You are on page 1of 7

Diagnóstico de las habilidades sociales y de pensamiento crítico en jóvenes mexicanos

y su correlación con el uso de las TIC

Objetivo
Explorar las habilidades sociales y de pensamiento crítico y su correlación con el uso de las
TIC en jóvenes mexicanos a fin de comenzar a vislumbrar su impacto en términos de
adicción y la creación de una nueva cultura de la comunicación.

Planteamiento del problema
En el marco de la creciente tecnologización de la vida humana (dos ejemplos claros son los
conceptos de: El internet de las cosas [The internet of things1] y el internet de todo [The
internet of everything] 2, 3) en el ámbito urbano moderno, se puede observar la
conformación de nuevos sujetos alrededor de nuevos objetos. Este contexto pone el foco de
los estudiosos del comportamiento humano en dos tareas fundamentales. Por un lado es
necesario prevenir el posible surgimiento de nuevas adicciones y en su caso el desarrollo de
modelos de atención adecuados. Por otro, es necesario cultivar los procesos de desarrollo
que posibilitan estas tecnologías en lo personal y en lo social, en última instancia del
fomento de las habilidades superiores de pensamiento como el denominado crítico.

No se puede perder de vista que a lo largo de los años, en las sociedades modernas, los
sujetos han estado expuestos permanentemente a cambios y se vuelve importante observar
cómo se da este proceso y en la medida de lo posible cultivar las cualidades positivas de la
interacción que se da entre el sujeto y objeto, y evitar el fomento (muchas veces
inconsciente) de experiencias enajenantes y negativas 4, 5. De manera coincidentemente
ventajosa, México se encuentra entre dos mundos con diferentes niveles de
tecnologización. Por una parte, los Estados Unidos de América muestra el panorama de
desarrollo tecnológico exacerbado y por otro Latinoamérica en general muestra en su
mayoría una conformación muy similar a la del siglo pasado, DEPENDENCIA
CIENTÍFICO TECNOLÓGICA. México posee una combinación de las características
anteriores, lo cual permite tener una ventaja en los dos frentes.

En nuestro país, México, en las últimas décadas, se han observado modificaciones en el
comportamiento social de los sujetos a partir del uso de las nuevas tecnologías, entendidas
estas como los smartphone, tablets y las llamadas redes sociales (Facebook, twitter,
snapchat, hi5, otras). Las evidencias cotidianas en los medios de comunicación muestran
una sociedad con características nuevas, diferentes a las anteriores generaciones.
Asimismo, las evidencias que se perciben de manera personal en los espacios públicos,
muestran una realidad en la que los grupos humanos utilizan la tecnología de maneras, de
nuevo, que a las generaciones anteriores nos parecen desde interesantes hasta preocupantes.
Es así como nuestro país, como cualquier otro país de la actualidad, tiene que encontrar

) Justificación Nuestra inquietud surge a partir de que nosotros mismos somos parte de ese nuevo fenómeno social que están afectando nuestro comportamiento y nuestras relaciones sociales. etc. en términos de nuestra experiencia como sociedad. Se pueden distinguir actores desde los fabricantes de dispositivos. que las cosas volverán a su cause. y los usuarios finales cómo estudiantes y maestros de educación básica. que lo pueden dejar si quieren. la conducta cada vez sea más y más dependiente. ello es debido. problema que si no es observado se agravará. sin embargo. que no es nada grave. Es así cómo el panorama de estudio se concibe ampliamente. con conexiones a veces directas y en ocasiones indirectas entre sujeto y objeto. que están sumamente apegadas e ellas. nosotros creemos que eso no es así. En otro enfoque del nivel grupal existe la relación entre las necesidades de identificación e individuación de los jóvenes adolescentes y adultos jóvenes. en buena medida a que es un tema emergente. lo que se ve todos los días nos dice que algo ha cambiado en el comportamiento cotidiano de los sujetos. pasando por gobierno y LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS. de muy reciente aparición como un fenómeno social. que el desarrollo y mercantilización se harán cargo de que las cosas. Entonces. no profunda. que a través de dispositivos específicos. cuando esa autodefensa nos muestra que efectivamente hay un problema.indicadores sobre las características de nuestros modos de relacionarnos y vivir con estos dispositivos tecnológicos. de alguna manera y hasta el momento. En un nivel grupal. todas. Es así como hay una necesidad en diferentes niveles de la experiencia humana que se ven afectados. que el comportamiento no volver a ser el mismo. respecto de esas modificaciones conductuales dice y argumenta en su defensa. que el uso de esas herramientas no ha trastornado a su persona. que ellos siguen comportándose de la misma manera que antes. que nos son lo mismos sin esas herramientas. promueven cambios en las ofertas que desarrollan empresas de conectividad. que este fenómeno social y tecnológico no se detendrá y muy por el contrario se volverá cada vez más complejo. como grupo de identidad mexicana. Por otra parte tenemos la observación de los académicos de las diversas disciplinas no sólo de nuestro país sino de todo el mundo. podríamos distinguir fuerzas que influencian nuestro comportamiento y a su vez nuestro comportamiento influencia el resto del mundo. que no hay una supeditación a ellas. observamos que desde el terreno de las ciencias. que no hay tal modificación. los responsables de la UNESCO 4 y ONU5. conexiones a internet variadas y necesidades socioafectivas múltiples.. Una gran parte de la población a la cuál se ha interrogado a vuelo de pájaro. que hasta donde hemos podido averiguar. no hay estudios completos o más profundos. que no las pueden dejar. somera. se ha llegado a la conclusión. que las cosas. que los sujetos . que eso no es cierto. que algo se ha modificado en la personalidad de los sujetos.

recreacionales. El uso de internet en el hogar se presenta en 43. Esto marcaría una tendencia de uso diferenciada y/o reiterativa a partir del dispositivo y las aplicaciones utilizadas. 34% en la escuela y 31% en cualquier lugar a través de un dispositivo móvil.5% de estos. Por su parte.cada momento nos hacemos adictos a esas nuevas prácticas que nos marcan esos nuevos objetos. en su modalidad online. también hemos definido ampliar el rango y trabajarlo con un sector de la población que abarque hasta los 30 años de edad a fin de poder determinar si se trata de nueva habilidades sociales o nuevas adicciones. Es fundamental que se realicen investigaciones científicas alrededor de la interacción humano-TIC de tal manera que se delimiten los peligros y las ventajas que promueven estos intercambios. AMIPCI. y por otro lado hacia la eficiencia en los procesos de comunicación con otros significativos con propósitos académicos. A su vez. en las habilidades sociales y las de pensamiento crítico. Se vuelve entonces importante complementar estos estudios con datos que refinen el tipo de dispositivos utilizados para las actividades mencionadas ya que estos permiten distintos tipos de estados mentales con necesidades específicas de comunicación y obtención e intercambio de información. están en casa. Contextualización Investigaremos de manera exploratoria y descriptiva la presencia o ausencia de algunos efectos de las tecnologías de la información y la comunicación. muestra que la conexión a internet se da en un 71% desde casa. pero en nuestro país hasta donde hemos podido observar no hay o no han sido lo suficientemente divulgadas. comunitarios y un sinfín de propósitos. promueven comportamientos. 2013” muestra que en los hogares ha habido un aumento de conectividad llegando a un 30. laborales. catalogados académicamente como enajenantes que dirigen a los individuos hacia el aislamiento y adicción. sociales. la gran mayoría de las mismas trabajadas en otras partes del mundo. de entre 15 y 24 años. por un lado. Investigaciones importantes sobre el tema hay varias. nos hemos planteado realizar una investigación con jóvenes de nuestro país. y por lo tanto. Una de las hipótesis a desarrollar es que el nivel de uso. Por ello. el teléfono celular se encuentra presente en 62% de los hogares.7%. al uso de éste conectado a internet. Esto puede tener implicaciones importantes ya que el teléfono celular con respecto a la computadora de escritorio o laptop puede tener ventajas sobre la forma y frecuencia con la que se recurre a la comunicación a través de internet y en aplicaciones específicas. 46% en el trabajo. en el trabajo y en cualquier lugar conectados a internet. Es factible pensar que los usuarios. El INEGI en su “Encuesta Nacional sobre disponibilidad y uso de las tecnologías de información y comunicaciones en los hogares. en su estudio del 2014 sobre hábitos de uso y disponibilidad. entendiendo el concepto de jóvenes que define la UNESCO. . Esto permite observar una tendencia significativa hacia este dispositivo. sin embargo. El problema de investigación parte de la posibilidad de las TIC como objetos transformadores de las habilidades sociales en dos sentidos.

misma que probablemente correlacione con otros indicadores socioeconómicos asociados al acceso a conexiones wifi. sintética y causa/explicación (Liu. Nieto. la dimensión analítica. 2003. 2013. en las habilidades para valorar y procesar la misma (Graham. podemos considerar otros antecedentes que nos permitirán establecer criterios diagnósticos y sumarnos al consenso entre la comunidad científica. Hillygus y Erbring (en Mokhtari. 2014. 2000. 1996. etc. De la Rosa y Lara. en este sentido hemos encontrado importantes indicadores que ya han sido abordados desde la psicología y que nos ofrecen un marco teórico referencial de aproximación al problema. positivo y/o negativo. 2009).). Lledó. y el tipo de dispositivo utilizado para actividades específicas de búsqueda y uso de información. por otro parece tener efectos en los esquemas de socialización de los usuarios mostrando una dicotomía de comportamientos los cuales se engloban cabalmente en lo que se conoce como las hipótesis de eficiencia y desplazamiento de Nie. 2011). Están aquellos referidos a las adicciones tecnológicas presentadas en el planto patológico como los de García. Liu. 2004. 2010. quienes proponen la existencia de un desorden de adicción a Internet similar a los problemas que aparecen con otras conductas adictivas tales como el juego. Chamarro y Oberst. Young. García del Castillo. Echeburúa y cols. Griffiths. Roberts y Pirog. o aquellos referidos a las adiciones tecnológicas como adicciones conductuales. Sánchez. Estado del conocimiento Se buscarán los efectos de las TIC (conectadas a internet alámbrico o inalámbrico) en torno a dos conjuntos de habilidades.. Martín- Aragón. Se proponen las dos anteriores debido a las posibilidades de las TIC alrededor de la cantidad de información asequible para los usuarios lo cual puede tener un efecto. 1997. Mitchell. y Sitges. Fúster. aunque se ha realizado poco trabajo en México en este rubro. 2012. por un lado las habilidades de pensamiento crítico y por otro las habilidades sociales. Terol. Santana. a saber. Asimismo. Se cree posible una correlación entre el nivel de pensamiento crítico el usuario en alguna de las tres dimensiones que conforman el anterior. 1998. además de los postulados de Young (1998) son muchos los autores que se han centrado en el estudio de Internet y las nuevas tecnologías como adicciones conductuales (Carbonell. o bien aquellos que han trabajado el problema de los . 2012). Marciales y Cabra. Sin embargo. conexiones y actividades realizadas. se plantea un segundo conjunto de hipótesis en torno al tipo de pensamiento crítico que pueden realizar los usuarios de estas tecnologías.adicción y las actividades realizadas varían de manera directa con el dispositivo utilizado y el tipo de red con la que se cuenta. trabajo. La hipótesis alterna es que no existe correlación entre los dispositivos. 2014. Con esto se abonará a las evidencias que promuevan una sociedad sana evitando los riesgos psicosociales y fomentando una cultura del conocimiento. sexo. Marí. 2008. En cuanto al uso del internet visto como un problema de adicción tenemos los trabajos realizados por Luengo. 2013.

Una vez realizado ese primer levantamiento se realizará una selección de participantes dispuestos a tener una entrevista. A. M. se analizará el discurso de los participantes y se correlacionará con los primeros datos cuantitativos. Se utilizarán cuestionarios y encuestas cerradas en una primera muestra de las ciudades mencionadas las cuales permitirán obtener datos sobre características de la población relevantes para la correlación con el uso de las TIC en torno a los dos conjuntos de habilidades mencionadas. Sánchez. Metodología Se utilizarán métodos de recopilación de información cualitativa y cuantitativa. H. y Sitges. trabajo. 480-485.. Daniela. 251-258. 33(2).  Echeburúa. y Corral. Pacheco. Papeles del Psicólogo.  Carbonell. Bibliografía Inicial  AMIPCI. (1994). Adicciones psicológicas: más allá de la metáfora. Martín- Aragón. internet. (2009) Validación de dos escalas breves para evaluar la adicción a Internet y el abuso de móvil.. E. y Oberst. procurando que en este marco de investigación mixto se obtengan resultados que muestren un rango amplio cuantificable y profundo en función de la experiencia directa de los participantes.. Amor. R.. X. . 2. 21 (3).amipci. 20(2). Adicciones.org.C. (1999).. M. 5. A partir de estas se recuperarán las experiencias y las narrativas de los participantes. X. Psicothema. compras. 38-44. U. Palomar. Clínica y Salud. A.. Chamarro. E. E. (2008). M. sexo.. Los resultados obtenidos serán computados y valorados a partir de varias técnicas para encontrar las correlaciones más fuertes y mostrar los caminos posibles de las investigaciones posteriores alrededor del fenómeno. Joaquina.  Echeburúa. 131-142.. Terol. 2010.. M..sujetos adictos a Facebook en relación con la depresión. 82-89  Crovi. Adicción a internet y móvil: una revisión de estudios empíricos españoles.  García del Castillo. (1998). y Cenea. P. Carbonell. E. (2012) Jóvenes universitarios opinan sobre  Echeburúa. Graner. Monografías de psiquiatría. Uso y abuso de Internet en jóvenes universitarios. J. R. Nieto.. comida. Zavala. Fúster. Lledó. Herrera.. P. Chamarro.mx/es/estudios  Beranuy. D. Estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México. A. C. María. Adicción a Internet: ¿una nueva adicción psicológica?. López. (2012). ¿Adicciones sin drogas?Las nuevas adicciones: juego. Bilbao: Desclee de Brower. 2014. Recuperado de: https://www. del desarrollo de menores habilidades sociales y baja autoestima.A. María. S.

(2014) Assessing critical thinking in higher education: current state and directions for next-generation assessment. Frankel.  Griffiths.  Marí.com/web/about/ac79/innov/IoE.com. D. Vol. M. María. http://www.P.71. 6-18  http://documents.  Greenfield.mx/est/contenidos/Proyectos/encuestas/hogares/modulos/endu tih/endutih2012/Pub_Y_Prod/default.D. 9 (1).52  Marciales.cisco. P. Illinois. Palomar. 10(3). Massachussets.html.aspx  Internet de las cosas. L. M. Internet y pánico moral: revisión de la investigación sobre la interacción de niños y jóvenes con los nuevos medios. García. G.. Zavala. (2010). Estadísticas sobre disponibilidad y uso de tecnología de información y comunicaciones en los hogares.D. L. ETS Research Report Series. “Adicción a Internet: conceptualización y propuesta de intervención” Revista Profesional Española de Terapia Cognitivo-Conductual. 2013. Communications of the ACM. J. (Ed). Disponible en: http://www. No. Cyber Freaks and Those who love them. Universitas Psychiologica. K. José “Adicciones tecnológicas: el auge de las redes sociales” Health and Addictions 2013. 855-865.  Luengo.eu/  Liu. F.N. 61 . y Cabra. 18. New York: Academic Press  Herrera.internet-of-things. (2012) Reflexión crítica sobre los indicadores utilizados para la medición de los usos sociales de Internet. No. (1997): Tecnological addictions: looking for the future. En Gackenbach. interpersonal and transpersonal implications. 2010).. Joaquina.1. O. 1.virtualaddiction. pp. Pacheco. Daniela “La Adicción a Facebook Relacionada con la Baja Autoestima. con valor de 200.02-04-2003): The nature of Internet Addiction: psychological factors in compulsive internet use. (1999a): Virtual Addiction: Help for Netheads. Roohrs.77. Enl@ce revista venezolana de Información. Chicago. V. Recuperado de: http://www. Articulo presentado en la 105th Anual Convention of de APA. Psicología Iberoamericana (Enero-Junio. Tecnología y Conocimiento.N.. D. 2 (2004). 22. A. 70 .html  Internet of things Europe. 5-14  Graham.Psychology and the internet: Intrapersonal. la Depresión y la Falta de Habilidades Sociales” México.org. 2013. Takis. 46 (5). . i saw it on the internet!” Critical thinking in the internet era.inegi.000 mdd en México http://eleconomista.  Greenfield. (2003) “Of course it’s true. 20 de Agosto de 1999.com/internetaddiction. Oakland: New Harbinger Publications.  Griffiths. 13. (1998): Internet addiction:does it really exist?. (1999b.com/un-report-internet-rights/  INEGI. María.mx/tecnociencia/2014/11/05/internet-las-cosas-valor- 200000-mdd-mexico  Internet of everything http://www.latimes. Vol. Presentado en los encuentros de la APA de Boston.

International Reading Association. (2010) Internet Addiction or Excessive Internet Use. 632.unesco. 355.619.ohchr. Reichard. Recuperado de: http://ap. (2011). K. Recuperado de: http://www. . Frank La Rue.  UNESCO. M. Mitchell..  Santana.aspx )  Weinstein. 2(9). C. M. Internet addiction: genuine diagnosis or not? The Lancet. 52 (7) Pp. P. Adicción a Internet. A. 9-24..E y Lara.org/EN/Issues/FreedomOpinion/Pages/Annual. A.ohchr.. S.  Mokhtari. (2009) The impact of internet and television use on reading habits and practices of college students. Gardner. C. 609 . Mexico Quarterly Review. Lejoyeux.. De la Rosa. 36 (5). Journal of adolescent and adult literacy. http://www. (2011) Report of the special rapporteur on the promotion and protection of the right to freedom of opinion and of expression. (2000). Las TIC en la Educación. Annual reports.aspx?si=A/HRC/17/27 (Freedom of Opinion and Expression.org/documents/dpage_e. Office of the High Commissioner for Human Rights. 277-283. American Journal of Drug & Alcohol Abuse. una adicción de comportamiento.org/new/es/unesco/themes/icts/  United Nations.