EL FUTURO DE NUESTROS BOSQUES

LA HISTORIA DEL MONTE ABANTOS
Un monarca con preocupaciones ambientales

entornoescorial@gmail.com http://entornoescorial.blogspot.com http://arbasierra.blogspot.com

Cuando a finales del año 1.561 Felipe II eligió El Escorial como lugar para su Palacio/Monasterio consideró muy importante el paisaje de la zona, especialmente el semicírculo de montañas que lo rodeaba y que quizás recordaba al joven monarca la Abadía de Ettal que había visto en Baviera. Veinte años más tarde expresó su preocupación por el estado de conservación de los montes escurialenses: “Temo que los que viniesen después de nosotros han de tener mucha queja de que los dejamos consumidos”. Una cuna de la ingeniería forestal Durante muchos siglos, las laderas del Monte Abantos estuvieron peladas y sin árboles, debido principalmente al pastoreo de ovejas y cabras, hasta finales del siglo diecinueve cuando la Escuela de Ingenieros de Montes, que tenía su sede en San Lorenzo entre 1871 y 1914, llevó a cabo una repoblación con diferentes especies de pino: pino negral o resinero (Pinus pinaster), pino silvestre (P. Sylvestris) y pino laricio o negral (P. Nigra). Dentro del pinar, también los alumnos plantaron pequeños bosquetes: pinabete (Abies alba), pinsapo (Abies pinsapo), abedul (Betula pendula), castaño (Castanea sativa), cedros (Cedrus atlantica, C.libani), hayas (Fagus sylvatica), olmo común (Ulmus minor), álamo temblón (Populus tremula), etc.

Un monte con mucha protección ambiental En 1.961 el Monte Abantos fue declarado Paisaje Pintoresco y en 1.984 la UNESCO hizo la declaración del Monasterio como Patrimonio de la Humanidad que incluía “el entorno natural que es inseparable del monumento”. Actualmente goza de varios elementos de protección (LIC del Rio Guadarrama, BIC de la Gran Cerca y Monte Preservado) y formará parte del Parque Nacional de Guadarrama como Paisaje Protegido.

EL INCENDIO DEL 20 DE AGOSTO DE 1999
El balance del incendio fue totalmente desolador: el fuego arrasó 450 ha. de bosque, quemó 170.000 árboles y destrozó los hábitats de muchos animales y aves. El incendio se inició en la parte baja del monte, a la altura de El Zaburdón y, como en la mayoría de los incendios en la Comunidad de Madrid, la causa sigue desconocida.

REFORESTACIÓN Y GESTIÓN FORESTAL
Importantes inversiones Después del incendio la Comunidad de Madrid realizó trabajos de limpieza de la zona quemada y plantó miles de pinos. En los últimos dos años la CM ha plantado árboles autóctonos al borde de la pista forestal, principalmente roble melojo y fresno; sin duda, el esfuerzo económico de la CM en los últimos once años ha sido considerable: 2000 y 2001: 408.668 euros (eliminación de residuos) 306.516 euros (repoblación forestal) 2002 – 2009: 400.000 euros (labores de consolidación) “Plantando dinero” Sin embargo la gestión forestal de la Comunidad también ha sido criticada. Tras el incendio, las actuaciones llevadas a cabo por la Consejería de Medio Ambiente para la reforestación del monte porque no tuvieron en cuenta la regeneración natural que se estaba produciendo, por el uso de maquinaria pesada y porque el 80% de los árboles plantados se secó; aunque hay que tener en cuenta el peligro de dejar madera que serviría como refugio de plagas como los escolítidos de los pinos muy perniciosas para el resto del monte. También muchos de los árboles autóctonos plantados en los últimos años han muerto, especialmente los robles. En un acto sobre el Monte Abantos en febrero 2010 un agente forestal con mucha experiencia de la zona, José Luis Valdelvira, llegó a decir que “lo más importante que se ha plantado en Abantos es el dinero.” Desbroces peligrosos Otro problema en los últimos años ha sido los desbroces realizados por empresas contratadas por la CM que a veces han sido, en opinión de algunos grupos ambientales, demasiado radicales y que han destrozado ejemplares importantes de la flora protegida. En diciembre 2007, más de cuarenta robles, robles, arces de montpelier y fresnos plantados por ARBA y Entorno Escorial fueron destruidos por una actuación de la empresa encargada por la Comunidad de Madrid para realizar trabajos de desbroce en el monte.

LAS AMENAZAS ACTUALES
El cambio climático A pesar de las precipitaciones abundantes de este año (2010) hay una tendencia clara hacia inviernos con menos nieve y lluvia y veranos cada vez más secos y cálidos. Este proceso de cambio climático aumentará las plagas como la procesionaria, los escolítidos y el mal del encina y resultará en más incendios forestales. De hecho, en un informe titulado “Un Futuro en Llamas” Greenpeace señala que “los incendios son cada vez más intensos en España y el resto del Sur de Europa. En 2009 había un aumento de 218% de incendios en la CM según la delegada de gobierno en Madrid, Amparo Valcarce. En nuestra zona, gracias a la labor de los retenes forestales y su rápida reacción en apagar los conatos de fuego, se han evitado otros incendios importantes en el Monte Abantos en los últimos once años. Presión urbanística y incendios Un informe del 2006 sobre incendios forestales del sindicato UGT recoge que el 70% de los incendios forestales están juntos a zonas urbanizadas. En los últimos 10 años las laderas del Monte Abantos han visto la construcción masiva de chalets y pisos (Pinar Real, Cebadillas Norte, Monte Escorial, Unamuno) y en algunos casos los edificios nuevos están a pocos metros de los mojones que indican el monte de utilidad pública.

La capa freática afectada Otro resultado de la construcción de pisos y chalets en las laderas del Monte Abantos ha sido la rotura de la capa freática en varios sitios; cuando baja el nivel freático los árboles no encuentran agua subterránea en tiempos de sequía y así estaban afectados varios fresnos y sauces durante el largo periodo seco de 2009.

Futuros planes urbanísticos El futuro en nuestra zona es aún más negro con varios planes para construir muchas viviendas. El nuevo Ensanche de El Escorial con unas 500 viviendas lindará con unas dehesas de fresnos, robles y encinas. El Avance del PGOU de San Lorenzo, pretende recalificar 320 ha de suelo en la zona de Monesterio al sureste del municipio, una zona que tiene dehesas y bosques de robles, fresnos y encinas cerca del Rio Guadarrama. El PGOU aumenta la densidad dentro del casco urbano y propone la construcción de chalets en 2.5 ha en pleno Monte Abantos en la zona del Puente del Avispero, la construcción de equipamientos en el Prado de la Era y la conversión de un melojar con mucho valor ambiental, que linda con Abantos en un “gran parque urbano” perdiéndose con ello la ocasión de mantener un núcleo natural que sirva para que el melojo recolonice toda esta zona del Monte Abantos. Aumento del tráfico rodado Desde que han empezado las obras en la zona de Unamuno, la pista forestal que sube desde el Tomillar hasta el pueblo de San Lorenzo se ha convertido en una carretera más y también ha sido utilizado por camiones de la construcción. Otro problema constante es el uso recreativo de motos y quads en pleno monte Abantos que sigue a pesar de los esfuerzos continuos de los agentes forestales.

PLANTACIÓN DE ARBA/ENTORNO ESCORIAL Desde el otoño de 2004 las dos asociaciones ambientales locales, con la ayuda de otros grupos como Correcaminos y muchos ciudadanos, han llevado a cabo la plantación de árboles autóctonos en una parte de la zona quemada: robles, cerezos silvestres, maíllos, espinos cervales, endrinos, majuelos, arces de Montpellier y saúcos. Durante cuatro veranos, del 2005 a 2008, voluntarios de los grupos involucrados regaron todas las semanas la plantación y lograron mantener vivos la mayor parte de los arboles, a pesar de la sequía. En los dos últimos años, con la mayoría de los árboles ya establecidos, se decidió dejar los riegos semanales como experiencia para ver su evolución.

ALGUNOS ÁRBOLES QUE HEMOS PLANTADO EN EL MONTE ABANTOS: ROBLE MELOJO: (Quercus pyrenaica)
CEREZO SILVESTRE: (Prunus avium)

ENDRINO: (Prunus spinosa)

Árbol autóctono por excelencia de nuestra zona que se puede ver en La Herrería. En otoño produce bellotas que sirven de alimento para muchos animales como las ardillas. Antes se usaban para alimentar a cabras, ovejas y cerdos.

El cerezo silvestre produce cerezas de menor tamaño que el cerezo cultivado y pueden ser dulces o amargas. Antes se recolectaban para comer y para hacer licor de cereza. Ahora alimentan a muchas aves de la zona.

Un arbusto espinoso que crece hasta los 3 metros. Los frutos se recolectan en otoño para elaborar licores tradicionales como el pacharán.

FRESNO COMÚN: (Fraxinus angustifolia)

SAÚCO: (Sambucus nigra)

ARCE DE MONTPELLIER:
(Acer monspessulanum)

Hay importantes fresnedas en las dehesas Escurialenses. En el Monte Abantos los fresnos crecen cerca de los arroyos y las zonas húmedas (como en Los Llanillos.) Los fresnos florecen en marzo/abril y producen frutos en forma de sámara en otoño.

Un árbol pequeño o arbusto con las hojas más pequeñas que las de los otros arces. Es robusto y crece en las zonas secas y rocosas hasta los 1200 metros. Produce frutos con dos alas a finales del verano.

Un arbusto grande con flores blancas y brillantes frutos negros. Los frutos y las flores se utilizan para los zumos, mermeladas y salsas. También se emplean en forma de infusión para tratar resfriados y gripes.
Fuentes: Tardío, J, Higinio, P, Morales, R. (2002) Alimentos silvestres de Madrid. Madrid: Ediciones La Librería Polunin, O. (1993) Árboles y Arbustos de Europa. Barcelona: Ediciones Omega.