You are on page 1of 2

Crítica de la Arquitectura (octubre 2017- febrero 2018

)

Estamos haciendo Ciudad ¡Pero no estamos haciendo
VIDA URBANA!
a,*

(a) Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), Loja, Ecuador

*Autor correspondiente.
E-mail:

1. Palabras clave

Transito
Ruidoso
Polucionante
Desorden

2. Desarrollo

Desde la remota antigüedad los hombres se apropiaron del espacio público y desplegaron en él su vida
comunitaria. En la ciudad contemporánea esto no ocurre.
El carácter colectivo de la vida urbana ha sido desplazado por la cultura surgida de las actividades
económicas. Los entornos urbanos se definen y modelan de diferentes maneras según el enfoque científico
para analizarlos. A pesar de que una serie de análisis podría beneficiarse al usar un solo modelo y reutilizar
los resultados de uno por el otro, hasta ahora no hay un solo modelo de datos disponible. (Sileryte, Cavic, &
Beirao, 2017)

Quizás estamos haciendo ciudad, pero ¿estamos haciendo vida urbana?... · No podemos decir con
propiedad que hay una arquitectura o un espacio democráticos, pero sí que existe una arquitectura para la
democracia, que incluye organizaciones espaciales adecuadas para albergar la participación. En sentido
contrario, existen arquitecturas desalentadoras de la comunicación y de la vida democrática, que
especializan un sistema de vínculos basado en el autoritarismo, sostenidos por la represión y al manejo
tendencioso de la información... Hay una fuerte relación entre la calidad de la vida colectiva y la
configuración del espacio social.
Mi idea es profundizar en esta cuestión y examinar los enfoques proyectuales capaces de estimular la
vida colectiva. Aunque la práctica social no se produce sin la voluntad de llevarla a cabo, su éxito depende
también de la existencia de una espacialidad que promueva el encuentro y facilite la reunión... una reunión
ordenada tanto de los usuarios como de los que plantean este modo de ordenar una ciudad.
Si entendemos el espacio social como al conjunto de ámbitos que albergan la vida colectiva, queda
incluido el espacio arquitectónico.
De aquí emerge una idea de arquitectura-ciudad como continuidad del espacio social, configurando
lugares interiores del espacio urbano...
participación democrática y tratan de avanzar hacia la integración de la vida urbana. (Sileryte et al.,
2017).

1
Crítica de la Arquitectura (octubre 2017- febrero 2018)

La ciudad es un espacio constituido por los seres humanos impulsados por su instinto gregario y por las
necesidades del trabajo y la seguridad colectivos. Resulta claro que los valores que se vuelcan en la
concepción del espacio público, surgen de otros valores, más profundos, que definen el tipo de sociedad que
se intenta construir. ¿Es lo mismo una plaza diseñada para la contemplación y el descanso que otra pensada
para promover las actividades colectivas? No corresponde polemizar acerca de esas propuestas en términos
de verdad o error, sino como expresión del disenso que se establece en toda sociedad sobre las formas de
convivencia según la visión de cada sector socio-económico.
No hay integración social sin espacio público. Las relaciones comunitarias se establecen
mayoritariamente fuera del espacio privado, por lo que desarrollar la comunidad y configurar su espacio
barrial son tareas indivisibles. Las políticas comunitarias y las de desarrollo urbano son dos caras de una
misma moneda. Un espacio público proyectado y ordenado para la integración social, si carece del apoyo de
políticas activas resultará débil y propenso al abandono, o a ser copado por la violencia. Cuando la vida
comunitaria no es estimulada, el espacio público se degrada y queda abandonado a su suerte.
Todo deberíamos concentrar en un orden especifico somos una comunidad pequeña un pueblo un lugar
aún manejable aún podemos hacer mucho desde cero en una comunidad que recién está creciendo.
Podemos ordenarla podemos guiarla no centrarnos en un apolítica solo de acarrear votos y ser famoso sin
no más bien pensar en el bienestar de los usuarios en satisfacer las necesidades de habitabilidad en una
ciudad ya planeada desde cero.

No habrá integración social sin espacio público. Estructurar la comunidad y producir su espacio físico
son dos aspectos inseparables de la misma cuestión.
Ampliar los espacios físicos del encuentro, crear proximidades y estimular la participación, son los
nuevos objetivos. Es el ¨know how¨ de la ciudad democrática. Quizás hoy estemos construyendo la ciudad,
pero no estamos construyendo los espacios de la socialidad urbana. Integrar una sociedad viene desde una
buena planificación urbanística ver que necesitan y donde poner cada cosa. (Rivera-Crespo, 2017)
Tomo de referencia el lugar en donde vivo, es un lugar pequeño que aún está a tiempo de planificar su
orden, planificar su crecimiento, planificar sus espacios en donde las personas se sientan cómodas y seguras
un lugar en donde si necesitas algo se te sea fácil llegar fácil accesibilidad para cualquier cosa, no gastar
dinero en solo HACER planes y estudios sino más bien ejecutarlos pero ejecutarlos bien.

3.- Bibliografía

Rivera-Crespo, O. (2017). Taller de Diseño Colaborativo y Hábitat Evolutivo : Bitácora Urbano Territorial,
27(1), 55–62. https://doi.org/https://doi.org/10.15446/bitacora.v27n1.40143
Sileryte, R., Cavic, L., & Beirao, J. N. (2017). Automated generation of versatile data model for analyzing
urban architectural void. Computers, Environment and Urban Systems, 66, 130–144.
https://doi.org/10.1016/j.compenvurbsys.2017.08.008

2