You are on page 1of 2

Declaración sobre el inicio del proceso

de Negociación el próximo 1ro de
diciembre

Ya basta de ver a nuestros niños víctimas de desnutrición, ancianos muriendo por
no conseguir medicinas, familias hurgando restos de comida en la basura, jóvenes
huyendo del país en busca de futuro, y familias enteras haciendo inmensas colas en
busca de los pocos alimentos que se pueden comprar. Un país tan rico como el
nuestro no merece seguir sufriendo de escasez de alimentos, medicinas, seguridad,
paz y ley. Esta tragedia generada por las malas políticas del gobierno, y agravadas
ahora por la imposición de una ilegítima "asamblea constituyente", tiene que
cambiar y hay que hacer lo que sea para lograrlo.
Hemos decidido apoyar y ser parte de la Venezuela que, como una de sus formas de
lucha para superar el drama social y alcanzar el cambio político, ha dispuesto
iniciar un nuevo proceso de negociación con el gobierno el próximo 1ro de
diciembre en República Dominicana.
Proceso que busca defender la Constitución, el derecho del pueblo a medicinas y
alimentos, a elecciones libres y transparentes, a que en nuestro país no haya presos
políticos o un asesinado más por protestar y pensar distinto.
Venezuela está unida en torno a las exigencias que constituyen las 4 banderas con
las que se va a este proceso:

1
1) Que el pueblo decida, en elecciones libres y transparentes, el gobierno que
desea, con un CNE equilibrado, observación internacional calificada,
eliminación de las inhabilitaciones políticas y el respeto a las condiciones
establecidas en la ley. Sabemos, al igual que todo el país, que la solución
definitiva a la crisis y a la inmensa tragedia social que hoy padecemos
pasa por unas elecciones presidenciales libres, y hacia allá está orientado
nuestro esfuerzo
2) Que se permita el canal humanitario de alimentos y medicinas para aliviar
el inmenso sufrimiento social;
3) Que se liberen los presos por razones políticas, y
4) Que se restituyan las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional
La lucha por alcanzar estos objetivos no puede ser sólo de los factores políticos de
la Unidad Democrática, sino de todo el país. La delegación de demócratas
venezolanos se ha ampliado para incluir a representantes de los sectores laborales y
obreros, productivos, académicos y de organizaciones de defensa de los derechos
humanos.
La delegación y sus asesores está conformada por Julio Borges, quien la preside,
Enrique Márquez, Luis Florido, Luis Aquiles Moreno, Eudoro González, Gustavo
Velásquez, Timoteo Zambrano, Vicente Díaz, Juan Manuel Raffalli, Daniel Sierra,
Asdrúbal Oliveros. María Eugenia Mosquera, Colette Capriles, Jorge Roig, León
Arismendi, Marcela Máspero, Luis Carlos Padilla, Feliciano Reyna, Manuel
Teixeira y Mariela Magallanes.
Estamos plenamente conscientes que vamos a una negociación con un gobierno
sin ninguna credibilidad nacional o internacional, que ha incumplido e irrespetado
convenios internacionales en derechos humanos y en materia laboral. Pero el
sufrimiento de nuestro pueblo ya es un grito que clama al cielo, y nos obliga, por
razones de responsabilidad y humanidad, a intentar todo lo que haya que hacer
para ponerle fin. La historia nos enseña que la transición entre un régimen
dictatorial a la libertad y a la democracia siempre pasa por una negociación.
Creemos que este proceso debe ser transparente. Entendemos el escepticismo que
muchos pudieran tener sobre los resultados de esta negociación, no sólo en sus
resultados sino en el correcto cumplimiento de lo eventualmente acordado. Por eso
ratificamos el compromiso de mantener actualizado a nuestro pueblo sobre los
avances, trabas y acuerdos en el mismo. Sabemos que millones de venezolanos
tienen centrado en este proceso sus esperanzas para un verdadero cambio en el
país y merecen saber lo que está sucediendo.
Caracas, 27 de noviembre de 2017.

2