You are on page 1of 1

Unidad 3.

Elaboración de la norma jurídica en los países
Neorromanistas.
MOVIMIENTO CODIFICADOR Y LOS PRINCIPIOS TEÓRICOS DE LA CODIFICACIÓN.

En la historia legal europea hay un período que se ha denominado “Edad de la codificación”,
comenzó en el s.XVIII y alcanzó su apogeo en el s.XIX. La palabra Código ha tenido
diversas acepciones. En épocas antiguas, para los romanos código (codex) se refería a un
conjunto de pequeñas tablas de madera encerada, sobre las cuales se escribía, estas
tablas se ataban unas con otras y formaban una especie de cuaderno. Desde el s.IV la
palabra código se aplicó a las colecciones de leyes. En la edad moderna se ha empleado
para designar las colecciones de leyes promulgadas por el poder público presentando un
sistema completo de la legislación sobre una materia determinada. Codificar es la tendencia
de juntar en un solo ordenamiento todo lo referente a alguna rama de la práctica jurídica.
Los movimientos codificadores trajeron como consecuencia la desaparición de la unidad
jurídica europea, el ius comune se vio remplazado por el nacionalismo legal. La codificación
se debió a la necesidad de unificar y simplificar el derecho vigente.

Código napoleónico

El Código Civil francés (llamado Código de Napoleón o Código Napoleónico) es uno de los
más conocidos códigos civiles del mundo. Denominación oficial que en 1807 se dio hasta
entonces llamado Código Civil de los franceses, aprobado por la Ley del 21 de
marzo de 1804 y todavía en vigor, aunque con numerosas e importantes reformas. Creado
por una comisión a la que le fue encomendada la recopilación de la tradición jurídica
francesa, dio como resultado la promulgación del Code civil des Français el 21 de marzo de
1804, durante el gobierno de Napoleón Bonaparte.

Al asumir el Primer Consulado, Napoleón se propuso refundir en un solo texto legal el
cúmulo de la tradición jurídica francesa, para así terminar con la estructura jurídica
del Antiguo Régimen, eliminando las normas especiales que afectaban sólo a sectores
determinados de la población (leyes para la aristocracia, leyes para los campesinos, leyes
para los gremios, etc.), y suprimiendo las normas locales que suponían un obstáculo para
la administración pública, formulando una serie de normas aplicables de manera general;
también se pretendía eliminar las contradicciones y superposiciones nacidas de la
convivencia de diversos regímenes legales, apoyando la estabilidad política.

Esta nueva estructura se encontraba sostenida en dos ejes. Primero, tenía por base el
tradicional derecho franco-germano del norte, con influencias germánicas tanto de los
principados alemanes como de los Países Bajos. En segundo lugar, la
tradición romanista basada en el Corpus Iuris Civilis, aunque modificada por los
comentaristas medievales, del sur de Francia.

1