You are on page 1of 15

Feminismo y sexualidad en Honglou meng

Jose Alberto Arias Pereira

Introducción

Sueño en el Pabellón Rojo es, probablemente, la novela más importante de la

literatura china. Para hacerse una idea, se podría decir que es a la literatura china lo

que El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha a la española, el punto álgido y el

mayor exponente de la tradición literaria de un país y una cultura.

Es imposible abarcar la relevancia de la obra tratada en tan sólo unas páginas.

En primer lugar, debido a que Sueño en el Pabellón Rojo se trata de una de las

Cuatro Novelas Clásicas, las consideradas como obras maestras de la literatura china.

Es, pues, el libro fundamental para cualquier estudioso de dicha cultura, como queda

reflejado en una famosa frase que se solía decir: “Es inútil leer todos los libros

clásicos si no se sabe disertar sobre Sueño en el Pabellón Rojo”. Cao Xueqin hace

gala de su talento narrativo al trazar un panorama de la sociedad feudal, cuya clase

gobernante agoniza asfixiado por su propia moral decadente, y que parece servir de

espejo en el que mirarse a una sociedad que acabaría por desplomarse poco a poco,

tal y como si las palabras de Cao Xueqin tuvieran carácter visionario. Hay más de 400

personajes perfectamente distinguibles gracias a la profundidad artística que les da

su autor. Por otro lado, las relaciones interpersonales permiten descubrir, al otro

lado de la máscara de las apariencias, intrigas, traiciones, facetas sorprendentes y

deslealtades de un mapa humano prominentemente femenino.

Pero la relevancia de la obra que a continuación paso a analizar no se puede

limitar tan sólo a eso, ya que es la pintura más exacta que se haya pintado sobre la

Edad Media china. Sueño en el Pabellón Rojo sirve a modo de enciclopedia de una

época, y engloba poemas, piezas de ópera, recetas de cocina, la moda en el vestir,

la cultura del té, juegos de palabras, información sobre la arquitectura tradicional de

China, cuadros de costumbres imperiales, etc., aspectos de la vida cotidiana que han

tenido su continuidad a lo largo de los siglos y han marcado a toda una civilización

que se reconoce en el testimonio, tal vez no buscado, de un autor excepcional.

3
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

En este caso, y en vista de la relevancia de las figuras femeninas en la obra de

Cao Xueqing, daré una visión somera sobre las raíces feministas de la novela, así

como la relevancia del sexo o erotismo en la relación de los personajes principales y

en la sucesión de los acontecimientos. Lo importante, para no descentrar el foco, es

el punto de vista que elige el autor para presentar la historia, dejándose llevar por el

terreno femenino, y cómo el hecho de que éste fuera un hombre determina o no lo

que se cuenta y cómo se cuenta. En definitiva, feminismo, el “antiejemplo” de

hombre y un triángulo amoroso marcado por estas características.

Autoría

A la hora de estudiar una obra literaria, uno de los factores más importantes a tratar

es la figura del autor, qué lo movió a escribir una novela, de qué modo influyó su

vida en la creación ficticia y en qué medida sus acciones determinaron lo que plasmó

en el papel. En el caso que nos ocupa, es curioso cómo autor y obra están enlazados,

y cómo sin los acontecimientos que dictaron su vida, la creación del inabarcable

universo de la novela hubiera sido imposible.

Uno de los puntos más interesantes de Sueño en el Pabellón Rojo viene de la

mano de la autoría. Los primeros ejemplares circularon bajo el anonimato, a modo

de una misteriosa pieza de ficción abierta a múltiples líneas de interpretación. No

obstante, en 1922 Hu Shi identificó la obra en su trabajo "Estudio crítico sobre Sueño

en el Pabellón Rojo" bajo la autoría de Cao Xueqin 1. Cao Xueqin, de nombre original

Zhang, procedía de la nacionalidad han, más específicamente de la comunidad de la

“Bandera Blanca”. A pesar de sus orígenes esclavos, sus antepasados fueron

escalando posiciones en la sociedad de la época, ya que en principio trabajaron para

la familia Aisin Gioros, fundadora de la Dinastía Qing. De ahí pasaron a ser

1
Saussy, Haun. “The Age of Attribution: Or How the Honglou meng Finally Acquired an Author”, Chinese
Literature: Essays, Articles, Reviews (25) 2003, p. 119

4
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

funcionarios y trabajadores próximos al emperador; es más, la bisabuela de Cao

Xueqin fue la ama de cría del emperador Kangxi, quien también conocía a su abuelo,

Cao Yin, ya que ambos fueron compañeros de estudios. Debido a la confianza que el

emperador depositó en la familia, Cao Yin fue encargado de la Administración Real

de la Fabricación de Tejidos de Seda. Para comprobar el grado de unión que existía

entre las dos familias, no hay más que señalar el hecho de que cuando el emperador

viajaba al sur del río Changjiang, donde se encontraba la Administración Real, se

hospedaba ahí mismo. El abuelo de Cao Xueqing era un erudito, y puesto que escribía

se relacionaba con otros poetas y dramaturgos. Se puede decir, por tanto, que Cao

Xueqing creció en un ambiente de riqueza intelectual y tranquilidad económica, y

que probablemente en esos primeros años pudo tomar nota del protocolo existente

entre las clases más pudientes, los hábitos de las familias ricas y la relación

establecida entre los miembros de éstas. No obstante, con el paso de los años la

economía de la familia fue decayendo poco a poco; se puede decir que su fortuna

duró hasta la muerte del emperador Kangxi y la ascensión al poder del nuevo, el

emperador Yongzheng quien, puesto que no tenía relación con la familia de Cao

Xueqin, no fue tan tolerante con respecto a las deudas económicas, de modo que tras

varias advertencias confiscó todas las propiedades de la casa Cao, incluida la

mansión. Tras un tiempo de incertidumbre, fueron enviados a Beijing cuando Cao

Xueqing aún era un niño pequeño.

En la biografía de Cao Xueqin permanecen hoy en día muchas lagunas que no

son más que suposiciones. Nació tras la muerte de su padre hacia 1715, y poco o

prácticamente nada se sabe de su vida. Lo poco que se ha podido constatar procede

de contemporáneos y amigos que hablaban de su ocupación como pintor, de donde se

supone que las pinturas que vendía eran su principal fuente de ingresos. Aparte,

otras informaciones hablan de un hombre inteligente y talentoso que pasó alrededor

de una década de su vida inmerso en un proyecto. Naturalmente, se piensa que no

5
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

podía ser otro que Sueño en el Pabellón Rojo. No obstante, murió de manera

repentina en 1763 o 1764 con la novela sin acabar, y dejó una viuda y un hijo. Como

suele suceder con la mayoría de grandes artistas, Cao Xueqin logró una fama póstuma

gracias al trabajo que había llevado a cabo en vida. Un grupo de allegados trascribió

el documento que Cao había dejado, y en total se recopilaron 80 capítulos de la

novela. Los manuscritos circularon tras la muerte de su autor por Beijing, y algunas

de las copias cobraron bastante valor. Que la novela no estaba concluida era un

hecho, y se podía comprobar en las profecías y pistas que Cao Xueqin había ido

dejando a lo largo de los 80 capítulos, de modo que quedaban historias inacabadas.

En 1791, Cheng Weiyuan y Gao E sacaron a la luz una nueva edición de las

Memorias de una roca con 120 capítulos en total. Según ellos, habían tenido acceso a

unos manuscritos del mismísimo Cao Xueqin donde se encontraban esos capítulos

finales casi acabados, con los manuscritos que cerraban la historia de Sueño en el

Pabellón Rojo. Al año siguiente volvieron a editar la novela con un prefacio, y se

atrevieron a admitir que habían redactado el final basándose en los manuscritos que

habían comprado a un vendedor callejero. La cuestión es que el debate continúa, y

hay quien opina que esos capítulos finales son una invención de estos dos autores,

mientras que otros afirman que alguien se lo ofreció y ellos lo dieron por bueno.

Por último, y como anotación interesante, la teoría que afirma que el Cao

Xueqin que aparece mencionado en las páginas iniciales era un personaje histórico 2, y

no un mero instrumento de metaliteratura, de modo que los acontecimientos

narrados en la novela podrían ser una autobiografía cubierta, o incluso el testimonio

de los antecesores de Cao Xueqin, y que de ahí proceden líneas al principio de la

novela como: “Éste es el fruto de mis propias experiencias”.

2
Saussy, Haun. “The Age of Attribution: Or How the Honglou meng Finally Acquired an Author”,
Chinese Literature: Essays, Articles, Reviews (25) 2003, p. 129

6
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

¿Una novela feminista?

Sueño en el Pabellón Rojo es un excelente retrato de la sociedad feudal en China a

mediados del siglo XVIII, época esplendorosa de la dinastía Qing, a través de las

mujeres. Efectivamente, las mujeres son las protagonistas indiscutibles de la novela

con la excepción del joven Baoyu. La mayoría de personajes principales son mujeres

de todas las edades y de distintas clases sociales. Toda la historia se teje en torno a

ellas, todo lo conocemos a través de sus conversaciones y su día a día, y las

reacciones masculinas quedan relegadas a un segundo plano, como si sólo pudiéramos

asistir a las consecuencias de éstas. Sueño en el Pabellón Rojo es, por tanto, una

novela sobre las vidas de las mujeres de una gran familia de la China aristocrática.

No obstante, y para que no se malinterprete esta descripción, es necesario señalar

que dicha familia cuenta con dos grandes ramas, así como las relaciones que se

establecen con personajes del exterior, lo que nos ofrece un mapa más amplio de

toda la sociedad. Un claro ejemplo lo encontramos en el capítulo VI, cuando la

abuela Liu, pariente lejana, ni siquiera de sangre, hace una visita a la Anciana Dama

para pedirle algo de comida o dinero, ya que la situación de su familia no es

demasiado boyante. Así pues, hay cientos de ejemplos a lo largo de toda la novela

que nos muestran otras perspectivas de una misma época con personajes

secundarios.

Volviendo al tema inicial, muchos estudiosos ven en Sueño en el Pabellón

Rojo un claro ejemplo de novela feminista dada la naturaleza de las protagonistas, o

yendo más allá, carácter antipatriarcal. Otros análisis apuntan que tanto la

complejidad de la novela como la ambigua naturaleza de su ideología sexual

desmienten cualquier afirmación sobre el sentimiento antipatriarcal de la obra3. Para

esclarecer dichas afirmaciones, es obligatorio llevar a cabo un análisis más

exhaustivo. Es fácil señalar una dura crítica al mal trato recibido por las mujeres

debido al código moral de la época. Podría ser que Cao Xueqin utilizara su obra para
3
Edwards, Louise. “Women in Honglou meng”. Modern China, Vol. 16 No. 4, October 1990, p. 407

7
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

denunciar esta injusticia y criticar el modelo de patriarcado. Louise Edwards vuelve a

apuntar la diferencia sexual que queda patente sobre todo en los primeros capítulos,

donde el retrato de hombres y mujeres se desliga marcadamente a favor de una

simpatía por lo femenino. De este modo, no hace falta más que dejar a un lado el

mundo masculino y centrarse en las mujeres, como si dicha omisión fuera más

significante que todo lo malo que se pudiera decir sobre los hombres. No obstante,

Cao Xueqin no deja escapar la oportunidad de mostrar la comparación a ojos vista,

valiéndose en algunos casos del propio Baoyu para hacerla más evidente.

Es más, antes de que comience la novela, es el propio narrador el que delata

al autor, y si tenemos en cuenta las posibles similitudes entre su vida y su obra, tal

vez el mensaje no esté velado y en realidad su propósito sea el que parece ser,

destacar la figura de la mujer frente a la del hombre. Éstas son las palabras referidas

a las mujeres de su vida.

Habiendo fracasado en todo cuanto emprendí en este mundo atareado y

polvoriento, me di de pronto a recordar de una en una a todas las

muchachas que había conocido. Entonces me asaltó la idea de que todas

ellas me superaban en conducta y raciocinio. ¿Cómo yo, orgulloso de mi

hombría, podía ser menos que una mujer? Pero ya la vergüenza estaba de

sobra y el arrepentimiento era inútil. Sí, realmente no había nada que

hacer.

[Cao, 1988: 35]

Por si las referencias anteriores no fueran suficientes, la imagen que se ofrece

de las mujeres suele ser superior en aspectos intelectuales y manuales. Las mujeres

siempre están realizando todo tipo de tareas, desde las criadas que se encargan de

servir y preparar la comida o el té, hasta las más jóvenes damas de la casa, que se

prodigan en artes como la poesía, música o el conocimiento de obras literarias. Al

comienzo del capítulo IV habla de los Cuatro Libros para muchachas, Biografías de

8
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

mujeres mártires y Vidas de damas ejemplares, lecturas enfocadas a determinar la

forma de ser de las jóvenes que las lean, muestra del modelo confuciano que

relegaba a las mujeres a una educación divergente a la de los hombres; es curioso,

en cualquier caso, comprobar cómo varios siglos más tarde esto se seguía dando en

otros lugares del mundo, sin ir más lejos en España mismo con lecturas como

Economía doméstica para bachillerato y magisterio durante el franquismo.

Mientras tanto, las señoras de las distintas ramas familiares se encargan de

dirigir la casa para que todo funcione correctamente; son ellas las que conocen el

protocolo ante cualquier situación, las que juzgan y toman decisiones sobre cómo

educar a los hijos, y todo esto de un modo sutil e inteligente que contrasta con la

forma de hacer del protagonista masculino.

Baoyu, extraño modelo de hombre

Jia Baoyu es el personaje principal de la novela, un adolescente —al menos al

principio de la novela— de la aristocracia china que nació marcado con una pieza de

jade brillante en su boca. Es, además, el heredero de la línea Rongguo, por lo que se

espera de él un comportamiento acertado, sensato, que no tiene nada que ver con el

carácter impulsivo del joven. En lugar de estudiar los Cuatro Libros del

confucianismo y dedicarse al estudio, Baoyu prefiere pasar el tiempo entre mujeres y

alejarse de los hombres, a los que encuentra sucios en comparación con la pureza del

sexo opuesto. El contraste más acentuado se da con su padre, Jia Zheng, un hombre

estricto que sería el modelo clásico de hombre de doctrina confuciana, y las raíces

de esta diferencia se analizarán más adelante.

En cuanto al personaje de Baoyu y su relevancia como tal, cabe destacar en

primer lugar su reverencia por las mujeres. Declara en una ocasión: “Las mujeres

están hechas de agua y los hombres, de barro”, y a continuación explica cómo con

9
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

ellas se siente cómodo mientras que entre ellos se siente estúpido y salvaje. Que el

único protagonista masculino de la novela se decline por las mujeres es ya una

muestra de intenciones, pero no tanto como la oposición a todo lo que le rodea.

Rechaza a su familia y su carácter aristócrata, y se niega a seguir las normas morales

que están establecidas, no quiere dejarse llevar por la situación, sino que rompe con

todo; esta forma de ser que se intuye al principio se hace cada vez más evidente,

hasta que llega un momento en que el noble abandona a los suyos.

Algunos estudios sugieren la posible bisexualidad de Jia Baoyu. Ya en la

ceremonia del primer cumpleaños de Baoyu, cuando le ofrecieron objetos para

hombres y para mujeres a escoger, el bebé alargó la mano y empezó a jugar con los

correspondientes al sexo contrario, gesto que a su padre le disgustó, probablemente

la primera decepción y primera ruptura generacional. A partir de ahí empezamos a

hacernos una imagen mental del chico, cuyas descripciones siempre son bastante

ambiguas, hasta el punto de que, como bien señala Louise Edwards4, dicho rasgo se

pone en boca de uno de los personajes: “Es cierto que su manera de comportarse es

algo amanerada, pero eso se debe sin duda a que pasa mucho tiempo en los

aposentos interiores". Existen algunas de las referencias más claras en el capítulo 9,

cuando Baoyu y su amigo Qin Zhong van a la escuela y allí se suceden descripciones

sugerentes de los muchachos, así como las acusaciones por conductas homosexuales

contra Baoyu y su amigo. El ambiente homoerótico que se crea no deja lugar a dudas

de las preferencias abiertas que profesa el protagonista, pues en ningún momento

aparecen veladas las referencias, ni el autor se empeña en disimular algunas certezas

tales como:

También Baoyu y Qin Zhong se sintieron atraídos por estos dos muchachos,

pero sabiendo que eran amigos de Xue Pan no quisieron tomar ninguna

4
Edwards, Louise. “Gender imperatives in Honglou meng: Baoyu’s bisexuality”. Chinese Literature:
Essays, Articles, Reviews (CLEAR), Vol. 12, Dec. 1990, p. 74

10
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

iniciativa, aunque por parte de Perfume Añorado y Jade Enamorado la

atracción fuera recíproca.

[Cao, 1988: 220]

Es prácticamente imposible dejar pasar de lado la crítica al sistema educativo

y la obviedad del carácter homosexual, como mínimo bisexual, de algunos de los

personajes. La amistad que une a Bayou con Qin Zhong parece realmente intensa

para el poco tiempo que llevan juntos, como si la mera amistad no fuera motivo

suficiente para tal unión. La recreación de escenas protagonizadas por adolescentes

de ambos sexos a lo largo de la novela pone de manifiesto el carácter erótico de los

personajes, que actúan de manera acorde al grado hormonal propio de la edas.

A pesar de las claras muestras que señala Cao Xueqin, Baoyu opta por

enamorarse de dos de sus primas, y seguirá gozando de la compañía femenina, desde

sus propias primas hasta las sirvientas que viven en el palacio. La excepcionalidad de

Baoyu como personaje no queda aquí, sino que es proporcional al grado de detalle

con el que se recrea su vida. Se da un cambio de carácter conforme crece, y los

distintos reveses de la vida le hacen madurar hasta el Baoyu final que, sea o no

creación de Cao Xueqin, da un giro completo a lo que había sido el personaje

convirtiéndolo en aquello que no quería ser.

De todos modos, lo importante a destacar de Baoyu es la entereza como

personaje y los matices que lo componen, sobre todo los que tienen carácter mágico

o sobrenatural. Los sueños de Baoyu determinan el resto de su vida y le marcan el

camino dando a entender que estaba predestinado a ser así desde su nacimiento,

cuando nació con el jade en la boca. Así pues, se puede considerar no sólo

protagonista, sino vehículo narrador gracias a ese jade que podría ser el mismo que

aparece al comienzo, como si tras varios ciclos de destrucción y renovación pudiera

ser Baoyu quien cuenta la historia de su vida.

11
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

Triángulo amoroso

Cao Xueqin afirmó que la novela era, ante todo, una historia de amor. Y se trata

realmente de una historia de amor de dimensiones shakespeareanas, ya que es

inevitable referir Romeo y Julieta por la inevitabilidad de tragedia y por la profunda

relación de amor que une a Baoyu con Daiyu, todo esto magnificado por el triángulo

que se forma con la existencia de la otra chica, Baochai. De hecho, se podría decir

que hasta que Daiyu llega al palacio la historia no ha despegado y los capítulos

anteriores se pueden considerar como un preludio, una preparación para lo que se

avecina. Recordemos cómo comienza la novela: una Roca abandonada por la diosa

Nüwa ruega a un maestro taoísta y a un monje budista que la envíen al mundo de los

hombres. Estos la reducen a una pequeña piedra de jade sobre la que inscriben varios

caracteres y la mandan al mundo de los humanos, donde la Roca se enamora de una

Planta de Perlas Bermejas, y de este modo pasando a formar parte de la esfera

mortal.

Ya desde la primera imagen en la que aparece Daiyu el lector se enamora de

ella y se da cuenta de que probablemente el autor también lo estuviera. Lin Daiyu es

frágil, su madre acaba de morir y por eso la Anciana Dama, una especie de matriarca

de toda la familia, la acoge en su casa y la trata como otra más de las nietas que ya

viven en palacio. El personaje de Daiyu se hace más interesante cuando

comprendemos que también se trata de una de las doce bellezas de Jinling, lo que la

convierte en objeto de deseo de su primo Baoyu. Daiyu es, además, la reencarnación

de la Planta de Perlas Bermejas que aparecía al comienzo, de la cual estaba

enamorada la Roca; si no nos vamos muy lejos, podemos recordar asimismo que

Baoyu nació con un jade en la garganta, de modo que no sería muy precipitado

afirmar que él es la reencarnación o el reflejo de la Roca en el mundo de los

hombres. Pero la historia no queda ahí, ya que en el palacio vive otra joven, también

prima de Baoyu aunque por parte de madre, que resulta un impedimento en la

12
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

relación anteriormente descrita. Xue Baochai es inteligente y sensata, además de

contar con el favoritismo de la familia Jia. Baochai es el modelo de dama china

feudal, una joven educada que se ha aplicado en artes muy diversas y ha recibido

enseñanzas budistas. Por si fuera poco, Baochai es otra de las doce bellezas de

Jinling, aunque una belleza bien distinta de la del ángulo apuesto en este triángulo.

Ella no es frágil y delicada, sino una mujer voluptuosa de rostro redondo. En

cualquier caso, la importancia del personaje, más allá de ser un elemento de

discordia en la relación Baoyu-Daiyu, viene dada por otro elemento casi mágico.

Baochai tiene un medallón dorado que le dio un monje budista en su niñez, y las

inscripciones grabadas en éste parecen complementarse a la perfección con las del

jade de Baoyu. El hecho de que Baoyu y Baochai están predestinados a casarse

marcará el triángulo, y aunque tanto él como Daiyu están enamorados,

eventualmente su historia de amor acabará frustrándose. A continuación transcribo

las inscripciones que aparecen en el jade de Baoyu.

Jade Mágico de las Comunicaciones Espirituales

Nunca perder, nunca olvidar,

Vida eterna, duradera prosperidad

A ambos lados del medallón se puede leer:

Nunca partir, nunca abandonar

Fresca juventud, eterna duración

[Cao, 1988: 199-201]

La resolución del triángulo viene dada por los últimos 40 capítulos, los

añadidos por Gao E a partir de los manuscritos y todos los detalles señalados por Cao

Xueqin durante el grueso de la novela. La decisión no viene de parte de Baoyu, quien

guarda la esperanza de escoger a quién amar y con quién casarse, pero la Dama

Wang y otros miembros de la familia escogen a Baochai porque consideran que harán

una pareja perfecta, ya que las inscripciones de sus amuletos se complementan. Al

13
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

enterarse de los verdaderos sentimientos del muchacho, deciden engañarlo

cubriendo a la novia, Baochai, y haciéndole creer a él que se trata de Daiyu. Cuando

ponen a Daiyu al corriente del plan, ésta enferma y muere mientras se celebra la

unión. Todos los acontecimientos se suceden a partir de esta traición, ya que en

cuanto el joven descubre que se acaba de casar con Baochai, se vuelve loco. Más

adelante Baoyu enferma hasta estar casi al punto de morir, pero llega un monje con

su jade perdido y poco a poco la enfermedad remite hasta que recupera la

conciencia. Aunque en un momento parece que todo está de nuevo en su sitio, Baoyu

ha cambiado de parecer y decide presentarse a los exámenes oficiales, y poco

después abandona a una Baochai embarazada para no volver jamás.

La tragedia de esta historia de amor la eleva al grado de épica, más aún si

tenemos en cuenta los antecedentes, pues toda la vida de Baoyu, su futuro y los

encuentros con las distintas mujeres, todos ellos cargados de poesía, han sido

previamente anunciados en sueños durante el capítulo 5. En éste, el joven visita la

Tierra de los Sueños, donde una Diosa le muestra el destino de las doce bellezas y

donde es iniciado en los secretos del sexo. Es, en última instancia, la razón que da

título a la novela, ya que Baoyu escucha durante su sueño las melodías del Sueño en

el Pabellón Rojo.

En definitiva

Sueño en el Pabellón Rojo puede ser la novela más importante de toda la tradición

literaria china. La composición de la obra, su magnitud, es digna de elogiar desde el

punto de vista autoral, ya que abarcar toda una sociedad en movimiento, describirla

al detalle a través de un inmenso elenco de personajes todos distintos entre sí y

desarrollar a la vez la historia de amor que serviría de trasfondo al desplome de una

gran familia aristocrática. La idea de esa caída del poder existente, del poder

14
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

establecido no se hizo patente durante la escritura de la obra en el punto cúspide de

la dinastía Qing, sino más adelante con la desestructuración del sistema feudal chino.

Respecto al punto de vista elegido por el autor, se puede llegar a varias

conclusiones según la perspectiva de estudio de la obra. El hecho de que el

protagonismo recaiga principalmente en las mujeres puede entenderse como una

crítica al modelo patriarcal extendido y aceptado, o simplemente como un

reconocimiento a la figura de la mujer en una situación en la que se le daba la

espalda de cara a la sociedad frente al hombre. No obstante, existe otro punto de

vista según el cual la novela no presenta un modelo antipatriarcal, sino que

simplemente se limita a reflejar una parte de la realidad existente. Al centrarse en

el universo femenino, no significa que el masculino no sea el que gobierne la

situación, pero lo hace desde un plano secundario. Probablemente existen cientos y

miles de estudios de Rojología que defienden los variados enfoques que presento,

pero no cabe duda de que el papel de la mujer es la pieza clave de la novela.

En segundo lugar, para reforzar la anterior hipótesis existe el único

protagonista masculino. Baoyu no es el modelo de hombre de la época. Es

indisciplinado y da de lado a todo cuanto está establecido, pretende dejarse llevar

por los impulsos en lugar de por la razón, su comportamiento es amanerado y está

enfrentado con la principal figura de autoridad y de ejemplo masculino, su padre.

Baoyu se debate entre dos mujeres —ahí está de nuevo la presencia femenina que

condiciona todo—, y entre los tres crean una historia que no es más que un pretexto

para formar el mosaico de época que constituye Sueño en el Pabellón Rojo.

Como opción personal, creo que Sueño en el Pabellón Rojo no es una novela

propicia para alguien sin conocimientos sobre la cultura o lengua chinas, como es el

caso, sino para alguien que previamente haya estudiado la obra y sepa lo que va a

encontrar. El modelo de novela río, más a nivel temporal que físico, que sigue la

obra da lugar a cientos de personajes, más de 400 cuyas vidas se cruzan en algún

15
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

momento de la historia, lo cual requiere paciencia por parte del lector. De nuevo

como percepción personal, la novela me empezó a apasionar cuando ya la había

leído, durante el proceso de documentación, donde es posible descifrar todos los

temas y polémicas que suscita. No se puede obviar que es inabarcable la cantidad de

temas que despliega.

Yo he optado por lo fácil, por la historia de amor, por el protagonista

inusitado —todos los protagonistas han de tener algo que los haga distintos para

sacar a flote una historia— y la cara feminista que dibuja Cao Xueqin.

Vuelvo al comienzo. Sueño en el Pabellón Rojo puede ser la novela más

importante de toda la tradición literaria china, pero no creo que sea la lectura

apropiada para alguien ignorante en la materia. Puede también que sea transgresora

al dar la vuelta a los conceptos de hombre, mujer y las relaciones entre ellos, que

sea profundamente erótica y poética, pero es demasiado densa. A pesar de todo ello,

el trasfondo es apasionante, desde la idea sobre la autoría al grado de estudio que se

le da a nivel mundial —España es la excepción que confirma la regla—, ya que es

imposible encontrar una fuente en español que haga un análisis de una de las obras

más importantes de la literatura mundial.

De todos modos, no debemos olvidar que tal vez Sueño en el Pabellón Rojo no

sea más que los fantasmas de su autor plasmados en papel, la caída desde lo más

alto a la muerte en la pobreza y el olvido, como refleja la novela a modo de

premonición fatal, y lo romántico de esta idea debería ser suficiente motivo para

lanzarse a leerla.

16
Feminismo y sexualidad en Honglou meng
Jose Alberto Arias Pereira

Bibliografía

• Cao Xueqin y Gao E. Sueño en el Pabellón Rojo. (Tomo I) Ed. Universidad de

Granada y Ed. en Lenguas Extranjeras de Pekín. 1988

• Cao Xueqin y Gao E. Sueño en el Pabellón Rojo. (Tomo II) Ed. Universidad de

Granada y Ed. en Lenguas Extranjeras de Pekín. 1988

• Edwards, Louise. “Gender imperatives in Honglou meng: Baoyu’s bisexuality”.

Chinese Literature: Essays, Articles, Reviews (CLEAR), Vol. 12, Dec. 1990, p.

74

• Edwards, Louise. “Women in Honglou meng”. Modern China, Vol. 16 No. 4,

October 1990, p. 407

• Saussy, Haun. “The Age of Attribution: Or How the Honglou meng Finally

Acquired an Author”, Chinese Literature: Essays, Articles, Reviews (25) 2003,

p. 129

• Wikipedia: www.wikipedia.org

17