You are on page 1of 8

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwe

rtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyu
iopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopa
sdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg
Informe de disertación.
hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjkl
Palabras finales a la segunda edición de El
Capital.
zxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv
Guillermo Zepeda Valencia.

bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm
qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwe
rtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyu
iopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopa
sdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg
hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjkl
zxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv
bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnm
qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwe
rtyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopa

En su primera edición. este último agregado por Marx a sugerencia de su amigo el Dr. resguardando en su comprensión la interconectividad de las ideas como así también la mutua imbricación de éstas. L. se publicará su segunda edición en un solo libro que. puntualiza inicialmente algunas correcciones hechas a la primera edición para dar luego paso a importantes aclaraciones y referencias que deberían ser consideras en una próxima lectura de su obra. Marx. entre junio de 1872 y mayo de 1873. La marcada tendencia a comprender el mundo y sus procesos desde un punto de vista dialectico permite sospechar que dicha predisposición de ninguna manera será reducida ni abandonada por Marx en El Capital. en la segunda edición Marx rehízo su texto con el apéndice La forma de valor. La lectura de El Capital debe ser consciente de los diversos aspectos que la obra expone en su desenvolvimiento. En dicho epilogo. Epilogo a la segunda edición de El Capital. la cual encarna no tan solo un ideario filosófico propiamente tal sino que además constituye una crítica certera al modelo de producción capitalista. dicho capítulo coincide casi en su totalidad con su homólogo de la Contribución a la crítica de la economía política (1859). que más bien en su composición. previamente. en 1873. sin embargo. sus recodos más complejos tienden a ocultar una base filosófica profunda. capítulo que se dedica al análisis de la mercancía y que en la edición de 1873 logrará tomar su forma casi definitiva. Suele entenderse a El Capital como una obra exclusivamente económica lo cual en parte no es erróneo. sobre todo de aquella que se desprende de su influjo hegeliano. La primera edición alemana del primer tomo de El Capital fue publicada en 1867. Kugelmann con el . sin embargo. Entre los cambios incorporados en la nueva edición se destaca la corrección y reelaboración del capítulo I de la obra. había aparecido en forma de fascículos. La trascendencia de la obra El Capital no solo debe ser observada y reconocida a partir de su indiscutible aportación a una crítica sistemática del modelo social capitalista sino que además debemos reconocer en ella a una magnífica obra filosófica que reúne en sus líneas lo más característico de las grandes obras de la disciplina. Su fundamentación y estructura se coordinan para ofrecer al lector un texto complejo no en su temática sino. es cierto que la obra constituye una crítica explicita a la economía política. descuida en dicha apreciación el anclaje filosófico que sostiene el conjunto total del texto. Si bien. que figura como tal en la primera edición de El Capital. Seis años más tarde. lo cual obedece a un constante dialogo de Marx con la tradición filosófica de la cual es heredero. Para muestra de lo anteriormente dicho podemos analizar un importante apartado de su obra: las palabras finales a la segunda edición de El Capital.

Solo hay que observar el subtítulo de El Capital para asumir que la obra tiene un marcado énfasis crítico y. la forma absoluta y última de la producción social. ya que resuelve hablar acerca del desarrollo de la economía política en Alemania desde un plano histórico y a su vez contiene en su descripción una clara idea entorno al cómo la economía ha ido empapándose de un carácter ideológico en su práctica científica. luego refuerza su posición critica en contra de la economía política observando lo que ocurre con ella en la Alemania de aquel entonces y finalmente. sino. Pero el destino permaneció adverso a nuestros economistas. del salario y de cuanto concepto económico se pronunciaba para describir la realidad social era a lo menos un objetivo novedoso para el contexto en el cual se inscribe la obra. en los últimos párrafos dedica algunas líneas a responder las críticas que se elaboraron a propósito de la primera edición de El Capital. en las palabras finales de la segunda edición de El Capital. del dinero. específicamente. es decir. la producción capitalista en Alemania se desarrolló rápidamente y ya franquea hoy su cumbre especulativa. Marx. 21). 2014: p. Reinterpretar lo que hasta por ese entonces se había dicho a propósito del capital. Dentro de las referencias explicitas que hace Marx a propósito de su crítica en contra la economía política. que ve en el orden capitalista no un peldaño históricamente transitorio de desarrollo. Cuando habían podido estudiar libremente la economía política. sustrayendo así toda neutralidad objetiva. del trabajo.objetivo de facilitar la comprensión de los conceptos señalados al comienzo del tomo I de su obra (cf. les faltaban las relaciones económicas modernas en la realidad alemana […] La economía política burguesa. comienza puntualizando los cambios establecidos de la primera edición que fueron aplicados en esta segunda versión. con la economía política desarrollada en el periodo en el cual Marx decide estudiar el modelo de producción capitalista. 22. Economía política. debemos destacar las que ofrece (justamente). por el contrario. éstas tienen un carácter descriptivo y crítico a la vez. puede continuar siendo ciencia solo en la medida en que la lucha de clases permanece latente o aflora apenas en manifestaciones aisladas (Marx. En lo que respecta a la composición del Epilogo a la segunda edición hemos dicho anteriormente que en el inicio de aquel apartado. Para mayor claridad observemos lo que el propio Marx escribe a respecto de esto último: Desde 1848.) . 2014: p. propia de un saber científico. Marx.

el mejor de todos” (Marx. El primero. practica y teóricamente. demostrado de forma clara y contundente. con David a su vez también finaliza el auge científico de dicha escuela dando paso posteriormente a una práctica científica cargada de nociones parciales que obedecían a intereses de clase. la economía clásica también deviene en su vertiente vulgar que toma (al igual que Marx). es a propósito de lo anterior que Marx menciona lo siguiente en su epilogo: La burguesía había conquistado el poder politico en Francia e Inglaterra. 1 La economía política clásica surge como disciplina autónoma en el siglo XVII y tiene su pináculo teórico en la figura de David Ricardo. que coincide históricamente con el momento de ascenso revolucionario de la burguesía y que se puede definir como economía política clásica1 y un segundo periodo de desarrollo. El estudio desinteresado fue sustituido por batallas de escritorzuelos a sueldo. marcado por un periodo relativamente temprano del modo de producción capitalista. y la investigación científica imparcial por la conciencia turbia y las perversas intenciones de la apologética (Marx. sus investigaciones poseen un afán puramente epistemológico y tiende a revelar sus ideas en un plano exclusivamente academicista. 2014: p. 23) El economista clásico se atiene de preferencia a problemáticas propiamente científicas. cómodo o molesto. formas más acentuadas y amenazadoras. Marx asume la existencia de dos momentos evolutivos dentro del desarrollo histórico de la economía política. identificado por la conquista del poder politico en Francia e Inglaterra a manos de la burguesía y que determina el surgimiento de una ciencia económica comprometida con los intereses de la clase dominante y que será reconocida como economía política vulgar. Sin embargo. sus descubrimiento son asumidos en parte por Marx con el fin de concatenar sus ideas con aquellas que los economistas habían acertado o bien. Ya no se trataba más de si tal o cual teorema era correcto. en el siglo XIX. 93) Modo de exposición. 200). es más. trazos importantes de su desarrollo pero interpretándolos y asumiéndolos como categorías absolutas del modelo de producción y limitándose a “sistematizar en forma pedante y proclamar como verdades eternas las concepciones más banales y autosuficientes que se forman los miembros de la burguesía de su propio mundo. método de investigación. la lucha de clases adquirió. Fernández. Desde entonces. . 2014: p. No obstante. 2014: p. lanzando las campanas en duelo por la economía científica burguesa. en otras palabras. contrario o no a las disposiciones policiales. realizar una especie de aufhebung de la economía política clásica otorgándole así un carácter de herencia a los aportes efectuados por la tradición (Cf. sino de si era útil o dañino para el capital.

2014: p. que justamente dará paso a un movimiento clave dentro del desarrollo teórico de los conceptos. Esta debe asimilar en detalle la materia investigada. 18) . La aclaración acerca del modo y el método se suscita en respuesta a una crítica efectuada a la primera publicación de El Capital hecha por I. sin embargo. analizar sus distintas formas de desarrollo y descubrir sus vínculos internos. la Introducción a la Contribución a la crítica de la economía política de 1857. por ejemplo. ni los reactivos químicos. La forma mercancía del producto del trabajo o la forma de valor de la mercancía es en la sociedad burguesa la forma de la célula económica” (Marx. En los últimos párrafos de sus palabras finales a la segunda edición. ¿qué hace si no es describir el método dialectico? Claro está que el modo de exposición debe distinguirse formalmente del método de investigación. al exponer con tanta exactitud lo que llama mi método real. 28) Es cierto que Marx nunca escribió un tratado especifico de metodología científica. Recién después de completado este trabajo. Marx responde a la crítica de la siguiente forma: El autor. y al referirse con tanta benevolencia a mi aplicación personal del mismo. que figura como “Introducción” a los Grundrisse. señala que debe distinguirse (a propósito de El Capital) el modo de exposición de las ideas. 2 En el prólogo a la primera edición de El Capital. como momento interno. investigación que será posible a través de la abstracción como instrumento y. y así también en los prólogos y epílogos a El Capital. dialectico-alemán. hay contadas referencias en sus obras en donde el pensador deja entrever su manera peculiar de abordar la investigación. Ambos medios deben ser reemplazados por la capacidad de abstracción. a saber. El ruso consideraba que el método de investigación utilizado por Marx era rigurosamente realista pero que sin embargo el modo de exposición era “por desgracia”. o sea de un idealismo incómodo. del método de investigación utilizado para llegar a dichas elaboraciones. 2014: p. pudiese parecer que estamos ante una construcción a priori (Marx. Queda en evidencia en las líneas anteriormente citadas la utilización del método dialéctico en la investigación teórica acerca de la realidad. la “elevación de lo abstracto a lo concreto”2. en la derivación dialéctica. Marx. una parte del capítulo “La metafísica de la economía política” de su libro Miseria de la filosofía. puede ser expuesto adecuadamente el movimiento real. Marx pronuncia las siguientes palabras acerca de la forma en que abordará la investigación en el plano económico: “En el análisis de las formas económicas no pueden usarse ni el microscopio. Si se ha logrado este objetivo y la vida de la materia es reflejada idealmente. La abstracción que utiliza Marx es un instrumento constructivo de su objeto de estudio que está integrada. economista ruso en el Véstnik Evropi (Mensajero Europeo) de Petersburgo en el año 1872. Kaufman.

1998: p. Para observar esto último dentro de sus palabras finales a la segunda edición. pues parecía venerar lo existente. Hay que ponerla sobre los pies para descubrir en la envoltura mística la semilla racional (Marx. aislando y separando analíticamente estos momentos de las complejas relaciones de las que forman parte. también en lo que tiene de perecedero. (Cf. a la par. Por consiguiente. siempre será una obra clave tanto para la economía en particular como para el pensamiento en general. no se deja dominar por nada. Hegel. sus aportaciones iluminan indudablemente el panorama critico que se tiene respecto del modelo producción capitalista y constituyen sus ideas la encarnación literaria de lo testimoniado por Marx en su práctica política. El Capital. 2014: p. de su derrumbe forzoso. citemos lo que el mismo pensador dice a propósito de la dialéctica hegeliana: La mistificación que sufre la dialéctica en manos de Hegel no impide de modo alguno que fuese el primero en exponer de modo completo y consciente sus formas generales de movimiento. que son las que demuestran su transitoriedad histórica y que es precisamente la tesis que Marx desea demostrar en parte en El Capital: La dialéctica. los párrafos finales de su epilogo constituyen una muestra de la trascendencia que tiene la dialéctica en El Capital y que permite de algún modo hacer una lectura más filosófica de sus pretensiones en la obra. Dicho proceso de abstracción es el supuesto original de cualquier reconstrucción sintética del objeto como unidad de múltiples determinaciones que anteriormente habían sido separadas. Es cierto además que la forma que adquiere la dialéctica en Marx difiere sustancialmente de la manera en que la propone su más influyente fuente. 28) 3 En suma. por tanto. es por esencia crítica y revolucionaria (Marx. llegó a ponerse de moda en Alemania. enfoca toda forma establecida en el curso de su movimiento. en su forma mistificada. 101). la exposición comienza a partir de estas determinaciones más generales y tiende hacia las determinaciones específicas de la organización estructural del modelo de producción capitalista. la comprensión de su negación. Kohan. . 2014: p. Releer en clave filosófica su obra puede eventualmente abrirnos nuevos espacios de 3 Las cursivas son nuestras. pues en la comprensión positiva de lo existente lleva implícita. En su forma racional es motivo de cólera y horror para la burguesía y sus portavoces doctrinarios.le permite asimilar sucesivamente los distintos momentos de la estructura interna de su objeto de investigación. 28) Para finalizar. La dialéctica aparece en él puesta de cabeza.

Bibliografía: . realidad que sin duda siempre nos invita a reconsiderar lo que discursivamente se dice sobre ella.superación (dialécticamente hablando) de aquellos ámbitos en donde la lectura economicista de El Capital no absorbe lo complejo y transitorio de una realidad presente.

. Kohan. Biblos. Néstor (1998). Carlos (2014).Fernández. Osvaldo (2014). Marx. LOM. Hacia un socialismo no colonizado. Planeta de papel. Santiago: Ed. El Capital. Marx en su (tercer) mundo. Valparaíso: Ed. Critica de la economía política. Del fetichismo de la mercancía al fetichismo del capital. Buenos Aires: Ed.