You are on page 1of 3

Educación y cultura en el Porfiriato

Nuestro país mostraba una gran diversidad cultural y una composición multiétnica que no
era valorada por los grupos en el poder durante el Porfiriato, ya que consideraban que las
culturas indígenas eran atrasadas y su existencia impedía el progreso de México, a
diferencia de los modelos culturales y sociales europeos concebidos como superiores. Por
esta razón, creían que dichos modelos debían ser imitados por la población para lograr el
desarrollo de la nación.
Desde esta perspectiva, se pretendía que la cultura fuera homogénea y la población tuviera
los mismos referentes socioculturales, al adquirir un mismo lenguaje, hábitos y costumbres,
los cuales serían accesibles a ésta mediante la educación. De tal manera, se establecieron
escuelas tanto en la ciudad como en las zonas rurales, cuyos programas educativos tenían
como objetivo cambiar formas de vida y de pensamiento desde una visión más racionalista.
La educación se impartía en español y las materias variaban de acuerdo con las regiones y
las clases sociales, a quienes se dirigía. En las ciudades se fomentó la creación de escuelas
particulares que privilegiaban la enseñanza cristiana, aunque a partir de los principios
liberales se promovieron leyes para que la educación fuera obligatoria, gratuita y laica.
Los gobernantes porfiristas consideraban que las clases populares debían tener
conocimientos vinculados a la eficiencia en el trabajo y el interés por el progreso, creándose
escuelas donde se enseñaba agricultura, oficios y trabajos manuales, en el centro y oeste
de México. Estos últimos planteles se fundaron para que artesanos y obreros pudieran
trabajar en los comercios y fábricas ante el auge de la industrialización del país.
Se decía con desprecio que la población indígena estaba “atrasada”, y que mediante la
educación dejaría de serlo para integrarse al desarrollo nacional. Sin embargo, los indígenas
obtenían y trasmitían sus conocimientos mediante la palabra y de su vinculación con la
naturaleza. De manera cotidiana, enseñaban a sus hijos y nietos su lengua materna, sus
concepciones cosmogónicas, el origen de sus grupos culturales, sus rituales, así como el
modo de producir su indumentaria, utensilios y alimentos, consumidos por ellos, así como
por las poblaciones urbanas.
Todos estos conocimientos y sabidurías ancestrales no tenían validez para la clase
gobernante de origen urbano, la cual reiteraba que los indígenas se resistían al cambio, por
ello, no asistían a la instrucción formal. Por tal razón aplicaba estrategias represivas para
que los padres llevaran a sus hijos a la escuela, como la sanción mediante multas o prisión.
Tales medidas no lograron su propósito, porque los ritmos y esquemas escolares no
coincidían con aquellos de los grupos campesinos, como era el caso de los horarios
establecidos por las escuelas. Éstas impartían clases en turnos matutinos y vespertinos, sin
considerar que los campesinos realizaban trabajos extenuantes durante todo el día o tenían
que movilizarse a las haciendas en caso de trabajar en ellas por temporadas.

conformaron grupos culturales. De esta manera. Además. de la provisión de agua y leña para sus casas. de vivir. entre otras. al considerarla un pasado común que permitía fomentar una conciencia nacional. Éste y otros fenómenos fueron la causa de que en 1905 en el centro y sur de México la población alfabeta fuera sólo de 15%. impulsadas por distintos grupos e intereses. desarrollándose desde diferentes perspectivas. el romanticismo y el positivismo. asimismo. para la subsistencia familiar campesina era. Esta actitud lo llevó a enaltecer el pasado indígena y dar impulso a la revaloración de la época prehispánica. Porfirio Díaz era un admirador de la cultura europea y por ello en su administración se edificaron obras monumentales. empleándose otros en la burocracia. por una parte. como afirman Alicia Speckman (2002) y otros autores. fundamentalmente urbana. las imperiosas necesidades de los dueños requerían del trabajo infantil. Por otra parte. como la música. mientras agunos. Se formaron profesionales con la élite en el poder. que formaban parte de la economía de la familia. la pintura. La vida cultural durante el Porfiriato fue sumamente diversa. Por una parte. entre otros. la ciencia y la creación artística. En otro sentido. creativa y propositiva. que no encontraron lugar para el ejercicio de su profesión. las relaciones sociales. como era el caso de las haciendas azucareras. quienes se encargaban con frecuencia del mantenimiento de los animales. que posibilitaron incorporar ideas universalistas y nacionalistas provenientes de esos países al desarrollo del pensamiento en México. Las políticas culturales generadas por el Estado en este periodo se centraron en la promoción de modelos de la cultura europea que influyeron en la educación. otros más buscando insertarse en nuevos espacios que paulatinamente fueron generándose en el proceso de industrialización. principalmente francesas. Alemania e Inglaterra. El fomento del nacionalismo en nuestro país se desarrolló desde diversas expresiones artísticas. de vestir. en este periodo. se produjeron estudios y . De esta manera. de diversión y los estilos arquitectónicos de construcción de las viviendas. imprescindible la participación de los niños. Se generaron cambios en los modos de vida de la clase dominante que imitaban las formas. originadas principalmente en Francia. los cuales contribuyeron a la formación de la clase media intelectual. donde se promovieron los estudios de preparatoria y universitarios. en donde millares de niños participaban en la producción. la educación y la cultura. el presidente promovió su imagen como héroe libertario contra las invasiones extranjeras. la literatura y el cine. sino también se manifestaron en las formas de vida. cobraron auge diversas corrientes como el modernismo. El impulso a la educación se dio principalmente en las ciudades.Además. las transformaciones propiciadas por el desarrollo capitalista no sólo implicaron cambios en la producción y tecnología de nuestro país durante el Porfiriato.

Muestra de ello son las obras del pintor Saturnino Herrán (1877-1918).publicaciones sobre los pueblos indígenas referidos a su historia. entre otros. en reuniones públicas que permitían a sus participantes la comunicación y reflexión sobre temas relacionados con el arte y el conocimiento. transmitidos por medios modernos como el libro. de Coatepec. por el contrario. A principios del siglo xx. en la cual mostró la respuesta represiva del régimen de Díaz ante un movimiento social. La primera generación tenía. también. tanto nacionales como latinoamericanos. Sus miembros eran principalmente profesionistas y artistas. en su mayor parte. Antonio Caso. una formación positivista de origen francés. una amplia producción artística. De este último participaron Alberto Argüelles Bringas y Enrique Jiménez Domínguez. arquitectos. sus lenguas y centros ceremoniales. Manuel M. Guadalajara. Chiapas. de ciudades como la de México. dándole mayor difusión a las expresiones de las clases altas y medias. oriundos de Orizaba. o la obra del grabador José Guadalupe Posada (1852-1913). Este grupo cambió su nombre en 1912 por El ateneo de México. Alfonso Reyes. realizadas con influencia modernista y motivos nacionalistas. quien mediante su caricatura política muestra acontecimientos tanto trágicos como festivos en la vida de los grupos populares que enfrentaban a la modernización. . y María Enriqueta Camarillo. La Habana y Bogotá y de diversos estados de la República Mexicana como Guanajuato. criticaban el sistema político y coincidían con revolucionarios como Ricardo Flores Magón y Manuel M. Pedro Henríquez Ureña (de nacionalidad dominicana). el grabado. la cultura y la ciencia. El Ateneo tuvo diversas etapas y sus miembros asumían diferentes concepciones ideológicas. En la literatura se distinguen obras como Tomochic (1892) de Heriberto Frías. se encuentra la combinación de la influencia europea en obras con temas de interés nacionalista o que representan la vida y los episodios populares. Diéguez. basicamente. promovida por un grupo de intelectuales de la clase dominante conocido como los “Científicos”. Martín Luis Guzmán. el mapa o el museo. Las actividades de esta agrupación consistían. Ponce y Diego Rivera. Otros ateneístas. Entre sus integrantes más destacados figuran José Vasconcelos. una colectividad de intelectuales y artistas destacó por su interés en la filosofía. Se generó. Entre las características de algunas de éstas. abogados. quienes justificaban al régimen porfirista. entre otros. médicos y pintores. provenían de diferentes lugares. Guerrero y Veracruz. grupo denominado en 1909 El ateneo de la juventud.