You are on page 1of 3

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANIA… Y, ¿PARA QUÉ?

Permítaseme esta pequeña digresión sobre un tema que está siendo motivo
de las más diversas interpretaciones, las más de las veces, sin un análisis
profundo sobre su significado e intención. Desde aquí, lector, te invito a
participar de éste alegato. Te invito a que nos dejes tus impresiones sobre
tema tan trascendente. A participar activamente en la creación de una
conciencia clara sobre esta asignatura que incidirá directamente en la vida
de nuestros hijos y en las nuevas generaciones de españoles.

El hombre es el factor fundamental de cualquier concepción política. Todo


acto humano por intrascendente que parezca tiene en si un componente
político. Cuando una actuación política pretende ser fecunda, debe consultar
los diferentes componentes que la integran, ya que solo así alcanzara la
armonía que requiere el entorno social donde ha de ser aplicada.Es decir
que, debe consultar el interés general para no pasar de largo sobre el
momento y sobre el entorno social en que han de ejecutarse. Es el hombre
y a través de él que toda concepción, método, norma o ideología se
expresa, toma forma y se hace realidad vital. El hombre representa dentro
de la sociedad y dentro de la vida política el espejo sobre el cual refracta
toda determinación del mundo externo. No debe olvidarse que mientras
esta vida de relación, esta convivencia de los seres humanos, no se
presento, no pudo hablarse de sus derechos personalísimos, de relaciones
jurídicas, de derechos y obligaciones, en síntesis, de relaciones políticas y
ciudadanas propiamente hablando.

¿Cuántas veces hemos oído hablar de Robinson Crusoe abandonado en una


isla? Muchas, ¡muchísimas!. Su experiencia nos enseña que en su isla no
puede ser sujeto de derechos, ni allí pueden imaginarse problemas que
llamen la atención de sociólogos, políticos, economistaso de cualquier
estudioso de la vida social. Por ello, quien dedica su vida al servicio público
debe estar ojo avizor, ir por delante de las exigencias de las comunidades
donde ejerce su misión, por que el retardo, o la victoria más próxima,
dependerán de su voluntad política de hacer o de su pereza, de su
capacidad para organizar, para pensar y ejecutar lo pensado o de su
indolencia, de su liderazgo para comprometer a las mayorías en un
proyecto vital.

Todo lo dicho carece de fundamento, ni tienen significado alguno las más


nobles intenciones si no se toma en cuenta quienes las van a realizar, con
qué criterio, con qué intención y con qué temperamento. El más perfecto
ordenamiento, las más perfectas estructuras jurídicas carecerían de
fundamento, se vendría abajo, si no son los hombres que las sienten como
propias, que creen en ellas, quienes las realizan con disciplina y con método
llevándolas a buen puerto.

Permítaseme una pequeña anécdota sobre las obras KAFKA:

Cuando si inicio la primera guerra mundial Kafka escribió “La Metamorfosis”


y poco después escribió “El Proceso”.
Ambas nos hablan de una pesadilla colectiva:

Un hombre despierta convertido en un enorme escarabajo y no logra


entender por qué, hasta que por fin lo barren con una escoba.

En la otra, otro hombre es acusado, apresado, juzgado y condenado, y no


consigue entender por qué, hasta que lo apuñalan los verdugos.

Estos dos relatos, que te invito a leer, amable lector, los encontramos
diariamente en las páginas de la prensa, en los medios masivos de
comunicación, en lo que ocurre en nuestro entorno y allende el mar. Los dos
dicen relación a la educación del hombre, al desconocimiento de sus
deberes derechos y obligaciones, en síntesis, a la educación ciudadana, a lo
que tenemos que saber para convivir en paz y armonía en nuestro medio
social.

Por último consigno algunas reflexiones que vale la pena tener en cuenta:

“Vivimos en la peor época, pero también en la mejor, porque aún tenemos


una oportunidad”

Si
lvia Earle. Oceanógrafa.

“Si quieres un año de prosperidad, planta trigo.

Si quieres diez años de prosperidad, planta arboles.

Si quieres cien años de prosperidad, educa a la gente”

Proverbio Chino

“Las grandes ideas solo hablan a las mentes reflexivas;

Las grandes acciones a toda la humanidad”

Theodore Roosevelt. Presidente de EE.UU.

“En definitiva, solo preservamos lo que amamos,

Solo amamos lo que entendemos,

Y solo entendemos lo que nos han enseñado”

Baba Dioum. Ecologista Senegales.

“La única esperanza de alegría son las relaciones humanas”

Antoine de Saint-Exupery. Escritor.