You are on page 1of 5

DOS TEST DE USO CLINICO PARA DIAGNÓSTICO DE OJO SECO

Nota 13 es normal y de 14 a + de 20 existe insuficiencia


Las lágrimas bañan permanentemente la córnea y la conjuntiva, formando una
barrera entre el medio externo y el ocular, y cumplen muchas funciones
importantes para la salud ocular. Y cito: nutritiva, limpiadora, antimicrobiana,
lubricante, fotoabsorbente, cicatrizante, entre otras. Y una función óptica al
formar una película muy lisa para evitar que las imágenes se vean
desenfocadas y borrosas.

—¿Qué sustancias, contienen las lágrimas capaces de proteger también


los ojos contra las infecciones?—Enzimas con cierto efecto contra bacterias
e inmunoglobulinas que, con el auxilio de células de defensa, son capaces de
proteger eficazmente las estructuras oculares. Te comento que la composición
química de las lágrimas es muy similar a la del plasma sanguíneo, aunque se
encuentra diluida (98,2 por ciento de agua), con una concentración
considerablemente menor de proteínas.

—¿Este "llanto protector" se produce de forma continua, espontánea y de


manera inadvertida para la persona misma, independientemente de las de
las originadas por las emociones humanas?—Sí, el ojo se lubrica por dos
tipos de lágrimas. Las lágrimas constantes que son las encargadas de
humedecer permanentemente al ojo y son producidas por pequeñas glándulas
localizadas en los párpados; y la lágrima refleja (proveniente de la glándula
lagrimal lateral al ojo), que se activa cuando existe lesión, irritación o emoción.

—¿Es posible, por otra parte, que nos sobren o nos falten lágrimas?—Sí,
la excesiva secreción de lágrimas puede deberse a enfermedades congénitas o
ser secundarias a inflamaciones, tumores, medicación, estímulo psíquico y
obstrucción en las vías de drenaje. La deficiencia o hiposecreción conduce al
ojo seco.

—Entraríamos plenamente ahora en el tema. ¿A qué se denomina ojo


seco? ¿Es una afección propiamente? ¿Se le conoce con otros nombres?
—Es la enfermedad del aparato ocular que se manifiesta por el déficit
cuantitativo y cualitativo de secreción de lágrimas. Históricamente se ha
aplicado este término a un síntoma (sensación subjetiva de falta de lágrimas), a
un signo (manifestación objetiva de falta de lágrimas), a una enfermedad, y a
un síndrome como manifestación de características clínicas muy variadas que
afectan a diversas partes del cuerpo. Desde la antigüedad se le conoce con el
término de Xeroftalmos u ojo seco.

—¿Qué signos y síntomas nos pueden hacer pensar en este


padecimiento?—Pueden ser desde leves hasta severos. Lo sospechamos
ante la presencia de enrojecimiento, sequedad ocular, sensación arenosa o
áspera, prurito, ardor, sensación de cuerpo extraño, sensibilidad a la luz,
infección crónica del ojo o párpado o fluctuación de la agudeza visual, malestar
con los lentes de contacto, congestión nasal, tos crónica, boca seca y artritis,
entre otros.

—¿Se conocen las causas?—Son numerosas, y les señalo los defectos


congénitos de la glándula lagrimal, la destrucción glandular traumática o
inflamatoria, inflamación de los párpados (blefaritis), trastornos autoinmunes
como el síndrome de Sjogren, el déficit nutricional por falta de vitaminas A y B,
la exposición ambiental por contaminación, humedad relativa menor de 30 por
ciento, altas temperaturas, humo de tabaco. También por involución senil y por
el uso de fármacos como el diacepam, clorodiacepóxido, clortalidona,
furosemida, imipramina, nitracepam

—¿El diagnóstico es clínico o se requiere de algún examen especial para


su confirmación?—Se realiza por los síntomas que presenta el paciente y la
exploración oftalmológica, con el apoyo de algunos exámenes.

—¿Puede citar algunas de esas pruebas? ¿Son dolorosas?—Entre las más


frecuentes, el test de Schirmer, que mide la producción de lágrimas en un lapso
determinado. También el denominado ruptura de la película lagrimal, el de
tinción con rosa de bengala, el citológico de raspado, la biopsia de conjuntiva,
ninguno de los cuales resulta doloroso para el enfermo.

—¿En qué edades suele aparecer? ¿Es alta o baja su frecuencia? ¿Aqueja
por igual al sexo masculino y al femenino?—Suele aparecer en cualquier
edad de la vida, aunque aumenta su presentación con la longevidad. Su
frecuencia es alta y su incidencia es mayor en los países con clima seco, en los
que actualmente se considera la enfermedad más frecuente de la oftalmología.
De acuerdo con mi experiencia, afecta a ambos sexos, aunque tiene
preferencia por el femenino.

—¿Tiene tratamiento específico, o una vez que se manifiesta se convierte


en crónico?—Es crónico, y la terapéutica se indica de acuerdo con la causa
que origine este trastorno, con una mayor probabilidad de control cuando se
aplica un tratamiento precoz.

—¿Qué consecuencias puede acarrear para estas personas que ven


disminuida su producción lagrimal? ¿Cómo evitarlas o al menos
mitigarlas?—A medida que progresa la enfermedad pueden llegar a
producirse alteraciones de la visión, infecciones, úlceras, adelgazamiento y
perforación corneal. También podemos encontrar cicatrización y
vascularización que reducen la visión notablemente. El tratamiento temprano
puede prevenir estas complicaciones.

—Una curiosidad: ¿una persona con el padecimiento de ojo seco está en


capacidad de llorar emocionalmente?

—Sí y no, en dependencia del origen de la enfermedad.