You are on page 1of 13

COORDENADAS

año 1 número 21 agosto 15 de 2010

Centro de Atención a Migrantes


CONTENIDO
EDITORIAL
CRIMEN E INMIGRANTES: TIEMPO DE UN SENSIBLE DEBATE .......................................3

LEY DE ARIZONA
LA SB1070 Y LA ECONOMIA DE ARIZONA................................................................................5

ESTADOS UNIDOS
APRUEBAN MÁS FONDOS PARA LA FRONTERA...................................................................7

LA FUERZA LABORAL HISPANA ................................................................................................9

MÉXICO
LA INMINENTE FUGA DE CEREBROS.......................................................................................11

Centro de Atención a Migrantes


Crimen e inmigrantes: tiempo de un sensible debate por Francis Fukuyama
Hay una percepción generalizada de que existe un fuerte vínculo entre los inmigrantes y la delincuencia. Es común escuchar
a quienes se oponen a la inmigración argumentar que el primer acto que los inmigrantes ilegales cometen en suelo estadounidense
es quebrantar la ley — es decir, nuestras leyes de inmigración — y que por ende son criminales que continuarán haciendo caso omiso
de las leyes estadounidenses una vez en el país. Quienes hacen este argumento están firmemente en contra de cualquier reforma de
inmigración que proporcionara a los 10 a 12 millones ilegales ya en el país cualquier ruta de acceso a la ciudadanía, alegando que tal
una “amnistía” sería recompensar al infractor.

La asociación de inmigrantes con delincuencia se ve reforzada por el aluvión semanal de noticias sobre violencia de drogas y
pandillas en México mientras el Gobierno del Presidente mexicano Felipe Calderón pretende acabar con mafias de drogas poderoso de
ese país. Y mucho antes de la guerra mexicana contra la droga, los estadounidenses fueron amenazados por cárteles colombianos, las
pandillas salvadoreñas y otros grupos criminales de América Latina. Por otra parte, es perfectamente cierto que el simple hecho de ser
un inmigrante ilegal induce a uno a romper aún más las leyes: se es reacio a comprar el seguro de auto obligatorio, a pagar impuestos,
o a registrar las empresas por temor a la deportación.

Existe efectivamente un enorme problema de delincuencia originada en América Latina y derramándose en los Es-
tados Unidos. Esto es casi enteramente impulsado por la enorme demanda de drogas de los Estados Unidos. Hay muchas
cosas que podemos y debemos hacer para mitigar este problema, pero persistirá mientras que la demanda sigue siendo
elevada.

Pero el problema de las pandillas y la violencia por las drogas no debe ser confundido con el comportamiento de la
inmensa mayoría de los inmigrantes ilegales en Estados Unidos, que por lo general buscan lo mismo que ha querido cada
inmigrante que ha llegado desde la época del Mayflower: mejorar su condición de vida y la de sus familias. No son criminales
en el sentido de personas que viven de violar la ley. Estarían felices de vivir legalmente, pero proceden de sociedades en
las que las normas jurídicas nunca fueron extendidas a ellos. Por lo tanto, son mejor descritos como “informales” en lugar de
“ilegales.”

Entender esta distinción, requiere saber algo sobre el orden social en América Latina o, para el caso, en muchos
otros países en desarrollo. A menudo, estas sociedades se caracterizan por distinciones de clase nítidas entre una elite rela-
tivamente pequeña, bien educada y una población mucho más amplia y más pobre.

El estado de derecho existe en lugares como México, Colombia y El Salvador; el problema es que el acceso al sis-
tema jurídico tiende a ser un privilegio de los ricos. La inmensa mayoría de los inmigrantes ilegales en los Estados Unidos
COORDENADAS 3
proceden de las zonas rurales pobres, o de barrios marginales en las grandes ciudades, donde el estado — en forma de los
tribunales, agencias gubernamentales y similares — a menudo está ausente. Registrar una empresa pequeña, buscar la ayu-
da de la policía o negociar un contrato requiere dinero, tiempo y la influencia política que los pobres no poseen. En muchos
países de América Latina, tanto como un 70-80% de la población vive y trabaja en el sector informal.

La falta de acceso legal no convierte en criminales a todas las personas en estas regiones. Simplemente significa
que reciben lo mejor que pueden, a través de las instituciones informales que ellos mismos crean. El economista peruano
Hernando de Soto ha escrito extensamente sobre la falta de derechos de propiedad formal, no sólo en su propio país, sino

Centro de Atención a Migrantes


en todo el mundo en desarrollo. Los pobres no tienen título legal de sus hogares, a pesar de haber vivido en ellos durante
años, debido a las barreras insuperables, que el sistema inicia con el registro formal. Por lo que viven en sus hogares, cons-
tantemente inseguros y sin posibilidades de utilizar su propiedad como garantía.

Los pobres son empresarios y crean negocios como restaurantes y empresas de autobuses, pero no cuentan con
licencia y no se ajustan a las normas de seguridad oficial. Ellos y todos los demás estarían mucho mejor si pudieran introdu-
cirse en el sistema jurídico formal, pero es un sistema político disfuncional lo que impide que suceda.

Lo que han hecho los inmigrantes ilegales en Estados Unidos es recrear el sistema informal dentro de nuestras
fronteras. Los estadounidenses que les contratan a menudo son cómplices de este sistema por no proporcionar beneficios
ayudándoles a evitar los impuestos a través de los pagos en efectivo. Los jardineros, sirvientas y conductores de autobús que
participan en este juego, junto con sus empleadores, están violando la ley. Pero están en una categoría muy diferente de los
miembros tatuados de la pandilla Salvatrucha que viven dela extorsión y el tráfico de drogas.

Una reforma de inmigración integral que proporcione a los inmigrantes ilegales camino a la ciudadanía no debe
considerarse como premiar la conducta delictiva. Debe considerarse como un esfuerzo por trasladar a las personas desde
un sistema informal peligroso a uno caracterizado por un Estado moderno de derecho.

Por supuesto, tenemos que controlar mucho mejor el número total de personas que llegan al país, que en última
instancia puede hacerse sólo a través de una mayor aplicación de normas de empleo. Si podemos distinguir entre ilegal y
lo informal en nuestro discurso político, a continuación, podemos empezar a concentrar nuestros recursos en perseguir a la
población de inmigrantes que son verdaderamente peligrosos criminales.1

El Sr. Fukuyama es profesor de economía política internacional en el Instituto Freeman Spogli de la Universidad de Stanford
para Estudios Internacionales

1 Publicado el 26 de julio de 2010 en el Wall Street Journal de Nueva York. Disponible en: http://online.wsj.com/article/NA_WSJ_PUB:
COORDENADAS 4

SB10001424052748703467304575383281790793258.html
La SB1070 y la economía de Arizona
El fallo de la Jueza Susan Bolton respecto a blo- Un estudio publicado en enero por el Centro de In-
quear algunas partes claves de la Ley SB1070 de Arizona vestigación Económica y Empresarial de la Universidad de
no ha tenido un resultado tan favorable para la economía en Arizona dijo que más de 24 millones de visitantes extranjeros
Arizona. legales en el estado gastaron cerca de $2.7 billones de dóla-
res en tiendas, restaurantes, hoteles y otros negocios duran-
La firma y la entrada en vigor de la Ley de Arizona te 2007-08.
no solamente ha espantado a los inmigrantes ilegales que
residían en el estado; los mexicanos con visa y que cruzan “Casi 23,400 empleos salariales en Arizona son di-
la frontera principalmente para realizar compras también han rectamente atribuibles al gasto de los visitantes mexicanos,”
ido desapareciendo de los centros comerciales. dijo el reporte.

De acuerdo con estadísticas federales, el número de Sin duda, los compradores legales de México son
mexicanos que cruzan de manera legal se ha reducido en un una fuente creciente de ingresos para Arizona. De acuerdo
17 por ciento, un total de 12 mil 500 personas por día desde a una investigación del Colegio Eller de Administración de la
que inició la retórica de la ley anti-inmigrante. Por el contra- Universidad de Arizona, el número de compradores legales
rio, en el resto de los puntos fronterizos en otros estados, el de México que viajaron a Arizona por auto se incrementó en
promedio de mexicanos cruzando la frontera aumentó en un 5% de 2001 a 2008. Hubo un incremento de 34% en aquellos
6 por ciento. que llegaron a Phoenix o Tucson por aire.

Expertos hacen hincapié en que la disminución no Tras la firma de la SB1070, México emitió una alerta
es únicamente resultado de la política de Arizona: la recesióna sus ciudadanos para que evitaran viajar a Arizona. Dicha
y los largos tiempos de espera en los puertos de entrada acción quizá pudo haber sido considerada como una sobre-
también desempeñan un papel, aunque no hay forma para reacción de parte del gobierno mexicano, sin embargo, las
calcular qué factores son más importantes. percepciones negativas de la ley hace no vienen solamente
del sur de la frontera. Una encuesta realizada por el Arizona
De hecho, la caída la caída en el turismo es una ten- Republic encontró que 73% de los latinos viviendo en Arizo-
dencia que se ha expandido a lo largo de la frontera durante na se sienten más propensos a ser discriminados ahora que
algunos años. En el año fiscal 2007-08, de acuerdo con datos seis meses atrás.
de Aduanas y Protección Fronteriza, cerca de 209 millones COORDENADAS 5
de personas ingresaron a Estados Unidos por vía terrestre Además de los visitantes que cruzan para realizad
de manera legal. El número cayó en 10 por ciento durante compras, diversas organizaciones han cancelado sus even-
el pasado año fiscal – aún antes de la controversia sobre la tos en el estado ocasionando una pérdida aún mayor para
inmigración ilegal en Arizona. los hoteleros. Aunque en principio las cancelaciones se de-
bían a un modo de protesta, las razones ahora son mera-
Entre que las causas son diversas y difícilmente se mente económicas. Lo que los organizadores ahora temen
puede distinguir cuál ha tenido más impacto que la otra, el es que de manera personal los invitados decidan no asistir a
resultado de todas ha sido el mismo: las pérdidas netas de los eventos.
los empresarios de Arizona.

Centro de Atención a Migrantes


Los datos más recientes con los que cuenta la Aso- Si esto se convierte en un hábito, el estado perdede-
ciación de Arizona de Hotelería y Hospedaje apuntan a 15 ra una fuente poderosa de ingreso que beneficia a minoristas,
millones de dólares en pérdidas por las cancelaciones y falta restaurantes, gasolineras, hoteles, aerolíneas y empresas de
de reservaciones y la Asociación considera que el número entretenimiento. Pues los compradores y visitantes tienen
real quizá sea el cuádruple. otras opciones, Las Vegas está activamente cortejándolos
con atractivos paquetes de viajes. Nuevo México está traba-
Esta cantidad cubre solamente lo que los hoteles jando para incrementar el comercio de todo tipo con México.
ganan directamente por el hospedaje. No toma en cuenta Por lo que la opción de visitar Arizona puede ser la última en
lo que los asistentes a las convenciones gastan en comida, la lista de los visitantes mexicanos y los organizadores de
ropa, entretenimiento durante su estancia en Arizona. eventos.
COORDENADAS 6
Aprueban más fondos para la frontera
El Senado estadounidense aprobó de manera unánime un paquete de emergencia de 600 millones de dólares para
reforzar la seguridad en la frontera con México. Éste es el paralelo a una iniciativa similar aprobada por la cámara baja la
semana pasada.

La propuesta financia a 1,500 efectivos de la Patrulla Fronteriza y aviones no tripulados con 176 millones de dólares,
para aumentar la vigilancia en el área. Otorga fondos adicionales para el Departamento de Justicia, específicamente para las
operaciones en la frontera de agencias como el FBI, DEA y ATF.

También se consideraron 50 millones para aumentar en 250 el personal de ICE, con agentes especiales, analistas
de inteligencia y personal de apoyo.

Esta iniciativa sería financiada con el aumento de las tarifas a corporaciones extranjeras que usan el sistema de
visas (H1-B y L) para importar trabajadores de mano de obra básica desde la India, una fórmula diferente a la de la Cámara
de Representantes.

El gasto autorizado es una respuesta a la solicitud del Presidente Obama de hacer más para ayudar a asegurar la
frontera sur, pero también representa un cambio en la estrategia – un retorno a las técnicas más tradicionales de seguridad
fronteriza.

En marzo, la Secretaria de Seguridad Interna Janet Napolitano congeló fondos para una “cerca virtual” comenzada
durante el mandato del Presidente Bush en 2006. La cadena de torres tenía la intención de detener a quienes cruzan la
frontera de manera ilegal utilizando cámaras, radares y censores de tierra, pero estuvo “plagado de sobrecostos y no cumplió
los plazos,” dijo la Secretaria Napolitano. El programa había gastado hasta unos 2,4 millones de dólares entre 2005 y 2009.

Oficiales de la patrulla fronteriza expresaron frustración con la tecnología, y pidieron más personal. “Nosotros ya
detectamos más tráfico de ilegales del que podemos detener, así que creemos que el dinero seria mejor invertido en poner
más botas en el suelo que en buscar más tecnología,” expresó el presidente del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza
T.J. Bonner.

Otra medida de seguridad fronteriza con un alto costo pero no muchos partidarios: las 600 millas de valla levantadas
en la frontera desde 2005. Una auditoría de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de 2009 encontró que la valla
COORDENADAS 7
– todavía inacabada – costaría 2,4 millones de dólares para ser construida y requeriría otros 6,5 millones de dólares para
mantenerla en los próximos 20 años.

A pesar de las medidas tomadas por el Presidente y los discursos sobre la inseguridad en la frontera de la goberna-
dora de Arizona la mayoría de los habitantes estadunidenses en la frontera (67.1 por ciento) se sienten seguros, reveló este
martes un sondeo de la organización Red Fronteriza por los Derechos Humanos.

Centro de Atención a Migrantes


“La idea de que la frontera es una zona de guerra es un mito”, indicó la Red Fronteriza, la cual recomendó a las autoridades
reevaluar la política fronteriza e impulsar una reforma migratoria integral, como única solución a la inmigración ilegal.

Organizaciones defensoras de la reforma migratoria han dicho que “la única razón para usar el tema fronterizo es
como herramienta para impulsar intereses políticos”, indicó Fernando García, director de la Red Fronteriza. “Es tiempo de
que el presidente Barack Obama y los congresistas de ambos partidos dejen las evasivas (...) y entreguen soluciones reales,
no pronunciamientos sonoros sobre seguridad fronteriza”, opinó por su parte Ali Noorani, director del Foro Nacional de Inmi-
gración.

Al respecto de las medidas tomadas para la seguridad interna y la protección de la frontera, a través del Programa
Comunidades Seguras el Departamento de Seguridad Nacional ha deportado unas 47 mil personas en un lapso de 20
meses. Aproximadamente una cuarta parte de los expulsados del país no tenían antecedentes penales, de acuerdo con
información gubernamental obtenida por grupos de defensores de inmigrantes que han presentado una demanda.

El plan permite a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) utilizar información biométrica para identificar en las pri-
siones estatales y locales a reos extranjeros que sean considerados amenaza para la seguridad publica y las comunidades
para su deportación. La tecnología del programa permite que las huellas digitales obtenidas durante el proceso de fichaje de
quien infringe la ley, sean verificadas en los registros criminales de la Oficina Federal de Investigación (FBI) y los archivos del
DHS. El Programa Comunidades Seguras se ha extendido de 14 a 544 jurisdicciones en 18 meses y la entidad espera que
opere en todo el país para el 2013.

De octubre del 2008 a junio de este año, un total de 46 mil 929 personas identificadas mediante un programa para
compartir huellas dactilares, conocido como Comunidades Seguras, fueron expulsadas de Estados Unidos, muestran los
documentos. De ellos, 12 mil 293 no eran delincuentes. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos
(ICE, por sus siglas en inglés) divide los delitos en tres categorías: el nivel 1 corresponde a los más graves. La mayoría de los
deportados cometieron delitos de los niveles 2 ó 3, o no eran delincuentes, muestra un reporte mensual de las estadísticas
de Comunidades Seguras.

Debido a esta situación, los defensores de inmigrantes afirman que en realidad el gobierno gasta demasiado tiempo
en delincuentes de riesgo menor o en personas que no son delincuentes.

“El ICE ha dado gato por liebre, pues las autoridades locales gastan más tiempo y recursos facilitando las deporta-
ciones de camareros y jardineros que de asesinos y violadores, y a un costo considerable para las estrategias de vigilancia
COORDENADAS 8

de comunidades locales, lo cual nos deja con menos seguridad”, dijo Peter Markowitz, director de la Clínica de Justicia en la
Inmigración de la facultad de derecho Benjamin N. Cardozo, en Nueva York.
La fuerza laboral hispana
La situación laboral en Estados Unidos es crítica para toda su población, en general existe una tasa del 9.5 por ciento
de desempleo, lo que implica cerca de 15 millones de estadounidenses en busca de un trabajo. Sin embargo, de acuerdo al
Wall Street Journal una importante cantidad de empresarios indican que contrario a lo que se podría pensar, están teniendo
problemas para la ocupación de las vacantes.

Diversos economistas apuntan la explicación a la extensión de los beneficios por desempleo a 99 semanas, lo que
otorga menores incentivos a los desempleados para buscar trabajo. Además, el mercado laboral ha cambiado pues durante
la crisis las compañías recortaron millones de trabajos de habilidades y salarios medios lo cual ha creado un exceso de
personas que no califican para puestos de trabajo altamente cualificados y a la vez tienen dificultades para adaptarse a los
trabajos de baja remuneración y que requieren pocas habilidades.

La dificultad para encontrar trabajadores limita la habilidad de la economía para crecer. Es particularmente preocu-
pante en un momento en que 4.3 por ciento de la fuerza laboral ha estado sin trabajo durante más de seis meses. Desde
que la economía tocó fondo a mediados de 2009, el número de vacantes se ha duplicado rápidamente, principalmente en la
industria de manufactura, la cual ha tenido unos de los mayores aumentos.

El Departamento del Trabajo reportó al cierre de la semana que concluyó el 14 de agosto un aumento de 12,000 re-
clamos de seguros de desemplo con respecto a la semana previa, cerrando en 500,000 solicitudes de seguro de desempleo.
El avance sin ajustar del número de personas que reclaman los beneficios en programas estatales ascendieron a 4,254,571,
una disminución de 78,949 desde la semana anterior. Un año antes, la tasa fue del 4,4% y el volumen fue 5,808,572.

Si la economía estuviera funcionando correctamente, es decir que las vacantes estuvieran siendo ocupadas, habrían
cerca de cinco millones de personas empleadas más que las que hay en la actualidad. Lo que correspondería a una tasa del
6.8 por ciento en vez del 9.5 por ciento. Sin embargo, para los trabajos especializados la agrupación de trabajadores califi-
cados es pequeña. En esta situación juega un papel importante el sistema educativo estadounidense y no tanto la economía
pues el sistema no ha producido las suficientes personas altamente especializadas que las compañías requieren.

Ante este panorama, ¿qué papel juega la fuerza laboral hispana?


Estadísitcas del Departamento del Trabajo
brindan un panorama de la situación laboral de los
hispanos en Estados Unidos. En lo que respecta
COORDENADAS 9

a los trabajadores de origen mexicano, el total de


ellos en la fuerza laboral se incrementó con res-
pecto al 2008, sin embargo sucedió lo mismo con
la tasa de desempleo.

Centro de Atención a Migrantes


Las estadísticas del Departamento del Trabajo, también proporcionan un panorama respecto al nivel educativo y la
ocupación laboral. Entre los hispanos mayores de 25 años, el desempleo se concentra en quienes no cuentan con un diploma
de preparatoria, con una tasa del 13.7 por ciento del total. Además, es notable el aumento del desempleo entre los hispanos
con un diploma universitario pues de tener la tasa una en 2008 con 3.4 por ciento, durante el 2009 ésta fue del 5.7 por ciento.

Los hispanos en la fuerza laboral se han concen-


trado principalmente en el sector de servicios, en ventas y
en las ocupaciones de oficina. Una notación importante es
la disminución de plazas en el sector de recursos natura-
les, construcción y mantenimiento que pasó del 18.2 por
ciento en 2008 al 16.4 por ciento en 2009. Al respecto, la
industria de la construcción se contrajo drásticamente al
disminuir del 12.6 al 10.8 por ciento del total en un período
de un año.

Respecto a la ocupación de los mexicanos no


difiere de las ocupaciones principales entre los hispanos,
siendo el área de la construcción la que ocupa en mayor
medida a los mexicanos. Entre las estadísticas del Depar-
tamento del Trabajo, resalta la temporalidad de las ocupa-
ciones entre los mexicanos esto es si tienen un trabajo de
COORDENADAS 10

tiempo completo o de medio tiempo.

Los mexicanos han logrado manenterse en su


mayoría en empleos de tiempo completo, sin embargo en
2008 el 85 por ciento ocupaba un empleo de tiempo com-
pleto y para 2009 este porcentaje se redujo al 81 por cien-
to. Mientras que los empleados de medio tiempo pasaron
del 14 por ciento en 2008 al 18 por ciento en 2009.
La inminente fuga de cerebros

Mientras en Estados Unidos las empresas buscan llenar vacantes de profesionistas especializados, en México se
vive una situación contraria, pues según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía el desempleo ha afectado
principalmente a las personas con niveles de educación medio superior y superior.

Los datos, publicados en junio pasado, indican que de los 2.5 millones de desempleados en el país, 36.09 por ciento
cuentan con estudios medio superior y superior. En general, la tasa de desempleo es del 5.3% la cual es ligeramente supe-
rior al 5.2% alcanzado en igual trimestre de 2009. Al estar condicionada a la búsqueda de empleo, la tasa de desocupación
es más alta en las localidades grandes, en donde está más organizado el mercado de trabajo; es así que en las zonas más
urbanizadas con 100 mil y más habitantes la tasa llegó a 6.4%, mientras que en las que tienen de 15 mil a menos de 100 mil
habitantes fue de 5%, en las de 2 500 a menos de 15 mil se ubicó en 4.1% y en las rurales de menos de 2 500 habitantes se
estableció en 3.1 por ciento.

Si bien la población económicamente activa ocupada ha crecido, pues en el trimestre de abril-junio 2010 alcanzó
44.7 millones de personas siendo superior en 1.3 millones de personas a la cifra del mismo trimestre de 2009 cuando se
ubicó en 43.3 millones de personas, es importante tomar en cuenta que las ocupaciones en las cuales se han ubicado pues
de ello dependerá la remuneración salarial y por ende el crecimiento económico del país.

Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que labora, 5.9 millones de personas
(13.2% del total) trabajan en el sector primario, 10.6 millones (23.7%) en el secundario o industrial y 27.9 millones (62.4%)
están en el terciario o de los servicios. El restante 0.7% no especificó su actividad económica. Los montos correspondientes
que se presentaron en el periodo abril-junio de 2009, fueron de 5.6, 10.4 y 27 millones de personas, en el mismo orden.

Si se observa a la población ocupada en función de la posición que tiene dentro de su trabajo, se tiene que casi dos
terceras partes del total (65.6%), esto es, 29.3 millones son trabajadores subordinados y remunerados; 10.3 millones (23%)
trabajan por su cuenta, sin emplear personal pagado; 3 millones (6.7%) son trabajadores que no reciben remuneración, y 2.1
millones (4.7%) son propietarios de los bienes de producción, con trabajadores a su cargo.

Otro enfoque desde el cual puede caracterizarse a la población ocupada es el que se refiere al tamaño de unidad
económica en la que labora. En función de ello, si sólo se toma en cuenta al ámbito no agropecuario (que abarca a 37.8
millones de personas) en el segundo trimestre del presente año, 18.6 millones (49.2%) estaban ocupadas en micronegocios;
6.9 millones (18.2%) lo hacían en establecimientos pequeños; 4.2 millones (11.2%) en medianos; 3.6 millones (9.4%) en
establecimientos grandes, y 4.5 millones (12%) se ocuparon en otro tipo de unidades económicas.
COORDENADAS 11

Del total de los trabajadores subordinados y remunerados, el 7.6% laboró en el sector primario de la economía,
27.1% en el secundario y 64.5% en el terciario, quedando sin especificar el 0.8% restante, durante el trimestre que se reporta.
Además, es también relevante tomar en cuenta a la población que se encuentra empleada en el sector informal, ya que un
total de 12.8 millones de personas, que representan al 28.8% de la población ocupada, se encuentran en esta circunstancia,
habiendo aumentado en 660 mil personas respecto al dato de un año antes.

Centro de Atención a Migrantes


El hecho de que los profesionistas en México sean quienes tienen mayores dificultades en la búsqueda de un empleo
responde a que la economía mexicana es de bajo valor agregado y los requerimientos de mano de obra se orientan hacia
la contratación de personas con un nivel de estudios básico. Las personas con nivel de estudios medio superior o supieror
encuentran en el mejor de los casos un desfogue a su situación en la subocupación, pues el 23.21 por ciento de esta po-
blación se encontró subocupada. Este dato tiene su importancia debido a que la población joven ha tenido un incremento
considerable en cuanto al nivel de escolaridad, el porcentaje de éstos con un nivel medio superior pasó de 23.1 % a 29.8 %
entre 2000 y 2009; los jóvenes con estudios superiores aumentaron de 10.5 a 17.4 %, en el mismo periodo. Lo anterior lleva
a reflexionar que mientras más jóvenes están terminando estudios de niveles superiores, no se están creando las fuentes de
trabajo necesarias para ocupar a quienes han invertido su tiempo al estudio.

Por otra parte, la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2009 (ENADID 2009) muestra que informa que
3.8% de los jóvenes en México habita en un lugar distinto al de su residencia cinco años antes (otra entidad o país); de
acuerdo a esta fuente, del total de personas que cambiaron su residencia habitual 38.6 % tienen de 15 a 29 años. La mayoría
de los jóvenes migrantes internos son mujeres (53.2 %), caso contrario es el de los inmigrantes internacionales en donde la
mayoría son hombres (70.1 %). Al distinguir el tipo de frontera que cruzaron, se puede ver que 81.9 % de los jóvenes son
migrantes internos mientras que 18.1 % son migrantes internacionales, provenientes principalmente de Estados Unidos de
América (84.7 por ciento).
COORDENADAS 12

Las cifras económicas anteriores tienen relevancia en el estudio de la migración al mostrar que el movimiento pobla-
cional responde principalmente y en primera instancia a la situación económica en el lugar de origen. El discurso estadouni-
denses sobre la seguridad nacional y el peligro que los inmigrantes representan para ésta ha llevado a estancar el debate y
lo ha politizado cuando la situación atiende a causas económicas y no políticas. En tanto no se tenga la disposición para ver
la situación desde este enfoque, la reforma migratoria solamente será un curita para una herida profunda.
SECRETARIA GENERAL DE GOBIERNO
CENTRO DE ATENCION A MIGRANTES
AVE. CONSTITUCION 1251 COL. MIRADOR
MONTERREY, N.L.