You are on page 1of 5
ENSEÑAR EN PROGRAMAS SOCIOEDUCATIVOS. TRAYECTORIAS ESCOLARES Y TRAYECTORIAS EDUCATIVAS. Especialización Docente en Políticas Socioeducativas Alarcos Vanesa,
ENSEÑAR EN PROGRAMAS
SOCIOEDUCATIVOS.
TRAYECTORIAS ESCOLARES Y
TRAYECTORIAS EDUCATIVAS.
Especialización Docente en Políticas Socioeducativas
Alarcos Vanesa, González Ana Lucía, Raviol Marcela.
16
16

Trabajo Final

Especialización Docente en Políticas Socioeducativas

Trabajo Final Especialización Docente en Políticas Socioeducativas El motivo de la elección de la experiencia “Inclusión

El motivo de la elección de la experiencia “Inclusión juvenil y prácticas educativas en el trabajo cooperativo” junto al PSE CAJ, se deben al interés grupal que nos suscitaron estas novedosas formas de habitar los contextos de aprendizaje, que abarcan a la escuela, los programas socioeducativos, y el trabajo colaborativo, todos ellos propuestos como nuevas formas de enseñar yaprender. El primer contexto, la escuela, desde sus inicios buscó por un largo y cercano tiempo formas y modos de aprender basadas en una gramática de la escolaridad que por siglos invisibilizó la diversidad cultural en pos de la normalización, homogeneizó las subjetividades de los sujetos pedagógicos y preparó sólo para insertarse en el mundo de la producción y la economía en vez de Ante estas particularidades en el aprendizaje escolar como lo son la gradualidad, la simultaneidad, la presencialidad, el ordenamiento del tiempo, el agrupamiento de los alumnos, que marcan formas de aprender que se sostuvieron por siglos, y aún se sostienen, marcan rasgos específicos de la escuela sobre los cuales es fundamental

reflexionar…

Consideramos que ambas elecciones, la experiencia y el PSE, cuestionan y solucionan el problema de la descontextualización de los aprendizajes y el problema del sentido, posibilitando efectos positivos en las trayectorias escolares y en las condiciones de vida de los sujetos. Esto se puede evidenciar por medio de los siguientes aspectos:

  • El objetivo de la experiencia es lograr la inclusión social y juvenil y generador

de trabajo e ingresos en la comunidad a través de un aprendizaje contextualizado que

articula el lugar de origen, su problemática ambiental-social y la inserción laboral.

  • El objetivo del CAJ es crear nuevas formas de estar y de aprender en la escuela, por

lo tanto los saberes a trabajar implican romper con el curriculum básico, e implementar aprendizajes contextualizados a las realidades cotidianas de los jóvenes que asisten a los

CAJ.

  • Ambos, la experiencia como el PSE, se centran en enseñar por medio de ejes que

permiten la adquisición de saberes que la mayoría de las veces quedan al margen del currículo oficial, es así que se desarrollan nuevas competencias y capacidades, que le permiten a las nuevas generaciones disponer de mejores recursos para tramitar sus vidas como ciudadanos, como sujetos libres, como personas felices. Por ejemplo la experiencia elegida trabaja centrada en la complejidad cultural, por medio de la construcción de la identidad, el mundo del trabajo, la vivencia de la sexualidad, la sociabilidad, ocio y creación cultural y social. Y el PSE CAJ trabaja con talleres basados en tres ejes transversales, los Derechos Humanos y Participación Juvenil, la Educación Sexual Integral y la Prevención del Uso Problemático de Drogas, cada una de las cuales con cinco orientaciones, la Educación Ambiental, el Arte, la Comunicación y Nuevas Tecnologías, la Ciencia y el Deporte. Estos aspectos relatados marcan la importancia de nuestra selección debido a que consideramos que se fundamentan en el “derecho a la educación” y buscan soluciones a las dificultades de los sujetos pedagógicos que se encuentran en sectores vulnerables. Pensar una escuela inclusiva y con justicia social, implica descentralizar las formas concentradas de educar y trabajar desde la homogeneidad, por lo tanto la tarea de “explorar nuevos formatos” es fundamental para encontrar soluciones posibles a la escolarización como un ámbito de ampliación de las oportunidades formativas. Intervenir y crear nuevos ámbitos de aprendizaje para sectores de la cultura que han sido invisibilizados y para los cuales no se ha construido una tradición escolar, requiere desestructurar la antigua organización educativa, esto nos interpela a disponer de una nueva gramática de la escolaridad (entre otros, Tyack y Tobin, 1994) que reorganice de forma interna a la instituciones educativas, las flexibilice en tiempos espacios, cree

1

Trabajo Final

Especialización Docente en Políticas Socioeducativas

Trabajo Final Especialización Docente en Políticas Socioeducativas nuevas funciones en el ámbito institucionales, para así poder

nuevas funciones en el ámbito institucionales, para así poder lograr una transformación en el nivel de las prácticas educativas. Esta idea de intervenir el ámbito de aprendizaje tradicional y crear nuevos formatos, nos posibilitó analizar y comprender el grado de innovación que presentan la experiencia y el PSE seleccionados por el grupo en términos de modelo organizacional y modelo pedagógico. Ambos suponen habilitar en la escuela otros espacios y otros tiempos para enseñar y aprender, es así como la gramática de la escolaridad comienza a tomar nuevas formas de educativas. Los talleres CAJ dejan de lado la regla de trabajar sólo con alumnos regulares del nivel secundario, y abren sus puertas a jóvenes de otras escuelas o que no forman parte del sistema a formal educativo, al igual que la experiencia de COOPERMAG apunta a trabajar con jóvenes que intervengan sobre su espacio cotidiano en el que viven para poder encontrar alternativas u oportunidades y construir sus proyectos de vida. Así mismo, ambos utilizan formas creativas de aprender, como el trabajo en equipo y cooperativo sin la calificación por edades, posibilitando acceder a experiencias nuevas fuera de los aprendizajes establecidos por el currículo básico, utilizan el tiempo libre de una manera diferente, se divierten y despejan, todas estas diferencias, desestructurando así el cronosistema. De esto modo, se construyen nuevos modos de relacionarse donde la aceptación de la diversidad y el cobijo a las diferencias son indispensables para un trabajo colaborativo y con significado.

Si bien se sigue aplicando una enseñanza simultánea que implica un aprendizaje monocrónico (a lo largo del tiempo todo el grupo a cargo del mismo docente o proyecto aprenden relativamente las mismas cosas (arte, deporte y reciclaje de basura) pero de una forma educativa que resignifica bajo la experiencia subjetiva de cada joven. Es decir que no se trata de un grupo homogéneo de jóvenes sino que existen, a su interior, múltiples formas de entender al mundo desde las más diversas propuestas de extensión formativa:

culturales, artísticas, deportivas, de acción comunitaria y de emprendimientos escolares, de construcción de ciudadanía, con participación activa de los jóvenes y acuerdos con organizaciones de la comunidad, con la idea de restituir a la escuela su rol de institución de transmisión cultural. Los jóvenes integrantes de la experiencia COOPERMAG y CAJ aprenden que a través de estas trayectorias educativas son respetados, escuchados, atendidos y visibilizados, detectando de esta forma una mayor motivación para lograr un aprendizaje significativo articulando así sus experiencias de vida. Creemos que estos jóvenes, se sienten acompañados y sostenidos en esta tarea de aprender, por diferentes equipos de trabajo (trabajo en redes y cooperativo entre las diferentes instituciones), lo que da por resultado la vivencia de un espacio social que los invita a verse como sujetos autónomos en la construcción de identidades y proyectos de futuro donde el contexto inmediato a sus experiencias es valorado como espacio de vida y sentido. Esto, se puede afirmar cuando Baquero expresa: “la posibilidad de que se produzca aprendizaje no radica en los sujetos y sus características, sino que es una propiedad de las situaciones en las que participan los sujetos.” Pensamos que las prácticas educativas que ponderan la heterogeneidad del sujeto pedagógico, son el medio para lograr el objetivo fundamental y común educativo, el cual consiste en aceptar la diversidad y posibilitar la inclusión social en diferentes contextos a través de trabajos productivos y cooperativos, que no reducen sus trayectorias educativas a las trayectorias escolares, sino que su formación va mucho más allá de una lógica económica capitalista, buscando una educación sustentada en la ética de la hospitalidad, concebida como requisito para la convivencia en la diversidad. Es así como los jóvenes construyen trayectorias educativas reales, sustentadas en experiencias que potencian la invención del porvenir a través del trabajo cooperativo, la responsabilidad, solidaridad, aceptación del otro, y sobre todo dignidad humana. Ellos están aprendiendo a través del trabajo el cual valoran porque le da sustento económico, autoestima y que a su vez los reúne con sus propios modos de vivir y convivir.

2

Trabajo Final

Especialización Docente en Políticas Socioeducativas

Trabajo Final Especialización Docente en Políticas Socioeducativas Las prácticas pedagógicas del CAJ como la experiencia de

Las prácticas pedagógicas del CAJ como la experiencia de COOPERMAG se contraponen al fuerte carácter normalizador; el primero con su modelo pedagógico, y el segundo con su trabajo cooperativo, desestructuran las formas homogéneas instauradas en las prácticas educativas tradicionales como así también transforman el trabajo capitalista, esta formas inclusivas de relacionarse entraman redes sociales basadas en la educación informal y trabajo colaborativo que le abren posibles alternativas u oportunidades que enriquezcan sus vidas o reinventen posibilidades de desarrollo personal, profesional o laboral. El PSE y la experiencia, funcionan como espacios que otorgan la reinserción social y cultural a muchos adolescentes y jóvenes que se encuentran al margen del sistema educativo o laboral, es decir, que potencian las posibles realidades habilitando “otros mundos posibles”. Reflexionamos y coincidimos que, tanto la experiencia como los CAJ, favorecen la escolarización debido a que ambas amplían el espacio y el tiempo escolar como laboral, mejorando los vínculos de la escuela y el trabajo e integrando a la comunidad y las familias. Al misma vez, permiten que los jóvenes se relacionen e interactúen con diversos actores educativos que no sean solo los docentes, también les ofrecen otros espacios de encuentro para la participación y transmisión diferentes al salón de clase o lugar de trabajo (viajes, escenarios y auditorios, encuentros en el propio barrio del niño/a y/o joven, etc.), es así como surgen la posibilidad de otras experiencias educativas y para sus vidas. Esto, lo relacionamos con el concepto de ZDP de Vigotsky, donde el aprendizaje se da en un contexto sociocultural y es posibilitado por diversos actores que intervienen en una enseñanza cooperativa para el desarrollo de las capacidades y competencias de los demás sujetos pedagógicos que se encuentran en un nivel de resolución, que sin la colaboración de otro no podría desarrollar. Este andamiaje de saberes, experiencias, actividades y trabajos fortalecen en algún sentido la trayectoria escolar. De este modo, se contribuye a la inserción de los jóvenes en el contexto escolar, los cuales comienzan a experimentar y transitar nuevas formas y modos novedosos de ser y estar en ella, generándose así nuevas formas de habitar la escuela. Es decir, que este novedoso habitar la escuela o el trabajo, toman una significación motivadora para los jóvenes que inician una apropiación simbólica y física del espacio escolar o laboral, y acrecientan la participación en las actividades, así como también la responsabilidad que asumen frente a su actuar en la escuela, trabajo y sociedad. Dar nuevos significados al proceso de enseñanza y aprendizaje deriva en prácticas situadas con continuidad, que favorecen la escolarización ofreciendo experiencias ampliadas educativas que desarrollan en los jóvenes la autonomía, la elección, la organización, todos ellos aportes que producen capacidades y competencias que enriquecen las trayectorias escolares y las amplian hacia nuevos horizontes que de otro modo no se explorarían. Reconocemos como aspectos cognoscitivos de la experiencia COOPERMAG y PSE CAJ en relación con el aprendizaje escolar la apropiación de saberes artísticos que generalmente son excluidos de curriculum básico por lo que se los ubica en otro espacio y tiempo a de la escuela formal, así como también temáticas dedicadas a los derechos humanos, participación juvenil o educación sexual, trabajo colaborativo, reciclado, etc. Trabajar estas áreas posibilita que los jóvenes se relacionen y apropien con diversos instrumentos culturales que no forman parte de la currícula prescripta, como lo son la música y sus instrumentos convencionales y no convencionales, las artes visuales y su pinturas, escultura, la danza y sus coreografías, el teatro y su escenificación, la educación sexual y su identificación con diversos modelos, todos ellos instrumentos que posibilitan el aprender de forma creativas e íntimamente relacionadas a una praxis donde quedan plasmadas ideas, pensamientos, formas de comunicar de los jóvenes en este momento en su realidad personal e histórica social. Este aspectos, se relaciona también con otro aporte cognoscitivo, la identidad juvenil y cultural, ambas fundamentales para un desarrollo pleno en la sociedad, a través de estas manifestaciones identitarias y culturales, hay un reconocimiento de sí mismo y del otro y visibilidad de los jóvenes, no solo desde lo contradictorio y problemático, sino desde lo subjetivo y creativo. En la experiencia de inclusión laboral, hay un aporte de visibilidad de los

3

Trabajo Final

Especialización Docente en Políticas Socioeducativas

Trabajo Final Especialización Docente en Políticas Socioeducativas jóvenes en el ámbito laboral, y de una transformación

jóvenes en el ámbito laboral, y de una transformación hacia una sociedad más solidaria desde la cooperativa. En estos hechos narrados, se pone de manifiesto una política de reconocimiento del otro y su cultura, rompiendo con una visión universalista y de una sola cultura válida, donde no se reconocen las diferentes culturas e identidades de distintos colectivos sociales. La toma de conciencia de la que habla Piaget de orden cognoscitivo se haya presente en el CAJ como en la experiencia COOPERMAG, ambas parten de la reconstrucción de la acción a través de la conceptualización, hasta alcanzar el dominio de un instrumento cultural, por ejemplo se pinta hasta conceptualizar el saber y luego se logra el dominio del

color y del pincel, del manejo de las formas y los espacios… es así como el aprendizaje parte

de una periferia de una acción a su centro logrando aprendizajes situados y significativos.

Para finalizar retomamos el interrogante ¿se aprende del mismo modo dentro y fuera de la escuela? , ante él concluimos que la “escuela funciona como es pensada”, por lo tanto para una práctica pedagógica y situada debemos re visionar los saberes pedagógicos por defecto que restringen las experiencias y obturan “otros mundos posibles”. Por esto, es fundamental que como docentes reflexivos y constructivos de nuestras prácticas, así como también responsables del proceso de aprender de los jóvenes, comprendamos que no existe una “forma normalizadora de enseñar” dentro de las escuelas, sino que se conjugan varios modos de enseñar y aprender manifestados a través de diversos PSE, que buscan favorecer las trayectorias educativas ampliándolas hacia nuevas posibilidades que neutralizan al saber clausurante. Trabajar con PSE nos permite comprender que existen variadas formas de aprender, así como también existen distintos ámbitos donde hacerlo, como variedad de personas para interactuar, por ello no debemos reducir la trayectoria educativa de los sujetos a su trayectoria escolar. Concluimos que la participación juvenil presente en los CAJ contribuye a desarrollar en los jóvenes mayor conciencia de sus derechos a disfrutar, a aprender y a acceder a la

diversidad de manifestaciones culturales disponibles. Desestructura el orden preestablecido de la currícula y trabajan mediante el formato taller permitiéndoles acceder a experiencias nuevas que van desde el mismo aprendizaje artístico hasta la realización de viajes, murales, murgas, obras de teatro e intercambios con otras escuelas. Además, es importante señalar que la participación de los jóvenes en los talleres fortalece su pertenencia a la comunidad (revalorizando en algunos casos los espacios públicos) a través de las actividades que hacen con y para ella y profundizando los lazos con sus compañeros. Los Centros de Actividades Juveniles ubican a los jóvenes como principales protagonistas en el proceso educativo. En este programa pueden participar jóvenes de la escuela sede, de otras escuelas y aquellos que no forman parte del sistema educativo. Este proceso de aprendizaje otorga la posibilidad de que puedan resolver las necesidades en forma colectiva, necesidades que se relacionan con: la posibilidad de transmitir mensajes nuevos y diferentes a la sociedad a través de las diversas expresiones artísticas que existen en los talleres del CAJ, de acceder a espacios caracterizados por la libertad, la confianza, el compañerismo y el apoyo mutuo, como así también acceder a actividades culturales en las que el recurso económico no sea un límite. Trabajar con jóvenes requiere de una construcción social compleja que incluye aspectos como: inserción en el mundo del trabajo, la definición de identidades, la vivencia de la sexualidad, el ocio, la creación cultural, participación social, todo ello hace posible atender y6 crear redes sociales que permitan a los jóvenes poder expresarse, pensar, construir identidades, producir, trabajar y encontrar un lugar dentro de su localidad para poder concretar su proyecto de vida en una sociedad más justa.

4