You are on page 1of 2

El cáncer es una proliferación acelerada, desordenada y descontrolada de las células de un t

ejido que invaden, desplazan y destruyen, localmente y a distancia, otros tejidos sanos del
organismo. Los factores que intervienen en su desarrollo son tan numerosos como los tipos de
cáncer y su evolución. Todos se inician con una única célula mutada genéticamente que
empieza a crecer de repente de forma descontrolada.
En el ciclo celular normal, una célula se divide creando dos. Esto permite regenerar los tejidos, por
ejemplo una cicatriz de la piel, reparar una fractura o una zona afectada del cuerpo por una
infección. Las células que “nacen” son idénticas a la primera y tienen mecanismos de control de la
división y crecimiento celulares, que no permiten que se dividan indefinidamente.

También existen mecanismos predeterminados de muerte celular que hacen que una célula no sea
eterna y que, cumplido un ciclo de tiempo, muera y sea reemplazada por otra; a este proceso se
le llama apoptosis. Los tumores no tienen estos mecanismos o los han perdido, lo que lleva a que
muchas células sean inmortales. Esto ocasiona caos en el orden y en el crecimiento de una porción
del tejido, lo que puede generar el cáncer.

La duración de este proceso en adultos depende del tipo de cáncer y oscila entre meses y
décadas. En el caso de los niños, todo este proceso se produce con mucha mayor rapidez,
pudiendo incluso durar sólo unos meses. Esto es debido a que las células que constituyen los
tumores en la infancia son células más inmaduras, que se dividen y multiplican con mayor
rapidez que las que constituyen los cánceres del adulto, por lo que el desarrollo y evolución
de los tumores en niños se producen en un periodo de tiempo menor.

 Lo primero que ocurre son los cambios celulares que dotan a las células de las
características de malignidad, es decir, de multiplicación descontrolada y capacidad de
invasión. Es la etapa más larga de la enfermedad y se denomina fase de inducción. En
ningún caso es diagnosticable ni produce sintomatología. Esta fase puede durar hasta
30 años.

 La segunda etapa se denomina fase “in situ”. Se caracteriza por la existencia de la
lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido donde se ha originado. En los
adultos suele durar entre 5 y 10 años dependiendo del tipo de cáncer. En ella, tampoco
aparecen síntomas o molestias en el paciente. En determinados casos como en el
cáncer de mama, cuello uterino o colon, la enfermedad se puede diagnosticar en esta
fase mediante técnicas que permiten su detección precoz.

 Posteriormente, la lesión comienza a extenderse fuera de su localización de origen e
invade tejidos u órganos adyacentes. Estamos ante la fase de invasión local. En la
edad adulta dura entre 1 y 5 años. La aparición de síntomas de la enfermedad depende
del tipo de cáncer, de su crecimiento y de su localización.

 Por último, la enfermedad se disemina fuera de su lugar de origen, apareciendo
lesiones tumorales a distancia denominadas metástasis. Es la etapa de invasión a
distancia. La sintomatología que presenta el paciente suele ser compleja. Depende del
tipo de tumor, de la localización y extensión de las metástasis.

El cáncer no es una enfermedad única, sino un grupo de enfermedades
relacionadas. Muchas cosas en nuestros genes, nuestro estilo de vida y el

 Cirugía para disminuir los riesgos.  Identificación temprana de afecciones precancerosas. como las siguientes:  Formas de evitar o controlar cosas que se sabe que provocan cáncer.  Quimioprevención (medicamentos para tratar una afección precancerosa o evitar que el cáncer aparezca). .medio ambiente que nos rodea aumentan o disminuyen el riesgo de presentar cáncer.  Cambios en la alimentación y el estilo de vida. prevenir el cáncer. Las afecciones precancerosas son afecciones que se pueden convertir en cáncer.