You are on page 1of 71

■ BÍBLICOS

El Pentateuco,

■ BÍBLICOS

156

El Pentateuco,
historia y teología
Olivier Artus

verbo divino

Editorial Verbo Divino
Avenida de Pamplona, 41
31200 Estella (Navarra), España
Teléfono: 948 55 65 11
Fax: 948 55 45 06
www.verbodivino.es
evd@verbodivino.es

Cuadernos bíblicos
156

Traducción: Pedro Barrado y Ms del Pilar Salas.
Título original: Le P entateuque, histoire e t théologie.

© Les Éditions du Cerf© Editorial Verbo Divino, 2012.
Impreso en España - Printed in Spain.
Fotocomposidón: Megagrafic, Pamplona.
Impresión: Gráficas Astarriaga, Abárzuza (Navarra).

Depósito Legal: NA, 1.826-2012

ISBN 978-84-9945-313-2

historia y teología e va . O l iv ie r A r tu s CB 156 El Pentateuco.

de la «Torá». Y la lectio divina. el proceso mediante el cual una inter­ pretación inédita de un relato o de una ley. al acu­ ñar las claves históricas renovadas. el primer beneficio de un Cuader­ no como este. es decir. Además -sin desechar lo que aún es hipótesis-. así lo creemos. el profesor Olivier Artus exponía el acercamiento que recogía entonces un cierto consenso. 2009). Artus ofrece igualmente claves teológicas. Presbítero de la diócesis de Sens-Auxerre. otro sobre L’Identité dans l’Écritu­ re. se impri­ me en el texto bíblico que ella comenta y enriquece. de la que se trata en el apartado de Actualidad. en particular desde los trabajos del holandés Baruc Spinoza y el francés Richard Simon. la «teoría documentaría» ya no es se­ guida unánimemente por los investigadores. el lector será sensible a lo que se ha llamado «hermenéutica intrabíblica». La predominancia concedida a las leyes sobre los relatos amenaza con sorprender. sino de toda escritura bíblica. desde hace aproximadamente cuarenta años. que se ofrece en palabras humanas. Es verdad que. ha dirigido un volumen sobre Eschatologie et Morale (Desdée de Brouwer. Investigar sobre los orígenes de un texto tan fundamental para las religiones judía y cristiana condujo. oisés escribió el libro del Génesis»: este tipo de afirmación aún se encuentra en algunas obras a las que les cuesta asimilar la investigación histórica antigua y reciente. más exactamente. 2 . Hommage au Professeur Jacques Briend (Cerf. la autenticidad mosaica del Pentateuco fue criticada severamente. es subrayar ante todo la «encarnación» de la Palabra de Dios.. Gérard B illó n • Olivier Artus. bajo la dominación persa. nacida de un nuevo contexto sociohistórico. Sin embargo. Su presentación es histórica y se apreciará la claridad del primer capítulo. a reconsiderar la cuestión de la auctoritas no solo del Pentateuco. 2005). es profesor de Antiguo Testamento en el Ins­ tituto Católico de París. Points de repère pour une lecture exégét¡que et théologique (Cerf. Pero. ciertamente. También es director de la Escuela de Lenguas y Civilizaciones del Oriente Antiguo (París) y miembro de la Pontificia Comisión Bíblica (Roma). hiciera su entrada en la lectura de la Biblia.vuelve sobre el tema y se explica en las pá­ ginas que siguen. 2009) y. con sus procedimientos analíti­ cos. en los mismos textos. su actividad de escucha amorosa.. Historia. En 2012•** -y con cincuenta números de diferencia. Anteriormente participó en la redacción del CB n. fue su momento decisivo. 0. la autoridad (en latín auctoritas) de un texto estaba ligado al prestigio de su autor (en latín auctor). 106. Y fue la cuestión de la redacción del Pentateuco la que hizo que el modo científico. con Joëlle Ferry. Ahora bien. 131 (2006): Arqueología. En el siglo xvn. 21-29). A finales del siglo xix ella creyó llegar a un pun­ to de equilibrio al elaborar la «teología documentaría» (expuesta aquí en las pp. en el CB n. « hasta la Edad Media. Ha publicado recientemente Les Lois du Pentateuque. El marco res­ tringido del trabajo ha obligado a ser sugestivo. que aborda el momen­ to de la clausura del Pentateuco o. término que plantea de entrada la autoridad del conjunto. El siglo v antes de nuestra era. puede entonces empeñar des­ pués. En 2001 [1998 en su original francés]. Biblia.

la investigación crítica se fijó m u ch o en el P e n tate u co -la Torá de los jud ío s. Después de hab er p re sen tad o e sta en su s d esarro llo s m á s recien tes. la «Le y de M oisés» de los c ris tia n o s -. Por O liv ie r A rtu s 3 . o fre ce re m o s claves de in te rp retació n de e ste te x to fund acio n al cuya influencia ha sido decisiva para la e scritu ra del N uevo T e sta m e n to . M uchas te o ría s h an nacido para explicar el proceso que condujo al te x to que leem o s a c tu a lm e n te . Pero el sen tid o del P e n tate u co no se a g o ta en la h isto ria de su com posición.Desde el siglo xvii. co n ju n to de cinco libros de a u to rid a d p rá ctica m e n te indiscutida.

Ciertam ente. que. Este m é­ todo «diacrònico» (que atraviesa el tiempo) hoy es Presentar el Pentateuco (este título griego es pura­ completado con m étodos «sincrónicos» (que se de­ m ente descriptivo: penta. «cinco». • Complejidad de la composición de conjunto. 2001)? La razón principal es que la investigación ciones bíblicas y la adquisición por estas tradiciones literaria y sociológica ha evolucionado mucho duran­ de una autoridad canónica. así como pasado: el «m om ento» decisivo de la historia del tex­ el acercam iento sociohistórico a las realidades ju. el no sobre el Pentateuco algo m ás de diez años acercamiento canónico del texto bíblico ha conduci­ después de la publicación del anterior (CB n. elementos deben ser tom ados en consideración en una presentación renovada de las tradiciones del «Pentateuco». do a distinguir mejor entre la redacción de las tradi­ 106. Introducción P or qué emprender la redacción de un Cuader­ daíta y samariana en la época persa. adquiere una autoridad en el del acercamiento histórico conjunto de las comunidades judías. Un conjunto complejo centrado en la historia de la composición. de la Torá. la cuestión histórica sigue siendo ine­ ludible para el estudio de las tradiciones de la Torà. estos diversos te este período tan breve. to es aquel en que se convierte en la referencia co­ 4 . pero las hipótesis de composición han evolucionado Este aspecto fue frecuentem ente descuidado en el mucho desde comienzos de los años 2000. Los che»: cinco estuches para los rollos de los cinco pri­ análisis literarios en particular renuevan el trabajo de meros libros de la Biblia) es una empresa difícil. El acercam iento al texto bíblico ya no se resume en una puesta en práctica del método histórico-crítico. teukhos. es decir. debido a la extrem a complejidad de este conjunto li­ terario. constituyén­ Las mutaciones dose en la época persa. «estu­ tienen en el texto tal como se presenta hoy). interpretación. Finalmente. Así pues.

p. 61) intentarem os m ostrar cómo el Nue­ cas y cuáles son sus referencias históricas? Desde vo Testam ento se nutre de tradiciones y tem as teo­ hace m ás de un siglo. contexto se pusieron por escrito las tradiciones bíbli­ Al final (p. después la alianza. estas preguntas aguijonean el lógicos de la Torá para pensar el m isterio de Jesucris­ interés de los especialistas. p. p. V. • Complejidad de la historia del texto. Ahora bien. la cuestión de los motivos y las m o­ ta de esta diversidad interna a partir de algunas dalidades de la articulación de los relatos y las leyes «puertas de entrada» tem áticas: primero las institu­ en el seno del Pentateuco es decisiva para su inter­ ciones. 18). Por tanto . hasta sus desarrollos Pentateuco en cuanto Torá (cap. ferentes tradiciones teológicas. 30). p. ¿En qué • Complejidad de la interpretación de la Torá. En el texto comprensión diversificada de la identidad teológica están asociados relatos. p.mún de las comunidades judías. IV. 6).en la Torá de los judíos y de las circunstan­ las categorías teológicas de «sacrificio» y «alianza». Este Cuaderno tra ­ zarem os nuestro trabajo con un capítulo dedicado al tará de ayudar al lector a entrar en la historia de esta m om ento de la «canonización» de los cinco libros del investigación (cap. la santidad y la creación pretación (p. El texto bíblico reúne di­ to literario unificado (cap. Más precisamente. desde una perspectiva de cumplimiento. com en­ cias históricas de su composición. I. himnos y exhortacio­ de Israel en la época persa. 21). 15). que han elaborado teo ­ to. ofreceremos un primer acercam iento a ese conjun­ • Complejidad teológica. leyes. consideraremos la manera en rías sucesivas para dar cuenta a la vez de la historia que los relatos de la institución de la eucaristía rein­ de un texto convertido -en el siglo iv antes de nues­ terpretan. 5 . (cap. Después m ás recientes (cap. III. Tratarem os de dar cuen­ nes. II. tra era. manifestando una • Complejidad de form as literarias. 52).

cuando Moisés hubo acabado de escribir las tica todas las palabras de esta Torá"» (Dt 32.46). habitualmente traducido por «el Señor». representa. según este relato. yo tomo como testigo hoy contra vosotros. más teológico. la relación grado). texto canònico l final del Deuteronomio recurre al vocablo «torà» ráis a vuestros hijos que guarden y pongan en prác­ E para designar de una forma global el conjunto de las palabras pronunciadas por Moisés. 6 .7.13.2. El adjetivo «yahvista» es privilegiada que une a Dios con su pueblo. El relato de Y hwii 1en favor de Israel. y que corresponde probable­ mente al núcleo antiguo del libro del Deuteronomio (cf. presentada como una his-1 alianza» (2 Re 23.La Torà. Prescribi. Los relatos expresan las hazañas de un sentido más complejo. Así transcribiremos en este Cuaderno el nombre divino (tetragram a sa­ el documento en que se expresa la alianza. pues. Nm 6.46). sino el conjunto del Pentateuco.46. ¿Cómo interpretar este término? 1. I . «En­ tonces. Torá remite a sés su puso a exponerles [a Israel] esta Torá» (Dt 1. que asocia vas (cf..» (Dt 31. definición En la Biblia hebrea. Moi­ 6.24).1. Por último. 1. 22).. así por ejemplo en Lv emplea en la introducción del Deuteronomio: «. Torá» en el Templo durante el reinado de Josías (2 Re Así pues.8. un derivado suyo. libro designado igualmente como «libro de la lación la historia de Israel. Torá puede designar una ley. el Pentateuco pone en re­ 22. p.. 7.11). La Torá.. La Tora. Por otra parte.8. Estas palabras de Moisés concluyen no solo el Deute­ palabras de esta Torà.2.5). Torá puede tener relatos y leyes. una colección más extensa de prescripciones legislati­ Torá designa aquí el conjunto del libro. Lv 11. una Es igualmente en esta última acepción como la Torá se prescripción aislada y concreta. y más adelante: ronomio. 26. al cual el «Les dijo: "Prestad atención a todas las palabras que lector es invitado así a considerar como una Torá. y las leyes a lo que se com­ 2 Re 22-23 narra el descubrimiento de un «libro de la promete Israel en el marco de la alianza con su Dios. en cuanto Torá.21).

En efecto. v. 133-141. «The Persian La teoría de la autorización imperial persa trata de dar imperial authorization as a historical problem and as a biblical construct: a plea for distinctions in the current debate». las pres­ de Dios. pp. cuya iniciativa co­ co de la alianza asocia. que establece una relación ex­ clusiva entre la santificación de la comunidad y la ce­ 2.). en lebración del culto. in.u. The Citizen-Temple Community.». OBO 55. hasta el 582. N. pone el A partir del 538. que conduce a una redefini­ imperial persa ción de la identidad de Israel y a una nueva forma de expresión religiosa y teológica: el judaismo. Winona Lake. Koch (eds. • una línea sacerdotal. «Zentralgewalt und Lokalautonomie im Achämenidenreich». 5-131 . W ein­ mente deuteronomista y sacerdotal-. autoridad ¿Cómo fue definida la Torá como texto con autoridad? 23). el reino de Judá fue destruido. poniendo de re­ berg . K noppers / B. llamado a poner en práctica las así en su complejidad teológica: en el marco teológl. New m odels for Understanding Its tradiciones teológicas exílicas divergentes -esencial­ Promulgation and Acceptance. y por otra parte las leyes.). 2007. bajo ción ética. a donde fue­ ron llevados a la fuerza. Dos líneas teológicas principales pueden definirse en las tradiciones compuestas en esta época: ¿Una fusión de dos líneas teológicas? En el 587 • una línea deuteronomista. Esd 7. M. 19962 [1984]. lieve un factor «exterior»: la intervención de las autori­ Z.12-26 describe 7 . a donde huyeron. que liga. La Torá. y después bajo dominio babilónico. JSOTSS 151. identidad histórica y «territorial» de Israel. dades del imperio persa. el regreso del exilio fue muy progre­ acento en la política de libertad religiosa puesta en sivo hacia lo que se había convertido en la provincia de práctica por el poder persa. el relato del don rresponde a Y hwh. ¿En qué momento de la historia de Israel? ¿Desde qué Algunos grupos de exiliados permanecieron en Egip­ perspectiva teológica? Se enfrentan varias teorías2. L e ­ cuenta de la constitución de una única Torá a partir de vinson (eds. K. pp. propuesta por P. y que hizo posible el regre­ Judea. por tanto. pp. The Pentateuch as Torah. y su voca­ Una parte de su población permaneció en el lugar. J. y por otra las modalidades de respuesta al don de Dios. «Die M entalität der jerusalemischer Bürger-Tempel-Gemeinde des 6-4 Jh. en Mispá (2 Re 25. S chmid. P.toria de salvación y de liberación.22- rio con la identidad de Israel. o bien en Babilonia. F rei / K. F rei. Reichsidee und Reichsorganisation im Persenreich. Z. por una parte. que toma las categorías teológicas de la crea­ cripciones que Israel se compromete a respetar como ción y de la salvación. El término «torá» aparece la respuesta de Israel. Freí en 1984. Gotlnga-Friburgo. P. so del exilio. 23-38. P. leyes que se le dan. Es en la gola (= la comunidad en el exilio) de Babilonia donde se desarrolla la refle­ La teoría de la autorización xión religiosa más audaz. 1992. Sheffield. to. en Transeuphratène 5 (1992). Esta teoría. la posesión del territo­ la administración de Guedalías. dentro de la satrapía persa de Transeufratina. en G. que pone de relieve la antes de nuestra era.

Las tierras de los antiguos reinos de Israel y de Judá dependen Sea lo que fuere de esta organización administrativa. Judea en la época persa El imperio persa estaba organizado en «satrapías» (territorio das de Yehud atestiguan que fue a partir del siglo iv antes de gobernado por un sátrapa. que (peháh). se impondrán en el siglo iv antes de nuestra era. a veces con el nombre de un gobernador to de Babilonia forma primeramente una sola satrapía. poder»). con las pretensiones políticas de grupos sacerdotales no dejarán de gobernadores locales (cf. el conjun­ ción Yhd (Yehud). Algunas mone. pobres: se han encontrado algunos sellos que llevan la inscrip­ Tras la conquista persa (538 antes de nuestra era). en persa antiguo. La provincia (nfdinah) de Judea estaba dividida allá del Eufrates»). creando así la satrapía de Transeufratina («más es discutida. Sin embargo. la autenticidad de varios de estos sellos Darío I divide. Soberanos persas Gobernadores de Judea Sacerdotes Acontecimientos Ciro (556-529) Zorobabel Josué 538: edicto de Ciro Cambises (529-522) 520: regreso de los exiliados 515: segundo Templo Darío I (522-486) Bagoas Yoyaquín Jerjes (486-465) Artajerjes I (465-423) Nehemías 440-400: correspondencia con los judíos Jerjes II (423) (445-433 + 430-425?) del Alto Egipto (papiros de Elefantina) Darío II (423-404) Artajerjes II (404-358) Esdras (398-390?) Yohanán Continuación del regreso de los exiliados Artajerjes III (358-338) la autorización dada por Artajerjes a Esdras para esta­ Dificultades de la teoría. con su capital en Damasco. En un momento di­ so articularla con la función específica del Templo. En realidad. Parece que fícil de identificar aparece la provincia de Judea (Yehud).26 con la expresión aramea dat 'elahak («ley de frágil. Esta satrapía en nueve distritos (pelek). tu Dios»). Este derecho particular es designado en Esd dad. aumentar. ancianos. El análisis literario de los libros de Esdras y de Nehemías puede conducir a establecer una equivalen­ • Los manuscritos de Elefantina (lugar del Alto Egip­ cia entre la ley (dat) que Esdras tiene como misión es­ to en donde se encontraba un grupo judío de la diàs­ tablecer en Judea y aquella (Tora) que proclama solem­ pora) no se refieren a la Torà como fuente del dere­ nemente frente al pueblo. el mapa de la p. Esd 10. lit. «protector del nuestra era. cho para zanjar un grave conflicto en el 419-418 antes 8 . 12). Las fuentes son poco numerosas.. que forman una asamblea.14. Señalemos dos puntos particulares que la hacen 7.7-8 insiste en el papel de los es asimismo dividida en provincias. y los datos sobre el asunto. esta teoría blecer en Judea un derecho particular en favor de los de la autorización imperial hoy no concita unanimi­ judíos. es preci­ primeramente de la provincia de Samaría. según el relato de Neh 8.

igualmente las implicaciones socioeconómicas de la definición de «fronteras» de la comunidad mediante K. modelo descrito por Weinberg sigue siendo fuerte­ Para este autor. de medi­ paz de tom ar parte en una administración local de Ju­ das locales que probablemente dependen más de la dea. Junto al desarrollo eco­ 9 . reunido en torno al segundo Templo. solo el grupo sacerdotal. cesaria para su supervivencia. P. fragilidad numérica en Judea y política en el seno gún la cual las autoridades persas conceden a los san­ del imperio persa. conduciría a ser no implicaría que las leyes judaítas recibieran el estatu­ excluido de los circuitos económicos y sociales cuyo to de leyes imperiales. Podría conducirá los diferentes gru­ tuarios reconocidos una función religiosa. Sin embargo. o no ser admitido en ella. En efecto. esta aceptación. una referencia religiosa y social ca­ considerar un alcance. las autoridades sacerdotales se encontra­ rio persa: este dato significa que. de una dimensión normativa indiscutida. de la constitución.de nuestra era. el ridades persas aceptaran las normas locales judaítas. sino simplemente que las auto­ centro sería el Templo de Jerusaién. en Judea. En la investigación de la unidad lén de la de la edición de la Torá y la adquisición. zación imperial le concede. en la comunidad ju ­ económico. no de­ mente conjetural. ción del judaismo judaíta en torno al segundo Tem­ meinde («comunidad de ciudadanos del templo»). sin embargo. Otra posibilidad consistiría en tom ar en consideración los factores internos de la Otro modelo sociohistórico que trata de dar cuenta comunidad. a finales del siglo v. es susceptible de representar. Weinberg Entre estos factores está en particular la frágil situa­ en 1992: se trata de la teoría de la Bürger-Tempel-Ge. en el marco administrativo del impe­ En Judea. rían así como depositarías de un privilegio religioso y la Torá aún no había adquirido. Schmid propuso en 2007 una relectura matizada de los textos legislativos de la Torá: ser excluido de la co­ la hipótesis de Freí: la teoría de la autorización imperial munidad. La hipótesis de Weinberg permitiría comprender autoridad de un sátrapa. de una Torá normativa en el período persa fue propuesto por J. a escala del imperio. En realidad. bería ser considerada como el factor determinante de la edición de la Torá. con de las comunidades judías este texto. conviene separar la cues­ tión de la actitud de las autoridades persas con respec­ to a las leyes religiosas que rigen el Templo de Jerusa. la autoridad unánime que la teoría de la autori­ respecto al resto de la comunidad judía. Las teorías de la «autorización imperial persa» y de la «comunidad de ciudadanos del Templo» privilegian La comunidad de los ciudadanos uno u otro de los factores externos para dar cuenta de la composición de la Torá como texto que goza de del Templo una autoridad indiscutida. económica pos judíos a pensar su unidad como una condición ne­ y social. que las situaría como «por encima» con día. durante el pe­ El recurso a la noción de autorización imperial parece ríodo postexílico. se­ plo.

pero también a Delayah y Shelemyah. monte Garlzín. Un judaismo «multicéntrico» Se establece una correspondencia que desembocará en la posibilidad de una vuelta al culto en Elefantina La cuestión de la unidad del judaismo postexíllco su­ (con algunas restricciones relativas a los sacrificios: pera el horizonte de Judea y del segundo Templo.29 to.28).8. papiros de Elefantina A4. permitiendo avances «compromiso interno» entre las diferentes líneas teo­ teológicos y espirituales en el momento en que tuvo lógicas del judaismo en el siglo v antes de nuestra era lugar. la precariedad de la situación social en la Judea para obtener el estatuto de «guarnición judía». y por lonia judía a negociar con la satrapía persa de Egipto otra. CE n. 69. En esta época no existe nin­ gún primado absoluto de Jerusalén.10-11). en Egipto. situa­ persa. y a abogar por su cau­ sa ante los responsables judíos de Judea y de Samaría (cf. Esto manifiesta que los miembros de la co­ función de un contexto de elaboración en que la re­ lonia de Elefantina reconocen la autoridad de sus her­ flexión teológica tuvo un carácter más «multicéntri­ manos judíos de Judea y. Suppt. Contexto sociohistórico El contexto sociohistórico de la formación de la Torá can la destrucción del templo dedicado a Yahó (Yhwh). Cuando en Elefantina. la composición de la Torà debe ser reflexionada en y 4. Hay únicamente se autorizan las ofrendas vegetales y de que integrar en ella la realidad israelita del Templo del incienso. pp. gobernador de Samaría (papiros A4. que atestiguan en particular los documen­ Jerusalén. 3. en la época persa puede resumirse en dos elementos: este acontecimiento conduce a los dirigentes de la co­ por una parte. a partir de mediados del siglo v antes Los documentos están dirigidos a la vez a Bagohi. algunas rivalidades crificial pueden ser discutidas: razones políticas (volun­ con los partidarios del vecino templo de Knum provo­ tad de no provocar a los sacerdotes del templo de 10 . go­ de nuestra era. a Yehohanán. la de los co» de lo que consideran las teorías anteriormente ex­ responsables de Samaría en cuanto a la gestión con­ puestas.nómico y político del Templo de Jerusalén. El asunto de Elefantina. en el Alto Egipto. Por tan ­ de Sanballat. 1989. da en las fronteras del Imperio. un judaismo «multicéntrlco». Este expediente de las autoridades locales persas. en el decimocuarto año del reinado de Las razones subyacentes a la limitación del culto sa­ Darío (410 antes de nuestra era). hijos tos de la comunidad de Elefantina. sumo sacerdote de diàspora. y la existencia de un judaismo de la bernador de Judea.410.7. la Torà se­ pudo suponer un mayor reconocimiento por parte de ria así un documento unifìcador. creta de su comunidad. al mismo tiempo.9 y A. 102-104).

21.7. Dt 12. ¿estaba destinado a ser aceptado por las dos comunidades. al mismo tiempo. la redac­ conforme a una perspectiva nueva: más que la expre­ ción del Hexateuco (cf.6-7 y Jos 24. mites a finales del siglo v manifiestan la existencia del Instalado en una región relativamente poblada.25. estos textos podrían reflejar una comprensión el conjunto del relato «hexateucal» con la mención de estrictamente judaíta de la identidad israelita. al enmarcar persas. parecen hacerse eco de rela­ monta. centralización cuyos lí­ ca persa.20. que apunta A partir de ahí. de la Torá: este texto normativo. sin embargo corresponden a una comunidad que ape­ Estas constataciones literarias llevan a preguntarse la a la misma Torá y profesa una misma identidad yah­ por la identidad de los redactores y los destinatarios vista. a la vez en Gn cando excluir de ella los elementos samarianos.6. a pesar de la de­ El judaism o sam ariano. Los documentos de Ele­ rrota política del reino de Israel. en Samaría. judaíta y sa- mariana? ¿Se puede argum entar desde el hecho de que el texto masorético nunca define el lugar que Jerusalén Y hwh «escogerá» para hacer que more allí su Nombre en la época persa (cf. p. El destino «yahvista» de este Templo no deja en torno al santuario del monte Garizín. una relativa «desertificación» de Ju- 11 . razones culturales (reticencia de los egipcios El enunciado de una conclusión como esta exige m u­ con respecto a los sacrificios animales) o razones teo­ cha prudencia. que 12. a mediados del ciones entre un judaismo judaíta y un grupo reunido siglo v.33s).10 y 3. pero cualquier hipótesis compositiva lógicas. según Ch. por ejemplo. lugar a dudas. a una realidad más tardía. cuando la ruptura sea to ­ cuya punta polémica antisamariana es evidente (Esd tal con Jerusalén) aparecen en las etapas compositi­ 4. que se trataría de superar el antagonismo norte-sur presen­ beneficia en Jerusalén del apoyo de las autoridades te. Neh 2. Nihan. que hay que distinguir de «samaritano».6-24. 14. pues. don­ templo de Elefantina. habida cuenta de las inscripciones que Los intereses de este grupo «samariano» (término se han encontrado allí.2. podrían ser considerados vas tardías de la Torá.14.1. un judaismo «multicéntri- resultar de una construcción cuya primera fase se re­ co» y. Así. 16. en el relato de 1 Re 12.Knum).25-26. 15. de la ocupación humana nunca se interrumpió desde el siglo vn al iv antes de nuestra era.11. a fin de ver en la Torá un texto destinado a servir de A la relativa prosperidad de la zona samariana se opo­ «ley fundamental» para las «provincias unidas» de ne.24. los relatos de Esdras y de Nehemías. Insistimos en estas últimas: el comienzo de un debe tener en cuenta los datos arqueológicos recien­ movimiento de centralización hacia Jerusalén encon­ tes relativos al santuario del monte Garizín en la épo­ traría su expresión en la Torá. el santuario parece fantina atestiguan. según excavaciones recientes. 35) en el siglo v en Jerusalén sión de un intento de unificación del judaismo.18.11). y sin duda inclu­ Judá y de Samaría? so en el siglo iv. bus­ Siquén. de su encina y de su santuario.5. en el siglo v antes de nuestra era.

No obstante.C. y la superficie de / ✓ ' · Lakis sY X la ciudad la estima este autor en seis hectáreas. Lipschits es más m o­ Quiriat-Yearim * Belén desta aún: ningún descubrimiento arqueológico per­ ASDOD^. construcción de las m urallas a la am enaza m ilitar 12 . Las razones sugeridas para este cambio de estatuto Ta l . U ssishkin. O eming (eds. Juda and the Judeans in the Persian Period. «Achaemenid Imperial Policy and the Status of Jerusalem». J 0 10 20 km del siglo v: en esta época. la confrontación de los datos ar­ Engadí < IDUM EA queológicos y los textos bíblicos lleva al autor a consi­ derar un cambio de estatuto de Jerusalén a mediados I________L. 6)? Los datos arqueológicos orientan hacia una respuesta que subraya la modestia de las dimen­ siones de la Jerusalén persa: D. según los libros di* / Mt.E. 0. c. D.18) y se habían construido murallas (Neh Mt. Knoppers / R. pp. pital de la provincia de Vehud (cf Neh 7.).17. y la ciudad se habría convertido en la ca­ 3. A lbertz (eds. Contra los autores que atribuyen la re­ the 4th Century B. Mispá. 147-166. L ipschits.33-4. pp. L ipschits / G. esp. se había reedificado un Templo Siquén (Esd 5. La población se habría concentrado en la ciu­ \G a b a ó n · Jericó Guézer · ' dad de David y en la zona del monte del Templo. ¿Cuál era / Samaría / · la amplitud de la ciudad en la que.v JUDEA mite atestiguar que Jerusalén fuera un centro urba­ •Téq o ai no importante en la época persa.500 per­ sonas. 2007.dea. «The Settlement Archeology of the Province o f Judah. Ussishkin considera ve­ SAMARIA rosímil que las reparaciones del muro de Ezequías al que alude el libro de Nehemías tuvieran una realidad histórica. lo que Hebrón < corresponde a una población potencial de 1. las murallas habrían sido re- construidas. 32-52.2). in. / Jerusalén ' · La evaluación propuesta por O. E baU Esdrasy de Nehemías. como atestiguan varios estudios arqueológicos Judea.. pp. N.1-6. o. Garízín 3. A case Study». Juda. Winona Lake. provincia persa recientes3. in. en lugar de en 0. 0. «The Borders and de facto Size of Jerusalem in the Persian Period». permaneciendo el espacio así limitado sin embargo incompletamente construido en la época persa. Winona Lake. L ipschits / 0.). en 0 . 19-52. 38-41. Land the Judeans in son variables. Una ciudad de dimensiones modestas. 2006. No se ha encontrado \ *► Bet-Sur ninguna tumba rica de esta época. L ipschits / M.

P. 1996. una tiene que ver con las condiciones de posibilidad de una cierta estabilidad en la ocupación de los territorios y actividad de producción literaria en un marco hum a­ en las modalidades de la implantación humana. a se acaba de describir. No obstante. pero también eco­ cierta autonomía administrativa. así también persiste. Histoiré de l'Empire Perse. en un territorio que se ha glo n antes de nuestra era: se cuentan 105 lugares que convertido en zona fronteriza. políticos o demográficos. que se desarrolla por razones militares y co­ Jerusalén. que Jerusalén fuera un centro partir del 476. con relación a la zona del desarrollo (y del reconocimiento) del Templo de costera. Lipschits discute el valor estratégico de cultural de indiscutida irradiación? Jerusalén y relaciona el cambio de estatuto de la ciu­ Observemos también que. religiosos. 4. París. entre el período persa y el La cuestión que plantean estos datos arqueológicos período helenístico precoz (comienzos del siglo m). durante unos cuarenta años. pp. pero 179 de los lugares he­ El otro dato destacable tiene que ver con una ausen­ lenísticos están desocupados en la época persa. se descubren m o­ múltiples factores sociales. o incluso por la liga griega de Délos. 40 de los lugares de la época persa están desocupa­ dos en la época helenística. las colinas de Judea siguen siendo una zona muy rural. 332 (cf. 13 . literario. transitoria de Egipto a comienzos del siglo iv. Sin embargo. Lo mismo que los territorios costeros es­ humana. ¿Podemos imaginar. económicos.representada por la rebelión egipcia (461 -454 antes de no tan pobre. en este territorio aparen­ dad a mediados del siglo v con el juego simultáneo de tem ente muy poco desarrollado. Egipto llegará a reconquistar su independencia con respecto al imperio tra era. en el contexto que nuestra era)4. nedas del siglo iv específicas de la provincia de Yehud. hasta el 343. 671s). a comienzos del siglo iv antes de núes. tán sometidos desde el siglo v a la influencia helenís­ tica. Esto cia de señales masivas de helenización en la provincia atestigua un importante desarrollo de la implantación de Yehud. B riant. en el sur judaíta. esencialmente a partir del siglo n. La dominación persa se reanudará entre el 343 y el persa. qué es el corolario nómico y fiscal. tras la independencia datan de la época persa y 237 de la época helenística. este dato sigue siendo difícil de Interpre­ tar en el contexto del siglo iv. en que los únicos cam ­ ¿Un hogar cultual y cultural? Lipschits no consi­ bios arqueológicos notables están ligados a la apari­ dera una modificación capital en la urbanización de la ción de nuevos establecimientos administrativos y provincia de Yehud entre el siglo iv y comienzos del si­ militares. En el centro de este proce­ en las que una lleva la mención paleohebrea de «Yo- so subraya el papel del Templo reconstruido. merciales. conver­ hanán el sacerdote». Ahí tenemos la señal de una tido en un centro cultual.

El re­ del asunto de Elefantina y del judaismo samariano ilu­ lato de Jos 22. cap. ofrece un indicio suplementario relativo a la historia de la composición del Pentateuco muestran multiplicidad de los lugares de culto dedicados a Y hwh que la época persa. Garizín. es determinante para el surgimiento de un texto uni­ La mitad del siglo iv antes de nuestra era constituye. en Elefan­ más precisamente. el texto uni­ ficado del Pentateuco había adquirido una autoridad Por otra parte. como la de un santuario yahvista en el monte como norma de fe por una comunidad de creyentes. a pesar de los obstáculos. relativo a la instalación en Guelilot minan la diferencia que puede existir entre una com­ del Jordán de un altar destinado a la oración de las tri­ posición literaria y un conjunto o texto canónico cuya bus transjordanas (Gad. pues. 30). p. como un doble movimiento: la historia de José. manifiesta la diferencia que existe entre la re­ Las observaciones efectuadas más arriba a propósito gla enunciada y la práctica efectiva del judaismo. pues. 14 . La canonización La palabra «canon» (del griego kanón) designa habi­ santuario: la propia existencia de un santuario fuera tualm ente una lista de obras que tienen autoridad y.9s. sura del canon de la Torá. prospera en un país extranjero (Gn 37-50). que. autoridad normativa por la Torá. El período que va desde la mitad del siglo v gresivamente conjuntos literarios que reflejan los in­ a la mitad del iv aparece. del Templo de Jerusalén a finales del siglo v. el texto del Pentateuco integra pro­ normativa. 4. los manuscritos de Elefantina muestran sión de superioridad del santuario judaíta. Los estudios que tratan la nasés). la regla de vida del judaismo a finales de la tura de las leyes de Dt 12. • movimiento de centralización del culto en Jerusalén: los libros de Esdras y de Nehemías reflejan la preten­ Sin embargo. Rubén y media tribu de Ma- autoridad es reconocida.2s relativas a la unicidad del época persa. IV. En esta fecha. en el siglo v antes de nuestra era. una estimación razonable para la fecha de clau­ teronomista (cf. en el siglo v antes de nuestra era. que los textos reunidos en un único Pentateuco aún • movimiento conducente a la adquisición de una no son autoridad en la época. convirtiéndose en el Esta constatación se impone en particular para la lec­ «canon». un conjunto unificado recibido tina. como determinante con tereses teológicos y la realidad de la diáspora. ficado que relaciona las perspectivas sacerdotal y deu.

20-22 (cf.1 (u 11.1-8). atento a los pro­ relato del encuentro entre Isaac y Abimélec (Gn 26).18: ciclo de Abrahán e Isaac. Jacob se dirige a Betel para • Gn 25. tem as recurrentes. Gn 35. estribillos. Jacob recorre por tanto el conjunto de la tre el ciclo de Abrahán-lsaacy el de Jacob: el relato del montaña de Israel y de Judá.Vision sincrònica del Pentateuco n el marco de un acercamiento global al Penta­ hablando una «estructura». conforme al voto de Gn 28. después su itinerario prosigue hacia el sur por Belén (cf. (Gn 12. Ponen de relieve a la vez las cesuras principales del tex­ to y los elementos literarios que aseguran su unidad Por otra parte. 1. del norte al sur. «sincrónica».19-34) precede al de un acercamiento «estructural». cipio por Siquén (cf.1: ciclo de Jacob. etc. comienzo de la genealogía que lle­ de posesión simbólica del territorio: pasando al prin­ va a Abrán) a 25. Gn 35.27. llama la atención sobre algunos elementos de composición literaria que una exégesis más afina­ da deberá interpretar después. erigir allí un altar.1 Os y en Gn 20.26: historia de José. • Gn 37.16-19) y acaba en Hebrón (cf.).1 a 11.6-9). y este 15 .27s). la geografía del ciclo de Abrahán-lsaac (palabras-gancho. Gn Hay que observar: existe un encabalgamiento en­ 35. Los cinco libros Los elementos que se exponen a continuación parten nacimiento de Jacob y Esaú (Gn 25. que encuentra un paralelo en Gn 12. así el ciclo de Jacob acaba con una toma • Gn 12. De carácter ante todo E teuco es útil ofrecer algunas indicaciones relati­ vas a la organización actual. La siguiente presentación no es propiamente práctico. Gn 34). del texto. Il . y la del ciclo de Jacob presentan paralelismos que in­ vitan a leer estos dos conjuntos literarios como una gran unidad Gn 12-36: de la misma manera que el ci­ Libro del Génesis clo de Abrahán comienza con un itinerario que reco­ rre la montaña de Samaría y de Judá del norte al sur • Gn 1.26 (u 11.2 a 50. cedimientos estilísticos que «estructuran» un texto.19 a 37.32): ciclo de los orígenes.

. un za (la alianza renovada en Ex 34 es idéntica a la marco literario del conjunto Gn 12-36. intérpretes de la Ley. Hay que observar: las diferentes perícopas de esta • Lv 11 a 15: prescripciones relativas a lo puro y lo im ­ sección están unidas por «noticias de itinerario». 4. más .2-17: Decálogo.Ex 20. (purificación periódica del santuario.36: organización de la comunidad en el trucción de la Morada.Ex 40.15b a 40.15b-18: la nube en la m ontaña.Ex 31.19 (Isaac). conjunto le­ Hay que observar: Lv 27 es un apéndice (cf. victoria). 37.12 (Ismael). Moisés y Aarón pueden entrar en la Tienda del en­ • Ex 15. alimento.24: consagración de los sacerdotes y pues­ ta en servicio de la Morada. que describe el anticlinal de Samaría-Judea.4a (relación entre los dos relatos de los orígenes).10 (Sem). 17.Ex24.26.34-38: y liberación bajo la guía de Moisés.1 (Esaú). de Ex 24). 36. allá de la diversidad de sus secciones. con el itinerario idéntico que abre Gn 12.34-38: la nube sobre la Morada. 27.1.18-34.Ex 20.27 (Téraj). • Lv 1. conjunto legislativo. alianza en la montaña del Sinaí: sacerdote y de la comunidad). Moisés no repetición de diez fórmulas de tóLdót. Indican las etapas de la marcha (Ex 15. . ’elleh tó N ó t puede penetrar en ella.46.9 (Noé). del Sinaí a la Morada: .1 a 9. del sumo • Ex 19.19: Código de la Alianza.): Gn 2. • Lv 16: El día del kipper (cf.1 (Adán).22-23.1 a 10. el pa­ gislativo.1-40.1 a 15. («he aquí la historia / las generaciones de.15a. p.38.34 y 26.1 (hijos de Noé).27: marcha por el desierto y manifes­ cuentro y la Gloria es visible para todos.Ex 35. 53): 10Qdía del 72 mes etc..2 (Jacob).35: ruptura y renovación de la alian­ forma.itinerario. La composición del Génesis como libro unificado.33: construcción de la Morada. • Ex 24. • Lv 10: Moisés y Aarón. 10. 16. 25. Libro del Levítico 11.38: prescripciones relativas a los sacrifi­ cios enunciados en la montaña del Sinaí (cf.1.1-31. ralelismo entre Lv 27. • Ex 1.). 11.1 a 24. . Moisés pe­ Libro de los Números• netra en ella.23 difiere de Ex 40.17: prescripciones relativas a la cons­ • Nm 1. 6.46). Lv 26. con vistas a la conquista. descansa en la . Libro del Éxodo • Lv 8.22 a 18..34). • Lv 17 a 26: Ley de Santidad. taciones de salvación (agua.Ex 25.21: cautividad de los israelitas en Egipto Hay que observar: Lv 9. desierto del Sinaí. 16 .1 a 7. que puro. 25. .

Amalee). que motiva y fundamenta la Ley. enunciado . Así. suponiendo una retribución negativa. La especificidad de la perícopa del Sinaí queda subra­ .Ex 18. 3-4).10 se designa de la periferia al centro: comunidad.39s (derrota y victoria frente a las diferentes perícopas en Nm 11.censo y disposición de la comunidad.1 -7 » Nm 20.Ex 14 <-> Nm 14.prescripciones legislativas complementarias (Nm yada por una red de marcos. que interpela a Israel en primera persona.Nm 22.Ex I7. a la victoria de la segunda generación.1 a 12.13: en el país de Moab.1 a Nm 10.2- .Hay que observar: la organización se hace confor­ me a los criterios de santidad cultual. con vistas a 17). dición paradójica de un profeta extranjero).1-35 (victoria y salida de Egipto / un marco de la primera sección de Nm).1. que inaugura el conjunto de leyes. cuya trans­ .13-27 <-> Nm 11.16. forma clásica como la «perícopa del Sinaí». . el Decálogo (Ex 20. relatos del Exodo y del li­ 9. . • Nm 13. la primera par­ La perícopa del S in a í te del libro describe el ordenamiento de Israel desde El conjunto literario Ex 19.8s « Nm 14.1 Os: esta perícopa forma. con Nm 2.1 a 36.35: marcha por el desierto. de la re­ de Dios. Las leyes del Levítico se enuncian «sobre el monte Si­ naí» (Lv 26.25: los oráculos de Balaán (la ben­ gresión pertenece al orden del pecado. sacerdotes.censo y prescripciones relativas a los levitas (Nm por Dios.13: perícopa de Qadés (mención del Aunque estos relatos se corresponden dos a dos. de Dios. los de los Números ponen de relieve la falta vuelta de la primera generación que sale de Egipto voluntaria del pueblo y las consecuencias (así como las sanciones) que se derivan de ello. la carne).14). .Ex 16. «en el desierto del Sinaí» (Nm 1. enunciadas sacerdotes (Nm 5-6). • Nm 11.1-36 •** Nm 11.1). Reúne textos legislativos cuya autoridad es variable.Ex 15. latos del Éxodo están centrados en el enunciado del don • Nm 20. su topónimo Qadés en 13.10).1 -13 (el don del agua).22-27 y 17.dedicación del santuario y consagración de los le­ la al lector que se trata de suplementos legislativos de vitas (Nm 7-8). bro de los Números que se corresponden dos a dos y . sucesión Aarón/Eleazar.disposición de la comunidad con vistas a la m ar­ vienen a «engastar» el conjunto legislativo: cha (Nm 10. Hay que observar: noticias de itinerario que ligan . Muerte de Aarón. lo que les confiere una autoridad ma­ . La estructura de conjunto de la perícopa del Sinaí con­ tribuye así a poner en práctica una pedagogía del don • Nm 22. levitas. 17 .46).14 a 21. faltas volun­ «punta» es sin embargo diferente: mientras que los re­ tarias y sanciones. autoridad secundaria. derado como un texto de autoridad máxima. fórmula que seña­ .16: marcha por el desierto y rebelión.11-30 (la carga de Moisés). en función de sus santuario: modalidades de enunciación. .1-10.1 a 20. deseo de retorno a Egipto).26 y 20.35 y 12.prescripciones que implican la intervención de los yor que las leyes del libro de los Números.4-34 (el maná. puede ser consi­ una marcha militar (Nm 1-2).2 a 24.

1 -29: investidura de Josué. disposiciones legislativas relativas al patrimonio trans­ mitido por las mujeres) contribuyen a un marco lite­ . maldiciones.1 a 9.1-12.26-32: bendiciones.4-25: parénesis.1 a 36.30 a 32.1-11 y 36. • Dt 7.Dt 12.7 a 10. • Dt 11.45 a 6. las legislativo). Tercera introducción discursiva: «Estas son las palabras Libro del Deuteronomio• de la alianza que el Señor ordenó a Moisés concluir con los israelitas» (Dt 28.12 a 11.68: la alianza en Moab (segunda ge­ Gad y la media tribu de Manasés).69 a 30.1) • Dt 31.1) • Dt 4.3: alianza en el Horeb (primera genera­ ción salida de Egipto) y revelación de la Ley (Decálo­ • Dt 33: bendición de Moisés. el hombre de Dios. pronunció sobre los is­ raelitas» (Dt 33.69) Primera introducción discursiva: «Estas son las pala­ • Dt 28. Instalación en Transjordania (Rubén.1-44: parénesis [= exhortación].11: historiografía (faltas y perdón). Censo de la segunda generación. Segunda introducción discursiva: «Estas son las exi­ gencias.26 a 26.47: cántico de Moisés. • Dt 4. go de 5.25: parénesis. ciones. • Dt 31.19: Código deuteronómico (conjunto las hijas de Selofejad (Nm 27. maldiciones.Nm 26. to en Canaán. maldiciones. .1-12: muerte de Moisés. . neración): . • Dt 32.6: advertencias. bendi­ rario de la última sección del libro.Dt 27. • Dt 34. las leyes y las costumbres que Moisés procla­ Última introducción discursiva: «Esta es la bendición mó para los israelitas» (Dt 4.1-26.Nm 25: la idolatría en Baal-Peor (la amenaza de • Dt 6.48-52: anuncio de la muerte de Moisés. bendiciones. Reglas para el reparto del territorio.68: liturgia en el monte Ebal. • Dt 10. • Dt 1-3: historiografía (del Horeb a Moab). 18 .1-28.20: la alianza en Moab.13: preparación del establecimien­ • Dt 9. bras que Moisés dirigió a todo Israel» (Dt 1. los pueblos extranjeros). Sucesión Moisés/Josué. Hay que observar: las perícopas que trata n de .Dt 11. a saber.45) que Moisés.6-21).

11 s.10-16. etc. acaba con prescripciones alimentarias (Gn 1. 24.15s.22s).1 - Un análisis literario del «Tetrateuco» (los cuatro pri­ 2.17s)se gislativos del Pentateuco pueden adquirir la forma de apoyan en tradiciones que evocan la liberación de Egip­ «relatos ejemplares».22-27 supone una sinergia que existe entre secciones narrativas y seccio­ exhortación a la fidelidad a los mandamientos divinos nes legislativas del texto bíblico. y del libro del 30) y con una alusión al descanso sabático (Gn 2. la introducción al Decálogo (Ex 20. las leyes Observemos finalmente que algunos enunciados le­ éticas del Deuteronomio (Dt 15.1-3). que te hizo salir del país de Egipto. pues. 25) por una parte. el de Josué. de un país. salva­ de los esclavos») remite a los relatos de cautividad y ción) contienen. don de la salvación. 2. no se limita al enunciado de reglas precisas o prohibiciones. p. numerosos relatos de los la tierra prometida. La exégesis de las leyes del Pentateuco requie­ rrativas parece invitar a tom ar en consideración no un re.29- meros libros. El Pentateuco croestructura del texto. Asimismo.2: «Yo soy Y hwh .8s) presupone el relato sacerdo­ tal de los orígenes en Gn 1. sino un «Hexateuco».3. en Gn 1. de la casa cripción del don de Dios a su pueblo (creación. el relato del don del maná (Ex 16) integra un enunciado de la ley relativa al descanso sabático (Ex Así. mientras que el mandamiento prescripciones legislativas que indican su «buen uso». que a los cinco pri­ narrativo: la «ética de la alianza». 16. Deuteronomio por otra. De forma más general. La promesa de la tierra. relato de creación y de salvación de Gn 1 a Ex 18. Así. pues. expuesta en las le­ meros libros de la Biblia asocia un sexto. Observaciones sobre la organización de conjunto La articulación de los relatos y las leyes libros del Génesis y del Éxodo suponen una dimensión legislativa: el primer relato de los orígenes. cf.1-2. igualmente la exposición de liberación de Ex 1-14. e historiografía). que se tom e en consideración su contexto Pentateuco. yes de los libros del Éxodo y del Deuteronomio. el relato del Pen­ sino que se presenta como la respuesta al don de Dios: tateuco no narra la realización de la promesa hecha don de la creación.3.23 (castigo to. por Dios a Abrahán en Gn 12 y después a Moisés en Ex Esta dinámica de enunciación. (Ex 15. que prevalece en la ma. al final del libro del Deuteronomio. 3 y 6: el don de una tierra.32-36 (lapidación de un texto del Tetrateuco así como el del Deuteronomio no hombre que había violado el sábado). conviene subrayar que el de un blasfemo) o Nm 15. comienzan con el enunciado de leyes.5. se encuentra igualmente en termina con el relato de la muerte de Moisés frente a los relatos particulares.26). 19 . relativo al sábado (20. 16. Relatos que tienen como objeto la des­ tu Dios. pone fácilmente de relieve la el relato del don del agua en Ex 15. sino con un lar­ go relato. que vuelve a mencionar las ¿Una lógica narrativa de Hexateuco? etapas de la marcha por el desierto y Transjordania en Un cierto número de paralelismos o de relaciones na­ Dt 1-3. así en Lv 24. En efecto.

12s. Los dos capítulos siguientes de este Cuader­ rasgos teológicos de este conjunto literario. lativas al Pentateuco: dibujaremos a grandes rasgos la Estas desembocan necesariamente en una dimensión historia de la investigación sobre el tema y considera­ «diacrónica» del análisis literario. Jos merosas relaciones con los relatos del Pentateuco: 24.28. El tema • el vocabulario y los tem as narrativos de Jos 3-4 de los «huesos de José» compromete al lector en (paso del Jordán) remiten a Ex 14 (paso del mar). personalidad sin igual de Moisés.3 y Dt 34. algunos te- ba la entrada del pueblo en Canaán.2b-13 presentan numerosos paralelismos y pro­ puede ser trasladada más allá de las fronteras de la porcionan un argum ento suplementario para tierra prometida: el Pentateuco es compatible con adoptar una «lógica de Hexateuco». función relacionar los libros del Génesis. dentro de estos prime­ Jordán (Jos 3-4). atenta a las huellas de remos sus consecuencias epistemológicas y teológicas.28.7) enmarca un Pentateuco ligado a la el relato de Ex 17. 13-14.25 enuncia la promesa de un entierro El libro de Josué reúne. función transm itir la Torá a los israelitas. lógicas de lectura rivales: conduce al reparto del territorio entre las tribus y con­ cluye con la alianza de Siquén (Jos 24).25. 26. que conduce el texto actual a tradiciones que ha permitido percatarse de un cierto número de antiguas. la evolución.9s (cf. limitada a ciento veinte años» (Gn • el propio personaje de Josué es puesto en escena en 6. cuyas palabras • El tema-gancho de los «huesos de José» tiene como escribe Josué en «el libro de la Torá de Dios» (Jos 24. tras el paso del mas-gancho vienen a indicar. Así. y después la conquista del país que ros libros de la Biblia hebrea.26). el Éxodo y Josué. Ex 13. Sin embargo. el vuelo sincrónico sobre el texto del Pentateuco.17. y algunos de ellos presentan nu­ compromiso adquirido en Gn 50. el tema-gancho de la «duración de recoge el vocabulario de Gn 1. Según esta • los sumarios históricos de Dt 6.13. la identidad aparece ligada a una ley. Dt31). ligando la identidad de Is­ • el relato de Jos 2 (reconocimiento de Jericó por ex­ rael a la realización de una promesa que se confun­ ploradores) puede estar ligado a Nm 13.1 • Por el contrario. pone igual­ no están dedicados a las hipótesis de composición re­ mente de relieve las «lógicas interpretativas rivales».20-24. que 24. 27. una lógica de Hexateuco. que tiene como Nm 11. por último.19. igualmente Ex 24. una lógica de diáspora. 32.32 narra el cumplimiento de la promesa. de con el don de la tierra. relatos cuyo tema co­ de sus huesos en Siquén. reitera el enunciado del por Dios a su pueblo. • la mención del sometimiento del país en Jos 18. Jos lógica. pues. Gn 50. dentro del rela­ mún es describir la realización de la promesa hecha to de liberación de Israel.5b-9. 20 . la vida humana.No será más que en el libro de Josué cuando se descri­ Otras lógicas literarias.

Así. Tradición. com posición Tradición: el término «tradición» designa un contenido Composición: una composición literaria dispone libremen­ oral o escrito que se transmite de una generación a otra. En efecto. que fue sepulta­ pletado y/o modificado.18-34. Los autores de las de un grupo a otro. alianza nomista (Dt 9. que resucitó al tercer día según las Escrituras. Su trabajo consiste en ordenar. C Ex 31. Por tanto.1-3: reglas relativas al sábado solo conservó algunos elementos. Una tradición puede ser narrativa o legisla­ posición postsacerdotal.11: reglas para construir la Morada ción puede conocer redacciones diferentes y sucesivas. Un autor que un centro que es precisamente.38 de com­ Cor 15. A’ Ex 40. etc. una misma tradi­ B Ex 25. III . no es absolutamente necesario para la comprensión del conjunto del Cuaderno. com­ nuestros pecados. Sin embargo. Ex 32-34. partiendo de la misma tradición. que. podemos hablar en Ex 24. Es el mismo episodio na­ rrativo el que se cuenta.4-40. que Cristo murió por nal.15b-40..1 Is). que E ta aproximadamente 1990. te un material tradicional que es previo. sacerdotales.Historia de la investigación ste capítulo resume el estado de la cuestión has­ desee puede pasar directamente al capítulo IV. en dar forma a ta a los Corintios: «Por tanto os transmito en primer lu­ este material conforme a una perspectiva teológica origi­ gar lo que yo mismo recibí.3-4).33: construcción de la Morada perspectivas teológicas específicos. según esta do.12-17: reglas relativas al sábado el relato de la idolatría del becerro de oro en Ex 32 cono­ X Ex 31. hímnica... Por tanto.15b-18: la nube sobre el Sinaí antes de transmitirla a su vez.aeión literaria de de Ex 32-34. relatos sacerdotales y el texto no sacerdotal Redacción: una redacción es una formali/. el lector que lo ofrece un estado de la situación de la investigación más reciente relativa al Pentateuco. La mejor definición del acto de tra­ composiciones no crean el material narrativo o legislativo dición es sin duda ofrecido por Pablo en la primera car­ que reúnen.1 -3 1. pero con un vocabulario y según B ’ Ex 35.. Un texto preexistente se encuentra así retocado. C ’ Ex 35. se han reunido leyes tiva.35: ruptura y renovación de la ció una redacción en Ex 32.1-6 y una redacción deutero. redacción. disponiéndolos de forma paralela en torno a una tradición o un conjunto de tradiciones. recibe una tradición oral o escrita la escribirá o reescribirá A Ex 2 4 . a saber.34-38: la nube sobre la Morada 21 .» (1 perspectiva. según las Escrituras. Por poner un ejemplo.

el alemán Julius Wellhausen sis­ les del siglo xvn. L.). En el propio seno del documento yahvista se Por otra parte.17 y 6.1-4.3 y 2. así como a las tensiones Por una parte se asiste a un intento de precisión de la narrativas en los relatos (uno de los ejemplos más ob­ definición y la delimitación de las fuentes.4b-25. a comienzos del siglo xix. y ve en Esdras el teoría que.17). Deuteronomio: en efecto. algunas relaciones se ponen de relieve delimitan dos estratos: una fuente «laica» (Laienque- entre algunas secciones del texto y un contexto his­ lle. desde fina­ A finales del siglo xix. Desde el siglo xvn. de W ette establece la relación entre relativo al período prelitera rio ni a las tradiciones ora­ el documento encontrado en el Templo bajo el reina­ les del Israel premonárquico. De los orígenes a la teoría documentaria Dt 12 es muy cercano a las leyes puestas en práctica La crítica naciente por Josías según 2 Re 23. esencialmente legislativo. mente. la investigación de la pri­ do de Josías. 1. Los docu­ vios es la discordancia entre las cifras del relato del di­ mentos yahvista (J) y elohísta (E) se distinguen clara­ luvio en Gn 6.7. los auto­ mento y el tercero van desde el principio al final del res críticos se vuelven atentos a la existencia de do­ Tetrateuco. mencionado por 2 Re 22-23. L) y una relectura llamada J2. for­ lico). bletes (dos relatos de la manifestación divina a Moi­ La hipótesis documentaría. etc. el más antiguo (preexí- nombres divinos en el Pentateuco (Yhwh y ’elohím). designa igualmente a Esdras tercer cuarto del siglo xx. el segundo es el Deuteronomio.5-9. tal como la presenta Well­ sés: Ex 3. será recogida y completada posteriormente. aun­ tórico determinado: así. y progresivamente se fue debilitando la tesis clásica consistente en considerar a La síntesis de Wellhausen Moisés como el autor del Pentateuco. y el libro del mera mitad del siglo xx se desarrolla en este sentido. para combinación condujo al texto actual. Por otro lado. Así. el autor. el contenido legislativo de con los trabajos de Hermann Gunkel. En el siglo xvm. el francés Richard Simón cuestiona la tem atiza el conjunto de estos datos y propone una autenticidad mosaica del Pentateuco. Albrecht Alt y.1-2. el Deuteronomio (vinculado a la época de Josías) mula la hipótesis de la existencia de dos fuentes cuya y un documento sacerdotal (postexílico). dos relatos de los orígenes: hausen. que es. será recibida en su principio hasta el noza. constatando la dualidad de los co: un documento yehovista. documentos sucesivos cuya fusión formó el Pentateu­ el francés Jean Astruc. aunque conocerá modificaciones en las dé­ responsable de su edición final. por la misma época. M.2-7. se fue acumulando un cierto núme­ ro de observaciones críticas. El holandés Baruc Spi- cadas siguientes. 22 . el que la teoría de Wellhausen no supone ningún dato alemán W. El primer docu­ Excepto la dualidad de los nombres divinos. Wellhausen distingue tres como redactor último del Pentateuco. Gn 1.

postula la existencia de docu­ f mentos procedentes de épocas y ambientes diferentes. bien combinados unos con otros.se habría compuesto un documento inicial. La teoría de los fragmentos postula que las esquematizar así: tradiciones fueron transmitidas durante mucho tiempo in­ dependientemente las unas de las otras. 3 ------. do­ Texto final cumentos cuya disposición y fusión progresiva condujo a la formación de la Torá. Contra­ y riamente a los documentos. A partir de tradiciones antiguas -escri­ a partir de tradiciones tas u orales.► terial tradicional preexistente.► formación del Pentateuco. Estos modelos recurren respectivamente a la no­ ción de documentos. Modelos com positivos del Pentateuco En la historia de la investigación se han utilizado tres mo. realizada en una época determinada a partir de un ma­ Compl. los complementos no poseen C2 ninguna autonomía literaria. la teoría de los fragmentos no maneja la hipótesis de la exis­ tencia de documentos antiguos. agrupadas en fun­ ción de temas narrativos específicos. desembocando en el texto final del Pentateuco. i -------. La teoría de los complementos se puede esquemati­ zar así: I Texto final 23 . Un complemento presupone un documento previo al que viene a completar y/o corre­ gir. 2 ------. Tradiciones délos principales para dar cuenta de la composición del (orales o escritas) Pentateuco.► res. Se puede esquematizar así: Documentos (de diferentes épocas) Do Tradiciones / (o grupo de tradiciones) Fusión de documentos Texto final ( '<imposición)es) tardía)s) Com plem entos. T2 T3 composición literaria (o varias composiciones literarias su­ (orales o escritas) cesivas) habría(n) agrupado esas tradiciones. Documento antiguo Documentos. complementos y fragmentos. Un documento es una obra literaria autóno­ ma proveniente de un escritor único o de un grupo de auto­ Complementos Compl. La teoría documentaría se puede Fragmentos. La hipótesis documentaría. A sí pues. Solo tardíamente una Tradiciones T. bien individualmente. antiguas Este documento habría recibido complementos sucesivos. que durante mucho tiempo ha prevalecido para explicar la Compl.

Este libro parece mantener más ron y nos impusieron una dura esclavitud. 8Y h w h nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo poderoso en medio 5. lida de Egipto y la entrada en el país. Darmstadt. a los que pertenece sin embargo en la estruc­ tura actual de la Biblia hebrea. nues­ tra angustia y nuestra opresión. nos oprimie­ por Dios a su pueblo. ¿Tetrateuco. española. de Josué a 2 Re­ lector a formular dos preguntas. pues. 2. yes). y después la conquista del país. 1969.26). Die sammelnden and bear­ beitenden Geschichtswerke im Alten Testament (1943). Bajó a Egipto 24. de gran temor.5b-9. ’nos condujo a este G . von Rad .2b-13. que mana leche y miel. históricas de Israel. a privilegiar la noción de Una promesa en suspenso Hexateuco (los seis primeros libros) sobre la de Penta­ teuco.después. que condu­ ce al reparto del territorio entre las tribus y concluye Un credo histórico con la alianza de Siquén (Jos 24). Teología del Antiguo Testamento. Estos dos relativas a la propia delimitación del Pentateuco (¿Te- últimos autores elaboraron la hipótesis documentaría trateuco. Hexateuco?). Esto llevó a algu­ nos autores. Primera pregunta: ¿por qué el relato no narra la rea­ Para Von Rad. Jos 24. Salamanca. y Y h w h escuchó nuestra voz y vio nuestra miseria. Excepto sus divergencias que hacen a la historia de la composición del texto. 26. tras el paso del Jordán (Jos 3-4). fuerte y común es describir la realización de la promesa hecha numerosa.20-24. tradiciones tierra. Noth Überiieferungsgeschichthche Studien. como Von Rad. I. Hexateuco? Una simple lectura sincrónica del Pentateuco lleva al ricos (llamados «Profetas primeros». el Hexateuco se desarrolló a partir de lización de la promesa hecha por Dios a Abrahán en núcleos narrativos -los credos históricos. Trad. relatos cuyo tema y se estableció allí como emigrante con un puñado de gente. M. 24 . el Pentateuco acaba con el relato de la narrativos: el descenso y la cautividad en Egipto. 19673. Pentateuco. El libro de Josué reúne. No será hasta el libro de Josué cuando se describa la entrada del pueblo en Canaán. de un país? litúrgicas antiguas que ponen en relación tres tem as En efecto. ’ Entonces relaciones con el Pentateuco que con los libros histó­ clamamos a Y h w h . allí se convirtió en una nación grande. Teología de las tradiciones lugar y nos dio esta tierra. la sa­ muerte de Moisés frente a la tierra prometida (Dt 34). cuyas palabras son escritas por Josué en el «libro de la Torá de Dios» (Jos Dt 2 6 s’ Mi padre era un arameo errante. convergen en el acercamiento en su forma más acabada5.encontra­ Gn 12 y después a Moisés en Ex 3 y 6: el don de una dos en Dt 6. ''Los egipcios nos maltrataron. Dios de nuestros antepasados. Gerhard von Rad y Martin Noth. señales y prodigios.

las relaciones de vocabulario. en que la alianza entre las tribus y Y hwh es sellada tes del Deuteronomio. las leyes expuestas en el Deuteronomio le ca de Salomón. como Torà. para M. Por otra parte. expuesto en 2 Re 17 y 24. Así.29 contienen elementos narrativos que encuen­ M.2b-13-. es el Función del Deuteronomio Pentateuco el que se transmitió como texto canóni­ co. La liturgia que el Tetrateuco (los cuatro primeros libros) concede constituye para estos autores el marco específico de la un lugar amplio a la teología sacerdotal. Jos 24. en la Grecia antigua la asociación cultual sagrada de va­ rias ciudades-. En su opinión.5-9. en el siglo x antes de nuestra era). Las tri­ ta. conviene distin­ común de salvación (condensada en los credos históri­ guir entre el Tetrateuco y el Deuteronomio. 26. sino más bien el Hexateuco. corresponde a su despliegue narrativo no es el Pen­ tateuco. los relatos de Dt La anfictionía 1. comunidad sacral ligada por la adora­ En efecto. Noth y G. texto canónico Sea lo fuere de las observaciones precedentes. es presentado nica extrínseca a la cultura semita. como la consecuencia inevitable de la apostasía del 25 . Noth a preguntarse por la pertinencia de la rante la cual las tribus de Israel proclaman su historia noción de Pentateuco. El relato de Jos rio y los temas teológicos sacerdotales están casi ausen­ 24. Esto supone dos observaciones: Segunda pregunta: ¿cuál es la relación entre el Deu- teronom io y los cuatro primeros libros del Penta­ teuco? Según una perspectiva sincrónica. convienen.En la medida en que los credos históricos -textos para pueblo y de su rechazo del monoteísmo. integrando el li­ bro de Josué. y más aún las ción a Y hw h y el mantenimiento de un santuario co­ teológicas. mientras tradiciones orales del Israel premonárquico.21-23. El Pentateuco. solo en el momento en establecen una relación orgánica entre los tem as na­ que la historiografía deuteronomista se vinculó al Te­ rrativos de la cautividad en Egipto. El límite de esta teoría reside en que «adhiere» al fía deuteronomista: el final de los reinos de Samaría Israel premonárquico una práctica sociorreligiosa helé­ y de Judá. Estas constataciones conduje­ en Siquén. al que sin los que Von Rad propone una datación antigua (épo­ embargo. unen el Deuteronomio con la historiogra­ mún. vasto conjunto literario que se extiende desde el bus formarían así una anfictionía -término que designa libro de Josué al segundo libro de los Reyes. Noth. el vocabula­ proclamación de las tradiciones orales. sería el reflejo de una práctica litúrgica du­ ron a M. y for­ te vital que presidió el nacimiento y desarrollo de las man con ellos un doblete. que formarían los núcleos narrativos a partir de los cuales se desarro­ viría de introducción a la historiografía deuteronomis- lló el Pentateuco) y sellan de nuevo la alianza. que ser­ cos -D t 6. la salida de Egip­ trateuco fue cuando el propio Deuteronomio hizo su to y la conquista del país. von Rad trataron de identificar el ambien­ tran un paralelo en el conjunto Éxodo-Números. el conjunto literario que entrada en el Pentateuco.6-3.

desapare­ teológicas diferentes. que calificar las tradiciones narrativas preexílicas. después de Salomón (cf. je de Asiria en el 722 antes de nuestra era (cf. 2 Re 17). y del Tetrateuco. de un diálogo entre gru­ fue clausurado. Noth. El del siglo pasado utilizaron el término «yehovista» para Yahvista es un escritor del reino de Judá (en el sur). vas con el Pentateuco son sin embargo evidentes. hace que coexistan triarcas. El Pentateuco aparece así ció durante la redacción final. quizá tras la caí­ sión pueden esquematizarse de la siguiente manera: da del reino de Israel y la llegada a Judá de exiliados portadores de tradiciones del norte. las tradiciones orales habrían sido pues­ Israel (en el norte). en los que re­ sías (finales del siglo vn). después la promesa hecha a los pa­ pronta de autores sacerdotales. Este. antes de ser consignadas por escrito. según Noth. por 2) El documento elohísta (E) provendría del reino de primera vez. presenta los personajes de Moisés y de Abrahán -m e­ diadores escogidos por Dios entre Él y los hombres. cuya teología presenta una real es­ dos tem as primordiales -la salida de Egipto y la entra­ pecificidad. Priester en estos relatos como figuras regias. «escrito de base sacerdotal») es consi- 26 . desarrolla una ideología monárquica. Forman el docu­ 1) El documento yahvista (J) dataría de comienzos de mento yehovista (JE.1-10 o Gn 18. Grundschicht. que dataría del siglo ix.1) En el momento en que el texto canónico de la Torá como el fruto de un debate. se Los documentos muestra reservado con respecto a la monarquía. Se le pueden 4) El Deuteronomio (D) aparece bajo el reinado de Jo- atribuir textos como Ex 2. cuyas relaciones narrati­ Para M. caerá por el empu­ autor del primer documento. 2) La yuxtaposición en el seno del Pentateuco del Fueron agrupadas en torno a varios tem as narrativos: Deuteronomio. y re­ coge tesis teológicas que se relacionan con las de los La especificidad de los diferentes documentos. 1 Re 12). laciones de dependencia que algunos de ellos m antie­ nen y por último los procesos que conducen a su fu­ 3) Los documentos J y E se fusionan. siglo vm). Muchos comentarios la época monárquica (siglo x antes de nuestra era). las tradiciones tuvieron una larga historia preliteraria. La teoría Al comienzo de la época monárquica es cuando. la guía a través del desierto y la revelación del en el seno de un mismo texto canónico opciones Sinaí. marcado por la im ­ da en Canaán-. El documento elohísta. algunas circunstancias históricas y pos diversos que apelan todos a un mismo Dios úni­ motivos teológicos sin duda impidieron que se inte­ co: Y hwh . separado del reino de Judá tas por escrito por un escritor -llam ado Yahvista-. grara en él el libro de Josué. Oseas). 5) El documento sacerdotal (llamado P9. El tem a de la conquista. las re­ profetas del norte (Amos. 3.

cleos antiguos de las tradiciones orales. un procedimiento consistente en deli­ ca mucho más tardía que los comienzos de la m o­ m itar documentos que se extienden desde el principio 27 .derado como un relato independiente. no la fra- • La delimitación y la datación del documento yah- gllizan en su principio.21 s. cual aspecto de la teoría documentaría (datación. que eran considerados como los nú­ narquía davídica. y cuya fuente narrativa estaría represen­ tada por el documento yehovista.2b-13). Jos 24. 7) En un primer momento. no aparece ningún consenso posible en cuan­ fragilidades de esta teoría. lo que lleva a arraigarlo en una épo­ lisis del texto. la teoría documentarla lleva a privilegiar. aparecen como «sumarios narrativos» deuteronomlstas bas­ Aunque estos diferentes elementos cuestionan tal o tante recientes. vahos elementos clave de la teoría do­ cumentarla fueron objeto de una renovada conside­ ración: • Por ejemplo. los credos históricos (Dt 6.5-9. como M. to. na­ turaleza y delimitación de los documentos). 26. 6) Algunos suplementos legislativos (Ps) se habrían añadido al escrito sacerdotal de base (P9) tras el exilio para form ar la totalidad del documento sacerdotal (P. Este documento habría sido redactado durante el exilio en Babilonia. algunos autores. Rose. En efec­ el relato yahvlsta es posterior al relato de Dt 1-3. Por el contrario. del alemán Priestershcrift). los documentos P y JE se habrían fusionado para form ar el Tetrateuco (JEP). un acercamien­ vlsta fue objeto de una nueva evaluación: por una to sincrónico al Pentateuco lleva a poner de relieve las parte. por otra. to a la delimitación exacta de este documento. Desde comienzos de los años 1970. consideran que Fragilidades de la coherencia narrativa. en el aná­ que es paralelo. Crítica de la teoría documentaria Algunos cuestionamientos. en los ambientes de los sacerdotes deportados (siglo vi). cuya teología es específica. 8) El Tetrateuco y el Deuteronomio se habrían fusio­ nado finalmente para form ar el Pentateuco (JEDP).

R. de 1975 a 1990. y una composición Kp (P = sacerdotal). sacerdotal.10-32) cuyo origen de los documentos por el de los fragmentos. 1990.Nueva York. Entonces. y postexílica Una teoría como esta. la lectura de Gn 12-50 no presupone lo que pre­ tre estas grandes unidades habría estado asegurada cede: un nuevo relato parece iniciarse en Gn 12 con por dos composiciones tardías. pp. cuya ventaja es m ostrar cómo la fase última de composición del Pentateuco resulta Este Cuaderno no tiene como objetivo ofrecer un pa­ del diálogo postexíllco entre dos grupos. • La misma observación se podría efectuar a propó­ ¿Dos grupos. Berlin . E. Pero. sin re­ ducirse no obstante a él. familiaridad con la teología del Deuteronomio. tatar las pocas relaciones entre las diferentes subuni­ ri diacrónico. si nos interesamos por la coheren­ dades narrativas que componen el Pentateuco.1-7 asegura la transición entre dos tesis de Rendtorff: el proceso compositivo que lleva a conjuntos narrativos que podrían ser considerados ligar las grandes unidades literarias. Rendtorff sustituye el modelo que por una genealogía (Gn 11. pp.) grandes unidades literarias. des constituyeron primeramente tradiciones escritas transmitidas Independientemente las unas de las • ¿Cómo dar cuenta. aparecen nuevos problemas. francesa. tan. Blum se in­ sito de la cesura entre Gn 50 y Ex 1: el sumarlo his­ teresa esencialmente por la segunda parte de la hipó­ tórico de Ex 1. 189. R endtorff. R. Llama a estos conjuntos tradicionales (ciclo de rrativa que separa el ciclo de los orígenes (Gn 1-11) los orígenes. Blum. La relación en­ to. Rendtorff y E. que tom a como punto de Insistencia en la época exílica partida la composición KD. todos reconocen. La relación para comprender la historia de la composición litera­ entre Gn 12 sy Gn 1-11 no queda asegurada más ria del Pentateuco. dos composiciones? E. una profunda renovación del 1989. uno norama exhaustivo de las hipótesis de Investigación. la completa y la modifica. BZAW acercamiento literario al Pentateuco6. la aparición del personaje de Abrahán. por tanto tardío. Blum me­ recen no obstante ser mencionadas. Blum identifica independientemente uno del otro. 267-278. más tardía. cautividad en Egipto y libera­ de la historia de los patriarcas (Gn 12-50)? En efec­ ción. exílica y postexílica. patriarcas. Así. Studien zur Komposition des Pentateuch. cia narrativa de los documentos delimitados de esa Rendtorff formuló la hipótesis de que estas subunlda- manera. por ejemplo. R. de la cesura na­ otras. Las tesis desarrolladas por R. 28 . que mantiene una cierta propuesto algunas hipótesis sustitutivas. Paris. 333-360. ¿se dos composiciones sucesivas: una composición KD (K puede continuar hablando de documentos? Se han = Komposition en alemán). Trad. Introduction a I’Ancien Testament. ya que represen­ 6. etc.al final del Tetrateucoy que provienen de épocasy am ­ ¿Retorno al modelo de los fragmentos? Al cons­ bientes diversos: se trata de un procedimiento a prio.

consideradas como determinantes tanto por su com­ posición como por su interpretación. E. preexíllco? que presupone KD Una inversión epistemológica Observemos. A partir de ahí. Sinaí. El carácter lim itado de esta elección puede llevar a subestimar la complejidad del proceso de com­ T r a d ic io n e s narrativas a n t ig u a s grandes unidades literarias posición del Pentateuco. G. Durante el exilio Composición deuteronomista Finalmente. su antigüedad salomónica. las eta­ perteneciente a una tradición oral consignada en los pas últimas de la composición aparecen como deter­ «credos históricos». Conquista. postexílicas. y a volver a caer en los mis­ (Orígenes. Patriarcas. las etapas más minantes en la elaboración de la identidad teológica antiguas de la composición del texto bíblico. Estas son. que cree poder iden­ CÓDIGO DE LA ALIANZA tificar. Blum no reconoce la existencia de un es­ crito sacerdotal independiente. Blum En primer lugar. pues. pecificidad literaria y teológica.«laico/deuteronomista» y el otro «sacerdotal». pre­ senta no obstante algunos escollos: La teoría de R. que son de Israel. sin embargo. lleva a repartir el texto del Pentateu­ Antes del exilio co entre las dos composiciones. etc. von Rad concede por ejemplo al do­ La crítica de los años 1975-1990 conduce a una inver­ cumento yahvista una autoridad particular. lo cual constituye una posición que nunca ha concitado unanimidad. ¿debe la crisis de la teoría documentaría conducir al exegeta a renun­ ciar a formular hipótesis literarias relativas al período Después del exilio Composición sacerdotal Kp. La teoría documentaría privilegia los documentos más antiguos. Rendtorff y E. las que imprimen al texto su es­ como el despliegue de un núcleo narrativo antiguo. de la compo­ sición del Pentateuco es manifiesta. la interesante inversión epistemológica ligada a la crítica de la teoría docu­ mentaría. a pesar de que el Interés literario y teoló­ K D de tradiciones preexílicas gico de las últimas etapas. ligada a sión de perspectiva: son las composiciones «tardías». Desierto. mos escollos que la teoría documentaría. 29 .) Después. Egipto. y sobre todo lo considera exílica y postexílica.

Studien zum Deuteronomium. que se enriquecen con nuevos estos autores será presentado así: elementos en cada una de estas etapas. Nihan. Wiesbaden. tra era en este proceso7. correspondiente a la elabora­ A científico por lo que respecta a la historia de la composición del Pentateuco. Otto. From Priestly Torah to Pentateuch. ca intrabíblica -es decir.25. ACHENBACH. Achenbach y • Un momento postexílico. Entre los muchos investigadores el libro del Deuteronomio con el de Josué. • Un momento de clausura canónica. Wuesbaden. A Study In the Composition Die Vollendung der Tora. R. Forschungen zum AT 2. BZAR 2. Considera­ remos en este marco en primer lugar el escrito sacer­ sivo en la formación de un Pentateuco que se convier­ dotal. y después un escrito deuteronomista que liga te en la Torá de Israel. en la época Ch. subra­ correspondiente a la composición del libro de los yando el lugar determinante del siglo v antes de nues­ Números. Ch.Estado actual de la investigación firmemos de entrada que no existe consenso • Un momento exílico. 2002. que han contribuido a renovar la investiga­ persa. Tubinga. 30 . 2007. hay que citar los nombres de E. La última década ha estado marcada por la elaboración de nuevas hi­ pótesis que conceden a la época persa un papel deci­ ción de respuestas teológicas diversificadas a la cri­ sis de identidad provocada por la destrucción del reino de Judá y del Templo de Jerusalén. of the Book of Leviticus. Studien zur Redaktionsgeschichte des Numerlbu. R. 2003. último libro de la Torá. E. 7. Gottes Recht als Menschenrecht. IV . en el siglo iv. NIHAN. Rechts-und literaturhistorische ches im Kontext von Hexateuch und Pentateuch. correspondiente a la delimitación progresiva ción y a poner de relieve los procesos de hermenéuti­ de un Pentateuco como Torá. que han conducido a la composición de la Torá. Abordaremos igualmente por sí misma la cuestión de El modelo compositivo que resulta de los estudios de los cuerpos legislativos. OTTO. en el siglo v. de Interpretación y actualiza­ ción de las tradiciones dentro del propio texto bíbllco. BZAR 3.

T. situada en tensión entre el tem a de la «tierra prome­ tida». La cuestión del final de P • La caracterización de diferentes textos de la última parte del libro de los Números (Nm 21. el final de P9 daccional sacerdotal en Nm 13-14 (revuelta de Is­ se situaría en Dt 34. por la existencia de un relato sacerdotal en Gn 6-9. 3s) como A partir de finales de los años 1980. don­ Ex 29. el escrito sacerdotal. integra aquí los textos legislativos relativos a kritik und Traditionsgeschichte von Pg. Neukirchen-Vluyn. en la segunda • El hecho de que en Nm 1-10 Israel sea presentado parte del siglo xx se propuso. dotal de base P9. mientras que el relato de la muer­ teología sacerdotal tom ar en consideración las te de Moisés (34. que describe la teología de P como rael como una comunidad cultual. el argumento queda debilitado 20. que considera la posibilidad de un alejamiento de la comunidad humana a distancia del proyecto divino. así 31 . como una asamblea militar contradice el pacifismo una delimitación «clásica» del escrito sacerdotal de del escrito sacerdotal. para responder al desafío repre­ tuviera ausente de los libros siguientes. Según Elliger. 1.12s).7) representa el desenlace de una in­ eventuales oposiciones humanas a las iniciativas di­ triga que comienza en el libro de los Números (Nm vinas. y particular­ sentado por la destrucción del Templo y por la des­ mente del libro de los Números y del de Josué. el modelo pro­ postsacerdotales y postdeuteronomistas.7-9.1s¡ 27. Pola8 sugiere así una nueva delimitación del escrito cha de un santuario. otros estudios proponen un final de bro de Josué (por ejemplo N. puesto por Elliger va a ser cuestionado. pertenencia del libro de los Números al escrito sacer­ mista. En el exilio. p. el escrito sacerdotal Relativas a la cuestión de la Identidad de Israel se for­ de la montaña del Sinaí es la figura de la «montaña» mularon dos respuestas teológicas principales en el de Sión y de su santuario. 8. Tres trucción del reino de Judá en el 587 antes de nuestra argumentos decisivos permiten al autor concluir la no era: la respuesta sacerdotal y la respuesta deuterono. 9 constituye una rael). P que se sitúa en la perspectiva de la puesta en m ar­ T. y el de la proxi­ • La discusión de la atribución a P9 de un estrato re- midad de Dios en el culto. lo que implicaría que P es­ momento del exilio. 27). pues. que en P jam ás es alcanzada. la construcción de la Moraday los ritos sacrificiales. E. Lohfink). que considera más bien a Is­ base P i (cf. por parte de K. En cuanto a E. Elllger.46: las leyes relativas a la investidura del sumo sacerdote y la unción del altar concluirían. 1995. lo mismo que las hipótesis que consideraban un final de P en el li­ Siguiendo a Pola. En el marco de la teoría documentaría. en la medida en que no correspondería a la fórmula conclusiva. POLA. O tto sitúa el final de P en sacerdotal: propone situar el final de P en Ex 40. Die Ursprüngliche Priesterschrift. según esta hipótesis. 27. Sin embargo. Beobachtungen zur Literar- Zenger. donde el v.

de Gn 1. el sión del relato no reside en la conquista del país. Nihan es vincular el 32 . conforme a un modelo más bien en el establecimiento del culto en el Sinaí. rota por la crisis del diluvio. Yh w h está pre­ Gn 1. 30).34 marca el regreso de la presencia de Yhw h en­ tre los hombres por primera vez desde el diluvio. sobre presentaría como un nuevo conflicto «original» de todo porque la relación Ex 40. Así. Ex 40.como el relato de la Investidura de los sacerdotes en naciones y unido a Dios por una relación específica (cf. pero nadie puede acer­ rio en Ex 25-31. muestra que el final del escrito sacer­ sentara Israel como una comunidad cultual: la conclu­ dotal no puede ser fijado antes de Lv 9: para Nihan. nota de la p. la necesidad de leer el Levítico en rios) relatos. una relación entre relato de creación y relato de Paralelos Éxodo-Levítico.23-24. que. de origen sacerdotal. y que desemboca en la construcción del santua­ sente en medio de su pueblo. Por Dinámica narrativa y teológica de P tanto. perfectamente atestiguado en el Próximo Oriente an­ tiguo. para los autores de P. va a encontrarse par­ cialmente restaurada en el seno de Israel por medio Orden social. orden cósmico. La observación ha de ser tenida en cuen­ do con instrucciones (Ex 25-29 y Lv 1-7).7 y 29. construir la dinámica narrativa del escrito sacerdotal.7. se relación con los textos precedentes del Éxodo. P yuxtapondría dos secciones Templo se encontraría «referido» y reemplazado por de estructura paralela inauguradas por una llamada de la institución del sábado. en Ex 14.45-46). Así. una men­ reproduzca el modelo narrativo del Chaoskampf (con­ ción de la gloria en o ante la Tienda del encuentro (Ex flicto original de los mitos del Próximo Oriente anti­ 40. según el autor. la construcción del En Ex 24. En el relato de creación Lv 1-16. la pun­ Nihan (cf.23-24 marca Dios con las aguas primordiales paralelo al narrado en un progreso narrativo: según Ex 40.15-Lv 9.35. pues. bre. Ex 6. sino relato sacerdotal establece. Este paralelismo de estructura ilus­ guo). continuan­ texto exílico. a pesar de que no es cierto que el relato de Gn 1 realización (Ex 35-40 y Lv 8-9) y. Nihan se dedica a re­ construcción de un Templo. se mezclan dos (o va­ tra. por último. el relato de su ta. carse a él. es el culto de Israel el que garantiza la permanencia de la presencia divina en el Se debe conceder un lugar particular al análisis de Ch. Es la puesta en marcha del culto sacrificial y La construcción del Templo constituye.34-35/Lv 9.1). Ch. la con­ después la celebración del octavo día (Lv 9) las que per­ clusión esperada del relato sacerdotal de los orígenes miten resolver esta tensión: Yhw h se manifiesta a Is­ en Gn 1: la proximidad original entre Dios y el hom­ rael en la celebración de un primer culto. uno de ellos. un escrito al que él vincula la redacción sacerdotal de Hacia el culto en el Sinaí. Más adelante. típicamente sacerdotal. Una de las origina­ del santuario. Lv 8-9: sitúa el final de P en Lv 9. lo cual corresponde a un con­ Yh w h dirigida a Moisés (Ex 24.23-24). mundo y la estabilidad del orden cósmico. Gn 17. Israel se encuentra separado de las lidades de la investigación de Ch.23-24.34 y Lv 9. a partir de argumen­ ta teológica del escrito sacerdotal consistiría en pre­ tos narrativos.16 y Lv 1.

tie­ sué en el documento de base P?.y la separación con respecto a lo impuro.4. 11 . biológicas. que la comunidad puede enfrentarse (Lv 12-15). Delimitado de esa m a­ ción de la cual el conjunto del reino animal (Lv 11). Lv 16 postexílico: una comunidad de gerím (de extranjeros enunciaría las condiciones de posibilidad de una peren­ residentes) que coexistían pacíficamente entre otros nidad del orden cósmico establecido en Lv 9: no solo pueblos en la tierra prometida. una comunidad cultual. de la misma forma que las leyes de Lv mitado a un Tritoteuco Génesis-Éxodo-Levítico. a la tica una comprensión del orden de la creación. por la con­ to sacrificial inaugural. cuando toda perspectiva de restau­ rías de pureza e impureza. transformado en nación sacerdotal en m e­ del sumo sacerdote (Ex 28. La realización de la promesa de una Lv 11 -15 definirían la separación del campamento con tierra no pasa por la conquista violenta del país pro­ respecto al mundo exterior. en Lv 16 es Aarón el que es presentado a troladas. nera. ración monárquica es abandonada y los símbolos rea­ Así. la realización de la Dios se manifiesta a su pueblo en el marco de un cul­ promesa de una tierra no pasa. como dejaban suponer algunas hipótesis do­ cumentarías que integraban los relatos del libro de Jo­ Presencia de Y h w h . Este 1-9 definen la separación del santuario con respecto escrito propone para el Israel exílico y postexílico una a lo que es profano. así también las prescripciones de identidad cultual. el escrito sacerdotal Gn 1-Lv 16 habría sido com­ como el conjunto de las situaciones biológicas a las puesto. Mediante este conjunto de disposiciones se partir de ese momento como mediador entre Israel y habría constituido un ethos judaíta que pone en prác­ su Dios: la mediación sacerdotal sustituye. en fun­ mediación profètica de Moisés.15-30 y 29. orden Israel. Así. el orden «creacional» sería restaurado en el seno les (en particular la unción) se transfieren a la figura de Israel. El personaje de ne como función preservar el santuario de las fuerzas Abrahán. a partir de ahora li­ guna medida. Esta detallada según el cual cada familia debe escoger constante­ presentación de la hipótesis de Ch. En al­ contornos del escrito sacerdotal. metido. a comienzos del siglo v antes de nuestra era.7). según P. es representa­ del caos y permitir así la presencia permanente de tivo de lo que estaba llamado a convertirse el Israel Yh w h en Israel. socialmente Incon­ Por último. clasificadas según las catego­ judía de Jerusalén. tal como lo describe Gn 23. po­ como relato fundacional del Templo de la comunidad drían estar organizadas. dio de otras naciones: Israel se convertiría en un m i­ crocosmos del orden original querido por Dios. Nihan muestra mente la pureza -particularmente en la alim enta­ cómo las nuevas hipótesis compositivas redefinen los ción. Formulándolo de otra manera. pues. sino que puede permanecer en quista violenta del país. En cuanto al ritual de Lv 16. por fuerzas orgánicas.conjunto de los capítulos 11-16 del Levítlco a la obra él mediante la opción de Israel en favor de un ethos sacerdotal: los capítulos 11-15 tendrían como función particular que le separa de la impureza y del caos (Lv exponer los medios destinados a contribuir a la pre­ 11-15) y mediante un ritual de purificación regular del servación de un orden social (y cósmico) amenazado santuario (Lv 16).

en expresión de Th. abreviado como DtrL). Otto lógicas rivales se abren paso en el judaismo. de la conquista del país». 34 . Otto y R. Römer. relaciona la identidad de Israel con la pues­ • tradición patriarcal. algunas propuestas teo­ la redacción de este relato en la época de Josías. El modelo de composición propuesto por E. determinada por La hipótesis de Otto resulta bastante convincente: una ley que es a la vez cultual y ética. Jos 1-23. N. Lohfink definió un conjunto Dt 1-Jos 22. que liga la identidad de Israel a ta en marcha del culto gracias a la mediación de la cla­ la pertenencia a un clan. la redacción deuteronomista En 1988. Sitúa Así. la reafirmación de la relación privilegiada de Israel con la que designa como Landeroberungerzáhlung («relato tierra. en el momento del exilio. • tradición exódlca. para los auto res sacerdotales. en expre­ sión de Th. el Pentateuco ¿Pentateuco o Hexateuco? do así un modelo «genealógico-popular». a una tierra. En el siglo v. Römer. se sacerdotal. E. las co­ teológica» al desafío del exilio. bajo la guía de un lí­ les las tradiciones sacerdotales y deuteronomistas se der de tipo profético. La tradición consideraban la construcción y la puesta en servicio de sacerdotal ya había construido un «puente» entre tra ­ la Morada (Ex 25-Lv 9). 2. que liga la identidad de Israel a Achenbach considera las modalidades según las cua­ una experiencia de salvación. a dife­ autores deuteronomistas. En el exilio. sus divergencias teológicas. desarrollan. como he­ diciones literarias y teológicas diferentes: mos visto. etc. en la actuación común del pueblo. ligando recoge la designación introducida por Lohfink y deli­ la identidad de Israel a «centros de gravedad» opues­ m ita un relato que comprende el Deuteronomlo y tos: m ientras que. y a ambientes que concentran su mente en la acción cultual de los sacerdotes. para los atención en la tom a de posesión de la tierra. y que indica el consiste en considerar que el conjunto Dt-Jos (excep­ buen uso de las riquezas y los dones que Dios hace a to la conclusión de Jos 24) constituyó una «respuesta su pueblo en el marco de la alianza: la tierra. respuesta centrada en sechas. desarrollando así un modelo reunirán en un único conjunto literario. Lo atribuye la santificación de la comunidad descansa exclusiva­ a una época exílica. Al recibir el complemento de leyes sacerdotales. que Agrupar perspectivas diferentes. más allá de «vocaclonal-profétlco». la santificación descansa rencia de los ambientes sacerdotales. el escrito sacerdotal. calificándolo también de DtrL. 3.

Según Otto y Achenbach. y es una profeta como Moisés.10-12. que ve en la Torá un Las redacciones hexateucal y pentateucal tienen. el personaje riamente al Hexateuco.16-30 y 12. este está representado por Josué. que comienza al regreso del exilio Pentateuco. Pondré mis palabras en su boca. Hexred podría ser el producto de de ahora concluida con el relato de la muerte de Moi­ escribas cuyas técnicas exegéticas anuncian la hala le­ sés. y esto según to hexateucal. por cuenta propia. el Pentateuco tivos a los orígenes de Israel. pues. en Jos 24. Otto discierne en ella más bien el fruto de la pues­ dad» de la identidad de Israel: ligada al culto y a la tie­ ta en práctica de técnicas protorrabínicas por parte de rra según el Hexateuco. el personaje de Moisés. lo que le proporciona una autoridad espe­ sacerdotal y deuteronomista. dos lógicas rivales y eventualmente simultáneas: una quien. y la Torá es a partir En el plano literario. la alianza: «Yo suscitaré un profeta como tú de en m e­ dio de sus hermanos. Comporta así una di­ cífica e inigualable (cf. está ligada a una Ley. compromiso entre teologías laica (D) y sacerdotal (P). Dt 34.10: así. ligado al de las Escrituras. El Deuteronomio se encuentra clusión original (la purificación del santuario en Lv 16). es en el siglo v antes de y les dirá todo lo que yo le ordene». una escribas que heredan «programas» diversificados rela­ Torá. el midrás antes de ser fija­ Torá. La lógica hexateucal recorre los escritos que van desde la creación del mundo (Gn Hacia un Pentateuco. El personaje de Moisés es presentado en el con­ ba (comentario legislativo. una percepción diferente del «centro de grave­ E. rior de Israel).12). Hacia un Hexateuco.18 conside­ nuestra era cuando se llevó a cabo la relación de las ra así que Moisés pueda tener un sucesor. que adoptan do por escrito por los rabinos -los maestros de la perspectivas similares). sigue siendo único en la historia poste­ (eco posible en Neh 8. según Hexred. contrariamente a E. y Ex 33. que clausura la mensión protomidrásica. 35 . está de Moisés es interpretado como el iniciador de un «li­ centrada en la tom a de posesión del país. En el rela­ tradiciones sacerdotal y deuteronomista. p. Por último. retoma el papel legislador de Moisés lógica «hexateucal» y otra «pentateucal». Nm 11.6-8.8).11. y se desplie­ naje profètico» que permite a Israel permanecer fiel a ga de Dt 1 a Jos 23. Así. 63): la redacción he­ texto de una relación exclusiva con Y h w h y con la Torá xateucal recibe y actualiza las tradiciones precedentes.En cuanto a la redacción deuteronomista DtrL. y sería igualmente respon­ como consecuencia teológica proporcionar al relato sable de la inserción de Lv 17-26 (Ley de Santidad) en sacerdotal una conclusión muy diferente de su con­ la perícopa del Sinaí.a partir del siglo n de nuestra era.18. al que Yh w h conocía cara a actividad de búsqueda del sentido y de actualización cara» (Dt 34. «Nunca en Israel surgió un Torá. Blum. cf. es compatible con un judaismo de la diàspora. contra­ cuya teología es reflejada por Dt 18. Por tanto. Dt 18. (Ex 24. redacción hexateucal (abreviadamente Hexred) tiene Otto a finales del siglo v. La valizar» con la redacción hexateucal: es situada por E. según el Pentateuco. Una redacción pentateucal 1) y la alianza con Abrahán y sus descendientes hasta (abreviadamente Pentred) vendría a «corregir» o «ri­ la posesión de la tierra prom etida (Jos 23-24). así separado del libro de Josué.

Este punto será no obstante debatido por la lite­ ratura profètica. en el Dios y ellos serán mi pueblo. Yo perdonaré su maldad y no me acordaré más Teología de la Ley de Santidad. ciona H con la composición pentateucal del siglo v. la escribiré en su corazón. desde el más pequeño hasta el mayor. fiere de la teología sacerdotal. Otto rela­ alianza nueva. después de aquellos días. en que yo sella­ dotal de base P9. la composición de H representaría. Entonces ellos violaron la alianza. Esto aparece claramente en Lv 18-20. más profundo de cada israelita (v. oráculo de Y hwh. yo seré su En resumen. todos. escritas en tablas (se evoca la revelación del Sinaí en donde la categoría de santidad es reinterpretada. y podemos verlo en un texto como Jr 31. plano de las leyes. oráculo de Y hwh.14. y al perso­ ción la que desarrolla el v. En cuanto a la expresión de Israel. en la Ley de Santidad K. una contestación a esta reivindicación de La actualización legislativa exclusividad. La categoría de santidad incluye. E.Igualmente vemos que la clausura del Pentateuco (Dt «la escribiré en su corazón» (v. la santidad es habitualmente estática. postdeuteronomista. En el código legislativo H. sino en palabras inscritas en lo el relato P. El desplazamiento principal que tiene lugar entre P y H tiene que ver con el lugary las modalidades de La alianza nueva considerada no descansa en palabras la santificación. un fenómeno literario y teológico 34Para instruirse no necesitarán animarse unos a otros análogo a la composición de un Pentateuco que pone diciendo: «¡Conoced a Y hwh!». «Ley de Jerem ías de Santidad») como la continuación del escrito sacer­ Jr 3 1 31Vienen días. no encuentra pa­ 34. por Heiligkeitsgesetz.con el propio Dios. aunque puede relacionarse parte de la Torà de una exclusividad de la revelación. Nihan to.31-34. Pondré mi ley en su interior.10-12) tiene como corolario la reivindicación por ralelo en la Biblia hebrea. al que contiene. que permitió la inserción de D y de P en una misma 33Esta será la alianza que haré con el pueblo de Israel Torá en la época persa. Ch. con Is 51. aunque la presupon­ ga. 32) ni en un libro. que considera H como una composición litera­ día en que los tomé de la mano para sacarlos de Egip­ ria postsacerdotal. a pesar de que yo comparte la misma convicción y considera que es H la era su dueño.7 y Dt 30. Es específica y di­ de sus pecados. En el v. anteriores sin embargo a la intro­ ré con el pueblo de Israel y con el pueblo de Judá una ducción de suplementos legislativos Ps. a finales del siglo v. 33). la santidad de cada miembro del pueblo de Israel -pequeños y es un objetivo asignado al conjunto de la comunidad mayores. Elliger consideraba las leyes de Lv 17-26 (a partir de La contestación profètica ahora abreviadamente H. oráculo de Y hwh. a 36 . 34 al evocar la familiaridad nal sacerdotal. oráculo de Yhwh. porque me conocerán en relación el relato sacerdotal y el deuteronomista. Es esta intui­ está ligada al santuario. 33). pues. es 32No como la alianza que sellé con sus antepasados el decir.

10).32).26.8). Israel no es definido por H a partir de su relación con una cita invertida del Decálogo (Lv 19. el libro de los Números El análisis literario y teológico del libro de los Núme.3336. según munidad de Israel (Lv 20. país (Lv 22. pues. Al final. tensiones sociales y fundam entar la igualdad entre los miembros de la comunidad de Israel.15s). glas de pureza (Lv 19. cf.9-10. 21. En resumen. no de Santidad H insiste en múltiples ocasiones en la res­ sustituye a la mediación del culto. quien a su vez ejer­ una perspectiva que «pone aparte» a los sacerdotes ce una responsabilidad colectiva en la santificación del destinados a servir en el santuario (Ex 29. re­ para consagrarlo a Dios. reglas éticas relativas a los más pobres y al ejercicio de La ley jubilar. santifica a los 16).19). la ley jubilar es presentada como un m e­ lizando una categoría bastante anacrónica. tierra. 22. y que separa a Israel de las naciones to (Lv 19. sino por la obediencia a una ley que si­ ciernen al conjunto del campo de la vida cotidiana: cul­ gue al Éxodo. En la Ley En realidad. es a Moisés a quien corresponde poner en m ar­ sacerdotes (Lv 21. H lo es igualmente en el plano socioeconómico: la justicia (Lv 19. sino que la com­ ponsabilidad colectiva de Israel en la santificación: pleta: así. La santificación de la comunidad. igual­ la perspectiva de P. de la Ley de Santidad.10.37. Y hwh aparece. terpretada como un cuestionamiento de la teología ros permite sacar a la luz los elementos de una afir. uti­ En Lv 25. Documento de compromiso teológi­ co.19).3-4) y con­ con la tierra. la Ley que pasa por la obediencia a los mandamientos.13) y que subraya su función específica en rael y de la ética. contrariam ente a «Sed santos como yo soy santo» (Lv 19. y constituye al mismo ción teológica que se produce entre la composición de tiempo el recuerdo de la soberanía de Dios sobre la P y la de H. se podría dio de la santificación del tiempo. tes del santuario.8. abierta a los extranjeros residentes.23s).2 comienzan D. Por contra. la categoría de santidad. mación «hlerocrática» y teocrática que puede ser in- 37 .2.26.5-7) y ofrenda de las primicias (Lv 19.30. cuyo único propietario es él (Lv 25. de la la ley jubilar de Lv 25 tiene como finalidad reducir las comunidad de Israel (Lv 19. se extiende más allá de los lími­ mente Lv 20.32). la santificación de Israel (Lv 16. como la fuente de P y los suplementos Ps que les son anejos (Ex 25-Lv toda santidad (Lv 19. leyes sexuales (Lv 20. 25. Por otra parte.2. 4.9) como al conjunto de la co­ cha los elementos del santuario y consagrarlo.15. según las leyes cultuales sacerdotales de de Santidad. 40. 20. que es por tanto expresar en términos de «democratización» la evolu­ responsabilidad de cada cual.39. Presuponen una compren­ sión amplia.partir de ahora todos los aspectos de la religión de Is­ 30.7.33-34).23s). 22.8s). contrariam ente a Las prescripciones introducidas por Lv 19.

el sumo sacerdote -> sanción • Nm 20. leyes complementarias (sacrificios) . sacrificios Nm 9.1) • Nm 11-12: marcha por el desierto. faltas a la santidad .1-13: desobediencia de Moisés y de Aarón.Nm 19: rito de pureza que requiere un sacerdote . Qadés (11.1-3) victorias en Transjordania 38 . organización cultual. Sinaí (1.Nm 20.Nm 13-15: faltas voluntarias de los jefes de la comunidad -» sanción y mantenimiento de la promesa + Nm 13: designación de exploradores-jefes (uno por tribuí. intercesión de Moisés victoria de Horma (21.1-14: Pascua y pureza Nm 9. fracaso de la organización cultual -» sanción: preeminencia de Aarón + Nm 18: función de los levitas .22-22.36) Nm 1: censo de la comunidad. revuelta de los jefes -» sanción (14.15-10.1-22. fracaso de la expedición + Nm 14.36-38).4-9).21: en Qadés. muerte de Aarón.1-20. revuelta (21. intercesión de Moisés La profecía bajo la autoridad de Moisés • Nm 13.1-35: revuelta de la comunidad -» sanción: derrota de Horma (14.1-10.Nm 16-18: los levitas subordinados a los sacerdotes + Nm 16-17: revuelta de los levitas.1: marcha por el desierto.39-45) + Nm 15: leyes sobre las faltas voluntarias.10: disposiciones para la marcha (guía de los sacerdotes) Nm 10: disposición militar de la comunidad II. Estru ctu ra del libro de los Núm eros I. revueltas. intervención de los jefes (uno por trihn'i Nm 2: disposición militar de la comunidad Nm 3: censo de los levitas Nm 4: funciones de los levitas (organización cultual) Nm 5-6: ritos que requieren un sacerdote Nm 7-8: consagración del santuario y de los levitas.

tiene como horizonte de comprensión y de in­ teológica. Según la estructura adjunta. asistidos por los levitas (Nm 7-8). elogio de Pinjas Nm 26: censo de la comunidad y de los levitas * Nm 27.13) Nm 22.1-11: hijas de Selofejad.12-23: sucesión de Moisés Nm 28-30: calendario cultual y leyes sobre los votos + Nm 28-29: calendario cultual. Esta primera sección los sacerdotes. designación de jefes tuno pr>r Nm 35. la profecía bajo la autoridad de Yhwh Nm 25: idolatría -» sanción. colegialmente responsable de la santificación del país.1-36.50-34. III. y la de Números está situada al final de la perícopa del ética social desaparece del campo de la reflexión Sinaí. cultuales primera parte del libro de los Números (1. sacrificios.25: perícopa de Balaán. Tres diferencias esen­ son censados. reorganización cultual + Nm 30: ley sobre los votos Nm 31: expedición militar contra Madián por Pinjas Nm 32: instalación de dos tribus y media en Transjordania cuestiones patrimoniales (Nm 33. En el libro de los Números. Moab (22. par­ 2) Los levitas son objeto de desarrollos particulares: ticularmente la Ley de Santidad.2-24. cuestiones patrimoniales Nm 27.1-10. cuestiones patrimoniales Sentido de la estructura literaria 1) La comunidad ya no aparece. como en Lv 17-26.1-12: hijas de Selofejad. reciben leyes que les son propias y fi­ ciales la separan de Nm 1-10: nalmente son investidos en el santuario de una fun­ 39 .1-49: sumario: itinerario de Egipto a Moab) Nm 33. la santidad ne como tem a principal la organización cultual y mi­ parece tener como mediación electiva la acción de litar de la comunidad de Israel. reparto del territorio.29: indicaciones para la instalación.36) tie­ y de pureza.9-34: perspectiva de la instalación: ciudades de refugio Nm 36.1-8: ciudades levíticas Nm 35. Prim era sección. terpretación las leyes del Levítico que la preceden. la por la puesta en práctica de leyes éticas.

reparada.30-31: toda desobediencia vo­ libro de los Números se caracteriza por la revuelta de luntaria al proyecto divino -político o cultual.1 - diencia son Caleb y Josué. Nm 20. ya desacreditadas en Gn 49. por el hecho de la «militar-cultual». cuya los levitas (Nm 16) y por último Moisés y el sumo aplicación afectará a todos los componentes de la co­ sacerdote Aarón (Nm 20. teraria de la primera sección del libro refleja esta comprensión jerárquica de la santidad. Es interesante obser­ munidad: Nm 14. Es una comunidad cuya vocación aparece como la comunidad (verbo kárat. En Qadés.1-13). (Nm 2 y 10) y su organización es presentada con ayu­ La consecuencia de estas diferentes rebeliones. y que se distingue así de la comuni­ impureza ligada a la falta voluntaria. Cual­ relatos de Qadés revisten una dimensión ejemplar quier desobediencia es incompatible con la santidad. cuya disposi­ 1) Militar: la exploración previa a la conquista de Ca- ción del texto hace franquear al lector los sucesivos naán es desviada por los exploradores (Nm 13). para las generaciones posteriores-. sacerdotes munidad rehúsa p artirá la conquista del país (Nm 14). 2) Cultual: la disposición precisa de la comunidad de Is­ 3) El campo de responsabilidad del sacerdocio aparece rael es cuestionada por los partidarios de Coré -levitas más amplio que el ejercicio del culto: la comunidad y responsables de la comunidad-. Por tanto. que no puede ser dad descrita por la tradición sacerdotal (Gn 1-Lv 9).65. Nm 16 (levitas y jefes). La construcción li­ militar y cultual. santuario (7-8). cuyo da de un vocabulario no solo cultual. en sus dimensiones cultual y militar.39-45 var que los únicos personajes «exentos» de desobe­ (todos los israelitas). en la medida en que numerosos relatos de laridades regionales.ción de asistencia a los sacerdotes. que pertenecen a las está dispuesta en función de objetivos de conquista tribus de Levíy de Rubén. como la presupuesta por Lv 19-26. precisa su objetivo teológico: la santi­ pueden identificarse con estos personajes ejemplares dad. Su principio Segunda sección: en Qadés. cuya valoración podría tener como miembros pasa por una obediencia sin tacha al pro­ perspectiva no solo la invitación a la obediencia -los yecto divino. da sección de Números ilustran esta prescripción.36-38 (exploradores). «cortar»). La santificación de la comunidad y de todos sus (Nm 26.condu­ todos los componentes de Israel contra el proyecto di­ ce a esta sanción. El final de Nm 20. El libro de los Nú­ Las faltas descritas por los relatos de la segunda sec­ meros establece así una «jerarquía de santidad» co­ ción afectan a los dos aspectos del proyecto divino: munidad levitas -» sacerdotes. La segunda parte del está expuesto en Nm 15.1-13.12). la comunidad entera (Nm 14). todos los israelitas rícopas (Qadés). desobediencia voluntaria. 32. y la co­ grados: comunidad (1-2). levitas (3-4). que representan simbólica­ 13 (Moisés y Aarón). más allá de las particu­ Además. Los diferentes relatos de la segun­ vino: los jefes (Nm 13). Nm 11-21 encuentran un paralelo en el libro del Éxo- 40 Í . sino también mi­ objeto difiere. es sin embargo idéntico: la exclusión de litar. sino también la unificación religiosa de Israel. así como mente las dos tribus más importantes del sur y del la indicación geográfica ligada al conjunto de estas pe- norte: Judá y Efraín. Nm 14. (5-6).

bilidad de los sacerdotes: la identidad religiosa de Is­ rael se encuentra amenazada por sus vecinos Así. 41 . en sumo sacerdote (Eleazar) y el jefe de la comunidad (Jo­ el libro de los Números el don de Dios aparece ligado sué).1 s. en su primera sección. La perspectiva de una entrada inminente en la a una estricta obediencia a la ley.45). idólatras. una reflexión teológica sobre la falta voluntaria y sobre sus consecuencias: las leyes enunciadas en el Sinaí señalan el itinerario de la co­ En Moab. el prescripciones del libro de los Números tienen una in­ destino singular de Israel aparece ligado a la bendición sistencia teológica diferente de las que las preceden particular de la que el pueblo disfruta frente a las na­ sincrónicamente en Éxodo y en Levítico: se presentan ciones extranjeras (perícopa de Balaán: Nm 22-24). por así ción de la naturaleza cultual y militar de la responsa­ decir.1 s). que ha sido comu­ tierra prometida va de la mano de una nueva afirma­ nicada a la comunidad de Israel y que indica. en térm inos de alianza la orientación de Canaán. ción privilegiada del sacerdocio en la puesta en m ar­ Por otra parte.13s).42) y la alianza mosaica (Lv medio del ejemplo de dos tribus y media instaladas en 26. También aquí la teología del libro de los Números Tercera sección: en Moab. en frente a las amenazas extranjeras (Nm 31). Pero Nm 32 expresa claramente la pree­ privilegiados son los sacerdotes aarónidas. en esta última sección del libro. todas las fun­ militar. 36). Se trata de la tierra prometida: la posibili­ de Santidad -que recapitula a la vez la alianza con dad de un judaismo en la diáspora es considerada por los patriarcas (Lv 26. La tercera sección del li­ marca una evolución con respecto a la teología bro está centrada en el lugar en el que el proyecto di­ sacerdotal y a la teología de la Ley de Santidad: una vino puede ser plenamente realizado. esta sección del libro de los Números debe ser in­ ciones y responsabilidades puestas en marcha en la terpretada en referencia a esos textos: mientras que primera sección del libro son reorganizadas aquí: los el don salvífico de Dios aparece como incondicionado levitas (26.13s. su segunda sección.son sustituidas por una alianza cuyos socios Transjordania. las docio. reafirmando así la autoridad sacerdotal so­ teológica principal del libro de los Números: la fun­ bre las tribus que viven en la diáspora. después de los relatos de falta y de cha del proyecto divino. y cuyo objetivo tuales (Nm 28-29) y la protección de la comunidad es la santificación.12-13). Nm 25 minencia de un judaismo que tiene como marco el país relee.do. cendencia (Gn 17). como atestigua alianza eterna concluida con Abrahán y con su des­ la insistencia en las cuestiones patrimoniales (Nm 27. su «buen uso». los responsables (Nm 34. y la alianza considerada por la Ley 24. Sin embargo. proyecto cultual y proyecto sanción reunidos en la segunda sección. el libro de los Números propone. 35. el en los relatos que preceden a la perícopa del Sinaí. Finalmente. pues. bendición y preeminencia del sacer­ munidad y no pueden ser ignoradas.57s. como un «suplemento sacerdotal radical» aportado a está garantizado por la alianza definitiva que Y hwh las leyes que las preceden en la Torá. concluye con los sacerdotes (Nm 25. después de haber definido. y corresponde a los sacerdotes asegurar a la el proyecto divino como un proyecto cuyas dimensio­ vez el funcionamiento regular de las instituciones cul­ nes son a la vez cultuales y políticas.

1 s aportan un quista militar aparece como extraña a la tradición complemento al ritual sacrificial de Lv 1-7. En efecto. La comprensión del libro de los Nú­ del Pentateuco meros requiere que su lector sea «competente». ros está compuesto en el contexto amplio de un con­ No se trata de «reducir» el conjunto de las tradiciones junto literario sincrónico. cuyo conocimiento es nece­ del libro a la punta teológica que caracteriza esta es­ sario para su interpretación. tructura. muchas constitu­ • El escrito sacerdotal concluye con la puesta en ser­ yen un «suplemento» a tradiciones sacerdotales: la vicio de la Morada. La composición de conjunto del li­ como marco de interpretación de las tradiciones que bro de los Números adopta un punto de vista teoló­ allí se reúnen. Así. el libro de los Núme­ cífica. la justa comprensión de los relatos requiere el El marco de interpretación. y donde se reflejan a la vez la historia del sis y Éxodo.43-49. sino que sería conveniente más bien subra­ yar que la composición del libro va de la mano de la Como reacción contra las teologías sacerdota­ elaboración de un marco de conjunto que funciona les precedentes. etc. teniendo el culto como función consagración de los levitas en Nm 8 viene a «comple­ restaurar entre Dios y la humanidad la relación de tar» la consagración de los sacerdotes descrita en Lv 8. 42 . en Nm 16y 25. análisis estructural pone al descubierto múltiples indi­ cios literarios que reflejan un trabajo redaccional (o Por otra parte. en Nm presa ante todo en el servicio cultual que la comu­ 9. desacreditadas por el relieve una coherencia de entrada: por una parte. nidad rinde a su Dios por medio de los sacerdotes. los personajes culpables de revuelta o texto y la diversidad literaria y teológica de las tradi­ de desobediencia. para la cual la identidad de Israel se ex­ tiva a la fecha de la celebración de la Pascua.1 -14 es una adición aportada a Ex 12. La perspectiva de una con­ las leyes sobre los sacrificios de Nm 15. la ley rela­ sacerdotal. Rubén y Simeón. Los Números en la composición Un libro que se apoya en las otras tradiciones del Tetrateuco. la estructura que se pone de latos paralelos de Ex 14-18. Más allá de las m últi­ conocimiento de tradiciones que pertenecen a los li­ ples fracturas textuales que caracterizan al libro de los bros precedentes del Pentateuco: en particular Géne­ Números. ha podido ponerse de bus de Leví. gico diferente tanto del de el escrito sacerdotal como del de la Ley de Santidad: ' Añadamos un último punto: entre las tradiciones le­ gislativas del libro de los Números. por otra.1-14. pertenecen a las tri­ ciones que están allí reunidas. armonía rota en Gn 6-9. el discurso de Jacob en Gn 49. A pesar de que posea una relieve aparece como el vector de una teología espe­ verdadera autonomía literaria. la comprensión de los relatos de re­ compositivo) que apunta a la unificación del libro de vuelta de Nm 11-21 requiere la «memoria» de los re­ los Números.

que subordina la legislativos más antiguos. La teología de la composición de conjunto del libro de al final de la época persa. y por la ausencia de expresión de toda tes de la época macabea. sino responsabilidad militar. ¿Es posible ir más allá en la definición elementos dispares que vienen a completar los textos de este grupo? El relato de Nm 32. y por la Insistencia en la su­ también en el plano político. 43 . lario de R. Este movi­ • con respecto a la tradición sacerdotal.• La Ley de Santidad considera al conjunto de la co­ que el judaismo privilegiado por el libro de los Núme­ munidad como colectivamente responsable de la ros tiene como marco la tierra prometida. por la rela­ miento reivindica para los sacerdotes la guía de la co­ ción entre la función cultual de los sacerdotes y su munidad de Israel. 17-26. aparece como el último afirma su papel exclusivo en el gobierno de la comu­ lugar «no fijado» de la Torá donde pueden añadirse nidad de Israel. donde esta en la centralización del poder en manos de la clase «fusión» de lo político y lo religioso no aparecerá an­ sacerdotal. que no parece tener ninguna • con respecto a la Ley de Santidad. confirma antes. como hemos mencionado diáspora a la autoridad de los sacerdotes. sino so­ atestigua la Influencia del Código deuteronómlco y bre el conjunto de las expresiones «samarianas» y ju- el Código de la Alianza en las prescripciones de Lv daítas del judaismo postexílico. por la insistencia traducción en la realidad política de Judá. de un movimiento sacerdo­ los Números se sitúa en ruptura con respecto a estas tal radical que «reacciona» ante las tradiciones litera­ dos tradiciones: rias y teológicas precedentes (tradiciones consignadas en el texto «protocanónico» de la Torá). Achenbach. La valora­ santificación de la tierra. El libro de los Números atestigua. la existencia. Se distingue igualmente de * ción de los personajes de Caleb y Josué muestra que la tradición sacerdotal por una toma en considera­ los autores de Números buscan afirm ar su autoridad ción de la ética. por recoger el vocabu­ tes. en la libro de los Números. Una reivindicación radi­ bordinación de los levitas al grupo de los sacerdo­ cal «teocrática y hierocrática». Es como si el Algunos elementos dispares. en su composición de conjunto. tra era. pues. medida en que el libro de los Números es el último en expresara la reivindicación de un grupo sacerdotal que entrar en el canon de la Torá. en particular de la ética social. que sobre un judaismo no exclusivamente judaíta. en el siglo n antes de nues­ preocupación ética. no solo en el plano religioso. Un movimiento sacerdotal radical. Por último.

mera «función» de las colecciones legislativas del Pen­ tateuco: se trata de textos ante todo teológicos. y no tie­ guir entre la historia de la composición de los textos nen fundamento teológico. Tienen como primer objetivo la protección de los más pobres y la prevención de la esclavitud por Estas hipótesis no deben llevar a perder de vista la pri­ deudas. Composición de s textos legislativos Función de los textos legislativos identidad de Israel. Estas normas afectan a y la cuestión del estatuto de autoridad (teológica. don­ de la publicación de colecciones jurídicas situadas bajo la autoridad de un soberano a veces puede ser inter­ pretado como un acto de propaganda real (así el fa­ El Código de la Alianza moso Código de Hammurabi. en los re­ material literario que reúne.22-23. según la expresión cipal de las decisiones jurídicas. la ausencia casi total. fi­ ¿Cuáles son la función y el «estatuto» de las coleccio­ nalmente. ju ­ diferentes ámbitos de la vida social. en las diferentes Las leyes apodícticas representan principios. Las primeras son la ex­ fueron compuestas. siderar demasiado fácilmente a estas últimas como las fuentes concretas del derecho de la época en que Normas y «m etanorm as». los de los «códigos» del Próximo Oriente antiguo. sino también por la estructura de cada colección y. cribas o incluso como «casos escolares». las normas. por las relaciones que mantienen con las nes legislativas del Pentateuco? ¿Son comparables a secciones narrativas del texto. sino manifiestos que de F. que son reflejadas no solo por el contenido objetivo de las diferentes prescripciones. Su proximidad teuco. mucho más reciente que el Primera constatación. que sirvió durante mucho tiempo de m o­ La inserción del Código de la Alianza (Ex 20. Es­ Una composición de época monárquica. La edición del texto es. del siglo xvm antes de nuestra era. El estu­ tas leyes enuncian diferentes comprensiones de la „ dio del vocabulario. Crüsemann). Por otra parte. conviene distin­ presión de un derecho local consuetudinario. que vienen a criticar la insuficiencia de expresan un derecho deseado. teológi­ épocas en que fueron compuestos. Los códigos de la Torá podrían representar así. regulan las rela­ rídica) que adquieren en una sociedad determinada. no la fuente prin­ camente fundados (metanormas . 5. de referencias explícitas a las disposicio­ pone en relación leyes casuísticas (mishpatím ) y leyes nes penales consideradas por las leyes invita a no con­ a pod ícticas.19) delo penal)? en el libro del Éxodo es tardía (época persa). una hipótesis «clásica» consiste en considerar­ con la formulación de las colecciones de leyes del Pró­ las como escritos destinados al aprendizaje de los es­ ximo Oriente antiguo es notable. La estructura del código latos bíblicos. por tanto. ciones de vecindad y no constituyen la expresión de En ausencia de función jurídica de las leyes del Penta­ una reflexión específicamente religiosa. del contexto sociohistóricoy de los 44 .

este movimiento de interpretación Las leyes cultuales de Ex 20. que proporcionan al esclavo liberado los medios financieros para establecerse (Dt 15.13-).2-11: (ritmo 6/7) leyes sobre la esclavitud y la liberación de esclavos H erm enéutica intrabíblica El Código deuteronómico hereda tradiciones legislati- Ex 21.10-12: (ritmo 6/7) leyes sobre el barbecho y deuteronómico y el escrito sacerdotal.20: ley sobre el ger teger a los más pobres en la sociedad .18*22.17-19: leyes con pena de muerte convierten en sistemáticas. Ex 20..20b. Por otra parte.ls) y la liberación periódica (introducidas por kí. motivos teológicos permite considerar una influencia En el propio interior del texto bíblico.8: leyes apodícticas deudas (viuda. como hemos visto antes.22-23. por ejemplo. proporcionan argumentos en favor de la tinuidad con el movimiento de exégesis interno en la antigüedad de las disposiciones reunidas en el Código Torá y después de exégesis de la Torá (cf.14s. puesto que estos Estru ctu ra del Código de la A lianza textos no consideran la centralización del culto y diso­ Ex 20.13. 21. non de la Torá.22-26: leyes cultuales (construcción de los altares) cian la fiesta de los Ácimos de la celebración pascual.9: ley sobre el ger salarios y el espigueo (Dt 24.24s. se Ex 22. que consiste en pro­ Ex 22. como el calendario de prosigue en las comunidades.e incluye comple- 45 . De la misma manera. Así. El propio Nuevo Testamento se sitúa en con­ Ex 23. extranjero residente. un tra­ situar la fecha probable de su composición a comien­ bajo de «exégesis intrabíblica». los Ex 23. que despliega y modifi­ (forma participial de los enunciados legislativos) ca. Ex 21. las disposiciones relativas al perdón de las deu­ Ex 21. es asociado a la comunidad de Israel. de la Alianza (a pesar de que el texto es de edición ta r­ las antítesis del Sermón de la montaña en Mt 5. huérfano.12s). normas de los esclavos.1.10-20).16: leyes casuísticas das (ley de sltmittah : Dt 15. mentos -Ex 22.12-17: leyes con pena de muerte *■vas del Código de la Alianza. convirtiéndose en «sujeto» de la Torá. el Código Ex 23. día -cf.21-48). el Código (forma participial de los enunciados legislativos) deuteronómico amplía la preocupación de las leyes apo­ dícticas del Código de la Alianza. que. la Ley de Santidad presupone el Código de la Alianza. Tras la clausura del ca­ zos del siglo vn antes de nuestra era.y particularmen­ te las categorías susceptibles de caer en esclavitud por Ex 22.20s) y mediante leyes relativas a los depósitos.21-23. «cuando»). 23. levita)- (sin sanciones) relativas a los pobres: mediante la prohibición del préstamo con interés (Dt metanormas 23. el análisis litera­ profètica en la formulación de las leyes apodícticas y rio saca a la luz un «movimiento hermenéutico».24a¡ 23.6. Una de las «novedades» radica­ les de la Ley de Santidad es el lugar concedido al extran­ jero residente -a l ger-. dando nacimiento a la Torá oral. Las disposiciones sobre el descanso del T día legislativas se actualizan en función de la situación espe­ Ex 23.13-19: leyes cultuales (calendario) cífica de la época persa.

transmitido por mediación de Moisés. Este texto, que
El Código deuteronómico
pone en relación relato (5,6) y leyes (5,7s), prescripcio­
El Deuteronomio preexílico (Ur-Deuteronomium) he­ nes cultuales y éticas, y que articula la relación con
Dios y la relación con el prójimo, puede ser considera­
reda tradiciones del Código de la Alianza, que reinter­
do como una metanorma , una síntesis normativa que
preta y desarrolla: las insistencias teológicas de esta
goza de una gran autoridad y que proporciona el prin­
nueva colección de leyes se concentran en la centrali­
cipio de interpretación de las prescripciones particula­
zación del culto sacrificial (Dt 12,13-19), que constitu­
res reunidas en Dt 12-26.
ye una novedad importante, y en la prohibición de la
idolatría, El Código deuteronómico (Dt 12-26) es la co­ El Decálogo de Dt 5 encuentra un paralelo cercano en
lección legislativa del Pentateuco en que la ética Ex 20,2-17, También aquí, el texto del Decálogo, que
«comunitaria» ocupa mayor lugar. Este texto estable­ se presenta como un discurso de Yh w h dirigido sin m e­
ce una relación entre prescripciones cultuales y pres­ diación, en primera persona, a los israelitas, está si­
cripciones éticas: la participación en las fiestas de pe­ tuado en cabeza de todas las leyes de la perícopa del
regrinación implica tom ar en consideración a los más Sinaí, lo que subraya su autoridad.
pobres (Dt 1 6 ,9 s ).
Como muestra la tabla sinóptica (cf. p. 49), la estruc­
Durante el exilio, el Código deuteronómico recibe tura de los dos Decálogos es análoga:
complementos «deuteronomistas», que responden a
- Introducción «histórica»: Ex 20,2 = Dt 5,6.
la nueva situación política y religiosa, La ley sobre el
rey (Dt 17,14-20) puede ser considerada como una - Prohibiciones relativas a la relación con Yh w h , cita­
adición exílica, por el hecho de su acercamiento críti­ do esencialmente en primera persona: Ex 20,3-7 =
co a la monarquía, Dt 5,7-11,
- Mandamientos positivos que ligan la relación con
Y hwh y la relación con el prójimo: Ex 20,8-12 = Dt
El lugar específico de los Decálogos 5,12-16,
- Mandamientos negativos relativos a la relación con
El Decálogo de Dt 5 es atribuido por E, Otto a una re­
el prójimo: Ex 20,13-17 = Dt 5,17-21,
dacción deuteronomista exílica, En efecto, este texto
es compatible con una vida en la diáspora, contraria­ Esta estructura pone en relación una introducción his­
mente a las prescripciones de Dt 12-25, que presupo­ tórica y prescripciones legislativas, Estas prescripciones
nen la vida en el país, * tratan a la vez de la relación con Dios y de la relación
con el prójimo, son de dimensión cultual (el sábado) y
Una síntesis normativa. Constituyendo un «preám­ ética. No se hace ninguna referencia a un clero ni al
bulo legislativo» situado a distancia de los otros tex­ culto sacrificial del Templo. Así, la puesta en práctica
tos legales, el Decálogo tiene la forma literaria de un del Decálogo es compatible con un judaismo de la
discurso de Y hwh , formulado en primera persona y diáspora.
46

i

Leyes del Pentateuco y del Próximo Oriente antiguo
El descubrimiento de documentos mesopotámicos, neoasi- 5. Lista de dioses invocados para dar testimonio de la con­
rios o hititas ha permitido poner de relieve la proximidad clusión del tratado y validarlo - cf. Dt 20,19
de la formulación de las leyes del Pentateuco y los textos 6. Maldiciones y bendiciones, que clausuran el texto y pre­
del Próximo Oriente antiguo. cisan a lo que se expone el vasallo en caso de violación del
tratado y los beneficios que recibirá por el hecho de su f i­
Forma y construcción literarias. La formulación casuísti­ delidad - cfrDt 28.
ca encontrada en numerosos enunciados legislativos de los
«códigos» de laTorá (Ex 21,2.3.4, etc.; Lv 4,3.13.27; Dt Contenido de las prescripciones. Los temas de las pres­
15,12; 21,10,15.18) es comparable a la forma literaria de cripciones reunidas en los códigos legislativos del Penta­
las prescripciones del Código de Hammurabi. Por otra par­ teuco están a veces muy próximos a las temáticas encon­
te, el epílogo de este código, que proviene de una redac­ tradas en los códigos del Próximo Oriente antiguo: derecho
ción diferente de la del «cuerpo» de leyes que están allí reu­ matrimonial y «familiar» (golpes y heridas recibidos por
nidas, supone bendiciones y maldiciones, que pueden ser los padres: Ex 21,15.17; cf. Código de Hammurabi, § 195),
relacionadas con Dt 28 o Lv 26. Por último, la estructura del derecho a propósito de golpes y heridas que supongan la
Deuteronomio ha sido comparada con textos jurídicos muerte; derecho relativo a los esclavos. No solo las reali­
del Próximo Oriente antiguo y puesta en paralelo con los dades sociales abordadas por las prescripciones pueden es­
tratados de vasallaje hititas y los juramentos de lealtad tar cercanas, sino que además las prácticas consideradas por
neoasirios. A pesar de que parece erróneo considerar una las leyes pueden ser comparables, así como la liberación
«dependencia» del Deuteronomio con respecto a estos tex­ periódica que pone fin a un período de esclavitud por deu­
tos, hay que tener en cuenta una influencia «cultural» de das (Ex21,2s; Dt 15,12s; cf. Código de Hammurabi, § 117).
los tratados y los juramentos.
Fundamento ideológico de las prescripciones. Una parte
Estructura-tipo de los tratados de vasallaje hititas (según de los principios subyacentes a las leyes bíblicas -la ideo­
V. Korosek, en 1931) y comparación con el 1)1: logía que las fundamenta- no es específico de ellas. Las
1. Introducción, que presenta al soberano tint' dicta el do­ prescripciones que recurren a la «fórmula del talión» pro­
cumento - cf. Dt 1,l-6a porcionan un ejemplo iluminador. Esta fórmula se encuen­
tra, bajo formas distintas, en Ex 21,22-25; Lv 24,17s; Dt
2. Prólogo histórico, que enuncia las hazañas del sobera­
19,19-21; pero en todos los casos es utilizada para descri­
no - cf. Dt l,6b-3,29
bir la proporcionalidad entre la sanción y el perjuicio cau­
3. Estipulaciones, que precisan las obligaciones del sobe­ sado. Este principio se encuentra ya enunciado, al comien­
rano con respecto a su vasallo, y los compromisos de este zo del segundo milenio, tanto en el código de la ciudad de
con respecto a aquel - cf. Dy 12-26 (Código deulcronó- Eshnunna (§§ 42-48; 53-58; siglo xx antes de nuestra era)
mico) como en el Código de Hammurabi (§§ 192-195; 196, 197,
4. «Cláusula de la tablilla», que define el lugar donde se 200; 205-208). Más notable aún, una de las situaciones evo­
conservará la tablilla del tratado e invita a la lectura pe­ cadas a título de ejemplo en el Código de Hammurabi, en
riódica de este texto por el vasallo, en presencia de su cor­ los §§ 209-214 (nacimiento prematuro o aborto provocado
t e - c f . Dt 17,18-19 durante una riña), se encuentra en Ex 21,22-23.

47

Composición literaria. La primera sección (Ex 20,3- prójimo liberándolo del deseoy de la codicia. Los m an­
7 y Dt 5,7-11) enuncia mandamientos negativos. damientos «negativos» de la primera y de la última
Y hwh , sujeto del discurso, habla en primera persona. sección del Decálogo tienen, pues, una misma finali­
El texto, estrictam ente idéntico, concierne a la exclu­ dad: crear para el hombre un espacio de libertad.
sividad del culto dado a Y hwh , la prohibición de la ido­
De todos los mandamientos, el relativo al sábado tie­
latría y la utilización del nombre de Y hwh en los jura­
ne una formulación que es uno de los lugares de di­
mentos.
vergencia entre el Decálogo de Ex 20 y el de Dt 5:
La motivación de estas leyes -como las que vienen a • la motivación teológica del mandamiento del sába­
continuación- está expuesta en la introducción «his­ do adquiere, en Ex 20, tem as y un vocabulario sacer­
tórica» (Ex 20,2 y Dt 5,6), donde Dios es definido como dotales: empleo del vocabulario de la santificación
el liberador que ha hecho salir a Israel de Egipto. El cul­ y referencia a Gn 2,1 -3 en Ex 20,11;
to dado a los ídolos aparece, pues, como opuesto al
culto al único Dios que ha dado la libertad a su pue­ • por contra, la motivación teológica del sábado en Dt
blo: Y hwh , La idolatría es una nueva servidumbre. Por 5,12-15 responde a una teología de la salvación (v, 15):
tanto, los ídolos negativos enunciados en la primera el sábado puede ser considerado como memorial de
sección del Decálogo tienen como fundón definir un la liberación de la que Dios hizo disfrutar a Israel en
espado de libertad para Israel, Egipto. Esta motivación y este tema teológicos son
desarrollados por los autores deuteronomistas.
La sección central de cada Decálogo (Ex 20,8-12 y Dt
5,12-16) yuxtapone dos mandamientos positivos: el Inserción en la Torá. El paralelismo y el «diálogo a
mandamiento sobre el sábado y el mandamiento re­ distancia» entre los dos Decálogos reflejan, pues, la dua­
lativo a los padres; ambos articulan la relación con lidad de expresiones teológicas que tratan de redefinir
Dios y la relación con el prójimo: respetar el sábado es la identidad de Israel durante el exilio. Conviene distin­
a la vez conceder al prójimo un descanso justo y con­ guir entre la composición del Decálogo como unidad
fesar a Dios como creador (Ex 20) o como salvador (Dt literaria específica y la cuestión de la inserción de los
5), El respeto al sábado une en un mismo acto cultual dos Decálogos en la Torá, en la situación que ocupan
al conjunto de la casa: señores y siervos. El séptimo en ella actualmente.
día de la semana, la estratificación social queda abo­
lida y todos son hechos libres de obligaciones sociales. En Ex 20, el Decálogo viene a interrumpir el relato de la
teofanía del Sinaí, que se reanuda en Ex 20,18. La in­
La última sección (Ex 20,13-17 y Dt 5,17-21) trata ex­ serción del Decálogo en este lugar preciso de la períco-
clusivamente de las relaciones con el prójimo. La com­ pa del Sinaí le confiere una fundón de clave hermenéu­
paración sinóptica muestra varias diferencias. Tanto tica del conjunto de los textos legislativos que le siguen.
en un caso como en el otro, los mandamientos nega­ En el Deuteronomio, el Decálogo da a la alianza del Ho-
tivos reunidos en esta última sección tienen sin em ­ reb (cf. Dt 4,10-14) un contenido legislativo, y al mismo
bargo la misma perspectiva: hacer posible la vida del tiempo su situación en el libro del Deuteronomio le
48

se en] nada. que te ha hecho salir del país de 6Yo soy Y hwh. l2Guarda el día del sábado para santificarlo. y las que están en versalitas son propias de Dt 5 Ex 20. tu Dios. en los que me odian. 17No matarás 11No matarás. ni nada que sea de tu prójimo. Los dos Decálogos Las expresiones en cursiva son propias tic f. 17No desearás la casa de tu prójimo. ni nada que sea de tu prójimo. para aquellos que me aman y los que guardan mis mandamientos. para nada. te hizo salir de allí con mano mar y todo cuanto contienen. tu siervo y tu sier. 11Porque en seis días Y h w h hizo los cielos y la tierra. a fin de que descansen tu siervo y tu sierva. 8Acuérdate del día del sábado para santificarlo. de la casa de los esclavos. un Dios celoso que castiga la falta de los padres en los hijos y hasta la tercera y cuarta [generación] padres en los hijos y hasta la tercera y cuarta [generación] en los que me odian. su buey asno. un Dios celoso que castiga la falta de los Y hwh. rás ninguna tarea. ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. tu Dios. 9Seis días trabajarás y harás tu tarea. como tú . residente que está en tus puertas. porque yo soy 9No te postrarás ante ellos ni les servirás. ‘ pero que hace misericordia a miles. tu Dios. ni de lo que hay en ba en los cielos. 49 . 4No te harás imagen ni ninguna forma de lo que hay arri­ 8No te harás imagen ni ninguna forma de lo que hay arri­ ba en los cielos. por­ "No utilizarás el nombre de Y hwh. 5No te postrarás ante ellos ni les servirás. por­ que Y hwh no dejará impune al que utilice su nombre para que Y hwh no dejará impune al que utilice su nombre para nada. 7No utilizarás el nombre de Y hwh. su campo. nada. 5 No tendrás para ti otros dioses ante mí. TU DlOS. tu D ios. como te lo ha ORDENADO YHWH. no codiciarás la casa de tu prójimo. tu Dios. tu D ios. tu Dios. ni abajo en la tierra. que te ha hecho salir del país de Egipto. y todo tu ganado y tu extranjero puertas. las aguas debajo de la tierra. fuerte y brazo extendido. tu Dios. ordenado guardar el día del sábado. para nada. 11Seis días trabajarás y harás tu tarea.6-21 2Yo soy Y hwh. tu D ios. tú y tu hijo y tu hija. a fin de que tus días se prolonguen y para longuen en el suelo que te da Y hwh. fegipto. aman y los que guardan mis mandamientos.2-7 Dt 5.'v 20. ni su siervo ni su sierva. que seas feliz en el suelo que Y hwh. el y que Y hwh. a fin de que tus días se pro­ Y hwh. tu Dios. y tu ganado y tu extranjero residente que está en tus va. 18y no cometerás adulterio 14No cometerás adulterio. tú y tu hijo y tu hija y tu siervo y tu sier­ va. como te lo ha ordenado 12Honra a tu padre y a tu madre. 15Acuérdate de que fuiste esclavo en el país de E gipto. ni su buey ni su de tu prójimo. ni abajo en la tierra. 7No tendrás para ti otros dioses ante mí. tu Dios. ni su asno. de la casa de los esclavos. tu Dios. ni su siervo ni su sierva. 10Pero el séptimo día: sábado para Y hwh. No ha­ rás ninguna tarea. no desearás la mujer 21No desearás la mujer de tu prójimo. te da. y descansó el séptimo día. para aquellos que me '“pero que hace misericordia a miles. No ha­ l4Pero el séptimo día: sábado para Yhwh. P or eso Y hwh. 19y n o ro b a rá s 15No robarás. y tu buey y tu asno. 20y darás contra tu prójimo un testimonio [que no descan­ 16No darás contra tu prójimo un testimonio de mentira. 16Honra a tu padre y a tu madre. tu Dios. porque yo soy Y hwh. te ha Por eso Y h w h bendijo el día del sábado y lo santificó.

145-164. presiones teológicas que se descubren en él. Hommage au professeur Jacques Briend. co. The no. «Es­ tado actual de la investigación sobre el Pentateuco». Eisen­ mas R ömer / Christophe N ihan. The Books o f Leviticus and Num­ • Jean-Louis Ska. From Priestly Torah to Pentateuch. 2007. Más allá de la Biblia. Cerf. «La formation du Pentateuque». Verbo Divino. Desclée de Brou­ • Bernard R enaud . Verbo Divino. 2003. lectura de los cinco primeros libros de la Biblia. Estella. 5 contribuye a poner en relación las teologías sacer­ dotal (P) y deuteronomista (Dtr). Crítica. • Thomas Römer (ed. pp. más allá de la diversidad de ex­ la dualidad de Decálogos tiene una función unificado. Verbo Divi­ • Gary N. . en Introducción al Antiguo Testamento. en Revue Théologique des Bernardins 1 (2011 ). 2001. Barcelona. L evinson (eds. Cerf. (eds. ducción al Antiguo Testamento. leyes de Israel».). . pp. M acchi / Ch. Mohr Siebeck. in. P ara sa b e r m ás Introducciones Cuestiones particulares • Olivier A rtus. ducción al Estudio de la Biblia 3a.La naissance du judaïsme. 2005. Estella. de l’Atelier. 50 A . Peelers. Claves para la interpretación de los cinco primeros . cuentran en las pp. Verbo Divino.).-D. 2011. Pentateuch as Torah. «La naissance du Pentateuque et la construction d’une libros de la Biblia. identité en débat». Lovaina. Il 1-130. R ömer / J. Introducción a la lectura del Pentateu­ bers. Ed. está traducida al español: Intro­ ga. los dos primeros artículos mencionados se en­ Cuadernos Bíblicos 143. «Introducción al Pentateuco». 2005. «Les lois du • Mario L iverani. 20092. 2009. 2009. Introducción a la tateuque». 2008. en O. Introduction à l ’Ancien Testament. F erry (eds. 21-43. La­ • Christophe N ihan. La Alianza en el corazón de la Torá. Estella. 67-113]. El Pentateuco. en Th. Historia antigua Pentateuque». 1999. A rtus / J. 2008. «Las re pour une lecture exégétique et théologique. Olivier Artus. N ihan de Israel. New models for Undertanding its • Thomas Römer. Paris.otorga el estatuto de «clave hermenéutica» de las le­ ra: el paralelismo entre el Decálogo de Ex 20 y el de Dt yes del Código deuteronómico (Dt 12-26) que le siguen. formation du Pentateuque. Les lois du Pentateuque. 89-109.). Intro­ pp. Winona Lake. Points de repè­ • José Luis S icre D íaz. L’iden­ tité dans l ’Ecriture. Bilbao. A bor et Fides.). wer.«Nouvelles tendances de la recherche concernant le Pen­ • Félix G arcía L ópez. unidad del Pentateuco. Ginebra. Estella. 2007. Tubin- esta obra. y a manifestar la Si consideramos ahora el Pentateuco en su conjunto. pp. «Le débat actuel sur la brauns. sin aumentar. Paris. K noppers / Bernard M. Tho­ Promulgation and Acceptance. Paris. 135-196 [una edición anterior de Study in the Composition of the Book o f Leviticus.

PENTATEUCO Separación I )culeronomio/Josué Autoridad mosaica (Dt 34. integrando C omplementos legislativos Reacción teocrática y hicrocriitica a II Reivindicación tic una animidad política por los sacerdotes t Ultimos complementos aportados al texto del Pentateuco i Estatuid «canónic o » dei P entateuco como Tora 51 .19 (comienzos siglo vil) t C ódigo deuteronómico: Dt 12-26 (finales siglo vil) D urante el exilio y E scrito sacerdotal (P): Gn 1-l. tradiciones relativas a Balaán. ¿Complementos aportados al Pentateuco por una «escuela de santidad» (por ejemplo: Ex 12.43-49)? COMI*OSK'IÓN l)|II. sucesor de Moisés (Jos 24) Ley de S antidad (H): L v 17-26 Integración de los g’rím en la comunidad de Israel Responsabilidad de todos en la santificación de Israel. etc.v 16 Conjunto deuteronomista: Dt 1-Jos 23 Identidad ligada al culto Deuteronomio + Relato de conquista Identidad ligada a la tierra D espués del exilio S iglo v C omposición de un H exateuco Relación Génesis-Josué relación teológica creaciónlconquista Josué. tradiciones relativas ¡i Moisés.) Código de la A lianza: E x 20.22-23. libro di i os Números. Recapitulación: la composición del Pentateuco A ntes del exilio T radiciones narrativas independientes (relatos patriarcales.10-12) Identidad ligada a la Ley Judaismo de la diáspora (Correspondencia de Elefantina El Pentateuco aún no tiene autoridad) Siglo iv Composición dei.

las ofrendas vegetales (minháh. Israel confiesa que Dios ción de Lv 1. 2002. A. V . MARX. en la lo propone un breve recorrido por las instituciones (los sacrificios. Los sacrificios del Antiguo Testam ento. tortas am a­ 9. es decir. y los ritos sacrificiales se sitúan así en el nidad le hacen la ofrenda simbólica de su propia vida. Dt 12. Lv 1: consumación to ­ tal de la ofrenda animal). la fiesta de Pascua.5. Gn 9. aceite. Constituyen un re­ Junto a los holocaustos (‘óláh. Este capítu­ E nes teológicas. Verbo Divino. la sangre es el símbolo de la vida (ne- cio de animales no ofrece su clave de comprensión9. de la creación. registro simbólico del intercambio. cf.4.23). Marx ha sangre. manifiesta así una comprensión diversi­ la creación). el sábado y el sacerdo­ cio) y algunos grandes tem as (la alianza. En el momento en que se efectúa su canonización. Estella.1-2. A. y los miembros de la comu­ das (qorban). puede ser entendido: en el mostrado que la aparente violencia del rito del sacrifi­ mundo judío. La aspersión de la sangre tiene valor de reconocimiento simbólico del don de Diversidad de rituales. Como anuncia la introduc­ Dios: al ofrecer un sacrificio. según la teología sacerdotal. El ritual de los sacrificios de Lv 1-7 puede ser relaciona­ Es en esta perspectiva donde el rito de aspersión de la do en gran parte con el escrito sacerdotal. la santidad y época persa. T e o lo g ía d e la s in s titu c io n e s Los sacrificios conocimiento litúrgico del don de Dios. los sacrificios de paz (zebahshelamim . Lv 2: ofrenda de harina. fesh. 1 . descrito en Lv 1. Cuadernos Bíblicos 111.Claves para una teología de la Torá l texto final del Pentateuco reúne varias tradicio­ ficada de la identidad teológica de Israel. los sacrificios son ante todo ofren­ es la fuente de toda vida. Lv 3: con­ . sadas). provenientes de épocas diferen­ tes y transmitidas por ambientes diversos.

cf.1- 16 por otro.21. Lv susceptibles de ser reparadas. Esta purificación apunta a las faltas involuntarias. Lv 4. del sumo sacerdote.7- según este texto legislativo. Las faltas in­ voluntarias (shegagót.22-26.24a). a todos los m iem ­ lizado (v.2. sin la de la fiesta de las Cosechas están condicionadas por duda tardío. cf.18).6s). En este versículo. dotes y del conjunto de la comunidad de Israel. y Dt 12y 16. situación geográfica (se siega antes en el límite sur de 53 . en los significado del rito. de los sacer­ Israel. pero El calendario cultual de Ex 23.26-32.22-26 se hace eco de un culto sacrificial descentra­ pureza.22-26 por un lado. al conjunto de las rebe­ neo de Ex 20. vuelven impuros. en efecto.14-19 es contemporá­ igualmente. según Lv 16. yom hakkipurim. en fun­ En Lv 16. Dos rituales preexílicos tratan igualmente de locaustos y otros sacrificios. tras purificación que es un requisito necesario para los ho­ el exilio. El ritual de Lv 1-7 presupone un culto centralizado en el Templo de Jerusalén o en el Templo de Garizín. En Ex corresponden a faltas por inadvertencia en las reglas de 20. Únicamente los ritos periódicos de purificación no requiere un personal sacerdotal específico (el tex­ restauran la pureza perdida. así como a los sacer­ nombre vendré a ti y te bendeciré»). 24b: «En todo lugar en que yo recuerde mi bros de la comunidad de Israel. una de cuyas partes le La legislación sacerdotal de Nm 15 es más estricta: el corresponde igualmente a los sacerdotes). establece lugares de cul­ 11) tiene igualmente como objeto la purificación to y tom a la iniciativa de la relación que anuda con anual del santuario. que Culto descentralizado y fiestas agrícolas. 5. La fecha de la fiesta de la Siega y liones y las faltas voluntarias. los sacrificios: Ex 20. Nm 29. cuya celebración dotes.27. y el kipper tiene como efecto más bien la reintegración en resto es consumido por el oferente. Lv 4-5 des­ autor de faltas voluntarias debe ser separado de la co­ cribe el ritual de los sacrificios por el pecado «involun­ munidad (Nm 15. Estos sacrificios tienen esencialmente como fun­ ción la purificación de los miembros de la comunidad.sumación parcial de la ofrenda. La finalidad de la comunidad cultual de todos aquellos que han adqui­ los sacrificios es expresar y celebrar la relación privile­ rido de nuevo la pureza necesaria. darios cultuales más tardíos de Lv 23. giada que une a Dios con Israel.15. El ritual de Lv 4-5 designa to se dirige al conjunto de los israelitas). puesta por algunas biblias -«efectuar la absolución [o en los que la totalidad del animal ofrecido es consu­ la expiación]». El sacrificio no es en ningún caso un medio por el cual el hombre. hay un «deslizamiento» del significado el ritmo de la vida agrícola. La traducción pro­ Se distinguen dos tipos de sacrificios: los holocaustos. Faltas involuntarias y voluntarias.no se corresponde enteramente con el mida. variable en función de la del verbo kipper con relación al ritual de Lv 4-5. 5. podría ejercer un control Gran Perdón.22. también los calen­ sobre Dios o manipularlo: únicamente Dios es el que. el «efecto» de los sacrificios por el pecado con la ayu­ da de un verbo específico: kipper. el ritual anual del día de las Expiaciones (o del ción de sus propios deseos. Únicamente las shegagót son tario» (hattá't) y a título de «reparación» ('ásham.30-31). La acción expresada por el verbo que solo una parte del animal es ofrecido a Dios. y los sacrificios de comunión (Ex 20.

celebradas en fecha fija: la Pascua.Judá. Esta no requiere tierra como el agua» (Dt 12. siempre que quie­ Durante el exilio. una fiesta cuyo m ar­ lización del culto. que a partir de ahora tiene Culto centralizado y fiestas de peregrinación. te Templo es destruido. hacia Berseba. Las principales fiestas se convierten en fiestas como muestra el calendario cultual del Código de la de peregrinación. que en la m ontaña que rodea a del rito: la celebración de la Pascua protege a Israel del Jerusalén). una parte del pueblo es exiliada. El 23. Así.15-16). La celebración de la Pascua hace así referen­ tenido como función proteger al grupo de las fuerzas cia. y que es unida Dt 12 y 16. «saltó» por encima de las casas de los israe­ Ex 12. La Pascua vuelve a ser de nuevo un rito familiar. como marco el Templo de Jerusalén. nuestra era) conduce a la centralización de la cele­ bración de la Pascua. consumo de carne estaba ligado. antes de la centra­ con la reforma deuteronómica. que menciona la fiesta de los Ácimos en Ex la fiesta de las Semanas y la fiesta de las Tiendas. pero no cita la celebración de la Pascua. pues. Ex 54 . La derrota del 587 antes de nues­ ras. la Pascua era un rito des­ cil de captar. haya bendecido. en ausencia de Templo.es difí­ tes de la reforma de Josías. Dt 16. efectuado tras la inmolación del cordero podría haber saltar». durante el cual la Pascua aparece como uno de los lugares en que puede perpetuarse la identidad del La Pascua pueblo. Podrán comerla el puro y el impuro. ni lugar de culto ni sacerdote. a la noche durante la cual Y hwh m aléficas antes de la trashum ancia de prim avera.21 -23 ofrece un eco de esta comprensión antigua litas al ver la sangre que marcaba sus puertas (cf. al culto sacrificial de los santuarios co originario de celebración se sitúa en el clan o en periféricos. a Jerusalén. Pero tual de Ex 12.1-8). sino que la derramaréis en la la celebración familiar de la Pascua. tu Dios. En el período monárquico. «pasó». culto descentralizado y está adaptado a la existencia La reforma de Josías (finales del siglo vn antes de de múltiples santuarios. bajo el reinado de Josías. glo vii. antes del exilio. El texto sacerdotal de Ex 12. respetando las reglas alimentarias y las relativas al consumo de sangre: «Sin embargo. 13): «pasar. Una legislación como esta parece perfectamente adaptada al tiempo del exilio. podrás m atar animales y comer carne en todas tra era pone fin a esta celebración centralizada: el tus ciudades en la medida en que Yh w h .15. también un poder maléfico del mashhít (el «destructor»). a finales del si­ eran originalmente independientes uno del otro. Este calendario refleja. familiar. El ri­ como si fuese gacela o ciervo [animales puros]. cuya práctica sin duda fue here­ ce una relación. Los dos ritos en Jerusalén.1-14 es un texto sacerdotal que codifica no comeréis la sangre.1-16 atestiguan la centralización del culto a la fiesta de los Ácimos (cf. Alianza. 11) y el verbo passah (v.1-14 estable­ centralizado. La reforma deuteronómica tiene como la familia se convierte en una fiesta de peregrinación consecuencia la autorización del sacrificio profano. An­ La etimología del sustantivo pessah -Pascua. según este texto. un juego de palabras entre el térm i­ dada de grupos seminómadas: el rito de la sangre no pessah (v.

0. tomado de Ex 23. Igual que la En efecto. Esta identidad no es una identidad étnica. la preocupación de los autores sacerdotales es cia a la teología de la creación en Ex 20. No con otros pueblos (de ahí la necesidad de enunciar cri­ harás ninguna tarea. BRIEND. después de haber sido circuncidado. y todo tu ganado y tu pueden unirse a la celebración. El motivo teoló­ Judea pueda unirse a la comunidad y participar en sus gico que acompaña al mandamiento del sábado (re­ celebraciones.5. tu Dios. como tú» (Dt 5. Esto es particu­ larmente claro en el Decálogo de Dt 5. a fin de de Ex 12. 1132-1170. el sábado. el grupo judío de Judea no es un petar el descanso del séptimo día. cuyo texto re­ Después del exilio.15. «Sabbat». Ex 23. Por cuerdo de la liberación de Egipto en Dt 5. Ex 20. 55 . sin duda contemporáneas de la Ley de que descansen tu siervo y tu sierva.8-11 y Dt 5. tú y tu hijo y tu hija y tu siervo y terios que definan las categorías de población que tu sierva. (1984). J. unirse a él. La compren­ rable con el exilio: antes del exilio. Sacerdocio e institución monárquica El sábado La Institución monárquica reivindica la exclusividad de El sábado conoce igualmente una evolución conside­ la responsabilidad del gobierno de Israel. cols. cf. en Israel y sobre designaba una fiesta de luna llena celebrada en dife­ todo en Judá.13). se convierte durante el exilio en uno de los lu­ cua. Por eso. Ex 12.11) muestra evitar cualquier ambigüedad religiosa: no debe haber de qué forma su celebración semanal concurre al man­ ninguna confusión entre el culto a Yh w ii y los cultos tenimiento de la identidad religiosa del pueblo: al res­ extranjeros. con ese término se sión de la función monárquica difiere. Os 2. El des­ canso del séptimo día es objeto de una ley distinta (cf. La Pascua puede ser celebrada coge el motivo del descanso. de la que se tiene en los países y pue-1 0 rentes lugares de culto (cf. las prescripciones extranjero residente que está en tus puertas.12. la celebración del sábado no tranjero residente (ger) instalado duraderamente en requiere más que un marco familiar.12. librando así a los primogénitos de los israelitas Con el exilio. sábado y descanso del séptimo día se fu­ y haciendo morir a los de los egipcios. en Supplément au Dictionnaire de la Bible. sionan (cf.43-51. y tu buey y tu asno. referen­ tanto. Santidad): incluso aquí es la identidad del grupo judío Igual que la Pascua. sino gares esenciales en que se expresa y se vive la identi­ religiosa. Todos los que comparten la misma fe de como el pueblo salvado por Dios. Am 8.7).12-15). redefinido de esta m a­ de Judea la que se afirm a en la celebración de la Pas­ nera.48 prevé la posibilidad de que un ex­ celebración de la Pascua.12: de nuevo en Judea. precepto que forma parte del Código de la Alianza): se trata de una prescripción ética y no de una 10.14). y confiesa su fe en Yh w h y aceptan respetar las leyes cultuales pueden en la creación. dad del pueblo privado de su Templo. X prescripción cultual. t. Israel se compren­ grupo cerrado. donde los judíos están mezclados «Pero el séptimo día: sábado para Yh w h .

56 .18 y después Gn 9 (alianza con Noé anunciada en 6. cf. no aparezca en Ex 6.7). YHWH. Sal 2. La alianza en el escrito sacerdotal Con Abrahán y su linaje. así como en el libro del Deuteronomio.. al personaje regio como be­ El rey es el ungido (mashiah) de Yh w h .1-10. En esta evolución de la revelación del nom ­ bre subyace una tripartición del escrito sacerdotal.9s). en la relectura dotal: Josué está subordinado a Eleazar en el gobier­ deuteronomista del Deuteronomio. por el hecho de la relación específica que Los textos sacerdotales «transfieren» el rito de la un­ une a Yh w h con el rey: la teología de Israel presenta al ción del rey sobre el sumo sacerdote: según Ex 28. después. en Dt 17. aparece. Pero conviene dis­ diferentes de la narración sacerdotal. sustituye así.41.14-20: el no de la comunidad: «Toma a Josué.18- litar y financiera es discutida. en el libro de los Números.34. historia de los hijos de En el libro del Génesis. le presentarás al sacerdote dotes levitas. escogido y acreditado por Yh w h .blos vecinos. como lo muestra tinguir los diferentes contextos teológicos en los que la evolución de la nominación del personaje divino ". historia de los descen­ dientes de Abrahán en Gn 11. velado en el relato de Ex 6. así como a toda la comunidad» (Nm 27. la comunidad de Israel. el de Ex 24 (redacción deuteronomis­ ver. aparecer una dimensión política de la función sacer­ como lo muestra la ley sobre el rey.2. 'Elohim en Gn 9. T e o lo g ía d e c o n c e p to s c la v e El primer concepto es el de alianza. mientras que su autoridad política.27b-50.32. como lo expre­ neficiario de este rito. ca toda entera (Gn 9. también vv. aunque la day. Gn 17 (alian­ 11.. la noción de alianza tiene lugar Adán y los descendientes de Noé en Gn 1. mi­ Eleazar. se ve supone el descrédito de la institución monárquica.38-40). rey se encuentra situado bajo el control de los sacer­ le impondrás las manos. con el linaje de Abrahán. alianza.18). El fin del reino de Judá en el 587 antes de nuestra era Más tardíamente. 'el shad- za con Abrahán) y Ex 6 (alianza con Israel. en el segundo. 1 Re 1.7). 21-23). historia de los hijos de Israel en dos ocasiones: en Gn 9 y 17. con la humanidad postnoáqui- ta). en dos secciones muy en Ex 1. 19. rey como hijo adoptivo de Yh w h (cf. en el primer caso.]. de donde saldrá Israel.1-40.12-13. mediador el sumo sacerdote Aarón es marcado por la unción. nombre revelado en el relato de alianza de Gn 17. nombre re­ palabra berit. que subraya su preeminencia en san los ritos de entronización (cf. tras el exilio. como en el conjunto del ciclo de los orígenes. La estructura de la rela­ ción de alianza en el relato de Gn 17 es la siguiente:1 El escrito sacerdotal describe tres etapas sucesivas de la alianza entre Dios y los hombres: Gn 6. hijo de Nun [. y entre Diosy su pueblo. 2 . Nos detendremos en el relato de Gn 17 (es­ Los dos relatos de conclusión de alianza tienen que crito sacerdotal).

22-26. esta úl­ tima promesa se encuentra probablemente realiza­ La redacción deuteronomista se extiende sobre una da en el libro del Génesis mediante el establecimien­ parte de la perícopa del Sinaí (Ex 19-24).3 remi­ za remite al período del exilio (así como la Pascua y ten.22-26.22-23.4-5. igualmente la mención de cular destinada a darle culto. así como a sus complementos deu- teronomistas (el Decálogo de Ex 20. 7).4). la alianza encuentra su expresión última en la re­ Son compatibles con las prescripciones de Ex 20. preparan el relato que tiene como marco la familia y que puede ser de la conclusión de la alianza en Ex 24. en deuteronomista la medida en que P se acaba en Lv 9 o 16. Las sión familiar del rito escogido como sello de la alian­ «palabras» y «reglas» mencionadas en Ex 24. cf. naí (Ex 19.3 calificada de cultual: la circuncisión (v. su «perfección» • Establece una relación exclusiva entre Dios y la des­ más que con la separación de una comunidad parti­ cendencia de Abrahán (cf. • La aceptación de la alianza por Abrahán y su des­ El marco narrativo de Ex 19. y por otra los Abrahán y después con Israel. • Está ligada a la realización de una promesa de fe­ La alianza en la redacción cundidad (v. 54-55).2-18).1-14)-y leyes relativas al funcio­ vida y la liberación del pueblo finalmente llegado al Si­ namiento de la Morada (Ex 25-Lv 9). La respuesta de Israel a la propuesta de Esta alianza aparece como irreversible. La dimen­ constituye la continuación narrativa de Ex 20.3-8.19). Pascua (Ex 12. leyes cultuales dadas a la comunidad de Israel: leyes El rito de la sangre puede ser interpretado como un familiares exílicas -sábado (Gn 2. La alianza implica el recono­ 57 .1-25 y 20.La alianza tiene lugar por iniciativa del propio Dios ra «universal». circuncisión (Gn reconocimiento litúrgico del don de Dios. alianza que sigue (Ex 32-34). sin embargo. al Código de la Alianza completo el sábado.7 y 29. es el corolario alianza consiste entonces en la puesta en práctica de la separación de la descendencia de Abrahán en el de prescripciones. Se trata de una berft ‘ólam («alianza perpetua»). así como cendencia pasa por la puesta en práctica de una ley la ley sobre el altar de Ex 20. humanidad en el seno de la cual Noé es la figu­ también éticas y sociales.1-3). en su contenido. pero 6-9). 6) y de una promesa territorial (v.18-21. 8).10).45-46). a saber. La separación de Israel. así como por to de los patriarcas en la tierra prometida en cuanto el episodio del becerro de oro y la renovación de la extranjeros residentes. Según la lógica sacerdo­ tal. lación particular que liga a Dios con la descendencia de la construcción del altar por una parte. más am ­ seno de una humanidad marcada por el pecado (Gn plias que las de la alianza «sacerdotal»: cultuales. en el contexto. que son.21. y Ex 24. la relación exclusiva entre Dios y la comunidad de Is­ rael en Ex 6. pp. puesta de alianza. relación que se expresa dos tipos de sacrificios (holocaustos y sacrificios de en particular en la puesta en práctica del conjunto de paz) mencionados en Ex 24. (Ex 20. la 17. 10). que es el beneficiario de la primera pro­ (v. La alianza propuesta por Dios a la humanidad no alcanza.

Sincrónicamente. el contenido de la ley Los episodios de Ex 32-34 hay que leerlos en continui­ es ético y cultual. La exposición de to mediante la obediencia a la Ley. y a mantenerse así estas leyes y costum bres. Estas le­ yes no son exclusivamente cultuales: afectan a la pu­ Pero.2). Israel es invitado a convertirse en san­ el Código deuteronómico (Dt 12-26).10-15.2. la ética (cf.68). la ficción narrativa del Deu­ reza (cf.14-28. bendiciones.44-45). El imperativo es enunciado por las diferentes tra­ diciones teológicas que se desarrollan a partir del exilio. en Ex 34.1-13) y maldiciones (27.cimiento de la divinidad de Yh w h . Constituyen una unidad narrativa gada al comportamiento del pueblo instalado en la que ilustra a la vez las consecuencias de la falta volun­ tierra prometida. La relación entre santidad y pureza debe es el corolario de esta alianza «suplementaria» con­ subrayarse: presente en las leyes deuteronomistas de cluida en Moab (28. se encuentra igualmente en la En el plano diacrònico. Dt 12- teronomio anuncia una alianza «suplementaria» liga­ 13. Dt 15) y al culto (cf. Ft 14. ciadas en Dt 12-26 recoge la de las leyes del Código de la Alianza. Reserva la categoría de san­ tadas. Esta alianza tiene como corolario la revelación el marco de la alianza: así en Dt 7. que no deja de renovar sus de bendiciones (27.es el lugar de una nomio y las tradiciones deuteronomistas consideran primera manifestación divina.6: «Eres un pueblo del Decálogo (Dt 5. cuya «identidad» reb para la segunda generación de israelitas. la tem ática de las leyes enun­ literatura sacerdotal (Lv 11. La perennidad de la alianza está li­ dad con Ex 19-24. tu Dios» (paralelo Dt 14.26s. el Horeb -que La teología deuteronomista. esta mediación mosaica permite la conclusión. sidad de la mediación profètica de Moisés.6-21).3). separado de la comunidad como función completar y desplegar la alianza del Ho. El 58 . seguida por el enunciado en la presencia de Dios. Igual que en Ex 19-24 y 32-34. y en particular respecto a las leyes taria del pueblo (su infidelidad. de una alianza en todos los ex­ La santidad trem os idéntica a la alianza de Ex 24. la alianza de Moab tiene tidad a un grupo particular. aquellos está ligada a la salvación que ha procurado a Israel al que van a tom ar posesión del país. a partir de Dt 11.13).1-21 y 23. 16): como respuesta al don del Dios santo (el país da a la revelación de «leyesy costumbres» reunidas en y sus riquezas). en la obediencia. de una primera alianza la santidad como el resultado de la puesta en prácti­ (cf Dt 4. Después del concepto de alianza se impone el de santi­ dad. que fue seguida por la desobediencia del ca. que se encuentran desplegadas y comen­ El escrito sacerdotal. Según el re­ lato de Ex 32-34. santo para Yh w h . liberar al pueblo de la mano de los egipcios. El libro del Deutero- corresponde a la montaña de Dios. Dt 14. La alianza en el Deuteronomio aunque la comprensión de este término no es unívoco.69). En la terminología del Deuteronomio. para el servicio del culto: el grupo de los sacerdotes. de las leyes reveladas a Israel en pueblo. su idolatría) y la nece­ que se oponen a la idolatría.

tuición del relato sacerdotal en Ex 14. genes y de su teología. una presentación detallada de los relatos de los orí­ Lv 1 9 .6): el pueblo de Is­ deuteronomista interpreta la liberación de Israel rael está «separado». condición propia de («crear») designa claramente el «hacer» de Dios.3). Únicamente Aarón penetra una una visión bastante estática de la categoría de santi­ vez al año en el Santo de los Santos para el rito de pu­ dad y la liga al culto ofrecido a Dios por el sacerdocio rificación del día del Gran Perdón (yom hakkipurfm. Vh w h . recogiendo por su cuenta la in­ sión particular. donde la victo­ En el libro de los Números. «separa» (badal) progresivamente los diferentes ele­ Ya se trate del conjunto de la comunidad de Israel o de mentos que dan al cosmos su estructura espacio- una clase particular -la clase sacerdotal-. De la Ley de Santidad al libro de los Números. existe un contraste entre las tradiciones el santuario. de santidad que se desarrolla en las diferentes tradi­ En el relato de Ex 34. que consideran la ética. El relato goyqadosh («nación santa».2 : «Sed santos.sumo sacerdote Aarón. seno de la comunidad (cf. Nm 16). Así es como conviene interpretar la expresión una acción que conjuga creación y salvación. con vistas a una m i­ como nueva creación. «Santidad» y «pureza» son categorías teo­ yar que la categoría de creación no se utiliza de forma lógicas estrechamente ligadas (cf. así como en su santidad específica en el consagrados/santificados (qdsh) para el sacerdocio.37).2. nochey día. Ex aarónida. y el conjunto de los sacerdotes son munidad. con las cosas santas. el verbo bara' responsable de la pureza de Israel. 10) se ciones teológicas exílicas y postexílicas parece. la clase sacerdotal recibe la m i­ tificación de Israel.4).1 -2. utiliza en un sentido mucho más amplio: designa la tener como corolarios las nociones de separación y de acción benevolente de Dios con respecto a su pueblo. m ary suelo seco. es «santo». como uno de los medios de la san­ el culto que merece. Lv 18-20): cada miem­ unívoca dentro del Pentateuco. la noción temporal: cielos y tierra. Esta tiene altar santo (Ex 29. y reciben así la capacidad de entrar en contacto. sión particular del servicio del santuario. la Ley de Santidad recoge sus principales Intuiciones: la exhortación a la santidad No corresponde al proyecto de este Cuaderno efectuar tiene que ver allí con toda la comunidad de Israel (cf. vuestro Dios. 59 . Contrasta igualmente con las tradiciones 30. el acento ria sobre Egipto y el paso del mar se describen con el recae en la responsabilidad particular del sumo sacer­ vocabulario y las imágenes del relato de Gn 1. bro de la comunidad se convierte así en solidariamente En el relato de los orígenes (Gn 1. cuya vocación es ofrecer al Dios del universo cular la ética social. Todo lo más podemos subra­ soy santo»). el mismo verbo bdra' (v. postsacerdotal. Ex 19. revestido con las vestiduras dote y de los sacerdotes en la santificación de la co­ santas (28. pureza. y en particular con el sacerdotales y la tradición postsacerdotal. pues. en Por tanto. En el seno de la comunidad sacerdotal deuteronomistas. y en parti­ de Israel. porque yo.10 y Lv 16). que la proximidad de Dios. Posterior tanto al escrito sacerdotal como a la teolo­ La creación gía deuteronomlsta.

...................... p............................Enunciado de otra manera.......................................................................................................... en el Pentateuco............36 Estructura del libro de los N ú m ero s..... p.................................... pp...................3............ la teología de la creación que enuncian las modalidades de una «ordenación» no está confinada................. p.................................................................................... 12 La perícopa del S in a í.............................................................................. p... p....... p................................................................49 Recapitulación: la composición del P en tateuco .....................45 Leyes del Pentateuco y del Próximo Oriente an tig u o ..........51 so ......................................27 La teoría de Rendtorff y B lu m ....................................................................................................................................................................................29 La contestación profética de Je re m ía s... 17 Tradición.............................. acción creadora de Dios.....23 Un credo histórico......................................................................................... en el relato de la comunidad de Israel conforme al proyecto divi­ sacerdotal de los orígenes Gn 1................................. 8 Judea.........................................................................................45 Hermenéutica intrabíblica.................................................................................................................... Lista de recuadros Judea en la época p e rs a ......................................47 Los dos Decálogos.........1-2...................24 La anfictionía.................................................... p............................................................ com posición.............. p............................................................................................................................................ p.............................................................................................................................25 La teoría documentaría clásica......................................................................................... p...................... provincia persa (m a p a)..............21 Modelos compositivos del Pentateuco............................................. p............................................................................................................ p....................................... redacción................................................................................................ Es todo el Pen­ no.......................................................................... p.................................. p................................................................................................................................................... p................................................................. 38-39 Estructura del Código de la Alianza ........................................................................................................................................... pero también los relatos que consideran la salva­ tateuco el que puede ser contemplado como un des­ ción de la que disfruta Israel como el despliegue de la pliegue de este relato inaugural: las leyes de la Torá...................

a la reali­ dad de una salvación. tomando una copa y dando gracias [grie­ tidad de la comunidad de los exiliados. En el Nuevo Testamento ya no se trata de una salvación El contexto pascual histórica. cuya iniciativa es de Dios). o incluso en el final del evan­ gelio de Lucas. o incluso en Lv 16. se la dio diciendo: “Bebed todos de de la institución «construyen» la identidad de las nue­ ella. «cumplir»). el m em o­ faltas involuntarias y de algunas faltas voluntarias des­ rial (zikkarón) de la Pascua permite construir la iden­ critas en el ritual de Lv 4-5. El contexto pas­ 26. el objeto de estas páginas finales es m ostrar cómo el Nuevo Tes­ tam ento recurre a categorías teológicas que encuen­ tran sus raíces en las tradiciones de la Torá. según el ritual de Ex 12.27-28). Se sitúa.44. para el perdón de los pecados"» (Mt liberación.27-28. así los relatos go: eukharistesas]. cual remite a la temática del don de Dios. y superan­ de la última cena de Jesús es innegable.1-14. El peca- 61 . sino de la liberación del mal. Cristo cumple las tradicio­ nes de la Torá y da a las categorías teológicas del An­ con respecto a estas tradiciones. del que el peca­ do es la expresión en la vida de cada hombre.2 8 «Después. 1 . troducción del discurso de las «antítesis» en Mt 5. en una relación de tiguo Testamento su significado definitivo y pleno. El lugar de Sean cuales sean las divergencias entre los evangelios la salvación es ahora el perdón de los pecados. Apertura: el cumplimiento de la Torà partir del ejemplo del relato de la institución cumplimiento. llevado a sinópticos y la cronología joánica.17 (verbo pleroó. categoría teológica utilizada en la in­ A eucarística en Mt 26. De la misma do evidentemente la «mecánica de purificación» de las manera que.2 7 . en Le 24. El e je m p lo d e M t 2 6 . derrama­ vas comunidades cristianas (una identidad ligada a la da por muchos. porque esta es mi sangre de la Alianza. el contexto pascual cabo de una vez para siempre en Jesucristo.

en o. c.y un sacrificio de miseri­ tes líneas teológicas. en Los rela­ Edo35). tomada de Jerem ías 31. la sión y el cuarto canto del Siervo. el libro del Sirácida atestigua esta evolución (cf.. es decir. en Is 52. 1994. un "sacrifice”? Judaïsme et métaphore pau.27-28 y Ex 24. Cf. derramada por muchos». La dimensión sacrificial Así. De la misma manera. «Los relatos fundacionales en el Nuevo Testam ento». 3-12. acción de gracias de Jesús constituye una respuesta al don primero del Padre: el gesto instituido por Jesús es -en continuidad con toda su vida.31-34. un reconocimiento del Pa­ dre en cuanto salvador y creador. diferen­ dad espiritual -una oración. Paris. Le sacrifice dans les religiones. 21-34. No olvidéis la bene­ volencia y la ayuda mutua comunitaria. Estos. Cf H. en el Antiguo Testamento. Verbo Divino. 14. pp. pp. en M.13-53. Heb 13. Lucas 22 y 1 Corintios 12. TASSIN. y Dios un sacrificio de alabanza.28. porque esos son los sacrificios que agradan a Dios» (Heb 13. 13. y arrastra en pos de sí al pueblo de los cre­ mite al campo semántico de los ritos sacrificiales (cfi yentes.una respuesta «Mi sangre de la Alianza» amorosa al don del Padre. pueden los relatos de la institución habría que analizar igual­ ser interpretados como una «respuesta litúrgica» al mente la relación que existe entre los relatos de la pa­ don de Dios (cf. pp. y revela su pleno sentido. el fruto de los requiere de la misma manera el don de la salvación. El sacrificio se convierte a la vez en una reali­ Como ya hemos considerado en el capítulo V.15-16 y Rom tos fundacionales de la eucaristía. 2009. Cristo entró en el proyecto del Padre haciendo de su vida un sacrificio espiritual y un sacrificio de mise­ El vocabulario de la acción de gracias (eukharistein) re­ ricordia. fórica». NEUSCH (ed. COUSIN. Cf. que finalmente se cruzan y son*1 cordia -com partir con los pobres-12. C. Según Mt 26. labios que confiesan su nombre.8 H: «Moisés tom ó la sangre y as­ lario muy ampliamente sacrificial: «sangre de la alian­ perjó al pueblo diciendo: “Esta es la sangre de la Alian­ za / derramada / para el perdón de los pecados». Documentos en tom o a la Biblia 36. «La iluminación del Antiguo Testam ento». Para dar cuenta de la dimensión sacrificial de Lv 7.. teniendo como referencia explícita Éxodo 24. el capítulo V). 0 . ofrecemos sin cesar a de la cautividad en Egipto o la deportación en el exilio. Es- tella. A comienzos del siglo n antes de nuestra era. En primer lugar hay que observar el paralelismo entre Este gesto litúrgico está acompañado de un vocabu­ Mt 26. «L'apostolat.11-12). la clausura de la Torá: la noción de sacrificio conoce allí.1-2 pueden ser interpretados igualmente según reparación. Mientras que Mateo 26 y Marcos 14 recurren al vocabulario de la alian­ za. ARTUS. sino como un drama existencial. alianza en la sangre de Cristo despliega y cumple la pri­ según la expresión de C. idéntico al esta perspectiva: «Por Cristo. una «difusión m eta­ mera alianza de Ex 19-24. 11 utilizan la categoría de nueva alianza.12'3. Tassin. por ejemplo. linienne». Para za que Y h w h ha concluido con vosotros sobre la base comprender este vocabulario es necesario pasar por de todas estas palabras”».do ya no se considera como una falta ritual que exige 12. En el Nuevo Testamento. «Esta es su recepción en los ambientes judíos posteriores a la mi sangre de la Alianza.15-16). 85-116. K 62 .).8.

Este cumplimiento cristológico reviste igual­ al prójimo como realidades inseparables. sigue tidad (Lv 17-26). TASSIN. así creador de Dios y el cumplimiento definitivo de la sal­ el Nuevo Testamento articula el am or a Dios y el amor vación. Para un acercamiento a estos tem as. que se extiende tras el exilio. El judais­ perfectamente Neh 8. Las numerosas glosas que das por la Torá. una vez reunidas. del hebreo hig- to cómo. El sentido pleno de la Torá El ejemplo de Mt 26. «caminar. Z. ser comprendida como el despliegue del proyecto crea­ la alianza instituida en Jesucristo apela a la respuesta dor de Dios. Estella. avanzar según la Ley»). form an los targumes. Torá. que vino. traduciendo y ofreciendo su sentido: no. progresivamente constituirá un nuevo con­ Este movimiento de hermenéutica intrabíblica tiene junto normativo: la Torá oral. las tradiciones más gid. La Torá oral de los fariseos. Mt 26. consúltese C. del recientes presuponen y despliegan las tradiciones an­ hebreo halak. Verbo Di­ la Torá. puesto que hemos vis­ comentario de los relatos (la haqqadá. proponiendo una interpretación de ella cuya no­ Por otra parte. La tradición cristiana se injerta aquí en incluyen explicitan el texto hebreo.27-28 muestra cómo el relato de son traducciones comentadas que buscan sobre todo la institución propone una hermenéutica cristológica y dar cuenta de las asperezas y las eventuales tensiones escatológica de diferentes categorías teológicas utiliza­ narrativas del texto bíblico. «contar») y comentario de las leyes (la halakhá. Del alianza: la teología sacerdotal. Las versiones aram eas de tradición de Israel. Estella. recurren a la categoría de mente una dimensión escatológica (cf. siempre renovada '5. e ID. Textos de la así comprendían la lectura». por ejemplo. cf. COLLIN / P. el Código deuteronómico (Dt 12-26) siendo la fuente de una interpretación «actualizadora» y el Código de la Alianza (Ex 20. Así. la Torá exige un comentario. 20016.8: «Y Esdras leyó en el libro de mo desde el destierro hasta el tiempo de Jesús. 63 . Es en este «movimiento herme- La traducción aramea de la Torá. y esta respuesta es a la vez espiritual y alianza descansa en la revelación histórica del Dios de ética: sacrificio de los labios y sacrificio de misericor­ Israel y el don de la salvación. a teriores.relacionadas en la Torá. De la misma manera que el Decálogo valora la ar­ significa.22-23. CB 55. La alianza en Jesucristo dia. del acontecimiento de Jesucristo. Evangelio y tradición de Israel.29). la teología deuteronomista. a pretación de los relatos y las leyes. Estella. dentro de la misma Torá. 2003. Verbo Divino. la relación de la Ley de San­ pesar de que el texto escrito está clausurado. armonizando sus la tradición judía de relectura y de actualización de la diferentes tradiciones. Esta inter­ vedad radical y especificidad consisten en dar cuenta.. CB 73. donde la del hombre. transmitida por tra­ partir de la Torá. donde la alianza debe mismo modo que las alianzas del Antiguo Testamento. M. apunta no solo a traducir el texto.19). pues. Documentos en torno a la Biblia 20. 20013. LENHARDT. a la vez el cumplimiento del proyecto ticulación entre las leyes cultuales y las leyes éticas. sino igual­ mente a actualizarloy a interpretarlo. Verbo Divi­ la Torá de Dios. La Torá oral es a la vez nacimiento en la propia Torá. como lo ilustra 15.. dición oral.

Elefantina: isla en el Nilo frente a Asuán.) que tiene que ver con Canonización: proceso de clausura del lio (538 antes de nuestra era) a la conquis­ la evolución de los textos en el tiempo. p. donde se después. Una primera deportación a Babilonia chando contra Tiamat en el mito babilóni­ E: sigla para *Elohísta. por extensión. Credo histórico: según G. la segunda. Nuevo Testamento. Desde finales del siglo vil al v necesario y absoluto tiene un fundamento el 476 antes de nuestra era. lación directa con el libro del ♦Deutero­ libros que tienen autoridad para un grupo nomio. de la región de *Samaría.) según la teoría documen­ determinado. que se convierte en normativo para la siglo ix y el vm antes de nuestra era. escrito del reino de Israel redactado en el libros.náutico» donde se sitúan las tradiciones neotestamen. habría sido encargado por el todo en Babilonia. combate de un dios. de origen griego) Délos (liga de): alianza militar de ciuda­ «nomo» (región administrativa) del Alto que se impone por sí mismo.) que tiene una re­ Canon: (sust. Exilio: período de la historia judía que se héroe contra uno o más monstruos ligados lung) según Lohfink. Garizín: monte de *Samaría (881 m) al cleo narrativo del *Hexateuco. el «acontecimiento Jesu­ simples despliegues de tradiciones anteriores. mientras que Caleb está Yhwh se construyó allí en el siglo v an­ de Salomón (siglo x antes de nuestra era). nidad judía en *Yehud. Acabado en el exilio o poco después. 34). era. que se extiende desde el retorno del exi­ Diacrònico: (adj. 398 antes de nuestra era. sin duda hacia el Dtr: sigla para *deuteronomista. nia judía que dejó varios documentos en Deuteronómico: (adj. tes de nuestra era. D: sigla para *Deuteronomio o *deutero. de origen griego) desig­ no (332 antes de nuestra era). En el cristo» da a las tradiciones de la Torá su sentido pleno. Casuística (ley): (del latín casus. 4). su carácter des griegas fundada en la isla de Délos en Egipto. ven lejos de Judea tras el exilio. lla­ ♦Pentateuco. a pesar de que no puedan ser consideradas como un acercamiento canónico. co Enuma elish). y sobre concretos por medio de principios gene­ Esd 7. data de la época pertenece a ella. Un santuario dedicado a concentra la fe de Israel. ♦canon. p. cribas a partir de una base de origen profè­ *Pentateuco parece fijado en el siglo iv Época persa: período de la historia judía tica.. «aconte­ na todas las comunidades judías que vi­ cimiento fortuito») que resuelve los casos Esdras: sacerdote experto en la Torá (cf. sin apelar a un rey persa para que reorganizara la comu­ Grecia y en Italia. 44). según una perspectiva cristiana y tarias. von Rad. El canon del mándose allí a Dios elohim. relato *deuterono. Chaoskampf: (sust. conjunto de taría. en el 587. 64 . fundamento teológico (cf. antes de nuestra era vivió allí una colo­ teológico (cf. tuvo lugar en el 597. sigla D. del griego kanón) lista de arameo. G lo s a rio nómico. ta de *Transeufratina por Alejandro Mag­ Diàspora: (sust. «segunda ley») quinto libro del te. Elohísta: (adj. nú­ rritorio forma parte del reino del norte y. p.1-10). extiende del 587 al 538 antes de nuestra al caos original (por ejemplo Marduk lu­ mista de la «conquista del país» (cf. antes de nuestra era. En la antigüedad era la capital de un Apodíctica (ley): (adj. ligado a la tribu de Judá. Efraín: importante tribu de Israel cuyo te­ sigue a la destrucción de Jerusalén. Josué sur de Siquén. con el texto cerrado definitivamen­ mion. califica una corriente teológica y un Deuteronomio: (del griego deuterono. alemán) en el Próxi­ mo Oriente antiguo. en Egipto y después en rales y de casos similares. DtrL: (del alemán Landeroberungerzah. Sin duda compuesto por es­ comunidad judía y/o cristiana.

reció en el 721 ante los asirios.Ger: (sust. do a la reforma religiosa atestiguada por el *DeuteTonoTmo (cf. de tipo ♦ha­ Santidad») sigla que designa las leyes ría documentaría. Israel (reino de): reino que se desarrolló KD: (del alemán Komposition) sigla que Pentateucal: relativo al *Pentateuco. Bajo el teuco según una teología inspirada por el Pentred: sigla para «redacción ♦pentateu­ nombre de Samaría. Golá: (sust. Kp: sigla que designa una composición al extranjero que. na. popularizado por la administración roma­ Parénesis: (sust. Designa la fusión de do­ Metanorma: (lit. designa la fusión del lakhá o *haggadá. hebreo. lonio antes de convertirse en una provin­ Knum: dios egipcio con cabeza de carne­ P9: (del alemán Priester Grundschrift) si­ cia persa dependiente de la ^satrapía de ro particularmente venerado en *Elefanti. Desapare­ P: (del alemán Priesterschrift) sigla para teuco + Josué. «que supera y engloba la en Babilonia tras la autorización del re­ cumentos tras el exilio que dio lugar al norma») principio teológicamente fundado greso (538 antes de nuestra era). Midrás: (sust. Su reinado está liga­ Mispá: ciudad al norte de Jerusalén. reside en la tierra del pue­ J 2: según la teoría documentaría (cf. hebreo) designa a los judíos gún la teoría documentaría. rrativo de un pasaje de las Escrituras. Protegido por las leyes cumento J. 7 y 10). última capital: ^Samaría. Controlaba la crecida del Nilo. todos los judíos de la *diáspora. plural g'rím) designa J: (del alemán Jahvist) sigla para *Yah. Se­ pués del exilio. conducta a partir de toda lectura de las Es­ a partir del siglo viii antes de nuestra era. También se llama «rei­ Moab: región al este del mar Muerto. p. por ex­ *Tetrateuco. tranjero de paso). 1 Re 11. ció en el 587 antes de nuestra era ante los ♦sacerdotal. 2 Re 22-23). en particular los que quedaron *Sacerdotal (P). tanto antes como des­ vista. Tam­ designa una composición que relaciona Pentateuco: los cinco primeros libros de bién se llama «reino del norte». p. 22). 35). el ^Pentateuco. «Ley de nomio (D) + *Sacerdotal (P). que compensa la falta de normas (cf. Tras la ruina de Jerusalén en el desde el siglo m de nuestra era. p. alemán Laienquelle) del documento J se­ JE: sigla para * Yehovista. finales del siglo v antes de nuestra gró en el imperio asirio y después babi­ Blum. marco topográfico de Nm 22-36 y de Dt no del sur». re­ blo de Israel (hay que distinguirlo del ex­ relectura de la fuente «laica» *L del do­ coge KD. el *midrás 587 antes de nuestra era se convierte en la halakhá se dedicará a definir reglas de Judá (reino de): reino que se desarrolló residencia del gobernador babilonio. crituras. p. la completa y la modifica. na una exhortación. tal terminado tras el exilio. anti­ Halakhá: (sust.32 y 12. Aunque ya se encuentran ejemplos en las Haggadá: (sust. que se desarrolla sobre de Lv 17-26 (cf. 34-35). hebreo) comentario de guo lugar de reunión de las tribus (1 Sam las partes legislativas del *Pentateuco. de origen griego) desig­ na a partir del siglo 1 antes de nuestra era. el territorio se inte­ ♦Deuteronomio (teoría de Rendtorff y cal». era (cf.17). 11-28. gla para «escrito de base sacerdotal». era (cf. 35). JEP: sigla para *Yehovista (JE) + exiliados. 35). Según algunos Hexred: sigla para «redacción *hexateu- surgió de la fusión de Ps + Ps. p. 44). (K) de predominancia *sacerdotal (P). pp.) relativo al *Hexateuco. ♦Tetrateuco con D tras el exilio. el único territorio ampliado de la tribu de Hexateuco: designa el conjunto *Penta. p. que dio todo a partir del siglo 11 de nuestra era. Prácticamente compuesto por Hexateucal: (adj. p. 28). Designa un escrito sacerdo­ babilonios. tensión. dactado en el exilio en Babilonia. hebreo) comentario na­ propias Escrituras (cf. arameo) método de inter­ JEDP: sigla para *Yehovista + *Deutero- H: (del alemán Heiligkeitsgesetz. Josías: rey de *Judá entre el 640 y el 609 antes de nuestra era. a partir de finales del siglo x antes de nues­ tra era. Judá (cf. re­ *Transeufratina. 36). Desapa­ las grandes unidades literarias del Penta­ la Biblia judía y cristiana (cf. 65 . gún Rendtorff y Blum es postexílica. capital: Jerusalén. L: sigla que designa la «fuente laica» (del del Pentateuco. un discurso moral. cal». Según la teo­ pretación de las Escrituras. finales del siglo v antes de nuestra Judea: nombre que corresponde a *Yehud.

al sur de Gaza. que iba desde Nísibe Qadés: lugar entre el desierto del Négueb con los de Judea por razones religiosas. y adj. Yahvé. comprendía varias provin­ y el de Parán.8) desig­ tal del * reino de Israel y sede del gober­ Tetrateuco: designa el conjunto Gn + Ex nador de la provincia. según Nm 13-20. el Señor. da del persa) gobernador de una gran re­ Tritoteuco: designa el conjunto Gn + Ex gión administrativa del imperio persa + Lv. donde. Por extensión de­ Sumario: tipo de relato que resume en signa a los autores de este escrito.) a partir del si­ Transeufratina: satrapía «más allá del río P9para formar P tras el exilio. to literario y teológico nacido en el exilio Sincrónico: (adj. califica la fusión de los docu­ Samaría: 1) nombre de la región asiria y Tetragrama sagrado: designa el nombre mentos J y E en el siglo vm antes de nues­ después babilonia tomado del antiguo rei­ divino formado por cuatro letras hebreas: tra era. tran desde Gn 1 a Lv 16. suplementos legislativos añadidos a Samaritano: (sust. pocas palabras muchos acontecimientos. 2) nombre de una provincia Yhwh.) según la teoría docu­ mentaría. (♦Judea). Yehovista: (adj.) que se fija en un texto califica una corriente teológica muy anti­ en el ambiente de los sacerdotes y muy en un momento determinado de su histo­ gua donde Dios es llamado YHWH/Yahvé. 3) antigua capi­ vá. glo m antes de nuestra era designa a los Éufrates» creada por Darío I hacia el 520 habitantes de *Samaría. Yahvista: según la teoría documentaría. na una provincia separada en el antiguo + Lv + Nm. Sacerdotal: (adj. el Eterno. da por Dios. reino de Judá por la administración per­ Samariano: (adj. Las traducciones divergen: Jeho- Israel. sigla J. Yehud: (sust.) designa cualquier rea­ Torá: (sust. pueblo de Israel permaneció durante mu­ cho tiempo. después del final del *reino de no de Israel. el Sátrapa: (de una palabra griega toma­ cias. toda la enseñanza revela­ en lo que los romanos llamaron Judaea tes de nuestra era. enseñanza. vivo en Jerusalén tras el exilio. en general el estadio final. Esd 5. entre ellas *Yehud y *Samaría. arameo.) califica un movimien­ (satrapía). Se le atri­ ria. persa de *Transeufratina.PS. cf. Yahwéh. 66 . Se ampliará para convertirse persa de *Samaría en los siglos v y iv an­ sentido amplio. hebreo) Ley. en seufratina. sigla P. por extensión designa a los autores liga­ buye un escrito cuyas huellas se encuen­ dos a esta corriente. En sa y dependiente de la satrapía de ♦Tran­ lidad política o religiosa de la provincia sentido estricto designa al Pentateuco. que rompieron antes de nuestra era.

2. Desde el siglo xvii. El Pentateuco. Al final.Historia de la investigación 2. El sentido pleno de la Torá 63 » 1.es . De los orígenes a la teoría docum entarla 22 Para saber más. Teología de las instituciones 52. El ejemplo de Mt 26. La Torà.La Torà. definición 6 4. sus paradojas y su historia. el escrito sacerdotal 31 Introducción 4 2. La canonización 14 V . Com posición de los textos 3.Visión sincrónica del Pentateuco 1. el Pentateuco 34 1. 1. texto canónico 3 . la redacción deuteronom ista 34 I . historia y teología. ¿Dónde nos encontram os ahora? Después de presentar los desarrollos m ás recientes y las adquisiciones de los trabajos contemporáneos. ¿Tetrateuco. Teología de conceptos clave 56 2. Los cinco libros 15 2. Ha elaborado m uchas hipótesis de com posición. rechazándolas unas tras otras. La teoría docum entaria 26 Glosario evit www.verbodivlno. autoridad 7 5. En el exilio. La Torà. En el exilio.27-28 61 III . este Cuaderno ofrece algunas claves para entrar en la teología de un texto fundacional cuya influencia ha sido decisiva en el Nuevo Testam ento. historia y teología IV . Pentateuco.. Contexto sociohistórico 10 legislativos 44 4..Estado actual de la investigación 1. la investigación crítica sobre la Biblia no ha dejado de interesarse por el Pentateuco.Claves para una teología de la Torá II .El Pentateuco. su contenido. el libro de los Números 37 2. Hexateuco? 24 Lista de recuadros 3. O bservaciones sobre la organización de conjunto 19 Apertura: el cumplimiento de la Torá 1. En el siglo v.

De los orígenes a la teoría docum entaria 22 Para saber más..La Torà. En el exilio. Lista de recuadros 1 Hexateuco? 24 3. su contenido. La Torà. rechazándolas unas tras otras. En el siglo v. sus paradojas y su historia. la redacción deuteronomista 34 I . el escrito sacerdotal 31 Introducción 4 2. Desde el siglo x v ii . el libro de los Números 37 2. Al final. definición 4.Claves para una teología de la Torà II . El Pentateuco. autoridad 7 5. Los cinco libros 15 2. El Pentateuco. el Pentateuco 34 1. O bservaciones sobre la organización de conjunto 19 Apertura: el cumplimiento de la Torá 1. Teología de las instituciones 52 1.Estado actual de la investigación 1. El sentido pleno de la Torá 63 1. texto canónico R 3. El ejemplo de Mt 26.Historia de la investigación 2. Ha elaborado m uchas hipótesis de com posición..Visión sincrónica del Pentateuco 1. historia y teología IV . ¿Dónde nos encontram os ahora? Después de presentar los desarrollos m ás recientes y las adquisiciones de los trabajos contemporáneos.es . 2. la investigación crítica sobre la Biblia no ha dejado de interesarse por el Pentateuco. Teología de conceptos clave 56 2. En el exilio.27-28 61 III . Pentateuco. ¿Tetrateuco. historia y teología. verbodivlno. La Torà. La canonización 14 V . La teoría docum entaría 26 Glosario ISBN 978-84-9945-313-2 9788499453132 9 788499 453132 é v tt wwv. Com posición de los textos 3. este Cuaderno ofrece algunas claves para entrar en la teología de un texto fundacional cuya influencia ha sido decisiva en el Nuevo Testam ento. Contexto sociohistórico 10 legislativos 44 4.