You are on page 1of 1

GUÍA BASICA PARA LA INTERPRETACIÓN DEL INFORME

I. Áreas de evaluación según los instrumentos

Batería de evaluación de los procesos lectores. Revisada (PROLEC - R)

Procesos semánticos

Están formados por los siguientes subprocesos: el responsable de extraer el
significado del texto, el proceso encargado de integrar ese significado en la
memoria, y los responsables de los aspectos inferenciales.

 Extracción del significado: se trata de responder a las preguntas “qué, cómo,
dónde, cuándo”, asigno los papeles de agente de la acción, lugar donde ocurre
la acción, tiempo, objeto de acción, etc. Sub área del informe: Comprensión de
oraciones.
 Integración en la memoria: las oraciones que se leen forman parte del contexto
donde ocurre la acción, para darle sentido a la misma. Los conocimientos que
se activan permiten entender el mensaje que se transmite en la oración y al
mismo tiempo se enriquecen con la nueva información. Sub área del informe:
Comprensión de textos.
 Procesos inferenciales: no son independientes a los otros procesos, son
complementarios e interactúan con él. Estos procesos nos ayudan a enriquecer
nuestro conocimiento y desarrollar nuestro pensamiento. Sub área del informe:
Comprensión oral.

II. Prueba de evaluación de la dislexia específica (PEDE)
La prueba está formada por ejercicios que evalúan la repetición de sonidos ante la
repetición o lectura de los mismos. Dichos ejercicios se encuentran organizados en
dos áreas:

 Nivel de lectura: donde se evalúa la repetición de sonidos de letras y el
reconocimiento de su nombre (fonología). Se proponen actividades de
codificación (identificar sonidos dentro de sílabas y palabras) con una
dificultad creciente.
 Errores específicos: donde se exploran las faltas más recurrentes en las que
incurre la persona con pronóstico de dislexia. Estos errores pueden consistir en
letras confundibles por sonidos al principio de la palabra, letras confundibles
por grafías semejantes, inversiones de letras, inversiones de palabras
complejas, inversiones de letra dentro de la palabra e inversiones de orden de la
sílaba en la palabra.

Como se puede apreciar, ambos componentes son esenciales en un lector eficiente
y detectar déficits en cualquiera de las dos áreas a temprana edad proveen de un
mejor pronóstico de recuperación con la debida intervención.