You are on page 1of 21

Programa Interinstitucional Doctorado en Educación

Factores Críticos de Éxito en las Iniciativas Institucionales de eLearning


(Critical Factors for Success in the e-Learning Institutional Initiative)

Carlos Ruiz Bolívar


cruizb14@gmail.com
Universidad Pedagógica Experimental Libertador

Resumen

El propósito de este trabajo consistió en examinar los factores críticos de éxito


(FCE) en las iniciativas institucionales de e-learning, a partir de una revisión crítica
de la literatura sobre este tema. Se identificaron y analizaron artículos
provenientes de entornos corporativos y del mundo universitario, apoyados tanto
en investigaciones de campo como en propuestas de expertos. Se identificaron 35
factores de este tipo, los cuales fueron ordenados en cuatro categorías, a saber:
estudiante, docente, tecnología y organización. Se critica el abordaje atomizado de
los FCE en las iniciativas de e-learning, en donde cada autor analizado plantea un
conjunto de variables asociadas sin una conceptualización explicita que las
articule. Se propone una reconceptualización de estos FCE a partir de la teoría de
los sistemas complejos. En este sentido, se asume que una iniciativa de e-
learning constituye un sistema abierto que interacciona externamente con el
entorno socio-cultural, económico y político de la sociedad. Internamente está
conformada por un conjunto de variables que, a su vez, interaccionan entre sí, de
una manera no lineal, pudiendo determinar el éxito o fracaso de este tipo de
proyecto.

Palabras clave: Educación virtual, factores críticos de éxito, iniciativas


institucionales de e-learning.
Critical Factors for Success in the eLearning Institutional Initiative

Abstract

The purpose of this paper consisted of an examination of the critical success


factors (CSF) in the e-learning institutional initiatives based on a critical review of
the literature on this topic. There were identified and analyzed articles coming from
corporative and academic sources based on field research or position papers from
experts in the field. Thirty five variables associated to it were identified and regroup
in four categories, such as: student, teacher, technology and organization. There is
criticized the atomized approach of the critical success factor in the elearning
institutional initiative in which each author being analyzed suggest a set of
associated factors without a apparent explicit conceptualization of these factors. A
reconceptualization of them is suggested in this paper, based on the complex
system theories. It is assumed that learning initiative constitute a complex system
in a permanent interaction with the socio-cultural, political and economic
environment in society. Internally, it is integrated by a set of factors that, at the
same time, interact among them in a non-linear way in order to determine the
success or fail of this type of project.

Key words: E-learning, critical success factor, institutional initiative in e-learning


Introducción

El e-learning constituye una manera de organizar y gestionar el uso de las


tecnologías de la información y la comunicación (TIC) con un propósito educativo
y/o formativo. Ha recibido diferentes denominaciones en la literatura especializada,
tales como, por ejemplo, aprendizaje electrónico, educación virtual, tele-formación,
educación a distancia de nueva generación, ciber-educación, educación en red y
educación basada en la web, entre otras. De allí que, en general, el e-learning
pueda ser definido como cualquier experiencia, que tenga un propósito educativo,
apoyada en las TIC y en los recursos de Internet.
El surgimiento y rápido crecimiento de las TIC y la Internet han tenido un
gran impacto transformador en las actividades que desarrolla el ser humano en
diferentes contextos, particularmente en lo que se refiere a la educación, el trabajo
y la recreación, En el caso de la educación se ha planteado la posibilidad de
atender una mayor cantidad de usuarios, de una manera más flexible, sin las
restricciones del espacio y el tiempo, y haciendo uso del valor agregado que
supone la integración de estos recursos tecnológicos a los programas educativos y
de capacitación en y para el mundo del trabajo.
El e-learning se presenta como una alternativa al paradigma tradicional de
educación y formación empresarial, para hacer frente a los nuevos retos que la
sociedad del conocimiento y el fenómeno de la globalización imponen a las
instituciones sociales y económicas, así como a las personas mismas. En el caso
de la universidad, ello significa reflexionar sobre: (a) el qué de la formación, lo
cual tiene incidencia sobre la actualización permanente del currículo; (b) el para
qué educar, que se vincula con el ajuste del perfil del futuro egresado a las
necesidades del entorno socio-cultural y laboral; y (c) el cómo promover el
aprendizaje efectivo y significativo en el estudiante, que se refiere a repensar las
estrategias didácticas, con énfasis en el aprendizaje activo, autónomo y autentico.
Sin embargo, las expectativas generadas por el e-learning han sido logradas
solo muy parcialmente. Al respecto, Cebrián (2003) ha señalado que el 80 % de
estas iniciativas han fracasado y que el 60 % de los estudiantes abandonan los
cursos. En este mismo sentido, Babot (s/f) considera que, en el caso de las
organizaciones corporativas, se han cometido errores, en la implantación y
desarrollo de las iniciativas de e-learning, siendo los más frecuentes los
siguientes:
1. Intentar implantar e-learning en una corporación con ambiente laboral tenso,
que no propicie la mejora continua de sus empleados.
2. Crear contenidos muy teóricos o no inmediatamente aplicables al puesto de
trabajo. Los contenidos deben estar muy enfocados a las necesidades diarias del
puesto de trabajo y ser extremadamente prácticos. Deben ser casos reales,
ejemplos vivos y, de ser posible, escritos o supervisados por compañeros de la
propia empresa.
3. Buscar demasiados profesores fuera de la compañía. Los tutores virtuales no
deben venir todos de fuera: más de un 50% deben ser gente de la propia
corporación, bien elegida y motivada, con autoridad moral (no necesariamente
jerárquica), y con verdaderas ganas de ayudar y enseñar a sus propios
compañeros, pero no de evaluarles.
4. Crear comunidades artificiales. Los participantes deben tener elementos
vinculantes dentro de la organización, previos al inicio del proceso de formación.
En tal sentido, deberían compartir intereses, responsabilidades o niveles
organizativos comunes, enfrentar problemas parecidos y que puedan ayudarse
unos a otros.
Las limitaciones encontradas en la práctica para consolidar el e-learning
como una modalidad educativa y formativa, más exitosa de lo que ha sido hasta
ahora, ha llevado a los interesados en esta área de conocimiento -docentes,
investigadores, tecnólogos educativos, gerentes y consultores corporativos y
planificadores, entre otros- a reflexionar sobre aquellos factores que son
indispensable tomar en cuenta en este tipo de proyecto para garantizar un
resultado de alta calidad, tanto en el plano del aprendizaje individual y colectivo
como en su impacto en la cultura organizacional. En este sentido, nos
preguntamos ¿Cuáles son esos FCE que deben ser tomados en cuenta para
garantizar el éxito en los proyectos de e-learning? ¿Hasta dónde la
conceptualización de tales factores se corresponde con la naturaleza educativa y
organizacional de tales iniciativas?. El propósito principal de este trabajo estuvo
dirigido a responder estas dos preguntas. Para tal fin, se realizó un análisis crítico
de la literatura y se intentó una reconceptualización de dichos factores, desde la
perspectiva de la teoría de los sistemas complejos.

Revisión de la Literatura

En esta sección se examina una muestra de 11 artículos, accesibles al


investigador, que abordan el tema objeto del presente trabajo; los mismos
provienen de entornos corporativos y del mundo universitario, apoyados tanto en
investigaciones de campo como en propuestas de expertos. Dada las limitaciones
de espacio, no se hace aquí un análisis detallado de la propuesta de cada autor.
No obstante, para dar una idea de sus contribuciones al estudio del tema, se ha
organizado una síntesis en la que se recogen las propuestas específicas de cada
uno de ellos (ver cuadro 1).
De la revisión anterior se evidencia que existen 35 factores o variables
relacionadas con la implantación y el desarrollo de los proyectos de e-learning en
las universidades y/o empresas. Estas variables han sido clasificadas por este
autor, de acuerdo con su afinidad, en cuatro categorías las cuales han sido
rotuladas como: estudiante, docente, tecnología y organización, como se aprecia
en el cuadro 2.
Cuadro 1
Resumen de Factores Críticos de Éxito por Autor, Año y Tipo de Organización
Autor / Año Factores Críticos de Éxito Organización
Sacco, 2009 Tecnología, instructores, estudiantes Universidad
Insa-Ghisaura, 2008 Motivación, metodología de Empresa
aprendizaje, diseño pedagógico,
diseño gráfico y multimedia,
plataforma tecnológica, contenidos
para e-Learning y seguimiento de los
cursos,
Masrom, Zainon y Aspectos tecnológicos Empresa
Aspectos institucionales
Rahiman, 2008
Selim, 2007 Institucionales, estudiante, Universidad
información tecnológica y soporte de
la universidad
Masoumi, 2006 Soporte institucional, desarrollo del Universidad
curso, proceso de enseñanza-
aprendizaje, soporte al estudiante,
soporte al profesor y sistema de
evaluación
Salvat y Salvat, s/f Organización, educación y tecnología Empresa
Sela y Sivan, 2008 Herramientas de eLearning, soporte Empresa
gerencia de mercadeo, cultura
organizacional, necesidad real de la
organización, facilidad de tiempo,
soporte organizacional aprendizaje
obligatorio, incentivos patronales,
Luarn, Jen-Chen y Tiempo real e información completa, Empresa
interface personalizada, amigabilidad
Kai-Yang Lo (2007),
de la interface, entrenamiento y
funciones interactivas
Khan, 2005 Institucionales, gerenciales, Universidad
tecnológicos, educativos, éticos
diseño de interface y evaluación
Vásquez-Brofman, s/f Innovaciones pedagógicas, métodos Empresa
de implantación aplicados
Askari, 2006 Personas, metodología de Universidad
aprendizaje y procedimientos y
tecnología empleada
Cuadro 2
Clasificación de los FCE en eLearning Reportados en la Literatura

Estudiante Docente Tecnología Organización


8 (23 %) 11 (31 %) 9 (26 %) 7 (20 %)

F Motivación Rol de tutor, Disponibilidad Cultura


y accesibilidad organizacional
A Necesidades de Actitud positiva al entorno de
formación hacia las TIC, aprendizaje Incentivos al
C personal
Intereses Actitud positiva Diseño gráfico
T hacia la y multimedia Soporte a los
Perfil demográfico modalidad alumnos
O Plataforma
Estilo de tecnológica disponibilidad
R Nivel socioeconómico
enseñanza del soporte
interactivo Eficiencia del técnico
E Perfil educativo
navegador,
Método de compromiso
S Tiempo de enseñanza Navegabilidad de la gerencia
Aprendizaje del sitio web
Diseño estrategias de
Estrategias de pedagógico Confiabilidad marketing
C Aprendizaje de la red de interno
Desarrollo de los computación
R
cursos Implantación
I Utilidad y participativa
Contenido bajo facilidad de
T estándares uso de las Necesidades
herramientas de la
C Seguimiento de del eLearning organización
los cursos
O Interface
Promoción de personalizada,
S aprendizaje
activo Amigabilidad
de la interface,
Evaluación
Una característica común en los estudios revisados es que los factores
críticos de éxitos en la implantación y desarrollo del e-learning se presentan como
una lista de elementos discretos, aislados entre si, en los que se asume algún tipo
de influencia en la efectividad de este tipo de proyecto. En este trabajo, a partir de
los factores identificados, más la incorporación de otros que proponemos, se hace
una reconceptualización de los mismos desde la perspectiva de la teoría de los
sistemas complejos.

Los Factores Críticos de Éxito en el e-Learning: Una Reconsideración desde


la Perspectiva de la Teoría de los Sistemas Complejos

Etimológicamente, el término complejo(a) viene del latín complexus, que


significa lo que está tejido en conjunto. Complejo es lo opuesto a lo simple, es lo
intrincado, pluridimensional y multifactorial en su estructura, funcionamiento y
resultados. Un sistema complejo, se caracteriza por la existencia de interacciones
de numerosos elementos o agentes individuales, que se auto-organizan en un
sistema de nivel superior, mostrando, en consecuencia, propiedades emergentes y
adaptativas no exhibidas previamente por los componentes individuales
(Jacobson,1997).
Los sistemas complejos se caracterizan por ser abiertos, no-lineales, y por
estar en un estado permanente de desequilibrio; son abiertos en el sentido de que
pueden interaccionar con su ambiente, intercambiar energía, materiales o
información. Por otra parte, un sistema no-lineal es impredecible, ya que aun
cuando se tenga conocimiento de sus elementos componentes, no es posible
predecir exactamente lo que ocurrirá (por ejemplo: el comportamiento humano);
asimismo, en un sistema no-lineal, el todo es más que la suma (o promedio) de
sus partes. Finalmente, los sistemas complejos están en permanente
desequilibrio, en el sentido de que sin su vinculación con la fuente externa no
pueden mantener su estructura o función (Kelso, 1995).
El planteamiento anterior es consistente con la formulación de Morín (2000)
sobre la teoría del pensamiento complejo. Morín cuestiona el paradigma de la
simplicidad, propio de la modernidad, caracterizado por los principios de
disyunción, reducción y abstracción, cuya génesis se encuentra en el pensamiento
de Descartes en el siglo XVII. Aboga por el paradigma de la complejidad,
caracterizado por su concepción de la realidad como un todo formado por
constituyentes heterogéneos, inseparablemente asociados: presenta la paradoja
de lo uno y lo múltiple. Morín considera que “la complejidad es, efectivamente, el
tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares,
que constituyen nuestro mundo fenoménico. Así es que la complejidad se
presenta con los rasgos inquietantes de lo enredado, de lo inextricable, del
desorden, la ambigüedad, la incertidumbre” (p. 32).
Las iniciativas institucionales de e-learning se entienden como un sistema
complejo en el sentido de que los factores componentes interaccionan de muchas
maneras y en una dirección que no puede ser preestablecida linealmente. Se trata
de un sistema abierto que interacciona hacia afuera con el entorno socio-cultural,
económico y político, y hacia adentro, los factores componentes organizados en
dos subsistemas -de gestión y de aprendizaje- interaccionan intra e inter
subsistemas. El nivel de eficiencia con el que se manejen estos factores puede
conducir al éxito o fracaso de este tipo de proyecto.

Subsistema de Gestión
Este subsistema está formado por seis factores, a saber: curriculum,
concepción y gerencia de proyecto, visión estratégica y compromiso
organizacional, formación de recursos humanos, infraestructura tecnológica y
financiamiento.
Curriculum. Existen diferentes definiciones en la literatura acerca de lo que se
entiende por currículum. A los fines del presente trabajo, y en el contexto de la
educación superior, lo vamos a entender como el conjunto de competencias
generales (instrumentales, interpersonales, sistémicas) y específicas que
conforman el perfil de formación de una carrera, orientadas a promover en el
estudiante la adquisición y/o construcción de aprendizajes de tipo teórico-
conceptuales (conocer), procedimentales (aprender a hacer), personales
(aprender a ser) y socio-comunitarios (aprender a convivir). Comprende, además
los recursos y actividades apropiadas y la comprobación del logro de los objetivos
previstos al final del proceso de enseñanza-aprendizaje. La integración curricular
de las TIC supone desarrollar una visión de éstas desde los fundamentos y
principios que orientan la administración del currículo. Dicha integración debe
estar precedida de una reflexión crítica sobre las posibilidades instruccionales de
este recurso. Su alcance debe quedar reflejado en el plan didáctico, en estrecha
relación con los objetivos de aprendizaje. Todo ello implicará un cambio sustantivo
en los roles que tradicionalmente juegan el docente y los estudiantes en el
proceso de educativo.
Por lo tanto, no se trata de utilizar las TIC como un contenido más que debe
ser aprendido, ni como el uso de esta herramientas tecnológicas para apoyar la
resolución de tareas puntuales del proceso instruccional. Por ejemplo, no es
integración de las TIC al curriculum: (a) el poner computadores en las aulas de
clase, pero sin tener un propósito de aprendizaje definido para ello; (b) llevar a los
estudiantes al laboratorio de computación sin objetivos de aprendizaje claros; (c)
promover el uso de herramientas de aplicación (enciclopedias, hoja de cálculo,
bases de datos), sin una intención curricular explícita. Un gerente consciente de
esta realidad, tomará las previsiones necesarias para garantizar el éxito de dicha
integración.
Concepción y Gerencia de Proyecto. La implantación y desarrollo de una
iniciativa de eLearning debe ser asumida como un proyecto de innovación
institucional, entendido como un conjunto de acciones y recursos articulados, en
forma deliberada e intencional, para lograr un cambio cualitativo en una
organización. El diseño de un proyecto supone un estudio previo de necesidades
que permita precisar cuáles son los problemas a atender, formular objetivos
específicos, identificar los recurso apropiados y definir los criterios de evaluación.
En tal sentido, el método de proyecto permite no sólo prever las acciones a
realizar, sino también controlar su ejecución y evaluar sus resultados.
El proyecto debe estar bajo la responsabilidad de una persona o de un equipo
coordinador, tener un organización propia y estar ubicado dentro de la estructura
administrativa de la institución.
11

Visión Estratégica y Compromiso Institucional. La incorporación del e-


learning como una alternativa que permite diversificar la oferta educativa en la
universidad y mejorar la calidad y pertinencia social del egresado, no puede estar
sujeta a una simple decisión de las autoridades universitarias sobre la adquisición
y uso de las TIC para apoyar el desarrollo de las funciones de docencia,
investigación y extensión. Sino que se trata de una decisión fundamentada y
alineada con la misión de la organización en una perspectiva de cambio e
innovación institucional. Este cambio no sólo está dirigido a producir un impacto
específico en las funciones académicas de la universidad, sino que se orienta,
además, a la modificación cualitativa de la cultura de la organización, lo cual
implica transformaciones en el plano de los valores, las actitudes, las creencias y
en las prácticas académicas tradicionales. Desde este punto de vista, el éxito de
un proyecto de e-learning dependerá de la concepción que tengan las autoridades
institucionales y el compromiso que asuman para llevarlo a efecto.
Formación de Recursos Humanos. La instrumentación y desarrollo de un
proyecto de e-learning requiere pensar, desde un principio, en la necesidad de un
programa permanente de capacitación del personal docente y administrativo, a
diferentes niveles. Ello incluye desde nociones básicas de alfabetización
tecnológica hasta cursos avanzados en el nivel de postgrado, pasando por el
conocimiento de áreas tales como: (a) educación a distancia (definición,
fundamentación teórica y factores componentes); (b) tutoría virtual (definición de
tutor virtual, funciones y competencias); (c) diseño didáctico instruccional
(planificación, gestión y evaluación del aprendizaje); (d) tecnología instruccional
para e-learning (manejo de los sistemas de gestión de aprendizaje, diseño de
curso en una plataforma, administración de cursos, manejo de herramientas de
comunicación sincrónica y asincrónica, uso de herramientas para la construcción
social del aprendizaje).
Disponibilidad de una Infraestructura Tecnológica. Tradicionalmente las
organizaciones cuando deciden incorporar las TIC, como un entorno de
aprendizaje o formativo dentro de su estructura, una de sus primeras
preocupaciones está relacionada con la tecnología a ser utilizada. En el caso del
12

subsistema de gestión, el énfasis se coloca en la disponibilidad de la


infraestructura tecnológica apropiada para atender las exigencias del proyecto.
Como es comprensible, en un proyecto de e-learning, la tecnología juega un papel
estratégico importante, ya que es el recurso que hace posible que tal iniciativa y
sus objetivos académicos implícitos se operacionalicen y se concreten. No
obstante, no debe erigirse en protagonista, sino que debe ser seleccionado
prioritariamente de acuerdo con las características de los destinatarios, las
barreras espacio-temporales y los medios tecnológicos existentes en la
organización.
En relación con la importancia de la tecnología en las iniciativas del
eLearning, Insa Ghisaura (2008) considera que:
La tecnología es el menos crítico de los factores, y es a lo que
generalmente se dedica más recursos. Lo que sucede en la práctica es
que se desatienden otros aspectos, pensando que si la tecnología está
bien, queda garantizado el éxito en el e-learning. Se ha demostrado que
poner énfasis en el "e" y no en el "learning" del e-learning ha tenido
como consecuencia un alto porcentaje de deserción. Esto no significa
que hay que despreocuparse de la tecnología, sólo que ésta debe
cumplir su rol; estar el servicio del participante (p. 3).

En este contexto, los responsables de las organizaciones deben tomar


decisiones con respecto a los aspectos siguientes:

1. Características del servidor Web a utilizar: ¿Será utilizará uno propio o se


contratara un servicio privado?, ¿Qué capacidad deberá tener?, ¿Cuál será la
marca más conveniente ( por ejemplo, Apache, MS IIS, Tomcat);

2. Sistema de gestión de aprendizaje (o plataforma tecnológica), ¿Se utilizará uno


de licencia pública y software libre, como el Moodle, Claroline, Dokeos o
Manhattan?, ¿o uno comercial, como WebCT, Blackbord, o e-ducativa?, ¿Preferirá
la organización desarrollar una plataforma propia?;

3. Aplicaciones, tales como: sistema operativo, ¿Cual será utilizado (Windows,


Linux, Solaris); (d) tipo de navegadores compatibles (Internet Explorer, Mozilla,
Opera, Chrome); y (e) buscadores asociados (Google, Yahoo, MSN, Altavista).
13

4. Otros servicios: acceso a Internet, ancho de banda, equipos de computación,


cuentas de correo y otros hardware y software que sea necesario para el
desarrollo eficiente del proyecto. Es importante que las aplicaciones no sean
seleccionadas solamente por sus características comparativas directas, sino
además por cómo se integran a la plataforma tecnológica y la comunidad de
usuarios.

Financiamiento. La implantación y desarrollo de un proyecto de e-learning


y, en general, todo proyecto, requiere de varios tipos de recursos incluyendo los
económicos. En tal sentido, se debe precisar cuál será la fuente del financiamiento
(por ejemplo, la propia institución, fuentes externas), que permitirá cubrir los
costos del mismo. Para la administración de este tipo de recurso, es conveniente
elaborar un presupuesto operativo anual que permita estimar, por partida, la
inversión requerida y controlar su ejecución.

Subsistema de Aprendizaje
El subsistema de aprendizaje está integrado por cuatro factores, que
interaccionan de manera permanentemente, sobre la base de una comunidad de
aprendizaje, donde se evidencia la presencia social, cognitiva y pedagógica, en los
términos planteados por Garrison, Anderson y Archer (2000). Estos componentes
son: el estudiante (o participante), el docente, el contenido y la plataforma
tecnológica.
El Estudiante. En los EVEA, el rol de los actores del proceso cambia
radicalmente con respecto a la modalidad presencial. En principio, es importante
determinar previamente sus características cognitivas, afectivas y tecnológicas de
entrada, a objeto de adecuar el diseño instruccional a sus necesidades.
Hernández Tovar, Fernández Recio, Bosom Nieto (2007), han identificado las
características siguientes en el estudiante que participa en los programas de e-
learning, ellos son: (a) juega un rol activo y protagónico en el proceso, lo cual
implica una actitud proactiva, siendo capaz de alternar el trabajo en grupo con el
individual; (b) estar fuertemente motivado a llevar a buen término su aprendizaje.
La carga de trabajo de un curso de estas características es muy alta. Hay que
estar al día de lo que se debate en los foros, y esto requiere un esfuerzo personal
14

grande; (c) debe estar atento a la participación. Tiene que aprender activamente,
construir conocimiento interactuando con sus compañeros, compartir sus dudas,
que serán resueltas por otros compañeros o el tutor, enviar sus actividades en
tiempo y forma, estar disponible para el resto de los estudiantes; (d) un elevado
umbral de frustración resulta vital en estos contextos que, siendo novedosos,
llevan a menudo aparejados un componente imprevisible. (e) tener unos mínimos
conocimientos informáticos a nivel de usuario, y sobre todo, tener un buen acceso
a Internet, no sujeto a estrictos horarios; (f) tomar el control de su propio proceso
organizando su tiempo disponible y sus estrategias de estudio, elaborando un
programa personal de trabajo, que sea adecuado a las exigencias del proceso de
aprendizaje en el que está participando; (g) al ser un adulto, se supone que
compatibilizará el estudio con otras muchas actividades, pero este curso no debe
considerarse una actividad secundaria. Su participación en él y, por lo tanto, en los
foros, la colaboración con sus compañeros, necesita un tiempo diario; (h) estudiar
los materiales que le proporcionan los tutores de cada módulo, así como visitar los
enlaces que le sugieren los tutores o sus compañeros.
El docente. Es el garante de la calidad del proceso de aprendizaje. Debe
tener dominio del contenido, conocimiento de las teorías de aprendizaje y sobre el
diseño didáctico instruccional, y una actitud favorable hacia la modalidad educativa
virtual. Entre sus funciones están:
1. Fase Inicial. Diseño de la interfaz del curso, familiarizar a los participantes con
el entorno de aprendizaje y sus herramientas básicas, crear el clima psicoafectivo
adecuado para la formación, elaborar el plan didáctico, establecerlas las normas
básicas para la participación, promover la creación de la comunidad de
aprendizaje. En esta fase es muy importante realizar una evaluación diagnostica
del participante.
2. Fase de desarrollo. Durante esta fase es determinante el nivel de competencia
del tutor en línea (TEL). En este sentido, Seoane Pardo y García Peñalvo (2007)
han identificado tres modalidades del tutor en los EVEA, ellos son: el tutor como
gestor de conocimientos, el tutor como orientador (o solucionador de problemas de
aprendizaje) y el tutor como mentor (o guía a lo largo del itinerario formativo).
15

Durante esta fase es muy importante los roles desempeñados por el tutor en
cuanto a la comunicación, la participación y la moderación.
3. Fase Final. Al concluir el modulo o la unidad didáctica es conveniente hacer un
cierre formal de la actividad, con la finalidad de dejar constancia del final de una
etapa y preparar para la siguiente. Para tal fin: se extraen las conclusiones
alcanzadas y se comparten en el grupo; se les pide reflexionar sobre los
aprendizajes logrados, se realiza la autoevaluación y se determina el nivel de
satisfacción de los participantes, se realiza la evaluación para la mejora del
proceso de enseñanza-aprendizaje y se evalúan los aprendizajes obtenidos.
El Contenido. A diferencia de lo que ocurre en la modalidad educativa
presencial, donde el contenido es la información que debe conocer y aprender el
estudiante, en el contexto del e-learning, el contenido se expresa como un
conjunto de materiales de aprendizaje que son previamente seleccionados,
organizados o diseñados por el docente o por un equipo interdisciplinario con el
propósito de ayudar al estudiante a logar sus objetivos de aprendizaje. Pueden
adoptar la forma de texto, audio, video, páginas web o de objetos de aprendizaje
(paquetes instruccionales ad hoc) que se caracterizan por contener metadatos,
basados en estándares, lo cual posibilidad su ubicación en repositorios de
materiales para posteriormente ser recuperados y ser reutilizables e
interoperables.
Acceso a la Tecnología. En el caso del subsistema de aprendizaje, el
énfasis de lo tecnológico está en la accesibilidad y funcionalidad de la plataforma
tecnológica (LMS, por sus siglas en Ingles). Para que el sistema funcione de
manera eficiente, es necesario que los participantes puedan conectarse desde
cualquier lugar (hogar, oficina, centro de navegación Internet), y en cualquier
momento, y puedan navegar en el sistema con relativa facilidad y eficiencia.
La plataforma tecnológica constituye el espacio para la gestión y desarrollo
del proceso de aprendizaje. En este sentido, debe permitir la gestión
administrativa del curso (asignación de roles y privilegios: alumnos, tutores,
administradores, inscripciones en línea, retiros, modificaciones), la gestión del
aprendizaje (diseño de la interfaz del curso, inserción de materiales y actividades
16

de aprendizaje, foros de duda, evaluación en línea de los aprendizaje), gestión de


la comunicación (configuración de foros de aprendizaje, chat, mensajería interna,
videoconferencias), gestión de la cooperación (organización de grupos
colaborativos para trabajar en proyectos, estudio de casos o resolución de
problemas en equipo) y gestión de la presencia social (foro de presentación, foro
de socialización, tipo cafetería).

Conclusiones

En este trabajo se intentan responder dos cuestiones que parecen


fundamentales en los proyectos de eLearning, ellas fueron: (a) ¿Cuáles son los
factores que pueden ser considerados como críticos para la implantación y
desarrollo de los proyectos de e-learning? y (b) ¿Hasta dónde la conceptualización
de tales factores se corresponde con la naturaleza educativa y organizacional de
tales iniciativas? La revisión de la literatura permitió identificar la existencia de 35
variables asociadas con este tipo de proyecto, las cuales fueron clasificadas por
este autor en cuatro categorías, a saber: el estudiante, el docente, la tecnología y
la organización.
Asimismo se encontró, en la revisión de la literatura, que la propuesta de
tales factores críticos de éxito parecieran obedecer a una conceptualización
previa acerca de lo que es un proyecto de e-learning, desde la perspectiva del
modelo lineal positivista, en el que se relacionan estos factores con respecto a un
criterio de éxito determinado. Si tomamos en cuenta que las iniciativas
institucionales de e-learning son proyectos educativos de naturaleza sistémica y
compleja, concluimos que las apreciaciones encontradas en la revisión de la
literatura no se ajustan a dicha característica.
Cuando se concibe las iniciativas institucionales de e-Learning como
sistemas complejos se quiere destacar la manera no-lineal como los diez factores
que se proponen interaccionan, externamente, con el entorno socio-cultural,
económico y político, e internamente, inter e intra los subsistemas de gestión y de
aprendizaje. Cuando ello ocurre, los factores como entidades individuales pierden
17

su identidad particular y se integran dentro de una acción global que deviene en


un resultado de aprendizaje. En consecuencia, tales resultados no podrían ser
legítimamente explicados por uno o más de los factores individuales sino por la
acción simultánea, interactiva y global de todos ellos, como ocurre en todo sistema
complejo.
Cuando el estudiante logra aprendizajes personalmente significativos y
socioculturalmente pertinentes en un entorno virtual de enseñanza-aprendizaje,
ello no se debe solo, por ejemplo, a su capacidad intelectual y la su motivación
intrínseca por la tarea, sino que ello es posible, además, porque los materiales de
aprendizaje tienen un grado alto de usabilidad, porque hay tutores virtuales
competentes haciéndole seguimiento, para orientar, retroalimentar y ofrecer ayuda
oportuna durante el trayecto formativo, porque la tecnología es accesible y
apropiada y porque, en definitiva hay una gestión organizacional que hace posible
todo eso.
De acuerdo con el razonamiento anterior se concluye que el éxito en las
iniciativas institucionales de e-learning depende de un conjunto de factores de
gestión y de aprendizaje que deben ser comprendidos y atendidos por parte del
nivel gerencial de la organización, de acuerdo con la visión estratégica formulada
para lograr la misión y los objetivos institucionales. En este sentido, este tipo de
proyecto no solo aportara una modalidad alternativa para promover el aprendizaje
en los estudiantes (o en los empleados corporativos), sino que impactará
globalmente aspectos sustantivos de la institución, como son: su cultura
organizacional (valores, actitudes, creencias, prácticas profesionales), la calidad
educativo-formativa, la pertinencia social del egresado (o el mejoramiento de la
competencia laboral de trabajador), la productividad académica o empresarial y la
competitividad institucional.

Referencias

Askari, F. (2006). Factores clave para implantar con éxito un sistema e-


learning. Disponible en:
http://www.ecm-spain.com/interior.asp?IdItem=7396. Consulta realizada el:
04-04-09.
18

Babot, I. (s/f). Los cuatro errores más frecuentes en eLearning Corporativo.


eLearning Workshops. Disponible en:
http://www.elearningworkshops.com/modules.php?name=News&file=article
&sid=413. Consulta realizada el 05-04-09.

Cebrián, M. (2003). Innovar con tecnologías aplicadas a la docencia universitaria.


En Cebrián M. (Coord.). Enseñanza virtual para la innovación
universitaria. Madrid: Narcea, 21-36.

García Aretio, L. (2001). La educación a distancia: De la teoría a la práctica.


Madrid: Ariel.

Garrison, D. R., Anderson, T., y Archer, W. (2000). Critical inquiry in a text-based


environment: Computer conferencing in higher education. The Internet and
Higher Education, 2(2-3), 87-105.

Hernández Tovar, M. J., Fernández Recio, E., y Bosom Nieto, A. (2007). El rol del
alumno de eLearning. Una experiencia: Tutor Online “Tecnologías y
métodos de formación en red: Tutor Online” Material instruccional. Grupo de
investigación GRIAL. Universidad de Salamanca.

Insa Ghisaura, D. (2008). Factores críticos de éxitos en el diseño e


implementac ion del elearning. Disponible en:
http://www.learningreview.com/informes-especiales-lr/tecnologias-para-e-
learning/factores-criticos-de-exito-en-el-disenio-e-implementacion-del-e-
learning-1304.html. Consulta realizada el: 06-04-09.

Jacobson, M. J. (1997). Cognition, technology, and complex systems group.


Disponible en: http://lpsl.coe.uga.edu/Jacobson(cts/

Kelso, J. A. (1997). Dynamics patterns: The self-organization of brain and


behavior. Cambridge, MA: MIT Press,

Khan, (2005). E-Learning quick checklist . Disponible en:


http://www.petlaczasu.pl/elearning-quick-checklist/b03006212. Consulta
realizada el: 05-04-09.

Luarn, P., Jen-Chen, M. y Kai-Yang Lo, P. (2007). Critical success factors in


introducing learning. Disponible en:
http://portal.acm.org/citation.cfm?id=1360589. Consultado el: 06-04-09.

Masrom, M., Zainon, O., y Rahiman, R. (2008). Critical Success in E-learning:


An Examination of Technological and Institutional Support Factors.
Disponible en: http://eprints.utm.my/6952/1/maslin2008_criti.pdf. Consulta
realizada el 05-04-09.
19

Masoumi, D. (2006). Critical factors for effective elearning. Disponible en:


http://www.e-quality-eu.org/pdf/seminar/e-Quality_WS3_DMasoumi.pdf.
Consulta realizada el: 05-04-09.

Morín, E. (2000). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona (España):


Gedisa.

Universidad de Salamanca (2009). Seguimiento y dinamización de la formación


online. Material Instruccional. Máster Estrategias y Métodos de formación
en Red. Mimeo: Autor.

Sacco, G. (2009). Factores críticos en los programas de educación a distancia.


Revista Digital de E-learning de América Latina, Ano1, No. 1, Abril 2009.

Sánchez, J. H. (s/f). Integración Curricular de las TICs: Conceptos e Ideas


Disponible en: http://www.c5.cl/mici/pag/papers/inegr_curr.pdf.
Consulta realizada el 13-10-08.

Salvat, M., y Fundación Salvat. (s/f). Directrices básicas para la gestión y


organización de eLearning en un entorno empresarial. Disponible en:
http://www.proyectoleonardo.net/files/maritesDirectrices%20E-
Learning%20para%20UTN.pdf. Consulta realizada el 01-04-09.

Sela, E., y Sivan, Y. (2008). Enterprise E-Learning Success Factors: An


Analysis of Practitioners’ Perspective. Disponible en: http://telem-
pub.openu.ac.il/users/chais/2009/morning/4_3.pdf. Consulta realizada el :
06-04-09.

Selim, H. M. (2007). Critical success for learning acceptance: Confirmatory


facator models. Disponible en:
http://www.citeulike.org/user/peha/article/2365768. Consulta realizada el:
08-04-09.

Seoane Pardo, A. M., y García Peñalvo, F. J. (2007). Criterios de calidad en


formación continua basada en eLearning. Una propuesta metodológica de
tutoría on-line. Universidad de Salamanca. Grupo de Investigación en
InterAción y e-Learning. Materiales Instruccionales del curso TOL.

Vásquez- Brofman, S. (s/f). El e-learning en la Caixa: innovación pedagógica y


métodos de implantación. Disponible en:
http://espacio.uned.es/fez/eserv.php?pid=bibliuned:1100&dsID=n05vasquez
01.pdf. Consulta realizada el 03-04-09.
20
21