individual. La segunda es que se trata sólo de una parte de esa libertad. protegido por la Constitución contra las intrusiones gubernativas. ora de los lo- cales. La doctrina es. de una porción de ese dominio.

sería esa. 3. contenido y sanción. Ahora añadiré que si de la historia especial de los Estados Unidos no debiese sacarse más que una sola enseñanza. allí ha venido a ser completa de hecho la nacio- nalización de la libertad civil. 1. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 268 acertada no conceder a cada una sino el grado de liber- tad correspondiente al grado de civilización general que haya conseguido. es que la libertad civil es nacional por su origen. y se dispuso a armonizar las formas del derecho con la realidad. No cabe duda de que los autores de las enmien- das décimatercia y décimacuarta se propusieron abar- car todo el campo. pero eso equivale a decir nueva- mente que la libertad civil es nacional donde el Esta- do es una aglomeración de diferentes naciones. 39. terrible hemos teni do por esa causa: ella era siempre el fondo de la con. si la Historia ha enseñando algo en cien- cia pulí. ica. la mayoría aceptó la (i) co ngressional Globe. 2. a legislatura. . don- de la población de Estado habla una lengua común y ha llegado a una esencial comunidad de opiniones res- pecto a los principios fundamentales de lo lícito y lo ilícito.° Congreso. Setenta años de debates y cuatro de guara. y creyeron haberlo hecho.- tienda. Donde la población del Estado es esencialmente nacional. par te. ya innegable. Y cuando la Nación logró el triunfo en la gran apelación a las armas. págs. y si no lo es ya en la ley. de los hechos.530-38. La opo sición dijo que esas enmiendas nacionalizarían la esfe- ra entera de la libertad civil (1). Digo que. se consagró ante todo a la nacionalización del dominio de la libertad civil en el derecho constitu- cional. la tendencia a amoldar la forma a la realidad efectiva no cejará un instante hasta que logre poner el derecho público del Estado en correspondencia con su ciencia política.

Grande fué. 16. Decía. 140. que había sido uno de los principales actores en el gran conflicto con el cual se creyó haber resuelto definitivamente el pro- blema. a legislatura. pues. U. apenas era lícito dudar que. pág. que fué suscrito por el pre- sidente Chase y los magistrados Swayne y Bradley. para citar sus propias palabras. ese gran cuerpo declararía unánimemente que el dominio entero de la libertad civil se hallaba bajo su protección. Reporte. 2. En presencia de todos estos hechos tan no- torios. Mr. así con tra el gobierno general como contra los locales. BURGESS 269 idea (1). pág. al poder de los Estados. que la enmien- da XIV «no trata de otorgar nuevos privilegios o inmunidades a los ciudadanos. Field. 14. 1. 27. a saber: que aún no se ha nacionalizado más que una parte de la libertad civil. y que la más amplia e importante se halla sometida. disintieron. (3) Slaughter _House Cases. pág. 39. 33e. se supo que patrocinaba la opinión opues- ta (3). El presidente. 18. 3. en Diciem- bre de 1872. • p. vol. parle 3. y con arreglo a esa idea procedió el Congreso al dictar leyes para el desarrollo y ejecución de las mismas (2). a quien se miraba como defensor decidido de las prerrogativas de los Estados contra la centralización. cuando tuviese que decidir sobre este punto el Tribunal Supremo. 36. Da por supuesto que existen (1) Co'ngressional Globe. . Field formuló el voto particular. Esta opinión fué adoptada por simple mayoría del Tribunal. pág. JUAN W. vol. ni de enumerar o defi- nir los ya existentes». el intér- prete autorizado de la Constitnción en todo lo que ata- rle directamente a la libertad individual. sin apelación. S. 16 Wallace.° Congreso. la sorpresa de todos los que estudian cientí- ficamente nuestra historia política cuando.542. y el magistrado Mr. (2) United States Statutes at Large.

y. para preve- nir objeciones contra leyes de ese linaje. por lo menos. como sostiene la mayoría del Tribunal. Si la prohibición no se se refiere a privilegios e inmunidades de esa índole. los la legislación de un Estado. el derecho de contratar y exigir el cumplimiento de los contratos. la prohibición fuá un precepto vano y ocioso. sino sólo. no podían atentar las leyes de ningún Esta- do. de personarse como partes o testigos. y cuyo debate exci- tó inútilmente al Congreso y al pueblo. de heredar. a su juicio. y el derecho al pleno e igual beneficio de to- das la leyes y procedimientos que garantizan la segu- ridad de la persona y de la propiedad. poseer y traspasar propiedad mueble o in- mueble. no era menester ningún nuevo artículo constitucional para prohibir el ataque. arrendar. pero la enmienda se adoptó. a los privilegios e inmunidades que la Constitución consig- naba explícita o implícitamente como pertenecientes a los ciudadanos de los Estados Unidos antes de adop- tarse la enmienda. o. La su- premacía de la Constitución y de las leyes de los Esta- dos Unidos vedó siempre toda legislación de ese géne- ro por parte de los Estados ¿Cuáles son. ha consignado algunos de los derechos que comprenden. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 270 privilegios e inmunidades que pertenecen a los ciuda- danos. que no respondía a nada. pues. comprar. extendiendo . y afirma que no podrá menoscabar. de ejercitar acciones ante los tribunales. hablando más exactamente. para obviar objeciones con- tra el acta. A privilegios e inmunidades que así se consignaban. Declara que abarca . por lo mismo. el Con- greso ha dado su interpretación de esos términos o. como tales. los privilegios e inmunidades que se amparan aqui? En la :ección primera del Acta de derechos civiles. como ya he dicho. expresa o táci- tamente. Cierto que el acta es anterior a la enmienda.

No hay más que otro principio en que pueda apoyarse la sentencia. a saber: que el derecho referente a los principios fun- damentales de la libertad individual fue nacional siempre. 13 Wallace. Mr. El magistrado Mr. BURGESS 271 la protección del gobierno nacional a los derechos co- munes de todos los ciudadanos de los Estados Unidos. Reports. y que. confirma- ron una decisión del Tribunal de Circuito de los Esta- dos Unidos casando una sentencia del Tribunal supe- rior de Kentucky. 679. Millar. JUAN W. Por lo mismo. debió resolverse en armonía con los fundamentos expuestos por el Tribunal superior del Estado particular. en la creencia de que todas las du- das que hubiesen podido existir acerca de su validez quedaban disipadas con la enmienda Los privile- gios e inmunidades que se designan son los que perte- necen de derecho a los ciudadanos de todos los gobiernos libres. sobre un asunto que. que formuló el dictamen de la mayoría. en un caso precedente (1).» Traducido lo antecedente al lenguaje que yo adopto en este tratado. el Congreso reprodujo el Acta. no podía llevarse ante los Tribunales de los Estados Unidos sino porque los litigantes residían en diferen- tes Estados. . según todos los cánones precedentes de interpretación y práctica. después de su ratificación. y confiado su protección y desarrollo al poder y a la tutela de la magistratura de los Estados Unidos. Field y sus tres doctos colegas sostuvieron que la enmienda XIV había nacionalizado el derecho en lo tocante a la libertad civil. No se com- prende en qué otro principio pudieron apoyarse él y la mayoría cuando. lo mismo antes que después de la adoptación (1) Watson Jones. por consecuencia. S. nada tuvo que oponer a esta aseveración. U.

si Mr. el « derecho de reunirse pacíficamente y pedir la repara- . subtesorerias. protección de la «vida. para gestionar cualquier asunto que tengan pendiente en él. y tengo la plena confianza de que algún día se reconocerá su carácter profundamente reaccio- nario. y se revocará. cuando se halla en alta mar Az) bajo la jurisdicción de un gobierno extranjero ► . como tal. Desde cualquier punto de vista que mire la doctrina del Tribunal. debo exponerla en detalle. oficinas y tribunales de justicia de los varios Estados. Miller no aceptaba que lo fuese después. y. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 272 de las enmiendas XIII y XIV. Esa doctrina declara que «hay ciudadanía de los Estados Unidos y ciudadanía de un Estado. Pero hasta entonces es la ley del país. el político o el jurídico. _y los pertenecientes al ciudadano de un Estado. distintas una de otra. Pero. para participaar de sus cargos y empleos: el libre acceso a los puertos de mar. me parece absolutamente errónea. que «los segundos deben hallar su seguridad y protec- ción donde la han hallado hasta aquí». y que suponen características y circuns- tancias diferentes en el individuo». para solicitar su protección. libertad y propiedad. como tal». que los privilegios e inmunida- des de un ciudadano de los Estados Unidos son el libre acceso al asiento del gobierno de los Estados Unidos para «formular cualquier reclamación que tengan que dirigirle. sea el histórico. y los primeros son los únicos «que se colocan bajo la protección de la Constitución federal». menos aceptaría que lo hubiese sido siempre. Creo que ha hecho caso omiso del gran triunfo conquistado por la Nación en el dominio de la libertad civil a costa de tan terri bles pruebas. que «hay diferen- cia entre los privilegios e inmunidades pertenecientes a un ciudadano de los Estados Unidos como tal.

Con los mismos derechos que los demás ciudadanos de aquel Estado. En fin. el hacerse ciudadano de cualquier Estado de la Unión por una residencia bona fide. Maryland. 12 Walloca.. U. desde el instante en. el derecho a servirse de las aguas navegables de los Es todos Unidos. S. y que ahora nos está castigando de nuevo.e habiéndose formulado cuando empezaba la reac- ción contra el nacionalismo acentuado de la década precedente. a saber: que «los ciudadanos de cada Estado tendrán derecho a todos los privilegios e inmunidades de que disfruten los ciudadanos en los demás Estados». JUAN W. En el caso que ahora discuto se declara que «ningún Estado podrá dictar ni hacer ejecutar ley alguna que menoscabe » . sección 2. A estos derechos pueden agregarse los que garantizan las enmiendas XIII y XV y el resto de la XIV». No veo en esta enumeración el privilegio de la ciudadanía de los Estados Unidos que consagra el artículo IV. etc. a . y tendió a restau- rar en la esfera de la libertad civil el particularismo que nos castigó tan duramente antes de 1861. que el Tri- bunal ampara al ciudadano que va de un Estado a otro contra toda distinción que el segundo tratase de hacer en su perjuicio (1). 163. en el otro (1) Ward v. 18 . participó de la misma. No me extenderé a más amplia crítica de esta decisión tan fatal. ¿contra qué poder se dirige la prohibición contenida en esta enmienda? El lenguaje empleado en este punto es algo diferente del que se usa en la parte que examiné primero. párrafo 1.° de la Constitución. Sólo añadiré eiu. Claro es que esto es un simple olvido. todos los derechos garantizados a nues- tros ciudadanos por tratados con naciones extranjeras. Reports. BURGESS 273 ción de agravios. el privilegio del habeas corpus.

S. . tan peligroso para la libertad del individuo. 339. no hubiese producido el perjuicio (2). Al fin y al cabo. y. etc. 118 U. Harmoning. (2) Arrowamith. pues. rectamente interpreta- da. en mi sentir. La expresión «ningún Estado dictara o Izará ejecutar ley alguna» significa.. la Administración del gobierno. Razonando asimismo por analogía. Estado podrá negar». Los Estados no pueden obrar más que dictando o haciendo ejecutar las leyes. práctica- mente. razonando por analogía. v. S. por medio de ninguno de los órganos que emplee en. 100 U. no veo por qué no ha de exi- mirse un Estado de toda responsabilidad si uno de sus agentes ejecutivos interpreta tal ley de una manera torcida en el curso de su ejecución. Reporto. eso no sería. al de menoscabar «los privilegios e inmunidades de un ciudadano de los Estados Unidos». ni con mucho. si el perjuicio que ocasione se debe a un fallo erroneo de sus tribunales fundado en una ley local.ignificación. Con iodo. las dos expresiones tienen una misma y única . nada que menoscabe los privilegios © inmu- nidades de un ciudadano de los Estados Unidos (1). 194. El Estado particular puede sustraerse al cargo de infringir el «debido procedimiento». DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 274 caso se dice: «ningún. Ya he dicho que una sentencia reciente del Tribunal Supremo ha modificado algo esta sana regla. y. de hecho no pueden obrar sobre los individuos más que al hacer ej ecutarlas. con daño. se dirige contra cual- quiera de los agentes o funcionarios autorizados para ejercer las atribuciones gubernativas del Estado particular. Reporta. que no hará ni omitirá. que. por consiguiente. La prohibición. puesto que puede apelar a los tribunales del Estado contra esa interpretación torci- (1) Ex parte Virginia.

Pero. y. Esos son los órganos del Estado cuyos actos deben mirarse como actos del Estado. JUAN W. BURGESS 275 da.t9' . las interpretaciones judiciales de la ley están por encima de las legislativas. Si el tribunal insistiese en su interpretación. son actos ultra vires. y el Estado no es res- ponsable de ellos. no tiene a quién recurrir. 4. mientras que. Según ella. el Tribunal Supremo ha decidido que la cláusula constitucional que reviste al Congreso de la facultad de «regular el comercio con las Naciones s. cuando yerra el Tribunal superior del Estado. encontraría esta otra dificultad: que en nuestro régimen. cuando lesionan privilegios e inmunidades de los Estados Unidos. resumiéndola brevemente. el Poder legislativo no tendría ya más medio de contrarrestarla que acusar a los jueces. en el ejercicio de esas facultades menosca- ben cualquiera de los privilegios e inmunidades de un ciudadano de los Estados Unidos. como no sea quizá al mismo Poder legislativo del Estado. Finalmente. que. es decir: su corrección no correspon- de a los tribunales del gobierno general. la prohibición de que se trata se dirige contra el Poder legislativo de los Estados. contra los agentes gobernativos que ejecuten estrictamente sus leyes y contra los funcionarios y agentes a quienes tal poder legislativo revista de facultades discreciona • les. caso de cerrár- sele los tribunales de la Unión. En resumen: es prácticamente imposible la protección de las inmunidades y privilegios de un ciudadano de los Estados Unidos contra los yerros en que incurra el Tribunal superior de un Estado al interpretar las leyes locales. si recurrie- se a él. Tal es la ley. sino que debe dejarse al Estado particular. Los de cualesquiera otros órganos. no obstante. a menos que el individuo pueda recurrir en alzada a los'tribunales de la Unión.

—Inmunidades relativas a la propiedad privada.. . et al. no siendo por exigen- cias de policía (2). II. Brown v. art. Reports. sec.- Gideraría nula toda medida que adoptasen para restrin- gir la entrada y salida de las personas. estrictamente indispensables para sufragar los gastos que originen la inspección del artículo y la certifica- ción de su calidad o aprovechamiento (3). has & Railway Co. 1. 38. 91 U. o le recibe directamente de un país extranjero. 8. 419. S.Estados a favor del individuo. y me remito a lo ya dicho para no incurrir en repeti- ciones. Missouri. v. Welto. y entre los diversos Estados. 259. Mayor of N. § 3. I. s. 275. 276 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO extranjeras. y con las tribus indias» (1).ports. Reports. contra la intervención que tienen los Estados en lo que atañe a la propiedad. Tarner v. por cuya virtud se con. Y. es cosa que el Tribunal se reserva deteminar circunstanciadamente. 118 U. Reports. § 2. (3) Constitución. S. v.° (2) Heridersun et al. Los Estados. no pueden exigir ni recaudar impuestos o derechos por ningún artículo que se halle en manos de la persona que le remite directamente a un país extranjero. 12 Wheaton. sin autorización del Congreso. Maryland. • U.°. sec. Re. 92 U. S.a v. es una prohibición impuesta a los .. 107 U. Yo he tratado de la índole general del poder de policía. como en otros casos. 1. Cuáles sean las exigencias de poli- cía en este respeto. no pueden (1) Art. Illinois. Reports. La Constitución autoriza al individuo a invocar ex ciertos casos el auxilio del gobierno. o para regla- mentarla de cualquier modo. Maryland. de los Estados Unidos. 557. salvo los. 10. S.

Reports. Central Pacifie R. Ibidern 151.. 118 U. 16 Peters. S. sil:. 1. Dobbins v. 106 U. 2. a no ser por razo- nes de utilidad pública (6). aunque la Constitución del Estad las autorice expresamente. Ilaryland. Tennessee. (3) California v. por la entrada en un puerto o la salida de él. 435. 10. estén en las manos que quieran (2). en cuanto instrumento de comercio. Reporte. Reports. Topeka. Parkesburg y. 543. No se dice que no pueden hacer nada de eso. U. Brown. el consentimiento del propietario. S. ni las franquicias otor- gadas por el Congreso (3). no pueden someter a tributación los medios e instrumentos indispensables para los ac- tos y operaciones legítimas del gobierno general. de la propiedad privada. Van Broc. 655. (2) McCulloch v. art. § Huso v.. 19 U. 20 Wal lAce.y Co. Colo v. 1. . 316. En fin. Reports. rizar a nadie a disponer. ni los ingresos de una com- pañía de telégrafos por el servicio entre Estados (4)3 ni ingresos ningunos por semejante servicio entre Es- tados.klir •y . Ibidem 2 Wallace. La Grange. (6) Loan Association v. v. 1. haciendo que se (1) Constitución. 411. S.. 557. las Cámara- de los Estados no pueden ejercer sus facultades gene- rales legislativas en materia de contribuciones o do dominio eminente hasta el punto de disponer. 117. S. 113 U. ni contribuir a que deudores parti culares deprecien la de los suyos. Re ports. Robbins y . Ibidem 489. Giover. o auto- . S. R. Ibider. 2C0. ni por navegar en las aguas públicas del país (1). The Commissioners of Erie County. Western Union Telegraph Co. Reports. Reports. U. 4 Whcatoi . Illinois. 120. BURGESS 277 imponer derechos de tonelaje a ninguna embarcación. Shelby Taxing District. (5) Wabash & Railwn. (4) Rottermau v. realícelo quienquiera (5). Bank Tax Cases. S. 127 U. 127 U. S. Co. Los Estados no pueden depreciar la propiedad de sus 'acreedores. JUAN W. 487. sec. S. Reports.

. y según el Tribunal. v. etc. Los Estados no pueden restringir ni reglamentar la transmisión de propiedad por personas de los Esta- dos Unidos a personas de Estados extranjeros. Ibid. Re- ports..--New Orleans Gas Co.V 078 DmE(. sec. S. v. art. § I. v. S. (3) Constitución. S. 4) New Orleans Waterworks Co. v. 2. 259. 650.° El poder contra el cual se dirige no es exacta- mente el mismo que el que se designa con la palabra «Estado». art. 557. «la prohibición se refiere al Poder legislativo del Estado. 96 U. o por personas de un Estado a personas de otro (2). 1. 1.to CONSTITUCIONAL COMPARADO admita en pago de deudas ninguna cosa más que oro y la plata acuñada de los Estados Unidos. 125 U. ileports. empleada en el artículo precedente y -expli- cada al fin de la subdivisión I de este asunto. La Cons- titución dice aquí: «ningún Estado-. Williaans. 10.1. (5) Sea original o adoptada. y no a las decisiones de sus tribunales ni a los actos de los funcionarios administrativos o gubernativos» (4). es menester que la alteración de las obligaciones se realice por una disposición constitucional o legisla Liva de los Estados (5). Weiton. S. et al. § 1. 92 U. llissouri. Louisíana Light Co.. 118. 18. Bruffy.. Wabash K Rail- way Co. 4.hará ley algu- na que desvirtúe». Los Estados no pueden hacer ninguna ley qua desvirtúe las obligaciones de los contratos (3). v. (1). Reporte. 275. 3. . Esta prohibición pide un examen más detenHo. Para que el Poder judicial de la Unión pueda interve- nir a favor de la parte perjudicada. Mayor of N. 10. Y. Louislana Sugar Co. 1.° El término «contrato» tiene aquí una significa- ción puntualizada por los tribunales. Ibid. Reporte. 115 U. sec. 91. Se entiende que significa un convenio legalmente obligatorio en mate- (1) Constitución. Illinois. 176.. (2) Heralerson et al.

según la acepción vulgar. Se entiende que significa el cuerpo de derecho vigente. 6 Cranch. S. St. 3 Wallace 51. S. Hayward. 69. Dorranee. Ibid. 111 U. Ibid. Ibid. U. v. 2 Howard. 120 Ibid. 714 . Rivers. Sneed. Ibid. Efectiva- mente. New Orleans. 3. Martin's Parish. Whítehead. Van- horno. S. 314. Wisconsin. Reports. Dorrance. Reports. garantiza y sanciona el contrato (2). Fleteher v. (4) Nelson v. BURGESS 279 ria de propiedad. ¿Se estimará. Hall v. Dartmo-a. regula. 304. 115 Ibid. Vanhorne v. 2 Dallas. pues. McCracken v. 103 U. Orieans. 674. Peck. que un Estado desvirtúa las obli- gaciones de un contrato sólo porque modifique el pro- cedimiento judicial para su ejecución. S. 2 Dallas. 87. privilegio o franquicia de un Estado a una • o varias partes privadas (1). celebrado entre particulares o entre un Estado y una o varias partes privadas. o una concesión. Edwards v. 102. 6 ()rana. 4 Wheaton. Lonisiana v. Ibid. Tammany Water Works v. improcedente en este punto establecer dis- tinciones entre la obligación y esos medios (4). 96 Ibid. expreso o implícito. (2) Bronson and Kinzie. New Orloasas Water Works Co.th College. 5. Tennessee v. Pero se presentan graves dificultades para aceptar ésta como la definición legal del término. S. o porque defien- (1) Fleteher. 518. 64. (3) Walker v. Reports. Es. o una concesión de una parte a otra. 96 U. 304. Kear- zey. 4. JUAN W. New. • El término más importante de esta cláusula es la palabra «desvirtuar» (impair). U. Wator Works. Reports. v. Ibid. 1 Howard.. 87. 811. Reports. Reports. Woodward. U. 608. etcétera. Reporte. U. 59b. S. The Binghampton Brid- ge. S. Peck. gr. que define. St. 16 Wallace.° El término «obligación» ha recibido también una definición precisa y completa. Toda alteración de la esencia del contrato o de las leyes que le rigen al tiempo de celebrarse equivale a desvirtuarle. el elemento principal de la obligación son los medios que determina la ley para hacerla cumplir (3). 203.

pero se adoptó la regla del primer caso (2). S. Reports. No puede suspender la sanción correspondiente a los mismos (4). pág. No puede abreviar los plazos de prescripción hasta el punto de que no quede tiempo hábil para entablar re- (1) Green v. entre las alteraciones legítimas» que caen dentro del Poder de regular los modos de proce- dimiento. Reports. El Tribunal especifica las cosas principales que no caen dentro del poder del Estado de regular sus procedi- mientos judiciales. «Quizá es difícil trazar una linea divisoria. U. (3) Stnrgis v.V 280 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO da la salud o la moral pública contra cualquier influen- cia o consecuencia perniciosa que pudiese nacer de una estricta sujeción al mismo? En otros terminos: las atribuciones del Estado en materias tocantes al régi- men judicial o de policía. que vulneran el dere-- cho». «y las disposiciones. . pero no debe modificar la naturaleza y extensión de las sancio- nes existentes de modo que perjudique los derechos e intereses de cualquiera de las partes (1). decía el Tribunal veinte ailos después. y después siempre ha manteni- do en lo esencial la actitud que entonces adoptó. No puede hacer una ley de insol vencia aplicable a contratos pasados (3). Reports. 122. 357. 311. 1 edie. aplicable a todos los casos.. ¿se hallan limitadas por el cuerpo de contratos existente en un momento parti- cular? El Tribunal respondió hace tiempo a la primera parte de esta pregunta. 4. (4) Coely: Constitutional Lirnitations. U. 1. S. (2) Bronson v. S. Biddle. Sos- tuvo que un Estado puede modificar su procedimiento judicial sin distinguir entre contratos pasados y futu- ros para la aplicación de las nuevas formas. Corroborando esta opinión. Crowningshield. U. Kinzie. 8 Wheaton. 1 Haward.. 4 Whe&- t ora.

BURGESS 281 clamaciones (1). Kinzie. Reporte. (4) Edwards v. (6) Meerackem y. (8) Boyd v. Sohn Waterson. El Tribunal ha dado recientemente una respuesta muy distinguida a la segunda parte de nuestra pre guata. 15 Wallace. 5 Pete. por el que haya constituido una hipoteca o por sus acreedores. después de la venta. No puede sustituir los medios de pa- go (2) o de valoración (3) expresados o implícitos en el contrato por ningunos otros. Barry. 595. 610. 566. 1 Howard. No puede restringir la venta judicial para el pago de deudas derivadas de un contrato. Reports. Reporte. (5) Gunn v. 596. 2 Howard 608. etc. rJ Massachussetts. U. S. 461. JUAN W. (3) Effinger v. Ibídem 17 Wallace.rs. (2) MeCracken v. 628. mediante ulterior es excepciones de bienes que mermen las garantías con que el contrato se hizo (4). por bajo de cierta tasación (6). U. Hayward. 97 ibidem 25. Cuales sean límites y la esfera del poder de policía de un Estado. S. Barne y. sino que un Estado no puede des- pojarse por ningún contrato del poder de policía ni li- mitar discrecionalmente su ejercicio (8). S. No puede exigir ulteriormente que no se efectúe la venta de bie- nes. U. si le hubiere. 457. ibide pu 24 Howard. para responder a las obligaciones de un contrato. S. Alabama. Reports. S. Kenney. 115 U. Beer Co. S. No puede eximir del embargo judicial bie- nes sujetos a él al tiempo de decretarse (5). S. U. Reports. n•••n•nnn•n••• (1) Hawkius e. Reports. Ho- ward Bugbee. Kearzey. 310. U. S. 94 U. Hay ward. Reports. Reporte. ni ampliar. 645. Reports. 2 Howard 608. No puede autorizar ul- teriormente una redención de bienes. Terry y . Sostiene. 95 U. . no sólo que el cuerpo de contratos exis- tente en un momento particular no limita el poder de policía de un Estado. el plazo le gal para la redención al tiempo de hacerse el contra- to (7). S. 96 U. (7) Bronson v. Auderson.

que está por cima de ellos y del gobierno general. 309. como ya. ¿Qué es esto sino el lado negativo del régimen feudal? Me parece que una recta interpretación de la Constitución de los Estados Unidos no concedería a los Nstados el derecho de desprenderse por contrato de la facultad de imponer tributos. Ha resuelto. que un Estado no puede rescindir un compromiso. ha atribuído a ese peder una esfera excesiva- mente amplia: le ha considerado como idéntico casi a todo el gobierno interior del Estado. Con todo. según su definición general. Reports. por ejemplo. 1 Mack. parecerían deber incluirse en. University v. si lo hace. los Estados son simples go- biernos locales. a menos de prohibírselo su Constitución propia. adquirido por él. y que sus (I) The Jefferson B • anch Bakn v. La primera es que. de no ejer- cer su facultad de exigir tributos o de ejercbrla sólo dentro de ciertos límites (1). People. el Tribunal excluye del poder de policía. cuando se halla en conflicto con los contratos existen- tes. según expliqué en- tonces. O de otro modo: un Estado puede dotar a un individuo del derecho a eximirse de una acción del poder gubernamental. Me parece una exorbitancia. él. 436. y. según la verdadera historia y el verdadero es- píritu de nuestro sistema. 282 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO cosa es que no se ha definido claramente. el G-obierno de la Unión protegerá los derechos que ad- quieran de esa suerte los individuos. con excepción del poder jurídico. algunas cosas que. En otras palabras: la Lo- gisla. El Tribunal. a quienes el soberano.tura de un Estado puede pactar a expensas de la facultad del Estado de imponer tributos. y esto por dos razones. S. como ya he dicho. Reports. Skelly. 99 U. S. U. ha revestido de f acultades gubernamentales simplemente. . he dicho en otra parte.

pero eso es una cosa enteramente distinta de crear una exen- ción irrevocable de su facultad de imponer tributos. . IV. porque esa forma mira el gobierno como un oficio público puramente. sin duda. 259. y los Estados no son el sobera- no en nuestro sistema. Esto. 4. ni a eximirse de su acción. El monarca más verdaderamen- (1) Constitución. La Monar- quía absoluta no ofrece un contraste tan acentuado con la forma republicana. JUAN W. seo. digo. No es fácil definir la forma republicana. University edition.o posee ninguna de sus facultades gubernamentales ni puede desprenderse de ellas sino por disposición del soberano. Una suspensión temporal o permanente del uso de una facultad no es en modo alguno lo mismo que la inhabilitación para ejercerla. La antítesis más directa de la forma republicana es la feudal. dispensar del pago de contribución a ciertas personas o a determinada propiedad. La facultad de hacer esto no es una facultad gubernamen- tal simplemente. núm. art. La razón segunda es que la Constitución ordena _expresamente que los Estados Unidos garantizarán a cada miembro de la Unión una forma republicana de gobierno (1). (2) The federalist. XXXVIII. Un Estado puede. pág. es facultad de modificar el sistema de gobierno: es una facultad soberana. BURGESS 283 atribuciones en el uso de esas facultades no pueden extenderse hasta el punto de conferir a una persona o corporación el derecho a eximirse de su ejercicio. sólo puede ser obra del soberano. y no admite ningún derecho a disponer de los poderes gubernamentales como de una propiedad. pero me parece que uno de sus caracteres más salientes consiste en que el gobierno . porque el gobierno repu- blicano es ante todo un gobierno representativo (2).

En cuanto a mí no comprendo por qué un Pstado ha de poder crear privilegios contra una de sus facultades. y no contra otras. máxime cuan- do entre esas facultades. si se admitiese el principio de que no rige en los Estados un derecho común de la Unión. Patterson. aplicado estrictamente. 403. el dictamen de la ciencia política. 98 U. y considera los pode- res públicos como derechos privados. exigiría que. Tal es. es decir: su pri- mer representante. Reports. 284 DERECHO CONSTITUCIONAL. por lo menos. Nuestro derecho público exagera los derechos privados en este particular. al gobierno de los Esta- dos Unidos de impedir que las Legislaturas locales al- teren las obligaciones do los contratos sería ilusoria en muchas ocasiones. v. (mando el contrato se refiere a un asunto sometido a la jurisdicción exclusiva de un Estado. . Por otra parte. puede privarle de lo uno y de lo otro cuando le plazca. el Tribunal declara que un Estado no puede despojarse de su dominio eminente en términos de que se reconozca a un individuo ningún derecho con- tra el ejercicio futuro de esa prerrogativa sobre la mis- ma propiedad (1). Las facultades gubernamentales son siempre de- pósitos públicos. no tiene nada de representativa. así bajo su aspecto negativo como bajo su aspecto positivo. mientras que la forma feudal. y el gobierno que autoriza a un indi- viduo para ejercerlas o para eximirse de su acción. Ese principio. como aquí ocurre. no hay di- ferencias que justifiquen suficientemente tal distin- eión. COMPARADO Le absoluto de los tiempos modernos declaró no ser más que «el primer servidor del Estado». los tribunales de la Unión se atuviesen a las decisiones de los tribuna- (1) Boom Co. Pero la facultad reservada. S. aunque nuestro derecho público no se halle aún en plena correspondencia con él.

Ha armado su derecho a interpretar por sí mismo las leyes locales relativas a los contratos y a decidir por sí mismo sobre la cuestión de alteración. Principies of Constitucional Lazo. El Tribunal Supremo ha dado muestras de un espí- ritu más recto y recomendable al interpretar esta limi- tación de los derechos individuales. Por ejemplo. Mantiene su juris- dicción a favor del individuo. Reports. el individuo puede (1) Tho Jefferson Branch Bank v. JUAN W. U. . 3. al interpretar lo refe- rente a las obligaciones y a las alteraciones. Se ha supuesto que esta disposición se aplica también a los pleitos que sigan contra un Estado ciudadanos del mismo (3). (2) Political Science Quartely. Pero el Tribunal Supremo se ha negado a eso absoluta y categó- ricamente (1). vol. núm. 186. pág. 406. ha decidido que. 118. la Constiución misma ofrece una dificul- tad técnica para que los individuos puedan hacer va- ler contra un Estado particular los derechos adquiri- dos por un contrato con él. BURGESS 285 les superiores de aquel Estado. (3) Cooly. siempre que pueda ejer- cerla sin que el Estado aparezca como el demandado primitiva y directamente. Lo que hace falta es que su aplicación se extienda hasta llega a destruir el añejo y ya erróneo principio de que no existe dentro de los Estados un derecho común de la Unión (2). I. Según el conocido artícu- lo XI de las enmiendas. S. si el Estado inicia el litigio. «no ha de entenderse que e3 Poder judicial de los Estados Unidos tenga jurisdicción para conocer por vía de justicia o de equidad de los negocios incoados o seguidos contra uno do los Esta dos de la Unión por ciudadanos de otro Estado o por ciudadanos -o súbditos de un Estado extranjero». 1 Block. Es realmente jurisprudencia sana. pág . Con todo.

Board of Liq uidation. 16 Wallace. Schurz. 378. y dicho funcionario no puede declinar la jurisdicción del Tribunal. 102 U. 6 Weathton. que. Bernard. 531. A stado para compelerle a cumplir un deber perfec- tamente definido e impuesto por la ley sobre un deter- minado asunto. y afirmando su autoridad oficial para la ejecución del hecho que motiva la quere- lla. 436. 108 U. 264. Reports. (6) P oindexter v. en cuya ejecución pueda tener el indi- viduo un interés manifiestó que deba ser protegido por la vía judicial (4). U. si la propie- dad del Estado. Greenhow. cuando «no hay lugar en derecho a com- pensación por el perjuicio» (5). (3) U. sin ser considerado como el demandante (1). sin que se haya desposeído de ella al Estado violentamente. Reporte. U. Reports. States v. (4) U. Reports. Tribunal procederá a cumplir su deber. llega a encontrarse bajo la custodia del Tribunal. 286 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO apelar siempre a los tribunales de la Unión. que un individuo. 196. S. y que un individuo puede enta- blar demanda contra un funcionario de un Estado para impedirle infringir su deber oficial en perjuicio del querellante. con respecto al individuo. Reports. S. (5) Davis Gray. en el curso regular de la administración de justicia. . Lee. Reports. v. el . McComb. alegando simple- mente que es un funcionario. S. que un individuo puede interponer demanda contra un funcionario de un. 203. 114 U. Reporta. por lo que se refiera a esa propiedad (2). En un caso reciente (6) el Tribunal hizo. 270. distinciones tan sutiles. States v. S. sino que ha de probar que su autoridad es suficiente en derecho para protegerle (3). o la propiedad en que el Estado tenga algún interés. puede entablar una reclamación por darlos y perjuicios contra un fun- cionario de un Estado. 92 U. 106 U. S. S. a propósito de los derechos individua- les. (2) Clark y . que rayaban en capricho- (1) Cohens v. S. Virginia.

El demandado en el caso presente trató de hacerlo. complete su defensa. es evidente. Se apoyó en la disposición legislativa de 26 de Enero de 1882. y que justifique su proceder. en el terreno jurídico. que no puede darse por hecho. plata o billetes del Tesoro de los Estados Unidos o del Banco nacional. ni mandar sino mediante leyes. El Estado no ha dictado tal ley. Se trataba de una demanda interpuesta por un individuo contra un agente del gobierno de Virginia. Para que el demandado. una disposición legislativa del Gobierno de Virginia. que le ordenaba recaudar las contribuciones en oro. plata o billetes del Tesoro de los Estados Unidos o del Banco nacional con exclusión de toda otra cosa. son la ley de Virginia. stado que determine su cometido como agente del mismo. y esa ley obligaba al demandado a admitir los cupones ofrecidos. pero no es una ley del Estado de Virginia. y lo que no puede hacer. haciendo que la demanda apareciese como dirigida contra el Estado mismo. El demandado quiso declinar la jurisdicción del Tribunal. admitir cupones. El individuo había ofrecido al agente cuponesde obli- gaciones de Virginia. y no autorizaba pasos ulterio- . embargada por el agente para pago de contribuciones. Una ley poste rior ordenaba el cobro de las contribuciones en oro. que no puede obrar sino mediante agentes. al intento de recobrar la posesión de una propiedad. porque no puede. cosas ambas que nin- guna disposición suya puede derogar. BURGESS 287 sas. La Constitución de los Estados Unidos y la propia estipulación de Virginia. con exclusión de toda otra cosa. pero el Tribunal afirmó que el Estado «es un cuerpo político. JUAN W. admisibles para el pago de tributos. según una ley de esa región. por consiguiente. y que le prohibía. pues. Esa es. ciertamente. es menester que cite una ley del A.

Se prohibe a los Estados privar a nadie de sus bienes sin el procedimiento legal en debida forma. no es ley de esa región si contradice alguna cláusula de la Con. Su acto es un acto del Estado. pues. les. que no se halla en desacuerdo con su Constitución particular. si eso no puede ser. -pues. DERECI-10 CONSTITUCIONAL COMPARADO 288 res para una exacción violenta. y un agente de ésta se halla obligado a obede- cer y ejecutar la ley de la misma mientras los tribuna- les no la declaren derogada por la ley de los Estados Unidos en la r. y dictar ó hacer cumplir ninguna ley que menoscabe los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los . Pero. y confesando una violación personal de los derechos del querellante. Así es imposible considerar a la región (commonwealth) unas veces corno Estado y otras como Gobierno. el agente del llamado Estado no puede ser responsable personal- mente como autor de acto ilegal ninguno.» Esta argu- mentación me parece sofistica en varios sentidos. de la cual debe res- ponder personalmente. pues- to que no es más que lo segundo. y que la última es la ley de la región. pero. no puede escudarse con su carácter oficial. Yo preferiría que se aboliese la enmien- da XI.egión. no la ley de la región. Y decir que una disposición legistativa do la región. apruebo el espíritu que dicta tales fic- ciones para defender los derechos de propiedad de los individuos contra las arterías harto frecuentes de las regiones. aunque estimo erróneo este razonamiento. tales pasos eran ilega. La Constitución de los Estados Unidos es la ley de los Estados Unidos en la región. me parece una confusión extraordi- naria de preposiciones y una serie absurda de propo- siciones. En tal caso. no tiene defensa. 5.s titución de los Estados Unidos. no lamentaré verla barrenada por ficciones legales. El demandado.

repetir aquí lo dicho entonces. sec. y allí indi- qué también los medios que existen para defender todas las inmunidades garantizadas por la Constitu- ción de los Estados Unidos contra los ataques posibles de los gobiernos locales. la determinación del sistema monetario. la celebración de tratados y alianzas. deberán ajustarse a las for- mas de la. XIV. ya de los procedimientos de los tribunales de justicia.se halla sujeto a la autoridad de los gobiernos locales. siempre que sufra algún perjuicio a consecuencia de intrusiones de los dichos gobiernos en esa esfera. ta 19 . Naturalmente. Ya he explicado estos términos y expresiones en la división consagrada a las inmunidades personales. como son la declaración de guerra. los gobiernos locales no tienen atribución ninguna sobre los individuos en las cosas que coloca la Constitución bajo la jurisdicción exclusi- va del Gobierno general. ya del ejercicio del dere- cho de dominio eminente. art. el régimen del comercio con Estados extranjeros y entre los Estados de la Unión. el régimen de la propiedad intelectual y el sistema de naturalización. ley. ya se trate de la exacción de contribuciones. Es decir: todos los actos de un gobierno local que afecten a la propiedad de los particulares. la organización militar. sin atentar a ninguno de los privilegios e inmunidades que en punto a la propiedad son inhe- rentes a la ciudadanía de los Estados Unidos. En toda esta esfera de jurisdicción exclusiva del gobierno cen- tral el individuo no . (1) Enmiendas a la Constitución. pues. y puede recurrir a los tribuna- les de la Unión en demanda de justicia. la direc- ción de las relaciones diplomáticas. JUAN W. Excuso. 6. BURGESS 2$59 Estados Unidos en lo tocante a la propiedad (1).

antes de dar por terminado este gran asunto. para que no pueda decirse tampoco que este elemento de sus Constituciones era de origen romano. Confesamos que hay puntos flacos en la demarcación de ese dominio. de todos los elementos del poder. la soberanía. el Gobierno debe disponer. No citaré el ejemplo del gran Esta- do romano. Así ha ocurrido siempre. el contenido y las garantías de la libertad civil en nuestro derecho Constitucional. Pero. para su defensa. así y todo. o sea asumir todo el poder del Estado. hay que examinar otra cuestión importantísima. es el mejor que el mundo ha trazado hasta el día. procurando definirle hasta donde cabe dentro del actual estado de cosas. a saber: si existen cir- cunstancias en que el gobierno central pueda suspen- der tempdralmente las garantías constitucionales de la libertad individual. Tomaré el Estado germánico puro. y gobernar de un modo absoluto. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 290 Tales son el dominio. y encierra en sí el principio y el camino para un desarrollo mucho más perfecto. a —SUSPENSIÓN DE LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES En las páginas anteriores he expuesto el sistema de la libertad individual. ni haré valer la práctica de los ESts dos que nacieron de la mezcla de las ideas germánicas y roma- nas. pero. En tiempo de guerra y de peligro público. En el terreno de la ciencia política hay que respon- der afirmativamente a esa pregunta. cuando se halla amenaza- da la vida del Estado. así en lo tocante a su contenido como a su. tal y como César . sanción. porque puede objetarse que es antigermá- nico. y que su protección es incompleta en varios respectos.

rechazar las invasiones. 7. fuera como quisiese. podrá levantar y mantener ejércitos. crear y sostener una armada. Tácito no se expresa en términos tan enérgi- cos. Afirma que los duques dominaban por su ejemplo y ascendiente más que por su poder (2). en trances extremos. JUAN W. tenían la costumbre de suspen- der el gobierno de las asambleas y someterse a la dictadura más o menos completa del duque. dictar reglas para el régimen y gobierno de las fuerzas de mar y tierra. y disponer de la parte de ella que deba estar al servicio de los Estados Unidos. podrá ordenar el llamamento de la milicia para ejecu- tar las leyes de la Unión. armamento y disciplina de la milicia. Dicen así: «El Congreso podrá proveer a la organización. en tiempo de guerra y de emigración. (2) Germania. . Dice éste que en tiempo de guerra se elegía un Dux. cap. tan amantes de su libertad. ¿Contiene ahora la Constitución de los Estados Unidos alguna providencia semejante? ¿O nuestros ascedientes supieron proveer a la conservación de la vida del Estado. No se suspenderá el privilegio del habeas corpus (1) De bello Gallito. por medios menos peligrosos para la liber- tad individual? Las cláusulas constitucionales referentes a este pun- to se hallan contenidas en las secciones 8 y 9 del ar- ticulo I y en la sección 2 del artículo II. VI. BURGESS 291 le describe (1). y se le investía del derecho de vida y muerte. el régimen de todo Estado germánico ha admitido la dic- tadura temporal cuando la reclamaban las exigencias de la guerra y el peligro público. 23. reprimir las insurrecciones y . Desde las épocas más remotas de la historia germánica hasta la formación de la Constitución de los Estados Unidos. los antiguos germanos. lo indudable es que. Pero.

Sería. • . todo el po- der del Estado se halla concentrado en el gobierno. El Presidente será el jefe supre- mo del Ejército y de la Marina de los Estados Unidos. Se trata aquí de las facultades de todo el go- bierno frente a la libertad individual. Se trata de sabor. con abstracción del sis- tema de la libertad civil. en casos de rebelión o invasión. que el Congreso puede determinar a su albedrío. Es completamente evidente que el Congreso puede decretar el servicio militar obligatorio en los Estados Unidos. En este punto. la. porque los precedentes establecidos antes de ese período son vagos e incompletos. pero cuya constitucionalidad no podría discutirse. que en ciertos sentidos están en contradicción. si. nuestra historia una respuesta práctica y otra judicial. La Constitución no pone tasa a las atribuciones del Congreso en lo que atañe a la organi- zación y al régimen militar. aparte toda disposición del Con- greso llamando al servicio militar a la población ente- ra de los Estados Unidos. población entera quedaría sometida en absoluto al régimen del Ejército y de la Marina . Esta pregunta ha recibido en. y disponer el llamamiento de la población ente- ra al servicio do los Estados Unidos. después de lo cual. No me remontaré más allá de la gran guerra civil. v de la milicia de los varios Estados. sin duda. Pero la cuestión planteada es más dificil que ésta. hay algún caso en que el gobierno pueda suspender las garantías de la libertad civil por lo que se refiere a las personas no compren- didas en ese servicio. Y en este punto no haré distin ciones entre las diversas esferas del gobierno por lo que toca a las facultades extraordinarias en tiempo de guerra. 292 D ERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO iiio cuando lo exija la seguridad pública. cuando sean lla Liados al servicio activo de los Estados Unidos». un modo de proceder extraordinario.

History of the Rebellion. JUAN WINBURGESS 293 1. declarándole autorizado «para suspender el privilegio del habeas corpus en los Estados Unidos o en cualquier parte de su territorio» (4). Unión puede suspender el privilegio del habeas corpus ciando lo juzgue nece- sario para la seguridad publica. no es del caso tal cuestión.258. Respuesta práctica. 755.260. La primera cuestión no importa ahora. No hay duda ninguna de que el gobierno de los Estados Unidos puede decla- rar la guerra o la existencia de la guerra. La única cuestión es si esa facultad corresponde al Congreso o al presidente. vol. 1. El 19 de Abril de 1861 el Presidente de los Estados Unidos publicó una procla- ma. el Presidente declara- ba que existía la guerra civil. (1) United States Statutes at Large. Es decir. (2) Ibidem. Florida. Mississippi. 1. eximió de responsabilidad al Pre- sidente. y si la suspensión trae consigo el imperio de la ley marcial o no hace más que autori- zar la detención sin acción. No hay duda de que el Gobierno de la. Alabam. Las únicas cuestiones referentes al caso son si esa facultad pertenece al Con- greso o al Presidente. 12.a. Sólo diré que el Congreso. 12. (3) 14IePerson. por ley de 3 de Marzo de 1863. el Presidente comunicó al Congreso que había autorizado al general en jefe para suspender el privilegio del habeas corpus. p. sin limitación de lugar (3).. y. El 10 de Mayo de 1861 el Presidente de los Estados Unidos publicó una proclama suspeniiendo el privile- gio del habeas corpus en ciertas islas de la costa de la Florida (2). (4) United States Statutes at Larga. p. Luisiana y Texas (1). p. p. vol. 126. como ya he dicho aquí. declarando el bloqueo de los puertos de la Caroli- na del Sur. . En su mensaje de 4 de Julio de 1861. Georgia.

2. 1. 4 Wallace. para esto último. Pero el Tribunal decidió. El Tribunal decidió. S. Esto es: sostuvo que la suspensión del privilegio no equivale a la proclamación de la ley marcial. Pág . El hecho. vol. se apoyó también. n. después del término de la guerra civil. baste decir que el go- bierno. 1. 2. es decir: suspender todas las (1) United States Statutes at Large. sino que se limita a autorizar la detención verificada legalmente. (3) Ibidem. en su facultad de hacer la guerra y de proveer a las consecuencias de la misma (2). es que afirmó y ejerció el derecho de proclamar la ley marcial en toda la extensión de los Estados Unidos. pág. o sea: como la suspensión de todas las garan- tías constitucionales de la libertad del individuo (1). sin que la persona detenida sea llevada ante los tribu- nales para que ellos resuelvan sobre su situación. Esta se dió por primera vez. en segundo término. aunque inclinado a interpretar la suspensión del habeas corpus como la proclamación de la ley marcial. vol. Respuesta judicial. que hay ocasiones en que el gobierno puede proclamar la ley marcial. 187. 12. en el famoso caso de Milligan (4). (4) U. 2. pág.260 (2) Dunning: Political 'Science Quarterly. en resumen. a la suspensión de todas las garantías consti- tucionales de la libertad del individuo. . que * la suspensión del habeas corpus no autoriza la detención de nadie. Las formas constitucionales de la detención y del juicio subsisten aún. 191. así en el teatro inmediato de la guerra como en los puntos más dis- tantes (3). 294 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO En cuanto al segundo punto. primeramen- te. sino que se limita a negar al detenido el recurso de aquel privilegio para obtener su libertad». Repors.

el gobierno tiene la facultad de poner en vigor la ley marcial como consecuencia de su facul- tad de hacer la guerra. incurriría en una enorme usurpacion de atribuciones. después de . Si durante la última rebelión pudo regir en Virginia. algo que vele por la seguridad del ejército y de la sociedad. una vez establecido. y como no queda en pie más poder que el militar. si tal gobierno prosiguiese después de volver a funcionar los tribunales. «si. en el teatro donde se desarrollan las operaciones militares. Y así. están cerrados de hecho los tribuna les. donde se veía desco- nocida la autoridad nacional y no funcionaban los tribunales. que mo- tiva ese régimen. donde impera realmente la guerra. la ley marcial puede ser necesaria en un Estado mientras que en otro no sería más que una violencia ilegal». y en el pleno y libre ejercicio de su jurisdic- ción». Ha de circunscribirse también al teatro de la guerra. donde no se discutió nunca esa autoridad. pero que no puede extender el imperio de esa ley allí «donde los tribunales estén abiertos. Afirmaba que. ni prolongarle. es menester que algo sustituya a la autoridad civil así anulada. y donde siempre se administró justicia. en tiem- po de guerra. y es imposible administrar justicia con arreglo a la ley. es lícito que imperen las leyes marciales hasta que pueda restablecerse el curso desem- barazado de las ordinarias. En pocas palabras: el Tribunal afirma que. porque. entonces. de ahí no se sigue que debiese regir en indiana. Pero la necesidad. La ley marcial no puede existir nunca allí donde se hallan loá tribunales en el pleno y libre ejercicio de su jurisdicción. durante una invasión extranjera o una guerra civil. BURGESS 295 garantías constitucionales de la libertad del individuo. en el caso de una invasión extranjera. JUAN W. limita su duración.

que ejercen el po- der de los Estados Unidos. y segura- mente no sería un buen principio de ciencia política: pondría en manos de un funcionario relativamente in- significante e irresponsable el derecho de vida y muer- te sobre los ciudadanos del Estado en los momentos de mayor peligro. El que manda no tie- ne más que cerrar la sala del Tribunal. No veo en ninguna parte que la Constitución autorice tal cosa. Sway- no y Miller se pronunciaron enérgicamente en contra del dic tamen. que ha establecido el otro principio como ley de nues- tro régimen. es un criterio pobre y estrecho. sino para cada juez. 296 DwitEemo coNsTi rrucioNAI. a mi juicio. fué formulada por el magistrado Mr. El presidente Chase y los magistrados Wayne. para cada juez de los Estados Unidos. y sobre quienes pesa la responsabilidad de la defensa pública contra los ene- migos exteriores o interiores. no para el Tribunal Supremo solamente. y. La opinión del Tribunal. y poner un cen- tinela a la puerta. COMPARADO reintegrados en sus funciones los tribunales. Da- vis.derecho de decidir cuándo y dónde existe la guerra a los cuerpos que representan al conjunto de los Estados Unidos. Más aun: se reivindica ese derecho. el. prácticamen- te. Me pare- ce que aquí se reivindica para el Poder judicial el derecho de decidir cuándo y dónde existe la guerra. no para la magis- tratura como cuerpo. y se querría que en el trance más crítico terciaran en el asunto minucias legales. la Constitución reserva. Cientí- ficamente. por lo menos. y ese criterio sobre el estado de gue - rra o de paz habrá de allanarse a las decisiones del Poder. o. La ciencia política debe reservar. Decía el presidente: «Cuando la Nación . es una pretensión irrealizable. La guerra es la solución de una cues- tión por la fuerza. y sólo obtuvo en su favor una simple mayoría.

él único que puede armonizar en este punto la jurisprudencia con la cien- cia política. Hagamos votos por que la guerra no ponga a prue- . sin duda.GESS 297 se ve envuelta en una guerra. y. JUAN W. en distritos o localidades donde las leyes comunes no garanticen ya eficazmente la seguridad pública y los derechos priva- dos. el criterio sano. y todas expuestas a la inva- sión. de guerra civil o de guerra extranjera. aunque no intencionalmente. o — de no poder solicitarse el concurso del Congreso. al Congreso corresponde decidir en qué Estados o distritos existe un peligro público tan grande o in- minente que justifique 14 intervención de los tribuna- les militares para juzgar los crímenes y delitos contra la 'disciplina y seguridad del ejército o contra la segu- ridad pública». a debilitar las facul- tades constitucionales del gobierno y a aumentar los peligros públicos en épocas de invasión y rebelión. y que los tribunales sean sus más eficaces aliados—. y en caso de peligro que lo justifique o disculpe— por el Presidente.» Ese es. «Esos tribunales pueden estar abiertos y en el libre ejercicio de sus funciones. en tiempos de insurrección o de invasión. No asentiremos nosotros con nuestro silencio a una opinión que nos parece destina- da. BUP. sin embargo. Afirma en otro punto que la ley mar- cial «puede ser puesta en vigor por el Cougreso. y para castigar con la necesaria prontitud y eficacia a los conspiradore s En épocas de rebelión y de gue- rra civil puede acontecer a menudo que los jueces sim- paticen con los rebeldes.» Y en otra parte: «La circunstancia de estar abiertos los Tribunales federales no puede privar al Congreso del derecho de utilizar» la ley marcial. ser absolutamente incompetentes para conjurar el peligro que amenace. y algunas partes del país se hallan invadidas.

298 DEaECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO

ba nunca la decisión del Tribunal. Pero si llegase el
caso, bien puede predecirse que sería forzosamente
desatendida. En tiempo de guerra y de peligro públi-
co es menester que todo el poder del Estado se concen-
tre en el Gobierno general, y que se sacrifique la liber-
tad constitucional del individuo en el punto en que el
gobierno lo juzgue indispensable para la defensa dela
vida y de la seguridad del Estado. Tal es la enseñan-
za práctica de la historia política y el principio de la
siencia política.

CAPITULO UY

LA LIBERTAD CIVIL EN LA CONSTITUCIÓN IMPERIAL
ALEMANA

A.—Inmunidades del individuo frente a las atribuciones
del gobierno general.

La Constitución no contiene expresamente exención
ninguna del individuo respecto de las atribuciones del
gobierno general. Sin embargo, puesto que éste es un
gobierno que tiene marcadas taxativamente sus atribu-
ciones, lógico es inferir que no puede ejercer sobre el
individuo las que implícitamente se le niegan por el
hecho de no conferírselas la Constitución, o de reser-
varlas explícita o implícitamente a la jurisdicción ex-
clusiva de los gobiernos locales. Así:
I. Puesto que la Constitución fija el período del
servicio militar activo, y no concede al gobierno la
facultad de modificarle, debe entenderse que, en cir-
cunstancias ordinarias, el gobierno no puede obligar
al individuo a servir durante un período más largo de
tiempo (1).
2. Puesto que la Constitución confiere al gobierno
general el derecho de gravar las importaciones y ex-
portaciones y la producción indígena de sal, tabaco,
aguardientes, cervezas, azúcar y melazas, y no men-
ciona otros artículos, debe entenderse que ese gobier-
no no puede obligar al individuo a satifacer tributos

(1) Constitución imperial, art. 59.

300 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO

por ninguna otra cosa. La inmunidad es más amplia
aún en Baviera, Wüternberg y Baden, sobre cuyos
aguardientes y cervezas no puede exigir impuestos el
gobierno general (1). Y como el derecho de imponer
tributos se reserva al Poder legislativo, debe inferirse
que el gobierno no puede exigir ninguno sino me
dimite ley (2).
3. Puesto que la Constitución no autoriza al gobier-
no para restringir la libertad de conciencia, debe en -
tenderse que exime al individuo en tal esfera de toda
intervención de ese gobierno.
A esos tres puntos se reducen en sustancia las inmu-
nidades de que goza el individuo frente al gobierno
central. En cualquier otra cosa puede intervenir éste,
si le place, mediante la legislación. y la administra-
ción. La Constitución no ha creado siquiera un Poder
judicial que defienda ese reducido dominio contra los
Poderes legislativo y ejecutivo del Imperio. La Cons-
titución mira el Poder legislativo imperial como el
principal creador y sostén de la libertad civil, y acu-
mula sobre él las mas amplias atribuciones y respon •
$abilidades en esta esfera; por eso, en resumen, es
dejar la libertad a merced de las fluctuaciones de la
legislación ordinaria, cuando lo que aquí se busca es
una libertad constitucional, y un garante constitucio-
nal de su mantenimiento, no influido por las pasiones
populares ni por una voluntad despótica.
En Asacia-Lorena el individuo no disfruta de nin-
gún género do inmunidades constitucionales, ni expre-
sas, ni tácitas, frente al gobierno general (3).

(1) Cortstitli,&ón imperial, art. 35.
(2) Ibid:,‘m, art. 4.°, sec. 2. a y art. 69.
(3) achure: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts, lib. 11,
p ág. 365.

JUAN W. BURGESS 301

B.—Inmunidades del individuo frente a los
gobiernos locales.

Aqui la Constitución es algo más pródiga en exen-
ciones a favor del individuo.
1. La constitución crea una ciudadanía común, en
cuanto preceptúa que un ciudadano o súbdito de cual-
quier Estado del Imperio será tratado como ciudadano
o súbdito en cualquier otro •, es decir, disfrutará de la
protección de las leyes, lo mismo que los demás indi-
viduos de ese otro Estado, será igual a ellos ante los
Tribunales para pedir justicia o sufrir persecuciones;
poseerá el derecho de obtener vecindad, de ejercer
cualquier pofesión, de adquirir y vender bienes raíces,
de alcanzar la ciudadanía y el goce de todos los dere-
chos civiles, al igual de todos los ciudadanos o súbdi-
tos del Estado adonde vaya; y no padrón restringir
el ejercicio de esos derechos y privilegios ni el Estado
en que resida ni ningún otro, salvo en aquello que
regulan razonablemente ciertas disposiciones en las
uniones municipales (1).
No ha de estimarse esto como la creación de una
ciudadanía imperial aparte de la de un Estado (región)
y anterior a ella. Es dudoso si existe semejante ciuda-
danía imperial. Los comentaristas se pronuncian más
bien por la negativa (2). En cuanto a mí, opino que
existe, pero no como consecuencia de este artículo,
sino del espíritu y de la índole general de la Cons-
titución. Este articulo se contrae a exigir que una re-
gión del Imperio no establezca distinciones, en punto

(1) Constitución imperial, art. 3.
(2) Sehulze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts, lib. II,
págs. 24 y 26.—Laband, Das Staatsrech des deutschen 1?ei-
ches, pág. 29.—Marquardsot's Handbuch.

302 DERECII0 CONSTITUCIONAL COMPARADO

a los derechos y privilegios civiles, entre sus propios
ciudadanos o súbditos y los de otra región (1); viene a
abolir todas las distinciones existentes de esa natura-
leza, y a impedir, como inconstitucional, su creación
futura; afirma la igualdad del dominio de la libertad •
civil dentro de cada región para todos los ciudadanos
y súbditos del Imperio; pero no imperializa, no natu-
raliza ese dominio. Con ese artículo, una región puede
no reconocer ninguna libertad civil; todo se reduce a
que sea tan tiránica con sus ciudadanos como con los
ciudadanos de las demás regiones.
Esa disposición es simplemente el antiguo precepto
del art, IV, sección 2, a de la Constitución de los Esta-
dos Unidos: «Los ciudadanos de cada Estado (región)
tendrán derecho a todos los privilegios e inmunidades
de que gocen los ciudadanos en los demás Estados.»
Esta cláusula fué el modelo de ese artículo (2). En la
Asamblea constituyente de 1867 se reconoció y demos-
tró que el artículo no garantizaría en todo el Estado
germánico la libertad civil que aquel cuerpo quería
establecer (3); y se resolvió la dificultad, no consignan.
do las inmunidades y privilegios de la ciudadanía en
la Constitución, sino invistiendo al Poder legislativo
imperial del derecho de legislar sobre todos esos pun-
tos. Las secciones 1-6, 13, 15 y 16 del art. IV de la
Constitución dan-a dicho poder la facultad de naciona-
nalizar la libertad civil en casi todo; y esa facultad se
ha ejercido tan ampliamente (4), que ha venido a ser
innecesario, en gran parte, el principio del art. III.
(1) Salutze: Lehrbuch des deutschen Staatsrechts, lib. II,
pág. 25.
(2) lbidem, pág. 24, nota 1.
(3) Ibidera.
(4) Pon Mane: Das Staatsrecht des deutschen Reichs, t. I/
pág. 106.

JUAN W. BURGESS 303

Pero como la ciudadanía del Imperio, con sus privi-
legios e inmunidades, no es de esta suerte más qué una
pura creación de las leyes ordinarias, no tenemos para
qué ocuparnos de ella, puesto que lo que nosotros bus-
camos es una libertad civil constitucional. Mientras el
individuo se halle a merced de cualquier parte del go-
bierno, estamos aún esencialmente dentro del régimen
absoluto, así se trate del gobierno más liberal y ex-
pansivo.
2. La Constitución prohibe expresamente a las re-
giones exigir ningún impuesto por el comercio entre
unas y otras (1).
3. La Constitución crea implícitamente una inmu-
nidad frente a los gobiernos locales en todas las cosas
que se someten a la jurisdicción exclusiva del gobierno
general. Los primeros quedan excluidos de ese domi-
nio, ocúpelo o no el segundo . Esto eleva la inmunidad
a la: categoría de constitucional, al revés de lo que ocu-
rriría si se autorizase a intervenir a las regiones en
caso de inacción de dicho gobierno. No encuentro más
que un artículo de la Constitución en que se declare
expresamente la jurisdicción exclusiva del gobierno
general: el 35. En ese artículo se dice que «correspon-
de exclusivamente al Imperio la legislación sobre
Aduanas» (es decir: sobre el comercio exterior); a sobre
la tributación de la sal, tabaco, aguardientes, cerveza,
azúcar y melazas indígenas; sobre los medios de pro-
teger contra el fraude la recaudación de los derechos
de consumos impuestos en las regiones, y sobre las
medidas necesarias para que se respeten las fronteras
aduaneras » . Pero, implícitamente, la jurisdicción ex-
clusiva del gobierno general va algo más lejos. Las

(1) Constitución imperial, art. 33•

debe entenderse que el individuo se halla exento. pági- na 93 . Por consiguiente. no una institución constitucional.— Marquardsen' s Handbuch. pero no dice ante quién es responsable ni cómo ha de hacerse efec- tiva esa responsabilidad. a la Armada o a la Marina mercante extranjera (1). (1) Laband: Das Staatsrecht des deutschen Reiches. El Poder judicial es creación del legislativo. No hay defensa legal ninguna para las inmunidades del individuo frente al gobierno general. a la organización o rela- ciones oficiales del Imperio. Las inmunidades del individuo _frente a los go- biernos locales están mejor garantizadas que las inmu- nidades frente al gobierno general. los gobiernos locales no tendrían autoridad ninguna para invadirla so pretexto de suplir la acción del general. acaso podría refrenarse. ni bajo ningún otro pretexto. La Constitución declara responsable al canciller de to- das las disposiciones del emperador (1). . si el Poder le gislativo quisiese saltar por cima de ellas. que éstas no pueden imponer- le trabas ni reglas en nada que se relacione con seme - jantes particulares. al Ejército. de la juris- dicción de las regiones. interpreta las dispo- siciones legislativas. cuando el ejercicio de tales atribuciones se roce con la utonomía civil del individuo. pero no puede pronunciarse so- bre el valor constitucional de esas disposiciones. La Constitución no crea un Poder judicial independiente facultado para interpretarla en el dominio de la libertad civil contra los Poderes legislativo y ejecutivo del mismo gobierno general. en ese terreno. por parte del ejecutivo. Aunque el gobierno general se abstuviese de intervenir en esa esfera. 4. Su viola- ción. 304 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO egiones no pueden inmiscuirse en nada que se refiera a la Constitución imperial.

se desprende del hecho de que esas violaciones implican la de la Constitución y las leyes imperiales. Así. la forma y las consecuencias de esa suspensión. C. Pero el aserto puede apoyarse en algo más que" en deducciones. lib. (1) Constitución imperial. II. cuando la jurisdic- ción ordinaria de los tribunales imperiales sobre los regionales no alcanza a proteger las inmunidades de los individuos. 17. puede apelarse a todos los órganos del gobierno del Imperio contra cualquier ataque de un gobierno local a las inmunidades que posee el indivi- duo frente a él.—Suspensión de la libertad. La Consti- tucion afirma expresamente que «si en un Estado (re- gión) ro se hiciese justicia a un individuo. queda ese recurso extraordinario. debe obligar al Estado a cumplir con su deber» (2). (2) Ibídem. al menos. En el capítulo precedente he explicado la exigencia de que el gobierno general suspenda la libertad civil en ciertas circunstancias y asuma todo el poder del Estado. 20 . y éste. (3) Sehnize: Lehrbuch des deutschen Staatsrechtes. 28. Así. art. JUAN W. y fuese im- posible el remedio por las vías legales ordinarias. hasta donde lo permita la naturaleza del caso. el perjudicado puede recurrir al Consejo federal. con el cual so aspira a resolver todos los conflictos a que no se provea de otro modo (3). que se hallan bajo la custodia y defensa del gobierno general. pág. y las condicio- nes de que ha de depender su término. BURGESS 305 En cambio. No puede reputarse completa una Constitución que no provea a tal necesidad y que no determine. si la apelación fuese fundada. 77 y 19. civil. arts.

de acuerdo con el Consejo federal. (7) Co nstitución imperial. art. Puede deducirse más circunstanciadamente: que el empera- dor. Afirma explícitamente que el emperador puede declarar en estado de sitio Cualquier parte del Imperio cuando se halle amenazada la segu- ridad pública (7). (2) Ibidern. (5) Ibidem art. y compe- ler a las regiones. velar por la ejecución de las leyes del Imperio (5). 63. 306 DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO Corresponde al emperador. poner en pie de guerra los distintos cuerpos de Ejército (3). (3) Ibidem. 11. § 2. 19. art. 68. § 1. 17. a cumplir con sus deberes (6). y para decidir cuándo empieza y cuándo acaba la necesidad que jus- tifica el ejercicio de los poderes dictatoriales. que el emperador resuelve eso mismo por si solo. entre otras cosas. Pero la Constitución no nos deja reduci- dos a meras conjeturas. hacer la paz (4). (G) Ibidem. y que el empe- rador decide en todos esos casos por si solo cuándo cesan los motivos por los cuales se puso en vigor la ley marcial. cuando se trata de guerra defensiva o del empleo de la fuerza militar para la ejecución de las leyes. . según la Constitución alemana: declarar la guerra. De modo que el emperador puede (1) Constitución imperial. (4) Ibidem. art. 11. art. de acuerdo con el Consejo federal. con el con- eentimiento del Consejo federal (1). determina cuando principia esa exigencia en caso de guerra ofensiva o en caso de coerción contra una región. De estas disposiciones bien puede deducirse que el gobierno del Imperio está facultado constitucional- mente para ejercer una dictadura Militar en tiempo de guerra o de gran peligro público. defender al Impe- rio contra todo ataque (2). art.

pág. JUAN W. Si el gobierno en conjunto tiene facultades para poner en vigor la ley marcial. Lo único que esta ley requiere (1) Laband: Das Staatsrech des deutschen Reichs. y él solo de- cide cuándo termina su imperio. 451. página 164. considerado en conjunto. mientras que.—Marquardsen. no puede caber duda de que el gobierno imperial tiene esas facultades (1). en el segundo. se mirará como ley imperial la prusiana de 4 de Junio de 1851. Pero estas últimas observaciones se apartan algo de mi propósito. precisa y terminante. Designa como con- diciones que autorizan la declaración expresada la gue- rra y la insurrección. Esta ley prusiana es aún la ley del Imperio. mientras no se dicte una ley imperial determinando las condi- ciones y prescribiendo la forma y los efectos de la declaración del estado de sitio. y donde la lógica de los sucesos la pondrá siempre a la postre. . BURGESS 307 poner en vigor de esa suerte la ley marcial. que hay circunstancias en que puede suspender toda liber- tad civil del individuo y asumir todos los poderes del Estado. Coloca la dictadura donde una sana ciencia de gobierno aconseja colocarla. dispone que. El art. resulta. 68. pueden hacer la declaración el jefe supremo del ejér- cito o el que ejerza el 'mando en el teatro de la guerra. que se las confie- re expresamente al emperador. y que él es quien decide exclusivamente cuán- do empiezan y cuándo concluyen esas circunstancias. Añade que la primera consecuencia de la declara- ción será la suspensión de las libertades constituciona- les del individuo (2). en el primer caso. Ahora sólo se trata de la relación del gobierno. debe hacerla el ministe- rio. como dije. Dispone que. En vista de las disposiciones citadas de la Constitu- ción. He ahí una cosa clara.' s Handbuch. con la libertad civil. (2) Preussische Gesetz-Sammlug fr 1851.

cuando exista una guerra que en su opinión amenace la seguridad. 8 edic. proclamar la ley marcial en cualquier parte del Imperio. hay guerra legalmente. (1) Holtzendorff. hay insurrección legalmente. pág. y. 3. pública. adoptada por la Constitución. amenace la segu- ridad pública (1). y para resolver por sí propio sobre la existencia de los motivos que autoricen tal decisión y sobre el momento en que cesen. o por medio de uno de sus subordinados militares. mediante el canciller. a su juicio. pues. dice que las libertades sólo pueden suspenderse en tiempo de insurrección o de guerra. las facultades del gobierno son ilimitadas. como jefe supremo de las fuerzas militares y navales. 1. y cuando declara que hay insurrección. t. puede por sí. 1111~1. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO 30S para adaptarse al mecanismo del gobierno general es sustituir el ministerio por el canciller. Cierto que la ley de 1851. de modo que. Desde cualquier punto de vista que se mire el asunto. como jefe de la Administración civil. pero cuando el gobierno imperial declara que hay gue- rra. El emperador. en el terreno constitucional. pue- de hacer lo mismo . puesto que no hay ministerio imperial ni más ministro que el canci- ller. cuando exis- ta una insurrección que.11n•n•n•nn . Rechtslexicon. no hay duda de que la Constitución reviste al gobierno general de plenas facultades para suspender temporalmente toda libertad constitucional del individuo y asumir todo el poder del Estado. 262.

sí. Posee. Pero cuando ese Parlamento señorial. ca. una libertad consagrada por el Estado y defendida contra el gobier- no. impusieron la Carta Magna. en ambos una amplia esfera de acción. sin embargo. Toda la libertad ci- vil está. pues. entonces había en In- glaterra una libertad civil constitucional. que era el gobierno. CAPITULO IV POSICIÓN CIENTÍFICA Y VERDADERAS RELACIONES DE LA LIBERTAD CIVIL EN LA CONSTITUCIÓN No hablo de la libertad civil en el derecho constitu- cional de Inglaterra ni en el de Francia. y. . medio siglo después. cuando esa organización del Estado aristocrático vino a convertir- se. ni es protegida con- tra el Estado por el gobierno. de lo que llamamos libertad civil. y nombra ron una comisión para defender sus disposiciones con- tra el rey. en esos países a merced del gobierno. por la senci- lla y convincente razón de que no existe tal cosa ni en el uno ni en el otro. En la Constitución inglesa podría decirse que eso se debe a que no es escrita. pero la de Francia lo es. Cuando los barones in- gleses constituyeron por primera vez el Parlamente como Estado. en una parte del gobierno. no contiene vestigio-.s a la que comprende en los Estados Unidos y en Álemania. pero no ha sido consagrada por el Estado como algo distinto del gobierno.

ya por di sposiciones legislativas. La República francesa necesita a todas luces re- visar su Derecho constitucional: necesita una libertad civil constitucional y un Poder ejecutivo más indepen- diente. por el carácter fragmentario e incompleto de esa Constitu- ción. pero no enteramente. Decía. o por ambas cosas. y es: la psicología del espíritu galo. que no son esos los asuntos que parecen preocupar más hondamente a los «revisionistas». 3 lo 1) E R Reno CONITITIJ 010 N A. porque ese asunto no forma parte de su Derecho Cons- titucional. se halla dispuesto a confiarlo todo a un gobierno que procede del sufragio universal. el Estado. que confunde la libertad con la igualdad políti- ca. al empezar este capítulo. y la libertad civil perdió su fuente y apoyo supragubernamental. También en. que no hablaría de la libertad civil en el régimen inglés y en el francés. Sin embargo. ya por costumbres someti- das a la acción legislativa. y. que definía y garantizaba la libertad civil contra el gobierno. la organización del Estado aparte del rey o del gobierno. por desgracia. Francia la primera obra de la revolu• ción del 89 fu& como hemos visto. 00 DIP A R& DO entonces el soberano. pero eso . Pero otra cosa explica también el que se elimine de la Constitución la carta de las libertades. y es notable que en la actual Constitu- ción democrática no tenga puesto ninguno. por consiguiente. No puede darse nada más anticientífico en teoría y mo- nos conveniente en la práctica. Puede ex- plicarse esto en gran parte. El carácter consti- tucional de la libertad civil se conservó en todos los cambios del régimen francés. y luego la for- mación de la Constitución. Claro es que podría exponer los principios est ablecidos en ambos países sobre la materia. se confundió con el gobierno. 1. hay que confesar. excepto en el sistema napoleónico.

en lo tocante a libertad civil claramente de- finida y bien garantizada —a libertad que pueda des- afiar al gobierno.°. JUAN W. sin embargo.°. ga rantía contra todo cambio de gobierno que no sea obra de la soberanía organizada en la Constitución. Y aunque hay que confesar que podemos aprender mucho en las Cons- tituciones europeas respecto a la organización del go- bierno y a los pormenores da la Administración. traza- da en esta última por el soberano. la garantía de esta libertad contra todos los poderes. 5. por el Estado. como ya he dicho: 1. a libertad que pueda hacer por la civilización en muchos respectos. BURGESS 311 tendería a obscurecer el hecho capital que deseo poner de relieve yes el que sigue: Que en esta parte del Atlántico el Derecho Constitu- cional ha hecho progresos muy superiores a los realiza- dos en la parte opuesta.0.°. ciertamente. organización de gobierno dentro de la Constitución por el soberano. 6. nuestra orga- nización.°. sin dejar de estar sometida al Esta- do. disposiciones para la suspensión temporal de la liber- tad civil por el gobierno en trance de guerra o de peli• gro público. la or- ganización del Estado. 3. la organización de la soberanía dentro de la Constitución. del dominio de la libertad civil. la demarcación. No hemos perfeccionado aún. y de los superiores. Una verdadera y perfecta ciencia política requiere.°. y 7. Nociones defectuosas acerca del sistema fe- . excepto contra la soberanía organizada dentro de la Constitución.°. o sea: de la soberanía anterior a la Constitución. harto más que el gobierno mejor ordenado que haya conocido el mun- do— para eso Europa necesita venir a nosotros y reci- bir lecciones en la escuela de nuestra experiencia. sólo la de los Esta- dos Unidos abarca todos estos extremos. 4. por el Estado. De las Constituciones que he examinado. 2.

de acuerdo con lo que se prac- tica en Europa. con mucho. no 'olvidemos nunca que la libertad ci- vil constitucional es el producto peculiar de nuestro genio político. FIN . mientras no se evidencie de un modo indiscutible que. pero hemos hecho en este sentido lo me - jor. 312 ~ECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO deral y de sus exigencias respecto a la ciudadanía y a sus inmunidades obscurecen nuestro concepto de la li- bertad civil. en esa parte. que la humanidad ha realizado hasta el presente. la autonomía individual ha llegado a ser peligrosa para la seguridad pública o perjudicial para el bienestar común. y no sacrifiquemos una sola parte de ella. y aunque todo nos apremia a ampliar las fa- cultades del gobierno.

—Formación de la Constitución del Im- perio alemán 135 CAPITULO IV. 9 CAPÍTULO II.. ...—Formación de la Constitución francesa 154 Derecho constitucional comparado. .. 128 CAPITULO III.mafia y de Francia 118 CAPITULO PRIMERO. 115 CAPITULO II... derivadas de las consideraciones precedentes sobre la Geografía física. .. INDICE Páginan PRÓLOGO 5 LIBRO PRIMERO..—E1 origen del Estado 76 ' CAPITULO III. y sobre las características nacionales.—Consecuencias de la política práctica. La idea y el concepto del Estado 65 CAPITULO II... . . 7 CAPÍTULO PRIMERO..—Carácter político de las Naciones 42 CAPITULO IV.—Actual distribución geográfica de las Naciones y nacionalidades 14 CAPÍTULO III. étnica y política... ..... .—El _Estado 63 — CAPITULO PRIMER0.. . ..--La organización del Estado en la Constitución 167 .—Los fines del Estado 103 LIBRO TERCERO. de los Estados Unidos.— Formación de la Constitución de la Gran Bretaña.. LIBRO PRIMERO.—Las formas del Estado 86 CAPITULO IV. 53 LIBRO SEGUNDO.—Formación de las Constituciones I de la Gran Bretalla. . .—Formación de la Constitución sle los Estados Unidos. . de Ale- .. . .—La Nación.—La idea de la Nación..

— La organización del Estado en la Constitución británica . 168 CAPITULO organización del Estado en la Cons- titución de los Estados Unidos.—La organización del Estado Constitución francesa 201 LIBRO SEGUNDO.. — La organización del Esta do en la Constitución alemana en la 186 CAPITULO IV.— Inmunidades personales '224 n. individual 211 CAPITULO II... fuente. 242 H.. 172 CAPITULO III .—Libertad individual 209 CAPITULO PRIMERO. 222 A. 241 1..—Posición científica y verdaderas rela- eionw de la libertad civil en la Constitución 309 ..—Inmunidades del individuo frente a los Go- biernos locales 301 C.... 236 B. ...—El sistema de la libertad individual en la Constitución de los Estados Unidos....—Inmunidades frente al Gobierno central..—Inmunidades del individuo frente a las atri- buciones del Gobierno general 299 B.—Inmunidades referentes a la propiedad pri- vada..—Inmunidades relativas a la propiedad pri- vada 276 C.— Suspensión de las garantías constitucionales 290 CAPITULO La libertad civil en la Constitución imperial alemana 299 A.— Inmunidades frente a los Estados . 314 INDICE Páginat. —Idea.—Suspensión de la libertad civil 305 CA PITULO IV.—Inmunidades personales. CAPITULO PRI IIIER0. contenido y garan- tía de la libertad. 223 i..

4 Bunge.---Hipolito Taine 0. 12 ' la República Norteamericana 7 Bagehot —La Constitución in.—La elocuencia políti- —EI Visitador del preso. Bergeret• — Eugenio Mouton —Te r nezas y llores 3 (Merinos)) 1 Carlyle —La Revolución fran- Berzeviczy. —Bloqueados por ticas y urbanas. 18 —El dandismo y Jorge Brum.. 10 gislación civil 4 Boissier . 3 de la India 7 Ursula Mirouet 3 Buy lla.— Costumbres literarias 3 mercio. Cambronero —Las Cortes de mel . -.— Cánovas .—MADRID Pesetas Pesetas Aguano.—Estudio de la sociedad Amiel. 7 Almo —Las servidumbres rús.59 Antoine. 3 —La oposición bajo los Césares 7 Anónimo. Caro . —EI gobierno de los Estados en cional privado (dos tomos). 1 -Buda y su religión. la Economía política.— La República Norte- privado . 3 . Burgess. reina de Hungría 7 —Pasado y presente 7 B oecardo.—César Birotteau 3 parados (dos tomos) 14 Eugeni a Granclet 3 Burnouf .—La génesis y la evo. 6 la selección y de la herencia. 3 Campe —Historia de América —Venganza de una mujer 3 dos tomos) 6 Barthelemy.—Historia de la lite- —Currita Albornoz al P. 3 dencia de los pueblos.— Estudio so. 6 —Leyes científicas del desarro. 6 americana. 4 —La he s hiza da 3 —Crónicas del tiempo do Isa- —Las diabólicas 3 bel II 7 —Una historia sin nombre. dos tomos Audi net..—Fernán Caballero 1 la civilización y de la deca- —Martín Alonso Pinzón.—Trueba 1 das.—Diario íntimo 9 romana del tiempo de César.Académicas9 1 BOuehot.—La Educación 12 Baldw na. —Economía (dos tomos) 10 Barbey d 'Aurevilly. cantares y humosa- Becerro de Bengoa.--¿. Luis ratura antigua . —La ooinión pública 5 llo de las naciones en sus re. la nieve 2 bre las servidumbres prediales 7 Brooks Adams . LIBROS PrILICA DOS POR LA ESPAÑA MODERNA López de Hoyos.—La ley de AsenSio.50 nes) .. 3 ca en Grecia. Breat.—Beatriz de Ara.El Derecho de gracia 3 Bredif. — El Caillaux. — Curso de Econo.—Cicerón y sus ami- Albert.—Ensayo de Semántica mía social.—Ciencia política y cología 8 Derecho constitucional com- Bal2ae. 6. 7 Asser. Bret Harte . — Derecho interna. para uso lución del Derecho civil (dos especialmente de los Institu- tomos ) 15 tos técnicos y de las Escuelas —La Reforma integral de la le.. —La Prosa • 6 gos. Los partidos políticos en los glesa. 7 Estados Unidos. Colonia 1 Bourget. —L Los ahorcados .—El delito colectivo 1. —Las Instituciones sociales en laciones con loa principios de estados Unidos. 2 vols 15 (ciencia de las significacio- Arenal.—Derecho Internacional Bryee.—Las religiones: li- —La quiebra de César Birotteau 3 teratura y constitución social —Papá Goriot. Campoamor. 8 Andrei ef. do la Industria y de —E1 pesimismo en el siglo lux. cesa (tres tomos) 24 gón. superiores de Comercio. 7 —Dolosas. . —Historia del Co. 3 la Revolución ..—Los impuestos en cabecilla 3 Francia (tres tomos)..—Eilementos de Psi.

—Hegel 193 Dei orme .—E1 Pontificado 6 materia criminal (dos tomos) .—Historia de la lite..— Protección y libre- ratos célebres ..—Historia de la filo- ChasSay. de Euge.. 3 llo 3 G0311 Champeommunale —La su.Los.. 6 tic. Ferraz. — Investigaciones y (19 (1 Deploage. —Narval y Baudelaire 3 nio . 9 (dos tomos) . Fisher. —Histo. con un Apén dice ción de los Estados Unidos..—A mores frágil es 3 filósofos (dos tomos) 12 F. Gay Eltzbaeher.—E1 ingenio en la historia..—Los Salones célebres o.. Giddings. 12 Godd: Daudet. 3 diums (Metapsíquica y Psico- 11091 —Jack I dos tomos) 6 logía). —Un idilio 3 Flaubert... 7 —Lógica do las pruebas en Grcs.. 6 rournier.t)t) Castro —El libro de los gali. 9 —Leyendo a Nietzsche 8 cambio 5 —Problemas sociales 6 —El anticlericalismo 5 Fernandez Guerra . 3 Ferran. • 1 / 9 pltii —La filosofía de Goethe 1 u t . 1 Compte. res. • 15 geométrica 8 . 11°' sofía positiva 2 ria de la literatura española..— Historia de la lite. George. • Enp els — Anti-Dühring o royo. 7 Gay. Poucher de °aren. 5 /Qt3 Collins..— Tamayo . et Pesetas Pegetap 001' suicidio y la civilización 3 zembuseh 6 Fernan Flor. a Paguet. 5 111 y de sus colonias ..—Cartas de mi molino 3 Flournoy. 4 —El delito como fenómeno so- Eraerson. de la vida. 8 -Rderi —Mis Rovel 3 —Novísimo concepto del Dere- —Paula Meré o cho en Alemania. 15 Guié Dorado.César y sus con. ... —La criminología.. dí% cesión abintestato en Derecho toria en A lemania 7 0°131 internacional privado 10 Pouillee. y Francia 7 _La Oi ralista alrededor del mundo —Historia de la filosofía de -La a (dos tomos) 15 Platón (dos tomos). — Los deberes de la sofía (dos tomos) 12 mujer en la familia.—Economía política y 01.. Dol1inger. cial . Frtzmaurice Kelly.. Flirt. ..—Un corazón senci- Couperus —Su Majestad.—Concepción Arenal 1 Fromentín. 4 —Hombres simbólicos 4 Justicia y civilización 4 —Ensayo sobre la naturaleza 2. 7 curiosidades acerca d e las Gi av Desehanell .—Obras completas 1 it jir3 • cismos a Colombey• — Historia anecdó. dos tomos 13 GQscl Novelas del lunes.—E1 amor y el ma. de lite. y Schopenhauer 6 Gols1 temporáneos. 10 .. — Ilart. — El anarquismo ratura italiana 9 la según sus más ilustres repre. de Derecho civil moderno ratura francesa.. — La pintura en Drstoyusky. iez.—Estudio so- trimnnio 6 bre el delito y la teoría de la llis Stevens..—Resumen de la filo.. 10 con la Historia de Inglaterra —La superstición socialista. 3 —Madama do Girardín y Balza° lueión de la ciencia. —Espíritus y Me- —Cuentos y fantasías. G..— La Constitu represión.—E1 conflicto de la Moral y de la Sociología. 4 n( Ellen 11 ey. Inglaterra -11 D Darwin.—Viaje de un natu.) sofía de Spencer (dos tomos). 'presidio 3 Gabba —Cuestiones prácticas Dowden.—La ley .—Filosofía del deber 8 t tica del duelo en todas las épo.—Principi o s do Filo. 11110 1e' cas y en todos los países 6 vidad.1 —La tema do Juan Tozudo 3 —La ciencia social contemporá- —Meta Holdenis 9 nea.50 Gautier — Bajo las bombas --Inglaterra y el carácter inglés 4 prusianas 3 —Veinte ensayos 7 Enrique Heine. Coppee.arofalo —Indemnización a sentantes 7 las víctimas del delito. 15 -La Dumas --Actea 2 Gariciet. . — La novela del Bélgica y Holanda.—Principios de So- cio/ogia 10 . sobre los términos del proble- estudiada en sus relaciones ma penal. 3 —Compendios de los grandes Cherbu.La filosofía de la His.. por Luis Carelli.—Lo malo y lo frases históricas 3 Gr ce bueno que se ha dicho de las Framari r o dei Mal atesta mujeres. —Zorrilla. Finot —Filosofía de la longe.

—La sociedad futura 8 Lemeke --Estética 8 Groon..— El trabajo desde el rencia. 7 del celibato 9 Gosse (apdre e hijo)...—La educación y las —El sentimiento religioso en la ciencias naturales 6 literatura griega 7 Ibsen.—Lógica parlamen.—Procedimiento pe- Hei oe. Koeh y otros. T.s. la Economia politica 7 mos 1 a 264.. das por las malas lenguas 4 mes) ....—Historia del pueblo Lemonnier.. dustrial y social. —Los aparecidos y Edda (labler ciales. 6 Krafft-Ebing—Medici na le- GoneOurt•-. 6 Marie —Misticismo y locura a Hoftding.. . • 6 dio de Sociología (dos tomos) 14 —La mujer en el siglo x vitt 5 Lango. Kens Ingram. Pesetas 1 eset.. — La Escuela cri- dad y de la evolución 12 minológico-positivista 7 liailmfm..—Psieología experi.-0Pinio- Gosehan..—Teoría de los cam. —Factores psí- tico filosófico 9 quicos de la civilización 7 —Lucha do razas.—Sumario de Derecho cional.. --Derecho Loster Ward. H tune. 6 Ilaussonville —La ...--Derecho internacio- contemporánea 8 nal (público y privado (tres to- —Historia del pueblo español 9 rnos). Indi. —La paz y . nes acerca del matrimonio y bios extranjeros. vida 3 taria 2 Lyneh..—Abelardo y Eioísa 7 política .—Historia. Historia de la España Mar tens.—Método do Derecho in- —El plagio 8 ternacional 9 Gladstone.OO de la literatura... .—Novelas danesas 3 Manduca. .—Las mujeres juzga- nistrativo comparado (dos te.—La guerra estu- —La Clairon.—Estudio Laveleye. giene general. 4 dos . — La Carnicería inglés (cuatro tomos. 50 Goddnow • — Derecho admi. 3 —El Socialismo contemporáneo 8 Gr ave.—Estudios jurídi- agentes 8 cos.... fuentes y ----La Faustin 3 literatura del Derecho roma- —Las favoritas de Luis XV 6 no 7 —Querida 3 Lagerlof —El esclavo de su —Renata Mauperin 3 finca. 3 —La Du•Barry 4 Lagorgette. ti ñol (dos tomos). 8 punto de vista científico. 12 Lareher y Junien. 8 Lewis Pattee —Historia de la —Compendio do Sociología . . 15 teux 3 hropotkine. o sea.—E1 Estado y sus Maeaulay..—Viaje al Clondic 4 liarinignió.—La educación y la he.—Historia general Sajalin. . • • 7 Jitta.—Casa de muñeca 3 Giuriati .. .. to. 3 ción bibliográfica decimal 12 Korolenko —El desertor de Gomblane.liesse..--Los errores judi. Economía politica.—Lord Macaulay 1 Justi—Estudios de arte espa- Goethe. — Historia de ces de La Espeaa Moderna.--La elocuencia ática 4 Iluxley. 2.— Memorias. gal (dos tornos).Donlid —El criminal de Lord By-ron. Lonabroso. 8 Guyau.. 9 . 5 tipo. in- —La moral inglesa contenporá.. 12 Gomez Villafranea.. 9 literatura de los Estados Uni- —La Sociología y la politica .—El empleo de la Hamilton. .juventud Mac . 8 Gumplowiez.—Apéndice. —Medicina legal 'dos tomos). fábri- —Historia de Maria Antonieta 7 cas y talleres —La Elisa 3 Krtigor. 22 —Reinas do la España antigua 7 —Tratado de Derecho interna- Era ut er.—Manual del juez 12 Leroy .Beaulieu Economia Guizot...—Luis Vives..— Campos. Lareher.. .—Tratado de Econo- mental.5 —Sociología inductiva 6 romano 4 Girará.—Memorias 3 nal —Alemania . 9 mía política (tres tomos) 2 f.—Historia de la Pe.. formados apli. 12 dagogia 2 Lubbock. 7 de dos temperamentos. Marshall. Moral de la utili.. 25 Sedán) 3 Gross...—Estudios de hi- cando el sistema de clasifica. 9 nea.Germinia Lacer. 3 He i b er g..

á pen samiento humano 7 Schee].. —Colom.—El espíritu nuevo 5 los dioses 2 Rentan. LI tucional a jo cional público moderno • 6 N:ietz.—Hacia el Polo. Roguin.. 1 Maupassant. 4 Papini .—Derecho público de tínez de la Rosa 1 Atenas —Núñez de Arce.—Derech o consti.—Derecho penal 10 Ricci... 6 Estudios sobre Virgilio 5 Nar di Greco .—Sociología y psicolo- romano 12 gía colectiva 6 —Derecho penal romano (dos 18 Rozan . • 30 —Ultimes opúsculos 5 --Ensayos sobro religión.. demasiado humano 6 como voluntad y como repre- —Aurora • 7 sentaeión (tres tomos). Luis Colonia . 1 Men oca al —María Estuardo Piepers La reforma del De- Werk=ier. La muerte de Quin et. Emilio Zola 1 Pardo Basan .cho procesal civil 10 —El er p púsculo de los filósofos..—Mar. 7 7. 1 Roosevelt.—Crónica del sitio de ratustra 7 París • 6 r --Más allá del bien y del mal 5 Sardou. a.—Filosofía del De....0e. v1 Y 1 lenguaje 8 —El P.—El deber de casti.— El mundo —Humano. 140 Ica dE Miraglia.. —Estudios sobre los Raiskin. 4 —Eudemonología.—La ciencia del eamp oamor. 9 religiosa —Mis perlas.Tratado de las prue.o li— n.._ ..—Alarcón.. 1. sus pre- 3 cursores y sus discípulos. .lche. Perrot.. Pesetas Pes:0Ln...—Derecho administra. -. Picon•. Dete.. .—New-York 4 Monamsen.o 1 6 las religiones! 8 ma de la magistratura y el ar- —La .—La higiene sexual. .—Teresa Lr Neumann.50 m attirolo ..—La perla .--Alaquiavelo 3 mundología o arte do bien — Historia de los progresos del vivir.—Las reglas jurídicas 8 rreros.—Retratos de ratura clásica griega 10 mujeres 3 Nan sen . gar Murray.1itoiogía comparada 7 te de juzgar 6 Menéndez y Palayo. 3 la jlli Moiins Bretón de los He. . . —Tres mujeres a rídica 9 Saisset. . 3 Merkel. —Las piedras de Venecia: Guía 1ln 4 estética de Venecia y do Verona 6 free . . Rosco . 6 —La nigromancia 3 1 Nisard —Los cuatro grandes —Estudios de Historia filosófica 4 h istoriadores latinos.. -iss '11:1 Meyer.—Locuciones.. y Mombert —La ex- Novieow —Los despilfarros plotación de las riquezas por de las sociedades modernas 4 — El porvenir de la raza blanca 8 el Estado y por el Municipio.—Lo trágico cotidiano-. —La guerra y sus pretendidos 6 achure. —Origen y resarrollo de la re. —Sociología ju.—Estudios de historia Meri w...—La Histo- Crirololzía general 9 ria Universal (tres tomos). 3 Ribbing. Tratado de Nour rison. Potapenko. esté- —La gaya ciencia.—Historia del drama . p Peap ssia. Sainte-Beu. prover- tomos) bios 3 lquile Morley. bas (dos tomos) 29 Nos).—La novela de un —Psicología (dos tomos) 12 hombre sensato 2 —Ontología 10 Prevest Parsdol.. o —La genealogía de la moral 3 Schopenhauer .—Historia de la lite..—Las siete lamparas de la arquitectura. anIsbsseon.. Sa sonetti .. grandes hombres 5 6 —Obras escogidas (dos tomos) 1:3 del —Voltair e Mouton.—Así hablaba Za. —Instituciones de y El piloto ciego. 7 Neera. tiryg. la uerra 8 beneficios Martín —La moral en China.ve ...—La sentencia civil 4 ido recho (dos tomos) 15 Rod El silencio. 6 tica y arqueología 4 —El viajero y su sombra.—E1 pianista Francis- —Conciencia y voluntad sociales co Listz.— 1 Max Mulier.—Curso de Filosofía: recho (dos tomos) 10 Wiere. tivo 4 —Derecho civil (veinte tomos). .—Derecho interna.. • 16 Mor ejkowsky.. 4 Sehorn..—Dosear tes .. e e .—Derecho público Rossi. Sarcey.ba.

...—El antiguo Vaccaro .—Aguas prima- ferentes sociedades .... 3 Stirner.--Un duelo . 7 Valera. —¿Qué hacer 3 les 4 Tougan . memorias y cartas de de la Sociología (dos tomos). . — La guerra franco- —Selva —Guía del buen decir 8 alemana 4 Sienki ewicz.. —El progreso 7 —El canto del cisne 3 —Etica de las prisiones. modernos. . —Primer amor Stuart-Mill.— lli 3 —Ramillete de cuentos 3 Taine .—E l socialismo y el tario en Inglaterra (dos tomos) 15 movimiento social en el si.. 12 Lord Macaulay dos tomos). En vano 2 Tarde. —La moral 7 --El ahorcado 3 —El organismo social. . . 3 —La justicia 7 —En el Cáucaso —Las inducciones de la Sociolo...—El Unico y su pro. 12 .—El gobierno parlamen- Sombart... económico de la Historia...Hun.. 3 —La guerra según el Derecho Varios autor es... Yang ...— Después de la —Nido de hidalgos ..— Orso. Tchekhof... 3 Strafforello. 14 Stareke. Pesetas Pesetas muácal . 2 Stbal•—Historia de la filosofía —Demetrio Rudín....—Las transformaciones Sieroszewski.—Derecho mercantil 10 —Venecia 3 Vocke... — Los presupuestos —Humo.... —El reloj piedad 9 ----El rey Leer de la estere / 3 Sto-Tann. sa (cinco tomos) 34 Virgilii --Manual de estadís- —La pintura en los Países Bajos 3 tica 4 —Notas sobre Paris 6 ViVEIT1t0. del Derecho 6 Tsy 2 —La criminalidad comparada 3 Sohm... 3 (dos tomos) 15 —La guillotina. 14 mano 14 Todd.—Dos generaciones... 7 —E1 Príncipe Nekhli 3 —La beneficencia 4 —El trabajo. — Estudio sobre Un desesperado . —Cuen to s es- internacional . —La educación de ciológicas (dos tomos') 10 Lord Macaulay 7 — Problemas constitucional e s --Vida. 1 glo xix 3 Thorold Rogers...—Principios fundamen- .. —Los grandes discursas de los temporánea (seis tornos) 40 máximos oradores ingleses —Ilistoria dela literatura ingle. 5 —Los filósofos del siglo 6 —Ricardo Wagner: sus obras y —Tito Livio 4 sus id( as 6 Tanera. —Las instituciones eclesiásticas 6 —Los cosacos 3 —Las instituciones políticas (dos —Los hambrientos 3 tomos). 7 —Placeres viciosos...Bar arioski.. 7 El camino de la vida.. —Iván el imbécil 3 gía y Las instituciones domés.... —La sonata de Kreutzer 3 tíeas 9 ----Lo que debe hacerse.. del Derecho y del Estado 9 mitiva. — Sentido Spencer. Trevelyan . 12 —Marido y mujer..Psicología (cuatro tomos) 29 terra 8 Squilace. 8 —E1 dinero y el trabajo. 3 reí gión 4 Uriel —Historia de Chile 8 Su Yoner-Main e. 12 neral 8 Tolstoy... . —Bases sociológicas derecho y la costumbre pri. 3 del Derecho..—Ventura de la Vega.... —Filosofía penal (dos tornos). 5 verales. ..:dos tomos) 12 —Novelas y caprichos 3 Suttner..Las doctrinas so.—Derecho privado ro.. 12 julio. . 7 —El Derecho y la Sociología Supino.. .. 4 cogidos 3 Las instituciones primitivas. 3 —Los datos de la Sociología --Mi confesión 3 (dos tornos) 12` —Mi infancia 3 —Las instituciones sociales...—De las leyes en ge. • 3 —Exceso de legislación. 3 —Tesoro de cuentos 3 —Los orígenes de la Francia con. 3 muerte.. . .—La familia en las di.. —Florencia. 3 --Lis instituciones profesiona. — Derecho mercantil contemporineos ..... .. Turgueneff. — Las —Las instituciones industriales 8 crisis industriales en Ingla- -..

—Rusia 4 —E1 doctor Pascual (dos tomos). ciencia y fe..—La Alemania im. —Jorge Sand. 10 Wund. ... 6 {dos tomos) 6 West ernaar ek . .—Compendio de Palco- Wadleigh Chandler — La no. o Zahm. —Estudios criticos 3 nio en la especie humana. —Los Goncourt 1 sional. „ . 1 literatura rusa. 7 —Víctor Hugo 1 . —Biblia. U 5 (dos tomos).: ...--Balzac 1 vida . —El matrimo. Wharton... 6 Wagner — Recuerdos de mi Zola. 4 9 vela picaresca. —Historia de la lucha —F1aubert 1 entre la Ciencia y la Teología 8 --Gautier 1 Whitman .. 9 —Dumas (hijo) . 1 perial. 6 Wentworth —Historia de los —El naturalismo en el teatro Estados Unidos . 6 Willaughby. 1 Walace. .. „ 2 de íos Estados Unidos. logia .. --Sainte Beuve 1 blica de los Estados Unidos 7 —Sardou 1 Woolf..—La legislación —Mis odios obrera en los Estados Unidos 8 —Musset 1 Wit•—Historia de Washington —Nuevos estudios literarios 3 y do la fundación de la Repú. —Principios de filosofía. Régimen político de —Los novelistas naturali st a s los E. — Chateaubriand 1 Waljazewski—Il istoria de la 3 —Daudet. — Loa millonarios —Hipnotismo y sugestión.. --Un gobierno interna. —Stendhal cional. Pesetas Pesetas tales de Hacienda (dos tomos).—El gobierno congre.. 12 — Estudios literarios 3 White. —La novela experimental 3 Wilson.

No puede utilizar esta obra para fines comerciales. Puede consultar más obras históricas digitalizadas en nuestra Biblioteca Digital Jurídica. 3. Téngalo en cuenta a la hora de realizar búsquedas y copiar párrafos de texto. 2. Debido a la suciedad y mal estado de muchas tipografías antiguas. Biblioteca de la Facultad de Derecho. Universidad de Sevilla. jabyn@us. tiene que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra. el texto incrustado bajo la capa de imagen puede contener errores. Javier Villanueva Gonzalo.Notas sobre la edición digital Esta edición digital es una reproducción fotográfica facsimilar del original perteneciente al fondo bibliográfico de la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las siguientes condiciones : 1. Este título contiene un ocr automático bajo la imagen facsimil. Debe reconocer y citar al autor original. Al reutilizar o distribuir la obra. Nota de copyright : Usted es libre de copiar.es .