You are on page 1of 31

TOMADO DE : DERECHO DE FAMILIA. JORGE PARRA BENÍTEZ.

TEMIS,
BOGOTÁ, 2007

CAPÍTULO VII
LA SOCIEDAD CONYUGAL

LA SOCIEDAD CONYUGAL COMO UNO DE LOS REGÍMENES DE BIENES
MATRIMONIALES
A tenor del artículo 180 del Código Civil, "Por el hecho del matrimonio se
contrae sociedad de bienes entre los cónyuges, según las reglas del tít. 22, lib. IV,
del C. c.". Esa sociedad de bienes es la sociedad conyugal, como bien se observa
en el título 22 referido que trata "De las capitulaciones matrimoniales y de la
sociedad conyugal".
Hablar de sociedad conyugal es, simplemente, hablar de una de las formas
como puede presentarse dentro del matrimonio el régimen patrimonial definido
como el "estatuto que rige las relaciones pecuniarias de los cónyuges entre sí y
con respecto de terceros, y los derechos que ha de corresponderles al disolverse la
sociedad conyugal".
No en todas las legislaciones existe sociedad conyugal, como bien lo observa
la disposición citada, en su inciso 2°. En efecto, en otros Estados se conocen los
sistemas de la comunidad, de la separación de bienes, el dotal, o el de comunidad
de administración y aun el de sociedad conyugal como participación en
gananciales, todos los cuales se explican como sigue:
a) El de comunidad consiste en que todos o parte de los bienes de los cón-
yuges forman un fondo común, administrado por el marido y que se disuelve por
determinadas causas, ocurridas las cuales se divide dicho fondo entre los
cónyuges.
La comunidad puede ser universal, si comprende todos los bienes, o sola-
mente de muebles y adquisiciones, o de gananciales.
b) La separación de bienes, por el contrario, excluye la existencia de un
fondo común. Puede ser propia, absoluta o total; o impropia, aparente o in-
completa.
c) Dotal es la modalidad en que la mujer lleva unos bienes o dote al ma-
trimonio, que se denominan dotales, al Iado de los cuales existen los bienes
parafernales de la mujer, cuyo dominio, administración y disfrute mantiene esta,
mientras los dotales los administra el marido. Existió en Roma y en Francia en
alguna época. [167]
d) Comunidad de administración, sistema de Alemania y Suiza, es el que se
caracteriza porque no hay un fondo común, y los bienes, que permanecen
inalterables en cuanto al dominio, son administrados por el marido. En este
modelo los bienes de la mujer se dividen como en el régimen dotal y al estilo de
este, en bienes de aporte y bienes reservados, siendo estos los que ella adquiere
por el esfuerzo de su trabajo y administra libremente. Se conoce también como
régimen sin comunidad.
e) Y el de participación en gananciales mezcla los de separación y comu-
nidad. Pero es, verdaderamente, el que constituye la sociedad conyugal. Algunos
lo llaman comunidad diferida.

179. NATURALEZA JURÍDICA DE LA SOCIEDAD CONYUGAL
La sociedad conyugal ha sido definida por JOSÉ J. GÓMEZ R.1, como "So-
ciedad de gananciales o adquisiciones, con administración, goce y disposición
separados, en cabeza de cada cónyuge". En todo caso, sociedad conyugal, ex-
presión que fue utilizada por la ley 28 de 1932 -que suscitó la inquietud de la
subsistencia de la noción de sociedad conyugal- y por la ley 68 de 1946,
interpretativa de aquella.
Mucho se han ocupado los tratadistas en la definición de la naturaleza
jurídica de la institución. Mas, es coincidente la opinión que afirma que es una
sociedad sui generis, dadas las características enteramente peculiares que posee,
a saber, entre otras:

1
José J. Gómez. Nuevo régimen de bienes en el matrimonio, 2ª Ed.. Bogotá, Edit. Voluntad, 1942, Pág. 57

a) Se forma únicamente por marido y mujer.
b) N o tiene personalidad jurídica.
c) Tiene dos administradores.
d) Nace por el simple ministerio de la ley, ope legis, sin que para que surja
se requiera el acuerdo de voluntades de los casados (acuerdo que podría
existir en sentido contrario, antes del matrimonio, para que no se
formase). Tampoco se necesita que se reúnan los elementos que tipifican
el contrato de sociedad, ni la convivencia o cohabitación de los cónyuges.
e) Su régimen es el previsto en el Código Civil en principio y no puede él
modificarse por los cónyuges durante su existencia, como sí puede
ocurrir con las sociedades comerciales o civiles, a voluntad de los socios.
f) Termina por las causas o circunstancias consagradas en la ley.
g) Nace aunque los casados no tengan bienes.
h) Se prueba con la demostración del matrimonio. [168]
i) Depende del matrimonio: no hay sociedad conyugal sin matrimonio,
sea civil o religioso. Pero puede aquella desaparecer y subsistir este. Por eso dijo
la Corte Suprema de Justicia, en sentencia de 30 de abril de 1970:

"La sociedad conyugal o sociedad de bienes entre cónyuges, nace simul-
táneamente con el vínculo indisoluble del matrimonio. Este y aquella se forman
en un mismo instante. La sociedad de bienes no puede existir sin matrimonio. En
el caso de muerte de uno de los consortes que no estaban separados de bienes,
matrimonio y sociedad conyugal se disuelven en el mismo y preciso momento.
"Esta sociedad tiene vida subordinada; solo puede existir donde existe un
matrimonio; no tiene vida propia ni independiente; siempre está sometida a la
existencia de un vínculo matrimonial. Por ello, puede tener duración menor que
la del matrimonio o igualar a la de este, pero en ningún evento puede perdurar
más allá del momento en que el matrimonio quede disuelto. En cambio, el
contrato matrimonial por tener vida propia, o autónoma no necesita de la
existencia de la sociedad conyugal para subsistir y por ello no lo afecta la diso-
lución de esta".
Por otra parte, quienes no están unidos por el vínculo matrimonial, y sos-
tengan relaciones concubinarias, no tienen por esto sociedad conyugal. Puede
que tengan sociedad patrimonial porque se configure entre ellos una unión
marital de hecho; o como reiteradamente precisó la Corte Suprema de Justicia, "
... una sociedad de hecho entre los concubinarios, cuando paralela a la situación
sexual que conviven, se desarrolla, con aportes de ambos, una labor de
explotación con fines de lucro, que no tenga objeto o causa ilícitos, en la que los
dos participan con el propósito expreso o tácito de repartir entre sí las utilidades
que provengan de la gestión"
Los requisitos para que se dé esa sociedad de hecho, según sentencia de 26
de agosto de 1976 de la Corte Suprema, son: 1) que se trate de una serie
coordinada de hechos de explotación común; 2) que se ejerza una acción paralela
y simultánea entre los presuntos asociados, tendiente a la consecución de
beneficios; 3) que la colaboración entre ellos se desarrolle en un pie de igualdad,
es decir, que no haya estado uno de ellos, con respecto al otro, en una situación
de dependencia proveniente de arrendamiento, mandato, etc., o esté excluido de
una participación activa en la dirección, control y supervigilancia de la empresa;
4) que no se trate de un estado de simple indivisión, de tenencia, guarda,
conservación o vigilancia de bienes comunes, sino de verdaderas actividades
encaminadas a obtener beneficios; 5) que la sociedad no haya tenido por finalidad
el crear, prolongar, fomentar o estimular el concubinato; 6) que se pueda
distinguir entre la actividad común de los concubinas y lo que es el resultado de
una común vivienda y actividad dirigida al manejo, conservación o
administración de los bienes de uno y otro o de ambos. La declaración de su
existencia y liquidación corresponderá al juez civil del circuito (c. de P. c., art. 16,
ord. 4°). [169]

EL RÉGIMEN NORMATIVO DE LA SOCIEDAD CONYUGAL COMO DE
ORDEN PÚBLICO

De vieja data se sostenía que el ordenamiento normativo sobre la sociedad
conyugal era de orden público. En la providencia destacada de 30 de abril de
1970, consideró la Corte Suprema que "Esta sociedad de bienes es institución de
orden público que no puede ser disuelta por un acto de voluntad de los cónyuges,
sino en virtud de decreto judicial (C. C., art. 1820, nums. 2,3 y 4) o por la muerte
de uno de los cónyuges (num. 1 de la misma disposición enlazada con el art. 152
del mismo Código). Ni el marido ni la mujer, ni ambos juntos, con un acto de su
libre voluntad, puede generar directamente la separación de bienes o disponer la
disolución de la sociedad. Esa declaración no tiene virtud para producir tal
efecto, pues, como lo dispone el artículo 16 del Código Civil, "no podrán derogarse
por convenios particulares las leyes en cuya observancia están interesados el
orden y las buenas costumbres." Es necesario el decreto judicial o el acaecimiento
de la muerte de uno de los cónyuges (art. 1820 citado)".
Pero esta doctrina que, como se ve con claridad, se apoya en la imposi-
bilidad de que por voluntad de los casados termine la sociedad conyugal, no
puede sostenerse con posterioridad a la ley 1 a de 1976, que modificó precisa-
mente el artículo 1820 del código y autorizó que por mutuo acuerdo los cónyuges
capaces, mediante escritura pública, disuelvan y liquiden su sociedad de bienes.
Tal facultad encuentra de ese modo pleno acomodo en el referido artículo 16 del
aludido código y, por lo mismo, no riñe con el orden público ni con las buenas
costumbres que los consortes carezcan de dicha sociedad.

181. SURGIMIENTO DE LA SOCIEDAD CONYUGAL
También se ha discutido si se trata de una sociedad real o ficticia. Prima
Jacie, el origen de la sociedad conyugal reposa en la celebración del matrimonio.
Esto parece ratificado por la norma del ordina14° del artículo 1820 del mismo
Código, que establece que si el matrimonio está viciado de nulidad a raíz de la
subsistencia de un vínculo anterior, "no se forma", en este caso, sociedad
conyugal. De otro lado, el artículo 27 del decreto 960 de 1970 sugiere
confirmación de lo observado, al mandar que "quien disponga de un inmueble o
constituya gravamen sobre él, deber indicar la situación jurídica del bien respecto
de la sociedad conyugal, [sic] caso de ser o haber sido casado".
Contra esta tesis, en cambio, podría aducirse el artículo 10 de la ley 28 de
1932, que reza:
"Durante el matrimonio cada uno de los cónyuges tiene la libre adminis-
tración y disposición tanto de los bienes que le pertenezcan al momento de con-
traerse el matrimonio o que hubiere aportado él, como de los demás que por [170]
cualquier causa hubiere adquirido o adquiera; pero a la disolución del matri-
monio o en cualquier otro evento en que conforme al Código Civil deba liquidarse
la sociedad conyugal, se considerará que los cónyuges han tenido esta sociedad
desde la celebración del matrimonio y en consecuencia se procederá a su
liquidación".
La norma transcrita hace vacilar ante los planteamientos iniciales, por
cuanto con ella se insinúa que mientras no se produzca la disolución del ma-
trimonio u otro de los hechos que autorizan la liquidación de la sociedad con-
yugal, no puede entenderse que esta ha existido.
Realmente, si se analiza el alcance de estos preceptos, no hay oposición
entre ellos. El artículo 10 de la ley 28 de 1932 no regula, en verdad, el nacimiento
en sí de la sociedad conyugal; solo repite que de tenerse que acudir a liquidación,
se deberá tener presente que la sociedad conyugal ha existido desde el momento
en que el matrimonio fue celebrado.
Es decir, la expresión legal: " ... se considerará que los cónyuges han tenido
esta sociedad ... ", no equivale a una presunción, que fuera desvirtuable, ni
mucho menos a que la existencia de tal sociedad únicamente pueda predicarse
cuando se vaya a liquidar. Aun así, de poderse liquidar era porque sí existía;
luego el artículo comentado no dispone nada nuevo, que el propio Código no
hubiera establecido de antemano.

"Reforma al régimen de la sociedad conyugal". sin consentimiento del otro. varias instituciones llevan a creer que la sociedad conyugal sí tiene realidad antes de disolverse: a) Las capitulaciones matrimoniales. al autorizar al otro para invocar como causa de separación de bienes "la administración fraudulenta o notoriamente descuidada de su patrimonio en forma que menoscabe los intereses del demandante en la sociedad conyugal" (C. Con todo. informan lo propio. tiene o no tiene. sabiéndose simultáneamente cuáles no lo son. regulada por la ley 258 de 1996. 3 3 CARLOS HOLGUÍN HOLGUÍN. sin que haya lugar a asegurar que la hay mientras no ocurra su disolución. al matrimonio. En síntesis. sociedad conyugal vigente. Dada esta armonía. para deducir que la frase "situación jurídica respecto de la sociedad conyugal" no tiene el alcance que de golpe muestra. por tanto. Antes de ese proyecto se habían presentado dos similares al congreso. 649. c) El recorte impuesto por la misma ley a las facultades de administración y disposición de cada cónyuge. Para CARLOS HOLGUÍN HOLGUÍN3: "Se han discutido matices de interpre- tación. si tiene sociedad conyugal. bien que su objetivo sea reglamentar los aportes. 130 y 131. 20). en ese momento. en fin. Y. como acaso pudiera pensarse que estuvieran limitadas dada la circunstancia de estar vigente la sociedad conyugal2. Disuelto. para defender los derechos y patrimonio de la familia". según la ley civil. de que trata la ley 258 de 1996 (véase núm. octubre 11 a 18 de 1994. pero que en los eventos de disolución se 2 Mediante proyecto de ley (13 ó 62) de 1994.. la sociedad conyugal surge paralela y por ministerio de la ley. aunque es evidente que en rigor hay un reconocimiento a la existencia de la sociedad conyugal. conferencia escrita en IV Congreso académico nacional de jurisprudencia. op.. aclarando que esto sería para bienes sujetos a registro.. cuya base fundamental es la circunstancia de tener bienes propios. por suministrarle información que por un mero estudio de títulos no se logra. que trata de la afectación a vivienda familiar. si este ha de catalogarse [171] como social. revista Semana. en el mundo jurídico. art. págs. como ente ficticio con presencia retroactiva. Ello procura ilustración para su otro contratante. sin restringir estas facultades. 348. en relación con los bienes cuya titularidad ostenta. 200. si ella se ha disuelto y si ha sido liquidada. Cfr. De esta singular estructura se sigue una calificación equivocada de la sociedad conyugal. Y su realidad no impide al cónyuge actuar. Finalmente. o la administración. se dictó la ley 258 de 1996. confiando en la honradez del enajenante o constituyente del gravamen. máxime si se admite la especie de poder absoluto allí atribuido a cada cónyuge. C.. Antes de su desaparición. como requisito de validez del acto de enajenación. no puede delimitarse en sus contornos. o lo que es igual. Todo lo cual se dice por razón del artículo 10 de la ley 28 de 1932. págs. o no. " . b) La subrogación de bienes inmuebles. Y VALENCIA ZEA Y ORTIZ MONSALVE. se buscó la reforma a la ley 28 de 1932. bien que persigan impedir la formación de la sociedad conyugal. a obtener el consentimiento del otro en forma expresa. mediante escritura pública. debiéndose recomponer su historia y remontando su trayectoria al tiempo del matrimonio. cit. 384). obligando al cónyuge que quiera vender un bien que se considera social. ord. en el acto de enajenación o gravamen del inmueble. núm. Lo cual sufre excepción en el supuesto de la afectación a vivienda familiar. 1 y 2. d) El gravamen o limitación de afectación a vivienda familiar. Siendo cierto lo dicho. A pesar de su externo carácter de excepciones. pues la Corte Suprema de Justicia y algunos eminentes juristas han considerado que la sociedad existe desde que se celebra el matrimonio. como que se concreta solamente cuando se disuelve. se busca su manifestación de si. septiembre de 1981. en tanto que otros prestigiosos comentadores opinan que durante el matrimonio existe [172] un régimen de separación. vistas las cosas en su lógica dimensión. gráfica. obra hacia el pasado. No se trata de definir. aún sin disolverse. pág. según la cual la sociedad conyugal es como un fantasma. . No se la detecta sino cuando se extingue. Porque. el aludido artículo 10 lo que hace es facultar a los cónyuges para administrar y disponer de los bienes que están a su nombre. Muy propagada es la figura. no va más allá de este punto. debe interpretarse el artículo 27 del decreto 960 de 1970.

la cual no consistió propiamente en castigar y sancionar a quienes se casan doblemente. Pero este supuesto se perfila íntegramente. según ha sido analizado por la Corte Suprema de Justicia. Porque a la aplicación literal de la norma que él formula se opone la teleología de la misma. pues con ella se fundamentan más lógicamente algunas soluciones prácticas. Pues consistiendo esta en que la nulidad del matrimonio se produce precisamente por la preexistencia de otro vínculo matrimonial. el tropezón de varias sociedades conyugales. y que el juez no solo puede sino que debe tener presente a la hora de desentrañar el espíritu y el genuino entendimiento de las disposiciones legales. como se observa en el pasaje siguiente: "Pero si bien el principio así consagrado opera sin escollo de consideración frente a la gran mayoría de las causales de nulidad del matrimonio. cuando la sociedad conyugal del anterior matrimonio subsiste al tiempo de celebrarse el segundo. el éxito de lo injusto. no significa. precisamente porque como dio en señalarlo el segundo matrimonio no generaba sociedad conyugal. que hoy puede pedir cualquiera de los cón- yuges. Teleología normativa esa que se advierte a ojos vistas. quepa repetirlo una vez más.entiende que ha existido sociedad conyugal desde que se celebró el matrimonio y se procede a su liquidación". a tono con lo cual es válido afirmar que la inflexibilidad de las fórmulas clásicas que las inspiraron. ni puede significar. como son la separación de bienes. se presumen separados de bienes. Pero estos son puntos de discrepancias teóricas que no afectan el fondo del problema". y los contrayentes se domicilian en Colombia. sino en evitar. 182. viene a acontecer que habría concurrencia de sendas sociedades conyugales. Y concluye: "Nos hemos inclinado a la primera tesis. ante todo si es exacto que su paso desolador no lo puede . Parece ser que el tema de las nulidades es asunto más complejo que el orden puramente legal o teórico que las encierra. mas no cuando ya ella no existía o ha sido disuelta. CUÁNDO NO SE FORMA SOCIEDAD CONYUGAL EN EL MATRIMONIO Con base en el artículo 180 del Código Civil. b) Si en capitulaciones matrimoniales se pactó que no hubiera sociedad conyugal. Por modo que si. como acá. a no ser que la ley que presidió la unión disponga otro régimen patrimonial. la colisión es imposible y solo hay una sociedad. vale decir. habida cuenta que tiene por fin concluir que no se antoja de recibo la posición del aquí recurrente en el sentido de que la modificación legislativa que viene de comen- tarse ha de operar siempre y en todo supuesto. y que en su parecer no hay sitio para los distingos en que acabó el tribunal. Y no se requiere de grandes atisbos para comprender que eso fue a lo que justamente quiso salirle al paso el legislador colombiano cuando en el año 1976. la del matrimonio declarado nulo tiene que seguirse de ello que la función jurídica de la norma pierde todo sentido en el caso concreto. no obstante el matrimonio. hizo el añadido pertinente al mentado numeral cuarto del artículo 1820. [173] "Todo el recorrido conceptual que precede no se hace en balde. cuestión que en la práctica no deja de generar más de una dificultad en orden a sus respectivas liquidaciones. y por eso la tendencia es a reexaminar cada vez más la verdadera extensión de los efectos de la nulidad. en la fuerza actual de las capitulaciones matrimoniales (dada la ley la de 1976) y en el artículo 25 de la ley 1 a de 1976. no se conforma sociedad conyugal en varios supuestos: a) Si el matrimonio se celebró en el exterior. que la nulidad del matrimonio no disolvía la sociedad conyugal cuando se trataba de la nulidad devenida por bigamia. a través de la ley la. en sentencia de 10 de octubre de 2004. la sociedad conyugal anterior ya era cuestión del pasado por supuesto que había sido liquidada tiempo atrás. c) Cuando el matrimonio es anulable por la subsistencia de un vínculo anterior. otra cosa sucede frente a la del numeral 12 del artículo 140 infine. según puede verse en la sentencia de 31 de mayo de 1978 de esta corporación. ha de significarse que. y que incluso fue avizorada en el examen mismo de constitucionalidad. y la existencia de interés jurídico de uno de estos para intentar acciones de simulación contra actos del otro cónyuge que disminuyan el haber social. sustrayendo de la regla general la supradicha causal de nulidad.

"Los que se hayan casado en país extranjero y se domiciliaren en Colombia. sin embargo. t. La Corte interpretó que los matrimonios entre nacionales colombianos o entre un nacional colombiano y un extranjero. Pero debe quedar definido. en la cual. en la segunda unión. como quiera que ni ella ni su registro tienen efecto retroactivo o hacia el pasado. porque ese matrimonio se gobierna por la ley colombiana. no nacerá en este sociedad conyugal. entonces. no haya habido entre ellos sociedad de bienes". y pasaren a domiciliarse en él. Manual de familia. cuándo ocurre la disolución de la primera sociedad conyugal. "en el sentido de admitir la prueba de cualquier régimen de bienes. que está afectada de nulidad. 1999. 183. Sobre su alcance. se presumirán separados de bienes. consideró que se trataba. como en efecto lo es. no equivale en modo alguno a desconocer la ley. se deben regir por la ley colom- biana como ley personal. si dos colombianos domiciliados y residentes en Colombia se casan en el exterior. esto es. Por consiguiente. [175] 4 4 AROLDO QUIROZ MONSALVO. toda vez que la filosofía de la norma del artículo 25 de la ley 1 a de 1976 es impedir que haya dos sociedades conyugales coexistentes. . En otras palabras: de acuerdo con la interpretación de la Corte Suprema. para que se cumpla la intención legislativa puesta de presente por la Corte. si una persona que está casada. si el efecto destructor y retroactivo de la nulidad no para mientes en nada. estaríanse desandando los pasos para darle cabida a la escuela exegética del derecho". se indicó que la modificación de 1974 amplió las posibilidades de desvirtuar la presunción de separación de bienes. si se domicilian en Colombia. corresponde afirmar que para el tiempo de la cele- bración de las nuevas nupcias ha debido ya haberse disuelto la sociedad con- yugal del primero e inclusive haberse registrado el acto de disolución en el libro de varios. La norma del código original disponía que "Los que se hayan casado fuera de un territorio. pág. que puede destruirse con "la aportación de la prueba sobre sometimiento a otro régimen. Con todo.. algunos autores pensaban como ya se precisó en la jurisprudencia citada4. Esta disposición fue estudiada por la Corte Constitucional. se mirarán como separados de bienes. la doctrina se mostraba celosa de su aplicación a propósito de que si la norma legal no dis- tinguía que en el vínculo matrimonial antecedente hubiera o no una sociedad conyugal. por su carácter constitutivo y por lo que dispone el artículo 107 del decreto 1260 de 1970 frente a terceros. EL ALCANCE DEL INCISO 2° DEL ARTÍCULO 180 DEL CÓDIGO CIVIL Conforme al inciso 2° del artículo 13 del decreto 2820 de 1974. en sentencia C- 395 de 22 de mayo de 2002. En los apartes en bastardilla se resaltan las diferencias de los textos. que no cobija el matrimonio entre extranjeros.detener siquiera el principio de la buena fe. sí se forma sociedad conyugal. 2a ed. 339. que es el inciso 2° del artículo 180 del Código Civil. o se casó en el exterior a la luz de un régimen que excluía la sociedad conyugal) y vuelve a contraer matrimonio sin disolver el primero. y no solo la del régimen de sociedad conyugal". en primer término. Que una interpretación que se avenga con el fin de las normas se prefiera por encima de su literalidad. Ediciones Doctrina y Ley. a menos que de conformidad a las leyes bajo cuyo imperio se casaron se hallen sometidos a un régimen patrimonial diferente". de una presunción legal. sino traduce más bien el fiel y exacto desempeño de la labor del juzgador. de no. Así. Antes del concepto jurisprudencial que viene de reseñarse. disuelve y liquida su sociedad conyugal (o no tenía sociedad conyugal porque había celebrado capitulaciones matrimoniales en las que se pactó que no la hubiera. De allí. VI. conforme a las leyes del país de la celebración del mismo". si la disolución de aquella sociedad de bienes o su inscripción en el registro civil sucede con pos- terioridad al segundo matrimonio. existirá entre ellos sociedad conyugal. siempre que en conformidad a las leyes bajo cuyo imperio se casaron. no podía hacerse por ende ninguna diferenciación a la hora de utilizar [174] la disposición.

en lugar del personal aplicado a los matrimonios de nacionales colombianos. antes no se estaba domiciliado en Colombia. pese a encontrada en la norma especial. bien que estando domiciliados en Colombia estuvieran de tránsito en otro Estado. como resulta obvio. aplicando así un criterio territorial. Lo cual no es claro. pero ignoró el carácter especial del artículo 180. Con todo. la de que con ella se cobijaba solamente a los matrimonios de quienes residieran en el exterior. "ii) Por otra parte. del Código Civil colombiano. Es sabido que el radio de acción del control constitucional no comprende. la interpretación de la ley. se tiene que si dos ciudadanos extranjeros contraen matrimonio en su país de origen y luego establecen su residencia en Colombia. es igual al de las personas que no han celebrado matrimonio. por no tratarse de una cuestión de capacidad o de estado civil la relati va al efecto patrimonial del matrimonio. se presumirán legalmente separados de bienes. tuvo como base el sistema de la ley personal consagrado en el artículo 19 del Código Civil. modificado por el art. excluyéndose los de quienes teniendo su domicilio en Colombia. esto es. propuso el autor de aquella. . 13 del decreto-ley 2820 de 1974: "i) Por una parte. en lugar del régi- men de sociedad conyugal que es aplicable a los matrimonios de nacionales colombianos independientemente del sitio de su celebración. 180. al resaltar que la norma objeto de análisis no distinguía entre nacionales y extranjeros y discrepar acerca de que la ley personal fuera la fuente de solución. 2°. es hecho común que las providencias de exequibilidad contengan tesis sobre la inteligencia de los preceptos acusados. consagre mediante una presunción legal el régimen de separación de bienes para los matrimonios de extranjeros celebrados en el exte- rior cuando estos últimos se domicilian después en Colombia. que "El inciso 2° del artículo 180 del Código Civil establece el principio «locus regit actum» para los matrimonios celebrados en el exterior siempre que se trate de colombianos domiciliados en el exterior. como norma de rango inferior. como se anotó. a saber. entonces: "Ello justifica en forma razonable y objetiva que el art. La interpretación de la Corte. por lo mismo. si uno de los casados fuera extranjero. como en este caso". que sigue a la acción de "casarse en país extranjero" fue entendida como un hecho subsecuente aunque nuevo. inc. no faltó razón a la aclaración de voto cuando advirtió que la regla aplicable era la de locus regit actum. "Este régimen. la cual. contemple que dicha presunción se puede desvirtuar mediante la prueba de cualquiera otro régimen vigente en el país de la cele- bración del matrimonio. Probablemente la frase "y se domiciliaren en Colombia". Como ocurre en este caso. bien que residieran en este y posteriormente en Colombia. En aclaración de voto a la providencia. pero esta presunción no tendrá cabida si los contrayentes fueran nacionales colombianos [176]. es indivisible. en su parte motiva. En este sentido. (Bastardillas fuera del texto). o colombiano y persona extranjera domiciliada en el exterior. per se. dejó de lado en otra diferenciación inexplicable. con el significado de que. De acuerdo con la misma aclaración de voto. de atender las consideraciones de la sentencia C-395. dichos matrimonios no producen efectos en Colombia". derivado de la materia concreta que regula. Dijo la sentencia. esta interpretación no fue unánime. en virtud del cual los actos y contratos deben regirse en su integridad por la ley de su creación. en armonía con la configuración del matrimonio como un contrato en el Código Civil colombiano (arts. a saber. 113 y ss. Si los que se casan en el exterior nunca se domicilian en Colombia ni registran su matrimonio en el Consulado de Colombia en el exterior conforme a lo previsto en el decreto 1260 de 1970. luego basta que uno de los cónyuges esté domiciliado en Colombia para que no pueda aplicarse el régimen de separación". "por ser el régimen matri- monial una relación constitutiva. o de extranjeros. No obstante. lo cual significa que materialmente la disposición de- mandada no modifica la situación patrimonial de los contrayentes a partir de la celebración de aquel.) y eliminando los inconvenientes que pueden pre- sentarse por la pluralidad de lugares de ejecución. un determinado efecto patrimonial del matrimonio. aplicando concretamente el principio lex loei contractus. se casaran en otro Estado y luego retornaran al país.

se plantea si el contenido en el Código Civil varió con la ley 28 de 1932 o no. lo cual significa que la mujer sería acreedora y deudora de sí misma". J. t.". en sentencias de 20 de octubre de 1937. y que si se supone que dicha suma forma parte del activo de la sociedad conyugal. lo que se sujetará al artículo 188 del Código de Procedimiento Civil. consideró la Corte: 5 5 VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE.. o sea. no fue modificado por la ley 28 de 1932. SUÁREZ FRANCO Y NARANJO OCHOA. otros aspectos de mayor polémica. op. «cada cónyuge tiene la libre administración y disposición tanto de los bienes que le pertenezcan al momento de contraerse el matrimonio como de los demás que por cualquier causa hubiere adquirido o adquiriera ». no sería incapaz. Por ejemplo: los ordinales 3°. se debe tener en cuenta que la presunción se puede desvirtuar comprobando cuál es el régimen de bienes impuesto por la ley extranjera en cuyo ámbito se celebró el matrimonio. tanto la mujer como el marido administran libremente sus bienes. SuÁREz FRANCO. La vigencia del sistema de la sociedad conyugal. Otros autores6. ni la mujer incapaz. precisamente a raíz de que sea la ley del lugar de celebración la que determine los efectos patrimoniales del matrimonio. LA SOCIEDAD CONYUGAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y EN LA LEY 28 DE 1932 El capítulo II del título 22 del libro IV del Código Civil trata "Del haber de la sociedad conyugal y de sus cargas". no entran a formar parte del activo de la sociedad.porque no se ve por qué tendría prelación la ley colombiana frente a su ley nacional o de origen. 5 de septiembre de 2001 y 19 de mayo de 2004 entre otras. pág. 39. se pue- de responder con mayor o menor amplitud. es defender un contrasentido. que dispone que tal ley se debe aducir al proceso en copia auténtica. 1781 es aplicable cabalmente al sistema de la ley 28 de 1932". 4° y 6° del artículo 1781 del Código Civil. 1781. 184. pues el marido ya no es jefe de ella. pág 400 . para concluir que esta no había tenido por fin hacer desaparecer la sociedad conyugal. claro. NARAJ'lJO OCHOA. de 1956. 3 del art. si fuera también aplicable o por qué no rigiera plenamente el artículo 180 citado. al establecerse que la mujer casada. ¿conservan vigor o los derogó la ley 28 de 1932? VALENCIA ZEA Y ORTIZ MONSALVE5 sostienen que sí se reformaron: "Estos bienes. cit. como GÓMEZ PIEDRAHÍTA. podrá probarse con el testimonio de dos o más abogados del país de origen. cit. 417. debidamente autenticada o por el cónsul de ese país en Colombia. op. cit. cuya firma deberá autenticar el Ministerio de Relaciones Exteriores. según el art. pág. XLVIII). 25 de abril de 1991. 1781. total o parcial. conforme a la ley 28. es evidente que hubo modificaciones [177] en cuanto a la administración de los bienes. 18 de abril de 1939 ("G.. 3°. El último de los citados invoca. El interrogante. Si fuera ley extranjera no escrita. Está comprendido en los artículos 1781 a 1804 y su estudio debe ser compaginado con la ley 28 de 1932. Finalmente. expedida por la autoridad competente del respectivo país. sostienen algo diverso. 305. los enumerados en los párrs. C.. En la finalmente relacionada. Sostener que el art. 1781 del C. Mas. "El art. 1° de la ley 28 de 1932. de donde se siguen alterados todos los textos que imponían la jefatura del marido en el manejo económico. En punto al régimen económico en el matrimonio. entonces adquiriría un crédito contra esta por tal suma. Así. que es como decir que la mujer dispone libremente de los cien mil pesos que tiene en el momento de casarse. a su vez. según el cual. op. pág. después de remontarse a la exposición de motivos de la ley 28 de 1932. dicha suma entrará a formar parte del activo de la sociedad. cit. La ley 28 de 1932 introdujo importantes reformas en la legislación civil. Empero.. con la obligación para esta de restituir la misma suma al cónyuge aportante.4° y 6° del art. la del ordina14° del artículo 1781 y la de la existencia del haber relativo de la sociedad conyugal han sido sostenidas por la jurisprudencia colombiana. como lo comprueba la siguiente hipótesis: en el momento de contraer matrimonio la mujer tiene cien mil pesos. un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia. se ponen en juego. op. como tal. 6 6 GÓMEZ PIEDRAHÍTA. si no se considera modificado el num.

el primero. los bienes que son del haber social. Así. dejando a salvo. el derecho de cada cónyuge en ese haber. su libre administración y disposición. que asciende a un 50 por ciento para cada cónyuge. entonces. por consiguiente. los cónyuges puedan excluir esa clase de bienes de la comunidad. como también los adquiridos posteriormente por estos a cualquier título antes de la disolución de la sociedad. por gananciales se entiende. "que a ese haber social deben ingresar. Y que. de lo cual sin duda surge como palmario que toda referencia que aquella hace de esta. precisó la Corporación en sentencia de 7 de septiembre de 1953. como lo señaló la Corte en sentencia de 10 de abril de 1968. sino también los derechos y acciones de cada cónyuge. DEL ACTIVO SOCIAL Divide la doctrina el activo social en haber absoluto y haber relativo. 8 VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE. op. 306. gananciales son "las ganancias o rendimientos que produce el trabajo o un capital". 51)". en el que la cónyuge enajenó unos bienes muebles pretextando que le pertenecían exclusivamente y no a la sociedad con- yugal. respecto de los efectos aportados al amparo de esta disposición. 186.». eso sí.». pág. por tanto. J. Considerado este como universal. 277)". según las voces del artículo 653 del Código Civil. 185. Con esos antecedentes observó perentoriamente la Corte que "No se remite a duda. "Si a lo expuesto se reduce el cabal entendimiento que tiene esta ley. que significa "propio de la ganancia o per- teneciente a ella". en la que. tener los cónyuges derecho de gananciales. está circunscrita únicamente para mandar que el cónyuge aportante conserva. J. por así tenerlo dispuesto expresamente el arto 667 del C. por los que entran. "De suerte que reconocidas esas características. 1. por otra. EL CONCEPTO DE GANANCIALES "Ganancial" es un adjetivo. es también un derecho universal. Es decir. no solamente los primeros. ingresan a esta» (<<G. expuso que era «palmario en la legislación colombiana que todos los bienes muebles aportados por los esposos al tiempo de contraer matrimonio. del valor de dichos bienes. por los bienes que ingresan al activo de manera irre- vocable y el segundo. enseñan VALENCIA ZEA Y ORTIZ MONSALVE7 [179]. ibídem) (<<G. compuesto. 304. que la ley 28 de 1932 en ninguno de sus apartes es derogatoria del numeral 4 del artículo 1781. al cónyuge que los aportó. En sentido amplio. puede ocurrir que la sociedad conyugal carezca de bienes y. hablando de la sociedad conyugal. pág. para que no hubiera lugar a un enriquecimiento sin causa de uno de los consortes y el empobrecimiento del otro. . y más patente si se sopesa el alcance de su contenido frente al caso particular del numeral último citado. LXXVI. el derecho de gananciales. cit. al estudiar un asunto semejante. corporales e incorporales. ha de reiterarse cómo resulta evidente que tal normatividad no pretendió modificar [178] la composición del haber social en la forma como lo estructura el Código Civil. Pero también son estos. a renglón seguido señaló que en estos eventos quedaba «obligada la sociedad a restituir su valor según el que tuvieron al tiempo del aporte o de la adquisición». en todo caso. el legislador no podía menos que imponerlos como activos sociales.. con cargo de restitución.y las cosas fungibles que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio o que dentro de su vigencia adquieran. pág. las especies mue- bles -de las cuales son tipo las cuotas de interés de sociedades en comandita simple. que forman entre los segundos (ar1. op. típicas de los bienes mue- bles. y. y como el concepto jurídico de patrimonio comprende tanto los bienes corporales como los incorporales.. que no debe confundirse con los bienes mismos que forman el activo de la sociedad.. la posibilidad de que. CXXIV. Estrictamente. 1781. pág. y en aras de propender por un tratamiento justo. gananciales serían los mayores valores de los bienes. es claro entonces. c. por una parte. son efectos que conforman el activo de la sociedad conyugal. sin las extremas formalidades de las capitulaciones matrimoniales. 1. En otras palabras: integran el haber 7 7 VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE. ni particularmente derogar lo previsto en el numeral 4 del articulo 1781. cit.

reimpresión. 83). por tanto. honorarios. y expresamente los artículos 1783 y 1792 excluyen de él algunas especies. en providencia de 26 de marzo de 2004. 12 12 La autora PIEDAD REs TREPO CASTRO sugiere que los dineros recibidos por seguros de vida son parte del haber relativo y analiza si el cónyuge es asegurado o beneficiario y en el primer caso si el otro cónyuge es el beneficiario o lo es un tercero. los frutos de bienes propios o sociales. pág..absoluto los bienes por cuya adquisición la sociedad conyugal nada debe a los cónyuges. págs. por no ser donación. e.. comisiones. tienden a excluirse del haber social10. Pero aunque los salarios son un bien social. Con todo. y hacen parte del haber relativo los que sí generan deuda a favor del marido o la mujer que los aporta. si el otro cónyuge es el beneficiario. 307 de su obra. así como las minas y el 50 por [181] ciento de un tesoro descubierto por uno de los cónyuges en terreno ajeno (e. Cuando el cónyuge es el asegurado. Los dineros percibido s por vacaciones y descansos. dada la disolución de la sociedad conyugal acaecida por la muerte del asegurado. Igualmente. 66 y 67. pues.. etc. taller. por requerir actividad intelectual. 1786 y 1787). Señal Editora. 187. RENTAS DE TRABAJO Conforme al ordinal1 o del artículo 1781. en pág. precios de contratos varios (por ejemplo. de acuerdo con interpretación de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia 8 Op cit. Los premios. " . la pensión de jubilación13 (o la de vejez) no se considera ganancial. los inmuebles adquiridos en vigencia de la sociedad conyugal a título oneroso (por regla general). etc. arts. cuya aplicación práctica resulta compleja. debe ser reemplazada por otra: "durante la existencia de la sociedad conyugal". a salarios. los premios recibidos por uno de los cónyuges en razón de realizaciones científicas o técnicas en concursos y las ganancias del juego o de la apuesta. Op. Desde luego. lo pagado por el seguro le pertenece. Las rentas del trabajo producidas durante la sociedad conyugal. Régimen patrimonial en el matrimonio. Cita providencia de la Sala de Familia del Tribunal Superior de Bogotá de 9 de mayo de 1995. 304. 10 la Así lo ha dicho la Sala de Familia del Tribunal Superior de Medellín. el artículo 1781 señala cómo se compone el haber social.. 2002. que todo salario y emolumento o retribución proveniente de cualquier empleo u oficio hace parte del haber social. Justamente. pág. y el juego y la apuesta. cit. a RODRÍGUEZ FONNEGRA Y EDUARDO V AZ FERRElRA. pertenecen a la sociedad conyugal. Para los profesores VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE8. durante el matrimonio". 13 13 Conviene advertir que existen tesis contrarias. y los bienes muebles. forma únicamente con los bienes que obedecen al con- cepto de gananciales. provenientes de salarios... Universidad Externado de Colombia. no se distribuyen cuando ocu- rre la liquidación de la sociedad conyugal. Se dispone. las mismas sí serán objeto de liquidación9. deben distinguir entre el derecho a la pensión y las mesadas y separar el supuesto en que la pensión ya se devenga al momento de disolución de la sociedad conyugal del caso en que la pensión se causa y hace exigible con . con el criterio de que las vacaciones no son factor salarial. pagos por oficios menores o subempleos. con las rentas de trabajo o de capital y las ca- pitalizaciones que se hagan con dichas rentas". con ese nombre o el de primas o bonificaciones. los esfuerzos e inversiones realizados por el cónyuge adquirente de esos bienes. 1968. P. afirma que las primas pagadas constituyen recompensa a favor de la sociedad conyugal y que.). además. almacén. la ley. Las prestaciones sociales serán de la sociedad conyugal en la parte causada durante su existencia y los seguros de vida12 y las indemnizaciones pagadas por otros riesgos después del matrimonio. En igual sentido se pronuncia ENRIQUE LÓPEZ DE LA P A V A al considerar que "La actividad. [180 ] La expresión final. sueldos. el haber social se compone "de los salarios y emolumentos de todo género de empleos y oficios devengados durante el matrimonio". Para algunos. pues es obvio que durante esta se han destinado a la manutención de la familia. los de obras públicas). Refiérese. 9 9 PIEDAD RESTREPO CASTRO. pues al aceptar que la pensión de jubilación o la de vejez sean gananciales. Bogotá. 11 11 VALENCIA ZEA Y ORTIZ MONSALVE que citan. son también materia de gananciales 11. se efectúan a expensas y en provecho de la sociedad conyugal y de ahí que dichos dineros o bienes sean sociales" (Derecho defamilia. si para entonces hubiera sumas ahorradas o capitalizadas. Medellín. quedan comprendidas en este caso las sumas percibidas por trabajos independientes que no tuviesen el carácter de honorarios (tales como los ingresos obtenidos en una industria propia. es decir. 54. el haber de la so- ciedad conyugal se " .

y se comprenden los civiles y los naturales y los productos de las cosas. cit. Al comparar los ordinales 3° y 5° del citado artículo 1781. a primera vista. réditos.. se admite que todavía tiene vigor (ver núm. En general. La frase entre comillas. Por tanto. adquirido a cualquier título. a la cual puede añadirse el argumento de que la pensión es intuito personae. entra en la masa divisible. los "frutos. 15 15 El nominalismo es tanto una teoría sobre la naturaleza del dinero como sobre la extensión de las obligaciones dinerarias. FRUTOS Según el numeral 2 del artículo 1781 del Código Civil. a medida que se producen. se comprenderán en la liquidación solamente si se hubieran capitalizado y existieran al tiempo de la disolución. que se extiende con posterioridad a la muerte del pensionado. y lo causado durante el matrimonio --expresión legal-.. para el mantenimiento o sostenimiento de la familia. es propio del cónyuge. 1988. a pesar de fundarse en una relación laboral. intereses de capitales. Se ha discutido la vigencia de este numeral 3. " . pág. suele explicarse que son sociales porque se destinan al servicio de la sociedad conyugal. al disolverse. De ser correcta esta consideración. por ejemplo. como luego se explica (ver núm. dice relación a la cantidad numérica.. El dinero que tenían los esposos a la fecha del matrimonio. Entonces. Por ejemplo. El término "devengar". Empero.contenida en sentencia de 29 de junio de 1994.. op. Pontificia Universidad J averiana. En ese texto los citados autores mencionan el concepto de NA VIA ARROYO. 184). 194). pagado después de disuelta la sociedad conyugal. como puede además interpretarse analógica- mente con apoyo en el artículo 2224 del Código Civil. con base en el artículo 1° de la ley 28 de 1932. lo causado antes del matrimonio y percibido después de este. Es claro que los frutos. 14 14 Cita de José J. Lo cual tiene explicación en que el Código Civil fue promulgado a la luz de conceptos económicos nominalistas15. son sociales. le pertenece al adquirente y no ingresa al haber social. sin importar las fluctuaciones que haya sufrido el poder adquisitivo de la moneda". 5) no habrá restitución. razón por la cual al momento de la liquidación de la sociedad conyugal no se incluirían. en la cual precisó que la sustitución pensional tiene origen no en el haber social conyugal sino en "la prolongación de las obligaciones de asistencia mutua entre los cónyuges. no habrá de este modo reajustes por pérdida del poder adquisitivo. 3). hacer alguno suya una cosa mereciéndola. GÓMEZ. En cuanto a los frutos de bienes propios. Nuevo régimen de bienes en el matrimonio. Dispone el texto que la sociedad conyugal restituirá. [182] 189. Los lucros son ganancias o ventajas y no pueden confundirse con el mayor valor de las cosas. se podría sostener válidamente que el dinero recibido en forma gratuita durante la sociedad. procederá la restitución men- cionada al liquidarse la sociedad conyugal. obligándose la sociedad a la restitución de igual suma". pág. se concluye que si el dinero se consigue gratuitamente (num. significa " . en virtud del vínculo matrimonial". por herencia. Mas es de anotar que la opinión mayoritaria es contraria a la que acaba de exponerse. ingresa al haber social. 188. hace parte de la sociedad el dinero "que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio. Por esto es más válida la posición adoptada por la jurisprudencia laboral. igual suma" de dinero que la aportada. 103. Resulta natural que los frutos de los bienes sociales sean a su vez sociales. pensiones. En este último sentido "implica que el deudor de una suma de dinero cumplirá con la entrega al acreedor de una cantidad igual a la prometida. ha dicho la Corte14. DINEROS De acuerdo con el numeral 3 del mismo artículo 1781. utilidades en sociedades o dividendos de acciones en sociedades anónimas y arrendamientos de bienes muebles o inmuebles. Se puede resumir en frutos. posterioridad. se pueden consumir. y si a título oneroso (num. según explican OSCAR HERNANDO PARADA BARRENECHE y OSCAR ARTURO SOLARTE RODRÍGUEZ en su tesis "Inflación y revaluación en las obligaciones dinerarias".. intereses y lucros" de bienes sociales o no. conforme al cual "la . o adquirir derecho a ella por razón del trabajo o servicio". o durante él adquiriere. 20.

adquisición de estos a título gratuito. la expresión especies muebles es más amplia que la de bienes muebles y fue utilizada por el legislador para abarcar más que las cosas corporales. porque supues- unidad monetaria.. Como se indicó. en el núm. ]. esta fuente del ordinal 4° del artículo 1781. 1965. se pagarán a la disolución del matrimonio por el valor que tendrían en esta última fecha. Pero debió referirse al momento de disolución de la sociedad conyugal y no del matrimonio. VIII. A su vez. según el que co- rrespondiere a la fecha en que se hizo el aporte.. doctrina reiterada en la de 19 de mayo de 2004). Bosch Casa Editorial. dijo la Corte en la aludida sentencia de 19 de mayo de 2004: [184] "Así que si antes del matrimonio uno de los esposos es socio de una com- pañía. cuyo valor actual significara millones. 18 18 Por ejemplo. Barcelona. CLXXVI. MONROY CABRA 16 ha propugnado una reforma en la que se modifique " . 305. que actúa como un sistema de cuenta que permite decir en un momento dado cuántas unidades deben darse por un bien. un peso. el régimen de las recompensas [183] en cuanto a que el valor de estas por aportes de los bienes muebles al matrimonio. treinta (30) o más años. a tenor del numeral 4 del artículo 1781 del Código Civil. entran a formar parte de la sociedad conyugal. 16 16 MONROY CABRA. 1991.. 3. restituya al cónyuge cantidades del orden de miles de pesos por el aporte o la adquisición de bienes muebles y por la enajenación de inmuebles propios. un dólar. introducción ala segunda edición de su obra. también antes se corroboró lo contrario. abstracta. n. por lo mismo si para efectos de integrar la masa social una vez disuelta esta. sin que el aumento o disminución del quantum signifique que la unidad en sí misma haya variado".. Aunque la jurisprudencia podría rectificar la situación aplicando la corrección monetaria para asegurar el valor constante de tales créditos. pág. Por ejemplo. tales bienes ya no se encontraren en cabeza del cónyuge aportante. entran a formar parte del haber de la sociedad conyugal. o durante él adquiere [sic]. VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE. etc. 1. para inferir que la adquisición es gratuita y no onerosa. Acerca de este punto puede consultarse a JEAN CARBONNIER. para algunos. Las cosas fungibles y bienes muebles adquiridos antes del matrimonio y que se tengan al celebrarse este forman parte del haber relativo. . que por su naturaleza son especies muebles. 1». t. ponencia citada.. como aquí ha acontecido.. págs. quedando esta obligada a restituir su valor al disolverse. pág. está derogada18 (sin embargo. Para el caso. pág. quedando obligada la sociedad a restituir su valor según el que tuvieron al tiempo del aporte o de la adquisición". Según interpreta parte de la doctrina. a la luz de varias sentencias. "las cosas fungibles y especies muebles que cualquiera de los cónyuges aportare al matrimonio. pues se trata apenas de una unidad ideal. vol. La teoría opuesta a la nominalista es la valorista. 184. que tienen que considerarse como bienes muebles aun cuando la compañía sea dueña de inmuebles. Así quedan incluidos los derechos de crédito.. Derecho civil. habiendo lugar a compensación. 21. que si antes del matrimonio uno de los cón- yuges poseía cuotas de interés en una persona jurídica. puntualizó que "Resulta de una inequidad absoluta que una sociedad conyugal disuelta al cabo de veinte (20). esos efectos patrimoniales. t. (<<G. como aquí ocurrió [ . pág. debe concluir la Corte que al contraer el vínculo connubial y formarse por ende la respectiva sociedad conyugal. venta de bienes propios sin subrogación y mejoras o gastos hechos en ellos. el problema es de dudosa legalidad y será fuente de nuevas controversias". «haciendo el correspondiente reajuste de su valor constante»". las participaciones en sociedades que tenga uno de los cón- yuges al momento de casarse. CARLOS HOLGuÍN17. De la misma forma que en el caso del numeral 3. "9. Contra este sistema se han alzado voces de protesta. 17 17 HOLGUÍN HOLGuÍN. al contraer matrimonio y formarse por ende la sociedad conyugal esas acciones. quedando esta obligada a restituir a la disolución de la misma su valor. Síguese de todo lo anterior. cit. debe este compararse con el numeral 5. op. serán un bien social. un franco. cit. es siempre igual a sí misma. ESPECIES MUEBLES Y COSAS FUNGIBLES ADQUIRIDOS ANTES DEL MATRIMONIO O GRATUITAMENTE DURANTE LA SOCIEDAD CONYUGAL También conforman el haber social. que predica que la moneda vale lo que con ella se puede comprar. op. 221 Y 222). del haber relativo.

lo vende en esa suma y con su producido compra otro que vale $ 102.000. en este caso el fundo será bien social y la sociedad conyugal deberá al cónyuge el valor del inmueble que enajena. se sustituya por otro inmueble que. para que el bien que se adquiera a título oneroso no ingrese al haber social: a) Que el acto recaiga sobre bienes inmuebles. conservará el cónyuge que la intentó el derecho de llevarla a efecto. en el caso contrario. pues. 191. Tra- tándose de los inmuebles. habrá un excedente. no entra al haber social el inmueble que fuere debidamente subrogado a otro inmueble propio de alguno de los cónyuges. compense la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. no ingrese al activo de la sociedad conyugal sino que le pertenezca a aquel. Ejemplo: el cónyuge tiene un predio que vale $ 50. En este caso la ley se ocupa de la primera [185]. O que la restitución no se efectúe sin el reajuste que. corno cuando se dice que el precio de venta se destinará a la compra de otro inmueble que pertenecerá exclusivamente al comprador. tres son los requisitos fundamentales para que se pro- duzca la subrogación y.000). Y existe de inmueble a inmueble o de inmueble a valores propios de los cónyuges. la sociedad conyugal deberá reembolsar al cónyuge heredero el precio que ese bien tenía en la época en que se defirió la herencia.000. Como en el supuesto del dinero. de mueble a mueble. Pero si al hacerla se encuentra que la finca que se tenía es de diferente precio que la que se adquiere. Situación similar se presenta si uno de los cónyuges hereda un bien mue- ble. pero cuando se disuelva y liquide. como un ganado o un vehículo o un establecimiento mercantil: este ingresa al haber social. No hay. No habrá subrogación cuando el saldo en favor o en contra de la masa social exceda a la mitad del precio de la finca que se recibe. que lo deberá la sociedad al cónyuge subrogante cuando la primera vale más que la segunda o el cónyuge a la sociedad. ORD. Cuando por razón del saldo no se configura la subrogación. Según la regla inicial. puesto que de conformidad con el ordinal1 del artículo 1783 del Código. surge para este el interés serio y actual para deprecar la simulación del acto por el cual considera que se ha desplazado irrealmente el bien social. Para que la subrogación valga se debe expresar en las escrituras de ena- jenación (si se vende para comprar. Según lo anotado. con tal que se hayan destinado a ello en las capitulaciones matrimoniales. pertenecen al haber absoluto de esta. .000. hay un saldo a favor de la sociedad por $ 52. c) Que exista la proporción de precio arriba explicada. en los artículos 1789 y 1790.000. 1781. LA SUBROGACIÓN Las especies muebles e inmuebles adquiridas a título oneroso durante la vigencia de la sociedad conyugal. si se per- muta.tamente simuló su desprendimiento jurídico. No hay subrogación en este ejemplo. por consiguiente. comprando otra finca. ni de mueble a inmueble o al contrario. en la de permuta). BIENES MUEBLES E INMUEBLES ADQUIRIDOS A TÍTULO ONEROSO POR CUALQUIERA DE LOS CÓNYUGES DURANTE LA EXISTENCIA DE LA SOCIEDAD CONYUGAL (ART. en este puede disputarse con alguna razón que los muebles adquiridos gratuitamente no sean bienes sociales (núm.000. Si los dos bienes tienen el mismo valor. entonces. esa es una regla general. Subrogar es reemplazar una cosa por otra (subrogación real) o una persona por otra (subrogación personal). en la de venta y en la de compra. b) Que el ánimo de subrogar se haga constar en las escrituras respectivas. impuesto por equidad. 5°). todo para que finalmente se haga la liquidación de la sociedad conyugal respecto de ellos en la forma que legalmente correspondiere". en cuanto el saldo a favor o en contra de la sociedad conyugal no sea superior a la mitad del precio de la nueva finca. como acá alega el cónyuge actor.000. con la expresión subrogación o una equivalente. la subrogación no suscita dificultad. subrogación.000. Mediante la subrogación se busca que un inmueble que es propio de uno de los cónyuges. mayor que la mitad del precio de la nueva finca ($ 51. 194).

al cual únicamente le faltara el otorgamiento de la escritura pública. Se emplea por el precepto. si se trata de muebles o de inmuebles. b) El de los bienes que se poseían antes de ella por un título vicioso. Así. De modo que si una persona posee un bien durante quince años. es válida porque la venta no está sometida en su validez. porque se considere que el respectivo bien se tenía desde antes del matrimonio. en relación con el término prescripción el verbo completar. Ocurriría porque el nuevo bien se pueda adquirir en buenas condiciones. En forma similar a la primera. Para otros. Siguiendo la de la Corte. La interpretación de estos supuestos no debe ser estricta. en firme. suscrita antes del matrimonio. que harían parte del haber relativo. sino que se haya producido la declaratoria de pertenencia. que debe significar. Por esto. y durante la sociedad completa la prescripción. consiste en que la cosa está en disputa y vigente la sociedad conyugal se celebra ese contrato. Literalmente no cabe esta subrogación. Sin embargo. si también antes el comprador había pagado su precio". por lo mismo. comprar un bien para reemplazar uno propio que no se ha vendido. rigurosamente. en el evento de una declaración de pertenencia por haberse poseído por el cónyuge el tiempo necesario para hacer valer la prescripción adquisitiva. Varios son los sucesos previstos en el artículo 1792: a) El de las especies que uno de los cónyuges poseía a título de señor antes de ella. contrae matrimonio. pero cuyo vicio se ha purgado durante ella por la ratificación. "lo que se paga a cualquiera de los cónyuges por capitales de créditos constituidos antes del matrimonio. Pero vuelve a incurrirse en inexactitud al no considerar el problema frente a los muebles. cuando la causa o título de la adquisición ha precedido a ella". porque puede ser un acto ventajoso y porque no hay alteración del régimen patrimonial ni perjuicio a terceros. no la acumulación total del tiempo de posesión exigido por la ley para la usucapión. dijo la Corte Suprema de Justicia. [187] Acerca de la transacción. necesi- tando de veinte para prescribir. se requeriría de una promesa de contrato sobre el inmueble de que se trata. o por otro remedio legal. la expresión relativa a que la compra quedara formalizada puede entenderse. por otra parte. cuando el título adolecía de nulidad relativa y esta se convalida por las partes. para que se ponga enjuego la consecuencia de la norma. v. en el ejemplo propuesto. no se entenderá que la adquisición sea para aquella sino para esta. pertenece al cónyuge acreedor" . IMPORTANCIA DEL MOMENTO EN QUE SE PRODUCE LA CAUSA DE ADQUISICIÓN Con base en el artículo 1792. pero cuya compra había quedado formalizada antes de este. en esta hipótesis debieran separarse los muebles de los inmueble s y aplicarse lo regulado solamente a estos. Inquiere la doctrina si puede haber subrogación por anticipación. en sentencia de 25 de agosto de 1954: "Si conforme al ejemplo puesto en el ordinal 6° del artículo 1792 del Código Civil. . sin [186] embargo. 192. "la especie adquirida durante la sociedad no pertenece a ella aunque se haya adquirido a título oneroso. La razón de ser en este caso radica en el efecto retroactivo de la nulidad o de la resolución. como equivalente a un negocio cerrado. No diferencia el texto. una excepción a las reglas del artículo 1781. A priori puede decirse que es propiedad del cónyuge comprador el inmueble adquirido por medio de escritura otorgada después de la celebración del matrimonio. reconociéndose derecho al cónyuge. porque los muebles son parte del haber relativo. é) El de los bienes que vuelven a uno de los cónyuges por la nulidad o reso- lución de un contrato. esto es. o por haberse revocado una donación. No es. en su sentido natural. con cuyo precio se pagará el primero. La norma consagra una serie de situaciones en que sucede lo anterior. cronológi- camente. debiendo hacerla.. aunque la prescripción o transacción con que las haya hecho verdade- ramente suyas se complete o verifique durante ella. gr.

La aclaración de que los frutos sí serán de la sociedad sobra. [188] En este supuesto también desvía el legislador al sistema. cuando era soltero. Por extensión al artículo 1793. tienen otro parecer. Pero en este caso no se adquiere el bien. antes de contraer el matrimonio. los mismos autores la analizan y opinan que su disposición obra cuando el título de adquisición se obtuvo onerosamente durante la sociedad. aunque sean producidos por bienes propios. por no haberse tenido noticia de ellos o por haberse embarazado injustamente su adquisición o goce". que en los ejemplos que contempla sugiere discusiones y excepciones. si era inmueble. Según V ALENClA ZEA Y ORTIZ MONSALVE19. puesto que de serlo ese derecho pertenecerá a la sociedad conyugal. el vocablo "ad- quisición" debe ser analizado cuidadosamente en cada caso. pues ya pertenecía al cónyuge. pero refiriéndose a este. por la anulación o la resolución del contrato. pues los intereses no pagados representan un crédito que. d) El de los bienes litigioso s de los cuales. Así. si el bien se adquirió después de disuelta la sociedad conyugal. Dado lo anterior.tuvo efecto antes de la sociedad.. 313. cuando este era objeto de una reivindicación. si el bien era inmueble. durante la sociedad. el bien sería social (esto es: "A" compró y pagó el bien estando casado y con sociedad conyugal vigente. También en este caso hay error de la norma. porque los dineros y los bienes muebles. que no interesa el momento en sí en que ingresan o reingresan los bienes en el pa- trimonio del cónyuge que aparece como titular. en noción que sería de recibo tanto frente al artículo 1793 como al 1792. cit. pero no por razón injusta que lo impidiera. op. no lo "adquiere o readquiere". si se insiste en la concordancia del precepto con el que le antecede. la expresión del artículo 1792: "la especie adquirida du- rante la sociedad conyugal". debería ser bien propio. como un crédito. ese bien es suyo y no social. dado el artícu- lo 1781. y que de hecho no se adquirieron sino después de disuelta la sociedad. Del artículo 1793 se debe destacar que. e) El del derecho de usufructo que se consolida con la propiedad que pertenece al mismo cónyuge. Pero la adquisición de tal usufructo no puede ser onerosa. La cualificación (injusta) sobra. dado el sistema legal colombiano de "título y modo". . la propiedad plena le pertenecerá. La armonía de todos estos textos permite concluir. pág. entonces. v. f) El de lo que se paga a cualquiera de los cónyuges por capitales de créditos constituidos antes del matrimonio. que se tuvieran a la fecha del matrimonio. 19 19 VALENCIA ZEA y ORTIZ MONSALVE. variando. El inciso 10 del artículo 1793 dispone que "se reputan adquiridos durante la sociedad los bienes que durante ella debieron adquirirse por uno de los cónyuges. Comprado y pagado un inmueble por A. por consiguiente. que la ad- quisición sea anterior al matrimonio es asunto que se estructura si lo oneroso -lo que cuesta el bien. son siempre parte del haber relativo. Y menos será así si no lo había traditado. no inmediata. pero se le traditó cuando esta se hallaba disuelta). que los frutos solo perte- necerán a la sociedad. cuando el cónyuge recupera un bien (que había vendido y traditado). propiamente. Si el cónyuge. gr. Respecto de esta precisa norma. no tiene el significado que de entrada se insinúa. cuando lo importante es des- cubrir la fuente misma. como tal. Se dispone. g) El de los intereses devengado s por uno de los cónyuges antes del ma- trimonio. a contrario sensu de lo que señala. Lo cual carece de sentido. pues se manda que lo pagado pertenecerá al cónyuge acreedor. y pagados después. que explique la presencia del respectivo bien en dicho patrimonio. es del haber relativo. Más aún. que manda que lo sean. era titular únicamente de la nuda propiedad y con posterioridad al casamiento adquiere el usufructo sobre el mismo bien. ha adquirido uno de los cónyuges la posesión pacífica. claro está.. No otra puede ser la inteligencia del artículo 1792. pero registrada la escritura una vez casado.

Para determinar el carácter de un bien no se atiende a la época de la adquisición del dominio sino a aquella en que se genera la causa o título que la produce [ . ]. Pero coordínense estas dos disposiciones. pág. 193. por habérsela embarazado injustamente. Los bienes inmuebles adquiridos a cualquier título antes del matrimonio. ]. 48. extracto publicado en el Código Civil. MONROY CABRA. debidamente subrogados. ha dicho la jurisprudencia: "Acaso es esta la razón por la que la Corte lo haya sostenido de ese modo (<<G. de la sociedad conyugal y de los bienes reservados de la mujer casada.. son propios de los cónyuges. De ahí que los inmuebles adquiridos en virtud de un título oneroso generado durante la sociedad [ .. 191. no eximidas de la comunión en las capitulaciones o en la lista testificada que autoriza la ley. ] pertenecen a ella. 1935. Santiago de Chile. sin relacionarlo con el que 10 precede. págs.. por tanto. edición especial de la Superintendencia de Notariado y Registro. por olvido. sent. cit. cit. y los inmuebles adquiridos a título gratuito durante la existencia de la sociedad conyugal. Conviene aclarar que para un vasto sector de la doctrina20... Tratado práctico de las capitulaciones matrimoniales. NARANJO OCHOA. durante la sociedad conyugal. puesto que las de dinero y otras especies muebles. S. entre otros: FERNANDO VÉLEZ... LXXIX. aumenta el haber del heredero en vez de agregarse al de la sociedad. pertenecen a la sociedad. de 31 agosto 1935. [ . 17 enero 2006). pág.. pertenecen al haber relativo de esta. a tenor del ordina14° del artículo 1781 del Código Civil. op. deben entrar en el haber de la sociedad conyugal".». BIEN MUEBLE BIEN INMUEBLE Adquirido antes de Pertenece al haber Propio del cónyuge la sociedad conyugal social relativo Adquirido durante Pertenece al haber Pertenece al haber la sociedad conyugal a social absoluto social absoluto salvo el caso título oneroso de la subrogación Adquirido durante Pertenece al haber Pertenece al cónyuge la sociedad conyugal a social relativo (opinión adquirente título gratuito mayoritaria) 194. según el tipo de bien y el título. Pero podría asegurarse otra cosa. Imprenta Universitaria.. op. En lo tocante a los muebles conse- guidos gratuitamente. [191] . MANUEL SOMARRIVA U. t. 399. está compuesto por los bienes muebles e inmuebles adquiridos durante la existencia de la so- ciedad conyugal. Derecho defamilia. y ha de imponerse la conclusión de que el dinero heredado durante el matrimonio por cualquiera de los cónyuges. en ese mismo sentido. en sent. op. que «así como los bienes adquiridos durante la sociedad. 340. pág. al tenor del artículo 1795. una después de otra. dijo: "Tómese el arto 1782. J. La Corte Suprema de Justicia. pero sus rendimientos hacen parte del haber social. por eso. BIENES PROPIOS Son. descuido o negligencia. que es de la sociedad conyugal el inmueble comprado por el marido. Y los muebles de uso personal. [190] También son propios los bienes inmueble s adquiridos durante la sociedad conyugal a título oneroso. 220)". op. por una causa o título oneroso generado durante la vigencia. etc.. falta de tiempo. 124) Y que autorizados expositores afirmen. pág. pág. [189] pertenecen al cónyuge adquirente. aunque la adquisición efectiva haya sido el motivo que la retardó: por no haberse tenido no- ticia de los bienes. los que se adquieran después de su disolución. y será preciso concluir diciendo que el arto 1782 mira a las adquisiciones de bienes raíces solamente. 379 y 380. los muebles adquiridos durante la sociedad conyugal a título gratuito.. 1987. pág. Así lo establecen los artículos 1782 y 1788.. Imprenta Universal. Santiago de Chile. VII. en síntesis. Respecto de este asunto. colocadas dentro de un mismo capítulo. cit. de J. 1982. cit. los bienes raíces adquiridos antes del matrimonio o durante este a título gratuito. pág. caso fortuito. a título oneroso. No son gananciales. parte final. GÓMEZ PIEDRAHíTA. SUÁREZ FRANCO. 417. pág. SÍNTESIS SOBRE LA COMPOSICIÓN DEL HABER SOCIAL El haber social. durante su vigencia.. no hay unidad de criterios para tenerlos como propios o como sociales. op. cit. por una causa o título anterior a ella. Se ha fallado. aunque se inscriba después de la solución de la sociedad producida por el fallecimiento de la mujer» (ARTURO ALESSANDRI RODRÍGUEZ. 1. 605. (C. 20 Es lo que sostienen. en- frentado con el ordina15° del mismo precepto.

PASIVO SOCIAL Lo constituyen las deudas sociales. no son del haber social (art. también. respecto de las cuales res- ponderán solidariamente ante terceros. porque lo que el transcrito artículo 2° prescribe. a no ser que se trate de las nacidas en la satisfacción de tales necesidades domésticas y de crianza. formando un mismo cuerpo con ellas. también. Así. GÓMEZ PlEDRAHÍTA. le pertenece a él o a la sociedad conyugal. atendida la disposición del artículo 1°. debe indagarse si es debido a causas naturales e in- dependientes de la industria humana (art. mientras no se disuelva la sociedad conyugal. y proporcionalmente entre sí. en ese aparte. 364. debe responder por ella "personalmente". "Para saber si el mayor valor.. el que se tiene frente a personas diversas de los cónyuges y de pasivo interno. 1783. pero las expensas hechas en las mejoras se deben a la sociedad. Según la Corte Suprema de Justicia. cit. Algunos hablan de pasivo externo. cabe distinguir la época en que se contrajeron las respectivas obligaciones. ni más ni menos. 21 En este sentido.. 195. que son normas posteriores y no distinguen que las "especies" adquiridas sean muebles o inmuebles. al no haberse disuelto la sociedad conyugal. para muchos intérpretes. El ejemplo anterior. SUÁREZ FRANCO. que comúnmente se conoce como mejoras. pág. lo relacionado con la corrección monetaria). formando un mismo cuerpo con ella por aluvión. educación y establecimiento de los hijos comunes. etc. edificación. salvo las concernientes a satisfacer las ordinarias necesidades domésticas o de crianza. op. por oposición a las deudas personales de los cónyuges. De ser la primera hipótesis. Todos los aumentos materiales que acrecen a especies exclusivas. Pero el cónyuge constructor deberá a la sociedad conyugal el valor de la construcción. según el precio de esta al tiempo de su incorporación (pudiendo discutirse en este caso. este modo de entender la ley no es acertado. es preciso tener en cuenta la causa que ha determinado ese aumento. ya de causas naturales e independientes de la industria del cónyuge como vías férreas. dice el texto. lo que equivale a que no es exigible al otro cónyuge. fundación de poblaciones. Si proviene de trabajos tales como desmontes. puesto que lo que se traza en el precepto es. esta le pertenece igualmente. En cuanto al aumento de valor de los bienes propios durante la existencia de la sociedad conyugal. rédito o lucro". realmente lo debido es su precio histórico. Sin embargo. como en el caso del activo. plantación. si uno de los cónyuges es propietario de un lote de terreno que había adquirido antes de casarse. sirve para aclarar que estas no son de la sociedad conyugal y que cuando se pregona que ellas se le deben. consagra como pasivo social úni- camente el originado en las ordinarias necesidades domésticas y de los hijos comunes. Esta norma. una solidaridad anticipada. ya de aumentos materiales que acrecen a la especie. op. cit. siguiendo el principio de la accesión conforme al cual el dueño de la cosa principal lo es además de la cosa accesoria. justamente. sentencia de 12 de agosto de 1920. conforme al Código Civil". el mayor valor es propio del cón- yuge. 30). de las que no puede eximirse el cónyuge que no se obligó directamente. ord. El mayor valor no puede considerarse como fruto. Desde luego.. irrigaciones. o sea. caminos. Si proviene. pertenece al cónyuge dueño. edificación. entonces pertenece al cónyuge sin que se deba nada a la sociedad conyugal. que serían las recompensas que se deben a estos. 1827) o si esta ha tenido que ver con los incrementos. .considerados los artículos 1782 y 1788. Y.. por aluvión. que durante el matrimonio adquieren los bienes raíces que aporta uno de los cónyuges. educación y sostenimiento de los hijos comunes. etc. 424.. etc. es que el cónyuge que contrae una obligación. entre pasivo absoluto o real y pasivo relativo o aparente: el primero está a cargo exclusivo de la sociedad conyugal y el segundo da lugar a recompensa a su favor21 De acuerdo con el artículo 2° de la ley 28 de 1932: "Cada uno de los cón- yuges será responsable de las deudas que personalmente contraiga. etc. y durante la sociedad conyugal construye sobre él una casa. pág.

que no hay discusión en lo tocante a dichas causas del pasivo. b) Excluyendo de los alimentos lo relativo al establecimiento del descen- diente no común. que " . O sea. porque los padres son ascendientes y es obvio que no pueden ser comunes. 22 22 JOSÉ J. al confrontar estas disposiciones. es decir. especialmente en el ejercicio de una profesión u oficio. . los gastos no permanentes para situar al hijo en estado competente. La redacción de la norma del numeral 5 es original del Código Civil. Con- sideramos que el pasivo de la sociedad nueva -habla después de 1932. se seguirá de ella que si un cónyuge provee alimentos a sus ascendientes. si le pareciere excesivo. entonces. 112. el artículo 1796. y que no fueren personales de aquel o esta. las cargas familiares y las cargas usufructuarias: pero también integran el pasivo social las pensiones o intereses que deba atender la sociedad conyugal y los gastos para adquisición de un bien ganancial. En el Código. De aceptarse. el pasivo social está regulado básicamente por el artículo 1796. "2°) Los gastos usufructuarios a que haya lugar en la explotación de los bienes personales y sociales". La determinación de cuáles sean esos gastos podrá no ser siempre fácil en la práctica. Esta contradicción se puede salvar de una de dos formas: a) Entendiendo que la carga familiar comprende únicamente a los alimentos debidos a los descendientes o ascendientes comunes de ambos cónyuges.. pero podrá el juez o prefecto moderar este gasto. considera "deuda personal" el establecimiento de los hijos de matrimonio anterior y aquel señala que los alimentos debidos a un descendiente que no sea común constituyen una carga de familia. que no se extiende a los descendientes o ascendientes que no sean co- munes. el pasivo social no se reduce a los conceptos relacionados en el artículo 2° de la ley 28 de 1932. GÓMEZ. LAS CARGAS FAMILIARES Según el numeral 5 del artículo 1796. del mantenimiento. Opinaba JosÉ 1. [192] En este sentido conviene distinguir que el hecho de que por una deuda no se responda solidariamente por los cónyuges. como lo serían las que se contrajeren por el establecimiento de los hijos de un matrimonio anterior" (bastardillas fuera del texto). Por tanto. y de toda otra carga de familia".. educación y establecimiento de los hijos comunes. según el artículo 1796: "1°) Las obligaciones que se contraigan para satisfacer las ordinarias necesidades domésticas o de crianza. la sociedad es obligada al pago "Del mantenimiento de los cónyuges. en el numeral 2. aunque no lo sean de ambos cónyuges. cit. deberá reembolsar a la sociedad conyugal lo que ellos importen. que este ordinal 5° choca parcialmente con el ordinal 2° del mismo artículo 1796. También debe afirmarse que en el citado ordinal 5º carece de sentido la mención de los "ascendientes que no lo sean de ambos cónyuges". Sin embargo. 196. no implica que no sea social. a saber. señala que la sociedad conyugal "es obligada al pago de las deudas y obligaciones contraídas durante su existencia por el marido o la mujer.. en su versión de 1974 conforme al artículo 62 del decreto 2820. op.está reducido a dos renglones de los cinco que 10 forman en la comunidad del Código. GÓMEZ22. En punto a la incoherencia subrayada. pág. es decir. El alcance de la carga de familia se define por el inciso 2° del citado numeral 5: "Se mirarán como carga de familia los alimentos que uno de los cónyuges está por ley obligado a dar a sus descendientes o ascendientes. Se resalta. se observará que la primera interpretación sugerida sirve para superar esta última cuestión. educación y establecimiento de los descendientes comunes. puesto que este. por medio de una norma posterior en el tiempo. de acuerdo con el artículo 2° de la ley. imputando el exceso al haber del cónyuge".

Muchos. que impone que "Los gastos de crianza. en 1974 se prescribió. cuando señala que si los cónyuges disuelven y liquidan la sociedad conyugal de mutuo acuerdo. con título anterior al registro del respectivo instrumento. y que no fueren personales de aquel o esta". PENSIONES E INTERESES QUE CORRAN CONTRA LA SOCIEDAD (ART. según las reglas que. pueden tener las deudas sociales otras causas. estas deben ser sufragadas por la sociedad conyugal. con lo cual se confirma que el ordenamiento aspira a que no haya detrimento de la sociedad conyugal. porque en ese caso serían un gasto. 197. establece que "Las expensas ordinarias y extraordinarias de alimentos. han querido pagarlas de sus bienes propios".). deben responder solidariamente ante los acreedores -sin hacer distinción-. Constituyen pasivo no solo por bienes sociales. pagos de seguro. entre gastos medidos y juiciosos y gastos exagerados o desmesurados. por escritura pública. quedando esta con derecho al reembolso de las sumas pagadas por capital y obligada a devolver las recibidas por corrección monetaria. si un inmueble del marido produce renta. o ambos de consuno. que sostenía como regla general las deudas personales y como excepción el pasivo social. para cuando existía la UPAC. si se insistiera en tener como fuente de pasivo social los alimentos pagados a descendientes o ascendientes de cualquiera de los cónyuges. que deudas sociales son las contraídas por cualquiera de los cónyuges durante la vigencia de la sociedad conyugal. en cambio. Así. se imputarán las expensas extraordinarias a sus bienes en cuanto le hubieren sido efectivamente útiles. a saber. 365. matrimonio y gastos médicos de un descendiente común. educación y establecimiento de los hijos legítimos pertenecen a la sociedad conyugal. imputando el exceso al haber del cónyuge". a menos que se probare que el marido o la mujer han querido que se pague de sus bienes propios". por una parte. [195 ] 23 Era la la tesis de SUÁREZ FRANCO.. que no les procuren beneficio exclusivo o individual. por tanto. como clara- mente surge del artículo 62 del decreto 2820 de 1974. aparentemente financiero y ajeno a la estructura nominalista del . Y agrega: "Lo anterior se aplica al caso en que el descendiente común no tuviere bienes propios. cuando se emplee tal sistema23. que muestra como propósito legislativo que se vele por los descendientes comunes. el artículo 1800 del Código. se dirán". Así. impuestos de patrimonio etc. Cayó. y si por el mismo se deben cuotas de préstamo obtenido para adquirido. Sin embargo. se imputarán a los gananciales. que en su redacción actual es el artículo 63 del decreto 2820 de 1974. de ser válida esta propuesta. pues teniéndolos. conviene precisar que del texto brotaría una diferenciación importante que no podría omitirse. por cuanto "podrá el juez o prefecto moderar este gasto [194]. pág. interpretan que no se genera el reembolso si las sumas canceladas por la deuda no la reducen. Dada la estructura de la sociedad conyugal. LAS CARGAS USUFRUCTUARIAS De ellas se ocupa el numeral 4 del artículo 1796. cit. Ahora. la interpretación basada en el artículo 2° de la ley 28 de 1932. op. Esto lo corrobora el artículo 25 de la ley la de 1976. no se oculta la dificultad que puede generar en la práctica el cálculo de las recompensas a cargo de la sociedad conyugal. de acuerdo con el cual la sociedad conyugal debe pagar "las deudas y obligaciones contraídas durante su existencia por el marido o la mujer. NUM. sin distinguir. de las dos opciones interpre- tativas resulta preferible la de la letra a). y por otra parte el inciso 10 del artículo 257 del Código Civil. establecimiento. la generalidad es la de las deudas sociales. No obstante. tratando de ella. en cambio. por la corrección monetaria. Pero ese modo de entender el problema. por acomodarse más al sistema general. a menos que se probare que el marido o la mujer. Se trata de expensas ordinarias de conservación y cultivo de los bienes (pintura. Téngase presente que esta atribución del juez existe igualmente para el caso de los alimentos suministrados a descendientes comunes. 1796. si le pareciere excesivo. 1) o QUE ESTA DEBE PAGAR AUNQUE SE DEBAN EN RAZÓN DE BIENES PROPIOS DE LOS CÓNYUGES Los debe la sociedad. sino también por bienes propios de los cónyuges que están al servicio de la sociedad. Entonces. Sin embargo. esta ingresa al haber social. por cuanto los frutos de los bienes sociales y propios hacen parte del haber social.

aceptando la vigencia del ordinal 3° del artículo 1781 del Código. DEUDAS NO SOCIALES Las principales partidas que constituyen deudas no sociales son24: 1) Gastos hechos para la adquisición de un bien de exclusiva propiedad de uno de los cónyuges. durante su existencia. puesto que los intereses pueden ser deuda social. arto 1804). Conviene puntualizar que el precio que se queda a deber al cónyuge es el que figure en la escritura respectiva. en tanto el cónyuge obligado debe reembolsar lo pagado por la sociedad conyugal. o en otro negocio personal del cónyuge de quien era la cosa vendida. El artículo 1797 contiene un caso: "Vendida alguna cosa del marido o de la mujer. 199. por lo que se ha de tener cuidado en cuál se hace constar en ella. se encuentra en este origen de recompensas de esta Índole. sin embargo. necesarias en concepto del autor para separar debida y justamente los diversos casos. aplicando el axioma de que esta debe sufrir el pasivo en la medida que adquiere el activo. que constituyen pasivo provisorio o relativo. 1 y 3). comprometidos en la adquisición del bien. devolución o indemnización que los cónyuges y la sociedad conyugal se deben entre sí. op. cit. o no seda (art. porque a la liquidación de la sociedad no aparece como tal. Algunas cargas familiares por razón de matrimonios anteriores o de hijos extramatrimoniales. en la que ratificó la vigencia de la disposición citada. como quiera que de acuerdo con el artículo 1766 del Código Civil. contraídas para poder adquiridos. aun cuando aquel se demuestre no será posible alegarlo a favor en la compensación. riñe con el principio que prohíbe el enriquecimiento sin causa.. De tal suerte. debe pagar a esta el equivalente a ese precio. 5) Deudas anteriores al matrimonio. si se pagan deudas sociales con bienes propios. impuestos para recibir herencia). Cuando el patrimonio propio de uno de los cónyuges obtiene provecho o sufre menoscabo de la masa común. como en el pago de sus deudas personales. págs. Es el caso de obligaciones garan- tizadas con hipotecas constituidas sobre los bienes sociales. porque propicia que la sociedad conyugal atienda una obligación y la satisfaga. Y al contrario. no producirán efecto contra terceros" . y los precios y saldos debidos por la adquisición (v. [196] 202. hechas por los contratantes para alterar lo pactado en escritura pública. 335 y ss. 201. en general. . RECOMPENSAS DE LA SOCIEDAD A LOS CÓNYUGES En primer lugar. la sociedad deberá el precio al cónyuge vendedor. PASIVO PROVISORIO La sociedad. en beneficio de un cónyuge y en detrimento del otro. Reparaciones extraordinarias de bienes exclusivamente propios. como los intereses por deudas hipotecarias. como el establecimiento de estos. "Las escrituras privadas. Pero. 1796. GASTOS POR ADQUISICIÓN DE BIEN GANANCIAL Los debe la sociedad conyugal. 24 VALENCIA ZEA Y ORTIZ MONSALVE. salvo en cuanto dicho precio se haya invertido en la subrogación de que habla el artículo 1789. 203. Luego las recompensas pueden ser de la sociedad a los cónyuges. sean de cuenta de la sociedad conyugal. como lo ha sostenido la Corte Suprema de Justicia. Estos gastos no pueden confundirse con pagos que. en cuanto al capital debido. se deben estas indem- nizaciones. debe atender pagos por deudas de los cónyuges. nums. 200. si el precio real de la venta fuera superior al que aparece en la escritura.. c. El fundamento de este precepto es evitar el en- riquecimiento sin causa. Estos autores. código civil.. entre otras sentencias en una de 20 de noviembre de 1973. gr. no consignan las precisiones planteadas en la presente obra. de estos a la sociedad o de los cónyuges entre sí. No se trata de un pasivo social real. 4) Multas y reparaciones pecuniarias que hubiere de pagar uno de los cón- yuges por la comisión de un delito (c. o en el establecimiento de sus descendientes de un matrimonio anterior". RECOMPENSAS Recompensa es la compensación.

caso en el cual la recompensa es por la cantidad numérica. se debe igualmente recompensa a la so- ciedad. a expensas o por obra del otr025. "En general. se presumirán erogados por la sociedad. Un segundo caso de recompensa lo consigna el artículo 1802. En primer término. como en el caso de que el bien valía antes de la mejora $ 100. los precios.000. y en cuanto subsistiere este valor a la fecha de la disolución de la sociedad conyugal. De esta suerte. RECOMPENSAS DE LOS CÓNYUGES ENTRE SÍ Menos frecuentes. Y la misma norma señala como ejemplo que si el cónyuge adquiere bienes a título de herencia. saldos. cit. se deberá la menor suma entre la expensa y el mayor valor del bien. Por ejemplo. d) por los dineros y muebles heredados durante la sociedad conyugal. y se le deberán abonar". si se acoge la propuesta que adelante se contempla (ver núm. RECOMPENSAS DE LOS CÓNYUGES A LA SOCIEDAD Los cónyuges deben recompensa. en general. y por todos los costos de la adquisición. si la sociedad paga deudas personales de aquellos. si esas expensas aumentan el valor de los bienes. por haberse efectuado con dineros de esta. pág. 204. por toda erogación gratuita y cuantiosa a favor de un tercero que no sea descendiente común. establece el artículo 1804 que cada cónyuge debe recompensa a la sociedad por los perjuicios que le hubiere causado con dolo o culpa grave. CUÁL ES EL VALOR DE LA RECOMPENSA 25 MEZA BARROS. con alcance análogo al apuntado en las letras precedentes. 206. como en los supuestos contemplados por los artículos 1801 a 1804 del Código Civil. con ocasión de las expensas de toda clase que se hayan hecho en los bienes de cualquiera de los cónyuges. como el actual al tiempo de la disolución de la sociedad conyugal. conforme al artículo 1801. op. En el supuesto de que el aumento de valor del bien exceda al monto de las expensas. b) por el dinero que gratuitamente adquiera cualquiera de los cónyuges durante la sociedad conyugal. nada se deberá a esta. a menos de prueba contraria.000.000 que no aumentan el valor del bien propio del cónyuge.000 y pasó a tener un valor de $ 125. pero siempre que al momento de la disolución de la sociedad conyugal se mantenga ese aumento de precio del bien. 276 .000. de no admitirse reajustes. se debe solo el importe de estas. si se realizan mejoras por $10. los pagos realizados por el trámite sucesoral debe compensarlos a la sociedad conyugal.000. De acuerdo con el artículo 1803. equivaliendo la recompensa al precio de aquellos al momento de celebrarse este. 205.. El haber relativo es fuente de recompensas. si con bienes del uno se pagan deudas del otro.000. Si hubo aumento del costo. En el ejemplo la recompensa será de $ 10. debe recompensa a la sociedad por todas las deudas y cargas hereditarias o testamentarias que él cubra. 206). Finalmente. o reporte daño. c) por los bienes muebles que se aporten al matrimonio. derechos o créditos que pertenezcan a cualquiera de los cónyuges. Por consiguiente. se ocasionan porque alguno de los cónyuges obtenga beneficios. fijado en las [197] capitulaciones o demostrado con los medios probatorios comunes y salvo que se reconozca corrección u otro valor. [198] y por el pago que ella hiciere de las multas y reparaciones pecuniarias a que fuere condenado por algún delito. costos judiciales y expensas de toda clase que se hicieren en la adqui- sición o cobro de los bienes. Se evita de esa manera el enriquecimiento del cónyuge a costa de la sociedad conyugal. salvo en cuanto pruebe haberlos cubierto con los mismos bienes hereditarios o con lo suyo.000. o aunque lo aumentare ese mayor precio no existiera al tiempo de disolverse la sociedad conyugal. visible en el siguiente resumen: a) por el dinero que los que se casan tengan al tiempo del matrimonio y en principio por una suma igual.

revista núm. ora para la sociedad conyugal. t. octubre 1982. arto 30). en el denominado proyecto inédito se eliminaron las fórmulas valoristas resaltadas de los artículos 1892 (art. [199] Puede verse.n. que el autor del código no tenía en la mente una sujeción plena al nominalismo. pág. En el proyecto de Bello de 1853.) que "solo se debe la suma numérica enunciada en el contrato. 132. Esto significa que un cónyuge no está obligado a consultar al otro para realizar actos administrativos ni a obtener consentimiento suyo para los dis- positivos. aunque haya variado la relación entre la moneda expresada en el contrato y las otras monedas". 1932). 189). se preveía en el artículo 2343 (id. t. Entonces. colombiano-. mas no puede aceptarse ese fundamento. para enajenado o gravado o constituir sobre él un derecho real. 554. Se refirió en otro aparte (véase núm. t. pág. ora para el cónyuge. 446 de Obras completas. págs. 2224) y se adoptaron las de la tesis opuesta26. de estos textos. el asunto debe partir de una interpretación del ordenamiento. Por esta circunstancia de la libre administración. la que determina que la compensación se pague al precio histórico. de 4. Pero si un inmueble está afectado a vivienda familiar. que sería la única explicación válida para someter el régimen al tratamiento similar que suele aplicarse al pago de obligaciones dinerarias y a las restituciones de bienes e indemnizaciones. con referencia al haber relativo constituido por el dinero aportado por los cónyuges. De acuerdo con lo anterior. que el Código Civil se apegó al nominalismo. Edit.. Jurisprudencia y Doctrina. ha sido uniforme y cons- tante la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia27. sin pugnar con el orden público y por razones de equidad. se decía que la sociedad quedaba obligada a "la restitución de igual suma". porque en su ausencia rigen las normas del Código Civil. 1892 del proyecto -similar al arto 1781 del C. la corrección monetaria de la obligación en dinero puede ser acordada por los interesados. C. Algunos consideran que esta procede para evitar un enriquecimiento sin causa. semejante al arto 2224 del C. . Ahora bien. C. Editorial Nascimento. 1059. "Sin embargo -rezaba el segundo inciso-. se lee: "Lo dicho en este artículo se entiende sin perjuicio de convención contraria". Por ello se definió que (inc. diciembre de 1982. eventualmente). según la cual para que el cónyuge pueda demandar la simulación de negocios celebrados por su con- 26 26 ANDRÉS BELLO. si en el tiempo intermedio hubiere variado el peso o ley de la moneda que se expresa en el contrato. Obras completas. que está vigente. 452 y 559. se requerirá el consentimiento de ambos cónyuges (ley 258 de 1996. la obligación de restitución era por su valor. Nascimento. ' 27 Sent. no se deberá la misma suma numérica. 1781) y 2343 (art. sino con el aumento o rebaja necesarios para la igualdad de valores". concebido como una teoría sobre el dinero. Yen cuanto al mutuo de dinero. puesto que en el inciso final del último de estos preceptos. 207. y entonces habrá causa. que puede confrontarse a pág. o que los pacten al tiempo de la disolución y liquidación de la sociedad conyugal. por cuanto es la propia ley. no podrá el juez ordenarlas. 1932. III. Pero tratándose del originado en cosas fungibles. como a continuación se indica. Si la sociedad conyugal no es ya institución con esa entidad (orden público) y las reglas de restitución o pago de las recompensas de los artículos 1781 y concordantes son disposiciones supletivas. Desde luego. se debate en la doctrina la posibilidad de exigir que la recompensa se cubra con la debida actualización monetaria. Si esas estipulaciones no existen. bien puede ser que desde las capitulaciones matrimoniales los esposos consideren los reajustes (o las reducciones. LA ADMINISTRACIÓN Y DISPOSICIÓN DE BIENES SOCIALES Conforme al artículo 10 de la ley 28 de 1932. "según el que tuvieren las cosas de la misma especie y calidad a la fecha de disolución de la sociedad" (art. sean propios o que se lleguen a calificar de sociales. la jus- tificación ha de ser la equidad. 3°) "Se entenderán iguales los valores por los cuales se cambien en el mercado general iguales cantidades de mercaderías". XI. Como se dejó expuesto antes. cada cónyuge tiene la libre administración y disposición de los bienes que figuren a su nombre. pero no de forma absoluta.

tenía vínculo conyugal anterior vigente. al menos teóricamente y cuando no hubiere perjuicio de terceros. como si esta no hubiese existido. 102. DISOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD CONYUGAL La disolución de la sociedad conyugal es el fenómeno (hecho o decisión) que señala su fin. que la sola calidad de cónyuge no lo faculta o legitima para atacar de simulado el acto jurídico realizado por el otro. que si los cónyuges optan por disolver la sociedad conyugal de común acuerdo. b) Separación de cuerpos. en el artículo "La resciliación de la disolución y liquidación de las sociedades conyugal y patrimonial entre compañeros permanentes". publicado en la revista de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas UPB núm. 47 a 59. En concepto del mencionado autor. . art. al disolverse. que establece: "La separación judicial de bienes podrá cesar por voluntad de los cónyuges. e) Por mutuo acuerdo de los cónyuges capaces. por vía directa como en la separación de bienes o a través del proceso de divorcio. de acuerdo con las normas del procedimiento civil. 205). demandan el cobro de sus créditos y embargan los mismos bienes. de modo que la sociedad conyugal no puede reconstruirse después de disuelta. mayo de 2000. claro. Pero si este régimen no es de orden público. ninguna norma legal establece la posibilidad de que. CaracterÍzase esta situación por ser irreversible. debe tener interés jurídico. En el trámite judicial de la separación de bienes. como si hubiesen sido autorizados por el marido". respetar los derechos adquiridos por terceros y ser solemne. 1304)28. esto es. 10 del e e. que decretada la separación de bienes no tendrá ninguno de los cónyuges parte alguna en gananciales que resulten de la administración del otro -lo que es abiertamente una impropiedad. Por lo demás. Legislaciones hay que lo toleran. una sociedad conyugal podrá estar disuelta e ilíquida. Son: a) Disolución del matrimonio. no se forma sociedad conyugal si alguno de los casados. no parece subsistir razón válida para no permitir que el acto de disolución voluntario pueda deshacerse por los interesados. si lo hicieren por escritura pública.. la separación de bienes es un estado en que se encuentra la sociedad conyugal. o sea que la extingue. manifestado en escritura pública. argentino. estos embargos se cancelan si los acreedores. renazca. a menos que entonces no tuviera sociedad conyugal (ver núm. como "simple separación de bienes". Por tanto. en esta reglamentación se dispone que la confesión de los cónyuges no vale como prueba única para separación de bienes por mal manejo de los negocios sociales. LA SEPARACIÓN DE BIENES La separación de bienes29 requiere sentencia judicial y es cuestión inde- pendiente a la separación de cuerpos. puedan ser objeto de gananciales. 28 28 Al efecto es interesante el texto del arto 1304 del Código Civil argentino. o no el único. o divorcio judicialmente declarado. Y podría abarcar la disolución misma y por ende la liquidación de la sociedad conyugal o solamente esta 29 29 La separación de bienes está regulada en el'cap. del cual carece si no se ha disuelto la sociedad conyugal o no ha demandado tal disolución. católico o de otra religión. Con todo. habría que admitir. como manda el arto 199 del Código. al consentimiento. Sea civil. si actualmente valen los contratos entre cónyuges. como la argentina (c. por resciliación (si se acepta. proceden medidas como el embargo y el secuestro de bienes que en cabeza del otro cónyuge.sorte. art. págs. En sentido afirmativo se pronuncia DARía V ALLEJO OCHOA. IX del lib. y. Cesando la separación judicial de bienes. tampoco gananciales-. Por la declaración de nulidad de matrimonio. Cuando el cónyuge es incapaz. quedando válidos todos los actos legales de la mujer durante el intervalo de la separación. consagra las causas o casos de disolución de la sociedad de bienes. al objeto y a la causa).5 septiembre 2001 y 16 diciembre 2003). o 25 de la ley 1 a de 1976. también conjuntamente podrían reconstituirla. al contraer matrimonio. en fin. Pero no es concepto sinónimo de la disolución de sociedad conyugal. Con esas medidas previas se evita que se distraigan los bienes. para que la resciliación sea posible debe perdurar el matrimonio y reunir los elementos del acto jurídico (en torno a la capacidad. En efecto. Esto es. Por la sentencia de separación de bienes. Siempre que no sea temporal y que en este caso los cónyuges no hayan acordado mantener la sociedad conyugal. habiéndose disuelto la sociedad conyugal. separadamente. [201 ] 209. separación de cuerpos o de nulidad y siempre y cuando se haya notificado el auto admisorio de la correspondiente demanda al demandado (sents. De modo general. vinculados a bienes sociales. puesto que a partir de entonces no habrá sociedad conyugal y. C. para que pueda solicitar la separación de bienes debe nombrársele un curador especial. como el divorcio o la muerte de uno de los cónyuges. Síguese de allí liquidarla. Es decir. El artículo 1820 del Código Civil. o los dos. estos se restituyen al estado anterior a la separación. de 30 octubre 1998. 30 del tít. porque esa disolución puede provenir de otras causas. por muerte real o presunta de uno de los cónyuges. Pero es de anotar que. que las cosas se deshacen como se hacen). subsiguientemente. o si el juez lo decretase a pedimento de ambos. independiente a la separación de cuerpos o al divorcio. Además. 182). [200] 208. se dispone que la separación de bienes no elimina el deber de velar por la familia común (e C.

por parte del comerciante. del pago corriente de sus deudas mercantiles. requiriéndose su posterior liquidación. cuando hay otros bienes sometidos a registro. Por su consagración se puede afirmar que las capitulaciones matrimoniales sirven para impedir que haya sociedad conyugal. Ha de preguntarse qué diferencias existen entre este supuesto del mutuo acuerdo consignado en escritura pública y el de la separación de bienes por el consentimiento de ambos cónyuges. Además.. Puede emplearse solo para la liquidación. De modo que si un cónyuge contrae obligaciones una vez otorgada la escritura. desde esposos. surgiría la predicada solidaridad y el otro estaría expuesto a tener que pagar a los acreedores si estos lo exigieran. como se vio. un derecho irrenunciable a la separación de bienes (c. quiebra. administración fraudulenta o descuidada que afecte al cónyuge demandante en sus intereses30. se establece en el inc. se incorporará el inventario de bienes y deudas sociales y su liquidación". que culmina con sentencia. pedir la curaduría o la separación de bienes . Lógicamente habrá de entenderse que con el primero que se efectúe cesa la probabilidad de que aparezca una responsabilidad no querida. en que puede intervenir un incapaz y que apenas determina la disolución de la sociedad conyugal.. al cesar el impedimento. en rigor. no obstante. Esta. por ser menor o por otro impedimento. [203] al paso que el otro es un proceso.. disipación. no existía antes de 1976. en el que corresponda. en que la separación de bienes es realmente un proceso judicial. como tampoco lo es que se confunda aquella con el acuerdo que la ley permite a los casados consignar por escritura pública para disolver y liquidar la misma sociedad conyugal o con el estado presuntivo dis- puesto por el artículo 180 del Código Civil. oferta de cesión de bienes (o abandono de estos al acreedor o acreedores por no poder pagar las deudas). 165 y 154) o por haber incurrido el cónyuge demandado en cesación de pagos (que es la suspensión. no puede ser curadora de su marido demente. El lenguaje común. 198). Se insiste. 2° que si la mujer. en el cual el régimen de separación es fruto de la ley y no de una decisión judicial. c. y c) en los demás registros. . art. en la expresión resaltada. pero sin estar ella inscrita en los registros competentes. Como es evidente. b) en el registro de instrumentos públicos cuando hay inmuebles. juego habitual. Desde luego. concurso de acreedores. 30 30 En el arto 551 del C. al cual desde luego se puede llegar por acuerdo de los cónyuges. de la comparación de los preceptos surge que aquel es un camino extrajudicial. la norma es criticable. Según lo dicho. que procede al remitir el artículo 200 del Código Civil al artículo 165. puede. la ley se refiere al "registro" sin detallar cuál y. en la escritura pública " . si no existieren. Los cónyuges responderán solidariamente ante los acreedores "con título anterior al registro de la escritura". así se expresará. para ser oponible a terceros. De acuerdo con el texto legal. Contempla la ley en primer lugar para los casados. porque si está bien que se responda por créditos de origen anterior a la escritura no lo está respecto de los posteriores a esta que. por iliquidez u otra causa). ibídem. pero igualmente quedará liquidada la sociedad conyugal. después de divorcio. sepa- ración de cuerpos o de bienes y nulidad del matrimonio. asimila la separación de bienes a toda situación en que hubo partición de los bienes de la sociedad conyugal. DISOLUCIÓN DE LA SOCIEDAD CONYUGAL POR MUTUO ACUERDO DE LOS CÓNYUGES Y MEDIANTE ESCRITURA PÚBLICA Este medio.. para quienes se casan en el exterior y luego se domicilian en Colombia. en consecuencia. La separación de bienes está regulada en el capítulo ID del título IX dellibro 1 del Código Civil. carencia de fondos). no se podrían tratar como deudas a cargo de la sociedad conyugal. reservado a personas capaces y que simultáneamente exige la liquidación de la masa social. no es ello correcto. y que este régimen no es hoy de orden público. que procede (art. autorizado por la ley 1 a citada. En primer término. c. se debe registrar conforme a la ley: a) en el registro del estado civil. insolvencia (iliquidez [202]. que sería aplicable también al marido por principio de igualdad. que es el artículo 25 de la ley 1 a de 1976. 200) por las causas de la separación de cuerpos (arts. hay varios por hacer.

deduciéndose de la masa social o de lo que cada cónyuge administre separadamente. El vehículo. cualquiera de los cónyuges está en la situación de tener que atender al pago de todas las deudas sociales. en razón de una u otra solución escogida por los casados. 212. porque el derecho del acreedor no mejora ni desmerece ni en existencia ni en protección. dispone que el cónyuge no es responsable de las deudas de la sociedad. El acto se completa. LIQUIDACIÓN DE LA SOCIEDAD CONYUGAL Una vez se disuelva la sociedad conyugal. Liquidar la sociedad conyugal significa determinar su activo. El citado artículo 1833. [204] De acuerdo con lo anterior. el artículo 1834 del Código Civil que estatuye que "El marido es responsable del total de las deudas de la sociedad. que se dividirá por dos. cabe definir: ¿qué razón legal justificará que cónyuges capaces. Por lo mismo. La segunda etapa se refiere a establecer las compensaciones a favor de los cónyuges (que tienen como fuente principal el haber relativo) y las deudas de la sociedad conyugal vigentes al tiempo de la disolución. por ser un bien mueble. por compra. de contado. previas las compensaciones y deducciones de que tal obra trata.000 y el automóvil. en la liquidación. con derecho a cobrar al otro el 50 por ciento de lo pagado. originadas en saldos por subrogación de inmuebles. Pero es claro que. que figuren a nombre de uno u otro cónyuge y por su valor actual. debe procederse a su liquidación. que hace parte del haber absoluto. Existe entonces la casa. sea judicial o no. En esa fecha el marido tiene un vehículo que vale $ 10. porque fue adquirida a título oneroso durante la sociedad . La casa es un bien social. el pasivo respectivo. Lo que es aplicable al caso de la mujer. 211. Del activo bruto se restarán las compensaciones a favor de los cónyuges y las deudas sociales. el primer paso consiste en definir el activo social. se goza del beneficio establecido por el artículo 1833 del Código Civil.000. por ejemplo. a nombre de cualquiera de los cónyuges. Para algunos intérpretes.000.000. Además. que se aplica también al marido. para obtener el activo líquido o activo neto. sino hasta concurrencia de su mitad de gananciales. Habrá de tenerse en cuenta. Todo este renglón puede denominarse activo bruto. salva su acción contra la mujer para el reintegro de la mitad de estas deudas según el artículo precedente". Los activos líquidos restantes. por disposición legal. como manda el artículo 1° de la ley 28 de 1932. por prin- cipio de igualdad. la sociedad conyugal le deberá (recompensa) al cónyuge lo que el vehículo valía a la fecha de matrimonio (o sea $ 10. Ya casados se adquiere una casa. Al efecto se individualizarán los bienes sociales existentes a la fecha de la disolución de la sociedad conyugal. por su publicidad. Sin embargo. En junio 10 de 2003 se decreta el divorcio. Mas. no parece ser esta una explicación sólida. cuyo precio es de $ 15. tanto el que proviene del haber absoluto como el que surge del haber relativo. señala el artículo 4° de la ley. A esto se le conoce como beneficio de emolumento.000. por el precio que entonces tengan. por un valor de $ 40.000 Y una deuda de $ 5. esa razón normativa radica en la responsabilidad de los cónyuges: quedará ella ciertamente delimitada.000. De esto no se sigue que pueda hablarse de solidaridad. práctica la habría: es claro que se puede coincidir en la extinción de la sociedad de bienes y no en la liquidación. por mandato del artículo 64 del decreto 2820 de 1974. con las adjudicaciones de bienes que paguen el pasivo y los gananciales. La mitad para cada socio en dicho activo líquido constituye sus gananciales. ingresa al haber relativo de la sociedad conyugal. acudan a la separación judicial de bienes y no al otorgamiento de escritura pública? Porque. en la separación de bienes. luego de las distribuciones correspondientes. que están de acuerdo en disolver su sociedad conyugal. también.000.000). y los gananciales (50% a que cada cónyuge tiene derecho). modificado. su pasivo. UN EJEMPLO DE LIQUIDACIÓN Una pareja se casa civilmente ello de octubre de 1999. Y se sumarán las recompensas debidas por ellos a la sociedad. se sumarán y dividirán conforme al Código Civil.000.

el apartamento de Amalia. Esos diez millones los debe Amalia a la sociedad conyugal. por la suma de $ 2. compra otro apartamento por [205] S 30. se adjudican las recompensas a favor de Carlos.000.000.000.500.000 Y en la escritura de compra dice subrogar.000. En esta fecha.000 respectivamente.000. $ 2. adquieren los siguientes bienes: a) Carlos vende el automóvil que tenía y consigue otro.000.000. d) Carlos hereda un ganado. cuando se decreta el divorcio. el cual asciende a $ 55.000.500. Y esto es mayor que aquella diferencia o saldo).500. Y por el ganado.000. Los gananciales serán de $ 20.000. La diferencia entre el precio del nuevo apartamento y el del viejo son $ 10.000. los otros 10 millones los toma de la sociedad conyugal.000.000 Recompensa a cargo de Amalia $ 10. ingresa al haber relativo de la sociedad conyugal y genera recompensa por el valor indicado.500.000.500.000. Para efectuar la liquidación deben hacerse los siguientes análisis: 1) De los bienes que Carlos y Amalia tienen cuando contraen matrimonio católico el 7 de febrero de 1985: el vehículo.000. la deuda social (por mitades o como convengan) y los gananciales. El ganado existe y vale $ 4. sí hay subrogación.000.000 $ 8 .000 Total activo bruto $ 102. es decir. inciso tercero.000. se cumplen los requisitos legales y el nuevo apartamento no es de la sociedad conyugal. b) Amalia vende su apartamento por $ 20.000 y así queda el activo liquido. b) en cuanto a la venta del apartamento de Amalia y a la subrogación.000 Y la deuda social de $ 5.000 Ganado$ 4. 3) Inventario a la fecha de la disolución de la sociedad conyugal (abril 30 de 2003): Fiat. pero esa diferencia es menor que la mitad del precio del nuevo apartamento (como el nuevo vale $ 30.000. para un total a cargo de la sociedad conyugal. marca Fiat.conyugal y no hubo subrogación. 213.000. que entonces vale $ 15. al momento de disolverse esta.000.000. SEGUNDO EJEMPLO DE LIQUIDACIÓN Carlos y Amalia contraen matrimonio católico el 7 de febrero de 1985.000. artículo 1790. c) se compra a nombre de los dos una finca y para adquirirla se toma un préstamo en el banco. El matrimonio de Carlos y AJllalia se anula el 30 de abril de 2003.000. se deben restar la recompensa de $ 10.000. es propio o exclusivo de ella. Las adjudicaciones se hacen con bienes del activo bruto. Por lo tanto.000. Se adjudica por el pasivo . En el momento de casarse Carlos tiene un vehículo Dodge.000.000. se tienen en el inventario de la sociedad conyugal el vehículo y la casa. 2) De los negocios sucedidos durante la sociedad conyugal: a) el vehículo Dodge que figuraba a nombre de Carlos era de la sociedad conyugal y también lo es el Fiat que se compra. aunque se haya adquirido a título oneroso.000. luego según el Código Civil. de $ 40. en la escritura dice subrogar.000 y Amalia es propietaria de un apartamento que vale $ 15.000. la mitad es $ 15.000.000.000 Finca $ 80. Al liquidar la sociedad conyugal. que quedaría en $ 96.000 Activo líquido sociaL $ 84.000 Recompensas a cargo de la sociedad conyugal: se le deben a Carlos.000.250.000. o sea el valor de la herencia (ganado). Pasivo social. que constituyen el activo bruto. La finca y el vehículo Fiat todavía hacen parte del patrimonio conyugal y valen $ 80. por $ 5.000. [206] Estas recompensas se restan del activo bruto.000.000. por $ 3.000.000.000.000.000 Este activo líquido social se divide por dos y cada mitad son los gananciales.500. d) el ganado heredado es haber relativo y la sociedad conyugal debe recompensa por la suma de $ 2. $ 8. la deuda con el banco asciende a $ 12.000. los gananciales de Carlos (y de Amalia) valen $ 42. que vale $ 3. enjunio 10 de 2003. El apartamento inicial era de ella y lo vende en $ 20 millones.000.000. por el vehículo inicial $ 3.000. Por tanto. c) la finca comprada es social y la deuda para adquirirla es igualmente un pasivo o deuda social. $ 12. Durante la sociedad conyugal.

porque la sociedad conyugal se extingue y quien va a pagar es el (los) cónyuges. Luego de esa recompensa resta $ 4. Lo dicho no se opone a que también pueda atacarse la liquidación por simulación. frente a los acreedores. Se refiere al punto también la sentencia de 19 octubre 1912.000. 214.500. Se le pagan $ 500. En este aspecto ha de estarse a lo que prescribe el artículo 1405 del Código Civil. que puede tener lugar en el proceso de sucesión o en un proceso de liquidación independiente. Y $ 38.págs.000: se le puede entregar el ganado (que vale $ 4.250.000. liquidado en forma legal. De acuerdo con la ley. Recuérdese que por el pasivo social son responsables los cónyuges. los gananciales son los bienes del haber social. Si uno de los cónyuges o sus herederos ocultó dolosamente o distrajo algu- na cosa de la sociedad conyugal.000 que faltan del Fiat (así queda totalmente adjudicado) y el resto $ 41. según lo enseñado antes. y será obligado a restituida doblada". de 1. Igualmente..500. S. con la ley 28 de 1932 y autorizada para 31 31 Puede consultarse al efecto la sent. Claro está que entre ellos puede haber convenio sobre la cancelación de las deudas. puede la liquidación efectuarse en el trámite notarial de liquidación de la herencia o por escritura pública (ley la de 1976. luego de este queda por adjudicar un monto de $ 6. de la C. b) Pasivo para Carlos: la mitad de $ 12. podrá renunciarlo. CLASES DE LIQUIDACIÓN Existe liquidación judicial de la sociedad conyugal.250. Al cesar su incapacidad.000 en la finca. Luego la sociedad entrega bienes en razón de ese pago. en cuanto autoriza que las particiones se anulen o rescindan de igual modo que los contratos y con sujeción a las reglas correspondientes a estos. debe ser pagado con aquellos bienes. serán responsables solidariamente por las obligaciones contraídas antes del registro del respectivo instrumento. 433 y ss. c) Gananciales para Carlos: valen $ 42.750. en la sociedad conyugal que. art. que el cónyuge no quiera ese derecho. hijuela del pasivo a favor de la cónyuge.000. cuya eficacia ha sido reconocida por la jurisprudencia31. No existe liquidación parcial. para que se pudiera liberar de responsabilidad por la administración del marido.000.250.000. se concedía esa posibilidad solo a la mujer. Un modelo de adjudicación sería en este caso: a) Recompensa para Carlos por $ 5. 216. se concede al cónyuge (o sus herederos) que ha sido perjudicado en más de la mitad de su cuota. [207] 215. se le pagan $ 4. tantas como conceptos adju- dicados (hijuela del pasivo a favor del cónyuge.000.000 en la finca. pasivo para Amalia: $ 6. RENUNCIA A GANANCIALES Corno se estableció más atrás.000 con el saldo de la recompensa que ella debe. Es lo que ordena el artículo 1824 del Código Civil. núm.000) Y darle $ 1. publicada en Jurisprudencia y Doctrina.000). 217. Puede ocurrir. entonces. d) Gananciales para Amalia: por $ 42. junio de 1991. xx.000. Si la liquidación la efectúan por escritura pública. Si es por causa de lesión. ADJUDICACIONES Para las adjudicaciones se forman hijuelas.500.000. hijuela de gananciales a favor del cónyuge e hijuela de gananciales a favor de la cónyuge.000. Se le puede entregar $ 6.000. Anteriormente. La acción para intentar la rescisión prescribirá en cuatro años. t.000 en el Fiat.000 que se le pueden adjudicar con cruce con la recompensa que ella debe a la sociedad conyugal. pero también son el derecho universal. . RESCISIÓN DE LA LIQUIDACIÓN Toda liquidación es rescindible. "perderá su porción en la misma cosa. de 14 diciembre 1990. hijuela(s) de recompensa (s) a favor del (y/o de la) cónyuge.000 en el Fiat (que vale ocho millones. 25). 234. de los cónyuges.

LA RENUNCIA A GANANCIALES ES UN ACTO SOLEMNE N o parece un error afirmar que la renuncia es solemne. sino que no envuelve despojo de la responsabilidad por el pasivo social. como es sabido. los acreedores pueden promover las acciones correspondientes (la pauliana. habrá nulidad. como se [209] ha de tener aprobación del juez para la renuncia. existe para ambos cónyuges. debe entenderse que es una forma de liquidarla. Por lo que el término. pág. pero que puede anularse o rescindirse.administrar ella igualmente. que establece que la acción rescisoria prescribe en cuatro años desde la disolución de la sociedad conyugal. Confírmase así que los gananciales son un derecho que mira exclusivamente al interés del cónyuge. sin perjuicio de terceros". que podrá demandarse como prevé el artículo 1750 del Código. NATURALEZA JURÍDICA DE LA RENUNCIA A GANANCIALES La renuncia a gananciales es un acto jurídico unilateral. GÓMEZ PIEDRAHÍTA. De no seda. cit. como piensa la doctrina nacional32. la facultad prevista en el artículo 61 del decreto 2820 de 1974 es de carácter general y no se limita. el artículo 64 de ese decreto. 446. a la posibilidad de ejercitada apenas en las capitulaciones matrimoniales. debe calcularse a partir del acto de renuncia. De acuerdo con esa doctrina. porque puede ser que ella haya permanecido ilíquida más tiempo y no se haya renunciado aún a los gananciales. por lo cual del mismo modo es aplicable el dicho artículo 1750. la liquidación ha de constar en escritura pública. 445. irrevocable. pues. si hubo engaño que indujo a renunciar o error justificable acerca del verdadero estado de los negocios sociales. Esta interpretación no puede tenerse por correcta. el derecho a la renuncia no tiene ese propósito y. Si la renuncia es fraudulenta. si se procede sin esa autorización. págs. [208] Por su parte. la renuncia es procedente en dos oportunidades: antes de la celebración del matrimonio o di- suelta la sociedad conyugal. Así lo dispone el artículo 1838 del Código Civil. deberá obtener autorización judicial. 220. Primero. op. Requiere que el renun- ciante sea capaz. es decir. podrá renunciar a los gananciales que resulten a la disolución de la sociedad conyugal. . Pero de ahí no se sigue que puedan afectarse derechos de terceros. CUÁNDO SE PUEDE RENUNCIAR A LOS GANANCIALES En realidad. op. Y no se ve por qué fuera válida una renuncia obtenida como fruto de la violencia. porque si se hace disuelta la sociedad conyugal. o sea. si se con- signa en las capitulaciones matrimoniales. Y el primer supuesto parece fundarse en que el artículo citado del decreto de 1974. solo podrán renunciar a los gananciales con autorización judicial". pág. desde cuando cesa la incapacidad. cit. La renuncia de gananciales es. como la fuerza.. Quedaría por examinar si el artículo 1838 citado es excluyente de otras causas de nulidad. aunque se haya omitido su registro. como es razonable. además. que subrogó al artículo 1775 del Código Civil. cit. op. MONROY CABRA.. 219. Segundo. para computar los cuatro años desde cuando ella desaparece. que reemplazó al artÍCulo 1837 del Código Civil dispuso que "Los cónyuges incapaces y sus herederos en el mismo caso.. siempre que sea capaz. Es claro que si hay incapacidad. El carácter de unilateral de la renuncia no se pierde en los casos de las re- nuncias recíprocas que suelen hacer los cónyuges. "Cualquiera de los cónyuges. si se hace de común 32 Es la opinión de SUÁREZ FRANCO. puesto que al renun- ciar al derecho a los gananciales se evitan adjudicaciones de bienes y. porque estas deben constar en es- critura pública (o privada). por ejemplo) para la defensa de sus intereses. lo que no es de recibo. razón por la cual prescribe el artículo 1775 que la renuncia no será en perjuicio de ellos. 218. para el caso contemplado por esa norma. que su naturaleza no es la del orden público. quedó dentro del régimen de las capitula- ciones matrimoniales. procedente. Mas el acto no es inoponible o ineficaz. como los acreedores. 427 y 428. A tenor del artículo 61 del decreto 2820 de 1974. cuya ausencia vicia el acto de nulidad relativa.

sin espe- cificación de los bienes y doble o recíproca (es frecuente que cada cónyuge. 33 MONROY CABRA. arto 1821). en principio. C. quiera quedar con los bienes que estaban a su nombre. La Corte Suprema de Justicia. el cónyuge no se torna propietario de bienes. o en la actuación judicial. la renuncia de gananciales. cuando aun material y jurídicamente no se ha hecho el inventario y partición. por su naturaleza universal se refiere a una masa indivisa y abstracta de la sociedad de gananciales.. si este cumple función traslativa. tanto mujer como varón. debe recogerse en escritura pública eC C. num. aprovechamientos o rendimientos considerados aisladamente. se concluye que así como para que existan los gananciales no solo resulta innecesario el inventario de avalúo y la partición. y que ambos se sientan en equilibrio con una liquidación de ese modo). aduciéndose que la renuncia puede no vincular ningún bien en concreto. 446. en sent. 221. Ha de relevarse que. de la misma manera igualmente sería inútil e impertinente tal exigencia para la disposición de dichos derechos mediante la renuncia. de 4 marzo 1996. ver núm. Se llega a decir. para que por la renuncia se consoliden como propios. que en la última hipótesis. a los bienes mismos del activo social y al derecho del cónyuge y no a las utilidades. porque el concepto de gananciales alude. . En todos estos casos habrá una manifestación ante el juez o el notario. desde el mismo momento en que nace el derecho. que será escrita33. MONROY CABRA. op. Considera la Corte Suprema de Justicia. que los recibe no a título de donación sino por virtud de la disolución de la sociedad conyugal.. pues es contrato (así lo reiteró la Corte Suprema de Justicia. Pero no es donación porque la renuncia es un acto unilateral y aquella uno bilateral. como negocio jurídico unilateral. Lo segundo. la totalidad de los bienes queda a disposición del cónyuge que no renunció. 5 en la redacción de la ley la de 1976) o bien puede perfeccionarse en las formas como se disponen en los procedimientos judiciales y disposiciones legales pertinentes". esto es. es consensual. porque su objeto es el derecho de gananciales y no los muebles o inmuebles que hayan de ser partidos. precisó que "Sin embargo. porque. por ejemplo. que necesariamente ha de ser posterior (c. cuando de ella se trate o notarial si es en el trámite conjunto de liquidación notarial de la herencia. en sent. la renuncia a gananciales debe registrarse en el registro del estado civil. Cuando se produce la disolución. lógicamente se desprende la imposibilidad jurídica de exigir que esto último constituya un requisito para que los cónyuges puedan renunciar a los gananciales. resultaría absolutamente imposible e inútil en el campo jurídico: lo primero. en sentencia de 4 de marzo de 1996. como se ha dicho. Tema igualmente de debate ha sido el de que es viable la renuncia a los gananciales que resultan de la administración del otro cónyuge y no de los que se originan en la administración del renunciante. pág. porque si la ley permite la renuncia de gananciales por parte de los cónyuges. de 30 enero 2006. 1832 y 1282)". hay donación34• Pero no puede aceptarse esta apreciación. 223). inclusive. Cuando el cónyuge renuncia. Lo cual es cierto. porque si el objeto de la disposición mediante el negocio de renuncia es el derecho a los gananciales que. arts. además de no exigido la ley. que para la renuncia a los gananciales "no se requiere la preexistencia de inventarios y avalúo s de bienes y deudas. tratándose de bienes sometidos a registro. arts. tal como ocurre igualmente con la repudiación de los derechos hereditarios (C. cit. desde la perfección de la disolución social (C. op. pág. Empero. arto 1820. porque no se recae en forma individual y concreta sobre cada uno de los bienes. cit. es a su derecho a participar en la universalidad y. 446. 1837 y 15). 446. c. al igual que el acto que le da origen real y concreto al derecho de gananciales objeto de la renuncia. en cualquier caso.. op. al partir. puede ser genérica. si la renuncia de gananciales. La solución suele inclinarse por la afirmativa. y mucho menos de partición. C. 34 34 GÓMEZ PIEDRAHíTA. en la práctica.. posterior a la disolución de la sociedad conyugal...acuerdo. deberá registrarse [210] el acto que contenga la renuncia (la escritura o providencia judicial respectiva que la apruebe) y para este efecto deberán citarse e identificarse aquellos. es formal porque. asegura que cuando la renuncia es posterior a la disolución de la sociedad conyugal. pág. CLASES DE RENUNCIA A GANANCIALES Ha discutido la doctrina. cit. en consecuencia.

siendo capaz. el causante no ha podido transmitirle. [211] En lo que respecta al objeto de la renuncia. que la legislación colombiana " . DOCTRINA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA SOBRE LA PROTECCIÓN A TERCEROS EN LA RENUNCIA A GANANCIALES En sentencia de 30 de enero de 2006. 222. en circunstancias diversas. Esto es. t. en el bien entendido que se trata en verdad de un interés de carácter particular e individual. la renuncia sí sería donación. Pero son terceros también sus legitimarios. exitosamente. ha de insistirse que lo cons- tituye el derecho del cónyuge a gananciales y no a ningún bien social en concreto.. transformado a favor de ambos cónyuges y con limitación en 1974. 223. si bien es cierto que los causahabientes son continuadores del patrimonio del causante.".hiere su derecho..En cambio. en el definitivo "lisa y llanamente reconoció a la mujer o a su heredero la facultad de renunciar ese derecho que le reconozca oo. el artículo 61 del decreto 2820 de 1974. Lo cual significa que la renuncia no las cobija.. esto es. Si un contrato celebrado por su causante -por caso el de donación. ABC. [212] Expresó entonces la Corte: " . De acuerdo con la providencia. después de repasar que en la historia legal colombiana la renuncia a gananciales fue primeramente un derecho exclusivo de la mujer. velando por su interés propio estará tentado a hostigar la eficacia y el alcance de convención semejante. Sociedad conyugal y concubinato. Bogotá. 224. 1983. nace ahí su derecho de aceptar o repudiar los gananciales. dispone que quien renuncia conserva derechos y obligaciones en recompensas e indemnizaciones. ni otros terceros a quienes pueda perjudicar. RECAPITULACIÓN SOBRE LA RENUNCIA A LOS GANANCIALES Como síntesis de lo expuesto. Derecho civil. puede renunciar a los gananciales que resulten a la diso- lución de la sociedad conyugal. queda claro que el derecho respectivo consiste en aceptar o repudiar. por no ser un acto plurivoluntario que pudiera cata- logarse como donación. Pero que la norma no diga que se puede aceptar o renunciar y sí que la renuncia es una facultad. . porque entonces el imperio de la autonomía de la voluntad es pleno. que rige para ambos cónyuges. en sentencia de abril 9 . 35 35 Aunque en 1951. al comparar los proyectos de BELLO y el Código francés. 162. consagró que cualquiera de los cón- yuges. Pero. que" se renuncia válidamente a los gananciales porque así lo autoriza la ley. vol. pág. concluyó que mientras en el primer proyecto se consagraba que la mujer tendría facultad de aceptar o repudiar. el artículo 1840 del Código Civil. no tiene acreedores. del derecho definido de la mujer sobre los bienes que integran la comunidad oo. considerándose además que la sociedad conyugal estaba integrada por un importante patrimonio que había sido formado y conservado durante 35 años. que modificó el artículo 1775 del Código Civil. por la renuncia de gananciales que había hecho su padre. es tercero. Si. sin perjuicio de terceros. la Corte Suprema de Justicia. dijo la Corte Suprema de Justicia. Y si no daña a terceros.". En tal caso. recíproca con la cónyuge de este. el cónyuge obrará a su voluntad. que este le ha transmitido por causa de muerte. LA RENUNCIA A GANANCIALES Y LA PROTECCIÓN DE TERCEROS Corno antes se ha expuesto. parte de la base oo. II. sin limitación. además. como facultad general otorgada a los esposos antes de contraer el matrimonio o a los cónyuges después de celebrado. conviene recapitular brevemente: a) La renuncia a gananciales es posible en la legislación colombiana. Tal el derecho que él tiene a ciertas asignaciones forzosas. habla para sí propio". por caso. La providencia mencionada fue pronunciada en un proceso en el cual una hija extramatrimonial reclamó. conducirá sus designios muy a su sabor". un año y medio antes del fallecimiento del renunciante. Pues. Concluyó la Corporación que el acto de renuncia que perjudique al legi- timario le es inoponible. por ende. En tal caso no habla en el puesto del causante. hay derechos que surgen de la condición misma de heredero y que. Edit. debe advertirse que ello es así cuando el heredero recibe cosas del de cujus.. 1. cuyo extracto publica PEDRO ALEJO CAÑÓN RAMíREZ. como acontece con la sucesión35. Entre esos terceros se pueden contar los acreedores del cónyuge que re- nuncia a los gananciales.

446. . Hay quien36 cree que es consensual en el caso de la que se perfecciona después de disuelta la sociedad conyugal. que pueden ser acree- dores o legitimarios de uno de los cónyuges. d) Es un acto solemne. pág. c) La renuncia es un acto jurídico. cit. f) Con la renuncia no se puede perjudicar a terceros. op. e) La renuncia puede ser unilateral o bilateral y debe registrarse. b) Se renuncia es el derecho universal a los gananciales y no a ningún bien específico. irrevocable pero rescindible por falta de autorización judicial si se debía obtener o por vicios del consentimiento.. 36 36 MONROY CABRA.