You are on page 1of 1

Ha sonado la hora de Dios para ti.

El Sacramento del Orden te va a configurar a
Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote. El Espíritu ungirá tu alma. Tu Esposa será la
Iglesia; tu amor, el del Corazón de Cristo; tu interés, edificar la Iglesia.
Ha llegado el momento que Dios había preparado para ti. Hemos conocido este
tiempo, preparando desde las cosas más materiales hasta las más espirituales.
Hoy la comunidad de san Vicente de Paúl se alegra y se regocija y comparte
esta alegría de verte en el primer grado del sacerdocio de Cristo. Es la
oportunidad para decirte que “has logrado llegar a la meta en medio de tantos
tropiezos, pruebas, situaciones incluso difíciles pero que han formado a un
hombre de Dios, con temor de Dios y de esperanza en Dios.
Haz sido llamado, escogido y elegido, y has sabido dar tu respuesta y
permanecer en ella. Hay un amor de predilección previo, el de Cristo.
Que este año de tu experiencia diaconal te puedas asombrar de las maravillas
que la Gracia de Dios obra en los demás a través de Ti. Que el amor de Cristo
te rodee siempre incluso cuando no se perciba o se atravieses por algún desierto
amenazador o la sombra de la Cruz se proyecte sobre tu existencia sacerdotal.
Tu comunidad parroquial san Vicente de Paúl, a partir de ahora tiene un
compromiso más grande, antes oraban para que el Señor te concediera llegar a
estos ministerios y ahora nos queda la tarea de orar para que el Señor te
mantenga firme en su camino y no desfallezcas.
Bendiciones y felicidades al nuestro nuevo diácono.