You are on page 1of 2

La profunda aceptación de la vida.

Si nos aceptamos plenamente tal y como somos, y aceptamos profundamente todas
las situaciones tal y como se presentan y aceptamos completamente a los demás tal y
como son, ¿significa que debamos siempre decir "sí" a todo y a todos, incluso si ese
"sí" genera más violencia? ¿Significa que deberíamos volvernos pasivos y permitir que
otros "nos pasen por encima", por decirlo de alguna manera? ¿El que "todo esté bien",
significa que debamos perder nuestro poder de discriminación?

Por supuesto que no. La profunda aceptación es tan vasta que abraza tanto el "sí"
como el "no" de la vida.

Por ejemplo, si alguien te golpea cada noche, ¿sería inteligente, sabio, bondadoso, en
todo el sentido que estas palabras encierran seguir permitiéndolo; decir "sí", ya sea
explícita o implícitamente, cuando en tus entrañas sientes un "no" —
independientemente del amor que sientas por la otra persona?

Decir "no" a la violencia, al abuso o a cualquier aspecto que en el fondo de tu corazón
no lo sientas adecuado, no es lo mismo que decir "no" a la vida en sí. Decir "no" no es
necesariamente resistirse a la vida. Esto es tan, pero tan importante que lo
entendamos.
¿Cuántas veces decimos "sí" cuando realmente queremos decir "no", y viceversa? Si
realmente deseamos decir "no", si el "no" es nuestra verdad más profunda, entonces,
decir "sí" se convierte en una mentira, en el momento, ya que esto deshonra la verdad
vibrante de la vida, esa vida que se mueve dentro de ti, a través de ti, como tú mismo.
Ese pobre e insignificante "no" sólo requiere un poco de atención bondadosa...

A menudo decimos un "sí" debido a que tenemos el interés de mantener alguna imagen
acerca de nosotros mismos. Nos gusta ser percibidos como amables, como
compasivos, como aquellos que siempre dicen sí; como los positivos, como los
despiertos, o tal vez como aquellos que son capaces de aceptarlo todo sin importar de
qué se trate. No queremos dar la imagen de "negativos" o una especie de aguafiestas.
¡Qué carga más grande tratar de fingir que somos todo eso! Esta enseñanza no es
acerca de crearte nuevas imágenes. Es más bien acerca de liberarte de toda imagen.

Por supuesto que nadie podría decirte si un "sí" o un "no" es adecuado para ti en cada
momento. Este pleno "sí" o "no" es algo que debemos encontrar por nosotros mismos.
La profunda aceptación que ya eres es tan vasta tanto para un "no" como para un "sí"
en cada momento. Ambos movimientos son aceptados por el incondicional, eterno SÍ
que tú eres. Ese es el SÍ que realmente estamos buscando —el SÍ que no tiene
opuesto.

Entonces no se trata de convertirse en una "persona que acepta profundamente", o en
"alguien que nunca dice no". No se trata de mantener una imagen espiritual. Se trata de
que recuerdes aquello que eres, más allá de una imagen, más allá de todas las
imágenes —la vida misma. Y se trata de honrar esta vida que ya eres, que ya somos

1

sin apego a ningún resultado. Y a veces. sin odio. sin tratar de mantener una imagen personal. El "no" a una circunstancia en particular es abrazado por la vastedad del SÍ cósmico que somos. siempre disponible. 2 . honrar la vida se expresa a través de un firme. mientras descansamos en ese profundo abrazo oceánico del SÍ. es totalmente compatible con una acción o expresión honesta e inteligente y es también honrar profundamente las preferencias conforme van surgiendo.todos. sin violencia. es realmente un gran SÍ a la vida. amoroso e inteligente "no". Un "no" expresado con claridad y honestidad. Las preferencias no son necesariamente juicios. La profunda aceptación de las cosas tal y como son. no están para nada "en contra" de la vida. Así que prestémosle nuestra bondadosa atención a esa pobre y descuidada ola del "no" cada vez que aparezca.