La actuación de Jesús

Santiago Guijarro Oporto
Guía de estudio
http://www.mercaba.org/FICHAS/upsa/tema_07.htm

Me refiero a Jesús de Nazaret, a quien Dios ungió con
Espíritu Santo y poder.
Él pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el
demonio, porque Dios estaba con él.
(Hechos de los Apóstoles, cap. 10, vers. 38)

Presentación
La importancia que suele darse en los estudios recientes a la predicación y a las
enseñanzas de Jesús deja a veces en un segundo plano su actuación. Sin embargo, esta
forma de mirar a Jesús contrasta con la de los primeros cristianos, que se referían a él
como “aquel que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el demonio”; y se
entendían a sí mismos como “testigos de todo lo que hizo” (Hch 10,38-39).
Con todo, los mismos evangelios dan testimonio de que ya en las primeras generaciones
cristianas existió una tendencia a dejar en segundo plano la actuación de Jesús. Sabemos
que existían colecciones de dichos suyos que se transmitían y conservaban en los grupos
cristianos, pero pronto estos dichos empezaron a interpretarse sin tener en cuenta su
vida. Empezó a darse así una interpretación que hoy llamaríamos “desencarnada” y
“espiritualista” de las palabras de Jesús. El evangelio de Marcos es probablemente una
reacción frente a esta tendencia. Contiene poquísimas enseñanzas de Jesús, pues todo se
centra en su actuación. Más tarde los evangelios de Mateo y Lucas equilibraron un poco la
tendencia de Marcos incluyendo una importante colección de dichos de Jesús, conocida
con el nombre de “Documento Q”.
La predicación de Jesús no se puede entender al margen de su forma de actuar, como
tampoco se puede entender su actuación sin tener en cuenta su predicación. Ambas se
explican mutuamente: la clave para entender adecuadamente lo que Jesús enseñó es su
forma de actuar; y al revés: la clave para entender el significado preciso de su actuación es
su predicación. Su vida da consistencia a su predicación, y su predicación explica el sentido
de su vida.
Para entender adecuadamente el sentido de la actuación de Jesús necesitamos situarla en
el contexto adecuado. A veces se nos escapan aspectos importantes de dicha actuación o

1

de hecho. Jesús vivió inmerso en la cultura mediterránea del siglo primero. El hecho de que mantuviera esta forma de actuar significa que era muy importante para Él. y sus comidas con los pecadores. que realizaremos a través de los tres primeros documentos que vienen a continuación. Para conocer exactamente el alcance y el significado de estos comportamientos necesitamos contextualizarlos. 2 . es decir situarlos en el contexto cultural en el que nacieron. Nosotros podemos saber que Jesús lavó un día los pies a sus discípulos. y es importante que seamos conscientes de ello. cuyos valores centrales eran el honor y la vergüenza. Muchos comportamientos de Jesús fueron duramente criticados por sus contemporáneos. En los evangelios se han conservado algunas acusaciones de sus adversarios que hablan de este comportamiento: comer con los pecadores. De este modo evitaremos hacer una lectura que no tiene en cuenta la distancia cultural y temporal que existen entre nosotros y Jesús. Las pautas de comportamiento suelen estar determinadas por los valores centrales de una cultura. no guardar el ayuno. seguiremos tres pasos:  Primero presentaré los datos que muestran la importancia de cada uno de estos comportamientos en la vida de Jesús.los entendemos mal porque no tenemos el marco adecuado. Su muerte fue una consecuencia de su forma de vida y de su predicación. Nosotros vivimos en una cultura diferente en muchos aspectos a aquella en la que vivieron Jesús y sus contemporáneos. Nos centraremos en tres de estas actuaciones: sus sanaciones. sino por la forma en que vivía. pero Jesús no cedió a las críticas. que tienen un cierto carácter simbólico. Nos detendremos en algunos comportamientos muy representativos. Jesús no murió por casualidad. no observar la ley. Lo mismo pasa con la actuación de Jesús. sus exorcismos. proponiendo un “escenario de lectura”. Todos ellos fueron duramente criticados por sus contemporáneos. pero no entender todo su significado. este control llegó hasta el punto de acabar con Él. y lo era porque a través de estos gestos se hacía presente el Reinado de Dios que él anunciaba. Cualquiera que haya visitado un país extranjero o haya convivido con personas de otra cultura se ha dado cuenta de que no acaba de entender el sentido que tienen algunos comportamientos de esas personas hasta que alguien se lo explica. y tenía mecanismos muy poderosos para controlar a aquellos que se salían de lo establecido. Era una sociedad que ejercía sobre sus miembros una fuerte presión social. expulsar demonios.  Después presentaré algunas claves para contextualizar estos comportamientos. Guía para el estudio No podemos estudiar con detalle todos los aspectos de la actuación de Jesús. basado en los valores y comportamientos propios de la cultura en la que vivió Jesús. y eso significa que se salían de lo normal. En el caso de Jesús. En el estudio de cada una de estas actuaciones.

con una discusión detallada sobre la historicidad de cada milagro. sobre todo por las nuevas perspectivas que aporta en la clasificación de los milagros y en su comprensión. P. Jesús: biografía revolucionaria (Barcelona: Grijalbo-Mondadori 1996) pp. puede verse en: Meier. en primer lugar. Lee el siguiente documento y anota aquello que te ayude más a entenderlas: 4 Terminamos con una reflexión sobre el sentido de la actuación de Jesús en el marco de su predicación sobre el Reinado de Dios: Otros recursos Bibliografía Existe una amplia bibliografía sobre los milagros de Jesús. Nueva visión del Jesús histórico Tomo II. Es interesante la presentación que hace Crossan a partir de las aportaciones de la antropología cultural: Crossan. 91-118. Aunque a nosotros nos resulten una actividad muy extraña. diversos capítulos de la bibliografía básica. el capítulo del manual de Theissen- Merz: Theissen. las comidas de Jesús. Reseño aquí con un breve comentario. 1 Nos acercamos. D. G. 317-353. A.. sobre todo aquellas en las que compartió la mesa con los publicanos y pecadores.2: Los milagros (Estella: Verbo Divino 1999) Documentos 3 . P. E. Una exposición exhaustiva de cada uno de ellos y de los dichos de Jesús que se refieren a sus sanaciones y exorcismos. También es interesante. ñ Merz. J. para aquellos-as que deseen profundizar en algún aspecto. Finalmente nos preguntaremos en cada caso por el significado y el alcance de cada una de estas actuaciones. Lee el siguiente documento y anota lo que te resulte más iluminador: 3 Finalmente. Una exposición clara del sentido de los milagros de Jesús y de las diferencias de entre la perspectiva de los evangelistas y la nuestra puede verse en: Sanders. son muy importantes para entender su proyecto. a las sanaciones realizadas por Jesús. Un judío marginal. La figura histórica de Jesús (Estella: Verbo Divino 2000) pp.. J. El Jesús histórico (Salamanca: Sígueme 1999) pp. Lee el siguiente documento y toma nota de aquello que más te ayuda a entenderlas: 2 En segundo lugar vamos a estudiar los exorcismos realizados por Jesús.. 155-190. son también muy reveladoras del sentido de la actividad de Jesús..

Para situarlos puedes consultar el Mapa de Palestina. exorcismos y comidas con pecadores). que sigue básicamente el mismo esquema: Los exorcismos de Jesús Tareas 1. puedes leer una exposición más amplia del documento “Los exorcismos de Jesús”. 2. Observa cómo las presenta Mateo y coméntalas con ayuda de lo que has aprendido en la "Guía para el estudio" 4 . ocho y nueve del evangelio de Mateo (Mt 8-9). en este artículo de divulgación. lee ahora los capítulos siete. Identifica las tres actuaciones de Jesús que hemos estudiado en este tema (sanaciones. Este evangelista ha reunido en ellos una serie de actuaciones de Jesús tomadas de diversas fuentes. Teniendo en cuenta las notas que has tomado al leer los tres primeros documentos de la guía de lectura.Si te ha interesado el tema.

junto con los exorcismos. pues las presenta como uno de los signos de su mesianidad (Mt 11. Es cierto que el número de estos relatos pudo multiplicarse en el tiempo que media entre la vida de Jesús y la redacción de los evangelios. Sus adversarios y otros testigos de estos signos realizados por Él no negaron el hecho de que hiciera tales cosas. parece que en la tradición evangélica hay indicios suficientes para afirmar que de hecho Jesús realizó sanaciones. Nuestra perplejidad ante la actividad de Jesús como sanador es bastante explicable si tenemos en cuenta que nuestra forma de entender y vivir la salud y la enfermedad es muy diferente a la que tenían Jesús y sus contemporáneos. mudos. Los estudiosos de la Biblia se han dedicado durante mucho tiempo a estudiar la forma literaria de los relatos de sanación y su mensaje teológico. de un hombre con la mano seca. Si comenzamos a leer el evangelio de Marcos nos encontraremos enseguida con diversos relatos de sanación: curación de un leproso.LAS SANACIONES DE JESÚS La actividad de Jesús como sanador ocupa un lugar notable en los evangelios.  Después de someter los relatos evangélicos a una severa crítica. El mismo Jesús se refirió a sí mismo dos veces utilizando la imagen del médico (Mc 2.63-64). de un paralítico. b) el profesional (médicos. en casi todos los sumarios de la actividad de Jesús. de ciegos. Esto significa que quienes redactaron los evangelios tenían la certeza de que Jesús había realizado ambas cosas. y que tal vez fueron razones “misioneras” las que provocaron esta ampliación. instituciones sanitarias. Sin embargo. pero no han explicado lo más importante de estos relatos. Para ello necesitamos acercarnos a su forma de entender y vivir la salud y la enfermedad. que en tiempos de Jesús estaba mucho menos 5 .17. que es precisamente contar las sanaciones que Jesús realizó. Por esta razón con frecuencia se ha pensado que los relatos de los evangelios podrían haber sido compuestos a partir de esos otros relatos de la época con el fin de presentar a Jesús como uno de los sanadores de entonces.  Los sistemas sanitarios suelen tener tres sectores: a) el popular (familia y vecinos). pero este mismo hecho exige que en el punto de partida hubiera datos que posibilitaran dicha ampliación. El historiador judío Flavio Josefo se hace eco de la fama que tenía Jesús como “hacedor de obras portentosas” (Ant 18.  En las palabras de Jesús se da por supuesto que realizó este tipo de curaciones.18-23). aún nos queda un fondo de tradición muy vinculada a las condiciones concretas de la vida en la Palestina del siglo primero que sólo pueden explicarse si realmente Jesús realizó estas sanaciones. Lc 4. comparándolos con otros de la época. etc).  Finalmente. que es donde empieza a interpretarse y tratarse siempre la enfermedad. de una mujer con flujo de sangre. etc. que es muy parecida a la de algunas culturas no-occidentales actuales. Estos relatos de los evangelios se parecen bastante a otros que circulaban por entonces en el imperio romano atribuidos a personajes famosos.2-6 = Lc 7.23). las sanaciones figuran. sino que le criticaron por realizar sus curaciones en sábado o por no observar la Ley de Moisés.

 En segundo lugar. Las sanaciones realizadas por Jesús. etc) tenían connotaciones muy negativas y hacían del enfermo una persona estigmatizada. Jesús fue un sanador popular al estilo de Elías. ciegos. Todos estos rasgos aparecen en las sanaciones de Jesús. La enfermedad y la sanación eran percibidas entonces de una forma mucho más global que ahora. Y sin embargo. y se entendió a sí mismo como mediador de la sanación que viene de Dios. pues sólo así podía acercarse a los que estaban en situaciones más marginales. o de que los cure de formas poco ortodoxas. La idea que entonces se tenía de la enfermedad acentuaba esta condición social de marginación (recordemos p. y sobre todo ciertas enfermedades (leprosos. Para ellos la enfermedad no era sólo una patología física. era un atentado contra las normas de pureza que gobernaban la sociedad palestina del siglo primero. Los profetas habían anunciado que la curación de los cojos. El hecho de estar enfermo.  Para entender las sanaciones de Jesús es conveniente también conocer estrategia terapéutica que seguían entonces los sanadores populares.  La explicación del origen de la enfermedad y sus causas era muy distinta a la que nosotros solemos dar. ciegos. Jesús no tuvo inconveniente en transgredir estas normas. desarrollado que entre nosotros.e. revelan aspectos muy interesantes de su actuación. Jesús empalma con la tradición de Elías. y c) el étnico. que era marginada por la sociedad. sordos. sino que tenía dimensiones sociales y sobrenaturales. y por causa de ellos sus familias. la imagen de Jesús como un sanador popular que pasó curando a la gente es tan real como la anterior. Entonces se pensaba que el pecado o los espíritus malignos eran los causantes de la enfermedad. tenían que soportar una situación de sospecha y marginación. Este tipo de sanadores compartía la visión del mundo. Al actuar así.  Otro aspecto que conviene tener presente es que la enfermedad marcaba entonces negativamente a las personas mucho más que hoy. sobre todo cuando las situamos en el contexto de lo que entonces significaba la enfermedad y la salud. Esta reflexión nos invita a descubrir los aspectos de Jesús que nuestra cultura tiende a colocar en la penumbra. que aglutina una serie de medicinas alternativas y sobre todo a los sanadores populares. etc 6 . Es muy diferente a la que sigue la medicina científica occidental. trataban a sus pacientes en público. Las sanaciones de Jesús deben situarse en este tercer sector. y además se basaba en principios muy diferentes a los de la medicina profesional de hoy. Nuestra cultura nos predispone para imaginar a Jesús como un maestro. de la salud y de la enfermedad que tenían sus “pacientes”. aceptaban los síntomas que les presentaban. que pronunciaba parábolas y sentencias llenas de sabiduría. o como un profeta que anunciaba la llegada de un mundo mejor. El hecho de que Jesús se acerque a ellos y se deje tocar por ellos. Los enfermos.  Finalmente. las sanaciones de Jesús muestran su cercanía a los marginados. sus curaciones son un signo de que el Reinado de Dios está empezando a llegar. la situación de los padres en el relato de la curación del ciego de nacimiento de Jn 9).  En primer lugar nos muestran una imagen de Jesús que hoy nos resulta más difícil de aceptar. y en general estaban más cercanos a la situación social del enfermo.

5-6). Jesús se refiere a esta profecía para explicar sus curaciones (Mt 11.sería el signo de que se cumplían las promesas de Dios. 7 .2-5 = Is 35.

14-15.  Los relatos de exorcismos conservan también una tradición antigua. Esta diversidad de géneros literarios es ya un argumento a favor de su antigüedad  La tradición de los dichos es la que mejor ha conservado el sentido de dichos exorcismos. 12. que con el tiempo se ha ido recubriendo de elementos legendarios de sabor popular. Podemos añadir que esta actividad es una de las más características y peculiares de cuantas realizó. Lc 11. pues no tenemos noticias de que nadie antes de Él en el mundo antiguo practicara este tipo de exorcismos.48-52. Estos resúmenes son obra de los evangelistas. que escribieron bastantes años después de la muerte de Jesús. Una buena parte de estos dichos se encuentran en la llamada controversia de Belcebú.20. 7.  En el mundo en que vivieron Jesús y sus primeros discípulos la gente pensaba que había tres niveles de existencia: en el inferior habitaban los hombres. La acusación de expulsar los demonios con el poder de Belcebú es la mejor atestiguada de cuantas han conservado los evangelios (Mc 3. 10. porque desde nuestra mentalidad no acabamos de explicarnos por qué dichos exorcismos despertaron una oposición tan dura.. Hay que resaltar que no se trata sólo de dichos de Jesús. Además.  Tenemos. Mc 3. que son los milagros que con más probabilidad podemos atribuir a Jesús  La antigüedad de estas tradiciones puede corroborarse mostrando que se encuentran en diversas fuentes independientes: el Documento Q (Lc 11. 24-26 par. Jn 10. que ellos utilizaban en la predicación.21-28. y de los resúmenes de su actividad elaborados por los evangelistas. 30. Para entender todo esto necesitamos conocer las connotaciones que tenían los exorcismos en tiempos de Jesús. 8. el evangelio de Marcos (Mc 1. 5. Llegamos así a la conclusión de que la tradición de la actividad de Jesús como exorcista posee un sólido fundamento histórico.1-20. Lc 10. y sobre todo que no renunciara a esta práctica a pesar de las consecuencias que esto podía acarrearle. finalmente. que tenían acceso al mundo de los hombres y podían influir en sus vidas. la inmensa mayoría de estos dichos y relatos se encuentra en los estratos más antiguos de la tradición evangélica.18).20.LOS EXORCISMOS DE JESÚS La tradición sobre la actividad de Jesús como exorcista ha llegado hasta nosotros de tres formas: a través de algunos dichos de Jesús o de sus adversarios.22- 27.19-20.48-52. Jn 7. y en el intermedio una serie de espíritus. sino también de sus adversarios. ni les diera la importancia que Él les dio. 8. Este es un dato muy llamativo. 9. 17-23).20-21). Mt 10. Para luchar contra el influjo negativo de estos 8 . de unos pocos relatos. en el superior la divinidad. en la que Jesús se defiende de la acusación de expulsar los demonios con el poder del Príncipe de los demonios (Mt 9.25). pero es significativo que en ellos se mencionen sólo las curaciones y los exorcismos. que servía para facilitar a los misioneros cristianos la memorización de estos relatos.14-29) y el evangelio de Juan (Jn 7.32-34. los sumarios de la actividad de Jesús.22-30. También nos resulta llamativo que Jesús se defendiera con tanta insistencia de dicha acusación. Un indicio de la centralidad que tuvieron los exorcismos en su vida pública es la reacción que desencadenaron entre sus adversarios.24-30.22.20-21. Estos relatos poseen un mismo esquema literario. 23.

en el que se produce una alteración de las funciones integradoras de la conciencia. y pone de manifiesto que la causa por la que trataba de prenderle eran precisamente sus exorcismos (Lc 13.  Por otro lado.22). y especialmente las mujeres. y nos descubren por qué Jesús no renunció a ellos a pesar de los peligros que entrañaba esta práctica. funciona también como válvula reguladora que asegura la estabilidad del sistema social establecido. la posesión es una interpretación cultural de algunos estados alterados de conciencia. Por el contrario. o bien se acumulan provocando estrés). 9. Para nosotros. La posesión es.31-33). que en otras culturas son vividas e interpretadas de otra forma.1-20).  Estas connotaciones de la posesión que a primera vista resultan invisibles para el lector occidental de hoy nos ayudan a entender mejor el sentido de los exorcismos de Jesús. aquellos a quienes más favorece el sistema suelen reaccionar negativamente frente a quienes ponen en peligro esta válvula reguladora. y al integrar sus exorcismos en una estrategia destinada a la restauración de Israel. que era quien tenía poder sobre ellos. espíritus los hombres tenían que recurrir a la divinidad.  Los antropólogos han observado que en aquellas sociedades que están sometidas a una fuerte presión social son más frecuentes los casos de posesión entre los varones adultos. como una válvula de escape. eran los más propensos a recurrir a la posesión para aliviar las tensiones de la autoridad patriarcal (Mc 7.23-28. Al interpretar la expulsión de los demonios como un signo de la llegada del reinado de Dios. en el contexto de la vida pública. y también entre las mujeres cuando éstas se encuentran sometidas a fuertes presiones familiares. como en el privado (parentesco). que asigna un lugar marginal a las víctimas de la opresión política o familiar. a través de la cual se liberan las tensiones (en nuestra cultura este válvula no existe.24-30. pues.  En el mundo de Jesús había personas que tenían que soportar una autoridad abusiva tanto en el ámbito público (político). Para que se dé la posesión es necesario que exista un molde cultural que explique en esta clave ciertas experiencias y situaciones.  Desde nuestra perspectiva la posesión puede definirse como un fenómeno disociativo de la personalidad. la posesión afectaba sobre todo a varones adultos (Mc 1. 5. Jesús amenazaba la estabilidad del orden social. Parece un hecho probado que en aquellas culturas que admiten la posesión ésta se da. la posesión. Por esta razón. El escenario de lectura que hemos propuesto ayuda a entender por qué esta actividad fue tan relevante para Jesús y para sus acusadores. En el mundo antiguo lo hacían acusándolos de magia o de estar poseídos. En el contexto familiar. Su respuesta a la acusación de expulsar los demonios con el poder de Belcebú revela que él nunca aceptó la interpretación que sus adversarios 9 . y en última instancia legitima las situaciones que provocan la posesión. Un dicho de Jesús muestra la hostilidad de Herodes Antipas contra él.14-27). y las tensiones se liberan de otra forma.  No es casual que sus acusadores sean miembros de la clase gobernante o de sus funcionarios (los escribas de Mc 3. todos aquellos que estaban sometidos a la autoridad del paterfamilias. mientras que en aquellas que no la admiten no se da.

Jesús explicó que él actuaba movido por el Espíritu de Dios. El signo de la llegada de este reinado era la reintegración social de aquellos a quienes la opresión.daban a sus exorcismos (Mt 12. 10 . La victoria sobre él era el signo de la aurora del reinado de Dios.22-30 y par). y que en sus exorcismos se estaba librando un combate cósmico contra Satanás. las desigualdades y otras tensiones sociales habían arrojado a los márgenes de la sociedad.

 Nos interesa en este momento sólo un grupo de estas comidas. las comidas con los pecadores eran un asunto capital.  Esta forma de actuar suscitó importantes críticas contra Él.18). cuenta como Jesús se sentó a la mesa con un grupo de recaudadores de impuestos en casa de Leví (Mc 2. y tampoco su muerte. Comer con otras personas fue para Jesús una forma privilegiada de dar a conocer el proyecto de Dios. Basta con recordar el episodio del encuentro entre Pedro y Cornelio que cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles (Hch 10.  La antropología cultural ha mostrado que en todas las sociedades las comidas poseen un enorme valor simbólico.1-10). No es extraño que la forma de comer fuera una cuestión muy importante para sus discípulos también. Las comidas fueron tan importantes en su vida. Lucas cuenta cómo Jesús aceptó la hospitalidad de Zaqueo y fue a hospedarse en su casa (Lc 19. o incluso el hecho de que a las 11 .7). y el mismo Jesús se hizo eco de estas acusaciones cuando dijo “Viene el Hijo del hombre. Todas ellas tienen que ver con la oferta de la salvación para todos. En ellas se reproduce a escala reducida el sistema social y su organización jerárquica.1-11. Jesús les responde diciendo: “No tienen necesidad de médico los sanos. sino a los pecadores” (Mc 2. aquellas en las que Jesús comparte la mesa con personas que entonces no gozaban de buena reputación. A Jesús le encontramos dando de comer a una gran multitud. no he venido a llamar a los justos. Su vida no se entiende sin estas comidas. Los evangelios narran con cierto detalle algunas de ellas. que cuando resucitó sus discípulos le reconocieron con frecuencia al compartir la mesa con Él. comed y bebed de lo suyo” (Lc 10. o leer despacio las recomendaciones de la Asamblea de Jerusalén (Hch 15. Esta acusación revela que tanto para Jesús como para sus adversarios. por ejemplo. Esto significa que sus comidas. Para comprender el significado de estas comidas y de las reacciones que suscitaron tenemos que situarlas en el contexto social de aquella época.14-17). Basta observar cómo nos colocamos todavía hoy en la mesa y el orden en el que se sirven los alimentos. les recomendó: “quedaos en la casa que os reciba. sino los enfermos. porque en cierto modo Jesús murió por la forma en que comía. Los fariseos se quejaron a sus discípulos: “Vuestro maestro come con publicanos y pecadores” (Mc 2.LAS COMIDAS DE JESÚS Las comidas de Jesús ocupan un lugar considerable en la tradición evangélica. sentado a la mesa de quienes le invitaban. Marcos.  Es interesante observar las respuestas que Jesús da a esta acusación. sino que cuando envió a sus discípulos a anunciar la buena noticia de la llegada del Reinado de Dios. Es representativa la que encontramos después de que los fariseos recriminen a sus discípulos esta forma de actuar. y en concreto sus comidas con los pecadores y publicanos estaban relacionadas con su misión. Lo mismo que en caso de los exorcismos. Y no sólo lo hacía él.34).17). amigo de publicanos y pecadores” (Lc 7.1-35) para darnos cuenta que las comidas siguieron siendo muy importantes para los cristianos.16). a los lectores actuales nos llama poderosamente la atención la reacción social que desencadenaron las comidas de Jesús. y decís: Ahí tenéis a un comilón y a un borracho. o en la última cena con sus discípulos. que come y bebe.

Tenemos que preguntarnos por qué Jesús se comportó de una forma tan provocadora. Al romper estos esquemas. que dividía a los seres humanos según su sexo. Con este mismo objetivo se establecen días en los que los miembros de un grupo celebran comidas especiales. Los publicanos. su condición social y su pertenencia étnica.  Si las comidas son un microcosmos del sistema social. al mismo tiempo. para darnos cuenta de que todavía hoy las comidas son un medio para reforzar la estructura de un grupo. La forma de actuar de Jesús termina con esta situación de marginación. y por eso son muy eficaces para reforzar las líneas divisorias entre los grupos. porque su forma de actuar (publicanos y pecadores) o su condición social (ciegos. Las comidas de Jesús tenían un enorme significado porque violaban casi todas estas normas.18-22). y sobre los días en que se debía ayunar. Estas líneas de separación pueden trazarse también delimitando qué alimentos está permitido comer y cuáles no. la comida nos une a aquellos con los que comemos y nos separa de aquellos con quien nos está prohibido comer. para unir a los que las comparten y separarlos de los demás. Había personas con las que no se podía compartir la mesa. los enfermos y los endemoniados tenían en común algo muy importante: todos ellos habían sido marginados por la sociedad en la que vivían. Esta relación aparece en sus parábolas y en su predicación. etc) los excluía de la comunión con los miembros del pueblo elegido. que también mandó practicar a sus discípulos. Esta estrategia es muy semejante a la que hemos descubierto en el caso de las sanaciones y los exorcismos. El sistema social que aparece en sus comidas es el de una familia en la que todos son iguales. La sociedad en que Jesús nació estaba determinada por un rígido sistema de pureza. También eran muy rígidas las normas acerca de los alimentos puros e impuros. Jesús asume y amplía esta relación. Ya los profetas habían relacionado las comidas con el cumplimiento de las promesas de Dios (Is 2). Jesús ponía en práctica una estrategia de reintegración social. es decir. pero sobre todo en los banquetes públicos. una forma de comer distinta de la habitual puede ser una forma de poner en crisis dicho sistema social.  Las comidas sirven. y para colmo no observaba el ayuno ni quería que sus discípulos lo hicieran (Mc 2. Jesús quiere romper estas fronteras que separan a los puros de los impuros. Además declaraba que todos los alimentos eran puros. y también días en los que dichos grupos se privan de la comida (ayuno). cojos. los pecadores.  Finalmente la comidas de Jesús tienen mucho que ver con la llegada del reinado de Dios. al admitir en su compañía a los publicanos y a otros pecadores públicos. Jesús comía con personas con las que un buen judío no debía compartir la mesa. y asignándoles al función de delimitar las fronteras entre los que pertenecían al pueblo de Israel y los que no.  Por otro lado. Estas fronteras se refuerzan de varias formas. El reino es un gran banquete en el que los puestos 12 .  El Judaísmo había acentuado todos estos elementos confiriendo a las comidas un significado político-religioso. La más importante es la comunión de mesa. personas de mayor dignidad en la casa se les reserven ciertos alimentos. Esto ocurre en las comidas privadas.

porque sus comidas expresaban y hacían presente el Reinado de Dios que anunciaba en su predicación.de honor se organizan de otra manera. un banquete al que hay que invitar sobre todo a los ciegos. indigentes. etc (Lc 14). cojos. Jesús no renunció a este comportamiento contracultural. 13 . lisiados.

Estas 14 . Jesús no cambió de actitud. Jn 5). Jesús no vivió al margen de su predicación. sino que forman parte de su propia vida.  La principal motivación de esta forma de actuar es que Dios actúa también así. Su comportamiento tiene un profundo valor simbólico. es como una parábola viviente de lo que anuncia de palabra. Son una vez más los fariseos quienes le acusan. es decir. Nadie podía negar que sanara a los enfermos.1-6. Es algo muy parecido a lo que hicieron algunos profetas del Antiguo Testamento. y además trató de explicar el sentido que tenía para Él esta actuación. cuando relacionamos su predicación con su vida. Esta acusación se difundió tanto que hasta sus mismos parientes se sintieron afectados por ella y fueron a buscarlo para llevárselo (Mc 3. sino porque estaba poseído). Sus exorcismos y sus sanación revelan cómo actúa en él la fuerza de Dios. Sus palabras explican la motivación que tenía para actuar así. sino que siguió actuando de esta forma.21: no porque estuviera loco o fuera de sí. y también la finalidad de dicha actuación. que suele recibir con gozo sus curaciones. sobre todo de aquellos a quienes esta forma de actuar perjudicaba más. pero podían acusarse de hacerlo en sábado.  También conocemos con detalle la acusación de comer con publicanos y pecadores. Observemos que las acusaciones contra Jesús no provienen de la gente sencilla. Esta reacción frente a la actuación de Jesús revela que sus adversarios se daban cuenta de lo que pretendía Jesús: instaurar una nueva forma de relación entre las personas más acorde con el plan de Dios. sino que su vida fue ella misma predicación y explicación de lo que significaba en concreto el proyecto de Dios que Él vino a anunciar y la nueva vida que vino a comunicar. Por eso. ni entre el hijo que se ha quedado en casa y el que se marchó (Lc 15). sino también a través de su forma de actuar. Esta forma de actuar provocó un fuerte rechazo de parte de sus contemporáneos. sino de aquellos que más se beneficiaban del sistema establecido. Jesús comía con los pecadores porque Dios no hace distinciones entre las ovejas del redil y la extraviada. descubrimos una coherencia que resulta cautivadora. aunque en Jesús estos gestos no son algo externo a sí mismo (una especie de representación).  Más clara aún es la reacción que provocaron sus exorcismos y la acusación de realizarlos con el poder del Príncipe de los Demonios. que muchas actuaciones de Jesús no se atenían a las normas de comportamiento de su época. Los comportamientos en los que nos hemos detenido en el estudio de este tema hay una serie de rasgos comunes que ahora vamos a tratar de sintetizar. En primer lugar hemos podido comprobar que la actuación de Jesús tuvo un fuerte carácter contracultural. que con los privilegios que confería a algunos el sistema israelita de pureza.  Resulta clara es la reacción que provocaron sus sanaciones. A pesar de la fuerte presión que estas acusaciones suponían en una sociedad cerrada y con un intenso control sobre sus miembros.EL SIGNIFICADO DE LA ACTUACIÓN DE JESÚS Jesús quiso manifestar el proyecto de Dios no sólo a través de sus palabras. como de hecho ocurre en bastantes pasajes (Mc 3. exorcismos y su comensalidad abierta.

Esta “imitación del padre” era lo que mejor caracterizaba a un hijo en la antigüedad. sus curaciones y sus exorcismos eran un signo patente de que Satanás había sido vencido y dicho reinado había comenzado a llegar. y esto significa que la relación de Jesús con el Padre es fundamental para entender su actuación.15). el contenido principal de su predicación: “El Reinado de Dios ha comenzado a llegar” (Mc 1. Jesús justificaba su forma de actuar diciendo que Él imitaba la actuación de su Padre. Este fue. como sabemos.  La finalidad de la actuación de Jesús es mostrar cómo el Reinado de Dios ha comenzado a hacerse presente. que la fuerza de Jesús para mantenerse firme a pesar del rechazo que suscitaba su forma de actuar procede de su unión con el Padre. Jesús llamó a un grupo de discípulos para enviarlos a anunciar y hacer presente este mismo Reinado. que tenía una conciencia clara de su filiación divina.2). 15 . Esta es también la clave para entender su actuación. En todos estos casos los destinatarios preferenciales de Jesús fueron los marginados. motivaciones revelan dos cosas: primero. y segundo. y también el centro de su oración: “Venga tu Reinado” (Lc 11. y su actuación consistió en sacarlos de su marginación. El Reinado de Dios se construye desde los márgenes y crea nuevas relaciones que dan un sentido nuevo a la vida de la gente. y sus comidas mostraban el rostro de este Reinado.