You are on page 1of 299

TEOLOGIA Y MEDICINA

Mons. Javier Lozano Barragán

TEOLOGIA Y MEDICINA

Segunda edición

INSTITUTO MEXICANO DE
DOCTRINA SOCIAL CRISTIANA
MEXICO, DF, 2000

Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana,
ASOCIACION MEXICANA DE PROMOCION
Y CULTURA SOCIAL, A. C.
Pedro Luis Ogazón No. 56
Col. Guadalupe Inn
C.P. 01020 México, D. F.
E-mail: imdosoc@imdosoc.org.mx
Página electrónica http://www.imdosoc.org.mx
Formación: Mercedes Acevedo Cruz
Diseño de portada: Mario Palma
Fotografías portada y contraportada: Jesús Arturo Torres León

Indice

Prólogo ......................................................................... 13

Introducción ................................................................... 17

I. CONCEPTOS BASICOS 19

Capítulo 1
Salud .................................................................................. 21
I. Rasgos del pensamiento cristiano acerca de la salud 21
1. Exigencias cristianas de la salud ................................. 21
2. Salud y vida .......................................................... 22
3. Salud y dolor ........................................................... 23
4. La calidad de vida .................................................... 23
5. Exigencias de la salud ............................................... 25
6. Limitaciones a las exigencias de la salud 27
II. La espiritualidad de la salud 27
1. Sociedad contemporánea 28
2. Concepto genérico ..................................................... 29
3. Espiritualidad católica 30

Capítulo 2
Dolor ............................................................................ 35
Espiritualidad del dolor ..................................................... 35
I. Experiencias ............................................................... 36

..................................................................... 62 1.......... 47 II.............. Mensaje cristiano 55 4............ 58 1.. 68 6.............................. 53 2.................................... 54 3.......... Evangelium Vitae ......... Cultura de la vida ............................................ La Iglesia en los tres primeros siglos ........................................................................ 57 II....... Cultura de la muerte ....... 61 I.................. Migrantes .................................................................... 58 2.. 69 7. Aspectos fundamentales . 42 4.................................................... 65 1................... La Santísima Virgen María .............. 66 3... 64 III..... Dominio de la creación 67 4........... Espiritualidad y dolor ............. 53 I............................................... individualismo e ídolos ..... 59 3.............................. La participación de la Vida de la Santísima Trinidad ..............38 2....................................... 63 3...........................................40 3.................. Cartesianismo y secularismo ....................... El origen de la vida humana ..... La ley de la vida ................................................................ 60 Capítulo 4 La cultura de la muerte y la cultura de la vida . 56 5.... 44 5................................... Secularismo y evolucionismo ...................... 57 6........... Triunfo de la cultura de la vida 69 .. Otros discursos e intervenciones circunstanciales del Papa Juan Pablo II acerca de la v id a ....................... La evolución .............. COMENTARIOS 51 Capítulo 3 Vida ...................................................................... La nueva cultura ......... 38 1.................. Hilo conductor ...... Secularismo........Teología y medicina II. Fe en Dios Creador y Redentor ............. Situación actual 61 II......... Nuevas perspectivas .46 6................. 62 2............ Precisión del dolor en la Revelación cristiana ............ Lucha contra el dolor ................................. 67 5.................................... La calidad de vida ............................... 65 2................................. 53 Juan Pablo II y la v id a ............................................... 53 1......................................... Mal y dolor ............. Aspectos económicos del derecho de vivir ............... Amenazas contra la vida .................................................................................................. Las grandes religiones y el dolor .........

.......................... Obispo................................................................ 91 IV................................................ La fragmentariedad del saber actual 80 2.. La toxicodependencia ........................... Solidaridad eclesial en la pastoral de la salud .......... 89 La pastoral de la salud en la exhortación apostólica Ecclesia in America .............................................. 76 V........ Pastoral sacramentaría y hospital católico ....... Los errores ............................. 97 Jomada Mundial del Enfermo del año 2000 ... Capítulo séptimo 80 1........... La teología 85 Capítulo 6 Ecclesia in America ......................... Capítulo sexto ........................ La conversión a la santidad en la pastoral de la salud .. 74 IV......................... Llamada eclesial y hospital católico ......... Índice Capítulo 5 Fides et Ratio ................................................................................................... Eucaristía y hospital católico ................................................... 71 La pastoral de la salud en la encíclica Fides et Ratio ................................... 71 I................. 115 5...... IDENTIDAD 109 Capítulo 8 H ospitales . Eclesialidad de un hospital católico 114 1................................... Encuentro con Jesucristo en el enfermo 90 II..... 82 3............................. 111 I. 112 II. 93 Capítulo 7 M ensaje del 2000 ...97 III...115 4.............................. Capítulo segundo ............ Elementos básicos .. Capítulo tercero .................. 91 III........................................ 72 II........................... Capítulo quinta 77 VI....... 73 III. El Espíritu Santo y el hospital católico ........................... 114 2..................... Características de un hospital católico ........................... 79 VII....................... 111 Aportes para la identidad de un hospital católico ................................ Misión eclesial y hospital católico 114 3................ El capellán del hospital católico ......................... 116 6.. Capítulo primero ..................................... 118 ....................................... 117 7.................. Capítulo cuarta ........... 89 I..............................................

.......................................................................................................................................... 160 Capítulo 11 Enferm era 165 Identidad de la enfermera en el ambiente globalizado de la salud ...... 131 I......... «Con» ....................... 148 II............................................. 123 5...................... 165 1................. Preparación ................................................................... 151 2................................................................................................................ 121 3......... Pastor .... 138 3....................................... Los profesionales de la salud .......................................................... La organización de los servicios de la salud 167 2............................. «Para» ..................................... Una nueva antropología social ..................... 119 2.............. 165 I........ Humanismo ................................... La Sagrada Escritura 118 III.................................................................Teología y medicina 8........................................... Ministerio sanante .............. 135 4.................................. ¿En qué afecta el proceso de globalización a las enfermeras y demás profesionales de la salud? .... Ministerio eucarístico ......... Vida naciente .......... C abeza ..................................................... 133 2.............. La sociedad impone sus criterios de moralidad 166 II. 128 Capítulo 9 Sacerdote 131 El sacerdote ministerial ordenado en la pastoral de la salud a la luz de Pastores Dabo Vobis ........... Laglobalización ........................................................... 139 Capítulo 10 M édico ........... Cooperación........ La identidad del médico ........... El m isterio ........... 166 2......... 147 I..... Economía .............................. 170 ............................................. 136 II........ Esposo . 125 6.... 119 1....................................................................................... 157 3.......................... «Ser» ................................ 122 4............................................ Rasgos prominentes del hospital católico .................. 147 Identidad del médico católico ..... Carta de los agentes sanitarios . 137 2.......... 132 1.................. 167 1.. Vida en la etapa term inal ............. Siervo . Ministerio eclesial . 150 1.......... Del misterio al ministerio 137 1... 134 3...... Los beneficiarios de los servicios de la salud 168 3.....................................

............................................... Personalidad .................................................... Comercio y farmacia ................. Personalidad .............. 191 3......................................... Doctrina de Juan Pablo II a propósito del voluntariado cristiano .................. 189 El voluntariado en la Iglesia según la doctrina de Juan Pablo II.............. Falta de solidaridad 172 2...........«Complacibilitas» ................. 200 IV...................... 182 VI. Características ................................ Acción................................................................................... Problemas de los profesionales católicos de la salud y la globalización ....................................................... 179 III... 203 .................... Características ...... Papel de las organizaciones profesionales católicas de la salud y en especial del CICIAMS en la evange- lización de sus miembros ............... 189 1.................................................... diocesanos y parroquiales para la pastoral de la salud ............... PRAXIS PASTORAL 201 Capítulo 14 Organización pastoral ............... 196 1.................................................................................. 196 2............................. Presupuestos .................................. Dignidad del comercio ........................... 189 I........................................... «Virtuositas»............................... 193 4.......................................................................................... El preciojusto ..........183 2................. 178 II................................... Indice III................. 185 Capítulo 13 Voluntariado .................................................. 194 II................................. Banalización de la moral .............................. 189 2................................... 183 1..........177 Identidad del farmacéutico católico ....... Presupuestos ..... 184 3................ «Raritas» ..............................................172 C apítulo 12 Farm acéutico ..........................................172 IV.......... Medicamentos y comercio ....... Comentarios ....................................... Acción ......................................................... 203 Organismos episcopales nacionales................................... 177 I.................................. 199 4.......... Factores determinantes del precio de los productos 181 V...................... Identidad del farmacéutico católico ..... 180 IV............................ 197 3..... 171 1......................

................... Economía de mercado y salud 231 V........................ Pastoral de la salud ................................... Religiosas ......... 216 2..... Aspectos científicos ................................... A favor del libre mercado ..... 235 ............................ Proyección teológico-pastoral ................. 214 8................... Favorecimiento ..................................................................... 217 1..................... ENFERMEDADES EM ERGENTES 233 Capítulo 16 D roga.................... 212 3...... Capellanes de hospitales ................. Subsidiaridad ............. 223 I........................................... Aspectosjurídicos ................................................ La problemática ............................................ 206 1....................................... Hospitales católicos ...................................... Colaboración ......................................................................................................... 216 1................................... 235 Posición ética y moral de la Santa Sede con relación a la droga... 208 II....... 216 3............................219 4.................... 216 III................. 218 3..................................... 206 2. 223 Economía y salud ................... Doctrina ..................................................... 219 Capítulo 15 Econom ía ........... Organizaciones varias.. 230 2.... 230 1................ Autoridades sanitarias ............... La salud .................. Parroquias .. Contra el libre mercado ......................................................... 211 2..................... Médicos .......... 215 9..... 212 4.......................................................... 214 7........ Adecuación a los nuevos tiempos .......................................................... Farmacéuticos .................Teologia y medicina I. 207 3.............................. 213 5................................................................... 211 1........... 217 4................................................................... 223 2.................. Fundaciones y santuarios ........................................ Facultades de medicina............................... Economía y salud en el tercer mundo ............................... 218 2. 228 II............. 224 3........................... 213 6......................................................................................................................................................................... Socialización de la salud ....................... Sentido del dolor........... 215 10............................ 217 IV... Enfermedades emergentes .............. Enfermeros y enfermeras .................................. Favorecer .................................... 223 1............................................ Seguimiento .......................... Voluntariado ....

.......................... 244 4............... 259 2................................................... Areas de la investigación ... Naturaleza ........... Análisis del «tejido social» ........ Comportamiento del enfermo ................ 261 B.......... 274 5... Fuentes directas ...................................................... 259 1.................. Análisis de la perspectiva ético-moral ................................... 279 1.. 282 Conclusión ........... El fenómeno de la droga hoy............................................................................ 257 A... Análisis de la «acción pastoral y los servicios socio-sanitarios» .................................... Prevención ...... Análisis de las «problemáticas emergentes» 275 6................... Fuentes indirectas .................... realidad eclesial y perspectivas pontificias .. La investigación .................279 2.........................238 1........... Científicos........ Pensamiento del Papa Juan Pablo II acerca de la pas- toral respecto a los enfermos de VIH-SIDA . Datos obtenidos en la investigación .................................... 287 Bibliografía ............................... Enseñanzas expresas del Santo Padre Juan Pablo II ...... 291 .......................................... 261 5....................................................... Autoridades civiles .. 241 3. 236 II................. 281 5........................ 257 I.......................... 277 II. 279 3................................................................... Análisis de las «propuestas y sugerencias» ................. Comportamiento de quien asiste al enfermo ............ Indice I.............. 238 2.............. 260 3...... Análisis de los «proyectos y experimentos» ......... Sugerencias para su remedio ....................................... Actores de la investigación ................................... Objetivos de la investigación ...................265 3... 269 4................................................ 280 4............................ 249 Capítulo 17 SIDA ...................................... 257 El SIDA... El Congreso «Solidarios en favor de la vida» ................ 262 1................................ Causas del fenómeno de la droga .. 262 2.. Juicio moral .............. 261 4....... 282 6............................................................................... Prenotanda .....

.

también haya instituido un Consejo «para la Pastoral de la Salud». los milagros de las curaciones. Pero sus curaciones no fueron solamente espirituales. servicio a la salud desde lafe. de los que habla el Evangelio. Por esto es sumamente adecuado que entre los diversos ramos del oficio que el Santo Padre ha recibido para el servicio de toda la Iglesia. todavía en vida Jesús. el Señor les dio un cometido que queda como modelo para los enviados de Jesús de todos los tiempos: les otorgó el pleno poder de expulsar a los espíritus inmundos así como de «curar toda enfermedad y dolencia» (Mt 10. 13 . según las varias situaciones culturales. que consiste en su incapacidad de conocer y amar a Dios. Lozano Barragán. sino que las enriquece con cuestiones fundamentales del ministerio de la salud que pertenecen irrenunciablemente a la Iglesia. aun cuando este servicio de sanar deba tomar en la historia formas distintas. indican con claridad esta salud integral. Prólogo En la primera misión de los doce Apóstoles. actual Presidente de dicho Consejo. es en efecto promisoria. se dirigieron a todo el hombre: cuerpo y alma. No nos entrega sola- mente una descripción de las tareas del Pontificio Consejo.19). Mons. nos ha regalado el presente libro como una carta magna de sus tareas. Jesús mismo se presentó en- tre los hombres como el que sana la herida propia de la humanidad. Una reflexión del género sobre el tema saludy fe. La perspectiva de la salud en todas sus dimensiones pertenece para siempre a la tarea que está ligada a la predicación del Evan- gelio.

Según este pensamiento. La Organización Mundial de la Salud (OMS) intenta concretizar esta responsabilidad y este cometido en la propuesta de desarrollar «la salud para todos». el dolor aceptado y soportado en comunión con Cristo crucificado y resucitado encuentra un sentido profundo para la persona singular y para los demás. El Presidente del Pontificio Consejo ve en esta aseveración una utopía. de colaborar en el proyecto de Dios para cada hombre y para la humanidad como tal. 14 . con su conocimiento especial del sufrimiento y la curación. psíquica. En esta visión. Es claro que la Iglesia. más aún. la salud sería un perfecto estado de bienestar físico. Aquí está como telón de fondo la vocación de cada uno en particu- lar. El Arzobispo Lozano examina las distintas corrien- tes que fluyen del trabajo de la OMS. Las diferentes naciones en todo el mundo tienen en ello una respon- sabilidad recíproca y lapreocupación por el equilibrio entre países pobres y ricos debe tener un centro de referencia. una especie de «opio del pueblo» en sentido inverso: se nutriría la ilusión de una especie de paraíso que debería extinguir desde el interior del hombre cualquier preocupación por el más allá.Teología y medicina El problema de la salud se ha vuelto hoy en día una tarea pública. Ve allí una unilateralidad que en último término se relaciona con una antropología incompleta. el autor abre con su definición de salud un horizonte mucho más grande que corresponde a un destino más amplio de la humanidad y a otra dinámica completamente diferente de la existencia humana: «La salud es una tensión hacia la armonía física. mental y social. social y espiritual y no solamente la ausencia de enfermedad. pues no tiene realismo un programa que no ayuda al hombre a sufrir. Por el contrario. Esto no es una especulación teológica sino una posición auténticamente realística y llena de verdad. Capacita al hombre para cumplir la misión recibi- da de Dios. según la etapa de la existencia en que se encuentre». puede convertirse en una fuerza de curación. debe entrar en diálogo con estos esfuerzos. Evitar los sufrimientos —el rechazo de la Cruz— se ha vuelto una característica de nuestro tiempo que también marca permanen- temente la medicina.

No es la intención de este prólogo introducir a toda la riqueza del libro. Joseph Card. fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. Roma. sin embargo espero al menos haber despertado la curiosi- dad del lector y señalado que esta obra constituye una voz impor- tante en el debate que lleva consigo el cometido de la salud. Prólogo sino que le promete suprimir del todo el sufrimiento. Ratzinger Presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe . Y un bienestar que suprime a Dios es una forma reductiva de existencia humana. 11 de febrero del 2000.

.

ha tenido siempre la preocupación de divulgar la doctrina y el pensamiento del Santo Padre Juan Pablo II respecto a estos aspectos espirituales y morales de la enferme- dad y el significado del dolor humano. tratando de pro- fundizar en ellos reflexionando sobre las líneas que nos ha fijado el Santo Padre en sus numerosas intervenciones al respecto. la identidad de los profesionales de la salud. como es la misma vida humana. todo aquello que esté conectado con este importante aspecto del mensaje evan- gél ico. Por lo general en este libro no se trata de presentar una casuística o incluso una legislación moral respecto a los temas tratados. He titulado el libro Teologíay medicina deseando incursionar en este campo desde el punto de vista de la teología. la salud. la praxis pastoral en este campo. etc. de acuerdo a la constitución apostólica Pastor Bonus. 153 § 1 que dice: «Le corresponde al Consejo hacer conocer la doctrina de la Iglesia sobre los aspectos espirituales y morales de la enfermedad y el significado del dolor humano». En este libro intento abundaren estos temas. sino de atender a los grandes principios que el Papa presenta para ¡luminar el mun- do de la medicina. art. esperando que mis reflexiones ayuden a divulgar un poco las enseñanzas del 17 . y además. las enfermedades emergentes. Introducción El Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud.

del enfermero o enfermera. Así. Año Jubilar del inicio del tercer milenio. a saber. que no pretende ser un documento oficial del dicasterio. en la segunda presento algunos comentarios sobre documentos pontificios claves tales como Evangelium Vitae.Teologia y medicina Papa. a las enfermedades emergentes. el mundo del trabajo sanitario desarrollado para hacer frente al dolor y al mundo del enfermo. en este inicio del tercer milenio de la era cristiana. este libro lo divido en cinco secciones: en la primera me re- fiero a los conceptos claves de la salud y del dolor. de la identidad del médico. la droga y el SIDA. estos documentos son una profündización de los capítulos iniciales sobre la salud y el dolor. Ecclesia in America y el mensaje del Día Mundial del Enfermo para el año 2000 (de la carta apostólica Salvifici Doloris me he ocupado ya en el segundo capítulo sobre el dolor). en las diócesis y en las parro- quias. sino un simple subsidio pastoral que pueda ayudar a actualizar mejor la acción de los profesionales de la salud en el campo de su compromiso en el mundo de la medi- cina. Jubileo Mundial del Enfermo. Me refiero al mundo de la medicina para indicar con ello el mundo de la salud y de la enfermedad. a los profesionales de la salud. f Javier Lozano Barragán Arzobispo-Obispo emérito de Zacatecas. y especialmente del punto difícil de la economía en esta pra- xis de la medicina. de una posible organización de la pastoral de la salud en las diversas Conferencias episcopales. Ciudad del Vaticano. Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud 18 . del sacerdote minis- terial ordenado en su oficio pastoral en el mundo de la salud. 11 de febrero del 2000. del farmacéutico y del voluntariado. en laquinta sección considero dos enfermedades emergentes que ocupan en este momento la atención mundial. Fides et Ratio. Ojalá que esta modesta aportación. en la cuarta toco algunos puntos de la praxis pastoral. en la tercera me ocupo de la identidad de un hospital católico.

19 . desarrollo al- gunas ideas sobre dos puntos claves en la pastoral de la salud. lo que después se explícita más en el comen- tario al documento del Papa Juan Pablo II. el desarrollo del tema pretende profundizar en algunas de las ideas del Papa expresadas en la carta apostólica Salvifici Doloris. espe- cialmente en la positividad del sufrimiento y del dolor. por lo que ve al dolor. I. que serán como el marco de todo el libro: la salud y el dolor. CONCEPTOS BASICOS En esta primera sección. La salud y el dolor son los presupuestos para todo lo que se diga en la pastoral de la salud. Respecto a la salud. se tratará de esbozar su concepto. en su mensaje en la Jomada Mundial del Enfermo del año 2000. «Conceptos básicos».

.

y la segunda trata de profundizar en lo anterior. Exigencias cristianas de la salud La salud debe conservarse de acuerdo al mandato «no matarás» que en positivo exige cuidar de la salud. Rasgos del pensamiento cristiano acerca de la salud 1. ¿Qué tiene que ver una con la otra? El capítulo tiene dos partes con las cuales intenta esbozar una respuesta: la primera evoca al- gunos de los rasgos importantes para hablar de salud en términos cristianos. Capítulo 1 Salud No cabe duda de que la salud tiene una profundidad tal que trasciende lo meramente biológico para llegar incluso a trascender el tiempo y el espacio en el que nos encontramos. pero la pregunta se impone: ¿Tiene algo que ver la salud eterna con la salud temporal? El mundo actual ha puesto como uno de sus objetivos prioritarios la salud. I. la Iglesia siempre ha dicho que lo que más le interesa es la salus animarum. El hombre debe tener 21 . 2. al hablar de la espiritualidad de la salud. La vida del hombre viene de Dios. A menudo ha- blamos de la salud eterna. quien lo ha creado a su imagen. Este mandato se funda en cuatro principios que lo explican: 1.

DAVANZO G. Sólo así se podrá comprender en profundidad. psicológicas y sociales. 1. ya que las curaciones se llevaban a cabo mediante ceremonias y ritos públicos. ahora se empieza ya a acentuar nuevamen- te el aspecto psicológico y el social de la salud y de la enfermedad. que dependía de la benevolencia o malevolencia de seres superiores. Madrid. esto es. desde la vida del Espíritu Santo que se nos ha dado. La salud y la salvación son corre- lativas. Por eso es que la salud tiene connotaciones biológicas.31-46). así fue en el pasado siglo XIX y en algunas décadas del siglo XX. en Diccionario enciclopédico de teología moral.25-37). y hablar de la vida del hombre es tocar toda una antropología que refiriéndose a la vida del hijo de Dios se traduce en una antropología teológica.Teología y medicina libertad para orientar siempre su vida hacia Dios. 22 . se escriben dentro de las mismas coordenadas y se guían por los mismos cánones. En un principio la salud y en especial la enfer- medad se apreciaban como algo que venía del mundo trascendente. de acuerdo a lo desarrollado en la parábola del buen samaritano (ver Le 10. págs. Dios ha transfor- mado esta vida en vida de los hijos de Dios. en la historia de la humanidad encontramos vestigios fuertes al respecto. todo lo anterior que connotaba algo religioso en relación con la salud y la enfermedad fue dejado de lado y se le dio a la enfermedad y a la salud sólo una connotación biológica. Por esto. pues vale lo que la vida del hombre. De hecho. 3. Todo su tratamiento deberá hacerse desde una perspectiva espiritual. y en el juicio final nos recordará que lo que hici- mos a cualquiera de los más pequeños a El se lo hicimos (ver Mt 25 . en cierta forma salud y vida se identifican. Al llegar la etapa del secularismo. 1974. hablar de la salud humana es muy complejo. Dios es el único que da inicio a la vida y le pone término. Dios dice «no matarás». 978-991.. Salud y vida Como se ve. «Cuidado de la salud». y se acentuaba su aspecto social a la vez. aunque a decir verdad.' 2. 4.

la califica. la Organización Mundial de la Salud definirá la salud como «un estado de completo bienestar físico. Salud y dolor Sin embargo. la hace ser «cuál». sólo se entienden desde la resurrección. esto es. mental y social. t. entendiendo cristianamente la salud en el contexto de la salvación. 23 . la salud. que sin embargo. Praxis cristiana. Ahora sólo atendemos al concepto cristiano de salud. Salud tanto que en Alma-Ata (1978). 171-196. págs. y no solamente la ausencia de afecciones y enfermedades». J. se ve en primer lugar que la salud que equivale a la vida no está reñida con el dolor. y otros. ya que la vida sólo se puede entender dentro de la explicación de la misma que recibe desde la muerte gloriosa de Cristo el Señor. 2: Opción por la vida y el amor. ya que no es una realidad que pueda darse.2 3. Se suele decir que la calidad de vida es el conjunto de bienes económicos necesarios para vivir. El completo bienestar sólo podrá darse en la fe y entonces más que bienestar se trataría de felicidad. Ma- drid. de manera que no fuese necesario el total bienestar actual para poder llegar a la felicidad. La calidad de vida Junto con el concepto de salud se suele ahora hablar de la calidad de vida. pues el bienestar total sólo se podrá realizar en la otra vida siendo en ésta algo utópico. Este concepto nos lleva a considerar la definición de Alma-Ata de la salud basada en el bienestar total como algo utópico. como se realiza en nuestras coordenadas. sino que el dolor en cierta forma entra a configurar la salud para entenderla complexivamente. La vida. tiene que enfocarse desde la realidad en la que vivimos. Se dice que la calidad de vida define a la persona. 4. se miden de acuerdo al Producto Na- 2 Ver ELIZAR1 F. Este punto lo trataremos más dete- nidamente en el segundo capítulo. 1981. y que colectivamente para un país.

etc. Se suele usar una fórmula para describir la calidad de vida: cv=cn(fs): calidad de vida igual a capacidades naturales dentro del influjo de la familia y la sociedad. más condiciones de trabajo. a la humanidad completa? 3. Pero las cosas no aparecen tan simples como para definir así la auténtica calidad de vida. ¿se puede hablar de calidad de vida y definirla así prescindiendo del contexto mundial?. para este principio del milenio. La ética y la calidad de vida. esto es. aun extendiéndose a colectividades singulares. y en un egoísmo totalmente antisolidario se ignora al tercero. Ver GRACIA D. Biogenètica. si la calidad de vida es igual en la fórmula cv=cn(fs) a 0. v. se suele hablar de calidad de vida para el primer mundo. 1992.gr. Ahora bien. porque luego se plantean problemas éticos de gran envergadura. que lleva consigo producción más medio ambiente. países del primer mundo. más empleo del tiem- po libre.Teología y medicina cional Bruto. del Bienestar Económico Neto. v. Bogotá. la salud por tanto. en CELAM. más el influjo de la familia y la sociedad. esto es.gr. el primer mundo tiene apenas un 20% de la población mundial. 209 -228 . esto es.. Para otros el BEN tampoco es suficiente para hablar de la calidad de vida sino que se necesita dicho BEN añadiéndole como algo esencial el influjo de la familia y la sociedad en la per- sona. de manera que la calidad de vida sería igual a las capacidades naturales del sujeto. aunque algunos ahora no aceptan que el PNB sea un criterio para medir la calidad de vida por los problemas ambientales que conlleva su crecimiento y así mejor hablan del BEN. en cambio el 80% restante queda para el tercer mundo. págs. son los problemas de la eugenesia y de la eutanasia a los que la ética cristiana responde negativamente. Otros problemas se plantean desde lapregunta ¿calidad de vida para quién?. Así la pregunta es acuciante: ¿Calidad de vida para quién?3 ¿Se puede hablar de auténtica calidad de vida en el mundo de una ma- nera individualista. sin atender al todo humano. 24 .. Se dice que el resultado de la calidad de vida es el estar bien. ¿es lícito quitar la vida al mismo sujeto?. si no hay capacidades naturales en el sujeto ni tampoco influencia familiar ni social.

cons- truirse al máximo a sí misma y a los demás. Toda una vida dedicada a los demás para mejorar sus condiciones físicas. 5. sociales. que es lo que verdaderamente mide la verdadera calidad de vida. ejerciendo su libertad. la calidad de vida auténtica versaría sobre la capacidad de construir una verdadera vida humana solidaria. Esto es. culturales. y debemos decirle a esta sociedad secularizada que lo religioso no es un mero aditamento en la salud. Exigencias de la salud Entendiendo así la salud y la vida. sino lo esencial. pero que en Cristo reviste desde el aspecto del sufrimiento y del dolor una connotación positiva. Aun teniendo en cuenta el dolor. que es la resurrección. Vivir en libertad sería la calidad de vida. del derecho a la salud? Pienso que la respuesta es afirmativa. consagrada a que las condiciones de vida fuesen tales que cada persona pudiera. aunque más que hablar del derecho a la salud sería mejor hablar del derecho a la protección de la salud de acuerdo a lo dicho anteriormente al hablar del concepto 25 . La calidad de vida se identifica así con la santidad de vida. pues en El el dolor es positivo. ¿cuáles son sus exigencias? No olvidemos que lo que podemos llamar «la enfermabilidad» es un elemento constitutivo del hombre. religiosas. la vida humana tiene que medirse de acuerdo más bien a su esperanza de vivir en libertad según la vida de un hijo de Dios cuyo parámetro es el Verbo Encamado. al asumir Cristo nuestro dolor en su muerte de Cruz hace que nuestro sufrimiento se tome positivo como causa de bien. económicas. Así. ¿podemos hablar de las exi- gencias de salud. entendiendo la libertad como la capacidad actuada que el hombre tiene para construirse a sí mismo y a los demás. Se trataría de una vida dedicada a lo que pudiéramos llamar el bien común internacional. es una manifestación de su fragilidad y mortalidad. Salud Lo que nos lleva más bien a concluir que la calidad de vida. políticas. y del máximo bien. como causa redentora del mal que aqueja a la humanidad. más aún.

. J. págs. presentar reclamaciones que sean tomadas en cuenta. la presencia del enfermo en un hospital es transitoria. sino su socio sanante. y otros. estudiadas y saber sus resultados. se suele más bien hablar de necesidades que de alguna manera se pudieran tratar como derechos. en primer lugar. el médico no es su adversario. por un lado. 5. 26 . 6 -9 . en la Carta del enfermo usuario de hospital.gr. Especialmente se habla del derecho a la salud cuando éste se estructuraliza en una institución hospitalaria y se vuelve un bien reducido por el que hay que luchar. ser informado respecto a su estado. que se haga cargo de él el Esta- do. Se habla del sistema liberal puro: que cada quien se atienda como pueda. ob. v. respeto y recono- cimiento de sus convicciones religiosas o filosóficas. Algunas se han formulado. Sin embargo. el que no. 171-196. el que tenga dinero que pague y el que no. El 4. aceptar o rechazar toda prestación de diagnóstico o de tratamiento.4 Son 8: acceder a los servicios hospitalarios adecuados. Ver ELIZARI F. frente al cuidado en el hospital hay resistencia de hablarde derechos sanitarios porque.Teología y medicina complexivo de salud. recibir información completa de antemano de los riesgos que puede suponer toda acción no común en su tratamiento. protección a la vida privada en informes sobre el enfermo. Podemos decir que existe este derecho no sólo a subsistir sino a la auténtica calidad de vida y significa. que se atenga a la caridad pú- blica. Comisión de Hospitales de la Comunidad Económica Europea. cit. El liberal humanitario: que el que pueda pague para que lo atiendan en su salud. y por otro lado.5 Se ha catalogado en cuatro sistemas el proceder a la atención a las exigencias en los derechos colectivos a la salud. ser cuidado con respeto de acuerdo a la dignidad humana. acceso a los cuidados sanitarios y a las medidas nece- sarias contra los peligros para la salud ante los que el individuo o grupo se siente impotente. Es limitado por la fragilidad humana y las posibilidades reales del momento. 1979. El socialista puro: que a todos por igual los atienda el Estado.V.

27 . cit. la empatia con los no privilegiados en el campo de la salud. Cuando resulta excesivamente gravoso obtener la salud. La espiritualidad de la salud Al tratar el tema de la salud dentro de su significación religio- sa un aspecto que no se puede olvidar es el de la espiritualidad y la salud. y un deseo de 6. limitaciones subjetivas y objetivas. Salud socialista liberal: que a todos los atienda el Estado. Limitaciones a las exigencias de la salud ¿Hay limitaciones a estos derechos? Sí. en «Journal o f Medical Ethics» 2 (1976). de acuerdo a la OMS esta estrategia incluíatambién ladimensión espiritual. Esta nueva aproximación a la salud. Objetivas. 7.. ¿cómo se enmarca la espiritualidad de la salud en el concepto expreso de salud? Según el documento titulado Estrategia globalpara la salud para todos en el año 2000. cuando el sujeto que padece una enfermedad libremente decide no atenderse. como son el de la posibilidad concreta real de obtener la salud. continúa el mismo documento.7 II. J. particularmente. es verdad que el amor cristiano por la salud del prójimo no tiene límites. no se está obligado a ello. págs. la compasión. 107-111. Ver ELIZARI F.6 6. Ver TELFER E. salvo que su realización deba atenerse a los límites existenciales. definida «como un fenómeno cuya naturaleza no es material sino que pertenece al conjunto de ideas que surgen en la mente de los seres humanos. ideas que ennoblecen».. La pregunta es. no se está obligado a ponerlos. págs. y otros. ob. contra su voluntad expresa nada puede hacerse. Toda existencia tiene que ser cuidada según nuestras posibilidades actuales. Subjetivas. pero el que quiera y pueda pagar que tenga acceso a la medicina privada. Justice. 171-196. Welfare and Health Care. «ha sido influenciada por ciertas cualidades humanas como el sentido de la decencia. Cuando es así. cuando los medios son tan extraordinarios que sea muy difícil obtenerlos.

más en profundidad. Otros.8 En efecto. una necesidad de la autenticidad de las relaciones. Sociedad contemporánea Hay una especie de despertar de la espiritualidad en la sociedad contemporánea. esto acontece con el término «espiritualidad». pero que no son tales. Hay ciertos términos que a veces los damos por obvios. para éstos. Ver lug. cit. Es un hallazgo interpretado por algunos como pasar a una actitud «postmate- rialista» hacia la vida. leen en la espiritualidad una búsqueda de autenticidad.Teología y medicina justicia social». donde se fuese en pos del bien 8. la sociedad actual prometía crear una sociedad sa- ludable a la medida del hombre. como un subrayar la tendencia hacia la autorrealización y satisfacción de las necesidades intelectuales y estéticas. aplastando la verdad de la totalidad del hombre y de lanaturaleza en una sociedad globalizada. de verdad de sí mismos y de las cosas. 28 . Parecía definitivamente encajonado en nuestra culturapor una interpretación materialista de la historia y de la existencia humana. Recientemente. funcionalidad y crecimiento económico. en mayo de 1999 se volvió a tratar en la Or- ganización Mundial de la Salud el tema de la espiritualidad como elemento ingrediente en ladescripción de la salud. Es un argumento que se ha vuelto actual. ¿Qué entendemos en el mundo de hoy por espiritualidad? 1. sin llegar a ningún acuerdo en particular. el origen de este despertar está en la crítica de una cultura y de un tipo de sociedad excesivamente tecnificada que dentro de su pers- pectiva de global ización privilegia los factores de productividad. Los «valores no materiales llevan a una decisión que tiene valores materiales significativos para la gente de cual- quier parte que sea capaz de trabajar productivamente y entonces contribuir a su propio desarrollo económico y de la comunidad y país donde vive».

Esta sociedad pensaba de loespiritual y de lo santo como de algo irreal e inútil. 1985. Spiriitialílá contemporánea. de angustiosa incomunicabilidad. en tantas espiritualidades cuantos modelos se adopten. en Anovo dizionario di spirtualitá. un fin. de la muerte y de la vida y le parece que el ocultismo es la clave. Salud común. Esta búsqueda se da en muchos lugares como un recurso a la magia en la que se quieren encontrar ex-valores del pasado como alternativas a la ausencia de valores de la sociedad actual. de polución ecológica. De.9 ¿Cómo se entenderá. esto no se ha realizado. y esta relación entraña reproducir un modelo que a la vez significa un futuro mejor. Concepto genérico Partiendo de un concepto muy genérico podríamos decir que la espiritualidad es la vivenciay expresión de unproyecto unitario de vida. pues. 9. sin embargo. si el modelo es religioso. hoy se está encontrando por dondequiera el resurgir de búsquedas de misticismos. El hombre actual desea desentrañar los misterios del cosmos. esto es. pues se rodea de un nimbo de misterio y de oscuridad. 29 . Como todo proyecto tiene que inscribirse dentro de la línea de los modelos. Un ejemplo muy patente es el espacio que ocupan en los medios de comunicación los ho- róscopos y la proliferación de los así llamados profesionales de las ciencias ocultas. de atrofia de sentimientos en un futuro amenazante. entonces tendremos una espirituali- dad religiosa. Ver FlORES S. La espiritualidad implica una planificación vital del ser humano. improductivo. Sin embargo. Si el modelo que se expresa en la planificación es un modelo laico. entonces tendremos como resultado una espiritualidad laica. págs 1516-1543. hoy tan deseada? ¿Qué descripción aproxi- mada pudiéramos dar de la espiritualidad? 2. va a significar una relación. en nuestro tiempo esta realidad pro- funda del ser humano. de búsquedas de Dios. Milán. En su lugar se ha puesto como valor la productividad y se ha ofrecido una sociedad mundializada enferma de masifícación y manipulación de perso- nas. que a la vez se diferenciará según la diversidad del modelo.

significa que su vida consiste en un entregarse siempre a Dios y que de esta manera llega a la inmortalidad. págs. y así. como alma. de una hindú. «Carne. nos ayudará para comprender más a fondo lo anterior a la vez que la compenetración mutua entre espirituali- dad y salud. Y como también ésta es un proyecto vital. como espíritu.10 3. su fuente o su respuesta en la fe. Una pequeña referencia a la Sagrada Escritura sobre cómo entiende espíritu en el hombre. de una espiri- tualidad católica. símbolos. 203-247. significa que vive y con esta expresión se alude a su principio vital. Así podemos describir las diversas espiritualidades y hablar por ejemplo de una espiritualidad budista.Teología y medicina Cuando tiene su modelo. dentro de nues- tra Iglesia. 30 . cómo entiende al Espíritu Santo y la espiritualidad. alma y espíritu» En la Sagrada Escritura se habla del hombre no en cuanto a sus partes sino más bien en cuanto a sus diferentes aspectos como «carne». Ver PETRINI-CARETTA. 10. según sus diversos caminos de realización. y por supuesto. etc. significa que es mor- tal y débil. de una islámica. en «Camillianum» 8 (1997). Preghiera cristiana e salute. serán las diferentes subdivisio- nes y especificaciones ulteriores de las más diversas espiritualidades dentro del catolicismo. en la re- lación con Dios. de una espiri- tualidad «ecológica».. ritos y personas que con fre- cuencia hacen la mediación entre Dios y el hombre. Espiritualidad católica Situándonos ya dentro de la espiritualidad católica podemos de- cir que ésta consiste en acoger y vivir la acción del Espíritu Santo que nos configura con el modelo supremo. la espiritualidad se expresa a través de un sistema particular de creencias. Como carne. de una espiritualidad cristiana y dentro de esta espiritualidad cristiana. Cristo. «alma» y «espíritu».

La espiritualidad. la espiritualidad como acción del Espíritu consiste en la vida y la comunión. en consecuencia. vida y comunión. hace que el alma se es- piritualice y así sea auténtico principio vital. Ambas realidades. comunión y espiri- tualidad. lo realiza en plenitud Cristo al ofrecerse hasta la muerte. 2. 1 Co 3. ls 6. 24. 3. 11-15. Es obvio entonces que la espiritualidad es el único proyecto de vida y salud auténtico. pues dar la vida es hacer la comunión y hacer la comunión es dar la vida. Así. que la salud y la comunión son también una misma cosa. En esta forma el Espíritu Santo realiza la mutación del propio ser humano. que está en los antípodas de la salud entendida como mera carencia de enfermedad. 19-21. a su Padre por todos sus hermanos. Me 8. Cristo y Espíritu en este sentido se entienden como sinónimos. son una misma cosa. Ez 11. el alma es la existencia tanto de la carne como del espíritu. Cristo por la acción del Espíritu Santo se espiritualiza.11 El Espíritu Santo da a los hombres la vida y la comunión con Cristo. Jb 32. 8. La «carne» del hombre se espiritualiza cuando toda ella se expresa en amor oblativo y se va asemejando y conformando más con Cristo muerto y resucitado por la acción del Espíritu Santo. 11. 19-20. habilita al hombre a convivir en la intimidad trinita- 11. son realidades sinónimas. esto es. 31 . Pr 1. Cristo y Espíritu Este amor oblativo del espíritu. Jb 34. es algo tan íntimo al hombre como su misma vida. por todos los hombres y se vuelve plena salud para todos. En este sentido. Salud La carne triunfa de su debilidad y llega a su completa salud por el espíritu. dado que vida y salud se identifican. 23. y el alma puede sanarse y ser de veras principio vital sólo por el mismo espíritu. vida. 1 P 1. 1. llamado también caridad espiritual. se ofrece en su Pascua amorosamente a su Padre Dios. Ga 5. Así. 34-37. 6 -7 . Ver Is 40. Pudiéramos también añadir aquí.

26.12 En este sentido el modelo y así el primer hombre es Jesús de Nazaret. su ausencia de espiritualidad. en especial por la experiencia de los santos. 16-17. cualquier espi- ritualidad que tenga validez debe ser siempre una espiritualidad que sea un proyecto de Cristo en Quien por el Espíritu Santo se llega al pleno amor de entrega y oblación a Dios nuestro Padre.3 32 . experien- cia que siempre debe dirigirse a la misma Iglesia para recibir de ella la certeza de su autenticidad. De esta manera la espiritualidad rebasa una individualidad cerrada. colocó enél su divina imagen. cuando creó al primero.. Cristo es el modelo de toda la creación.. Esta realidad se expresa en plenitud en Cristo y se propone inculturada en las diversas épocas por toda la Iglesia. en realidad. Ver Col 1. de María la Virgen. Aquel primer Adán fue creado por el segundo de quien recibió el alma con la cual empezó a vivir. Adán.Teología y medicina ria por una participación en el misterio pascual de Cristo. Es muy iluminador a este respecto el pensamiento desarrol lado por san Pedro Crisólogo quien afirma: «San Pablo nos dice que dos hombres dieron origen al género humano. El primer Adán es. es la sa- lud que Cristo nos ofrece. el último Adán. fue un ser animado. un ser que da la vida. ha sido el haberlo rechazado y querer lograr su inmortalidad en una autonomía plena y soberbia llegando en cambio a la muerte. el nuevo Adán. El segundo Adán es aquel que. Adán y Cristo.. Jn 1 . aquel primer Adán tuvo principio. El modelo del proyecto: el primer hombre Decíamos que la espiritualidad es la configuración con un modelo. pero este último 12. 1-10. El primer hombre. £ ƒ 1. Adán debería llegar a la espiritualidad y así a la plena salud de la inmortalidad por medio del modelo de la humanidad del Verbo.. De aquí que recibiera su naturaleza y adop- tara su mismo nombre. no pereciera. Quien está en el Decreto eterno del Padre desde toda la eternidad y nace en el tiempo. para que aquel a quien había formado a su misma imagen. y su pecado. a saber.

pàgs.. su proyecto de vida inmortal al que se llega por la donación hasta la muerte de Jesucristo en su Pascua de resurrección. Serm. Porque por Cristo. nada. Bajo esta luz. fuera de El. y así. 15.. el primero. 1. la salud en sí misma. principio y fin: primero antes que todo. Cristo es el parámetro según el cual se mide toda la salud.. todo lo que existe tomó su razón de ser. La salud tendrá entonces dos etapas. cit. es. la salud de las almas y de los cuerpos es la verdadera espiritualidad del hombre. sino de la religiosidad cris- tiana. aparece completamente la salud como una tarea religiosa. realmente. Quaestio ad Thalas. o por el misterio de Cristo. Hacia esta imagen todo tiende como hacia su fin. 60: PG 90. La salud como tarea religiosa es algo que se acopla a todas las etapas de la existencia. Salud Adán no tiene fin. 33 .16 Como consecuencia de lo anterior pudiéramos decir que la espiritualidades la auténtica vida. en Nuovo dizionario di spiritualità..15 En la imagen del Verbo Encamado tienen vida todas las criaturas como en su causa y residen en ella al modo divino. Es desde esta imagen que han sido creadas todas las cosas y ordenadas con toda sabiduría. Por lo cual. 16. Viendo Dios hacia este fin produjo la naturaleza de todas las cosas. después de todo.13 Así dice también Máximo el Confesor: «Este feliz fin — es Cristo o el misterio de Cristo— por el cual todo ha sido hecho. 359. la salud temporal y la salud eterna. todo. San Bruno. Expos. como él mismo afirma: ‘Yo soy el primero y yo soy el último’». en Catecismo de la Iglesia Católica. 14. San Máximo el Confesor. esto es.. dentro de El. 1630 -1647. todos los si- glos y lo que hay en los mismos siglos reciben de Cristo su principio y su fin para que existan». Uomo spirituale. Va caminando desde la salud temporal 13. primero y último. in Apoc.1 c . este último. el fin.610. 117.. de El todo procede y a El todo re- gresa. San Pedro Crisólogo. El que va hacia El no tiene adonde más ir». la comunión. ob.. 622. por el cual de una manera manifiesta.l: PL 65. y no de cualquier religiosidad. Ver GOFFI T.14 San Bruno asevera: «Por tanto Cristo es alfa y omega.

para poner fin a nuestras reflexiones pudiéramos sintetizar todo lo dicho con un ensayo de descripción cristiana sobre qué sea la salud y terminar complementando la definición que la OMS ha hecho y que citábamos en un principio. la salud necesaria para realizar el cometido que Dios pide en cada una de ellas. cada etapa de la vida del hombre recibe de Dios nuestro Señor una tarea que cumplir. siempre se estará en tensión dinámica hacia la salud plena entendida como armonía total y paz. se puede gozar de salud aun con la presencia de enfermedades. En efecto. psíquica. Quizá. 34 . no está necesariamente reñido con el goce de la salud. con tal de que se tenga lo necesario para poder llevar a cabo la misión que Dios nuestro Señor le ha encomendado a cada quien en esa diferente etapa de su existencia en la que se encuentra. una misión que desempeñar. según la etapa de la vida en la que se encuentre. Y cuando llega la muerte. esta descripción se encuentra en total sintonía con lo que el Papa va a describir como salud en el mensaje del Día Mundial del Enfermo para el Año Jubilar del 2000 y que trataremos en el capítulo correspondiente. diciendo que la salud con- siste en una tensión hacia la armoníafísica. el dolor. socialy espiritual y no sólo la ausencia de enfermedad. como el descanso en la paz de Cristo. que capacita al hombre para llevar a cabo la misión que Dios le ha enco- mendado. de manera que como hemos dicho. Para cada eta- pa se necesita un acopio especial de salud. La salud temporal va creciendo en madu- rez hasta que desemboca en la salud eterna. El dolor no es ajeno a cada etapa. así en la vejez como en cual- quier otra etapa de la vida. a la armonía total que en la Revelación se describe como la paz.Teología y medicina hasta la salud eterna. ésta no es la ca- rencia de salud absoluta. el sufrimiento. Como podremos comprobar más adelante. No es la misma tarea la que debe desempeñar un niño que la de un anciano. sino la madurez de la salud temporal que conduce a la salud eterna. diferente una etapa de la otra. Exige la vida concreta necesaria.

23-39. Desde el descubrimiento del gen que en su complejidad se asemeja a un piano que tuviese tres mil millones de teclas a poderse tocar durante la vida entera del ser vivo. así como del punto se sigue la línea y de la línea el plano. Sin embargo. nada más que ambas preguntas pueden estar equivocadas al situarse dentro de una secuencia meramente descriptiva. analisi storica e considerazioni etiche. Ver CAPPELLETTI V.. la de totalidad. pues son todos distintos. Ciudad del Vaticano. al situarse en una perspectiva analítica descriptiva que se acos- tumbre sólo a ver una cosa después de la otra en una concatenación sencilla. y de constatar la diversidad de genes. 35 . y se impone otra visión. Capítulo 2 Dolor Espiritualidad del dolor No nos gustan los límites. y por tanto. 1998. la de la simultaneidad. esto es. desde una perspectiva meca- nicista del uno después del otro. Dentro de una con- cepción mecanicistael no límite pide el para qué y el límite pide el porqué. Il genoma umano.1998.1 1. en Atti della IV Assemblea Generale della Pontificia Academia per la Vita. 23- 25. Estamos acostumbrados al «plus ultra». de repente lo ilimitado aparece absurdo y también lo limitado. Se impone una perspectiva de rela- ción: un punto que se relaciona con innumerables puntos. todo.11. y es el problema que contempla nuestro mundo actual cuando se habla del vacío existencial. pàgs. se ve que es imposible entender el inicio de la vida.

no cabe duda. de manera que algunos oraron y otros no. no ya el conocimiento de dominio. ahora en muchos campos tenemos que situamos dentro de otro plano. pues se trata de describir una experiencia y de ella partir. siendo el dolor la experiencia más frecuente que tenemos y lo más íntimo a nosotros. lo manipulable. por algunos se oró. Estábamos acostumbrados a un conocimiento que equivale a una manipulación en su sentido original. y por otros no. o bien. pero con bastantes reservas. aun en el sentido de su espiri- tualidad: más aún. En efecto. 36 . su profundización no puede prescindir de la experiencia. tenemos el experimento de 50 casos colectivos que se realizaron en Estados Unidos sobre diversas vivencias religiosas del dolor y la enfermedad. en cierta forma mecanicista. Esta última es la perspectiva con la que nos podemos adentrar a examinar el problema de la espiritualidad del dolor. se han hecho estudios muy bien documentados sobre el dolor bajo este punto de vista que no dejan de tener valía y que de hecho nos van a servir como punto de partida hacia una vi- sión de totalidad. no podemos desechar para su profundización un punto de partida que a primera vista pudiera parecer mecanicista y de laboratorio. del cual su conocimiento profundo no deja de estar rodeado del nimbo de misterio que se adora. esto es: lo cognoscible es lo transformable. Como ejemplo de un estudio. Se trabajó con grupos con enfermedad homogénea en todos sus integrantes que a la vez se subdividieron de acuerdo a su experiencia religiosa.Teología y medicina En esta visión de totalidad cabe también el «plus ultra». Experiencias Este modesto aporte sobre la espiritualidad del dolor quiere situarse dentro de la admiración respetuosa y la humilde adoración del misterio. Se consignó la muestra. sino el conocimiento de observación que en muchos campos nos conducirá a la admiración respetuosa e incluso a la adoración humilde. I. sin embargo.

Al tratar 18 niños con leuce- mia. sobrevivían. El comprometerse con una actividad determinada ocu- paba el primer lugar. se volvían positivamente más expresivos y presentaban meno. del 44% que recurría a la oración. el 54% reportó grandes beneficios. menos gravedad en pulmonía. Dolor los instrumentos de valoración de la oración. después de 15 meses. la meditación y el contacto espiritual se relacionaron muy positivamente con los ideales de la vida y así ayudaron a un mayor período de abstinencia del uso del alcohol a grupos de Alcohólicos Anónimos. y sólo 2 de los 8 por los que no se había orado. la par- ticipación en la oración y la lectura de la Biblia hacía que los integrantes del grupo desearan mayormente cambiar de vida. La tensión muscular disminuía durante el tiempo de la participa- ción activa de los grupos en la meditación. la frecuencia de la oración hacía que aumentara su fuerza física. 7 de 10 niños por los cuales se había orado permanecían todavía vivos. En un grupo de enfermos con dolores músculo-esqueléticos y tensión muscular. Los síntomas de los enfermos por los que se oraba eran a la vez tratados y discutidos con los médicos. De 100 pacientes que iban a ser operados del 37 . La oración era el remedio más comúnmente usado. y necesitaba menos asistencia ventilatoria y menos antibióticos y diuréticos que el grupo por el que no se había orado. El uso frecuente de la oración. menos agravamiento del edema pulmonar.res síntomas somáticos. El grupo de pacientes por los que se oraba presentaba con menos frecuencia insuficiencia cardiaca congestiva. Los resultados que se constataron íueron los siguientes: La oración apareció como el factor que contaba con un segundo lugar como método usado más frecuente para enfrentar la enfer- medad. los instrumentos de valoración de la salud y la correlación entre ambos. En pacientes de SIDA. la misma que aumentaba durante sesiones correlativas de relajamiento progresivo para otros grupos. En casos de esquizofrenia.

sino a un método de totalidad y de simultaneidad. La respuesta global vie- ne a delinearse como la espiritualidad del dolor. no po- demos ya proceder de acuerdo a un camino meramente descriptivo de un fenómeno detrás del otro. espiritualidad y dolor. y el anuncio 2. según anotábamos al inicio. pero basten los anteriores para hacemos la pregunta de por qué hay esta incidencia física o psíquica de un factor de espiritualidad. la oración. II. Espiritualidad y dolor Ya en el capítulo precedente esbozamos algunas ideas sobre la espiritualidad en su relación con la salud. 38 . 203-247.Teología y medicina corazón. Las grandes religiones y el dolor Ahora nuestra atención se dirige hacia el lugar que ocupe el dolor en la espiritualidad. sobre la enfermedad. Para responder a fondo esta pregunta no procederá ya el método de la experimentación.CARETTA. cit. 95 recurrían a la oración y 70 afirmaban que ésta les era extremadamente útil para enfrentar la intervención quirúrgica. La liberación del karma viene por el conocimiento de la verdad. ayudará un somero diálogo con las diversas afirmaciones al respecto de las grandes religiones no cristianas.2 Podríamos seguir examinando más casos. primero enunciamos sus contenidos esenciales y luego intentare- mos señalar alguna perspectiva dialogal: En el hinduismo la causa del sufrimiento es el «karma». 1. cuáles sean las relaciones entre ambas realidades.. Ver PETRINI . en razón de brevedad lo hacemos sólo de una manera esquemática. que es la consecuencia de las malas acciones que se han llevado a cabo en esta vida o en precedentes reencarnaciones. págs. Para una mayor comprensión de la posición cristiana. Ahora. ob. al tenor de la car- ta apostólica Salvifici Doloris nos adentramos en la concepción del mismo dolor. sino el de la relación. de acuerdo a esta espiritualidad.

págs. de vida. la causa del sufrimiento son delitos cometidos. aunque sea una culpa del todo especial como es el pecado original. 39 . Bajo este aspecto no nos encontramos lejos del cristianismo. En el islamismo el sufrimiento se debe a la oposición al anuncio de la Palabra de Dios. para el hinduismo son las malas acciones o karma. En el budismo el problema del dolor se expresa en las cuatro nobles verdades: 1) Todo es sufrimiento. y de meditación. Ver ARINZE F. de esfuerzo. la ignorancia y el dolor. de palabra. 4) El camino al Nirvana es la óctuple rectitud: de visión. Dios mismo remediará el dolor. quien murió crucificado en Bagdad en el año 922. Dios mismo lo remediará. pero plenamente sólo en el fu- turo. encontramos en el esquema enunciado que para todas estas grandes religiones la causa del sufrimiento es la culpa. el mundo. «La pedagogía del sufrimiento en las diversas religiones».. 3. En la religión tradicional africana el sufrimiento se causa por los espíritus o por los antepasados a quienes se ha molestado por delitos contra la vida y demás culpas morales como robo. Hay también una corriente chiita que propone el sufrimiento vi- cario: según este pensamiento. Hay otras causas también del mal. Al Hally sería el redentor. 3) Que sólo se suprime en el Nirvana. para el budismo es la pasión-angustia egoística. 194-197. de pensamiento. una vez identificado cuál fue el espíritu ofendido. También en el cristianismo la causa del sufrimiento es la culpa. de acción. 2) Su causa es lapasión- ansia egoística. para las religiones «naturales» afri- canas. para el islamismo es la oposición a la palabra de Dios. de aten- ción. como son los dioses.3 Como una constante. Dolor de la Palabra de Dios. etc. Se remedia por sacrificios. muy parecidas a las religiones tradicionales de otras partes de la tierra. es- clavitud. que se realiza en cierta forma ya ahora. en Dolentium Hominum 31 (1996).

El pensamiento más distante es el budista. la llamada óctuple rectitud. ahora se propone como un bien desde el cual se ob- tiene la superación del mal y en último término también la supre- sión del mismo dolor y del sufrimiento. pues son fuentes del bien. en cambio. las demás religiones siempre ofrecen como solución una ligazón con la divinidad. El budismo podemos decir que es la secularización plena — como sistema de pensamiento es ateo. a la vez que al problema del mal. ya en el libro de Job aparece con bastante claridad cómo Dios entra para resolver el problema del sufrimiento: elsu- frimiento. Ver Job. 2. sino como algo positivo. en el hinduismo aparece como solución la Palabra de Dios. el sacrificio a Dios. no aparecen en definitiva como males. corrige el maly suscita el bien. En cambio.4 4. también la Palabra de Dios. En efecto. passim. se vuelve mucho más claro cuando dirigimos nuestra atención directamente a la Palabra revelada de Dios. Este atisbar de la posible solución al problema del sufrimiento. en el isla- mismo. Precisión del dolor en la Revelación cristiana En efecto. ya que se trata de superarlo por una acción meramente humana. El dolor y el sufrimiento. mencionamos sólo el libro de Job. y en las religiones tradicionales. del Antiguo. en las Sagradas Escrituras encontramos un testi- monio que se va poco a poco perfeccionando hasta llegar a la claridad de la experiencia y testimonio de Cristo mismo. lo original es cómo aquello que siempre venía concebido como un mal. Solamente nos referiremos a aquello que parece más significativo en el Antiguo Testamento y en el Nuevo'. Quizá por esto ejerza cierta fascinación en círculos secularizados del pensamiento occidental.Teología y medicina Donde se da la diferencia más fuerte es en la solución al pro- blema del sufrimiento. y ésta es la peculiaridad del libro de Job. el dolor. 40 . por decirlo así— . sólo se vuelve teísta en su religiosidad popu- lar.

uniendo nuestro dolor al de El. nos da una unión 41 . Dolor Pero es en el Nuevo Testamento donde nos encontramos con la plenitud del triunfo sobre el mal mediante el dolor con Cristo. «Con Cristo he sido crucificado. su muer- te en la cruz y su resurrección. para que nosotros podamos consolar también a los que sufren. dándoles el mismo consuelo que El nos ha dado a nosotros. y ya no soy yo quien vive. del que subrayamos los textos más destacados: «Ahora me alegro de lo que sufro por ustedes. santa y agradable a Dios» (Rm 12. a imitación de Cristo. nosotros. como sería sólo actuar por un ejemplo y modelo que permaneciese fuera de nosotros mismos. Porque así como los su- frimientos de Cristo se desbordan sobre nosotros y nosotros sufri- mos con El. Al leer estos textos encontramos resumida la posición cristiana sobre el sufrimiento y el dolor. les ruego por la misericordia de Dios que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva. «Portante. la vivo por mi fe en el Hijo de Dios. que me amó y se entregó a la muerte por mí» (Ga 2 . debemos también ofrecer nuestro dolor para que junto con los dolores de Cristo. Ya el ofrecer nuestro dolorjunto con el dolor de Cristo nos sitúa más allá de algo meramente externo. hermanos míos. 4—5). por la Iglesia que es su cuerpo» (Col 1. lo que falta de los sufrimientos de Cristo. porque de alguna manera voy completando. por su dolor extremo. Y la vida que ahora vivo en el cuerpo. Pues por medio de la cruz de Cristo el mundo ha muerto para mí y yo he muerto para el mun- do» (Ga 6. El nos merezca la victoria sobre nuestro propio mal y sobre el mismo dolor. ha vencido al mal y al mismo dolor. Cristo con su dolor vence al mal y hace que nosotros lo venzamos. sino que es Cristo quien vive en mí. en mi propio cuerpo. «El nos consuela en todos nuestros sufrimientos. así también por medio de Cristo se desborda nuestro consuelo» (2 C ol. «En cuanto a mí de nada quiero gloriarme sino de la cruz de nuestro Señor Jesucristo. ¿Cómo se vence al mal «con el dolor de Cristo»? Hay una forma ordinaria de entenderlo y es la más difundida y reflexionada: Cristo.19 -20 ). 14). Especialmente nos centramos en el pensamiento de San Pablo.24). Actuar con Cristo.1).

en cada época en la Iglesia como sacramento de Cristo. JUAN PABLO II. 1. 6. 42 . Salvifici Doloris. la Iglesia: es uno. 5. de su apertura y unión plena en todos los sentidos: hacia Dios y hacia los hombres. es católico. Cristo padece nuestro dolor al nosotros padecerlo. Lo mismo valga cuando padecemos cual- quier dolor por causa de Cristo y de su Evangelio. sino que tiene toda una historicidad que se realiza en virtud de la misión recibida desde Cristo a través de personas concretas. 14. ha asumido en sí mismo todos los dolores de la humanidad y los ha crucificado. 6. Rm 12. Ver Is 53. El dolor humano se vuelve cristiano. engendra el bien y aniquila el mal. Col 1. en cuanto une por el Espíritu a Cristo. 19. En esta forma el sufrimiento del hom- bre se une activa y pasivamente al de Cristo. 24. Ca 2. como convergencia de distintos en la Pascua de Cristo. La Iglesia en los tres primeros siglos La frescura de la reflexión de los tres primeros siglos de la Iglesia nos hace concretar todavía más lo que ahora acabamos de 5. Así entramos al núcleo de la carta apostólica Salvifici Doloris de Juan Pablo II. 25-27. Y no se trata de una figura literaria sino de la realidad significada al rescatamos de todos los pecados cometidos por la humanidad y de todas sus consecuencias. Nuestro dolor lo ha sufrido en la Cruz. Poresta espiritualidad el dolor gozoso desde la resurrección asume los mismos rasgos que la comunidad que genera. pues no es una mera noción. y es apostólico. pues se extiende hacia toda la universalidad.6 3.5 Se trata de la espiritualización más intensa del dolor. y a partir del mismo el hombre que sufre se transforma en redentor. haciatodo el mundo. esto es.Teología y medicina íntima con el mismo Cristo y hace eficaz nuestro dolor desde el dolor mismo de Cristo. es santo. Pero hay un nivel todavía más intenso y es el que Cristo sufra nuestro dolor en sí mismo: como Dios y hombre. 2 Co 1.

si no tuviese experiencia de una y de otra cosa? No está mal comprender la propia debilidad soportándola. es o aceptar de un modo pasivo y fatalístico el sufrimiento. 43 .. mientras Dios es inmortal y potente. en la tristeza y gemidos debemos pasar los días de nuestra vida. V. no sabe nada y nada puede hacer sino llorar al momento de nacer. SAN CIPRIANO. 63. que es lo cristiano. Adán fue plasmado de la tierra».1-65. La alternativa..10 Un problema bastante serio lo ponen los epicúreos cuando se preguntan sobre la causa del mal diciendo: «O la divinidad no quiere 7.. Dice por ejemplo la Carta de Bernabé: «El hombre es tierra que sufre. Los Padres de la Iglesia de entonces. pero no al alma.. perfilan rumbos que desde la espiritualidad del dolor enriquecen lavisión del mismo. o bien como una ocasión de esperanza y de amor. todavía no con la misma integralidad del pensamiento de Juan Pablo II. Stromata. 8. 6.. especialmente los estoicos se decían indiferentes al sufrimiento. Así nos dice Clemente de Alejandría: «En el teatro de la vida el verdadero gnóstico desarrolla a la perfección el papel que Dios le ha encargado y sabe qué debe hacer y qué debe soportar». SAN IRENEO.8 San Ireneo dice: «¿Cómo podría el hombre aprender a ser débil. 9.. 9. Adversus haereses. 3. en comparación con los cuales los males de aquí no cuentan.. 18-19. 1. Carta de Bernabé. Ad Demetrianum. 10. pero ya con mucha intuición. nos dice.9 La sabiduría pagana respondía al problema de la enfermedad como mal diciendo que ésta atacaba al cuerpo.7 San Cipriano afirma: «Nacemos destinados a los sufrimientos y a la fatiga.y mortal por naturaleza. Dolor reflexionar. VI. SAN CLEMENTE DE ALEJANDRIA. dentro de este esquema de alma y cuerpo. por una previsión natural el almita inexperta se lamenta de la ansiedad y de los sufrimientos de esta vida». es un bien no errar sobre lo que sea la propia naturaleza». VII.. quien nace y viene recibido en el albergue de este mundo comienza con lágrimas. La respuesta patrística es que se toleran los males del cuerpo con la esperanza de los bienes definitivos.

(aquellas) a las que sujetan los médicos a sus pacientes que para curar cortan o cauterizan. ¿de dónde viene el mal y por qué Dios no lo elimina?».. SAN IRENEO. 55-56. VI. Mal y dolor Continuando nuestra reflexión en la fe suscitada por estos datos de la Revelación cristiana. Por esto se dice que Dios induce estos males para convertir y sanar a quien lo necesita. abusivamente llamamos males a las penas que nos infligen los pa- pás. esto es. Si puede pero no quiere. ORIGENES. 12. Por esto es necesaria la tribulación para aquellos que son salvados. 36. a la vez que hostil es débil y entonces no sería una divinidad. 13.. la fuerza se reafirma con la debilidad». por ello El produce males corpóreos exteriores para purificar y corregir a aquellos que no se dejan amaestrar con la palabra y la sana doc- trina».. Segunda. V. viene depositado en el granero. un atributo que según todos piensan no le deberá convenir. MINUCIO Félix.. Contra Celsum. los pedagogos. Si quiere y puede. ¿Qué de extraño puede tener esta doctrina? Nosotros. por medio de la paciencia y con la Palabra de Dios. el mal corporal es un bien que Dios nos da para probamos. Octavius. Tercera. 24. para que después de ser de alguna manera triturados y aplastados. o bien puede pero no quiere. y no los culpamos. Adversus haereses. es hostil al hombre. y esto no es absurdo. Si no quiere y no puede. encontramos que en esta espiritualidad 11. lo que se trae como fruto de la fe en Dios..13 4. Primera.11 Y Orígenes afirma: «Dios ha creado los males corporales para que por su medio nos con- virtamos. y esto es solamente lo digno de la divinidad. el mal corporal es un bien que significa la elección que Dios hace del que sufre. Dice así Minucio Félix: «El hecho de que nosotros los cristianos sintamos y suframos las debi- lidades del cuerpo humano no es un castigo sino un entrenamiento. el auténtico mal es el moral y éste viene causado por la libertad del hombre.Teología y medicina eliminar el mal o no puede hacerlo.. sean aptos para la fiesta del Rey». 28. o quiere pero no puede.12 Dice san Ireneo: «El trigo. y después cocidos al fuego. 44 . los maestros. La respuesta que dan los Padres tiene tres partes.

Lo tremendo es la solidaridad en el mal. El Espíritu Santo da la espiritualidad al unimos a Cristo muerto y resucitado. espiritualizado. el Espíritu es el que nos conforma al modelo. esto es. pero que el dolor. sino de que la espiritua- lidad es dolor oblativo y el dolor oblativo es la espiritualidad. Es en su culpa que tiene explicación este porqué como la violación de su espiritualidad que significaba el compartir con todos la perfección del Verbo Encamado y no cerrarse en su autonomía individualista. Hay pues que distinguir entre el mal y el dolor. se torna el máximo bien. pues es una redundancia. que fúnda la solidaridad en el mal. Pero si se espiritualiza. así no tiene nin- guna explicación y sí entraña una totalidad absurda y sin sentido. Decíamos que la espiritualidad es la conformación con un modelo. pues desemboca en la misma muerte como final de todo. Dolor que parte de la historia concreta del hombre es esencial la muerte como ofrecimiento total por los hermanos. El porqué de la solidaridad en el mal con Adán no se entiende desde sí misma sino en el hecho del que arranca la historia: del Decreto eterno de la Encarnación como solidaridad en el bien y del rechazo del hombre primitivo del Plan de Dios. El porqué de la muerte no puede separarse del contexto histórico de la humanidad que tiene como fuente de su devenir la culpa del primer hombre. no sólo mediante una explica- ción teorética. Lo maravilloso es la solidaridad en el bien. se vuelve solidariamente fuente de vida. Esta conformación aparece como la realidad cristiana y como el centro de la misma. De manera que no sería tan adecuado hablar de la espiri- tualidad del dolor. de 45 . entonces se une al dolor de Cristo y al de los demás y se vuelve la única fuente de inmortalidad. es esencial a ella el su- frimiento y el dolor oblativos iluminados desde la resurrección del Señor. sino más bien en una experiencia de solidaridad. Por eso el problema del mal sólo tiene explicación desde la fe. de la única vida en la resurrección. El dolor viene por un mal y es un mal si se encierra en sí mismo. Aparece así que la culpa es el mal ver- daderamente tal y que el dolor no es el mal sino su consecuencia.

pues si el dolor es bueno. Lucha contra el dolor Una consecuencia errada de lo que hasta aquí hemos expuesto sería el privilegiar y buscar de por sí el dolor. Espiritualidad de donación a Dios y espiritualidad de donación al hombre. se trata de empeñarse a fondo para combatir el dolor y las causas que lo producen. Entonces el mal es vencido por el dolor. Son tres los momentos fundamentales que se exigen al cris- tiano en relación con el que sufre de acuerdo a la parábola del buen samaritano. concomitante y consecuente a la vida humana. Desde la distinción entre mal y dolor es como se puede balbu- cear una explicación del dolor. 5. De aquí el tema que Juan Pablo II desarrolla en la carta apostólica citada Salvifici Doloris bajo el rubro del buen samaritano: hay que curar el dolor y. uniéndolo a Cristo y así a toda la humanidad sufriente. y caeríamos entonces en el sadismo. 28-29. nos dice Juan Pablo II en la carta citada: primero. lo que es bueno es la espiritualización del dolor. 14. fijarse en los sufrimientos y tener compasión. Salvifici Doloris. Para responder hay que precisar: el dolor de por sí no es bueno. que es convincente cuando se vuel- ve testimonio de una experiencia. lo que significa una actitud abierta y eficaz frente a quien padece y sufre para llevarlo a la resurrección.14 El dolor espiritualizado es un dolor abierto a todos para por medio del mismo extinguir el mismo dolor que en definitiva es la muerte. y sólo en ella y desde ella como apertura irrestricta de donación se puede tener una respuesta adecuada a la problemática tan acuciante del mal y del dolor. habría que buscarlo de por sí. El dolor es de por sí un mal que se espiritualiza para vencerlo. más todavía. Es una espiritualidad antecedente. 46 . cuidar del que sufre. detenerse. JUAN PABLO II. segundo.Teología y medicina espiritualidad que se vive como donación.

Dolor actuar. sean algo que contradice totalmente la espiritualidad de la vida. 47 . pues el hombre necesariamente es mortal. como ya decíamos al término del capítulo ante- rior. aunque pareciera contradictorio. ofrecerse espontáneamente a ayudar. simplemente. La salud como mera ausencia de enfer- medades es una utopía que en ninguna parte se encuentra. La parábola del buen samaritano es la representación plástica del pasaje del juicio final: «estuve enfermo y me visitaste». espiritualidad. y cómo no se dé ningún justificante para matar una vida inocente. como finalidad del que hemos llamado «dolor espiritualizado» o. tercero. Es la solida- ridad o espiritualidad del dolor la que nos exige hacerlo. social y espiritual del hombre que lo capacita para cumplir su misión en la época determinada de la vida en la que se encuentre. Así se entiende cómo todos los proyectos eugenésicos que tienden a suprimir vidas humanas ya existentes. lo que significa que ésta sea distinta de acuerdo a la época de la vida en la que alguien se ubique. Es el Espíritu de Amor que nos hace identificamos con el que sufre para desde Cristo muerto. Desde este punto de vista se ve más claramente cómo el dolor espiritua- lizado desemboca en una acción solidaria hacia un fin predefinido: la salud como la posibilidad real del cumplimiento de la vocación de cada quien. En la esencia del cui- dado a los enfermos se encuentra la espiritualidad del dolor. cambia de acuerdo a la misión que haya que cumplirse. Entendemos la salud como una tensión dinámica hacia la armonía física. pero también resucitado. so pretexto del dolor. como es evidente. psíquica. 6. Debemos subrayar que la salud no excluye necesariamente el dolor y. tratar de aliviar su dolor y procurar la salud. Nuevas perspectivas Las consecuencias serán muy variadas y tendrán como punto de referencia ineludible la vida como donación. tampoco excluye del todo a la enfermedad. La solidaridad con lavida que no excluye el dolor empieza desde que se da la vida humana y de acuerdo a su propia dignidad. La salud es un medio para cumplir una misión y.

Esta expresión clásica que corre el peligro de no comprenderse por el desgaste de las palabras. es verdad. desde esta concepción del dolor va más allá de meros principios teóricos para resolver una casuística que en la actualidad se vuelve más com- plicada en el terreno de la bioética. todo lo que rompa su íntima donación. se formula ahora como la destruc- ción del mal en el mundo y del mismo dolor a través del dolor. Es lo mismo que entender a fondo por qué el dolor nos redime. La óptica cristiana profunda. Creo que la respuesta profunda sólo puede venir de la fe en Jesucristo vivo. aunque estemos en diálogo con ella. pero no es menos cierto que este futuro ya se hace de alguna manera presente en la vida actual y así el dolor espiritua- lizado vence ya al mal y también al mismo dolor. En una sociedad global marcada por el pensamiento mecanicis- ta secularizado. en los problemas de la fecundación in vitrv y en los que atañen al embrión. en todo aquello en lo que el principio sea el hedonismo utilitarista contra la verdadera espiritualidad.Teología y medicina La espiritualidad nos lleva a entender mejor las relaciones con- yugales como un estadio superior de solidaridad amorosa incluso a través del dolor. Es cierto que esta victoria es algo que acaecerá en el futuro de la vida plena. contradice su misma esencia Así podemos comprender cuál sea el recto cami- no en todo el complicado campo de la ingeniería genética. pero de un dolor misterioso que tiene una solidaridad que hunde sus raíces en la eternidad. constatamos la incidencia de la espiritualidad en la curación de las enfermedades y nos preguntábamos el porqué. será un punto eficaz de parti- da para considerar la eutanasia en cualquiera de sus formas y los cuidados paliativos. de toda la significación mecanicista y secularista de los problemas. oblativo. en el Decreto eterno del Padre de hacemos 48 . nos da una actitud fundamental desde la cual nos distanciaremos. El dolor espiritualizado. fe que trasciende a dicha sociedad y que balbucea a través de las reflexiones anteriores que el dolor espiritualizado es causa positiva que vence al maly al mismo dolor.

Dolor

hijos de Dios en el Hijo de Dios, y que se hace histórica en el inicio
de la historia.

Esta liberación tiene su inicio en una solidaridad, pero que ante
todo es una solidaridad positivaen el máximo bien de ladivinización,
y sólo se entiende que después, en el tiempo, fue solidaridad en el
mal al perder la solidaridad en el bien por el pecado del primer
hombre. Esta solidaridad primera, expresada y constituida en el
Decreto eterno de Dios, se recupera en Cristo y ahora se realiza
en cada uno en una fusión misteriosa de los tiempos, en donde el
tiempo de Cristo que padece se hace presente en nuestra dimensión
de dolor de nuestro propio e íntimo tiempo que es la existencia de
cada quien. Es el sentido del memorial eucarístico y es el sentido
de toda la realidad sacramental o mistérica del dolor que es la ca-
lidad de vida en Cristo que hace que alguien sea cristiano o no.

49

II.

COMENTARIOS

En esta segunda sección subrayamos algunos documentos
específicos del Santo Padre acerca de temas que tocan muy de
cerca la misión de nuestro dicasterio en la pastoral de la salud. Son
profundizaciones acerca de los dos temas fundamentales que
tocamos en los capítulos anteriores: la salud y el dolor. Los dos
primeros capítulos, a continuación, los dedicamos al tema de la
vida. En el primero tratamos de presentar puntos de especial impor-
tancia en la encíclica Evangelium Vitae y en otros documentos
pontificios que tratan de lavida en contextos diferentes. En el segun-
do capítulo tratamos de ahondar sobre el mismo tema considerando
los presupuestos de la cultura de la muerte y de la cultura de la
vida. En un tercer capítulo pretendemos ir a fondo en los temas
que nos atañen al considerar bajo los aspectos de la pastoral de la
salud la encíclica Fides et Ratio. En seguida, por su especial atin-
gencia, comentaremos en el mismo contexto la exhortación apostó-
lica Ecclesia in America; para terminar la sección con el último
documento del Papa acerca de la pastoral de la salud, que es el
mensaje que nos envía para la Jomada Mundial del Enfermo en el
Año Jubilar del 2000, donde magistralmente sintetiza su pensa-
miento en nuestro tema y termina describiendo qué es la salud.

Todo el libro trata de profundizar en los conceptos del Papa
sobre la pastoral de la salud. Sin embargo, dada la importancia
singular de estos documentos, les he dado un lugar aparte.

51

Capítulo 3

Vida

Juan Pablo II y la vida

El tema de la vida humana es un tema fundamental y que como
tal ha recibido un trato muy abundante en el Magisterio de la Iglesia
católica, especialmente por parte del actual Pontífice Juan Pablo
II. Se impone por tanto una selección previa. El más importante de
ellos es la encíclica Evangelium Vitae, que sintetizamos en este
capítulo, a la que añadiremos otros documentos circunstanciales
que suelen tratar de temas sobre la vida que no se especifican or-
dinariamente dentro de la categoría del derecho a vivir.

En cuanto a la encíclica Evangelium Vitae, me referiré a un
conjunto de temas que especialmente me han llamado la atención
en su estudio y meditación.

I. Evangelium Vitae

1. Hilo conductor

El hilo conductor de la encíclica es el derecho a la vida frente a
las amenazas de muerte. Este derecho a la vida, frente a Dios
aparece como la recepción gratuita del máximo don, y frente a los
demás hombres como el derecho estricto más fundamental que

53

así ahora también la sociedad actual amenaza y destruye la vida. de la muerte y resurrección de Cristo. amorosa y fecunda. lo que se contempla a la vez que se domina. Las raíces 54 . una vida amenazada por todas partes.Teologia y medicina exista. por el sexo entendido únicamente como placer. por la concepción de la naturaleza como lo manipulable sin ningún límite. tanto desde el contexto social en el que nos encontramos como por la tecnología actual. entra en la eternidad y se celebra gozosamente en el marco del nacimiento del Hijo de Dios con todo amor y ternura (ver nn. Se enfrentan dos concepciones básicas de la vida. La cultura de la muerte aparece constituida por el secularismo. Amenazas contra la vida Así como Caín amenazó y destruyó la vida de Abel. por el sexo entendido como el signo práctico de la donación total. por la fraternidad universal. por el ser del hombre sobre su tener en cualquier nivel. y que así franquea las fronteras del tiempo. la vida como el gran regalo que Dios nos hace y que recibimos en administración. el dominio absoluto de la vida como algo de lo cual se puede disponer al propio antojo. el tener y el placer como los máximos valores en el plano individual y colectivo nacional. Una vida que tiene la gran dignidad de participar de la Encamación del Verbo de Dios. por la concepción del hombre como relación con los demás. por el individualismo. por la concepción de toda vida humana nueva como un peligro a evitar. por el poder. por la concep- ción de la naturaleza como lo que se acoge como regalo. por el hombre cerrado en sí mismo. 2. por consiguiente. y por la parte positiva. por la vida como un regalo absolutamente gratuito que viene de Dios. La cultura de la vida aparece constituida por la apertura en la fe del hombre hacia Dios. por la par- te negativa. Se expresa antitéticamente en dos realidades que se oponen contradictoriamente: la cultura de la vida y la cultura de la muerte. 1-6). Estos temas los comentaré más am- pliamente en el siguiente capítulo sobre cultura de lamuerte y cultura de la vida.

en la irresponsabilidad de tanta gente frente al don recibido de la vida. Dios es el Dios de la vida. Por eso pone en su encíclica a Cristo que con la fuerza de su sangre es la esperanza sólida de redención de una vida echa- da a perder por el hombre. El Papa. De hecho. en una mera concepción de la libertad desde un individualismo sin referencia social y un subjetivismo que viola la objetividad de la dignidad del hombre. muchos cristianos dan testimonio al mundo actual del valor de esta vida y hay muchas acciones en favor de su defensa y reivindicación (vernn. Por eso Cristo dice que ha venido para que tengamos vida y la tengamos en abundancia. Es cierto que muere en la Cruz. Participamos de la vida de la Santísima Trinidad. pero que nunca podrá ser vencida. 3. una especie de depósito de material que se puede componer o descomponer según el capricho del hombre. Así también será el mismo sexo. pero ello quie- re significar que ha vencido a la muerte. Al desaparecer el Creador desapare- ce la creatura. en la codicia de grupos privilegiados. Al eclipsarse en nuestros tiempos el sentido de Dios y su creación. Mensaje cristiano El mensaje cristiano es que la vida humana es una vida que surge del misterio de la comunión trinitaria. que el sufrimiento entra en la esencia de la vida porque en El se encuentra la fuerza de la resurrección. Vida más profundas de esta destrucción se encuentran en la ira que genera la violencia. la naturaleza no aparece más co- mo la madre (mater-materia) de la que todo responsablemente sale al mandato creador del Señor. así se adopta la maravillosa tecnología actual para la muerte y no para la vida. sin embargo. sino como simples elementos de recomposición. Ya desde los milagros vemos cómo Cristo actúa en favor de la vida. 55 . Ya en la historia de la salvación se produjeron estas amenazas a la vida y fueron vencidas. A pesar de todas las amenazas. el derecho a la vi- da queda aseguradojunto con la misma vida. no queda sumido en esta apreciación negativa: sin Cristo no es posible entender la realidad de la vida y del sufrimiento que está allí como una interrogación que exige solución. 7-28).

pues el 56 . la eutanasia. que es toda acción u omisión quepor su naturaleza e intención se dirige a causar la muerte de un enfermo o un anciano.Teología y medicina También hubo un faraón que quiso matar a todos los niños hebreos. y no lo logró. Este precepto urge de una manera especial como un derecho a la vida donde la vida que Dios le ha confiado al hombre es más débil y está más amenazada. Es por tanto sumamente condenable el aborto que es la eliminación deliberaday directa del ser humano en su etapa de vida que va desde su concepción hasta su naci- miento. Y lo es en especial cuando se trata de una vida de quien todavía no nace. Es así sumamente grave el homi- cidio. es la vida amorosa que conocemos a la vez como un precepto. 4. como lo es por ejemplo en la vida naciente y en su etapa terminal. o de la pena de muerte. estas leyes no son válidas. esto es la privación directa y voluntaria de una vida humana inocente. de manera que la gloria de Dios es que el hombre viva (ver nn. la vida se impondráa la muerte. La vida es sagrada e inviolable. Es cierto que no debemos aceptar el encarnizamiento terapéutico que sería la conservación de la vida por medios despro- porcionados. 29-51). pues es un don. en el caso — muy discutible en la actualidad— que así se exija para la protección de la sociedad. es la misma verdad amorosa de la vida que se impone desde su misma realidad objetiva. ni se trata aquí de la legítima defensa en la cual es lícito privara otro de lavidacuando no hay otro medio para conservar la propia. La ley de la vida La ley de la vida se enuncia en el quinto mandamiento: «No matarás». Cuando hay leyes civiles que contradigan los anteriores princi- pios. Y no se puede decir que dichas leyes obtengan su validez por la unanimidad del consenso social. Y así también la privación de la vida en su etapa terminal. es amor. Es la misma vida que quiere decir lo mismo que el amor. Así será también ahora. El mandato de no matar no es sólo un precepto externo que llega al hombre. Dios es la vida y el hombre es su imagen. y no lo logró. también Herodes quiso matar al Niño Jesús. la victoria está asegurada. somos sólo sus administradores. pues la ley civil debe basarse en la verdad objetiva de la vida.

verdad. obispos. 78-101). sobre el sentido del sufrimiento y de la muerte. fuente de vida en la Encamación del Verbo. contemplarla y acogerla como un don que se nos da en los sacramentos y que celebramos también en la religiosidad popular. en las bodas. La vida es libertad. 5. es lamujer misteriosa del capítulo 57 . Somos un pueblo que brota de la vida de Dios y que es para la vida. no fundado en la objetividad de la verdad. quejamás se debe violar. Así se anuncia el Evangelio de la vida cuyo núcleo es que la vida es una comunión con Cristo. La Santísima Virgen María El modelo de esta nueva cultura es la Virgen María. eterna. vgr. y la libertad. Todos somos anunciadores de esta nueva cultura. sobre los métodos naturales. laicos. La comunión trinitaria es el pilar básico de la verdad de la vida. La nueva cultura Hay que crear una nueva cultura de la vida. Debemos celebrar la vida. para servirla. no es criterio de legitimidad (ver nn. en es- pecial en los hospitales católicos. vida divina. La familia es el santuario de la vida. en los bautizos y nacimien- tos. Muchas madres se encuentran en la actitud correcta hacia la vida. con el personal sanitario. hay que cambiar las conciencias. Así lo debemos hacer en las instituciones de salud. acoge. Los políticos deben tener todo esto en cuenta para su toma de decisión en la ela- boración de las leyes. en especial de los cristianos. cada quien en su función y papel que le corresponde. y en general. adopta. Hay que promover una nueva educación sobre el sentido verdadero de la sexualidad. cuida de la vida especialmente de los ancianos. sobre qué signifique ser esposo o esposa. 6. con la enseñanza de los métodos naturales de fecundación. las mujeres deben reconciliar a los varones con la vida. los funerales. Vida consenso subjetivo. 52-77). los intelectuales tienen mucho que aportar en este campo. Hay que orar por la vida (ver nn. de la pre- valencia del ser sobre el tener. Debe- mos hacer un pacto de generaciones para conservar la vida. de la verdad de la demo- cracia y de la sociedad.

el dere- cho a la vida en toda su extensión. es para el hombre. 10.1979. Ver JUAN PABLO II. Quebec.Teología y medicina 12 del Apocalipsis. enco- mendándole la nueva cultura de la vida. 58 . de hecho. luego. Discurso en el centro de rehabilitación «Francois Charon». tenemos el derecho de vivir». Discurso en la clausura de la IX Conferencia de agentes sanitarios. II. dice el Papa: el respeto de la vida humana. no uno de sus derechos. les quiere prestar su voz para afirmar: «No- sotros tenemos el derecho de nacer.IV.2 Respecto a la jerarquía de los derechos humanos. Este. 13. 3. pero se le dan a la mujer dos alas para huir a un lugar seguro en el desierto. 1980. su propio rito. el Papa termina su encíclica con una oración a la Santísima Virgen. Discurso a los representantes del Movimiento internacional de juristas católicos. 10. Ver JUAN PABLO II.1984. el dragón espera al lado para devorar a su hijo apenas nazca. tiene motivaciones racionales que explican el consenso universal sobre el derecho humano funda- mental a la vida. JUAN PABLO II.4 1.1En el conflicto de la Segunda Guerra Mundial ha habi- do una lección a aprender: lajerarquía de los derechos. entre los cuales alguno se destaca con un relieve del todo particular. Va a dar a luz.XI. Discurso al final del Vía Crucis en el Coliseo. a perseverar en la existencia hasta su natural extinción: ‘Mientras vivo tengo derecho de vivir’». justamente se pone de relieve. la vida amenazada se protege. sus propias convicciones religiosas. Por eso.3 A los minusválidos les dice que a ellos como a los que están por nacer y a los ancianos.1994. 26. JUAN PABLO II. sino el derecho fundamental: «¡No hay ningún otro de- recho que afecte más de cerca a la existencia misma de la perso- na! Derecho a la vida significa derecho a venir a la luz y.XI. da a luz y el dragón nada puede contra ella ni contra su descendencia. 2.IX. 4. Aspectos fundamentales El Papa lamenta la situación de aquellos que no tienen el derecho de vivir según la propia fe. Canadá. Otros discursos e intervenciones circunstan- ciales del Papa Juan Pablo II acerca de la vida 1. el triunfo de la vida es la resurrección.

Vida

A los musulmanes e hindúes los exhorta a respetar y defender
los derechos humanos sin alguna discriminación de raza, grupo
étnico, religión, edad, clase social o sexo, el derecho de vivir y
sostener la propia familia en paz, sin temor de una amenaza a su
bienestar físico y moral.5 En el Congreso de medicina perinatal,
afirma, deben esforzarse por conseguir la calidad de vida cuanto
es posible, mediante cuidados proporcionados y apropiados; pero
ello supone la vida y el derecho de vivir para todos y para cada
uno, sin discriminaciones y sin abandonos.6 A las familias les dice
que reivindicando la libertad de aceptar o refutar la paternidad y
la maternidad se llega a alterar en su significado el ejercicio de la
responsabilidad de la pareja, llegando por desgracia a no respetar
la vida misma del niño ya concebido.7 Se queja el Papa de que no
se muestra más el amor donde debiera existir. Afirma: «¿Dónde
está el amor para aquellos a los cuales se rehúsa el derecho de vi-
vir, para aquellos que se matan, mutilan o encarcelan porque han
sido abandonados en la calle?».8

2. Aspectos económicos del derecho de vivir

Dice el Papa: todos tienen el derecho de vivir y ser tratados
conforme a su dignidad humana, al mismo tiempo tienen el deber
de tratar a los demás de la misma manera. Han de tener la capa-
cidad de recabar de su mismo trabajo en los campos, los medios
necesarios y suficientes para hacer frente a sus responsabilidades
familiares y sociales de un modo válido humano y cristiano.9 En
los problemas mayores que en la economía se ponen cuando se
trata de la vida, dice el Papa, se dirá que sejuega con la vida cuan-
do se deja arrebatar por la desesperación. La facilidad con la que

5. Ver JUAN PABLO II, Alocución a los representantes musulmanes e hindúes en la
nunciatura apostólica, Nairobi, Kenya, 18.VIII.1985.
6. Ver JUAN PABLO II, Discurso a los participantes en el XI Congreso europeo de
medicina perinatal, 14.IV. 1988.
7. Ver JUAN PABLO II, Discurso a las asociacionesfamiliares católicas de Francia,
3 .XI. 1989.
8. JUAN PABLO II, Discurso al Consejo superior de las obras misionales pontifi-
cias, 6. V.1993.
9. Ver JUAN PABLO II, Homilía en la Misa para los agricultores, Legazpi, Filipi-
nas, 21 II. 1981.

59

Teologia y medicina

la ciencia interviene en los procesos biológicos puede conducir a
errores que llevan a la muerte. El acto maravilloso de transmitir la
vida se ve privado de una parte de su sentido; la pareja se cierra en
sí misma; con el consentimiento de la sociedad, frecuentemente se
niega a existir, no defendiendo la dignidad de la persona humana y
el derecho de vivir.10

3. Migrantes

El Papa afirma el derecho de los migrantes a vivir en la tran-
quilidad, en el respeto recíproco y en la paz. Habla de que a veces
se registran episodios de intolerancia, de precariedad y de miseria,
que deben mover a los cristianos a hacerse cargo de estos seres
humanos sin trabajo, sin casa, sin protección...11 Afirma también
el Papa en este sentido que los migrantes con sus familias tie-
nen derecho a vivir decentemente y en paz en su propia tierra. Y
que esto depende de numerosos factores naturales, sociales, eco-
nómicos y políticos... Para ello necesitan de un sostén económico
o técnicojunto con un respeto a su dignidad como personas, a sus
familias y tradiciones, a su salud y a su derecho de vivir y dar
la vida.

10. Ver JUAN PABLO II, Discurso a las Comunidades económicas europeas en
Bruselas, Bélgica, 20.V. 1985.
11. Ver JUAN PABLO II, Discurso a Ia asamblea plenaria del Pontificio Consejo
para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, 27.X.1995.

60

Capítulo 4

La cultura de la muerte y la
cultura de la vida

El presente capítulo quiere ser un comentario global a las
afirmaciones sobre la vida que encontramos en el capítulo ante-
rior. En especial un comentario a la encíclica Evangelium Vitae.
Como notábamos ya, es algo central en el pensamiento del Papa la
pugna que existe entre la vida y la muerte, entre la llamada por el
Papa «cultura de la vida» y la «cultura de la muerte». Tratamos
ahora de hacer un modesto esfuerzo por adentramos en esta pro-
blemática y encontrar qué hay en el fondo del enfrentamiento en-
tre estas dos posiciones, entre estas dos culturas.

I. Situación actual

Creo que no es difícil constatar que nos encontramos en un
mundo sellado por una mentalidad malthusiana. Hay un pavor, en
especial de parte del primer mundo, de que los bienes de consumo
no alcancen para todos, y entonces han ideado suprimir a los nuevos
comensales en la mesa de la vida, en particular si éstos son del ter-
cer mundo, pues así amenazarán más seriamente las ventajas que
piensan tener en su ámbito de privilegio. Así se han desatado por
todas partes las campañas de supresión de natalidad, ya sea me-
diante anticonceptivos, ya mediante esterilizaciones, mediante

61

Teología y medicina

legitimaciones del aborto por leyes que se imponen en el ámbito de
los Estados, ya por asesinatos dentro de mafias y corrupciones, o
bien a nivel estatal, como por ejemplo el asesinato de niñas en
China, donde dejándole el Estado a la pareja la opción de un único
hijo, si éste sale del sexo femenino, después del nacimiento lo ma-
tan para que así puedan tener la siguiente oportunidad de que éste
sea varón, ya por guerras que nunca dejan de faltar, ya por la cada
vez más extendida eutanasia.

El tratamiento de los embriones para fines científicos es otra
forma de eliminar la vida, tomándolos como mero material de
experimentación, y en general, toda clase de manipulaciones dentro
de la ingeniería genética en la que se procede sin ningún respeto a
la vida como tal.

II. Cultura de la muerte

Ante estos hechos nos abocamos a reflexionar sobre su razón
de ser y ésta la encontramos en la cultura de la muerte que se
origina a su vez del secularismo. El Papa Juan Pablo II en la
mencionada encíclica nos habla de sus raíces en la ira, la codicia,
la irresponsabilidad, la mentira, el materialismo. En la reciente
encíclica Fides et Ratio nos habla de la prescindencia de la meta-
física, del relativismo y de la fuga de la verdad. Por estos caminos
intentaré ahora conducir mi reflexión.

1. Cartesianismo y secularismo

El secularismo como una forma de cultura occidental que
después ha influido en todo el mundo me parece que podemos
decir que tiene uno de sus grandes orígenes en el pensamiento del
filósofo francés René Descartes. El, para salir de su problema de
la duda y llegar a la certeza irrefutable, pensó que sólo podía acep-
tar aquello de lo cual pudiera obtener una certeza clara y distinta.
Y así afirmó que solamente se encontraban tres realidades de las
cuales pudiera reportar esta certeza, a saber, Dios, el hombre y el
mundo. Dios, descrito como tal, el hombre, como res cogitans y
el mundo como res extensa. Pero para que estas tres realidades

62

La cultura de la muerte y la cultura de la vida

fueran asequibles como ideas claras y distintas, era necesario que
de tal manera existiesen que no necesitaren de ninguna otra rea-
lidad para existir, y a esta independencia la llamó substancia. Definió
la substancia como aquello que así existe que no necesita de nada
ni de nadie más para existir. Desde este punto de vista, lo que da la
claridad y distinción al pensar y por tanto la certeza, es la inde-
pendencia. Algo que existe de por sí.'

Los problemas que se presentaron fueron varios: uno, primero,
cómo relacionar estas tres entidades; otro, si ninguna de las tres
necesita a la otra para existir, fácilmente el pensante elimina a
Dios, pues no lo necesita, y posteriormente el pensante opina que
lo más claro es lo extenso, o bien él mismo; por un lado él se funde
con lo extenso, y por otro afirma que existe sólo aquello que él
piensa. Antes de Descartes la realidad se concebía como lo que
existe, ahora se concibe como lo que es pensado que por tanto
existirá en la medida que es pensado. Así se desarrollarán dos ten-
dencias filosófico-culturales, una será el materialismo, y otra el
idealismo, con repercusiones e interrelaciones varias.

2. Secularismo y evolucionismo

Se establece por lo pronto el secularismo, pues se prescinde de
Dios. Ahora el hombre se comprenderá como cerrado en sí mismo
y en sus propias creaciones como prolongación de sí. En su
comprensión, a veces, como decíamos, se reduce al pensamiento,
a veces, a la materia y así se dan diversas concepciones de lo que
signifique el hombre en sus creaciones culturales. Reducido a la
res extensa en una de las corrientes de pensamiento, en el positi-
vismo y posteriormente en el neopositivismo, se ha preguntado por
su propio origen y así ha recurrido al evolucionismo, en el cual un
elemento fundamental es la lucha por la vida, la strugglefor Ufe.

El hombre se entiende como supervivencia de la especie supe-
rior sobre las inferiores. Dentro de esta concepción es importante

1. Ver DESCARTES R., Discourses. IV,5; Meditation. 111,4; Principes. I, 13ss, 51.

63

la mentira. del poder y del placer: vive para poseer. sino que su último fin es el hombre que la manipula sin límites y de la que toma sus elementos para sus propias conveniencias. el hombre se encierra en sí mismo y en aquello que le conviene para seguir viviendo. y se ha llegado a ella por el odio que ha significado la destrucción del oponente. Se siente y lucha por ser el amo despótico de todo lo que se encuentra. Así se finca la cultura de la muerte. o lo que es lo mismo. Así se vive. Dentro de esta batalla campal que es la vida. sojuzgarlos. considera a la naturaleza no como algo sagrado que debe respetar y conducir a su propio fin. La vida llega al hombre y se prolonga en el hombre como fruto del odio y de la destrucción. entre más tenga. La materia aparece como lo ma- nipulable. una lucha a muerte. la vida es para los fuertes. Así el mundo restante es algo para ser dominado. Secularismo. Al llegar al hombre. arrebatar a otros. si es que de él se puede ha- blar. como dice el Papa en Evcmgelium Vitae. lo proyecta en sus apetencias que solemos llamar ídolos y que son su propia conve- niencia que aparece ahora bajo la forma de los ídolos del tener. 3. Por eso es que trata el origen de la vida como a elementos totalmente manipulables que se manejan 64 . individualismo e ídolos Dentro de esta cultura de conquista. en especial en el ramo de todo lo que puede experimentar en la esfera de los sentidos. la vida se entiende ser vivida dentro de este cuadro de referencia. Así considera también a otros hombres e incluso a los elementos vitales. Aquí encuen- tra su gran placer. odio. pues lo que se pretende es vivir y seguir viviendo. significa por ello la destrucción de los débiles. sin excepción. la vida es conquista. la codicia. todo tiene el valor condicionado por sí mismo dentro de su propia «extensión» o materialidad. el materialismo total. este indi- vidualismo de cerrazón fruto de la conquista. tanto como individuos que co- mo colectividades. Este «todo» va a significar. Para ello necesita poder. la ira. mejor. que por tanto significa ánimo de destrucción del oponente. la irres- ponsabilidad. todo vale.Teología y medicina notar que la vida aparece como consecuencia de la lucha. la situación a la que se llega es la del estricto individualismo.

Así se origina la mentalidad malthusiana y se llega a todas las posiciones de tipo de limitación o más bien supresión de la natalidad. el técnico. ¿Quién es este hombre concreto? Será el que ha conquistado el mundo con la técnica. cuando ésta no está completamente plegada a los caprichos egoístas de este hom- bre concreto. no son los vencedores.. sólo se compartirá la vida en la medi- da en que ésta sea rentable para dicho individuo. Cuando en el sexo se atraviesa la vida compartida. La técnica parece así tener sólo una ley: lo posible. etc. Todo se toma desde el punto de vista del placer. que mani- pulará la naturaleza exactamente a su antojo. ya que éste es el límite y la ley. sí. Este hombre. La cultura de la muerte y la cultura de la vida de acuerdo al antojo de quien los usa. pero en colectividades de individualida- des egoístas que ven sólo sus propios intereses. III. se adoptan las medidas de placer y se evita todo aquello que pueda causar algún dolor. rechazando el bien- estar de aquellos que no hayan llegado a la cima y se presenten como vencedores. y en todo caso. Fe en Dios Creador y Redentor Oponiéndose absolutamente a esta posición de muerte se encuentra la cultura de la vida. la política y la economía. vive en colectividades. La cultura de la vida brota de la fe 65 . el científico. En el campo de la ingeniería genética no existe ningún límite sino la conveniencia y el parecer de quien la maneja. que permanecen en la escala de seres inferiores. el político. Esta es la cultura de la muerte. ya que no importa el compartir la vida si ello no va de acuerdo con las exigencias de este individuo concreto que domina este espacio de la técnica o de la economía. Cultura de la vida 1. La finalidad queda excluida a no ser que ésta se entienda como la finalidad puesta no ya en el hombre como tal sino en este hombre concreto. como ya habíamos mencionado. y desde esa con- quista dicta las leyes para quienes no lo han podido hacer. lo que impera es esta misma ley. Cuando se trata del sexo.

es creado por Dios. es una recepción gratuita que vence la misma creaturalidad del hombre y lo eleva a ser hijo de Dios. de la nada misma. sino recibiéndola gratuitamente como un don inefable que significa la creación. este paradigma es Dios nuestro Señor. pero que desde el Verbo Encamado adquiere nuevos horizontes interminables proyectados hacia el infinito de la vida: Dios se ha hecho hombre para que el hombre se haga Dios. el Creador. y al cual accedemos reverentes ante el misterio de su propia trascen- dencia hecha intimidad para el hombre en la Encamación del Verbo. Es relación de gratuidad entre Dios y el hombre. así como se opone la vida a la muerte. donación que en el amorpleno es el Espíritu Santo. 2. Así. la vida nace del amor de Dios y es amor en sí. no como conquista de ellos. dicen los Santos Padres. Y entonces la vida humana 66 .Teología y medicina en Dios. Es una calidad siempre creciente. Es la fe como plena apertura a Dios que nos revela el misterio de su existencia. será vencida por la eternidad. Y es la vida infinita que se ha hecho historia en Cristo. sino como compartir especialmente con el que nada tiene. Es así esencialmente gratuidad. Su contingencia. Es una participación de Dios Uno y Trino. el donador de la existencia. Este es el verdadero paradigma de la vida. cuya Vida consiste en una infinita donación del Padre al Hijo y del Hijo al Padre. por la vida eterna. y tiene así una finalidad: asemejarse a esta relación de gratuidad y entonces derramarse en servicio de los demás. como existencia limi- tada por el tiempo. La vida no la adquiere conquistándola como un derecho a gozar. La vida tiene un paradigma. La vida del hombre se abre así a una relación fundamental: es creatura. el Verbo Encamado. La vida específi- camente humana tiene un camino a recorrer que jamás agotará. Dios. pues su horizonte es la vida infinita. fuente de toda vida. La participación de la Vida de la Santísima Trinidad La plenitud de la vida del hombre tiene una finalidad eterna. pues la vida humana viene por creación. a quien accedemos por la Encamación del Verbo y por su muerte y resurrección redentoras. Cristo muerto y resucitado. el Verbo Encamado. Esta es una posición contradictoriamente opuesta a la anterior.

éste debe ser tomado como auténtico amor de donación. como el signo vital profundo de la relación de amor de la que surge la vida a imagen de la donación de amor que es la vida misma en Dios. el sexo aparece como la palabra complexiva de amor que se da sólo en esta totalidad de relación personal que se llama el matrimonio y la familia. Debe manipularse la naturaleza. Es el hombre siempre un ser en relación como Dios es el Ser en Relación. Siendo un amor de donación total. Dominio de la creación Dominará a todos los demás seres de la creación. aplicada a la generación humana. todos los seres de la creación van a confluir en el hombre. pero siempre que los conduzca a la finalidad para la cual han sido creados. 4. cuando entra en la vida humana. En lo más hondo de cada ser creado reluce una finalidad que Dios le ha inserto y cuya llave le ha confiado al hombre para que éste la realice. único ser de la creación que ha sido querido por sí mismo y al que sirven como medios los demás seres creados. La cultura de la muerte y la cultura de la vida deberá ser una donación sin límites para con los demás. es ver- dad. La ingeniería genética. El horizonte entonces de la técnica y de la ciencia no es solamente lo posible. pero según las leyes que el Creador ha introducido en la misma y que convergen en el bien del mismo hombre. sino con algo en el que debe respetarse según la calidad plena de vida lo que significa la vida humana y divina de cada persona. se participa en el hombre la relación con los demás hombres y la re- lación con los demás seres de la creación. El origen de la vida humana Por tanto. 67 . no trata con algo libre- mente manipulable. será una apertura y un vivir siempre para los demás. desde la relación con Dios. si atendemos ahora al origen de lavida y consideramos el sexo. ten- drá un fin: el de facilitar y perfeccionar esta donación personal total yjamás impedirla o destruirla. 3. Así. sino la finalidad. Todo el campo de la ingeniería genética. lejos de una cerrazón y de un individualismo.

no solamente una mera referencia. Entra así la vida en los terrenos de la divinidad y más que algo a dominarse y manipularse. sino que su calidad tiene su constitutivo esencial en la eternidad pascual que signa y específica la vida humana. la donación no excluye el sufrimiento y el dolor. pero de una muerte transitoria que en la entrega amorosa del Espíritu de Amor en manos del Padre del Cielo germina en una vida inacabable que es la verdadera vida y que está por venir. de dolor y de muerte. La calidad de vida Esta es la auténtica calidad de vida. tiene un ethos. que como regalo 68 . La base es la relación de esta vida con la vida del Verbo Encarnado. En lugar de cerrarse en un individualismo total. pero no exenta de dificultades. 5. como camino a su divi- nización. esta finalidad la recibe de su modelo eficaz que significa la vida divi- na del Verbo Encamado y que se realiza en la historia en la muerte y resurrección de Cristo. Hay algo interno en la misma vida humana. o incluso meramente sociales o ecológicos. y es así evidente que la calidad de la vida humana no se mide sólo por coeficientes económicos. se abre en plenitud y se entrega a los demás hasta la muerte. sino algo profundo que en sí mismo califica a la vida y que en su calidad nos hace acceder al misterio de la vida en plena adoración al mismo Dios. es verdad. sino la recepción agradecida de un regalo. Por lo tanto es evidente que la vida no es el fruto de una con- quista.Teologia y medicina La vida humana tiene entonces una ética. La calidad de vida es la razón del respeto a la misma en cualquiera de los campos. que es la resurrección. sino que los incluye en la cruz de Cristo. ésta es su ética. La contemplación de esta calidad de vida es la actitud propia para acceder a la misma y fundar verdaderamente la cultura de la vida. una tendencia que lleva consigo abrirse a la propia finalidad. relación que no es meramente extema sino que se proyecta en la misma esencia de la vida humana al ser el hombre elevado a la dignidad de hijo de Dios en el Hijo de Dios. se encierra en el misterio cristiano que se adora y se contempla. La vida es una vida plena. Consecuentemente la vida humana es una vida de donación total hasta la muerte. Así.

Así. así como ni el Faraón. En la encícli- ca Evangelium Vitae. La cultura de la muerte y la cultura de la vida es absolutamente gratuito y se nos entrega como fundamento de un nuevo orden que es el orden de la gratuidad. ni Heredes. la vida seguirá adelante y seguiremos agradeciéndola como el 69 . ejemplos que me parece muy oportuno repetir aquí: el ejemplo del Faraón que manda matar a todos los niños hebreos recién nacidos. el primate más fuerte. el mundo actual se encuentra con la cultura de la muerte. en el caso de la evolución de la vida en escala ascendente. La evolución Al decir que la vida no es una conquista no contradecimos propiamente laposibilidad evolucionística del origen de la vida. en el mundo actual vemos cómo de todas partes se encuentran ase- chanzas contra la vida humana en sus comienzos. 7. se encuentra en ella una acción especial de Dios que se repite permanentemente en cada hombre y significa la creación de su propia alma. del propio principio vital que es divino-humano por la participación de la vida del Verbo Encamado en su muerte y resurrección. el Papa usa tres ejemplos para indicamos esta certidumbre de la esperanza. al llegar al hombre encontramos no un mero desarrollo de lo que viene realizándose en esferas inferiores. pero la cultura de la vida saldrá siempre vencedora. No se trata de que el hombre sea solamente el resultado de la lucha. en las que no se niega la selección de las especies y la supervivencia de los individuos de la misma por la lucha y la prevalencia del más fuerte. ni el dragón tuvieron éxito en su cometido de muerte. 6. Triunfo de la cultura de la vida Como decíamos en un principio. con la enseñanza de la Iglesia retenemos que. el ejemplo de Heredes que mata a todos los niños pequeños de Belén y el ejemplo de la misteriosa mujer del Apocalipsis que va a dar a luz a su hijo y al lado espera el dragón para devorarlo. sólo que. sino que cuando llega a esta etapa culminante la vida. pero a la mujer se le dan dos alas y vuela al desierto donde se encuentra a salvo. como afirmábamos en el capítulo anterior. así tampoco estas insidias tendrán éxito. Sin embargo.

la mujer del Apocalipsis. el único que nos da la verdadera vida. En nuestra lucha contra la cultura de la muerte. Dios y hombre ver- dadero. nace Cristo. De Ella. Cristo nos llega por María. Así. Quiera Ella interceder por la vida del mundo. La Virgen Santísima es nuestro modelo en la cultura de la vida.Teología y medicina gran regalo que Dios nos da y que nos lleva a las alturas de la fi- liación divina La verdad de la vida consiste en la donación. tenga vida y la tenga en abundancia. por obra del Espíritu Santo. que preservará la vida y hará que definitivamente se imponga en nuestro mundo la cultura de la vida. amor y libertad se relacionan tan profundamente que no pue- de subsistir uno sin los otros yjuntos labran la auténtica cultura de la vida. vi- da. María es la fuente de la vida. La libertad que edifica la vida y la personalidad. 70 . para que nuestro mundo tan aquejado por tan- tas consecuencias de la cultura de la muerte. es María. Cristo vino para que tengamos vida y la tengamos en abundan- cia. en el verdadero amor que en esta donación se construye con el ejercicio de la libertad.

sin embargo. En los seis números con los que empieza la encíclica se resalta la idea de que la situación actual es presa del relativismo. sin la trascendencia concreta. examinando atentamente el documento pontificio nos damos cuenta de que en el corazón mismo de la encíclica se tratan como base los asuntos que nos ocupan. del sufrimiento. En efecto. ir más ampliamente a sus raíces y dar razón más amplia de la salud y del dolor. es imposible hablar a fondo de la salud y de la enferme- dad. sin la Pascua. ha renunciado a abrirse hacia la trascendencia y a preguntarse sobre el sentido total de su existencia. son recurrentes en la encíclica los temas del dolor. de la muerte. Capítulo 5 Fides et Ratio La pastoral de la salud en la encíclica Fides et Ratio Aunque a primera vista pareciera que los temas que trata esta encíclica estuviesen lejos de los propios de nuestro Dicasterio para la Pastoral de la Salud. etc. del sentido total de la vida. En efecto. Al destacar sólo los condicionamientos que limitan el conocimiento y caer en el relativismo. El hombre se ha centrado sobre sí mismo. del sufrimiento. todas estas realida- 71 . dentro del relativismo. En este capítulo queremos profundizar más todavía en la cultura de la vida y en la cultura de la muerte.

7). obras que Cristo hace. La verdad de la resurrección del Señor se hace tiempo e historia ya desde las curaciones que. la función del amor en esa comprensión y el avance en la misma (nn. su dolor y su fugacidad se han subsanado con la irrupción de la totalidad en la parcialidad. Son el preludio de la Reve- lación plena a la que nos conduce el Espíritu. Para responder al gravísimo problema de la muerte y encontrar- le su sentido. Es cierto que la totalidad. se insiste en la gratuidad de la Revelación (n. mucho podemos avanzar gracias al amor gratuito de Dios que nos revela la muerte y resurrección de Cristo como anticipo de la visión de Dios en la felicidad participada de nuestra propia resurrección. su conocimiento será limitado y fragmentado. Capítulo primero En el capítulo primero. 11). 14—15). La muerte es inevitable al asociarse con la realidad del tiempo. 10). el sentido total de la existencia. por la misma divinidad. Son el resplandor de su verdad profunda. Esto acontece en especial bajo los aspectos del dolor y de la muerte. en el misterio.Teología y medicina des aparecen sin sentido. yen la parcia- lidad de la comprensión del misterio. especialmente en la resurrec- ción de los muertos. en la relación en- tre las palabras y las obras en la Revelación (n. se convierten en preludio de la resurrección de Cristo mismo y de todos nosotros. se podrá llegar a las profundidades de la existencia humana. pues el hombre rehúsa preguntarse sobre su propio fin. 12). queda aún en el misterio y no se podrá comprender en su extensión propia. Solamente si se dejaque la Revelación guíe a la ra- zón. son la manifestación de las palabras de amigo que Cristo proclama en su mensaje del Reino. como las que manifiestan y confirman las palabras de Cris- to. la libertad y la verdad (n. en el sentido de la Encamación (n. Sin embargo. A la luz de lo anterior aparecen las curaciones. en la relación entre tiempo y eternidad (n. I. 13). 72 . «La Revelación de la Sabiduría de Dios». Ahora la eter- nidad ha tocado al tiempo y su parcialidad. la síntesis de respuesta es la Encamación.

del dolor y de la muerte. el n. Dado que la libertad es lo más importante en la construcción del hombre. Un conocimiento manipulador. El conocimiento que podemos obtener de estos temas es necesariamente continuo y progresivo. Fides et Ratio Esta Revelación sobre el sentido total de la existencia es la auténtica verdad que nos hace libres. viéndolo desde otro aspecto. y por un acto de la libertad. 18. y que la construcción propia es nuestra tarea esencial en la vida. y el n. pero que es la realidad misma de una «obligatoriedad libre» de aceptar esta Revelación para poderse afirmar como humanos abiertos a la plena existencia. donde se trata de las tres reglas del pueblo de Israel para obtener el conocimiento. o si se quiere. existe una aparente paradoja. II. donde se toca la necesidad de la metafísica para este conocimiento. por un acto fundamental de la misma. y lo que es muy importante. es un conocimiento gratuito que debe ser recibido con toda reverencia de Dios providente. que quiera dominar. Es un conoci- miento «orante». 23. La libertad nos lleva a la ver- dad y la verdad nos conduce a la libertad. donde atisbamos la verdad sobre los mismos. situado en lo más profundo de nuestra existencia. señalo en espe- cial el n. Capítulo segundo En el capítulo segundo. no es apto para entender las profundidades de la enfermedad y del dolor y mucho menos de la muerte. Es muy revelador que si queremos obtener un conocimiento de los problemas del dolor y del sufrimiento. 22. 73 . Sólo así se pueden trascender los datos sensibles y llegar al conocimiento metafísico del mal. ésta es la solución al problema humanamente insoluble del sufrimiento y de la muerte. donde se habla del pleno sentido de la propia existencia. Esta es la plena salud. que trata de la Sabiduría como rompimiento de los esquemas habituales del co- nocimiento en Cristo muerto. Credo ut intelligam. 20. captamos la verdad del sentido de nuestra vida en la Revelación amorosa de la muerte y resurrección de Cristo. el n. tenemos que seguir es- te camino. reverente ante el misterio.

23). religiosas. podrá llegar a obtener toda verdad. Aquí es don- de encontramos la frontera entre la razón y la fe. En efecto. Como decíamos. el escándalo. es en nuestros temas donde la razón y la fe sitúan a la vez que su frontera. La filosofía en su conocimiento sobre el dolor y la muerte es capaz de reconocer el incesante tras- cenderse del hombre y. pues se encierra en su propia muerte sin tener ninguna salida de escape. especulativas. lo débil. como coronamiento de la verdad de los valores que conforman la propia vida (nn. la locu- ra. 29). y como dice la encíclica (n. como la solución más profunda. III. Intelligo ut credam. experimentales. abrirse a acoger la predicación de Cristo crucificado. lo que no quita que el ser humano tenga la capacidad de encontrar la verdad (n. son dos las ideas que sobresalen. Una primera es el ansia de todo hombre de llegar a una verdad absoluta y universal que dé respuesta al sentido último de la propia existencia y de la muerte. 28).Teología y medicina Es exactamente en nuestros temas en los que encontramos lo absurdo de la autonomía absoluta del hombre. 24—27). Capítulo tercero En el capítulo III. éste es el escollo en el que puede naufragar la razón. la solución al problema del mal sólo se obtiene por la Sabiduría que pone a la muerte como fuente de vida y de amor. muerto y resucitado. pero no en una mera abstracción de sistema. lo despreciable. la apertura hacia Dios. Es el espacio en el que con toda reverencia se coloca la muerte como fuente de verdad y de amor y se llega a la plenitud de la Verdad máxima para el hombre. La segunda idea es que las diversas formas de verdad. evidentes. lo necio. la apertura hacia el Tras- cendente. esta idea es turbada por actitudes incorrectas causadas por la mala voluntad y por la propia limitación de la razón (n. sino en la irrepetibilidad histórica de la persona del Cristo pascual. De manera que en el centro de todo conocimiento pone lo que es nada. son asequibles 74 . ayudada por la fe. lo plebeyo. el espacio donde encontrarse. pero que si lo sabe superar con este conocimiento res- petuoso y lleno del temor de Dios. reveladas.

32). La solución al problema del sufrimiento y de la muerte. Confianza. del do- lor. es el don de sí mismo que nos da el sentido de todo lo que signi- fica nuestra existencia. 34). Somos hechos verdad en la Verdad del Hijo de Dios. sino que tiene todo el calor infinito de las personas de la Santísima Trinidad mediante el testimonio-regalo de Cristo mismo. y que llega a nuestra razón y a nuestra fe siendo la misma verdad que no se contradice (n. El sentido último de la existencia. La Pascua de Cristo es el regalo de la Verdad personal del mismo Cristo. Afirmamos la verdad por la confianza que nos inspira el testigo que nos la comunica. Cristo. Testificante y Verdad se identifican en la misma per- sona. y no nos contentamos con verdades parciales. donde con la verdad recibimos a la vez el regalo mismo de la persona que nos testifica (n. 35). Es un acto mediante el cual nos incorporamos a la Vida trinitaria por una participación real en esta vida divina mediante el acto por el cual llegamos a la Verdad y nos hacemos. somos hechos hijos de Dios en el Hijo de Dios. es el caso universal de la Tradición. no se pone como algo exterior al que lo 75 . pero las más de las veces. 33). o mejor dicho. Fides et Ratio directamente. Testimonio. es el centro de toda la vida. sino con la verdad absoluta que en último término es la verdad trinitaria hecha testimonio para nosotros en Cristo (n. factuales o científicas. de la enfermedad. La for- ma para llegar a esta verdad absoluta universal revelada es la confianza en la persona que testifica y es a la vez la misma Verdad. Es la persona de Cristo la verdad central de cada uno de los humanos. relacionándose así la razón con la fe de una manera profunda (n. Amor hacia esta persona y acto de aceptación de dicha Verdad son el don del Espíritu que se nos ha dado para poder llamar Padre al Padre de los Cielos. 30-31). del dolor y del mal. del sufrimiento y de la muerte no se nos da en un enunciado meramente doctrinal. sino que es la misma personalidad de Cristo que es la Palabra del Padre que comprendemos por el Amor del Espíritu Santo. es verdad. por el testimo- nio de otra persona distinta del que conoce (nn. El sentido último de la existencia se realiza no por una afirmación simple que haga Cristo y que se distinga de su misma personalidad. que en su amor oblativo hasta la muerte y la muerte de Cruz y de su resurrección gloriosa.

se ha privile- giado a la razón «instrumental» en el conocimiento de la utilidad y del placer (n. Santo Tomás así resolvía el problema propuesto por el pensamiento maniqueo respecto a los dos principios originales. del dolor y de la muerte nos encontramos con 76 . puesto que al tratar del mal. teniendo siempre una actitud crítica (nn. Al ser privación el mal. como se ha dicho antes. no debíamos recurrir a buscar una causa positiva del mismo. Esto no obstante. IV. como hijos adoptivos de Dios. El concepto de la privación y por tanto del no ser. viendo que la fe es razonable y a la vez incomprensible (n. a la vez que el de la muerte y del mal en general. asumiendo el pensamiento filo- sófico y purificándolo (nn. por lo fragmentario de nuestro conocimiento. cerrándose en el mi- to. 48). no cabe duda de que siguiendo el pensamiento de san Anselmo nos encon- tramos dentro del misterio incomprensible del mal. el del bien y el del mal. la razón. del sufrimiento. concluyendo lo absurdo de la asignación de un principio del que procediese el mal. No cabe duda de que en el correr de los tiempos se ha asumido el pensamiento filosófico para poder comprender el problema del dolor y del sufrimiento. ya. al disociarse la razón de la fe (n. pero que la fe no anula la razón sino que la enaltece. sino en la carencia que explicaba su razón de ser. 47). «Las relaciones entre la fe y la razón». 46). al que llegamos racionalmente pero nos detenemos frente a los límites que se imponen. se parte de la expresión racional de la fe de acuerdo a las diversas épocas de la historia del pensamiento (n. sino que se encuentra dentro de nuestra propia constitución de personas. subrayando la experiencia y el sentimiento. debilitándose tanto la fe como la razón: la fe. 43-44). ya que todo lo que conduzca a la verdad viene del Espíritu Santo (nn. 42). fue aducido como algo fundamental para resolver la cuestión de su origen. 39-41). ya por su propia limitación. 36). 45) se llega a la radicalización de la autonomía absoluta de la razón y ésta no llega más a la verdad (n.Teología y medicina busca. Capítulo cuarto En el capítulo cuarto. sin fuerza para llegar a la novedad y la radicalidad del ser (n. 37-38).

como hemos dicho con anterioridad. Después de afirmar la sana auto- nomía de la filosofía se indica que cuando la filosofía no respeta la verdad revelada. escondiendo la enfermedad y la muerte o paliándolas con eufemismos o trivializaciones a los que la sociedad actual re- curre con mucha frecuencia. fundamentos 77 . de laenfermedad. como se hace en el pensamiento actual. El problema de la muerte se ha tocado solamente como expe- riencia bajo el sentimiento. presupuestos. Y también se ve la conse- cuencia: ante la realidad que no se puede borrar simplemente por un acto de lavoluntad. después que se recurrió al absurdo para definirla. como guardián de la Reve- lación. interviene (n. del dolor y de la muerte. Cuando se adopta la razón instrumental y todo se mide por la eficiencia económica y técnica. Capítulo quinto En el capítulo quinto se habla de las «Intervenciones del Magis- terio en cuestiones filosóficas». es lógico que se oscurezcan todos los aportes sobre la comprensión posible del misterio del mal. Fides et Ratio el mismo misterio del hombre y a la vez con el misterio de Dios hecho hombre. conclusiones. entonces. entonces aparecen como inútiles todos los pensamientos que trasciendan el mundo reducido al cual se ha concretado esta razón y se les declare fuera de sentido y ni siquiera se permite que se propongan en cualquier problemá- tica que pretenda tener alguna validez. por otra parte. simplemente se trata de ocultarlo. la razón debe recobrar toda su audacia para dirigir su mirada hacia la radicalidad y novedad de la vida desde la misma muerte. La fe debe recobrar toda su fuerza para presentar una solución válida y universal al problema del sentido último de la existencia con toda su fuerza y parresía. entonces el Magisterio. 49). En todo caso la respuesta que el mundo actual le ha dado es la solución del avestruz. en un pensamiento débil y temeroso de encontrarse con las realidades que lo desafían a cada momento. del sufrimiento. al no poder negarlo. y al experimentar cotidianamente el misterio del mal. Cuando se llega al subjetivismo y a negar la metafísica y la objetividad del ser. V.

50). 61-62). el hombre. 52-54). los contenidos éticos. aun admitiendo un sano pluralismo. cuando se trata de problemas sobre el respeto a la vida. se habla del final de la metafísica. Cuando en estos temas se encuentran asertos o prácticas que adversan este sentido revelado. Hoy se pone en duda la posibilidad de verdades absolutas y universales. Así lo ha hecho la Iglesia el siglo pasado y en nuestros días (nn. lo que se piensa sobre Dios. No es de extrañar. que el Magiste- rio con frecuencia ponga a consideración puntos sobre la atencióna los enfermos terminales. v. se cae en el racio- nalismo o en el fideísmo. o bien le ha dado un sesgo no muy adecuado.. por tanto.gr. tanto en sus inicios como en sus etapas terminales. 60). es obvio que el Magisterio deba intervenir. sonjuzgados de acuerdo a su compatibilidad con la fe. sino que se reconocen susjustos límites frente al misterio de Cristo que es toda la Verdad (n. las terminologías tradicionales (nn. 57-59) y los aportes que hoy hace el Vaticano II (n. La Revelación nos da el sentido último de la existencia es- pecialmente cuando trata de los temas decisivos que venimos considerando del dolor y de la muerte. 51). su libertad. so- bre el transplante de órganos. La marginación sobre las preguntas últimas acerca del hombre en algunos centros docentes y en algunas publicaciones ha a su vez marginado la pastoral de la salud en la mente de algunos pas- tores. Las rectas relaciones entre filosofía y fe las ha desarro- llado magistralmente santo Tomás de Aquino en su teología. No se elimina la mediación filosófica. fijándose sólo 78 . descuidando los principios más profundos de la Sabiduría. sobre la eutanasia. se olvida que es toda la Iglesia la que interpreta la Sagrada Escritura.Teología y medicina de sistemas filosóficos. se olvida la teología especulativa. Algunos teólogos y profesores de teología han hoy descuidado la filosofía minusvalorando el conocimiento racional y metafísico y suprava- lorando el de las ciencias. lo que ahora se vuelve a recomendar. elementos de los mismos. incapacitándose para realizar un verdadero diálogo con la cultura moderna (nn. afectan a la verdad revelada (n. la tradición filosófica. sin que por ello se desconozcan las contribuciones geniales de los modernos teólogos católicos (nn. etc. en el biblicismo. sobre la muerte. 55-56).

73-79). Debemos llegar a su conocimiento argumentativo. cómo se integra la teología con la filosofía en las dos fun- ciones principales de la teología. Respecto a la pastoral de la salud en el auditusfidei. Las aseveraciones de la encíclica nos hacen reflexionar cómo la negación de verdades absolutas y metafísicas nos lleva a una pastoral equivocada en cuestiones tan prácticas como son la conducta que debe realizar el agente de pastoral de la salud frente a los problemas actuales de un hospital católico. la circularidad de la filosofía y la teo- logía. la filosofía cristiana. VI. este conocimiento crítico y universal. debemos señalar lo cuidadoso que debe ser este escuchar lo que la Palabra de Dios dice sobre estos temas básicos del sentido general de la existencia. la práctica sa- cramental. Fides et Ratio en ciertos aspectos sentimentales o bien sociales o psicológicos. Es en especial de notar la necesidad de la bioética que entra en los aspectos de la teología moral. Capítulo sexto En el capítulo sexto la encíclica trata de la «interacción entre teología y filosofía». y cómo se necesita más extensamente en este campo la razón. de los que hemos hablado anteriormente. Primero. la predicación sobre las postrimerías. 79 . en esta materia los enunciados de la Revelación son más genéricos y es la razón la que debe entrar con mayor fuerza. la única verdad. Segundo. sin recalcar con la debida centralidad lo básico de la respuesta única en la muerte y resurrección de Cristo. En este capítulo emergen tres grandes temas. 64-69). ya que como se anota. apto para dar respuesta a los interrogantes más profundos del hombre. la actitud del capellán frente a los enfermos que atiende. cómo se integran ambas al tratar el problema del encuentro entre la fe y las culturas. 69-72). El tercer tema es el de la filosofía con relación a la teología. la filosofía como totalmente separadade lateología. del que habla el Papa. el auditusfidei y el intellectus fidei (nn. Aquí entra también el intellectusfidei para reportamos esta visión sistemática y pro- funda que la teología dogmática nos puede ofrecer sobre los temas concernientes. la filosofía tomada por la teología (nn. la filosofía de los valores (nn. etc.

En esta forma los demás valores de una cultura serán otras tantas explicitaciones que nos podrán ayudar. el segun- do. Una vez más ocurre la necesidad de la razón guiada por la Revelación para tratar los asuntos centrales de la existencia. a expresar con mayor amplitud e inteligencia el misterio pascual aplicado a las necesidades reales que suscitan las preguntas fundamentales sobre la existencia humana. La fragmentariedad del saber actual El primer sector. según su propia riqueza. es el conocimiento fenoménico frente al conocimiento de la verdad objetiva. que hace que el filósofo se libere de la presunción y con humildad adquiera el valor necesario para tratar cuestiones que difícilmente podría resolver sin la ayuda de la Revelación. se destaca que la máxima Verdad y el máximo valor es Cristo (n.Teología y medicina Al hablar de las culturas y sus valores. VII. esto es. Se da una multiplicidad de respuestas a los problemas actuales desde una fragmentariedad del saber. 71) y que una cultura vive por laposibilidad de comunicación de sus propios valores con otros valores. la posibilidad de vida máxima de una cultura es su apertura al valor máximo que es Cristo en la verdad de su muerte y resurrección.. 76). subraya el problema que pudiéramos llamar de la «razón instrumental». el de los errores que hoy afligen a la humanidad.gr. y el tercero. que abarca los nn. v. la razón instrumental ha suplantado a la razón sapiencial en el conocimiento de la verdad. a la verdad como adecuación 80 . después de enunciar las verdades filosóficas contenidas en la Revelación. Podríamos encontrar en este capítulo tres grandes sectores de pensamiento: el primero será el del problema de la fragmentariedad del saber actual. 80-85. se privilegia la razón instrumental que va hacia el cómo hacer las cosas y no el qué sean. También es oportuno notar cuando se habla de la filosofía cristiana su aspecto subjetivo (n. el problema del mal y del sufrimiento. 1. Capítulo séptimo «Exigencias y cometidos actuales».. Por tanto. lo que concierne propiamente a la teología.

Fides et Ratio entre el conocimiento y las cosas en sí. Es también concluyente la dificultad que se experimenta para integrar dentro de esta visión la pastoral sanitaria sacramental. si ya 81 . se preguntará qué deberá hacer además la pastoral misma que no haya estado ya incluido en el mismo. Así se ensayarán muchos caminos. espe- cialmente en el campo de la psicología. para qué llamar al capellán sacerdote mi- nisterial para que administre el sacramento de la penitencia. Se niega el conocimiento metafísico y se permanece en la superficialidad del conocimiento experimental. Desde esta perspectiva es obvio que al hablar de los problemas de la pastoral de la salud no se podrá ir más adelante de una pre- sentación fenoménica del dolor y del sufrimiento y no se llegará al sentido último de los mismos. Se ve todo esto como algo más cercano al ritualismo que a la visión profunda y unificadora del sentido total de la existencia del hombre. Cuando entre por ejemplo el campo del llamado counselling. La pastoral de la salud queda modificada necesariamente y se estilará una serie de comportamientos ocasionales dentro de una perspectiva inme- diatista. sin fijarse en qué sea propiamente esta pastoral sino en cómo llevarla a cabo. có- mo deba de procederse en una casuística que ahora surge de acuerdo a la situación moderna de la salud y que tiene como prin- cipal soporte el diálogo entre las ciencias fisiológicas de la medicina y las ciencias psicológicas. La razón instrumental entra como respuesta pastoral: cómo deban hacerse las cosas y no qué sea la pastoral de la salud. Cuando se encuentra en el terreno del análisis lin- güístico. se queda en la estructura de la lengua y en el sentido de significados mediatos sin llegar al significado último de la verdad expresada o significada en último término por el mismo lenguaje. incluso se llega a preguntarse cuando se tienen equipos laicos que hacen las veces del capellán. puesto que no se ve en lo profundo la conexión que pueda existir entre el sacramento y la enfermedad y en especial su unión con la muerte. Así se estudian los problemas en la medicina sin llegar a comprender al hombreen su unidad misma. fuera de una visión antropológica que lo unifique.

en nuestro campo sanitario. el historicismo. el nihilismo y lapostmodemidad. Se trata de una explicitación del relativismo que se ha exami- nado anteriormente y que explícita ciertas tendencias que se pueden observar y que hay que evitar en lo que respecta a la pas- toral de la salud. le ha abierto su corazón y ahora todo parece quedar solamente entre Dios y este enfermo. 2. a saber: el eclecticismo. de las verdades absolutas y universales de Dios. ¿No será ya superfluo añadir una confesión que no aparece sino como una mera formalidad fuera del nuevo contexto científico en el que se lleva a cabo la pastoral actual? Aquí la encíclica insiste en llegar a la verdad misma del sentido total de la existencia. la encíclica nos habla de seis errores que han afectado especialmente al pensamiento actual. pero que nunca podrán ser suplidos o suplantados por ellas o por las prácticas mencionadas. en el pragmatismo se dan opciones sin recurrir a valores. que en nuestro caso concreto se hace eficacia práctica en los sacramentos que se administran.Teologia y medicina el paciente se ha confiado plenamente al laico. En el eclecticismo se aceptan afirmaciones fuera de su sistema. 82 . y a los cuales se puede prestar una ayuda va- lidísima desde el diálogo entre las ciencias médicas fisiológicas y psicológicas. el cientificismo. Los errores En el segundo sector. y por tanto a la solución de los problemas que nos ocupan. de su dignidad y libertad y de su redención sólo en Cristo y en su Iglesia convocada y reunida por el Espíritu Santo. contexto y juicio. en los nn. y en la postmodemidad se asumen posiciones nihilistas. cuya expresión se realiza en el mensaje de Cristo muerto y resucitado. religioso o no. en el historicismo la verdad es cambiante de acuerdo a su adecuación a una época determinada de la historia que de por sí va pasando. del hombre como imagen de Dios. guiándose muchas veces sólo por la opinión de las mayorías. y al sentido. el pragma- tismo. en el nihilismo se renuncia a llegar a verdades ob- jetivas. 86-91.

lo esencial a la misma debe permanecer. pero en nada se debe de ahí sacar alguna conclusión para debilitar la conciencia de su necesidad y la obli- gación de su administración. vgr. o bien ya se han dejado. En el historicismo nos encontramos frente al problema de la Tradición. hay que evitar asumir cualquier afirmación de las ciencias psicológicas y aplicarla sin más. Si una acción de pastoral de la salud era buena antes. Hay afirmaciones que pueden aparecer muy brillantes. Así. que si bien en un momento dado fueron buenas. decíamos. especialmente dentro del mundo del psicoanálisis. es evidente que no puede pasar de moda. cuál es su contexto y qué juicio nos merece. Los ejemplos pueden abundaren otros campos. no tiene por qué no serlo ahora. la forma cómo llevarla a cabo sí tiene que cambiar. Fides et Ratio En efecto. En este campo hemos de distinguir entre los valores en sí y sus acomodos a las épocas que van pasando. sin ver de qué sistema ha sido tomada. Los valores siguen adelante en cualquier época y sería algo que iría contra el principio de contradicción el pensarlos ahora nugatorios. En el cientificismo. pero sin consis- tencia. Volvemos a referir- nos a la pastoral sacramentaría donde los ejemplos no faltan. Pensemos en la Unción de los enfermos y su solemnidad en su administración. si bien es verdad. pues se dice que pertenecen a épocas pasadas. y ser falso lo que antes era verdadero. ya que se entra al campo de lo irracional e imaginario. tiene un valor emotivo. etc. El sentido pastoral nos puede decir cómo hay que administrarla hoy. pero obedecen a principios sistemáticos de tipo positivista. Se dice así que hablar del sentido de la vida. muchas prácticas pasadas de la pastoral de la salud. 83 . con relación al eclecticismo en el campo de la pas- toral de la salud. que vician o al menos limitan la verdad de sus enunciados. amenazan dejarse de lado. y distinguir especialmente los valores de los errores que históricamente se pudieron presentar en su aplicación práctica. la única verdad aceptable es la experimentable en el campo científico. de la muerte y del dolor es algo que se sitúa en el campo de la emoción. en el sociológico al hablar del derecho a la salud. especialmente por lo que se refiere al campo de la pastoral sa- cramentaría. en laactualidad han perdido su valor.

y se ha aceptado. Este pragmatismo en el campo médico lleva fácilmente a la eutanasia.Teología y medicina Actualmente muchos. mentales y sociales del hombre. sin tener en cuenta ninguna clase de valores. que impele a conservar la vida como un don divino. por supuesto que sin el encarnizamiento terapéutico. técnico. no dependiendo de si lo necesite o no. según la opinión de las mayorías. pero sí usando todos los medios adecuadamente proporcionados para mantener al enfer- mo en la vida. Es tarea de esta pastoral el luchar contra el pensamiento cientifícista y colocar la verdadera espiritualidad cristiana de la muerte y resurrección de Cristo como el sentido unificante de los aspectos físicos. En el pragmatismo corren la medicina y sus profesionales el riesgo de tomar opciones muy importantes. laboral— del paciente una vez curado. Se administra o no tal o cual medicamento al enfermo. 84 . han aceptado como integrante de la descripción de la salud el elemento espiritual. pues da lugar al horizonte del sentido total de la existencia. pero en especial respecto a la vida y la muerte. psíquicos. En las sociedades modernas. a la luz de la encíclica podemos concluir cómo es necesario compor- tarse en estos campos a la luz de los criterios objetivos y metafísicos de la dignidad misma de la persona humana. La aceptación de la espiritualidad en el campo de la salud en el pensamiento actual abre un ámbito muy vasto a la pastoral. como bien se prevé. sino como algo que da unificación y armonía a los aspectos físicos. no precisamente como algo irracional e imaginario. y así del sufrimiento. científico. aun fuera de la Iglesia. En este punto se ha avanzado contra el cientificismo y se ha logrado colocar el punto de la salud más allá de su reducción positivista. sino de cuál sea su costo y cuál la esperanza de rendimiento posterior— económico. imagen de Dios. fácilmente se pone como criterio de curación y de suministro de medicamentos. Una vez más. de la muerte y del dolor. en especial frentea la globalización de la medicina dentro del campo económico. mentales y sociales del hombre. sino más bien la eficacia económica y productiva. como son todas las de la salud de una persona determinada. para construir realmente su salud. psíquicos. el binomio costo-eficacia.

Termina la encíclica llamando a los teólogos y filósofos. quien se compara aquí con la filosofía en sus relaciones con la fe: así como la humanidad en María no fue destruida sino sublimada al máximo en la Encamación del Verbo. de la filosofía como espejo de la cultura. final de la encíclica. La teología En el tercer sector del capítulo. trascendente. de Cristo muerto y resucitado. Fides et Ratio Respecto al nihilismo que se apodera de muchos sectores de la vida moderna. de la apertura cultural en este campo venciendo los problemas del historicismo y del pragmatismo. 85 . Se trata de la teología dogmática con sus conceptos objetivos. de la razón que le da originalidad y apertura a la presentación del mensaje de fe. sin tocar la verdad absoluta de Dios Uno y Trino. cualquiera de las posiciones antes mencionadas lleva a la pastoral de la salud a callejones sin salida dentro de los cuales nada hay que hacer. del kerygma y de la catequesis. donde la fe se vale de la filosofía para adecuar el mensaje a la vida. que comprende los nn. de lateología moral. como ausencia de criterio de vida. y del Espíritu que congrega a la Iglesia. Cuando en la llamada postmoder- nidad se presenta el nihilismo como criterio de vida. de la fe que estimula y critica a la razón. y de la filosofía cristiana como lugar de diálogo con los no creyentes. en especial de la teología positiva y sus problemas frente a un análisis lingüístico que no llegue a la verdad sino sólo a cómo sea el lenguaje. y diciendo cómo sistemas filosóficos inmanentes han engañado al hombre prometiéndole una autonomía absoluta que no es posible alcanzar sin destruirse. al rechazar simplemente cualquier verdad objetiva se cae en el pleno relativismo. y las consecuencias para la pastoral de la salud son las que hemos visto en los puntos anteriores y que no hay ya necesidad de repetir. a los profesores de teología y filosofía a ahondar en la verdad objetiva y universal. 3. Corona la encíclica una hermosa referencia a la Santísima Virgen. que superando los errores del relativismo aplica el bien universal y objetivo a los casos particulares. se habla sobre la teología y su renovación. así la filosofía. 92-108. o más bien. universales aunque perfectibles.

En la teología podemos constatar cómo los misterios se entre- lazan y nos dan una comprensión cada vez mayor al compararse mutuamente y en especial con el último fin del hombre. que la estimule a corregir principios aparentemente verdaderos pero que en realidad no son así. con el Espíritu y la Iglesia. En todos estos puntos de la teología. En el campo sanitario se abren ahora muchos espacios que antes no se conocían en el ramo de la biogenètica. El misterio de la vida. y paso a paso podremos ir avanzando en la presentación de una pastoral de la salud que responda cada vez más a los interrogantes profundos e inquietantes del hombre actual. etc. 86 . Así llegaremos de los simples enunciados a la verdad absoluta y universal que la Revelación nos ofrece. o bien. con el misterio pascual. el misterio de la muerte. la fe estimulará a la razón a investigar nuevos horizontes y a damos nuevas respuestas. sino que tendrán la originalidad y la apertura de una verdad que se descubre siempre más ampliamente. en el de los derechos humanos. ten- drán su mayor comprensión cuando se comparen con los misterios básicos de la fe cristiana que aquí se enuncian: con Dios Uno y Trino. De esta manera. En todos ellos necesitamos de la teología moral para que sea ella la que nos ayude a responder a los retos que actualmente se nos presentan. en el campo de la sociología. en el campo de la economía. en el de la tana- tologia. De esta manera. nuestras respuestas en los campos actuales no serán solamente la repetición cansada de fórmulas antiguas.Teología y medicina al ser asumida por la fe. en nuestro cometido deberá estar presente siempre la filosofía para poder adecuar el mensaje de la fe a la vida cotidiana y exponerlo como kerygma y catequesis de la vi- da y de su sentido último. no será destruida sino sublimada a su má- xima potencialidad. del sufrimiento y del dolor. las mismas que brotando de la razón podrán ser criticadas de acuerdo a la propia virtualidad de la razón de manera que no nos lleven a conclusiones que contradigan los mismos postulados desde los que ha avanzado la razón.

que no se abra al Trascendente. Al ser conducida por la fe. la pastoral de la salud. Una percepción de la salud y de la enfermedad que se encierra en sí misma en una concepción mecanicista no es otra cosa que el absurdo de una muerte encerrada dentro de sí: la destrucción por la destrucción. Ella en su virginidad fecunda nos abre la mente para comprender cómo de la nada vital. Fides et Ratio Una auténtica filosofía de la salud será el espejo del deseo uni- versal de salud de nuestra sociedad actual. 87 . el Espí- ritu hace surgir la Vida en la carne del Verbo de Dios. esta filosofía de inspiración cristiana se presta para realizar el diálogo en el cam- po de la salud y del sufrimiento aun con los no creyentes y abre el paso a horizontes más amplios en el dominio de la fe. Terminamos este modesto comentario con las hermosas palabras con las que concluye la encíclica: «philosophari in María». Es un engaño toda filosofía. todo modo de pensar sobre la salud y la enfermedad. cuya verdad suma no sea otra que la de Cristo muerto y resucitado. Se reflejará en sus fundamentos que se formulan en este género de filosofía. Nuestra cultura es una cultura de salud. Sea Ella nuestra guía para comprender más hondamente la pastoral de la vida. En el campo de la salud invocamos a la Santísima Virgen como Salas infirmorum. Ella es la salud de los enfermos porque nos da la salud plena al entregamos a su Hijo.

.

Tratamos ahora de comentarlo desde nuestro ángulo particular. en los que después de la introducción se habla. 89 . la co- munión y la solidaridad. Hemos escogido uno de los Sínodos preparatorios al Gran Jubileo para ver en él cómo la pastoral de la salud se encuentra también presente en la magna preparación del inicio del tercer milenio a partir de la Encamación del Verbo. La exhortación apostólica Ecclesia in America es un docu- mento que consta de 6 capítulos con 136 números en total. camino para la conversión. para la comunión y para la solidaridad. en el hoy de América. Capítulo 6 Ecclesia in America La pastoral de la salud en la exhortación apos- tólica Ecclesia in America El 22 de enero del año 1999 el Santo Padre ha firmado y entregado a los obispos y a todo el Pueblo de Dios que peregrina en el continente americano la exhortación apostólica Ecclesia in America. del encuentro con Jesucristo vivo. donde nos describe en concreto cómo debe ser allí el encuentro con Jesucristo vivo. esto es. de la nueva evangelización. y de la misión de la Iglesia hoy en América. como camino de conversión. como ya habíamos mencionado.

en la que Jesucristo nos dice que estuvo enfermo y que lo visitamos o no al hacerlo o descuidarlo con el menor de nuestros hermanos. 18. uno de los principales puntos que interesan a la sociedad en el presente es el problema de la salud. Se encuentra a Jesucristo vivo en la atención a los ancianos. Este encuentro se dará en general con todo el mundo de la salud que es tan extenso en este continente.Teología y medicina Dentro del conjunto de los importantes temas que trata. a saber: el encuentro con Jesu- cristo en el enfermo. Allí se expresa la conciencia de una solidaridad concreta entre las comunidades del continente y del mundo. como en la del Sur. seleccionamos cuatro puntos. donde se habla en concreto de cómo nos encon- tramos con Jesucristo vivo en América se puntualiza que este encuentro se hace también al encontrarse con el enfermo. 90 . a los enfermos. Es algo que se exige por la mismajusticia social y es en el cuidado de la salud donde encontramos uno de los lugares privilegiados para encontramos con Jesucristo vivo. en los dispensarios. Tenemos en América 42. como en la del Centro y en las Antillas.39. la solidaridad en la pastoral de la salud y el problema de la toxicodependencia. en los asilos.245 centros de salud católicos recensio- nados como tales. I. Son muchas las oportunidades que se presentan para este encuentro con Jesucristo vivo. El tema del encuentro con Jesucristo en el enfermo es muy co- nocido a la luz de Mt 25. no sólo en los centros hospitalarios católicos. tanto en América del Norte. La salud ha pasado en muchos países a ser una de las preocupaciones más importantes del sector público. Encuentro con Jesucristo en el enfermo En el n.43-45 en la narración del juicio final. manifestando la fra- ternidad de los cristianos. en los hospitales. sino también en los demás y con todos los enfermos que se encuentran en sus domicilios. Bajo diversas perspectivas.36. la conversión a la santidad en la pastoral de la salud.

dice que ser santo no es otra cosa que prolongar el amor de Cristo en la historia. entre otras. si Cristo se encuentra en el enfermo. entonces. des- de los inicios de la evangelización del continente. la exhortación apostólica Ecclesia in America.14). La santidad consiste en la unión que el Espíritu Santo hace del hombre con el Padre a través de Cristo. El Espíritu Santo lo une a Cristo y lo hace progresar en santidad. La conversión a la santidad en la pastoral de la salud La santidad consiste en el encuentro con Jesucristo vivo. 48 de acompañar al ni- ño en su encuentro con Cristo. II. espe- cialmente en la atención a los enfermos. entre otros. Solidaridad eclesial en la pastoral de la salud Para favorecer la comunión con Cristo y con todas las perso- nas del continente habla el Papa en el n. al unirse el cristiano con los enfermos al prodigarse a ellos.245 centros de salud católicos son la prueba de que América entera hoy se está preocupando de encontrar a Jesucristo vivo en el mundo de la salud. 91 . Dice que agradece la labor.. Por eso al tratar el tema de la conversión. en el n. Ecclesia in America Los 42. III.. entre las diversas formas con las que nos describe cómo sea la santidad. Por eso muchos santos han elegido el cami- no de la pastoral de la salud y lo han hecho el carisma especial de órdenes religiosas que han fundado.» (Mt 19. de los profesionales de la salud que sirven a la familia y a los niños con la misma actitud de Jesucristo que dijo: «Dejad que los niños vengan a mí. Se refiere también a la condición dolorosa de muchos niños en América. Este encuentro se hace hoy cada vez más intenso y en la exhortación se menciona para no dejar de subrayar algo que está en el mismo corazón de la Iglesia y que es patrimonio de la Iglesia en América desde hace tantos siglos. 30. como san Juan de Dios y san Camilo de Lelis. la que incluye la falta de un conveniente cuidado de su salud.

pero si todo se finaliza en el lucro. Así dice la exhortación en su n. inde- pendientemente de su capacidad productiva. actuando con una conciencia bien formada según la doctri- na católica. El Papa denuncia este modo de pensar y nos invita a luchar contra el mismo. La persona tiene un valor invio- lable que radica en su propia dignidad como persona humana. llegamos a estos extremos de la eutanasia y del suicidio. la Iglesia se ha distinguido por la atención que en la historia de la evangelización en América ha brindado a los enfermos. el anciano. Dentro de una sociedad eficientista en la que todo se mide según el binomio costo-eficacia. lo que no quita su intervención directa incluso cuando ya la seguridad social se ha ya extendido también a estos sectores más necesitados. ya no son productivos y se tiende a eliminarlos. 63: afirma el Papa que piensa en los ancianos y enfermos incurables. especialmente a los indígenas. y en su papel subsidiario continúe su práctica multi- secular. Son famosos los hospi- tales para indígenas que en todas partes fundó. tantas veces condenada por el Magisterio. La globalización de la economía en el campo de la salud puede tener buenos resulta- dos. Ahora la exhor- tación en su n. hoy eufemísticamente considerado como «muerte asistida». Posteriormente la exhortación toca el tema de los indígenas y de los americanos de origen africano. Como habíamos ya mencionado. y desde ella combatir la cultura de la muerte en una sociedad dominada por los poderosos. objeto a veces de la eutana. Esta es la lógica de la cultura de la muerte. En algunos países de América la asistencia social estatal no ha llegado todavía a estos sectores y es urgente que la Iglesia no los abandone. su experiencia le dictará nuevos caminos que 92 . 64 recomienda atender las necesidades sanitarias de los pueblos indígenas y de los americanos dp origen africano.Teología y medicina Es dentro de la solidaridad que hay que alcanzar la santidad en el cuidado a los enfermos. dice que aprecia todo lo que se hace por defender al enfermo incurable. el enfermo incurable.sia. Hace un llamado a los católicos que trabajan en el campo m édico- sanitario para que defiendan las vidas que corren más peligro.

dice que es el desafío más apremiante. a la ausencia de principios morales. 24. No cabe duda de que el problema de la droga es de mucha significación en América y no podía quedar fuera del tratamiento que la exhortación da a la serie de dificultades que se encuentran en el continente y que adversan a la nueva evangelización y rom- 93 ... que pone enjuego el prestigio internacional de los países. Al hablar de la solidaridad en el n. Dice que entre estos pecados se debe recordar el comercio de drogas. al hablar del encuentro con Jesucristo considera los obstáculos para el mismo. La exhortación no olvida este punto y hace al- gunas menciones al respecto. En el n.. y adversa a la pro- moción de la solidaridad y de la paz. toca nuevamente el problema de las drogas y habla de colaborar en su supresión. pone el abuso de la sustancias estupefacientes como uno de los pecados que claman al cielo. a la pérdida del sentido de Dios. dice que sin una referencia moral se cae en un afán ilimitado de riqueza y de poder que ofusca toda visión evangélica de la realidad social. y entre ellos cataloga el comercio y el consumo de la droga. Ecclesia in America basándose en los pasados puedan ser lo suficientemente crea- tivos para responder a las nuevas necesidades. refiriéndose también a la solidaridad en el n. afirma que se debe este pecado a profundas crisis.. Nuevamente insiste en que para combatir el problema de la droga es necesario dar un auténtico sentido a la vida. IV. el lavado de las ganancias ilícitas... La toxicodependencia Otro punto ligado a la pastoral de la salud es el problema de la toxicodependencia. Más adelante. No deja de contemplar el problema que se encuentra en su producción de parte de campesinos pobres que la han visto como un medio para salir de su pobreza y anima a ayudarlos para que puedan sembrar otros cultivos lícitos que Ies faciliten modos honestos de vivir. 56.. 61..

en L 'Osservatore Romano. represión y acompañamiento.Teología y medicina pen la solidaridad. seguirá habiendo oferta con todos los problemas de la producción y el tráfico ilícito de la misma. sin los cuales es imposible combatir el abu- so de la droga. cuando no imposible. pág. 7 (1998). 28 (1998). en L 'Osservatore Romano. Para todos urge que se avi- zore el problema en sus propias raíces que es la demanda de la misma. y ha pedido a los diversos gobier- nos que actúen con firmeza para hacer desaparecer esta plaga. edición en lengua española. n. demanda que no se llevará a cabo si hay una formación adecuada y en especial si existen los valores cristianos adecuados que dan el auténtico sentido de la vida y evitan las huidas carac- terísticas que significa la toxicodependencia. pero ya no se puede dividir América entre países productores y países consumidores de droga. En la prevención viene toda la formación necesaria que debe impartirse a la sociedad al respecto. en especial a las nuevas gene- raciones. 20 -22 . será muy difícil. la oferta termina.. 24. ya en otras partes el Papa ha conde- nado duramente el nefasto tráfico de la droga. donde se debe insistir en que cada quien tenga hondamente asentados los principios cristianos básicos que le otorgan el sentido de la vida: los valores. La doctrina pontificia al respecto ya ha insis- tido en otras ocasiones1 en los tres pasos fundamentales frente al abuso de las sustancias psicotrópicas y todas sus consecuencias. n. ver id. pero en cuanto siga habiendo demanda. Todos a la vez son productores y consumidores. Respecto a la represión . para el remedio del problema de la droga. poder frenar este tráfico maldito. debemos admitir que mientras siga la demanda. 94 . En especial. a saber: prevención. Si no hay demanda de droga.. Sin embargo. «Lucha contra el tráfico ilícito de la droga». ha llamado a quienes lo hacen «traficantes de muerte». Ver LOZANO Barragán J. «Posición ética y moral de la Santa Sede con relación a la droga». págs. 1. especialmente ante la aparición de la droga sintética. Hay acentos en la oferta y en la demanda. edición en lengua española.

Ecclesia in America En el acompañamiento a los drogadictos el Papa en otras ocasiones nos ha hablado del amor que da el sentido responsable de la vida como una vocación y con el que hay que acompañar al drogadicto para que pueda salir del estado en que se encuentra. 95 . camino para la conversión. Este tema constituirá uno de los capítulos finales que expondremos bajo la sección de «enfermedades emergentes». y estamos trabajando en la elaboración de un manual que pueda servir tanto para la pre- vención como para el acompañamiento de quienes se encuentran bajo este flagelo. diciendo que nos congratulamos de que en esta exhortación se subraye la pastoral de la salud como encuentro con Jesucristo vivo. la comunión y la solidaridad en América: esto es. la atención al enfermo como en- cuentro con Jesucristo. pues. como conversión y solidaridad. Ojalá que esta ubicación de la pastoral de la salud en América nos sirva para darle un mayor ímpetu y ayude a los profesionales de la salud a ensanchar sus campos de trabajo des- de una perspectiva auténticamente cristiana. como camino de santidad. En este Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud nos hemos empeñado en ayudar a los diversos agentes de pastoral especialmen- te en la prevención y en el acompañamiento. y la droga como obstáculo que impide llegar a esta solidaridad. Concluimos.

.

Se trata de un documento de 15 números. Su Santidad el Papa Juan Pablo II dirige a todo el mundo un mensaje. Cada año el Santo Padre acostumbra enviar a todo el mundo una comunicación simi- lar. Mensaje para la VII Jornada Mundial del Enfermo. año del Gran Jubileo. donde expone de una manera sintéti- ca la posición de la Iglesia acerca de temas tan importantes como la salud y el dolor humano. Me parece así de especial importancia relevar este documento para el año 2000 y a continuación subrayar algunas de sus principales ideas seguidas de un pequeño comentario.1 Son temas que ya hemos tratado al inicio de este libro. 6. Capítulo 7 Mensaje del 2000 Jornada Mundial del Enfermo del año 2000 Para la Jornada Mundial del Enfermo del año 2000. fechado el 6 de agosto de 1999. destacamos la singularidad de este mensaje que 1. JUAN PABLO II. 97 . fiesta de la Transfiguración del Señor.VIII. pero que en esta actualización que el Papa ha- ce de los mismos adquieren todavía mayor claridad.1999. Sin embargo.

valorizar la potencialidad de la persona con medicamentos y tecno- logías. ¿qué lugar debe ocupar el día de hoy en el campo de la medicina? En el número 2 el Papa se refiere ahora a la otra cara de la moneda. que la ampliación del río del dolor humano sea causada por 98 . Al mismo tiempo. y afirma que hay muchas preguntas que se plantean en este mundo de la salud. contaminación ecológica. En el capítulo anterior vimos un documento de preparación del Año Jubilar. promover los derechos del enfermo. Es una posición real y empieza encon- trando los grandes valores que hay.Teología y medicina ahora comentamos. Estas preguntas son otros tantos retos para que la Iglesia defina su pre- sencia en este campo y los responda de una manera adecuada. Habrá problemas. Se admira de los progresos que hasta el día de hoy ha hecho la medicina. Podemos decir que el Papa comienza con un planteamiento positivo. los puntos negativos que hay en la actualidad en el mundo de la salud. eutanasia. prolongar lavida y mejorar su calidad. pero hay grandes realizaciones que hay que dejar asentadas. criminalidad. y dice que se ha ampliado el río del dolor humano y que esta ampliación es causada por el mismo hombre. drogas. sus grandes conquistas en el ámbito de la salud como aliviar el sufrimiento. el Papa habla de volver a tratar la reali- dad de la enfermedad y del enfermo a la luz del misterio de la Eucaristía. En el primer número. ya colectivamente por los Estados. ya en singular. evolucionar el campo de la enfermería y el aumento del voluntariado.juzga el Papa que no se trata solamente de un progreso que se contempla. de los que tratará a continuación. En primer lugar. ahora estudiamos uno relativo a su propia celebración. Llaman la atención dos puntos en lo que dice el Papa. Esta ampliación reviste los siguientes rostros: guerras. SIDA. sino que presenta interrogantes: ¿qué tiene que ver la Iglesia con este progreso?. La posición de la Iglesia frente al campo actual de la salud y de la medicina no es una posición pesimista. ¿cuáles son los retos que le presenta?. ignorancia del sentido salvífico del dolor y el consuelo de la esperanza escatológica.

353. además de órdenes y congregaciones religiosas de varones que se dedican específicamente a ello. entre los que descuellan los minis- tros de los enfermos de san Camilo de Lelis y losjuaninos de san Juan de Dios. Lo que significa que para reducir este río del dolor. Ya este tema lo tratamos al principio. Annuarium Statisticum Ecclesiae. Hay más de 300. no es originariamente al mal físico o al remedio físico al que hay que recurrir. 99 . De ello hablará el Papa más adelante en este mis- mo documento. a que el hombre mismo no siga haciendo elecciones que perjudiquen al hombre. Secretaria Status. pág. como por las colectividades. según el carisma de sus fundadores. tanto por hombres en singular. incluso dentro de las desigualdades sociales que se dan en el mundo y las contradicciones en el ámbito de la salud.283. Librería Editrice Vaticana.2 para damos cuenta de que la afirmación del Papa está más que fundamentada. Rationarum Generale Ecclesiae. Esta ampliación es fruto de malas elecciones del mismo hombre. Mensaje del 2000 el misrrjo hombre. En el número 4 el Papa atiende a las desigualdades que se encuentran en el mundo a propósito de la atención sanitaria. ha acompañado a la humanidad en su lucha contra el dolor y sigue acompañándola a través de grandes figuras que han destacado en este ramo en el curso de dos milenios. 1997. Cons- 2. El mal radica en el corazón humano y se traduce en el dolor del mundo. y realmente el dolor tiene su expresión y su causa también en esta ignorancia. El siguiente punto es cómo en la línea de las guerras y demás males se encuentra la ignorancia del sentido cristiano del dolor.000 religiosas que se de- dican a la pastoral de la salud. y de innumerables perso- nas que hasta el heroísmo se han empeñado en este servicio. En el número 3 dice el Papa cómo la Iglesia está atenta a los problemas de la salud. Ciudad del Vaticano. en el segundo capítulo de este 1ibro. sino al remedio moral. Baste recordar que el número actual de instituciones de la Iglesia católica que se dedican a la pastoral de la salud en el mundo suman 114.

ya que el hambre es problema de la mala repartición de la riqueza en el mundo. Llaman la atención dos conceptos en lo anterior. el aborto. La salud se valora como lo máximo llegando a ser todo un culto del cuerpo en una búsqueda hedonísti- ca de la eficiencia física que se viene a confundir con la misma vida que se toma como un bien de consumo. Número 5. sino que es causado por el hombre. así como lo dicho también a propósito de las guerras. Constata también la existencia del hambre y la mal nutrición. laeutanasia. que son causadas por la mala voluntad de hombres y Estados. tan útiles en el sen- tido auténtico de la vida.Teología y medicina tata que hay países enteros carentes de los más elementales cuida- dos mientras que en otros países se desperdicia la medicina. como son los minusválidos. aun la más costosa y las tecnologías más avanzadas. los ancianos y los enfermos terminales. Luego. a las que se añaden las que enumera en el siguiente número. cómo 100 . mani- pulaciones de elementos biológicos que se oponen antitéticamente a los intereses de un auténtico desarrollo. El primero es cómo las conquistas fundamentales genéticas. Cómo éstas se perviertan totalmente. encuentra en las guerras otra de las causas de los trastornos físicos. La pobreza es otra de las grandes causas del dolor humano. El progreso económico. De nuevo aparece que no es neutro este dolor. mediante selecciones genéticas inadmisibles. favoreciendo la contra- cepción. Hay una contradicción entre la lógi- ca del bienestar y la lógica de los valores éticos de la dignidad del ser humano. de manera que se vie- nen realizando nuevas marginaciones para aquellos que no tienen ya esta eficiencia física. quien promueve la enfermedad. de los traumas físicos y psicológicos y de la muerte misma. pero que ahora se están dedicando a destruir la vida que nace. se vuelvan antitéticamente enemigas de la misma vida. Hay una serie de conquistas genéticas fundamentales. El Papa cataloga como sombras en el campo sanitario estas causas. Ve cómo el mismo hombre promueve así la enfermedad. científico y técnico no va acompañado por el auténtico progreso que se centra en la dignidad de la persona humana. causa de tantas enfer- medades.

La lógica de la técnica por la técnica es la posibilidad como tal. El Papa suele dirigir sus mensajes para todo el mundo. que se cultiva y considera en la óptica del bien integral y espiritual de la persona. Ahora nos exhorta a dejar de seguir la cultura de la muerte de la que ha hablado antes. se vuelve altamente letal y mata. entonces ésta también es un don de Dios. y como la salud es un atributo positivo de la vida. sino 101 . Esta posibilidad en el ramo de la vida es la mera eficiencia fisica. Como este Año Jubilar está dedicado a la Eucaristía. pensando en la vida como eficiencia física y por tanto descartando a aquellos que no tengan ya esta eficiencia. Número 6. empieza el Papa a diseñarlo desde el siguiente número. Dice que desde el misterio de la Encamación aparece con claridad que la vida es un don de Dios. en cambio la lógica de la ética es la finalidad. esto es convertimos y hacer que los elementos de la tecnología. a pesar de las voces de quienes la tachen como represora del progreso porque se oponga simplemente a que se desarrollen toda clase de posibilidades sin atender a la dignidad fundamental de la persona humana. Cuando la finalidad no es ya el bien de la persona humana. y por otra parte se llega a la misma muerte. sin un fin determinado por el mismo bien de la dignidad de la persona humana. Mensaje del 2000 la vida se está tomando como eficiencia física. Cómo responder a estos retos. especialmente ahora con ocasión del Gran Jubileo del 2000. Los cristianos deben recabar en la memoria las faltas cometidas en este campo para convertirse. entonces se opera en la técnica por la mera posibilidad. Se ve con claridad a qué clase de retos deba enfrentarse la Iglesia con el desarrollo de la biogenètica en este campo y cómo deba ser la defensora de la vida. el Papa recuerda cómo la Eucaristía es la auténtica fuente de vida y así de salud. La salud es un bien que busca la persona para sí y para su prójimo. De nuevo se ve lo contradictorio de esta posición secularizada. de la biotecnología no vayan más a contradecir su propia naturaleza antitéticamente. y así se ve cómo la posibilidad o las posi- bilidades erráticas. y por un lado se llega a su pretendida máxima valoración haciendo de la consecución y mantenimiento de la salud todo un culto. pero en especial para los cristianos. Pero es un bien «penúl- timo» en la jerarquía de valores.

La cultura actual es una cultura tantas veces domi- nada por la cultura de la muerte. de buena noticia. en seguida nos habla el Papa del dolor. como una armonía total del hombre que engloba la óptica del bien integral y espiritual de la persona humana. tan íntimamente unido con la vida que tantas veces se confunde con la misma vida. es capaz de vencer al secularismo y dar un testimonio evangélico auténtico. Es muy clara la alusión que el Papa hace a la Eucaristía. de que el dolor no es absurdo. Llama en especial la atención en este número la actitud del enfermo. En esta forma. ya ha hablado anteriormente del culto a la salud. La idea de que la vida es un don ya la ha desarrollado con fuerza en varias ocasiones. al celebrar la Eucaristía unimos la partecita de nuestro dolor con el dolor de Cristo y así lle- gamos al gozo de la resurrección. sin embargo. la presentará el Papa. En la Eucaristía nos encontramos con el dolor de Cristo y nos unimos con él. al terminar este documento. Es. lo más ajeno a la felicidad es el dolor.Teología y medicina que se dirijan al bien de lapersona humana según su propia dignidad. El enfermo cristiano. en su «felicidad doliente». Como exponíamos en el capítulo segundo de este libro. un atributo positivo de la vida. que lejos de ser una actitud pasiva se convierte en una actitud totalmente activa y de una impor- tancia señera. La salud así vista no va a estar reñida con el dolor. el enfermo cristiano evangeliza la cultura actual. al menos si la salud se toma. esto es. como después. y se comprende por qué ésta sea entendida como «medi- cina o fármaco de inmortalidad». en especial en la encíclica Evangelium Vitae. Es el tema que desarrollamos al comentar los puntos centrales de la carta apostóli- ca Salvifici Doloris. Aquí lo original es que habla de la salud como un atributo positivo de la vida. para la mentalidad secularizada. de que la enfermedad no es la derrota del 102 . Con el dolor el enfermo participa del dolor de Cristo que en la redención es el tesoro infinito que nos da la purificación y la salvación y hace que la misma enfermedad se convierta en fuente de gozo y salvación. Se trata de no endiosar a la salud como si fiiera el valor máximo. Número 7. y el que hable de la salud no como un bien último sino penúltimo en lajerarquía de valores. el dolor es fuente de gozo en la resurrección de Cristo.

Dice el Papa que los agentes de la salud. La vida es un don de Dios. Continúa diciendo el Papa cómo contra la indiferen- cia frente al enfermo se debe auspiciar laactitud del buen samaritano que se aproxima al enfermo. hay que saber reinsertar al enfermo en la sociedad. que lo considera como auténtico próji- mo. Además. dolor que es victorioso desde su resurrección gloriosa. también es este don que ahora se comunica al mundo a través de los profesionales de la salud. donde veremos cómojunto con la catedral del obispo se encontraba siem- pre su hospital. De ello habla el Papa en el siguiente número. Así lo ha entendido la Tradición de la Iglesia. Mensaje del 2000 hombre. Urge una revisión de la catequesis en este sentido. Es algo que debe enseñarse en los centros educativos. y la salud. como notaremos cuando hablemos de los hospitales católicos. sino la fuente de la vida en su incorporación al dolor de Cristo en la Cruz. no meramente con palabras. Y así también evangelizan los profesionales de la salud que saben dar este testi- monio a los enfermos de los cuales son servidores. un sentido que significa en último término la autén- tica salud. Número 9. como su atributo positivo más íntimo. Es muy original esta conexión entre la fracción del pan y la salud simbolizada en el lavar los pies. Hay que enseñar en la proposición del mensaje evangélico cómo el estar próximo al enfermo pertenece al corazón de las enseñanzas de 103 . Todo ello se encuentra en la Eucaristía. los profesionales de la salud son otros tantos buenos samaritanos que reciben de Cristo el papel de sanar. donde el «haced esto en memoria mía». además de la fracción del pan se refiere también al lavamiento de los pies. y no hay mejor servicio que puedan entregarles que el dar un sentido a su sufri- miento y dolor. Es de subrayar cómo en la misma Eucaristía se encuentre la raíz de este don que se comuni- ca en el mandato de «haced esto en memoria». Número 8. Así el enfermo evangeliza la cultura. sino con su actitud de triunfo en el dolor. Así se cumplirá con lo que Cristo afirma en eljuicio final: «estuve enfermo y me visitaste».

Ya se insinúa que no es algo meramente físico. Dentro de este conjunto armonioso destaca ahora el Papa dos debe- res que plenifican la significación de lo apuntado. sino que se refiere a la armonía del conjunto de la persona. dice el Papa. Número 10. el deseo frustrado de apoderarse por parte del hombre de la misma 104 . No basta con curar al enfermo. sino hacerlo volver a la normalidad para que desempeñe las funciones sociales que antes de su enfermedad desempeñaba. pues siempre el hombre se encontrará con la misma muerte y llegará infaliblemente a ella. En el origen de la cultura de la muerte está. Esta salud se entiende como la plenitud armoniosa que Cristo quiere comunicar al hombre actual en su acción salvífíca. como nos dice en el siguiente número.Teología y medicina Cristo. Lo dirá al final del documento. En este mensaje el Papa va ya insinuando lo que dirá más adelante y que constituirá una muy valiosa aportación. En esta defensa opera el diálogo interreligioso y la cooperación con otras religiones en favor de la vida. Esfuerzo vano. Dice el Papa que en el ori- gen de la cultura de la muerte con frecuencia se encuentra el pen- samiento prometeico de apoderarse de la vida y de la muerte de parte del mismo hombre. Hay que reinsertarlo plenamente a la sociedad. Esta es la acción de Cristo que debe ahora prolongarse por su Iglesia. Jesús. habla de plenitud armoniosa. Número 11. es el promotor de la salud. Vino para que tuviéramos vida y la tuviéramos en abundan- cia. Qué es en definitiva la salud. Ahora apunta a que se trata en la salud que aporta Cristo de algo especial. ya que es uno de los criterios según el cual vamos a ser juzgados. Es en este conjunto armonioso donde debe desempeñar ahora su mi- sión de salud la Iglesia. y que se desarrolla en los próximos números. con su presencia salvífíca. Nos dice el Papa que en la promoción de la salud y en la calidad de vida se presentan dos deberes en especial: el primero es el de la defensa de la vida contra la cultura de la muerte. Así se prolonga la acción sanante de Cristo. como prolongadora de la acción de Cristo. Se fija también el Papa aquí en el aspecto social de la acción terapéutica.

Cristo es quien en la soledad de la muerte la rompe y se hace nuestro único compañero que por el Amor que es el Espíritu Santo nos hace acatar la voluntad del Padre para reintegrarle nuestro Espí. y despertamos en la plenitud de la vida en la resurrección. como Cristo en la Cruz. Es.ritu. Sólo aquí podemos encontrar la respuesta adecuada a toda clase de an- gustias y perplejidades: la auténtica solidaridad exige que el profesional de la salud se haga solidario con el enfermo trans- mitiéndole su fe y su firme esperanza en el único camino mediante el cual hay una solución de lo que parece sin salida. Así se entiende también ahora este dominar la vida y la muerte y ser su dueño. a cada persona. tomar posesión del árbol de la vida. como dice el Papa. En los momentos difíciles. compete al enfermo. comer del árbol del fruto del bien y del mal. Mensaje del 2000 vida y de la misma muerte. al hablar de la cultura de la muerte y la cultura de la vida. En el comentario que aportábamos a la Evangelium Vitae. sino que se deja interpelar por ellas y encontrar una respuesta en la fe. que no se rinde frente a la enfermedad o la misma muerte. La vida como sobrevivencia del más fuer- te. 105 . abrirse a un diálogo de fe sobre la vida y la muerte. Ante los problemas vitales de la existencia la única respuesta posible es la fe en la muerte y resurrección de Cristo. cuando en la enfer- medad. ya que al final de todo estará siempre acechando la muerte que es el final desastroso de esta misma cultura de la muerte. ser dueño y patrón de ambas. un pensamiento prometeico. en el concebir la vida como un odio de conquista. un odio que afirma la vida del in- dividuo cuando éste se sobrepone a los demás imponiéndoles su desaparición. en el umbral mismo de la muerte se busca compañía y solidaridad. Es la única respuesta que puede vencer a la cultura de la muerte. Es la vieja tentación de querer ser como dioses. hablábamos de que la raíz de la cultura de la muerte estriba en el odio. su muerte. a sus familiares y a los profesio- nales de la salud. Número 12. Por eso ahora el Papa en el número siguiente dice cómo este primer deber de tutelar la vida es la única forma dada al hombre para sobrevivir y cómo éste proviene y se mide por la misma fe.

espiritualy social. Me parece que éste es uno de los puntos culminantes del mensaje en el que se nos propone una nueva descripción de la salud para el tercer milenio. No se cierra pues en sí misma sino que se abre al desempeño de una vocación que siempre conlleva el bien de los demás. descuidando la dimensión social y espiritual de la persona. La salud no se identifica con la ausencia de la enfermedad sino que se pone como una tensión hacia una másplena armoníay sano equilibrio a nivelfísico. recurso para el servicio al prójimo y apertura y acogida de salvación. como limitada a una pura vitalidad exuberante satisfecha por la pura eficiencia física y cerrada al sufrimiento. por lo que no abundamos más al respecto.Teología y medicina Número 13. respecto a la «casa del hombre». y la perfecciona. Supera la descripción que se ha dado de la salud por la Organización Mundial de la Salud. consiste en pro- mover una salud digna del hombre. la salud es en su integralidad atributo de la vida. tanto para el mensaje. En varias partes de este libro hemos estudiado este punto en plena coincidencia con esta descripción pontificia. no se trata de algo que sea el valor supremo. espiritual y social. Recuer- da el Papa que aun en el sufrimiento se ofrecen espacios de creci- miento. en cuanto a su moralidad. psíquico. de superación y de autorrealización hacia nuevos valores. Extemo. En esta forma. Consecuentemente se necesita la creación de un nuevo ambiente ecológico extemo e interno. Es uno de los puntos claves. El segundo deber. sino que es una tensión hacia una másplena armoníay sano equilibrio a nivel físico. Con este concepto de salud nos ampliamos también al ecosistema y el Papa lo redondea en el siguiente número. no es sólo la ausencia de enfermedades aunque no la excluye. 106 . interno. psíquico. En esta perspectiva la misma persona es llamada a movilizar todas sus energías disponibles para realizar la propia vocación y el bien de los demás. no es una mera exuberancia de vitalidad satisfecha por la pura eficiencia física. no excluye el sufrimiento. Número 14. dice el Papa. como en general para la pastoral de la salud. Este tema lo tratamos en especial en el segundo capí- tulo del presente libro. En primer lugar se nos describe qué no sea la salud: no es un ídolo.

El Papa hace un apelo a los organismos internacionales y a los organismos políticos para llevar a cabo estas iniciativas en favor de la salud. y a Ella. Por eso el Papa concluye ahora con el camino hacia esta salud eterna que es en especial este Año Jubilar del inicio de milenio. en la carencia de áreas verdes en las ciudades. etc. es una manera de vivir la misma vida. pensemos en los residuos radioactivos. Número 15. Y como el Papa ya lo ha dicho en otras ocasiones. Llama la atención una precisión que se encuentra en el segundo punto cuando concluye el Papa cómo la salud sea un atributo de vida. como «Salud de los enfermos» y como «Reina de la Paz». en el daño a los pastizales. El medio ambiente tiene una significación señera para la salud. No se identifica con la salvación. le encomienda a los enfermos y la protección del cuerpo y del espíritu. Esperamos que este Congreso irradie ini- ciativas en el ramo de esta conversión y penitencia. Pensemos solamente lo que sig- nifica para la salud el agua y para la enfermedad la contaminación de la misma. Este Año Jubilar es un año de conversión y peni- tencia. como una tensión hacia la armonía que es la misma vida y que en último término es la salvación. sino que es unatendencia. pensemos en lo dicho al principio del mensaje con relación a la tecnología bio- genètica que en lugar de estar al servicio de la vida se encuentra antitéticamente al servicio de la muerte. el daño enorme que ahora se hace en el ambiente ecológico interno por la ausencia de moralidad en la vida familiar. Concluye con una petición a la Santísima Virgen que condividió los sufrimientos con su Hijo. La conversión y la penitencia se entienden en especial en el ramo de convertirse de la cultura de la muerte a la cultura de la vi- da. Se celebrará en él un magno Congreso Eucaristico. que no en balde se llama «salud eterna». Mensaje del 2000 El primer punto ve a la ecología. Está dedicado a la Eucaristía. pensemos en la tala inmoderada de árboles. en la vida política. muy importante. un ir hacia la misma salvación. Entonces lleva consigo toda la conversión respecto a la utili- 107 . en lavida cultural. Es un atributo. Iniciativas que se deberán implantar también en el campo de la colaboración ecu- ménica.

108 . respecto a elecciones en pro de la cultura de la vida. Por esto el Papa espera que del magno Congreso Eucarístico sal- gan muchas iniciativas concordes con los mismos. sufrimientos. La Virgen Santísima. una tensión hacia la armonía que es la unión hipostática en la Encamación del Verbo y una realización de dicha armonía al darlo a luz. como fuente de la vida que es Cristo. a quienes les compete tan a fondo decisiones en las cuales va implicada la opción entre cultura de la vida y cultura de la muerte. pobreza. La Eucaristía es comunión. como ha dicho en los números iniciales de este mensaje. es la armonía realizada en su Asunción. Sin embargo. cada uno de nosotros somos interpelados a arrepentimos de aquello en lo que hayamos causado efectos de muerte y convertimos en pleno a la cultura de la vida. toda la conversión respec- to a las elecciones humanas que causan la cultura de la muerte. Como salud. una tensión hacia la armonía y una realización de la misma. pues toda su vida fue una tensión hacia la armonía de Dios Uno y Trino y una realización de la misma. de las cuales no salgan más guerras. Es entonces evi- dente por qué el Papa hace un llamamiento en especial a los orga- nismos internacionales y políticos. es finalmente invocada como salud y como paz. cada persona. que nos introduce en la paz. y por tanto vida. que es la salud consumada. Una conversión y una penitencia al res- pecto deben ser también a nivel individual. que fue su Inmaculada Concepción. etc. Pues María como paz. el apelo del Papa no va solamente a este nivel. iniciativas para empezar el tercer milenio con una abierta cultura de la vida. hambre. que signifi- ca la resurrección de su Hijo y la de todos nosotros.Teología y medicina zación de la tecnología para la muerte.

y en general cuando hablamos de un hospital católico. En un primer término atende- mos a su presentación colectiva en el hospital. 109 .VI. 152. art. Tratamos ya de la salud y del dolor y de los documentos más expresivos del Papa al respecto. III. Constitución apostólica Pastor Bonus. Respecto al director y administrador de hospitales. los profesionales de la salud. trataremos un tema muy pertinente a ellos cuando en lacuarta sección hablemos de economía y salud. 28. 1 JUAN PABLO II.1 Ojalá que estos capítulos ayuden un poco a lograr actualizar su apostolado según las nuevas exigencias. al enfermero y la enfermera. para que el apostolado de la misericordia al que atienden. al farmacéutico y al voluntario. la identidad católica del hospital. responda siempre mejor a las nuevas exigencias». Son 6 capítulos en los cuales ofrecemos algunas modestas refle- xiones sobre la personalidad de estos profesionales de la salud que el Papa confía al dicasterio como «aquellos que desarrollan su servicio hacia los enfermos y sufrientes. IDENTIDAD Podríamos decir que de los temas genéricos bajamos ahora a los específicos de la pastoral de la salud. al médico. y luego ya individualizando: al sacerdote. ahora vienen a ser considerados los actores de esta pastoral de la salud. 1988.

.

153. pues. hospital. por centro de salud. y cuál deberá ser la acción a realizar en ellos para que verdaderamente puedan llamarse católicos. son 114.157. 111 . Sin embargo. dada la complejidad del tema. Capítulo 8 Hospitales Aportes para la identidad de un hospital católico La Secretaría de Estado de la Santa Sede publicó en la estadísti- ca del año de 1997 el número de centros de asistencia y beneficencia católicos en el mundo. si hay algunos otros no recensionados que verdaderamente son católicos. católico? 1 Secretaria Status.1 Son cifras muy significativas. que como ya habíamos aludido. de los cuales 6. Estas y semejantes preguntas se facilita que se respondan después de haber aclarado el concepto de católico que se le pueda dar a un centro de salud.283. ¿Qué entendemos. cit.013 son hospitales propiamente dichos y 17. dispensarios.. no está fuera de contexto preguntamos si verdaderamente todos estos centros son católicos. pág. ob.

112 . defensa y promoción de la vida naciente. calidad y eficacia del ministerio del acompañamiento espiritual. y con proporcionalidad de los demás centros de salud. y bajo esta acepción queremos entender cualquier centro de salud. también de los centros de salud menores como dispen- sarios y clínicas que no se puedan llamar propiamente hospita- les. 300 y 312. 2) Atención a la persona en su globalidad. pero no sólo. Lapastoral de la salud en la Iglesia italiana. 4) Expresión de la comunidad eclesial. de las dimensiones que éste sea. cc. 3) Compromiso de la entera comunidad eclesial. presencia profética en las nuevas áreas de la medicina. y nos preguntamos qué se necesita para que un centro del género se pueda realmente decir que sea católico. para no repetir siempre las distinciones entre unos y otros. El documento de la consulta nacional de la Conferencia Episcopal Italiana para la pastoral de la salud. sino en «católicos». configura la identidad del hospital católico según estas características: asistencia integral al enfermo.2 I. En adelante hablaremos del hospital católico en general. Características de un hospital católico Massimo Petrini. El acento no lo ponemos en «hospitales». Todo se deberá entenderen sentido máximo del hospital en sí.Teología y medicina Primero decimos que aquí hablamos de los hospitales católicos. en la inteligencia de que no todo lo que se diga a propósito de las condiciones de uno u otro centro se podrán siem- pre comprender literalmente de todos los centros de salud. formación cristiana y profesional del personal. 2 Ver C/C. Como inicio pondremos dos condiciones para que un centro de salud pueda llamarse católico y son: que acepte el Magisterio de la Iglesia sobre el particular y que sea reconocido como tal por la competente autoridad eclesiástica. 216. en su artículo Ospedale cattolico en el Dizio- nario di teologíapastorale sanitaria pone cuatro criterios para que un hospital sea católico: 1) Preferencia por los más pobres.

proveer a la adminis- tración del sacramento de la Penitencia. derecho de ésta a su libre decisión. José Luis Redrado afirma que un hospital católico es aquel que es competente técnicamente. Hospitales salvaguardia del humanismo en su práctica. en «Labor hospita- laria» 188 (1983). Edizione Camilliane. promover la colaboración con otros centros de salud que acepten los principios católicos. atender en especial a los marginados. promoción de una cul- tura cristiana sanitaria y sana transparencia administrativa.. a saber: estar animado por el Evangelio. 113 . en Dizionario di teologia pastorale sanitaria. dar un tratojusto y equitativo a sus emplea- dos. preparar ministros de la 3.3 Eduardo Schillebeckx dice que un hospital católico es aquel en el que se ejerce la caridad a través de la medicina organizada. 105-110 5. 70-71. págs 800-804. someterse a lo mandado por el Código de Derecho Canóni- co. y que es reconocido por la autoridad eclesiástica como tal.. dere- cho a morir en paz. Ver PETRINI M.5 La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de América pone las siguientes características que son las que más de cerca seguiremos en este trabajo. en «Labor hospitalaria» 188 (1983). Palabras de bienvenida. tener mucho respeto por los pacientes y sus familias. privilegiar laadministración de los sacramentos. preocupación por los marginados y respeto a la vida humana.. Ospedale. Ver SCHILLEBECKX E. donde el enfermo es tratado como persona. en especial la Eucaristía. págs. humana e integralmente. págs. derecho a la libertad religiosa. El trabajo sanitario y el catolicismo. respeto a su intimidad. in- cluida la dimensión religiosa. realización plena del personal sanitario. especial preparación de sus agentes de pastoral. 4. promover las investigaciones médicas. 1997. Ver REDRADO J. que está abierto a la sociedad. Roma. L. que está integrado en una red sanitaria con planificación y coordinación adecuada.4 Mons. Dice que la Comisión de hospitales de la Iglesia católica en España ha puesto las siguientes notas: atención primordial a la persona enferma. trabajar en colaboración con las parroquias locales.

Misión eclesial y hospital católico De hecho el hospital católico funda su identidad en la misión recibida de Cristo en la Iglesia de curar a los enfermos (ver Le 9.7 2. esto es. II. en cualquier hospital encontramos tres elementos indispensables. Ahora bien. se vive y se enseña en la Iglesia católica. a saber: 1) el servicio a los enfermos. Esto es. 2) las relaciones institucionalizadas al respecto entre quienes prestan estos servicios y los mismos enfermos. págs.. la caridad cristiana. pág 93. Andando el tiempo. a saber: servicios. cuando estos tres elementos. 2 (1996). en la caridad cristiana. lo primero que se necesita es que su mo- tivación primaria sea la de desarrollar en su institución el ejercicio de la caridad cristiana para con los enfermos. se basan en una concepción cristiana. en el mensaje evangélico. Eclesialidad de un hospital católico 1.Teología y medicina comunión. 1-2). «Ethical and Religious Directives for Catholic Healthcare Services». cuidar especialmente de la Unción de los enfermos. y si es el mensaje evangélico. 188 (1983). «Dimensión eclesiológica y principio de subsidiariedad que sub- yace». Elementos básicos De todo lo anterior podemos concluir que para que un hospital se pueda llamar católico. según las circunstancias diversas que se van presentando y los lugares en los que actúa. entonces. Ver SETIEN J. M. Esta misión la Iglesia la ha llevado a cabo en la historia de diversas maneras. entonces encontramos un hos- pital que se pueda llamar cristiano. Ver NCCB.6 Tratamos de englobar todas estas características en las reflexiones que a continuación presentamos. como algo muy especial: 3) la dirección del mismo hospital. y entre estas relaciones. relaciones institucionales y dirección. la 6. en Labor hospitalaria. 340-384 7. 114 . en Medicina e Morale. Al principio era casi un servicio exclusivo y privativo de la Iglesia. tendremos un hospital católico. tal como se practica. y facilitar la recepción del Viático.

pues la caridad envuelve e implica lajusticia. pàgs. Llamada eclesial y hospital católico Profundizando lo anterior. su motivación se inscribe dentro de la misma llamada eclesial que congrega a la Iglesia y la hace ser tal. Desde esta práctica eclesial se empezaron a entender estas pres- taciones institucionales de salud por parte de muchos Estados como una humanización del enfermo. Ospedale cattolico. Ver PETRINI M. 800-801. El Espíritu Santo hace enten- der a la Iglesia que Cristo se encuentra en especial en los enfermos.. ya que la caridad no anula lajusticia. cit. y entre ellos. ob. La Iglesia se motivó en el pasado y se motiva en el presente a prestar este servicio a los enfermos por el Amor a Dios que es infundido en Ella por el Espíritu Santo..9 4. 9. pàgs. 105-110. no sólo como una mera humanización del en- fermo. cit. La Iglesia se regocija de que haya sido desde la caridad que el mundo actual en varios países haya comprendido estos deberes como de justicia. sino que la presupone. Hospitales misma Iglesia contribuyó a que dicho servicio se entendiera co- mo algo que se debía porjusticia a los ciudadanos y de hecho ya en muchos países ha sido tomado como tal por diversos Estados. En efecto. Los lleva a cabo por caridad y justicia. Por supuesto que este Amor a Dios 1leva consigo el amor al prójimo. el mismo Espíritu Santo. pero la supera.8 3.. debemos recordar que la Iglesia fundó y funda aún los hospitales. y llama a la comunidad eclesial a extender su radio de acción y acrecentar sus 8. 115 . El Espíritu Santo y el hospital católico Sin embargo. en Dizionario di teologia pastorale sanitaria. entre los más pobres y desprotegidos. encontramos que esta acción de caridad se centra en la misma esencia de la Iglesia. pero sólo en segundo lugar.. sino por caridad hacia él. Es el Espíritu Santo el que inspi- ró a la Iglesia en el pasado e inspira en el presente el que funde y mantenga hospitales. ob. En primer lugar está siempre el Amor a Dios. Ver SCHILLEBECKX E.

801. y como sacerdote la realiza en el mismo misterio que celebra. obispo. 800. que engloba a toda la persona. de manera que la misión eclesial se realice especialmente entre estos pobres a los que así llega fuertemente la Palabra de Dios que los congrega y los salva. la fundación y mantenimiento de hospitales cae dentro de la constitución de la Iglesia. el hospital católico se entiende al comprender la cons- titución misma de la Iglesia que se realiza en el llamado que la fundamenta.Teología y medicina lazos comunitarios con estos mismos enfermos. en especial entendiéndola desde el sa- cramento de la Eucaristía. el obispo como pastor se encuentra en una posición única para animar en los fíeles la gran responsabilidad en el ministerio sanante de la Iglesia. Eucaristía y hospital católico En efecto. De esta manera el obispo se inserta en la Tradición apostólica del ministerio de curación de los enfer- mos. pàgs. Por esto en la antigüedad junto a la catedral se encontraba el hospital del obispo que hace la función de caja de resonancia de la llamada eucarística que el obispo hace desde su cátedra para convocar continuamente a los hombres de todos los tiempos y entonces hacer la Iglesia. Obispo. dándoles la salud integral que es salud de cuerpo y alma. donde los enfermos son curados como signo del advenimiento del Reino de Dios. pues es allí donde el Espíritu une la acción irrepetible de Cristo de curar a los enfermos con el hoy de la historia. ob. Ver PETRJNI M. Eucaristía. como maestro asegura la identidad moral y religiosa de su acción apostólica.10 Así. y dentro de su constitución permanente. es él con su personalidad viva que realiza la sucesión apos- 10. y como este llamado hoy se lleva a cabo en plenitud por el obispo en la Eucaristía. no es posible comprender un hospital católico sin su conexión con el obispo y en concreto con la cele- bración eucarística. en Dizionario di teologia pastorale sanitaria. La Palabra de Dios que congrega es lo esencial en la Iglesia. 5. 116 . y hospital se relacionan funda- mentalmente. Así. Ospedale cattolico.. fundamento a su vez de la Iglesia. cit..

(ver NCCB. Dice que el obispo como pastor se encuentra en una posición única para animar en los fieles la gran responsabilidad en el ministerio sanante de la Iglesia. proveyendo asi de guía y de dirección. La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de América en su documento EthicaI and Religious Directives fo r Catholic Healthcare Services especifica los tres ministerios del obispo en el hospital de una manera clara. La manipulabilidad de la naturaleza humana. En un hospital católico debe ocupar un lugar muy especial la Eucaristía y por ende la pastoral sacramen- taría." Las formas y maneras como se lleva a cabo esta Tradición tienen muchas variantes que fluyen desde el misterio eucarístico hecho actualidad por el Espíritu y sus dones. El capellán del hospital. como representante del obispo. Estas responsabilidades. dicen los obispos. ofreciendo una enseñanza autorizada en los campos morales y pastorales. especialmente ahora que asistimos a un cambio tan grande en el campo de la medicina.. requieren una progresiva comunicación entre el obispo y los agentes de la salud. Es el Amor de Dios gratuito el que fonda el hospital católico y su actuali- zación es la Eucaristía. Como maestro asegura la identidad moral y religiosa de este ministerio. aunque no tenga respuesta a todos los dilemas que se le presenten. cit. 340-384). Es ahora desde estos cauces que se trazan algunas líneas prácticas para poder hablar de un hospital católico en la actualidad. Hospitales tólica y hace presente a Cristo. y constituye el hospital católico. Como sacerdote provee al cuidado de los enfermos. De la Eucaristía fluyen a su vez los demás 11. es un don que se presenta en la actualidad para resolver tantos proble. alejada de todo ritualismo y en plenitud de potencial evange- lizador.. 6. en el enfermo. págs. debe saber que desde la Eucaristía fluye todo el ser del hospital católico como un efecto de la Caridad del Espíritu Santo. única llamada de salvación.. Entre estos dones descuella ahora lo maravilloso de los adelantos de las ciencias y técnicas médicas y la eficacia de la organización y la administra- ción. ob.mas que antes ni siquiera se proponían. dentro de los límites que construyen al hombre y no lo destruyen. Pastoral sacramentaría y hospital católico La primera línea que subrayamos en la constitución de un hos- pital católico es la línea pastoral. 117 .

El Viático. Debe atenderse a la personalidad integral del enfermo con todas sus dimensiones. cit.Teología y medicina sacramentos para los enfermos. cómo se deba proveer lo referente al Bautismo de emergencia y cómo en ese caso deba administrarse por el sacerdote el sacramento de la Confir. social. La Sagrada Escritura La Sagrada Escritura. en especial de la Eucaristía. la Unción de los enfermos. págs. 340-384). debe proveer a la administración del sacramento de la Penitencia. el Matrimonio. espiritual y trascendente. El capellán del hospital católico Es obvio que para ser capellán de un hospital católico se necesita la aprobación del propio obispo. pues el capellán es su represen- tante. que son la presencia del misterio sanante de Dios que llama al enfermo a su salud plena. exigen una coloración del todo es- pecial como llamadas especiales en la Iglesia que se dejan sentir desde el ambiente hospitalario de una manera distinta que en la vida normal parroquial. como la buena noticia de que Dios salva.. pero que deben estar siempre en conexión con ésta. se debe tener un especial cuidado en la administración de la Unción de los enfermos. esto es.mación (ver NCCB. el Bautismoy la Confirmación de emergencia. Debe plantearse como Evangelio. debe privilegiar la administración de los sacramentos. 7. cómo todos los católicos tienen derecho a recibir el Viático cuando las circunstancias lo requieran. 118 . ob. creada a imagen de Dios. de que Dios da la salud. la Penitencia. redimi- 12. es la explicitación consciente de la llamada que Dios hace en Cristo en el ámbito hospitalario y que se comprende en las circunstancias especiales del paciente por el don del Espíritu Santo. psíquica. en este contexto. de acuerdo a las circunstancias en que se encuentren los mismos enfermos.parar ministros de la comunión de acuerdo a las prescripciones de la Iglesia. y que los demás agentes de pastoral necesitan dicha aproba- ción y además una preparación del todo especial. La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos indica a este respecto cómo un hospital católico debe trabajar en colaboración con las parroquias locales. Se requiere una catequesis adecuada y perso- nalizada. se deben pre. como persona física.12 8.

Así se hace Iglesia en el hospital y desde el hospital. demás personal para- mèdico. III. Es una persona que entraña especiales problemas que se agravan mucho más que en la vida sana. traten al enfermo como per- sona humana. pues es el servicio de hacer patente para esta persona en particular la llamada llena de afecto del Señor que lo acoge en la comunidad. Los agentes de la salud deben personalizar su trato con el enfermo. de manera que se ejerza el ministerio de la compasión en sentido literal. El agente de salud ejerce un verdadero ministerio. vida naciente. enfermeros y enfermeras. se exige de una manera especial de parte de la Iglesia que se conduzca con el en- fermo de la manera más personalista posible. directores. tratamos de enunciar algunos rasgos del hospital católico según los siguientes apartados: humanismo. padecer con el enfermo. Para contrarrestar la despersonalización a la que con frecuencia se asiste en el ramo de la salud pública. 119 . o un caso más. El trato que el agente de salud le da al enfermo es la llamada que Dios le hace a esta per- sona en la situación dolorosa en la que se encuentra. etapa terminal de la vida. sino para sacarlo de la misma. precisamente debido a la enfermedad y al ambiente extraño y tantas veces hostil en el que se encuentra.jamás considerarlo como un número más. y con una especial atención dada su condición de enfermo. identificar- se con él. farmacéuticos. economía. La caridad que es la que motiva la acción hospitalaria debe hacer que haya una empatia total con el enfermo. dentro de la familia del hospital. cooperación con otros hospitales. que lo hace Iglesia. médicos. como hijo privilegiado de Dios. Humanismo Como una primera exigencia de la caridad hacia el enfermo se exige que los agentes de salud. 1. capellanes. Hospitales da por Cristo y llamada a la eternidad. El ejemplo del buen samaritano es el modelo según el cual debe actuarse. preparación. y administradores de hospital. no para dejarse vencer por su propia enfermedad. Rasgos prominentes del hospital católico Desde esta dignidad del enfermo.

sino también la moral. cada quien desde su función distinta. La Caria de los agentes sanitarios del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud es muy explícita en abundar en estos derechos. de lo contrario será un derecho que ejerzan sus familiares en la manera más adecuada. en el lugar citado. Ver también NCCB. Esta misión se lleva a cabo también con los familiares del enfermo. garantizando así en su totalidad un clima en el que los enfermos se sientan acep- tados y tutelados sus derechos.Teología y medicina Debido a esta llamada que se recibe y se acoge. de modo que se viva de la mejor manera esta forma de existencia que es la existencia humana enferma en el ámbito hos- pitalario. 340-384. especialmente en el momento de la muerte del paciente. La suficiente información debe llevarconsigo no solamente la información médica. no se deshumani- za. págs. religiosos y laicos. sino que atiende a la persona como tal. el paciente debe tener conciencia de su obligación de proteger su integridad corpo- ral y funcional. PETRINI M. y que reúne a todos los agentes de salud en una unidad de la que participan sacerdotes..13 Un derecho muy importante es el derecho del enfermo a ser informado tanto acerca de su enfermedad como a propósito del tratamiento que se le deba impartir. cit. y cómo aquí él encuentra una de las características más fuertes del hospital católico.14 13. Se ayudará así a crear una auténtica cultura sanitaria. 1995. 120 . pero participando en la mis- ma misión esencial de construir la Iglesia llamando a cada uno de los enfermos en su personalidad más profunda. 14. 107-109. da preferencia a los más necesitados y ofrece una visión de totalidad no limitándose a los cuidados físicos que impone la enfermedad. sino englobándolos en sus dimensiones psicológicas. Carta de los agentes sanitarios. pues se debe recabar su con- sentimiento en el caso de que esté consciente y sea capaz de darlo. la medicina no se agota en su presentación científica y técnica. ob. espirituales y religiosas. Ver Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Ciudad del Vaticano. dando una visión amplia que presente el sentido cristiano del sufrimiento y de la cultura de la vida. Gemelli hacia este respecto. menciona la posición del P..

Ver Comisión de Hospitales de la Iglesia Católica. ya que hoy en día las ciencias.16 2. y facilite el andamiento de las relaciones entre todo el personal sanitario. en especial de parte de los médicos y enfermeros. 16. 66-73. ya que como decíamos el ministerio de la curación debe encontrar un cauce adecuado. no debe admitirlos a no ser que medie una razón proporcionalmen- te grave y se tenga positiva probabilidad de éxito. Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. o que impongan riesgos desproporcionados o gastos excesivos para él. El ministerio de la salud va a ejercerse tenien- do como instrumento las ciencias y técnicas médicas. su familia o la comunidad. Configuración del hospital ca- tólico.. no está obligado a someterse a cuidados que no provean un razonable éxito. motivación principal de un hospital católico. Por tanto. ob. págs. El paciente debe saber que no debe ser sujeto de experimentos médicos o genéticos. Hospitales El transplante de órganos no debe nunca dañar substancial- mente al donador y jamás hacerse por motivos económicos. 72-77. que capacite al hospital a estar cristianamente presente en los conflictos más álgi- dos de la medicina. tanto entre sí como con los enfermos. y en especial las ciencias y técnicas médicas van siempre en creciente 15. Por tanto es necesa- ria la formación permanente.15 En todo hospital católico debe existir un comité de ética en el que se puedan discutir los problemas pertinentes. Por lo tanto se necesita dominarlas absolutamente. La excelencia profesional es un requisito que debe estar conexo con el hospital católico. se exige una preparación de los agentes de la salud de manera que sean competentes en el pleno sentido de la palabra. en el caso de que se trate de experimentos terapéuticos. se debe siempre respetar su privacidad y se deben reportar todos los casos de abuso. 121 . cit. Preparación La caridad. exige que los servicios que se presten allí sean los mejores y de la mayor competencia posible. Por ello lapreparación debe ser constante. Carta de los agentes sanitarios. en «Labor hospitalaria» 188 (1983).

siendo esta con- vocación para la vida. será ajeno al hospital católico. Su principio fundamental es que la vida es un don de Dios. v. Es un instrumento fundamental para instaurar la cultura de la vida desde sus mismos comienzos. no se debe permitir la clonación humana. él no es más que un administrador que debe dar la vida de la manera como Dios ha determinado que se dé. portante la vida debe transmitirse únicamente dentro de este acto peculiar de amor. no debe permitirse la fecundación invitro. Ver NCCB. que los agentes de salud en el hospital católico realizan en él la llamada que convoca. Dios ha querido que la vida se transmita en el acto intenso de amor que significa la unión de una pareja en el matrimonio único e indisoluble. y en cuanto a la homologa sólo en el caso de necesidad y cuando no se separa de la procreación en el mismo acto marital. la adopción. en los tratamientos pre- natales y obstétricos se debe respetar al máximo la vida de los que 17. es obvio que cualquier práctica de muerte contradice absolutamente la misión del hospital católico. El hombre recibe la vida de Dios. Vida naciente En un hospital católico se debe por su misma naturaleza dar testimonio práctico de la vida.gr. ob. en el tra- tamiento de infertilidad se deben exponer a la pareja otras formas de remediar su problema. no se debe permitir la fecundación heteróloga.. Toda transmisión o lo que esté conectado con la transmisión de la vida que adverse a este princi- pio. 340-384. Siguiendo con nuestro hilo con- ductor. 3. la destrucción de embrio- nes o su deliberada producción en número que no puedan implan- tarse lícitamente. págs.17 Por esto son de imponderable necesidad las escuelas médicas conexas con los hospitales y la formación per- manente de todo el personal sanitario. cit.Teología y medicina progreso debido a los incesantes estudios. ni el alquiler de placentas. que hace la Iglesia. Consecuentemente en un hospital católico no debe permitirse separar en el acto matrimonial su aspecto unitivo del procreativo. 122 . investigaciones y descubrimientos.

. es evidente que no se aceptan prácticas anti- conceptivas ni la esterilización directamente querida y procurada.18 Enunciamos sólo algunos de los puntos más importantes que por ahora se avizoran en el campo de la vida que nace. Debe hacer fuertemente conscientes a los pacientes terminales y a su familia de la reali- dad fundamental y decisiva de la resurrección. NCCB. ob. págs. para poder ayudarles en las problemáticas tan difíciles que cada día se le proponen en el campo de la biogenètica. de manera que se vaya im- poniendo al respecto que se constituyan comités de bioética en cada hospital católico. La manera como deba conducirse en esta etapa va marcada por la virtud de la esperanza. los experimentos genéticos no son permi- tidos a no ser que revistan carácter terapéutico reconocido y sean proporcionalmente adecuados a los resultados positivos que se prevean obtener. 123 . 23 -48 . y la consulta genética se acepta en tanto se dirija a promover la paternidad responsable. ver Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Carta de los agentes sanitarios. El hospital católico debe dar un testimonio muy fuerte de la resurrección. 340 -384 . de lo contrario su característica sería la 18. cit. ob. pues es sólo de la etapa última de su realización en esta tierra. Es la razón de ser de un hospital católico. las cuestiones morales que se suscitan cada vez son más amplias.. Para un desarrollo de todo lo aquí tratado. o al menos en cada grupo afín de los mismos. cit. Vida en la etapa terminal En especial un hospital católico debe atender a la vida en su etapa terminal. Hospitales están por nacer. 4. aunque estrictamente hablando no se trata de la vida en su etapa terminal. la diagnosis prenatal es permitida desde un pun- to de vista terapéutico y siempre que no vaya dirigida a cualquier procedimiento abortivo. aunque somos conscientes de que siendo uno de los puntos en los que más avances se van teniendo el día de hoy.

la familia del paciente y la sociedad en general. La muerte física es sólo un término vital de un pe- ríodo de la existencia. y diluida la mansión terrena se cons- truye una habitación eterna en el cielo» (Prefacio de difuntos).9). Es desde este clima de fe que se lleva a cabo el hospital católico y se distingue fuertemente de otros centros de salud no católicos en los que se palia u oculta la muerte lo más que se puede. el día de la pleni- tud. Consecuentemente el hospital católico debe proteger la vida en su fase terminal terrena. no se quita.Teologia y medicina desilusión y la frustración. esto es. que los medios que se usen no resulten inútiles. debe usar los medios proporcionados para prolongarle la vida para que termine de desempeñar su función cuando esto sea necesario. esto es. han terminado de desempeñar su función en el mundo. De ello debenjuzgar el mismo pacien- te. es el día de la recompensa. La salud es proporcionada a la etapa de la vida en que se vaya en la existencia terrena y ésta culmina en la misma muerte. y ni siquiera pensado» (7 Co 2 . sino «difuntos». En el mundo secularista en el que nos encon- tramos. como el inicio de algo que está por venir: «Dios ha preparado para los que lo aman cosas que nadie ha visto ni oído. Un hospital católico es un lugar de vida y no de muerte. que de acuerdo a la etimología de la palabra defungere. se muestra. En el hospital católico la muerte no se oculta. estos medios son los medios que ofrecen una razonable esperanza de beneficio y así exigen que no impongan una carga excesiva al paciente o sig- nifiquen un gasto excesivo a la familia o a la comunidad. sino como un inicio lleno de alegría. el médico. que de acuerdo a la fe de la Iglesia y a la llamada eclesial que se hace en el hospital por la misma Iglesia. afirma que «la vida se cambia. 124 . Por eso para el hospital católico no hay propiamente muertos. es éste el testimonio que debe dar un vuelco de 180 grados a la vida misma del hospital. Por tanto debe preparar al paciente para su defunción dándole el soporte espiritual necesario. como la maduración de la exis- tencia terrena. como decíamos. pero no como una derrota. si está en grado de hacerlo. desproporciona- damente gravosos o costosos. sino como la culminación de todas las etapas de la vida terrena. No debe pues presentarse la muerte en el hospital como un término de tristeza.

por supuesto que tienen derecho de conocer su esta- do grave y la inminencia de su defunción. ob cit. en el caso de la muerte de infantes. cit. Los obispos de los Estados Unidos de América también consideran este punto (ver NCCB. ob. La determinación de la muerte la hace la competente autoridad médica desde la conjun- ción de los signos respiratorios.. estos sistemas e insti- tutos individuales han empezado a ser dirigidos por laicos. El resultado ha sido que varios hospitales poseídos anteriormente por algún Instituto religioso se han conjuntado para hacer más eficientes sus procesos de compras y dirección. tan- to por el gobierno como por las compañías de seguros. para que terminen de llevar a cabo su cometido en esta vida. hombres y mujeres. esto es. 95-124).. en un hospital católico nunca se deberán usar los tejidos de un aborto en sentido estricto. pág. Más aún. a lavez que el crecimiento del sentido de responsabilidad laical para el trabajo en la Iglesia. Carta de los agentes sanitarios. sólo se podrá proceder con el con- sentimiento de sus padres o tutores. 19.19 5. y se da el caso frecuente de que los mismos institutos religiosos se han unido para patrocinar un mismo centro de saludo varios y ha acontecido que han transferido su responsabilidad a una persona jurídica distinta de los mismos configurando de lle- no una dirección laical. Economía En algunas partes encontramos que el hospital católico es afectado por dos factores importantes. la eutanasia siempre debe prohibirse. cardíacos y cerebrales. 125 . directa y voluntariamente procurado. 340). La citada Carta de los agentes sanitarios dedica toda su tercera parte a este punto bajo el rubro «Morir» (ver Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. El primero es la disminu- ción del número de religiosos. El segundo es el cambio dramático en el pago a los proveedores de salud. se alienta la donación de órganos o tejidos después de la muerte. es cierto que deben mantenerse los pacientes en cuanto cabe libres de dolor y conscientes. Dentro de la misma misión que a cada quien le compete. Hospitales Hay por tanto una presunción a favor de la continua hidrata- ción y nutrición.

en Actas del Simposio Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud sobre la droga. La meta es una persona y una sociedad saludables. Ver PLACE M. Este es un punto importante que debe distinguir a un hospital católico. Se necesita una vida identificada con Cristo sanante y desde aquí delinear la identidad católica nueva. sino que se ha ensanchado para incluir el man- tenimiento de la salud. Por esto un hospital católico no puede ser una empresa que se lleve a cabo constituyéndola económicamente a base de acciones. su com- prensión y el cometido del cuidado de la salud como un bien social o público. Aun dentro de laproblemática enunciada debemos decir que un hospital católico no es un hospital constituido en «ne- gocio». la misma que hay que repartir entre los accionistas. y ahora no basta con darles sólo algunas di- rectivas. La identidad de los agentes de pastoral de la salud se complica cuando se tiene que trabajar con el gobierno o con agentes de grandes negocios y se entra en el campo de la oferta y la demanda. los laicos que ahora empiezan a dirigir estas orga- nizaciones que antes eran religiosas no han sido nutridos en los valores tradicionales de la fe católica y menos en su adaptación a los nuevos tiempos. 25 -26 . tanto individual como colectivamente. 126 . Por otra parte. De aquí sur- gen nuevos retos a la pastoral de la salud que exigen fortalecer la identidad del ministerio.Teología y medicina Otro movimiento significativo ha sido más de naturaleza filo- sófica: la meta más importante del hospital no es más la curación de la enfermedad. 1998 (en preparación para publicarse). sus estructuras. sacar todas las ventajas económicas posibles.IX. su dirección.. Report o f the Cathoiic Health Asociation o f the United States. 20. no es un hospital en el que el criterio último de su funcionamiento sea el ganar más dinero. Una empresa a base de acciones es una em- presa diseñada para obtener la mayor ganancia. Esto es.20 Como vemos. emerge aquí de una manera especial el problema económico.

Esto es.21 más bien se debe diseñar un hospital en el que la norma sea la comunicación cristiana de bienes. sino que se llegue a él con toda la personalización posible. En este caso. debe atender tam- bién a evitar la corrupción burocrática. págs. el paciente comunica con el hospital de sus propios bienes y el hospital comunica con el paciente de sus propios bienes. Debe atender especialmente a que no se llegue a una despersonalización del paciente al que se trate sólo como un número más. sino que se gestiona de acuerdo a las leyes sanitarias al respecto. Schillebeckx. Un paciente que tenga capacidad económica suficiente. págs. Cada quien lo hace en la medida de sus posibilidades.. los pacientes que tengan recursos abundantes serán exhortados a dar un poco más de su dinero para beneficio de aquellos que no puedan cu- brir incluso los gastos indispensables del mismo hospital. entonces la carga económica no pesa sobre el mismo hospital. 105-110). y no sólo para obtener la mayor ganancia de parte de la subvención estatal. En este mismo sentido se pronuncia la Comisión de Hospitales de la Iglesia Católica (ver ob. la comunicación cristiana de bienes será el espíritu que prime en las relaciones paciente hospital. un paciente con menos recursos lo hará de acuerdo a la posibilidad que le permiten sus menguados recursos. lejos de observar una actitud burocrática fría e irresponsable. dando de su parte toda la atención requerida con espíritu de amor y de servicio al paciente.. pues en todo caso las cuotas pagadas al Estado por el derecho-habiente son la comuni- cación de bienes al mismo hospital de parte del paciente. 72-77). y el hos- pital. Hospitales Esto no quiere decir por otra parte que un hospital católico deba ser un hospital gratuito. lo hará cubriendo todos los gastos que se ocasionen en el hospital por todos los conceptos. a que los servicios que se brinden sean los mejores y no se dejen guiar por la mayor ganan- 21 Así Schíllebeckx habla de la necesidad de practicar la justicia retributiva con todos los que trabajan en un hospital católico (ver E. Cuando un hospital católico está subvencionado por el Estado. 127 . ob. cit. cit. actúa dentro del espíritu de la comunicación cristiana de bienes. Más aún. como ya hemos dicho.

En primer lugar hay que excluir cualquier escándalo. Cooperación El campo de la medicina cada día se extiende más y así el cui- dado de la salud. sino en su mayor excelencia.Teología y medicina cia en la adquisición de los mismos que dejen al empleado los pro- veedores. formalmente. Para la cooperación de un hospital católico o un centro de salud del género con otros hospitales no católicos. Es en estas circunstancias cuando se presenta el problema de la cooperación de un hospital católico con hospitales o centros de salud no católicos. en especial frente a la vida en sus etapas iniciales y terminales. como de todo el conjunto de servicios que se prestan en el hospital. sino aparentemente mala. Para responder a estas necesidades de cooperación vale lo que la doctrina católica afirma con relación a la cooperacióna una acción moralmente inconveniente. Esto vale tanto de los medicamentos. hay ocasiones en las que esta cooperación aparece como necesaria. como de los aparatos médicos. Este tema lo desarrollaremos más ampliamente en el segundo capítulo de la sección «Praxis pastoral». en especial cuando se trata de entrar en una red nacional o a veces internacional de prestadores de servicios de la salud. Hay centros de salud cuyas prácticas no son compatibles con la posición de la Iglesia al respecto. no es lícita la cooperación. Incluso cuando no se trata de cooperar a una acción intrínsecamente mala. Las instituciones que se dedican a la misma cada vez más experimentan la necesidad de estar interrelacionadas. 128 . 6. aunque en sí sea aceptable. Cualquier cooperación formal a esta acción hace a la institución católica culpable de la misma acción reprobable a la que coopera. otras veces como útil o al menos conveniente. muchas veces se pre- senta el problema de la cooperación en el ramo moral. si de esta cooperación se sigue escándalo grave. Después debemos dejar asentado que cualquier hospital o cen- tro de salud católico no debe cooperar a ninguna acción moralmen- te inaceptable.

habría que hacer que lacooperación se tome material y no formal.. que haya una causa proporcionalmente grave para cooperar. pág. y según las normas de la posibilidad de una cooperación material que explícita la moral católica: que sea absolutamente necesaria la cooperación. cit.22 A manera de conclusión podemos decir que el hospital catól ico forma parte de la misma Iglesia. Es una llamada a la salud. y que así nos sirve para comprender y respondera esa Ilamada por la cual somos constituidos como Iglesia. que se excluya cualquier intención reprobable. Esperamos que esta eclesialidad reflejada en el conjunto de rasgos que nos aproximan al hospital católico ayuden para vivir y profundizar más eficazmente en lo que se requiere para un ver- dadero hospital católico. Hospitales En el caso de que se vea obligado a cooperar. El curar a los enfermos es un signo del reino de Dios. Así dicen los obispos de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos de Amé- rica en la declaración citada (ver NCCB. 340). Su identidad más profunda radica en esta llamada con la que Cristo lo constituye. pues es un preámbulo de la vida en abundancia que constituye la felicidad que Cristo nos da. ob. etc. y como tal se engloba en la Ilamada por la cual Cristo funda a su Iglesia. 129 . 22. una llamada a la vida. si bien es cierto por el camino difícil de la Cruz. pero que no nubla la meta que es la re- surrección.

.

nos encontramos con una carencia de sacerdotes ministeriales. Se da también el caso de las capel lanías hospitalarias confiadas a los laicos por diversos motivos. sino en la pastoral de la salud. En algunos casos se tiene una visión limitada de su cometido y se piensa que hay otras prioridades que no permiten centrarse en algo que se puede pensar periférico. en el ramo de la pastoral de la sa- lud. Como todos sabemos. que sin em- bargo algunos ponen en duda frente a la nueva problemática que presenta el hospital. y en parte también quizá debido a no comprender bien este ministerio sacerdotal de la pastoral de la salud. En parte se debe a la carencia de vocaciones sacerdotales. Capítulo 9 Sacerdote El sacerdote ministerial ordenado en la pastoral de la salud a la luz de Pastores Dabo Vobis En el inicio del tercer milenio. salvo quizá en algunos casos para su actividad estrictamente sacramental. En esta reflexión no nos centramos sólo en los hospitales. la perspectiva actual ha dado un vuelco: la centralidad no es ya la enfermedad y 131 . En algunas partes se ha llegado a pensar que basta con estas capellanías laicales y que ya no es ne- cesaria la presencia del sacerdote ordenado.

Así. A esta luz nos encontramos con una afirmación fundamental: el Espíritu Santo. El misterio Como habíamos ya apuntado. Incluso se habla ahora menos de hospitales y más de centros de salud. Se centra en la salud y los problemas fundamentales de la carencia de salud que necesariamente llevan a la muerte. en la segunda propondré algunas ¡deas sobre el ministe- rio eucarístico. Siervo y Esposo de la Iglesia. sino la salud. Pastor. y si no. En esta reflexión intento presentar algunos rasgos de la significación del sacerdote ministerial en el campo de la pastoral de la salud. hay que procurarla. el ministerio eclesial. y así sobre el ministerio sanante del sacerdote ordenado. 21-23. de instituciones para la salud. por la ordenación sacerdotal ministerial.Teología y medicina la curación como tal. se ocultan y no se tratan más allá de la cuenta estadística o bien el caso clínico. sino que práctica- mente no le importa y parece no necesitarla para su explicación. En la primera intentaré sugerir una reflexión sobre la caridad pastoral desde Cristo Cabeza. Pastor. y otra segunda sobre el ministerio resultante. conforma y configura al sacerdote con Cristo Cabeza. En dicha exhortación se nos dice que la perspectiva es del misterio al ministerio. 132 . Siervo y Esposo de la Iglesia. y nos centramos en especial en sus nn. para después desarrollar su impacto en el ministerio mismo. que si se tiene hay que conservarla. el cuidado y la procuración de la salud. En esta perspectiva se ha avizorado todo desde un plano inma- nentista que no es que niegue la trascendencia. Intento pues partir de algunos rasgos fundamentales para comprender el misterio del sacerdocio minis- terial. una primera sobre el misterio del sacerdocio ministerial. siguiendo la luz de la exhortación apostólica Pastores Dabo Vobis. donde nos habla más fuertemente de la «caridad pastoral» como constitutiva del sacerdocio ministerial. reflexionamos sobre la exhortación apostólica Pastores Dabo Vobis. la presente reflexión tendrá dos partes. I.

El produce algo mucho más profundo que va más allá de lo que pudiera llamarse un salto cualitativo. Cabeza Curiosamente. es una figura especial y dis- tinta de las demás que reproducen a Cristo. dentro de una perspectiva eficientista de la so- ciedad actual. que también por el Bautismo se han configurado con Cristo. Todo parece venderse y comprarse. como modelo del sacerdote ordenado resaltan las cuatro enunciadas: Cabeza. Sacerdote El sacerdote es cambiado en su forma anterior de existir y su nueva forma que lo hace ser quien es. sino una cante- ra de la cual se sacan elementos que se juntan o se separan y se manipulan al antojo. Cristo tiene muchas facetas en su personalidad. produce la vida. Y esta vida es la única que existe en su expresión más honda. se nos olvida tantas veces lo profundo de la significa- ción de la misma eficiencia. Esta configuración le da un ser esencialmente distinto a los otros cristianos. es la vida de la Santísima Trinidad que se participa al hombre en una misteriosa coexistencia histórica con el Verbo Encamado en su experiencia histórica de su vida. pasión. Pastor. Pastor. Nos encontramos con la eficiencia en un sentido mecánico de composición o recomposición. Ahora reflexionamos sobre cada uno de estos rasgos: 1. Siervo y Esposo. como veremos más adelante. El sacerdote como configurado con Cristo Cabeza no es sólo el que produce una serie de consensos religiosos al presentar el pro- ducto de la palabra religiosa. La ma- teria no es la verdadera madre del progreso actual. el concepto evolutivo para la apreciación científico-técnica es común. Siervo y Esposo de la Iglesia. Es poner en una perspectiva universal a la vez que singular lo que es del todo singular e irrepetible: la Pascua del Señor 133 . en cuanto que su figura es la de ser Cabeza. El sacerdote ministerial es lo que es y tiene su especificidad que lo distingue de otros cristianos. incluido también el consenso dentro de un subjetivismo total auspiciado por los mass media. dentro del mercado globalizado de oferta y demanda. muerte y resurrección. Para la acción nos guiamos por consensos que se generan por repetición psicológicamente adecuada que presenta una serie inacabable de productos de todo tipo.

como en el que todo tiene consistencia. Esta es su significación como Cabeza de su Cuerpo que es la Iglesia./!/? 1. y todo esto significa el sacerdote minis- terial conformado y configurado con Cristo como Cabeza.1 1. como Alfa y Omega. Cuando esto se expresa. Es el actuar el llamado «universal concreto» único de la historia: la constitución plena de la vida de la humanidad en Cristo. 10. como principio y fin de todo lo que existe.Teología y medicina Jesús. pues esta conformación configurada se ha realizado por el Amor infinito de lapersona del Espíritu Santo. la predicación del sacerdote. Redemptoris Missio 52.15-20. que se manifiesta por el Espíritu y se proyecta en nuestra historia haciéndola historia de salvación que camina progresivamente hacia su consumación al final de los tiempos. en el cielo y en la tierra (ver E f 1. y ésta es la función del Pas- tor. 2. Col 1. se expresa en una palabra que es contenido real. El sacramento funda la Palabra y la Palabra explica el sacramento. Esta eficiencia del sacerdote es la eficiencia de Cristo. que hace lo que significa. Esto significa el ca- rácter que el Espíritu ha impreso en el sacerdote ministerial. El sacramento es la realización situada en el tiempo histórico del universal concreto de la Pascua de Cristo que antes mencionábamos. La posibilidad de efectuar el misterio la ha entregado el Espíritu Santo. no sólo en cuanto a la presencia del Evangelio en el corazón de cada cultura y su transformación por su radicación esencial en la misma.8). 134 . sino la fuente eficaz única de toda la vida del universo. y esto es la predicación de la Iglesia. y esto es el sacramento. que le da la distinción esencial respecto a los demás cristianos. y en una alegre noticia de esta maravilla. Pastor Esta capacidad de dar la vida tiene que conformarse ahora a aquellos a quienes va a dar dicha vida. y todo esto sig- nifica Cristo como Cabeza. Podríamos decir que su función esencial es la inculturación. Ver JUAN PABLO II. que no es un mero ejemplo a seguir.

La pastoralidad no es una especie de referencia religiosa del know how técnico actual. Siervo El Espíritu es el que ha conformado al sacerdote a Cristo. Permaneciendo la misma vida divina. sino que es la misma vida divina trinitaria puesta en movimiento desde lo más profundo del hombre de todos los tiempos. no para contemplarlo solamente. es que el sacerdote conduzca toda su vida según esta conformación y configura- ción a Cristo redentor. Es así el máximo servidor del Padre que ha enviado a su Hijo para que el hombre de todos los tiempos 135 . El sacer- dote plasma su personalidad en ser este pastor configurado en Cristo y así en ser este portador eficaz de vida divina. Es el cómo. Identificarse no con superficialidad. Así alimenta a sus ovejas y así da tam- bién su vida por las ovejas (ver Jn 10. de manera que la vida divina tenga su expresión perso- nal distinta en la pluralidad de las personas a las que llega a través del sacerdote. su voz es ser el Verbo de Dios. pero sólo como un prolegómeno de la auténtica pastoralidad. Así se realiza Cristo Pastor al tenor del capítulo 10 del Evangelio de San Juan: Cristo conoce a sus ovejas y ellas conocen su voz. pues El mismo es el Don de esta conformación y configuración a Cristo.1-16). es la pastoralidad de su función. y conocerla es identificarse con ella en una cristificación. sino para transformarlo por esta vi- da divina. sino llegar al núcleo de cada persona. el Espíritu Santo. La voluntad de Dios. recibe una coloración infinitamente distinta adecuándose a la vida de cada quien. 3. Y el Espíritu Santo en último término es la voluntad de Dios. Sacerdote sino antes por su inculturación en cada persona y pueblo en el que el sacerdote ministerial lleva a cabo su acción de dar la vida. Comprende también saber llegar a este hombre. Esto conlleva la necesidad de cada sacerdote de identificarse con las personas a las que va a llevar la vida de Dios. y así llegando a la transformación íntima de las culturas de los pueblos.

hacia todos los hombres. amorosa. Es un don. Por esto el sacerdote se configura con Cristo servi- dor. Este es su ministerio. Es un servidor del Padre por la conformación y configuración con el Hijo que le da el Espíritu Santo. 136 . Este ser- vicio es el total de la vida del sacerdote. es el que vino a servir y a dar su vida por todos. Así se comprende que su oficio no pueda ser más que pleno amor. 10). de tal ma- nera que se comprenda el porqué de la castidad como unión total y exclusiva con Cristo. y así su ministerio es el amoris officium.Teología y medicina tenga vida y la tenga en abundancia (ver Jn 10. su servicio. pleno hacia la Iglesia. Esta caridad pastoral es la madura- ción vital e íntima del sacerdote. que es el Amor infinito de Dios. en ellas encontramos la palabra apropiada para descri- birlas y es la caridad pastoral. Se trata de un amor absoluto. Por eso su sacerdocio se llama sacerdocio de servicio o ministerial. Lo hace com- partir la historia y la experiencia de la Iglesia. Su ministerio. Esposo El sacerdote se configura con Cristo Esposo de la Iglesia. Esta es su espiritua- lidad. porque el sacerdote no tiene otra vida distinta que dar este verdadero servicio. Propicia su unidad interior. 4. no tiene otro motor que el Espíritu Santo. y así fecundidad total para reproducir a este Cristo pascual en los hermanos. Por eso es que se trata de un servicio hasta entregar la vida. Se le exige al sacerdote para que su actividad pastoral sea actual. Toda su actividad debe ser fruto y signo de la misma. Especificada en estas cuatro líneas la personalidad del sacerdote ordenado. esto es. Esta espiritualidad le da una identificación con Cristo que lo hace ser transparencia de la Palabra que es el Verbo de Dios y lo sitúa en plena comunión con el Padre y con el Hijo. su personalidad es una personali- dad espiritual. total. y en esta forma es el pleno servidor de sus hermanos. pues su razón de ser. creíble y eficaz. Reproduce el misterio trinitario y plasma su unidad en tomo al Sucesor de Pedro y del Colegio Episcopal. del Espíritu. Cualquier motivación de otro género será inapropiada. una graciay una responsabi- lidad. un deber.

Le da la presencia actual eficaz máxima. y también es obvio que así es como Cristo lleva a to- da la humanidad al Padre. la rige. De él se siguen los otros tres rasgos. su muerte. 3) con- fecciona la Eucaristía. El rasgo fontal es la confección de la Eucaristía. con su vida propia. la conduce. y el ser éste regido y ofrecido en el sacrificio de Cristo. y éstos consisten en que el sacerdote ordenado: 1) modela al Pueblo de Dios. En esta forma. 137 . Sacerdote II. se precisa la distinción entre el sacer- dote ordenado ministerial y el sacerdocio real bautismal de todo el Pueblo de Dios. de la confección de la Eucaristía se sigue la modelación del Pueblo de Dios. al hablar del sacerdocio de todo el Pueblo de Dios. Hace presente al Verbo Encamado. Se dice que entre ambos media una diferencia esencial y no de grado. Y en la Eucaristía da la posibilidad de que el Cuerpo se una a su Cabeza y se ofrezca al Padre por el Espíritu. de manera que Cristo hoy lleve a cabo la redención. con su predi- cación. con su historia propia. su resurrección. se constituye como ser instrumento de la Pascua del Señor. 2) rige al Pueblo de Dios. La diferencia esencial la fija el Concilio en cuatro rasgos que tiene el sacerdocio ordenado que no tiene el mero bautismal. desde esta acción el ser del sacerdote ministerial. Ministerio eucarístico En la Constitución dogmática del Concilio Vaticano II Lumen Gentium (n. y 4) ofrece la Eucaristía en nombre del Pueblo de Dios. su ascensión a los cielos y su presencia actual gloriosa. En la confección de la Eucaristía. Es obvio que así Cristo modela a todo el Pueblo de Dios. Dado que por la acción se llega al ser. constituyendo por esta unión al Cristo total. pues El es el modelo eficaz en su concretez histórica que se realiza en la Eucaristía. 10). en su segundo capítulo. en tal forma actúa en la persona de Cristo Cabeza de la Iglesia que hace el memorial de toda la obra salvadora de Cristo. nacido de María la Virgen. Del misterio al ministerio 1. con su pasión. conformado a Cristo Cabeza.

Esta convocación es la vocación de lahumanidad. 3) La vocación implica el llevar a cabo una misión para el bien del Pueblo de Dios. Pastor. A partir de esta constitución se entiende desde otra perspectiva lo que signifi- que que se conforma con Cristo Cabeza. convoca desde la Eucaristía a la Iglesia. 2. Si el sacerdote ministerial confecciona la Eucaristía. Siervo y Esposo de la Iglesia. según su propia función. la constituye. Así. ésta es su genuina existencia. En la Sagrada Escritura toda vocación comporta tres rasgos definidos: 1) Por la vocación se constituye la persona en su propia existencia. Allí es donde en verdad el sacerdo- te ministerial de una manera histórica y continua se identifica ins- trumentalmente con Cristo Cabeza. Consecuentemente la fuente de la Iglesia es la Eucaristía. de quienes responden a esta llamada. entonces el sacerdote ministerial. Sin embargo. Dios las presta y hace al hombre su socio en una compañía íntima con El mismo (ver Jr 1. 2) Por la vocación se lleva a cabo una misión para la cual no se tiene de por sí laspropias fuerzas. Cristo mismo es la convocación a la humanidad. Ministerio eclesial En la convocación de la que resulta la Iglesia. y esta Palabra es el Cristo pas- cual del que hablamos en el ministerio eucarístico. esto es. esto es. los convocados. El clímax de la caridad pastoral se realiza en esta forma en la Eucaristía. Pastor.Teología y medicina Consecuentemente podemos decir que lo más profundo de la distinción entre el sacerdote ministerial y el sacerdote real estriba en la confección de la Eucaristía. es la llamada de la que resul- ta.8). por ella existe toda la humanidad. Y de aquí va a brotar la misma Iglesia. y Cristo nos convoca desde la Eucaristía. Siervo y Esposo de la Iglesia. el Padre nos envía su Palabra para hacerlo. y no se reduce a una dimensión intimista encerrada en la 138 . el Pueblo de Dios que es la Iglesia. por la llamada divina surge el mundo de la nada y surge también el hombre a la existencia (ver Ge 1—2).

Profetas. Je 3. su cone- xión con Dios y su conexión para los demás. Cuando entonces se habla de que el sacerdote ministerial con- voca en la Eucaristía a la humanidad. Sacerdote propia individualidad (ver las grandes llamadaspara beneficio del Pueblo de Dios. que en especial según Me 3. Pastor. Todo esto se lleva a cabo de una particular manera en la llamada vgr.26-38). Este es otro aspecto para comprender la capitalidad de Cristo en la Eucaristía. la Palabra y la comunión. 13-19 son llamados para que estén con Cristo y para que echen fuera los demonios y proclamen el Evangelio. Siervo y Esposo de la Iglesia es así la per- sonalidad de quien desde la Eucaristía. Esta misión se lleva a cabo por Cristo en su propia historicidad que hoy misteriosamente se realiza por los signos de dicha histo- ricidad viva que son los 7 sacramentos y que se transparentan en la comunicación de la Palabra que es la proclamación del Evangelio que reúne así sólidamente la comunión de creyentes y constituye la Iglesia. instrumentalmente. su convocación no es meramente una exhortación a seguir a Cristo. pro- nuncia en Cristo la vocación de toda la humanidad. 9 etpassim). Consecuentemente la vocación toca. sino que es la fundación de su propio ser con el Señor para bien de todos. La convocación eucarística se realiza por los tres cauces de la Iglesia. Reyes. La vocación de María en la Anunciación es el paradigma en el que se realiza a perfección este triple aspecto (ver Le 1. Jueces. la santificación. Así se con- figura la vocación de la humanidad. 139 . hablando sintéticamente. de la Eucaristía le viene al sacerdote una conforma- ción con Cristo Cabeza que significa ser el fundamento de la existencia de la humanidad renovada en Cristo. como Cuer- po misterioso de El. Ex 3. La personalidad del sacerdote conformado y configurado con Cristo Cabeza. de los Apóstoles. 10-22. de la vida di- vina que se le da por una identificación con Cristo. y de su misión universal de servicio para todos los hombres. tres aspectos fundamentales de toda la humanidad: su ser.

mentales. Pero poco a poco se va extendiendo la convicción de que el cuerpo es un aspecto del hombre. Es una tensión dinámica hacia la armonía estructural del hombre para que éste lleve a cabo la misión que Dios le ha encomendado. la salud entra de lleno en 140 . psíquica. sino de centros o instituciones de salud. Ministerio sanante Salud En la época actual hemos dado un vuelco con relación al mundo de la enfermedad y la salud. ambienta- les e incluso espirituales. social y espiritual y no sólo la ausencia de enfermedad.Teología y medicina 3. Conformación que lleva a cabo el Espíritu Santo. o bien su recupe- ración. hemos tratado en el Dicasterio para la Pasto- ral de la Salud de encontrar una descripción de qué sea la salud y la hemos formulado como una tensión dinámica hacia la armonía física. En esta forma. Así. psíquica. que hay que entenderlo en su complejidad. Esta armonía estructural. según la etapa de la vi. la salud del cuerpo como prioritaria. Entra de lleno en los presupuestos de la significación de la calidad de vida y de la cuantificación del bienestar de un país. Esta descripción se centra en la vocación del hombre. la salud temporal forma parte de la salud global que signifi- ca en último término la salud eterna. La misión va cambiando de acuerdo a las diversas etapas de la vida. esto es. física. Ahora lo que se pone como prioritario es la salud y su conservación. que capacita al hombre para llevar a cabo la misión que Dios le ha encomendado. Así muchas veces se prefiere no hablar más de hospitales. es lo que constituye el ser vocacional del hombre y en último término es su realización en su conformación con Cristo muerto y resu- citado. social y espiritual. Anteriormente se ponía como prioritario el problema de la enfermedad y su curación.da en la que se encuentre. y así la atención se va también centrando en aspectos sociales. Muchas veces en la divulgación de este modo de ver las cosas se privilegia la sa- lud física. Lo que se encuentra como motivación en primer plano de la cultura actual es la salud. En este contexto.

vgr. incluso cristianas. como un bien que eficazmente produce la resurrección. tal como lo hemos enunciado. los aspectos psicológicos y sociológicos. fácilmente se descarta al sacerdote y no se ve cómo poder integrar su acción sacramental dentro de un contexto de modernidad que actúa con el enfermo de acuerdo a las nuevas técnicas de terapia psicológica individual o de grupo. y como el buen samaritano nos esforzamos por todos nuestros medios en combatirlos. sino que éstos se toman dentro de la acepción de la pasión y muerte de Cristo. la me- dicina. Y cuando se encuentran ele- mentos laicos más preparados. que puedan consolar o ayudar psicológicamente al pa- ciente en una determinada enfermedad. No puede quedar ajena a la acción sacerdotal. Y todos los recursos de las modernas ciencias terapéuticas. sino de actuar positiva- mente en pro de una salud que se restituye en realidad de acuerdo al plan divino vocacional. psicológicamente. no se rehúsan sino que se subordinan en una pastoral de la salud al aspecto sacra- 141 . Pero no tomamos el fin de la vida como una luz que se extingue. La acción del sacerdote como conformado con Cristo Cabeza no es la de proponer sugerencias meramente religiosas. sino como una lámpara que se apaga porque ha llegado la aurora del gran día. Los sacra- mentos son las acciones eficaces que realizan este cometido. Dentro de esta acepción de salud no se descarta ni el dolor ni la enfermedad. para ello. no puede ser algo periférico a su acción pastoral sino que se encuentra radicada en su mismo núcleo. aunque sabemos que la muerte es inevitable. Nos oponemos al dolor y a la enfermedad en tanto obstaculicen el cumplimiento de la misión que Dios le ha asignado a cada quien. Cabeza En algunos ambientes de la pastoral de la salud se quiere reducir la acción del sacerdote a la de un ministro de la Palabra que bus- ca mediante su compañía y sus palabras o silencios adecuados ser el consuelo eficaz para los enfermos. Sacerdote la convocación eucarística de la Iglesia y es a lo que el sacerdote convoca.

puedan suplirlo y ser en sentido estricto capellanes de los centros de salud. De aquí la importancia de las ciencias de la comunicación. en la pastoral de la salud. pues se configura con Cristo sanante. debe conformarse con el hombre en tensión de enfermedad y salud. y así es como cura a través del sacerdote. El sacerdote en la pastoral de la salud es clave. de lapsicología. Es cierto. Se ha impugnado la sacramentalidad de otros tiempos diciendo que al capellán de hospital no le basta con andar con los óleos en la bolsa. De aquí la fuerza de todas las técnicas ideadas para llegar al en- fermo y hacerle significativa la salud que Cristo ofrece. pero que en todo caso siempre tendrá una verdadera eficacia. sino la fuente incluso de estas mismas obras de misericordia.Teología y medicina mental. y sobre todo de lagran humanización de la medicina que entraña la pastoral ¡dad. y la plena fe en lo que el sacerdote realiza. y también 142 . El Buen Samarita- no es Cristo Cabeza de la Iglesia. El sacramento aparece como auténtica Buena Nueva de salvación para el hombre en el estado de salud y de enfermedad. distintos del sacer- dote ministerial. con Cristo resucitado. que es lo fuertemente curativo y es lo decisivo en una pas- toral auténtica de la salud. entonces se debe adaptar en su administración a las circunstancias concretas por las que atraviesa determinado enfermo. debe conformarse con el hombre actual. Pastor El sacerdote. Este aspecto complementa el anterior y le da toda su fuerza a la significatividad del sacramento. como Cristo Pastor. su efectivi- dad la lleva a cabo realizando en el enfermo el misterio de esta su configuración. y en concreto. y como tal debe proponérsele. según la doctrina sacramental de siempre. Se ve así que es un error que otros. El sacramento debe ser significa- tivo para este hombre concreto. Ello significa la plena fe en la personalidad sacer- dotal. Su trabajo en la pastoral de la salud no es un complemento piadoso a las obras de misericordia que otros pueden realizar al respecto. se necesita toda una evangelización desde el sacramento para que el sacramento no se vuelva un rito que no significa para el hombre actual.

Junto con el sentido de la salud. Así el sacramento de la Unción de los enfermos desdobla el sacramen- to de la Eucaristía y lo aplica en su virtualidad de una muerte pre- ñada de resurrección. hacien- do lo que dice. Siervo El ministerio sanante es el servicio sanante. Especialmente el sacramento de la Unción de los enfermos es un sacramento en el que el enfermo se cristifica para asumir su dolor. que lleva en sí todos nuestros sufrimientos y carga sobre sus hombros la Cruz de todos nuestros males. Como bien sabemos. no como una mera explicación teorética. como un escuchar y estar atento a la significación salvífica de la acción ministerial. es una obediencia que configura la caridad pastoral como una obediencia amorosa que atentamen- te escucha la Palabra salvadora real y eficaz que es la Pascua de Cristo y que de esta manera modela al Pueblo de Dios a la imagen y semejanza de Cristo muerto y resucitado. Sacerdote llegar al hombre en estado de salud para indicarle el sentido de dicha salud y su valor real. como algo malo en sí. La pastoralidad se coloca aquí desde la virtud de la obediencia como un ob audire. y encontrar en ellos la fuente de resurrección. por el dolor del Siervo de Yahveh se convierte en fuente de vida y resu- rrección. El servicio debe ser el del Siervo de Yahveh sufriente (Is 53). sino como una explicación práctica. y así en algo bueno. para recibir a con- tinuación la resurrección. El dolor. El Espíritu Santo hace que la conformación con la voluntad de Dios en la muerte sea una entrega generosa y total del propio espíritu en manos del Padre. No son las palabras consoladoras del sacerdote las que van a dar la «resignación» ante lo inevitable. Que la única solución es la resurrección de Cristo Dios y hombre. sino la misma reali- 143 . y si el caso fuere. conformado con Cristo. su muerte. el sacerdote da también el sentido del dolor. Se exige de parte del sacerdote la virtud de la humildad para reconocer que no hay ninguna solución humana al problema de la muerte. El sacerdote así da razón de ser del dolor. Se exige esta obediencia de parte del destinatario de la acción pasto- ral y de parte del mismo sacerdote. ministerio es servicio.

como el llamado amoris officium. Sólo con una esperanza inconmovi- ble en la resurrección se adquiere la alegría del servicio y el amor de la espera al Esposo que llega en el momento de la muerte con toda la alegría de la resurrección. sino que son las mismas. dijéramos. Son la caridad pastoral comprendida ahora como el pleno y total amor.Teología y medicina dad misteriosa y oscura de Cristo muerto y resucitado. Que llega al límite. La Iglesia toda se precipita aquí al encuentro de su Esposo y vive en plenitud la Palabra revelada 144 . No se trata de «consolar». El sacer- dote misericordiosamente debe conformarse con el enfermo que sufre. Sería falta de fe y cobardía ante el testimonio definitivo que hay que dar en el momento más difícil y crucial. sino para ofrecerle en la fe la única solución posible. al filo de la vida en la misma muerte para llegar a la plenitud de la resurrección. pero no para llorar juntos. De aquí se com- prende la castidad sacerdotal como la entrega hasta la muerte como una obligación total de amor. Como pastor. Este es el gran servicio que se espera del sacerdote y que lo da en la misma Eucaristía que significa el Viático al que acompaña y desdobla como su significatividad específica. y de encontrar sólo la manera psicológica mejor para hacerlo. sino de dar el contenido eficaz de nuestra fe en el mo- mento que más se necesita. pero no abstenerse de dar la solución con el pretexto de que ante la mag- nitud del dolor humano lo único que se puede hacer es acompañar en silencio y modestamente los sufrimientos indecibles. deberá adecuarse a los tiem- pos del enfermo y ver la mejor manera de hacerlo. aplicada a este enfermo: el sacramento de la Unción de los enfermos. Las motivaciones para ejercer esta pastoral no son distintas de las motivaciones del mismo sacer- docio ministerial. en la entrega al mismo Cristo en el hombre en proceso de enfermedad y de salud. Por este amor tiene sentido y solidez la virtud de la esperanza. Esposo El ministerio sacerdotal se prueba en su autenticidad en el amor absoluto y total. Toda la pastoral de la salud se funda como en algo imprescindible en la virtud de la esperanza.

unidos a su propio obis. con todos y cada uno de sus hermanos obispos. Y todos ellos abiertos desde la perspectiva pontificia a la unidad de la catolicidad universal. llegar al mi- nisterio sanante del sacerdote ordenado. pero que no se puede llevar a cabo sino en una perspectiva más amplia. colegialmente. pero no puede hacerlo sino en unión plena con su obispo y con sus demás hermanos presbíte- ros. como raíz y fundamento de la unidad católica. pero no la lleva a cabo solo. es cierto. de sus tiempos: «¡Ven.20). Señor Jesús!» (Ap 22. pero la lleva a cabo como fundamento visible de toda la Iglesia. con quien ejerce su sacerdocio ministerial que fundamenta su Iglesia particular. Esto es. es verdad. 145 . participando de la misma misión pon- tificia. sino con su presbiterio. Ojalá estas cuantas ideas ofrezcan una oportunidad para avanzar un poco en la comprensión del miste- rioso ministerio eucarístico sacerdotal y eclesial de la pastoral sa- nante de la salud. como Cabeza de sus Iglesias particulares. y con todos y cada uno de los presbíteros. para llevar a cabo su acción pastoral. La lleva a cabo este presbítero concreto. Para llevar a cabo una misión es necesario comprenderla cada vez más profundamente. Este ministerio misterioso es un ministerio que al llegar a lo concreto. Sacerdote mediante la cual la Esposa le dice a su Esposo al final de los tiem- pos. Hemos tratado de hilvanar algunas ideas sobre el misterio del sacerdote ministerial. Así. La lleva a cabo el Papa. según sus diversos carismas. y desde este misterio. esto es. significa su misión individual. a este sacerdote en es- pecial. la lleva a cabo también el Pontificio Consejo para la Pasto- ral de la Salud. La lleva a cabo el obispo en su Iglesia particular. El que el presbítero sea religioso o diocesano no hace aquí ninguna diferencia: ambos pertenecen al presbiterio del obispo.po y a sus demás hermanos presbíteros de la Iglesia particular. colectiva. siguiendo la perspectiva de la exhortación apostólica Pastores Dabo Vobis.

.

Por supuesto que se escribe en un lenguaje incomprensible pa- ra quien no tenga fe. Por supuesto que no todos son así. Para un médico que no tiene la fe en Cristo y 147 . Capítulo 10 Médico Identidad del médico católico Dentro de la práctica actual. Y no más de alguno se ha preguntado sobre su propia identidad. Se ven algunos ejemplos de médicos que ganan mucho dinero y que son rodeados de una nube de fama y de pres- tigio y muchos jóvenes quisieran ser lo mismo. muchas veces nos encontramos con motivaciones para sermédico muy distintas de loque significaría un médico católico. No es raro oír a algunos médicos que han llegado al término de su carrera univer- sitaria que dicen: ya tuve un máximo de sacrificios y privaciones. sino como médico católico. Les interesan más como carteras abiertas que como personas necesitadas de ayuda sanitaria. no sólo como católico. Hay muchos médicos que honran profundamente la profesión médica y son dechados de generosidad y competencia. Los pacientes sólo Ies interesan como meros clientes de los cuales hay que sacar el mayor provecho posible. ahora voy a cobrar todo lo que me pertenece. La siguiente reflexión pretende ser un esbozo para res- ponder a esta pregunta de identidad. El factor económico cuenta mucho y también el del prestigio.

más bien es algo absurdo que pareciera para tontos y locos. Tomo como base la Carta de los agentes sanitarios que ha publicado el Pon- tificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Y así es como aparece la fe en general a un ajeno a ella. 23-25). Supongo toda la significación de la identidad del cristiano que como tal la adquiere desde su Bautismo. y me fijo sólo en la identidad del médico católico en cuanto médico. cuidar- lo y sanarlo. es un encuentro entre una confianza y una conciencia. padeciendojunto con él. en la inteligenciade que lodicho aquí analógicamente puede valer de los demás profesionales de la salud. Carta de los agentes sanitarios En la Carta de los agentes sanitarios se dice lo siguiente del médico católico: Su profesión le exige ser custodio y servidor de la vida humana. sin embargo. Ya san Pablo decía que el anuncio de un Mesías crucificado les resulta ofensivo a losjudíos y a los nojudíos les parece una locura. La confianza de un hombre marcado por el sufrimiento y la enfermedad que se confía a otro hombre que puede hacerse cargo de su necesidad y que lo va a encontrar para asistirlo. es más fuerte que toda la fuerza humana (1 Col. En- fermedad y sufrimiento son fenómenos que tratados a fondo van 148 . Me centro pues en la pro- fesión médica. y lo que en Dios puede parecer debilidad. La actividad médico-sanitaria se funda sobre una relación interpersonal.Teología y medicina en su Iglesia todo lo que aquí se diga no tiene sentido. I. Debe hacerlo mediante una presencia vigilante y solícita al lado de los enfermos. que a su vez refiere al pensamiento del Santo Padre Juan Pablo II al respecto. es mucho más sabio que toda sabiduría humana. y desde la identidad trazada por el Papa y en ella trato de hilvanar unas cuantas ideas como su interpretación y comentario. El paciente no es sólo un caso clínico sino un hombre enfer- mo hacia el cual el médico deberá adoptar una actitud de sincera simpatía. mediante una participación per- sonal en las situaciones concretas del paciente individual.

en una palabra. me fuiste a ver». Médico más allá de la medicina y tocan la esencia de la condición huma- na en este mundo. Es un colaborador de Dios en la recuperación de la salud en el cuerpo del enfermo. El es el que es curado en cada hombre o mujer: «cuando estaba enfermo. Esta es la misión que lo constituye. y es el fruto de una llamada o vocación que el médico escucha. sabe bien que el mal físico aprisio- na al espíritu. como dirá el Señor en el juicio final (ver Mt 25. Los caminos por los que debe caminar son los marcados por la dignidad de la per- 149 . por su caridad. 31-40). pues considera el servicio a los enfermos parte integrante de su misión. la caridad hacia Cristo representado en cada paciente. Aquí se enlaza la misión del médico de dar la vida con la del mismo Cristo que vino a dar la vida y darla en abundancia (ver Jn 10.caridad terapéutica» de Cristo que pasó hacien- do el bien y sanando a todos (ver Hch 10. personificada en el rostro sufrien- te e invocante del paciente confiado a sus cuidados. La Iglesia asume el trabajo del médico como un mo- mento de su ministerio. por obra del Espíritu Santo. De aquí resulta que la identidad del médico es la identidad recibida por su ministerio terapéutico. es la vida nueva y eterna que consiste en la comunión con el Padre a la que todo hombre está llamado gratuitamente en el Hijo. El médico que se ocupa de ellos deberá ser consciente de que allí está implicada toda la humanidad y le es requerida una entrega total. el médico con su ministerio terapéutico participa de la acción pastoral y evangelizadora de la Iglesia. De esta manera.38). Esta es la «. Y al mismo tiem- po. El médico es como el buen samaritano que se detiene al lado del enfermo haciéndose su próximo (prójimo) por su comprensión y simpatía. Así el médico participa del amor de Dios como su instrumento difusivo y a la vez se con- tagia del amor de Dios hacia el hombre. así como el mal del espíritu somete al cuerpo. su ministerio de la vida. 10). Esta vida trasciende la vida física hasta llegar a la altura de la Santísima Trinidad.

llamar (lo mismo que ekkalein). me esforzaré por reflexio- nar sobre dicha identidad fijándome en especial en que se trata de una identidad recibida por una vocación y una misión que fúnda un ministerio del todo especial. Significaría así la misma llamada que congrega a los llamados. el ministerio de la vida. sería el participio plural del verbo ‘ekkalein. el ministerio terapéutico. la Igle- sia es el efecto de la «vocación». Carta de los agentes sanitarios. 150 .Teología y medicina sona humana y por tanto de la ley moral. esto es. es la posición del Santo Padre Juan Pablo II.1 II. situándonos en la perspectiva etimológica latina. Desarrollamos un poco más lo dicho en el capítulo anterior al hablar de la vocación cristiana.. 1. llamar. La bioética le dará sus cauces delineándole sus principios de acción. en especial cuando trata de ejercer su actividad en el campo de la biogenètica y la biotec- nología. el ministerio de la salud. como lo había ya mencionado. Una de ellas es la palabra iglesia. Ahora. Ver Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Su etimología griega nos lleva al verbo ‘ekkalein. y que en último término. pues. y significaría los llamados. cit. que congrega a la Iglesia. etimológicamente hablando. Nos situamos en dos etimologías. La identidad del médico En esta posición del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. La vocación. La «vocación». hace la Iglesia. según aparece por las citas al calce del documento original. Empezamos refiriéndonos a la signi- ficación de la vocación en la Iglesia. la griega y la latina. ob. 1-7. se encuentra una síntesis apretada de la identidad cristiana del médico. La Iglesia. Muchas veces las etimologías ayudan a remontamos al sentido original de palabras que usamos con frecuencia y que parecen desgastadas por el uso. es laacepción latina sustantivada del verbo latino vocare. Ekklesia.

Cuando Dios pronuncia su Palabra. «Ser» Cuando hablamos del «ser» en la vocación... Dios habla y todo empieza a existir. su totalidad. el Mesías (ver Le 1. Es en particular interesante constatar que la forma máxima de lla. es Cristo. Esto es. y todo tiene en ella su consistencia. que es la Palabra de Dios por la que todo lo que existe y cada uno de noso- tros.26-38).19). hablamos de la existencia total. tenga su realización en la Eucaristía. Cuando hablamos del auténtico médico católico. con Dios. esta «vocación» primigenia. éste es tal por una verdadera vocación recibida de Dios mismo del cual recibe 151 . Y hubo luz.mar hoy de parte de Dios a todo lo que existe.3-10.ria (ver Le 22. 3). descubrimos tres momentos esencia- les de la misma que la constituyen y que podemos sintetizar con tres palabras: «ser». «con». para los demás. Col 1. Dice el Génesis: «Entonces dijo Dios: que haya luz. En esta llamada de Dios. y esta llamada. Las tres palabras de la vocación nos van a servir como pauta para reflexionar sobre la doctrina pontificia acerca de la identi- dad del médico católico que expusimos en la Carta del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. se llama a la existencia (ver E f 1. 14-15). Médico La única «vocación» o llamada fundamental es la que hace Dios con la Palabra con la que llama a la existencia a todo lo que existe. y muy en especial en la llamada que hace a la Virgen María para que sea la Madre de Dios. ésta es práctica: hace lo que dice. Así por ejemplo lo podemos comprobaren la llamada que Cristo hace a sus Apóstoles (ver Me 3. pues es el memorial. Esta llamada es un paradigma que se extiende por toda la historia de la salvación. 1. lapresencialización de Cristo en el hoy de la histo. somos llamados para ser (existir). la máxima presencia de Cristo en el mundo.» (Ge 1. su inicio y su fin.15-20). «para».

De esta sacralidad de la profesión médica se origina el jura- mento de Hipócrates. hacerle siempre el bien y estar totalmente por la vida en todas sus etapas. La vocación del médico en este contexto es una vocación que nace del amor de Dios. La profesión no es algo meramentejurídico. la del sacerdote. En cambio. Hay que notar que la profe- sión es algo ligado con la profesión de la fe.2 2. Responder viene del griego spenden que originariamente significa ofrecer un sacrificio de liba- ción a Dios. GRACIA D. que significa escribirjuntos— que se escribe a partida doble entre el hombre y Dios. es algo religioso. a qué llama Dios al médico? Diseñamos a con- tinuación algunos rasgos del «ser» de esta llamada. Es una responsabilidad. que no es lo mismo que para un oficio. la profesión es una obligación y una responsabilidad que se contrae con Dios mismo. La profesión En primer lugar diremos que Dios llama al médico para una profesión. como el Bien su- mamente amable. 12-14. Profesiones pro- piamente se reconocen en la historia tres. el juramento de no hacer el mal al paciente. La responsabilidad profesional médica significa un compromiso —la palabra «compromiso» viene del verbo syngrafein en griego. juramento que no es una promesa que se hace al paciente. pues lojurídico en sentido positivo puede llevarse a cabo o no. en Dolentium Hominum 31 (1996). o cambiarse según la voluntad de los que contraen una obligación. por supuesto que sin excluir la colaboración al llamado de parte del mismo médico.Teología y medicina toda su existencia. «El juramento de Hipócrates en el desarrollo de la medicina». sino que se hace directamente a Dios. la del médico y la del gobernante o del juez. ¿Cómo y en qué consiste la vocación médica. págs.. y una responsabilidad significa origina- riamente la capacidad de responder. 152 . es a Dios a quien el médico sigue en esta profesión.

«Donde hay amor por el arte mèdico hay amor por el hombre». que le entrega hasta la muerte a su Hijo Unigénito (ver Jn 3. el amor nace de Poros y Penia en las bodas de Afrodita. sino que imita al amor perfecto de Dios y tiene su paradigma en el Buen Samaritano que en tal manera padece juntamente con el enfermo. Su amor no consiste en que carezca de algo. que provee a todo lo que éste necesita para su curación. pero no ama. De hecho. la mentalidad de Sócrates y Platón. En la mitología griega. no de Dios el Omniperfecto. Por eso la profesión cristiana médica se centra en el amor. Poros representa el expediente. nace el amor como deseo interesado. 22-28 . pero este amor. pàgs. pero no en el amor interesado y pobre. 153 . El Buen Samaritano es la figura de Cristo que se ha compadecido de toda la humanidad enferma y caída. hipocrático. por amor de plenitud. Es ésta la definición más profunda de Dios. pues amar significaría carencia y Dios no puede ca- recer de nada. la necesidad.. Ver CAPPELLETTI V. de la cual participaba Hipócrates. de acuerdo con la mentalidad griega clásica. que en tal forma se presenta. juntando necesidad conpobreza. que Dios Padre llega a amar tanto al mundo al que ha creado por amor difusivo de sí. y Penia. en tal forma lo compadece. En esta forma el Buen Samaritano viene a ser el ejemplo a imitar por el médico cristiano. Dios no ama.16). es algo de- fectuoso. en Dolentium Hominum 31 (1996). pues presupone necesidad y nunca es plenitud. a pesar de lo sublime de la posición hipocrática. y la ha levantado hasta su deificación. Esta mentalidad es totalmente corregida por la Revelación divi- na: Dios mismo es Amor.3 3. Es sumamente amable. la pobreza. Médico El amor de Dios en el médico Sin embargo. Hablábamos del amor de Dios. para la filosofía clásica griega. ésta es limitada y defectuosa. sino en la máxima difusión de su propia bondad. es el amor infinito y está tanto en el que ama como en el que es amado. El amor es propio sólo del hombre necesitado e interesado en saciarse. Y así el Buen Samaritano es la figura que identifica al médico que se compadece hasta tal punto del paciente que hace todo lo que está de su parte para devolverle la salud. está en ambos como ple- nitud.

Orizonti medici. y al segundo que es amar al prójimo como a uno mismo. Discorsi ai medid. pero en especial en las etapas en las que más débil se sienta. Ver lug. cit. «no mentirás». si atendemos a la que viene dándose en muchas facul- 4. Ahora bien. nos recuerda Pío XII cómo la identidad del médico cristiano consiste en que por el amor que está obligado a tener a Dios y a su paciente.5 La identidad del médico viene desde la formación que recibe. 46 -54 . Ver PIO XII.Teología y medicina Hablando del amor que el médico debe tener a Dios y así a sus pacientes. como son las iniciales y terminales. y que sólo deberá tener su origen dentro del matrimonio. El mismo Papa Pío XII complementa los rasgos del ser del mé- dico aludiendo a otros dos mandamientos en especial. 1959. nos habla del com- promiso claro del médico hacia la verdad. de delicadeza y solicitud. el Papa Pío XII se refiere a los mandamientos de la ley de Dios en el ámbito de la medicina. Laformación médica En el octavo mandamiento. al quinto. está totalmente obliga- do a defender lavida en cualquier etapa en la que ésta se encuentre. Su personalidad se diseña desde un claro y absoluto no al aborto y no a la eutanasia. Se refiere al primer manda- miento que es amar a Dios sobre todas las cosas. 5. «no mentirás». como a la verdad de la ciencia médica. «no matarás». págs.4 Respeto y defensa de la vida En cuanto al quinto mandamiento. y en este amor hace consistir la identidad del médico cuando sus relaciones con el paciente están rodeadas de humanidad y comprensión. tanto a la verdad de la enfermedad y de la salud. 154 . En el quinto man- damiento se comprende toda la significación de la vida humana como un don dado por Dios en mera administración al hombre y a la mujer. Roma. y al octavo.

del sistema sanitario nacional. Frente a esta problemática del «ser» médico desde sus inicios en la formación que se recibe. El médico se entiende desde los requeri- mientos del paciente y las exigencias de un sistema economicista sanitario con plena indiferencia por las violaciones de los derechos del hombre. se constata la pérdida de los valores éticos en la medicina y el ano- nimato de los pacientes. especialmente desde el llamado PBL (Problem BasedLearning) y el método de enseñanza orientado hacia la comunidad que entiende al médico como una persona necesariamente competente a nivel relacional y científico. pero lo que a la vez se constata es que hay un reduccionismo bio-técnico: en la exposición de las materias se ha perdido su valor antropocéntrico y los valores éticos. la adaptación de la clínica se hace con referencia tantas veces exclusiva a los reque- rimientos. se pretende llegar a un dominio de conocimientos especializados fragmentados sin la perspectiva de totalidad mediante conocimien- tos y competencias relaciónales con otros campos humanos fuera de la medicina. en especial de la vida humana. Muchas veces encontramos como paradigma de las aplicacio- nes clínicas actuales una fragmentación y reducción del paciente a órganos y funciones biológicas o tecnológicas y a medicamentos. la de los conocimientos que se obtienen por las ciencias clínicas divididas por disciplinas o bien por considera- ción de los diversos órganos del cuerpo humano. a la persona del paciente. En efecto. afectivos y existenciales. el curriculum escolástico de la carrera médica tiene dos partes esenciales: la primera es la de los conocimientos básicos. Es obvio que estas asignaturas deban impartirse. incluso se ve que se da poco valor a los aspectos existenciales de la profesión médica. la idea de salud se propone como adaptación pasiva a estímulos patógenos y de naturaleza bio-física. del médico y de la enfermera. inserto en una realidad comunitaria. incluso económicos. capaz de colaborar con otras figuras sanitarias y administrar los recursos a disposición en un continuo aprendizaje. se han formulado una serie de mé- todos que han sido concebidos para hacer activa la enseñanza. Médico tades de medicina podemos constatar que ésta tiene muchas defi- ciencias. y la segunda. como abogado siempre 155 .

6 Laformación permanente La identidad del médico no se forja de una vez por todas en su formación inicial. de la madurez psicológica. elaborar un programa que se basara en los siguientes principios: 1) Existencia de un significado comprensivo y último del saber médico. Ver BRERA G.. pues. desarrollaría así un aprendizaje basado más en la curiosidad e in- vestigación continua que en adquisicionespasivas. en formación continua. R. 2) Definición de su orientación episte- mológica. sino que debe prolongarse en su formación per- 6. 3) Definición de los valores. capaz de conjuntar los conocimientos con la práctica médica. Universidad Ambrosiana de Milán. La formazione dei medici del terzo millennio. Se debería. y por ello. de las motivaciones y de las capacidades y de la calidad de la formación de los docentes. Conferencia inaugurai del año académico 1998-1999. relaciónales. reduciría la carga de la información. Es- tos principios acogen los conocimientos epistemológicos de la medicina actual que consideran la salud como una construcción psico-biológica determinada por la posibilidad y la calidad de los recursos de la persona y finalizada en dar una respuesta unitaria a las preguntas fundamentales de la existencia humana. Scuola medica come scuola di uomini e di umanità. 5) Definición de los objetivos generales y parcia- les de la formación. de la calidad de los conocimientos objetivos y de las capacidades metodológicas. de las motivaciones. Esta clase de formación médica daría una nueva comprensión de la salud y de la enfermedad. 4) Definición de los valores. 6) Definición de los métodos didácticos. técnicas. aplica- das al ejercicio de la profesión. propiciaría el contacto directo con los pacien- tes mediante el análisis personalizado de sus problemas y de todo su curriculum. 156 . atendería a la prevención y manejo de la enfermedad en el contexto de la individualidad del paciente que se complementa por su propia familia y la sociedad entera.Teologia y medicina de la salud del paciente. inauguración de la Escuela de Medicina.

7 2. «Con» Decíamos que el segundo rasgo de la vocación cristiana se expresa por la preposición «con». En virtud del mismo octavo mandamiento les obliga a todos los médicos el secreto profesional. 17. Mt 28. Transparencia de Cristo médico En este apartado esbozamos los más profundos valores que deben configurar la identidad del médico católico. y como lo hemos ya repetido. Los profesores en es- pecial tienen la responsabilidad de la promoción de los nuevos médicos... preparación que nunca debe faltar. ob. Y Dios le contestó: Yo estaré contigo. laque nunca facilitarán si no les consta en conciencia la capacidad de cada alumno para llevar a cabo tan delicada misión. p. al lado de los Apóstoles. que es quien capacita al hombre para llevar a cabo una misión que sin su fuerza sería inú- til emprenderla. poseer una sólida cultura médica que debe constantemente perfeccionarse mediante la formación permanente. 7. Discorsi ai medid. y les dijo: Yo estaré con ustedes hasta que se acabe el mundo (ver Me 16. con Dios.» {Ex 3. Médico manente. toda vocación es para estar con Dios nuestro Señor. El ministerio terapéutico lo ejerce así el médico. Ver PIO XII.20). como una continua- ción de la misión de Cristo y como su propia transparencia. pero a la vez requiere la preparación continua y progresiva de los profesores que imparten cualquier asignatura médica. 46 157 . La personalidad del médico cristiano se identifica así como transparencia de Cristo médico. Cristo envió a sus Apóstoles a curar toda dolencia y en- fermedad. Esto es. Leemos en el libro del Exodo que dice Moisés a Dios en el monte Horeb: «Y quién soy yo para presentarme ante el Faraón y sacar de Egipto a los israelitas. cit..12). Exige la preparación muy cuidadosa de los estudiantes de medicina.

Uno de los grandes interrogantes del médico es siempre el problema del dolor.Teología y medicina Hay que entender esta transparencia en toda su amplitud. cuando el dolor no aparece como algo negativo. Esta interrogación tiene sólo aquí su respuesta. de manera que nada de dolor quedase fuera. La salud Consecuentemente el médico deberá darse cuenta de que la salud es complexiva y no se debe hablar de la salud corporal como algo radicalmente distinto de la salud completa que llamamos salud eterna o bien salvación. 158 . con Cristo sanante. sin excepción. contra su dolencia y muerte. Los sacramentos son la presencia histórica de Cristo en el hoy. Esta es lapresen- cia de Cristo en el médico. todas las enfermedades. la venció en la plenitud de su resurrección. Los milagros de curaciones que efectuó. el médico debe curar transparentando la muerte y la resurrección de Cristo. Así. como la muerte del Dios hecho hombre. y desde su muerte hizo explotar a la misma muerte. en el momento concreto que atravesamos en la vida. Para esta transparencia es necesaria una identificación del médico como tal. El médico debe transparentar toda la vida de Cristo. pero que entraña sus demás aspectos. sino sólo un signo de la realidad profunda que entraña su propia muerte y resurrección. Por eso el ministerio del médico es un mi- nisterio eclesial que se dirige a la salvación misma del hombre desde su cuerpo. y las resumió en su propia muerte que encierra todas las muertes. El dolor El tomó todos los sufrimientos. Esta identificación hoy se lleva a cabo en especial en la Eucaristía y en los demás sacramentos. todas las dolencias. como sanador. pero en una muerte fecunda de resurrección. Pues Cristo cura toda dolencia y enfer- medad con toda su actuación tomada integralmente. sino como una positividad que culmina es verdad en la muerte. no eran algo definitivo en su lucha contra el mal que existe en la humanidad. incluso la resurrección de los muertos.

Así llegamos a delinear ahora el tercer rasgo de la identidad médica. De aquí la incongruencia de reducir la función médica al sólo aspecto físico-químico de la enfermedad. 159 . En este contexto. «ser para los demás». Su función es inte- gral y además no puede ser estática. y entonces el médico se une con nuestro Padre Dios como un hijo con su Padre. no en un grito de impotencia. es a lo que se ha obliga- do ante Dios por su profesión de fe que significa su profesión médica. cesa la función médica. Desde el Espíritu Santo y con el Espíritu Santo se entiende toda la simpatía que deba existir entre el médico y el paciente. Médico Por esto hemos repetidamente descrito la salud como una ten- sión dinámica hacia la armoníafísica. de manera que pueda llevar a cabo la misión que Dios le ha enco- mendado. pues el Amor del Espíritu Santo hace al médico una persona esencialmenteabiertapara los demás. sino en la satis- facción de la misión cumplida. la muerte no aparece como la frustración del médico. ya que ha acompañado a su paciente de manera que éste haya podido hacer rendir sus talentos al má- ximo en cada etapa de la vida. tal como se requiere en cada etapa de la vida de este hombre concreto que es su paciente. es el «para» de su vocación y de su identidad profesional. La misión del médico es por tanto ocuparse de que se tenga esta tensión dinámica hacia la armonía integral. psíquica. y su amor profesional se vuelve la acción del Amor de Dios en sí mismo. tanto de parte del paciente como de parte del mismo médico. según la etapa de la vida en la que se encuentre. socialy espi- ritual y no sólo la ausencia de enfermedad. toda la debida humanización de la medicina y toda la exigencia hacia la actualización y formación permanente. Por eso el médico cristiano es aquel que es guiado siempre por el Espíritu Santo. y cuando ésta llega a su final. Así el médico verdaderamente está con Cristo y se identifica su profesión en esta comunión con Cristo mismo. sino que debe insertarse dentro del dinamismo del paciente que tiende hacia su propia armonía. que capacita al hombrepara llevar a cabo la misión que Dios le ha encomenda- do. sino como su triunfo. que es el Espíritu Santo.

si verdadera- mente ha recibido esta vocación. No puede simplemente pensar que ya tiene suficiente dinero. Esta es la naturaleza más íntima de su noble profesión. dice el Papa Juan Pablo II.43). mé- dico de los cuerpos y de las almas. Ha recibido el don de vigilar y hacer crecer la vida.8). El médico no puede encerrarse en sí mismo. Su vocación es para la vida. 160 . Están llamados a humanizar la medicina y los lugares en los que se ejerce. y de la cual deberá dar cuenta a Dios cuando El le diga «estuve enfermo y me fuiste a ver» (Mt 25. Un verdadero médico es médico para toda la vida. En su más profunda identidad llevan consigo el ser ministros de la vida y nunca instrumentos de muerte. el ministerio terapéutico de los médicos en la afirmación de la vida humana y de todas aquellas singulares contingencias en las cuales la misma vida puede estar comprometida por un propósito de la voluntad humana.8 8. la tendrá para siempre y la deberá ejercer para la humanidad como una misión precisamente recibida para bien de todos. Dice Dios: «He bajado para salvarlos del poder de los egipcios» {Ex 3. teniendo siempre como supremo modelo a Cristo. «Para» Cuando Dios ha elegido a Moisés. nunca para la muerte. sino que debe expandirlos en favor de la comunidad. y que por tanto ahora se retira de su profesión. Apertura alpaciente Decíamos que el amor de la profesión médica se calca en el amor de Dios que es difusivo de sí. Al ministerio religioso se acopla hoy. que ya no necesita trabajar.Teología y medicina 3. es muy claro que lo ha hecho para que saque a su pueblo del poder de los egipcios. sería cegar la misión que Dios le ha encomendado a cada persona humana. No puede encerrar su conoci- mientos en puras teorías y laboratorios. Discurso al XX Congreso nacional de la Asociación de Mé- dicos Católicos. y a hacer que las tecnologías más avanzadas se usen para la vida y no para la muerte.36. 9/12/1994. Ver JUAN PABLO II.

3) El médico debe recibir a sus enfermos como está escrito en el dintel de un viejo hospital alemán: «recipere quasi Christum». sino que las recibe de quien lo envía para la misma. la humildad lo hace reconocerse como deudor del enfermo. 4) El respeto y el amor al enfermo. sino más bien los enfermos hablarán de «su» médico. Médico El médico católico.. cit . respeto. amor y veracidad.. 2) La humildad le dice que el médico vale por sus enfermos y no al revés. Debe ayudar a que el enfermo acepte su enfermedad. se han llegado a tipificar las cualidades fundamentales del médico en 5 renglones: conciencia de responsabilidad. cit. ob. el médico no puede hablar de «sus» pacientes. La medicina es un reflejo de la bondad de Dios. debe poner a dispo- sición de los enfermos su saber. págs. Ver PIO XII. pág.'0 Cualidadesfundamentales del médico Así.9 El buen médico debe tener así las virtudes dianoéticas y las políticas y hacer de ellas una virtuosidad. de manera que tanto las virtudes que ven a las ciencias teóricas como aquellas que ven a las prácticas. del que hemos ya hablado. 1) La conciencia de responsabilidad lo lleva a trabajar con el enfermo y ser consciente de que el médico es el que da la dirección. Ver GRACIA D. Se sabe depositario de una misión para la cual no tiene las fuerzas necesarias. dice el Papa Pío XII. se encuentren en él como si fue- ran su segunda naturaleza. un hábito. funda- mentan su humildad. 5) La veracidad entraña ser consciente de la 9. 161 . Debe permanecer fuerte frente a las tentaciones del materialismo. humildad. su corazón y su devoción. Discorsi ai m edid . hacer fructificar los dones que Dios le ha dado y no ceder a las presiones para realizar atentados contra la vida. 12-14. Eljuramento de Hipócrates en el desarrollo de la medicina. sus fuerzas. 10. debe recibirá sus enfermos como si fueran el mismo Cristo. Debe comprender que él y sus pacientes se encuentran sujetos a la voluntad de Dios. y el mismo médico debe cuidarse del encandilamiento de la técnica frente a las necesidades reales del paciente. esto es. 503. ob.

sería lo que Aristóteles llamaba el teleios iatrós (perfecto médico). que trabaje en su arte y que huya de la ociosidad. debe comunicar al enfermo el desarrollo de su enfermedad. decirle la verdad de su estado cuando y como sea más oportuno. social. manso.12 En la actualidad hablaríamos de la excelencia médica. psíquico. que no sea lenguaraz ni murmurador. 912-915. tem- plado. que esto sea absolutamente necesario y que el enfermo esté de acuer- do. que sea continente y dado a la honestidad y recogido. 1. ni lisonjero ni envidioso. pues ambas misiones. afable y no vengativo. no sólo en el plano corporal sino integral. Debe complementar su acción con la acción del sacerdote. benigno. 26. 12. Eljuramento de Hipócrates en el desarrollo de la medici- na. Que sea prudente. o Galeno. Arzt un Seelsorge. describió Enrique Jorge Enríquez y que dice así: «El médico ha de ser temiente del Señor y muy humilde. aristós iatrós (médico mejor). en Lexikon fü r Theologie und Kirche. con el lenguaje florido de aquella época. se encuentran estrechamente enlazadas.Teología y medicina gran confianza que le tiene el enfermo al revelarle sus intimidades. 11. Que guarde el secreto. Moral y derecho Habíamos dicho en un principio que la profesión médica es algo que excede al derecho y se sitúa dentro de los marcos de la moral. pág. 162 . nun- ca debe experimentar en el enfermo si en ello se encuentra un peligro desproporcionado al bien que se pretende alcanzar. Ver MARTINI P.. la del sacerdote y la del médico.. Citado en GRACIA D. espiritual. ob. que no sea demasiado osado.... mental. se exige veracidad en el diagnóstico y en la terapia.11 Retrato del médico No deja de tener actualidad el «Retrato del perfecto médico» que en la España del siglo XVI.. y no soberbio y vana- glorioso. págs. y que sea caritativo con los pobres. Que sea el médico muy leído y que sepa dar razón de todo». cit.

. como por ejemplo todo lo referido al campo estricto de la informática.. 10-11. 163 . ya que la enfermedad no conoce las barreras religiosas. no hacer el mal ni malar. Ver LEONE S. y también su erección en los centros docentes.13 Trabajo en equipo Para llevar a cabo esta misión tan exigente. tanto en cuestiones estricta- mente fisiológicas. Así. una moral sin un derecho médico quedaría en principios generales sin aplicación directa. debe abrirse en primer lugar a otros médicos y tener la humildad suficiente para trabajar en colaboración y en equipo. vgr. págs. en el que el médico debe ser competente. Médico y es cierto. como en especial en aquellas relaciónales que tienen que ver con campos que no necesariamente domina y que en cierto modo caen fuera de su competencia. aspectos de campos técnicos más allá de su profesión. antropológicos. el campo de la moral. De esta manera el médico se capacita para dar testimonio de Dios en todos los ambientes médicos.. pero en el que tantas veces no es un especialista. en Orizonte medico 6 (1996). 13. el médico no puede quedarse encerrado en su propia individualidad. el médico activamente pertenecerá a la Iglesia co- mo persona individual y como grupo. Un derecho médico sin una moral adecuada sería una arbitra- riedad fundada en intereses inconfesables. en franco diálogo con los especialistas en las diversas materias implicadas. por eso se exigen los comi- tés de bioética en cada centro de salud. etc. El principio conductor siempre es el mismo: lafinalidad delmédico es soco- rrery sanar. pero no por eso puede prescindir dei derecho médico. Las normas del derecho médico deben ser suficientemente claras y breves para facilitar la acción del médico. incluso pueden ser válidos portadores del diálogo ecuménico y con otras religiones. sindicales. políticos. aspectos sociológicos. políticos. Mención especial merece pues el campo de la ética.

ser la trasparencia de Cristo sanante..Teología y medicina De esta manera. mejor. 10) Será fundamental aplicar los principios éticos a las ac- tividades profesionales. e incluso. de promoción de la salud. 5) Tendrán conciencia del gasto. «Necesidad de nuevos profesionales para las nuevas situaciones sanitarias». Ser médico es un camino para lle- gar a la plenitud del ser humano. en el campo español de la medicina se diseña lo que dos autores llaman el decálogo del nuevo médico y lo expresan así: 1) Trabajo en equipo multidisci- plinar y con un responsable final único. lleno del Amor que es el Espíritu Santo. . 14. 3) Se reforzarán los aspectos humanos en el ejercicio profesional. Se realizarán frecuentes encuestas de opinión. Utilizará además de los protocolos. Comporta una proximidad e intimidad especial con Dios. a la vez que significa una apertura y una donación total a los demás. Ver ASENJO M. transparentando a Cristo médico. Está ligado fuertemente a Dios nuestro Padre. 4) Se ajustará la actuación a protocolos diagnósticos y terapéuticos científicos consensuados. A. 8) Tendrá presente en todo momento la necesidad de cuidar de la satisfacción del usuario del servicio. 7) Pensará que todo acto asistencial puede comportar una actuación preventiva. 2) Cuanto más científico sea el profesional. dentro de esta apertura. di- fundiendo las quejas y sugerencias que se produzcan entre las personas a quienes afecte. Esta es la identidad católica del médico. guías de buena práctica. en Todo hospital 149 (1988). 9) Se reforzarán las unidades de atención al paciente. 497 -499 164 .TRILLA A. págs. 6) Facilitará la convivencia y la solidaridad con los compañeros de trabajo y con los enfermos.14 Ser médico católico es un ministerio que surge de una vocación en la Iglesia. Es el ministerio terapéutico.

teniendo en cuenta en especial el ambiente general actual del mundo de la globalización. su repercusión en las enfermeras y similares y sus problemas. en especial trabajando en equipo. I. La globalización Ciertos acontecimientos llevan a una sociedad a revisar las evidencias éticas que le han servido de guía. Globalización económica y globa- lización también de la salud. Capítulo 11 Enfermera Identidad de la enfermera en el ambiente globa- lizado de la salud Tratamos ahora de la identidad del enfermero y la enfermera católicos y de quienes a ellos se asimilan. 165 . En las tres primeras partes de este capítulo consideraremos esta globalización. La globalización es uno de éstos. para en una cuarta par- te reflexionar sobre algunos rasgos importantes de la identidad de la enfermera. hace sentir sus efectos a escala mundial y afecta to- dos los ambientes profesionales. los asistentes médicos sociales. La razón es que su generalización se acompaña de una nueva antropología social.

El personal sanitario es llamado a hacer funcionar el sistema. Esta nueva mentalidad afecta a los trabajadores del sector sa- lud. En lugar de hacer del hombre el centro de la filosofía social y dejustificar sus obligaciones económicas desde este punto de vista. pone al hombre al servicio de la economía. Una nueva antropología social El capitalismo no ha cesado de extender su dominio sobre las sociedades desde el principio del siglo. como se ha desarrollado. el capitalismo. Las obligaciones técnicas amenazan con hacer pasar a segundo término las preocupaciones humanas que fueron por mucho tiempo una característica de los profesionales de la salud. Créditos abundantes y fáciles habían creado la ilusión de prosperidad sin fin. que las diversas civilizaciones habían elaborado al correr de los siglos. Esta evolución no quedó sin efectos para los servicios de la salud. poblaciones enteras vivían de este mito y ninguna Casandra estaba autorizada a criticarlo. Se deben más bien al estancamiento de la máquina económica o financiera que hunde a un país entero en el marasmo. Esta ideología ha penetrado de la misma manera al mundo de la salud. hace de la competencia y de la adquisición de poder el valor en el que reside la condición de sobrevivencia de los individuos y de la sociedad. La sociedad impone sus criterios de moralidad Las crisis económicas que golpean hoy a los pueblos raramente se deben al hecho de una mala cosecha o a una catástrofe natural. Ahora se conciben como una vasta organización cuyos dirigen- tes fijan las reglas de funcionamiento de acuerdo a las exigencias económicas y financieras que perciben. Una nueva cultura sustituye lentamente — no importa cuáles sean los regímenes políticos— a las humanistas. 2.Teología y medicina 1. 166 . impone una ética de la eficacia y relega hacia las zonas de la pobreza a aquellos que no contribuyen al éxito de su sistema. Los primeros servicios de la salud nacieron del interés de venir en ayuda de las personas enfermas para aliviar sus sufrimientos. porque la solidaridad internacional puede remediar casi todo. no importan sus convicciones personales.

Se debe aprender a distinguir en los acontecimientos presentes lo que aporta una renovación para apoyarlo. El primado de la eficacia que rige la política de globalización penetra los servicios de la salud y tiende a obnubilar las relaciones humanas que debieran reinar. y. La organización de los servicios de la salud Allí está la clave del cambio. de todo aquello que entra bajo el nombre de cuidados primarios. destinan una gran parte a la investigación y a la introducción de nuevas técnicas en sus hospitales. 167 . para ello. 1. en lo que es ambiguo. y las condiciones de trabajo del personal sanitario. los de los beneficiarios de los servicios de la salud. en el momento de afectar los recursos de que disponen. Enfermera El problema se pone para saber cómo se deben comportar las enfermeras católicas y todos aquellos que tienen conciencia de la dignidad de los pacientes en una situación en la que se coacciona el ejercicio de su profesión. ¿En qué afecta el proceso de globalización a las enfermeras y demás profesionales de la salud? Los efectos de la globalización sobre las profesiones de la salud se hacen sentir ante todo en tres campos: los de la organización de los servicios de la salud. lucha que igualmente debe ser asumida por los trabajadores cre- yentes de otros ambientes profesionales. y. de alimentación. de habitación. mientras que una gran parte de la po- blación permanece todavía privada de facilidades elementales en materia de agua. lo que debe ser retenido y lo que debe ser dejado de lado. y lo que le es contrario para rechazarlo. Los responsables de las políticas de la salud quieren ofrecer a los pueblos los cuidados más sofisticados pensando que así garan- tizan la reputación y competitividad de sus instalaciones. II. Afirmamos que deben luchar para re- introducir la dimensión humana en sus actividades profesionales. en general.

Este dominio de la administración se reencuentra cuando se trata de decidir sobre el mapa de la atención sanitaria: ciertas regiones son desamparadas debido a reglas administrativas que se han promulgado. Las obligaciones financieras hacen que los servicios de la atención sanitaria sean cada vez más sometidos a las funciones administrativas que. si no de todos. 168 . El desvío de los recursos nacionales hacia las inversiones que se dicen productivas tiene lugar en detrimento de las personas dé- biles. Mientras que se ponen a disposición de algunos pacientes curas sofisticadas. en efecto. tienden a intervenir en la fijación de condiciones de trabajo del per- sonal y ajuzgar si tales innovaciones tecnológicas son necesarias. de los minusválidos. de la gente marginada y de la organización de los cuidados primarios de salud entre pobla- ciones que viven en zonas desheredadas. Así exigen de los servicios administrativos que hagan lo máximo para responder a sus esperanzas. que decidan como ellos digan acerca del empleo de los recursos e imponen sus decisiones al personal sanitario. exigen que los mejores tra- tamientos estén a la disposición del más grande número. poblaciones enteras son privadas de las posibilidades elementa- les de atención sanitaria. Sus demandas van más allá de lo que es posible. introduce una desigualdad en el acceso a los cuidados de la salud. 2.Teología y medicina La voluntad de los administradores de hospitales de dispo- ner de los aparatos más modernos. por razones de economía y de buena gestión. Resulta en efecto un au- mento de costos de inversión y de gestión que obliga a limitar el número de instalaciones modernas y a reservar su acceso a aquellos que se lo pueden permitir financieramente. Los beneficiarios de los servicios de la salud Pueden concurrir a reforzar el dominio de los servicios admi- nistrativos sobre los servicios sanitarios y las enfermeras y demás profesionales de la salud. de las mujeres.

ahora. 169 . sometidos a horarios estrictos donde trabajan. al lado de an- tiguas como el alcoholismo. estadimensión espiritual no se acepta por la sociedad. y a veces en regiones dis- tintas de donde se encuentra el enfermo. una especie de accidente que la sociedad tiene obligación de remediar. crean pro- blemas psicológicos y sociales a los que las enfermeras católicas deben encontrar respuestas. unos y otros perciben una transformación de sus vidas a la que se deben adaptar. La urbanización de los pueblos acentúa el carácter inhumano en el que se encuentran con frecuencia los cuidados de la salud. Los miembros de su familia o sus amigos experimentan muchas veces grandes dificultades para visitarlos. Nuevas llagas aparecen como la droga. La transformación de vida entraña la desaparición de las es- tructuras habituales de sostén de las personas débiles o minusváli- das haciendo necesario ofrecerles una asistencia especial. la extensión del paro y el sub- empleo como la reducción de ganancias que se siguen. El crecimiento de desigualdades. Este concepto asociado con el rechazo de dar un sentido positivo al sufrimiento ha conducido a la acep- tación del aborto y de la eutanasia por una gran parte de la opinión pública en los países que han entrado en la modernidad. están a una gran distancia del hospital. Enfermera Se hace actual una nueva forma de pensar acerca de la salud. La globalización contribuye a aumentarel número de los migran- tes y de los refugiados. Se extiende una nueva actitud con relación a la vida. el enfermo es un ser aislado. muchos de entre ellos. la salud se percibe como un derecho y la enfermedad como un atentado contra este derecho. Antes. a las que la enfermera debe enfrentar. con ello se originan un número de problemas psicológicos o de otra clase a los que la en- fermera y demás profesionales de la salud deben estar atentos. cada vez más considerada como un derecho subjetivo al bienestar entendido como el individuo lo quiera. todo un contexto religioso envolvía laenfermedad y proponía una explicación que le daba sentido. el SIDA.

En tanto que en la posición tradicional es- to se valoraba en función de una antropología que tomaba en cuenta el futuro del hombre. La noción de daños a terceros permite comprender la novedad de la situación presente. su destino sobrenatural.. horarios demasiado cargados. Los profesionales de la salud Son prisioneros del medio ambiente. Este mal es ya grande en los países de Occiden- 170 . y como decimos los cristianos.Teología y medicina 3. de allí viene la falta de atención. las so- ciedades contemporáneas se basan en otros criterios. el contacto humano con el paciente y su familia se descuida en numerosos casos. subjetivos. administradores y pa- cientes exigen de ellos maravillas. la civilización contemporánea tiende a borrar de la mentes toda dimensión histórica y concentra la atención del hombre sólo en el presente. Las transformaciones que se han analizado anteriormente han contribuido a echar una nueva mirada sobre la salud en la sociedad actual. que se fundan en el juicio personal de cada quien y no reconocen un solo límite a su saber. que no la concibe más como la ausencia de enfermedad. Esta evolución incrementa la responsabilidad moral de las enfermeras católicas. sino como la prevención máxima contra las enfermedades even- tuales.— . que el acto ejecutado no pueda provocar daños a terceros. Las enfermeras católicas deben encontrarse en primera fila entre aquellos que luchan contra la despersonalización de su pro- fesión. independientemente de sus condiciones físicas — stress.. En tanto que tradicionalmente se juzgaba de las técnicas nuevas en materia de cuidados médicos apoyándose en criterios objeti- vos de moralidad fundados sobre el sentido del hombre. Esta concepción se ha vuelto una exigencia moral que justifica a los ojos de las masas el adoptar sin más una actitud posi- tiva frente al progreso de la medicina y a la investigación científica. que llega a afectar al derecho a la vida de los pacientes nacidos o por nacer. la deshuma- nización. contra la tendencia a hacer prevalecer los aspectos técnicos de la enfermedad.

Es.. del aborto. en especial de la familia. de las técnicas de intervención sobre el cuerpo humano. y haciendo apelo al sentido de la verdad que está inscrito en cada hombre. III. la eficacia el criterio central y decisivo de acuerdo al cual se toman las decisiones. amenaza ahora a los pueblos que se esfuerzan por entrar en la modernidad. se presentan a las enfermeras en un ambiente de erosión de los valores tra- dicionales. han dado finalmente nacimiento a una voluntad de controlar la vida por parte de los políticos (demografía).. Es solamente reemplazando las cuestiones nuevas como las de la procreación asistida. de la ciencia de los medicamentos. Todas estas cuestiones.. se encuentran así llamadas a reconstruir la sociedad reintroduciendo estas nuevas prácticas médicas en un contexto moral y mostrando que las juzgan resi- tuándolas dentro de una concepción del hombre como un ser que se hace y se encuentra en devenir... las tentativas de sustitución del proceso natural de procreación. Problemas de los profesionales católicos de la salud y la globalización La globalización afecta a los profesionales católicos de la salud al menos bajo dos aspectos: 171 . por parte de los científicos — por la exploración del cuerpo humano y del lazo causal que existe entre sus diversos elementos para reproducirlos en laboratorio. de la clonación. a la vez técnicas y morales.. en una perspectiva humanis- ta que las enfermeras y demás profesionales de la salud podrán tener una visión clara de lo que esjusto. movilizar a los creyentes de otras religiones y a los «hombres de buena voluntad» a restaurar la auténtica idea de la vida. El progreso de la cirugía.— . Las enfermeras católicas y demás profesionales del campo de la salud se encuentran confrontados con cuestiones como los exámenes genéticos y el descubrimiento de anomalías genéticas en el infante por nacer. las terapias genéticas. como hemos dicho. Enfermera te. lo que propone Occidente aúna a la gente en la lucha por obtener la más grande eficacia en el momento presente. de la eutanasia.

172 . sino ver en el instante que le ha sido dado un medio de elegir lo que lo conduzca a Dios.. IV. la investigación y el perfeccionamien- to técnico de muchos servicios de la salud parece obligarlos a no cuidar más de los pobres. Papel de las organizaciones profesionales católicas de la salud y en especial del CICIAMS en la evangelización de sus miembros La identidad de la enfermera católica y similares se realiza mejor cuando une sus esfuerzos con otras enfermeras católicas. el hombre no debe atender al máxi- mo de ventajas del momento en el que vive. son vistas como un abuso por gran parte de la opinión pública. muchos de ellos cuidan de los más pobres con un espíritu de caridad. Banalización de la moral Las intervenciones de la Iglesia para condenar ciertas prácticas o que ponen en guardia contra sus posibles consecuencias. sino porque las condiciones en las que la atención sanitaria son realizadas lo permiten cada vez menos. La incomprensión de que son objeto la Iglesiay los profesionales católicos de la salud viene en gran parte de que los medios de comunicación tienen actualmente un modo de entender la vida que se opone a las enseñanzas de la Iglesia. Para hacer frente a la ideología generalizada por la ética de la globalización. Esta no comprende por qué la Iglesia rechaza el aborto y la eutanasia o expresa reservas respecto a la administración de ciertos medica- mentos o a las intervenciones quirúrgicas sobre el feto. No porque ellos no lo quieran. 2. De esto hemos tratado ya en el comentario a Fides et Ratio. Por eso.Teología y medicina 1.. La antropología cristiana no puede admitir que se rompa o no se atienda a la ligazón entre la persona y Dios. Falta de solidaridad Los religiosos y las religiosas como la gran parte de los católicos que trabajan en los servicios de la salud lo hacen en una perspectiva altruista. Sin embargo.

esto es. que el paciente en cuanto pueda sea quien decide si está de acuerdo o no con la cura que se le ofrece. A continuación enunciamos una serie de deberes de dichas organizaciones para realizar más cumplidamen- te la identidad de la enfermera católica: Deben ofrecer a sus miembros medios para desarrollar su fe en su propio medio. esto es. elprincipio de no maleficencia. esto significa considerar positivamente todos los avances de la ciencia y la técnica médicas. en especial la ya constituida y de alcance mundial. a saber: 1) Elprincipio de beneficencia. Deben luchar para que las enfermeras se profesionalicen en todos los ambientes de salud y su trabajo sea reconocido como una verdadera profesión en el ámbito sanitario. según el cual hay que informar verídicamente al paciente acerca de su padecimiento y el tratamiento a impartirle. de no perju- dicar nunca al paciente. y 5) elprincipio de lajusticia que prescribe tratar a las personas de un modo igual y darle a cada quien lo que le es debido. la enfermera católica debe comprender cómo su fe la lleva a resguardar los principios básicos de los que parte su profesión. hacer siempre el bien al paciente. pero siempre bajo la luz de la finalidad de ambas en el hombre y no en una independencia que tomaría al hombre en objeto de experimento en pro del mero avan- ce científico. a saber. 4) elprincipio de la sacralidad de la vida. Deben proveer a que sus miembros dispongan de una infor- mación técnica sobre ios nuevos problemas de la medicina y ofrecerles los medios para considerarlos bajo una perspectiva cristiana. En el campo concreto de la ética enfermerís- tica. 2) elprincipio de autonomía. en cualquiera 173 . ya sea en sus momentos iniciales como en aquellos terminales. 3) elprincipio de la veracidad. el CICIAMS. Enfermera ahora nos esforzamos en profundizar en dicha identidad desde los servicios que pueden aportar a este respecto las organizaciones profesionales católicas. de acuerdo con el cual hay que de- fender siempre la vida humana. Deben recordar que la vida y la salud.

. Deben proveer a que sus miembros sean capaces de enfrentar los nuevos problemas de los que su profesión debe ocuparse: enfer- medades emergentes.. y según la forma como sean tratados por nosotros. no sólo como ausencia de enfermedades o como prevención de las mismas. mental. que lo capacita para llevar a cabo la tarea que Dios le ha encomendado. seremos juz- gados. El lo toma en sí mismo y lo transforma en causa de salvación y victoria sobre el mal. visto que en muchas legislaciones sólo al médico se le reconoce este derecho. Deben esforzarse porque sus miembros creen en las instituciones de salud un nuevo espacio de evange- 174 . drogas. Deben enseñar a sus miembros que el dolor mismo puede ser positivo. pero no si se abre y se entrega por el enfermo en plena donación a Cristo nuestro Señor. desequilibrios psicológicos. evitando siempre el aborto y la eutanasia. sino. Deben especialmente infundir en sus miembros el respeto que deben tener frente a la vida naciente y frente a los enfermos terminales. pues en el caso de que se ofrezca a Cristo. la enfermedad física o mental no está del todo reñida con la salud integral humana. social y espiritual del hombre. Se une al dolor redentivo del mismo Cristo y se vuelve re- dención para todos. Deben enseñar así que el dolor sólo es absurdo si se encierra en sí mismo. están reñidas sólo aquella o aquellas enfermedades que en determinada etapa de la vida no le permiten al hombre rea- lizar la misión que Dios le ha encomendado. Deben defender ante la sociedad y las autoridades competen- tes que en el campo de la salud le sea reconocida a la enfermera el derecho de aducir la objeción de conciencia cuando ello sea pertinente. SIDA. como hemos repetido muchas veces.Teología y medicina de sus estadios y la atención a la misma vienen en último térmi- no de Dios. Aunque parezca contradictorio. Deben insistir sobre el valor de los más pobres y desprotegidos como de aquellos que son los hermanos más queridos en el Señor. como una tensión dinámica hacia la armonía física. Deben encamar en su conducta sanitaria la comprensión cristiana de la salud.

a los que pareciera como un absurdo que llegara. tratar de extenderse cada vez más. Deben inspirarse en la intervención de Juan Pablo II en Espira. 4. sin embargo es la que emplea lo más de su tiempo al lado de los enfer- mos.1 cuando subraya que la unión de buenas voluntades permite espe- rar buenos resultados más allá del alcance de un solo individuo. ya que aunque en muchos lugares la enfermera no ejerce puestos directivos a alto nivel.V. Ahora que parece que la cultura de la muerte se enseñorea incluso de los ambientes médicos. finalmente. La profesión de la salud es un ministerio eclesial. 1. la unión de enfermeras y asistentes socio—médicas católicas es de una importancia absoluta dentro de la Iglesia católica. médico del cuerpo y del alma. en concreto. especialmente en los países donde todavía no tiene represen- tantes. Enfermera lización y un nuevo espacio humano. Ver JUAN PABLO II. Con su resonancia mundial puede hacer presente en todas partes la dignidad del hombre enfermo y la necesidad y medios de curarlo. que es nuestro Señor Jesucristo. para que el mayor número de enfermeras católicas y asistentes socio-médicos pertenezcan a sus filas y así resplandezca con mayor luminosidad la cultura de la vida en el campo enferme- rístico en todo el mundo. según la doctrina de la Iglesia. La ciencia y técnicas médicas no se han librado de este fenómeno. Espira. 1987. a las enfermeras y demás profesionales de la salud católicos les compete la sublime tarea de proclamar de la manera más fuerte la cultura de la vida. Homilía durante la Misa celebrada en la plaza de la cate- dral. La globalización ha puesto a la economía en el centro de todo. 175 . De acuerdo a ella se ha desarrollado la política y la sociedad. El CICIAMS debe. les toca decir con sus prácticas sanitarias cómo la vida y la salud son un excelso don de Dios y que como tal lo debemos administrar. Junto a ellos debe la enfermera católica vivir su compromiso cristiano buscando aliviar su sufrimientos y sus enfermedades a ejemplo del Buen Samaritano.

no todo es negativo. La condición es que el hombre sea el fin indiscutible del proceso de la globalización. Sin embargo. pues el hombre pasa a segundo término y se inserta en el conjunto como un tomillo más de la máquina económica. 176 . con todo lo que esto comporta y que en último término significa la cultura de la muerte. Esta será la misión y la responsabilidad de las enfermeras y asistentes médico-sociales en la globalización: en este hermoso y maravilloso mundo de la técnica y de las ciencias médicas. poner al hombre como centro indiscutible de todos sus esfuerzos. en el campo de la investigación y de las ciencias y técnicas sanitarias. pues todo se ha recibido como un auténtico don de Dios nuestro Señor. La globalización. y esto vale de individuos y de pueblos. y el mundo maravilloso de la ciencia y de la técnica como un regalo que Dios hace a sus hijos. no para que sean esclavos y productos de la industria. en especial en el campo de la salud. sino autén- ticos señores. y que de la globalización económica pasemos verdaderamente a una verdadera unidad de todo el género humano y en términos de salud podamos pensar en el verdadero bien común internacional de la salud. Requisito para este trascendental paso es que finalmente el hombre reconozca la vida y la salud como un don de Dios. en cuanto dispone de una mayor racionalización de recursos y ha fomentado un desarrollo sin igual de las ciencias y técnicas en general. que sin destruir la naturaleza y en armonía con ella la reconduzcan a sí mismos. La globalización ha entrado también en el mundo de la salud. de manera que el lema de la OMS pueda cada vez hacerse más realidad: «Salud para todos». ha puesto más medios a disposición del hombre y ha propiciado una divulgación mayor de las posibi- lidades de curación y recuperación de la salud para un más gran- de número de naciones y de gentes.Teología y medicina Este acontecimiento mundial tiene sus grandes desventajas. de la técnica y de la ciencia.

Esta abundancia de medicamentos exige un conocimiento del todo singular de parte de los farmacéuticos y una responsabilidad cada vez mayor. con el deseo de que siempre se extienda más. Son los proveedores natos de los farmacéuticos. Su figura adquiere en estos nuevos tiempos mucha relevancia por muchos motivos. En este libro en el que tratamos de la identidad de los profe- sionales en el mundo de la medicina. Todo un renglón aparte merece el trato con los laboratorios. Capítulo 12 Farmacéutico Identidad del farmacéutico católico A Dios gracias. y que salen preci- samente por la vía de las farmacias y por tanto de los farmacéuticos. se encuentra operante en el mundo la Federación Internacional de Farmacéuticos Católicos (FIPC). sin los cuales la 177 . uno de ellos es laabundancia de medicamentos que existen y que nuevamente salen al mercado. No tan amplia como se pudiera desear. se impone alguna palabra que trate de esbozar ciertas ideas de lo que prospectaríamos para la identidad del farmacéutico católico. pero es grato comprobar su existencia.

«o curándola o prestando alivio. Código de deontología farmacéutica. motivado por el servicio de la 1. y hay otros que no se ponenjamás el problema de la responsabilidad en las ventas de los productos. Hay tratos muy correctos. en Ofarm 8 (1989). cit. principio básico de la profesión farmacéutica». la profesión farmacéutica desde sus orígenes hasta el siglo XIII se hallaba unida a la del médico. L. IV.. nos dice que «el farmacéutico católico.. 63-64. Madrid.. Ver VALVERDE J. y prolongar lavida». debemos recurrir al capítulo sobre la identidad del médico católico y decir que lo dicho allí vale también para el farmacéutico. MUNOYERRO L. a la vez que hay transacciones en las que lo único que interesa es el mayor provecho económico y la ganancia desmedida. Hay farmacéuticos muy responsables. presidente de la FIPC. . pero ante la imposibilidad de parte del médico de dominar el ámbito de la enfermedad y el conocimiento profundo de los medicamentos. VALVERDE J. 279-284.2 El objeto de la profesión farmacéutica es el mismo que el de la medicina: evitar la enfer- medad. APARISI Miralles A. es un hombre de acción. el farmacéutico «no es un mero preparador de fár- macos ni un simple dispensador de medicamentos.3 Allain Lejeune. pág. 1950. En efecto.LOPEZ Guzmán J. 2. 63. surge la separación de estas dos profesiones. A. vol. ya se trate de sustancias peligrosas. L. en Cuadernos de bioética 23 (1995).ARREBALA Nacle P. 3.. 178 . ya sea en el ramo de las psicotrópicas. «La independencia. págs. Identidad del farmacéutico católico Para poder diseñar algunas ideas sobre la identidad del farma- céutico católico. entendida como un proceso de especialización. Es un asesor sobre el uso de medicamentos y verifica el acto médico con objeto de garantizar el acto de la prescripción». ob.. I.. ya de aquellas que atentan contra la vida en su concepción o en su término. «Tema de estudio: bioética y farmacia». pág. . págs. 102.1 En efecto.. -ARREBALA Nacle P.Teologia y medicina farmacia no se surte.

convertirse en el miembro indis- 4.4 II. profesional. 1-3. un mediador». «Etica de la dispensación de contraceptivos». el farmacéutico será cada vez menos un comerciante de medicamentos. formado como un médico especializado. interesado por su formación actualizada. 55. técnica y ética. en el sentido más grande de la dignidad del hombre». Comercio y farmacia Son muchos los actos del farmacéutico en los cuales se puede intuir su identidad y en los que se puede reflexionar sobre ella desde lo expresado.1999.VI1.. Ahora me fijo sólo en algunos rasgos que tocan al mero enfoque comercial de los fármacos desde un punto de vista cristiano. agente de la salud de primera y última línea. Farmacéutico salud. LEJEUNE A.5 Se ha dicho también: «A pesar de las aparien- cias actuales. de caridad. se ha formulado la pregunta siguiente: «¿Hay que imaginaral farmacéutico. 5. y dado que el tema no lo traté exprofesso en ese capítulo. un negociante de fármacos. Ciudad del Vaticano. De entre todos estos actos. como decíamos. Asociation International des Institutions Catholiques de la Santé. Más aún. Habrá un capítulo más adelante donde sugiero algunos puntos de vista con relación a la economía y la salud en general. deseando la proximidad de sus pacientes y nutriendo en su fe un acercamiento de solidaridad. para no repetir lo di- cho anteriormente en el capítulo de la identidad del médico católico. como acti- vidad dirigida a la mera venta del medicamento. y que es ésta «la más grave deformación de la imagen de la farmacia y de la misión del farmacéutico». quisiera aquí presentar algunas reflexiones sobre el aspecto cristiano de su actividad en cuanto comercial. y se ha dicho con razón que su actividad no debe entenderse de un modo sesgado. en Cuadernos de bioética 6 (1991). Es verdad que el farmacéutico como dispensador de medi- camentos no es un mero comerciante. pág. acerca de la identidad del médico católico. un informador. 179 . y cada vez más un consejero. Simposium mundial AISAC.. ALVAREZ de la Vega F.

6 Una vez más afirmamos que por estas líneas va el trazo de la identidad del farmacéutico católico..Teología y medicina pensable del equipo médico. lo que entra también en el ramo mismo del comercio. es el perfeccionamiento del trueque. 112-113. Dignidad del comercio Decir comercio no es lo mismo que decir algo execrable. Es de mucha actualidad el problema que se trata de resolver ahora con las medicinas llamadas genéricas. o se desperdicia. intermediario entre el médico y el usuario del fár- maco». y que el capítulo acerca del médico católico se puede también leer en la clave del farma- céutico católico. nadie puede negar que la acción del farmacéutico sea también una acción comercial y que los problemas del encarecimiento actual de la medicina. esenciales o similares. III. es un intercambio vital y por tanto tiene el mismo tratamiento que la vida. El comercio en su concepción original es algo tan importante como la misma vida. aquel que determina el tratamiento en función de los datos diagnósticos de los médicos?». Ya el Papa nos ha hecho notar la diferencia que hay entre los países más ricos y los menos ricos o pobres. no sea uno de los problemas que más afectan a la población. especialmente en países del Tercer Mundo. Sin embargo. a saber: 1) la importación de los bienes. en Dolentium Hominum 4 (1987). que tiene lugar cuando la economía se perfecciona. donde en unos sobra la medicina. 2) su transportación y 3) su almace- 6. algo indigno de un verdadero farmacéutico católico. 180 . y los es- fuerzos que se están haciendo en muchas partes al respecto. «El farmacéutico. aun la más sofisticada. págs. y en cambio en otros no existe ni siquiera lo más elemental de la misma para el cuidado de la población más desprotegida. Es conveniente refrescar en la memoria los principios en los que se basa la necesidad y lajustificación del comercio. DREANO J.

Estos bienesjustamente producen una ganancia debido a las tres razones conocidas del «lucrum cessans». el daño que emerge. así el valor va más allá de los límites del dinero y ofrece una vasta gama de valores a cual más de diversos. pero que. Factores determinantes del precio de los productos En el comercio es así fundamental determinar el precio. 2) «raritas». Podemos decir que en el correr de los tiempos se ha hablado del valor de uso. 181 . y son los tres clási- cos que los latinos enunciaban como: 1) «virtuositas». El monopolio comercial sólo se justifica si el bien común lo exige. de allí la etimología latina de moneda: «numisma»? «nummus»: ley. de la capacidad de producción. la capacidad que tiene un objeto para llenar una ne- cesidad: «virtuositas». En cuanto es medida tiene la otra función. efectivamente. cuyo valor surge a su vez de la misma naturaleza y del valor agregado a la cosa que mide. del valor del mercado. el peligro de pérdida). de la demanda efectiva. del trabajo. Los criterios para determinar el precio o el valor de cada objeto son el problema de toda teoría económica. Por tanto. Sin embargo. Son la pregunta clave de la eco- nomía. Esto es. El comercio de por sí debe ser libre. «damnum emergens» y «periculum sortis» (el lucro que cesa. la abundancia o escasez del producto: «raritas». El dinero tiene así que recibir su valor de la cosa que mide y representa. permítaseme enunciar los valores comunes que antiguamente se ofrecían. Como medida es norma de intercambio. al hablar del comercio. IV. Farmacéutico namiento. y la justa estimación de la gente: «complacibilitas». el verdadero valor de las cosas son su capacidad de producir vida. El dinero tiene dos funciones. Decíamos que cuando la economía se perfecciona surge el comercio en el que es indispensable el dinero. la de valor y la de medida. el dinero tiene un valor convencional garantizado por el Estado. y 3) «complacibilitas». la de valor.

182 . Madrid. Un farmacéutico tiene el derecho de vivir honestamente desde una legítima ganancia que obtiene des- de la medicina. se ha transportado y se ha almacenado. Raíces de la economía de libre mercado. importado. La medicina consiste en las diversas sustancias naturales que se han combinado de tal o cual manera y que se ha comprobado que tienen tal o cual fuerza curativa. que es lo mismo que invertir trabajo anterior ahora representado por el dinero. Se ve la necesidad de que en ciertos casos esta estimación justa sea establecida de una manera permanente. Eljusto precio es aquel que se logra cuando lo que se paga coincide con lo que se adquiere. que debe consentir el que pueda sostenerse económicamente quien así ha procedido. En esta acepción podemos una vez más recordar que el verdadero valor que debe fijar el precio es la capacidad distinta de dar la vida. La justicia en la especulación depende de que no se violen los derechos de los demás. La especulación viene de acuerdo a los nuevos conocimientos que se tengan de la utilidad y escasez del objeto sobre el que se especula. su actividad la ha desarrollado en este ramo. Hacer lo anterior es un trabajo muy necesario y honesto. la medicina viene a ser considerada en la farmacia también como una mercancía que se importa. y además corre el riesgo de sufrir pérdidas por el vencimiento 7. 102-106. se transporta y se almacena. ha invertido su dinero para comprar. además. La utilidad determina el precio. Ver CAFUEN A. tal o cual capa- cidad de dar la vida. Medicamentos y comercio De acuerdo a lo anterior. y es el caso del precio legal. págs. Economía y ética. 1991. Esta medicina se ha comprado.. ya que su utilidad y escasez cambian. lo que le ha impedido dedicarse a otro trabajo para vivir.7 V. No siempre se podrá ser muy exacto en la fijación del precio y éste cambia de acuerdo a lugares y tiempos. el precio de la investigación deberá ser añadido al precio antiguo.Teologia y medicina Esta estimación se deducirá de acuerdo a los primeros factores y es en último término la que fija el precio. Si la investigación lleva a descubrir una nueva utilidad.

porque es común la queja de la especulación en el mundo de los medicamentos. ¿lo son verdade- ramente? ¿Y por qué no agregar esa dosis de seguridad a los medi- camentos similares de manera que seguramente sean más accesibles y eficaces al grueso de la población? Una ganancia que no se legitima en una verdadera utilidad del producto que se ofrece es injusta y fraudulenta. o es solamente apariencia y engaño? Aquí viene todo el problema de los llamados medicamentos similares. pues. Se habla de ganancias astronómicas tanto en los laboratorios como en las farmacias. ¿para qué producir otros medicamentos que simple- mente por cambiar de marca o de presentación se proponen al público en precios inaccesibles? Se dice que estos medicamentos de «última generación» son más seguros. Si estos medicamentos son suficientes para curar tales o cuales enfermedades. y son pocos — la OMS habla de 200. esencia- les o genéricos. Aquí se debe investigar sobre la uti- lidad real del medicamento: ¿realmente este medicamento es un remedio para tal o cual enfermedad. El precio justo Las ganancias sejustifican. 1. «Virtuositas» Primero. y que por tanto los laboratorios deben tener los recursos necesarios para proveer a 183 . la utilidad. VI. complacibilitas». otros de 25— . Farmacéutico de los productos médicos que no se vendan y por otras muchas causas que pueden ocurrir en el mundo de la farmacia. tanto en los laboratorios que los producen como en las farmacias que los expen- den. Pero. incluso su traducción en dinero: «virtuo- sitas. Recordemos los tres principios según los cuales se debería fijar el valor de las mercancías. tiene una eficacia comprobada para dar la vida. Es cierto que la medicina debe avanzar. raritas. pero el problema se presenta cuando se pregunta sobre el monto de dichas ganancias: ¿cuánto se debe ganar? Este es un problema muy real.

2. «El programa sobre los medicamentos huérfanos». que el factor de la singularidad del producto. VerNORRIS J. a saber la «raritas». aumentando lo que ésta cueste al producto médico comprable. esta adecuada investigación debe ser tal: adecuada. págs. cuando una medicina se encuentra aún en fase experimental o todavía su producción es muy limitada.Teología y medicina una adecuada investigación que vaya siempre adelante.8 Sin desdecir lo que hemos afirmado con relación al preciojusto de una verdadera investigación. entonces su precio aumenta. sin em- bargo. Entonces abate su precio. 184 . «Raritas» La investigación y la producción en serie de parte de los laboratorios deberían colaborar a aminorar el segundo factor del aumento de precios en las medicinas. o bien «enfermedades huérfanas». especialmente en vistas de que la ven- ta de los productos que se le ofrecen no dejan las utilidades tan grandes que reportan medicinas o técnicas puestas al alcance exclusivo de los más ricos. se dé lo menos posible y se pueda desterrar. que dada su contingencia rara se encuentran prácticamente fuera de una auténtica circu- lación comercial. Es así de alabar el proceder de algunas naciones que subvencionan los productos raros dedicados a curar enfermedades raras y que no obtienen la solvencia económica por la colocación del producto en el mercado.. Esto es. De hecho esto se comprueba cuando pasado el tiempo. 131-136. por lo menos en lo que toca a 8. lo escaso de la medicina. la técnica actual debe tender a abatir cada día más los costos para que verdaderamente todos tengan acceso a los medicamentos que más necesiten. en Dolentium Hominum 4 (1987). Sin embargo. de la «raritas». Es el caso de los llamados «medicamentos huérfa- nos». A. un producto que se ha demostrado eficaz se «comercializa» y se hace popular. y no parece ser así cuando se dedica solamente a las necesidades de un grupo reducido del conjunto social y se deja de lado a la gran población que se margina.

todo debe rendir ganancias mayores. ver- dadero químico y laboratorista cristiano.. Se trata aquí de la identidad del farmacéutico y del laboratorio que realmente quiera ser cristiano en su trabajo y llevarlo a cabo para cumplir una verdadera misión como es la de curar. por los medios de comunicación social. Como en otras partes de este libro lo hemos dicho. esto es una locura para el que no cree. entre más se gane. La influencia de los farmacéuticos deberá ser tanto en el campo general de la opi- nión pública. esto es. Para llegar a esta justa estimación del valor comercial de los medicamentos. de dueño cristiano del laboratorio. pues le corresponde formar la conciencia de la gente para un jui- cio adecuado al respecto. 3. el mundo actual en su mentalidad mercantilista camina muy distante de estos conceptos. pero es el camino de salvación para quien está con- vencido de la significación de Cristo muerto y resucitado. Por supuesto que este planteamiento va en contra de una mentalidad mercantilista que lo único que le importa es ganar cada día más dinero. vgr. mejor. en espe- cial los más pobres y necesitados. que verdaderamente trabaje por la salud en el mundo. por dar la vida y no por el mero acumulamiento de capital. a la que se añadirían los fármacos como parte de es- te bien común internacional en el campo sanitario. lajusta estimación de la gente con relación a los mismos. como 185 . Como claramente podemos intuir. un verdadero ministerio que el Señorha encomendado a sus discípulos. Se trata de llegar a lo que llamaríamos la salud como bien común internacional. Para él todo debe ser negocio. no importan los daños a las personas enfermas. Farmacéutico los medicamentos que más necesita la población actual. el farmacéutico tiene un papel muy importante. Urge dar un testimonio de verdadero farmacéutico. especialmente en el capítulo al tratar del médico católico. la «complacibilitas». «Complacibilitas» Para fijar los precios es muy importante la tercera condición del valor.

la malaria. infecciosas. Algunos puntos a tomar en cuenta en estajerarquización los exigirían las necesidades constatadas. la poliomie- litis..Teología y medicina ante las autoridades correspondientes en el campo de la salud. el SIDA. Tener en cuenta todo lo anterior formará parte de la obligación del farmacéutico católico que debe formar la opinión pública para saber cuál deba ser el precio justo de los medicamentos que se expenden. pero sin formalismos que hagan imposible el acceso práctico a los medicamentos. a las graves negligencias que hacen que medicamentos o tecnologías indispensables para deter- minado país yazcan abandonados en un rincón oscuro de las bodegas aduanales. Los farmacéuticos católicos deberán tener en cuenta las nece- sidades de todos. El paciente da lo que tiene para la 186 . en lo que respecta a las enfermedades emergen- tes como la droga. vgr. también laproducción y distribución de los medicamentos llamados esenciales. genéricos o similares. donde tantas veces los problemas que se presentan son muy diversos de los que son ordinarios de los países ricos. echándose a perder y no sirviendo para nada. la tuberculosis. Con relación a países del llamado Tercer Mundo habría que ha- cer conciencia de la necesidad de brindar una ayuda efectiva en cuestión de fármacos por parte de quien lo pudiera hacer. en el cual tiene un papel de primera importancia. a la detención en las diversas aduanas incluso de los países en vías de desarrollo. las enfermedades gastrointestinales. con toda seguridad. Se trataría de formar la conciencia para proceder mediante unajusta jerarquía en la investigación. a las gra- vaciones arancelarias. Pensemos por ejemplo lo relativo a la fecha de caducidad de los medicamentos. en especial de los más pobres y desprotegidos. En esta distribución de fármacos se debe proceder. laviruela. Deberán distribuirse fármacos que verdaderamente sean útiles en estos países de acuerdo a sus diversas necesidades. esto es. frente a los diversos ministerios nacionales de la salud. es verdad. Así es como colaborará a la verdadera comunicación cristiana de bienes en el campo de los fármacos. etc. producción y distribución tanto de las medicinas como de las tecnologías curativas..

pero también se constata que hay otros para los cuales lo que importa es la ganancia. y qué mejor que pertenecer a la Federación Internacional de Farmacéuticos Católicos (FIPC) que se encuentra ya presente en diversos países. repetimos una vez más. tiene que tener como finalidad la salud y la vida del hombre y no sola- mente el provecho económico. sino según la jerarquía de las mayores ventajas y ganancias económicas. sino subvenir a la necesidad de salud del enfermo. Es muy importante que los farmacéuticos católicos estén en amplias relaciones e influyan en los laboratorios de investigación y producción de sustancias medicinales. Esto se puede hacer a nivel individual o colectivo. pues deben favore- cer la investigación y el progreso en la producción de fármacos cada vez más adelantados. con todo lo que ello comporta. La investigación yproducción en el ramo. los farmacéuticos católicos deben unirse. y que deben estar en conexión con las facultades de medicina para el avance de la investigación. No cabe duda de que hay labora- torios que así proceden. produciendo incluso fármacos que van contra la salud. el farmacéutico le entrega el fármaco para su curación. Una vez más recordamos que los laboratorios en especial necesitan tener un margen económico amplio. o al menos que no se ordenan según la debidajerarquía de necesidades. ya que aquí entra todo lo que ve a la seguridad social que en esta forma entra también dentro de la comunicación cris- tiana de los bienes de la salud. 187 . pero que todavía no tiene la extensión que debiera tener. deberá estar regido por lo que hemos llamado el bien común internacional de la salud del hombre y no sólo por la ga- nancia económica. quien no. no importa a qué precio. todo esto. sin embargo. da todo lo que puede dar a cambio de la medicina. como es evidente desde el punto de vista católico. pero no se queda sin ella. lo hace. Farmacéutico adquisición del fármaco. Quien puede pagar todo lo que vale una medicina. Para llevar a cabo de la manera más eficaz su misión. esto es. La intención del farmacéutico no es primaria- mente ganar dinero.

Esto es muy importante especialmente en un mundo regido por la globalización económica. la utilidad. Para el farmacéutico católico se exige una verdadera globalización del mundo farmacéutico. Ya habíamos mencionado cómo la identidad de los farmacéuticos participa de la identidad del médico católico. también en esta línea es esencial su trabajo en conexión con los médicos. la singularidad y la estimación serán los criterios para actuar en el campo económico de la farma- cia. pero una glo- balización del todo distinta de la globalización económica. debemos notar cómo los farmacéuticos católicos deberán estar muy unidos con los médicos para lograr esta apre- ciación del valor de los medicamentos.Teologia y medicina Finalmente. ya que sus prescripciones es obvio que estén totalmente conexas con el suministro del medicamento que hace el farmacéutico. Podemos decir que se resumen en un solo criterio: la farmacia está para dar la vida. donde todo se quiere reducir a este campo. En esta forma. 188 . donde verdaderamente tengamos la salud para todos en este principio del nuevo milenio. Será una globalización de la salud.

y su aporte al mundo de la salud y de la sanidad es de mucha importancia. características y acción del voluntariado cristiano. personalidad. Doctrina de Juan Pablo II a propósito del voluntariado cristiano 1. Capítulo 13 Voluntariado El voluntariado en la Iglesia según la doctrina de Juan Pablo II El tema del voluntariado en la pastoral de la salud es muy am- plio. Presupuestos Para ser voluntario cristiano no se puede ser sólo porque sí. Aquí lo estudiaremos desde los aportes que el Papa Juan Pablo II ha dado respecto al voluntariado cristiano. Expongo estos apartados a los que añadiré un somero comentario. I. sino que se requieren motivaciones debidas a profundas instancias 189 . Sintetizaremos su pensamiento en cuatro apartados: presupuestos. El Papa Juan Pablo II trata el tema del voluntariado católico de 1979 a la fecha en no menos de 170 ocasiones.

4. 7. Libreria Editrice Vaticana. Alocución a los representantes de la Federación de los Or- ganismos cristianos de servicio internacional voluntario. Ver OSELLA E. La parola del Papa ai soferenti. Testo elettronico da CD-ROM . Alocución a los miembros de la Junta y del Consejo de la región del Lacio . 31.1979.II.1987.6 Y hay que notar que los jóvenes son en este ramo más sensibles a las necesidades humanas. 3 .X.ticano. Ver JUAN PABLO II. Libreria Editrice Vaticana. Alocución a los participantes en la III Conferencia Europa- Africa de los países adherentes a la Federación Mundial de los Bomberos Volun- tarios. Ver JUAN PABLO II.8 El voluntariado cristiano no procede de una manera meramen- te natural. lajusticia social y la paz. Discurso a lapoblacióny a los representantes del voluntariado del barrio Scampia.4 No se puede ser voluntario espontáneamente.1990. de la comunidad. 8.Teología y medicina éticas y morales. Ver JUAN PABLO II. de favorecer el desarrollo. en Insegnam enti di G iovanni Paolo II.3 Actúa contra el egoísmo en apertura de voluntad y de corazón hacia el bien común.2 En esta forma. 6.5 Al entusiasmo del impulso inicial hay que unir un gradual y paciente camino de formación y perseve- rancia. 1989. Roma.1 El voluntario cristiano además debe tener una capacidad de entrega y de fidelidad en lo cotidiano. 178. reencuentra los valo- res de la familia. 1985. 20.7 En todo caso siempre se necesitará la pureza de motivación en un compromiso cristiano. Discurso a la Asamblea de las Caritas diocesanas de Italia. 10. Nápoles. en Insegnamenti di Giovanni Paolo II. Ver JUAN PABLO II. Ver JUAN PABLO II. Ciudad del Va. 1996. 1994. 5. Se necesita elevar la filantropía a la altura de la caridad de Cristo y así reconquistar la conciencia de la dignidad de cada hombre e ir descubriendo nuevos caminos que se irán imponien- 1. 190 . 25.XI. 2. pág. Meditación a la hora del Angelus. Alocución a los Obispos de la región italiana de Piamonte.1. 3. en visita "ad Limino". hay que procu- rarse ladebidapreparación. Testo elettronico da CD-ROM. del vivirjuntos. Ciudad del Vaticano. ser fruto de una selección y obtener un acom- pañamiento. 1996. 5. 1994. l. una voluntad precisa y determinada. el voluntario cristiano da el sentido a la vida.1984.11.XI.IX. Ver JUAN PABLO II. Ver JUAN PABLO II. se exigirá virtud.

11 Se trata de lagratuidad de la caridad.VI. 15. 11. 16. 19.11. 15. Discurso a la Asamblea de las Caritas diocesanas de Italia.12 Las múltiples formas de voluntariado dimanan de la misma fuente. 12. Discurso a los enfermos y al voluntariado en la iglesia de la Santísima Anunciación. 4. 17. 1986. 191 . Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones.1979.XII. V. Cristo. es un antídoto a la crisis de 9. Alocución a los Obispos de Pulla.18 Más profundamente.IX.X. Ver JUAN PABLO II. 30. en visita «ad Limina». 1982.10 Se presupone para ser voluntario cristiano el recibirlo como don gratuito para servir a Cristo como El ha servido.. Ver JUAN PABLO II.15 Es un fruto de la responsabili- dad de la entera comunidad.1996. 13. 1991. 1985. Ver JUAN PABLO II. Discurso a la Unión del Apostolado Católico (Palotinos) con ocasión de los ISO años de fundación de la Obra.1985. Discurso a los miembros de las «Pequeñasfraternidades» de Verona. cit.X. Ver OSELLA F„ ob. pág.X .14 que nos ofrece una reserva inagotable. Ver JUAN PABLO II. 14. Ver JUAN PABLO II. Italia. Discurso a losparticipantes en el Congreso mundial de la «Confederación internacional de hospitales católicos». 11. IX. 10.16 Se inspira en los valores perennes.XI. 20. 20.1986. Ver JUAN PABLO II. Personalidad El voluntariado es un fenómeno típico de nuestro tiempo. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». Voluntariado do de acuerdo a las diversas urgencias. 1985. Ver JUAN PABLO II. 10. Discurso a los representantes del Movimiento italiano por la vida. 3 l. Ver JUAN PABLO II.9 Así se llegará a la solida- ridad cristiana. humanos y cristianos. Alocución al presidente de la República Italiana en visita oficial al Vaticano. 25.1. Florencia. 18.17 El voluntario cristiano es una fuerza de renovación social y política que enfrenta las emergencias estimulando al mismo tiem- po a la autoridad responsable para que quite las causas que las han provocado. Ver JUAN PABLO II. 178. 2.1986. Hornilla durante la santa Misa celebrada en la segunda Jornada Mundial del Enfermo.1994.13 2.

en Insegnamenti di Giovanni Paolo II.VIII. Ver JUAN PABLO II. Ver OSELLA F.1. Ver JUAN PABLO II. 1986. 26. Christifideles Laici 53. Homilía en la Misa celebrada durante la visita pastoral en la parroquia romana de Santa Prisca.26 Participa en esta forma de la misión de la Iglesia. 21.19 En- traña el reto del testimonio del que depende el futuro de la huma- nidad. 26. el seguimiento de Cristo. Ver JUAN PABLO II.X. Ver JUAN PABLO II. 29.27 realizando el gran misterio divino según la diversidad de carismas. 27.29 en especial de 19. 1991. contra el egoísmo y la violencia. quien ve en lo es- condido.11. 1996.11. 25. Ver lug. 19.1988. Ciudad del Vaticano. Libreria Editrice Vaticana. ob. cit. Homilía en la Misa celebrada durante la visita pastoral en la parroquia romana de Santa Prisca.28 Es así una importante expresión de apostolado. 23. JUAN PABLO II. El voluntariado realiza la encamación a través de tantos «sí» dirigi- dos al Padre.1988. fuerza y dinero.1989.XI. Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones. cit. Hornilla durante la Misa celebrada en el Monte del Gozo.23 Es el anuncio vivo y constante de la presencia de Cristo que camina siempre con la humanidad. 22. Florencia.20 Es un testimonio de amor para el hermano y de fidelidad al Evangelio. 178. 20. Discurso a losjóvenes en la plaza de la Santa Cruz. 21. Santiago de Compostela.1989..22 Voluntariado y «Misericordias» son la misma cosa: ver a Cristoen elpobre. 192 .IX . Testo elettronico da CD-ROM.1987. Bendición e inauguración del centro odontológico de Caritas.25 La primera Encamación se debió al «fiat» de una persona.1993. muy ajeno a los criterios humanos de poder. Ver JUAN PABLO II.21 El voluntario cristiano es signo de caridad. 28.24 Conlleva la radicalidad que encuadra el misterio de la reden- ción: servir a Dios a semejanza de Cristo hasta la muerte. 20. JUAN PABLO II. Discurso durante el encuentro con los jóvenes de Asti. pág. Discurso al tercer grupo de obispos españoles. 11 . 21. Ver JUAN PABLO II.V I.. 25. éste es el reino de Dios.Teologia y medicina significado y de valores. está profundamente grabado en el corazón de Cristo y de su Padre. 24. Ver JUAN PABLO II. 7.

es una de las formas más nobles de amor al prój imo. 21.IX.III. 1985. Voluntariado losjóvenes. cit. 31. 19.X. Ver JUAN PABLO II. ob. 34.35 Por supuesto que una característica fun- damental es la madurez. Discurso a la Asamblea plenaria del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. JUAN PABLO II. I . 32. éste es el sentido de la visita de María a la an- ciana Isabel. 1989. 38. Ver JUAN PABLO II. respetuoso de las personas. 23 . 193 . 6. Florencia. Ver JUAN PABLO II.36 Se necesita un estilo de vida más abierto y solidario con los pobres y para con losjóvenes. Homilía en la iglesia del «Gesù» durante la Misa de f in de año. 1989.V I.11. Alocución a los participantes en la III Conferencia Europa- Africa de los países adherentes a la Federación Mundial de los Bomberos Vo- luntarios. Discurso a los científicos en el centro «Éttore Maiorana». Discurso a los enfermos y al voluntariado en la iglesia de la Santísima Anunciación. quienes se hacen así apóstoles entre sus coetáneos. con método.38 Se deberá tener libertad de iniciativa contra el egoísmo. desde su «Heme aquí». Ver JUAN PABLO II. Ver JUAN PABLO II. 1990. en particular en el terreno de la eco- logía.1988. Características Para ser voluntario cristiano se necesita tener apertura de vo- luntad y de corazón hacia el bien común y poseer un coeficiente de civilidad y fraternidad. un estilo discreto. 36.1993.39 30. 178.. 37. 15. Ver JUAN PABLO II. l. 8. bien formado en las motiva- ciones desde principios éticos. generoso..30 Es el terreno vocacional más fecundo. es el icono del vo- luntariado cristiano.33 Ella es el modelo en el que resplandece la misericordia divina.32 La Virgen María. IV. 31. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». Discurso a las autoridades y a la población de Luca en la plaza Napoleón.X. 1994.34 3. 33. 39. Ver JUAN PABLO II. 35.37 lleno de esperanza contra la indiferencia. Ver JUAN PABLO II. Homilía en la Misa celebrada durante la visita pastoral en la parroquia romana de Santa Prisca. V.XII.1996. Alocución al primer grupo de obispos de la India en visita « ad Limino».31 El voluntariado científico. 1986. Érice. Ver OSELLA F. pág. alimentado desde raíces espirituales.

Ver JUAN PABLO II. 21.1988. Turín. 3 . Ver JUAN PABLO II. 46. Ver JUAN PABLO II. 48. 45. 15.42 Tienen una gran caridad.XI.IX. Géno- va. Nápoles. 20. 42.1979. el respiro de su esperanza. Ver JUAN PABLO II.43 Un gran protagonista de los voluntarios cristianos en sus múltiples servicios ha sido Federico Ozanam. Ciudad del Vaticano 1996. Ver JUAN PABLO II. en Insegnamenti di Ciovanni Paolo II. Discurso a los participantes en el Congreso europeo orga- nizado por los Hermanos de San Juan de Dios y los Religiosos Camilos. Discurso a losjóvenes en el palacio de los deportes. constantes.1992. los voluntarios cristianos son simples y mansos. 27. 22.44 4. Módena. Hornilla en la Misa celebrada durante la visita pastoral a la parroquia romana de San Saturnino.1992.1985. 10.48 Se pone al lado de quien está en problemas 40. Veamos cómo la describe Juan Pablo II: El voluntario cristiano busca la asistencia y lajusticia.46 busca dar respuestas nuevas a problemas emergentes.IX.45 busca modificar las causas del sufrimiento. 47.47 actúa (las Misericordias) como fermento al inter- no del tejido social. 7.Teología y medicina El voluntario cristiano se distingue de otros voluntariados por su motivación evangélica cultivada en la oración. Discurso a los jóvenes en el estadio municipal. paciencia y dona- ción. Testo elettronico da CD-ROM. 1987. 12.XI. Discurso a la Conferencia internacional sobre minusválidos.1990.lia. 41.IX. 4. Señor Oscar Luigi Scalfaro. Discurso a la población y a los representantes del volun- tariado del barrio Scampia. Discurso a la Asamblea de las Caritas diocesanas de Ita. Discurso a los representantes del mundo del trabajo y de la industria en el autódromo Fiorano Modenés. Discurso al presidente de la República Italiana.III. Ver JUAN PABLO II. en especial frente a formas modernas de marginación. creíbles. V. cultivan la sobriedad y el espíritude sacrificio. 194 . Librería Editríce Vaticana. y la humildad de su caridad.XI. 1989. Ver JUAN PABLO II. la castidad. Ver JUAN PABLO II. 1988.1996. Ver JUAN PABLO II.VI.41 La pureza de motivación los hace transpa- rentes. Acción La acción del voluntariado cristiano es múltiple.VI.40 Son sus características la pobreza. y por la educación hacia la apertura a un eventual compromiso definitivo en la vida consagrada. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». 43. 44.

ob. trabaja por Cristo en los más pequeños.VII. Discurso a los representantes de la Federación de los Or- ganismos Cristianos del servicio voluntario internacional. los ancianos. enfermos y enfermeras del hospi- tal romano de San Camilo. en el hospital pediátrico G. Discurso a los miembros de la junta Capitolina. durante la visita pastoral al centro. 21. Ver OSELLA F„ ob. 178.111. Ver JUAN PABLO II.52 animar el servicio de acogidajuvenil. 22. construye la familia sanitaria54 y tiende a hacer de la sociedad humana una sola familia. Ver JUAN PABLO II.57 Pone siempre al centro de lasopciones personales y asociativas la persona de Jesús. 59. a losjefes de grupo del Consejo municipal y a los presidentes de las circunscripciones del ayuntamiento de Roma. Voluntariado para ayudarlo a recorrer un camino de liberación y promoción au- ténticamente humano. 15.58 Actúa la misericordia del Padre hecha vi- sible en Cristo. Ver JUAN PABLO II.VI. Discurso a los miembros de las «Pequeñasfraternidades» de Verona.1987. 55.1991.56 Se afana por insertar al minusválido en la vida ordinaria. los pobres. Ver lug. Ver JUAN PABLO II. junto con los profesionales de la salud. 15. 10. 57. cit.IX. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». 51. Ver JUAN PABLO II. Génova. 178. 195 . cit.59 es testimonio de fidelidad al hombre y a Cristo.III.19S8. médicos. 7. desea crear una comunidad de amor y de servicio.60 49.53 El voluntario cristiano. 56. los minus- válidos.51 llevar socorro a antiguas y nuevas formas de pobreza. pág. Alocución a los médicos.11.VI. Ver JUAN PABLO II. 58.50 Su cometido es hacer crecer en el mundo la cultura del amor. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». enfermeras. Gaslini. 1985. pág.1991. religiosos y enfermos. Ver JUAN PABLO II. Homilía en la Misa celebrada durante la visita pastoral a la parroquia romana de San José Cupertino. 50. Ver JUAN PABLO II.. Ver OSELLA F.II. 60. 53. 3. 1996. 54. Discurso a los dirigentes.. Palabras de saludo al nuevo Embajador de Italia ante la Santa Sede..IX. Ver JUAN PABLO II.1983. 1996. cit.1987.55 su campo son los enfermos. 22.49 Promueve la cultura de la vida y de la auténtica solidaridad. 17. 52.

qué el sufrimiento.V.1992. qué la comunidad. se dice.Teología y medicina Su amor es creativo. 14. Ver JUAN PABLO II. El voluntario cristiano no está de acuerdo con este planteamien- to y quiere en la práctica empezar por saber qué es la vida: cuál es el sentido de la vida. Discurso al Congreso internacional de las «Misericordias». Hablar de valores metafísicos es algo así como hablar de alquimia o de ciencia ficción. experimentarla y. en todo caso. Comentarios 1. 62. hasta dar la propia vida. no hay más profundidad. Se habla en la cultura postmodema de la caída de los «ismos». y quizá no sólo de la occidental. Ver JUAN PABLO II. que es la cotidianeidad de la vida misma que hay que vivirla así. qué es el dolor. Viterbo.XI.XII. Sin querer ser tremendistas y llenos de pesimismo. sí tenemos que aceptar que al menos en ciertas áreas de la cultura actual. para qué sirve la familia. nos encontramos con un achatamiento de la vida.62 Así revela a Dios como Amor. Ofrece su sufrimiento como la más preciosa contribución. hay una enemiga declarada contra toda abstracción. Catequesis en la audiencia general.61 En el voluntario cristiano el primado lo tiene el dar. 63. 30.63 II. a lo que es real. 1987. 27. se vive el mundo de lo concreto. qué la muerte. después habrá tiempo para reflexionarla si es que a alguien le interesa. testificando la presencia de Dios providente en el mundo. Las ideologías. viviendo la caridad en la verdad. han cedido su puesto a lo concreto. 196 . lo demás son tonterías de épocas oscuras ajenas al ámbi- to de la experimentación científica. Ver JUAN PABLO II. como viene. Reencuentro con los va- lores como pre-requisito para el voluntariado cristiano. Presupuestos Me llama la atención en este campo de los presupuestos algo que me parece fundamental: los valores. qué vivirjuntos. 61. Alocución a la Comunidad terapéutica de toxicómanos. 1984.

y uno solo es el adorable. Voluntariado qué es el desarrollo. En la vibración de lo sensible. Quizá sea largo su caminar. y primero empiece con filantropía. Es necesario para llegar a ser responsables.1988. los demás que queden en segundo término más o menos explícito. Pero pronto se dará cuenta de que a nivel horizontal el pensamien- to sincero es: si algo importa es mi persona. Homilía en la Misa celebrada durante la visita pastoral en la parroquia romana de Santa Prisca. Quizá por reacción contra el vacío de sentido es tan común hoy el voluntariado. Personalidad Subrayo en especial la referencia del Papa a los «sí» de la realización de la Encamación. y cuando se llega a vencer al secularismo. y darse cuenta de que abrirse a la dignidad de la persona de los demás es abrirse a Cristo. para poder participar en el bien común: Cristo.64 64. 2.11. JUAN PABLO II. así se expresa el Papa: «Les agradezco su presencia y su participación y quiero exhortarlos a proseguir en el camino del voluntariado. Abrirse es adorar. y sabe abrir su corazón. 197 . Le interesa aquello que da el carácter de valer la pena vivir. del que participamos a través de los sacramentos. qué la liberación. qué lajusticia. Literalmente. Le interesa el valor. se realiza de hecho en la Iglesia. se encontrará con la información de la Palabra y la imagen sensible y audiovisual del Verbo Encamado. Sólo en una profun- didad mayor podrá pasar de la pretendida filantropía a la caridad. se busca el valor explícita o implícitamente. La primera encamación se ha manifestado a través del ‘fia t ' de una persona y después se ha realizado a través de tantos ‘sí’ dirigidos al Padre». de la imagen. y todo este mis- terio divino-humano. en nuestra cultura informática. en uno de los textos arriba citados. 21. audiovisual. Allí continúa la Encamación. Pero se requiere madurez. el Señor. se desemboca en el volun- tariado cristiano.

como lo he- mos ya oído. fuerte y potente. Lumen Gentium 4. Tiende hacia la unidad de toda la familia humana. Su servicio es la unidad. En efecto. tu voluntad» (Hb 10. 5. Col 1. 66. E f 1. la pobreza y toda clase de necesidades. 9. Por esto el voluntario cristiano participa en la misión de la Iglesia y realiza. Ver Rm 16. Ella. 25. la Iglesia es «una muchedumbre reunida por la uni- dad del Padre. el gran misterio divino según la diversidad de sus carismas.9. En esta forma el voluntario cristiano representa a Cristo desde el amor que es el Espíritu Santo. nos dice. 198 . el Fiat del Verbo de Dios: «He aquí que vengo — pues de mí está escrito en el rollo del libro— a hacer. y lleno de este amor va hacia el Padre realizando con Cristo la redención. esta realización son los «fiat» subsecuentes que fundan la Iglesia.65 Y por una analogía. 3. empezando por María. Por tanto.7). con su sí abierto al servicio del necesitado. El Verbo de Dios se conforma plenamente con el Padre por el Espíritu y se realiza en el tiempo el Decreto eclesial misterioso escondido en la eternidad. de la muerte y de toda la secuela que la acompañan como es la enfermedad. 2. del Hijo y del Espíritu Santo». Desde su «fiat» escuchamos el Fiat más original. es enviado como apóstol para ello. 2. 26. es el icono del voluntariado y del servicio. oh Dios.Teología y medicina Se refiere el Papa al «fiat» mariano.66 Es la multitud que dice sí a esta voz congregante que procede de la unidad trinitaria. no es raro que quede abierto a hacerlo 65. Así reconduce a toda la humanidad al Padre por Cristo en el Espíritu Santo. la liberación del pecado. así se encuadra en el misterio de la redención y en el seguimiento de Cristo construye el reino de Dios.

constancia. el coeficiente de civilidad y fraternidad. caridad. credibilidad. más allá de los cálculos económicos y culturales o raciales. discreción. un sacerdote. en una verdadera solidaridad. un miembro de la vida consagrada es un voluntario cristiano por excelencia. respeto. el respiro de su esperanza. Voluntariado eminentemente en la vida consagrada y que el voluntariado cris- tiano sea el terreno vocacional más fecundo. reflexionando a fondo. sacrificio. Sobresale una frase que en cierta forma resume todas estas características: «La pureza de su moti- vación los hace transparentes. paciencia. pobreza. y la humildad de su caridad. sino en el concierto internacional. generosidad. de la propia patria. En nuestros tiempos se ha debilitado el sentido del bien común. El Papa insiste en la apertura del voluntario cristiano hacia la vida consagrada. Qué poco escucha el autollamado primer mundo a aquellos a quienes les ha otorgado el título de tercer mundo. y no por un término temporal. Quizá debamos ahora refrescar el contenido de la vocación sacerdotal y de la vocación a la vida consagrada desde el aporte que nos dan los voluntarios cristianos. él ha elegido servir a Cristo y a los hermanos de la manera más ge- nerosa y absoluta. sino que es una apertura de corazón para el bien común internacional. iniciativa. sino para toda la vida. especialmente si esto lo vemos no simplemente en los horizontes limitados de la propia tie- rra. sobriedad. 3. donación. transparencia. De hecho. mansedumbre. esperanza. pues afirma que se distingue de otros voluntarios por su motivación evangélica cultivada en la oración y por la edu- cación hacia la apertura a un eventual compromiso definitivo en la vida consagrada. constantes. Un auténtico voluntario cristiano no es una migaja de limosna para el pobre que yace a la puerta del palacio del mundo rico. creíbles». Características Es un elenco de virtudes las que el Papa señala como carac- terísticas del voluntario cristiano: apertura. casti- dad. 199 . madurez.

hablaban los Obispos de laevangelización de los constructores de la sociedad pluralista. 200 . Hace visible a Cristo que es la misericordia de Dios. Acción Pudiéramos compendiar toda la acción que el Papa le atribuye al voluntario cristiano uniendo dos de sus fiases en la siguiente: el voluntario cristiano «actúa la misericordia del Padre hecha visible en Cristo. pero se carece del sentido de la vida. por eso le urge estar presente donde ocurren las emergencias. En el documento que produjo la III Conferencia del Episcopado Latinoamericano en Puebla.Teología y medicina 4. a Cristo que es la Verdad que captamos en la caridad del Espíritu. Se tiene todo lo material. Se significaría en especial aquí el campo de voluntarios cristianos en terrenos inéditos. en especial por lo difícil que resulta su evangelización. Pero cómo resultarían eficaces voluntarios cristianos que con la competencia debida tra- bajaran por superar estas nuevas formas de marginación. viviendo la caridad en la verdad». Esto es lo que hace el voluntario cristiano. por eso en el centro de todas sus opciones está Cristo. ya que la preparación para ello es muy exigente. la liberación y la promoción auténticamen- te humana. pero que exigen mucho. a Cristo que es la providencia última de Dios. por eso su amor es creativo. Por eso es el constructor de la cultura del amor. es un campo muy abando- nado. No se trata solamente de marginación y pobreza material. también y en especial de ese vacío existencial que se experimenta en el secu- larismo. testificando la presencia de Dios providente en el mundo. El Papa habla de antiguas y nuevas formas de pobreza. algo que recupera en especial el voluntario cristiano y desea compartir con los demás. México. por eso quiere hacer del mundo una sola familia. como los centros donde se gesta la cultura. por eso busca la asistencia sin preterir lajusticia.

201 .1 Otro punto muy importante en esta praxis pastoral es la visión cristiana de la práctica económica en los centros de salud. Ahora. En este campo se presentan hoy en día problemas especiales que en la prác- tica de la pastoral de la salud hay que considerar muy en particu- lar. IV. en un primer capítulo. Ver JUAN PABLO II. como para favorecer la ac- tividad teórica y práctica de las instituciones de salud y para seguir atentamente las novedades que en el campo científico y legislativo se relacionan con la misma salud. 1988. intentamos ensanchar el horizonte y presentar un esbozo de estructura pasto- ral que sea capaz de ordenar la acción de misericordia de estos profesionales. PRAXIS PASTORAL Las ideas generales de las dos primeras secciones han tratado de concretarse en la tercera al hablar de la identidad de los pro- fesionales de la salud. tanto para hacer conocer la doctrina de la iglesia al respecto. De ello nos ocuparemos en un segundo capítulo en esta sección. 153. constitución apostólica Pastor Bonus. 1. art. 28.VI. como para la colaboración con las iglesias locales en la asistencia a dichos agentes de la salud.

.

diocesanos y parroquiales para la pastoral de la salud Gracias a Dios en casi todas las conferencias episcopales en la Iglesia católica hay ya un obispo encargado de la pastoral de la salud. en algunas partes quizá no se encuentre diseñada con toda claridad la finalidad y operatividad de este organismo. comisión. Sin embargo. 152-153. y en muchos lugares su actuación es muy eficaz. Procedemos por una analogía: lo que 203 . Las ofrecemos a todos como una colaboración de este Pontificio Consejo para facilitar el trabajo a realizar en la Iglesia en el ámbi- to de la pastoral de la salud. se- cretariado. y no estaría de más tener sugerencias al respecto. que es descrita por la constitución apostólica Pastor Bonus en susarts. o como se le quiera llamar en cada conferencia episcopal. Lo mismo valga para la organización de la pastoral de la salud en cada diócesis y aun en cada parroquia. Son orientaciones que se basan en la misma naturaleza del Pontificio Consejo. departamento. Pretendemos diseñar algunas ideas que puedan servir para la estructuración de estos organismos. Capítulo 14 Organización pastoral Organismos episcopales nacionales.

Favorece la actividad teórica y práctica. Art. § 2. no les falten los subsidios adecuados en el cumplimiento de su trabajo a aquellos que llevan a cabo la acción pastoral en este sector. lopodemos aplicar para la realidad de una diócesis y aun de una parroquia. para que el apostolado de la mise- ricordia. § 3. que en este campo de varias maneras desarrollan. 152: El Consejo manifiesta la solicitud de la Iglesia por los en- fermos. en las diócesis y en las parroquias es la que el Santo Padre Juan Pablo II ha marcado para la finalidad y operatividad de este dicasterio pontificio. acomodando su contenido al diseño de un posible or- ganismo de pastoral de la salud en la conferencia episcopal y en los demás niveles: Art.Teología y medicina el Papa dice del Consejo Pontificio lo aplicamos en lo aplicable a la constitución del organismo nacional para la pastoral de los agentes de la salud. sea las organizaciones católicas internacionales. y para que además. responda siempre mejor a las nuevas exigencias. sean otras instituciones. del que se ocupan. El Consejo ofrece su colaboración a las Iglesias locales. ayudando a los que llevan a cabo el servicio hacia ellos y hacia los que sufren. 204 . ya que lo que ofrecemos será una especie de comentario a dichos artículos. en su debida proporción. arts. Como la línea que seguiremos para diseñar la finalidad y opera- tividad del organismo de pastoral de la salud en las conferencias episcopales. Le corresponde al Consejo hacer conocer la doctrina de la Iglesia sobre los aspectos espirituales y morales de la en- fermedad y el significado del dolor humano. y lo mismo. 153: § 1. 152-153. presentamos a continuación los dos artículos de la citada constitución Pastor Bonus. para que los agentes de la salud puedan recibir la asistencia espiritual al desarrollar su actividad según la doctrina cris- tiana.

por otra parte. El órgano de la San- ta Sede tiene una tarea de dirección y coordinación para las diversas iniciativas en el campo sanitario. Para aplicar la analogía dicha. Para poder aplicar esta analogía de proporcionalidad de la mejor manera hay que tener presentes algunas consideraciones. sabe que la acción de éstos es motivada por la 205 . Hablamos específicamente del organismo episcopal nacional de la pastoral de la salud. o estudiar estrategias operativas que mejor clarifiquen el testimonio cristiano de la doctrina en ámbitos espe- cíficos sanitarios. así se dirige a los agentes de la salud. en primer lugar tenemos que definir claramente lanaturaleza de un organismo episcopal nacional para la pastoral de la salud desde su finalidad y decimos que ésta consiste en manifestarla solicitud de la Iglesiapor los enfermos. como lo hemos ya afirmado. En estas situaciones concretas. haciendo que se aclaren dudas eventuales o perplejidades sobre aplicaciones singulares a realizar. como también a una parroquia. con el fin principal que se tengan oportunamente en cuenta en la acción pastoral de la Iglesia. ve a la acción pastoral de los agentes de la salud. Las tareas doctrinales no com- peten directamente a los organismos para la pastoral sanitaria a nivel nacional o local. los otros organismos podrán verificar las modalidades más o menos que responden a los contenidos doctrinales. Para mayor claridad recordamos las necesarias distinciones entre la naturaleza y cometidos del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud y sus correspondientes en las conferencias episcopales. se pueda aplicar en su de- bida proporción tanto a una diócesis en particular. a estos mismos les compete más bien hacerse intérpretes en las situaciones concretas de los contenidos doctrinales que vienen indicados por el Magisterio y por la doctrina de la Iglesia por los órganos propuestos a ellos. en las diócesis en particular y en las parroquias. Organización pastoral § 4. en cambio las otras instituciones son principalmente de carácter práctico-operativo en las diver- sas realidades nacionales o locales. Sigue atentamente las novedades en el campo legislativo y científico que ven a la salud. pero en la inteligencia de que lo que aquí decimos.

sino la salud. ayudando a los que llevan a cabo el servicio hacia ellos y hacia los que sufren para que el apos- tolado de la misericordia del que se ocupan responda siempre mejor a las nuevas exigencias». I. retomando el texto de la constitución Pastor Bonus. decimos. Estas circunstancias van cambiando. que su finalidad es: Manifestar «la solicitud de la Iglesia por los enfermos. 153 de la citada constitución Pastor Bonus. de la enfermedad y de la muerte. De hecho va siempre ganando 206 . en especial en los tiempos actuales en los que tantas novedades se encuentran en el campo de la salud. En el mundo sanitario actual se está dando un vuelco: el objeto primario de su atención no es ya la en- fermedad en cuanto tal. esto es. de la enfermedad y del dolor humano. La salud Comenzamos por la salud. del dolor y el sufrimiento.Teologia y medicina misericordia que en ellos se encuentra y desea que esta misericor- dia se incremente. 1. La pregunta ahora es sobre la manera de hacerlo. Doctrina El organismo de la pastoral de la salud tiene a su cargo una tarea en primer lugar doctrinal. tanto en sí mismo como a las circunstancias bajo las cuales se realiza. de acuerdo a los nuevos tiempos en que nos encontramos. Este aumento de la misericordia de los agentes de la salud significa que su acción sea adecuada al trabajo pastoral que llevan a cabo. favore- cimiento y seguimiento. debe hacer conocer el sentido cristiano de la salud. y si queremos sintetizar la acción que debe realizar. colaboración. su operati- vidad: ¿cómo proceder en la práctica? La respuesta la damos según el art. El organismo de la pastoral de la salud tiene así como des- tinatarios a los agentes de la salud. desde cuatro capítulos de acción que titulamos: doctrina.

Organización pastoral terreno la medicina preventiva frente a la curativa. La iluminación que en la fe debe dar el organismo nacional de pastoral de la salud es una iluminación específicamente cristiana. como uno de los conceptos básicos sobre el que basamos nuestras reflexiones. Este es el tema del segundo capítulo de la primera sección de este libro. se esconde el dolor lo más que se puede. El organismo de pastoral de la salud ilumina así con el dolor de Cristo el concepto verdadero de salud y le da una perspectiva que en las concepciones actuales secularistas no se encuentra. Nosotros nos encontramos en el dolor con el núcleo del mensaje cristiano: el 1. la carencia de salud ordinariamente va acompañada del dolor. Sin embargo. Se exige así. de acuerdo a su realidad cristiana. El dolor debe entenderse y vivirse desde el dolor de Cristo. Es la clave desde la que se expone y se reali- za dicha pastoral. Sentido del dolor En cuanto al dolor humano. 207 . aqui bajo el término dolor englobamos también como sinónimo el sufrimiento. lo social y lo espiritual. con una actitud plenamente secularista. La manera como el dolor no interrum- pe el proceso de salud es su concepción y realización espiritual. tomar posición frente a la salud. Algunos suelen distinguir el dolor del sufrimiento y entienden el dolor sólo en el campo físico.1 no es lo mismo carencia de dolor que salud. lo mismo se hace con la muerte. Cristo redime con su dolor y nos libra definitivamente del dolor. En muchas partes nos encontramos. Sabemos que éste es el sentido de su muerte y resurrección redentoras. A este tema le hemos dedicado todo el capítuloprimero. como mencionábamos ante- riormente. para empezar. 2. El profesional de la salud debe dar orientaciones sólidas y preci- sas a este respecto. como en lo mental. Este será el primer punto que deberá ser explicado por un organismo de la pastoral de la salud. Así entendemos dolor o sufrimiento tanto en lo físico.

Teologia y medicina

sentido de la Pascua de Cristo como centro de nuestra fe y así de
la pastoral de la salud.

3. Adecuación a los nuevos tiempos

En el mundo actual se nota por dondequiera una preocupa-
ción total por la salud, y es correcta. El fruto de todos los esfuerzos,
del desarrollo, de la globalización, de la mundialización actual, el
fruto de toda la política, de la socialidad, el fruto de toda la cultura
tiene siempre en su centro la vida y por tanto la salud. La misión
del organismo de la pastoral de la salud es redimensionar esta an-
sia de salud del mundo actual, no negarla; es básica y esencial al
hombre, es un deseojusto, legítimo y además que se identifica con
la propia vida; pero hay que darle su justa perspectiva desde un
concepto cristiano de la salud y del dolor.

La acción pastoral del agente de la salud debe acomodarse
a los nuevos tiempos en los que se encuentran innumerables pro-
blemas a los que hay que dar una solución adecuada; pensemos
por ejemplo en lo que lleva consigo la globalización y sus efec-
tos que presenta en la pastoral de la salud. Algunos de éstos los
consideramos al hablar de la identidad cristiana de la enfermera
y similares.

Entre otros problemas de actualidad vamos a mencionar sólo
tres que son de inmediata importancia para el agente pastoral de
la salud: la socialización de la salud, las cuestiones de bioética y la
educación para la salud.

Socialización de la salud

En cuanto a la socialización de la salud encontramos lo siguiente:
Hay países en los cuales el Estado no está todavía capacitado para
cuidar de la salud de los ciudadanos, y entonces en ellos la profe-
sionalización de la medicina y de los cuidados que se brindan a la
población se realizan en el ámbito privado, lo que significa un acceso
restringido a quienes gozan de cierto bienestar económico, dejando
para los pobres la medicina tradicional o alternativa. En este am-

208

Organización pastoral

biente pobre la Iglesia ha desarrollado y sigue desarrollando una
acción intensa con sus instituciones de salud en las que, como es
lógico, debe privilegiar a los más necesitados.

Hay en cambio otros países en los que se ha empezado o bien
se lleva ya muy avanzado el sistema de seguridad social y cubre
una parte de la población o ya toda la población.

Los servicios sanitarios estatales, especialmente ahora en
tiempos de la globalización, cada vez se van reglamentando más,
incluso en cuanto a la permanencia de los enfermos en los cen-
tros de salud. El concepto de la larga permanencia en el hospital
cada vez va siendo desplazado, atendiendo al enfermo sólo en sus
fases agudas y enviándolo a su casa para los cuidados ordina-
rios del mismo. Hay ciertos peligros de favorecer en estos casos
la eutanasia.

La acción del agente pastoral de la salud cambia según el cuadro
de atención social al enfermo que se le presente; habrá países en
los que su acción más importante será la de proveer de cuidados
sanitarios primarios a los enfermos en sus propias casas o bien en
hospitales privados o católicos; en otros países se tendrá más
bien que organizar de una mejor manera la atención a los enfer-
mos en los centros estatales de salud; en otros, se privilegiará la
atención domiciliaria de los enfermos después de que egresan de
los centros de salud, etc.

Cuestiones de bioética

Es otro de los puntos de actualidad de los que el organismo de
pastoral de la salud debe ocuparse. El Santo Padre Juan Pablo II
ha escrito su encíclica Evangelium Vitae, donde se encuentran
los elementos claves para una iluminación en estos terrenos. La
Congregación para la Doctrina de la Fe ha también publicado su
instrucción Donum Vitae, que ilumina estos aspectos. El Cate-
cismo de la Iglesia Católica delinea con claridad la posición de la
Iglesia. Nuestro Pontificio Consejo ha editado la Carta de los
agentes sanitarios donde desde sus diversas partes enunciadas

209

Teología y medicina

como «engendrar», «vivir» y «morir», trata las cuestiones que
se presentan en este campo. En especial destacan ahora los pro-
blemas que impone la ingeniería genética, la terapia genética, la
clonación y la eutanasia.

Con relación al origen de la vida, el principio básico sigue
permaneciendo el que la vida humana es un don de Dios, y como
tal hay que tratarlo. La manera como Dios quiere que se transmita
este don es mediante laformafecunda más alta de amor que es
el amor matrimonial de la pareja, el varón y la mujer, en el
seno de unafamilia. Todo aquello que contradiga este principio
no es aceptable, moralmente hablando.

Respecto a la eutanasia, vale también el mismo principio: la
vida es un don de Dios, por tanto no está en el hombre quitársela
directamente a otro hombre inocente. Hay que aceptar el derecho
a una muerte digna, sin el encarnizamiento terapéutico, es verdad,
pero a la vez, usando de todos los medios proporcionalmente aptos
para mantener la vida que Dios ha dado. Este tema lo tratamos al
hablar del hospital católico.

Educación para la salud

Hoy la prevención y los cuidados primarios están a la orden del
día; la pastoral de la salud deberá asumir esta misión. La higiene y
todo lo que se refiere a la salud preventiva son un campo muy im-
portante, más aún esencial en el cuidado de la salud y en el trabajo
de los agentes de pastoral de la salud.

Se debe también educar para el acompañamiento del enfermo.
La terapia del consuelo es un elemento esencial en la acción pas-
toral, incluida la consejería personalizada.

Se debe educar en la humanización y en la calidad de vida, en
la llamada «qalys» —quality adjusted life years system—, la
calidad de vida ajustada a los diferentes años que se viven. En
la solución al problema de la calidad de vida se debe atender no
solamente a la cantidad de años que se viven, sino a su calidad, y

210

Organización pastoral

esta calidad debe medirse no sólo por los recursos económicos
que existan, sino también por los recursos familiares, sociales, de
medio ambiente, espirituales y demás, que hacen una vida útil para
sí y para los demás, una vida que realmente cumpla la misión que
Dios le ha asignado.2

Se debe presentar la evangelización de este sector con el
descubrimiento de nuevos métodos y nuevas expresiones que en
la pastoral de la salud tienen una originalidad propia.

Se debe educar para saber cuáles deban ser las relaciones en-
tre médico y paciente y cuál el consentimiento informado, como
elementos indispensables de una medicina de calidad y una pasto-
ral de salud integrada en el medio sanitario.

II. Colaboración

El organismo nacional de pastoral de la salud deberá colaborar
con las Iglesias particulares, las diócesis, en la asistencia espiritual a
los agentes de la salud, ofreciéndoles los subsidios correspondientes.

¿Cuáles son los principales agentes de salud? Como algo
colectivo recensionamos aquí a las parroquias y a los hospitales
católicos, y ya en particular, a los capellanes, a las religiosas, a los
médicos, a las enfermeras y enfermeros, al personal paramèdico,
a los farmacéuticos, al voluntariado y a las autoridades sanitarias
y asociaciones de enfermos.

1. Parroquias

La pastoral de los agentes de la salud, para que realmente llegue
a su efectividad concreta, tiene que estar asentada en la misma

2. Con relación a esta terminología qualys, la usamos en el sentido dicho en este pá- rrafo
y no como se usa por algunos en el sentido de una críteríologia y parámetros de
impronta sociológica en base a los cuales se justifican intervenciones en si ilícitas,
como por ejemplo la posibilidad o no de llegar a algunos estándares de
«calidad de vida» por malformaciones adquiridas o congénitas a nivel fetal... con
la consiguiente propuesta de la interrupción de la gravidez...

211

Teología y medicina

parroquia. Lo que decimos acerca de ladoctrina, de lacolaboración,
favorecimiento y seguimiento en la pastoral de la salud, para que
tenga concretez, debe ser llevado a cabo en su debida proporción
por cada uno de los párrocos.

Los enfermos, y en especial los ancianos, se encuentran con
mucha frecuencia en sus propios domicilios y es allí donde los agen-
tes de pastoral de la salud los deben buscar para ejercer su labor
de misericordia. La pastoral parroquial no será completa si no tiene
en cuenta este campo tan importante y decisivo. Es algo que deben
llevar a cabo los párrocos, ayudándose de los capellanes para que
la mutua colaboración se pueda desarrollar lo mejor posible. Se
impone integrar la pastoral sanitaria en la pastoral de conjunto que
va dirigida tanto a enfermos como a sanos. En este campo urge
una comprensión y trabajo conjunto, tanto de los sacerdotes reli-
giosos que se dedican a los enfermos y de las religiosas hospitala-
rias, como de los sacerdotes diocesanos, hacia un programa bien
planeado dentro de la pastoral diocesana y parroquial.

2. Hospitales católicos

El sentido según el cual deben funcionar estos hospitales y su
orientación, la hemos tratado en el capítulo correspondiente a los
mismos. Nos referimos a dicho capítulo.

3. Capellanes de hospitales

La figura del capellán de hospital o de un centro de salud cual-
quiera está cada vez cobrando mayor importancia, ha evolucionado
de alguien que se dedicaba sólo a la pastoral sacramental con los
enfermos, a quien también da el sentido cristiano de la salud y la
enfermedad y atiende a toda la problemática resultante, en el mis-
mo nivel y ambiente de los demás agentes de salud: médicos, enfer-
meros, administradores de hospital, farmacéuticos, etc. Se requiere
una formación especial para desempeñar eficazmente este minis-
terio en la Iglesia. Sin embargo, nunca se debe descuidar la pasto-
ral sacramental, que es la culminación de la evangelización en el
ramo de la salud y de la enfermedad. Los sacramentos deben pre-

212

o laicos. Hay que ayudar a fortalecer dicha unión. 5. se han venido desarrollando ciertos equipos de atención pastoral sanitaria formados por diáconos. como hemos visto. Organización pastoral pararse de una manera especial en las instituciones de salud. Sus competencias son distintas dentro de la pastoral sani- taria. Religiosas En algunos lugares se está observando el fenómeno de que los hospitales regidos por órdenes o congregaciones religiosas van siendo abandonados. 213 . En la línea de las capellanías de hospitales. La ética médica debe ser ampliamente reconocida por ellos y su trabajo debe ir más allá de un mero profesional de la salud y constituirse en un verdadero agente de pastoral de la salud. es ahora cuando más necesita hacerse presente el religioso y la religiosa en estos lugares. debe ser muy estrecha. ha sido tratado ya en el capítulo correspondiente al sacerdote ministerial. Es cierto que. La Eucaristía debe ser el centro alrededor del cual gire toda la pasto- ral sanitaria. Debemos orar por estas vocaciones de consagrados a la pastoral de la salud. Son ellos agentes determinantes de la acción pastoral en el mundo de la salud. en sus líneas generales. por otra parte. tanto porque se está recuperando la visión espiritual en el campo de la salud. como porque. su relación con el presbítero encargado de la pastoral de la salud de dicho centro. de acuerdo a la doctrina de la Iglesia. o bien el párroco de la parroquia a la cual pertenece el hospital. En todo caso. Médicos Existe la organización de médicos católicos a nivel internacio- nal y a nivel nacional. 4. o religiosas. También este tema. Allí se puede ver con mayor amplitud.juntos o sepa- rados. se va acentuando cada vez más la secularización del mundo de la medicina. con cierta analogía. Sin em- bargo. las circuns- tancias van cambiando y que cada vez es más difícil el trabajo de los y las religiosas en el ámbito hospitalario y que las vocaciones para esta pastoral están disminuyendo en algunos países.

Para una mayor amplitud nos remitimos al capítulo correspondiente. El problema económico se les presenta muy fuerte. Farmacéuticos También hay la federación internacional de farmacéuticos católicos. La formación ética y profesional de los enfermeros y enferme- ras católicos es de mucha importancia. Este trato directo es el que los pone en las circunstancias más adecuadas para poder ejercer la misericordia hacia los enfer- mos. 7. como uno que ejerce el ministerio pastoral de la salud. Este es otro tema más ya contemplado en la sección dedicada a la «identidad» cris- tiana de los profesionales de la salud. Para una mayor profundización al respecto. Su importancia se realza cada vez más. en especial por lo que toca a los problemas médicos de la ingeniería genética y de la eutanasia. como dice la Carta de los agentes sanitarios de nuestro dicasterio. En este campo hay que evangelizar este ramo de los profesionistas de la salud a través de la comunicación cristiana de bienes. es la enfermera no religiosa y el enfermero quienes deben también hacerse cargo de la asistencia pastoral directa del enfermo en el trato de todos los días.Teología y medicina Su misión es la de ser heraldos de la cultura de la vida frente a las corrientes devastadoras de la cultura de la muerte. Enfermeros y enfermeras Existe la asociación internacional católica de enfermeras y asistentes médico-sociales que hay que intensificar y promover en cada país. Es muy grande la importancia de las enfermeras en la pastoral de la salud. podemos consultar el capítulo referente a las enferme- ras. y es algo a promover de parte de los diversos organismos de pastoral de la salud en las Conferencias episcopales. El farmacéutico católico debe hacer ahora un gran aporte en la provisión de me- 214 . 6. entendiendo al médico católico más que como un mero profesionista. anteriormente expuesto. Especialmente ahora que asistimos a un abandono de los hospitales de parte de las religiosas.

Organización pastoral dicamentos adecuados. su carestía. y quizá todavía estén presen- tes hoy en muchos países.se en cada país al Ministerio gubernamental de la salud. o al menos. Es otro espacio con el que deben contar los organismos episcopales de pastoral de la salud. es necesario referir. especialmente respecto a substancias psicotrópicas. 8. donde es conveniente. que las relaciones del organismo nacional de la pastoral de la salud con dicho Ministerio sean tales. Antiguamente se hablaba por ejemplo de las Damas de San Vicente. a precursores químicos y a las drogas sintéticas. También para abundar en este tema nos referimos al capítulo correspondien- te donde lo abordamos. el aporte de medicamentos. que la Iglesia tenga un repre- sentante coordinador de la acción pastoral. 215 . Se subraya su papel en el control de la droga. También nos referimos a ello en el capítulo donde tratamos particularmen- te de los farmacéuticos católicos. que pueda proveerse a la inculturación del mensaje del Evangelio en las gestiones políti- cas sanitarias. etc. Este es otro de los campos en los que el organismo episcopal nacional de pastoral de la salud tiene un lugarprivilegiado. de ser posible. Así como estos agentes de pastoral de la salud. la provisión de los llamados medicamentos esenciales o genéricos. 9. Son verdaderos apóstoles de la pastoral de la misericordia con los enfermos. Voluntariado En muchos países se ha promovido grandemente el voluntariado cristiano en la pastoral de la salud. otros surgen con profusión en muchas partes bajo el título de voluntariado sanitario cristiano. Este tema se ha ya tratado detalladamente en el capítulo referente al voluntariado católico. Autoridades sanitarias En cuanto a las autoridades sanitarias. Otro punto muy importante a tratar es el relativo a la comunica- ción cristiana de bienes. sus relaciones económicas con el paciente y con los laboratorios.

Fundaciones y santuarios Es muy importante favorecer la relación con fundaciones que puedan ayudar financieramente o patrocinar el trabajo a desarrollar. especialmente con los santuarios marianos. sino ayudarlos. y con los santuarios. en particular con aquellos que se encuentran en relación especial con los enfermos y que puedan ayudarlos espiritual y económicamente. 1. Estas organizaciones católicas pueden ser muy variadas y de muy diferente tipo. Subsidiaridad El organismo episcopal nacional de pastoral de la salud tiene como íunción servir y ayudar a las diversas diócesis. 2. las facultades de medicina en las universidades católicas y las organi- zaciones diversas como Cruz Roja. podemos decir que su trabajo es subsidiario y los subsidios que otorga son los de promover. Destacan los fundaciones y santuarios. en espe- cial a través del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud.Teologia y medicina 10. coordinar y orientar el trabajo pastoral de la salud en cada una de las diócesis. como para la ayuda que se pueda recibir de otras conferencias. III. Favorecimiento Es tarea del organismo para la pastoral de la salud favorecer a las organizaciones católicas nacionales para la pastoral de la salud en sus actividades tanto teóricas como prácticas. Así. Caritas. No es por tanto su función suplir a los pasto- res en sus obligaciones en cada una de las diócesis. a los diversos señores obispos. Puede también servir de puente para la ayuda efectiva tanto de una diócesis con otra en la misma conferencia episcopal. Facultades de medicina Es muy conveniente que el organismo episcopal nacional de pastoral de la salud tenga una función orientadora de las facultades 216 . etc.

Lo mismo valga para otras organizaciones que promueven directamente o dirigen centros e instituciones de salud. deben saber que cuentan con el apoyo del organismo nacional de lapastoral de la salud. Organización pastoral de medicina católicas del propio país. Favorecer El favorecer estas instituciones consistirá en su promoción. en especial en los campos com- plicados de labioética. Es evidente su relación con la pastoral social. y orientación de acuerdo al Magisterio de la Iglesia. quizá coordinación en cuanto sea posible si es el caso. vgr. Caritas. Esta orientación se dará proponiendo la doctrina de la Iglesia respecto a los diversos te- mas sanitarios y la manera podría ser promoviendo un diálogo entre las diversas instituciones y dicho organismo de pastoral de la salud. En la actualidad en muchas facultades se olvida la ética médica. para iluminarlas desde la acción pastoral de la Iglesia en el campo sanitario. sin embargo. sino también de las demás instituciones. 4. IV. en diálogo con él o con la orden o congregación religio- sa correspondiente. 3. no sólo de las facultades de medi- cina. o bien algunas fundaciones especiales.. Esta misma función orientadora se necesita para los comités de bioética que actualmente se están multiplicando. la Ven. es allí donde entra el organismo promoviendo la orientación católica de dichas facultades. es de desearse que cada Conferencia Episcopal tenga un órgano particular que dedique a la pastoral de la salud. 217 . por ejemplo. Organizaciones varias Organizaciones como la Cruz Roja. Seguimiento Es tarea del organismo de pastoral de la salud seguir las nove- dades legislativas y científicas. a petición del obispo de quien dependa dicha universidad. En algunas conferencias episcopales la pastoral de la salud se ha encuadrado dentro de la pastoral social. y orientándolas por sí mismo si es el caso. dada la complejidad de la pas- toral de la salud. Orden de Malta.

para formar la concienciajurídica en el campo médico de los futu- ros abogados. La acción del organismo debe entonces dirigirse a las faculta- des de derecho en las universidades. v. Se implica naturalmente la presencia de peritos en el organismo nacional de pastoral de la salud. el ya mencionado de las medicinas esenciales que tanto favorece- rían al tercer mundo y que se impiden por razones económicas. de aquí también toma origen lo que se diga con relación al aspecto jurídico de las diversas propuestas de ley. También se requiere aquí un diálogo político. tanto en lo jurídico como en lo científico. Se requiere la presencia del organismo en este campo difícil. sobre la clonación. para tratar de ¡luminar los diferentes problemas que se generan en este dominio.gr. con los que elaboran estas leyes. a quienes toca velar por este diálogo en el nivel de sus propias diócesis. especialmente en las católicas. Así se debe promover un diálogo con los expertos en ambos campos. 2. 218 . aquí entra su acción en los medios de comuni- cación para formar la opinión pública al respecto.Teología y medicina 1. Tienen un es- pecial lugar los experimentos que se realizan en los laboratorios. Todo ello se hace subsidiariamente con relación a la acción de los demás obispos. Por tanto hay que estar atentos a lo que vaya saliendo en este campo médico de la salud. ya hablábamos al respecto al tratar de sus relaciones con las facultades de medicina. especialmente con los nuevos medicamentos en el ámbito de los laboratorios. novedades. Ahora insistiríamos en el diálogo con las sociedades médicas y los centros de investigación en el campo de la medicina. Lina especial atención requieren los centros de bioética: sus investigaciones y los resultados que se ofrecen al gran público y la dirección u orientación según la cual se ofrecen. Aspectos científicos Con relación a las ciencias médicas. el área es muy extensa. Aspectos jurídicos Las novedades son eso. los problemas que se suscitan con los medicamentos. tanto a nivel de medicina práctica como de in- vestigadores.

etc. Enfermedades emergentes En este campo no hay que olvidar las enfermedades emergentes que requieren una especial atención también de parte de estos orga- nismos. el cáncer o bien el tabaquismo. Hemos tratado de dar algunas ideas para diseñar la finalidad y operatividad del organismo para la pastoral de la salud en una Con- 219 . En algunas partes será el paludismo. pero el primero no los pro- duce más pues no le dejan la ganancia económica que desearían obtener los laboratorios. Hay países en los cuales se está regresando a cierta privatización de los cuidados de la salud. Socialización de la salud Otro problema ya mencionado es el que respecta a la sociali- zación de los servicios para la salud: se debe estar atentos en el organismo acerca del alcance concreto de dicha socialización en cada país. En todo caso. comunicada al Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. pasando de una atención generalizada en centros estata- les. pueda ponerse al alcance de todos. en otras la lepra. en otras la droga. 4. Organización pastoral los tristemente llamados medicamentos huérfanos. Estos medicamentos son tantas veces de primera necesidad en el tercer mundo. Y en este campo serán muy bienvenidas las orientaciones pastorales que el organis- mo dé para una ayuda a las propias Conferencias episcopales. la tuberculosis. que es el exportador para el tercero de las medicinas. Habría que estar al pendiente en cada país de cuáles son allí las emergencias propiamente dichas. Del VIH-SIDA y de la droga hablaremos en los capítulos finales. se debe atender a subsanar los problemas burocráticos de la socialización y abrir la puerta a una mayor eficiencia que en lo posible evite la burocratización en sí misma. a la convención de centros privados para la salud. porque no se producen más en el primer mundo. la experiencia de cada país podrá ser de mucha importancia para que. y servir como orientación en la acción pastoral de otros organismos episcopales nacionales de la pastoral de la salud. 3. en otras el SIDA.

como en el parroquial. Se trata de sugerencias y orientaciones para las conferencias episcopales. Ver JUAN PABLO II. Así como la función del Pontificio Consejo es de realizar la comunión eclesial en el ramo de la pastoral de la salud. finalidad y operatividad del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud a los diversos niveles. así también el objetivo de cada organismo episcopal nacional para la pastoral de la salud es el de propiciar esta comunión en dicho campo de parte de las Iglesias particulares. como un servicio pastoral subsidiario a las diócesis. art. de manera que los agentes de salud. Como habíamos dicho. Lo que tratamos de hacer es incre- mentarla aún más. puedan recibir la asistencia espiritual requerida para desarrollar su actividad según la doctrina cristiana y no les falten los subsidios adecuados en el cumplimien- to de su propio trabajo.VI. Como se ha visto. de una diócesis y de sus parroquias. se trata de una adecuación de la naturaleza. proporcionalmente. y hacer las aplicaciones pertinen- tes. 220 . adecuándola a las exigencias de los tiempos 3. orientar y coordinar mediante su organismo diocesano correspondiente la pastoral de la salud en la misma.3 La misericordia de los agentes de pastoral es muy grande para con sus hermanos enfermos. y el de las parroquias. cada conferencia episcopal verá la manera práctica de estructurar su propio organismo y cada diócesis verá lo que le es más conveniente. lo que hemos tratado de hacer ha sido so- lamente un analogar el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud con el organismo episcopal nacional para la pastoral de la salud y los demás niveles. el de llevarla a cabo. el de las diócesis es el de promover.Teología y medicina ferencia episcopal y. En esta forma el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud intenta prestar un servicio de comunión eclesial en su ramo. 153 §2. 28.1988. constitución apostólica Pastor Bonus. tanto en el nivel nacional como en el diocesano.

éstas son las líneas que nos ofrece la constitución apostólica Pastor Bonus. colaborando con las Iglesias particulares. explicando la doctrinade la Iglesia al respecto. favoreciendo la actividad teórica y práctica de las diversas organizaciones para poder seguir atenta- mente las novedadesjurídicas y científicas en el campo de la salud en sus resonancias pastorales. 221 . Organización pastoral actuales. Como decíamos.

.

pàg. gravados dondequiera por un incremento anual superior a la riqueza producida.1 1. Lo hacen mediante medidas restrictivas y por nuevas políticas sanitarias. Capítulo 15 Economía Economía y salud I. Se dice que la política asistencial sanitaria ha generado ineficiencia. La problemática Desde el comienzo de los años 80. en Pano- rama della sanità 49 (1997). tratando de incrementar la incidencia de la salud y de la medicina en los esquemas de un sistema de libre mercado. 44. Contra el libre mercado No se han tardado en oírse las voces en contra de estas de- cisiones: se dice que tratar mercantilísticamente el mundo de la 1 Ver TONELLI . los gobiernos de los países occidentales están profundamente empeñados en detener los gastos sanitarios.GIANINI. gastos inmensos no más sostenibles. 223 . «L'evoluzione naturale dei sistemi sanitari». corrupción y la plaga del burocratismo.

Teología y medicina

enfermedad y de la salud es absurdo, pues se contemplaría la salud
como un producto que la empresa debiera ofrecer de una m a-
nera competitiva valorizando al máximo los recursos disponibles
reduciendo los costos y que el paciente ahora se volvería un sim-
ple cliente.

No aceptan el sistema de libre mercado en el campo de la medi-
cina porque se dice que un centro de salud no trabaja para acrecentar
el producto, para incrementar la oferta de servicios, sino para redu-
cir las necesidades; se dice además que en el campo sanitario no
existe la saturación del mercado, por lo cual a un aumento de la
oferta puede presentarse un aumento de la demanda; por otra parte,
decirle «producto» a la salud es ofensivo al concepto integral de
salud porque ésta abarca campos que no se pueden llamar así,
además del físico integra el psíquico y el espiritual; y calificar al
enfermo de «cliente» es también improcedente; se trataría de una
óptica exclusivamente económica en la cual falsamente toda enfer-
medad tendría su curso, tiempo y orden fijos; la relación médico-
paciente se abandona, pues el cliente se deja una vez entregado el
producto; muchos enfermos para los que no funcionara la ley de
la oferta y la demanda serían abandonados, tal sería el caso de los
enfermos terminarles o de enfermedades incurables como el SIDA,o
los ancianos y los discapacitados para quienes la terapia psicoló-
gica y espiritual es esencial; se cortan además los lazos familia-
res del enfermo, decisivos para que sea curado; se vacía el concepto
del voluntariado; se atienden a expectativas marcantilistas y no a la
salud del enfermo, y los centros de salud no tendrían así ya como
finalidad la recuperación del enfermo sino la ganancia económica.2

2. A favor del libre mercado

Frente a esta posición de rechazo del sistema de libre mercado
aplicado a la salud, la gran mayoría de las políticas sanitarias guber-
namentales actuales, al menos de Occidente, lo aceptan y se basan

2. Ver ANGELINI F., Problematiche etiche e deontologiche, Discurso en el policlinico
A. Gemelli, 2 - 3 .VI. 1995.

224

Economía

en muchas razones que demuestran para ellos que el sistema al-
ternativo, o sea el de la asistencia, es obsoleto y no puede ser ya
mantenido de acuerdo con el desarrollo actual de los diversos países.
El sistema de libre mercado lo proponen como un modelo para el
primer mundo y de alguna manera, con sus diversos acomodos, a
seguir también en el tercer mundo.

Las mejoras que se proponen al sistema asistencial, nos dicen,
nunca deben afectar al núcleo básico de equidad y solidaridad. Se
buscan condiciones más favorables para la obtención de beneficios
combinados de una mayor descentralización, laposibilidad de aplicar
los instrumentos de la gestión empresarial y la delimitación de me-
dios y responsabilidades para los gestores periféricos. Se exige
una estructura que permita una diferenciación nítida entre los prin-
cipales actores del sistema sanitario y el reconocimiento de sus
respectivas responsabilidades. La administración central sería el
financiador principal; las áreas de salud, los compradores de ser-
vicio; los hospitales y centros varios de salud, médicos y farmacias
serían los proveedores, y los usuarios serían los clientes.

La obligación fundamental del comprador sería la de conseguir
la mejor calidad en los servicios con los recursos disponibles. Este
mercado interno sanitario produciría un estímulo competitivo entre
diversas unidades encargadas de la provisión de servicios.

Se crearía así una competencia que debería suscitar mejoras
en la calidad y el costo de las prestaciones y proporcionaría al
usuario un mayor margen de elección entre los proveedores; la
base fundamental para el trabajo entre proveedores y usuarios se-
ría el contrato que se aceptaría después de un detallado análisis de
su eficiencia. Entraría tanto el sector público como el privado.

La conciencia de la obligación personal y el deber rendir cuentas
de los resultados serían incentivos y mejorarían las formas adminis-
trativas de asistencialidad que resultan ya inadecuadas para entender
y manejar la complejidad y el volumen de los servicios sanitarios
actuales. La rigidez normativa de la asistencialidad se tomaría en
servicios versátiles y se evitaría la primacía perversa de la burocra-

225

Teología y medicina

cia, dándole todo su lugar al consumidor. Son dos los factores
importantes que entran enjuego, el interés económico y la libertad
de selección; el primero podrá dirigirse a la calidad del producto, el
segundo, a la calidad del servicio. Ambos pueden degenerar, es
verdad, pero también pueden a la vez ser factores para considerarse
en laprioridad y equidad en la distribución de los recursos sanitarios.

Las modernas técnicas de gestión empresarial conllevan la agi-
lización de los trámites, la definición de responsabilidades y la
delegación de autoridad. A la gestión de la salud le debe importar
siempre la calidad del producto, el cumplimiento de los presupues-
tos, la reducción de los costos, la productividad, la motivación y
la retribución del personal, la investigación y desarrollo y así la
viabilidad de la empresa hospitalaria. Se debe avivar la conciencia
del gasto, tanto del usuario como de los proveedores; es cierto que
la salud no tiene precio, pero sí tiene un costo. Lo que realmente
caracteriza al sistema burocrático asistencial es la mala asignación
de recursos, el desperdicio de los gastos. La competitividad exigiría
una formación permanente en los proveedores de servicios: latecno-
logíaen continuo avance es indispensable que se incorpore al servicio
sanitario. Agilización de trámites, definición de responsabilidades,
delegación de autoridad, calidad del producto, cumplimiento de los
presupuestos, reducción de costos, productividad, motivación y
retribución del personal, investigación y desarrollo, conciencia del
gasto, costo de la salud, tecnología y formación permanente, son
algunas de las ventajas de la forma de gerencia de llevar a cabo los
cuidados de la salud en el mundo actual.

Dentro de este sistema de libre mercado se atenderían tam-
bién a los ancianos, a los enfermos crónicos, a los convalecientes y
a los que requieren cuidados paliativos; se vería el mercado de los
productos y servicios, pero no se considerarían como sujetos de
mercado las personas que reciben dichos cuidados.

La atención sanitaria se comporta como un bien superior, esto
es, aumenta a un ritmo mayor al proporcional de la renta per capita.
Aumentando el costo hay que limitarlo. Se ofrecen dos formas de
hacerlo: con actuaciones restrictivas genéricas (colas), con accio-

226

Economía

nes de carácter delimitativo, concretándose a prestaciones básicas
y exigiendo que las demás se paguen. Los usuarios deben estar
convencidos de que la sanidad no tiene un costo 0; con las excep-
ciones que la solidaridad y la equidad exijan, todo aquello que no
sea prestaciones básicas debe cobrarse, y en cuanto a las presta-
ciones básicas, al menos simbólicamente deben pagarse. Lo que
no cuesta no se aprecia.3

Es cierto que estrictamente la ley de la oferta y la demanda
aplicada a la salud no funciona porque a mayor oferta hay mayor
demanda, y además existe la autonomía insindicable de los profe-
sionistas de la salud y la inflación de los costos; pero las ventajas
del sistema de gerencia se pueden mantener de acuerdo a la solución
que ahora se ha ofrecido en Estados Unidos llamado «managed
care», a base de la medicina basada en la evidencia: «evidence
based medicine». Este procedimiento desea controlar el gasto
actuando sobre cada uno de los productores de salud en el trata-
miento de cada caso en singular: la conducta profesional de los
médicos debe uniformarse según protocolos diagnóstico-terapéu-
ticos explícitos. La novedad del «managedcare» se manifiesta
por la utilización económica de instrumentos descriptivos de los
procesos asistenciales que tienen como objetivo definir el estándar
de las curaciones por patología, a través de cada uno de sus consti-
tuyentes consignados en el «blackbook» de las decisiones clínicas.
Su límite es laextrema variabilidad de los comportamientos clínicos
de los diferentes pacientes frente a los mismos problemas asisten-
ciales y las diversas posiciones subjetivas de los médicos.

El proceso cultural que sostiene este protocolo es la «evidence
basedmedicine», que consiste en el uso del más confiable conoci-
miento médico en la práctica clínica. Se ha comprobado el éxito de
este sistema tanto respecto a mejores curaciones como al volumen
de las mismas, lo que ahorra notablemente el gasto sanitario. Exis-
ten ya manuales de la «evidence based medicine» y acceso a los

3. Ver ABRIL Martorell F., «Informe Abril Martorell», en Labor hospitalaria 223
(1992), págs. 42-56.

227

Teologia y medicina

mismos por internet. En esta forma podrá afirmarse que la infraes-
tructura de empresa y los protocolos diagnóstico-sanitarios son
las líneas del desarrollo sanitario que hoy se va imponiendo.4

3. Economía y salud en el Tercer Mundo

En cuanto a la economía y a la salud en el Tercer Mundo, se
sigue en cuanto se puede el modelo del libre mercado.

A grandes rasgos recordamos las dos etapas generales eco-
nómicas recientes que se le han impuesto: primero se concibió un
modelo en el que las líneas más importantes eran la estabiliza-
ción de precios de las materias primas, el control de los mercados
agrícolas, la formación de cuadros responsables, lavalorización de
los recursos naturales y el desarrollo de las infraestructuras; cuando
este modelo falló en gran parte por motivo de la deuda extema, se
concibió el programa llamado de ajustes estructurales, con la
liberación de precios, el libre intercambio y mercado y la privatiza-
ción de las empresas.

En este contexto se piensa que la salud no puede ser gratuita y
asistencia!, porque el Estado no tiene la suficiente fuerza económica
para ello, y se pone también bajo las leyes del libre mercado.5

En el Tercer Mundo, la pobreza de la salud se encuadra en la
pobreza económica y social entendida ésta como un sistema de
desocupación-subocupación, escasez de dinero y de bienes mate-
riales, bajo nivel de educación, habitaciones pobres, falta de agua,
higiene deficiente, malnutrición, difusión de enfermedades, apatía
social y falta de voluntad e iniciativa para un cambio hacia algo
mejor. En los países industrializados la gente gasta alrededor de
US$ 500 por persona al año para su salud; en los países en vía de
desarrollo el gasto es entre US$ 2 y US$ 7 anuales. Las muer- tes
causadas por preñez en los países desarrollados de un mismo

4. Ver TONELLI - GIANINI, ob. cit., pàgs. 44-45.
5. Ver DI MENNA R., «La salute dei poveri e l’aggiustamento struturale del terzo
mondo», en Dolentium Hominum 18 (1991), pàgs. 38-40.

228

y la esperanza de vida es más reducida. en cuanto al paludismo. La mortalidad infantil es más alta en las zonas áridas que en las húmedas. «Il diritto alla salute». Economía y determinado grupo de edad van por el 1%.7 6. Ver DI MENNA R. índice del rédito per capita. pàgs. Después de haber realizado estudios estadísticos al respecto se ha encontrado en algunos países que la clave fundamental de estos índices es la escolarización de la mujer. «Sanità e salute in Africa». Se ha comprobado que el agua sucia puede contener gérmenes de más de 20 enfermedades contagiosas. tasa global de natalidad. tasa de escolarización y consumo diario de calorías. tasa de crecimiento de la po- blación. por el agua sucia son atacadas anualmente 150 millones de perso- nas. en Documentazione 3 (1997). cada año el agua sucia causa la muerte de alrededor de 6 millones de niños de menos de 5 años.6 En el Tercer Mundo se acentúa la necesidad de un sistema de salud basado más fuertemente en la prevención que en la curación de enfermedades. 24 -35 . 229 . En cuanto a las enfermeda- des diarréicas. en Dolentium Hominum 23 (1993).. Se han puesto los siguientes índices para medir el estado de salud de los países: esperanza de vida. 250 millones son atacados por la fíliarosis linfática y 30 millones por la oncocercosis o ceguera de río. y las estrategias varian- tes son en especial el agua potable. la mortalidad aumenta. también por la escasez del agua. Ver MIGLIETTA G. cuando el ingreso sube de este nivel. La desertificación perturba el equilibrio ecológico y consecuentemente debilita los sistemas productivos y la salud. la preservación del ambiente y las estructuras sanitarias básicas. Con relación al ingresoper capita se ha visto que la mortalidad va en proporción inversa con el mismo hasta su ascenso a un nivel medio. 48 -56 . de las cuales muere un millón. tasa global de mortalidad. tasa de morta- lidad infantil yjuvenil.. mientras en el mismo grupo en los países subdesarrollados. van entre el 20% y el 45%. pàgs. Es interesante que por razón de insuficiencia de calorías muera mucho menos gente que por el agua sucia. índice sintético de fecundidad. 7.

El derecho individual a la salud asume así una dimensión colectiva como forma de practi- car la caridad. El bien de la salud es esencialmente uno de los bienes cuya destinación universal pertenece a todos. se deben reformar las disposiciones legales que no tienen en cuen- ta suficientemente la igual repartición de condiciones de salud para todos. La salud es un bien en sí. es cierto que los recursos son limitados y entonces hay que responder a la pregunta de cómo organizarlos para que el bien de la salud sea algo al que todos tengan derecho efectivo. Su criterio principal no será ciertamente el lucro. en especial a los más pobres y vulnerables respecto al Ter- cer Mundo. sino su conditio sirte qna non. en consecuencia. y así hay que estudiar cómo los recursos son afectados en el sentido de propiciar que la salud sea patrimonio de todos. Es cierto que hay una desproporción entre la necesidad de salud y los presupuestos que los diferentes Estados hacen al particular. 230 . sino las necesidades humanas de cada quien y de la comunidad. Proyección teológico-pastoral 1.Teología y medicina II. y su principio directivo es lajusticia social entendida ésta como la disposición permanente de la voluntad que consiste en buscar y elegir en todas las circunstancias y poner al alcan- ce de los miembros de la comunidad lo que les es necesario para cumplir con sus funciones sociales. no cabe duda de que se exige una pastoral sanitaria muy de acuerdo a los tiempos actuales que continúe la misión sa- nante de Jesús. Pastoral de la salud Frente a la inmensa problemática de la economía y la salud. pero hay que notar que la salud no es un residuo de la política so- cial. de la cual hemos sólo mencionado algunos aspectos en los conceptos anteriores. Tiene así el hombre necesidad de la política de la salud en vista de la exigüidad de sus fuerzas. que sea un signo del amor incondicional de Dios a todos. lo que exige que ésta sea un derecho colectivo. y podemos decir que «pesa sobre él una hipoteca social» y que por tanto hay que asegurar la salud para todos los habitantes de la tierra.

se extiende a los niños. la salud se identifica con la vida misma. cit. Econom ía La salud aparece así como uno de los factores más importantes a integrar en las teorías del desarrollo. 340-384. a los re- fugiados. Ver lug. a las personas con incapacidades mentales y físicas. a los de enfermedades incurables. participación. etc.10 8. En cuanto a la parte económica. no son compatibles las cadenas hospitala- rias de accionistas con la pastoral sanitaria. social y espiritual de la persona humana. págs.8 2. «Carácter no lucrativo del apostolado católico de la salud en Estados Unidos».gr. Es un servicio animado por el Evangelio y guiado por la Tradición moral de la Iglesia.. cit. Ver WUERL D. psicológica. a los emigrados. pág. W. porque ellas están dispuestas sólo para el lucro y ganancia de los mismos. lo que exige una equitativa oportunidad de asun- ción de personal. en Dolentium Hominum 36 (1997). Economía de mercado y salud Con respecto a la economía de mercado y la salud. a los nascituri. a los ancianos. una organización sanitaria católica deberá tener una responsable gestión de los recursos sanita- rios de que tiene disponibilidad. 44. a los drogadictos. Abraza las dimensiones física. bajo este aspecto. de acuerdo con la enseñanza social y moral católicas. Ver NCCB. a las minorías étnicas. v. ob. organización.9 Dentro de la pastoral de la salud y en el ámbito de los hospitales católicos el servicio sanitario deberá estar a cargo de la comunidad cristiana que da asistencia sanitaria a los que están en necesidad. 9. debemos dejar asentado en cualquier caso que no es aceptable poner al lucro como finalidad última y que por tanto.. pago. 231 . en el ámbito de los hospitales católicos. como terreno de investigación de todas las disciplinas científicas que deben tener incidencia en la salud. seguridad. a los padres solteros. 10. ya que. y como realidad humana y moral en la que se finalicen dichas investigaciones.

y el médico y la institución dan también de lo que tienen al paciente. En una pers- pectiva plena cristiana. y las prioridades de su distribución serán siempre de acuerdo a las diferentes etapas de la vida del hombre y de acuerdo también con la vocación y misión recibida por cada uno. No pode- mos cerrar los ojos a una realidad que se ha impuesto por todas partes o está por imponerse. tiene un destino colectivo. No se trataría de una mera asistencia sanitaria. Dentro de la mentalidad evan- gélica más que economía de mercado hablaríamos de la comu- nicación cristiana de bienes. sino de un intercambio entre el paciente. 232 . internacional y nacio- nal según el principio de solidaridad y de subsidiaridad que nos llevarán a lo que hemos enunciado como el bien común internacio- nal en materia de salud. y que no cabe duda de que si no se toma como un sistema rígido dentro de las estrictas coordenadas de oferta y demanda dentro de la libre competencia y teniendo como única finalidad el lucro. Es muy importante resaltar la necesidad de la distribución de los recursos económicos en el ámbito socio-sanitario a nivel mundial. evitando los problemas de una burocracia corrupta e ineficiente que podría caber en una mera posición asistencial sanitaria. la economía forma una parte importante de la salud. prioridad y equidad en la distribución de los recursos. de acuerdo al cual el paciente da de lo que tiene al médico y a la institución. el médico y la institución de salud. El capítulo lo habíamos enunciado como economía y salud. no se ve porqué no se puedan adoptar todas las ventajas que representa. no teme encuadrarse dentro del sistema de la libre empresa siempre que no se mercantilice.Teología y medicina A este respecto debemos ponemos explícitamente el problema ya mencionado sobre la economía de mercado y la salud.

Como de costumbre. ENFERMEDADES EMERGENTES En la sección anterior. de los principios generales llegamos a diseñar caminos específicos para la pastoral de la salud. 233 . V. ahora terminamos nuestras reflexiones dando contextos particulares en los que hay urgencia que se impliquen los profesionales de la salud. tratamos de reflexionar sobre el pensamiento del Santo Padre Juan Pablo II. y entre ellos hemos seleccionado los que atraen particularmente en este momento la atención mundial: la droga y el SIDA. sintetizándolo y comentándolo de mane- ra que nos guíe en la consideración de estos dos grandes flagelos de la humanidad.

.

y qué mejor que tratarlo desde las enseñanzas luminosas de Su Santidad Juan Pablo II. raíces y motivaciones. siguiendo siempre ladoctrina pontificia. Como marco paradesarrollarlo comienzo exponiendo una síntesis del Congreso «Solidarios en favor de la vida». nos ocuparemos de presentar el fenómeno de la droga. luego ¡remos a sus causas. Una vez expuesto a manera de introducción este marco. hay más de 80 intervenciones suyas en las que se preocupa intensamente del tema. El Santo Padre Juan Pablo II lo ha venido tratando continuamen- te en estos años. 235 . para exponer a continuación el juicio moral y las sugerencias que se proponen para su remédio. Capítulo 16 Droga Posición ética y m oral de la Santa Sede con relación a la droga Este tema es un asunto mundialmente preocupante que exige un cuidadoso estudio. que constituye una respuesta de la Santa Sede a la degeneración ética y a la desinte- gración social causadas por la droga.

para que la difusión de valores fuertes alejen a las nuevas generaciones del consumo de la droga». indicando en el tráfico y en el consumo de la droga una «amenaza que puede poner en peligro el futuro de poblaciones enteras». El Congreso «Solidarios en favor de la vida» Del 9 al 11 de octubre de 1997 se desarrolló en el Vaticano un «Congreso eclesial sobre la droga-Solidarios en favor de la vida» organizado por el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Angelo Sodano. ancianos. a dicho Congreso.jóvenes y adultos. demostrando un enérgico y resuelto compromiso de la Santa Sede ante el problema de la droga. 236 . que fuera direc- tor ejecutivo del programa internacional de control de la droga de las Naciones Unidas en Viena. fuertemente comprometida en el campo de la prevención y de la recuperación de los toxicodependientes. La decisión de afrontar el problema de manera más decisiva se ha tomado luego de que el Dr.Teologia y medicina Econom ía Un lugar especial ocupará lo que el Papa ha dicho al clausurar el Congreso aludido. envió un promemoria al Papa en el que ha pedido la ayuda de la Iglesia para resolver uno de los más graves problemas de estos tiempos. Comentando la doctrina pontificia citaremos la prolusión del Cardenal Secretario de Estado. La Iglesia católica. hombres y mujeres— y que necesita una respuesta fuerte y decidida para frenar la gran degeneración ética que se produce. I. pidiendo por tal motivo una ayuda a la Iglesia. y las posiciones del Pontificio Consejo para la Familia y del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. El director ejecutivo del programa internacional de control de la droga de las Naciones Unidas ha explicado en el promemoria que la «policía y el sistemajurídico internacional no están capacitados por sí solos para hacer desaparecer un fenómeno así de vasto y de difuso». consi- dera el fenómeno de la droga como una emergencia pastoral plane- taria que implica a todas las naciones y a todos los grupos sociales — ricos y pobres. Giorgio Giacomelli. «sobre todo en el campo de laprevención.

Es necesario comenzar por proponerse el verda- dero problema. por motivos diversos — miseria. 4) El fenómeno de la droga no interesa sólo a los países ricos. 5) La aportación de la Iglesia es complementaria a la respuesta de varios protagonistas que trabajan en el campo — políticos. que no es la sustancia que se asume sino el hombre que la usa. emergieron algunos pensamientos y orientaciones que obtuvieron un amplio consenso: 1) Las experiencias conducidas hasta ahora por algunos países so- bre la liberalización y la legalización de la droga han sido desastrosas.— yes un itinerario de liberación que lleva al descu- 237 . responsables de la comunidades de recuperación. dirigentes. juristas. 90 expertos — delegados de las conferencias episco- pales. de una problemática sectorial. al consumo. padres de familia. del tráfico y del reciclaje— . es y va por tanto más allá de los límites de una cuestión sanitaria. provenientes de 45 países donde el problema es mayormente advertido — a causa de la producción. educadores. al tráfico y al reciclaje. del consumo. Droga Para ello. 3) La droga es al mismo tiempo fruto y causa de una gran degene- ración ética y de una creciente desintegración social. responsables de instituciones internacionales in- teresadas— . urbanización. síntoma de un gran malestar que toca la cultura y la ética. partiendo de varios aspectos del fenómeno y de las diversas experiencias de prevención y de recuperación realizadas hasta ahora en las Iglesias locales. se han reunido durante tres días en el Vaticano para constatar la situación. estudiosos del fenómeno. Mu- chos países en vía de desarrollo. sea por la representación que por la experiencia de los participantes.. cambio de costumbres— hacen hoy uso y el fenómeno está creciendo siempre más en cuanto toca a la producción. Al término del rico e interesante Congreso. agen- tes sociales y de la salud.. desocupación. 2) El fenómeno de la droga. el primero del género.

1984. Alocución a la Comunidad terapéutica de toxicémonos.Teologia y medicina brimiento o al redescubrimiento de lapropiadignidad de hombres y de hijos de Dios.V.. El manual se dirigirá en especial a los obispos. hasta el ter- cer mundo. la droga se coloca en los primeros puestos como peligro tanto más insidioso cuanto más invisible. alargando progresi- vamente sus propios tentáculos de las metrópolis a los centros menores. Son ríos de tráfico clandestino que se entrelazan y recorren pistas internacionales para llegar a través de mil canales a los laboratorios de refinación y a la distribución capilar». 2.1. Se extiende como mancha de aceite. pone en pe- ligro el equilibrio social de países». El fenómeno de la droga hoy Dice el Papa que «entre las amenazas extendidas hoy contra la juventud y la sociedad entera. JUAN PABLO II. Está en elaboración.. JUAN PABLO II. de las naciones más ricas e industrializadas. II. y todavía no evaluado adecuadamente según la amplitud de su grave- dad.1 El comercio de la droga desequilibra a los países. agravado por el infame comercio de la droga que es con frecuencia su causa. un «manual» de pastoral en el que se trazarán los prin- cipios doctrinales adecuados y las experiencias significativas que se hacen a nivel mundial para cuidar el cuerpo y el alma del toxico- dependiente. Enseñanzas expresas del Santo Padre Juan Pablo II 1.. Discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. 13. 27.. 238 . dice el Papa: «El flagelo de la violencia y del terrorismo. para recoger los frutos del interesante Congreso. Viterbo. pero también a los agentes de pastoral y a cuantos se interesan por el problema para ofrecerles ayuda en este campo tan difícil de su actividad.2 1.1990.

y dice: «Profunda amargura y viva execración suscitan también en nuestro ánimo.. JUAN PABLO II..4 «Por otra parte no se pueden no condenar las devastaciones que toda clase de violencia y el comercio de la droga actúan en algunas sociedades hasta sacudir sus mismos fundamentos. 3. Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. la muerte procurada con la violencia y la droga». JUAN PABLO II.. Alocución a los Cardenales y prelados de la curia romana.6 Le preocupa al Papa la vastedad de este fenómeno. de niños constringidos a ser distribui- dores y a llegar a ser con sus coetáneos ellos mismos también consumidores». 4. no sólo por el altísimo número de vidas destroncadas. 22 .1. en los raptos o en la desaparición de personas inocen- tes..1991. la droga se conecta íntimamente con el culto a la muerte: «No se puede no constatar con tristeza que el culto de la muerte amenaza tener preeminencia sobre el amor a la vida:. Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en favor de la vida». que desde hace tiempo está llegando a los másjóvenes. pienso en particular en los asesinatos. 1991..3 Para el Papa. en conexiones con la delincuencia y con la mala vida. Droga Se refiere ahora el Papa a los grupos coludidos con la droga. 5. JUAN PABLO II. 16. 1989. 239 .5 «Por desgracia debemos constatar que este fenómeno llega hoy a todos los medios y a todas las regiones del mundo».1982.. 11. Alocución a los profesores y alumnos del Pontificio Ateneo «Antonianum». JUAN PABLO II.7 «Trágicos episodios denotan que la terrible epi- demia conoce las más amplias ramificaciones.X. los crímenes que la prepotencia de personas y de grupos amenaza todavía cumplir con el fin de conservar fuentes ilegítimas de ganancia con el comercio de la droga».».. JUAN PABLO II..1. sino también por el preocupante extenderse del contagio moral... XI. Dice: «Estamos ya frente a un fenómeno de vastedad y proporciones terribles. 23... 7. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanitaria.XII. como en el caso. no raro por desgracia. 6.1997. 12. alimentada por un mercado deshonesto que rebasa confines de naciones y de conti- nentes.

comercio de armas. Laos. destrucción de relaciones familiares. Irán. tanto en el plano físico como en el la conciencia y en el de la mentalidad colectiva. Pakistán.. de las relaciones interpersonales y de la conciencia civil.10 Para encamar un poco las aseveraciones anteriores con datos que son de sobra conocidos. Aseveró también que para poder reducir sustancialmente la ganancia de los traficantes. habló de los efectos devastantes que en este momento está produciendo la droga. 4. La droga es al mismo tiempo fruto y causa. 1997. en tanto que otros se encuentran disminuidos en su ser íntimo y en sus capacidades». Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en fa - vor de la vida».X. en su prolusión en el Congreso «Solidarios en favor de la vida».IX. Myanmar y Tailandia 8.9 El Cardenal Secretario de Estado. Prolusione. Numerososjóvenes y adultos han muerto o van a morir. JUAN PABLO II. Un peso particular recae sobre la mujer. en L'Osservatore Romano. Castelgandolfo. 1l. dijo.Teología y medicina factores de la decadencia general». 1997. 11 X. desde los abogados hasta los guardias de seguridad. edición en lengua italiana. 2 240 . 10. con la implicación de una amplia gama de personal especializado: desde los químicos hasta los especialistas en comunicaciones y en el reciclaje de dinero. Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéuti- cas. terrorismo. con frecuencia constringi- da a la prostitución para sostener al marido que se droga. Convegno «Solidali per la vita».8 «El fenómeno de la droga es un mal de particular gravedad. 7 . de una gran degene- ración ética y de una creciente disgregación social que corroen todo el tejido de la moralidad. Es superfluo recordar su contexto de explotación sexual. tendría que interceptarse al menos el 75% del tráfico internacional de la droga. 9. 1984. en el Pontificio Consejo para la Pasto- ral de la Salud hemos investigado las siguientes referencias de actualidad: Afganistán. Ver SODANO A. piénsese que el tráfico de cocaína y heroína está en gran parte controlado por organizaciones dirigidas por grupos criminales fuertemente centralizados. En otro plano señaló cómo la droga es con- comitante y consiguiente a enfermedades como la hepatitis y el SIDA. JUAN PABLO II.

En fin. para iniciar volun- tariamente un viaje sin retomo. el sentimiento trágico y desolado de ser caminantes ignotos en un universo absurdo. causa del fenómeno de la droga es el sentido de soledad y de incomunicabilidad. en especial en Estados Unidos. la convicción de que nada tiene sentido y que por lo tanto no valga la pena vivir. Es un dato de hecho dolorosamente verdadero que al mismo tiempo. Se trata de estimulantes tipo anfetamina y del MDMA conocido como éxtasis. Colombia y Bolivia producen el 98% de la coca mundial. hace comprender pero no ciertamentejustificar. que incita a labúsqueda de ‘paraísos artificiales’ en los varios tipos de droga.000 toneladas de coca. 1980. Homilía en la Misa para losjóvenes d e l«Centro Italiano Soli- daridad». En 1996 produjeron 5. con la ausencia de la intimidad con Dios. Canadá. y también sobre la misma familia. siempre según los expertos. En efecto. Causas del fenómeno de la droga Afirma el Papa: «Dicen los psicólogos y los sociólogos que la primera causa que impulsa a los jóvenes y adultos a la deletérea experiencia de la droga es la falta de claras y convincentes moti- vaciones de vida. JUAN PABLO II. 2. la falta de puntos de referencia. La marihua- na se produce en innumerables países. rumorosa y enajenada. para hacerse inconsciente. 241 . que por des- gracia pesa sobre la sociedad moderna. Y es la estructura social carente y que no satisface». 9. para huir de situaciones tomadas insoportables y oprimentes.000 toneladas de cocaína provenientes de 300. puede incitar a algunos a buscar fugas exasperadas y desesperadas.11 11. señalándose el Africa. el vacío de valores. dicen todavía los expertos en psicosociología. Las drogas sintéticas se producen en laboratorios ilegales.000 toneladas de goma de opio de las que una tercera parte se consumió como opio y las otras dos terceras partes se transformaron en 300 toneladas de heroína. VIII. Perú. En 1996 se produjeron 1. la fuga en la droga para olvidar. Hay un segundo motivo. Droga tienen ej 90% del cultivo del opiumpoppy. Australia y varios países de Europa occidental.

'3 «En su origen. favorecida por grandes intereses económicos y a veces también políticos. «su difusión. JUAN PABLO II. intenta colmar el vacío espiritual que se ha venido a crear».. 15..14 «En la raíz del abuso de la droga existe usualmente un vacío exis- tencial debido a la ausencia de valores y a una falta de confianza en sí mismos. 23. de un miedo al futuro y de una huida a una vida ilusoria y artificial. 242 . Los negreros impedían a sus víctimas el ejer- cicio de la libertad. JUAN PABLO II. . religiosas y laicos com- prometidos. afirma el Papa. 1991.Teología y medicina Por otra parte. se ha extendido por todo el mundo». El 12.explo- tando la fragilidad de los débiles. Centesimus Annus. de hedonismo. Así la capacidad innovativa de la libre economía termina con el actuarse de modo unilateral e inadecuado. a la degradación violenta». 24. de una dificultad de encontrar su lugar en la sociedad. 4. Discurso a los participantes en un encuentro sobre la droga organizado por el Pontificio Consejo para la Familia. al vacío existencial. La droga. «la ambición del dinero se apodera del corazón de muchas personas y las transforma. 36. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastora! Sanita- ria.. es índice de un grave mal funcionamiento del sistema social y conlleva una lectura materialista y. que finalmente lleva a la frustración.1991. hay frecuentemente un clima de escepticismo humano y religioso. continúa diciendo el Papa. a la convicción de la insignificancia de la misma vida. en los demás y en la vida en general..XI. VI. que vuel- ven esclavos en una esclavitud a veces más terrible que aquella de los esclavos negros. 14. en traficantes de la libertad de sus hermanos. los traficantes de la droga llevan a sus propias víctimas a la destrucción misma de la personalidad». en cierto sentido. JUAN PABLO 11. Esta plaga de la droga.12 El consumo artificial de la droga. Colombia. con el comercio de la droga.V II. destructora de las necesidades humanas.15 Decía el Papa en el Congreso «Solidarios en favor de la vida»: «La toxicomanía debe considerarse como el síntoma de un mal de vivir.1986. 13. JUAN PABLO II. 6 . Alocución a los sacerdotes. en el santuario de San Pedro Claver de Cartagena. religiosos.

donde la sociedad y la familia no consiguen transmitir los valores. sino en la persona que lo consume. 3. 1992. Y sin que tengan el sentido de los límites morales». No sólo siente un deseo de reconocimien- to y valoración. Rialp. sino en la enfermedad de espíritu que lleva a la droga. cit. Sin valores. Cita ahora al Papa que dice: «Es preciso reconocer que se da un nexo entre la patología mortal causada por el abuso de las drogas y una 16. Es una sociedad despersonalizada y masificada. «la perversión de la aspiración humana ha- cia el infinito. numerosos jóvenes piensan que todos los comportamientos son equivalentes..X.1997. Una mirada a Europa. Madrid. SODANO A. secularizada. La raíz de la drogadicción no está tanto en el producto. pág. Droga crecimiento del mercado y del consumo de la droga manifiestan que estamos en un mundo carente de esperanza.17 El Pontificio Consejo para la Familia comenta: un motivo cons- tante y fundamental del uso de la droga es la ausencia de valores morales y una falta de armonía interior de la persona. I1. Recurrir a la droga es un sínto- ma de malestar profundo. el drogadicto es «un enfermo de amor». Lo que importa no es tanto la droga sino los interrogantes humanos. Se origina en una falta de educación. sin llegar a diferenciar el bien del mal... falsos modelos. El problema no estriba en la droga. De hecho. psíquicos y existenciales implicados en la conducta del drogadicto. dice citando a su vez al Cardenal J. 243 . la pseudomística de un mundo que no cree.16 El Cardenal Secretario de Estado dice que la toxicomanía está ligada al estado actual de una sociedad permisiva. RATZINGER J. JUAN PABLO II. El individuo que recurre a la droga hace una solicitud de ayuda. Ratzinger. que le faltan propo- siciones humanas y espirituales vigorosas. Lo que buscan los hombres en la droga es. 39. pseudovalores. en lacual prevalecen el hedonismo y el individualismo. sino también de amor. ob. pero que a pesar de ello no puede sacudirse de la espalda la tensión del alma hacia el paraíso». Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en favor de la vida». 17.

1984. de las innobles conexiones con la criminalidad or- ganizada? Cualquier serio propósito preventivo a largo alcance postula intervenciones aptas para secar las fuentes y frenar los cursos de este río de muerte. Dice: «¿Qué decir del oscuro frente de la ofer- ta de la droga? ¿De los grandes depósitos y miles de arroyos a través de los cuales se desliza el tráfico nefasto? ¿De las colosales especulaciones.X1. del problema espinoso de la droga. escapando de la realidad.IX. Pontificio Consejo para la Familia. traficantes de muerte. 6 (1997). del culto de la muerte. que vuelve esclavos a los que laconsumen. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanitaria. del tráfico nefasto de estupefacientes. 20.20 18. pág. «¿Liberalización de la droga? Reflexiones para la familia con ocasión de algunas propuestas de ley en varios paises». Ver JUAN PABLO II.18 3. de la droga como factor disgregante del mundojuvenil. habla de los crímenes de la droga. 244 . 7. totalmente incompatible con la moral cristiana. que es fuerza de división. Castelgandolfo. y compara así a quienes los ayudan al buen samaritano que se apiada de quie- nes han caído en manos de estos bandidos. La lucha contra la droga es un grave deber conexo con el ejercicio de las responsabilidades públicas». en L'Osservatore Romano. de las devastaciones causadas por la droga. Dice que lostoxicómanos son como viaje- ros en la vida que van buscando algo para creer y vivir. Se ha referido a la droga como a un flagelo. 23. 10. JUAN PABLO II. El Papa ha llamado a los traficantes de la droga «mercaderes de muerte».19 Llama al comercio de la droga «infame comercio». n. y caen en manos de los «mercaderes de muerte» que los asaltan con el engaño de ilusorias libertades y falsas perspectivas de felicidad.Teología y medicina patología del espíritu que lleva a la persona a huir de sí misma y a buscar placeres ilusorios. de mercado deshonesto. Juicio moral Ya en la exposición del problema ha aparecido implícito el total rechazo moral del abuso de la droga. edición en lengua española. 19. hasta tal punto que se pierde totalmente el sentido de la existencia personal». Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéuti.1991.cas.

cons- tituye de por sí una culpa grave. La toxicodependencia más que una enfermedad del cuerpo es una enfermedad del espíritu». Esto es parti- cularmente grave en el caso de los jóvenes. 4.. Ver Catecismo de la Iglesia Católica.23 Por supuesto que en cada caso concreto habría que atender al grado de responsabilidad per- sonal del individuo para poder o no hablar de la gravedad de su propia culpa.22 El Cardenal Secretario de Estado. sino que frustran a la persona exactamente en su capacidad de comunión y de don.. a querer y a actuar como persona libre. JUAN PABLO II. afirma que el consumo de la droga 21. es la edad de los grandes ideales.1991. ni del derecho a la droga. es necesario siempre recordarlo.1986.. en su publicación De la desesperación a la esperanza. ¡No se puede ha- blar de la libertad de drogarse. 22. 23.21 Con relación al aspecto psico-somático de la droga. no sólo perjudi- can el bienestar fisico y psíquico.. 2291. JUAN PABLO II. 23.XI. Homilía durante la Misa de inauguración del «Centro italiano de Solidaridad» de Roma para la rehabilitación de toxicodependientes. Droga En cuanto al drogarse. 245 .. siempre es ilícito. porque el ser humano no tiene derecho a perjudicarse a sí mismo y jamás puede abdicar a la dignidad personal que le viene de Dios! Estos fenómenos.VI. Su edad es una edad que se abre a la vida. 21. es la estación del amor sincero y oblativo». precisa citando al Catecismo de la Iglesia Católica: el drogarse. Es como si el cerebro viniese golpeado violentamente: todas las estructuras de la vida psíquica se vuelven despaginadas bajo el impacto de estos estímulos excepcionales y desordenados. excluido el caso de prescripción estrictamente terapéutica. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanita- ria. El Pontificio Consejo para la Familia. añade el Papa: «Bastará recordar lo que la ciencia afirma en tomo a la acción bioquímica de la droga introducida en el organismo. porque comporta una renuncia injustificada e irracional a pensar.. en el discurso mencionado. dice el Papa: «El drogarse.

246 . L ib eralización de la d roga En este contexto se propone el problema de la liberalización de la droga. 7.. un sentimiento de impotencia invada la sociedad. 11. La droga es un mal y al mal no se le hacen concesiones.1997.X.IX. 2. aunque parcial. buscando simplemente encuadrar el consumo de la droga para intentar controlar los efectos. no surte los efectos que eran prefijados. 25. en particular a las conductas de depen- dencia que reposan sobre las mismas estructuras psíquicas. La droga ataca la sensibilidad del hombre y el recto uso de su intelecto y su voluntad.. especialmente gracias a la distinción de drogas ligeras y drogas pesadas. La distinción tal — drogas ligeras y pesadas—. Repite el Papa: «La droga no se vence con la droga. Castelgandolfo. Discurso a los participantes del Congreso "Solidarios enfavor de la vida". además de ser al menos discutible en relación con la índole de la ley. Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéuti- cas. La legalización. Resulta que desde la escuela se banaliza el uso de ciertas drogas. cualquiera que sea la droga». la atenuación de laconciencia y la alienación de lavoluntad y la libertad personales. Hay corrientes de opinión que proponen legalizar la producción y el comercio de ciertas drogas. descuida y atenúa los peligros inherentes a toda toma de productos tóxicos. JUAN PABLO II. Algunas autoridades están listasa dejar hacer.Teología y medicina es sólo una respuesta falaz a la falta de sentido positivo de la vi- da. esto se favorece por un pensamiento que busca minimizar los peligros. Las 24. Una experiencia ya común loconfirma».25 Muy conectada con esta cuestión está la de las drogas sustitu- tivas.24 En el discurso citado. 1984. ¿Qué opina el Papa al respecto? Dice el Papa: «La droga no se vence con la droga. JUAN PABLO II. dice: «No se puede admirar de que. lo que conduce a proposiciones de liberalizar el uso de ciertas substancias. continúa diciendo el Santo Padre.

una legislación que controle el uso de la droga. Luego cita el pensamien- to del Papa para asumir la posición prohibitiva: «La droga es un mal y al mal no se le hacen concesiones. en el miedo al futuro».. Alocución a la Comunidad terapéutica de toxicómanos.26 Al hablar de la posibilidad de recuperación en las comunidades terapéuticas dice que ésta «se ha realizado con métodos que excluyen rigu- rosamente cualquier concesión de drogas legales o ilegales de carácter sustitutivo». se les po- dría acompañar mejor y prestarles ayuda. La distinción entre drogas ligeras y pesadas conduce a un callejón sin salida. se com- 26.27 El Cardenal Sodano.. Se dice que éstas no implicarían dependencia bioquímica ni efectos secundarios en el organismo. 7. 247 . cit. Es una opinión frecuen- te de los observadores dignos de fe que la fuerza de cautividad de la droga en el ánimojuvenil está en la desafección de la vida. La toxicodepen- dencia no acaece en la droga. 7. 27. Y en cuanto a la liberalización dice que los que la apoyan en cuanto a las drogas ligeras opinan que la prohibición lo único que ha hecho es agravar la situación. 27. sino en lo que conduce a un individuo a drogarse». ob. V. en cambio los que están por la prohibición afirman que aprobar las drogas ligeras no es más que propiciar un paso para el uso de las pesadas. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II.1984. que así se conocería mejor a los drogadictos. Sin embargo. dice que las drogas substitutivas no son una terapia adecuada. Droga drogas sustitutivas no son una terapia suficiente...28 El Pontificio Consejo para la Familia abunda al respecto: se sugiere.IX. sino más bien una forma velada de rendirse al fenómeno. 1984. SODANO A. Viter- bo. Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéuti- cas. dice. 28. en el discurso citado. sino más bien una rendición. en la caída de los ideales. pero permitiendo acceso fácil a las drogas ligeras. Castelgandolfo. y además un paso irreversible que no abatirá el mercado negro de las mismas ni disminuirá la violencia y la criminalidad.

En algunos las penas son severísimas. En el abuso de la droga el verdadero problema no está en la sustancia de la droga sino en la persona del toxicodependiente. ya que es dado el pensar que lo legal es normal y lo normal es moral. o se ha olvidado que cada quien tiene la obligación de responderse a los interrogantes esenciales de la existencia. pues se abre a la destrucción deljoven. el modo de asimilación y las eventuales combinaciones. cit. 248 . desde tra- 29. y hay otros países donde ambos son delitos a castigar. Efectos de esta legalización serían mayor criminalidad. pág. Ver Pontificio Consejo para la Familia. no se ha precisado bastante la diferencia entre licitudjurídica o moral y punibilidad.. pérdida de empleos. Todos los días llegan al mercado nuevas drogas con nuevos efectos e interrogantes. o bien no se quiere seguir luchando contra la droga. Los factores decisivos son lacantidad consumida. violación del principio de equidad y de subsidiaridad. En el ámbito farmacológico no se pueden distinguir las ligeras de las duras. o no se re- flexiona que la drogadicción no depende de la droga sino de lo que lleva a un individuo a drogarse. como ya se ha dicho. 10. el Estado negligente del bien común. incremento del problema sanitario.Teología y medicina prueba que tales drogas crean pérdida de atención y una alteración del sentido de la realidad. accidentes mayores de tránsito. Hay países en los que el uso de la droga no se castiga y sí su distribución. ob. La debilidad en el campo se encuentra en el sistema educativo: liberalizar la droga llevaría a aceptar su legalidad y se crearía una confusión. pues se descuidaría a los más pobres. ¿Liberalización de la droga? Reflexiones para la familia con ocasión de algunas propuestas de ley en varios países.29 En el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud se ha reflexionado del siguiente modo: se habla de la legalización de las drogas ligeras y de la distribución controlada de la heroína. El Pontificio Consejo para la Familia se pregunta el porqué de querer liberalizarla y dice que a veces no se sabe por qué. o se pretende crear una subclase de seres humanos en nivel infrahumano. favorecen primero el aislamiento y lue- go la dependencia y el paso a productos más fuertes.

sobre todo si son iluminados por la fe religiosa. si no se recuperan preventivamente los valores humanos del amor y de la vida. Ver Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud.XI. Homilía durante la Misa de inauguración del «Centro italiano de Solidaridad» de Roma para la rehabilitación de toxicodependientes. JUAN PABLO II.31 «La droga no se combate sólo con providen- cias de orden sanitario yjudiciario. El criterio concreto que se ha querido tomar para per- mitir la distribución. Prevención Dice el Papa: «No se combate el problema de la droga.1991. El empeño de todos debe ver no sólo a la reducción de la oferta. Sugerencias para su remedio Podríamos decir que son tres las pistas que se nos ofrecen: prevención. La más importante es la primera. del hashish. la libertad y la responsabilidad. sino también — y sobre todo— instaurando nuevas relaciones humanas. algo absurdo. En el caso de que el Estado organizase la distribución de la droga se volvería su máximo distribuidor. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanita- ria. La droga como autoterapia para los males morales y dificultades personales en lugar de curarlos los agrava. 4.30 4. ricas en valores espiritua- les y afectivos». con un proyecto edu- cativo centrado en la verdad.. 21.. 31. y de comportamiento. 249 .1986. 23. 32. JUAN PABLO II. Considerazioni inerenti al f e - nomeno della droga. vgr. represión y recuperación. sino especialmente de la demanda.IX. de dar pleno significado a nuestraexistencia». ni se puede conducir una acción eficazpara su curación y la recuperación de quien es víctima.32 30. 25-26.1998 (en preparación para publicarse). los únicos que son capaces.VI. ha sido si éste hace o no daño físico al organismo. pero el problema no es el daño físico sino el psicológico. la prevención que se lleva a cabo con una educación ade- cuada que da el sentido de la vida y se centra en los valores. en Actas del Simposio Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud sobre la droga. Droga bajos forzados hasta la horca.

. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanita- ria. y quien vive en el amor actúa la comunión con los demás y con Dios.. 34. JUAN PABLO II. entre las cuales sobresalen la crisis de la familia. dirigida a subsanar situaciones de desajuste personal y social.14). JUAN PABLO II. Discurso al Comité de investigación sobre el abuso y control de narcóticos del Parlamento Federal de Estados Unidos. La Iglesia quiere actuar. Como.IX. ‘Quien no ama permanece en la muerte’ (7 Jn 3.Teología y medicina «La Iglesia.1991. 19. le compete a la Iglesia actuar en el plano moral y pedagógico.34.XI. Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéu- ticas. en el nombre de Cristo propone como respuesta y como alternativa la terapia del amor: Dios es amor. para curar y rehabilitar a sus pobres víctimas. 7. principio y fundamento de la sociedad humana.33 «La serena convicción de la inmortalidad del alma..1984. la familia posee energías formidables capaces de rescatar al hombre del anonimato». Dice el Papa: «Frente a un mundo y a una sociedad que corre el riesgo de volverse cada vez más despersonalizada y por ello deshumani- zante. la desocupación juvenil. por tanto. Un papel muy especial asume en esta fase la familia. de la futura resurrección de los cuerpos y de la responsabilidad eterna de los propios actos es el método más seguro para prevenir el mal ter- rible de la droga. 35. interviniendo con gran sensibilidad en este sector específico. la casa. 4. el sistema escolar.. 23. 250 .1984.1. y es su deber. con el resultado negativo del difundirse de muchas formas de evasión — la principal de las cuales está constituida por el abuso de la droga— . JUAN PABLO II. para fortificarlos en la perseverancia y en la firmeza en el camino del bien». para animarlos y sostenerlos con la palabra y la gracia de Cristo». en la sociedad como fermento evangélico.35 Exhorta el Papa a los esposos a mantener relaciones conyugales y familiares estables fundadas 33. los servicios socio-sanitarios. Castelgandolfo. continúa diciendo el Papa... y continuará estando siempre al lado de cuantos afron- tan con responsable dedicación las heridas sociales de la droga. así les toca a las instituciones públicas empeñarse en una política seria.

38. JUAN PABLO II. cit. «es necesario — para la prevención— el concurso de toda la sociedad.1. Nos dice: «Se debe reconocer que la represión contra los que utilizan los productos ilícitos no es suficiente para contener este flagelo. 27. organismos internacionales. los ayudarán a convertirse en actores libres y responsables de su existencia». Dice además: «Crearán así las condiciones mejores para una vida se- rena en su hogar. Sin embargo. Alocución a la Comunidad terapéutica de toxicémonos. Discurso al Comité de investigación sobre el abuso y con- trol de narcóticos del Parlamento Federal de Estados Unidos. subrayando los efectos perniciosos de la droga en los planos somático. 40. a la medida del hombre. 11. 19. hay que luchar contra ella.V 1984. escuela. 251 .1997. Droga en el amor único. ambiente social.. una delincuencia mercantil y financiera importante se ha organizado en el plano internacional». Invito. 11.N PABI O II.1997. Ver JUA. en efecto.. sabia y precisa. intelectual. ofreciendo a sus hijos la seguridad afectiva y la confianza en ellos de la que tienen necesidad para su crecimiento espiritual y psicológico. dice el Papa: «Es necesario que una información médica. a todos los que tienen un papel educativo. Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios enfavor de la vida».38 Represión El Papa reconoce que la sola represión no basta para frenar el fenómeno de la droga. dice. Viter- bo. a intensificar sus esfuerzos entre losjóvenes.X . 37 Lug.37 Resumiendo. Discurso a lo? participantes deI Congreso «Solidario: en favor dt la vida».39 Hay que combatir esta organización. afirma el Papa.40 pide que «se forme así un frente compacto 36. 5. social y moral».X. Dice el Papa que hay que promover legislaciones que busquen delinear planes completos con el objetivo de desterrar el tráfico de narcóticos. 1. sea dada en particular a losjóvenes.1984. dentro de la lucha contra la toxicomanía. se necesita el compromiso de formar una sociedad nueva. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. la educación para ser hombres». que tienen necesidad de formar su conciencia y de desarrollar su vida interior y de crear con sus hermanos relaciones positivas y un diálogo constructivo. psicoló- gico. padres.36 En cuanto a la debida información. 39.

JUAN PABLO II..1997.. ya sean nacionales que internacionales. la venta y el abuso de la droga. 23. los intereses de quien especula en tal mercado. 43. la insistente llamada que he hecho algunos años hace. incluso sacrificando su integridad física».XII.41 «Para hacer frente a la gravedad de este problema es preciso dar mayor vigor y eficacia al principio de la unidad e integración latinoamericana. Discurso a los participantes en la Conferencia de los Países Latinoamericanos. 42. JUAN PABLO II... 11.X. que después sean identificados los instrumentos y los mecanismos de los cuales se sirve. por fin. 1987. Discurso a la VI Conferencia Internacional de Pastoral Sanita- ria.Teología y medicina que se empeñe más no sólo en la prevención y en la recuperación de los toxicodependientes.. 5. y se proceda al fin a su coordinado y eficaz desmantelamiento». sigue diciendo el Papa. para que pongan un freno al expanderse del mercado de las sustan- cias estupefacientes. antes que todo.44 41.42 «Es obligatorio. Mensaje a la Conferencia internacional sobre el abuso de la droga y el tráfico ilícito de la misma. quizá pagando un precio muy alto. 1985. Ver JUAN PABLO II. que la actividad criminal de la producción y del tráfico de la droga venga combatida directamente y.. frenada.. para losjefes de gobierno y ciudadanos (que) se han empeñado en combatir la producción. 4.1991.43 «Invito a las autorida- des civiles.. continúa el Papa.XI. 252 . Mi exhortación animosa y mi admiración. 44. Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en favor de la vida». sino también en denunciar y perseguir legalmente a los traficantes de muerte y en abatir las redes de la disgregación moral y social. 6. VI. a los que tienen poder de decisión económica y a todos los que tienen una responsabilidad social a proseguir y a inten- sificar sus esfuerzos para perfeccionar en todos sus grados la legis- lación de lucha contra la toxicomanía y de oponerse a todas las formas de la cultura de la droga y de su tráfico». para que las medidas que se tomen para combatir el narco- tráfico tengan la debida eficacia». Para esto es necesario que salgan a la luz. En este campo se impone la necesidad de seguir un plan de leal cooperación regional y con- tinental. Renuevo por ello. a las varias instancias públicas. JUAN PABLO II.

7. 27. ayudarlo a hacer resucitar y crecer como sujeto activo. mediante una confiada reac- tivación de los mecanismos de la voluntad orientada hacia ideales nobles y seguros». a la vio- lencia e ir a veces hasta el suicidio. a prodigarle afecto ya favorecer sus contactos con estructuras que lo puedan tomar a cargo. tienen la tendencia a encerrarse en sí mismos. Atrás de lo que puede aparecer como una fascinación por una especie de destrucción.47 «El miedo del futuro y del compromiso en la vida adulta que se observa en los jóvenes los vuelve particularmente frágiles.IX. Vale en cambio el esfuerzo de conocer al individuo y comprender su mundo interior. y por tanto. Viter- bo. 6. aquellos recursos perso- nales que la droga había sepultado. Discurso al Congreso mundial de las comunidades terapéuti- cas.45 Invita el Papa. La atención calurosa de una familia es un gran sostén para la lucha interior y para los progresos de una curación de desinto- xicación». Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en favor de la vida». Alocución a la Comunidad terapéutica de toxicómanos. JUAN PABLO II. «a los papás de un hijo toxicómano a nunca desesperar y a mantener el diálogo con él.1984. Castelgandolfo. 1997. 253 .. Las fuerzas de la muerte los empujan a entregarse a la droga.46 «Las crisis humanas y sociales más difíciles pueden ser superadas a la luz del Evangelio. JUAN PABLO II. llevarlo al descubrimiento o redes- cubrimiento de la propia dignidad del hombre.. Con frecuencia no son incitados a lucharpor una existencia justa y bella. V. hoy se puede salir del drama de la droga para reencontrar el camino de la confianza en la vida». 1984. 1I X. 46. 47. es necesario que percibamos en estosjóvenes un llamado de ayuda y una pro- funda sed de vivir que conviene se tome en cuenta para que el mundo sepa modificar radicalmente sus proposiciones y sus 45. JUAN PABLO II. Droga Recuperación Nos dice el Papa cómo enfrentar el problema: «Para enfrentar el problema no sirve ni el estéril alarmismo ni el apresurado simplicismo.

48 «El don de la vida se refiere a la sobriedad. 50. Homilía en la Misa para los jóvenes del «Centro Italiano Soli- daridad». vale la pena. Ver SODANO A. y sobre todo para el hombre joven. 51. un testimonio de victoria posible.50 Dice el Cardenal Secretario de Estado en el discurso men- cionado: sólo el empeño personal del individuo. JUAN PABLO II. toda la buena voluntad. se abra y renazca a un ideal auténtico de vida. el toxicómano es- cucha con una particular intensidad el llamado «Venid a mi todos los que estéis cansados y agobiados que yo os aliviaré». que es la droga. 7. pero no impone. Alocución a la asamblea plenaria del Episcopado polaco reu- nido en el santuario de Jasna Gòra. ob. se vuelven también para la so- ciedad preocupada por el fenómeno de la droga un nuevo impulso para luchar. para ello son necesarias también las ayudas sociales de las familias y de las comunidades terapéuticas. 1983.49 Pero. Czestochowa. acepte la soberanía de Cristo y llegue a ser su discípulo. Discurso a los participantes del Congreso «Solidarios en favor de la vida». La Iglesia propone. dice el Papa. le enseña el porqué de su exis- 48. Entonces.51 El Pontificio Consejo para la Familia afirma: es necesario que el toxicodependiente conozca y experimente el amor de Cristo Jesús. debemos tener las pruebas de la posibilidad de vencer. lleva al hombre al descubrimiento de su propia dignidad como sujeto activo. JUAN PABLO II. 4. 9. cit.1997.. 254 . VIII. 19. se adhiera plena y sinceramente a Cristo y a su Evangelio mediante la fe. 49. pueden asegurar el retomo a la normalidad del mundo alucinante de los narcóticos. al oponerse a la creciente pornografía. se vuelven para los demás un testimonio de esperanza. «si debemos enfrentar aquel peligro tan grande para la persona humana. ustedesjóvenes que han vencido. JUAN PABLO II. porque la victoria es posible». 1980. para comprometer todas las fuerzas. a la sensibiliza- ción acerca de la amenaza de la droga».X. su voluntad de rena- cimiento y su capacidad de retomarse. para cualquier hombre.. 11.Teología y medicina modos de vida». a la castidad.VI.

sus causas. La opinión de la Iglesia acerca de la inmo- ralidad del abuso de la droga es patente: la droga es lo contrario a los valores y no puede haber moralidad sin valores. 16-22. denunciar los males que causa la droga y testimoniar el servicio al toxico- dependiente. pero hay una central sin la cual nada se podrá lograr: la acción de restaurar en toda su fuerza la convicción del valor trascendente e irrepetible del hombre y de su responsabilidad de libre autorrealización. Ciu- dad del Vaticano. Ver Pontificio Consejo para la Familia. 255 . págs.52 De esta forma hemos recorrido algunos de los principales textos en los que el Papa nos expone su punto de vista sobre el problema de la droga. 52. de su producción.tencia terrena. de su dis- tribución y comercialización está la carencia de valores auténticos que signifiquen la verdadera realización del hombre. El modelo cristiano de la familia permanece como el punto de referencia prioritario para la prevención. Evangelizar al mundo de la droga implica tres pasos fundamentales: anunciar el amor paterno de Dios. De la desesperación a la esperanza. sujuicio moral y los remedios que pueden ofrecerse. recuperación e inserción del individuo en la sociedad. Muchas son las acciones que se necesitan para un combate eficaz del abuso de la droga. 1992. En lo hondo del problema del abuso de la droga.

.

realidad eclesial y perspectivas pontificias El problema del VIH-SIDA se va extendiendo cada día más por el mundo hasta constituir una verdadera pandemia. A manera de introducción tomo unos cuantos datos estadísticos perfeccionables. Sida Capítulo 17 SIDA El SIDA. I. quizá de todos conocidos. que nos sirven como marco para centrar la atención en la gravedad del problema que nos ocupa. Este capítulo tiene dos partes: una primera consigna las conclusiones de una investigación al respecto hecha por el Pontificio Consejo. Son datos del año 1998. El Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud no puede quedar indiferente ante este gran reto y su cometido es actuar como centro de unidad de la acción pastoral de la Iglesia a este respecto. y la se- gunda ofrece una síntesis del pensamiento del Santo Padre Juan Pablo II como respuesta a este reto. Datos obtenidos en la investigación «Realidad. problemas y propuestas de las Iglesias locales sobre las condiciones socio-sanitarias de los serviciosy sobre 257 .

Camerún. Rapporto di ricerca su realtà. 1.. Ghana. Costa de Marfil. Congo. Aids epidemie update. problemi e proposte delle Chiese locali sulle condizioni socio-sanitarie dei servizi e sull azione pastorale per le persone con HIV-AIDS nel mondo. Datos tomados de Unaids. Kenyay Lesotho. 20-24.600 Muertos por VIH-SIDA en el 98: 2 ’600. Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud.000 Total de muertos por VIH-SIDA desde el inicio de la epidemia: 16’300.000 En Europa occidental: 520.000 En Australia: 12. Ciudad del Vaticano.1999. 2.X.1 Algunos datos estadísticos El número de infectados de VIH-SIDA en el mundo es de: 33’600.000 En Estados Unidos y Canadá: 920. hemos encuestado otros temas cone- xos. Junto con puntos del cuidado pastoral.Teología y medicina la acción pastoral en favor de las personas que viven con VIHSIDA en el mundo ». diciembre de 1999.000 El año 1999 se infectaron en el mundo: s ’ó o o jx x )2 Países investigados En el año de 1998 empezamos a recabar datos acerca del cui- dado pastoral que se está dando en toda la Iglesia a propósito de los enfermos que han contraído el mal del VIH-SIDA.000 ’ En América Latina: 1’300.000 Infectados en Africa subsahariana: 23’300. Uganda. 26. 258 . Guinea. Burundi.000 En el sudeste asiático: 6 000.000 En Africa del Norte y Medio Oriente: 220.000 En Europa del Este y Asia central: 360.000 En el Caribe: 360. Han contestado los siguientes países: Por Africa centro-subsahariana: Senegal.000 Niños contagiados cada día: 1. BAGNATO Demi! F.

Objetivos de la investigación Los frutos de la investigación que ahora presento se han cen- trado sobre tres puntos que desarrollaremos al hablar de la misma investigación. Malta y España. Panamá y La Reunión. Pakistán. Colombia. a saber: primero. Argentina y Paraguay. Alemania. Bélgica. En total tenemos la respuestade 67 países de los 112 encuestados. Yugoeslavia. Costa Rica y Puerto Rico. Por Oceanía: Nueva Zelanda y Australia. Por Asia del Sur: India. Costa Rica. Corea. Por Europa Oriental: Hungría. Madagascar. Honduras. Venezuela. Portugal. Myanmar y Tailandia. Prenotanda 1. Bolivia. Malasia. Haití. pero dieron reportes cuidadosos: Túnez. Brasil. BurkinaFaso. y Papua Nueva Guinea. Por Asia Oriental y la región del Pacífico: China (Tai. Cuba. Santo Domingo. Sida Por Medio Oriente y Nordáfrica: Siria y Líbano. Rumania. Israel. Holanda. Bielorrusia. A. Por América del Norte: Canadá. Georgia. Indonesia. Por América del Centro y el Caribe: Guatemala. el VIH—SIDA: factores que 259 . Holanda. Austria. Países que no respondieron el cuestionario. Sri Lanka. República Eslovena. Bulgaria. Kazachstán.wan). Francia. Por Europa Occidental: Suiza. República Checa y Polonia. Por América del Sur: Perú. Estados Unidos y México.

considerando también los aspectos de prevención y educación de los pacientes. los retos: los problemas emergentes y las propuestas y sugerencias. homosexualidad. la red de intervenciones de pastoral de la salud actuadas por las iglesias locales. por ejemplo. indicadores de la calidad llevada a cabo y percibida — también en vía indirecta. con particular referencia a la acción preventiva. Areas de la investigación Para estos fines nos hemos propuesto recoger información so- bre las siguientes áreas: realidad social de cada país y en particular de las personas que acceden a los servicios. tercero. las intervenciones de pastoral sanitaria. etc. buscando individuar situaciones de discriminación. su cuidado: quiénes se ocupan de los enfermos. parroquias.— . marginación o de conductas riesgosas — prostitución. exámenes de diagnóstico. causas del contagio. medicinas. etc. de formación profesional y actualización de los agentes de la salud. en la voluntad gubernativa nacional — a través de la legislación— y las formas eventuales de 260 . 2.Teología y medicina influyen para contraer el VIH-SIDA. indivi- dualización de las problemáticas emergentes hacia los servicios que se ofrece. segundo. en la acción pastoral. los servicios e intervenciones socio—sanitarias. principales factores de riesgo.— . toxicodependencia. carencias más señaladas. más específicamente en el campo socio-sani- tario: tipología de servicios. educa- tiva y formativa de la población — en especial juvenil— . la red de los servicios e in- tervenciones que actualmente operan sobre los respectivos terri- torios nacionales por el trabajo de las Iglesias locales — diócesis. etc.— de los mismos servicios. individualización de pro- yectos y experimentos en curso sobre programas y/o iniciativas a favor de sujetos a riesgo y/o de los enfermos mismos. investigación de la perspectiva ético-moral y deontológica en las situaciones ligadas a la infección de VIH-SIDA. la perspectiva ético- moral. pidiendo definir el grado de accesibilidad de las personas seropositivas o enfermas de VIH-SIDA a determinados servicios sanitarios. proto- colos terapéuticos. las mo- dalidades de formación de los candidatos al sacerdocio en el problema específico del VIH-SIDA. los proyectos y experimentos. alcoholismo.

Fuentes directas La información se ha recabado mediante un cuestionario que consta de 73 preguntas. propuestas y sugerencias para la individualización de nuevas formas más calificadas de intervención en una problemá- tica tan compleja y difundida. para obviar el límite natural de tales preguntas— . Se han presentado también en todas las áreas de la investigación preguntas abiertas. adaptadas para un análisis comparado de los datos. prevalentemente «cerradas» con respuestas estandarizadas — aunque siempre se prevé la modalidad «otros». 3. Fuentes indirectas Se trata de material documentario y literatura dedicada a: 1) Legislación nacional sobre el tema VTH-SIDA. que el investigador no conoce y no puede «prever». Este tipo de preguntas se presenta sobre todo en la parte dedicada a «problemáticas emergentes» y a la de «propuestas y sugerencias». 4) Planos y proyectos de entes y/u organismos eclesiales y/o de voluntariado. 2) Estadísticas. reportes de investigaciones epidemiológicas y/o re- laciones provenientes de organismos estadísticos internacionales y de institutos centrales. docu- mentos pontificios. actualmente en vigor. encuentros ecuménicos sobre el tema. Actores de la investigación El cuestionario ha sido enviado. 3) Pronunciamientos de obispos de las Iglesias particulares. 4. a los obispos responsables de la pastoral de la salud de las 261 . más aptas para la exploración de aspectos y hechos nuevos. 5. que promueven y llevan a cabo intervenciones socio-sanitarias en el campo de VIH-SIDA. trámite las nunciaturas apos- tólicas. Sida colaboración entre las iglesias locales y los Estados correspon- dientes. actuables en la fase de codifi- cación y elaboración de la matriz.

que han debido crear una graduatoria entre las variables compren- didas para cada indicador. pobreza. insertos en las diversas áreas de investigación que propone dicho cuestionario. No pudiendo confiarse de datos estadísticos cier- tos. 3) Análisis de la acción pastoral y servicios sanitarios. etc. 6) Análisis de las propuestas y sugerencias. cultural. de producir un instrumento de investigación apto para ser suministra- do a personas que tuviesen un conocimiento profundo. u obispos responsables de la pastoral sanitaria sobre el tema del SIDA— . 4) Análisis de proyectos y experimentos.— adonde hay que ir a buscar las carencias más claras — en el ámbito político. 1. B. la elección hecha ha sido la de basarse en opiniones. desocupación. 5) Análisis de las problemáticas emergentes. de los que responden — grupos de estudio adhoc.— . Para asegurar un nivel cualitativa y cuantitativamente alto en cuanto a la atendibilidad de las respuestas. Análisis del «tejido social» Descripción de las variables comprendidas en el análisis Las variables de esta área temática responden a los indicado- res directos sobre todo para hacer emerger las problemáticas más fuertes y sentidas en los países de las conferencias episcopales interpeladas. Así se ha buscado evidenciar cuáles sean los problemas sociales más urgentes — analfabetismo. 2) Análisis de la perspectiva ético-moral. Se ha tratado. y al mismo tiempo amplio del tema de la investigación. cuáles fuesen los tipos de problemas más 262 . debilitamiento de los vínculos familiares. La investigación Los resultados de la investigación los articulamos en seis análisis que sintetizan la realidad estudiada en las áreas mencionadas para llegar a los objetivos propuestos. por tanto. emigración. etc. califi- cadas. se ha pedido hacer llenar el cuestionario preferi- blemente a grupos de expertos. económi- co.Teología y medicina conferencias episcopales nacionales. a saber: 1) Análisis del tejido so- cial.

sino a la estimación de su valor para cada uno de los países que responden. Analfabetismo 7.9 8. delincuencia de menores.8 4.1 9. 263 . Urbanización 16.4 3. Pobreza 62.1 4. Inestabilidad política 8. etc. Debilitamiento de vínculos familiares 16. Algunas estadísticas descriptivas Entre las problemáticas sociales más relevantes ha sido posible llegar a una ordenación según el siguiente esquema:3 Rango Variable Porcentaje 1-2.1 6. Emigración 10. Carencias económicas 17. Inadecuación político-social 7. ONG’s católicas o no— .5 3. Carencia de estructuras políticas 21. El rango obedece a las preferencias de los encuestados y el porcentaje no se refiere al total de los descritos.7 Los ámbitos en los que mayormente se manifiestan las caren- cias son: Rango Variable Porcentaje 1. privado.1 2. qué instituciones y organismos se ocupen mayormente de los problemas sociales o médico-sanitarios del país —público. Intervenciones educativo-culturales 32. Desocupación 26. finalmente en qué dirección parece que se desarrolle la situación social y médico-sanitaria— mejora- miento.— .1 7.9 3. alcoholismo. empeoramiento o estancamiento. Intervenciones sociales 32. Sida difundidos y en que área de problemas se colocase el mayor número de personas con VIH-SIDA — prostitución. organismos eclesia- les.1 10. Discriminación de la mujer 7.1 5. toxicodependencia.

65 4.26 2. Toxicodependencia 28. por algunos sectores de población.7 6. Delincuencia/Explotación de menores 8. Toxicodependencia 26. Intervenciones/servicios públicos/estatales 92. dando origen a conductas riesgosas respecto al posible contagio del virus VIH—SEDA: Rango Variable Porcentaje 1.5 -14 .6 3. Intervenciones de organismos eclesiales 71 .8 2. 264 .63 3. Intervenciones privadas 62 .9 .13 4.9 Para hacer frente al malestar social que sufren las personas que viven con VIH-SIDA existen intervenciones de: Rango Variable Porcentaje .49.6 5.6 3. Intervenciones ONG’s católicas 62 .5 -14 .Teología y medicina Se ha llevado a cabo además una ordenación de las tipologías del malestar social que constituyen las condiciones de mayor exposición a riesgo. «Mean» se refiere al porcentaje total respecto al conjunto de respuestas. Intervenciones ONG’s no católicas 71 .1 Los así llamados comportamientos de riesgo en los que se coloca el mayor número de personas VIH-SIDA son los siguientes: Rango Variable Porcentaje 1. Prostitución 19.4 4. Alcoholismo 232 2.4 -19 . Marginación 10.4 -13. Prostitución 19.10 5. Delincuencia de menores 21.Mean4 1. Explotación de menores 16.

Intervenciones privadas 57 .50 5. de la cual son objeto con frecuencia las personas que viven con VIH-SIDA.1%). el 37. La motivación que se revela con mayor frecuencia es el miedo del contagio (87. Análisis de la perspectiva ético-moral Algunas estadísticas descriptivas En esta parte del cuestionario se ha observado el fenómeno de la discriminación social. tal mejora aparece más evidente en el ámbito médico—sanitario que en el social.5% de los entrevistados admite que se encuentra en una fase de mejora- miento.3% de los casos se han seña- lado formas de discriminación en los servicios socio-sanitarios y en los hospitales.96 2. Sida Para hacer frente a las necesidades médico—sanitarias exis- ten servicios e intervenciones según la siguiente graduatoria: Rango Variable Porcentaje —Mean 1.5 -65 .58 Complexivamente. unida. el 66. Sin embargo.6 -9 . respecto a la situación social.1 % de los casos. Intervenciones/servicios públicos/estatales 87 . El ambiente en el que tales formas de discriminación son más evidentes ha resultado ser el del trabajo en el 41. y respecto a la situación médico sanitaria. seguido del escolar (25%) y familiar (32.67 3.1 -12 . Intervenciones ONG’s católicas 53 .4 -11 . En el 14.1 % anota lo mismo. sobre todo en los países del área asiáti- 265 .7%). Intervenciones de organismos eclesiales 55 . escolar y sanitario. 2. en particular en los ámbitos familiar. Intervenciones ONG’s no católicas 60 . La discriminación en el ámbito del trabajo.43 4. escolar y familiar ha sido preferentemen- te señalada por países de Europa Occidental y de América Latina. junto con el área del Caribe.7 -10 .

3% de los casos es en la así llamada familia amplia. Las motivaciones de estas formas de discriminación se colocan especialmente en la atribución de culpa (71. Los sujetos promotores de estas iniciativas son en el 60. En la escuela En el ámbito escolar. para hacer frente al problema del VIH—SIDA se han activado iniciativas de infor- mación/formación dirigidas principalmente a la educación sanitaria con fines preventivos (67.9%). a la que se une el compromiso edu- cativo respecto a la afectividad de la pareja (21. en Asia (16%).4%).6%). seguidas por el miedo del contagio (69. Esta reacción se mani- fiesta en los países del Africa subsahariana.4% de los casos tal temor resulta presente en los países de Europa Occidental.1%) y del Africa subsahariana (17. o sea los familiares de segundo o tercer grado.4%) y a la supera- ción de barreras discriminatorias (28.7% de los casos agencias gubernati- vas.4%) respecto a las personas con tal enfermedad.9%).4%). los sujetos que más frecuentemente manifies- tan actitudes discriminatorias hacia las personas con VIH-SIDA 266 .6%). correlacionado con una correspon- dencia matemática a un igualmente elevado nivel de prejuicio (21. en América meridio- nal (21. En lafamilia Al interno del restringido núcleo familiar. parece que se tiene la marginación al mani- festarse la enfermedad. Un dato que induce a la reflexión se nos ofrece en el hecho de que en el 21.9%).Teología y medicina ca (8. seguidas de las activísimas asociaciones de voluntarios (44.6%). de América Latina y de la Europa Occidental.9% + 7. a un bajo nivel de información sobre las modalidades de transmisión de la enfermedad y a fenómenos de índole más específicamente cul- tural. En todas las grandes áreas geográficas y en particular en la Europa Occidental (21. en los que se encuentran formas de marginación o discri- minación respecto al familiar seropositivo. vínculos padres/hijos y entre los cónyuges. en el Africa subsahariana (17.4%). mientras en el 64.

Este dato podrá explicar la actitud particularmente de acogida de los docentes en las escuelas. plegables. expertos extemos. promoción de una vida sana. Sin embargo. video. etc. con fines educativo-informalivos. estudiantes y movimientos católicos. para la procreación res- ponsable. En las estructuras sanitarias En las estructuras hospitalarias y en los servicios socio-sani- tarios. tes- timonios de enfermos y voluntarios.8% de los casos y en un porcentaje más alto en los países del área occidental y de América Latina. Estas iniciativas se dirigen especialmente a la difiisión de una educación sanitaria de carácter preventivo (42. las actividades de información/forma- ción en las escuelas públicas sobre el tema del VIH—SIDA resultan deficientes en el 51.9%) y a la formación de docentes de las formas de prevención (33. * organización del staff de los docentes para la educación para la prevención del VIH—SIDA y formación entre los jóvenes de clubes anti—SIDA. sólo «alguna vez» se verifica el rechazo.. manifiestos. a cuya formación en tal sentido parece que se da atención particular. promoción de la donación de sangre. Los sujetos que se hacen promotores de estas iniciativas en las escuelas públicas son numerosos: de las agencias gubernativas a las asociaciones de voluntariado. los mismos docentes y los organismos eclesiales. * conversaciones educativas con debates. * counselling para grupos guiados con docentes formados sobre el particular. sobre todo en los países del área occidental. * publicación de material de sensibilización: opúsculos. forum. paquetes multimedia para la escuela. teatro. donde les viene permitido. El personal docente constituye en cambio la parte más abierta a la comprensión y a la acogida de los niños seropositivos.3%). Iniciativas de las escuelas católicas: * organización de encuentros con padres. de parte de los 267 . folletos sobre la prevención.9%). Sida son los padres de los muchachos (39. * educación de la afectividad de la pareja.

En el 80.4%) y después en el del niño (35. El deber de reserva viene siempre observado (37. el counselling para la revelación de la seropositividad al cónyuge/socio ignorante.2% se refiere principalmente al uso de niños (14. aun considerando este hecho un problema.4% de los casos se tiene el conocimiento de agentes de la salud seropositivos. estos sujetos se vuelven objeto de un ostracismo subterráneo de parte del entorno de servicio o de equipo. En las estructuras públicas. el servicio público parece dirigido a acompañar a la mujer hasta el fin del embarazo (26. En el 50% de los casos. Siguen en orden: mujeres.3%).5%). al interno de las estructuras sani- tarias se desarrollan regularmente actividades de formación y/o información para el personal sanitario con fines preventivos. ya el de inspiración católica.8% de los casos se sugiere como vía prioritaria el uso de los condones con finalidad preventiva. en el 76. Sin embargo.1 %).8% de los casos. manteniéndolo en su puesto de trabajo (64.8%) con tal fin. Entre éstas la más difundida resulta ser. Para sostener a las mujeres seropositivas embarazadas se empeña ya el servicio público.Teología y medicina profesionales de la salud. junto con la ayuda psicológica. resultan ser suficientes y se concentran prioritariamente en el bienestar de la mamá (55.8% de las Iglesias loca- les han respondido negativamente y el 23. en el 51. el 76. lo afrontan para resolverlojunto con el profesional. y en la mayor parte de los casos las estructuras sanitarias. no obstante los esfuerzos de la estructura administrativa. y refirién- dose a estas situaciones que ponen no leves problemas éticos y morales se han aportado iniciativas para latutela del cónyuge/socio ignorante. Este 23.2% positivamente. A la delicada pregunta que ve al conocimiento de experimentos no controlados de nuevos fármacos.7%) y de enfer- mos terminales (8. de asistir a enfermos con VIH-SIDA (41. Sin embargo. Servicios públicos * De información y sostén psicológico en favor de tales mujeres.7%).8%) más bien que a su 268 . encar- celados y enfermos mentales.

con- centran su atención en la vía prioritaria sobre el bienestar del niño (46.4%) y después sobre el de lamamá (42. El 50% de las opciones se ha concentrado sobre el término «comisión salud». b) prevención. el 66. * En este ámbito se revelan todavia pocos servicios eclesiales. c) cuidado y asistencia espiritual y sanitaria. de parte de los gobiernos nacionales respecto a una mayor sensibilidad y respeto por la vida. en el 42. naturalmente con la finalidad de acompañar el embarazo hasta su cumplimiento.9% de los casos. ya desde hace varios años. Sida interrupción (19. Puntos esenciales de tal acción son: a) formación. aunque leve.9%. No obstante estos inconvenientes. Este dato viene confirmado por la declara- ción de muchas Iglesias locales que han registrado en los últimos años una inversión de tendencia. Asia 16%). 3. Análisis de la «acción pastoral y los servicios socio- sanitarios» Algunas estadísticas descriptivas La pastoral sanitaria de las Iglesias locales entrevistadas ha empezado a ocuparse del problema del VIH-SIDA. aunque no siempre de un modo sistemático y programático.9%). 269 . Tal empeño aparece concentrarse en las áreas en las que la epidemia tiende a difundirse con mayor rapidez (Africa subsahariana 17. * información/formación de los religiosos y agentes de pastoral. cerca del 80% de las Iglesias entrevistadas no ha indicado un organismo oficial de lapropia Iglesia local que encabece la responsabilidad del trabajo pastoral sobre el tema del VIH-SIDA. * formación deeducadorespara laplanificación natural de la familia. De hecho.6%). a la cual se ha- ce converger la pastoral más específica sobre el tema VIH-SIDA.1 % de las Iglesias lo- cales entrevistadas han declarado haber fijado un programa de acción frente a la emergencia del VIH-SIDA. Formación * formación de los profesionales de la salud.

* documentos oficiales. médico-social y espiritual de las personas con VIH-SIDA. de personal médico católico. Prevención * educación para la prevención y sensibilización de la población. Sin 270 . * participación en proyectos con otras agencias de la cooperación. se han pedido con- tribuciones económicas en el 48. folletos sobre la sexualidad y la familia. * sostén de asociaciones caritativas (Caritas). MST-TUB.1%). * acogida de huérfanos y viudas. * individuación y diagnosis de seropositividad. * educación sanitaria preventiva. opúsculos informativos para las escuelas. * informativos para religiosos y religiosas. * educación a la vida familiar. Para realizar tales acciones programadas.Teología y medicina * programa «EVA» del Camerún para la formación de losjóvenes para la prevención. * seminarios para profesionales de la salud. Cuidado y asistencia espiritual y sanitaria * asistencia psicológica. También a nivel diocesano aparece subsistir una acción pro- gramada y sistemática de pastoral sobre el tema (57.9%). * empleo de capellanes y voluntarios. * sostén a los proyectos nacionales de lucha contra VIH-SIDA.2% de los casos a: • Misereor — CAFOD • Memisa — Caritas • OMS — Iglesias foráneas • UNICEF — Gobierno • Agencias donadoras extranjeras — Organismos nacionales Con resultados prevalentemente positivos (42. * acompañamiento en el ámbito carcelario.

no obstante constituya un problema lacerante. con un rechazo más sutil respecto a las iglesias que declaran todavía no haberla definido.4%. las diócesis ponen como priorita- rio respecto al problema del VIH-SIDA. de testimonios de personas con experiencia en tal campo. cuya visión viene seguida por comentarios individuales. hospitalarios. c) asistencia. Además se han organizado seminarios informativos (69. Formación de los candidatos al sacerdocio respecto a la pasto- ral para los enfermos de VIH-SIDA Se está lentamente insertando la enseñanza de este particular tema pastoral o en el curso de moral especial o en el curso de edu- cación para la vida. actualmente. El objetivo que.6%) sobre el VIH-SIDA en el cuadro de la pastoral diocesana. más vecina a las exigencias concretas del territorio y de la población. la ayuda a los enfermos y a sus familias (66. socio-sanitarios.6%). La acción pastoral a nivel diocesano copia el modelo definido de las Iglesias locales. La enseñanza y la formación se valen de casetes audiovisua- les. Ciertamente en esta dirección val- dría la pena gastar una mayor energía. aunque con una mayor atención al aspecto preventivo y asistencial dado el nivel de la acción diocesana. o en general en el ámbito de la formación de losjóvenes candidatos al sacerdocio.9%). Sin embargo. resulta ser la educación al amor y a la castidad para los jóvenes (67. Puntos esenciales de tal ac- ción programada son: a) prevención.9%). b) formación. Sida embargo. para confrontarse recíprocamente y para la búsqueda de líneas comunes de acción (53. de sesiones 271 .1 %) y la educación sexual (58. al lado de los cuales han tenido gran resonancia algunos encuentros entre agen- tes parroquiales. escolares. parece que el cuidado de los huérfanos permanece olvidado con un porcentaje mínimo del 21.

en promedio del 35%. y de hecho el acceso de los pacientes y de los enfermos terminales para su entrada en los mismos y en los centros no hospitalarios resulta más bien fácil (39 . 272 . de conferen- cias. o socio-asistenciales.1 %). testificando centros ya médico-sanitarios. Se busca además desarrollar la capacidad de counselling. Sean centros católicos hospitalarios.5%). o socio-educativos y de sostén social. En relación a la evaluación de la capacidad de responder a las exigencias de los pacientes. muchas veces muy peligrosas y donde la Iglesia constituye la única referencia y sostén posible para la población abandonada a sí misma.Teología y medicina ilustrativas y explicativas de MST y de VIH—SIDA. de experiencias directas de pastoral social.3 % . no será posible ofrecer datos confiables y significativos. de parte de estos centros. dado el exiguo número de países que respondieron al efecto. Será necesario esperar un número mayor de informaciones para efectuarcálculos estadísticamente atendibles. Sin embargo. se concentran en las áreas urbanas. aunque no faltan en las áreas ru- rales. sean no hospitalarios. o la han definido discreta. el acceso de enfermos terminales para su intemamiento y curación específica resulta decididamente más difícil. los que responden o no lo pudieron hacer (32. de animar al contacto con lospacientes y de incentivardichos contactos entre seminaristas y agentes de pastoral del sector. Intervenciones y servicios socio-sanitarios Pasando ahora a la parte dedicada a las intervenciones y ser- vicios socio-sanitarios. es necesario precisar que acerca del nú- mero de hospitales católicos dotados de áreas especializadas en VTH-SIDA y el número de centros católicos no hospitalarios que asisten a los enfermos de VIH-SIDA.7. Por otro lado sí es posible revelar que se presentan con una distribución más bien homogénea las tipologías de centros de recuperación católicos no hospitalarios.

del técnico de laboratorio y del conse- jero legal.9%). en particular en el Africa subsahariana y en el Asia. personal voluntario y religiosos. asistentes espirituales.1%). Más difícilmente accesibles son: * los exámenes inmunológicos (16. * los exámenes hematoquímicos (16. asistentes sociales. * la prevención farmacológica de la transmisión VIH+ matemo- fetal (16. * el recurso a las terapias y profilaxis de las principales infecciones (42. * el counselling pre y post-test (51.4% de los casos. enfermeros.5%). todavía insuficiente.8%). que en el 50% de los casos ha sido definido como «bueno». * las terapias específicas anti-VIH clásicas (23.2%).3% de los casos se subraya que la actualización de los profesionales de la salud se efectúa al menos cada 12 meses. * los exámenes radiológicos e instrumentales (37. en el 55. Sida Bajando a lo específico. es posible ordenar los servicios dis- ponibles. * los exámenes microbiológicos (37.1 %). no obstante el empeño de figuras profesionales como médicos. Menos difundida parecen las figuras profesionales del psicólogo. Este cuadro pone en evidencia cómo el nivel de los servicios respecto a las necesidades resulte. según su grado de accesibilidad de parte de la población. en los centros católicos. * el test anti-VIH (35.1 %).6%). En el 64. 273 .7%). Por esto se ha subrayado que los servicios más fácilmente accesibles son: * la asistencia pastoral al enfermo (69.5%).8%). ase- gurando así un nivel medio de profesionalidad. Prácticamente imposibles: * la terapia con inhibidores de la proteasis (26.

* En Uganda: CRS—CAFOD-CARITAS para un proyecto de asistencia médico-sanitaria y de sostén a los huérfanos. y libro sobre la asistencia pastoral. ONG’s y diócesis. * En Burundi: Proyecto Nuevas experiencias de Brijumbura. de enfermedades infecciosas. Análisis de los «proyectos y experimentos» Algunas estadísticas descriptivas Para mejorar la respuesta a las necesidades de las personas con VIH-SIDA en los sectores de intervención individuados por esta investigación. programa nacional de asistencia a los huérfanos.1 %). 274 . A continuación. colaboración entre los institutos católicos. programas ecuménicos de lucha contra el VIH-SIDA. el Proyecto nacional «Fami- lias para vencer el VIH-SIDA». fondos de la banca mundial. publicación de tres libros: Curriculum VIH-SIDA. en el 76% de países. UNAIDS para la prevención de la transmisión matemo-fetal.3%).Teología y medicina 4. * En Guinea: Proyecto para la creación de tres centros médico- sanitarios y de sostén social en las diócesis del país. crea- ción del Centro Nyamugari de Gitega. están actualmente en curso. creación de Asociaciones de seropositivos y enfermos de VIH-SIDA. siempre más frecuentemente sostenidos por entes de carácter internacional (32. proyecto para la creación de una célula de reflexión y acción de la Iglesia católica en la lucha contra el VIH-SIDA * En Costa de Marfil: Plan nacional VIH-SIDA de la Iglesia ca- tólica para el trienio 1995-1997 y plan trienal SIDA de la Iglesia católica 1998-2001. programas de refuerzo de las capacidades de diagnóstico. libro de texto para las escuelas sobre el VIH-SIDA. proyectos y experimentos de carácter prevalentemente nacional (64. los más significativos: Programas de investigación con la creación de institutos de higiene social. * En la India: Conferencias y talleres sobre el tema.

produc- ción de material informativo destinado a los sacerdotes. Análisis de las «problem áticas emergentes» En el tejido social Pobreza: * En los cinturones de miseria de las ciudades.4%). adolescentes yjóvenes en peligro. ayudas alimentarias y no alimentarias. Sida * En Polonia: Proyectos de colaboración con el Ministerio de la Salud y grandes ONG’s. pero también en este caso no siempre se revela como satisfactoria para ambas partes (33. proyectos para homosexuales. proyectos dirigidos al mejoramien- to de la calidad de la vida de las personas con VIH-SIDA. La colaboración entre organismos públicos/gubernativos y las ONG’s no católicas es todavía más intensa (78. 5.9%). de adquisición de fármacos para las infecciones circuns- tanciales. proyectos a favor de los niños. ayudas en medicina para las infecciones circunstanciales. para la vigilancia de la infección de VIH-SIDA de las mujeres embarazadas. sostén a la vida familiar. la organización de seminarios informati- vos y debates. creación de un teléfono de confianza gratuito dedicado al VIH-SIDA operado por la Asociación de Voluntarios contra el VIH-SIDA.4%). aunque no siempre en medida satisfactoria (30. Actualmente se asiste a una creciente colaboración entre los organismos públicos/gubernativos y las ONG’s católicas (71. para seminarios de estudio y acciones ecuménicas contra el VIH-SIDA. para ayudas alimentarias. 275 . de preparación al coun- selling.6%). Algunas de entre las colaboraciones más significativas son orientadas al financiamiento de parte de los organismos público/gubernativos de proyectos de formación de voluntarios. * Marginal ización de los pobres del sistema sanitario. * En Brasil: Proyectos de lucha contra la pobreza y la indigencia. con elevados por- centajes de varones y mujeres solteros que allí viven. Las experiencias más significativas ven a la realiza- ción de micro-proyectos.

en el trabajo. * Educación para el amor y la sexualidad. * La discriminación social hacia las personas (también niños) se- ropositivas o enfermas de VIH-SIDA. se prostitu- yen. dirigen casas de citas. * Rescate de los valores morales y espirituales. Aspectos ético—morales Hoy la modalidad de latransmisión del VIH—SIDA mayormente difundida es la relación heterosexual. Intervenciones de pastoral de la salud Se insiste en una petición recurrente de un mayor sostén a las acciones de las parroquias y de los sacerdotes de parte de las igle- 276 . entre los cuales: * La protección del cónyuge/socio no infectado.Teología y medicina Se unen con la pobreza: * La desocupación:porque no hay trabajo y donde lo hay los salarios sonbajísimos. hacen el turismo sexual. * Mayor respeto por las tradiciones culturales. ser prioritario el empeño de los organismos públicos y privados por mejorar las condiciones económico-am- bientales de gran parte de la población de esos países. loquemotivaunéxodo masivo dejóvenes de lasáreas rurales a las urbanas. * La promoción de la vida humana. producen la exposición de una amplia parte de la población a conductas riesgo- sas respecto a la transmisión del VIH—SIDA: * La prostitución: mujeres. Este hecho pone varios y serios problemas éticos y morales. Estos problemas radicados en el tejido social. * Bajos niveles de instrucción. * Latoxicodependencia: uso de drogas de varias clases. Deberá. con frecuencia muyjóvenes. * Una mayor solidaridad entre los grupos diversos con diferentes estilos de vida. abandono de los ancianos en los pueblos. en los servi- cios y en el ámbito familiar. por tanto.

* Un mayor número de centros hospitalarios y sociales de inspiración católica. 6. * La utilización de técnicas médicas modernas. capaces de sostener la actividad en curso y de reproducir aquéllas con más éxito en otras partes. Sida sias locales. empeñadas en la lucha con el MST y el VIH-SIDA. * La prevención de las enfermedades circunstanciales. así como una petición urgente de líneas directivas de pastoral en el campo específico. Se advierte además la necesidad de una formación específica de religiosos y religiosas en este ámbito. respecto a fijar normas ciertas con relación a las modalidades de prevención y control del VIH- SIDA según los parámetros éticos y morales de la Iglesia católica. iniciativas dirigidas a la promoción del desarrollo socio-económico. hu- manos— formados profesionalmente— y materiales para responder eficazmente a las exigencias de los pacientes: * La asistencia psico-social y médico—sanitaria más capilar. sostén a las acciones de los gobiernos na- cionales en particular. Servicios e intervenciones socio—sanitarias Se subraya la necesidad de mayores recursos financieros. Análisis de las «propuestas y sugerencias» La comunidad internacional deberá intervenir en el problema del VIH-SIDA favoreciendo la adquisición de fondos y recursos financieros para la realización de proyectos que prevean la facilidad del acceso a los fármacos antirretrovirales y para las infecciones circunstanciales. la creación de una red «creíble» de conjuntos desinteresados de organismos y asociaciones no gubernativas. * El acceso más fácil a fármacos antirretrovirales y a los servicios sanitarios específicos. una mayor coordinación de las diversas experiencias sobre este tema y una más rigurosa sistematicidad y organización de la acción pastoral. apoyo a las iniciativas de las ONG’s cató- licas o no. 277 .

* Sostén a los grupos en peligro. Se vuelven necesarias una presencia más significativa de religiosos y religiosas al interno de las estruc- turas socio-sanitarias. sobre todo estableciendo conexiones y co- laboraciones más estrechas con el poder público. Hay que aprender a usar de modo maduro y apropiado la prensa y los medios de comunicación.Teología y medicina Las Iglesias locales deberán lograr influir sobre las políticas sanitarias nacionales. * Obligación del counselling pre y post-test. desa- fiando las políticas preventivas corrientes fundadas. * Crear y aplicar normas contra la discriminación social. * Protección de los derechos de los enfermos de VIH-SIDA. Laactual legislación resulta que responde adecuadamente a lasproblemáticas puestas por estaenfermedad sólo en parte (48. Es necesario encontrar sostenes económico—financieros significativos para favorecer la actividad de organismos eclesiales empeñados en promover políticas de protección de la vida. * Control y test de la sangre. establecer una orientación clara en materia de pas- toral sanitaria del VIH-SIDA.8% de las iglesias entrevistadas reconoce que sólo en parte las legislaciones nacionales ofrecen una respuesta adecua- da en materia de VIH-SIDA. * Garantizar la conservación del puesto de trabajo a los seropositi- vos y enfermos de VIH-SIDA. en la difusión del condón. El 58. * Reducción de los costos de las curaciones y agilización de su acceso. una lucha conjunta contra la pobreza y el analfabetismo.2%) 278 . Los aspectos mejorables son: * Refuerzo del derecho a la salud y a las curaciones adecuadas para todos. volviéndose un socio inevitable del Estado. con frecuencia únicamente.

Pensamiento del Papa Juan Pablo II acerca de la pastoral respecto a los enfermos de VIH-SIDA Como respuesta a la situación pastoral constatada en lo ante- rior. que pide directivas claras para la actuación pastoral en el campo de los enfermos de VIH-SIDA. Estudiamos 14 docu- mentos del Santo Padre que hacen referencia al tema en cuestión tocando algunas ideas referentes a la naturaleza del VIH-SIDA. 15. 8. 279 . Es una verdadera patología del espí- ritu.5 La inmuno-de- ficiencia del VIH-SIDA también se da simultáneamente en el plano de los valores existenciales. susrelaciones interpersonales y su vida social. Sida y con frecuencia el mayor problema consiste en la aplicación de la misma.6 Es un azote. 1. 9.XI. las autoridades civiles y los científicos. Prevención Hay que tener en cuenta el carácter sagrado de la vida humana.8 2. 7. Mensaje al director general de la Organización Mundial de la Salud. 6.XI.IX. 28.1989. el comportamiento del enfermo. Discurso a los participantes en el Congreso Internacional «La Iglesia ante el SIDA: prevención y asistencia». con mucha frecuencia no prevé la posibilidad de poner a disposición de los centros católicos recursos financieros públicos y esto constituye un problema ulte- rior que se suma a tantos que emergen en esta investigación. II. El sector público.1990. Ver JUAN PABLO II. Naturaleza El VIH-SIDA no daña solamente al cuerpo sino a toda la perso- na.II. Alocución a los obispos de Ruanda en la nunciatura apos- tólica. Ver JUAN PABLO II. finalmente. Mensaje dirigido a los enfermos de Uganda. 7. Ver JUAN PABLO II. su prevención. presentamos ahora una síntesis del pensamiento del Papa al respecto.1988. por tanto no es lícito ni el aborto ni la eutanasia dentro de las provi- 5.1993.7 Lleva consigo una crisis de valores morales. Ver JUAN PABLO II. el comportamiento de quien asiste al enfermo.

a todo lo que se relaciona con ellos. 9. 12. Ecclesia in Africa.IX. 1989. en Ecclesia 2399 (1987). Mensaje al director general de la Organización Mundial de la Salud. el amor humano en el matrimonio en fidelidad y castidad.IX. «Diálogo franco y libre de los obispos con el Papa». Ver PELAYO A. 1990.Teología y medicina dencias que hay que tomar frente al VIH-SIDA. Ver JUAN PABLO II. 15. Ver JUAN PABLO II. a sus familiares.12 Hay que iluminar a losjóvenes sobre los valores que están enjuego.11 Hay que informar y educar sin prejuicio de la ética.IX. excluyendo campañas que conlleven modelos de comportamiento que favorezcan la extensión del mal.XI. Ver JUAN PABLO II. 16. Ver JUAN PABLO II. 11. 14. 116.1988. 13..IX.1995. 17. 5. pág. 10.9 Para la preven- ción se necesita la información adecuada y debida de los valores morales y no se permite cualquier cosa que viole el valor de la se- xualidad.15 3. Alocución a los obispos de Ruanda en la nunciatura apostólica. Alocución a los obispos de Burundi en la nunciatura apostólica.IX. el libertinaje aumenta el peligro de contagio 9. 1990. Ver JUAN PABLO II. 5. 15. Comportamiento del enfermo El enfermo de VIH-SIDA debe ser consciente de que Dios lo ama a él y a todos los demás enfermos. 1990. Ver JUAN PABLO II. Alocución a los obispos de Burundi en la nunciatura apostólica. 16. Alocución a los obispos de Burundi en la nunciatura apostólica. Ver JUAN PABLO II.17 Se recomienda siempre el recto comportamiento sexual.1990. 28. 14. Discurso a los participantes en el Congreso Internacional «La Iglesia ante el SIDA: prevención y asistencia». Se trataría de informaciones que más que ayudarpeijudica- rían.13 El mejor remedio frente al VIH-SIDA que se transmite por re- laciones sexuales ilícitas es la fidelidad matrimonial y la castidad.10 La prevención debe realizarse respetando la dignidad del hombre y su destino trascendente.XI. 1.IX. Ver JUAN PABLO II.16Algunos comportamientos deliberados contribuyen a la difusión del VIH-SIDA. 280 .1990. 5.14 Para prevenir el VIH-SIDA hay que educar a losjóvenes y adultos de manera que puedan reencontrar la madurez afectiva y la se- xualidad ordenada. Discurso al cuerpo diplomático en el State House de Dar as Salam.

24 Se debe mostrar el amor mise- ricordioso de Dios para con los huérfanos de padres que murieron por el VIH-SIDA. Uganda.27 Los agentes de pastoral de la salud deben ofrecer a los enfermos de VIH-SIDA toda clase de alivio moral y espiritual.IX. Ver JUAN PABLO II. Ver JUAN PABLO II. 25. 5. 21. Ver JUAN PABLO II. 1989. 20. 19.IX. 9.V. 14. 28. 116.Ü. Homilía en la Misa celebrada en el parque Kv/acha de Blantyre.1990. Ver JUAN PABLO II. 26. tienen que mostrarse como el buen samaritano.25 Debemos superar la barrera de la enfermedad y de la culpa moral en la atención a los enfermos del VIH-SIDA. 27. Malawi. 2. los agentes de la salud tienen una obligación moral y una responsabilidad social ante los enfermos del VIH-SIDA. 7.1995. 24. Homilía durante la Misa celebrada en la explanada Nyan- dungu de Kigali.IX. Homilía durante la Misa celebrada en la explanada Nyan- dungu de Kigali.1990. 7. Ver JUAN PABLO II.II. 281 .1993. 9. 8. Ver JUAN PABLO II. 1989. 14.1987. Ver JUAN PABLO II. 7.IX. Ver JUAN PABLO II. Ver JUAN PABLO II.1990.28 18. Ver JUAN PABLO II.23 El enfermo de VIH-SIDA debe ser objeto de asistencia y de todo respeto. 22.IX.21 4. Ruanda. Mensaje dirigido a los enfermos de Uganda. Ver JUAN PABLO II.3 1—46).XI.18 Los padres de familia deben evitar la enferme- dad y su transmisión vertical. Comportamiento de quien asiste al enfermo Los agentes de pastoral de la salud que trabajan con los enfermos de VIH-SIDA deben mostrar el amor y la compasión de Cristo y de su Iglesia para con ellos.1993. 1990. Alocución a los obispos de Ruanda en la nunciatura apostólica. Sida del VIH-SIDA. 5 . Alocución a los obispos de Burundi en la nunciatura apostólica.IX. Discurso a los enfermos en el hospital Nsambya en Kam- pala. 15. 9.1990.19 El Papa exhorta a los enfermos de VIH-SIDA a que ofrezcan sus sufrimientos por la difusión de la verdad y el amor de Cristo. Ruanda.26 Debemos permanecer cerca de los enfermos. Phoenix.22 El enfermo de VIH-SIDA debe ser tratado como Cristo mismo (ver Mt 2 5 . Discurso a los participantes en el Congreso Internacional «La Iglesia ante el SIDA: prevención y asistencia».20 A que ofrezcan sus sufrimientos por quienes están en riesgo de contraer la enfermedad. Ecclesia in Africa. Discurso a la directiva de la Asociación católica para la asistencia sanitaria. 23. Discurso a los jóvenes en el estadio «Amahoro» de Kigali. Ruanda. IX.

Ver JUAN PABLO II.IX.IX. 14. Ver JUAN PABLO II. Discurso al cuerpo diplomático en el State House de Dar as Salam. 8. que se lleven a cabo investigaciones eficaces. 32. 15. Mensaje al director general de la Organización Mundial de la Salud. Discurso a losjóvenes en el estadio «Amahoro» de Kigali. Ver JUAN PABLO II. Científicos Debe haber una solidaridad de los científicos que se esfuerzan por combatir el flagelo del VIH-SIDA. 1.29 No deben im- plantar campañas de prevención contra el VIH—SIDA que incluyan modelos de comportamiento que favorezcan la expansión del mal. Ruanda. o también dar cierta clase de información que peijudique más que beneficie. Autoridades civiles Las autoridades competentes deben actuar para tratar de resol- ver el problema de los enfermos del VIH—SIDA.36 Augura el Papa que pronto se llegue a encontrar la cura del VIH-SIDA gracias a estas 29. Ver lug. Discurso al cuerpo diplomático en el State House de Dar as Salam. 36.XI. 33.30 Exhorta el Papa a que vengan de otros países a ayudar a Africa en el problema del VIH-SIDA. evitando.IX. cit.32 Debe haber una solida- ridad de los gobernantes con los enfermos de VIH-SIDA. respecto a contraer el mal del VTH-SIDA. 34. cualquiertipo de colonialis- mo. 31. 116. 28. 282 .Teología y medicina 5. Ver lug.XI.IX. Ver JUAN PABLO II. Discurso a los participantes en el Congreso Internacional «La Iglesia ante el SIDA: prevención y asistencia».31 Pide a los políticos que hagan todo el esfuerzo posible para poner fin a este flagelo del VIH-SIDA. 35.1989.33 6.35 El Papa exhorta a que se unan los esfuerzos científicos en la inves- tigación de la cura del VIH-SIDA y no haya entre los científicos rivalidades estériles en el propio trabajo.1995. sin embargo. 1. 30. Ver JUAN PABLO II.1990. Ver JUAN PABLO II.34 Augura el Papa que pronto se encuentren medicinas eficaces para debelar la enferme- dad del VIH-SIDA. cit.1990. Ecclesia in Africa.1988.1990.

1990.39 En el conjunto de propuestas y sugerencias ya hemos visto lo que pudiera ser considerado a manerade una conclusión del capítulo.6% y en su gran parte no son recursos públicos sino privados. Señalamos en especial la acción de prevención. especificamosa continuaciónalgunospuntosquequeremos subrayar. 39. com- parándolos con el conjunto de recursos que se emplean. Ver JUAN PABLO II.37 Exhorta el Papa a que sigan adelante las investi- gaciones para encontrar la cura del VIH-SIDA.1% Organizaciones No Gubernamentales católicas. la claridad en la orientación en el trabajo pastoral. Sida investigaciones.38 Asimismo pide a los hombres de ciencia aunar sus esfuerzos para poner fin al flagelo del VIH-SIDA. aunque no se han especificado por lo general los países. Ecclesia in Africa. Ruanda. Ver JUAN PABLO II.U. 37. Sus recursos. 283 . el 24. Otra conclusión pudiera ser la claridad en las metas y. Esto es.1993. Del total de quienes se ocupan de los enfermos de VIH-SIDA en el mundo. 8. y en ella algo específicamente cristiano que el Papa señala claramente: hay que destacar la fuerza que debe tener en nuestros días la virtud de la castidad.IX. suman solamente el 20. la segunda. 7. decíamos que el 9. 116.5% se encuentra en manos de católicos. que urge un conocimiento mutuo de estos agentes católicos de pastoral sanitaria para una ayuda recíproca y una mayor efectividad.1995. Discurso a los jóvenes en el estadio «Amahoro» de Kigali. por tan- to. que urge optimizar los recursos para una mejor y mayor atención a los enfermos. Todo eso lo podemos reportar desde la doctrina que el Santo Padre nos expone respecto al problema del VIH-SIDA.IX. Mensaje dirigido a los enfermos de Uganda. Ello nos lleva a dos conclusiones: la primera. pero sí se ha referido a la acción de conjunto. 14. Ver JUAN PABLO II. 38. Posiblemente este ensayo de visión de conjunto de 67 países logre dar una pequeña contribución al mutuo conocimiento.4% son organismos eclesiales y el 15.

en algunos casos. Sin la fe. familiar. se entiende cómo para muchos sólo quede como algo práctico el ramo de los preservativos. ya que según las conclusiones de la encuesta se encuentra una incidencia fuerte entre la toxicodependencia y el VIH-SIDA. y debe compren- derse en toda su extensión social. La vir- tud de la castidad aparece. no cabe la menor duda de que para la pastoral de la Iglesia católica la virtud de la castidad aparece ahora como el reclamo más urgente en el ramo y que debe incrementarse tanto en su pre- sentación oportuna y clara como en su realización práctica. Hay que intensificar la acción de todo aquel que se está preocupando de estos enfermos. Lleva consigo toda una visión antropológica del amor y del sexo. en todos hay que aumentar soli- dariamente la conciencia del buen samaritano. como un nadar contra la corriente en una sociedad pansexualista como la de hoy. de padres muertos por la infección del VIH-SIDA. Sin esta visión aceptada por la fe. individual y personal. pero es la solución verdadera al problema del contagio sexual. Se comprende de una manera en la exigencia de la castidad matrimo- nial y se vive de otra forma en la existencia célibe. Es el tema expuesto en el capítulo anterior. como algo mojigato.Teología y medicina No cabe duda de que en la dimensión secularista de nuestro mundo esta solución aparece como una ilusión y. Dentro de la rama de prevención se encuentra también una recta perspectiva frente a las substancias psicotrópicas y los estupe- facientes. se entiende también cómo para muchos sea un absurdo el que la Iglesia católi- ca no acepte en su práctica de prevención dichos preservativos. y la mayor parte de ellos también 284 . Sin em- bargo. prejuicios con relación a lo terrible de una rea- lidad que parece desbordar los dominios de la moralidad. que en estos her- manos nuestros ve a los más pobres y desprotegidos que han caído en las garras de este terrible mal y hacia los cuales se exige la acción preferencia] de todos. Respecto al trato a los seropositivos destacan las acciones de ios gobiernos de los diferentes países que hay que reconocer y animar. Frente al drama espantoso que viven en especial los dos millones de niños huérfanos en el Africa subsahariana. es verdad.

Las ayudas pueden ser de todo tipo. día en que la Iglesia católica celebra el día de los Santos Inocentes. urge sensibilizara todo el mundo para ir apresuradamente en su ayuda. ir en ayuda muy particular de tantos niños desamparados que mueren continuamente a causa de este terri- ble mal y en general de todos los aquejados por el VIH-SIDA. Será un medio especialísimo que tenemos para combatir esta plaga que nos ha inundado en el fin del segundo milenio y comienzo del tercero. es laoración. Ultimamente ha habido una iniciativa que parece oportuno secundar: que se oficialice en todo el mundo el día de los niños contagiados de VIH-SIDA y que este día sea el 28 de diciembre. una que muchas veces se olvida. 285 . Sida contagiados por dicha enfermedad. Salud de los Enfermos. Quiera la Virgen Santísima. y es evidente que se olvide en un mundo secularizado.

.

Los problemas fundamentales que hemos tratado en todo el conjunto han sido dos: la salud y el dolor. praxis pastoral y enfermedades emergentes. que es la vida. la identidad de los profesionales de la salud. hace su unidad. Cuando no hay unidad hay desintegración. Conclusión Hemos terminado. y lo que consideramos al hablar del dolor y entenderlo como positividad originante de la vida. en la sociedad actual se 287 . no son deseables. La enfermedad. los conceptos básicos de salud y dolor. a saber. La armonía es lo que todos deseamos. el presente libro: desarrollamos cinco secciones. hay vida. y esta convergencia hace la organi- cidad de la persona. pues en último término la armonía equivale a la unidad y por tanto a la vida. La respuesta que intentamos darles ha sido esbozada en lo que pre- sentamos bajo el concepto de salud: una tensión hacia la armonía. el dolor y todo lo que se conecta con ellos. los co- mentarios a documentos específicos del Santo Padre Juan Pablo II. la vida y la muerte. hay muerte. y como experimentamos. La salud es así esta convergencia y esta tensión hacia la convergencia de la unidad. La unidad es la convergencia de distintos. cuando hay unidad. así.

el do- lor y la muerte. y de la misión sanante de Cristo.Teología y medicina trata de esconderlos. Esto es aparentemente absurdo. No nos valemos de principios de por sí evidentes que en un sistema doctrinal lógico o mítico nos dieran pistas para solucionar lo insolucionable. pues van contra esta armonía y contra esta unidad orgánica. Su muerte es el principio de su resurrección. Después. Así damos razón de nuestra esperanza dentro de la desesperanza de la enfermedad y de la muerte. tiene una solución que no es lógica sino histórica. Y así. sino de una historia irrepetible que nos da el acontecimiento único. En El se encuentra el principio de solución: el dolor se convierte en el manantial de la vida. a que la armonía no sea turbada por el dolor y por la muerte. Esto es lo que nos hemos propuesto en este libro al que hemos titulado Teologíay medicina. de una referencia cósmica de tipo mítico de una religión de salvación. Por eso comenzamos nuestras reflexiones con los conceptos básicos de salud y dolor. tomamos el principio lógico para deshacer lo absurdo del dolor y de la muerte y poder llegar al auténtico concepto de salud. Muerte y resurrección. que tomado en toda su seriedad y efi- cacia divino-humana hace que el dolor sea positivo y desde él y por él encontremos la solución a la destrucción de la armonía. son el princi- pio de cualquier solución. aunque siempre se imponen y se presentan con toda actualidad. pues. desde la Pascua histórica de Cristo. bajo la conducción de Cristo Pastor hacia la armonía vital de la salud. Nos esforzamos en nuestro estudio por encontrar la verdadera medicina contra la enfermedad. El punto clave estriba en el dolor. nos preguntamos sobre 288 . los profundizamos con la doctrina ponti- ficia acerca de los mismos. No se trata. a que puedan coincidir salud con dolor. Sin embargo. de la fe y la razón. Es cierto que se necesita valor y congruencia con la propia vida y nuestras convicciones para aferrarlos con sere- nidad. la Pascua del Señor. sino que laaumente. sino que recurrimos a la historia de lo acaecido con Jesús de Nazaret. Pues la muerte tiene respuesta sólo en el dolor cuando éste no turbe laarmonía. de la vida. Su muerte es gloriosa.

Ha querido ser un modesto comentario a las mismas. f Javier Lozano Barragán Arzobispo-Obispo emérito de Zacatecas Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud 289 . La Virgen Santísima realizó en su ser la armonía desde la ten- sión del dolor y de la cruz. siguiendo las enseñanzas de Juan Pablo II. para que verdaderamente ejerzan el ministerio pastoral de la salud. por eso es la «Salud de los Enfermos». Conclusión la identidad de los hospitales y de los profesionales de la salud: sacerdotes. fiesta de Nuestra Señora de Lourdes. y subraya- mos finalmente dos marcos sumamente graves en lo concreto de nuestra tarea: las enfermedades de la droga y el SIDA. según las directrices ponti- ficias en la Iglesia. el económico. farmacéuticos. sin olvidamos de las posibilidades de errar el camino surgiendo otros horizontes. A Ella dedicamos este pequeño esfuerzo para que lo haga fructi- ficar en una mejor comprensión de la pastoral de la salud y de los profesionales de la salud en la misión que Dios nuestro Señor les ha encomendado. Jomada Mundial del Enfermo en el Año Jubilar del 2000. Ciudad del Vaticano. Todo el libro ha intentado dar una orientación en la pastoral de la salud. diseñamos pistas para este caminar. 11 de febrero. voluntariado. médicos. vgr. enfermeros.

.

LOPEZ Guzmán. Informe Abril Martorell. Scuolamedica come scuola di uomini e di umanità. BRERA G. 1. problemi e proposte delle Chiese locali sulle condizioni socio-sanitarie dei servizi e sull 'azione pastorale per le persone con HIV—AIDS nel mondo. en DolentiumHominum3\ (1996).. Conferencia inaugurai del año académico 1998-1999.TRILLA A..1 c. Gemelli. . . «Tema de estudio: bioética y farmacia». 1991. Bibliografía ABRIL Martorell. ALVAREZ de la Vega. inApoc.. Problematiche etiche e deontologiche. en «Labor hospitalaria» 223 (1992). CAFUEN A. 2-3. págs. BAGNATO Deriu F..Laformazione deimedicidel terzo millennio. Economíay ética Raíces de la economia de libre mercado. 291 . F... Expos. R. Ciudad del Vaticano. págs. Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Discurso en el po- liclinico A. inaugu- ración de la Escuela de Medicina BRUNO San.. Madrid. VI. F. «Etica de la dispensación de contraceptivos».págs. ANGELINI F. APARISI Miralles A. 42-56. Universidad Ambrosiana de Milán.. págs. en Todo hospital 149 (1988). ARINZE F. 194-197.610.. «Necesidad de nuevos profesionales para las nuevas situaciones sanitarias». J. 497-499. 1995.. ASENJO M. 55. en Cuadernos de bioética 6 ( 1991 ). «La pedagogía del sufrimiento en las diversas religiones». pág. A. 26X 1999. 279-284. 1:PL 65 . Rapporto di ricerca su realtà. en Cuadernos de bioética23 (1995).

«La ética y la calidad de vida».V 1979. GRACIA D. 18-19. Il genoma umano. Homilía en la Misapara losjóvenes del «Centro Italiano Solidaridad». págs. Discurso a los representantes del Movimiento interna- cional dejuristas católicos. DI MENNA R. «El farmacéutico. 112-113. 1985.VÜI. págs. JUAN PABLO II. Meditation.IX. 1974. págs. 12-14. en Nuovo dizionario di spiritualità. 13 .24. 1979. 38-40.. 117.. analisi storica e considerazioni etiche. 10.. 1516-1543. en Atti della IV Assemblea Generale della Pontifìcia Academiaper la Vita. DE FIORES S.. AdDemetrianum. Discurso alfinaldel Vía Crucis en el Coliseo.6. 48-56. Discurso a la Asamblea de las Caritas diocesanas de Italia 20. ELIZARIF. V.4.IV. en Labor hospitalaria 188 (1983). Milán. 1630-1647. «Donde hay amor por el arte médico hay amor por el hombre».Teologia y medicina CAPPELLETTI V. 63. Praxis cristiana..XI.. 292 .. «Cuidado de la salud». en Dolentium Hominum 23 (1993). 6-9.1-65. 22-28.1 .5.1979.págs. Principes l. 209-228. «Sanità e salute in Africa». IRENEO san. DI MENNA R.. CAPPELLETTI V. DAVANZO G. págs. J. JUAN PABLO II. Discourses.1980.. CARTADE BERNABÉ.9. en Dolentium Hominum 31 (1996). 3. en Dolentium Hominum 18 (1991).. Milán. Bo- gotá 1992. 9. intermediario entre el médico y el usuario del fármaco». págs. JUAN PABLO II. «Spiritualità contemporánea». Stromata. JUAN PABLO II.1998. GRACIA D. en Dolentium Hominum 3\ (1996). «Eljuramento de Hipócrates en el desarrollo de la medicina». 978-991.. COMISIÓNDEHOSPITALES DE LA COMUNIDAD ECONOMICA EU- ROPEA. Adversus haereses. 1985. págs. COMISIÓN DE HOSPITALES DE LA IGLESIA CATOLICA. t. 2 : Opciónpor la viday el amor. en CELAM. CRISOLOGO Pedro s. Madrid. págs. «Configura- ción del hospital católico». Madrid. Uomo spirituale. en Diccionario enciclopédico de teologia moral. 1980.11. págs. 1981. Catecismo de la Iglesia Católica. págs. TV. y otros. VI. 111. en Dolentium Hominum 4 (1987). GOFFI T. Biogenètica. CLEMENTE de Alejandríasan.. 1998. Serm.51. DESCARTES R. en Nuovo dizionario di spirtualitá. V. 72-77. 13ss. CIPRIANO san. págs. DREANO J. VH. Ciudad del Vaticano. 359. «La salute dei poveri e l’aggiustamento struturale del ter- zo mondo». 171-196. 23-25. 28.

3 IX . JUAN PABLO II. Nairobi. Canadá. 1985.1982. JUAN PABLO II. Discurso a los jóvenes en el palacio de los deportes. Fili- pinas. 1985. 1985. Alocución a los representantes musulmanes e hindúes en la nunciatura apostólica. 1981.X. 1984.IX. JUAN PABLO II. 2X1. 19. 21. 3. Bibliografia JUAN PABLO II.V. JUAN PABLO II.1. 20.IX. JUAN PABLO II. 7.1984. Alocución a la Comunidad Terapéutica de Toxicóma- nos.1984. 1985. JUAN PABLO II. Carta apostólica Salvifici Doloris. JUAN PABLO II. Discurso en el centro de rehabilitación «Francois Charon».V. enfermeras. Quebec. Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones. Alocución a los médicos.1.VIII. JUAN PABLO II. Alocución a los profesoresy alumnos del Pontificio Ateneo «Antonianum». JUAN PABLO II. 27. religiosos y enfermos. Alocución a los representantes de la Federación de los Organismos Cristianos de Servicio Internacional Voluntario. 16.1985. JUAN PABLO II.V.H. 1985. 1985. durante la visitapastoral al centro.VH. JUAN PABLO II. Gaslini. Discurso a losparticipantes en la Conferencia de los países Latinoamericanos. médicos. 10. Castelgandolfo. 1984. Discurso a los participantes en el Congreso mundial de la «Confederación internacional de hospitales católicos». 30.IL1984. Discurso a las Comunidades económicas europeas en Bruselas. Génova. Alocución alpresidente de la República Italiana en visita oficial al Vaticano. Homilía en la Misapara los agricultores.1982. 22. Czestochowa. enfermos y enfermeras del hospital romano de san Camilo. JUAN PABLO II. 11 . Kenya.D. 19.1985. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. Discurso al Comité de investigación sobre el abusoy control de narcóticos del Parlamento Federal de Estados Unidos. 293 . 22. JUAN PABLO II.IX. Legazpi. JUAN PABLO II. Bélgica. Viterbo.1983.IX. 18. 25. 5.VI. Alocución a los participantes en la III Conferencia Europa-Africa de lospaíses adherentes a la Federación Mundial de los Bomberos Voluntarios. JUAN PABLO II. Discurso al Congreso mundialde las comunidades terapéuticas.X. Génova. JUAN PABLO II. Discurso a la Unión del Apostolado Católico (Paloti- nos) con ocasión de los 150 años de fundación de la Obra.XII.1985. en el hospitalpediátrico G. 1.1983. 1984. JUAN PABLO II. Discursoa los dirigentes. Alocución a la asamblea plenaria del Episcopado polaco reunido en el santuario de Jasna Góra. 4.

1986. Mensajepara la Jomada Mundial de las Misiones.XII. Alocución a los obispos de Pulla. Homilía en la misa celebrada durante la visita pasto- ral a la parroquia romana de san José Cupertino. JUAN PABLO II. 4. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. Florencia.1V.1986. 17. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II.X.111. 21.XI. Homilía durante la Misa de inauguración del «Centro italiano de Solidaridad» de Roma para la rehabilitación de toxicodependientes. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II.1987.1987. en visita « ad Limina». VI. Discurso a losparticipantes en elXI Congreso europeo de medicinaperinatal. Constitución apostólica Pastor Bonus. Discurso a losjóvenes en la Plaza de la Santa Cruz. Discurso a la directiva de la Asociación católicapara la asistencia sanitaria.V. Mensaje aldirectorgeneralde la Organización Mundial de la Salud. Alocución a los sacerdotes.1986. Turín. en visita « ad Limina». 3. Módena.1987.1988. JUAN PABLO II. en el santuario de san Pedro Claver de Cartagena. JUAN PABLO II. Colombia. 1988.X. Italia. Discurso a los representantes de la Federación de los Organismos Cristianos del Servicio Voluntario Internacional.1988. Espira. 1987. JUAN PABLO II. 19. Alocución a los obispos de la región italiana de Pia- monte. Discurso a los enfermosy al voluntariado en la iglesia de la Santísima Anunciación. 7. 25. 294 .VI.IX. 19.Teología y medicina JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. 28. 7. religiosasy lai- cos comprometidos.IX.VI. 6. 28. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. 22 . 1988. 1987.XII. 1986. JUAN PABLO II.II. Discurso a los representantes del Movimiento Italiano porla Vida. Florencia. 1988. JUAN PABLO II. 21 .1. Discurso a losjóvenes en el estadio municipal. Discurso a los participantes en el Congreso europeo organizadopor los Hermanos de san Juan de Diosy los Religiosos camilos.VI.1. Homilía en la misa celebrada durante la visita pasto- ral en laparroquia romana de santa Prisca. Palabras de saludo al nuevo Embajador de Italia ante la Santa Sede.1987.III. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II.VÜ. JUAN PABLO II.1987. 4. 30. Phoenix. religiosos. Mensaje a la Conferencia internacionalsobre el abuso de la drogay el tráfico ilícito de la misma. 20.1986. 14. 1987. 21 .11.1986.1988. 1988. 1987. JUAN PABLO II. Discurso a los representantes del mundo del trabajo y de la industria en el autódromo Fiorano Modenés. 31. 4. JUAN PABLO II. VI. 14. JUAN PABLO II. Homilía durante la misa celebrada en la plaza de la catedral.V. Catequesis en la audienciageneral.

1. Homilía en la misa celebrada en elparque Kwacha de Blantyre.XI. JUAN PABLO II. 6. 12. Discurso a losparticipantes en el congreso internacio- nal «La Iglesia ante el SIDA: prevencióny asistencia». Homilía en la Misa celebrada durante la visitapasto- ral a la parroquia romana de San Saturnino.XII. JUAN PABLO II.1991. JUAN PABLO II. 25. 9. Alocución a los obispos de Ruanda en la nunciatura apostólica.1.IX. JUAN PABLO II.IX.1990. 12. 1989.1990. JUAN PABLO II. Discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la SantaSede. Discurso a las autoridadesy a lapoblación de Luca en laplaza Napoleón.IX. JUAN PABLO II. Discurso a las asociaciones familiares católicas de Francia. 31. 5. Bendición e inauguración del centro odontológico de Caritas. Carta encíclica Redemptoris Missio. Ruanda.1. Alocución alprimer grupo de obispos de la India en visita «adLimina». 1990.V.1989. 1990.1. Testo elettronico da CD-ROM. 20. JUAN PABLO II. 1990. Librería Editrice Vaticana. Alocución a los Cardenales y Prelados de la Curia romana.IX. 1989. 15. 22. Homilía durante la misa celebrada en el Monte del Gozo. en Insegnamenti di Giovanni Paolo II.1989. 1990.XII. JUAN PABLO II.1990. JUAN PABLO II. Discurso a losjóvenes en el estadio «Amahoro» de Ki- gali. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. 1990. 1996. 10. 1989. Santiago de Compostela. 8. JUAN PABLO II. Meditación a la hora del Angelus. JUAN PABLO II. Librería Editrice Vaticana. 5. 9. 1989.XII. 295 . JUAN PABLO II.III.XI. 1989. VÜI. JUAN PABLO II. Testo elettronico da CD-ROM . Exhortación apostólica postsinodal Christifideles Laici. Ciudad del Vaticano. en Insegnamenti di Giovanni Paolo II. Ciudad del Vaticano.1989. 1989. 23 . JUAN PABLO II. Bibliografia JUAN PABLO II.XI. 7.IX. 13. JUAN PABLO II.IX. 5.1V. JUAN PABLO II. Discurso a lapoblación y a los representantes del vo- luntariado del barrio Scampia. 1996. JUAN PABLO II. Discurso al cuerpo diplomático en el State House de Dar as Salam. Homilía durante la misa celebrada en la explanada Nyandungu de Kigali.1990.XI. Discurso a los miembros del cuerpo diplomático acre- ditado ante la Santa Sede. 3. Homilía en la iglesia del «Gesú» durante la Misa de fin de año. Malawi. Ruanda. Alocución a los obispos de Burundi en la nunciatura apostólica. 1989. 30JQL1988.

11. Discurso a los científicos en el centro «Ettore Maiora- na».II.XII.IX. 1. 3. Uganda. JUANPABLOII.ffl. Discurso a lXXCongreso nacional de la Asociación de Médicos Católicos.Teología y medicina JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. Testo elettronico da CD-ROM. 1993. JUAN PABLO n. Érice. Discurso durante el encuentro con losjóvenes de Asti.II.1993.1994. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II.XI. 1994. Discurso a los enfermos en el hospital Nsambya en Rampala.XI. Discurso a la Asambleaplenaria del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. 21. 24. Discurso a la Conferencia internacionalsobre minus- válidos. 6.V.XI. Mensaje dirigido a los enfermos de Uganda. JUAN PABLO II.1995. 1991.1994. a los jefes de grupo del Consejo municipaly a lospresidentes de las cir- cunscripciones del ayuntamiento de Roma.VL1991. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. 1994. Discurso al Congreso internacional de las «Misericor- dias».1993. Libreria Editrice Vaticana.1991 JUAN PABLO II. 7. Ciudad del Vaticano. 1991. Discurso al Consejo superior de las obras misionales pontificias.IX. 1. 26. 25. Cartaencíclica Centesimas Annus.1992. Discurso a los miembros de lajunta Capitolina. JUAN PABLO II. Exhortación apostólica postsinodal Pastores D'abo Vo- bis. 1994. Discurso alpresidente de la República Italiana. Discurso a losparticipantes en un encuentro sobre la droga organizado por el Pontificio Consejo para la Familia.II. 14.XI.XI. 23 .1992. 296 . JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. Señor Oscar Luigi Scalfaro. 7.II.1995. JUAN PABLO II. 27.1992. JUAN PABLO II. 14. Discurso a la VIConferencia internacional de pasto- ralsanitaria. JUAN PABLO II. 26. 1991. JUAN PABLO II.XI. en Insegnamenti di Giovanni Paolo II.V. 7. JUAN PABLO II. Discurso a la asambleaplenaria del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes. 9. 11. 10. JUAN PABLO II.III.1992. JUAN PABLO II. JUAN PABLO II. 27. 1996.IX. Discurso en la clausura de la IXConferencia de agentes sanitarios. Alocución a los miembros de la Juntay del Consejo de la región del Lacio. Discurso a los miembros de las «Pequeñasfraternida- des» de Verona.V. 1991. Exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in Africa. Cartaencíclica Evangelium Vitae.111. 1995.X.Discursoaltercergrupode obispos españoles. 1993. 8. JUAN PABLO II. 11 . JUAN PABLO II. Homilía durante la santa Misa celebrada en la segunda Jomada Mundialdel Enfermo. 1993. 25.

20-22. Discurso a los voluntarios de la Confederación italiana de las «Misericordias». MINUCIO Félix. Edizioni Cami- lliani. LOZANO Barragán J. «Il diritto alla salute». Roma. A.1999. 1l. A. 1998... 60: PG 90. 1997. JUAN PABLO II. Mensaje para la VII Jomada Mundial del Enfermo.. págs.. 203-247. MAXIMO el Confesor san. «Posición éticay moral de la Santa Sede con relación a la droga».622. JUAN PABLO II. Discurso a losparticipantes del Congreso «Solidarios enfavor de la vida». Dizionario di teologiapastorale sanitaria.. vol. 297 . Ma- drid 1950. Código de deontologiafarmacéutica. 1. 16. MARTINI P. en Ecclesia 2399 ( 1987). Cartaenciclica Fides et Ratio. pág. 340-384.VH.. NORRIS J. 1994. 912-915. Bibliografía JUAN PABLO II. en Documentazione 3 (1997). Simposium mundial AISAC. 6. edición en lengua española. «Diàlogo fianco y libre de los obispos con el Papa». Contra Celsum. «El programa sobre los medicamentos huérfanos». IV. LEJEUNE A. LEONE S. 24. 1999. JUAN PABLO II. «Lucha contra el tráfico ilícito de la droga». en L 'Osservatore Romano. pàgs. Exhortación apostòlica postsinodal Ecclesia inAmerica. Insegnamenti di Giovanni Paolo II. 24-35. MIGLIETTA G. LOZANO Barragán J. 131-136. en Medicinae morale 2 (1996). Ciudad del Vaticano.. Quaestio ad Thalas.CARETTA. Roma. 1997. págs. n. Testo elettronico da CD-ROM.. 1996. págs. 55-56. PELAYO A. en Do- lentium Hominum 4 ( 1987). 10-11. Ciudad del Vaticano.IX. en Lexikonfur Théologie undKirche. pág. NCCB. VID. VI. en L ’Osservatore Romano. 14. 7 (1998). págs. ORIGENES. 15 . en Orizonte medico 6 (1996). en Camillianum 8 (1997). PETRINl . Octavius. MUNOYERRO L.VI.X.. págs. págs. Laparola del Papa ai soferenti. edición en lengua española. 22. Arzt un Seelsorge. JUAN PABLO II. Libreria Editrice Vaticana. Asociation International des Institutions Catholiques de la Santé. 1996. 36. JUAN PABLO II. 28 ( 1998).1. «Preghiera cristiana e salute». n.1999. OSELLA F. 1- 3. PETRINl M.. Ethical and Religious Directives for Catholic Healthcare Services»..

El trabajo sanitario y el catolicismo. 44. en Actas del Simposio Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud sobre la droga. 107-111. Una mirada a Europa. 10. «La independencia. en L'Osserva- tore Romano. Madrid. en Labor hospitalaria 188 (1983).. Ciudad del Vaticano.IX. Roma. edición en lengua española. 93.. 11 . Cartade los agentes sanitarios. en «Labor hospitalaria» 188 (1983). 44—45. en L 'Osservatore Romano. L. «Dimensión eclesiológica y principio de subsidiariedad que subyace». «Palabras de bienvenida». SODANO A. Orizonti medid. Ciudad del Va- ticano. «Discorsi ai medici». 1992. P. págs. M. TELFER E. WUERL D. TONELLI .. Welfare and Health Care». pág. 6 (1997). PONTIFICIO CONSEJO PARA LA FAMILIA. edición en lengua italiana. págs.IX. 63-64. 1995. Reporto f the Catholic Health Asociation ofthe UnitedStates. 70-71. VALVERDE J. SCHILLEBECKX E. 1998 (en preparación para publicarse). en Actas del Simposio Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud sobre la droga. 1959. 1992. SETTEN J.-ARREBALA Nacle.. Convegno «Solidali per la vita». principio bà- sico de la profesión farmacéutica». L. PLACE M. Rationarum Generale Ecclesiae.. en Dolentium Hominum 36 ( 1997). REDRADO J. n.. págs. 25-26. PONTIFICIOCONSEJO PARA LA FAMILIA. 1997.. págs. «Justice. Libreria Editrice Vaticana. pág. 298 . 1998 (en preparación para publicarse). PONTIFICIO CONSEJO PARA LA PASTORAL DE LA SALUD. Prolusione..GIANINI.Teología y medicina PIO XII. 25-26. págs. en Ofarm 8 ( 1989). Annuarium Statisticum Ecclesiae. «L’evoluzione naturale dei sistemi sanitari». pág. Rialp. Ciudad del Vaticano. W. 105-110.X.. en Pa- norama della sanità 49 (1997). Conside- razioni inerenti alfenomeno della droga. SECRETARIA STATUS. 1997. De la desesperación a la esperanza. PONTIFICIOCONSEJOPARA LA PASTORALDE LA SALUD. RATZINGER J. en Journal o f Medicai Ethics2(\916). «Carácter no lucrativo del apostolado católico de la salud en Estados Unidos». «¿Liberalización de ladroga? Reflexiones para la familia con ocasión de algunas propuestas de ley en varios países». en Labor hospitalaria 188(1983).