-

:-^ew^f.-T

-^1.1

'

*5«;í

)

'

"w?-

m^m}mhmyi^mmjmM¥m'^m'^í^<^mM^^m<^m
•¿*i

W68e.

MOHI^
-^y

^

rOLU

Sv V >v\\ ^Vn^
í

^f

:\V \Nn

1

jj

1

//,
)::íÍÍ
j
-í;

;^\^

^ÍMífTilS&

íLLii.^ ^ dRARY AT URBANA CHAMPAIGN STACKS

=

En
del

la

Quietud

Mármol

5: m ^ THERESE WILMS MONTT En la Quietud del Mármol 1918 CASA EDITORA BLANCO Madrid .

(agotado) LOS TRES CANTOS.^ edición 191 Aires. novela.^ edición Aires. con un prólogo de D. R. 19 iS Próximamente ANUARI. En prensa EN LA CALLEJUELA DE LA VIDA Y DE LA MUERTE.7 Del mismo autor INQUIETUDES SENTIMENTALES Buenos . 2. R. 2. 1917 EN LA QUIETUD DEL MÁRMO L Madrid. A. . Buenos A. Ramón del Valle Inclán.

LO G S e \ .

con todas sus t evitaciones y todos sus halagos. sin que ella lo quiera.. . para nosotros. se preguntan si es una bailarina de los bailes rusos.. Y sin que ella lo piense. y que. ¡Teresa!. que viene de tras los mares. no sé de dónde es a punto a fijo. .Thérése de la t" Los que la ven pasar. o una parisiense fantástica. Mas ella sabe decir a los que se le acercan pidiendo una limosna de labios: ''¡Che. el diablo. Pero sé. tal vez de tras las almas. detrás de la cruz. o una norteamericana tan millonaria que hasta para sus ojos ha comprado las dos esmeraldas más grandes y más puras que hay en el mundo. Yo. esbelta y rítmica. en realidad. parece buscar una corona en el fondo de una fuente milagrosa de oro y de bruma. con sus "pelos" cortados y su bastoncillo insolente.. /o Thérese? ¡Y de la Cruz!. el compañero malo de San Antonio. que somos compañeros!" . como un personaje de Maeterlinck. de tras las razas.. de tras los cielos. Porque ahí está. eso sí. . que no es de aquí. pobres hombres sensibles.

. : . . Sólo un día. y es lo más bonito de las mujeres. . . — . maldición de su belleza no es sino una escritora. . sus esmeraldas claras. — . una gran escritora que si fuese hombre y tuviese barbas formaría parte de todas las Academias y llevaría todas las . . : . nada más que los dos ojos de mártir que despiertan a los muertos amados. sacudiendo su melena de leona niña. Pero entonces. se humedecieron. Ella ríe con risa de niña y de demonia. . Porque esta niña genial y loca. es una mujer. .. —Che. usted no puede vivir sino en el bosque de la princesa durmiente o en un panteón de reyes. ¡No sea usted loco! ¿Quién lo es más de los dos? Ella. tiene como excusa el genio. .. . Esta mujer que lleva a cuestas la Y es cierto. que es un signo magnífico y fatal de locura. es una pobre atormentada que padece más por alguien que no existe que los que se mueren por ella. tal vez ante dos ojos locos en una faz de mártir. usted es de otro pueblo.. tuvo el heroísmo de abrir su pecho y de enseñar un cadáver. muy claras. en todo caso. Yo no poseo nada. ¿Quién no ha estado enamorado de ¿Quién no ha sentido ante su boca de lobo ella? adolescente la terrible emoción del infinito?. ¡ay!. Yo la digo Usted no es para aquí. . GÓMEZ CARRILLO En «El Liberal». . . . de otra raza. usted es una ídola para adoradores de especie diferente Márchese usted. . ¿Quién no la ha ofrecido su alma entera en cambio de una sonrisa? Ella ha contestado siempre . condecoraciones. por Dios. Sólo que. que atraviesa la existencia regando las perlas claras de su sonrisa. Mayo 18 de 1918. ..

í .

y angustioso tormento que sufria el alma de quien las escribiera. .\ INTRODUCCIÓN. No pues ocultar quiero suprimir una sola de estas lineas seria el matar su dolorosa espontaneidad.

? I .

como el más sutil perfu- me de mi inspiración. li- que deposito en ellos. Si bien has sublimado . No temas que mis páginas dejen en tú te tu lecho una huella impura. he ido purificándola mediante cruentos martirios. clarificada como el agua de una fuente que no ha sido desflorada por la luz del día.OFRENDA Traigo a tus pies la suave ofrenda de mi bro. para traerla hasta ti. he ido despojando mi alma de sus miserables ataduras humanas. En el largo tú camino que separa la farsa del lu- gar donde yaces en sublime y casta quietud de mármol.

Acéptala. flores. la te la frente serena. con mundo que ha de ligero y vano como el humo de un incensario. Madrid 1918. ^ Puedes admitir mi ofrenda tan dulcemente como mis tu sueño.con la muerte. Thérése Wilms. 8 . que ni éstas ni aquéllas turbarán ofrezco con los ojos límpidos. vuelta hacia el el espíritu juzgarme. yo me he redimido perdiendo mi envoltura de fango en el torbellino incontenible del dolor.

¿ Te acuerdas. ¿No me lo pe- diste tú una tarde. el sueño Para él.Para Anuarí: que duerme en este féretro eterno... manos en las mías. te dije dote hondo en medio del corazón. porque mi amor. Anuarí ? ? Sí. este libro es para ti. Cuerpo dormido y alma radiante. Anuarí mío. Sí. en tus tu boca en mi boca. en intima co: muni()n y yo. me dan derecho a poseerlo entero. mi amor y mi dolor. toda alma. Anuarí. tus ojos mis ojos. que nadie puede disputár- melo. — besán- .

nudo extrangule mi garganta. Anuari. ¿ Por qué te fuiste. Y no acierto a hallar respuesta alguna que alivie el feroz dolor de mi alma. con la pasión de una madre. de una amante loca de amor. y un apretado ?. trato 10 — . dos mil veces ? ¿ Por qué me lo al dia. ¿ por qué te ? fuiste.II Oh! ya no puedo escribir tu nombre sin que un velo de lágrimas oculte mis ojos. de una novia. Si. amor pregunto mil. y no me llevaste contigo Mirando tu retrato.

mi criatura Cuando impía me arrebató a esas dos hijas de mi sangre. sin fuerzas suficientes para soportar la agonía. dejado agonizando al borde de la infinita y sola. los latigazos.. Sí. y abandonarla después en tu partida silenciosa me ha nada . con ansia de dormir al fin. la suerte Ah. con sed de cariño..de arrancar de tu mirada destrozado tu vida y ¡ el gran enigma que ha la ! mía. Pero . creí que el dolor mío habla roto los limites humanos. No se puede darle con una débil cria- tura. rendida — 11 .. no tú has hecho que mi grito desesperado llegue el hasta lo mismo trono del Dios de los cristianos fiera y apostrofé temblando de santa y ser tan cruel indig- nación. y descansar.

che Sí. Tus 12 cartas. una vez : Per Vamor che rimmie la vita resiste ? ) «e a i y el nuestro resistirá.III En una « de tus cartas me ( escribiste. he releído otra vez. verdad Teresa « » Nulla le é piú dolce e triste ». y las flores que han . que sólo puedo Esa carta la traducir en sollozos. tus retratos. le cose lontane Y por eso te fuiste. «nulla é piú dolce e triste che ». y siempre me deja una impresión desesperada. cose lontane Anuarí.

tornillos que irán clavados en el mi muerte. son reliquias que guardo ellas forman todo mi ideal. sin aspirar a otra recomel pensa que sentir. daría yo hasta postrada a mi conciencia me resignaría a vivir tus pies.con avaricia enferma muerto sobre tu ataúd. i '/ la Anuarí. risa con esa de cascada de plata. resucita ! Vuelve a tibia cuna de mis brazos. y no digo mi consuelo porque éste : ya no existe para mi. como una esclava. cual día de grietas rocas. Guardo también dos impiadosa que con dura e mano pusieron en tu féretro los ente- rradores. Anuarí ! Si fuera posible resucitarte. en mi cerebro. el ^^^ beso de tu boca en mi frente. por una vez solamente. . tornillos. toda mi vida. con la sola de sentirte reír. donde te cantaré. ¡ mi cerebro donde llevo cinlas que lian socavado los siglos en las heladas Anuari. satisfacción de mirarte. celada tu imagen profunda e inamovible. hasta convertirme en una sola nota que encierre tu nombre. — 13 .

Llevo clavada. Tu la sonrisa es una obsesión destructora tu sonrisa provoca en que mata todas mis risas. inquietud del relámpago en medio de se destila Es veneno de nácar que en mi corazón hasta paralizarlo. Seré siempre tuya. tu sonrisa en el punto donde se posan mis ojos. como im puñal. relucientes semillas. repleto de blancas. que hacían de tu boca un capullo sangriento.•Eiíflí'í IV Reposa tranquilo. Anuarí. 14 — 'SÉ:^ . esa sonrisa con los dientes apretados. donde venero tus besos y tus caricias. con lamas honda adoración. He hecho de mi cuerpo un templo. Anuarí. mi mente la noche.

estrujado el criatura mía. te evoco dormido y te imagino dor- mido alma. se esparce Una sombra la blandamente sobre mi divina sombra de tus pestañas. la más feliz de mi vida. Si. después de haberme cerebro y el corazón con tus labios — 15 . que mi respiración se hizo una se música para mecerte. eterno. durmió tu cabeza en mi bombro. Te dormiste. alas de aterciopelada mariposa sobre Anuarí. y era tan intima mi dulzura. Una noche. que formaban dos tus ojeras.V Anuarí .

durmió tu cabeza en mi pecho. y allí encontró delicia del sueño. como una abeja lujuriosa de néctar y perfume. Una se la noche. y buscó la almohada eterna. la única de mi vida. ^ ávidos de juventud.^ . 16 "- . la más feliz.'^W •v"". y me llevan en vértigo confuso hacia tu grave País. son las cor- tinas que me ocultan la luz del sol. Y esas sombras de tus pestañas.*í^''.

y me estremezco.VI Traigo del fondo del silencio tu mirada tus ojos. que fueron reflejos de esa bellísima alma tuya. que miran hondo sobre mis penas. . evoco muerte. las irraestrellas diaciones magnificas del Infinito son dos de primera magnitud. perforándolas abrir y agrandando la huella. viven ahora en mi mente nu- — 17 . Aun apagados por la me producen el efecto del rayo.. Tus ojos adorados.. hasta una brecha infinita como un mundo. que me muestran . Son dos faros azules. No ha el perecido en ellos poder fascinador.

ahora me arrastran a tu fosa. adquiriendo brillo en la fuente inagotable de mis lágrimas. Tus ojos son dos imanes Yo siento la atracción feroz.tridos de mi propia vida. con tentaciones de ante un abismo. Asi como tus ojos me encadenaron a tu vida. Anuari. 18 ... invitándome delirio.

VII En con cido. en un ansia de masacrar la belleza de la vida. la la oscuridad de mi pensamiento veo el surgir tu imagen envuelta en misterio de la muerte. allá pavorosa aureola de un más el desconoti Te llamo. envolviendo mi cerebro en un vértigo de catástrofe. y me parece que se rasgan las sombras a como el de ave herida en pleno Cuando comprendo que no te veré jamás.. — 19 . vuelo. una onda de angustia me sube del corazón. toda alma reconcentrada en te llamo tu paso alado.

¿Acaso tu espíritu ha muerto también ? eco de ¡ No no . Asombrada escucho mi voz.'''. *: ^^Tvir-3^51^. con tu cara serena y tu frente mirando al cielo. la pena no mata alma como un cuerpo de plomo . La pena no el va ahondando en en las enloquece. energía el hielo de astro. Eres tan fuerte y hermoso. vaya a perecer en eterno ? 20 — M^ . La negra verdad me hiere con saña. Anuarí. r '?" ' 'ff t"* 4 í . en una tembladera noches el infinita. que te busca aguardando una respuesta. ! ¿ Cómo es posible que tanto vigor.

y te poseo rodando. en sol derrocha diamantes sobre el te aspiro en todas las ñores. te veo cuando sopla viento helado. entonces veo en todos de amor.VIII Desde que te acechando tu dos hacia rrección. mis ojos y mis oídos están . tus pasos están tendi- muerte en fervorosa espera de resu- Y en los días grises.. te los árboles. transfigurado por la serena. la fuiste. — 21 . con de los ojos del ahna surgir blanco de tu blanco sudario.. imagen. ebria los céspedes de yerbas olorosas. santa caricia la tierra. Y cuando el mundo..

Y los cuando la luna da su humilde bendición a hombres. te extraigo de la nada. imagino en el misterio. afilado rayo te veo enorme. te veo gigantesco. desparramando sobre aliviando . la para que me sirviera de linterna en escabrosa ruta. 22 . destacarte en un . dulgencia. mundo de tu in- la desesperación tanto te náufrago dolorido te aspiro en el ambiente. sólo fué hecho para ayudarme a evocarte. el Me parece que mundo y el sol. confundido con el lo inmortal.

Anuari. : como los niños. una ora- tu nombre. desgranan silaba por laba mis labios tu nombre. Anuari. y mis manos tibio se tienden desmayadas. repito. Anuari fuente que hierve brotan de Como de una mi 23 — i . en un afán de dormir.! IX Con ción la cabeza reclinada entre los brazos. Como una oración. ¡ el nido de tus ca- para esconderse y morir. tengo sueño. mucho sueño. ese mis- mo letárgico sopor que turbó tu alma antes de si- cerrar los adorados ojos para siempre. buscando bellos. Si.

24 — 7^- % . y no comprendo cómo mi cuerpo no sucumbe al peso de tan ruda carga. que arrastro como un harapo innoble. •. derse en el caos. -* pecho las quejas y las súplicas. . Todas van a perti.^ -- - . sin llegar tal vez a Es horrible. V . La vida sin ti es una tétrica cosa.

X Las horas caen como goteras de plomo en un páramo se van a tu encuentro. lizado hasta ¡ criatura mía. que bajaste a el una caverna de piedra. envuelta en hierro. me quedo hastío. que no se abre jamás para las almas que la atraviesan dormidas. y yo me quedo . taciturna. llevándote en corazón para- mi deseo de ! llorar. . el negro como en una malla de Dos meses hoy. sombría. ataúd por puerta del Cementerio por esa puerta con fauces de chacal. Ya dos meses la Sin morir vi como entraban tu . En estos dos meses no has tenido otra caricia — 25 .

Mis manos la pordioseras de caricias . destruyendo mis la pensamientos. que no saben de dónde vienen y para dónde van. porque tienen miedo de averiguarlo. como de una jauría jana. la ofrenda santa que temblorosa de pena. avara del tesoro que encierra. Dos meses hoy que su tic-tac pisotea mi tirosa Eternidad. Anuarí mío Sólo llegan al fondo de le- tu fosa. los ruidos del los mundo. con sus pasos lúgubres hacia men- Dos meses. y ya no sufro de tanto sufrir. de esas sombras movibles.de tu ataúd una ternura pero madera. mis pobres flores. se hace rígida. mi alma deposita sobre tu cadáver. 26 . Nada. Dos meses. te fuiste. reloj palpita. j como un ser que no ha ! sufrido. tratan de arrancar. muy apagadamente. El .que aquellas tan leves y tímidas de mis flores. cerebro. que son la única prueba de amor. el confuso vaivén de hombres.

. De espaldas sobre mi cama. si Con toda intensidad pregunto a noche eres tú el que anima esas cosas.XI Se mueven las cortinas y tiembla la la luz. las puertas se quejan de sus umbrales siempre . Anuari. Todo lo que me rodea está empapado de misterio. sólo oigo el furioso golpear de mi corazón dentro del pecho. a la espera de alguien que nunca llega y en la lámpara me parece adivinar una muda desesperación. enigmáticos. Los muebles hablan entre si de trágicos secretos .

Anuari.:^y^- Los retratos me miran j con una desgarradora ! expresión de pena. aferrada a una ilusión que no existe. Anuarí Ya sé que mi de grito se pierde sin eco en el impiadoso la abismo nada. pero para no sucumbir no puedo dejar de llamarte. 28 — .

Comprendí. No hubo desesperación en mi dolor. Cubrí tu ataúd de rojos claveles. Con la cabeza apoyada en ti. apagando toda su amargura. día de todos los dormidos eternos. que para mí la gran 29 . era tu día. e imaginé que su fragancia atravesaría las maderas e iría a darte un escalofrío de dulzura. hoy fui a verte . el féretro pensé pro- fundamente en Una olímpica serenidad revistió de alba túnica mi alma.XII Como de el costumbre. amor mío.

Marcharemos extáticos. enlazándola a la mía. Nos deslizaremos por los límpidos espacios. y entonces de la me sentí consolada. Cuando la me lucha miserable el iré a buscarla. en pos de la irradiación de los astros cabezas transparentes. su- blimes de bondad. manos sublimizadas. marcharemos juntos hacia el sol. inmortales hijos de la luz. 30 — . que poseía alas capaces para em- prender el regio vuelo del encuentro. para coronar nuestras se- Iremos. también. Abriré tu mano con beso de una madre que despierta a su hijo. Oculta en tu féretro está puerta agobie : la llave gran tú la guardas en tu diestra. abierta por tus Vi. que entonará nuestra reina Naturaleza. Al contacto de tu ataúd mi frente palidece y miran mis ojos en busca de la gran puerta. cantando un resurrexit eterno. en busca de su bendición nupcial.^y3<S»/ puerta al infinito estaba abierta de par en par. como una al sola llama azul del alma del Creador son de acordes magistrales. renos. gloriosos. y..

mirándome templo. frente. penetro en mi alcoba como en un tu retrato. la noche. de tu protección cerca de mi lecho. y en fervoroso anhelo ruego al misterio para que tienda sobre mi el sudario del silencio. que mis rodillas se Porque allí está con esa bondad ilimitada del perdón. — 31 . tan fervorosamente.XIII Por doblan. y el reflejo me regocijo en iluminar tus ojos de los mios brillantes de emoción. Junto mis manos sobre tu y en trágica el calor conmoción del alma. en el sitio que transpa- rente tu boca. Beso con el cristal helado. imploro tu compañía.

retrato. rio y. . te canto como los si hubieras nacido de mi. criatura mía. sintiéndote en mis brazos. derramando cosas pueriles y profundas. Y naces de mí para todos y para mí y en mí demás estás muerto. vives. porque Te extraje de la sangre más noble de mi corazón y te uní a mi destino para siempre.'-^^' Hablo con tu sobre flores él .• i. 32 — . como si fueran lloro.

. escápanse de mi los co- aullidos desgarradores de mi carne y de mi 33 .XIV Hallo cierto alivio en la monótona repetición de mis pesares. Mi boca está sedienta de lujuria. Si. perfumada de primavera. en sus exaltaciones plásticas. como lo halla el loco en sus pa- labras incoherentes. Todos retuercen lirio . Anuari.. Te amo. Anuari. La tibieza de tu cuerpo ha quedado como un veneno insomne en mis miembros. ellos se en convulsiones la caricia espasmódicas de de- claman por aguda de tu cuerpo. de tu carne joven. En contorsiones de poseída..

entre los suspiros. envolverte en mí. Ante tan irónico esplendor mi corazón sintió con más fuerza tu soledad augusta. el Y ci- El día lucia todas la Primavera. 34 . que todos te tomaban como a un objeto inservible.i. .. tu nombre. para darte amor. Y ante la atracción de tu espíritu radiante. criatura mía. fué a ofrecerse a ti. j Ah He quedado ! ávida de ti . Llegué a tu nicho. si quedé ciega como Mis labios. y tuve el deseo de volverme terciopelo para arro- parte. el néctar de tu amor. tiempo pasa.Tr^ razón heridos en los espasmos de placer y de pena. entreabiertos.. ávidos. a tu estrecha caverna miserable. las deslumbradoras galas de Un olímpico rayo de luz vestía las flores con túnicas de diamante. ansiosa de besos tuyos. y su bálsamo de nieve no catriza mis llagas de fuego. surge. aguardan. para que no te dieras una impresión de cuenta.^j (^ =-r<. para que te protegieran los suaves velos de su melancolía. y despreciando la fastuosidad. mirase al sol.

No del concibo el calor que anima mi vida. estando cementerio. . tú rígido y solo en el Son explosiones mal todas Anuari mío las felicidades que brotan fuera de esa órbita dolorosa. 35 . todo mi cuerpo se insensibiliza al solo recuerdo de tu ausencia eterna.

ardiente. Mi mano. Qué pueden decirme que 1 sustraiga miento de tu recuerdo Sólo lograrían mi pensadejar una negra mancha de tinta en mis pupilas luminosas de tu imagen.-i^TWW XV Estoy enferma. Me pesan las como si las 36 „^( . mi tris- como sienes las túnicas de los mártioprimieran res desgarradas por las fieras del circo. resbala en triste desmayo sobre los libros donde me los refugio. para aturdirme y olvidar. Mi dolor se hace agónico teza se despedaza . No trato de abrirlos. I es inútil : adivino.

en unión con todas mis cuerdas intimas. amenizaba las fiestas de mi alma. como circulara por mis venas lava fría. y como lozas ñmerarias caen mis párpados. Estoy enferma.! dedos de un coloso. A mi alrededor canta la vida. los i Anuarí. en su inconciencia de diosa eter- namente joven y profanación ebrio. alegre. cruel. impiadosa. que. 37 . Anuarí si Las penas hacen pesada mi sangre. sola y fuera del nido. como una paloma a \juien sor- tormenta. bullicio Ese desordenado de me por hace pensar en la cadáveres un saltimbanqui La vibración del dolor ha destruido la orqueslírica tación divina. Estoy tan prende la triste.

y entonces se apoderó de mí un delirio de belleza. La dulzura de la timiba penetra en mi cerebro. Al depositarlas sobre tu ataúd.. el Quise unir mis labios a los blancos pétalos. refrescándolo de sus ansias pasionales.. infinitos besos de amor sobre tu cuerpo insoñado. y cielo de mi alma llovió besos. me pareció que el Te llevé cielo había llovido estrellas sobre él. Purificada está mi carne por el alba castidad 38 — .XVI Anuarí. hoy un ramo de inmaculadas peonías. como un baño de rosas.

Yo sobre amo. que son vigorosos como vida a tu tumba. De ese es la mi — 39 . Anuarí Si . de tu tumba a la vida. bendiciria al dolor . el humano que nos une para te ti. y lo digo en las flores que esparzo y en mis llantos. : Anuarí lazo el dolor de haberte perdido es siempre. destino. los reflujos del mar. con al el fervor de una iluminada lo buscarla como único más nutritivo alimento espiritual. criatura mía.de las cenizas de todos los antepasados que a tu lado reposan. mi tristeza fuese siempre tan suave como para traducirla en besos y flores.

donde yo iba a recostar mi cabeza y desparramar mis flores.XVII Anuarí. que nadie más que yo tenía derecho a tu cahierro dáver. Fué como un golpe de cuando el en la cabeza. creí y en mi locura de cariño. al penetrar en la fosa vi que no estabas en lecho familiar. te sentía. Toda la felicidad de mis días estaba en tu ataúd. era esa una dulce ocu- Criatura. mío. 40 . En mi pación. inmensa soledad.

buscándote como una leona busca su guarida. como te hubieras muerto el por segunda vez. refrescando tu cofre con pétalos. te encontré en un estrecho si nicho. besos y lágrimas.Y cuando. no podré co- municarte de primavera. 41 . en esa an- gosta cárcel de piedra! AJli no podré llevarte mis la sensación flores . Qué frío tuve! y cómo senti en mi cuerpo martirio de tus miembros estrechados. fué mi dolor tan horrible.

me produce el la misma terrible des- esperación que maltrata le corazón de una madre. aiTancan la cuna donde murió su Anuarí. mío. que soplas la negia vela de mi vivir hacia el paraíso de los sueños. mis 42 — . El que la ruta luminosa del nito. Volví del cementerio ahogada en sollozos . Infi- augusto ademán. hijo. hayan quitado tu féretro del alcance de mis a quien labios.1 XVI 1 Anuarí. dulce criatura mía. Grave criatura del gesto eterno. que en me señalas.

Siento en mis manos todo ella. están . única verdad : haciéndonos de la la muerte. Somos hermanos. como si pudieran oirme. y yo estoy agolas nizando por un amor inalcanzable. pero nobles ruinas que eran los castillos de mi f i ^43 . el peso de mi cabeza. y yo ese sublime pongo como testigo de mi pena a El murió por redimir al hombre. destruyendo las tristes. .lágrimas corrían empapándome el pecho. Un humilde Cristo de acero me acompaña. Cristo v vo nos confun- dimos en lo imposible. sohdarios en íntimo abrazo. que eran inundarán como alma. Ya no y manos pétalos sobre tu rocío. cataratas turbulentas. únicas ahora nos estrechamos. parece un astro en interna catástrofe. donde escribo. como acom- cuentas de un collar sin fin. mundo. como si la vida de todos los seres humanos se hu- biera reconcentrado en Parece un mundo sostenido por dos bloques de mármol cuerpo. Aquí sobre mi cama. pañándome seis de tus retratos a cada uno de ellos les hablo. estamos unidos en nobles causas de la vida . llevarán mis las lágrimas.

y en mi ansiedad loca tropecé en la oscuridad con un cuerpo que al caer dio un golpe seco. cayeron en final. sin saber qué era de de estaba. empujada por una fuerza superior. y ce- campanadas el severas. buscaba.XIX Desperté sobresaltada. Con las manos tendidas como una larva. Turbada de misterio. algo X 44 — . mi rebro como anuncio del juicio Me de la levanté del lecho como se levanta un muerto mi y dón- tumba. quise huir. en medio de los tentáculos las de sombras. El esas dos reloj dio las dos.

toda en delirante Con una sonrisa. de esas que por lo plácidas pavolví a recen inspiradas en las estrellas. Floreció en mis labios una plegaria . En momento hirió mi recuerdo una belleza de mi infancia. temblorosa. llevando entre me mi mis brazos la adorada reliquia. y. como entonces. lecho. y entonces sólo me di cuen- ta que había pasado la noche éxtasis ante tu retrato. desmesu- radamente abiertos. Con los párpados cerrados. mi alma imploró al cielo para que le diera el ansiado reposo. caí de rodülas. tantas que lo^v-jivos tonos de la aurora envolvían de rosa a mi balcón. — 45 . una lluvia helada empapaba mi frente. goteando sobre mis senos lí- quido mortal. una honda plegaria a mi Dios Anuarí.que me indicara un rumbo. Esa de luz de la vida me hizo considerar la realidad los acontecimientos. Despavorida. Mis pies no se movían. los brazos en alto. como dos pilares de bronce. Pasaron muchas horas. querían agujerear la noche. no encontrando sa- Hda ese al laberinto de mi alma. y mis fijos ojos. quise sucumbir. estaban en el suelo. en mística unción.

/ 46 . las me sentí dichosa. Si poseyera yo una guadaña como ella aquella que tiene la muerte. Soñé que estaba ideal muerta y que era como Eres feliz una sombra y porque regalas a un alma : dos sensaciones de más intensa belleza muerte. Anuarí. y buena. el dolor y la Anuarí. tú. y sobre la depositarlas losa como un humilde homenaje que te esconde. me serviría de para decapitar todas las flores del mundo.^«^^ffWÍ! <!ÍV ' :• -=f5<r? Dormí. Anuarí.

vedado para mortales.. Allí también está tu retrato. esparciendo sobre reflejo todas las cosas un tenue de amor. Cuántas veces he estrujado sobre estas páginas hasta la esencia de mi espíritu.XX Con paso sonámbulo llego todas las noches a mi escritorio. y después. las cabeza entre manos. en el lánla guido agotamiento. . viniendo de un más brumoso. las almas que habitan todavía cuerpos vibrando sólo con 47 Anuarí. de tu allá voz adorada. vivo soñando en ti. el llamado alontanado de tu voz.. he esperado.

y cómo nos pafácil recía la vida una entretención y pura. ha tomado Cómo he ahondado en esas que sólo pertenecen a los que están ya muy viejos! Soy una niña años vieja. Mi oído Anuarí. ¡ qué gesto trágico y torvo tristes cosas. como los juegos de los niños! Y ahora que te la mía! fuiste. 4S — . cuando para engañar al frío tú tenías fuertemente las manos. la penetrante cadencia de tu voz. de vez en cuando. como aplastada por un fardo de troncos. como un rumor de música. Guardo al despertar el peso de tu cuerpo. y en mis labios roce de tu boca cálida. mientras duermo deleites que agotan las células de mi cerebro. atesora. ¿ recuerdas aquellas noches de invierno largas sin estufa. y tos fantásticos de almas en me me contabas cuen- pena y llegábamos hasta a tener miedo del viento que estremecía las ventanas jQué ? felices éramos entonces. mis veinticuatro me llevan a la rastra.las tremendas caricias que vienes a prodigarme . Sólo puedo. Anuarí. que el fresco reposó sobre mi corazón.

que me tienden abiertas como dos alas.levantar mis ojos al cielo para asegurarme de que allí hay dos manos. las tuyas. en el infinito se — 49 .

cuando no había saboreadcj todavía su fragan- 50 — . son esas olas se acercan a que van hinchándose a medida que la playa. envolviendo de las altivas rocas.XXT sin Mi boca ya no puede llamarte. . que un desolado sollozo corte mi voz. que me ha arrancado todos mis amores en pullo. ruge dentro de mi Me tino. para reventar violentas. espuma a Anuarí. mis suspiros son como esos vientos que j Anuarí. revelo de la vida insulto al miserable desca-. Una tempestad desencadenada sei*. Anuarí. Anuaií ! precipitan el encuentro de las nubes.

cia. — 51 . Mis ojos. desmesuradamente negro. miran el un horizonte umbral de la He quedado espantada en una gran pregunta el sofo- cada en mis labios por horror de la catástrofe. ni me había embriagado su narcótico sublime. vida. con abiertos.

Anuarí. si me vieran vagar por los cementerios. de llegar a precipitar los quiero fundirme en tu materia fermentada por la vida vegetal y animal de la naturaleza. lo Anuari. se que los es prodigiosa en la que modelan futuros genios. terciopelo. Los hombres me juzgarían loca. Busco en los cráneos vacíos que he y por momentos tengo un vértigo de acontecimientos y deseo que mi pensamiento duerma en el osario del olvido. : . 52 % ^íí. convertirme como tú en masa íirciUa universal. como un solitario chacal que por caprichos infames del destino recibió un alma de ser.XXII Anuarí.

como esos astros rozan la sulos vientos. Como la luz. nube. Para llegar a la secreta fuerza ti por me uniría a y atravesaría el infinito como un meteoro. Anuarí.i- ' Anuarí. Y cómo perdono a los hombres todas sus caídas y debilidades! — 53 . a adivinar sus más pequeños gestos en este tiempo de inmensa soledad y dolor. animal. he llegado a penetrar la naturaleza. pájaro. en yerba. aunque sólo fuera para rozarte. mar. dulzura que extasías mi cerebro. éter último. pensamiento. en lejanos ideales. Para llegar a ti sufriría la transformación y. Anuarí. que inflama perficie del cielo.

la vida y en sus Anuarí. Anuarí. íl:. la ilusión rosa de la vida. Prefiero siempre el eterno caos de la verdad a a.XXllí Como las almas que liabitan los claustros en- veladas en albos o negros tules. así la mía cambia de ropaje en sus confidencias con secretas tramas con la muerte. para enfangarme en seguida en despreciaties bles placeres. Desde hace meses vivo recluida en tu re- cuerdo. Uno me lleva ti. el otro me aparta con sus infernales seduc- ciones. que puede sostenerse en 54 el aire como lo azul. y mi alma se ha hecho tan liviana.- .

Anuari.. 00 . Muchas veces la Cristo de la los he seguido para olvidar un poco tida . Anuari. sanamente comida ¡ por la los perforadores sombríos. me tientan como Lucifer al Montaña. no hav duda. horrenda pena de tu para tus pies pero más valiera haber muerto mutilada de dolor.. más valiera haber visto con mis propios ojos la pudrición de mi carne.los hombres de me arrancan de tu lado con sus promesas dulzuras y bellezas. ? es que el infamia del mundo no i tiene limites ¿es dolor tan insoportable que a los buenos los hace malos y a los malos perversos El dolor santifica a las almas sublimes y arrastra a las inferiores.

que nacen de un rayo de de y al mirar a su alrededor se encuentran huérfanas. porque hace del hombre un dios y de la mujer vaso sagrado. he pensado en toda luna. que es vida de la creación. urna depositaría de la savia. junto a las la tristeza sol o lagunas estancadas. 56 — -.#» \? . que en un espasmo de placer nos hace creer en la nobleza comprendo que en el beso y en la entrega de los . cuerpos se busque ello el veneno del olvido .XXIV Vagando por bosques solitarios. Comprendo el vicio del amor. de esas almas.

\ DI . comprendo que ya muerto las entrañas el dios amado. como ánforas antiguas descuido de su dueño. se quiebren de dolor. y per- manezcan que lloran tristes el y solitarias. sin recibir la dulzura esas perlas diluidas. de de la amada.Anuarí.

las Rl agua cantaba tímidamente sobre baldosas y lápidas del cementerio. que cual blancas mariposas se quedaron dormidas sobre la pied^-a. que ?í--.XXV Hoy fueron jazmines que llevé para ti. escurrién- dose por los huecos de las tumbas. . Albais flores de penetrante fragancia. inconsciente de tosa la caricia de la lluvia. Llovía. Nubes cargadas de poder divino esta- llaban ruidosas en la soledad del cielo. ansiosa de refrescar la boca de negras. y 58 la vida. recibía gus- como un pájaro. los nmertos. Mi cabeza.

. tenían una quietud nos de los ídolos indios como maque guardan un delicioso extática. gustoso del baño. no se acuerdan de pobres mendicantes que quedan bajo las ventanas. Anuarí ! ¡ cómo es que mi corazón no la del cielo.. . Mis manos posadas sobre tu ataúd. !Í es- talla en una tormenta análoga a cuando está tan ensombrecido por el doloi- 59 . ¡ me despedí ? de ti. de mármol. Cuando oscureció y el cierre sentí la campana que anuncia de las puertas del cementerio. altura de el chorrear allí.-vK*---"^7. diciéndonos adiós. Anuarí mío. también.'^-. Tú sita estabas allí.-/ .^'--7f-Kf¡^_>^-T(^-^^^'.. Tú estabas a la mi frente._. refugiarse tu los liermanita Pero dormidos los son nmy egoístas. sin más abrigo que la pena..--? . y veinte veces volvimos a estrecharnos separar. como esa noche de agosto te acuerdas en que veinte veces nos besamos. ¡ sin podernos Oh.n^f^w^ -f..$.! . . guarecido de la lluvia en tu ca. 'r'rfs^íí^?. sitio Tu morada í es muy estrecha. '^«v^^Toa^f •-....-r.'f^^^^f!^^ím^:'":^^^i^*^-. y dormido dormido como un niño que ha jugado mucho y se ha fatigado.-:^-. ¿No harás tú un pequeño donde pueda. quedóse inmóvil bajo cariñoso de las tibias gotas. secreto de tranquilidad pensando en el Nirvana.-..

tiritar. ungida luminosa.-í^l_^^W^^r V~. 60 í^^r — . XXVÍ El hielo que se filtra despóticamente por las ras- gaduras de mis ventanas. como una cinta de piel! Tú eras mi cariño el rayito tenue y dorado que venia para alegrar la caverna sombría donde habita. i Cómo me sentía tuya ! i Si tú hubieras sabido a través de qué densos de velos atravesaba caricia mi alma. como una bestia salvaje. Cuan hondamente pienso en en tus besos suaves. para envolverte en una para contemplarte. i me hace ti. mi escepticismo. y ansio la tibieza de tu cuerpo estrecha- mente ceñido al mío.^ ^. .

al sembrarlos en mis labios. Donde y quiera que yo mire estás tú. es tu olor el que me penetra . la almohada. y el eco de mis palabras parece como remedo de tu voz. dejaron en mi cuerpo cinceladas geniales llenas de sombras y palideces mi. y respiro. de nácar que no pueden animar Anuarí. y hasta espejo parece que guardaran tu silueta. se han vuelto flores de adoración . hicieron trigo. hablo. mi boca un campo de y tus caricias y ahora. La cama. Tus de besos.í'^i'!' 'Srsí^- pureza? el Anuarí. esos granos. la vida. como tú todo en 61 . estoy toda en ti. en tu ausencia eterna.

XXVTI Frente a inús ojos. Y yo miro. iiielinala frente lo cargada de inspiración. vo me embriaga}). i me si diste a beber en tus labios licor habías de abandonarme todavía sedienta {VI . flores. tu letrato. como no el podría un ave embriagaise de las } Para qué de vida.) de tu esencia. Avecita Si mía : } por qué te Fuiste ? yo sabía amarte como no encontrarás quien en el te ame Si paraíso. con el corazón rebosante de honda ternura.

y como un árbol que se cansó de esperar la caricia de la luna. Pero tú no vendrás.Como una lámpara sin aceite me consumo. inclinaré mi frente dolorida. Las ajorcas que adornan mis brazos suenan badajo de una campana muerta. sintiendo todas las agonías de la pena. están preña- dos de ternuras. al cielo: por donde yo Mis ojos. mi boca. 63 . y vse derrumba estrepitosamente la torre de marfil de mis el como ensueños por donde yo veía te veía. mis brazos que se retuercen como leños acariciados por el fuego.

me visita..' «* "^Z XXVIII mis papeles y mis libros. Sola. me causan Su aristocrática belleza me hace odiar todas las otras que se me tienden. tu recuerdo amado... Y tu boca. todo vestido de blanco.- . en medio del huracán apasionado de nuestras caricias. . al acariciar las el mías fueron tan buenas. que daño. entre Tus manos. Sólo quiero las tuyas blancas. fraternales.. las tuyas que eran lirios enfermos de tristeza. de lejos y con gesto eterno. que siempre tenia esa mueca de niño G4: — .j!)áB.. Y quiero tus ojos que persistian.

todo mío. Te has ido avecilla mía. tus manos. adormeciéndome en éxtasis de subhme Si .. te espero. te quiero... cueipo y tu alma si. Anuari. pero yo llegaré a Mi pena sutil me transformará en un fantasma tan Anuari. Eres triste se pierde como el quejido que en la montaña infantil.sabio q^Hepresentía todo. Y Y tu cuerpo plegable estrechado al mjo en vida. Si hubiera sido posible morir de languidez fehz. tus ojos. acariciando mi interior.. de una ingenuidad quedó grabado en mi silencio. .. tu .. El secreto trágico del guarda como ti. Te has ido. y de tu alma. cuando en sueños niste a vi- poner tus mejillas junto a las mías. Pero tu rostro páhdo. que atravesaré la piedra.. cántaro sagrado que apagaba incendio de mis inquietudes y de mis idealismos.. tu boca. sopor. te re- tina. como la luz. te llamo. sin haber experimentado nada. Eras suave. 65 . Suave como una ala de cisne sobre el agua. pero tus dulces congojas quedaron acariciando mi oído. el afán de muerte. Anuari. yo habría muerto anoche. te quiero. eres bueno. un murallón de roca.. Te has ido.

la el lamparita veladora. no en mi mentón sumiso. sólo he dejado en- la estancia. esparce mística dulzura. el cuando llega a visitarme. ni siento el de tu voz junto a mi oído. La campana de davía no percibo la torre ha dado las doce. temerosa de que no vengas. como y que y to- aquella que guarda en templo al altísimo. el ruido que hace tu espíritu. y de que todas mis ansias vayan a morir en desesperaciones 66 1kwí:= .XXIX He apagado medio de todas las luces. rumor roce de tu ma- Tiemblo. no oigo todavía.

arrastrándome al caos infernal del olvido y de la resignación..•^•. que soy como un blanco lirio. me lo dice mi pesimismo. Anuari! no vendrás. dolorosas sobre mi almohada. i No vendrás ? Dejo caer mi cabeza sobre esa mano mia que tanto has besado y teza del me parece más honda la tris- mundo. los delirios Serán inútiles mis ruegos.. y la vida más difícil de llevar. y ya no espero intangibles en ¿ el frescor mi frente. Amiari. Tiemblo. sálvame de la vida. 67 . del terror de mi misma. no vendrás. de la miseria espiritual! Sálvame. arráncame de la tierra antes que una sombra mala me envuelva. me lo dice esa voz que me auguró tu de tus partida y la partida de todo lo que más he amado.. y me estremezco de inquietud. dulzura mia. inútiles ? de mi amor Sálvame. y mi alma se vuelve una paloma que no ha ensayado aún el primer vuelo. Cuando te evoco hay tal pureza en mi sentir. No manos vendrás. amor mió.

Miro en I el espejo mis labios Por qué rara si ironía están ellos y blasfemo. Tú ya no vendrás Miro mis ojos los cierro asustada. tú. como ellos. tan rojos ? ¿ Por te qué.XXX Anuarí. como ve- neno de sierpe. A quién puedo yo ofrecer mis labios sangrientos.. brillantes. como mi corazón.. a pedirme besos. tú 4 . flores místicas como mis manos. hijos del si sol. se has ido ? Ellos deben palidecer de dolor. que de tanto implorar la han vuelto ¿ muerte. el mortal narcótico de mi tristeza. que eras su encendedor. y no has de venir a mirarte en 68 No quiero su belleza. sin dejarle.

como un Contemplo mi juventud como una rosa abierta. impúdica.. como una religiosa a su Dios. Anuarí! Plenitud de mi alma. emoción sentimiento.Tú.. Anuarí. No. Anuarí. que eras su luz te has extinguido fuego fatuo en las ondas del mar. pro- vocadora. Anuarí. causa de ¿ mi vida la ! Podrás comprender mutilación horrenda de mi ser al irte el Te haré tan bruscamente y para siempre ? sacrificio de mi juventud. desafiando a mi dolor que se esconde acongojado y tímido. y desprecio la morbidez que se brinda pagana. ídolo mío. y será la mejor ofrenda de amor que pueda hacer a tu recuerdo. el sollozo entrecortado del placer. ya no vendrás para arrancar de mi cuerpo la nota lírica y vibrante del espasmo. 69 ^ .

llores. Viviré de ojos será ti. esconderme confiadamente en tu . Seré io encontré cuando tú me teiidiste los brazos. la No esperaba a Micidad. pecho será mi dicha labios. reir. se apartan tus por éxtasis interior lloraré cuando tu de 70 v te . y él curará con suavidades arrobadoras las heridas pro- fundas del mío. lagada por tu ternura la eterna amaré deliciosamente hate amaré con todo el fuego . — 'A: „• . y todo te dije. fiel Tómame. a tu corazón. el resplandor de tus mi luz. yo no te esperaba. el cuando vea que . IjcV^iabía perdido todo.xxxr Viniste a mi. enamorada.

Amé me el amor con él.. y porque hacía largo tiempo que corría la desolada en su busca. porque tú la has salvado para Me de invitaste a mezclarme en la gran sinfonía la Naturaleza. el vuelto a desear y cuanto ya el alma mía había sol. tú te fuiste como una sombra errante hacia la noche traidora. es tuya. — 71 . golpear la divina plegaria del amor vino a mi corazón tan dulcemente como el batir de alas. aferré a pasión de una frenética.XXXII Mi vida ti. Anuarí..

72 *íi .. ¿ por qué te fuiste ? Se retuercen mis manos. Anuarí. blasfeman mis labios. y mis ojos se ponen fijos. mi cuerpo y envolviéndolo como plegadiza alga marina. Es el mal de la pena.XXXIÍÍ Anuarí. La oscura belleza del sobre lírico mal tiéndese en velos bajando hasta armoniosos mi frente. el fijos como esas estrellas perversas que destruyen destino de los hombres.. Anuarí. se como el mármol.. Frente a tu lápida ya hiela el corazón no llora. de la negra pena.

que silba amenazante. el es una gota que va oradando subterráneo de mi dolor. Ya no sé vivir. . Sólo mi cabeza cuando se inclina fría.'-iív Mis ñores se como viejecitas mueren carbonizadas por que han sufrido mucho. porque me faltan fuerzas para cerrar los ojos. en los huecos mi espíritu es juguete del vendaval macabro. Cual oscilante llama tructor. y vivo y tampoco puedo morir. sobre la piedra.í. 73 . buscando ansiosa la caricia Cada día que pasa. es torturada el sol. des- abandonados de mi cerebro.í».

de mi. es la no poder llevar con mis te tumba avara que Antes de irme estamparé un beso en tu frente rígida.XXXIV Me alejo. Me voy huyendo inquietudes. mi 74 .. Mi único desconsuelo propias manos flores a guarda. de mi cobardía y de mis morir de dolor y es más fuerte que la misma muerte la tortura moral que revoluciona No puedo cerebro.. Será como un sello de piedra sobre otra piedra.

- Me voy como sangre. — 75 .-f^ii-í^:. lo sé y huyo ahora que importa el No me mundo ni la mediocre balanza las que pesa mis actos. gozado y sufrido como yo. para aprender en otras penas a sufrir mías con más entereza. He espiado tu sueño creyéndolo leve. momento he aguardado de mármol. y te la re- juro que hasta este surrección. Me voy.»3j. pocas son almas que han amado. Anuari. Anuari. aerolito que desprendido de una estrella se precipita en los espacios trágicos de la Me las voy.>-i.

'

T'v^^'

Ut^"'

-"

'-

;
i-j;.^v'^.r:.
';.

X,^^VfCi^ral-'?f'¡p^-^::^-'^^

XXXV

Anuarí. Hasta pronto.

Desde aquí mis pensati

mientos irán a ofrecerse a
fervoroso recuerdo.

cruzando
el

los

mares

desde aquí vigilaré tus restos con

más inmenso

y

Pronto nos encontraremos, amor mío.

Mi cabeza

es

un abismo de

dolor donde mis pen-

samientos ruedan, sin detenerse, como ágiles piedras.

Trato de meditar y mis cogitaciones se ahogan ruedan como cuentas oscuras en el despeñadey ro de la nada.
Sólo existe una verdad tan grande
la

como

el sol:

muerte.

76

ÍNDICE
Págíoa

Portada
Del mismo autor
Introducción

:3

4 5
6
el

Ofrenda Para Anuarí
eterno

:

que duerme en este féretro
escribir tu

sueño
9 10 12 14 15 17
19

Oh ya no En una de
!

puedo

nombre

tus cartas

me

escribiste

Reposa tranquilo, Anuarí Anuarí; te evoco dormido y

te
!

imagino dormido

eterno Traigo del fondo del silencio tu mirada En la oscuridad de mi pensamiento veo surgir tu

imagen Desde que te fuiste, mis ojos y mis oídos están acechando tu imagen Con la cabeza inclinada entre los brazos Las horas caen como goteras de plomo
Se mueven las cortinas y tiembla la luz Como de costumbre, hoy fui a verte Por la noche penetro en mi alcoba Hallo cierto ahvio en la monótona repetición de mis
pesares

21 23

25 27
29 31

Estoy enferma Anuarí

33 36 38

Página

Anuarí, mío Anuarí, dulce criatura mía Desperté sobresaltada

40 42 44
todas
las

Con paso sonámbulo
escritorio
;

llego

noches a

mi
47

Anuarí, Anuarí

!

Los hombres me juzgarían loca Como las almas que habitan los claustros Vagando por los bosques sohtarios Hoy fueron jazmines que llevé para ti El hielo que se filtra despóticamente Frente a mis ojos, tu retrato Sola, entre mis papeles y mis libros He apagado todas las luces Anuarí. Miro en el espejo mis labios Viniste a mi, yo te esperaba Mi vida es tuya Anuarí, Anuarí, ¿ por qué te fuiste
?

50 52 54 56 58 60
62

64 66 68 70
71

Me

alejo

Anuarí. Hasta pronto

72 74 76

^ •!'-'.>. ¡ B'P..' yi j'»^->'.P' .*.• •j^ 'TTs-y.' ' .- n •^M' .UOTECA DE jüñGE BOGLiANO .

"i^:^ '^^ I / - í .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful