You are on page 1of 37

1 2 3, aquí estoy otra vez

Luisa había cumplido once años y sus padres pensaron que era tiempo que
dejara de compartir la habitación con su hermana menor. Construyeron una
habitación sobre el garaje, y mudaron allí sus cosas. La niña estaba muy contenta,
tenía mucho espacio y privacidad que comenzaba a necesitar a su edad.
Aún no tenía muchas cosas para llenar la habitación, así que su madre la
invitó a un bazar, donde se podían encontrar todo tipo de objetos, algunos de
segunda mano. Compraron un pequeño armario de madera y un baúl, el armario ya
estaba un poco estropeado, pero aún así lo llevaron a casa para que papá lo
reparara, junto con otras cosas.
El padre de Luisa lijó y pintó el armario, dejándolo como nuevo, quedaba bien
en la habitación. Ella pensaba guardar ahí su diario y cosas privadas. Necesitaba
que estuvieran fuera de la vista de los demás.
Esa noche se escuchó desde dentro del armario un golpe, como si alguien lo
tocara, abrió las pequeñas puertas, no pudo ver nada, pero el sonido continuaba.
Ella estaba segura que venía de ahí, pero decidió creer más a sus ojos.
La siguiente noche, ella dejó las puertas del armario abiertas, no se escuchó
el golpeteo, así que se convirtió en costumbre, pero no podía guardar cosas en él,
porque cuando lo hacía eran arrojadas hacia fuera.
Pidió a una amiga que viniera a dormir a su casa. Se divirtieron un poco al
ver que el armario “escupía” lo que le ponían dentro. No durmieron hablando de sus
cosas.

De pronto, desde
el pequeño mueble un
hombrecillo regordete y
diminuto asomó su cara
entre las repisas. Era de
color verde, estaba
desnudo, tenía una
especie de cuernos a los
costados, sus ojos
apenas parecían
abiertos; en su boca
redonda había dientes
delgados, largos y
afilados; sus dedos
largos y delgados, se
posaron en las puertas
para impulsarse hacia
fuera.

Las niñas corrieron a la habitación del padre. Él no se lo creyó y fue a mirar si
estaba y no encontró nada y para evitar más escandalo por la noche, se llevó el
mueble al garaje, pero como estaba debajo del cuarto de las niñas, la criatura subió
a través de las paredes hasta meterse dentro del baúl y luego lo golpeó y dijo:
1,2 y 3 Aquí estoy otra vez, dando un salto a la cama y devorando a las pequeñas.
Mi marioneta
Un día paseando con mi madre por la calle, observé que abrieron una
nueva tienda de marionetas. Yo tan solo tenía 7 años y se iba acercando mi
cumpleaños. Por lo tanto, se la pedí a mi madre como regalo, pero a ella no
le transmitía nada bueno, pero a mí me seguía encantando, sobre todo una
marioneta en especial, que estaba en la esquina del escaparate. Era de color
pálido, con ojos grandes y negros, pelo largo, castaño oscuro y boca
pequeña y cerrada. Me encantaba. Era tan bonita, pero no me lo compraron
por mi cumpleaños y siempre rechistaba y me quejaba.
Pasaron dos años y el día de mi comunión recolecté mucho dinero,
me guardé algo de dinero en el bolsillo del traje y el resto se lo di a mi
madre para que no sospechara. Al día siguiente, me colé en aquella tienda
de marionetas y me la compré. Me la llevé a casa muy contenta, pero mamá
no la podía ver, porque no sabía nada de la marioneta. Cuando llegó la
noche la puse de pie en mi repisa con mis demás muñecos y me quedé
dormida.
A la mañana siguiente mamá me levantó de la cama enfurecida, pero
yo no entendía nada. Mamá supo que me compré la marioneta, pero no
entendía cómo se dio cuenta, pero al mirar a la repisa, mi marioneta no
estaba. Miré al suelo por si se había caído durante la noche, pero tampoco
estaba, fui a mirar si mama la había tirado a la basura y cuando pasé de mi
cuarto a la cocina tuve que pasar por delante del cuarto de mamá y de
refilón vi algo negro, pero creí que era el perro haciendo de las suyas,
cuando miré en la cocina, la marioneta no estaba. Me preocupé, cuando
regresé a mi cuarto para buscar mejor, pasé de nuevo por el cuarto de
mamá y me paré enfrente. La marioneta estaba allí, acostada en la cama.
No entendía por qué estaba allí cuando a mamá le daba terror.
Me acerqué para cogerla y la marioneta dejó caer un brazo. Me
quedé parada inmediatamente, creí que era el viento, pero la ventana estaba
cerrada. Fui avanzando de nuevo hacía ella y bajó el otro brazo. Sin
pensármelo me fui corriendo del cuarto llamando a mamá.
Ella fue valiente, dirigió su paso hacía su cuarto, la cogió y la
guardó en una caja de cartón. La llevó directamente a la tienda de
marionetas y regresó a casa. Tranquilizándome, me contó que a ella de
pequeña le pasó justamente lo mismo, con la misma muñeca.
Th e M u r der ed Clow n
Era una noche oscura de octubre. Entré en mi
casa , estaba sediento y fui a la cocina a por
un vaso de agua y lo vi sentado en la
mesa,con una cara diabólica, pelo
despeinado, las manos muy feas y el cuerpo
regordete: era un payaso. Estaba sentado de
espaldas a la mesa mirando a la ventana
cantando una nana y haciendo gestos con las
manos.
En ese momento, me quedé paralizado, y no
sabía qué hacer, si huir o esconderme, y decidí
esconderme detrás de la puerta. Esperé unos
segundos para volver a mirar a ver si estaba, y
no, había desaparecido. En ese instante no
supe si estaba detrás mía o en algún lugar de
la casa, y empecé a buscarlo por todos lados y
no estaba, me faltaba un lugar donde mirar:
en el sótano. Estaba muy asustado por bajar
pero tuve que hacerlo, para mirar, y lo que me
lo encontré con los pies colgando...

Por Álvar o Fer n án dez
EL CAMBIO DE SU VIDA
Por Alba Del Car men Sánchez
Su padre le dijo días antes que Llegó el gran día. Christian estaba ese momento de trance la caja de
preparara la maleta, se iban dentro de muy nervioso, aunque no se música salió disparada hasta el joven
una semana. La chica se sentía preocupaba ya que tenía mucha provocándole un golpe en la frente,
insegura por tener que mudarse a otro confianza en sí mismo, él sabía que Christian se apartó por instinto? Y
estado en el cual no tenía a nadie, ya no podía rendirse y menos a esas cuando abrió los ojos vio a su
no estaban sus amigos, sus abuelos? alturas? pequeña hermana pálida, con unos
nada de nada. ojos negros cual muerto sin cuencas,
Cuatro horas más tarde la
y le dijo con una voz grave y
La pequeña Max se sentía competición ya había acabado y
aterradora.
completamente atemorizada por lo Christian, nada más y nada menos,
que le pudiese pasar, ella no pensaba llegó al segundo lugar. -Christian, eres el siguiente.
nada bueno ya que era una chica
-No habría conseguido nada sin mi No le dio tiempo a reaccionar cuando
bastante tímida, miedica, aunque
hermana. Gracias, hermanita, por la hermana se le avalanzó sobre él y
delante de todos era fuerte. Nadie
hacer esto posible-dijo el chico le clavó un cuchillo en el vientre.
conocía realmente a Max, ni si quiera
agradecido. Volvía a casa pero tenía
sus propios amigos, nadie la entendía Christian en su agonía gritó con
el presentimiento de que algo malo
era una chica incomprendida . Llegó fuerza mientras se desangraba, y lo
ocurría.
el día? ese día en el que a Max le iba último que vio antes de desplomarse
a marcar ese ?comienzo de su nueva Christian llegó a su casa, aunque no por la gran hemorragia fue un hombre
vida? hasta el fin de sus días. La tenía ni idea de lo que se de pelo negro con unos ojos marrón
joven se dispuso a ir al coche en el encontraría? Se dispuso a entrar café y unos labios finos cortados por
que le estaba esperando su padre con cuando algo le tocó la espalda? el frío.
todo preparado, las maletas listas, sus Christian no tenía valor para girarse,
5 de noviembre de 1995:
provisiones de comida, sus pocas pero una voz le dijo:
cosas antiguas de la casa y dentro de Soy Jhon Luffing, llevé el caso de
-¡No! no entres-el joven entró
un baúl una pequeña caja de música ?La caja musical? a día de hoy el
ignorando aquella voz que no tenía
que, su ya fallecida madre, le había cuerpo de Christian Brown y de su
idea de donde provenía y? bueno?
regalado. Esa caja no tenía nada hermana pequeña siguen en
Solo se pudo encontrar a la pequeña
bueno? A pesar de que la madre de búsqueda, lo único que hallamos fue
Max en una esquina del salón
la chica había sido una bellísima una caja musical con una inscripción
llorando a oscuras y pronunciando la
mujer de cara pálida pero con piel de grabada que dice ?Ella esta aquí? aún
misma frase una y otra vez: ?Ella esta
porcelana, con un lunar bajo su nariz no sabemos la procedencia de esa
aquí.? Christian quedó impactado al
un poco a la izquierda de sus labios, frase.
ver aquella escena de terror máximo,
labios ni muy gruesos ni muy finos, decidió mantener la calma y se Nota:Encontramos una ouija
su atractivo era demasiado bueno dispusó a preguntarle a la hermana: quemada y una foto de un hombre de
como para describirlo con simples ojos marrones,labios cortados y pelo
palabras. Su madre había muerto -¿Quién está aquí, Max?.
negro, pero aún no se sabe de su
horas después de traer a la pequeña Max se giró y le vio pálido cual copo identidad. La casa esta precintada por
Max al mundo. de nieve y le dijo: fuera.Y hace poco apareció en la
Max se había criado con su padre y su fachada la misma frase que estaba
-Christian, mama volvió y me quiere
hermano mayor Christian. Este era el grabada en la caja de música,
llevar con ella.
típico chico que se hace `el duro´ supongo que se tratará de algun
cuando en realidad lo hace por -¿C-cómo?-respondió Christian. gracioso.
supervivencia, con su hermana en En ese momento se encendieron todas Fin del informe.
realidad es buen chico. Era el que las luces y la caja de música que la
cuidaba de Max la mayoría de las madre de Max le había regalado
veces, los dos tenían en común el comenzó a sonar con una melodía
skate, Christian tenía una dulce pero aterradora. Christian no se
competición muy importante, no podía creer lo que pasaba, parpadeó
paraba de practicar. para comprobar de que no estaba
soñando, pero no, no era un sueño. En
LA NIÑA
Por Ser gio Rin cón Ot er o
Era una noche de invierno, todas las luces se encendían y
apagaban, hacía frío, de pronto se escuchó un ruido muy raro
por la calle. María se asomó,y al mirar por la ventana para ver
lo que era, no vio nada. Paseando por la acera había una niña
morena, de piel pálida, unas ojeras muy marcadas, vestida con
un pijama blanco, y un osito de peluche bajo su brazo. Esta se
paró, giró la cabeza lentamente y gritó y fue corriendo detrás
de María. María entró en la casa lo más rápido posible, cerró la
puerta y se fue para su cuarto y se escondió en el armario. Se
escuchó un sonido, la niña estaba tarareando una canción, y le
dijo a María: "solo quiero jugar ". María estaba asustada, cogió
el móvil y llamó a la policía. Al marcar se dio cuenta de que no
tenía cobertura. Se quedó todo en silencio, de pronto se
escuchó una puerta abrirse, al escuchar abrir la puerta se vio
una sombra entrando al cuarto. María abrió un poco la puerta
del armario, se asomó pero ya no vio nada alrededor.
Salió del armario, y se escuchó un coche... ¡por fin habían
llegado sus padres!!
María exclamó:
-¡Papá, mamá, estoy bien, es que había una niña que me quería
matar, tenía la piel blanca, los ojos rojos y... y... y... tenía un
peluche con forma de osito- titubeó María nerviosa.
-Hija, hija, mira detrás tuya- dijo su padre.
María miró detras suya y... desde aquel día ya no se volvió a
saber de su familia nunca más. FIN
NUNCA TE ACERQUES AL ESPEJO
Por Alejandro Campodarbe

Hace mucho tiempo había una niña que se llamaba María.
María era una niña normal, pero muy atrevida, y afrontaba todos los retos que
le pusieran delante. Un día María, volviendo de clase, vio una sombra desconocida.
La sombra le dijo:
-Ven a la plaza a las doce de la noche- Ya después de noche, hacia las 23:55, salió de
casa para ir a la plaza, allí vio de nuevo a la sombra, y María se acercó, y le dijo la
sombra:
-Mañana a la misma hora de hoy, acércate al espejo del cuarto de baño y di
“charlonito” tres veces seguidas.
Después de la sombra desapareció
raramente, María se asustó un poco.
Al día siguiente María se acercó al
espejo a la hora que le dijo la sombra y
dijo:
-Charlonito, charlonito, charlonito-.
-Después de decir “charlonito” tres
veces, miró al espejo y vio a un niño
detrás de ella, María ahora miró para
atrás y no había nada. Después volvió
a mirar al espejo y el niño estaba ahí.
Cogió a María y le tiró para adentro.
A partir de ese momento, todos los 31
de octubre sale María del espejo para
meter a más niños y adultos.

FIN
nada, así que decidieron

LA CASA ENCANTADA quedarse a dormir en la terrible
casa.
Por Rubén Rosano y Nerea García Cuando estaban durmiendo uno
La historia empieza un día por la fuerte que los de antes. Cuando de los niños se despertó a
noche en un pantano. Eran unos ya estaban arriba vieron la media noche, para ir al cuarto
niños que iban buscando a su misma sombra en el pasillo y de baño. Se miró en el espejo y
hermana que se había perdido. salieron corriendo,. Al intentar se dio cuenta de que detrás de
Así, buscando y buscando vieron abrir la puerta, se dieron cuenta él estaba la sombra. Cuando
una sombra tras un árbol. de que no se abría, la sombra se miró para atrás ya no había
Corrieron sin parar hasta que se acercaba, sus respiros eran cada nadie, cuando miró de nuevo al
dieron cuenta de que no vez mas fuertes. La sombra les espejo, este estaba roto y con
avanzaban, siempre pasaban tocó y les dijo: ?esa niña esta sangre. Salió corriendo para la
por el mismo sitio cogieran por poseída?. Pensando, los dos se habitación y no estaba su
donde cogieran. Estaban muy dieron cuenta de lo mismo: sí, hermano, miró a la ventana y
asustados y se dieron cuenta de ¡esa niña era su hermana! estaba el hermano corriendo y
que a lo lejos se veía una casa, detrás de él estaba la sombra.
Siguieron andando y, al llegar a
era muy fea y tenebrosa y se les
la habitación, estaban las Miró hacia atrás y sintió el
ocurrió entrar. Al acercarse se
paredes pintadas. Se asomaron respiro de alguien en la
empezaron a escuchar ruidos.
a la ventana y vieron a una niña nuca... era su hermana.
Miraron hacia arriba y vieron un corriendo y detrás de ella, la
montón de cuervos. Al llamar, la misma sombra de antes.
puerta se abrió sola, entraron y Corrieron hacia bajo y cuando
vieron un cuerpo en el suelo. Al iban a abrir la puerta, se dieron
acercarse lo tocaron, se levantó cuenta de que no podían.
de suelo y le dijo: ?esa niña esta Saltaron por la ventana y vieron
poseída?. Siguieron para arriba, que empezaba a venir una
y escucharon un grito más horrible niebla y no se veía

2ERROR EN EL COLUMELA
ÚLTIMA NOTA
Por Andrea González
Fue una noche de octubre, de las cuencas de esos ojos pasaban por mi mente, ahora tengo 36 años, la
fría y lluviosa cuando grandes. Tenía algo todas las explicaciones por edad con la que mi padre
empezó esto, yo estaba particular esa mandíbula: las que eso podría haber murió y siento esos ojos
estudiando en el escritorio eran los dientes. Tenía los ocurrido fuesen verdad, cada vez mas cerca?
del salón mientras mi dientes tan blancos como pero no lo eran.
madre respondía unas las perlas de un colgante
Al entrar en mi salón,
cartas de pésame que pero estaban afilados cual Nota encontrada en la
abriendo esa puerta
llegaron tarde, me entró cuchillos, parecía que en escena del crimen sin
chirriante que papá había
mucha sed y fui a por un cualquier momento podría resolver número 79
prometido arreglar, vi una
vaso de agua, además arrancarme un trozo de mi El cadáver de la chica que
imagen tan horrible que
quería descansar de todo el piel con solo acercar esos vivía sola en la casa nunca
todavía podría describirla al
estudio. Al subir las dientes a mí. se encontró, solo se encontro
detalle, me dejó tan
escaleras para coger el agua -Tienes un gran y precioso marcada que nunca podré esta nota cubierta de
de mi habitación, me quedé parecido con tu padre-dijo volver a ser aquella chica cenizas negras de extraña
perpleja, me froté los ojos con una voz grave y firme. que era antes de ver la procedencia.
por si no era real, por si solo Estaba muy calmado al grotesca imagen de mi
era una imagen que me Sin sospechosos.
hablar, como si ya hubiera madre inconsciente o
había inventado pero no ensayado esa frase miles de muerta en el suelo con sus Se piensa que la chica entró
era así, aunque me habría veces.- Él tambien puso esa ojos completamente en en profunda depresión por
gustado que lo fuese. Lo mueca tan espantosa al blanco y una espuma la pérdida de su padre y de
encontré sentado junto a la verme. amarillenta mezclada con su madre y optó por el
mesa, el mismo hombre sangre salía de su boca suicidio sin causar
que se llevó la vida de mi Salí corriendo por puro molestias.
medio abierta. Ese hombre
padre, justo frente a mí, instinto, casi tropiezo en un
demoniaco estaba sentado También podría tratarse de
mirándome con unos ojos punto dado por intentar
en el lugar donde locura por seguimiento de
profundos e hipnotizantes. mirar a la distancia que me
anteriormente estaba mi un individuo físico (sin
encontraba de ese hombre,
Ese hombre no parecía del madre, sonriendo. sospechosos de
pero para mi sorpresa no
todo humano, aunque ese me perseguía, simplemente -Eres la próxima, no te seguimiento) o meramente
tipo de pensamientos eran lo vi fundirse con la mataré todavía, pero te psicológico y finalmente
absurdos, se pasaban por oscuridad de mi casa a recomiendo correr, huir por secuestro o fuga.
mi mente, la razón, sus ojos medida que yo me alejaba tu vida si no quieres acabar
penetrantes de color negro Se sigue investigando.
de ese demoniaco hombre. como tu papá-. Dijo sus
a los cuales juraría haber ultimas palabras Informe Policial. Policia
visto parpadear entre un Me calmé al ver que no Estatal de Oregon.
terminadas con una risa
color rojo carmesí, lo cual estaba cerca de mí, incluso
leve pero enfermiza y
hacía que parecieran dos llegué a pensar que por
desapareció, se esfumó
preciosos rubíes, y un culpa del sueño y el shock
como el humo dejando
natural pero profundo color había imaginado todo eso,
cenizas negras en su lugar.
negro azabache, tan negros puede ser que por culpa de
que parecía una noche sin esa pérdida que fue mi
luna ni estrellas; aparte de padre viera esas cosas,
Eso desgraciadamente
esos ojos tenía una extraña puede que necesitara el
ocurrió hace más de 20
pero curiosa mandíbula, momento de ` saber´ quién
años, cuando perdí lo poco
era marcada y fina como el era su asesino, porque en
de familia que me quedaba.
resto de su cara y se realidad no lo sabría; ojalá
Todavía puedo ver esos
resaltaba más por lo hubiera sido eso, ojalá
ojos carmesí en la
marcado de sus pómulos y todas las explicaciones que
osucridad de mi cuarto,

TERROR EN EL COLUMELA
THE
SPECTRUM Por An dr és Hidalgo Cu est a

Todo sucedió en una tarde fría y de tinieblas cuando llegaba a mi casa después de entrenar,

me duché, cené y me fui a la cama. De pronto escuché un ruido que me dejó pasmado, bajé

al salón de donde procedía el ruido, y allí lo encontré: sentado junto a la mesa. Era un

espíritu diabólico, me quedé un rato mirándolo fijamente y ni se inmutó, me fui corriendo al

cuarto de mis padres (bueno, de mi madre ya que mi padre había muerto hace 3 años).

No pegué ojo en toda la noche, ya que pensaba que era mi padre viniendo a hacernos una

visita.

La siguiente noche pasó lo mismo, escuché muchos ruidos raros desde mi cuarto y llamando

a mi madre para que viniera a mi cuarto pero no se enteraba.

Seguí escuchando los ruidos y cada vez tenía más miedo, me enredaba entre las sábanas,

metía la cabeza bajo la almohada pensando que podía desaparecer el ruido, pero este no se

esfumaba.

Luego, bajé al salón y miré junto a la mesa donde lo vi aquella noche, estaba muy

equivocado, no era mi padre era un gran espectro de piel paliducha, dientes amarillentos y

afilados y de risa perturbadora.

No tuve otra opción que preguntarle:

-¿Qué haces aquí?

El fantasma se levantó y se plantó justo en frente mía y dijo con su voz grave y tenue:

-Solo estoy para protegerte, no temas.

Entonces me fui a mi cuarto sin entender nada ya que al cabo del tiempo lo entendería.

Todo esto fue hace 5 años, ahora tengo 13 y cada vez que duermo ese espíritu duerme

conmigo.
EL LADO OSCURO

Todos tenemos un lado oscuro, eso que escondemos tan bien que nadie se imaginaría nunca
que existe en el interior de nuestro ser. Siempre me he considerado un hombre muy tranquilo,
conformista y me atrevería a decir que algo sumiso, pero todo eso se queda atrás la noche del
sábado, todas las noches de los sábados desde que tenía diecisiete años.

Pii pii pii
-Abre Jorge
-Ya va, ya va

Miranda había llegado, a por cierto miranda era mi pareja desde hace cinco años, la única
que conoce todo de mí, mis gustos, aficiones, manías. Bueno todo menos mi lado oscuro.
Como todos los sábados fuimos a comer al Taco Bell y después regresamos a casa a ver una
película.
Reconozco que ya estaba empezando a impacientarme por esta noche. Tenía ganas de salir
ya a cazar, Miranda se marcharía a casa de su madre la cual padece de una lesión en la cadera y no
es bueno que pase la noche sola. Finalmente, pasaron las horas y Miranda se dispuso a marcharse.

-Hasta mañana cariño, dile a tu madre que se mejore de mi parte, y tú también ten cuidado. Nos
vemos el domingo por la tarde ¿vale?
-Vale cielo y ten cuidado tú anda que eres un desastre para cocinar, procura que no te salga la cocina
ardiendo y esas cosa... ja, ja, ja… te quiero.
-Yo también te quiero fea, adiós

Una vez solo me dispuse a prepararme como todos los sábados. A ducharme, perfumarme,
etc... Salí y tomé rumbo hacía la discoteca más transcurrida de la ciudad y allí en la barra de aquel
sitio se encontraba mi nuevo objetivo: una rubia de labios carnosos y mirada penetrante. Me
encanta que me miren fijamente mientras arranco sus miembros a bocados. La seduje, la monté en
mi coche y cuando acabé con ella la abandoné en una cuneta.
Al día siguiente escuche el ruido de un sobre pasar por debajo de la puerta “lo sé, te vi”,
A LAS OCHO EN LAS VÍAS DEL TREN ANTIGUAS.
Como siempre puntual me presenté allí más nervioso de lo que había estado en toda mi
vida, alguien sabía mi secreto, conocía mi lado oscuro.
En uno de mis bolsillos llevaba un sobre con un fajo de billetes suficientemente gordo para
comprar el silencio de cualquiera y en el otro bolsillo un revolver magnum por si sus valores éticos
eran lo suficientemente consistentes como para que doscientos mil euros no pudiesen cerrarle el
pico.

“Todos tenemos un lado oscuro eso que escondemos tan bien que nadie imagina que existe en el
interior de nuestro ser”.
EL BOSQUE SIN HUMANOS

por Elena Pina

Unas familias conocidas decidieron ir a pasar un fin de semana a una casa situada cerca de un
bosque llamado: “El bosque sin Humanos”. El viernes al llegar allí vieron esa casa deteriorada,
al ver que era la que les correspondía, entraron para hospedarse.

Esa noche después de la llegada, decidieron ir a explorar la zona, adentrarse en el bosque,
buscar leña para una barbacoa… Agarraron sus linternas y se adentraron por un sendero que
había marcado por otras huellas humanos. Se oían búhos, murciélagos y el viento entre las
hojas y las grietas de los arbustos.

Siguieron caminando en busca de la leña, de repente sonó un crujido detrás de ellos; todos se
giraron para ver que era, menos uno delos hijos de un matrimonio, Alex que en ese momento
desapareció y se alejó de la familia gritando auxilio desesperadamente y sin dejar ningún rastro
de que podría haberse llevado al pequeño Alex. Tras no poder encontrar a Alex, decidieron
marchar fuera del bosque pero les quedaba un rato de vuelta al sitio donde se hospedaban.

Los padres de Alex, estaban preocupados y de repente escucharon un ruido y sin decir nada
fueron al lugar donde sonaba, lo que no sabían es que ese ruido no era su hijo, sino la cosa o
persona que se lo había llevado, tras apartar unas ramas ellos también desaparecieron pero
ahora sin gritar auxilio ni nada, todo muy silencioso.

Al salir del bosque se percataron de que no estaban ni Alex, ni su madre Marta, ni su padre
Daniel. El resto de las dos familiar preocupados pensaron si volver a entrar o no en el bosque
para buscarlos. Finalmente decidieron coger algo de leña que había por el suelo de afuera y
entraron en la casa para pasar la noche. A la mañana siguiente, llamaron a la policía a través
de un teléfono móvil, pero sus líneas de móvil estaban cortadas y sin señal. Ellos pensaban que
estaba producido por el ambiente en el que estaban así que al ser de día se volvieron a adentrar
en el bosque maldito.
EL CAZADOR DE LOS VIVOS

-¡Tío, ya está, que estoy cagado! - gritó Mario.
-Pero es que me hace gracia -dijo Salvi.
- ¡Salvi, Mario, ya! - exclamó Jesús.

Esta historia va de tres niños que corren una aventura de película, pero para
que lo entendáis, tenemos que empezar desde el principio:

Era 31 y en la clase de lengua y los niños de 3º estaban viendo una
película de miedo, llamada " El Cazador de los vivos", cuando de repente la
clase se oscureció, y la película se paró con la cara del cazador de vivos.
Entonces la clase se oscureció del todo y se escuchó un grito. En ese
momento, Mari Carmen encendió la luz y en la película apareció Alba sin
ojos y sin orejas y con un mensaje que ponía "I Kill all you". Pasó la hora y
tuvimos una actividad de Halloween.
En un grupo coincidieron Jesús, Juan, Jesús G., Mario y Lourdes
como profesora. Empezó la actividad, y Jesús G. vio a Salvi corriendo,
entonces Lourdes dijo que parara. Éste paró y les contó que había
encontrado las cabezas de los miembros de su grupo. Entonces las luces del
instituto se apagaron y escuchamos gritar a Juan. La cabeza de Jesús se
encontraba encima de la cabeza de Lourdes, tiradas en el suelo.
Él pensó en ir con 4º, que estaban en la clase, pero cuando llegamos
vimos a los de 4º viendo una película, con lo que Juan no entró y de repente
vimos a todos descuartizados en el suelo, incluyendo a Juan. En el juego
tenían que estar callados y comunicarse por el móvil con el brillo al 30%,
pero se dieron cuenta que no estaban jugando ya. Salvi dijo:

- Jesús, esto no es un juego.
-Yo también me he dado cuenta - dijo Jesús. -¿Y tú, Mario?.
-También -respondió Mario.
Fueron caminando por los pasillos del IES Columela, entonces:
-¡Bu!
-¡Tío, ya está, que estoy cagado! -gritó Mario.
-Pero es que me hace gracia. -dijo Salvi.
-¡Salvi, Mario, ya! -exclamó Jesús.
Y aquí volvemos a lo primero que hay en la historia.
-Vale, dijeron Salvi y Mario.
-¿Que hacemos ahora? Preguntó Mario.
-Salid -contestó Salvi.

Fueron a la salida y vieron a Marta de 1º, que estaba esperando en la puerta
y dijo:
-Si salir es lo que queréis, esta puerta cerrada está.
Se comportaba de forma extraña, como si fuera Yoda, de Star Wars. En ese
momento una flecha fue tirada y mató a Marta. Jesús, Mario y Salvi
siguieron andando y diciendo ideas hasta que Salvi dijo.
-¿Por qué no llamamos al 112?
-Mi móvil ha muerto -dijo Jesús.
-Pues el mío se ha caído -dijo Mario.
-Vaya, el mío me lo cargué.
-¿Cuándo? -preguntó Jesús.
-Cuando me asusté en la clase de 4º.
Los tres pensaron en dividirse.
-¡Ni hablar! -dijo Salvi. -¡No iremos separados!
-Es una mala idea -continuó Mario.
-Valeeee... -aceptó Jesús.
Los tres, al final, fueron juntos a buscar un móvil, cuando vieron una figura
extraña en el pasillo que dijo:
-I kill all you. Soy el cazador de almas, soy Black Jack -dijo el cazador de
vivos.

Entonces Salvi reconoció al personaje, era el cazador de vivos. Corrieron y
llegaron al aula 20. Jesús no quería entrar porque ahí se encontraba un
Greepypasta, pero no tuvieron más remedios.

-No está -dijo Jesús.
-¿Quién? -preguntó Salvi.
-The Killer -contestó Jesús.
-¡Mira! -dijo Mario. -¡Un móvil!
-¡Mario, no!
-¿Qué pasa? -pregunto Mario.
-The killer está aquí -dijo Jesús.
-Y Blach Jack fuera -dijo alguien.
-¡Quién?
- The Killer. -Jesús interrumpió a Salvi.
-Sí, cuanto tiempo.
-Eso es cosa tuya.
-Sí, ahora llamad.

Mario llamó y cuando llegó la policía vio tres cadáveres en el aula 20 que
no tenían piel.
EL PANTANO

Todo empezó cuando nos mudamos a una ciudad muy rara llamada Pageton,en la que pasaban
cosas muy raras asesinatos, desapariciones y cosas por el estilo. Yo estaba asustado de ir a vivir allí,
pero mis padres no lo estaban. No parecían ellos, era como si la ciudad los cambiase pero no le di
mucha importancia.

Cuando llegamos a la casa, ésta era bastante grande, algo anticuada. Estaba cerca de un bosque
muy espeso y dentro de ese bosque había un pantano del cual llegaba en días de viento un olor
horrible.
Como llegamos muy cansados nos acostamos temprano, pero me despertó una voz tenue:
-vamos, ven con nosotros.

Al escucharlo me tape con el edredón hasta la cabeza y seguía escuchándolo saque un poco la
cabeza para echar un vistazo y…vi a un grupo de cadáveres señalándome. Intente salir corriendo, pero
sentí algo en mi espalda y caí desmayado.

Me desperté, al día siguiente, en mi cuarto con el corazón muy acelerado
–Había sido una pesadilla dije para tranquilizarme.

Más tarde bajé a desayunar. Mi madre y mi padre estaban ya desayunando.
-Buenos días cariño, dijo mi madre. Ahí tienes el desayuno.

Empecé a desayunar y a ver la tele. Estaban las noticias, salía un niño de 13 años que había
sido asesinado y se encontró ahorcado en su cuarto y había un rastro de sangre que llegaba hasta el
viejo pantano que estaba detrás del bosque al lado de mi casa. Además, el cadáver del niño se parecía
al que había visto en mi sueño o eso creía. Por la tarde, cogí mi bici y fui a ese pantano. Era grande y
olia muy mal, entonces empecé a investigar la zona.
Estaba extrañamente oscuro, así que saqué la linterna y la encendí. Empecé a buscar y encontré
una vieja cabaña. Intenté abrir la puerta, pero estaba atascada asi que le pegué una patada y la consegui
abrir. Me tapé la nariz, había un montón de cadáveres descomponiendose. De ahí procedía el mal olor.
Empecé a ver una sombra moviendose detras de mí, vi una figura muy alta con la cara
deformada y con un machete. Comencé a correr y esa cosa iba detrás corriendo como un zombi, llegué
hasta mi bici y empecé a pedalear todo lo rápido que pude, llegué a la ciudad con el corazon latiendo a
100 por hora y me dirigi a la comisaría.

-¡Agente, agente dije !
-Dime chaval dijo el policía
-He encontrado los cadáveres desparecidos
-¿Qué? ¿Dónde?
-En el viejo pantano
-Está bien. Vamos

Montamos en el coche de policía y llegamos al pantano
-Tú quédate aquí- dijo el policía.

Un rato después oí un grito, así que salí del coche y fui a buscar al policía. Cuando llegué, el
policía estaba muerto y destripado en el suelo, quise vomitar pero no pude. Algo me levantó del suelo
por la camiseta. Era esa cosa:
-No vuelvas aquí nunca- dijo con voz apagada.
No pude evitar cerrar los ojos y cuando los abrí estaba en mi casa metido en la cama ¿Fue todo un
sueño? Nunca lo supe, lo que sí sé es que no volví a acercarme a ese pantano.
SOLA

Por Er ik a Sch n eider

En una fría tarde de invierno, una madre y su hija de 4
años fueron al cementerio a ponerle flores a la abuela
de la pequeña.
Esta, mientras su madre le reponía las flores, jugaba
correteando alegre por los pasillos largos y floreados
del cementerio. La madre de la pequeña terminó de
poner las flores y fue a buscar a la niña; cuando la
madre consiguió dar con ella, le dijo que estaba
hablando con una amiguita nueva pero la madre se
extrañó, puesto que no había nadie con la niña, así que
hizo como que la creía y le preguntó a la niña que cómo
se llamaba su nueva amiga. La pequeña le respondió
que se llamaba María.
A la mamá de la pequeña le llamó la atención una gran
corona de flores que había a su lado y la leyó. ¿A que
no adivináis qué es lo que ponía?

1
BUENASNOCHES
Por Salim a Tobr e

Era un domingo tenebroso de octubre. Me linterna, de repente se cerró la puerta y se me
encontraba en casa, junto a mi madre, que apagó la linterna. Yo asustada grité: ?¡¡mamá,
estaba leyendo unas cartas de pésame que mamá!!?y no respondía.
acababan de llegar, con retraso. Me encon- De la nada se escuchó una voz maligna que
traba sola con mi madre porque se acababan susurraba: ?Fuera de aquí?, de repente se
de ausentar mi tía y mi primo Manuel, que abrió la puerta y salí corriendo muy asustada,
me había acompañado al piano hacía unas y intentando localizar a mi madre, pisé algo
horas. Cuando él se fue, empecé a tocar yo asqueroso y muy líquido. Miré hacia abajo y...
sola, y de pronto me entró mucha sed y me ¡eso era sangre! En ese momento no sabía
acerqué a la cocina a tomar un vaso de agua. qué hacer y me senté en el suelo llorando por
De pronto, observé una sombra en la cocina y la pena. De pronto algo me tocó el brazo, era
allí estaba él. Ese payaso era mi padre, no me mi madre con un hacha clavada en la cabeza,
lo podía creer, ¡mi padre estaba muerto! Me él estaba detrás sujetándole el pelo y con una
asusté tanto que corrí hasta el salón donde se voz tenebrosa me dijo: ?te lo avisé?, me cogió
encontraba mi madre, la agarré del brazo y del brazo y me ahorcó, luego me descuartizó y
corrimos y corrimos; hasta llegar a una casa por último me dijo: ?Buenas Noches?.
en ruinas que estaba cerca de mi casa y en la
que nadie se encontraba.
Le expliqué todo a mi madre y entramos, muy
asustadas vimos una luz que parpadeaba en
un oscuro cuarto que había al fondo de la
casa, me acerqué a ver qué era porque mi
madre no quería. Entré y la agarré, era una
2
LOS OJOS DEL PAYASO
Por An dr ea López
Todo esto empezó una tarde aburrida de lluvia en la que estaba
haciendo la tarea de matemáticas y después de una hora
haciendo problemas de ecuaciones por fin la terminé y fui a la
cocina a por un vaso de agua. Fui a mi cuarto otra vez y al girarme
para apagar la luz...
Me lo encontré sentado junto a la mesa, un payaso de aspecto
terrorífico,con una mirada amenazante con el difunto en
brazos,sonrió malvadamente y de tal susto que me llevé salí
corriendo al salón y en la esquina allí estaba él. Me quedé
paralizada,él podía dominarme, se apagaron las luces y solo se
escuchaba música satánica y en los ojos del payaso se veía a mi
padre en un rincón oscuro llorando y muerto de miedo. Se apagó
la imagen y el payaso pronunció las siguientes palabras: "solo tú
puedes salvarlo" y entre risas malignas dijo: "pero primero tendrás
que derrotarme" y en un abrir y cerrar de ojos desapareció.
Me encontré solo y caminé hacia delante y había una puerta. La
abrí. Había un espejo,el cual me atrapó y me llevó donde estaba
mi padre. Lo llamé y no me contestaba, me giré y me lo encontré
de nuevo pero esta vez con el alma de mi padre y de tal susto me
caí y detrás mía había una cuerda que cogí disimuladamente.
Cuando intentó escapar y llevarse consigo el alma le até la cuerda
al cuello y lo tiré, con lo que me sobraba de cuerda le amarré las
manos y cogí el alma la cual se me escapó y volvió con mi padre, y
al levantarse me abrazó y el payaso se volatilizó y volvimos a casa.

3
EL SUEÑO DEL ACOSO

por Jesús Grimaldi
Me levanté como siempre para ir al instituto, desayuné, me vestí y fui a buscar a mis amigos para
irnos todos juntos. Cuando llegué al sitio donde quedábamos siempre, no estaban. Un barrendero
que estaba todos los días ahí me dijo que se habían ido hace un rato. Así que decidí irme solo.

Llegué al instituto y les saludé, pero me ignoraron completamente. Parece que estaban molestos
porque el día anterior les gasté una broma a los de la clase, pero no era para ponerse así. Escuché
que me dirigían en voz baja un cierto desprecio y se burlaban de mí. Con los compañeros de clase me
pasaba igual, me miraban raro y algunos me insultaban.

Sonó el timbre del recreo y en el patio me senté como siempre en un escalón a comerme el
desayuno. Terminé de desayunar, me levanté, y un niño por detrás me empujó y me caí. Me quedé
en el suelo sin saber qué hacer, solo oía a mí alrededor risas y carcajadas hacia mí. Me dirigí al
profesor, pero me dijo que estaba muy ocupado y no podía atenderme.

Durante el resto de las clases me tiraban papeles, me pegaban manotazos, me insultaban… Le dije a
la profesora si podía ir al servicio, me dijo que sí. Por el camino tenía que bajar una escalera y la mala
suerte de me tropecé y me caí. Perdí el conocimiento y al despertarme me encontré en mi casa. Miré
el móvil y era verano, parece que había tenido un sueño.

En ese momento descubrí el agobio y sufrimiento que puede llegar a tener un niño que sufre acoso.
El castillo de Nazlik
por José Carlos
Otra vez estoy en esta dimensión onírica. Siempre en el mismo lugar: el castillo de
Nazlik. Esta gran fortaleza está llena de seres huecos y sin alma que recorren una y otra vez los
grandes pasillos. Son pacíficos y no deberían preocuparme o eso cría hasta que abrí las
grandes puertas de la entrada.

Para mi sorpresa, todo había cambiado: pasillos y salas con grandes pilares, decorados
con rayos que iban de arriba abajo, azulejos azules y brillantes, puertas de madera con
decoraciones metálicas y paredes con esculturas, ornamentadas con piedras preciosas.

Lo más aterrador eran las enormes bestias de cuerpo flaco y demacrado, brazos tan
finos que se podía ver la forma de sus huesos, tenebrosas alas color salmón llena de sangre y
profundos cortes. Sus bocas están llenas de afilados dientes y tentáculos con los que atraparte
y no dejarte escapar. Grandes ojos con las pupilas colapsadas.

No sabía si eran bestias aliadas o enemigas, así que con sigilo me abrí paso por el
castillo. Entré en una sala donde había montañas de hojas de papeles. Mis ojos se detuvieron
en una hoja que decía:

”En este gran castillo reside el guardián de El Grande Ya-Hasak, que matará sin piedad al que
ose molestar a Kashet, el Viejo Devorador”.

De pronto, sentí un gran mareo, estaba muy asustado. El hecho que haya un Grande
significa que no estaba en una extraña dimensión, pero… ¿qué fueron las otras dos pesadillas?
Me quedé con la duda y continué recorriendo el castillo, temblando y con una gran
inseguridad. Entré en una habitación, me encontré a un anciano, que me dijo:

- Por culpa de ese rey y sus ansias de poder. Creyó que podía darle a Kashet sangre
maldita envenenada. Le entregó la sangre a través de un gigante, pero su guardián Ya-
Hasak detectó el veneno. ¡Mira! Ahora, los únicos humanos que hay en el castillo
somos tú, yo y nuestro rey Nazlik. El gigante debe de estar siendo devorado
lentamente por Kashet. Yo en un arranque de locura intenté matar a Ya-Hasak, pero
me sentenció a muerte con un hechizo. Voy a morir pronto, así que toma esta daga y
haz lo que no pude hacer yo. Su punto débil es un gran bulto que tiene en la nuca, es
lo que lo mantiene con vida. Pero es enorme, así que tendrás que subir a la parte
superior del castillo y saltar encima de él. Ten cuidado, si fallas, estás muerto. Aunque
aquí la muerte no existe como tal, pues volvemos a vivir con otro cuerpo. Ahora ve y
mátalo.

Le di las gracias y me dirigí a la planta superior. Nada más subir me encontré con una
de las criaturas de antes. Estaba agachada rodeado de sangre y comiéndose las tripas de una
persona a la que había conseguido atrapar. En cuanto me vio dejó a su víctima. Sentí miedo,
aun así me abalancé sobre ella y comencé a apuñalarla sin control, su sangre de color blanca lo
salpicó todo.

La dejé y continué por un pasillo, giré a la izquierda y me encontré con la puerta de
una habitación. La atravesé y me percaté que al otro lado había una gran puerta de madera, la
abrí. Me condujo a un comedor, donde había una gran mesa de madera, sillas acolchadas y
unos balcones majestuosos. Me asomé y vi una enorme bestia. Ese era Ya-Hasak. Protegía una
enorme puerta. ¿Qué habría allí? Daba igual. Tenía que matarlo. Así que sin pensármelo salté
encima de él. Conseguí acabar con él, pero me di un buen golpe.

Cuando abrí la majestuosa puerta, allí estaba el Viejo Devorador comiéndose al rey
Nazllik. Era tan grande que ocupaba la mitad de la sala; andaba a cuatro patas; tenía una boca
enorme, llena de unos afilados dientes; ojos negros, sin párpados; con una garras de acero que
podían atravesar las entrañas.

De pronto, con su gran brazo, me tomó y me obligó a ver cómo devoraba al rey aún
con vida. Primero lo desmembró, después le perforó y abrió el estómago, comiéndose sus
tripas y órganos cuidadosamente. Lo mantuvo con vida y agonizando todo lo que pudo, hasta
que al final murió. Dirigió su mirada hacia mí y me devoró sin que pudiera reaccionar.

Desperté y todo estaba oscuro, iluminado solo con una tenue luz que procedía de una
lámpara de aceite situada a mis pies. Había un gran charco de sangre. En ese momento, lo
comprendí: todo nace de la sangre y ésta me dio la vida de nuevo.
LA NIÑA DEL LAGO
por José Romero

Hace más de 100 años, cuenta la leyenda que en un viejo pueblo de Bolivia había un lago,
donde misteriosamente cada noche de luna llena aparecía una niña junto al lago. En ese viejo pueblo
vivía la familia Méndez que tenían dos hijas: Mery de 15 años y Alison de 10 años. Una noche de luna
llena se encontraba la pequeña Alison jugando en la puerta con sus muñecas, cuando en ese mismo
instante escuchó el canto de una niña que venía desde el lago. Alison decidió acercarse, cuando llegó
vio a una niña casi de su misma edad. Alison le preguntó a la misteriosa niña:
-¿Cómo te llamas, qué haces aquí sola? Preguntó Alison.
- Me llamo Luna. Dame tu mano.
En ese mismo instante apareció Mery desesperadamente:
-¿Dónde estabas? Te estábamos buscando. Alison contestó:
- Estaba hablando con mi amiga Luna.-Mery soltó una carcajada nerviosa y sin darle ninguna
credibilidad le dijo a su hermana:
-Corre, vámonos para casa, papá y mamá te siguen buscando aún.
Cuando llegaron a casa, Alison contó a sus padres lo sucedido. El padre sorprendido al escucharla, le
preguntó:
-¿Iba vestida de blanco? ¿te pidió que le dieras la mano?
La pequeña Alison contestó que sí y que además tenía los ojos ensangrentados. El padre
confesó que a él le había pasado lo mismo cuando tenía la edad de su hija Alison. El Sr. Méndez
atrapado por el pánico decidió poner la casa en venta. Se marcharon dejando atrás la misteriosa historia
de la niña del lago. A día de hoy sigue sin resolver el misterio de la niña del lago.
LA CONSULTA 19
Todo comenzó un 10 de septiembre de 2010 en Cádiz. Era un edificio donde iban muchas personas a
curarse. Pero sin aviso lo tuvieron que cerrar por unas causas desconocidas, solo se supo que tuvieron
que ir personas profesionales de actividad paranormal, para identificar unos ruidos y manchas extrañas.

Pasaron dos años y nadie sabía en todo Cádiz nada de los profesionales y de lo que averiguaron allí. Se
hicieron muchas preguntas como... ¿Qué podría haber ahí dentro? como nadie quería entrar dejaron
ese tema aparte y dejaron el edificio abandonado.

Un 27 de mayo de 2017, un grupo de chavales jóvenes se preguntaron lo mismo, ¿Qué podía haber ahí?
Y entraron sin saber con qué se encontrarían. Estuvieron observando cada esquina del edificio, cuando
de repente escucharon un ruido y unos pasos. Ellos pensaban que era algún guardia, pero se dieron
cuenta que no había nadie. Ellos, cada vez más nerviosos, salieron corriendo intentando alejarse del
ruido cada vez más cerca. Se escondieron en la consulta 19 que tenía un balcón que daba a la calle y
disponía de una escalera de emergencia. Sin embargo, las ventanas con acceso a las escaleras estaban
cerradas, impidiéndoles la salida. La única salida alternativa era volver al pasillo, todo había cambiado,
estaba todo desordenado y en penumbra. Cuando miraron al final del pasillo vieron unos ojos rojos que
miraban directamente hacia ellos, salieron corriendo en la otra dirección.

Consiguieron salir de allí, se lo contaron a todo el mundo pero nadie los creía. Pero ellos
decidieron demostrarlo. Volvieron al hospital, al ser tan grande decidieron ir en pareja e investigar. Cada
pareja llevaba un móvil para intentar grabar algo… y hubo una pareja que captó imágenes con las que
podrían demostrar lo sucedido. En el vídeo se veía cómo un hombre loco con una bata llena de sangre
iba a por ellos.
La enfermera
Tendría unos 23 años cuando me quedé embarazada. Siempre fui delgada, pero con el embarazo
adelgacé aún más. No solía comer mucho, lo que me obligó a ir al médico. Esto puso en riesgo la
vida del bebé. Tenía mucha presión y mi anemia no mejoraba, a pesar de la ayuda de los
medicamentos.

El punto crítico de mi embarazo llegó cuando apenas llevaba 4 meses de embarazo y tuve que ser
ingresada en el hospital Puerta del Mar, donde me hicieron muchos estudios para saber la causa
de mis males.

Los doctores no me dieron muchas esperanzas por causa de mi bajo peso y mala alimentación.
Mi anemia estaba muy avanzada y quizá perdiera a mi bebé. Eso me enfureció y a la vez me
entristeció. Esto hacía llorar desconsoladamente. Como nadie se quedaba conmigo en la
habitación, parecía que a nadie le importaba mi bienestar ni el del bebé. Mi cuarto me provocaba
claustrofobia, quizás por la soledad que sentía.

La segunda noche, al anochecer, las luces de las habitaciones comenzaron a apagarse,
quedándome casi a oscuras, con mucho frío.
Solo se veía una luz al final del pasillo, que
venía de la sala de las enfermeras. Por lo tanto,
estaba rodeada de oscuridad. Me iba a levantar
de la cama para buscar algo de agua cuando vi
en la entrada a una enfermera que comenzó a
hacerme preguntas: ¿qué tienes?, ¿te sientes
sola?, ¿por qué lloras?... Al decir esto, lloré aún
más y le conté todo. Le quitó importancia y me
dijo que tendría a mi bebé sin problemas. Sus
palabras me reconfortaron y la tristeza que
sentía se fue apagando con la visión de tener a
mi niño. Me sentí mejor y le di las gracias. Ella
se despidió de mi y me dijo que ya acababa su
turno.

Al cabo de unos minutos, sonó una especie de alarma que procedía del pasillo. Enseguida se
encendieron las luces y una enfermera tomó la tabla que colgaba de la cama, informándome que
me tocaba la medicación. Después de tomarla, y de beber agua, mi mente se despejó y le
pregunté cómo se llamaba la enfermera que me visitó antes. Me contestó que era imposible, solo
ella estaba de guardia esta noche. ¿quién sería aquella misteriosa enfermera?
La niñera
Una tarde oscura, llegó por sorpresa una mujer al pueblo. Era alta, muy blanca y muy
simpática. Buscaba trabajo para poder sobrevivir, ya que se había ido de su país por pobreza.
Llego a la casa de los Hender, una familia con mucho dinero que vio que la joven tenía pinta
de ser de confianza.

La contrataron y ella cuidaba de sus 4 hijos. Todo iba muy bien durante las tres
primeras semanas, hasta que algo ocurrió. En una noche muy oscura y con ráfagas de viento
muy fuerte. Los Hender salieron de casa y dejaron a los niños dormidos al cuidado de la
niñera.

La niñera empezó a escuchar ruidos extraños, un viento muy fuerte, golpes en la
puerta y en las ventanas, el teléfono comenzó a sonar, pero nadie respondía al otro lado, La
niñera sintió frio, pero aun así salió al jardín a tomar un poco de aire, pues pensaba que se
estaba poniendo histérica sin motivos.

A la mañana siguiente, los Hender llegaron muy rápido y encontraron a la niñera con
una parte de su cara en carne viva, ahorcada en uno de los árboles del jardín, con los ojos
abiertos y amarillentos, mirando fijamente a la nada.

En sus ojos se veía que había marcas de lágrimas negras. Estaban secas y daba
mucho miedo. La familia llamo a la policía y se llevaron el cadáver de la niñera. Ese mismo
día, los Hender abandonaron su casa, por miedo, ya que sentían la presencia de la joven en
su hogar.

Al cabo de unos años, nadie se había atrevido a comprar la casa de los Hender, hasta
que una familia la compro, porque estaba a muy buen precio. La nueva familia, según decían
por el pueblo, no podían bajar al sótano porque comenzaban a sentir mucho frio, a sentir que
alguien los perseguía por todos lados y que le habían prohibido a los niños entrar en ese sitio.

En el jardín, a las tres de la mañana siempre escuchaban la misma risa malvada, la
risa de la niñera. Se burlaba por nada, y veían como salía de una boca invisible. Su presencia
daba vueltas por la habitación de los chicos, y los niños escuchaban como se lamentaba
porque nadie dijo la verdad de quien la mato.

Los niños le decían a sus padres que escuchaban como alguien lloraba, y como una
risa sin motivo se convertía en un chillido perverso. Les contaban muy asustados que una
mujer giraba el cuello y se le salía la cabeza como a una muñeca rota. Los niños no sabían
quién era la mujer que no los dejaba dormir.

Sus padres les contaron que la noche que murió la niñera, había un psicópata suelto y
que los del pueblo creían que fue el, el que mato a la chica.Tras terminar la conversación
recogieron sus cosas y se fueron de aquella casa. Nadie más volvió a entrar, y aquella casa
fue destruida.
COSAS INESPERADAS
Era una mañana oscura y lluviosa de invierno cuando mis
amigas y yo, a las 11:45 de la mañana nos colamos en la
biblioteca del colegio a investigar un poco el entorno y los
libros, cuando de repente Susana encontró arriba del todo de
una gran estantería blanca, una caja negra y llena de polvo. La
cogimos para ver qué había dentro y encontramos un tipo de
tablero muy peculiar: era oscuro como la noche y tenía
escritas unas clases de letras a su alrededor, a sus lados dos
palabras y en el medio una gran estrella de David. En la parte
de atrás tenía escrito las reglas y empezamos a jugar un rato,
consistía en que todas pusiéramos el dedo índice sobre un
tenebroso triángulo de madera que en el medio llevaba un
raro cristal.
Cuando todas pusimos el dedo, empezamos a hacerle preguntas
al tablero y el triángulo empezó a temblar y a moverse solo, pero
nosotras nos creímos que éramos nosotras haciéndonos bromas.
Pero no, luego empezaron a moverse las puertas, las persianas y a
temblar y a apagarse las luces,. Las niñas, aterrorizadas
empezaron a intentar abrir la puerta, pero no lo conseguían.
Al rendirse una de las profesoras abrió la puerta PERO LO MÁS
EXTRAÑO ES QUE ELLA NO HABÍA SENTIDO ABSOLUTAMENTE
NADA DE LO QUE PASABA.
Fdo. Laura Utrera
EL BARQUITO DE
PAPEL
By M ar ía Reyes

Érase una vez con la mala el más se mil dientes y le
una familia que suerte de que asusto Marc le comió el brazo,
era de muy se le perdió. dijo que no lo se llenó el
muy lejos. Los Marc se asomó dejaban hablar suelo de
hermanos a la alcantarilla con sangre
estaban para ver si desconocidos, mientras el
hablando en podía rescatar entonces el pequeño poco
una tarde fría su barquito de payaso le dijo: a poco iba
de lluvia, Marc papel y, de ?yo me llamo desapareciendo
el más repente, se Kripy, ¿ves? ya
pequeño, llevó un gran no soy un
decidió salir a susto cuando desconocido,
navegar su vio a el podemos
barco de papel malvado hablar ?.
hasta que se le payaso dentro El malvado
desvió hacia de la payaso le dijo:
una alcantarilla alcantarilla. ?ven acércate? y
y cuanto más El payaso le cuando Marc
corría más dijo: ?hola se acercó abrió
lejos iba su Marc, ¿qué su gran boca
barco de papel, tal??. Entonces con sus más de
The ghost house
Un día una familia se quedó tirada en medio del desierto debido a que el motor del
coche se había sobre calentado. Después de estar intentando durante un rato arrancarlo de
nuevo, llegó un hombre mayor, calvo y desdentado que les ofreció dormir en su casa, mientras
él intentaba arreglarlo. La familia aceptó.
Cuando la familia llegó a la casa del hombre mayor, se asustó porque era una casa vieja
y con pinta de estar abandonada. Sin embargo, cuando entraron estaba totalmente limpia y
tenía pinta de una casa recién comprada.
Ellos estuvieron allí la primera noche y no notaban nada raro. Al segundo día, se dieron
cuenta que el hombre mayor hacía cosas raras, pero ellos no le daban importancia. Al día
siguiente, el anciano empezó a intimidarles y la familia empezó a sospechar de por qué aquel
anciano vivía tan lejos y apartado de la civilización.
Un día uno de los hijos vio al anciano en la parte trasera de la casa cavando cuatro
agujeros con un tamaño aproximado al cuerpo de una persona.
A la semana y media de estar ellos allí durmiendo (y sin una solución para el coche)
empezaron a escuchar voces, las cosas se movían solas, se cerraban las puertas y las ventanas
solas... Pero un día, descubrieron en un armario recortes de periódicos donde aparecía la foto
de un hombre en busca y captura por matar a las familias que acogía en su casa y después se
las comía, las disecaba o las enterraba dependiendo del estado de ánimo y de las ganas que
tuviera.
El hombre se dio cuenta que la familia lo estaba espiando y quiso acabar cuanto antes la
faena. Así que los llamó para la cena y la familia fue, pero ya sabía las intenciones de aquel
anciano, así que fueron preparados.
A la hora de la cena, el hombre pidió ayuda para que el padre le cogiera un cerdo para la
cena, al padre no se le olvidó que el anciano era un psicópata y lo acompañó. Desde el
comedor se empezaron a escuchar gritos y la familia supuso que el padre había muerto.
Al cabo de la media hora, se abrió la puerta de la cocina y apareció una sombra, el resto de la
familia cogió un cuchillo para lanzárselo al anciano. Cuando la puerta se abrió del todo
apareció el padre con el cadáver del anciano colgado a sus espaldas.
La familia se quedó allí una noche más mientras el padre terminaba de arreglar el coche,
pero durante esa noche el espíritu del viejo anciano estuvo paseando por las habitaciones de
los niños asustándolos, pero los niños no le temían porque sabían que no les podía hacer daño.
Cuando ellos se levantaron se dieron cuenta que estaban durmiendo en el suelo y que
todo aquello que habían vivido durante esas semanas había desaparecido por arte de magia.
Esa familia volvió sana y salva a su casa pero... años más tarde se descubrió que una
familia fue encontrada en el desierto muerta.

¿Habrían sido ellos?
LA OUIJA
LUCÍA SAUCEDO

Érase una vez una niña llamada Carmen. Fueron al campo ella y sus hermanos, ellos
decidieron jugar a la ouija, pusieron velas, era de noche y estaban fuera de la casa,
estaban en el césped y empezaron a jugar a la ouija.

Uno de los hermanos dijo:? ¡poned el dedo todos y no quitéis el dedo!" Ellos pusieron el
dedo, todos menos el hermano pequeño porque le daba miedo y no quería ponerlo. Los
demás empezaron a jugar y dijeron: ?¿hay alguien ahí?. No pasó nada y a la segunda vez
volvieron a preguntar lo mismo. De repente empezaron a sentir que un cuchillo, que
estaba en la mesa de al lado del hermano pequeño, se empezó a mover en dirección al
hermano. Todos asustados quitaron el dedo a la vez, de pronto se cayó el cuchillo antes de
que le llegara al hermano pequeño, todos asustados, llorando fueron corriendo al
hermano chico a abrazarle. Todos con miedo decidieron cerrar el juego de la ouija y no
volver a jugar nuca más.

A la mañana siguiente era como si no hubiera pasado nada, estaban un poco asustados
por lo que había pasado, pero eso con el paso del tiempo se le olvidaría a todos. Y
acabaron felices, como si no hubiera pasado nada. FIN

TERROR EN EL COLUMELA
NO TODO ES COMO PARECE
Clau dia de Felipe Cr u z
Mamá y yo Ahí fue cuando 00.00 a.m.
estabamos en el recordé que no tenía Caminaba hacia la
salón, ella mientras una vida normal habitación de
leía las cartas de como cualquier otra Bárbara, acto seguido
pésame hacia el chica, por desgracia. le pregunté si quería
pequeño Tony, yo Una figura, la cual jugar conmigo.
practicaba tocando el desconocían, dijo:
piano. Oí un ruido, ?No? .no, aléjate.
fue un ladrido algo ? Deben irse, no ¡Mamá!?
familiar que venía de podemos estar más Decía la pequeña con
la cocina, decidí tiempo así. dificultad y temblor en
acercarme, algo me Oí una voz familiar su voz.
decía que debía con un tono
hacerlo. Con algo de preocupante, era la
susto, ya estaba ahí, y mamá de Tony entre Si por alguna razón
me lo encontré sollozos. piensan que nos
sentado junto a la iremos de aquí, están
En una misma casa
mesa. equivocados.
vivíamos papá, mamá
Mi perrito llamado y yo. Por otra parte Tanto mi familia
Toby había estaban el difunto como yo, nacimos
desaparecido hace Tony, con su aquí, morimos aquí y
meses. Llena de hermana, su madre y nos negamos a dejar
felicidad, fui a avisar su padre. nuestra casa.
a mamá y fuimos a ?No estamos
Ellos, por alguna
recibirlo con mucha muertos.?
razón, no nos
alegría. Fue lo único
querían aquí. Repetíamos una y
bueno que pasó por
Cada vez que por otra vez mamá, papá,
casa después de la
alguna razón me esta vez Tony y yo,
muerte de mi gran
acercaba a la con mi perrito Toby
amigo.
pequeña de la en brazos, mientras
Regresé al salón con mirábamos
familia, (Bárbara,
mamá y con mi atentamente por la
hermana pequeña de
perrito, aunque, miré ventana como la
Tony), siempre
alrededor y mi madre familia de mi amigo
lloraba sin alguna
no estaba, y ya no dejaba por fin
razón.
tenía a Toby en nuestra casa.
brazos. Lunes, 20/ 02/ 76,

TERROR EN EL COLUMELA
JASON VORHEES

Por Álvar o Fiu sa

Era un Viernes 13 de 1957, un niño llamado Jason Vorhees
estaba en el campamento del Lago Crystal. No era un niño
normal, pues estaba discapacitado mentalmente.
De repente, vio a unos niños acercándose y les preguntó qué
querían,pero los niños no tenían tan buenas intenciones...
Estos lo empujaron al lago, dejándolo casi ahogado, solo y sin
nadie a quién acudir. En ese mismo instante, algo cambió
dentro de Jason, una sed de sangre enorme brotó en su interior,
como si quisiera matar a todo el mundo.
Unos años después, el campamento volvió a abrir sus puertas y
Jason volvió por venganza.
Mató a13 per son as, u n a a u n a,con distintos métodos de
tortura, a uno de ellos lo mató dentro de su saco de dormir,
dándole golpes hasta que se quedó inconsciente, a otro lo mató
de un hachazo en la cabeza y al último, le clavó su machete en
la cabeza.
Si escucháis algún ruido como, un "psssss" y un
suspiro,acor daos de est a h ist or ia.
EL PERRO ENCANTADO
por María Pájaro
Mi nombre es Ernesto, yo era el cura mayor, de una vieja iglesia, donde vivíamos varios
frailes y monjas. Un día por la mañana, salí a regar nuestras plantas y darle de comer a las gallinas,
pues en la iglesia teníamos un corral. Un hombre de altura media, cabello medio larguillo y marrón
se acercó, iba en un burro y con varias bolsas, pero lo que más me extrañó fue que llevaba una jaula,
lo primero que pensé era que quería venderme más gallinas, pero en vez de esto, llevaba un perro.

-¿Pero no le da vergüenza llevar un pobre perro en una jaula en vez de llevarlo amarrado?- le dije al
hombre.
- Mire, yo solo quiero ofrecérselo, es un perro muy raro, y ha tenido arios dueños, así que como
última opción se lo traje a usted.
- Y, ¿para qué quiero yo un perro? Ya tengo gallinas y plantas de las que ocuparme.
- Sí, pero yo se lo ruego, Padre.
- Está bien, pero si el perro me da problemas, le escribiré una carta.

El hombre sacó un papelillo y anotó la dirección a la que debía mandarla. Dicho esto, el
hombre se alejó dejando allí al animal. A la mañana siguiente, fui a echarle de comer al perro, pero
al acercarme a él, el crucifijo que llevaba colgado de mi cuello también se le acercó, y el perro se
puso a ladrarle. Pensé que era un poco raro, pero no le di importancia. Los siguientes tres días pasó
lo mismo, y al cuarto acerqué más el crucifijo al perro y este salió corriendo y ladrando. Escribí una
carta al mercader en la que decía:

“Querido hombre:
El perro es un poco extraño, cada vez que le acerco mi crucifijo sale corriendo y ladrando. Le
agradecería que viniera lo antes posible”.

Así lo hizo, el hombre apareció al día siguiente. Me lo explicó todo: La verdad es que el perro es un
poco raro, porque tenía un dueño, ciego, al cruzar la carretera, el perro se despistó y el hombre fue
arrollado por un coche, e incluso el perro se comió partes del cuerpo del dueño. La segunda dueña,
ciega también, se calló por las escaleras, y la última, estaba esperando al metro, el perro hizo un mal
movimiento y la chica cayó en la vía y quedo irreconocible.

Al día siguiente, Ernesto estaba convencido de que debía matar a ese perro, así que le echó
veneno en la comida. Se la dio, y el perro oliéndola dijo:
- ¡Ja ja ja! Me has pillado, ¿eh? La comió y salió del corral ladrando y caminando muy tranquilo.

Al entrar en la iglesia, Ernesto vio a muchas monjas y frailes muertos, además todas las
gallinas estaban descuartizadas. Llamó a la policía y se lo contó todo pero pensaron que era un viejo
loco y que él era quien había matado a todo el mundo. No supo nada del perro durante dos días,
cuando apareció y le dijo que lo iba a matar. Salió corriendo a comisaría y le dijo lo que el perro le
había dicho.

Finalmente, cogieron al perro y dijeron que era un perro normal corriente y acusaron a
Ernesto de la muerte de las monjas y los frailes y entro en la cárcel, al mes de estar dentro lo
encontraron muerto .Vieron al pero al lado suya y así supieron que en su día dijo toda la verdad.

Comenzaron una investigación sobre el perro y averiguaron que era un demonio que se había
metido en su cuerpo, así que tuvieron que sacrificar al perro.
UN EXTRAÑO SUCESO
Por Miguel Ángel Ortega

En un complejo de apartamentos de El Saler, en las playas de la costa Valenciana, veraneaba una
familia cuyos padres solo pasaban una parte del verano allí porque tenían trabajo en la ciudad.
Generalmente, el apartamento estaba a cargo de la hermana más mayor pero estaba la madre.
Pero cansada, tanto que se fue adormir y lo hizo en el salón de la casa.
Mientras tanto, las dos hijas, estaban pasando un rato divertido en el jardín junto a dos
invitados de la casa, un amigo de la familia de su edad, y una prima que se llama Meche.
Se divirtieron haciendo experimentos. Ya entrada la noche la hermana pequeña se marchaba
hacia casa mientras el resto se quedaba abajo, viendo las Estrellas.
Entonces, pasó algo: escucharon el susurro de unas pisadas, y con los ojos atónitos,
descubrieron que las pisadas eran reales pero de alguien invisible... estaban pisando el césped y
se mostraban solo las huellas. Chillaron y corrieron hacia la entrada del edificio y entonces pasó
algo más: las luces del edificio entero se apagaron y sobre él, en el cielo aparecieron otras luces,
enormes, naranjas, casi fluorescentes, que procedían la playa.
De pronto, todo volvió a la normalidad. No soportaron el miedo y corrieron por las
escaleras arriba hacia el hogar, donde justamente la hermana pequeña acababa de entrar. Se
escondieron en la habitación, agitados, tratando de no despertar a la madre y hablaron de lo que
habían visto.
Al día siguiente, la madre les preguntó qué había pasado. Ella había presenciado algo,
pero no quería contarlo, antes quería escuchar las versiones de los hijos y amigos. Cuando
terminaron de contar lo que ocurrió, la madre les confesó que aquella noche abrió los ojos y vio,
a través de la persiana no del todo cerrada y de sus agujeritos, unas enormes luces que se movían
muy rápido.
Este sería uno de tantos sucesos extraños que presenciarían los componentes de esa
familia. En esta ocasión, Lorena tan sólo recuerda algún que otro grito. Su ventana estaba
totalmente cerrada y ella no había visto nada.
EL HOMBRE QUE QUERÍA QUE ME
FUESE
Por Paola Sánchez Me contestó: "que os vayáis de esta
Estaba en mi casa y me lo encontré, pude dormir en toda la noche solo casa". Ya entonces cogí y me fui de
él me miraba, yo lo miraba y de un de pensar en lo que pasaba en mi ese sitio, pero él me perseguía.
momento a otro desapareció... Al casa. Al día siguiente las paredes Entonces corrí hacia mi madre y le
día siguiente todo cambió. Mi madre cambiaron de colores y mi cuarto dije: "vámonos de aquí ".
no era ella, mi casa era distinta, las estaba todo desordenado, (nada era Un mes después, ya no volvió a
cosas estaban cambiadas, las luces normal en esta casa ). Una semana venir.
se apagaban solas, la puertas se después volvió a parecer lo miré y le
abrían solas. Nada de aquí era . No dije: "¿qué es lo que quieres?"

LA LLUVIA FUERTE
Lu cía Pan ader o
Era un domingo de lluvia. Por la noche estaba llegando a mi casa después de trabajar, no había nadie en
la calle y de repente se apagaron todas las luces y vi a lo lejos una única farola con luz, y vi a una niña ahí
llorando. Intenté a acercarme y se fue. Desapareció no sé cómo, pero se fue. Volví lo más rápido posible.
Por fin llegué a mi casa, pero no estaba mi perro. Me percaté de que había un rastro de sangre. lo seguí
allí estaba mi Chispas muerto y en la pared ponía "voy a por ti". De inmediato corrí de allí fui a la puerta
principal pero cuñado estaba apunto de llegar la puerta se cerro de repente me di la vuelta y allí estaba
mi hija que murió en un accidente . Era mi hija Emili se acerco a mi me dijo:
- Todo es culpa tuya
y le contesté: -No, fue culpa mía.-
Una noche de locos
Tenía miedo porque apareció de repente. Corrí y corrí. Y me escondí en mi cuarto. Me metí en el
armario y cerré la puerta. Cuando me tapé los oídos se escuchó la puerta del cuarto abriéndose
lentamente. Estaba muy nervioso, se escucharon unos pasos. Intentaba ver lo que era, y entonces miré
por la cerradura del mueble para ver quién era, al mira por la cerradura veo el ojo de otra persona. Abrió
el mueble y le pegué un empujón, me fui corriendo y me encerré en el cuarto de baño. La persona quiso
abrir la puerta, pero al no poder se marchó.

En ese momento, fui por mi móvil que estaba en mi dormitorio y al volver al cuarto de baño
(único cuarto con cerradura) lo vi subiendo. Me siguió corriendo, pero cuando iba a cerrar la puerta del
cuarto de baño metió el pie para que no cerrara la puerta y de repente quitó la pierna. Tenía un cuchillo
en la mano y empezó a darle puñaladas a la puerta hasta hacer un agujero. Nervioso llamé a mi amigo
para que viniera a mi casa, pero se me olvido decirle que había alguien intentado matarme. Entonces,
cuando mi amigo vino a mi casa, el hombre le dijoque era mi padre y me escuchó gritar y el hombre por
atrás le metió una puñalada; yo lo vi por el agujero, y grité. El hombre, para que no pudiera salir, me
puso un mueble. El cuarto de baño tenía una ventana chica y pasaba por la calle gente a la que pedí
ayuda pero con la lluvia no me escuchaban. Sin embargo, me vio mi vecino que llamó a la policía.
Cuando llegó la policía iban a entrar a mi casa y el hombre apagó la luz. El policía entró y el hombre le
clavó el cuchillo al matar al policía, lo llevó para la cocina y yo quité el mueble y cogí el coche de
policía. No arrancaba el vehículo, conseguí arrancarlo y el tío cuando no arrancaba el coche se metió.
Lo conseguí arrancar y el hombre se lanzó hacia mí e intentando que no me matase, apreté el
acelerador del coche y al ir tan rápido nos chocamos. El hombre se quedó inconsciente.

Al salir del coche, empecé a correr de casa en casa, pero nadie abría. El hombre se despertó y
salió corriendo detrás de mí. No sabía dónde ir. Me escondí en una casa abandonada, le cerré la puerta
pero comenzó a romperla. Yo corrí por un césped que tenía el chalet. En la piscina que estaba en el
chalet tenía una funda y yo fui por encima. Entonces el desconocido se lanzó hacia mí y se hizo una
grieta. Nos caímos los dos al agua y solo había un hueco para salir. Él se ahogó y salí casi muerto y
llamé a la policía. Rescataron el cuerpo del asesino muerto, vino una ambulancia a buscarme. De
camino al hospital me desmayé. Cuando me desperté estaba en una camilla tumbado y estaba atado
vinieron tres agente de policía y me dijeron que yo fui condenado a 3 años de cárcel por haber matado a
alguien mientras intentaba huir. No recuerdo nada. Solo sé que le cogí la pistola al policía y salí
corriendo del hospital.
EL PAYASO DE MIS
PESADILLAS
by Yesenia Ligero
Un día por la noche en mi fui corriendo hacia la acercándose a mí. Ahora
casa, después de enterrar a puerta, intenté abrirla y no tenía en una mano la
mi padre, fui a la cocina y pude, fui a la cocina y ya cabeza y en la otra un
me lo encontré sentado no estaba. Escuchaba cuchillo, dejó la cabeza y
junto a la mesa. Era el pasos por el pasillo y al me sentó en sus piernas y
payaso de mis pesadillas, final del mismo se veía una me dijo: ?ahora te toca
estaba con una foto mía de sombra con algo en la sufrir a ti, pequeña?y me
chica con el cristal del mano y no era mi foto. Se clavó el cuchillo y morí
marco roto y llena de iba acercando y vi lo que desangrada. Fin
sangre, me fui corriendo tenía en la mano era la
hacia mi madre, la llamé cabeza de mi madre. Corrí
pero no me hizo caso, todo lo que pude pero
después de tres intentos llegué a un cuarto sin
tampoco se levantaba, me salida, escuché los pasos

TERROR EN EL COLUMELA
LA ULTIMA NOCHE
Por Ju lia Beir o

Estaba en mi casa y lo vi sentado junto a la mesa: era un espíritu

de un antiguo payaso. En ese momento grité y salí corriendo

hacia mi madre. Esta estaba sentada junto a la mesa del salón.

Me preguntó que qué pasaba y yo, alborotada, le contesté:

"corre".

Cogí las llaves del coche y nos fuimos a casa de mis abuelos. Lo

que no sabíamos es que había un segundo payaso en los

asientos de atrás del coche, con un cuchillo. Mi madre sacó

colonia del bolso y se la echamos en los ojos. y posteriormente

salimos del coche.

Mi madre lo encerró dentro y salimos corriendo a la casa más

cecana porque no nos daba tiempo a llegar a la casa de mis

abuelos. Nos metimos en la vivienda abandonada y subimos

hasta el segundo piso porque el payaso nos perseguía. Cuando

llegamos al segundo piso, el payaso la mató y me tiró a un pozo..

Related Interests