You are on page 1of 14

ANTECEDENTES Y EMERGENCIA DEL TRABAJO SOCIAL DE GRUPO (“Emergencia y desarrollo del trabajo social de grupo: una aproximación histórica”. Bogotá, 2006).

Antes de la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX en Europa y América del Norte, y de su influencia en las primeras décadas del siglo XX en Latinoamérica, problemas como la pobreza, la enfermedad o la marginación social eran atendidos por la propia familia, el vecindario o la Iglesia, guiados por los principios de la caridad y la beneficencia. Con el incremento del desempleo, la pauperización de los obreros y el acceso de unos pocos a los medios de producción, los malestares sociales se agudizaron, desbordando los servicios de asistencia brindados por dichos actores sociales. Poco a poco, emergieron asociaciones para responder, institucionalmente, a las problemáticas sociales del momento. Entonces, surgieron los programas de asistencia social de diferentes organizaciones (privadas o estatales) orientadas a aminorar el estado de precariedad en que vivían algunas poblaciones. La acción social de esta época, basada en el voluntariado y en la benevolencia caritativa de quienes la practicaban, se adscribía más al ideario cristiano que a alguna reflexión teórica o sociopolítica sobre la realidad a intervenir.

La creciente problemática social planteó la necesidad de brindar formación dirigida a los agentes que se encargaban de asistir a los más pobres. Esta iniciativa, primero de institucionalización y luego de profesionalización, empezó a ser desarrollada en los Estados Unidos durante la última década del siglo XIX por Anna L. Daves y Mary Richmond con el apoyo de la Organización Social Caritativa (COS) de Nueva York. En 1903 se inauguró, en esta ciudad, la Escuela de Filantropía Aplicada con un curso de seis

sema- nas.3 En principio, esta formación se orientó hacia la práctica y la acción, más que hacia el análisis de los problemas o a la producción de conocimiento.

En los Estados Unidos, la experiencia de diferentes clubes juveniles y religiosos de autoayuda, fundados a finales del siglo XIX, abrió nuevas preguntas y caminos de intervención a la acción social y, por supuesto, a la profesión en emergencia. Clubes y asociaciones, como la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), fundada en 1851; la Asociación Cristiana Femenina de Jóvenes (WMCA), 1866; el Movimiento de los Settlement Houses (Centros Sociales Urbanos y Centros de la Comunidad), 1866; el Movimiento de Clubes de Niños, 1896, y los Boy Scouts, 1905, en Inglaterra, se presentan como antecedentes del trabajo social de grupo (TSG).

Según Friedlander, los primeros centros de servicio social y otras organizaciones de trabajo de grupo tenían una orientación de naturaleza religiosa y misionera, cuyo objetivo era incentivar la participación en las actividades de la Iglesia y en los procesos de educación religiosa, y “proteger a sus miembros de los peligros morales de la vida en la ciudad”.

Pero, comenzando el siglo XX, los principios y propósitos de los movimientos y asociaciones, especialmente juveniles, fueron cambiando. La nueva orientación ideológica tenía que ver con la consolidación de un sistema democrático de vida, por medio de la participación en agrupaciones pequeñas, la instauración de la responsabilidad comunitaria y el esfuerzo mundial por el alcance de las metas socialmente deseables.6

Paralelamente, en 1906, en la Escuela de Instrucción Cívica de Chicago se inició la enseñanza sobre grupos con un curso llamado “Clubes infantiles y

labor por medio de excursiones al campo”.

En 1920, Grace Coyle dictó el

primer curso de trabajo con grupos en la Escuela de Ciencias Sociales

Aplicadas de la Universidad de la Western Reserve.

Según Phillips, esta

misma Universidad, en 1926, otorgó el primer grado de maestría a estudiantes de trabajo grupal que cursaron el currículo Group Service.

Durante las décadas de los veinte y treinta del siglo XX, y ante los principios

y procesos coincidentes en el trabajo con grupos entre las organizaciones

juveniles e infantiles, se hicieron los primeros intentos por formular una definición de la emergente práctica profesional, esfuerzo que se registra en los escritos de Joshua Lieberman y de algunas trabajadoras sociales como Wilbur Newstetter, Clara Kaiser, y Margaret Williamson. Estas elaboraciones dan cuenta de la influencia, en el naciente TSG, de la educación progresiva proveniente “de las ideas de John Dewey y de sociólogos que participaban de manera activa en los movimientos de

autoayuda y que ingresaron como profesores en escuelas de trabajo social”.

En los años treinta, el trabajo con grupos se desarrolló a través de crecientes

y cuidadosos esfuerzos de personas de diferentes profesiones: maestros,

psicólogos y trabajadores sociales, quienes, paulatinamente, pasaron de un

enfoque recreativo a otro más terapéutico. Con este cambio, algunas

trabajadoras sociales, como Grace Coyle, reconocieron coincidencias entre

el trabajo con grupos y el trabajo social. Pero, el grueso de docentes ligados

a la formación de profesionales y trabajadores de grupo encontraban poca

relación entre ellos.

Las diversas experiencias grupales y elaboraciones de autores como Samuel Slavson, Joshua Lieberman y Wilbur Newstetter, realizadas entre

1930 y 1936, ayudaron a que la brecha entre el trabajo social y el trabajo

con grupos disminuyera. Estos autores se empeñaron en darle una base científica a la práctica con grupos por medio de experiencias controladas e incorporación de conocimiento de otras disciplinas.

Sus aportes nacieron en actividades con grupos que provocaron, a partir de

1934 y como resultado de un análisis de las mismas, la creación de una

sección dentro de la Conferencia Nacional de Servicio Social, con el propósito de recopilar literatura y estudiar la posibilidad de incorporar el trabajo con grupos al trabajo social.

Otro paso decisivo para la identificación del trabajo de grupos con el trabajo

social se dio en 1935, cuando Grace Coyle estableció, sintetizando el

pensamiento de la época y proyectando

los derroteros a seguir en otros

períodos, que el TSG tiende: 1) al crecimiento del individuo normal y a su

ajuste mediante la experiencia de grupo; 2) al desarrollo del grupo hacia

fines específicos; y 3) a la acción social, cambio social o cambio de la

sociedad por la experiencia de grupo.

Según Phillips, en ese mismo año, los editores del Social Work Year Book introdujeron el título “Social Group Work”, como una de las cuatro grandes divisiones del trabajo social, y presentaron un listado de artículos sobre el tema, dando otro paso hacia la aceptación del trabajo con grupos como parte del trabajo social.

A partir de la Conferencia Nacional de Trabajo Social en Montreal, en 1936, donde se le dio carácter de método profesional al trabajo con grupos, se inició una mayor influencia de las ciencias sociales sobre las prácticas del TSG, al tomar categorías grupales e instrumentos de interpretación de los problemas sociales. Phillips y Konopka registran que, en esta misma fecha, la Asociación Nacional para el Estudio del Trabajo de Grupo cambió su nombre por el de Asociación Americana de Trabajadores de Grupo.

En 1946, en la Conferencia Nacional de Trabajo Social, en Búfalo, Nueva

York, se reconoció oficialmente al TSG como método de intervención del

trabajo social. En este encuentro se hizo una elaboración comprensiva y

sistemática del método de TSG, en la que se particularizaron y recogieron

los desarrollos existentes desde principios del siglo XX. En el mismo año,

Coyle (citada por Rubí) escribió sobre la profunda relación entre las

experiencias de grupo y el trabajo social, al afirmar:

Un problema desconcertante ha minado el desarrollo de la conciencia

profesional; generalmente se define en términos de alineación y presenta el

dilema de si debemos ser educadores o trabajadores sociales. Mi esperanza

es que el trabajo social precise el uso consciente de las relaciones sociales,

cuando intervenga en la acción social, cambio social o cambio de la

sociedad, mediante las experiencias de grupo.

Según Vinter y colaboradores, desde 1940 hasta finales de los años cincuenta del siglo XX, emergió un período de síntesis en el desarrollo del TSG. Su definición se convirtió en tema de estudio y publicación de diferentes escritoras como Dorotea Sullivan, autora de La práctica del trabajo con grupos (1941); Gertrudis Wilson y Gladys Ryland, quienes

publicaron el primer texto sobre el método: Servicio social de grupo práctico (1949); Harleigh Trecker, quien escribió Proceso de grupo en la administración (1950), Servicio social de grupo: principios y práctica (1952) y Trabajo de grupo: fundamentos y fronteras (1955); Gisela Konopka, autora de Trabajo de grupos en las instituciones (1954); Clara Kaiser; Herbert Bucker y, en Canadá, Simoné Paré, quien publicó Grupos y servicio social (1956). Siguiendo a Vinter y colaboradores, los escritos de la época establecen dos principios fundamentales que deben orientar la práctica del TSG: la individualización y la socialización.

La influencia de la psicología social y su trabajo con grupos durante las décadas del treinta al cincuenta es notable para el TSG.

Elton Mayo con sus experiencias de laboratorio del test room entre 1928 y 1949, Kurt Lewin con su perspectiva dinámica, sus conceptos de espacio vital, locomoción y distancia psicológica como factores que circulan en el grupo como campo de fuerzas, planteadas a partir del método experimental; Lippit y White (seguidores de Lewin) con el establecimiento de los climas grupales derivados de los tipos de liderazgo; los estudios de bandas de delincuentes por parte de Trasher en Chicago, los análisis sobre la

[y] la psicometría y la sociometría de Jacobo

interacción de Bales ( Moreno.

),

Paulatinamente, el TSG fue incorporando las tesis y aportes de la dinámica de grupos, así como de las elaboraciones más amplias de la psicología social. De ella se toman diferentes conceptos como liderazgo, clima grupal, estatus y comunicación, y técnicas como la sociometría y el psicodrama. Buscando su identidad y con ello su reafirmación como método de trabajo

social, durante la década de los cincuenta se fue estableciendo la diferencia entre psicología social y TSG. Mientras la primera surgía con el nombre de dinámica de grupos y se señalaba como un sistema de interdependencia entre los miembros del grupo y entre los elementos del campo grupal (finalidad, normas, roles y estatus), muy concentrada en la investigación, “el TSG era un método para ayudar a la gente en su proceso de crecimiento social por medio de la experiencia grupal”.

Paralelamente, en los años cincuenta, la práctica de TSG se expandió de las instituciones y agencias sociales tradicionales para la acción del TSG como las organizaciones juveniles, los settlement houses y las casas comunales, a otros espacios de intervención como hospitales y clínicas de salud mental, hogares para niños, madres solteras y ancianos, sindicatos y la industria, y emergió el concepto de diagnóstico en TSG como síntesis de un trabajo formulado por Gertrude Wilson.

El creciente interés en el método de TSG durante las décadas de los cuarenta y cincuenta se registra, también, en la creación de un alto número de instituciones con programas de entrenamiento y formación en TSG.

Phillips, por ejemplo, asegura que, en 1943, 15 escuelas de trabajo social fueron reconocidas por la Asociación Americana de Escuelas de Trabajo Social, para ofrecer preparación sobre el emergente método profesional. En 1950, ya había 21 especializaciones en trabajo de grupo aprobadas por la comisión de acreditación de la Asociación, en 1954 este número se incrementó a 25, en 1955 disminuyó a 23 y en 1956 subió a 24.

Dantas plantea que, a finales de los años cincuenta, en Norteamérica se revela una paulatina unificación de la teoría y de la práctica del trabajo social por la emergencia del método profesional general del trabajo social y la definición de su estructura básica. Fue en 1958 cuando se publicó el célebre documento “Wor- king Definition of the Practice of Social Work”, en el cual, por primera vez, se formuló el concepto y los elementos del método general del trabajo social. En Brasil, en el mismo año, Helena Junqueira publicó un artículo en el que sustentó la existencia de un método básico o enfoque genérico del trabajo social.

La emergencia de un método profesional genérico tuvo consecuencias en el TSG. Ruiz asegura que 20 años después, al final de la década de los setenta, se registró en los Estados Unidos una declinación en la práctica del método del trabajo con grupos, hecho que se evidenció, de manera particular, en los programas educativos. Citando a Middleman y Goldberg, Ruiz afirma que “esta declinación debe asociarse con la hegemonía del enfoque genérico, ya que dicho enfoque se inclinó fuertemente hacia el trabajo con individuos y familias y el grupo pasó a segundo lugar”. No obstante, Ruiz, señala un resurgimiento en la producción teórica sobre el trabajo con grupos en los Estados Unidos en los últimos 20 años. Según esta autora, “habiendo madurado ya el método [de intervención profesional], han proliferado tanto la producción de textos como la investigación relativa a los grupos y su efecto”. Así, Ruiz cita los escritos de trabajadores y trabajadoras sociales que han realizado valiosos aportes al TSG, como Charles Garvin, Lawrence Shulman, Margaret Hardfort, Charles Zastrow, Helen Northen, Albert Alissi y Ronald Toseland. Infortunadamente, el acceso a las elaboraciones de estos autores es muy restringido, ya que no se encuentran fácilmente en las bibliotecas y colecciones de Bogotá.

HISTORIA DE TRABAJO SOCIAL GRUPAL (http://trabajosocial-cics- uma.blogspot.com.uy, 2011).

Durante más de veinte años el caso social individual fue el único método profesional reconocido Sin embargo la práctica del trabajo con grupos es de muy vieja data. Nace antes que apareciese el «social work» como profesión, y se desarrolla luego, desligado de este campo profesional. Ya en los años veinte los trabajadores sociales utilizaban el trabajo con grupos como forma de intervención profesional en programas de juventud, recreación, organización de campamentos de exploradores y en la organización y funcionamiento de los centros vecinales.

Todas estas experiencias van planteando la necesidad de sistematizar las formas y procedimientos de trabajar en y con grupos. El «group work» fue considerado inicialmente como un «campo de actuación», luego un «movimiento» y más tarde un «objetivo» o «meta». Pero a medida que se fue perfilando su enfoque, ámbito y modalidad operativa, fue adquiriendo el carácter de método específico del trabajo social.

ANTECEDENTES

Como lo acabamos de indicar, esta modalidad de trabajo no fue considerada cuando ya se había institucionalizado y profesionalizado el trabajo social, una forma de intervención profesional, aunque el «trabajar con grupos» era un procedimiento utilizado como forma de ayuda desde finales del siglo pasado.

Bajo el impulso de ideas humanistas y de preocupaciones éticas, sociales y religiosas, se inician en Inglaterra a mediados del siglo XIX, dos tipos de

movimientos que implican un trabajo con grupos, en los que se establece una cierta formalización de reglas de actuación para el logro de determinados objetivos. Por un lado, está el «settlement movement» y por otro las Asociaciones Cristianas de Jóvenes.

Quizás el antecedente más importante en este campo fue el antes mencionado «settlement movement» asociado a los nombres de Toynbee (el tío del conocido historiador del mismo nombre) y de Samuel Barnett. En los años ochenta del siglo pasado, Toynbee que a la sazón era profesor de la Universidad de Oxford, para mejor realizar su tarea de promoción de la gente, ocupaba una habitación alquilada, apenas amueblada, que le permitía vivir inserto en medio del pueblo trabajador y en condiciones similares. Su acción consistía, fundamentalmente, en compartir con ellos la vida en grupo.

El canónigo Samuel Barnett, fuertemente impactado por la acción de Toynbee organiza en su parroquia de San Judas, en Londres, un centro vecinal (settlement) al que denomina Toynbee Hall y que comienza a funcionar en 1884. En esta asociación no se atendían casos individuales. La actividad fundamental consistía en que los trabajadores, juntamente con estudiantes y profesionales sensibilizados, en relación amistosa (no profesional, ni de maestro a pupilo) organizaban actividades concretas en el campo de la ayuda médica, la educación (especialmente de adultos), la organización y funcionamiento de clubes de niños, jóvenes, etcétera.

Dos principios básicos inspiraban la modalidad operativa del Toynbee Hall:

1)

los problemas se resuelven mejor dentro del grupo.

2)

la

sensación de aislamiento y soledad que ha traído consigo la

los

grupos

organizados

compensan

a

los

ciudadanos

de

»revolución industrial».

En cuanto al espíritu que animaba este trabajo, está resumido en el ideal formulado por Barnett; «el que ayuda y el ayudado (deben estar) en amistosas relaciones».

Además de la experiencia de los settlements, se desarrolló otro movimiento que, por su misma práctica significa tanto la utilización, como la acumulación de una amplísima experiencia del trabajo con grupos. Se trata del movimiento que nació bajo la inspiración e impulso de George Williams, quien movido por preocupaciones éticas y religiosas fundó las Asociaciones Cristianas de Jóvenes conocidas en casi todo el mundo por las siglas YMCA e YWCA. El modo de acción corriente en esta organización ha sido y esla realización de actividades a través de grupos de jóvenes.

Aparecen luego otros movimientos: Boys Scouts, organización de campamentos programas de recreación, clubes de niños, etc., los cuales dan lugar al trabajo con grupos realizado con una cierta formalización de procedimientos.

Otras experiencias como los centros judíos, los camping y los campamentos femeninos, condujeron a un tipo de organizaciones que se denominaron «agencias de trabajo de grupo». Pero no sólo en el campo del trabajo social se desarrolla el trabajo con grupos sino también en el ámbito de la educación y de la psicología (casi siempre con propósitos terapéuticos).

Como bien lo señaló en su momento Gisela Konopka «las sombras de la Alemania fascista aumentaron la luz que las personas interesadas en el

trabajo de grupo habían tratado de arrojar sobre la importancia cualitativa

de la vida del mismo [

en esta época pareció conseguir entre los trabajadores de caso una mayor

apreciación del grupo y entre los profesionales de éste una mayor consideración de las dinámicas individuales».

].

La locura que hacía presa en sociedades enteras

Esta «metodología» influyó en experiencias similares en otros países, especialmente en los EE. UU. en donde adquieren un gran desarrollo los Centros Vecinales (Settlements Houses).

Años después, en ese mismo país, Slavson (a partir de 1912) inicia una aplicación más tecnificada del trabajo con grupos, cuando comienza su labor con colectivos de niños en las barriadas pobres. Con posterioridad, el mismo Slavson, juntamente con Joshua, organizan programas con grupos infantiles. Las experiencias de ambos van sistematizándose y fundamentándose científicamente; en 1931 aparece el libro Creative camping, publicado por ambos y en el que recogen sus experiencias.

Sin embargo, mucho antes, a comienzos de los años veinte, Mary Richmond y Edward Lindeman vislumbran las tendencias hacia el trabajo con grupos:

la primera habla de un «tratamiento social» que podría llamarse psicología del grupo pequeño, y Liedman habla de algunas modalidades en el trabajo con grupos.

Como el trabajo en los Settlements Houses adquiere un gran desarrollo, ellos constituyen un importante campo de aplicación del trabajo con grupos dentro de la experiencia norteamericana.

RECONOCIMIENTO DEL TRABAJO SOCIAL DE GRUPO COMO MÉTODO AUTÓNOMO DE TRABAJO SOCIAL

Con todos estos antecedentes, alrededor de 1934 se inicia un movimiento dentro del «social work» que tiene por finalidad definir la técnica y objetivos de este tipo de trabajo. Y es en el año 1935 cuando la National Conference of Social Work comienza a considerar al trabajo con grupos como una de las ramas del trabajo social y lo pone en igualdad con los otros tres sectores reconocidos dentro de la profesión, que en ese entonces se denominaban «caso social», «organización de la comunidad», y «acción social». En ese mismo año los editores del Social Years Book, introducen el «group work» como una de las cuatro partes del trabajo social. Todo esto no significa que para ese entonces se haya reconocido como método autónomo y específico de la profesión. Podemos decir que a mediados de la década de los treinta, el trabajo social con grupos es considerado un modus operandi de la profesión y como una de las especializaciones básicas, de ahí que se hablara del «trabajador de grupo» (group worker).

En 1936 se fundó la «Asociación Nacional para el estudio del trabajo con grupo», con el fin de «esclarecer y definir tanto la filosofía como la práctica del trabajo con grupo». Un año después Gertrude Wilson presenta a la NASW los estudios realizados por una serie de comités conjuntos integrados por «group workers» y «case workers».

Lo cierto es que el trabajo social con grupos sólo fue aceptado como un

método propio de la profesión, a partir de 1936, luego que Grace L. Coyle

presentó a la Conferencia Nacional de Trabajo Social el estudio que

fundamentó el nuevo método profesional. Este trabajo fue lo que podríamos

denominar el primer libro sobre el método de grupo como específico de la

profesión. En este estudio Qn becoming profesionalCoyle entiende por

trabajo social el «uso consciente de las relaciones sociales en el desempeño

de ciertas funciones de la comunidad» y a partir de estos parámetros de

referencia profesional analiza los atributos del «group work» en cuanto

campo de actuación profesional y concluye en lo que aquí interesaque

–“el trabajo con grupo como método cae dentro del más amplio campo del

trabajo social como método de intervención”.

A Coyle podríamos considerarla también como la primera profesora de

trabajo social de grupo. En efecto, desde 1928 en el Western Reserve

University of Cleveland, dictó una serie de cursos que denominó Group

Service Training Course, Sin embargo, fue Clara Kaiser quien dictó en 1935,

de acuerdo con la información de que disponemos el primer curso

expresamente denominado «Group Service Work». Se lo enseñaba como

método y como área y campo de actuación.

Si en lo referente al «caso social individual» queda claro que la primera sistematización del método se la debemos a Mary Richmond, es difícil decir quién es el «iniciador» o «inventor» del «trabajo social de grupo», en cuanto método autónomo de este campo profesional.

EVOLUCIÓN DEL TRABAJO SOCIAL DE GRUPO

Siguiendo a Rosa Resnick, podemos señalar cinco grandes etapas (hasta los años setenta) de la evolución de este método:

20’s: después de varias décadas de trabajo con grupos, en estos años se realizan los primeros estudios sobre este modo de intervención social.

30’s: el trabajo social de grupo es aceptado como método específico y autónomo de la profesión, básicamente como respuesta a los problemas de soledad derivados del deterioro del tejido social producido por el rápido crecimiento industrial y el proceso de urbanización.

40’s: período de síntesis en el que el trabajo social de grupo adquiere un

perfil propio. Se publican cuatro obras clásicas sobre el tema; todas ellas en

1949:
1949:

Social Group Work Practice de Gertrude Wilson y Gladys Ryland

Social Group Work de Harleight Trecker

Group Work with American Youth de Grace Coyle

Therapeutic Group Work with Children de Gisela Konopka

50’s: expansión de la práctica en varias direcciones. Se publica el libro de Gisela Konopka, Social group work: a helping process, publicado en español con el título de Trabajo social de grupo, una obra que se considera clásica dentro del trabajo social de grupo.

60’s: aparece el trabajo social de grupo como modelo de tratamiento. Uno de los hechos más significativos ha sido la elaboración de un «Marco de

referencia para el trabajo social de grupo», elaborado entre los años 1959 y 1963 por el National Group Work Practice Commitee, de la NASW de los EE UU. En ese documento se resumieron los cinco tipos de propósitos por los que se emplea el trabajo social de grupo: propósitos correctivos, preventivos, fomento del crecimiento social normal, el crecimiento personal y la responsabilidad y participación ciudadana.

70’s – 90’s: si consideramos la evolución del trabajo social de grupo a partir de los años setenta, en líneas generales podría afirmarse que este método de trabajo social se ha consolidado con una gran variedad de propósitos:

Recreativo y de tiempo libre.

Rehabilitación, para recuperar capacidades u orientar comportamientos.

Educativa-correctiva, para ayudar a personas con problemas de conducta.

Socialización, en el sentido de adquirir valores y modos de ser útiles para la vida en sociedad.

Terapéutica-educativa.

Prevención para anticipar problemas antes que ocurran.

Promocional para que la gente a través de una acción conjunta, como es la tarea en grupo, actúe para cambiar su medio y entorno social.

¿QUÉ

(http://www.fcpolit.unr.edu.ar/trabajosocial1/files/2013/06/TSG.pdf)

ES

EL

TRABAJO

SOCIAL

CON

GRUPOS?

LA DIFICULTAD DE SU CONCEPTO

Conocido universalmente por la denominación anglosajona de social groupwork o, simplemente, group work, no ha resultado, desde luego, fácil llegar a la formulación del concepto del «Trabajo Social con grupos». Lo mismo que el casework, el group work fue practicado mucho antes de ser definido. Lo que no deja de ser natural, máxime si se considera que la expresión era, sin duda, difícil de definir y que además entraba en concurrencia con otras locuciones en que intervenía el término «grupo», lo que no facilitaba nada las cosas. Por su parte, la sociología había desarrollado su propio empleo técnico de este último vocablo, refiriéndolo a toda asociación de individuos unidos entre sí por un interés común. Y habían ampliado progresivamente su estudio, incluyendo el de los fenómenos creados por el contacto de dos o más grupos, tales como el conflicto, la acomodación, la asimilación, etc. Todo ello motivó que hasta la propia National Conference of Social Work utilizara la palabra «grupo» en sentido sociológico, uso que, por obra y gracia de Thomas L. Cotton, del International Community Center Inc. de Nueva York, se remonta a la reunión por ella celebrada en 1925. Ahora bien, desde que el group work empezó a practicarse de un modo consciente como método, nació el afán de conceptualizarlo y empezó a sentirse la necesidad de definirlo.

SU DEFINICIÓN

Hoy son muy diversas las definiciones que nos ofrece la doctrina, como lógica consecuencia de la imposibilidad de hallar una fórmula perfecta o, al menos, lo suficientemente significativa como para poder merecer su aceptación general. En defecto de este consenso, se hace preciso examinar algunas de las más importantes. Utilizaré aquí para su exposición un orden cronológico y no temático, a fin de que en tan nebuloso campo se evidencien más fácilmente los cambios y matices debidos al transcurso del tiempo y a la evolución de las ideas, principios, enfoques, etc., que subyacen al concepto del group work y que, de un modo coloquial, he denominado en algún lugar su filosofía. He aquí algunas de las definiciones más influyentes en los últimos cincuenta años:

Margaretha Williamson (1928): «El group work se ocupa de los servicios respecto de los individuos en grupo, unidos por intereses comunes y guiados por medio de apropiadas y adecuadas actividades hacia una vida colmada para el individuo, y hacia

un espíritu de cooperación y una aceptación de la responsabilidad social para el grupo». Grace Longwell Coyle (1935): «El group work es un procedimiento educativo dirigido al desarrollo y adaptación social delos individuos por medio de una asociación grupal voluntaria llevado a cabo usualmente en el tiempo libre. Es preciso distinguirlo por un lado del enfoque casuístico que se ocupa de los individuos en una relación unipersonal entre el cliente y el trabajador social y, por otro, del enfoque masivo que maneja cientos de personas en la recreación o educación de masas con poca o ninguna posibilidad de individualización. La efectividad del group work

estriba en la interacción de un grupo de personas en presencia ligadas entre

sí por un interés común. Estos grupos varían en tamaño de acuerdo con el

tipo de persona y de interés implicado, pero para hacer posible el group work necesitan ser lo suficientemente pequeños y estables como para permitir el conocimiento mutuo a todos los miembros y algún conocimiento de los individuos por parte del líder».

Wilber I. Newstetter (1935): «Un proceso educativo para el desarrollo y ajustamiento de un individuo por medio de asociaciones grupales voluntarias, y el uso de estas asociaciones como medio para promover otros fines socialmente deseables».

Gertrude Wilson y Gladys Ryland (1949): «Consideramos el social group

work como un proceso y un método, por medio del cual la vida del grupo es afectada por un trabajador social que conscientemente dirige el proceso interactivo hacia el cumplimiento de metas que en nuestro país

se conciben en un marco democrático de referencia».

Rawiel (1949): «En el social group work pedagógico basado en la investigación científica y la experiencia, tratamos de relacionar el comportamiento humano con la satisfacción o no satisfacción de las necesidades básicas de: estar a salvo, protección, seguridad, un sentimiento de pertenencia, afección, estímulo, dependencia e independencia, reposo y soledad, ocupación y campo para la experimentación».

Dorothea F. Sullivan (1950): «Método por el cual un trabajador social hace

a diversos tipos de grupos capaces de funcionar de manera que la

interacción de los miembros, de una parte, y el programa de actividades, de otra, contribuyan al desarrollo del individuo y al logro de fines socialmente deseables».

Dr. Grace Longwell Coyle (1954): «El social group work, como el casework,

la organización de la comunidad, la administración y la investigación, es

reconocido ahora como un aspecto básico de la práctica del trabajo social.

Su característica distintiva estriba en el hecho de que el group work se utiliza

en las relaciones sociales dentro de la experiencia del grupo como

instrumento para el crecimiento y el desarrollo individual, y de que el group

worker se ocupa de desarrollar la responsabilidad social y la ciudadanía

activa para el mejoramiento de la sociedad democrática».

R. A. B. Leaper (1955): «El group work en relación con el trabajo de las organizaciones para la juventud será el estudio disciplinado de la dinámica

social de un grupo organizado de jóvenes, y la acción resultante para ayudar

al desarrollo de buenas relaciones dentro del grupo».

Younghusband Report (1959): «El social group work se dirige a proporcionar

a la gente una experiencia constructiva de la condición de miembro de un

grupo, a fin de que pueda desarrollarse individualmente en un mayor grado

y ser más capaz de contribuir a la vida de la comunidad».

Marjorie Murphy (1959): «1. El social group work es un método de prestar servicio a las personas, procurándoles experiencia en grupos. El desarrollo de la persona hacia su potencialidad individual, el mejoramiento de las aptitudes de relación y de funcionamiento social, y la acción social se reconocen como propósitos del social group work. El trabajador social

funciona dentro de un marco de valores éticos y sociales. 2. El social group work es un método genérico que puede ser empleado en diferentes escenarios».

Harold Esterson (1962): «Se cree generalmente que la recreación, la actividad del grupo y la experiencia del grupo contribuyen todas ellas a la satisfacción de algunas necesidades psicológicas. La recreación y la actividad del grupo ofrecen una oportunidad para la autoexpresión, el reconocimiento y la pertenencia. Análogamente, el hambre de cooperación y competición puede ser satisfecha mediante juegos de equipo o de grupo. El líder de la recreación que no emplea el método del group work se ocupa principalmente de facilitar actividades y programas recreativos, sin interesarse directa y conscientemente por la adaptación social o el crecimiento del individuo. Toda adaptación o crecimiento que ocurra es espontáneo. En contraste con la recreación, el group work es un método por el cual el group worker capacita a varios tipos de grupos para funcionar de manera que la interacción del grupo y las actividades del programa contribuyan al crecimiento del individuo y al logro de metas sociales deseables». National Association of Social Workers (1962): «El social group work es aquella parte del Trabajo Social en que el medio primario de práctica es el grupo, servido con el propósito de hacer efectivo el funcionamiento social de sus miembros. A este fin, el social group worker se centra simultáneamente en el funcionamiento de los miembros individuales y en el desarrollo del grupo como una entidad dentro de la situación social».

Ronald Lippítt (1962): «Mi empleo del término group work es genérico, más que especializado. Me refiero a todos los contextos en que los que lo practican profesionalmente utilizan sus valores y habilidades profesionales

para ayudar a un grupo a desarrollarse y a funcionar para propósitos tan diversos como el crecimiento socioemocional de los miembros del grupo, el desarrollo de la competencia en su cometido de los miembros del grupo, la facilitación de la productividad individual de los miembros del grupo y el crecimiento del grupo como grupo».

Dr. Margaret E. Hartford (1963): «El social group work es aquel método de Trabajo Social en que la experiencia del grupo es utilizada por el trabajador social como medio primario de práctica, con el propósito de producir el funcionamiento social, el crecimiento o el cambio de los miembros del grupo. La práctica del social group work incluye numerosas actividades diferentes que dependen del escenario de la agencia y de la definición del puesto de trabajo. Las funciones del group worker pueden incluir servicios a los grupos y a los individuos, la administración, la supervisión, la organización, el planeamiento del programa y la coordinación. Todas estas y otras actividades se consideran aspectos de la práctica del Trabajo Social. El método del social group work puede caracterizarse como aquellas actividades específicas del trabajador social con o en nombre del grupo en la que se emplea la experiencia del grupo en beneficio de sus miembros».

Gisela Konopka (1963): «El social group work es un método de Trabajo Social que ayuda a los individuos a elevar su funcionamiento social por medio de intencionadas experiencias de grupo y a afrontar con más efectivo éxito sus problemas personales, grupales o comunitarios». Robert D. Vinter (1966): «El group work es un modo de servir a los individuos dentro y por medio de pequeños grupos al objeto de producir cambios en los participantes-clientes. Este método de práctica reconoce la potencia de las

fuerzas sociales que se generan en el seno de los pequeños grupos y trata de dirigirlas en favor del cambio del cliente».

Walter A. Friedlander (1968): «El social group work se caracteriza por el hecho de que se lleva a cabo en el seno de un grupo y el proceso de ayuda se ocupa de los individuos en sus relaciones como miembros de un grupo».

Helen Northern (1969): «La práctica del Trabajo Social emplea el pequeño grupo como contexto y a la vez como instrumento mediante el cual sus miembros sostienen y modifican sus actitudes, relaciones interpersonales y capacidades, para hacer frente con efectivo éxito a su medio ambiente».

Marie-Antoinette Rup (1969): «El group work es un esfuerzo reflexivamente hecho para ayudar a los individuos a funcionar socialmente y a sostenerlos en la satisfacción de intereses comunes en cuya prosecución cooperan en grupo».

Ruth Elizabeth Smalley (1971): «El group work es un método para comprometer a un grupo como un todo y a sus diversos miembros en procesos de relación con el trabajador social y entre sí, para facilitar el empleo de la experiencia de grupo, a fin de alcanzar propósitos individuales y grupales, dentro de la finalidad de un programa de agencia o servicio».

Gisela Konopka (1972): mantiene la definición formulada en 1963, con la sola modificación que entraña sustituir la palabra “individuos” por la de “personas”.

Alan F. Klein (1972): «El group work es un método de ayuda a la gente por medio de una experiencia de grupo: una forma de ayuda social dirigida a

proporcionar a la gente una experiencia constructiva de la condición de miembro de un grupo, a fin de que sea capaz de desarrollarse como persona y de que sea capaz de contribuir a la vida de la comunidad». Harléigh Bradley Trecker (1972): «El social group work es un método en Trabajo Social por medio del cual los individuos en muchos grupos, en una variada gama de agencias de la comunidad, son ayudados por un trabajador social que guía su interacción en actividades comprendidas en un programa, al objeto de que puedan relacionarse con otros y experimentar oportunidades de crecimiento de acuerdo con sus necesidades y capacidades, para el fin del desarrollo del individuo, del grupo y de la comunidad. En el social group work, el grupo mismo es utilizado por el individuo con la ayuda del trabajador social como instrumento primario de crecimiento de la personalidad, cambio y desarrollo. El trabajador social se afana en ayudar a producir crecimiento individual y desarrollo social para el grupo como un todo y para la comunidad como resultado de la interacción guiada del grupo».

CONCLUSIÓN

La disparidad de concepciones que reflejan las definiciones expuestas es clara, como asimismo lo es que en ellas se evidencian las grandes líneas de evolución determinadas por el cambio de filosofía anteriormente aludido.

Así, de ser concebido el group work en 1935 como «procedimiento educativo» (Coyle) o como «proceso educativo» (Newstetter), pasa a ser considerado, a partir de 1949, como «método» (Wilson, Ryland, Sullivan, Murphy,Esterson, Vinter, Klein), y como «método del Trabajo Social» desde 1963 (Hartford, Konopka, Trecker), vinculándose ya exclusivamente al

campo del «Trabajo Social» a partir de 1952 (Sullivan, Coyle -1954-, N. A. S. W., Hartford, Konopka, Smalley, Trecker).

Por otra parte, mientras que para Williamson el group work se propone «una

vida colmada para el individuo, y un espíritu de cooperación y una

aceptación de la responsabilidad social para el grupo», algunos autores le

asignan como propósito «el desarrollo y adaptación social de los individuos»

(Coyle -1935-, Newstetter)

; uno añade al «desarrollo del individuo» «el del

grupo y el de la comunidad» (Trecker); otro, «la consecución de finessocialmente deseables» (Newstetter, Coyle -1949-, Sullivan, Esterson); otro, «el desarrollo de la responsabilidad social y de la ciudadanía activa para el mejoramiento de la sociedad democrática» (Coyle -1954-), y uno solo «el mejoramiento de las aptitudes de relación y de funcionamiento social y la acción social» (Murphy).

No falta quien aluda, como único propósito del group work, al «cumplimiento de metas que se conciben en un marco democrático de referencia» (Wilson y Ryland), o a «producir cambios entre los participantes clientes» (Vinter), o a «hacer frente con efectivo éxito a su medio ambiente» (Nortehrn), o «al funcionamiento social de los miembros del grupo» (N. A. S. W.), objetivo este último al que Rupp agrega el de «la satisfacción de intereses comunes», Hartford el de «el crecimiento o el cambio de los miembros del grupo» y Konopka el de «afrontar con más efectivo éxito sus problemas personales, grupales o comunitarios». Lippit, por último, le atribuye numerosos y diversos propósitos: «el crecimiento socio-emocional de los miembros del grupo, el desarrollo de la competencia en su cometido de los miembros del grupo, la facilitación de la productividad

individual de los miembros del grupo y el crecimiento del grupo como grupo».

Muestra del impacto producido por algunas de las definiciones mencionadas es la adhesión incondicional a ellas de tratadistas importantes. Así, por ejemplo, el profesor Leonard W. Mayo, de la New York School of Social Work, aceptó en la National Conference of Social Work, celebrada en 1935, la definición formulada por Coyle ese mismo año. Y, a su vez, Konopka en 1958 y Friedlander en 1968 hicieron suya la definición posterior de esta misma autora, dada a la imprenta en 1949.

Para Pernell, «la especial unicidad del group work radica en conceptos relativos a: 1) El grupo como entidad, su desarrollo como utensilio para asistir a los individuos en sus necesidades de crecimiento, a la vez que como instrumento para la expresión por el individuo de sus responsabilidades sociales; y 2) El empleo del contenido del programa y de su cometido, como medios para el compromiso, el crecimiento y el cambio tanto para el individuo como para el grupo como un todo. En una palabra, tanto lo que el grupo es como lo que hace, es de significativa utilidad en la ayuda a los individuos y a su sociedad».

Prescindiendo ahora de éste y otros importantes aspectos del «Trabajo Social con grupos», así como de sus especiales características y de su específica problemática tanto en la teoría como en la práctica, que merecen ser abordados con la debida amplitud en la primera ocasión propicia, estimo, por mi parte, para terminar este apresurado recorrido doctrinal por la vidriosa cuestión de su noción, que el group work es, en definitiva, un método de Trabajo Social que representa un concepto-puente entre el «Trabajo Social

con individuos» y el «Trabajo Social con comunidades» y que, dotado de un contenido y unos valores distintivos que le son propios, es aplicable en diferente intensidad a los variados propósitos y tareas del Trabajo Social, y lo bastante importante como para que su preservación y desarrollo se considere fundamental para el continuo enriquecimiento de la práctica profesional en su conjunto.