You are on page 1of 5

El deseo del analista es un concepto solidario con lo que Lacan denominó “ética

psicoanalítica” y, por lo tanto, con la responsabilidad del analista en la
dirección de la cura. Posición del analista, ética y política del psicoanálisis son
conceptos confluyentes en el Deseo del Analista y congruentes con el Discurso
del Analista.

En el análisis, no se trata del poder sino, en esos momentos de la
enseñanza de Lacan, de la verdad. El analista no es un amo, o es un
amo fallido, es decir, un amo que abandona el poder que podría
tener. Esto queda claro, señala Miller, en la oposición que Lacan
planteará varios años después entre el discurso del amo y el discurso
del analista (16). La estructura del poder está presente en
psicoanálisis, como en el resto de los discursos: en todos tenemos el
lugar del amo (agente) y el lugar del esclavo (producción). Pero
Lacan no se limita a situar cuatro lugares en cada discurso, sino que
también plantea que cada uno de estos lugares está ocupado en cada
discurso por un elemento distinto. Y es esto lo que marca la relación
con el poder que hay en cada discurso.
En el discurso del amo, el lugar del amo está ocupado por el S1,
mientras que el discurso del analista, el analista ocupa el lugar del
amo en tanto desecho. Una vez que al final de su recorrido analítico,
ocupa el lugar de desecho
El resorte esencial de la operación analítica, sitúa Lacan, es obtener
la máxima distancia entre la serie de los significantes-amo a los que
el sujeto está “sujetado”, y el objeto a que ordena su serie
Este franqueamiento implica pasar del “no sé” analizante, que en
realidad es un “no quiero saber” sobre la causa, a un “sé”
Después de 1967, Lacan casi no vuelve a mencionar el término “deseo
del analista”. Podríamos pensar que después de formular los cuatro
discursos (42), el término queda subsumido en el de “discurso del
analista”, en el cual el analista en el lugar del agente, haciendo
semblante de objeto, opera para causar la división subjetiva del

Lacan vuelve a hablar del deseo en relación al analista pero se refiere a un “deseo de saber”: “No hay analista sin que ese deseo le surja (…)”. “querer acabar como un desecho”. que no responde con amor a la demanda de amor. como explica la Proposición (45). de lo que resultará al final del análisis la caída de los S1 en el lugar de la producción y el saber en el lugar de la verdad. Subraya que ha puesto el acento en el deseo del analista porque si el sujeto supuesto saber se soporta de la transferencia. el analista debe querer hacerse cargo de la operación y “saber ser el desecho de la susodicha humanidad” – precisa dos páginas después.en relación a un deseo. Pero.analizante y ponerlo a trabajar. fue para explicar que no se identifica con el sujeto supuesto saber y. El analista aparece aquí como alguien que ha surgido del deseo de saber. En su último seminario. Del lado del analizante. como Edipo en Colono. que es lo contrario de la demanda de amor”. debe “querer ser abandonado. El analista es aquel que responde a la demanda de amor con el deseo de saber para hacer la contra al “no querer saber” del analizante sobre la causa que lo habita. ¿qué quiere decir Lacan con “deseo de saber”? No se trata en esta cita de “tener un saber” sino de un deseo de saber lo que no se sabe. el recorrido analítico va de la demanda de amor al deseo de saber. hay que preguntarse a qué se refiere . Si el deseo de saber debería habitar la asociación libre para que al final el saber sobre la causa advenga al lugar de la verdad. En el Banquete de los analistas. Miller señala que “ese nombre es más adecuado para el deseo del analista” (44). Si Lacan quiso fijar la posición del analista como un saber –añade Miller. En la “Nota italiana”. Lacan vuelve a tomar el término “deseo del analista” al referirse al saber del analista (46). a la vez. El analista debe “saber ser un desecho en la experiencia analítica misma”. de 1973 (43).

que pueda darse cuenta de la pendiente de las palabras para su analizante. El análisis didáctico no puede servir sino para conducir a él (48). ¿Cómo alguien deviene. él debe haber resuelto en sí mismo sus embrollos con la verdad y extraído un saber sobre la causa: “El saber del analista sobre sí mismo solo adquiere valor en el psicoanálisis si le permite saber hacer de desecho en la experiencia misma” Para concluir Como hemos visto. ha devenido analista? Para responder a esta pregunta. ¿Es un saber de qué modo operar? “Sería completamente excesivo decir que el analista sabe cómo operar” – responde. para eso. Entiendo que se refiere a que el analista no debe de operar desde el fantasma y debe saber que no se trata del sentido de las palabras que dice el analizante sino de lo que circula entre ellas sin que el analizante lo sepa -ni lo quiera saber. “Lo que sería necesario es que sepa operar convenientemente. Sin embargo. lo que incontestablemente ignora”. No consideran un criterio de selección la elaboración del inconsciente. Y.ese supuesto saber. Pero. el analista ha de seguir interrogando su relación con él. Lacan inventó el pase. Lacan añade en su “Discurso a la EFP” que. donde se trata de reclutar al analista a partir de cómo la experiencia analítica modificó su . Y lo hace. una vez instalados. Lacan no deja de interrogarse a lo largo de su enseñanza sobre el deseo del analista. en tanto atañe a la formación del analista que es el objetivo de ella (47). es decir. una vez acabado el análisis. los psicoanalistas se olvidan del acto que los ha constituido y “no quieren creer en el inconsciente para reclutarse”(48). dice.

con el tratamiento que le dio en el análisis. No hay manera de medir el deseo del analista sin ese lazo con otro. Barcelona. El banquete de los analistas. Miller. “Nota italiana” (1973). * Texto publicado en Cuadernos de Psicoanálisis 37. Este último sustituiría al deseo del analista.inconsciente. 44. Jacques. op. Cuanto más la brújula es el sinthome. en Otros escritos. “para uno”. 2000. deja ver una respuesta. se puede leer también la entrada en este 16. Madrid. cómo el sujeto se las arregló con el “sé” final. más es necesario el análisis de control. op.. Paidós. El reverso del psicoanálisis. Lacan. Revista del Instituto del Campo Freudiano en España. Lacan. Lacan. Jacques. como varió la economía de su goce. no “para todos”. Jacques. Graciela Brodsky planteó que la mejor brújula que tiene el analista. cit. Paidós. . 1992. El analista no analiza sin su sinthome. Sobre este tema. para no extraviarse en la dirección de la cura es su sinthome. El deseo del analista es uno de sus destinos posibles (50). p. Buenos Aires. No es tanto una identificación al sinthome como de un saber arreglárselas con él. El final del análisis no implica ninguna identificación ni a los ideales sociales ni a ninguna norma o moral colectiva. cap. En el reciente Congreso de la AMP. 415. El Seminario. cit. qué hizo con el resto pulsional. Se trata de una solución sinthomáticasingular. Cada testimonio de AE. 42. 2015. Jacques-Alain. donde se trata de medir el propio acto respecto al propio síntoma. p. es decir. 43. 329. libro XVII: El reverso del psicoanálisis(1969-1970). 1.

Jacques. Jacques. Los cuatro conceptos fundamentales…. cit. Lacan. Ibid. cit. p. Lacan.. 238-9. p. “Discurso a la EFP”. p. pp. 46. Jacques. livre XXV: Le moment de conclure.418. Inédito. Lacan. Le Séminaire. Ibid.. 48. clase del 15 de noviembre de 1978..299. op.. .45. 47. 18. op. 48.