You are on page 1of 1

Popol Vuh (Resúmen

)
Ésta historia relata cómo los dioses crearon la tierra, los animales y al hombre. En la tierra

Todo estaba en calma, no había todavía un hombre ni un animal. Solo estaban el mar en calma y el
cielo, solo estaban los progenitores Tepeu y Gucumatz, que se caracterizaban por ser grandes
sabios y pensadores. Estos después de meditar e intercambiar pensamientos dispusieron la
creación de plantas, el nacimiento de la vida y la creación del hombre.

Primero crearon la tierra, dijeron ¡Tierra!, y al instante fue hecha, quedando las aguas separadas
por las grandes montañas y los valles que aparecieron de la nada.

Luego los dioses creyeron conveniente que hubiera alguien que cuide y que guarde lo que habían
creado, y crearon a los animales y a cada uno se le asignó su morada. Y estando terminada la
creación de los animales, el Creador y el Formador le ordenaron a los mismos que hablaran y que
los adoraran a ellos, sus creadores; sin embargo, los animales no hablaban, solo chillaban y
gritaban, viendo esto el Creador y el Formador hablaron entre si y dijeron, que no estaba bien que
los seres que habían creado no dijeran sus nombres, ya que, ellos querían ser adorados y
recordados por los seres que crearan sobre la faz de la tierra, por éste motivo se les fue dicho a los
animales, que sus carnes serían sacrificadas, y fueron condenados a ser comidos y matados.

Luego el Creado y el Formador intentaron, nuevamente, crear un ser que los adorara e invocara; y
crearon al hombre de barro, pero vieron que estaba blando y que no podía ni andar, entonces
destruyeron su creación, y le pidieron a Ixipiyacoc e Iximucané que intentaran crear al hombre por
medio de granos, para luego ellos tallar sus ojos y boca en madera. Y así fueron hechos los
muñecos labrados en madera, éstos se parecían al hombre, hablaban, andaban a gatas, no tenían
sangre, sus carnes eran amarillas y sus manos y pies eran secos; así fueron estos primeros
hombres, pero no tenían entendimiento, no se acordaban de su Creador ni de su Formador, y por
ésta razón fueron aniquilados, destruidos y desechos.

Posteriormente los Creadores y Formadores meditaron sobre lo que debía entrar en la carne del
hombre, y decidieron que lo que entrara en la carne del mismo fuera las mazorcas amarillas y
blancas, originarias de Paxil y Cayalá, y así fue, por obra de encantamiento fueron formados por el
Creador y el Formador el hombre, únicamente masa de maiz entro en la carne de nuestros
padres, los cuatro hombres que fueron creados. Luego el Creador y el Formador les dijeron que
miraran el mundo y todo lo que había a su alrededor, y cuando los hombres acabaron de
contemplar cuanto habían en el mundo, les dieron las gracias al Creador y el Formador por
haberlos creado y formado. Estos hombres fueron dotados de inteligencia, grande era su
sabiduría, su vista era extraordinaria, podían verlo todo, hasta las cosas ocultas, sin embargo esto
no agrado a los progenitores y decidieron que su vista solo alcanzara a ver lo que estaba cerca, y
asi fue como se destruyo la sabiduría que reinaba sobre los cuatro hombres que fueron creados.
Luego, existieron sus esposas y fueron hechas sus mujeres por el mismo Dios, y mientras los
hombres dormían llegaron las mujeres, y cuando los hombres despertaron se alegraron mucho a
causa de sus esposas.