You are on page 1of 6

dhgt251660288fLayoutInCell0fBehindDocument1fHidden0fPseudoInline0fLayoutInCell0

“Asumimos el respeto como eje fundamental de encuentro y entendimiento”

Name: _______________________________________________ Grade: _________ Date: _________________

No.
Area Subject Teacher Term

Humanities English Sonia Milena Romero Niño 2

FINAL TEST
Activity – (20%)
SPEAKING
Theme
Participa En situaciones comunicativas cotidianas sobre temas conocidos preparados
Indicator of previamente produciendo un discurso comprensible y adecuado a la intensión de
achievement 20% comunicación.

Read and follow the instructions.


Conditions

1. Read the whole text.


2. Write a summary about the topic you like the most.
3. Prepare a2 minutes oral report about the aspect you consider the most relevant.
4. Make a poster using only images of the topic you are going to talk about.

Colombia’s Independence Day: July 20, 1810:

On July 20, 1810, Colombian patriots stirred the population of Bogotá into street protests against Spanish
rule. The Viceroy, under pressure, was forced to agree to allow for a limited independence which later
became permanent. Today, July 20 is celebrated in Colombia as Independence Day.

An Unhappy Population:

The people of New Granada (now Colombia) were unhappy with Spanish rule. Napoleon had invaded
Spain in 1808 and imprisoned King Ferdinand VII. Napoleon then put his brother Joseph Bonaparte on the
Spanish throne, infuriating most of Spanish America. In New Granada, Camilo Torres Tenorio had written
in 1809 his famous Memorial de Agravios (“Remembrance of Offenses”) about repeated Spanish slights
against Creoles, who often could not hold high offices and whose trade was restricted. His sentiments were
echoed by many.

Pressure for Colombian Independence:

By July of 1810, Bogota was a holdout for Spanish rule in the region. To the south, leading citizens of Quito
had attempted to wrest control of their government from Spain in August of 1809: this revolt had been put
down and the leaders thrown in a dungeon. To the east, Caracas had declared a provisional independence
on April 19. Even within New Granada there was pressure: the important seaside city of Cartagena had
declared independence in May and other small towns and regions had followed suit. All eyes turned to
Bogota, seat of the Viceroy.

Conspiracies and Flower Vases:

Bogota’s patriots had a plan. On the morning of the 20th, they would ask well-known Spanish merchant
Joaquín Gonzalez Llorente to borrow a flower vase with which to adorn a table for a celebration in honor of
Antonio Villavicencio, a well-known patriot sympathizer. It was assumed that Llorente, who had a reputation
for irascibility, would refuse. His refusal would be the excuse to provoke a riot and force the Viceroy to hand
power over to the creoles. Meanwhile, Joaquín Camacho would go to the Viceregal palace and request an
open council: they knew that this, too, would be refused.
The Plan in Action:

Camacho proceeded to the home of Viceroy Viceroy Antonio José Amar y Borbón, where the petition for an
open town meeting regarding independence was predictably denied. Meanwhile, Luís Rubio went to ask
Llorente for the flower vase. By some accounts, he refused rudely, and by others, he declined politely,
forcing the patriots to go to plan B, which was to antagonize him into saying something rude. Either
Llorente obliged them or they made it up: it didn’t matter. Patriots ran through the streets of Bogota,
claiming that both Amar y Borbón and Llorente had been rude. The population, already on edge, was easy
to incite.

Riot in Bogota:

The people of Bogota took to the streets to protest Spanish arrogance. The intervention of Bogota Mayor
José Miguel Pey was necessary to save the skin of the unfortunate Llorente, who was attacked by a mob.
Guided by patriots like José María Carbonell, the lower classes of Bogota made their way to the main
square, where they loudly demanded an open town meeting to determine the future of the city and New
Granada. Once the people were sufficiently stirred up, Carbonell then took some men and surrounded the
local cavalry and infantry barracks, where the soldiers did not dare attack the unruly mob.

An Open Meeting:

Meanwhile, patriot leaders returned to Viceroy Amar y Borbón and tried to get him to consent to a peaceful
solution: if he agreed to hold a town meeting to elect a local governing council, they would see to it that he
would be part of the council. When Amar y Borbón hesitated, José Acevedo y Gómez made an
impassioned speech to the angry crowd, directing them to the Royal Audience, where the Viceroy was
meeting with the Creoles. With a mob at his doorstep, Amar y Borbón had no choice but to sign the act
which permitted a local ruling council and eventually independence.

Legacy of the July 20 Conspiracy:

Bogotá, like Quito and Caracas, formed a local ruling council which supposedly would rule until such time
as Ferdinand VII was restored to power. In reality, it was the sort of measure that cannot be undone, and
as such was the first official step on Colombia's path to freedom which would culminate in 1819 with the
Battle of Boyacá and Simón Bolívar's triumphant entry into Bogotá.

Viceroy Amar y Borbón was allowed to sit on the council for a while before being arrested. Even his wife
was arrested, mostly to appease the wives of Creole leaders who detested her.

Many of the patriots involved in the conspiracy, such as Carbonell, Camacho and Torres, went on to
become important leaders of Colombia in the next few years.

Although Bogotá had followed Cartagena and other cities in rebellion against Spain, they did not unite. The
next few years would be marked by such civil strife between independent regions and cities that the era
would become known as the "Patria Boba" which roughly translates as "Idiot Nation" or "Foolish
Fatherland." It wasn't until Colombians began fighting the Spanish instead of one another that New
Granada would continue on its path to freedom.
dhgt251660288fLayoutInCell0fBehindDocument1fHidden0fPseudoInline0fLayoutInCell0

“Asumimos el respeto como eje fundamental de encuentro y entendimiento”

Colombians are very patriotic and enjoy celebrating their Independence Day with feasts, traditional food,
parades and parties.

1. Leer todo el texto.


2. Escriba un resumen sobre el tema que más te guste.
3. Preparar a2 minutos informe oral sobre el aspecto que consideren más relevantes.
4. Haz un cartel con las imágenes solo del tema que se va a hablar.

Día de la Independencia de Colombia: 20 de julio de 1810:


El 20 de julio de 1810, los patriotas colombianos se movió a la población de Bogotá en las
protestas callejeras contra el dominio español. El virrey, bajo presión, se vio obligado a
convenir en permitir una independencia limitada que más tarde se convirtió en permanente.
Hoy, 20 de julio se celebra en Colombia como Día de la Independencia.

Una población infeliz:


La gente de Nueva Granada (hoy Colombia) estaban descontentos con el dominio español.
Napoleón había invadido España en 1808 y encarcelado el rey Fernando VII. Napoleón
puso a su hermano José Bonaparte en el trono español, enfureciendo a la mayor parte de
la América española. En Nueva Granada, Camilo Torres Tenorio había escrito en su
famoso Memorial de 1809 agravios ("Recuerdo de Delitos") por los reiterados desaires
española contra los criollos, que a menudo no podían ocupar cargos de alto y cuyo
comercio está restringido. Sus sentimientos fueron reiterados por muchos.
Presión de la Independencia de Colombia:
En julio de 1810, Bogotá era un reducto de la dominación española en la región. Hacia el
sur, los principales ciudadanos de Quito había intentado arrebatar el control de su gobierno
de España en agosto de 1809: esta rebelión había sido sofocada y los dirigentes arrojado
en un calabozo. Hacia el este, Caracas había declarado la independencia provisional el 19
de abril. Incluso dentro de la Nueva Granada fue objeto de presiones: la ciudad costera de
Cartagena importante había declarado su independencia en mayo y otras pequeñas
ciudades y regiones habían seguido su ejemplo. Todos los ojos se volvieron a Bogotá,
sede del Virrey.

Conspiraciones y Floreros:
patriotas de Bogotá tenía un plan. En la mañana del día 20, que le pedirán a conocido
comerciante español Joaquín González Llorente para pedir prestado un florero para
adornar con la que una mesa para una celebración en honor de Antonio Villavicencio, un
simpatizante del patriota conocido. Se suponía que Llorente, que tenía fama de irascible,
se negaría. Su negativa sería la excusa para provocar una revuelta y la fuerza del virrey a
entregar el poder a los criollos. Mientras tanto, Joaquín Camacho iría al palacio virreinal y
solicitar un cabildo abierto: ellos sabían que esto también sería rechazada.

El Plan de Acción:
Camacho se dirigió a la casa del virrey virrey Antonio Amar y Borbón José, donde la
petición de una reunión abierta de la ciudad en materia de independencia fue
previsiblemente negado. Mientras tanto, Luís Rubio Llorente fue a pedir para el florero.
Según algunas versiones, se negó groseramente, y por otros, declinó cortésmente, lo que
obligó a los patriotas que ir al plan B, que fue para provocar a decir algo grosero.
Cualquiera de ellas obligadas o Llorente hicieron lo tratado: no importaba. Patriotas
corrieron por las calles de Bogotá, alegando que tanto Amar y Borbón y Llorente había sido
grosero. La población, que ya en el borde, fue fácil para incitar.

Disturbios en Bogotá:
El pueblo de Bogotá salieron a las calles para protestar contra la arrogancia española. La
intervención del alcalde de Bogotá, José Miguel Pey era necesario para salvar la piel de los
desgraciados Llorente, que fue atacado por una turba. Guiada por los patriotas como José
María Carbonell, las clases bajas de Bogotá se dirigieron a la plaza principal, donde dieron
exigió una reunión abierta de la ciudad para determinar el futuro de la ciudad y la Nueva
Granada. Una vez que las personas eran lo suficientemente excitada, Carbonell luego
tomó algunos hombres y rodeado de la caballería local y cuartel de Infantería, donde los
soldados no se atrevieron a atacar a la muchedumbre rebelde.
3
Una sesión abierta:
Mientras tanto, los patriotas volvieron al virrey Amar y Borbón y trató de conseguir que el
consentimiento a una solución pacífica: si estaba de acuerdo para celebrar una reunión de la
ciudad para elegir a un consejo de gobierno local, que se encargaría de que iba a formar parte
del consejo . Cuando Amar y Borbón titubeó, José Acevedo y Gómez hizo un apasionado
discurso a la multitud enfurecida, dirigiendo a la Real Audiencia, donde el Virrey se reunió con
los criollos. Con una multitud en la puerta de su casa, Amar y Borbón no tuvo más remedio
que firme el acto que permitió un consejo de gobierno local y finalmente la independencia.
Legado de la Conspiración de 20 de julio:
Bogotá, como Quito y Caracas, formaron un consejo de gobierno local, que supuestamente
gobernarían hasta que Fernando VII fue restablecido en el poder. En realidad, era el tipo de
medida que no se puede deshacer, y como tal fue el primer paso oficial en el camino a la
libertad de Colombia que culminaría en 1819 con la Batalla de Boyacá y la entrada triunfal de
Simón Bolívar en Bogotá.
Virrey Amar y Borbón se le permitía sentarse en el consejo por un tiempo antes de ser
arrestado. Incluso su esposa fue detenida, sobre todo para apaciguar a las esposas de los
líderes criollos que detestaba.
Muchos de los patriotas en la conspiración, como Carbonell, Camacho y Torres, pasó a
convertirse en dirigentes importantes de Colombia en los próximos años.
Si bien Bogotá había seguido de Cartagena y otras ciudades en rebelión contra España, no se
unen. Los próximos años estará marcada por las luchas civiles entre tales regiones
autónomas y ciudades que la era que se conocería como la Boba "Patria", que se traduce
aproximadamente como "idiota Nación" o "Foolish Patria." No fue sino hasta los colombianos
comenzaron a luchar contra los españoles en lugar de un otro que la Nueva Granada seguirá
en su camino hacia la libertad.
Los colombianos son muy patriotas y disfrutar de la celebración de su día de independencia
con fiestas, comidas tradicionales, desfiles y fiestas.
1. Leer todo el texto.
2. Escriba un resumen sobre el tema que más te guste.
3. Preparar a2 minutos informe oral sobre el aspecto que consideren más relevantes.
4. Haz un cartel con las imágenes solo del tema que se va a hablar.

Día de la Independencia de Colombia: 20 de julio de 1810:


El 20 de julio de 1810, los patriotas colombianos se movió a la población de Bogotá en las
protestas callejeras contra el dominio español. El virrey, bajo presión, se vio obligado a
convenir en permitir una independencia limitada que más tarde se convirtió en permanente.
Hoy, 20 de julio se celebra en Colombia como Día de la Independencia.

Una población infeliz:


La gente de Nueva Granada (hoy Colombia) estaban descontentos con el dominio español.
Napoleón había invadido España en 1808 y encarcelado el rey Fernando VII. Napoleón puso a
su hermano José Bonaparte en el trono español, enfureciendo a la mayor parte de la América
española. En Nueva Granada, Camilo Torres Tenorio había escrito en su famoso Memorial de
1809 agravios ("Recuerdo de Delitos") por los reiterados desaires española contra los criollos,
que a menudo no podían ocupar cargos de alto y cuyo comercio está restringido. Sus
sentimientos fueron reiterados por muchos.
Presión de la Independencia de Colombia:
En julio de 1810, Bogotá era un reducto de la dominación española en la región. Hacia el sur,
los principales ciudadanos de Quito había intentado arrebatar el control de su gobierno de
España en agosto de 1809: esta rebelión había sido sofocada y los dirigentes arrojado en un
calabozo. Hacia el este, Caracas había declarado la independencia provisional el 19 de abril.
Incluso dentro de la Nueva Granada fue objeto de presiones: la ciudad costera de Cartagena
importante había declarado su independencia en mayo y otras pequeñas ciudades y regiones
habían seguido su ejemplo. Todos los ojos se volvieron a Bogotá, sede del Virrey.
dhgt251660288fLayoutInCell0fBehindDocument1fHidden0fPseudoInline0fLayoutInCell0

“Asumimos el respeto como eje fundamental de encuentro y entendimiento”

Conspiraciones y Floreros:
patriotas de Bogotá tenía un plan. En la mañana del día 20, que le pedirán a conocido
comerciante español Joaquín González Llorente para pedir prestado un florero para adornar
con la que una mesa para una celebración en honor de Antonio Villavicencio, un simpatizante
del patriota conocido. Se suponía que Llorente, que tenía fama de irascible, se negaría. Su
negativa sería la excusa para provocar una revuelta y la fuerza del virrey a entregar el poder a
los criollos. Mientras tanto, Joaquín Camacho iría al palacio virreinal y solicitar un cabildo
abierto: ellos sabían que esto también sería rechazada.

El Plan de Acción:
Camacho se dirigió a la casa del virrey virrey Antonio Amar y Borbón José, donde la petición
de una reunión abierta de la ciudad en materia de independencia fue previsiblemente negado.
Mientras tanto, Luís Rubio Llorente fue a pedir para el florero. Según algunas versiones, se
negó groseramente, y por otros, declinó cortésmente, lo que obligó a los patriotas que ir al
plan B, que fue para provocar a decir algo grosero. Cualquiera de ellas obligadas o Llorente
hicieron lo tratado: no importaba. Patriotas corrieron por las calles de Bogotá, alegando que
tanto Amar y Borbón y Llorente había sido grosero. La población, que ya en el borde, fue fácil
para incitar.

Disturbios en Bogotá:
El pueblo de Bogotá salieron a las calles para protestar contra la arrogancia española. La
intervención del alcalde de Bogotá, José Miguel Pey era necesario para salvar la piel de los
desgraciados Llorente, que fue atacado por una turba. Guiada por los patriotas como José
María Carbonell, las clases bajas de Bogotá se dirigieron a la plaza principal, donde dieron
exigió una reunión abierta de la ciudad para determinar el futuro de la ciudad y la Nueva
Granada. Una vez que las personas eran lo suficientemente excitada, Carbonell luego tomó
algunos hombres y rodeado de la caballería local y cuartel de Infantería, donde los soldados
no se atrevieron a atacar a la muchedumbre rebelde.
Una sesión abierta:
Mientras tanto, los patriotas volvieron al virrey Amar y Borbón y trató de conseguir que el
consentimiento a una solución pacífica: si estaba de acuerdo para celebrar una reunión de la
ciudad para elegir a un consejo de gobierno local, que se encargaría de que iba a formar parte
del consejo . Cuando Amar y Borbón titubeó, José Acevedo y Gómez hizo un apasionado
discurso a la multitud enfurecida, dirigiendo a la Real Audiencia, donde el Virrey se reunió con
los criollos. Con una multitud en la puerta de su casa, Amar y Borbón no tuvo más remedio
que firme el acto que permitió un consejo de gobierno local y finalmente la independencia.
Legado de la Conspiración de 20 de julio:
Bogotá, como Quito y Caracas, formaron un consejo de gobierno local, que supuestamente
gobernarían hasta que Fernando VII fue restablecido en el poder. En realidad, era el tipo de
medida que no se puede deshacer, y como tal fue el primer paso oficial en el camino a la
libertad de Colombia que culminaría en 1819 con la Batalla de Boyacá y la entrada triunfal de
Simón Bolívar en Bogotá.
Virrey Amar y Borbón se le permitía sentarse en el consejo por un tiempo antes de ser
arrestado. Incluso su esposa fue detenida, sobre todo para apaciguar a las esposas de los
líderes criollos que detestaba.
Muchos de los patriotas en la conspiración, como Carbonell, Camacho y Torres, pasó a
convertirse en dirigentes importantes de Colombia en los próximos años.
Si bien Bogotá había seguido de Cartagena y otras ciudades en rebelión contra España, no se
unen. Los próximos años estará marcada por las luchas civiles entre tales regiones
autónomas y ciudades que la era que se conocería como la Boba "Patria", que se traduce
aproximadamente como "idiota Nación" o "Foolish Patria." No fue sino hasta los colombianos
comenzaron a luchar contra los españoles en lugar de un otro que la Nueva Granada seguirá
en su camino hacia la libertad.
Los colombianos son muy patriotas y disfrutar de la celebración de su día de independencia
con fiestas, comidas tradicionales, desfiles y fiestas.