You are on page 1of 28

ESCUELA DE POSTGRADO

MAESTRIA EN DERECHO TRIBUTARIO

IMPUESTO A LA RENTA

Profesor : Eduardo Sotelo Castañeda.

Alumnos : Castañeda Chavarry, Zoila.
Gamarra Ceciliano, Guianina.
Simón Navarro, Yunior.

Tema de Exposición : El Tratamiento Tributario de los Gastos.

Objetivo : Definir la causalidad del gasto, así como otros criterios
para considerar un gasto deducible e identificar la
problemática de algunos gastos.

Lima- Perú
2017

IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos

EL TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LOS GASTOS

1. MARCO CONCEPTUAL

Mediante el Impuesto a la Renta de tercera categoría se busca gravar las rentas
obtenidas por las actividades empresariales realizadas por los contribuyentes dentro de
un ejercicio gravable.

Con el fin de gravar las rentas nuestro legislador ha establecido como base del Impuesto
a la Renta a la renta neta que se obtiene luego de deducir de la renta bruta determinados
gastos.

En cuanto a los gastos deducibles, el artículo 37° de la Ley del Impuesto a la Renta,
aprobada por Decreto Supremo N° 179-2004, indica que a fin de establecer la renta neta,
se deducirá de la renta bruta los gastos necesarios para producir y mantener su fuente,
en tanto su deducción no esté prohibida por dicha ley, enunciado que consagra en
nuestra legislación el principio de causalidad.

Además, el último párrafo de dicho artículo señala que para efecto de determinar que los
gastos sean necesarios para producir y mantener la fuente, éstos deberán ser
normalmente para la actividad que genera la renta gravada, así como cumplir con los
criterios de razonabilidad en relación con los ingresos del contribuyente, generalidad para
los gastos a que se refieren los incisos l), ll) y a.2 de dicho artículo, entre otros.

En el presente trabajo, buscaremos determinar cuándo un gasto es deducible de acuerdo
al alcance del artículo 37° de nuestra Ley del Impuesto a la Renta, en adelante LIR,
analizando la necesidad del gasto en torno al principio de causalidad y otros requisitos
que engloba tal principio, tales como: normalidad, razonabilidad y generalidad,
recurriendo para ello a la doctrina y jurisprudencia, presentando diversas problemáticas
respecto al tema.

2. EL GASTO

Nuestro impuesto a la renta ha sido estructurado sobre el fundamento técnico del
principio de imposición sobre renta neta, en función del cual la base imponible es
determinada a través de un proceso de depuraciones: primero, la deducción de costos a
nivel de ingresos netos a fin de determinar la renta bruta y, segundo, la deducibilidad de
gastos a nivel de renta bruta a fin de determinar la renta neta. Así, la renta neta
constituye la base imponible neta sobre la cual se calculará el impuesto aplicando la
alícuota correspondiente.1

En el presente trabajo nos enfocaremos únicamente a la deducción de gastos, pero
resulta importante distinguir ambos conceptos (costo y gasto).

Estos conceptos no han sido definidos por la ley tributaria, pero sí por la doctrina y
normas contables, de aplicación supletoria como doctrina en este particular. Al respecto,
la teoría contable considera como gasto a “(…) aquellos desembolsos que se consumen
1
De manera análoga, si existiesen pérdidas, éstas serán compensadas con las rentas netas del ejercicio a fin de determinar si
en el ejercicio hubo renta neta imponible o pérdida neta.

que se trata de desembolsos o desprendimientos patrimoniales que se realizan en la actividad empresarial. Juan Carlos.CABANELLAS. 6. el Tribunal ha concluido que mientras los gastos4 responden a adquisiciones necesarias para mantener en iguales condiciones de operatividad un activo fijo a la producción de rentas gravadas. Ediciones de Contabilidad Moderna. toda vez que a partir de la misma se realiza la determinación de la renta susceptible de gravamen para dicho tributo. cuya determinación se hace conforme a los art. los costos tienen tratamiento de mejora y no de un gasto deducible. tales como los de depreciación y mano de obra. 132-133. los que formarían parte del costo computable. estos desembolsos pecuniarios –o. existen aquéllos que no son empleados en la producción y/o transformación de bienes. en valores o bienes equivalentes. a la remuneración de servicios o a la conservación de bienes” (Cit. Políticas y Sociales. Buenos Aires. 7 (Jul.5" 2 VÁSQUEZ. Luis. y que se contabilizan dentro de los gastos operativos como gastos administrativos o de ventas. 1981. 2da edición. en la Resolución No. "Alcances del Principio de Causalidad en el impuesto a la renta empresarial". Editorial Heliasta. pues tienen tendencia a incorporarse. en tanto los consumidos son habitualmente denominados gastos”. para lo cual resulta pertinente recurrir a la contabilidad. Diccionario de Ciencias Jurídicas. Así. a formar inversión aumentar la vida útil del activo. Puede decirse. consideran que:"Bajo una interpretación literal y sistemática por ubicación de las normas y el primer párrafo del art. Editorial Aguilar. 157. es decir. pág. Contabilidad Superior. el Colegiado ha indicado que un costo se encuentra referido a los importes que fueron necesarios para la elaboración de los bienes.3 Por su parte. 1979. se puede entender que el principio de causalidad se aplica cuando ya se ha establecido la renta bruta. como el Durán Rojo. 2000. Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. pág. denomina costos no consumidos (costos per se) a aquellos que aún permiten la obtención de ingresos futuros y costos consumidos (gastos) a los que ya no lo permitan. Fowler Newton. Enrique.2 En forma similar. Del mismo modo algunos autores de la doctrina nacional. no. si bien existen diversos gastos que integran el costo de los bienes producidos. a efecto de determinar la renta neta. Editorial Heliasta.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos instantáneamente”. por ello en reiterada jurisprudencia a establecido que: “los gastos a los que se refiere el artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta son aquellos que no están relacionados con la producción y/o transformación de bienes. Tomo IV. Buenos Aires. 5 DURÁN ROJO. 413. En: revista "Contabilidad y negocios" -Año 4. Así. 37 de la LIR. concluye que “los costos no consumidos se mantienen en el activo. jurídicamente un gasto es “un desembolso pecuniario destinado a la adquisición de cosas. mientras que concibe como costos a los desembolsos que tienen como característica “(…) perdurar como valores. De esa forma. 20 y 21 de la LIR. Buenos Aires. entonces. 2009). pág. 1984. y en términos de Cabanellas. 332). así.son “realizados en el ejercicio o desempeño de una actividad periódica” (Cit. se deducen de la renta bruta. Según el Tribunal Fiscal el principio de causalidad sólo se aplica a las erogaciones que constituyen gastos. sino que se trata de los gastos operativos o de ventas”. Manuel. Buenos Aires. 3 FOWLER NEWTON. 06784-1-2002 del 22 de noviembre de 2002. el Tribunal Fiscal ha distinguido los costos y gastos en varias oportunidades.). siendo capaces de producir ingresos en el futuro (…)”. OSSORIO Y FLORIT. Tomo I. por lo que para efectuar su deducción a fin de determinar la renta bruta debe establecerse los elementos que lo conforman. Guillermo. . págs. Costos. 4 De otra parte. Pág. 18° edición.

mayoritariamente encontrándose identificado con la idea de necesidad. sea bajo la nota de la conveniencia del gasto. El gasto conveniente: planteaba que la necesidad ha de entenderse como "todos aquellos que contribuyesen a la generación de renta. a partir de lo expuesto se puede esbozar como criterio general dos concepciones de causalidad. contrariamente. deben distinguirse los gastos que guardan una relación de causalidad con la actividad. el término “necesario” significa que algo forzosa o inevitablemente ha de ser o suceder. 17. como opuesto a voluntario y espontáneo. en virtud de la cual los gastos deben producir rentas inmediata y directamente gravadas 6 MONTESTRUQUE ROSAS. así serán gastos deducibles todos aquellos inherentes al ejercicio. no procederá deducción alguna. Pág. en el que se entiende básicamente que "la necesidad estaba referida a la imposibilidad de sustraerse al gasto para obtener ingresos". al respecto. Las distintas tesis acerca de la concepción del “gasto necesario” se aproximan o guardan similitud entre sí en cierto modo. de los gastos que no guardan dicha relación. según la cual los gastos habrían de haber producido efectivamente la renta. habituales. ha sido estudiada por la doctrina y la legislación extranjera.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos 3. En: Informe Tributario. LA NECESARIEDAD DEL GASTO El nivel o índice de conexión entre el gasto y la actividad gravada se sustenta en la concepción de cada legislación sobre lo que debe considerarse como gasto deducible y lo que no. procederá la deducción y. El gasto causal: planteada por la doctrina alemana según la cual. Es decir. El gasto habitual o normal: según esta concepción más que atender al sujeto que decide y practica el gasto. La “necesariedad del gasto” respecto del mantenimiento de la fuente y la generación de rentas gravadas como condición exigida para su deducción. una restrictiva. de la inherencia del gasto o de la finalidad del gasto. Montestruque hace un resumen respecto de las tesis que se han planteado sobre el tema: "El gasto imprescindible: adoptada por el Derecho Español. hay que mirar a la razonabilidad objetiva. o que se hace y ejecuta obligado por otra cosa. considerándose dicho atributo no de una forma ex post. como gastos normales al giro del negocio. Karina. algo que es menester indispensablemente. En consecuencia. Año: Enero 2005. en la medida que exista un grado de necesidad que relacione el gasto y la actividad gravada. o que hace falta para un fin. "A propósito del Principio de Causalidad". En las demás se exige esencialmente una conexión entre el gasto y la actividad empresarial que se trate. De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española. hayan sido realizados con la finalidad de obtener ingresos gravables (causa subjetiva)6". es decir que fueran adecuados para producirla con independencia de que efectivamente hubieran contribuido a ella y se hubiera traducido en renta. sino mediante un criterio apriorístico. . representada por aquellas practicas usuales. excepto la primera que requiere como condición la generación directa de ingresos gravados con el impuesto o que el gasto sea obligatorio. si no es necesario el gasto para la generación de rentas gravadas. El gasto inherente: planteada por la doctrina Italiana según la cual. Así. los gastos serian deducibles cuando teniendo una conexión objetiva con la actividad productora (causa objetiva).

es decir. cit. a la prudente y normal gestión empresarial. Op. 215. 18.”9  Concepción amplia o indirecta de causalidad Según Simón Acosta. Pág. ineludibles. De esta forma. Buenos Aires. En forma aún más tajante. la relación de causalidad no puede interpretarse en forma restrictiva. bajo dicha noción. 7 MONTESTRUQUE R. sin las cuales dicha renta no se obtendría. Madrid. Op. como bien enseña García Mullín. otra amplia. De entender sólo y exclusivamente la causalidad como la relación estrecha entre los ingresos y cada uno de los gastos que los producen. Godoy. que “las deducciones son expensas necesarias para la obtención de la renta. Exigir solamente dicha relación directa entre el ingreso y el gasto implicaría determinar la existencia de una causación. En “Comentarios a las leyes financieras y tributarias. sin que sea posible determinar exactamente la influencia de cada una. “que sólo sean admisibles aquellos [gastos] que guarden una relación causal directa con la generación de la renta o con el mantenimiento de la fuente en condiciones de productividad8". 8 GARCÍA MULLÍN. Impuesto Sobre la Renta: Teoría y Técnica del Impuesto. En: Teoría del Impuesto a la Renta. La renta líquida y las deducciones. Pág. siendo difícilmente adscribibles a algún tipo de ingresos11. Instituto Colombiano de Derecho Tributario. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas”. de situarnos temporalmente después de haber erogado el gasto y tras el análisis de sus resultados exitosos o no. cit. Edesa. Santa Fe de Bogotá. Hermida y y Nuñez han indicado. considerado como efecto. pero respecto de los que no cabe la menor duda de que contribuyen a la formación de la renta neta. Pág. podría llevarnos a negar lo que se conoce en la gestión empresarial como los gastos indirectos. Karina. es decir. Pág. necesarios. Centro Interamericano de Estudios Tributarios (CIET). dicho gasto se ejecuta en forma obligatoria para tal producción. Pág. ya que el ingreso deriva a veces de múltiples causas. señala que no siempre se produce una relación causal directa entre el gasto y el ingreso. 122. entendiendo que cada ingreso. lo que lo hace indispensable para tal fin. tiene su causa principal en la realización de un gasto10. este vínculo determinaba. inevitables. Organización de Estados Americanos (OEA). en virtud de la cual los gastos deben guardan relación con la actividad empresarial sin que necesariamente produzcan un resultado favorable7. esto es.  Concepción restrictiva o directa de causalidad Para esta concepción el gasto necesario era aquel que inevitablemente debe realizar la empresa para producir rentas afectas. 11 MONTESTRUQUE R. comentando la deducibilidad de gastos. erogaciones sin las cuales la empresa simple y llanamente no podría operar ni generar las rentas gravadas que obtiene. únicamente referida a la relación causal directa entre el gasto y el ingreso (teoría finalista). Karina. representados por aquellos gastos respecto de los que se desconoce la medida que coadyuvan a la obtención de ingresos.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos y. . Roque (1978). 17. 180. implica una relación férrea y directa por la cual únicamente se consideran gastos deducibles a aquellos que son concebidos como indispensables. En efecto. sino también referida a la actividad productora de renta. La relación de deducibilidad era una que conectaba de forma obligatoria e inexorable la inversión en el gasto con su repercusión en el rédito efectivamente producido. La necesidad del gasto. Juan Carlos (1995). 9 GODOY FAJARDO. 10 SIMÓN ACOSTA (1983).

conforme al cual “a fin de establecer la renta neta de tercera categoría se deducirá de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y mantener su fuente.13 Ciertamente una interpretación literal del artículo 37° de la LIR parecería decantar en que únicamente son deducibles los gastos descritos en forma precisa en la LIR. en consecuencia son deducibles (…)”. Núm. cuando precisa que “La LIR recoge el principio de causalidad como 12 PICÓN GONZALES. dicha lista es meramente enunciativa y no se trata de una lista cerrada (numerus clausus). Pág. Nuestra LIR establece en el primer párrafo de su artículo 37° el denominado principio de causalidad. 4. Julio. 14 DURAN ROJO. .IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos 4. sin embargo. Jorge (2007). El PRINCIPIO DE CAUSALIDAD EN NUESTRA LEGISLACIÓN Según Jorge Picón. Pág. y siempre que su deducción no se encuentre prohibida expresamente (se debe prestar atención a la lista de gastos no deducibles reseñada en el citado artículo 44° de la LIR). siendo la lista taxativa únicamente una regulación específica para aquellos gastos que el legislador ha considerado que su deducibilidad debe estar condicionada o limitada. deberíamos concluir que la lista de gastos señalada en el artículo 37° de la LIR no es taxativa o cerrada. la causalidad se refiere a la motivación o finalidad que se persigue con un acto12. Alcances del principio de causalidad en el impuesto a la renta empresarial. 753-3-1999 del 27 de setiembre de 1999. aunque dispone condiciones y limitaciones específicas para cada caso concreto. Al respecto. El principio de causalidad determina un índice o nivel de conexión entre el gasto y la generación de rentas gravadas. que “(…) como regla general se consideran deducibles. Dogma ediciones. esta norma aparentemente taxativa debe interpretarse sistemáticamente con la norma contenida en el primer párrafo de dicho artículo. En este punto el legislador enumera una serie de gastos que son per se deducibles. la SUNAT o lo perdí yo?. el gasto será deducible. Luis. Lima. para determinar la renta de tercera categoría. 13 La propia Administración Tributaria ha señalado en el Oficio No. De hecho. 7. 2009. el primer párrafo de la norma comentada es una cláusula general (numerus apertus). el de permitir la deducibilidad de los gastos que satisfagan el principio de necesidad (causalidad) con relación a la actividad gravada. Además. cuyo análisis dependerá de cada caso en concreto”. Lima. los gastos necesarios para producir y mantener la fuente. Vol. se deben tener en cuenta los límites o reglas que por cada concepto hubiera dispuesto la LIR. en realidad. 015-2000-K0000 de fecha 7 de febrero de 2000. 8. en tanto la deducción no esté expresamente prohibida por esta ley. también el Tribunal Fiscal ha manifestado el carácter enunciativo de los gastos del artículo 37º de la LIR al emitir la Resolución No. 23. En: Revista Contabilidad y Negocios. en tanto la deducción no esté expresamente prohibida. Deducciones del Impuesto a la Renta Empresarial: ¿Quién se llevó mi gasto? La ley.”14 Al respecto. Durán Rojo comenta que “por interpretación sistemática. así como los vinculados con la generación de ganancias de capital. que permite la deducción de cualquier gasto que satisfaga su regla matriz. de modo que podrán deducirse también otro tipo de gastos no contemplados en dicho artículo siempre que cumplan con el principio de causalidad bajo comentario. Departamento Académico de Ciencias Administrativas PUCP. a fin de apreciar que su sentido hermenéutico es. de tal modo que si existe tal grado de conexión. Así. y teleológicamente con el objetivo del impuesto (gravamen sobre renta neta).

Buenos Aires. o a lo que en el lenguaje contable se denominaría “pérdida”. Vol. Catalina. dispone que para efecto de determinar que los gastos sean necesarios para producir y mantener la fuente. Ello surge a partir de la complementación dada por la jurisprudencia (la cual más adelante glosaremos) al dotar de contenido el concepto estático de necesidad desarrollado por el texto de la ley. 988.16 No obstante. sino erogaciones y detracciones.17 Lo cierto es que son deducibles los gastos necesarios y no otros. podemos afirmar que la palabra “gasto” es empleada en la lógica y técnica fiscal del impuesto a la renta en un sentido económico. 86. Sobre el particular. Asimismo. 753-3-1999 del 27 de setiembre de 1999. así como cumplir con criterios tales como razonabilidad o generalidad en relación con los ingresos del contribuyente. el artículo 37° de la LIR no consagra una concepción restringida del principio de necesidad sino. que no constituyen gastos propiamente dichos. Derecho Financiero. generalidad para los gastos relacionados a trabajadores. . La jurisprudencia nacional ha buscado definir la causalidad en sendas resoluciones. en la cual el colegiado sostuvo que “la LIR recoge el principio de causalidad como regla general para admitir la deducibilidad o no de los gastos y así determinar la renta neta de las empresas (…) para tal fin debe merituarse si el monto del gasto corresponde al volumen de 15 GIULIANI FONROUGE. Tomo III. el último párrafo del referido artículo. desde que pueden existir otros gastos que por el principio en mención son plausibles de ser deducidos para determinar la renta neta (…)”. Pág. con la finalidad de determinar la ganancia realmente obtenida”. aunque propiamente no sea tal para la contabilidad. 2005. otros no. más bien. Tales criterios satélites del principio de causalidad serán analizados posteriormente. 17 Ídem. II. Carlos (2001). pues si bien algunos conceptos deducibles son tales. en lo que refiere a este artículo es impropio hablar de “gastos” con total precisión técnica. Nuestro ordenamiento ha dispuesto una serie de “gastos” cuya “enumeración legal excede de ese concepto e incluye otros que no son tales.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos regla general para admitir la deducibilidad o no de los (…) debiendo indicarse que los gastos deducibles que se expresan en los incisos que contiene dicha norma son de carácter enunciativo mas no taxativos.15Ejemplo de ello son las deducciones por liberalidades (donaciones deducibles o gastos por premios) y amortizaciones. Derecho Tributario. entre otros. como por ejemplo la No. Depalma. es decir. éstos deberán ser normales para la actividad que genera la renta gravada. 16 GARCÍA VIZCAÍNO. Pág. Ahora bien. Buenos Aires. equivaliendo a disminución de riqueza. nuestro ordenamiento ha adoptado el concepto de necesidad de la tesis alemana. una noción de causalidad amplia y potencial.

710-2-1999. etc. 5. aunque con propiedad no sean tales (como el caso de las depreciaciones. en la Resolución No.). en la Resolución No. 4807-1-2006 del 5 de setiembre de 2006. sino con el mantenimiento de la fuente. no obstante ello el Principio de Causalidad deber ser atendido. 1275-2-2004 del 5 marzo de 2004.” Asimismo. de fecha 25 de agosto de 1999. la que con más precisión explaya la causalidad amplia. 03942-5-2005 del 24 de junio de 2005. o se enmarquen en la cláusula general de causalidad. señala que “(…) la norma expuesta recoge el denominado principio de causalidad según el cual todo el gasto debe ser necesario y vinculado a la actividad que se desarrolla. comprendiendo en él todo gasto que guarde relación no sólo con la producción de rentas. Pero es en la Resolución No. ya sea que estén en la lista taxativa de gastos deducibles de la LIR. haciendo referencia al primer párrafo del artículo 37° de la LIR. noción que en nuestra legislación es de de carácter amplio pues se permite la sustracción de erogaciones que no guardan dicha relación de manera directa (…)”. para ello es necesario que exista un correlato con la realidad (fehaciencia). por lo cual para ser determinado deberán aplicarse criterios adicionales como que los gastos sean normales de acuerdo al giro del negocio o que estos mantengan cierta proporción con el volumen de las operaciones entre otros. al señalar que “(…) el principio de causalidad no puede ser analizado de una forma restrictiva sino más bien amplia. 9013-3-2007 del 25 de setiembre de 2007 y16591 -3-2010 del 17 de diciembre de 2010.” De igual forma la Resolución del Tribunal Fiscal No. debiendo apreciarse ello considerando los criterios de razonabilidad y proporcionalidad. Debemos precisar que no basta con el sólo hecho de invocar el principio de causalidad para determinar si es gasto deducible o no.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos operaciones del negocio para lo cual corresponde examinar la proporcionalidad y razonabilidad de la deducción así como el “modus operandi” de la empresa. por ejemplo. noción que en nuestra legislación es de carácter amplio pues se permite la sustracción de erogaciones que no guardan dicha relación de manera directa. el Tribunal Fiscal ha señalado que el principio de causalidad “(…) es la relación de necesidad que debe establecerse entre los gastos y la generación de la renta o el mantenimiento de la fuente. independientemente de si son gastos por su propia naturaleza (como gasto en sentido contable) o porque la LIR lo ha dispuesto así (como gasto en sentido amplio económico). son reiteradas las resoluciones en que el Tribunal Fiscal se ha pronunciado a favor de la causalidad amplia. 16591-3-2010 del 17 de diciembre de 2010. y siempre que no estén prohibida su deducibilidad por norma expresa (artículo 44° de la LIR). 0814-2-1998 del 14 de octubre de 1998. de manera que se haya realizado y respecto de la cual se necesite efectuar la deducción del gasto. siendo que ésta relación puede ser . así como el modus operandi del contribuyente (…)”. los gastos “necesarios” serán deducibles en cuanto satisfagan el principio de causalidad. el Tribunal definió el principio de causalidad como “la relación de necesidad que debe establecerse entre los gastos y la generación de renta o el mantenimiento de la fuente. de fecha 25 de agosto de 1999. Así. Por tanto. entre otras. Este mismo criterio es repetido en las Resoluciones Nos. CAUSALIDAD AMPLIA Y POTENCIAL EN EL IMPUESTO A LA RENTA PERUANO En efecto. amortizaciones.710-2-1999.

18 ALVA MATEUCCI. 289. es decir. el material de oficina directamente utilizable. para obtener renta gravada.pucp. En: Revista Derecho & Sociedad. Jorge. incluso indirectamente. 21. vigilancia y asesoría legal y contable.19 Esto significa que nuestro ordenamiento fiscal no se circunscribe únicamente a permitir la deducción de gastos que tengan la característica de ser completamente necesarios e indispensables para producir la renta y/o también mantener la fuente generadora. pág. aunque su contribución sea de forma mediata. pero sí debe guardar una relación causa- efecto respecto de la potencial generación de las rentas gravadas o el mantenimiento de la fuente. RTF 3838-5-2015 El hecho de que el local se encuentre cerrado por suspensión de actividades no impide deducir gastos vinculados con el negocio. inclusive si estas resultasen infructuosas. seguridad. el mantenimiento. la “finalidad primordial” del gasto debe ser la generación de rentas gravadas o el mantenimiento de la fuente”. al momento de realizarse. URL: http://blog.pe/item/83734/el-principio-de-causalidad-y-su-implicancia-en-el-sustento-de-los-gastos-en-el-impuesto-a- la-renta 19 PICÓN GONZÁLES. los suministros. sino que también se permite la deducción de todos aquellos gastos necesarios para generar tal efecto en conexión con la actividad gravada. El principio de causalidad y su implicancia en el sustento de los gastos en el impuesto a la renta. como los relacionados con limpieza. posean una utilidad real. Lima. etc. o dicho de otra forma. e incluso cuando no produciéndose tal contribución en forma efectiva. RTF N° 343-3-2005 El derecho de vigencia de las concesiones mineras es deducible aunque la explotación de la unidad minera no se realice en el ejercicio durante el cual se pago tal derecho.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos directa o indirecta.” En este orden de ideas. se pueda acreditar razonablemente que el contribuyente tuvo por objetivo tal contribución. entendidos estos últimos como aquel conjunto de gastos formados por aquellos que se producen sin conexión directa con el proceso productivo pero que son necesarios para el mantenimiento del mismo. No. como también aquellos gastos generales. Asociación Civil Derecho & Sociedad. podemos entonces decir que la esencia del carácter amplio es que “(…) el gasto no debe ser indispensable. Alva Mateucci señala que dentro de “(…) los gastos deducibles para efectos de la determinación del Impuesto a la Renta empresarial [se] deberá considerar tanto a los gastos relacionados directamente con el proceso productivo (relacionado con la generación de la renta) y que son considerados deducibles). diciembre-2003. como los administrativos. En esa lógica. debiendo analizarse en éste último caso los gastos conforme con los principios de razonabilidad y proporcionalidad. En: Blog de Mario Alva Matteucci. .edu. Mario. Artículos vinculados con el Derecho Tributario (05-01-2010). para lo cual podemos citar las siguientes resoluciones: RTF N° 3942-5-2015 Procede considerar como gasto los desembolsos efectuados en actividades destinadas a obtener mayores ingresos. no sólo serán deducibles los conceptos que. sino también potencial. aquellos desembolsos estrictamente indispensables (la tesis restrictiva de necesariedad del gasto ya desarrollada previamente).”18 Coincidiendo con Picón. ¿Necesarios o no necesarios? Esa es la cuestión de la fiscalización de gastos. los alquileres.

pese a no generar ingresos directamente por ellos. y deben admitirse los gastos indirectos. desarrollo o preoperativos vinculados con la expansión de las actividades de las empresas. el colegiado opinó señaló que la norma del inciso g) del artículo 37° de la LIR “(…) permite la deducción de gastos de investigación. al ser la minería una actividad extractiva de riesgo a largo plazo. la inscripción de la marca protege a la empresa para las futuras exportaciones de productos desde el Perú. siendo irrelevante que la citada inversión no se haya realizado”. pues lo relevante es su potencialidad para generar beneficios futuros en el entendido que la inversión puede no ser exitosa (…)”. para lo cual es preciso que paguen anualmente los derechos de vigencia de las concesiones. RTF N° 3225-10-2014 El principio de causalidad no puede ser analizado de una forma restrictiva sino más bien amplia. sean estos de carácter efectivo o potencial. cumpliendo de esta manera con el principio de causalidad. sino que confiere al titular el derecho contra cualquier tercero que. RTF 5355-1-2002 Resulta razonable que una empresa evalúe. los titulares mineros requieren disponer de diversas concesiones en cuyas áreas realizarán sus actividades de acuerdo con sus planes y estrategias operativas. a través de un informe técnico- arquitectónico.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos La razón es que. no los consideró deducibles por no haber sido causales con una generación efectiva de beneficios en la actividad gravada. los cuales resultan necesarios para determinar si la inversión será adecuada o favorable para sus intereses. concluye que “(…) la Ley del Impuesto a la Renta permite la deducción de gastos preoperativos vinculados con la expansión de las actividades de las empresas. Este último criterio ha sido también referido en la Resolución No. porque la misma no sólo se efectúa con la finalidad de diferenciar en el mercado los productos y servicios de una empresa de los productos o servicios de otra. pero no condiciona tal deducción a la efectiva generación de ingresos. con ese fin. en tanto. habiendo modificado sus estatutos (…) incluyendo dentro de sus rubros principales a la mencionada actividad”.” Así. RTF 10167-2-2007 Así. “(…) el uso y adecuada protección de la marca de dichos productos constituye un supuesto de mantenimiento de la fuente productora de rentas gravadas. Consecuentemente. si la inversión destinada a adquirir un local es adecuada o favorable para sus intereses. es decir. No obstante. 4971- 1-2006 del 12 de setiembre de 2006. sin su consentimiento realice actos destinados al aprovechamiento indebido de una marca generada. RTF 4971-1-2006 Eran deducibles los gastos que se “(…) originaron para evaluar la posibilidad de expandir sus actividades a la de fabricación de productos químicos y hoteleros. En dicho caso. la Administración Tributaria reparó los referidos gastos únicamente porque no tuvieron incidencia en la generación de ingresos del ejercicio de su devengo. cumple con el principio de causalidad previsto en el artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta. pues lo relevante es su potencialidad para generar . que tienen por objeto lograr un nuevo producto o servicio. pero no condiciona tal deducción a la efectiva generación de ingresos. el colegiado concluyó que es deducible el gasto que corresponde a la inscripción de una marca en diversos países del exterior. por lo que el gasto efectuado. esto es.

eran deducibles por guardar una relación de causalidad con la obtención de la renta. ii) que dichos ingresos. solo es posible el sustento de la deducción de los gastos del valor de la renta de la tercera categoría.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos beneficios futuros en el entendido que la inversión puede no ser exitosa (…)”20. señaló que eran deducibles los gastos incurridos en servicios de seguridad para la protección de los funcionarios de una empresa y de sus familiares.21 En efecto. 10167-2-2007 del 26 de octubre de 2007. 290. La simetría fiscal es un criterio y principio técnico de la imposición sobre la renta que. debido a que se considera que los mismos se han efectuado para brindar seguridad a la empresa. en especial. el Poder Judicial en la Casación N° 9209-2013-Lima. su local y por extensión a los clientes y trabajadores. de modo que se pueda comprender que serviría para tal propósito. ¿Necesarios o no necesarios?. seguridad. asesoría legal y asesoría contable. y. Este criterio se ha reiterado en la Resolución No. deben estar gravados como rentas de tercera categoría. en términos de regularidad con la dinámica del giro del negocio. y su efecto o finalidad práctica deseada. aún cuando sabemos que no generan efectivamente renta. busca salvaguardar que exista un tratamiento tributario equitativo a ambos lados de las operaciones sujetas a fiscalidad. por lo que se encuentran vinculados con el mantenimiento de la fuente productora de renta. no podrán ser deducidos. CASACIÓN Nº 9209-2013 – LIMA De acuerdo con el primer párrafo del artículo 37 del Texto Único Ordenado de la Ley del Impuesto a la Renta. atendiendo al objetivo de gravar renta neta. Pág. 3838-5-2005 del 22 de junio de 2005. En un sentido similar. aún cuando la empresa tenía su local cerrado por suspensión de actividades. Cit. vigilancia. de lo contrario. 21 PICÓN GONZÁLES. eran indispensables para la marcha del negocio y. En el mismo sentido. Dato Interesante: A pesar de la amplia jurisprudencia acerca de la concepción de causalidad amplia en nuestra legislación. 1704-4-2003 del 28 de marzo de 2003. Op. es decir. y. GENERACIÓN DE RENTAS Y MANTENIMIENTO DE LA FUENTE Con relación a la generación de rentas gravadas como efecto del gasto causal. lo que supone que no estaba en capacidad de producir efectivamente rentas. . así como se graven como rentas 20 Asimismo. siendo que tales beneficios deben estar sujetos a tribulación en cabeza de la empresa por simetría fiscal. cuando se traten de gastos por concepto de gestiones. Picón señala que si el objeto es la generación de ingresos. 644-4-2001 del 22 de mayo de 2011. 6. la que debe ser entendida como la relación directa que debe haber entre el egreso o gasto. de ocurrir en forma efectiva. que fue destinado a la generación de ingresos y beneficios por parte de la empresa. además de verse respaldado por la innumerable jurisprudencia que admite la deducción de gastos en forma amplia y potencial. en la cual se admite la deducción de los gastos por la adquisición de gas lacrimógeno. por considerarse que los mismos. hay dos aspectos que deben darse para que exista una relación de causalidad: i) que la finalidad del gasto sea la generación de ingresos para la empresa. sea la generación o el mantenimiento de la fuente de la renta. por tanto. si se cumple con el denominado "principio de causalidad". y normal. aunque no generaban efectivamente rentas. a partir de lo cual pueden generarse dudas respecto a cómo debe ser entendida la “necesidad del gasto”.. la conducta realizada debe resultar útil e idónea. un caso en el que también se reconoce una relación de causalidad potencial es el que encontramos en la Resolución No. Jorge. considera la causalidad en sentido estricto. la Resolución No. la causalidad con la generación de rentas gravadas implica que el gasto es causa por lo menos potencial de la producción de rentas gravadas. como se ha visto a lo largo de nuestra tesis. la Resolución No. en el cual se permitió la deducibilidad de los gastos de limpieza. de forma tal que se deduzca de los ingresos afectos únicamente los gastos con incidencia fiscal como renta para quien los recibe.

por tanto. en ese sentido. Buenos Aires.” De otra parte. afectándose entonces solamente la real capacidad contributiva22 de la empresa. Catalina). en general. constituye ganancia o ingreso para una empresa. del trabajo y de la aplicación conjunta de ambos factores. GARCÍA NOVOA. el gasto con el mantenimiento de la fuente productora de rentas. Eficiencia.” La fuente de las rentas. . En: El Tributo y su aplicación: Perspectivas para el Siglo XXI. en cualquier caso. Así. 2024. Marcial Pons. la proveniente de actividades accidentales. por cuanto es ésta. y no la utilidad comercial. señala el artículo 1° de nuestra LIR que el impuesto grava “(…) las rentas que provengan del capital. Así bien. muebles e inmuebles. corporal e incorporal. constituye renta gravada de las empresas “(…) cualquier ganancia o ingreso derivado de operaciones con terceros. existe siempre una correlación entre el gasto y la renta en el marco de determinar la utilidad con incidencia en el impuesto (la utilidad tributaria). Pág. no queda duda que nos referimos a los gastos que tienen origen en el vínculo laboral y. Con respecto a la relación que debe mantener. lo que realmente importará es que por lo menos exista una finalidad o destinación del gasto para generar las rentas sujetas a tributación.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos únicamente los conceptos que para el pagador tendrán incidencia fiscal como gasto deducible. por lo que los gastos causales con el mantenimiento de la fuente productora serán aquellos que se destinen al mantenimiento del capital o de los trabajadores de la empresa. la base imponible que será sometida a imposición. señaló que por “(…) fuente productora debe entenderse al capital. 2008. 23 El término empresa comprende a toda persona o entidad perceptora de rentas de tercera categoría y a las personas o entidades no domiciliadas que realicen actividad empresarial. en el caso de las empresas23. en este sentido la RTF N° 0261-1-2007. en las que los intervinientes participan en igualdad de condiciones y consienten el nacimiento de obligaciones. potencial o efectiva. que teniendo un precio en dinero. César y HOYOS JIMÉNEZ. La causalidad con la generación de rentas gravadas puede ser. serían todos aquellos gastos que tengan por objeto mantener en funcionamiento las maquinarias. el penúltimo párrafo del artículo 3° de la LIR establece que. los capitales monetarios. El Impuesto sobre la Renta en el Siglo XXI: Equidad Vs. así como los intangibles de la empresa. cuando la LIR exige que el gasto sea causal con la generación de rentas gravadas. tiene por objeto permitir la deducción de los gastos que hayan tenido incidencia en la utilidad tributaria. es capaz de suministrar una renta a su poseedor. 22 Ángel. plantas y equipos. se refiere a la obtenida en el devenir de la actividad de la empresa en sus relaciones con otros particulares. siendo que. existe una relación con la fuente productora. el inciso g) del artículo 3° del Reglamento de la LIR señala que “la ganancia o ingreso derivado de operaciones con terceros a que alude el penúltimo párrafo del artículo 3 de la Ley. así como el resultado por exposición a la inflación determinado conforme a la legislación vigente”. En ese contexto. los ingresos eventuales y la proveniente de transferencias a título gratuito que realice un particular a su favor. para su causalidad. sería el capital y el trabajo. como es el caso de las cosas. entendiéndose como tales aquellas que provengan de una fuente durable y susceptible de generar ingresos periódicos. respecto del manteamiento del capital. como ya hemos visto. En consecuencia. aunque no se lleguen a producir éstas. Cuando el gasto se destina a mantener la fuerza laboral de la empresa. Tomo II (Coord. los derechos y las actividades.

económica. accidentales y a título gratuito. sino que por el contrario constituye un desembolso por el cumplimiento de un deber societario como es el de informar a su casa matriz con sede en Alemania. cualquier ganancia que generen dichos sujetos deberá computarse para fines del Impuesto a la Renta. de modo general.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos Asimismo. los gastos destinados al mantenimiento de la fuente no sólo serán aquellos que puedan vincularse con el capital o el trabajo. porque no cumple con el principio de causalidad. los ingresos eventuales. si interpretamos sistemáticamente los artículos 1°. siendo que a partir de tal información la casa matriz se mantiene al pendiente respecto al manejo de la empresa en América Latina. 3° y 28° de la LIR. serán aquellos destinados a mantener a la empresa. toda vez que no sólo incluye las rentas producidas por la puesta en explotación del capital combinado con el trabajo. no constituyendo en esencia un servicio dirigido individualmente y directamente por la demandante. dicho gasto no cumple con el Principio de Causalidad con el hecho generador de la renta. en condiciones de generar rentas gravadas. financiera y contable a favor de su matriz. ya glosados. en tanto. resulta que el concepto de renta empresarial que recoge la ley es más amplio que la renta producto. el inciso e) del artículo 28° de la LIR dispone que todas las rentas obtenidas por las personas jurídicas constituyen rentas de la tercera categoría. de lo cual se desprende que. quien no obtiene beneficio jurídico alguno con dicha información. no es deducible para efectos del Impuesto a la Renta ya que no cumple con el principio de causalidad. en razón de un incumplimiento contractual. la Corte Suprema ha establecido que el gasto del pago por concepto de indemnización (daño emergente y lucro cesante). En ese sentido. . también. coligiéndose que no se encuentra en el supuesto de causalidad para deducir sus gastos. ya que no es la causa de la obtención de la renta gravada o del mantenimiento de la fuente productora. como unidad económico-jurídica. hacer lo contrario. Mediante la sentencia de Casación 8407-2013 de 02 de julio de 2015 y publicada el 31 de agosto de 2016. Algunos casos relevantes: CASACIÓN Nº 2579-2010-Lima No es deducible el desembolso efectuado por Thyssenkrupp Elevadores por el servicio de recepción de toda la información legal. implicaría avalar la conducta de quién incumple con un contrato y pretende valerse de dicha trasgresión para obtener beneficios tributarios. conforme a los términos fijados en el artículo 37 del Texto Único Ordenado de la Ley del Impuesto a la Renta. sino que además incluye cualquier ingreso que fluya hacia la empresa aunque no haya habido una habilitación racional por parte de la empresa para que éste se genere. CASACIÓN Nº 8407-2013– LIMA El pago de indemnización no constituye gasto deducible al Impuesto a la Renta. razón por la que incorpora como rentas afectas las ganancias de capital proveniente de operaciones con terceros – que no se genera por la enajenación de existencias sino de bienes de capital-. sino que. En ese contexto.

a Bingo Gaming S. generalidad para los gastos a que se refiere el inciso l) de dicho artículo. Dogma Ediciones. agregándose al criterio de generalidad el gasto a que se refiere el inciso a. 39.824. estos deberán ser normales para la actividad que genera la renta gravada. siendo que mediante Ley Nº 28991 se modificó el aludido artículo 37º estableciéndose similar redacción al texto original. el Tribunal Fiscal consideró la deducibilidad del gasto del pago realizado por la empresa International GameTechnology S. no tiene la finalidad de producir y/o mantener la fuente generadora de la renta. Por ejemplo: 24 Picón Gonzales. Deducciones del Impuesto a la Renta Empresarial. toda vez que la primera incumplió lo pactado con la segunda al negarse a emitir los comprobantes de pago correspondientes. ya que el pago por indemnización establecido por un laudo arbitral. entre otros. no solamente debe verificarse si es causal. En esta Resolución. que para determinar si un gasto es o no deducible. publicada el 18 de octubre de 2000. se precisó entre otros aspectos concernientes a la Ley del Impuesto a la Renta. entre otros”.182. este aspecto de la causalidad es que no se pueden deducir adquisiciones que no resulten coherentes con la actividad lucrativa del contribuyente24. la Corte Suprema considera que la Sala Superior ha fundamentado debidamente la sentencia apelada. sino que además éste debe ser normal para la actividad que genera la renta gravada. sino satisfacer una obligación por incumplimiento contractual y por ende no constituye gasto deducible para la determinación del impuesto a la renta de tercera categoría.2) del mismo artículo. En tal sentido. lo siguiente: “Para efecto de determinar que los gastos sean necesarios para producir y mantener la fuente. por concepto de indemnización por daño emergente ($ 483. así como cumplir con criterios tales como razonabilidad en relación con los ingresos del contribuyente.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos La referida sentencia de casación se emitió en mérito a la apelación contra la sentencia emitida por la Sala Superior que revocó la sentencia que declaró infundada la demanda contra la RTF 13373-4-2009. 7. Posteriormente.R. Al respecto. implicaría avalar la conducta de quién incumple con una obligación contractual y pretende valerse de dicha transgresión para obtener beneficios tributarios. Marzo 2017.00) y lucro cesante ($ 775.. Asimismo. por lo que en realidad no se trató de ninguna innovación legislativa. se procederá en analizar cada uno de los citados criterios: Normalidad Desde el punto de vista de la doctrina jurídica. Pág.L.A. Quinta Edición. tal como en las Resoluciones N° 02411-4-1996 y 02439-4-1996.00). Sin embargo. los mencionados aspectos ya habían sido tomados en cuenta en la jurisprudencia del Tribunal Fiscal. así como cumplir con criterios tales como razonabilidad en relación con los ingresos del contribuyente. Jorge. generalidad para los gastos a que se refieren los incisos l) y ll) de este artículo. . la Corte Suprema indicó que aceptar la deducibilidad de dicho gasto. a través del Decreto Legislativo Nº 945 se incorporó en el texto del artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta como último párrafo. CRITERIOS QUE CONFORMAN EL PRINCIPIO DE CAUSALIDAD Mediante la Tercera Disposición Final de la Ley Nº 27356.

10 000. que si un determinado gasto cumple con el criterio de normalidad. se debe verificar si el mismo es razonable de acuerdo al nivel de ingresos del contribuyente. Por otra parte.C.00. La empresa decide invertir en el auto del gerente general por un monto de S/. dicho Tribunal en reiterada jurisprudencia ha establecido que la normalidad dependerá de cada caso en particular. lo que podría ser normal para una empresa. 40. Jorge. estos son absurdos tomando en cuenta su nivel de ingresos25. Así existen empresas que deducen de sus ingresos gravados adquisiciones que. conforme con el criterio señalado en la Resolución Nº 06392-2-2005. aceptan y entregan S/. sino también con su monto. dado que de acuerdo con su actividad comercial. Pág. 800 000. lo que significa. pero.00. conceptualmente.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos Un grupo promotor busca auspicios para la presentación de una obra teatral. debido a que todos constituyen clientes potenciales. Asimismo. Razonabilidad Según Picón Gonzales la lógica aplicada a la deducción del gasto no solo tiene que ver con su concepto. Una situación distinta se presenta con la empresa minera. para lo cual es necesario examinar la proporcionalidad y razonabilidad de la deducción. así como el modus operandi de la empresa. comercializa productos alimenticios naturales y obtiene un ingreso anual aproximado de S/. Si bien la SUNAT no puede impedir dicho desembolso. resultan razonables para su deducción. lo que el supermercado gaste en publicidad tiene la potencialidad de generar mayores ingresos. En tal sentido. . el Tribunal Fiscal señaló que el criterio de normalidad está vinculado al hecho de que un gasto sea necesario y normal de acuerdo al giro del negocio. debido a que. cuando verificamos sus montos. el Tribunal Fiscal en la Resolución Nº 00753-3-99 señaló que para determinar si el gasto es deducible. tengan por objeto la obtención de beneficios para la empresa.A. no es proporcional 25 Picón Gonzales. el supermercado podrá deducir los S/. y en consecuencia aparecen en la publicidad de la obra como auspiciadores. directa o indirectamente. Por ejemplo: La empresa Los Frutales S. en el plano jurisprudencial mediante la Resolución Nº 03627-10-2014. sino también aquellos que.00. efectivos o potenciales. resulta lógico que busque publicitarse entre todo tipo de público. Deducciones del Impuesto a la Renta Empresarial. pero el monto del mismo. Dos empresas. a fin de deducir un gasto. considerándose como tales no sólo a los típicos incurridos en el desarrollo ordinario de las actividades empresariales. Al respecto. Quinta Edición. 120 000. debido a que los asistentes al teatro no suelen ser clientes. un supermercado y una minera.00. resulta bastante irracional que una empresa invierta el 15% de sus ingresos en un gasto de esta naturaleza. no lo podría ser para otra. quien no podrá deducir el monto del auspicio. Dogma Ediciones. Marzo 2017. por lo tanto. de los productos que vende. De conformidad con el criterio de normalidad. 10 000. se debe evaluar si su monto corresponde al volumen de las operaciones del negocio.

Generalidad A decir de Toyama Miyagusuku se entiende por generalidad. el gasto sólo sería deducible hasta lo que se entienda por razonable. "La Tributación del Derecho Laboral: Puntos interdisciplinarios entre los Derechos Laboral y Tributario". entendió que si bien el gasto era desproporcional con relación a sus ingresos. debería existir algún nexo de conexión entre el beneficio que se otorga y la generalidad a que se dirige26. la intensificación de campañas publicitarias. el mencionado Tribunal resolvió levantar el reparo. el Tribunal Fiscal ha señalado por ejemplo. es decir. l) y ll) de su artículo 37º. impersonal. . entre otros argumentos que establecieron que sí existió razonabilidad para efectuar el gasto. que debe recurrirse al criterio de razonabilidad. fue el caso que llegó al Tribunal Fiscal respecto al gasto por publicidad en el que incurrió la empresa cervecera “Ambev Perú". Pág. cabe indicar que al haber la Ley del Impuesto a la Renta dispuesto que dicho criterio sea aplicable para los gastos a que se refieren los incisos a. en la Resolución del Tribunal Fiscal Nº 03627-10-2014 se estableció que la “generalidad del gasto está vinculada a aquellas erogaciones a favor del personal”. ello porque se trataba de una empresa que recién se iniciaba en el mercado. ciertamente. Es entonces. debe verificarse que cumplan con el criterio de generalidad. mediante el cual puede sustentarse que el incremento de gastos o simplemente la regularidad de gastos realizados por la empresa obedece a diversas causas. Jorge. Con relación a los criterios de razonabilidad y proporcionalidad. el cual era monopolizado por otra empresa. el mismo que excedía el 50% de sus ingresos. 00523-4-2006 y 01752-1-2006. cabe indicar que estamos antes dos criterios distintos y complementarios. en cuyo caso. centrado en verificar si la cantidad de gastos realizado por una empresa guarda debida proporción con el volumen de sus operaciones. La proporcionalidad. tales como la expansión de operaciones a nuevos mercados.2). Así. etc. Marzo 2004. que para determinar si los gastos por gratificaciones a que hace referencia el inciso l) del artículo 37° de la Ley del Impuesto a la Renta son deducibles a fin de establecer la renta neta de tercera categoría.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos en relación con los ingresos del contribuyente. alude a un parámetro meramente cuantitativo. 12. En ese sentido. es en función a tal criterio que ineludiblemente debe analizarse la causalidad de los citados gastos. En efecto. que hayan sido otorgados 26 TOYAMA MIYAGUSUKU. no obstante no ser proporcional el monto de los gastos sí resulta razonable efectuarlos. efectuando un análisis de razonabilidad del gasto. si podía ser perfectamente deducible atendiendo a las circunstancias propias del contribuyente. Respecto al criterio de generalidad. Prueba de lo señalado anteriormente. por lo que no permite analizar las razones por las cuales una empresa incurre en gastos no proporcionales al volumen de sus operaciones. y por tanto éste era deducible. sin perjuicio de los demás criterios que pudieran resultar aplicables. abstracto en la entrega de un beneficio y. En Revista Análisis Tributario N 194. en las Resoluciones N° 02230-2-2003. de acuerdo a lo indicado por el último párrafo del artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta a un criterio general.

Pág. el beneficio corresponda sólo a una persona. Aun cuando la Ley del Impuesto a la Renta no regula este supuesto. y que el comprador no puede utilizar dicho impuesto como crédito fiscal. según las reglas del Impuesto General a las Ventas. el nivel. 8. 27 Picón Gonzales. entre otros. que ha sido materia de múltiples cuestionamientos por la Administración Tributaria. cuando una empresa ha deducido facturas por combustible. Es así que este criterio constituye una limitación a la deducción de gastos que cumplen con el principio de causalidad. Quinta Edición. que la generalidad de los gastos debe verificarse en función al beneficio obtenido por funcionarios de rango o condición similar.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos con carácter general a todos los trabajadores que se encuentren en condiciones similares. resulta lógico que una operación calificada como no fehaciente o no real. Jorge. FEHACIENCIA DEL GASTO El artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta condiciona la deducción del gasto o costo al destino o finalidad que se busca con él. y dentro de esta perspectiva. l) y ll) del artículo 37º de la Ley del Impuesto a la Renta no cumplen con el criterio de generalidad. Marzo 2017. bien podría ocurrir que dada la característica de un puesto. La operación existió. Asimismo ha establecido en las Resoluciones Nº 00898-4-2008 y 11321-3-2007. en general. el área. . Desde hace varios años la Ley del Impuesto General a las Ventas ha sancionado las denominadas “operaciones no fehacientes” a través de su artículo 44 º. insumos o. existe un requisito elemental no mencionado en la Ley del Impuesto a la Renta (aunque sí en la del Impuesto General a las Ventas).2). Dogma Ediciones. no implica que los mismos no sean necesarios para generar rentas gravadas o que no guarden relación con operaciones gravadas. la zona geográfica. 40. que dispone que el sujeto que emite el comprobante de pago queda obligado a pagar el Impuesto General a las Ventas respectivo. De lo expuesto se tiene que si los gastos a que se refieren los incisos a. no pueda ser deducible para la determinación de la base imponible del Impuesto a la Renta. Sin embargo. el rendimiento. Ello ocurre por ejemplo. La operación realmente no existió (operación falsa). . sino que consiguió que otra empresa emitiera la factura por él27. para lo cual deberá tomarse en cuenta. pero el sujeto que emitió el comprobante de pago no fue quien la realizó (la llamada factura de favor). bienes o servicios que nunca le fueron entregados o prestados o que superan su capacidad de almacenamiento o consumo razonable. Deducciones del Impuesto a la Renta Empresarial. la antigüedad. sin que por ello se incumpla con el requisito de generalidad. Por ejemplo: la empresa mandó a construir una fábrica pero el constructor era informal y no emitió una factura propia. Para Picón Gonzales una operación no fehaciente es aquella adquisición de bienes o servicios respecto de la cual existen indicios o pruebas que llevan a concluir que: . Este requisito consiste en que el gasto o costo debe corresponder a una operación que sea fehaciente. es decir real. la jerarquía.

Al respecto. el Tribunal Fiscal ha dado un mayor alcance mediante la Resolución N° 01759-5-2003 de 28 de marzo de 2003. agotando todos los medios que permitan demostrar tal situación. corresponde probar al ente administrativo que no se ha efectuado la operación. por el máximo órgano resolutor administrativo en nuestro país se tiene que en reciente jurisprudencia como en la Resolución Nº 18397-10-2013 ha establecido la carga dinámica de la prueba. En el mismo sentido. es decir que la carga de la prueba le compete exclusivamente al órgano administrador de tributos y no al contribuyente”. a través de la Resolución Nº 00933-4-2003. A lo dicho. ante un requerimiento de información y/o documentación efectuado por la Administración Tributaria en un procedimiento de fiscalización. según lo siguiente: “(.. que “No cabe duda que siendo el tema de las operaciones no reales uno sumamente delicado y de implicancias graves. b) ambas partes (vendedor y comprador) no participaron en la operación. En este punto resulta de vital importancia determinar a quién corresponde acreditar la fehaciencia de la operación. c) el objeto materia de venta es inexistente o distinto. y d) la combinación de a) y c) o de b) y c). se estableció: “Para efectos de acreditar la no realidad de las operaciones resulta necesario que la Administración Tributaria actúe otros elementos probatorios que permitan dilucidar la cuestión en debate". estableciendo que una operación es inexistente si se dan algunas de las siguientes situaciones: a) una de las partes (vendedor o comprador) no existe o no participó en la operación. 06276-4-2002 y 03708-1-2004. ha venido señalando que los contribuyentes deben mantener al menos un nivel mínimo indispensable de elementos de prueba que acrediten que los comprobantes que sustentan su derecho al crédito fiscal o al gasto correspondan a operaciones fehacientes. publicada el 5 de junio de 2003 como precedente de observancia obligatoria. toda vez que de presentarse alguna de tales situaciones no podría afirmarse que se produjo la entrega física del bien consignado en el comprobante de pago y/o el pago respectivo por tal bien. esto es. el Tribunal Fiscal parece no haber adoptado una posición unánime. en la medida que ello involucra simulación absoluta del acto jurídico. No obstante. quién tiene la carga de la prueba. Así en reiterada jurisprudencia como la contenida en las Resoluciones Nº 00120-5-2002.) invocando la teoría de la carga probatoria dinámica. mediante la Resolución Nº 04831-9-2012 se dejó establecido que corresponde al contribuyente acreditar el cumplimiento de los requisitos exigidos por la Ley del Impuesto a la Renta para la deducción de un gasto de naturaleza tributaria.. respecto de la cual se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en reiteradas resoluciones como la recaída en el Expediente N~ 1776-2007-AA/TC -que se basa en los principios procesales de . no resultando suficiente para tal efecto la presentación de los comprobantes de pago o el registro contable de los mismos. Asimismo. con los medios probatorios que considere idóneos y que puedan causar certeza en la Administración. el mismo Tribunal ha señalado en la Resolución Nº 0667-3-2002. De lo dicho por el Tribunal Fiscal se entendería que es en principio a los contribuyentes a quienes les corresponde acreditar la fehaciencia de la operación.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos Sobre el particular.

se tiene la siguiente RTF: RTF N° 12354-2-2007 “La administración sostiene que. en ese sentido la LIR no exige que se acredite su destino.Un tema importante en este inciso es referido a la relevancia de acreditar el destino del préstamo para la deducibilidad de los intereses. El Tribunal ha establecido que “no resulta suficiente la presentación del registro contable del abono del préstamo del exterior en el libro de Caja y Bancos. no resultan deducibles los intereses por el préstamo que la recurrente destino el pago de utilidades de su socia principal y el préstamo que otorgo a la misma persona. pagos a terceros. mantener la fuente. ni se obtienen para mantener la fuente. resulta necesario present5ar un flujo de caja (…). Para la Ley del Impuesto a la Renta basta con acreditar su relación con la generación de rentas o con el giro del negocio. Sin embargo. y en este caso no estarían vinculados a la ganancia de capital. 6938-3-2009.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos solidaridad y de colaboración y que flexibiliza la regla de la carga de la prueba desplazándola. la teoría adoptada por el Tribunal no es correcta. así como la documentación sustentadora de dichas utilizaciones y/o análisis que permitieran examinar la vinculación de los préstamos con la obtención de rentas gravadas” ( RTF N° 1317-1-2005. Intereses por deuda Serán deducibles los intereses por las deudas que hayan sido contraídas para adquirir bienes y servicios con el fin de generar renta. 02792-4-2003. que demostrara el movimiento del dinero y la utilización del mismo en adquisiciones.. según fueran las circunstancias del caso.” . para la Corte Suprema de Justicia.. puesto ninguno de los dos fines se encuentra vinculado al mantenimiento de la fuente productora ni la generación de renta. el tribunal concluye “No es deducible el gasto de los intereses por el préstamo efectuado por la empresa con el fin de reembolsar el valor de las acciones a sus accionistas disidentes”. señalando lo siguiente “Se procederá a evaluar la información que arroja el . Siguiendo la misma línea. se entiende que previamente tiene utilidad. La lógica que prohíbe la deducción en principio es porque los dividendos no son renta gravada para la empresa. En la RTF 4142-1-2005.)” 9. pagos de planillas. la carga de la prueba recae sobre la Administración por estar en mejor posición para ello (. 1596-3-2003. Inciso a). adicionalmente si la empresa decide repartir dividendos. técnicas y fácticas para producir la prueba. 11450-5-2011). lo que resulta consistente con el principio de verdad material-. entonces no habría necesidad de efectuar un préstamo. ANÁLISIS DE ALGUNOS INCISOS DEL ARTÍCULO 37° DE LA LEY DEL IMPUESTO A LA RENTA A continuación precisaremos el análisis de algunos gastos y su problemática respecto al entendimiento del principio de causalidad. ni su relación con los activos o pasivos de la empresa. en aquél que está en mejores posiciones profesionales. sino que a efectos de acreditar el destino del mismo.

Cuando se incurre en un fraccionamiento se establecen intereses. siempre en cuando pueda demostrar tres cosas: . dicho documento acredita la comisión del hecho invocado sólo a nivel policial y no judicial. . Las pérdidas extraordinarias sufridas por caso fortuito o fuerza mayor El contribuyente podrá deducir. Será necesario probar judicialmente el hecho delictuoso o acreditar que es inútil ejercitar la acción judicial correspondiente. como es el caso de los saldos de caja que poseía esta. por cuanto se mezclan con los recursos existentes en la empresa. es decir los regulados en el artículo 33 del mencionado código y que si son deducibles a efectos de determinar la renta neta los intereses de fraccionamientos otorgados al amparo del art. RTF N° 6194-4-2009 No son deducibles para la determinación del impuesto a la renta los interés previstos en el código tributario. cabe señalar que si bien obra copia certificada de la denuncia policial . conforme se evidencia en el cuadro Análisis de los Estados de flujo de Efectivo”. deberá seguirse el procedimiento de desmedro en caso de existencia o presentar el informe técnico correspondiente si se trata de un activo fijo. en el caso de bienes depreciables el monto de la pérdida deducible estará dado por el valor aun no depreciado del bien. dado que no resulta posible una identificación específica del uso de los fondos obtenidos. Inciso d). Tales pérdidas serán deducibles únicamente en la parte que no resulten cubiertas por indemnizaciones o seguros. Cuarto párrafo del inciso a) del artículo 37° de la Ley del impuesto a la renta “También serán deducibles los intereses de fraccionamientos otorgados conforme al código tributario”. intereses moratorios. lo que implica su existencia . todo lo contrario para aquellos intereses que se generen por el pago realizado fuera de plazo.El costo computable del bien. estos intereses son de carácter compensatorio por lo tanto podrán ser deducidos como gasto. por el delito de hurto de diversos bienes ocurrido el 12 de julio de 1988.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos Estado de Flujo de Efectivo. estos podrán ser deducidos como gasto y así lo señala el artículo 44 de la LIR.Su destrucción. Por lo tanto la denuncia por sí sola no acredita la pérdida del bien.La causa de la destrucción deberá se originó en un hecho calificado como caso fortuito o fuerza mayor. RTF N° 19590-2-2011 Los documentos presentados por la recurrente como sustento de la deducción reparada. de lo que se advierte que las normas citadas no prohíben la deducción de intereses distintos a los moratorios regulados en el código tributario. RTF N° 15749-2-2011 . así estos se originen en el acogimiento a fraccionamientos distintos del regulado en el artículo 36 del mencionado código. 36 del mismo código.

por ello a pesar de ser una forma de deducción establecida en la LIR. .. en ellas no se efectúa ninguna erogación o salida de dinero. tener una vida útil limitada. . Inciso f) del artículo 37° de la Ley del Impuesto a la Renta. se entiende por depreciación la distribución o asignación del monto de la pérdida de valor de un activo durante su vida útil estimada . así como no exceder el porcentaje. Según Jorge Picón Gonzales explica28: -La depreciación es la asignación sistemática del costo de adquisición de activos fijos a la cuenta de gastos de determinados períodos que se benefician con el uso de activos. Art. producción o construcción.La base sobre la cual debe calcularse la depreciación es el costo de adquisición (cuando el bien se adquiere de terceros) o sobre el monto necesario para la producción de los bienes (cuando el bien es fabricado por el mismo contribuyente). Cit. o sobre los valores que resulten del ajuste por inflación de balance efectuado conforme a las disposiciones legales en vigencia.Un activo depreciable es aquel que debiera ser usado durante más de un período contable. es decir bienes del activos fijos que sean utilizados en la generación de renta gravada. valor al que se le añadirá el valor de las mejoras que incrementen la vida útil del activo fijo o que mejoren la calidad de producción. Deducciones del Impuesto a la Renta. Pág. que no estén destinados a ser comercializados. además la depreciación debe estar contabilizada en los registros contables. Inciso f). Depreciaciones por desgaste u obsolescencia del activo fijo Las depreciaciones de bienes tangibles no constituyen en sí mismas gastos deducibles. para arrendarlos a otros o para fines administrativos. Op.Según la Norma Internacional de Contabilidad N° 16.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos Las pérdidas por robo son deducibles recién en el ejercicio en el que se acredite que es inútil el inicio de la acción judicial. “Las depreciaciones se calcularan sobre el costo de adquisición. Como sabemos los bienes para ser depreciados deben ser aquellos que tengan una vida útil mayor a un año. o el valor de ingreso al patrimonio de los bienes. de acuerdo con las normas establecidas en los artículos siguientes”. establece: (…) son deducibles “Las depreciaciones por desgaste u obsolescencia de los bienes de activo fijo y las mermas y desmedros de existencias debidamente acreditados.” 28 PICÓN GONZALES. 161. Jorge. es poseído por una empresa para usarlo en la producción o prestación de bienes y servicios. . 41 de la Ley del Impuesto a la Renta.

37º. comprendiendo no solo la adquisición de bienes a título oneroso. Así cuando el artículo 41° de la norma alude a “valor de adquisición” se refiere al termino “adquisición” en forma amplia.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos RTF N° 5349-3-2005 La Ley del impuesto a la renta admite de manera general la deducción de la depreciación de los bienes del activo fijo. las depreciaciones se computaran a partir del mes en que los bienes sean utilizados en la generación de rentas gravadas (inciso c) del artículo 22° del reglamento de la LIR). como en el caso de la compra venta. Art. La noción refiere a una serie de procedimientos que una compañía pone en marcha para asistir a un empleado que se queda sin su puesto de trabajo tras una reestructuración. RTF N° 781-2-2001 No es deducible la depreciación del inmueble que aún no ha ingresado al patrimonio de la empresa. y la empresa no ve afectada su imagen por posibles comentarios negativos del individuo que se quedó sin empleo. La finalidad del outplacement es facilitar la reinserción de la persona en cuestión en el mercado laboral. como la donación. el empleado puede conseguir un nuevo trabajo de manera más rápida. RTF N° 5402-4-2010 La depreciación es computable a partir del mes en que los bienes sean utilizados para generar rentas gravadas con el impuesto a la renta. Informe N° 006-2014-SUNAT/4B0000 La SUNAT indica que en el registro de activos fijos se debe registrar la depreciación que se determina conforme a la normativa del impuesto a la renta. este previamente debe hacer transferido jurídicamente a la empresa. Inicio y computo de la depreciación Para iniciar la depreciación de un bien. . bonificaciones. Inciso l): Los aguinaldos. De este modo. gratificaciones y “retribuciones que se acuerden al personal”  Outplacement Outplacement es un concepto de uso habitual en el ámbito de las empresas. sino también a título gratuito. en tanto que los mismos sean utilizados en la actividad generadora de rentas gravadas. por lo que no es deducible la depreciación de trabajos en curso. más precisamente en el sector de los recursos humanos. RTF N° 593-3-2010 La depreciación deducible será la que se encuentre contabilizada dentro del ejercicio gravable en los libros o registros contables no exceda los porcentajes máximos establecidos.

formando parte de las prestaciones que debe cumplir la empresa frente a su personal. en tanto responden a una obligación de carácter contractual. entre otras. esto es. conforme se desprendía del convenio suscrito entre empleador y trabajador. el gasto se efectuará en el momento en el que éstos ya no forman parte de la empresa. RTF N° 1424-5-2005 Se desconoce la deducción por la compra de insumos agrícolas a favor de la comunidad cercana al centro de producción. sino también en el ámbito interno. en la generación de renta o mantenimiento de su fuente. no sólo a nivel del producto o servicio que brinda. sino que dichos gastos tienen naturaleza contraprestativa. Efectivamente. el Tribunal Fiscal estableció que si bien el servicio de outplacement beneficia a ex trabajadores. el Tribunal Fiscal ha señalado en las Resoluciones N° 1090-2-2008. Deducciones del Impuesto a la Renta. Pág. en consecuencia. Jorge. En este orden de ideas. de lo que se verificaba que los mencionados gastos se encontraban dentro del supuesto previsto en el inciso l) del artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta. hecho que se verá reflejado en sus ventas. el Tribunal fiscal cambio de criterio.. dicho gasto no es ajeno al principio de causalidad. Cit.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos En ese sentido. si bien los beneficiarios directos del servicio de outplacement son los trabajadores. Op. con ocasión de la labor que éstos prestan en favor de aquel. en relación con sus empleados. 4907-5-2012 y 17929-3-2013. mediante una resolución del 2010. y. la hace más productiva y rentable. RTF N° 1932-5-2004 Se desconoce el gasto en carreteras y suministro de energía eléctrica a favor de una comunidad cercana al centro de negocios. que el servicio se presta cuando ya no existe vínculo laboral. 8049-3-2010. 30. 10. puesto que resulta necesario para la generación de la renta gravada. Con relación a dicho tema. Sin embargo. una empresa con buena reputación en el mercado. GASTO QUE GENERA DISCUSIÓN: GASTOS POR RESPONSABILIDAD SOCIAL VS LIBERALIDADES Al respecto el Tribunal Fiscal respecto al gasto social estableció que dichas erogaciones no podían ser deducibles como gastos. que cuando el empleador asume obligaciones mediante convenio colectivo frente a sus trabajadores. 29 PICÓN G. dicho servicio es contratado en favor de aquellos en estricto cumplimiento de una obligación contraída por la empresa con motivo del cese de la relación laboral. debido a que no cumplían con el principio de causalidad. ya que consideró que los gastos sociales efectuados por el hecho generador de renta de tercera categoría no son actos de mera liberalidad. . que buscan evitar conflictos sociales que pueden afectar el funcionamiento de las actividades generadoras de renta29.

carente completamente de contenido jurídico y que. sino por el contrario. fueron realizados a efecto de evitar conflictos sociales que directamente pudieran afectar el normal funcionamiento de su yacimiento y demás instalaciones (…). de lo contrario se paralizarían las actividades petroleras. . puesto que no se realizaron sin que se buscara con ello una finalidad concreta. Que así. no permite determinar si lo que comprende puede ser deducido o no como gasto en la Ley del Impuesto a la Renta. “responsabilidad social” es un concepto indeterminado. abierto. comprendiendo en él todo gasto que guarde relación no solo con la producción de rentas sino con el mantenimiento de la fuente (…).IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos RTF N° 16591-3-2010 El principio de causalidad no puede ser analizado de una forma restrictiva sino amplia. sino por el contrario. Que al respecto. RTF N° 12352-3-2014 Que los gastos efectuados no corresponden a una simple liberalidad. puesto que no se realizaron sin que se buscara con ello una finalidad concreta. Consideramos que el gasto por responsabilidad social tendrá que ser analizado en cada caso y será deducible siempre que cumple con el principio de causalidad. fueron realizadas a efectos de evitar conflictos sociales que directamente pudieran afectar el normal funcionamiento de sus instalaciones. en el caso de autos esta instancia considera que los gastos efectuados por la recurrente no responden a una simple liberalidad. por sí solo. por ende. tal y como sucedió anteriormente en donde se paralizaron las obras por un plazo de siete años debido a la oposición de las comunidades nativas. razonabilidad y proporcionalidad. RTF N° 11969-3-2014 Se manifestó que las entregas de bienes efectuadas a los pobladores de las comunidades nativas forman parte de la estrategia de compenetración que sigue la empresa con tales comunidades ubicadas en el área en la que se realiza la operación petrolera.

aunque propiamente no sea tal para la contabilidad . en consecuencia son deducibles (…)”. Pág. . Buenos Aires. no pueda ser deducible para la determinación de la base imponible del Impuesto a la Renta. . Tomo III. 31 GARCÍA VIZCAÍNO. Razonabilidad y Generalidad no son los únicos criterios que pueden aplicarse a los gastos a efecto de determinar su deducción. con la finalidad de determinar la ganancia realmente obtenida”. en tanto la deducción no esté expresamente prohibida por esta ley. que no constituyen gastos propiamente dichos. Los criterios de Normalidad. 2005. 31 No obstante. 988. aunque dispone condiciones y limitaciones específicas para cada caso concreto. una noción de causalidad amplia y potencial. Derecho Financiero.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos CONCLUSIONES . resulta lógico que una operación calificada como no fehaciente o no real. según las reglas del Impuesto General a las Ventas. y dicha lista de gastos es meramente enunciativa y no se trata de una lista cerrada (numerus clausus). Depalma. equivaliendo a disminución de riqueza. así como los vinculados con la generación de ganancias de capital. Ello surge a partir de la complementación dada por la jurisprudencia. el gasto será deducible. El artículo 37° de la LIR no consagra una concepción restringida del principio de necesidad sino. Buenos Aires. La Ley del Impuesto a la Renta establece en el primer párrafo de su artículo 37° el denominado principio de causalidad. o a lo que en el lenguaje contable se denominaría “pérdida”. El principio de causalidad determina un índice o nivel de conexión entre el gasto y la generación de rentas gravadas. sino erogaciones y detracciones. Carlos (2001). . . Pág. en tanto el artículo 37° de la Ley del Impuesto a la Renta ha previsto que pueden aplicarse “otros” criterios. 30 GIULIANI FONROUGE. conforme al cual “a fin de establecer la renta neta de tercera categoría se deducirá de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y mantener su fuente. En este punto el legislador enumera una serie de gastos que son per se deducibles. II. podemos afirmar que la palabra “gasto” es empleada en la lógica y técnica fiscal del impuesto a la renta en un sentido económico. 30Ejemplo de ello son las deducciones por liberalidades (donaciones deducibles o gastos por premios) y amortizaciones. 86. Si bien la Ley del Impuesto a la Renta no regula el supuesto de operaciones no fehacientes. . Derecho Tributario. Vol. más bien. Catalina. Nuestro ordenamiento ha dispuesto una serie de “gastos” cuya “enumeración legal excede de ese concepto e incluye otros que no son tales. de tal modo que si existe tal grado de conexión.

IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos .

IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos .

GODOY FAJARDO. la SUNAT o lo perdí yo?. Lima. Madrid. Ediciones de Contabilidad Moderna. 1995. Carlos M. ¿Necesarios o no necesarios? Esa es la cuestión de la fiscalización de gastos.pe/item/83734/el-principio-de- causalidad-y-su-implicancia-en-el-sustento-de-los-gastos-en-el-impuesto-a-la-renta BENITEZ RIVAS. En: El Tributo y su Aplicación: perspectivas para el Siglo XXI (Coords. I y II. Derecho Financiero. PICÓN GONZÁLES. Asociación Civil Derecho & Sociedad. 2003. Impuesto Sobre la Renta: Teoría y Técnica del Impuesto. Marcial Pons. Vol. El principio de causalidad y su implicancia en el sustento de los gastos en el impuesto a la renta. En: Revista Derecho & Sociedad. En: Blog de Mario Alva Matteucci. diciembre. La ley. Tomo I. GARCÍA MULLÍN. FOWLER NEWTON. Jorge. Lima. PICÓN GONZÁLES.edu. 2001. 1ª edición. Luis. Depalma. Mario. Alcances del principio de causalidad en el impuesto a la renta empresarial. La renta líquida y las deducciones. Alfredo. Jorge Luis. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas”. Buenos Aires. Buenos Aires. No. Fernando. Vól. SIMÓN ACOSTA. 1ª edición. 21. Patricia y NUÑEZ AFRICANO. GARCÍA VIZCAÍNO. Centro Interamericano de Estudios Tributarios (CIET). URL: http://blog. 1983. Núm. Tomo I. Enrique. En: Revista Contabilidad y Negocios. Buenos Aires. Julio. 7ª edición. 1996. Buenos Aires. En “Comentarios a las leyes financieras y tributarias.IMPUESTO A LA RENTA Tratamiento Tributario de los Gastos BIBLIOGRAFIA ALVA MATEUCCI. En: Teoría del Impuesto a la Renta (Coordinador: Mauricio Plazas Vega). 2008. Juan Carlos. 1979. HERMIDA GARCÍA. Edesa. 2007. Catalina. Dogma ediciones. 4. Organización de Estados Americanos (OEA). Instituto Colombiano de Derecho Tributario. El Concepto de Tributo. 1978. Departamento Académico de Ciencias Administrativas PUCP. Deducciones del Impuesto a la Renta Empresarial: ¿Quién se llevó mi gasto?. Derecho Tributario. Lima. 2009. Artículos vinculados con el Derecho Tributario (05-01-2010).pucp. César García Novoa y Catalina Hoyos Jiménez). Consideraciones jurídicas y económicas. . Roque. 7. Eugenio. Contabilidad Superior. Ediciones Depalma. DURAN ROJO. GIULIANI FONROUGE. Buenos Aires. Santa Fe de Bogotá.