You are on page 1of 3

Para padres

Esta es una pregunta que nos hacemos todos los padres, aterrados, el primer día que
vemos a nuestro hijo con un arma de juguete en la mano. Les presentamos aquí algunas
respuestas que los ayudarán a reflexionar sobre el tema.

http://www.tudiscoverykids.com
Copyright © 2010 Discovery Communications Inc
1/3
Para padres

Mi hijo, mi padre, mi abuelo


Es cierto que, hoy en día, los niños tienen contacto cotidiano con imágenes de violencia.
Basta encender la televisión o adentrarse en el mundo de los video-games para
comprobarlo. De todos modos, el juego bélico no es una exclusividad de los tiempos
que corren. Nuestros padres y abuelos también jugaban a la guerra. Es posible que
los personajes y los objetos fueran diferentes, pero el juego cumplía la misma función:
imitar comportamientos agresivos de otros para expresar la propia agresividad.

Función del juego


Conviene recordar que el juego cumple una función simbólica. Es decir, le permite al
niño “hacer de cuenta que” dentro de su mundo de fantasía. Con ello experimenta
comportamientos o realidades de otras personas y otros mundos, reales o imaginarios.
Por ejemplo, puede jugar a ser un guerrero medieval o un superheroe que lucha contra
el mal y, al poco tiempo, un ladrón que escapa de la policía en un video-game.
Por otro lado el juego le otorga, por un instante, el poder de hacer desaparecer todo
aquello que lo moleste o que contraríe sus planes. De allí la atracción que ofrecen los
juegos de lucha. Sin embargo, esto no significa que esta experiencia vaya a formar
parte de su vida futura. Durará lo que dure su juego.

¿Vale la pena prohibir?


Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hacerse esta pregunta es que
la agresividad es propia de la naturaleza humana. En consecuencia, no desaparecerá
porque se limite su forma de expresión.
Es muy común observar a pequeños que no poseen juguetes bélicos, jugar con la rama
de un árbol como si fuese un arma o inventar batallas propias de un video-game.
Resulta importante pensar que el juguete bélico ayuda a canalizar los impulsos
agresivos del niño, evitando que se manifiesten a través de peleas con sus hermanos
o compañeros. También contribuye a hacer más llevadero el temor ante situaciones
cotidianas, por ejemplo robos o secuestros, en la medida que el niño las dramatiza.

Copyright © 2010 Discovery Communications Inc http://www.tudiscoverykids.com


2/3
Para padres

¿Qué hay que tener en cuenta?


Lo mejor es educar con el ejemplo. De nada sirve prohibirle a nuestro hijo los juguetes
bélicos si en casa existen actitudes de falta de respeto y agresividad. Hay que
enseñarle a solucionar sus diferencias de forma pacífica, a través del diálogo.
Es importante explicarle cuáles son los límites del juego y que no debe hacerse daño
ni lastimar a otros.
Resaltar, siempre que podamos, que se trata de un juego. Los niños, a partir de los
tres años, ya saben distinguir entre fantasía y realidad.
Fomentemos, ante todo, los valores de la amistad y la cooperación. Así podrá dejar,
en un segundo plano, la tendencia natural a la competencia y la rivalidad.
Lo que verdaderamente hay que combatir es la agresividad, no las armas que la
expresan.

Preguntas para los padres


Si nuestro pequeño se pasa todo el día jugando a la guerra deberíamos preguntarnos
sobre su actitud.
-¿No sabrá cómo expresar sus sentimientos?
-¿Podría estar reprimiendo en la vida real su natural agresividad, con el fin de complacer
a los demás?
-¿Dispone de espacio y tiempo suficientes para canalizar sus energías haciendo
deportes o visitando el parque de juegos?
-¿Es testigo frecuente de discusiones en casa o en otros lugares que visita?
- ¿Pasa demasiado tiempo mirando la televisión?
Recordemos que lo más importante es dialogar. En la medida que lo hagamos
conoceremos mejor a nuestro hijo y podremos saber si puede establecer correctamente
el límite entre fantasía y realidad. Por otro lado, se sentirá querido y escuchado y
acudirá a nosotros para resolver cualquier situación conflictiva o que lo atemorice.

Copyright © 2010 Discovery Communications Inc http://www.tudiscoverykids.com


3/3