You are on page 1of 10

Daimon.

Revista Internacional de Filosofía, Suplemento 5 (2016), 109-118
ISSN: 1130-0507 (papel) y 1989-4651 (electrónico)
http://dx.doi.org/10.6018/daimon/268471

El cuerpo sexuado en los diálogos de Platón

The Sexed Body in Plato’s Dialogues

VÍCTOR HUGO MÉNDEZ AGUIRRE*

Resumen: Se postula que la categoría «género», Abstract: This paper argues that the category of
entendida en términos de construcción social «gender» –understood as the social construction
impuesta sobre el cuerpo sexuado, fue propuesta imposed upon sexed body– was first proposed
originariamente por Platón. En primer lugar, se by Plato. To start with, it has been pointed out
ha señalado que el «cuerpo homérico» fue pen- that the «Homeric body» was thought as the
sado como conjunción de miembros y órganos. conjunction of limbs and organs. Secondly, the
En segundo lugar, los antiguos griegos creían que ancient Greeks believed the uterus was the cause
el útero era la causa de varios desórdenes psi- of several psychosomatic disorders and one
cosomáticos y una razón por la cual las mujeres reason why women should be subordinated to
deberían estar subordinadas a los hombres. Por men. Finally, Plato found that the testicles are the
último, Platón descubrió que los testículos causan source of «masculine hysteria». Thus, men and
«histeria masculina». Así, hombres y mujeres son women are equally prone to vice and disease. To
igualmente susceptibles al vicio y la enfermedad. put the problem succinctly, Plato’s anthropology
Sucintamente, la antropología platónica es com- is completely egalitarian.
pletamente igualitaria. Keywords: Plato, body, soul, gender, sex.
Palabras clave: Platón, cuerpo, alma, género,
sexo.

1. El cuerpo en los orígenes y los orígenes del cuerpo: una sinécdoque particularizante

El autor de Simbolo e corpo no se equivoca al incluir el cuerpo entre las dimensiones
de lo humano. Dicho escritor hace hincapié en que la «corporeidad» constituye parte de «la
dimensión propia del hombre» (Santasilia, 2016, 96). Sin embargo, cuando menos en Occi-
dente, aunque parezca contrario a la intuición, esta categoría se consolida progresivamente
paralelamente al concepto de alma.

Fecha de recepción: 03/05/2016. Fecha de aceptación: 20/07/2016.
* Universidad Nacional Autónoma de México. Investigador Titular adscrito al Instituto de Investigaciones
Filológicas. Correo electrónico: victormendez1971@gmail.com Líneas de investigación: Platón, éticas clásicas
y estudios de género. Publicaciones recientes: MÉNDEZ AGUIRRE, Víctor Hugo (2014): « Ética tau y utopía
en Aristóteles», Theoría. Revista del Colegio de Filosofía (México), nº 27, pp. 43-53; y MÉNDEZ AGUIRRE,
Víctor Hugo (2016): «Nombre e identidad de la mujer griega. Gynḗ y dámar de Homero a Platón», in: Francesca
M. Dovetto y Rodrigo Frías Urrea (eds.): Nome e identità femminile nel mondo antico, Roma, Aracne editrice,
pp. 317-334.

es el cadáver antes que el cuerpo propiamente dicho (Chantraine. 49). cuerpo. «Démas» refiere a «figura. por medio de la parte. el plural» (Beristáin. Revista Internacional de Filosofía. Los mortales. pues. 2011. «Rostro es. el «rostro» ha sido asociado a la totalidad de la persona en diferentes épocas y latitudes. Suplemento 5 (2016) . la voz y las cerdas de puercos. 474). por medio de la especie. En la Odisea X. por medio de lo menos. Emilio Crespo hace suya la idea de Snell al encontrar en la «piel» el tropo con el que alude Homero al cuerpo. en particular del alma que es inmortal núcleo de identidad del individuo. Pero resulta menester tener en cuenta que en los orígenes de la literatura clásica todavía no había adquirido plenamente dicha acepción. 1083). etc. procedentes de la tierra. ya sea a su estatura o a la piel que lo envuelve. 2013. 2006. estatura» (Tapia. En Homero sôma alude al cuerpo exclusivamente cuando éste ya ha perdido la vida. «A nosotros se nos hace difícil creer que en un tiempo el hombre no haya tenido una concepción clara. El uso de tal figura retórica para referirse al cuerpo y.110 Víctor Hugo Méndez Aguirre Sôma es la palabra griega que suele ser traducida por cuerpo. De las expresiones mencionadas. De hecho. 1965. según el testimonio de Heródoto. sólo los plurales gyîa y mélea [miembros]. empleaban el difrasismo «rostro y corazón» para referirse a la totalidad de la persona. que se traduce como ‘piel’ o ‘carne’ y que en los poemas homéricos designa propiamente la superficie o el límite externo del ser humano que sirve como sustrato del color y de la textura» (Crespo. ni correspondiente expresión. 2015. lo más. lo cierto es que en sus obras todavía no se consolida plenamente el concepto «cuerpo». 1). el todo. 2001. 190). En cierta filosofía de los últimos siglos. La totalidad del cuerpo del individuo es representada mediante un tropo a través de la alusión a uno de sus órganos. ¿Cuándo ocurre tal hazaña inte- lectual? La autorizada opinión de filólogos como Snell y Crespo percibe que esto se registra en tiempos posthoméricos. la «corporalidad» encuentra «su representación a través [de la] noción de rostro» (Azaovagh.. 1986. Sea como fuere. mas su mente estaba firme. justo como antes» (Homero. no es privativo de la literatura homérico-hesiódica ni refleja necesariamente una fase primitiva y superada de la mentalidad humana. Los tlamatinime. 239-240 se relata que cuando Circe transforma en puercos a los marineros «ellos tenían las cabezas. denotan el cuerpo en su corporeidad» (Snell. que pueden tener en la frase el lugar de lo que luego fue sôma. Y tal proceso es solidario de la emergencia del concepto de alma. sabios o filósofos aztecas precolombinos. y el cuerpo (démas). «Es la sinécdoque particularizante en la que por medio de lo particular se expresa lo general. 1968. «El término homérico que más se aproxima por su significado al cuerpo es khrós. para los tlamatinime la manifestación de un yo que se ha ido adquiriendo y desarrollando por la educación» (León-Portilla. 151). se diría ahora. Homero recurre a diferentes palabras para referirse al cuerpo vivo. Daimon. del cuerpo como tal. por medio del singular. a la persona. 165). aunque Homero y Hesíodo pueden ser considerados los educadores indiscutibles de Grecia. el género. En la línea 26 de la Teogonía de Hesíodo las Musas se refieren a los humanos llamán- dolos «vientres tan sólo» (Hesíodo. cuya existencia depende de la ingesta de alimentos. no son otra cosa que vientres. 73). 2013. 22). Bruno Snell se hizo célebre por su tesis de acuerdo con la cual el hombre homérico carecía de nuestro concepto unitario de cuerpo. particularmente en la línea de Lévinas. Algunas de ellas remiten a su límite espacial.

también aquí se trata de un sustituto poético de sôma» (Snell. Hipno y Tánato levantan el cadáver de Sarpedón. Cuando menos dos líneas de antropología filosófica parecen haber competido en lo ati- nente a la emergente concepción del complejo alma/cuerpo. C. lo cierto es que las tesis de origen homérico del cuerpo como «suma de sus miembros» y de las almas corporales no son abandonadas com- pletamente. se halla también en Nem. donde gyîon se usa en singular. 1995. El alma del muerto es representada por una pequeña imagen que se aleja del cadáver. han sido descubiertos recientemente. particularmente en sus líneas órfica y pitagórica. A pesar de que se puede constatar la unidad paralela de cuerpo y alma entre algunos contemporáneos y seguidores de Píndaro. he de lanzar mi rápida lengua. ni siquiera ante la emergencia de la ciencia que hace del cuerpo su objeto de estudio: la medicina. la «suma de sus miembros» ya ha cedido su lugar a lo que ahora se entiende por cuerpo. poeta que habla de la inmortalidad del alma. «Esta carencia de un concepto unitario de cuerpo lleva indefectiblemente a la inexistencia del concepto opuesto. 23). 1999. Daimon. el dualismo psicosomático. el alma en el Hades es algo práctica- mente inane. 56). tal como el asta por el bronce atajada. la unitaria y la dua- lista.73. Algunos de ellos son bien conocidos desde hace siglos. Revista Internacional de Filosofía. esa que despidió de las peleas el cuello y el poder no sudados. también contribuyó de manera decisoria a la conformación de los conceptos de alma y cuerpo como entidades unitarias. traspasando el término. el de alma […] para el griego homérico. Por una parte. parecen haber coexistido en las mentalidades de los griegos de época arcaica y clásica.). perteneciente a la colección del Museo de Louvre. se dice: «De familia Euxenida. tanto en sus versiones órficas como pitagóricas.) / mentira verdad / cuerpo alma» (Bernabé. 7. 1965. cierto monismo postula que sin una no puede subsistir la otra. En una bien conocida ánfora ateniense de cuello de figuras negras del Pintor de Diosfos (ca. Esta concepción va desde el alma aire de Anaxímenes hasta las almas atómica epicúreas. haciendo hincapié en la asimetría entre aquélla y éste. el canto 11 de la Odisea. En las Estrofa y Antistrofa 4 de la Nemea VII (70-73). Sógenes: yo lo juro: no.El cuerpo sexuado en los diálogos de Platón 111 2. apenas en 1962. Snell comenta al respecto de este pasaje que en él «Píndaro tenía ya el concepto de cuerpo. En Píndaro. como el Papiro de Derveni. otros. Por otra parte. Aunque existe cierto debate al respecto del presunto silencio pitagórico. no existe todavía una neta distinción entre ambos conceptos. 2002. sin olvidar el alma percepción protagórica. 500-490 a. los órficos sí nos heredaron diversos textos. El griego homérico carecía tanto de un concepto unitario de cuerpo como de alma. 29). El dualismo psicosomático. pitagóricos y órficos postularon la inmortalidad del alma y su independencia con respecto al cuerpo. «La oposición cuerpo/alma con menosprecio del cuerpo frente al alma la hallamos claramente atribuida a los órficos en las laminillas de Olbia […] En una de ellas leemos […] Dioniso (en nom. Oscilando entre religión y filosofía. o dat. sin duda porque […] todavía no se han conformado de forma unitaria» (Martos. 219). Esta concepción parece haber impregnado el imaginario social heleno incluso a finales de la época arcaica. parece haber contribuido a la consolidación de concepciones unitarias tanto de cuerpo como de alma. Suplemento 5 (2016) . Hacia el tándem cuerpo/alma En la Nekyia homérica. antes de que al sol quemante el cuerpo (gyîon) se extendiera» (Píndaro. Ambas concepciones antropológicas.

y les ocurren a las mujeres vírgenes sobre todo de edad avanzada y a las viudas que. Un tema recurrente en sus tratados ginecológicos es el de un órgano que. concep- ciones populares de sus contemporáneos y el espíritu científico que configurará el rostro de Occidente. C. «El cuerpo humano es así visto como un recipiente complejo y un tanto misterioso. oscilando entre relatos míticos antiquísimos.112 Víctor Hugo Méndez Aguirre Esta evolución explica una de las peculiaridades más desconcertantes de algunas antro- pologías filosóficas griegas. Los órganos de los sistemas reproductivos de hombres y mujeres difieren entre sí. constituyen un elemento esencial de las antropologías filosóficas de época clásica. Por una parte. 1999. En Sobre la naturaleza de la mujer 3 se resalta que «cuando la matriz se dirige hacia el hígado. La comunidad científica de Grecia clásica generó la ginecología hipocrática. a los costados. no desaparecen del todo del imaginario social de la época. Una vez alcanzada la menarca la matriz permanece en un equilibrio precario dentro del cuerpo. como la de los diálogos de Platón. al ano. a la cabeza. Los desplazamientos de las matrices causan estragos en la salud de las afectadas. cubierto por la piel y articulado por el esqueleto. 67). enviudan» (Hipócrates. afuera de los genitales. la derecha. a la cadera. esto es. castañeteo de dientes y el color de la piel de la enferma se vuelve lívido. Revista Internacional de Filosofía. Estos trastornos sobrevienen de repente. En caso de no registrarse una situación idónea. digo que una que no ha dado a luz hijo alguno padece trastornos menstruales más agudos y frecuentes que la que ha tenido hijos» (Hipócrates. pese a estar sana la mujer. «almas corporales». El Sobre la naturaleza de la mujer ofrece un itinerario de los diferentes destinos pre- feridos por las matrices vagabundas. incluida la humedad. pese a ser jóvenes y haber dado a luz. Sus teorías médicas ilustradas. los conceptos cuerpo y alma se encuentran consolidados como núcleos de unidad e identidad humana en época clásica. Éstas pueden dirigirse al corazón. evocando tanto a Homero y Hesíodo. Suplemento 5 (2016) . atestiguó el apogeo de los hipocrá- ticos. Sin embargo. Por la otra. ésta se desplaza e invade espacios pertenecientes a otros órganos. hay pérdida repentina de voz. ¿se encuen- tra exenta de ideología? Daimon. a la izquierda. a los hipocondrios. órganos que desempeñan funciones psíquicas y que incluso parecen ser el elemento hegemónico del ser humano en algunos autores. 47). 361).. el siglo V a. a los pies y las piernas. 3. o a uno y otro lado. que puede ser afectado por heridas externas y desequilibrios internos» (García. 1988. 1988. Se trata de la enfermedad llamada histeria. No hay duda de que ésta es un capítulo de la historia de la ciencia médica. generando diferentes disturbios psicosomáticos. El Sobre las enfermedades de las mujeres I 1 inicia señalando que «en lo referente a las enfermedades de las mujeres. El cuerpo sexuado y sus enfermedades en los tratados hipocráticos La primera época de la ilustración. Los úteros de éstas van a acaparar la atención de los tratados ginecológicos hipocráticos nim- bando de una pretendida cientificidad los prejuicios patriarcales de los griegos. parece reclamar cierta primacía con respecto al resto del cuerpo y se solivianta en caso de no recibir la atención requerida: la matriz (hystére).

5. Grecia antigua. Cuerpo y alma en los diálogos de Platón Platón construye progresivamente sus propias teorías relativas al cuerpo y el alma haciendo suyas. Esta tesis de la transposición resulta más que afortunada en lo atinente a la antropología filosófica de los diálogos. quizá lábil pero unidad al fin. 25). 233). La preeminencia del alma sobre el cuerpo tiende a minimizar las diferencias entre hombres y mujeres. No se puede soslayar que las concepciones platónicas acerca del cuerpo y el alma evo- lucionan con el tiempo. 2011. Suplemento 5 (2016) . los pitagóricos. Revista Internacional de Filosofía. quienes anteriormente fueron mujeres al momento de la transmigración de su alma se encuentran en la posibilidad de animar cuerpos viriles. ideas procedentes de la tradición que hereda. Cuerpo humano e ideología (1980). para referirse a la manera en que Platón absorbe críticamente ideas procedentes de otras fuentes para formular sus propias y muy personales teorías (Bernabé. La política de dos hombres: el padre y el marido. «L’utero [è] causa unica di tutte le patalogie femminili. y una política masculina que precisa la reflexión médica para una mayor eficacia: una gineconomía. acuñado originariamente por Diès. es una política ejercida por los hombres sobre el cuerpo femenino. riconducendolo letteralmente al suo sito naturale è veramente in grado di addomesticare» (Lombardi. 1994. No obstante lo anteriormente dicho. como intentaré mostrar. por mediación de la ley» (Rousselle. hará suya y le imprimirá su impronta a la tesis de la inmortalidad del alma al relacionarla con el mundo de las Ideas antes que con el del devenir. los órficos y los hipocráticos. Los tratados ginecológicos hipocráticos en general gravitan en torno a la idea de que el matrimonio es una institución natural dado que sólo él y la subsecuente mater- nidad pueden garantizar la salud y la vida misma de las mujeres. no obstante. Alberto Bernabé ha empleado el con- cepto «transposición». 1989. no todos los filósofos antropólogos atenienses se adhirieron a tal empresa. y entre ellos destaca Platón. en particular si se toma en cuenta que al momento de la reencarnación quienes fueron hombres en su otra vida pueden optar libremente por encarnar en cuerpos femeninos. política en relación a la mujer que. es una unidad. En el caso de estudio de esta pesquisa. el cuerpo puede formar parte de lo sensible y resultar susceptible de cambio y corrupción. Cuerpo sexuado e ideología ¿Por qué tanta atención al útero y sus enfermedades? Una explicación plausible podría ser que éstas ofrecieron una base científica a la naturalidad de la organización patriarcal de la sociedad. la política de todos los hombres. 48). Lo contrario funciona igual. algunos. mientras vive. sí presta mayor atención a Píndaro. la cuestionaron. Aunque no rescata completamente a Homero ni en su cuerpo «suma de sus miembros» ni en su alma inane. En Alcibíades –si este diálogo es realmente platónico– se plantea Daimon. Parafraseando el célebre libro de López Austin. «son cuestiones que descansan en una política. no sin antes depurarlos de todos aquellos aspectos que él considera impro- pios. è un animale selvaggio e riottoso che solo la terapia fallica. Por otra parte. podría afirmarse la existencia en Grecia de una ideología patriarcal construida en torno del cuerpo sexuado. Por una parte. en este caso.El cuerpo sexuado en los diálogos de Platón 113 4.

la antropología filosófica sobre la que se edifica su utopía por antonomasia. En Timeo. gravitando en torno de corazón y pulmones y la racional en la cabeza. Puede decirse que «una téchne implica siempre la posesión de una destreza. Hombres y mujeres tienen cabezas e híga- dos. claramente patriarcal. 2013. Revista Internacional de Filosofía. 94). ¿Qué dice Platón del cuerpo? Afirma que pertenece al orden del devenir y que por lo tanto está sujeto a la muerte. sorprende por su objetividad. en el pasaje 29 d. o si es realmente algo. se sigue que el hombre no es otra cosa que alma» (Platón. 2013. Los cuerpos humanos poseen sexo biológico. según la canónica numeración de Stephanus que será mencionada cada vez que se cite un diálogo. el technítes o experto. 2010. la irascible entre el dia- fragma y el cuello. 2000. 2011. En su conquista del concepto del cuerpo unitario Platón. Por la otra. cuando menos en parte. Las únicas diferencias relevantes entre hombres y mujeres que son percibidas por el autor del diálogo sobre la justicia radican en los respectivos sistemas reproductivos y en la mayor fuerza física de los primeros. partes corpóreas esenciales para el conocimiento de acuerdo con la fisiología del Timeo. 99). En el Fedón Sócrates a punto de ingerir la cicuta define la filo- sofía como una preparación para la muerte dando pábulo al desprecio de lo corpóreo y el encumbramiento del alma aislada en su pureza. 2000. 165). Suplemento 5 (2016) . por consiguiente. 164). creo. sólo que en todas es más débil la mujer que el varón» (Platón. Y estas concepciones tradicionales le sirven para explicar. particularmente en el Timeo. 199). tanto la salud/enfermedad como la virtud/vicio. queda. 126). de acuerdo con República 455 d-e. no renuncia completamente a las almas corporales. y en todas igualmente el varón. Los males que aquejan a los cuerpos y sus respectivas téchnai Téchne suele ser traducido como arte o técnica. El Sócrates que protagoniza Filebo. Pero por mortal y efímero que sea. parece retomarse la tesis de las almas corporales cuando se señala que el alma concupiscible se aloja entre el diafragma y el ombligo. donde se celebra el triunfo de Agatón y Eros preside las conversaciones. aplicar correctamente determinados conocimientos organizados dirigidos a un fin» (Aguirre. pregunta a Protarco. Por una parte. se afirma: «Y puesto que ni el cuerpo ni el conjunto son un hombre. a pesar de todo. «¿No llamamos nosotros cuerpo a todas esas cosas de las que acabamos de hablar cuando vemos que componen una unidad?» (Platón. «las mujeres paren y los hombres procrean» (Platón. Sin embargo. 6. En República y Fedro el alma inmortal es tripartita. no se habla explícitamente de la inmortalidad del alma pero se revelan los misterios del amor de acuerdo con los cuales lo mortal puede adquirir la inmortalidad a través de la procreación. la Calípolis o ciudad bella de la República. según República 454 d-e. En el Banquete. «la mujer.114 Víctor Hugo Méndez Aguirre que el ser humano es su alma y que el cuerpo no es otra cosa que su instrumento. o que no es nada. con también una tripartición del alma. Daimon. mientras se mantenga con vida constituye una unidad. «è identica la loro natura» (Cassertano. participa por naturaleza en todas las funciones. habilidad o peri- cia que permite al que la posee. En las acertadas palabras de Giovanni Cassertano. con el hígado como núcleo del cual irradia la mántica. Aunque tal traducción no vierta comple- tamente el sentido de la palabra original en la lengua de recepción ya se ha vuelto canónica. En esta obra Platón se adhiere a las creencias populares y a los conocimientos hipocráticos imperantes en su sociedad. En 130 c.

Debilidad y fealdad se encuentran íntimamente asociadas en el imaginario social griego clásico. la medicina» (Platón. «Dizer que o filósofo não dedica sua vida exclusivamente ao cuidado do corpo não significa dizer que ele o odeie. la bebida y el sexo los principales deseos en el imaginario social heleno. por otro. la gimnasia. lo que queda claro es que las virtudes del filósofo ágrafo lo embellecen independientemente de su nariz chata y lo abultado de su vientre. 2004. 25). 2011. En lo relativo al cuerpo sexuado femenino. ellas estuvieron en condiciones de nutrir grandes las criaturas dentro y después de eso pudieron consumar la generación de seres vivos cuando los condujeron a la luz (Platón. La fealdad de Sócrates es un tópico tanto en las obras de Platón como en las de Jenofonte. tem sua participação. Pero el ideal de la bondad bella se modifica radicalmente con el nacimiento de la ética. «la fealdad clásica se define ante todo como la privación de la belleza y de la armo- nía que se deriva de ella […] De ahí que todo lo que escape al ideal del cuerpo atlético y por tanto a la norma de excelencia. no te la puedo nombrar así como única. y como quienes acto seguido cosechaban de los árboles un fruto. A pesar de las diferencias entre ambas. La bondad/belleza del cuerpo para los socráticos requiere tanto ejercicio físico como cuidado del alma. Las téchnai abocadas al cuidado del cuerpo son la medicina y la gimnástica. 195). al no permitirle respirar le arroja a las angustias más extremas y provoca todo tipo de enfermedades. El feo/deforme por antonomasia en los orígenes de la literatura es Tersites. y errando por todas partes a través del cuerpo. 7. En Timeo 91 c-d se puntualiza: las que son llamadas matrices y úteros. En Gorgias 464 b Sócrates señala que para el cuidado del cuerpo coadyuvan dos artes complementarias: «la que se relaciona con el cuerpo. 2015. sino de este único cuidado del cuerpo nombro dos partes: por un lado. 2008. hasta que. y separaban de nuevo los órganos. Aunque en el varón no existe ninguna hystére que se desplace debido a reseque- Daimon. o corpo. Enfermedades del cuerpo sexuado en los diálogos de Platón Siendo la comida. esto con independencia del sexo biológico. su therapeía. hace suya parte no desdeñable de la teoría ginecológica hipocrática señalando la relativa independencia del útero dentro del cuerpo como conjunto. 179). la carencia de útero no lo inmuniza del riesgo de histeria. se acerque a la fealdad» (Moreno. lo soporta con dificultad y se irrita. no resulta difícil comprender las razones por las cuales Platón eligió el lugar del alma concupiscible. Revista Internacional de Filosofía. ellos. Para el aristo- crático Homero queda claro que tal personaje es feo y malo en virtud de su falta de nobleza. essa não é a intenção de Platão. un ser viviente interior deseoso de la pro- creación de hijos. cuando sucede que está infecundo por mucho tiempo más allá del período oportuno. seja na dimensão ética ou epistemológica» (Filgueiras. el objetivo de las artes abocadas a él es su cuidado. Suplemento 5 (2016) . En lo relativo al cuerpo masculino.El cuerpo sexuado en los diálogos de Platón 115 En lo relativo al cuerpo. logo porque é presente em vários âmbitos de sua filosofia que ele. ambas bien valoradas por el autor de los diálogos. mientras sembraban como en tierra labrada criaturas invisibles por su pequeñez e informes. 228-229). ya que el deseo y el amor de ambos los impulsó. esto es.

tandis que lágnos se dit des hommes» (Chantraine. Sin negar lo anterior. sino que. Suele atribuirse al plato- nismo una preeminencia del alma con respecto al cuerpo. el alma de un modo semejante adquiere mucha maldad por causa del cuerpo (Platón. no le interesa a Platón. como tal. los moralistas clásicos también estuvieron conscientes de los estragos generados por la lascivia masculina (lagneía). 2004. 673). Éste. Revista Internacional de Filosofía. pero es precisamente un exceso de humedad. inverso al que amenaza a las mujeres. Suplemento 5 (2016) . Y si en la tragedia ática Fedra se suicida y difama a Hipólito al ser derrotada su razón por sus pasiones. en virtud de una cierta constitución viciosa del cuerpo y un género de vida sin educación el malo llega a ser malo. Chantraine subraya que los griegos solían distinguir la lascivia en función del género del sujeto que la experimenta: «mákhlos. Pero la verdad es que la incontinencia respecto de los placeres sexuales se transformó en una enfermedad del alma debido a la constitución fluida y en estado húmedo de una sola substancia. producto de los huesos del cuerpo. ¿Qué tragedia es mayor? ¿Treinta Fedras sufriendo hasta el suicidio por los desplazamientos de sus matrices o la ciudad de Atenas masacrada por los deseos descontro- lados de sus treinta tiranos? 8.116 Víctor Hugo Méndez Aguirre dad. todo el que genera un esperma abundante y fluido alrededor de la médula. lo que los «histeriza». Y quizá prácticamente de todo tipo de placeres se dice que son una inmoderación y un motivo de reproche injustamente: porque nadie es malo voluntariamente. provocó los tan temidos episodios de disensión o stásis que estremecieron a varias póleis clásicas. no se le considera como un enfermo sino como un hombre voluntariamente malo. 219-220). quinta esencia de la personalidad tiránica. En Timeo 86 c-e se afirma: Así. la producción de esperma puede acarrear consecuencias igualmente indeseables. lejos está del espíritu científico de los tratados biológicos de su discípulo. Consideraciones finales Es un lugar común que el Sócrates platónico prácticamente instaura la concepción del alma imperante en la mayor parte de la historia de Occidente. y como si fuera un árbol por naturaleza más fructífero que lo adecuado. la presente Daimon. a pesar de que está desquiciado la mayor parte de su vida por causa de sus grandes placeres y penas. Pero en el diálogo donde acusa a los varones injustos y cobardes de reencarnar como mujeres afirma la existencia de una clase de «histeria masculina» cuyas connotaciones morales le preocupan. Si el pensamiento patriarcal hizo hincapié en la lascivia presuntamente inherente a las mujeres (makhlosýne). «lascif». en lo concerniente específicamente a los dolores. dit en principe des femmes. una especie de histeria masculina. en la tragedia de Atenas la histeria masculina. Platón complementa la ginecología hipocrática con una teoría del cuerpo sexuado mascu- lino. Además. 1968. anticipando a Charcot. al proporcio- narse en cada ocasión por medio de sus deseos y productos de su entorno muchos sufrimientos y muchos placeres. y esto es odioso para cualquiera y le sobreviene como un mal. porque su alma está enferma y se halla sin uso de razón por la acción de su cuerpo. Los hombres carecen de matriz que se desplace den- tro de sus cuerpos por causa de la sequedad.

(2011): Platón y el orfismo. A. Beristáin.)». Madrid. Diálogos entre religión y filosofía. nº 139. E. La imagen del cuerpo en la Grecia antigua. Ángela y Yasmina Romero Morales (eds. (2013): Platón y la poesía. in: Sierra González. IV. nº 36. como se ha demostrado. Hipócrates (1988): Tratados Hipocráticos. in: C. 204-237. la antropología filosófica contenida en las utopías platónicas prefigura la categoría contemporánea de género entendida en términos de construcciones sociales impuestas a cuerpos sexuados. UNAM.1.): Actas del V Congreso Inter- nacional de la Sociedad Académica de Filosofía «Razón. Daimon. Abada. Paris. El dualismo psicosomático planteado por Pla- tón. Vol. Madrid. Chantraine. Filgueiras de Araújo. Azaovagh de La Rosa.. 73-83. Ediciones Clásicas. crisis y utopía». Perspectiva filosófica (Recife). 45-52. in: A. UNAM. Inostroza (eds. (1968) : Dictionnaire étymologique de la langue grecque. Lombardi. 23-34. Madrid.): La idea de justicia en la antigüedad clásica. (2001): Diccionario de retórica y poética. Éditions Klincksieck. A. Madrid. Platón postula que las diferencias biológicas de los cuerpos sexuados se reducen a la fisiología de la procreación y a las dimensiones de los cuerpos. 163-181. Histoire des mots. A. Homero (2013): Odisea. Apoyándose y cuestionando al mismo tiempo la ciencia médica y los prejuicios patriarca- les de la época que le tocó vivir. UNAM. Plaza y Valdés. (2011): «A estetização da alma pelo corpo no Fédon de Platão». pp.): Dioses. Gredos. H. M. pp. México. 109-131. Cassertano. Revista Internacional de Filosofía. G. León-Portilla. García Gual. Arbea y R. Resp. Escobar (eds. Madrid. Santa Cruz de Tenerife. Sánchez e I. Universidad de La Laguna/Sociedad Académica de Filosofía. Santiago de Chile. pero tales características no implica ninguna consecuencia en lo relativo al lugar de las mujeres y de los hombres en la sociedad. (2006): La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes. Pérez y G. J. México. P. Quaderni Urbinati di Cultura Classica (Roma). México. (1994): «Alcune considerazioni sul mito di Pandora». México. héroes y atletas. UNAM. pp. (2015): «La aparición del concepto de cuerpo en época posthomérica». Ion. H. 2013. nº 46. in: A. 63-79. Crespo. pp. Suplemento 5 (2016) . (2011): «Cuerpo e iconicidad: los rostros de la humanidad». pp. Y tal concepción del cuerpo sexuado resulta sorprenden- temente vigente si se toma en cuenta la categoría género prácticamente omnipresente en las teorías sociales y las sociedades contemporáneas. T. pp. Bibliografía Aguirre.2. C. Comunidad de Madrid/República Helena. Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. pp. (1995): «Una etimología platónica: sôma-sêma». Philologus. (2010): «La giustizia come il fare le cose proprie (Plat. Bernabé. (1999): «El cuerpo humano y su descripción en los tratados hipocráticos». Cruz (eds.El cuerpo sexuado en los diálogos de Platón 117 comunicación ha hecho hincapié en que la antropología de los diálogos platónicos también incorpora una teoría desarrollada del cuerpo. dedica más tiempo al cuerpo de lo que usualmente se piensa. Hesíodo (1986): Teogonía. Sucintamente.): Unidad y pluralidad del cuerpo humano. Bernabé.

B. Madrid. México. Encuentro. Platón (2008): Gorgias. (1999): «La concepción homérica del cuerpo humano». UNAM. J. UNAM. Barcelona. 95-115. P. Del dominio del cuerpo a la privación sensorial. (1965): Las fuentes del pensamiento europeo. Píndaro (2002): Nemeas. in: C. Moreno Conde. in: A. Suplemento 5 (2016) . pp. nº 1. (1989): Porneia. Pontificia Universidad Católica de Chile. (1980): Cuerpo humano e ideología. Sánchez e I. UNAM. México. S. Los conceptos de los antiguos nahuas. pp. Revista Internacional de Filosofía. pp. A. México. Ediciones tácitas. Platón (2004): Timeo. Pérez y G. Daimon. Rousselle. (2016): «Sugerencias para una posible fenomenología del límite». Ediciones Clásicas. Cruz (eds. Snell. Platón (2000): República. Tapia.118 Víctor Hugo Méndez Aguirre López. Del siglo II al siglo IV de la era Cristiana. Santasilia. A. Madrid. Revista de Hermenéutica (México). UNAM. Madrid. México. M. La imagen del cuerpo en la Grecia antigua. Razón y fe. Platón (2011): Filebo. héroes y atletas. Comunidad de Madrid/República Helena. Martos Montiel.): Dioses. Estudios sobre el descubrimiento de los valores espirituales de Occidente en la antigua Grecia. UNAM. Madrid. (2013): Vocabulario y formas verbales de la Odisea. Platón (2013): Alcibíades. México. Santiago de Chile.): Unidad y pluralidad del cuerpo humano. 187-200. Santiago de Chile. Península. 37-61. (2015): «Entre la risa y el rechazo: la fealdad en la antigua Grecia». Escobar (eds. Interpreta- tio.