You are on page 1of 1

Me he percatado que con el paso del tiempo hemos vuelto a caer en la ideologa del

machismo, a pesar de que en el presente tengamos el derecho de libertad sexual.

En la edad antigua no exista ningn problema con la sexualidad, no era mal visto como hoy
en da, no obstante, era ms discreto el deseo sexual y la eleccin sexual. Pero todo cambio
cuando lleg la edad media, pues adquiri un rgimen religioso, tom un aspecto simblico y
clasificatorio ms lejos del bien. A esta edad se le caracteriza por su adiccin a la creencia de
Dios y al mundo suprasensible.

He aqu un ejemplo de lo que digo; Corintios 11:03: Pero que sepis que la cabeza de todo
varn es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.

La religin eleva al hombre a un poder supremo y disminuye la habilidad sensitiva de la


mujer, pues para ellos es el sexo dbil.

En la religin de la edad media se mostr a un hombre dominante y poderoso, por eso el


hombre est acostumbrado a tener ese poder y dominio superior. Ya que al ver a alguien que
no demuestre las caractersticas de un hombre verdadero es probable que sufra de su poder
y dominio, por lo tanto es evidente que un hombre discrimine a un muxe y cualquiera que se
le parezca, pues pone al hombre en ridculo, desacreditndole todo su poder y dominio, su
aspecto fsico y moral, pues esas son las caractersticas de un hombre vera-hombre.

Debido a que la religin cristiana se propag, y se vulgariza por casi todo el Mundo es
indudable que persista el machismo, por lo tanto es casi imposible borrar esa ideologa.

En Mxico se mal interpreta la palabra machismo, pues los mexicanos entienden al machismo
como "digno de imitar". Tambin esa es una de las fuertes razones por el cual en Mxico
perdura la creencia del hombre superior, literalmente.

He dejado expuesto superficialmente lo que para m es machismo y el por qu del machismo.


No hay duda de que el cuerpo no decide el gnero del humano, pues un hombre puede estar
encerrado en el cuerpo mundano de una mujer, o una mujer encerrada en el cuerpo de un
hombre.