You are on page 1of 1

sabado 17 de julio de 2010 | berni bellas artes | ñ | 3 |

La juventud esta criatura que pasa del xilocolla-


ge (técnica que le da el Gran Pre-

revolucionaria mio en Venecia en 1962) al collage “Marcha de los


con desechos y el cuadro objeto. cosecheros”
En la muestra, el curador trabaja (1953)
Desde el altar hacia el ingreso a con los Juanitos de los años seten- Temple sobre
esta catedral del nuevo realismo ta, liberados de la monstruosidad tela 201 x 277.
(Berni se refirió así a su obra des- y la herrumbre de los primeros. Colección
de mitad de los años 30 hasta fi- Hay que detenerse especialmen- privada.
nes de los setenta) lo primero que te en “Juanito lleva la comida a
se atraviesa es un amplio espacio su padre peón metalúrgico”, una
donde se despliega el éxtasis na- pieza del Museo de Arte Moder-
rrativo del artista: la saga de Jua- no donde un gasómetro hecho de
nito Laguna y Ramona Montiel. rezagos industriales opone mo-
Conviene detenerse en la génesis numentalidad a la figura mínima,
de estas series casi paralelas que apenas esbozada en la base de la
son los cuadros de su período san- obra. Y en “Juanito goes to the
tiagueño, cuando Berni pasaba factory”, donde el camino hacia la
largas temporadas en una pensión fábrica está hecho con la chatarra
de Río Hondo junto a Lino Enea de nuestro futuro uno a uno.
Spilimbergo y un muy joven com- Roberto Amigo: “¿Qué implica
pañero de ruta: Carlos Alonso. pintar campesinos en los años cin-
Paradojalmente, se trata de un cuenta? Todo artista preocupado
Berni que completa su expe- por el contenido de sus imágenes
riencia soviética (viaja y realiza debería tener presente la discu-
muestras en los países del Pacto sión de la Revolución China. La
de Varsovia) y al mismo tiempo
abandona el costumbrismo urba-
serie de Juanito Laguna puede ser
comprendida como la expresión Un personaje
no para iluminar la migración de
un campesinado en éxodo por la
de la fascinación creciente de la
izquierda con el peronismo en entre el pop
explotación forestal. La aparición
de Juanito Laguna como persona-
el marco de las crisis y rupturas
del PC argentino. En ese contexto y el tango
je se decanta de estas obras que una obra como ‘Juanito Laguna
el poeta Louis Aragon presenta en remonta un barrilete’ que es de Para el crítico francés Pierre Res-
París. Entre las familias de cose- 1973, con su atmósfera lúdica, tany, Berni representaba cabal-
cheros que migran a la ciudad y parece acompañar la ascendencia mente un estilo que definió como
los paisajes abstractos que Berni de la juventud como sujeto revo- “Pop lunfardo”. Si bien se pueden
decodifica observando la creciente lucionario. Podríamos hablar de advertir rasgos de esa descripción
arquitectura villera se hace lugar unos Juanitos camporistas”. en algunas secuencias de Juanito
(“Chiquilin de Bachín”, por ejem-
plo), el estilo señalado por Restany
llega a su Everest con Ramona
Montiel, personaje que el mismo
“Juanito Berni –en una carta a Rafael Squi-
Laguna rru– describía en 1962 como “una
remontando mezcla entre Marilyn Monroe y
un barrilete” Milonguita”.
(1973) Si bien hay una apelación a la ex-
Oleo y collage plotación sexual –Ramona es pros-
sobre madera, tituta– como metáfora de la rendi-
192x109 cm. ción capitalista, también hay que
Colección entender a este personaje como la
privada. vinculación del mundo del tango
con la cultura pop emergente.
“Narrativas Argentinas” obliga a
detenerse en dos obras muy espe-
ciales de esta serie. “El casamien-
to de Ramona” (1959) pertenece
a una de las colecciones privadas
más completas de la Argentina
y es muy rara su salida a exposi-
ciones. Si bien fue realizada con
anterioridad al comienzo de la se- “El examen” “La gran tentación” o “La gran
rie, dado su esmerado trabajo de (1976) (arriba). ilusión” (1962). Oleo, madera, arpillera,
collage explotando la materialidad Collage sobre tela, papel, vidrio, adornos, hierro,
doméstico-femenina (observar la madera, 250 x cartón, plástico, pegamento e imagen
transformación de una carpeta de 150. Colección litográfica y plumas sobre madera,
mesa en vestido de bodas) fue, lue- privada. 245 x 241 cm. Colección MNBA.
go, repuesta por el mismo Berni
como una suerte de precuela. La
otra conocida como “El Examen”
(1976) es casi un cuadro-escultu-
ra explotando técnicas de gofrado
en el cuerpo de la madama y uti-
lizando desde pelo de muñeca a
accesorios de ebanistería (los lin-
dos pezones de la Montiel) en el
cuerpo de Ramona.
Roberto Amigo: “No hay postura
redentora en Berni, ni siquiera la
expresión real de una situación de
explotación como en la serie ‘His-
toria de Emma’ de Spilimbergo y
menos aún inicialmente una mi-
rada erótica. La figura poderosa
de Ramona –que se va devorando
a un Juanito cada vez más senti-
mental– consiste en la relación
materia/cuerpo”.

Related Interests