You are on page 1of 1

Podemos comentar que la exaltacin por parte de los gobiernos de mediados del siglo

XX y XXI han tenido visiones estructurales en lo que podremos mencionar como promocin del
discurso histrico-patrimonial. En donde existen hitos que sean realzados de manera
contundente en las diferentes administraciones del estado venezolano.

En el mandato de Marcos Prez Jimnez, la consolidacin de una idea de lo nacional,


se enmarca en la construccin de un imaginario respaldado por la imagen de los hroes de la
independencia emulando las grandes epopeyas griegas. Y la construccin de una estirpe
antigua basada en la bravura de los diferentes pueblos indgenas que habitaron en lo que hoy
se entiende como Venezuela. Donde se instaura un calendario donde se realzaban esa
nacionalidad, teniendo su mayor expresin con la semana de la patria.

En lo que se entiende como la cuarta republica, la construccin de la civilidad fue el


norte, donde el realce de las figuras civiles marcaron el patrn de los diferentes gobiernos de
Accin Democrtica (A.D) y Comit Organizacin Poltica Electoral Independiente (C.O.P.E.I)
alejando la figura de los militares o el militarismo de la opinin pblica y del gobierno nacional.
De este modo esta construccin llegara a posicionar referentes empresariales y tecncratas
como los baluartes.

En los 18 aos de la revolucin bolivariana el imaginario lo podemos englobar en la


unin cvico-militar y del pueblo en armas, como apuesta en la conduccin de esa historia
patria y el legado del libertador Simn Bolvar, enmarcada en la carta magna como la
materializacin de ese legado y deuda histrica al pueblo venezolano. En la cual se visibilizan
figuras de nuestra historia como Ezequiel Zamora, se recascata la imagen de Simn Rodrguez.
Siendo Zamora, Bolvar y Rodrguez piezas fundamentales del rbol de las tres races, que
menciono el presidente Hugo Rafael Chvez Fra.