You are on page 1of 1

Recuerda http://alumnos.euroinnova.edu.es/pluginfile.php/338731/mod_scorm/c...

La combustión puede definirse como la acción de arder o quemarse de cualquier forma de
materia combustible, por efecto de la reacción de sus elementos componentes con el oxígeno,
formando nuevos compuestos y liberando energía en forma de luz y calor.
La combustión se distingue de otros procesos de oxidación lenta, por ser un proceso de
oxidación rápida y con presencia de llama ; a su vez también se diferencia de otros procesos
de oxidación muy rápida (detonaciones, deflagraciones y explosiones) por obtenerse el
mantenimiento de una llama estable.
La combustión es un conjunto de reacciones de oxidación con desprendimiento de calor
(exotérmicas), donde intervienen tres factores:
El combustible: Líquidos, sólidos o gaseosos.
El comburente (oxidante): Generalmente el aire por contener un 21% de oxígeno (O2).
La energía de activación: Elemento desencadenante de la reacción de combustión.
En los procesos industriales se distinguen diferentes tipos de combustión:
Desde el punto de vista de la calidad de sus productos: Combustión perfecta
(estequiométrica), combustión completa o con exceso de aire, combustión incompleta o con
defecto de aire y combustión imperfecta o real.
Por la forma en que se realiza: Reacción homogénea GAS-GAS y Reacción heterogénea
SOLIDO-GAS.
Cuando hablamos de combustión industrial, la combustión estequiométrica es prácticamente
es irrealizable, lo que obliga a operar con excesos de aire con el fin de lograr combustiones
completas.
Los diagramas de combustión nos permiten efectuar cálculos de combustión de una forma
rápida y bastante precisa. La realización de estos diagramas requiere de unos cálculos
ciertamente complicados, siendo los más utilizados los diagramas de Bunte, Otswald y Keller.
La clasificación de los combustibles industriales en función de su estado físico (sólidos,
líquidos o gaseosos) siempre resulta la más adecuada, considerando al gas natural, el petróleo
residual y el carbón mineral, combustibles primarios alrededor de los cuales se agrupan
todos los demás.
Dentro de la clasificación de los combustibles en función de su estado físico se suele diferenciar
entre el origen natural (primario) o el origen artificial (secundario) de éstos.
La utilización de combustibles tanto para usos industriales como domésticos viene dada por:
La accesibilidad de sus precios.
La manipulación en condiciones de seguridad mínimas.
Debido a la sobreexplotación de los combustibles de origen fósil, se está llevando a cabo, en los
últimos diez años, un proceso de búsqueda de nuevas alternativas a los combustibles
tradicionales que pasa por tener muy en cuenta los aspectos medioambientales a la hora de
potenciar una u otra alternativa energética:
Combustibles sólidos: Biomasa.
Combustibles líquidos: Bioetanol.
Combustibles gaseosos: Biogás.

1 de 1 18/10/2015 15:33