You are on page 1of 4

Todo lo que necesitas saber sobre el sexting

El término sexting
proviene de la unión de
los términos ingleses
“sex” y “texting” y se
refiere al envío de
contenidos eróticos o
pornográficos por medio
de teléfonos móviles. En
un principio eran sólo
mensajes SMS, pero con
la evolución de los teléfonos móviles se pasó a las fotografías y, más recientemente, a
los videos.

El término sexting proviene de la unión de los términos ingleses “sex” y “texting” y se
refiere al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles.
En un principio eran sólo mensajes SMS, pero con la evolución de los teléfonos móviles
se pasó a las fotografías y, más recientemente, a los videos.

El sexting empieza a ser una peligrosa
moda entre los jóvenes. Comenzó a
detectarse en el año 2005,
fundamentalmente entre los
adolescentes de países anglosajones,
pero actualmente su práctica esta muy
extendida y afecta a los cinco
continentes, aunque en diferente
medida. Así, en Estados Unidos, un
estudio afirma que el 15% de los
menores entre 12 y 18 años practica
el sexting, mientras que otro informe
realizado en España habla de un porcentaje menor, del 1,5%, aunque las edades
también eran menores: entre 10 y 16 años.
Pero, ¿por qué los menores practican el sexting? ¿Qué lleva a una menor a fotografiarse
desnuda y mandar esa información a una amiga o a su novio? Quizás el principal motivo sea
la desinformación y la excesiva confianza en el destinatario.

Muchas adolescentes envían material
erótico a sus novios, pensando que el
amor será eterno. Pero cuando la
relación se rompe, la pareja suele
enviar ese material a amigos, bien por
despecho, bien por diversión… el caso
es que la fotografía o el video erótico
de una persona sale a la red y allí es
incontrolable.

Un ejemplo de esta situación es el
caso ocurrido en España en el año 2011. Dos adolescentes de 14 años fueron imputados por
un delito de descubrimiento y revelación de secretos por difundir la fotografía de una menor de
13 años desnuda a través de mensajes de teléfono móvil y correo electrónico. La investigación
comenzó por la consulta de un colegio de Pamplona que había detectado la difusión
generalizada de la fotografía de una alumna, en la que aparecía reconocible y desnuda de
cuerpo entero. Al parecer, la muchacha se hizo la foto a sí misma y la envió vía móvil a su
exnovio, quien la reenvió a los móviles de sus amigos del barrio. Estos, que acuden a
diferentes centros escolares, la reenviaron a su vez por móvil y por correo electrónico a sus
compañeros. La fotografía acabó así llegando a los propios compañeros de colegio de la joven
fotografiada, quien entonces se dio cuenta
de la difusión que había tenido su envío.

En la web Pantallas Amigas llevan tiempo
analizando los motivos por los cuales el
sexting es una práctica creciente. Los
principales son:

1.- Los jóvenes creen que una imagen en un terminal móvil está segura y no son capaces de
proyectar, de imaginar, las variadas formas en que esa imagen puede salir del dispositivo. Un
robo, un error, una broma, un extravío... o la voluntad de su propietario.
2.- Confían plenamente en la discreción -cuando no en el amor eterno profesado— por parte
del destinatario del envío. Carecen de experiencia vital suficiente que les invite a pensar en
que las cosas, en la vida, cambian por muy diversos factores.

3.- Sienten cierta presión de grupo que les lleva a ganar notoriedad y aceptación en este
contexto, el digital, tan importante para ellos. Este factor, añadido a la plenitud hormonal,
puede generar combinaciones poco recomendables.

4.- Las influencias y modelos sociales distan del recato. La exhibición de relaciones sexuales o
desnudos por personas no profesionales, comunes, abundan en la Red. Si pueden ver a
cualquier persona anónima en su intimidad a través de la Red, no parece tan grave que uno
aparezca de esta guisa. El mostrar el cuerpo desnudo se ha convertido en algo común, hasta
cierto punto normalizado.

5.- Desconocen las consecuencias que para su vida puede llegar a tener el hecho de que esa
imagen comprometida sea de dominio público.

6.- La natural falta de percepción del riesgo que acompaña a la adolescencia y el espíritu
transgresor desencadenan ciertos desafíos. En algunos casos resulta simplemente divertido,
en otros, sirve para coquetear o dar otro contenido a una relación.

¿Cuál es el mejor arma para frenar el sexting? Educación, fundamentalmente. Es básico que
los menores comprendan la repercusión que tienen sus actos cuando usan las TIC. Es
importante que conozcan lo que puede ocurrir cuando practican el sexting y las consecuencias
que puede tener para su vida futura.

Los adolescentes tienen que concienciarse que lo que publica online o sale de su propio móvil
se convierte en irrecuperable, escapa para siempre de su control y puede llegar a cualquiera
en cualquier momento. Lo que ahora quieren mostrar de ellos, mañana puede que no les
guste. A quien se lo envían hoy, quizás mañana no sea su amigo. Además cada vez hay más
webs que se dedican a recopilar y difundir estas imágenes: su desnudo podría acabar en uno
de ellos.

También hay que insistir en un mensaje: Desnudez y minoría de edad son los ingredientes
principales del delito de pornografía infantil. La pornografía infantil es un delito cuando se crea,
se posee o se distribuye. Se considera pornografía infantil la protagonizada por quien no ha
cumplido los 18 años. Si un menor recibe este tipo de imágenes, tiene que borrarlas de
inmediato. Y si cree que su difusión está dañando a alguien, es importante que lo comunique
cuanto antes a una persona adulta.

En la web sexting.es se ofrecen interesantes consejos tanto para los menores como para
los padres para evitar esta peligrosa práctica, además de información exhaustiva sobre el
sexting.

Related Interests