You are on page 1of 13

LA ENSEÑANZA DEL DIBUJO: UN RECORRIDO

POR EL MODELO ACADÉMICO DIFUMINADO
EN LA PRÁCTICA ESCOLAR
Pablo Celada Perandones1
Nicolás Alonso Castro2
Universidad de Burgos

Empezar a hablar de la historia de la enseñanza del dibujo en la escuela primaria quizá
es una entelequia, pues no existe, al decir de Ricardo Marín, porque «no ha sido escrita,
al menos en el caso español, con el rigor y la profundidad que el tema merece».3 Para
Fernando Hernández, otro de los pesos pesados en este artístico campo, tratar de histo-
riar la enseñanza del dibujo «es una aventura pionera», debido «a la idiosincrasia de la
sociedad española y de los historiadores de la educación respecto al aprendizaje de las
Artes».4
Por otra parte, la presunción de considerar que las habilidades artísticas son pro-
ducto de un don natural y la carga de la tradición que equipara al artista con un genio,
desde la primera infancia, han hecho que el interés por la materia no vaya más allá del
aprendizaje de destrezas vinculadas al desarrollo industrial y la educación de operarios,
la libre expresión y la utilización de algunos elementos del lenguaje artístico formalista.5
Desde el plano histórico-educativo, es sabido que la enseñanza del Dibujo fue con-
siderada como estudios de aplicación, incorporándose al plan docente en la década de
1860 al crearse la cátedra de esta artística disciplina en Normales e Institutos. En su de-
sarrollo, el material del Aula de Dibujo se basaba en preciosas reproducciones de obras de
arte clásicas, especialmente de figura y de adorno, en varias colecciones de carpetas con
dibujos de diferentes estilos y en numerosos objetos que aportaban los propios alumnos,
profesores y particulares.
En este recorrido se han ido manteniendo y/o degradando las prácticas escolares en
la enseñanza del Dibujo, viéndose reducidas a la copia o mera reproducción, con poco
valor artístico y estético, bajo un modelo supuestamente académico basado en la míme-
sis. En nuestros días, las enseñanzas artísticas están siendo reducidas a la mínima expre-

1. Dirección de contacto: pcelada@ubu.es
2. Dirección de contacto: nico@ubu.es
3. MARÍN VIADEL, Ricardo: «La Historia de la enseñanza del dibujo en la Escuela Primaria», en HER-
NÁNDEZ, Fernando y PLANELLA, Montserrat (Comp.), II Jornades d’Història de l’Educació Artística, Barcelo-
na, Facultat de Belles Arts, 1996, p. 5.
4. HERNÁNDEZ, Fernando: «La Historia de la Educación Artística: recuperar la memoria para compren-
der y recuperar el presente», en HERNÁNDEZ, Fernando y TRAFÍ, Laura (Comp.), II Jornades d’Història de
l’Educació Artística, Barcelona, Facultat de Belles Arts, 1994, p. 147.
5. Ibíd., p. 148.

tras la controversia que ha provocado la implantación de la LOMCE. dibujos de modelo vivo. Cátedra. en una lucha entre cosmopolitismo y 6. P. y que supusieron los privilegios o ascendencia de la Academia sobre los gremios. 68-73. quien en el epílogo a la obra de Pevsner antes referido. En efecto. Baste una sutil referencia a Francisco Calvo Serraller. El 1 de febrero de ese mismo año tiene lugar su primera reunión funda- cional. Redefinir la enseñanza del dibujo. solo. 7. aritmética. Barcelona. sin duda elaborado por Lebrun. dibujos de modelos. se establecieron reglas. Alonso. Francisco: «Epilogo: Las academias artísticas en España». astro- nomía e historia. en especial a las academias para la formación de artistas desde el Renacimiento. anatomía. muda. no es posible detenerse en recovecos del tiempo. siguiendo a Pevsner. donde las tecnologías de la in- formación y comunicación dominan nuestro quehacer cotidiano. Celada. en Ibíd. Fernando: Educación y cultura visual. Hasta la década bisagra del pasado siglo XX. pp. Sevilla. Nikolaus: Las Academias de Arte. No obstante. asentándose en 1656 en el Louvre. PEVSNER.7 el 20 de enero de 1648 M. impresas el 9 de Marzo. HERNÁNDEZ. que la perspectiva o la geometría y tal vez incluso que el dibujo. 209-239. en el superior. La creación de la Real Academia de San Fernando fue causa del surgimiento de es- cuelas de dibujo locales. Octaedro-EUB. ésta se ha centrado en los manuales académicos. 8. Definir qué es la educación artística en nuestra época.6 Ahora bien. geometría. Huelga decir que las continuas polémicas abrieron una brecha entre artistas y artesanos. si hablamos de enseñanza del dibujo nos tendremos que remontar al surgimiento de las distintas academias. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 41 difuminado en la práctica escolar sión —casi eliminado las horas—. en estre- cha relación con la ideología ilustrada y en constantes enfrentamientos con los gremios a los cuales los ilustrados atribuían prácticamente todos los males degenerativos. afectando sobremanera a la asignatura de Expresión Plástica y Visual. escuelas de bellas artes y escuelas de artes y oficios cuyo fin era la implantación de una pedagogía racional. pp. Los académicos proporcionaban certificados en materia de arte aunque su principal tarea era educativa. ha evolucionado y pervivido como educación estética o se ha apoyado en la creatividad del niño. los discursos que se debían exponer en las reuniones de negocios ante un auditorio de miembros y estudiantes. bajo nuevos supuestos más actualizados. el dibujo se presenta como la herramienta básica del aprendizaje artístico. más que una biblioteca.. incardinadas en la definición de cultura visual. Por limitaciones de espacio. CALVO SERRALLER. Madrid. La secuencia de dibujo de dibujos. 1982. se producen nuevos enfoques y denominaciones. se consideró para el avance del arte en Francia. Charmois propuso al rey Luis XIV un memorándum que en su parte final contiene un programa de educación artística. se consideraba la base del plan de estudios académicos. Sin lugar a duda. nos lleva a ampliar el concepto disciplinar del dibujo por el de artes visuales. Valencia y Barcelona hasta la fundación de la Real Academia de San Fernando el 12 de abril de 1752. supone un nuevo reto. fue cabeza rectora y modelo para el resto de instituciones académicas que proliferaron por el país. 2003.8 hace un recorrido por los avatares de las distintas academias del XVII que funcionaron en Madrid. o principalmente. N. . el estudiante debía hacer copias de los dibujos de sus profesores. perspectiva. En el inferior. Además. En un rápido apunte o mapa de situación histórica de la enseñanza del dibujo. en el que se acentúa la necesidad de un conoci- miento profundo de la arquitectura. dibujo del natural. la sociedad cambia. Las reglas de 1663 permitían dividir el curso en inferior y superior.

Arthur: Una historia de la educación del arte. Historia de la Educación.16 9. 2003(reim- presión).13 no sólo en la práctica sino intentando comprender el mundo a través de las imágenes.. Burgos.). 14. las denominaciones o valores asociados. SEDHE-UBU. 15. 2006. pone en relación. abierta por el Consulado del Mar en la ciudad de Burgos. Crítica. p. Miguel y MONTES MORENO. 2002. 164-195. Vol. Revista Interuniversita- ria. 23-46. 1982. Sin embargo. 2003. a menudo. La estética. Soledad: «Las miradas y la cultura empírica esco- lar». POZO ANDRÉS.11 El paisaje ha ido cambiando. Alberto: Leer imágenes. en JIMÉNEZ. MIRZOEFF. «Cuando utilizan imágenes —señala Burke—. su testimonio suele utilizarse para ilustrar las conclusiones a las que el autor ya ha llegado por otros medios. y no para dar nuevas respuestas o plantear nuevas cuestiones». 10. Barcelona. MARIN VIADEL. por otra parte. recons- trucción y representación de las prácticas escolares en el aula». 223-224. en función del mundo imaginario que construye. cit. La mirada de una imagen se fija en. pp.: «Presentación. 2003. Barcelona. al igual que los énfasis. cierra los ojos. Un ejemplo es la Academia de Dibujo. reproduciéndolas en sus libros sin el menor comentario. Una historia privada del arte. deja. 11. Sección 3 casticismo. Pino: Los recorridos de la mirada. el ámbito de las representaciones mentales no son estereotipos fijos e inmóviles: pertenecen a la cultura y son una construcción mental de los sujetos. Barcelona. mantiene presente al mismo tiempo. BURKE. Peter: Visto y no visto. . o sea. El uso de la imagen como documento histórico. Pablo [et al. IBÁÑEZ PÉREZ. 2002. Historia de la Educación. pp. Ángel C.42 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación. PARINI. se aísla. se dirige. En los casos en que las imágenes se analizan en el texto. Alfredo. ya que las interpretaciones parten de los sentimientos y de la formación de cada quien. Alberto C. 281-291. 2. Vid. BEAS MIRANDA. 13. 32. MANGUEL. económi- co y personal es innegable.15 Más allá de la manifestación cultural que una imagen tiene. por la circunstancia antes aludida. reposa. en los tiempos que corren. resultaría ciertamente interesante reparar en el capítulo VI de la mentada obra —El renacimiento del arte indus- trial y la educación actual del artista—. Ibíd. VILANOU. pp. elige. MOREU.10 que trata de los diferentes grados de influencia de la reforma de las escuelas de arte por parte de los movimientos contemporáneos sobre el desarrollo de las academias de arte. Su contribución al desarrollo del progreso social. es obvio. Burgos. Pretendemos traspasar. el umbral de la contemplación y realizar una lectura comprensiva. vuelve. Propuestas históricas. Revista Interuniversitaria.9 Si posible fuere. Nicholas: Una introducción a la cultura visual. Alianza editorial. Ibíd. Barcelona. más allá de su análisis estético y formal. J. 291-315. CELADA. pp. etc. op.14 esto es. del espectador. pp. Conrad: «La estética en el origen del discurso pedagógico». se desplaza. SEDHE-Dpto.] (coord. la inclusión de su necesaria enseñanza no ha sido puesta en duda hasta nuestros días. Etnohistoria de la escuela. 25. los historiadores suelen tratarlas como simples ilustraciones. Paidós. no tanto del hacer cuanto del ver. reflexiona. en XI CNHE. 12.. 344-353. 12. pp. Imprenta Aldecoa. Ciencias de la Educación (Universidad de Oviedo). La acreditación de saberes y competencias. diferentes auto- res se hayan ocupado de retomar discursos y relacionar conceptos teórico-estéticos. 16. está el estudio sobre el contenido de la misma. tiene en cuenta. Mª Mar del: «Imágenes e historia de la educación: construcción. EFLAND. pasa de … a ….12 En este sentido. Oviedo. 2001. nada debe extrañar que. fragmenta.: Historia de la Academia de Dibujo de Burgos. 2001. Madrid. entre la historia y la pedagogía». Paidós. 2013. Paidós.

que no fue adquirida. aunque tenía recomendación real.21 aunque mayor acogida re- cibió el popular curso de Villanueva. colegios. 45-68. pp. como modelador de la sensibilidad —como indicaba W.17 Pero no adelantemos acontecimientos. ANA (eds. en 1838. pro- cedente del Ministerio de la Gobernación. que da en el Conservatorio de Artes de Madrid D…. después de la educación religiosa.23 Llama poderosamente la atención. la parte 17. sin olvidar tampoco los cuadernos. MEDA. Alonso.3 (36). en MORENO MARTÍNEZ. Los Libros de la Catarata. 14. Se da en los inicios de las Normales. que los maestros tratarán de irrigar en las escuelas de primeras letras. ACASO. Juan de la (ed. anunciando su uso en las «escuelas primarias. pp. institutos y demás ense- ñanzas de delineación». 351-384. 2012. s. Juan de la Cuesta (editor). 107. Juan Bautista: Geometría de dibujantes. Eisner— y desarrollo de la percepción e imagina- ción. [1841]. s. factor principal de la creación. [1838]? Obra ofrecida por el Ministerio de la Gobernación a la SEAPL. E.n. Bienvenido y RAMOS RUIZ. pues «estas dos asignaturas son ya especiales de la mujer. 18. Es evidente. Juri: «Los dibujos infantiles como fuentes históricas: perspectivas heurísticas y cuestiones metodológicas». 24. 625-637. Isabel: «Exposiciones de cuadernos escolares: una aproximación a la historia de la escuela». PEYROUNET. y que se vendía en la librería de Miñón por 8 rs. 139-165. VII. s. Madrid. Se halla en la Biblioteca de la SEAPL.22 especialmente por la divulgación que de él hacía el BOP. Valladolid.): Manual completo de instrucción primaria para las niñas. MARTÍN FRAILE.d. 21. ils. 2014. Boletín Oficial de la Provincia de León. 2009. Tratado de dibujo lineal. por D…. pp.d.). y SEBASTIÁN VICENTE. Madrid. plantea- miento intelectualista de la educación tradicional. giradas por el Ministerio de la Gobernación y que éste ofrecía a las Sociedades Económicas de Amigos del País. SEPHE-CEME Uni- versidad de Murcia.1. set. pero bien vendrá emprender un pequeño repaso por las visiones de la enseñanza del dibujo sirviéndonos de la cultura material de la es- cuela. en los albores de la implantación del sistema de instrucción pública y mucho más aún desde la expansión escolar. garabatos18 y hasta incluso se nos permita algún borrón. Celada. María: La educación artística no son manualidades: nuevas prácticas en la enseñanza de las artes y cultura visual. 19. [447 p. N. trazos. recientemente reivindicada.-dez. 20. como hemos podido comprobar.19 particularmente por las ilustraciones que nos brindan. o sea. Revista Brasileira de História da Educaçâo. History of Education & Children’s Literature. su valor educativo. por los libros/textos escolares —manualística—.] pp. obras con marchamo de recomendación real. 2012. Isaac: Curso de dibujo industrial o lecciones dadas en la enseñanza de la delineación aplicada a las artes y a las máquinas. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 43 difuminado en la práctica escolar Nadie pone en duda el poder de las imágenes. Antonio: «Del garabato y los palotes a la escritura: notas sobre la génesis y el concepto de preescritura». 22-12-1841. el carácter acentua- damente intelectualista que ostenta en España la «educación nacional». VILLANUEVA. uno de los primeros indicios localizados sobre la metodología de la enseñanza del dibujo en los centros docentes se registra en las producciones de Pe- yrounet. P. si bien no todas fueron adquiridas. Patrimonio y Etnografía en la escuela en España y Portugal durante el siglo XX. por ser modelo predominante.d. sobre todo. 1854. 23. Pedro L. Murcia. 22. 446. que fue ofrecida y consiguientemente adquirida por la Sociedad Económica de Amigos del País de León en 1838. p. «Dibujo lineal y de adorno». y forman.. Un ejemplo es la referencia que Juan de la Cuesta:24 «Son elementos de Dibujo aplicados a las mismas Labores. VIÑAO FRAGO. empero.20 En este campo. s. Hagamos palotes. en CUESTA. sabedores a su vez de la importancia que el Dibujo tiene como fuente histórico-educativa desde la in- fancia. . [1838]? Obra con recomendación real. que la práctica escolar actual convierte este territorio en mera instrucción artesanal.

al cual se han adaptado las distintas metodologías docentes. de las flores y de las frutas. p.»26 «En el tratado de Dibujo de adorno. estas líneas nos recuerdan los programas de la sección femenina después de la guerra civil. des- pués por el cosido y últimamente por el adorno y bordado. invertiremos aquí el orden acomodándonos a lo que se practica en la enseñanza» . una continuidad temporal teñida de consecuencias ideológicas. 352 (Introducción). Retomando el discurso. Sección 3 principal y más práctica de los conocimientos que debe poseer. para las que son suficientes unas ligeras indicaciones de la instructora y la práctica de las discípulas». Ibíd. pp. y todo ello presuponía unas disposiciones supuestamente de clase y de gé- nero. p. según el mayor o menor gusto con que se quiera embellecer o agraciar un objeto. Por eso he creído que debía metodizar mucho las materias que abrazan. comparándolas siempre con las figuras geométri- cas a que más se aproximan por su semejanza con éstas. que podemos interpretar dentro de un marco acadé- 25. como en su momento se verá.. He invertido el orden con que presenta la ley estas nociones. En el Dibujo lineal nos limitaremos a dar una idea sencilla. fundamentalmente en éste nos extenderemos un poco más para que sirva de base e introducción al corte y guarnición de trajes. 351-352 (Introducción). así en estos como en todos los demás. Ibíd. de cuyas nociones depende en gran parte la seguridad y exactitud del contorno. Después pasaremos al contorno de las hojas. 26. para demostrar que la combinación de las diferentes figuras geométricas nos da ya por si sola.27 «El orden natural exigía que tratásemos estas materias principiando por el corte. sobre estas materias diferentes autores. exponiendo el método.. pero como se enseña a coser antes que a bordar u a cortar. Vol.28 Sin ánimo de hacer ostentación ni propaganda. Nada nuevo añadimos a lo que ya han escrito. cuya delineación nos debe ya ser fácil. pp. 28. combinarlos. Ejemplo de ello es el método Hendrickx. VIII-XIX (Prólogo). siempre ha estado presente en la enseñanza de las artes un fin propedéutico. haremos primero la debida aplicación del dibujo lineal. Ibíd. sin perjuicio de que las maestras vayan a la vez haciéndolas ocuparse de aquellas labores sencillas. . y por último daremos algunos dibujos para bordado.. y darlas toda la extensión compati- ble con la edad y los demás estudios de las niñas. otra más vistosa y de grande aplicación. 351-352 (Introducción). y hasta inventar en su caso los que deseen su fecunda imagina- ción regulada por el buen gusto. y al mismo tiempo que al cosido se dedica comúnmente a las jóvenes al dibujo. y para esto son de gran interés los principios de dibujo lineal y de adorno.25 «Dibujo lineal y de adorno. entresacando cuanto de más interés han escrito los que me precedieron. «que convendrá adaptarse por las jóvenes para copiarlos. 2. etc.44 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación. de los que están entresaca- das estas ideas y doctrinas «que ofrecemos sin pretensiones de originalidad». porque como entre las labores propias del sexo está el adorno de las prendas de vestir.. pero que sea bastante para el conocimiento y trazado de las figuras geométricas más principales. Ibíd. naturalmente se concibe que deben aprender con antelación. 27. cuya base es la sencillez». sino un apunte meramente crítico por coincidencia y verosimilitud.

en la práctica supuso la estandarización o reciclado del modelo académico. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 45 difuminado en la práctica escolar mico.] 30. p. ha facilitado el estudio del dibujo. D.L. se compone de un Atlas con su texto explicativo. Sobre este particular. proporcionándole recursos para perfeccionar y hacer más beneficioso el trabajo. s. Madrid. AVENDAÑO.: Curso de Geometría y dibujo lineal aplicado a las labores. por ejemplo. Así. 82. merced a los nuevos méto- dos… Entre dichos métodos. gestión que. de 5 de mayo de 1866. mandando «se inserte en el presente periódico oficial para su publicidad y efectos correspondientes». donde se educa la gran masa del pueblo. racional hasta el extremo. Tal ordenamiento llegaba a provincias. con visión crítica. con la particularidad de ofrecer además un enfoque práctico y de género. N. se ha hecho ya vulgar. habida cuenta de la adaptación en buena parte de su contenido para su aplicación a las labores. dice: «[…] ha fijado su atención en el dibujo en sus diferentes ramos y numerosas aplicacio- nes como preparación y base de los oficios y artes industriales.).29 Fue útil y práctico. a tenor del oficio de Higinio Polanco. 1. 1854. En suma. para que se han abierto clases muy concurridas por artesanos y obreros en la Capital y en otras poblaciones del Reino. Joaquín: Manual completo de instrucción primaria: elemental y superior. g. han producido ya excelentes resultados. constituye un auténtico manual para la enseñanza del dibujo. el de Hendrickx particularmente. B. Estudio de lujo en otros tiempos. elevada. a pesar de su título modesto —curso—.d.31 Desde otra óptica. Celada. prescindiendo de medios auxiliares costosos y graduando metódicamente los ejercicios. y el de adorno. reflexión verdaderamente filosófica. es como se logrará inculcar a éste el buen gusto y fomentar su inclinación a nobles y puros goces. del Ministerio de Fomento. Crescencio Mª. 9-07-1866. intro- ducido en las escuelas normales y superiores de primera enseñanza. con objeto de divulgar y aplicar el método dispuesto. luminosidad ciertamente europea.30 Crescencio Molés fue uno de los autores que tempranamente arregló su obra a los procedimientos empleados por el método Hendrickx. conve- nientemente modificado. la Reina (q. permitió un acercamiento entre el dibujo artístico y geométrico. Para instruir a los aspirantes al magisterio y a los maestros en ejercicio…». o la adaptación de lo natural a lo artificial en la interpretación o creencia que toda figura puede reducirse a líneas o figuras geométricas. acomodando el régimen y marcha de las escuelas de la niñez. .. a la sazón jefe político. Alejo de Vicente. 31. [1106 p.O. y los han de producir mayores en lo sucesivo. […] En su virtud. MOLES. Alonso. […] Solo llevándola a las escuelas elementales y a las de adultos. más idealis- ta. P. que gozó de gran repercusión y popularidad y tiene su punto fuerte en la geometrización de la representación. la R. El dibujo lineal. comu- nicada por el Director general de Instrucción Pública a los gobernadores políticos. [ha] tenido a bien dictar las disposiciones siguientes: Formarán parte del programa de la enseñanza elemental las nociones de dibujo.P. se reivindicaba el valor de lo bello y la 29. una obra que. simplificando los proce- dimientos. de conformidad con el dictamen del real Consejo de Instrucción Pública. en León se produjo el 6 de julio de 1866.O.

31-01-1901. se organizan numerosas excursiones. Madrid. obligó a reglamentar la concesión de pensiones destinadas a quienes estuvieran en disposición de ampliar y/o perfeccionar este tipo de estudios. Sección 3 importancia de la estética como categoría antropológica. Pablo: «En medio del ambiente: Aportaciones de la pedagogía krausoinstitucionista a la edu- cación medioambiental». porque la copia solo es un engaño. 57-125. Pintura. pp. Imprenta de la Diputación provincial. sentimiento de lo bello y entusiasmo por producirlo. 28-02-1886. no tiene otra función que hacernos reparar en la belleza del campo. pp. BILE. lo bello y lo bueno. v. pp. Moncloa y monte del Pardo.41 En resumen. «Excursiones escolares fuera de Madrid» y «Excursiones escolares de la Institución». 2007. GINER. entenderla. Cambio educativo y cultura de la sostenibilidad. COUSIN. Imprenta de Fortanet. 38. gr. era una de sus pasiones. según Cossío.39 Pintar un paisaje puede suponer un cúmulo de sensaciones. Sevilla. evocarla a voluntad en la fantasía. Tirant lo Blanch. BILE. pp. 40. Florida. 1874. 165-169. con mayúsculas. la repercusión que el referido mé- todo obtuvo en la sociedad. muebles y objetos de arte. COSSÍO. p. 57-62.: Compendio de Estética. BILE. 1873. pp. se visitan ruinas. 30-06-1897. Grupo Editorial Universitario. 1882. en las que se hace participar al alumno del pla- cer y la fatiga de la investigación: «En busca de restos monumentales. 217. 2. Vol. «La pintura del paisaje. el pensamiento de Cousin o el compendio estético de Krause. como en algún momento brevemente también hemos tratado de poner de manifiesto. Librería de Pascual Aguilar. 87. supone cultura estética. 15-09- 1882. 35. TORRES CAMPOS. León. 490. 36.35 Educación artística que.46 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación.40 La pintura del natural es uno de los objeti- vos más preciados de las salidas. Natividad Isabel: La enseñanza-aprendizaje del arte. Agustín (ed. pp. cuadros. BILE.34 la educación artística. [Tra- ducción de Manuel Mata Sanchís]. especialmente por el atractivo que despertó en muchos jóve- nes con habilidades artísticas. un seductor anhelo.). Una innovación educativa de la Institución Libre de Enseñanza. ORTEGA MORALES. 37. 2002. en Agustín ESCOLANO. [Traducción de Francisco Giner de los Ríos] 33. Escultura y Agricultura. Valencia. 447. a veces dirigidas por el pintor Aureliano Beruete. COSSÍO. según Cossío. Manuel Bartolomé: «La enseñanza del Arte». Francisco: «Espíritu y Naturaleza». 14 p. 1880. como sucintamente ha recogido Ortega Morales.37 Especial importancia se da al dibujo al natural.38 El dibujo al aire libre «maravillosamente despierta el espíritu de observación y el amor a la naturaleza y al arte». el único.33 En este recorrido. F. El estudio del arte abarca las mani- festaciones armónicas de todas las épocas. Ch. singularmente monumentos y obras maestras de la pintura española. 33. Valencia. entre otros. Manuel Bartolomé: «Sobre la enseñanza del dibujo en la escuela». desarrollo del gusto. Rafael: Conferencia sobre viajes escolares.. CELADA. Reglamento para la concesión de pensiones a jóvenes de la provincia dedicados a los estudios de Dibujo. se hicieron para captar las esencias de los paisajes del puente de San Fernando. sobre todo al Museo del Pra- do. y 220. C. KRAUSE. logrando a veces hallar cosas ignoradas». 39. 41.32 Pero el interés de muchos escolares y. GINER. 15-10-1882. 7-9. 15-04- 1886. Numerosas excursiones. con la emoción correspondiente». y 136. 134. 8-10-1880. 221-232. Francisco: «Discurso inaugural del Rector D. en la ILE se produjo una 32. un enorme impulso se debe a los comprometidos profesores que vivificaron la Institución Libre de Enseñanza: el Arte. 197-208. pp. sobre todo. Víctor: De lo verdadero. gustar de ella. a menudo fuera del ámbito escolar. 100-101. 96-97. pp. Granada.36 Hasta el rico patrimonio español. podemos citar. BILE. especialmente pp. Gironés y Orduña. . Francisco Giner de los Ríos en la apertura del curso académico 1880-1881». 34. casa viejas y casi todas las iglesias que se encuentran. 137-144.

estudio.: CARREÑO RIVERO. 1917..: MONTES MORENO. y sin perder el hilo institucionista. [Bi- bliothèque d’Éducation et de Récréation] 43. SEDHE-UVA-CEINCE. Pablo (ed. 1897. 323. a la vez que se extiende un concepto integral de la estética: en modales. 44. contemplación y estudio de la naturaleza. La Escuela Moderna. 48. Revista Pedagógica Hispano-Americana. por D. 194 p. 47. Dos siglos de perspectiva histórica. 2003. se pretende el desarrollo de la capacidad de captación de la belleza y de la sensibilidad creativa. 47-57. pp. . Pedro de A. argumentando a favor de la inmediatez de lo bello. XXX. Rosa: «Edu- cación artística».. en otro tiempo. 169-170. Barcelona. comment on apprend á dessiner. es guardar como 42. El Burgo de Osma (Soria). p. Y tampoco deja de ser curioso para los. Librería de Juan y Antonio Bastinos. desde el periodo de entre siglos XIX-XX. 1882. 45. 1888. Tema de interés para esta publicación (1891-1934). 1899. N. Resulta cuando menos ilustrativo encontrar en algunas escuelas rurales de nuestra geografía interior. GARCÍA Y NAVARRO. 531. FERNÁNDEZ ALONSO. Serra- nos 33.: «El amor a la naturaleza». La Escuela Moderna. llamados amantes del lápiz el siguiente anuncio inserto en un diario leonés: «Enseñanza de Dibujo. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 47 difuminado en la práctica escolar auténtica revolución educativa y las cuestiones artísticas pasaron a ocupar un lugar pri- mordial en el currículum formativo. Revista Pedagógica Hispano-Americana. YON LAMPÉRIERE. particularmente. Re- vista Pedagógica Hispano-Americana. Revista Pedagógica Hispano-Americana (1891-1934).44 Sin abandonar esta línea publicitaria.48 así como en la enseñanza artística. de antaño y casi desaparecidas. Alberto González. Juana: «Educación artística por medio del dibujo en la escuela primaria». p. 1911. Pedro de A. Alonso. III. A. IX. sobre todo pp. 2011. Ana: «La impresión de la belleza en la educación». p. Cfr.. de Alcántara: La educación estética y la enseñanza artística en las escuelas. comprendiendo su objeto no sólo la cultura de los sentimientos sino también la de los sentidos.49 Se plantea el tema desde la perspectiva de la utilidad. Hetzel. p. ibíd. p. 1920. ibíd. El Porvenir de León. t. La construcción del conocimiento pedagógico en España. P. que recoge un centenar de artículos. P. Ediciones Pomares S.: «El trabajo manual en la evolución del arte de enseñar».. a través del dibujo e incluso los trabajos manuales. en con- secuencia. Juan: «De la educación estética en las escuelas». Lecciones en su domicilio a jóvenes de ambos sexos. ROIG. bajo el convencimiento de la importancia que tiene la formación y el cultivo de la cultura y la educación de los sentimientos: educación estética. VIOLLET-LE-DUC: Histoire d’un dessinateur.46 Los sentimientos estéticos son educables. Barce- lona. VANCES. GACÍA Y NAVARRO. GACÍA Y NAVARRO. Colorido y composición. Soledad: La Escuela Moderna. en CELADA. París. cabe desta- car el tratamiento y la labor divulgativa que hacen algunas revistas especializadas. XXVII. VIII. despertarlos implica un estímulo de la cultura general del individuo. honorarios mensuales». 1898. 1893. 18-07-1889. de cuya falta se lamenta el director de La Escuela Moderna45 al reconocer que «tenemos relegada al olvido la cultura del sentimiento».A. 46.: «Educación estética y enseñanza técnica».47 Los medios para cultivar y educar este sentido de lo bello estarán en la observación. p. El concepto de educación estética quedaría delimitado por la educación de la sen- sibilidad en general y. 254. conversación. Cfr. Arte y oficio de enseñar. VII. y CLAUZURE. ibíd. de forma notoria por su carácter innovador: ruptura de líneas versus dibujo al natural.). Revista Pedagógica y Administrativa de Primera Enseñanza. hasta en la forma de vivir. 195. I. J. p. La Escuela Moderna. XXI. 49. Celada.: «La cultura del gusto en la escuela primaria». 295.42 o la más extendida obra de Pedro de Alcántara. ejemplares ciertamente raros como el tratado de Viollet-le-Duc. es armonía.43 aunque en este caso no tanto por el predicamento del autor. Miryam R. 571. 292. La Escuela Moderna. por el sentimiento de lo bello.

55 e incluso por su aplicación a las labores femeninas. 1903. fundamentalmente por sus láminas para reproducciones. ils. [Grado superior y medio]. 1917. 208 p. educación de los sentidos. Alberto: El dibujo libre y espontáneo de los niños y su relación con la inteligencia (Traba- jo de investigación.51 y de otro los acendradamente destinados al ám- bito normalista y escolar. Historia de la Educación. 822-827. en Nuevo curso simultáneo de estudios de primera enseñanza. MARTÍ ALPERA. BRU GONZÁLEZ HERRERO. A. ils. 1925.]. Tipografía Sucesores de Rivadene- yra. 113-130. 323-346. Gustavo Gili. 1909. pp. 204 p. pp. p. Madrid.N. Miguel: Geometría elemental y superior con ejercicios de cálculo y de dibujo lineal. (Sucesores de Hernando). 47 p. 156 p. ADSUAR Y MORENO. (Libro del maestro. 19175.53 o el dado a la luz por los burgaleses Hijos de Santiago Rodríguez. ARRIAGA. cuaderno primero]. 241 p. Félix: Nuevas lecciones de Geometría (con aplicaciones al dibujo. Imprenta Pedro Ortega. Imprenta M. (texto y Atlas). Barcelona. de Hernando. trabajo de investigación ilustrado con numerosos dibujos. Ramón: Tratado elemental de dibujo. físicos. + 15 láminas. p. tales como Joaquín Adsuar. Araluce. XXXV. 19223.56 Mención especial merece la obrita de Alberto Blanco57. [1922?]. Burgos. Y para un seguimiento continuado son de obligada referencia los estudios de Esther Collados. Imprenta de Julio Cosano.50 Si en estos años interseculares tuviésemos que mencionar algunos manuales de los conservados en las escuelas serían. 2 vols. así con esa vaguedad de la definición clásica. [577 p. Imprenta Clásica Española. Librería de Hernando. 37. «L’art visual en els moviments pedagògics del segle XX: la con- creció de l’educació artística en els llibres escolars». 1910 (cuadernillos). Rogelio: «La educación estética». 584-587. Sección 3 norma la proporcionalidad y el ritmo en todo. Villena. 19237. Luis: Guía del dibujo geométrico elemental. sig. 1904 [892 p. Pero por estética no debemos entender solamente el arte de la belleza. La Escuela Moderna. 56. Librería de los Suc. La estética es la cultura integral del individuo». Rodríguez. texto y láminas. Joaquín: La enseñanza del Dibujo en las escuelas primarias y normales de España. «La estética es el estudio psicológico de la bello. 2. 216 p. 52. Zamora. Madrid. 51. Esther: «El concepto de Dibujo y su práctica en los libros de texto de edu- cación primaria publicados en España en el periodo comprendido entre 1915-1990».. que un día formó parte de la colección particular del bibliófilo José Mª Tejero Álvarez. 19042. 2 vols. Bru o Bruño. se marcan pautas y medios para con- seguir esa cultura estética como ejercicios manuales..]. los polarizados en la geometrización. 2009. a la ar- quitectura y al trabajo manual). Curso elemental.58 50. Madrid. 58.. Ramón S. en Temps d’educació. 241 p.. Luis: Guía del dibujo geométrico aplicado a las labores femeninas. pp. 1899. Páez y Cía. + VI láminas [primara parte. 2008. Zamora. Madrid. 561-564 (CEINCE. «Nociones de Dibujo». Ma- drid. BANET ARROYO. 57. 47 p. BRU GONZÁLEZ HERRERO. 48 p. 1908/09(2ª corre- gida y aumentada).8 NUE) 54. 1916. ANTILLI. Cándido: Dibujo lineal elemental. 1916. Así. (texto y Atlas).48 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación. Barcelona. + 15 láminas. etc. Torns Hnos. ils. editor. Rodríguez. BLANCO ROLDÁN. BORELL. de un lado. 19114 (1º de abril). Revista Pedagógica y Administrativa de Primera Enseñanza. Libro del alumno). Borrel. . Dibujo de figura.54 si bien tuvieron aceptación igualmente otros libritos. clases especiales de orien- tación estética.52 las breves «Nociones de Dibu- jo» contenidas en el Nuevo curso simultáneo profusamente reeditado por Sucesores de Hernando. 2 vols. BRUÑO. y Vila. Editorial Hijos de S. COLLADOS CARDONA. cultivo de la observación. ilustrado con numerosos dibujos). + I + XXVIII láminas en una carpeta. pp. SOTELA. 823. Barcelona. Tipografía San José. 27. a la agrimensura. 372. 1 hoja + II + 34 p. El Dibujo en la Escuela Primaria. 1913.: Lecciones elementales de Geometría aplicadas al dibujo lineal (con nociones de Dibujo lineal y Agrimensura). 1891. ALCÁZAR Y SALETA. Imprenta de Diego Muñoz. (texto y Atlas). 53. cultivo del gusto por la asignatura. Imprenta Perlado. 1919. 138 p.: Manual de dibujo geométrico e industrial. 55. Gabriel Mª. Revista Interuniversitaria.. caso de Arriaga. Madrid. cada vol. pp. Vol. Mariano: Tratado teórico y práctico de Dibujo con aplicación a las Artes y a la industria. editor. 1902.

itinerarios. Publicaciones de la ‘Revista de Peda- gogía’. 59. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 49 difuminado en la práctica escolar Avanzando en la centuria y con las conquistas logradas. Palma de Mallorca. aplicaciones a la escala y medición de distancias. 1924. Arqueros. ALONSO CER- VELLERA. Págs. 1 h. escritura y lecturas. Modesto: Metodología del Dibujo. Ejercicios de dibujo geométrico ornamental y su colocación. Tipografía Senén Martín. ALCOBA MORALEDA. 65. Bada- joz. 64. 1923. Imprenta y editorial A. Precio. MASRIERA.68 Manuel Trillo ejercía de maestro en el Grupo Escolar «Pérez Galdós» de Madrid. lo que se figura de ellas. ANTEQUERA AZPIRI. Ávila. sino cursos completos de en- señanza primaria escritos con arreglo a este método. 1925. Dibujo lineal (Obra elemental). 15 p. Imprenta Clásica Española. Prácticas elementales y ejercicios gráficos sobre la orientación. 123 p. económico. Publicaciones de la Revista de Pedagogía. 77 p. figura.60 Sin duda. 1922. 1923. Celada. + 2 h. José: Dibujo al dictado. Badajoz.. A.62 y especialmente el de Víctor Masriera.63 actualizado desde el punto de vista didáctico. + 17 láminas. 16 p. 16 p. 14 p. 1923. y publicitado desde la Revista de Escuelas Normales. Miguel: Dibujo (grado medio). 8. 1 peseta». 48 p. mapas. N. 63.67 Trillo. con grabados [Prefacio de Pierre Bovet. 2 h. + 97 figuras. + I + XVII láminas. 1922. MEDINA BRAVO. Luis: Mis primeros dibujos: el mejor método para la iniciación en el dibujo. + IX láminas. Plácido: Elementos de dibujo artístico. Editorial Beltrán. Guatemala. Hijos de Santiago Rodríguez. Tipografía de Arqueros. continúan teniendo gran aceptación los productos de autores que mantienen ese enfoque binocular. Tipografía Porcel. 1925. como el antes citado Luis Bru. BRU GONZÁLEZ HERRERO. el 6 se subtitula Método – Cuestionario del dibujo al natural). 1928. Madrid. 1929. Imprenta y editorial «Diario de Valencia». 66. Madrid. Barcelona. flores y paisaje. Madrid. 1930. Pilar: «Cómo se enseña el Dibujo. interpretación de planos. que ofrece no sólo lecciones de dibujo. . + 219 p. 48 p. Alonso. y al respecto reconoce: «Viviendo la realidad escolar. 246. Problemas elementales de dibujo geométrico. 20 p. 60. 1927. desde el primer momento. Publicaciones de la Revista de Pedagogía. [Tipografía] A. de los maestros en general y en general también incapacidad del niño para copiar del natural.(2ª edición renovada). pero no lo que observa en ellas durante su trabajo’. ‘El niño dibuja lo que sabe de las cosas. Badajoz. 62. Madrid.64 También hay que tener en cuenta el impacto que para la enseñanza del dibujo tuvo el método cíclico.61 del ilustrador Antequera Azpiri. ¿Cómo se dibuja el mapa de España? (Ensayo de dibujo aplicado a la Geografía de España). ALCOBA MORALEDA. + 5 modelos. ARÉVALO. ÁVILA REINA. por Víctor Masriera. p. P. octubre 1923. [costaba 1 peseta].: Nociones elementales y superiores de Geometría y primer curso de Dibujo Lineal (Adaptada para las escuelas Industriales de enseñanza profesional). VILARET. Juan José: Método para aprender dibujo. [1930]?. José: Vulgarización del Dibujo. Luis: Elementos de adorno y figura. Burgos. 61. adorno. Elisa López o incluso Medina Bravo. autores tan reconocidos como Artús-Perrelet ponen el dibujo al servicio de la educación. Primera parte. Víctor: Cómo se enseña el Dibujo. 67. 233 p. 1926. tipografía Artística. MALLAFRÉ. 1933. Con 19 láminas. Editorial Goubaud. Ávila. 2 vols. del autor. 12 p. XXIII láminas.66 toda vez que aparecen algunos modelos iniciáticos: Mallafré. PORCEL Y RIERA. (8 cuadernos. Revista de Escuelas Normales. 158 p.65 No obstante. Valencia. 68. que es el ideal pedagógico. 1925. los textos estelares en estos momentos son los de Plácido Ávila. + ils. ARTÚS-PERRELET. 48.59 propiciando así una vulgarización del mismo que acertadamente detectan otros autores al percibir su aplica- ción para otros campos disciplinares. Imprenta Clásica Española. Arqueros. Louise: El dibujo al servicio de la educación. Gráfica Manén. se observa una deficiente preparación en Dibujo. 19??4. Pedro: Dibujarás y pintarás si te guías por este método. 1925. 1921. Madrid. Traducción y prólogo de Víctor Masriera] (co- lección Actualidades Pedagógicas). [Tipografía] Senén Martín.

en CELADA. Vol. 71. «Creo que así. 1933. GGaspar Félix. ALEJO. pasando por la propia didáctica del dibujo.50 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación. por expresarlo de alguna manera. ciencias o geografía. 69. Individuo y Sociedad. I. SEDHE-UVA-CEINCE.p. y sobre él completarlo con el segundo. 334. —. por sugerencia. Pablo (ed. etc. s. 73. «Orden de 27-11-1934 por la que se publica el Cuestionario de Dibujo con arreglo al nuevo plan de Ba- chillerato». 193638. hasta el arte. color. s.. primera de una serie. los maestros pueden hacer las delicias de los niños «copiando a gran tamaño en el encerado los adjuntos modelos. Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (1907-2007).72 Junto con Masriera. El proce- dimiento es copiar el primer esquema. no sólo por su voluminosa obra. otras funciones del dibujo. José Mª: «Enseñanza de Arte en la escuela». 74.. Ángel: Rayas (2ª parte): Lectura... RODRÍGUEZ. M. Editorial Magisterio Español. Manuel: Mi dibujo (Cartilla nº 1). Además. Madrid. el Dibujo geométrico y las manualizaciones escolares». SEDHE-Dpto.71 sino por los méritos que su excelente factura le ha granjeado y que en más de una ocasión le han sido reconocidos.). en Libro-Guía del Maestro. El Burgo de Osma (Soria). LUCERO. Sin embargo. 2011. Xoxé M. aun dejando al margen alguna disposición colateral. Arte y oficio de enseñar.p. Espasa-Calpe S. pp. Francisco Javier. t. COLLADOS CARDONA. al sentimiento de las vivencias inmediatas y vitales. Ibíd. por ejemplo. y LOZANO. pp.69 Dedicado desde hace tiempo en la escuela al dibujo de los niños.). Cáceres. Tal etapa abrillanta la metodología centrada en el ámbi- to disciplinar —perspectiva. LÓPEZ VELASCO. 72. porque en el original está subrayado]. P. RODRÍGUEZ ÁLVAREZ.A. ha ideado esta car- tilla. 73-81. y. generalmente desechadas en la escuela. 691-700. será uno de los textos más usados en la etapa republicana. que abarcan desde la geometrización. CALVO.70 Un tratamiento diferente hemos de dar a Elisa López. Antonio: «La obra de Elisa López Velasco». gramática. Editorial Sánchez Rodrigo. . relacionándose con estas sencillas interpretaciones lineales después de ejercitarlos en la copia de las mismas». escritura. 15. (Presentación). pp. María Rosa e IGLESIAS. en SÁNCHEZ.73 encontramos varias referencias en el grueso Libro-Guía del Maes- tro. 75. 2.A. t. Elisa: La práctica del dibujo en la escuela primaria. Serradilla (Cáce- res). un maestro republicano que Galicia ganó para sí». 2007. II. Justa: «La didáctica del Dibujo». 403-427. Enrique (coord. t. 429-446 y 537-553. 70. pp.p. FREIRE MÉNDEZ. 76. «para que el maestro y el niño tengan elementos para la labor escolar y puedan llegar a copiar del natural. Florentino: «La didáctica de la Geometría. verdadero vademécum curricular. atañen a la visión personal. que pueden servir también para ilustrar las lecciones». de Ciencias de la Educación (UEX). respectivamente. sirviéndose del dibujo como apoyo para otros campos disciplinares. 30-11-1934. 309-319. I-IV.. TRILLO TORIJA.76 entre lo gráfico y lo pictográfico. ORIA. pp. CUENCA. pensionada por la JAE». s. Madrid. Arte. (Presentación) [la negrita es nuestra. Dos siglos de perspectiva histórica. Rela- ciones internacionales en la Historia de la Educación. 1936. llegarán los demás a interpretar otros modelos de una manera senci- lla asequible al niño y que éste colabore con el maestro en esa misma interpretación». 2003. dibujo. Gaceta de Madrid. GONZÁLEZ.74 Un testimonio puede ser el maestro Nicolás Gutiérrez75 y otra prueba la constituyen las reeditadas Rayas. principalmente en la escritura así como para la ilustración de conceptos. Espasa Calpe S. Felicidad. Madrid. Esther: «La práctica del Dibujo en la Escuela Primaria: estudio de un manual de Elisa López Velasco. Sección 3 Pero en el niño es una necesidad natural pintar monos y en el maestro una gran inquietud por satisfacer con éxito educativo esa necesidad». 1931. MALHEIRO GUTIÉRREZ. proporción.: «Nicolás Gutiérrez Campo. Manuel. 1742-1743.

P. especialmente p. . 77. se va construyendo un modelo de ver lo real basado en la relación entre visión y representación. PADRÓS. se dibujaba a sí misma en la entrada de un refugio ubicado al lado de una «masía» con los aviones bombardeando. 78. este tipo de manifestaciones quedó absolutamen- te relegado. Historia de la Educación. de manera uniforme y sin rugosidades. y SEBASTIÁN VICENTE. valiéndose en su lugar de las ilustraciones tanto como elementos de adoctri- namiento cuanto de construcción de la identidad nacional. Este modelo. la evolución histórica. se rompe la norma y el color deshace el dibujo. 437-452. 2003. CELADA. crear un contorno al que posteriormente se le añadía el claroscuro y el color. pp. 2008. Celada. CARRILLO. porque la memoria —vivencial. 137-169. pp. podría- mos decir que el proceso de creación de una obra pictórica consistía en armar una es- tructura espacial en la que descansaban los objetos y/o figuras. pp. lo secundario rellenar la forma con color sin salirse de la línea. que son esenciales. Etnohistoria de la escuela. documentan las autoras (Dibujo del Fondo IMEB-MUVIP: Ref. en JIMÉNEZ. Eulàlia: «Futuro y pasado en la imagen presente». BADANELLI RUBIO. En su desarrollo. Los conflictos surgidos. tienen por base este debate estético: la forma controla al color y la textura. J. que una niña de Barcelona. SEPHE-CEME Universidad de Murcia.77 Por contra. el dibujo jugó un papel decisivo. institucional o comunitaria— necesita explicarse y revivir en los recuerdos fragmentados. Alfredo. en MORENO MARTÍNEZ. hemos tratado de mostrar cómo. Ana Mª: «Ser español en imágenes: la construcción de la identidad nacional a través de las ilustraciones de los textos escolares (1940-1960)». Patrimonio y Etnografía en la escuela en España y Portugal durante el siglo XX. Núria. Alonso. Murcia. Las relaciones entre espacio y figura (orden. La Academia se sustenta en esta rigidez: lo principal es delimitar la forma. en el segundo. Ana. Su característica principal consiste en simular o modelar la ilusión de realidad visual. posición y proporción) definen la composi- ción o «disegno» como eje articulador de los objetos y figuras.] (coord. Análisis e interpretación de El Pionero». Itziar: «La imagen y la letra impresa al servicio del adoctrinamiento. necesarios y existentes. SEDHE-UBU. 459. GÓMEZ.). lo hace desaparecer como muestran más claramente los impresionistas.). 203). la línea o contorno y el claroscuro definían la forma y volumen de los objetos o figuras. En una breve descripción. Julia. desde el Renacimiento hasta el siglo XIX.78 Para ir concluyendo. El procedimiento para su representación consistía en dar forma. Lo objetivo se impone a la subjetividad e individualidad hasta la aparición del romanticismo. ANA (eds. En el primer caso se apli- caba la perspectiva (geometría y línea). Pedro L. identificado como académico. Pablo [et al. entre otras cuestiones. límite. 2012. no está demás formular algunos interrogantes. 453-463. Isabel y COLLELLDEMONT. durante el franquismo. vivía una experiencia de inseguridad. y de estar en los límites de la vida. Burgos. Revista Interuniversitaria. ¿Por qué las prácticas escolares artísticas habituales recuerdan en demasía el peso de la tradición? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Qué nos dicen los textos con indicaciones como «di- buja y colorea»? ¿Dónde queda el desarrollo de la sensibilidad artística y estética? ¿Qué tipo de aprendizajes se promueven? ¿Qué continuidad o recuerdos perviven? A pincelas gruesas. experiencia límite que formará a partir de ese instante parte de su memoria y tendrá recuerdo de ello. N. 27. per- manece estable hasta la disolución del Antiguo Régimen en Europa. donde la perspectiva es artificio y organización espacial y los objetos y/o figuras deben su correlato visual a la observación. La enseñanza del dibujo: un recorrido por el modelo académico | 51 difuminado en la práctica escolar En este sentido. REKALDE RODRÍGUEZ.

1997. 80. dado que los niños se sorpren- den y fascinan con mucha facilidad y son como esponjas. y es capaz de producir en el receptor conductas de afinidad y/o rechazo. pero tiene que encontrarte trabajando». 2000 (versión revisada y actualizada). con el que se transmiten emociones o sentimientos. CAJA. Octaedro. provocación. emplear técnicas primitivas o las de última generación. utilizando las manos al tiempo que la mente. evo- cación…. la mano y el pensamiento. Educar la mirada. recuérdese el tópico «dibuja.79 a lo que se puede argüir que nadie nace aprendido y que todo se aprende haciendo. Bar- celona. Vol. Graó.80 Tal vez creen que no van a ser capaces de realizar algunas actividades. echamos en falta que no promueven el desarrollo de la imaginación: el buscar soluciones visuales a problemas plásticos. 2. lo más importante es pensar. El maestro ha de valorar la actividad artística sin los prejuicios académicos que justi- fican estos materiales. . como cuando se enfrentan a un papel en blanco. Sección 3 Este campo de conocimiento. incluso eliminarse. puesto que no aportan conocimientos artísticos sino que más bien producen un alejamiento al hacer unos planteamientos tan simplistas y reduccionistas. Estos ejercicios mecánicos disuaden el momento de inventar. así como ser elemento de reclamo. 2001. Tal vez podrían minimizarse. absorben todo lo que pueden aprender sobre todo si es haciendo. Impartir esta materia ha de ser experiencia positiva. recorta. que «la inspiración existe. Decidir qué y cómo dibujar es todo un acto inteligente sometido a las condiciones culturales. Fernando: Educación y cultura visual. pinta y colorea».52 | Actas del XVIII Coloquio de Historia de la Educación. de resolver. donde la subjetividad puede relegar la objetividad si se desea o confundir el ojo humano con la realidad. acti- vidad idónea para dibujar y para comprenderse a sí mismos y al mundo que les rodea. que convive con nosotros desde las cavernas y no pue- de ir diluyéndose/desaparecer sin más porque es un medio de expresión universal. Jordi (coord. Deberíamos preguntarnos sobre la validez de los típicos cuadernos con actividades de plástica marcados con línea discontinua o tan excesivamente guiados. Además. HERNÁNDEZ. 79. pero después de intentarlo se sorprenden de lo que logran conseguir y entender. Barcelona. como un día expresó Picasso.): La educación visual y plástica hoy.