You are on page 1of 2

158 NOTICIA D E L I B R O S

biológicos de la psicología clínica" (por Cli- cólogos que trabajan en otras realidades,
fford N. Lazarus; pp. 272-304); "Psicofarma- como la peruana por ejemplo.
cología para psicólogos clínicos" (por Dan
Egli; pp. 305-330); y. "Medicina conductual/ Cierran la obra un extenso glosario, y los
Psicología de la salud" (por Kathy Sexton- índices analítico y onomástico. Quien la lea y
Radek; pp. 331-347). quien la emplee en la labor docente encontra-
rá en Fundamentos de psicología clínica una
L a cuarta y ultima parte tiene por título' 'Pro- herramienta muy útil de trabajo y un estímulo
blemas sociales, culturales y legales en la psi- para posteriores y más detenidas lecturas. Para
cología clínica". En ella destaca el capitulo " L a esto último serán muy útiles las referencias a
psicología transcultural y la prestación de ser- lecturas adicionales incluidas en el fmal de
vicios clínicos en psicología" por Juris G. Dra- cada capítulo. E s una suerte que esta obra esté
guns (pp. 375-402). Aunque Draguns escribe al alcance del lector latinoamericano en una
y piensa en la realidad del psicólogo norte- cuidada edición como es la que nos entrega
americano, de la lectura de su trabajo se po- Pearson Educación.
drán obtener valiosas sugerencias para psi- Ramón LEÓN

M. FOUCAULT: Los anormales: Curso en el Collége de Frauce, ¡974-1975 (Les anormaux.
Cours au Collége de France, 1974-1975}.- Un volumen en 8" de 350 páginas.- Fondo de
Cultura Económica, México, 2001. , ..

L a presente obra reproduce el curso de 11 monstruos aquellos que trastocan las reglas del
clases dictado por el filósofo francés Michel matrimonio, el bautizo y la sucesión, tales como
Foucault (1926-1984) en el Collége de France los siameses y los hermafroditas. Pero también
entre enero y marzo de 1975. Foucault presenta son monstruos -monstruos políticos- quienes
una teoría acerca de la evolución histórica del rompen el pacto social: los reyes, para los revo-
concepto de anormalidad, desde el medioevo lucionarios franceses, o el pueblo insurrecto,
hasta desembocar en la psiquiatrización de la para los contrarrevolucionarios.
criminología del siglo X I X , realizando un exten-
so análisis del proceso por el cual la psiquiatría Mucho más frecuente, el incorregible
decimonónica dejó de dedicarse exclusivamen- merece por parte de Foucault (como él mismo
te a la enfermedad mental, a la alienación, para lo reconoce) menos explicación que las otras
extenderse al campo del comportamiento y sus dos figuras. Su marco de referencia es más
desviaciones, sus anomalías. Esta psiquiatri- limitado que el monstruo; si éste se definía de
zación de la conducta es el origen del anormal acuerdo a la sociedad y la naturaleza, el cam-
formado a partir de tres elementos: el monstruo, po de aquél es la familia, la escuela, el taller, la
el incorregible y el masturbador. iglesia, la policía, etc. Es decir, todas aquellas
instituciones destinadas, paradójicamente, a
E l monstruo tiene una base jurídica, pero no la corrección del incorregible.
referida únicamente a las leyes de la sociedad
sino también a las leyes de la naturaleza, siendo E l masturbador, más frecuente aún que el
pues una concepción jurídico-biológica. Son incorregible, al punto de ser casi universal, tie-
NOTICIA D E L I B R O S 159

ne un marco de referencia mucho más limitado: nización de la psiquiatría a través de los críme-
es la familia nuclear, o más estrechamente, el nes sin razón, la aparición del instinto como
dormitorio, la cama, el cuerpo. Teniendo como explicación de los crímenes injustificados, los
antecedente el control tradicional de la iglesia rituales cristianos de la confesión, el control
sobre todas aquellas manifestaciones sexuales eclesiástico de la sexualidad, la brujería y la
prohibidas {no destinadas a la reproducción posesión en el misticismo católico, las teorías
dentro del matrimonio), la campaña sistematiza- psicopatológicas sobre la masturbación y sus
da contra la masturbación la hizo culpable de temidas consecuencias, y el caso del violador
toda clase de dolencias físicas y mentales. Charles Jouy, entre otros.

Con su nuevo rol normalizadon la psiquia- E l análisis, sin embargo, se detiene prácti-
tría busca entonces detectar la peligrosidad del camente al llegar al siglo X I X . para dar un
individuo contra la sociedad, ejerciendo pues salto hasta las pericias médico-legales de
un papel de defensa de la misma. La teoría de la mediados del siglo X X . notándose una au-
degeneración postulada por Morel en 1857, sencia de este último siglo, con la consecuen-
será la consumación de este proceso. E l dege- te ausencia de teorías como el psicoanálisis
nerado viene a ser el anormal medicalizado. (mencionado muy superficialmente por el au-
psiquiatrizíido. A través de las pericias médi- tor), que han contribuido en gran medida al
co-legales teñidas con un tinte ridiculamente concepto de anormalidad.
moralizador. que Foucault cita como punto de
partida para desarrollar toda su exposición, la Representante del estructural i smo filosófi-
teoría de la degeneración sobrevive hasta nues- co, Foucault desarrolla en Los anornuües, al
tros días. E l criminal, según estas pericias, ya igual que en sus otras obras (Maladie mentale
no es pues solamente responsable por su deli- et personnalité. Maladie mentale ei psycholo-
to, por el acto cometido (principio del derecho gie, Histoire de la folie á l 'age classique e His-
penal), sino por su estado, su condición de toire de la sexualité, por poner sólo algunos
individuo peligroso. ejemplos relacionados con la psiquiatría) una
teoría acerca de las relaciones de poder y los
A lo largo del curso, Foucault desarrolla mecanismos de dominación (nonnali::£ición) que
con sumo detalle temas relacionados, como la dominan al individuo conviniéndolo en sujeto,
exclusión de los leprosos y la vigilancia estre- no necesariamente por medio de la coacción,
cha de los apestados en la edad media, los sino también en forma pasiva y con la acepta-
casos de los hermafroditas Marie Lemarcis y ción implícita de la sociedad. Su objetivo final
Anne Grandjean, el concepto de monstruosi- es, según lo confesaría Foucault en The subjecl
dad en la literatura revolucionaria jacobina (el andpower\a libertad del hombre, meta impo-
monstruo incestuoso) y en la literatura contra- sible de conseguir en su totalidad, pero a la cual
revolucionaria (el monstruo antropófago), el intenta aproximarse.
caso de la homicida Henriette Comier. la entro- Santiago STUCCHI

REFERENCIA
1. Foucault M. The subject and power. Dreyfus H L , Rabinow P. Michel Foucault: Beyond structuralism and
henneneutics. Chicago University Press, 1983.