You are on page 1of 1

Tesis: Los biosurfactantes son la mejor opción para la descontaminación en

Latinoamérica.
Razón 1: De la Rosa, Sánchez y Ortiz (2014) afirman que los biosurfactantes “presentan
en general menor toxicidad y mayor biodegradabilidad que los surfactantes sintéticos.
Entre las aplicaciones más estudiadas de los BS están aquellas relacionadas con la
industria del petróleo y la bioremediación de sitios o residuos contaminados con
hidrocarburos”. Así está escrito en la revista Latinoamericana de biotecnología ambiental
y algal. (Argumento por autoridad).

Hecho (datos)/Ejemplo: Los biosurfactantes se caracterizan por ser anfipáticas, es decir
que sus moléculas presentan dos partes diferentes, una hidrofóbica y otra hidrofílica, lo
que les permite interactuar con mayor efectividad en la degradación de plaguicidas.

Razón 2: Colombia se beneficia gracias al uso de la biotecnología ambiental: Profesores
del departamento de ingeniería química en la universidad de los Andes, lideran proyecto
de crear un método que permite separar el petróleo del agua, sin afectar el medio
ambiente, gracias al uso de biosurfactantes. (Argumentación por precedente).

Hecho (datos)/Ejemplo: también se reportan uso de biosurfactantes en Venezuela, pero
se genera la producción de biosurfactantes por especies del grupo de Pseudomonas
fluorecentes, con actividad detergente (remover crudo pesado adherido a las paredes de
vidrio).

Razón 3: De los estudios de impactos de los plaguicidas en el medio ambiente, Diaz
Trujillo (2007), Ortiz Hernández et al. (2011) colocan en evidencia que “del total de
plaguicidas utilizados en la agricultura, solamente el 1% del principio activo se utiliza
para controlar las plagas; el resto de ellos tiende a depositarse en suelos distribuyéndose
y/o filtrándose a través de él hacia aguas subterráneas o directamente hacia cuerpos de
agua como ríos y arroyos”. (Argumentación por cifras).