You are on page 1of 2

¿Qué es la transposición didáctica?

¿De qué se encarga?

¿Quiénes participan?

¿Cuál es su objetivo?

¿Se utiliza en el profesor actualmente?

¿Cuáles son las problemáticas de que no ocurra?

Chevallard (1998) plantea la teoría de la transposición didáctica; la cual
consiste en la transformación del saber sabio en un saber enseñar. El profesor,
como agente principal de este mecanismo, debe ser capaz de adaptar el
conocimiento académico y convertirlo en una versión didáctica, sin manipular ni
generar problemáticas en su estructura. Cabe señalar que, la transposición
didáctica se considera inexistente si no funciona en paralelo con la vigilancia
epistemológica, puesto que este concepto trata de cuidar que la estructura y/o
proceso de transposición no sea manipulado.

El proceso nombrado con anterioridad, justifica su existencia desde el
momento en que el docente es el mediador entre el saber sabio y saber enseñado,
de lo contrario, se considera imposible que la transposición didáctica sea viable. En
primer lugar, se considera ‘’saber sabio’’ como el conocimiento académico adquirido
por el profesor durante sus años de estudio. En segundo lugar, el ‘‘saber enseñado’’
se define como la adaptación y/o transformación didáctica de la información que
realiza el docente para poder adaptarse a las necesidades y requerimientos
lingüísticos, contextuales y curriculares de los estudiantes.

Una de las problemáticas claves presente en este proceso es la falta de juicio
crítico por parte del docente, es decir, tal como plantea Contreras,. (Contreras,
2013):

Si el profesor, carece de un cierto grado de elección crítica al interior de la ciencia
que pretende enseñar, y considera que aquello que aprendió es inmutable, eterno e
indiscutible, entonces no está en condiciones de efectuar una transposición didáctica.

¿Cómo voy a enseñar? Es fundamental la tarea del ejercicio crítico. 1998. Por su parte. para que la estructura de la transposición didáctica no sufra alteraciones. los profesores deben ser capaces de dominar los conocimientos y apropiarse del contenido estudiado. la cual muchas veces pasa desapercibida por el profesor. organizaciones científicas. Luego. etc. 2013): Esta vigilancia epistemológica debe ser efectuada permanentemente por los propios docentes o por diversos agentes del sistema (inspección educativa. Así mismo. hacer partícipes a los estudiantes. es más amplio y complejo de lo que se cree.). acercar la realidad del conocimiento académico de manera clara y didáctica. La labor del docente no consiste en el estricto hecho de entregar y/o retroalimentar conocimientos a los jóvenes en contextos escolares. ¿Para qué voy enseñar?. aquello que se ha construido. En cuanto a la labor docente. según Chevallard.. 51) (Planificaciones) . colegios profesionales. (Contreras. Según plantea Contreras. El funcionamiento de la transposición didáctica. y por tanto personalizada. (Contreras.. (Chevallard. aquello que es parte de la experiencia personal vivida. sino que reside en recontextualizar el saber sabio. la vigilancia epistemológica busca revisar la versión didáctica y garantizar una calidad de enseñanza. plantearse una serie de preguntas claves en cuanto a la temática: ¿Qué enseñar?. Sólo se puede comunicar. El ejercicio de la vigilancia epistemológica debe ser constante y tendiente a subordinar uso de técnicas y conceptos a un examen continuo sobre las condiciones y los límites de su validez. los alumnos deberían ser capaces de integrar aquella problemática como parte de sus problemas. 2013). pág.