El lavado en Uruguay

En un memorando de 18 páginas, que ahora tiene la jueza Canesa, el inspector Rivero pide que se siga
investigando el narcolavado15 de junio de 2000,

Agencias de EEUU investigan a nueve empresas
uruguayas
Las nueve empresas uruguayas son Tamilur S.A, Euro American Finance N.V., Financiera Bietasur, Sasur
S.A., Idafal S.A., Financiera Estarey, Autum Invest, Urlas S.A. y Sawer Financial Service Limited.

Euro American Finance tiene los bancos de datos y los libros de las operaciones en Argentina. Sawer
Financial y Autum Invest funcionan en el extranjero pero están radicadas en Uruguay.

Sobre las cinco primeras existen pedidos concretos de investigación de la Agregaduría de Aduanas de los
EEUU en Uruguay y de la US Custom Service (agencia especializada en investigar el lavado de dinero del
narcotráfico) y está probada su vinculación o con hombres del Cártel de Juárez o con instituciones
financieras utilizadas por los narcotraficantes. Las otras cuatro están siendo investigadas en la actualidad.

Según el documento aportado por Rivero se sabe que Tamilur S.A. tiene como presidente a Jaime Martínez
Ayon, hombre del Cártel de Juárez que también preside Sasur S.A. la sociedad que adquirió la casa de
Danilo Arbilla en Punta del Este. Euro American Finance es presidida por Jorge Martínez Iñiguez, ex policía
mexicano al servicio del Cártel de Juárez, Idafal es presidida por Raúl Oscar Marinone, empleado de Di
Tullio, esta empresa compró los cuatro campos en el departamento de Flores. Financiera Bietasur con sede
en Montevideo está directamente ligada a “Mercado Abierto”, la financiera argentina señalada como el
centro del narcolavado en la región. Bietasur, según el documento de Rivero, está representada en Uruguay
por el Estudio Elenberg y Asociados, con domicilio en Juncal 1327, piso 2, escritorio 1204.

Historia del “Memorando Reservado”

El documento que LA REPUBLICA reproduce hoy en forma completa y que desde el martes tiene en su
poder la jueza Fany Canessa fue presentado por Rivero al ministro Guillermo Stirling el 17 de abril de 2000
para solicitarle proseguir con la investigación sobre el lavado de dinero. En él se menciona la casa de Danilo
Arbilla vendida al narcolavador Di Tullio y también al escribano Javier Morassi, quien ofició de notario en
todas las transacciones de los narcolavadores.

La intención de Rivero al presentar este documento era lograr que se continuara la investigación del lavado
de dinero del Cártel de Juárez en nuestro país. En su pedido presentó informes, investigaciones propias e
incluso aclaró que había recibido reportes de las agencias norteamericanas y estableció el contenido de los
mismos (ver documento).

El escrito dice textualmente que se recibieron de la US Custom los informes 2,8.9.10,11 y 12 del agente
especial senior Stephen M. Perino.

Antecedentes y pedidos desde el exterior
El documento establece que en diciembre el gobierno mexicano presentó una demanda formal ante la
justicia argentina, que involucraba a Mercado Abierto.

El 14 de febrero de 2000 la Justicia de los Estados Unidos recibe la denuncia sobre el caso de lavado de
dinero, la presenta ante la Corte de Los Angeles, el fiscal Alejandro Mayorkas.

El 20 de setiembre de 1999 la Gendarmería argentina requería información sobre los involucrados a la
DGRTID, en particular información sobre empresas vinculadas a la actividad financiera ubicadas en
Uruguay.

El 9 de febrero de 2000 la Agregaduría de Aduanas de los Estados Unidos en Uruguay solicita “asistencia
con relación a diversas compañías e individuos en Uruguay que surgieron en la investigación Operación
Casablanca como compañías de inversión para lavar dinero del Cártel de Juárez”. En este pedido se
mencionan cuatro de las nueve empresas señaladas.

El documento revela también que “dos de los agentes encubiertos en esta Operación Casablanca participaron
ya en la Operación Polar Cap que entre 1989 y 1990 destruyera la organización de Raúl Vivas en Uruguay.
También aquella organización operaba –en su caso para el Cártel de Medellín– compras inmobiliarias en
Argentina y Uruguay, mediante sociedades anónimas que disfrazaban el origen de los fondos”.

Los campos de “Las Bolas”

LA REPUBLICA informó detalladamente de la compra de la casa de Danilo Arbilla en 1997. El informe de
Rivero también brinda detalles no conocidos de la compra de cuatro campos en el departamento de Flores en
1998.

En primer lugar establece que las operaciones, en las que actuó como escribano Javier Morassi, “se
realizaron ante la presencia física de Nicolás Di Tullio”.

Los campos totalizaban unas 4.000 héctareas y se pagó a razón de 650 a 700 dólares la héctarea.

Los campos están ubicados en la 4ª Sección de Flores, en el paraje “Las Bolas” y pertenecían según el
escrito a “Etchegoymberry Hermanos, A. Pastore, P. Bialade y Hermanos Máspoli”.

Uno de los campos se vendió pocos meses después y la héctarea se vendió a 200 dólares menos de lo que
habían pagado en la compra.

El documento de Rivero establece también que el intermediario que actuó en la venta de los campos es el
señor Eduardo Gutiérrez Larre.

El pedido de Rivero

En base a toda esta documentación y a la investigación Rivero solicitó a Stirling, para no quedar omiso ante
las obligaciones legales nacionales e internacionales, investigar las empresas sospechadas, “sumar
elementos” sobre Nicolás Di Tullio, Mirta Beatriz Llera, Jaime Martínez Ayón, Elember Asociados, Jorge
Gutfraind y el escribano Javier Morassi, “que permita deslindar responsabilidades de profesionales,
operadores e intermediarios”. Pidió también el seguimiento de las causas judiciales abiertas en el exterior,
así como investigar a los representantes legales de Mercado Abierto en nuestro país.

El pedido de investigación fue rechazado por el Ministerio del Interior y desde el martes está en manos de la
Justicia.

Solicitud para continuar con investigación de lavado de activos

Memorando reservado
Fundamentos para continuar investigación sobre inversiones del Cártel de Juárez en Uruguay.

Agencias extranjeras, abiertas (prensa Argentina) y coleccionada por la propia D.G.R.T.I.D.

I. Resumen de Situación

La prensa argentina fue dando cuenta de cómo a principios de noviembre de 1999 una delegación de la CIA
llegaba a Buenos Aires y se dirigía a Mar del Plata a investigar el lavado de narcodinero proveniente del
Cártel de Juárez. A fines de noviembre de 1999 llegan a la Argentina los principales representantes de la
Fiscalía del Gobierno mexicano para hacer una denuncia penal sobre lavado de dinero del Cártel de Juárez.
En diciembre se radica la denuncia del gobierno mexicano en manos del Juez Federal argentino Rodolfo
Canícoba Corral (Juzgado Federal Criminal y Correccional Nº 6). El 14 de febrero de 2000 la Justicia de los
Estados Unidos recibe la denuncia sobre el caso de lavado de dinero en Argentina por parte del Cártel de
Juárez a través de la imputación que presenta ante la Corte de Los Angeles el Fiscal Alejandro N. Mayorkas.
Cártel cuya presencia en el país era investigada por nuestra Agencia desde el año 1997.

Ya el 20 de setiembre de 1999, la Gendarmería Argentina requería información sobre los involucrados a
nuestra Agencia, recibiéndose el 8 de febrero un pedido similar de parte de la Agregaduría del Servicio de
Aduanas para el Cono Sur de la Embajada de los Estados Unidos con sede en nuestro país. En ambos casos,
las agencias extranjeras están buscando lavado de dinero del Cártel de Juárez en Uruguay, como actividad
derivada de las acciones de los narcolavadores argentinos.

Lo actuado en la Argentina fue el resultado de un operativo de magnitud que realizó el gobierno de los
EEUU, conocido como “Operación Casablanca”. Durante e
l mismo, agentes encubiertos se pusieron en contacto con traficantes del Cártel de Juárez y transformaron
activos en su nombre. La está dirigida por la Unidad Especial de Aplicación de Leyes sobre Drogas y
Crimen Organizado (OCDETF). La Unidad está integrada por agentes de USCS (Customs), del Servicio de
Impuestos Internos y de la DEA. Los agentes se infiltran y convencen a los “mexicanos” del Cártel de
Juárez de que ellos son confiables para colocar los fondos en los bancos y hacerlos llegar a los destinatarios
de otros países donde lavar el dinero mediante compra de activos inmobiliarios. Dos de los agentes
encubiertos en esta Operación participaron ya en la Operación “Polar Cap”, que entre 1989 y 1990
destruyera la organización de Raúl Vivas en Uruguay. También aquella organización operaba –en su caso
para el Cártel de Medellín– compras inmobiliarias en Argentina y en Uruguay, mediante sociedades
anónimas que disfrazaban el origen de los fondos.

En mayo de 1997, los agentes de la Operación Encubierta Casablanca –agentes infiltrados en el Cártel de
Juárez– recibieron instrucciones de hacia donde transferir el dinero blanqueado producto del narcotráfico del
Cártel de Juárez.

En mayo de 1998, la Operación Encubierta Casablanca tenía ya detectado cómo era el proceso de lavado en
Argentina (a la fecha, la Operación Encubierta Casablanca, había detectado 63 millones de dólares de
lavado, de los cuales 12 habían sido lavados en Argentina). Ya Nicolás Di Tullio –testaferro del ex policía
mexicano Jorge Iñíguez al servicio ahora del Cártel de Juárez y de su socio Jaime Martínez Ayon,
encargados por el Cártel de Juárez de convertir el dinero del narcotráfico en bienes inmobiliarios
argentinos– había recibido de la cuenta del Citibank de Nueva York de M.A. Casa de Cambio U$S
3.983.650 y de la cuenta del Citibank de Nueva York de M.A. Bank U$S 7.768.649. Es entonces que incauta
los fondos de Mercado Abierto en el Citibank de Nueva York, respectivamente U$S 1.596.110 de la cuenta
de M.A. Bank en Citibank y U$S 234.598 de la cuenta M.A. Casa de Cambio en el mismo Citibank de
Nueva York. . Los responsables del grupo Mercado Abierto –cuyas cuentas en el Citibank de Nueva York
fueran utilizadas para girar hacia la Argentina el dinero del narcotráfico– en las múltiples empresas del
grupo financiero, y el destinatario final del dinero, el agente inmobiliario Nicolás Di Tullio sabían desde
mayo de 1998 que estaban siendo acusados por agencias del gobierno norteamericano de lavar dinero del
Cártel de Juárez en Argentina. Ya en setiembre de 1997 habían empezado a comprar en Uruguay –residencia
en Punta del Este– pero en octubre de 1998, seis meses después de congeladas sus cuentas en EEUU
realizaban inversiones en campos en Uruguay.
Las primeras investigaciones en Uruguay demuestran que el Cártel de Juárez ha realizado compras de
viviendas y campos a través de Sasur S.A. e Idafal S.A., en cuyos Directorios figuran testaferros
comprobables del sistema argentino de lavado de dinero del Cártel de Juárez.

II. Antecedentes

El 20 de setiembre de 1999, la Gendarmería Nacional de la República Argentina remite oficio escrito a la
D.G.R.T.I.D. dando cuenta de una investigación en curso en dicho Centro y nos solicita “por informaciones
varias recibidas” información y antecedentes (filiatorios, migratorios, judiciales, laborales, relación con
empresas uruguayas y argentinas y en particular con la actividad financiera) del ciudadano italiano Nicolás
Antonio Di Tullio, de quien se proporciona Cédula de Identidad 4.846.270 y DNI para extranjeros
93.688.194.

El 9 de febrero de 2000, la Agregaduría de Aduanas de los Estados Unidos en Uruguay solicita “asistencia
con relación a diversas compañías e individuos en Uruguay que surgieron en la investigación Operación
Casablanca como compañías de inversión para lavar dinero del Cártel de Juárez”. Pide luego información
sobre tres sociedades y, en particular, sobre Jaime Martínez Ayon, quien controlaría dos de esas empresas y
en una de ellas lo representaría Nicolás Di Tullio. Las empresas radicadas en Uruguay eventualmente
sospechosas de haber sido “creadas para lavar dinero del Cártel de Juárez” serían, según la Oficina de
Investigaciones de la Aduana de los Estados Unidos –la DEA se especializa en particular en capturar
embarques de droga, US CUSTOMS SERVICE actúa más sobre el lavado del producto económico de la
venta de droga– (con Jaime Martínez Ayon como Presidente), propiedad de Jorge Iñíguez Martínez (como
veremos ex oficial de Policía mexicano, encabeza las operaciones de lavado de dinero del Cártel de Juárez)
y de Jaime Martínez Ayon (quien representa al anterior en Argentina), y de la cual Nicolás Di Tullio sería
“el Director de esta compañía instalada en Montevideo” y , vinculada esta última a Mercado Abierto, casa
bancaria argentina en la que Iñíguez y Martínez Ayon lavaban dinero en la cuenta de Nicolás Di Tullio,
agente inmobiliario, quien utilizaba el dinero proveniente del narcotráfico para comprar campos y viviendas
lujosas (según documentación complementaria enviada por US CUSTOMS SERVICE, Mercado Abierto es
un holding argentino que presenta como representante en Montevideo al Estudio Elenberg y asociados,
Juncal 1327 piso 12, Esc. 1204. El contacto ofrecido es Jorge Gulfraind. Jorge Gulfraind es el director de
Financiera Biesatur S.A. en 1996 y 1997, siéndolo Guillermo Blanch en 1998 y Oscar Ernesto Moreno en
1999. Permanece hoy como contacto de Mercado Abierto en Uruguay, sin embargo, Jorge Gulfraind de
Elenberg y asociados).

En el marco de estos pedidos de información de casos que se encuentran ahora en investigación judicial,
tanto en Argentina como en Estados Unidos, la DGRTID recibió información verbal adicional sobre las
pistas y los objetivos de la investigación, como es usual en estos casos. La Operación Casablanca es la
operación antilavado de dinero proveniente del tráfico de drogas más importante del continente en los
últimos años (el lavado de 63 millones de dólares, de los cuales 11 millones en Argentina y 1 millón en
Uruguay), como se explicará de inmediato, y uno de los problemas centrales que está afrontando la
Operación Casablanca es que los narcolavadores están vendiendo sus propiedades a toda prisa, de tal manera
que, por ejemplo, en Argentina se ha podido incautar sólo un 10% del dinero lavado.

A pedido, además, de la DGRTID ambas agencias –la Gendarmería Argentina y US CUSTOMS SERVICE–
ampliaron la información por escrito sobre ambos casos, según se describirá de inmediato. De la
información suministrada surge con claridad el por qué, posteriormente, el 14 de febrero de 2000 el fiscal
norteamericano Alejandro N. Mayorkas presenta una demanda ante la Corte Federal de Los Angeles contra
la compañía argentina Mercado Abierto o sus derivadas (Mercado Abierto es un holding en el que están
incluidas M.A. Bank –compañía offshore–, M.A. Casa de Cambio, con licencia en Argentina), congela los
fondos de la misma e implica a su principal Aldo Ducler, a Jorge Iñíguez, a Jaime Martínez Ayon y a
Nicolás Di Tullio en una operación de narcolavado. Ya antes, en diciembre de 1999, el Juez Federal
argentino Rodolfo Canícoba Corral (Juzgado Federal Criminal y Correccional Nº 6), atiende una denuncia al
respecto de parte del Gobierno de México contra los mismos sujetos por infracción a la Ley 23.737, artículo
25 (lavado de dinero).
La DGRTID pudo establecer de inmediato, a través de información confidencial confirmada, que en efecto,
en setiembre de 1997 la sociedad –comprada ese mes en una oficina jurídica montevideana que vende
sociedades anónimas– habí
a adquirido una casa en el Barrio Lugano en Punta del Este, ubicada en el padrón 40027, Chalet “Holiday”.
De acuerdo a información confiable originada en la DGI, se le expresa a la DGRTID que la empresa Sasur
S.A. pasa a ser presidida durante ese mes de setiembre por Nicolás Di Tullio, actuando como vicepresidente
Mirta Beatriz Llera -ciudadana argentina, DI 6141754, de quien, según la información complementaria de
Gendarmería remitida a la DGRTID, se registran permanentes ingresos al Uruguay en compañía de Nicolás
Di Tullio (en el mismo vehículo, casi siempre a solas con Nicolás Di Tullio, a veces acompañados ambos
también por Raúl Oscar Marinone, DI 13231273, de profesión Veterinario contratado por Di Tullio en la
administración de los campos argentinos comprados por Di Tullio para los mexicanos, particularmente en la
Estancia Rincón Grande S.A.)–, quien queda como única directora desde octubre de 1997 hasta marzo de
1999 en que pasa a ser único director de la empresa Jaime Martínez Ayon. La DGRTID comprueba que la
finca sigue en poder de Mirtha Beatriz Llera quien posee sistema de alarma y ante urgencias es responsable
la Inmobiliaria Punta del Este.

Asimismo, la DGRTID pudo establecer de inmediato la compra por parte de –sociedad anónima uruguaya
presidida por Raúl Oscar Marinone– de cuatro predios de campo en el Dpto. de Flores. Informaciones
confidenciales confirmadas expresan que las operaciones se realizaron ante la presencia física del Sr.
Nicolás Di Tullio. En tres de ellos se completó el 35% del precio de venta y en uno de ellos sólo se entregó
una seña de U$S 50.000. Totalizaban en torno a 4.000 hás., pagando un precio de U$S 650 a U$S 700 la há.
Los campos vendidos fueron las propiedades en la cuarta sección del Departamento de Flores, paraje “Las
bolas”, de Etchegoymberry Hnos., de A. Pastore, de P. Bialade y de los Hnos. Máspoli, habiéndose
depositado en este último caso una mera seña de cincuenta mil dólares. Los tres primeros campos son
linderos y el restante traslindero. La inversión superó los quinientos mil dólares. El intermediario que actuó
en la compra de campos es el señor Eduardo Gutiérrez Larre. Ningún caso se escrituró sino que se hicieron
compromisos de compraventas o boleto de reserva. El primero de los campos mencionados (padrones 42, 56
y 4.057 del Departamento de Flores por un total de 1159 hectáreas) ya fue a su vez vendido –a U$S 200
menos la há.– habiéndose comprado el 6 de octubre de 1998 y vendido en un año después.

En todas las operaciones actuó como escribano Javier Mario Morassi Olondriz. Tanto Sasur S.A. como
Idafal S.A. tienen domicilio en el escritorio de dicho escribano en la calle Zabala 1312, aunque en el
momento de la compra por parte de Sasur S.A. del inmueble sito en el padrón 40027, la dirección de Sasur
era Gorlero 942, Punta del Este.

A fines de febrero de 2000 e inicio de marzo nuestra Agencia posee información ampliatoria de fuentes
abiertas (Prensa Argentina) y Agencias extranjeras vinculadas en base al artículo 29 literal G de la Ley
14.294, la que se detalla en títulos siguientes.

III. Información complementaria de Gendarmería Argentina

Informe por escrito de carácter reservado.

1) Nicolás Antonio Di Tullio

“de profesión broker inmobiliario, con antecedentes negativos en su actividad laboral (quiebras de
empresas)”

Prohibiciones de salir del país.

31/7/1991 Quiebra “Dunas Verdes”, Juzgado Nacional en lo Comercial Nº 17, Capital.

28/8/1991 Misma causa.

12/3/1992 Quiebra “Creal S.A.”, Compañía financiera, Juzg. Civil y Comercial Nº 2, B. Blanca.
18/3/1998 Quiebra, Expediente 18804, Juzgado Nacional en lo Comercial Nº 17, Capital.

28/5/1998 Misma causa.

2) Algunos de los últimos antecedentes migratorios de Nicolás Antonio Di Tullio.

18/7/1998 12.10 hs. Entrada Paso Unzué con Mirta Beatriz y Mario Llera

13/8/1998 15.10 hs. Salida Paso Unzué con Mirta Beatriz Llera

6/10/1998 19.19 hs. Entrada Paso Unzué con Mirta Beatriz Llera y Raúl Marinone.

28/4/1999 13.16 hs. Salida Paso Unzué solo.

3) Raúl Oscar Marinone.

“Nicolás Antonio Di Tullio empleó a Raúl Oscar Marinone a fines de 1997 para emplear sus conocimientos
agropecuarios para realizar compras de campos en la Provincia de Buenos Aires. Argentino, de profesión
Veterinario, trabajó en la Estancia Rincón Grande como empleado de los mexicanos, junto a Di Tullio
realizó la búsqueda de las propiedades inmuebles que fueron adquiridas por los mexicanos”.

4) “Nicolás Antonio Di Tullio y Domingo Nicolás Gabriel Di Tullio siempre se dedicaron a la actividad
inmobiliaria, pero su reputación en este ambiente es muy mala a razón de haber realizado permanentemente
defraudaciones y estafas”.

IV. Información complementaria de US CUSTOM SERVICE

US CUSTOM SERVICE remitió a la DGRTID del Uruguay información complementaria al pedido de
información que la primera realizara a la segunda el 9 de febrero de 2000 requiriendo datos sobre lavado de
dinero en Uruguay de parte del Cártel de Juárez. Sobre fin de febrero la DGRTID estuvo en posesión de
nueva información muy valiosa. En efecto, la agencia norteamericana envió los informes 2, 8, 9, 10, 11 y 12
de las actividades en junio de 1999 del agente especial senior (USCS) Stephen M. Perino (con status de
“designación combinada” de DEA) en Buenos Aires, quien estuvo acompañado en su misión por la
examinadora especial senior, Debra Bonosconi, de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal de los
EEUU.

El 18 de mayo del año anterior, 1998, US CUSTOM SERVICE había ejecutado órdenes de incautación de
los fondos de las cuentas en el Citibank de Nueva York de empresas vinculadas a la firma “Mercado
Abierto” de Buenos Aires. En efecto, se incautaron U$S 1.596.110 de la cuenta de M.A. Bank en Citibank y
U$S 234.598 de la cuenta M.A. Casa de Cambio en el mismo Citibank de Nueva York. Ese dinero estaba
pronto para ser enviado a la Argentina, donde M.A. Bank o M.A. Casa de Cambio, a través de Mercado
Abierto –un holding que agrupa una decena de firmas– se los iba a remitir a Nicolás Di Tullio, quien estaba
a cargo del lavado de ese dinero perteneciente al Cártel de Juárez.

En mayo de 1997, los agentes de la Operación Encubierta Casablanca –agentes infiltrados en el Cártel de
Juárez– recibieron instrucciones de hacia dónde transferir el dinero blanqueado producto del narcotráfico del
Cártel de Juárez.

En mayo de 1998, la Operación Encubierta Casablanca tenía ya detectado cómo era el proceso de lavado en
Argentina. Ya Di Tullio había recibido de la cuenta del Citibank de Nueva York de M.A. Casa de Cambio
U$S 3.983.650 y de la cuenta del Citibank de Nueva York de M.A. Bank U$S 7.768.649. Es decir, un total
de U$S 11.752.229 lavados. Es entonces que incauta los fondos de Mercado Abierto en el Citibank de
Nueva York, respectivamente U$S 1.596.110 de la cuenta de M.A. Bank en City Bank y U$S 234.598 de la
cuenta M.A. Casa de Cambio en el mismo Citibank de Nueva York. Es decir, un total de U$S 1.830.708
incautados. Los responsables del grupo Mercado Abierto en las múltiples empresas del grupo financiero, y
el destinatario final del dinero, el agente inmobiliario Nicolás Di Tullio sabían desde mayo de 1998 que
estaban siendo acusados por agencias del gobierno norteamericano de lavar dinero del Cártel de Juárez en
Argentina. Ya en setiembre de 1997 habían empezado a comprar en Uruguay –residencia en Punta del Este–
pero en octubre de 1998, seis meses después de congeladas sus cuentas en EEUU realizaban inversiones en
campos en Uruguay.

Los informes en poder de la DGRTID de Uruguay tienen el siguiente contenido:

Informe Nº
2: descripción por parte del agente especial senior Perino de las actividades de lavado en Argentina.

Informe Nº 8: reunión el 23 de junio de 1999 de Perino y la examinadora especial senior de la Reserva de los
EEUU, Debra Bonosconi, con autoridades del Banco Central argentino para analizar la operativa del lavado.

Informes Nº 9 y 10: reunión el 23 de junio de 1999 de Perino y Bonosconi con 3 abogados y el Presidente, el
Vicepresidente, Director y Contador del grupo Mercado Abierto.

Informes Nº 11: reunión el 24 de junio de 1999 de Perino y Bonosconi con 3 abogados y el Presidente, el
Vicepresidente, Director y Contador del grupo Mercado Abierto.

Informe Nº 12: reunión el 25 de junio de 1999 de Perino y Bonosconi con Nicolás Di Tullio, sus dos
abogados y dos abogados de Mercado Abierto.

De todos ellos se registran en este informe tan solo algunos datos que parecen de interés para la pesquisa.

a) La está dirigida por la Unidad Especial de Aplicación de Leyes sobre Drogas y Crimen Organizado
(OCDETG). La Unidad está integrada por agentes de USCS (Customs), del Servicio de Impuestos Internos y
de la DEA. Los agentes se infiltran y convencen a los “mexicanos” del Cártel de Juárez de que ellos son
confiables para colocar los fondos en los bancos y hacerlos llegar a los destinatarios de otros países donde
lavar el dinero mediante compra de activos inmobiliarios. Dos de los agentes encubiertos en esta Operación
participaron ya en la Operación “Polar Cap”, que entre 1989 y 1990 destruyera la organización de Raúl
Vivas en Uruguay. También aquella organización operaba –en su caso para el Cártel de Medellín– compras
inmobiliarias en Argentina y en Uruguay, mediante sociedades anónimas que disfrazaban el origen de los
fondos.

b) Cártel de Juárez. Caído Amado Carrillo-Fuentes, su mano derecha Juan José Alvarez Tostado toma su
lugar. Víctor Manuel Alcalá Navarro, “compadre” del anterior, es uno de sus principales lugartenientes.
Alcalá Navarro empieza a introducir a los agentes encubiertos en el sistema de lavado de dinero y le va
presentando a los funcionarios bancarios mexicanos corruptos, que se prestan a trabajar en el lavado de
dinero. A través de los agentes encubiertos, entre febrero de 1997 y marzo de 1998 la Operación Encubierta
Casablanca lavó U$S 63.717.000. Alcalá Navarro decía a los agentes encubiertos a quién se debía mandar el
dinero y a dónde.

c) El circuito del dinero lavado es el siguiente.

Cártel de Juárez (Juan José Alvarez-Tostado, jefe, Cdor. Manuel Alcalá Navarro, hombre de confianza,
disponen el destino final de los fondos producto del narcotráfico) Funcionarios bancarios de bancos
mexicanos (colaboran en el maquillaje de las sumas recaudadas).

Agentes Encubiertos de OCDETF trabajando en la “Operación Encubierta

Casablanca”

Cuentas de M.A. Bank y de M.A. Casa de
Cambios en el Citibank de Nueva York.

Cuentas de M.A. Bank y de M.A. Casa de Cambios en Buenos Aires, en el Holding Mercado Abierto.

Retiro por Nicolás Di Tullio del dinero.

Adquisición de propiedades inmobiliarias suntuosas o rurales en Argentina y en Uruguay a nombre de
sociedades que pertenecen al ex agente policial mexicano que pasara a trabajar para el Cártel de Juárez,
Jorge Iñíguez y al administrador de las propiedades de Iñíguez, Jaime Martínez Ayon.

d) , llegadas a Argentina a través de las cuentas de Mercado Abierto en el Citibank de Nueva York y
retiradas en Buenos Aires por Di Tullio:

Desde la Cuenta de M.A.

Casa de Cambios en Citibank (NY) a Nicolás Di Tullio

e) El Presidente de Mercado Abierto es Miguel Iribarne, con 14 años en el Ministerio de Economía terminó
siendo subsecretario de Economía en 1982 (gobierno militar). Aldo Ducler es Director y accionista de
Mercado Abierto, fue secretario de Hacienda del Ministro de Economía Jorge Wehbe en 1982.

En los años 90 se acercó al peronismo y participó, incluso, en los equipos técnicos de Palito Ortega. M. A.
Bank es un banco ofsshore sin licencia en Argentina, el cual –según declaran los Directores de Mercado
Abierto (holding)– escapa a los controles del Banco Central argentino (no hay por qué enviar listados de los
movimientos de más de U$S 10.000 a los registros oficiales de control del lavado de dinero) y a la oficina
fiscal argentina (los clientes, declaran los Directores de Mercado Abierto son, en general, gente que evade
impuestos). Aldo Ducler conoce a Nicolás Di Tullio hace más de 20 años. Jorge Iñíguez y Jaime Martínez
Ayon –representantes en Argentina del Cártel de Juárez– quieren que Mercado Abierto realice las
operaciones para ellos.

Ducler los convence que el testaferro debe ser Nicolás Di Tullio, un inmobiliario desprestigiado pero con
experiencia financiera. En las declaraciones de Di Tullio ante el agente especial senior Perino y ante la
examinadora especial senior Bonosconi, éstos asientan en su informe que cuando le preguntan a Di Tullio
por qué figura él en la cuenta que recibe el dinero mexicano y no Jorge Iñíguez “Nicolás Di Tullio se agitó
visiblemente en este punto hablando rápido y poniéndose nervioso”, al tiempo que sus abogados intervenían
para “crear confusión”. Parte de sus recibos Nicolás Di Tullio los extiende a nombre de Euro America
Finance N.V. El Presidente de Mercado Abierto explica que Euro America es una compañía en el exterior
creada para que Di Tullio no tenga que pagar impuestos. A su turno, Di Tullio explica que Euro America es
una firma comercial iniciada por Jorge Iñíguez y Jaime Martínez Ayon. Euro America Finance es una firma
registrada en Curaçao, Antillas Holandesas y Nicolás Di Tullio es director.

Los otros dos directores son Martínez Ayon y Jorge Iñíguez. Di Fulio dice que los estados de cuenta
mensuales de M. A. Bank se los da a Jorge Iñíguez y a Jaime Martínez Ayon. Los U$S 5.000.000 con que se
abrió la cuenta en M. A. Bank pertenecían a Jorge Iñíguez, dice Di Tullio. El, agrega, recibía instrucciones
de Jorge Iñíguez y Jaime Martínez Ayon. Nicolás Di Tullio declara que conoce a Jorge Iñíguez en enero de
1997. Empiezan a comprar campos en mayo. Tres campos por cinco millones de dólares, llamados Estancia
Rincón Grande S.A. Luego El Estribo, 2.000 hectáreas, U$S 1.500.000. En febrero de 1998, 700 hectáreas
más por U$S 650.000. En la misma fecha, cuatro campos en Coronel Dorrego, en que se pagaron U$S
2.000.000 de un total de U$S 5.000.000. En enero de 1998 había comprado un campo en San Juan de 4.000
hectáreas por U$S 1.400.000. En febrero de ese año, compró residencia en Bahía Blanca, residencia en mar
del Plata y apartamento en Buenos Aires.

Las oficinas administrativas de M. A. Bank, declaran sus propietarios, con todos los registros están en
Montevideo. Las oficinas de Euro America también están en Montevideo. Los títulos de garantía de sus
inversiones, Di Tullio los tendría depositados en M. A. Bank en Montevideo.
V. Información de la prensa argentina

Investigación por narcodólares: los nexos en el país del dinero lavado por narcos mexicanos.

La política quedó en la mira

La denuncia de la policía mexicana no descarta que el dinero ilegal haya financiado la actividad de los
políticos argentinos.

La delegación de la Fiscalía General de México, que denunció una supuesta operación de lavado de dólares
en la Argentina, informó también a las autoridades oficiales sobre la posibilidad de que aquel dinero –o parte
del mismo– haya ingresado al sistema político. Los extranjeros hicieron menci

____________________________________________________________________________________________

Los vínculos con Uruguay
Los vínculos de Escobar con Uruguay no terminan en el visado otorgado a su familia, según su hijo, bajo
desconocimiento gubernamental.

En febrero de 1989, la Policía uruguaya detuvo a Raúl Vivas, un joyero argentino que operaba el Cambio Italia en la
avenida Gorlero, frente al casino Nogaró. En una entrevista publicada el 23 de marzo de este año en el diario La
República, el director de la Secretaría Antilavado, Carlos Díaz, recuerda la operación Polar Cap y vincula a Vivas con
Escobar. “Yo lo investigué. Fue hace muchos años, cuando Raúl Vivas lavó en nuestro país US$ 1.200 millones para
Pablo Escobar”, aseguró Díaz.

“Lo hizo en un año y medio. Fue entre 1987 y 1989. Imagínese lo que es esa cifra y lo que se puede comprar. Capaz
que puede comprar todos los supermercados, y después que tiene los supermercados remarcan precios. A Vivas lo
extraditaron y sigue preso en Estados Unidos, donde fue condenado a 551 años de prisión”, agregó. Vivas fue
condenado en realidad a 505 por lavado de dinero para el narcotráfico.

Vivas lideraba una organización de ciudadanos, en su mayoría de origen armenio, conocida como La Mina, que se
dedicaba a lavar dinero a través de la venta real y luego ficticia de oro a Estados Unidos. Por su labor, en 1987,
Uruguay figuró segundo en la lista de países que exportaban oro a Estados Unidos, solo detrás de Sudáfrica, a pesar
de que, curiosamente, no existían minas de oro en ese momento en el país

Decreto N°570/979
Montevideo, 4 de octubre de 1979.

VISTO: la política actual del Gobierno orientada a consagrar a la República como
plaza financiera internacional.
RESULTANDO: I) Que las normas que regulan la circulación externa e interna de
ciertos metales, especialmente el oro, que es una forma de reserva internacional,
deben ser modificadas y orientadas de manera de hacer fluido el mercado de esos
metales;

II) Que es conveniente y necesario que a través de una reglamentación precisa y clara
se facilite la contratación y circulación de los metales señalados, dotándola de la
elemental seguridad que debe regirlas;

III) Que dicha reglamentación debe encuadrarse dentro de las pautas de liberalización
que regulan la actual política económica y financiera.

CONSIDERANDO: lo dispuesto por el artículo 485 de la ley 13.640, de 26 de
diciembre de 1967.

ATENTO: a la opinión del Banco Central del Uruguay,

EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

DECRETA:

Artículo 1

Se consideran metales preciosos el oro, la plata, el platino y paladio, en barras,
monedas, lingotes, planchas, láminas, granallas y medallas conmemorativas con título
no inferior a 900/1000 (novecientas milésimas).

En su nueva redacción dada por el art. 1° Decreto N° 32/982 de 27/1/982

Artículo 2

Su importación, ingreso, distribución, comercialización, circulación, exportación y
egreso, será enteramente libre.

Artículo 3

Los metales preciosos cualquiera sea el uso a que se destinen gozarán a todos los
efectos de un mismo tratamiento fiscal.

Artículo 4
No será necesario formular declaración alguna ni cumplir ningún trámite para proceder
a la entrada o salida del país de los metales preciosos.

Artículo 5

El ingreso o salida del país de dichos metales, estarán exonerados del Impuesto
Aduanero Unico a la Importación, de Tasas Consulares, de la Tasa de Movilización y
Bultos y demás tributos que graven dichas operaciones o que se apliquen en ocasión
de las mismas.

Artículo 6

Deróganse los decretos del 11 de agosto de 1952, 2 de junio de 1953, 4 de octubre de
1955, 14 de mayo de 1957 y 25 de setiembre de 1958, así como todas las normas
reglamentarias que se opongan al presente decreto.

Artículo 7

Comuníquese, publíquese, etc.

APARICIO MENDEZ - ERNESTO ROSSO

Una investigación del Senado de los Estados Unidos acaba de ratificar la información del ex director
nacional de Policía, inspector (r) Roberto Rivero08 de febrero de 2001, 00:02hs

Tres empresas de los narcolavadores del Cártel de
Juárez tienen sede en el estudio del escribano
uruguayo Javier Morassi y están activas
Tiene cola de gato, ojos de gato, piel de gato, uñas de gato, pero no es gato: es escribano. Y lo demuestra la
información obtenida por LA REPUBLICA en fuentes de la Dirección General Impositiva y el Banco de
Previsión Social. Al 28 de noviembre del año pasado, cuando hacía ya ocho meses que había estallado el
escándalo provocado por el actual presidente de la SIP, Danilo Arbilla, y que terminó con el cese del
director nacional de Policía, inspector Roberto Rivero, tres sociedades anónimas que adquirieron
propiedades en Uruguay con dinero del narcotráfico continuaban activas y tenían domicilio en Zabala 1312
oficina 403, donde también se encuentra el estudio del escribano Javier Morassi.

Esta información adquiere particular relevancia al momento en que también el Senado de los EEUU acaba
de dar a conocer el resultado de una investigación que involucra a la financiera Mercado Abierto, propiedad
del financista Aldo Ducler, asesor del senador Palito Ortega, en actividades de lavado de dinero de los
narcotraficantes del Cártel de Juárez.

Según publicó ayer el diario Clarín el informe dice que Mercado Abierto “lavaría dinero procedente del
narcotráfico”. Esta entidad en la Argentina está acusada de haber lavado dinero del Cártel mexicano de
Juárez. La entidad off shore de Mercado Abierto habría canalizado plata de la droga (drug money)”.

El prestigioso diario argentino sostiene que “una investigación del Senado norteamericano sobre lavado de
dinero, dada a conocer ayer (por el lunes), incluye a dos entidades vinculadas a bancos argentinos. Ella son:
el ex Banco República, liquidado en abril de 1999, propiedad de Raúl Moneta, y Mercado Abierto, de Aldo
Ducler. Moneta es un banquero estrechamente ligado al menemismo y Ducler fue asesor del senador Palito
Ortega.

Según el informe realizado bajo la dirección del senador demócrata Carl Levin, el Banco República operaba
en triangulación con el Federal Bank, un banco de las Bahamas. Y el banco que oficiaba de corresponsal con
muchos de sus negocios en Estados Unidos era el Citibank. Mercado Abierto, siempre según el informe,
tenía sede en las islas Cayman, y aunque declaraba sucursales en Uruguay, en realidad operaba en la
Argentina. Sus bancos corresponsales eran el Citibank y la Unión de Bancos Suizos.

De acuerdo a los investigadores de Levin en el caso del Federal Bank, vinculado al ex banco de Moneta, la
triangulación servía fundamentalmente para lavar dinero de coimas (Bribe money, según consigna el
documento del Senado norteamericano).

Un informe en poder de los investigadores, al que tuvo acceso Clarín, dice que por allí habría pasado por lo
menos un millón de las coimas que fueron pagadas en el caso IBM-Banco Nación, que como se sabe
también pasaron por Uruguay, al igual que ocurrió con la de la venta de armas a Croacia y otros varios
hechos de corrupción menemista.

La investigación incluye un total de 12 bancos que dividen en tres categorías: los bancos off shore, con
licencias limitadas a transacciones con clientes de fuera de su jurisdicción, los bancos autorizados y
regulados con controles débiles de lavado de dinero y los “shell banks”, o bancos pantalla, “difíciles de
monitorear por el secreto de sus operaciones sin presencia física de ninguna jurisdicción”.

Tanto el Federal Bank como el MA Bank (el nombre de la sociedad de Mercado Abierto en Cayman) están
considerados como bancos pantalla: “Los dos casos con conexiones en la Argentina son muy complicados y
es por eso que el informe que divulgamos no incluye los detalles de lo que descubrimos al respecto”, dijo a
Clarín uno de los investigadores de Carl Levin que pidió no ser identificado. “Hemos decidido que daremos
a conocer un informe completo sobre estos dos bancos durante una audiencia. Sería la primera semana de
marzo en el Subcomité de Investigaciones permanente del Senado que fue el que realizó las investigaciones
y contará con testigos. “Muy probablemente serán convocados argentinos, pero todavía no hay nada
decidido”, dijo.

La investigación en Uruguay

El 9 de junio pasado una nota de la periodista María Urruzola, publicada en el semanario Brecha, desató un
escándalo de proporciones que terminó con la destitución del director nacional de Policía, inspector Roberto
Rivero, quien anteriormente se había desempeñado como director de la Dirección Antidrogas. Rivero había
metido el dedo en una llaga enorme de este Uruguay que vinculaba a poderosos empresarios, figuras
conocidas, políticos y, en los hechos, al sistema financiero sospechado de ser un enorme lavador de dinero
proveniente del narcotráfico y coimas. La respuesta del sistema no se hizo esperar. Había que salvar a
Danilo Arbilla, un periodista mimado del poder; había que salvar al sistema financiero que estaba en la mira
del GAFI a punto de incluir a Uruguay en la nómina de paraísos fiscales; y también había que salvar a
algunos políticos que participaron, aunque más no sea como profesionales, en las maniobras que provocaron
este desastre.

En términos populares, Rivero fue “la cabeza de turco” y pagó cara su osadía de intentar una investigación
“pesada” hasta para la jerga policial. Era también un mensaje por elevación. ¿Qué policía se animaría a
futuro a investigar a uno de estos poderosos personajes? Cuando en marzo pasado “manos amigas” hicieron
llegar a Arbilla un oficio policial que lo involucraba, Rivero intentó demostrar que las líneas de
investigación que seguía eran sólidas. Pero entonces, el ministro del Interior Guillermo Stirling, que primero
lo calificó como un excelente policía y a la semana como un terrorista de Estado, le negó la posibilidad de
seguir adelante.

En junio, ya fuera de la Policía, Rivero presentó la denuncia en la sede penal de 4º Turno de Maldonado a
cargo de la jueza Fanny Canessa. Pero la investigación está detenida por razones absurdas. Para seguir
adelante, la jueza de Maldonado necesita la respuesta a un oficio que enviara al juez argentino Rodolfo
Canicoba del Corral, quien lleva la causa contra el Cártel de Juárez en ese país. Pero a su vez el magistrado
argentino no responde porque tampoco recibió respuesta desde Uruguay a un oficio dirigido a través de la
Cancillería a la oficina de Asuntos Legales reclamando información sobre varias empresas de los lavadores
y traficantes.

El 22 de agosto del año pasado el embajador argentino en nuestro país, Juan Manuel Casella, entregó al
ministro de Relaciones Exteriores, Didier Opertti, el exhorto de Canicoba que hace referencia a la causa que
se iniciara el día 24 de noviembre del año 1999 por una denuncia formulada por Jorge Luis Olivares en
representación de los Estados Unidos de México, “cuya investigación se halla circunscripta al lavado de
dinero producto de actividades relacionadas con el tráfico de estupefacientes, delito previsto en nuestra
legislación penal en el artículo 25 de la Ley 23.737 en la que se hallarían involucrados ciudadanos
argentinos, entre los que cabe mencionar a Aldo Luis Ducler, Héctor L. Scacerra, Miguel E. Iribarne.
Rodolfo E. Godar, Nicolás Antonio Di Tullio, Nicolás Antonio Di Tullio, quienes habrían actuado como
intermediarios y/o testaferros de ciudadanos mexicanos vinculados al ‘Cártel de Juárez’, posibilitando la
entrada al circuito económico nacional de dinero espurio producto del comercio de estupefacientes, por
intermedio de ‘Mercado Abierto SA’, y a la compra de diferentes bienes inmuebles en la Ciudad de Mar del
Plata y Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires)”.

El magistrado argentino solicita a Uruguay “se sirva arbitrar los medios necesarios a fin de indicar el
magistrado interviniente en las actuaciones incoadas
a raíz de las maniobras, más precisamente la colocación de activos en esa plaza financiera, llevados a cabo
en ese país por integrantes del denominado “Cártel de Juárez”; obtener copia certificada de los motivos que
fundamentaron la Orden de Detención emanada por la Autoridad Judicial competente de las siguientes
personas: Arturo Hernández, Raimundo Hernández Cárdenas, Osvaldo Barsi, Salvador Quirarte y Augusto
César Dabini; y copias certificados de los Estatutos Sociales, datos identificatorios de los directivos,
accionistas e integrantes, copias de balances presentados de las empresas radicadas en ese país y que a
continuación se detallan: “Euroamerica Finance NV”, con domicilio en Paraguay Nº 1287 y Juncal Nº 1327;
ambos de la ciudad de Montevideo, Uruguay; “Inversora Taminur SA” o “Inversora Talimur SA” con
domicilio en Paraguay 1341, 11º piso, Montevideo, Uruguay, e inscripta en el Registro Público de Comercio
de ese país el 19/5/97, bajo el número 1258, Folio Nº 1884; Libro Z; y “Financiera Estarey SA”, con
domicilio en Colonia 981, Apartamento 305, Montevideo, Uruguay. Por último, hágole saber que la
información requerida a Ud. es de vital importancia en la investigación que llevo adelante por los hechos
informados, toda vez que la misma podría probar la vinculación del delito investigado en autos, con las
actividades de lavado de dinero producto del comercio de estupefacientes ejecutadas por la organización
“Cártel de Juárez” de México, por intermedio de giros bancarios originados en el Banco Citibank NA de
New York, hacia la Argentina, por intermedio de la financiera Mercado Abierto SA”
Recientemente oficiales del “Custom Service” (la oficina de Aduanas de los EEUU) estuvieron en Uruguay
intentando destrabar algunos problemas, ante la inminente aparición del informe del Senado de su país. La
impresión que se llevaron sobre la actitud de cooperación uruguaya no fue la mejor, según confirmaron
fuentes oficiales que los contactaron.

Las empresas están funcionando

La documentación en poder de LA REPUBLICA establece que al 28 de noviembre pasado, Tamilur SA e
Idafal SA estaban activas, en tanto que Sasur SA lo estaba al 15 de junio de 2000. Las fechas son un dato
relevante porque el escándalo que también involucraba al escribano Morassi era de su conocimiento por lo
menos desde marzo del mismo año cuando Arbilla inició sus “gestiones” ante el vicepresidente de la
República y el ministro del Interior.

A diferencia de lo que cree el juez Canicoba, la Inversora Tamilur SA no está en la calle Paraguay 1341,
sino en otra oficina más vulnerable a los intereses de los poderosos que han pretendido esconder esta
historia: el estudio del escribano Javier Morassi, notario de Danilo Arbilla en la operación de venta del
chalet Holiday y en otras oportunidades. Tamilur SA inició sus actividades el 10 de diciembre de 1996; tiene
domicilio en la calle Zabala 1312 apto. 403 de la ciudad de Montevideo y su número de contribuyente es
213633210018. Su giro principal es: casa y corredores de cambio, bolsa de valores, compra y venta de oro,
registro de marcas y patentes. Hasta el 1 de diciembre de 1998 los socios fueron: Marta Otero, Judith Viera
y Graciela Sabella. Desde esa fecha hasta el día de hoy el presidente es Jaime Martínez Ayon, sindicado
como el representante en Argentina de Amado Carrillo Fuentes, jefe del Cártel de Juárez. Para el BPS la
empresa estaba activa al 28 de noviembre de 2000.

Martínez Ayon, el hombre del Cártel de Juárez también preside Sasur SA, la sociedad que adquirió el chalet
Holiday, la casa de Danilo Arbilla en Punta del Este. Sasur SA también tiene como dirección el estudio del
escribano Morassi; su número de RUC es 213612610017 e inició actividades el 20 de noviembre de 1996.
Además de Martínez Ayon, figuran como socios Nicolás Di Tullio, Mirta Beatriz Llera, Marta Otero
Bergonzoni y Judith Viera. Como se verá, estas dos últimas también figuraban en Tamilur SA.

Pero además también integraron el directorio de Idafal SA, domiciliada en el estudio de Morassi y en Paraje
Las Bolas, 4ª sección del departamento de Flores, padrón 4057; su RUC es 213643990016 y el registro al
BPS es 3634438. Su giro es: cría de ganado, aves, conejos, abejas y productos derivados. El directorio lo
integraron Otero y Viera entre el 20/12/96 y el 28/9/98; luego queda solo Mirta Beatriz Llera entre el
28/9/98 y el 20/9/99 y finalmente desde el 20/9/99 hasta hoy la preside Raúl Oscar Marinone, un veterinario
de Mar de Plata estrechamente vinculado a Di Tullio.

Finalmente, por si el juez Canicoba del Corral llega a leer esta edición de LA REPUBLICA le queremos
informar que la Financiera Estarey tiene domicilio en Colonia 981 apto. 305; fue constituida el 3 de abril de
1995 para girar en el ramo de casas y corredores de cambio, bolsa de valores, compra y venta de oro,
registro de marcas y patentes. Su número de RUC es 213288610010 y el registro al BPS es el 3589060.
Desde su inicio hasta el 11 de junio de 1997 los directores fueron (¡oh casualidad!) Martha Otero, Judith
Viera y Graciela Sabella. Desde entonces hasta hoy el presidente es Nicolás Di Tullio. Para la DGI, la
empresa está “activa”.
LOS CUINIS

Detienen a narco mexicano que invertía en Punta
Ballena (P. del Este)
Después de un año de investigación, la Policía detuvo en Montevideo a un mexicano y otras 10 personas vinculadas a
las actividades del poderoso cartel Los Cuinis de Jalisco. El nombre de este mexicano, hermano del líder del cartel,
aparece en los documentos del caso "Panama Papers". En la tarde del viernes 22/04, unos 30 policías de la Guardia
Republicana y de la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas, armados con subfusiles automáticos y
chalecos antibalas, custodiaron al mexicano Gerardo González Valencia hasta su ingreso a la sede del Juzgado
Especializado en Crimen Organizado. Allí fue interrogado por lavado de activos en Uruguay mediante la compra de
propiedades inmobiliarias en Punta del Este. Sobre el detenido pesa una requisitoria internacional de Estados Unidos
por tráfico de drogas.

Por Urgente 24

Domingo 24 de abril de 2016

7:47 hs

Compartir TwitterFacebook0TelegramLinkedIn0 Imprimir

Abigael González Valencia, detenido en febrero en Puerto Vallarta, jefe de Los Cuinis. Ahora uno de sus hermanos el
acompañará en prisión.

El narco mexicano Gerardo González Valencia, líder del cártel de Los Cuinis, ha sido detenido en Uruguay junto a una decena de personas a las
que se acusa de participar supuestamente de lavar activos para la organización, según informan fuentes judiciales.
El grupo estaba establecido en Uruguay, donde ha participado en la compra de propiedades en el lujoso
balneario de Punta del Este mediante el uso de una sociedad anónima adquirida a través del bufete
panameño Mossack Fonseca, implicado en el escándalo de los papeles de Panamá.

Registrarme a las Alertas de Urgente24.

"González Valencia está detenido, es uno de los 11 (apresados). La jueza sigue trabajando en el caso", ha
señalado una fuente judicial uruguaya. El sospechoso tiene pedido de captura internacional por narcotráfico
desde Estados Unidos. La justicia de Uruguay venía siguiendo el caso desde 2015 y aceleró su captura el
viernes tras confirmar que el nombre de González Valencia aparecía entre los papeles difundidos en una
investigación periodística internacional semanas atrás, según informa el diario uruguayo El País.

La investigación

Fuentes del caso indicaron que el detenido era investigado desde 2015 por la jueza especializada en Crimen
Organizado, Adriana de los Santos, y la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas luego
de que se constatara que había adquirido varios inmuebles en el Este a través de sociedades anónimas
compradas al estudio panameño Mossack Fonseca.

Una investigación periodística internacional reveló que ese estudio vendió centenares de sociedades a
gobernantes, políticos, empresarios y deportistas de varios países para guardar dinero en paraísos fiscales.

La publicación de los "Panama Papers" obligó a la jueza De los Santos y al comando de la Dirección
General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas a adelantar la operación para detener a este mexicano a fin
de evitar que saliera del país.

En los últimos días el detenido había abandonado su residencia en Punta del Este y se estableció en
Montevideo, dijeron a El País fuentes del caso.

El semanario Búsqueda consignó, en base a documentos publicados por el diario alemán Süddeutsche
Zeitung y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que una de las
sociedades anónimas panameñas creadas por Mossack Fonseca para este mexicano detenido en Montevideo
es Montella Global. Esta sociedad es propietaria de inmuebles en Uruguay y realiza inversiones en ese
rubro.

La revista mexicana Proceso publicó que Gerardo González Valencia, el mexicano detenido el jueves por
orden de la Justicia especializada en Crimen Organizado, es acusado por los gobiernos de Estados Unidos y
México como parte de los negocios ilícitos del cartel de Los Cuinis.

El gobierno de USA considera que el cartel de Los Cuinis es la organización mexicana de tráfico de drogas
con más poder económico en todo el mundo, incluso por encima del cartel de Sinaloa, del célebre 'Chapo'
Guzmán.

El 28/02, las autoridades mexicanas arrestaron sin saber al narco más rico del planeta: Abigael González
Valencia, alias "el Cuini" (chancho en la jerga mexicana).

Los Cuinis, organización fundada por Abigael González Valencia, "son los dueños casi absolutos del
mercado europeo y asiático de las drogas", según análisis e investigaciones de inteligencia de varias
dependencias federales estadounidenses, las cuales ubican a este grupo criminal como "asociado" al Cartel
de Jalisco Nueva Generación (CJNG), en contra de las versiones de las autoridades mexicanas, que las
identifican como una y la misma mafia.
"El Cuini y sus hermanos (5) son los narcotraficantes más ricos porque son quienes venden más cocaína y
metanfetaminas en Europa y las autoridades europeas no han logrado confiscarles casi nada de dinero ni de
droga. Es decir, sus ganancias se podría decir que son cercanas al 100%", dijo a la revista Proceso de
México un funcionario de la Administración Federal de Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la DEA, Los Cuinis ganan más dinero que cualquier otro cartel de narcotráfico de México,
pues exportan cocaína y marihuana a Europa, donde ganan en euros, moneda mejor cotizada que el dólar
estadounidense.

González Valencia es"un narcotraficante inteligente. Desde que se asoció con el Cartel de Jalisco diseñó una
estrategia de tráfico de drogas diferente a las tradicionales, como la del Cartel de Sinaloa, por ejemplo", dijo
otro de los funcionarios de la DEA a la revista Proceso.

"El Cuini se concentró en asociarse con narcotraficantes y narcoinsurgentes de Colombia y otros países de
Sudamérica para vender cocaína y otras drogas en Europa, sin fijarse en USA. Eso marcó una gran
diferencia en términos de las ganancias que ha obtenido", explica el funcionario.

Conforme a los documentos oficiales revisados por la revista Proceso, Los Cuinis y el Cartel de Jalisco
desde hace casi ya una década optaron por no meterse con el mercado estadounidense.

En medio de la guerra contra el narcotráfico desatada por el presidente mexicano Felipe Calderón, "El
Cuini" y su cuñado Nemesio Oseguera Cárdenas, "el Mencho" (líder del Cartel de Jalisco), se aliaron con
narcos sudamericanos para meter cocaína a granel a Europa, mientras los carteles de Sinaloa, del Golfo y
Juárez así como Los Zetas, La Familia Michoacana y otros se disputaban a sangre y fuego las rutas hacia
USA, según esos documentos.

"El Cuini" y "El Mencho" entendieron que "había más riesgo de pérdidas en todos los sentidos si se ponían a
competir con otros carteles por el mercado de USA", afirmó una fuente oficial al diario La Prensa de
México.

El Cartel de Sinaloa es la organización mexicana más poderosa y temida del planeta. Sin embargo, Los
Cuinis son más ricos porque no compitieron con "el Mayo" Zambada ni con "el Chapo" Guzmán por el
mercado estadounidense y, con muy poco esfuerzo, se apoderaron de los mercados europeo y asiático. "Los
Cuinis", a diferencia de los otros carteles mexicanos, "no son violentos, no llaman la atención y son casi
impenetrables en su estructura de mando".

Ello dificulta que la Policía logre colocar un infiltrado en sus filas, según informó un funcionario de la
oficina antidroga de Estados Unidos.

Detenidos, demorados y liberados

En el marco de la mayor operación contra el lavado de activos en la historia de Uruguay, la jueza
especializada en Crimen Organizado, Adriana de los Santos, y la fiscal María Camiño remitieron anoche a la
cárcel a uno de los supuestos líderes del cartel mexicano Los Cuinis, Gerardo González Valencia

También fueron procesadas con prisión otras 4 personas por un delito de asistencia al lavado de activos.
Entre ellas se encuentran

> el suegro de Gerardo González Valencia;

> un uruguayo de iniciales P.G. que actuó como intermediario en varios negocios, y

> los integrantes de un matrimonio que trabajaban como jardineros de la casa que el acusado adquirió por
US$ 2 millones en Punta del Este en 2012.
Quedaron en libertad 6 personas que habían sido detenidas el jueves 21/04:

> un exfutbolista que jugó en la selección uruguaya y efectuó negocios con autos de alta gama con Gerardo
González Valencia;

> la escribana que participó en las adquisiciones de la casa en Punta del Este y de lotes de terrenos en Punta
Ballena mediante sociedades anónimas creadas por el estudio panameño Mossack Fonseca;

> el propietario de una inmobiliaria de Punta del Este que ofreció los terrenos, y

> un italiano investigado por sus conexiones con el mexicano remitido.

Eefectivos de la Brigada Antinarcóticos detuvieron en el Aeropuerto de Carrasco a la esposa de Gerardo
González Valencia, considerada como una pieza clave del cartel de Los Cuinis según la agencia antidroga de
Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés.

El máximo líder de ese cartel, Abigael González Valencia, hermano de mexicano procesado anoche en
Uruguay, fue capturado en febrero por fuerzas estatales de México.

La Justicia dictaminó que las propiedades de Gerardo González Valencia fueran embargadas y confiscadas
para el Estado. Luego de cumplir la condena en Uruguay, será extraditado a Estados Unidos donde
enfrentará cargos por supuesto tráfico de un cargamento de 4.000 kilos de cocaína a ese país, señalaron
fuentes de la investigación.

Hoy continúa las instancias judiciales. La jueza De los Santos y la fiscal Camiño indagarán a la esposa del
procesado. Además, la investigación continúa abierta para los profesionales que participaron en los negocios
inmobiliarios con el mexicano remitido.

Fuentes vinculadas a la investigación dijeron a El País, de Montevideo, que se trata del operativo "más
importante en la historia del Uruguay" por quienes están implicados, su importancia en el mundo de las
drogas y las derivaciones que el operativo tendrá en el exterior.

"Este detenido manejaba desde Uruguay todos sus negocios ilícitos en el exterior. Es la primera vez que eso
ocurre. Lo hacía desde 2011, cuando llegó al país. Nosotros lo teníamos vigilado y hay cientos de horas de
escuchas", se indicó a El País.

La fuente agregó que el mérito del operativo corresponde "íntegramente" a la labor de la Justicia y de la
Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito, que tenía varios de sus mandos abocados a esta
investigación.

La fuente agregó que el hecho de poner al descubierto esta situación obliga a repensar las medidas y
legislación que tiene Uruguay.

El final

Al hacerse público la investigación sobre los "Panama Papers" y las sociedades anónimas creadas por
Mossack Fonseca, la Justicia y la Policía debieron adelantar el operativo de la captura del acusado. Sabían
que Gerardo González Valencia huiría del país en cualquier momento.

El jueves 21/04, el mexicano se citó con el exjugador de fútbol frente a un colegio de Montevideo donde
manda a estudiar a sus hijos. Después de recogerlos, se iría del país.

Los efectivos de la Brigada Antinarcóticos efectuaron la captura del sospechoso y del exdeportista en el
instante que los hijos del mexicano salían del centro de estudios. Los menores fueron alojados en
dependencias del INAU.
En 2011, Gerardo González Valencia y su suegro H.A. concurrieron al estudio notarial de la escribana
indagada donde le informaron que querían adquirir propiedades mediante sociedades anónimas.

"Eran personas muy educadas, de buena apariencia. Tenían un nivel socioeconómico alto, con negocios en
distintas partes del mundo", señaló la profesional a la Policía.

En 2012, Mossack Fonseca le envió una comunicación a la escribana donde le informaba que sus clientes
mexicanos eran de "riesgo". En ese momento, la escribana se desvinculó de ellos.

Diego Camaño, abogado penalista defensor de la escribana indagada, dijo a El País que su cliente actuó con
la debida diligencia. "Ella no tenía conocimiento de las actividades ilícitas de su cliente. La Asociación de
Escribanos debería establecer mecanismos para capacitar a los escribanos para que puedan cumplir con una
normativa exigente", advirtió Camaño.