You are on page 1of 6

TIPOS DE ACERO DE REFUERZO

El acero de refuerzo es un elemento primordial en la construcción de estructuras de concreto reforzado. Como su nombre lo indica, el concreto de refuerzo es aquel donde interviene además de los agregados pétreos y cemento, el acero.

El acero de refuerzo del concreto se compra, usualmente, según las especificaciones ASTM. Las especificaciones de compra cubren el método de fabricación, ciertos requisitos químicos, pruebas en tensión y doblez, acabado superficial, recubrimiento para protección contra corrosión, marca o identificación y variaciones permisibles en peso. El acero de refuerzo con revestimiento epóxico se debe producir e instalar de acuerdo a la norma ASTM A 775. Ocasionalmente el acero de alta resistencia de grado 42 y 49 se agrieta o rompe en clima frío, por lo que se debe de rechazar cuando ello ocurra (Dixon y Jaycox, 1994).

El acero empleado en el concreto reforzado consiste en varillas redondas, en su mayoría del tipo corrugado, con rebordes o salientes en sus superficies. Las deformaciones en la superficie ayudan a producir una mayor adherencia entre el concreto y el acero. Los grados más comunes de acero de refuerzo son el 60 y el 40, con esfuerzos de fluencia de 60 000 lb/pulg2 (414 MPa) y 40 000 lb/pulg 2 (276 MPa), respectivamente. En la siguiente tabla se muestran las propiedades de varillas corrugadas más comunes (Parker y Ambrose, 1996).

varillas corrugadas más comunes (Parker y Ambrose, 1996). Fuente:

En vigas de concreto reforzado, el concreto resiste la fuerza de compresión, las barras longitudinales de acero de refuerzo colocadas cerca de la cara en tensión resisten las fuerzas en tensión, y las barras adicionales de acero especialmente dispuestas resisten los esfuerzos inclinados de tensión adicionales causados por la fuerza cortante en las vigas (Nilson y Winter, 1997).

El objetivo esencial del acero de refuerzo es evitar el agrietamiento del concreto producido por esfuerzos de tensión (Parker y Ambrose, 1996).

Barras de refuerzo

El tipo más común de acero de refuerzo (diferente del acero de preesfuerzo) viene en forma de barras circulares llamadas por lo general varillas, disponibles en un amplio intervalo de diámetros aproximadamente de a de pulgada para aplicaciones ordinarias y en dos tamaños de barras pesadas aproximadamente de y de pulgada. La figura 2.11 presenta varios tipos de barras corrugadas (Nilson y Winter, 1997).

varios tipos de barras corrugadas (Nilson y Winter, 1997). Fuente: Referencia 2 Figura 2.11 Tipos de

Fuente: Referencia 2 Figura 2.11 Tipos de barras corrugadas de refuerzo

Los tamaños de las barras se denominan mediante números. Los más utilizados son los Nos. 3 a 11 y los Nos. 14 y 18 representan las dos barras de tamaño especial mencionadas. La denominación mediante números se han organizado de manera que la unidad de denominación corresponde muy cercano al número de octavos de pulgada del tamaño del diámetro (Nilson y Winter, 1997).

En la tabla 2.3 se presentan todos los aceros de refuerzos disponibles en la actualidad, su grado o denominación, la especificación ASTM que define sus propiedades en detalle (incluyen deformaciones) y sus dos valores mínimos principales de resistencia especificada. Las barras grados 40 y 50 que aparecen en la tabla 2.3, no siempre pueden estar disponibles en diámetros grandes (Nilson y Winter, 1997).

Fuente: Literatura citada 3 Tabla 2.3 Aceros estandarizados de refuerzo y preesfuerzo Barras de refuerzo

Fuente: Literatura citada 3 Tabla 2.3 Aceros estandarizados de refuerzo y preesfuerzo

Barras de refuerzo revestidas

A menudo se especifican barras de refuerzo galvanizadas o revestidas con sustancias

epóxicas con el fin de minimizar la corrosión del refuerzo y el consecuente descascaramiento del concreto bajo severas condiciones ambientales, como en el caso de tableros de puentes o garajes de estacionamiento sometidos a la acción de tratamiento de aguas residuales (Nilson y Winter, 1997).

Las barras se galvanizan usualmente después del proceso de corte y doblamiento. Las barras revestidas con sustancias epóxicas, en la actualidad más utilizadas que las galvanizadas, son reguladas por la norma ASTM A775, la Standard Specification for Epoxy-Coated Reinforcing Steel Bars, que incluye requisitos para el material de revestimiento, la preparación de la superficie antes del revestimiento, el método de aplicación y los límites de espesor del revestimiento. En general, el revestimiento se aplica a las barras rectas en una operación de producción en línea y las barras se cortan y doblan después de esta operación (Nilson y Winter, 1997).

Mallas electrosoldadas de alambrón

Además de las barras sencillas de refuerzo, por lo general, se utilizan las mallas electrosoldadas de alambrón para reforzar losas y otras superficies como cascarones, y para reforzar a cortante el alma de vigas delgadas, en particular con vigas preesforzadas.

El refuerzo con alambrones soldados consta de un conjunto de alambrones de acero

extruidos en frío, colocados longitudinal y transversalmente de sus respectivos ángulos

rectos, y soldados entre sí en todos los puntos de intersección. El tamaño y espaciamiento de los alambrones puede ser el mismo en las dos direcciones o ser diferente dependiendo de los requisitos del diseño (Nilson y Winter, 1997).

La nomenclatura convencional utilizada para describir el tipo y el tamaño de las mallas electrosoldadas de alambrón se encuentra en un periodo de transición. Antes, las mallas se relacionaban usando el espaciamiento de los alambrones longitudinales y transversales y el calibre del alambrón; por ejemplo, 6x6-4x4, que significa espaciamientos de 6 pulgadas en cada dirección usando alambrones de 4 también para cada dirección. La nueva nomenclatura indica el espaciamiento de los alambrones de la misma manera, pero el calibre ahora se remplaza por una identificación W o D (para indicar si es liso o corrugado) y el área de la sección transversal del alambrón. Por ejemplo, 4x4-W5xW5, indica un espaciamiento de los alambrones de 4 pulgadas en cada dirección con alambrones lisos con área de sección transversal de 0.050 en cada dirección (Nilson y Winter, 1997).

Ejemplo de mallas electrosoldadas:

(Nilson y Winter, 1997). Ejemplo de mallas electrosoldadas: Fuente:

Fuente: http://www.materialesdeconstruccion.com.mx/imagenes/pic_acero4.jpg

Fuente:

Fuente: http://galeon.hispavista.com/formin/img/FOTOSVARI0.jpg

Conclusión

Uno de los materiales que mayor importancia tienen dentro de una estructura y, de manera generalizada, dentro de todas las construcciones de obra civil es el acero cuyas propiedades son determinantes en el funcionamiento de aquellos para ofrecer un servicio de total garantía cumpliendo con una seguridad estructural óptima. Es imprescindible conocer cuáles son las dos categorías en la cual puede clasificarse el acero en función de su utilidad dentro de una estructura, dicha clasificación es: acero estructural y acero de refuerzo; éste último es el que nos interesó conocer más detalladamente en el presente documento.

Se sabe que el acero, sea estructural o de refuerzo, tiene una propiedad muy característica y propia de ella, absorbe y disipa energía la cual le sirve para regresar a su estado original cuando se le deja de aplicar una determinada fuerza o solicitación externa a la que estuvo sometida previamente. Específicamente, el acero de refuerzo, en el diseño de los miembros de concreto reforzado se determina la cantidad mínima por medio de cálculos y representa la cantidad necesaria para resistir la fuerza de tensión requerida en el miembro.

Cualquier documento que esté normalizado y legalizado ante obras públicas y sea de carácter reglamentario, establecen disposiciones con respecto al refuerzo mínimo en columnas, vigas, losas y muros. El refuerzo mínimo puede especificarse como un porcentaje mínimo de varillas.

Literatura citada

1.- Dixon, Donald E. y Jaycox, Claude E.; Manual para supervisar obras de concreto ACI-311-92; México, 1994, pág. 35.

2.- Nilson, Arthur H. y Winter, George; Diseño de estructuras de concreto; 11ª Edición, Editorial McGraw-Hill, México, 1997, pp. 46-49, 51, 52.

3.- Parker, Harry y Ambrose, James; Diseño simplificado de concreto reforzado; 3ª Edición (6ª Edición del inglés), Editorial Limusa, México, 1996, pp. 35, 36.