You are on page 1of 4

Atento al problema, el autor del libro de Jonás, levantó la voz contra la ideología que conducía la

comunidad al ostracismo, pero también supo mostrar a los judíos su valioso quehacer hacia el
mundo pagano. El autor anónimo del libro de Jonás, a mediados del siglo IV a.C., envolvió la crítica
en el recuerdo de un antiguo profeta: «Jonás, hijo de Amitay» (Jon 1,1; 2 Re 14,25). Así como el
profeta Nahum camuflaba su mensaje entre los versos más sublimes para zafarse del acoso asirio,
también el autor del libro de Jonás enfundaba su prédica en el disfraz de la parábola para esquivar
la inquina de los dirigentes judíos, encerrados en sí mismos y aferrados a la posición de

Esdras y Nehemías contra los matrimonios mixtos. La simbología de la parábola es elocuente. La
ciudad de Nínive, antiguo azote de Judá, representa la sociedad pagana, aherrojada en el pecado.
Bajo la figura de Jonás palpita el sentir de la comunidad hebrea, centrada en sí misma e
indiferente al devenir del mundo. La desobediencia de Jonás oculta la renuencia de la asamblea
judía, forjada por Esdras y Nehemías, hacia el mundo gentil.

Bajo el velo del lenguaje teológico, la voz de Jonás invita a la comunidad judía a distinguirse por el
compromiso a favor de la justicia. En definitiva, el profeta sentencia que la apertura social y la
lucha por la justicia, características de la asamblea renovada, se convertirán en el patrón con que
las naciones paganas construirán la equidad social y tejerán el respeto hacia las regiones
pequeñas, entre las que se encuentra Yehud.

–Que se sabe… profetas – 140

a) La interpretación de Jonás como un personaje histórico con una misión

concreta respecto a Nínive, que lo hace pasar por las más diversas vicisitudes,

parece sugerida por el mismo autor del libro, que da al protagonista el nombre

Jonás ben Amitay. Un profeta del mismo nombre aparece en la primera mitad

del siglo VIII a. c., durante el reinado de Jeroboán II (2 Re 14,25). Antiguos

exegetas identificaron a ambos personajes. Por otra parte, las palabras de Jesús

(Mt 12,38ss; Lc 11,29ss) reflejan el convencimiento generalizado en su época

de que Jonás era un personaje histórico.

Sin embargo, esta interpretación tropieza con serias dificultades. El Jonás

ben Amitay de 2 Re 14,25 no tiene nada que ver con el protagonista de nuestro

libro; durante el reinado de Joroboán Il, Nínive no era la capital de Asiria.

Además, el librito de Jonás parece muy influido por Joel y Jeremías, que son

profetas posteriores al siglo VIII. Por otra parte, la interpretación histórica en-

El paralelismo no llega más allá. C. podríamos considerar el enfrentamiento de Jonás a los ninivitas como signo del enfrentamiento de Jesús a sus contemporáneos. zoológico (el «gran pez» mediterráneo) y. Durante años y SIglos numerosos autores han intentado responder a estas objeciones con los argumentos más sofisticados. Jesús es todo lo contrario. Pero.3). Porque Jesús nunca huye de Dios ni de su palabra. como afirma Lc 11.. debemos abandonarla 2. probablemente el mismo del que habla 2 Re 14. Es com prensible. que actuaran así.Cuentra obstáculos insalvables desde el punto de vista arqueológico (la extra- ordinaria dimensión de Nínive en 3. de la historia de las religiones (Nínive nunca se convirtió). y se limitan a considerar el relato como una excelente narración con fines didácticos. dos palabras sobre la aplicación cristológica. Pero hoy sabemos que e orden del canon hebreo de los Doce profetas menores no merece plen crédito. Esto significa que los judíos lo consideraron un profeta del s glo VIII a. Renuncian a establecer un paralelismo exacto entre la historia de Jonás y la historia de Israel. A lo sumo. a veces nos indignan. Son condicionamientos inevitables.29ss. El libro de Jonás aparece en el canon hebreo entre el del Abdías y el d Miqueas. a veces nos hacen reír. Antes de seguir.25. Sólo la permanencia de Jonás en el vientre del pez puede ser considerada como tipo del descenso de Jesús al seno de la tierra (Mt 12. no baja al seno de la tierra por sus pecados. Más que antitipo de Jonás es el anti-Jonás. e) Actualmente. la mayoría de los comentaristas se inclina a considerar el libro de Jonás como una parábola. no opone resistencia. por muy en boga que haya estado la inter- pretación histórica.38ss). a falta de más datos. . no se molesta con Dios.

a esperar que Dios intervenga de forma terrible contra sus enemigos. 6ss. lo segundo resulta inaudito. Nah 2. Otro toca a Israel: aceptar que Dios los perdone. Is 14.6-20)? Creemos que sí. c. Bab 2.).4. ya que por entonce formaba parte de los Doce En el mensaje del libro hay dos aspectos. Un pueblo que se ha ido habituando a fomentar el odio. Por eso el autor ha cargado la mano en el segundo tema. Jonás representa al pueblo oprimido. En cualquie caso. Por otra parte. ¿Podemos compaginar este mensaje con el de otros textos proféticos en los que se denuncia la opresión y se canta con alegría casi cruel la desapa- rición de los tiranos (Is 14. Uno corresponde a los opre- sores: convertirse. l dependencia literaria con respecto a Joel y a Jeremías.. la temática. Y esto es precisamente lo que piensa el autor de Jonás. etc. Pero el autor dice que esto no sucederá. sino al rey (cf. y no nos extraña que Jonás prefiera la muerte antes que aceptarlo. Lo primero es obvio. considerand la obra una reacción contra el nacionalismo exagerado de Esdras y Nehe mías.Ya dijimos que era imposible identificar al protagonista del libro co el Jonás ben Amitay contemporáneo de Jeroboán II 11. Otros la sitúan más tarde. Nínive puede ser símbolo de opresión y explotación. Bab 2. la persecución y el destierro por parte de los opre- sores. Algunos autores la fechan en el siglo V. la redacción tuvo lugar antes del año 200 a. Es 10 más duro que podía decir. aduciendo que los elementos folk1órico mdios utilizados por el autor serían mejor conocidos después de la campañ de Alejandro Magno que antes de ella (finales del siglo IV).3-21.12-14. Una datación má exacta resulta difícil. Porque estos textos no culpan de crueldad al país. que sufrió la explotación. no impulsan a situar esta obra durante el período posexílico. pero quienes .

11).pdf https://es. ¿Sería justo que Dios aniquilase a tod~s estas personas.T II von rad – 186 Los profetas de Israel https://es.net/hjonilton/profeta-jons ariel alvarez valdes . por los que el autor parece sentir especial afecto? .mercaba.com/document/132646115/Raymond-E-Brown-Comentario-biblico-San- Jeronimo-Tomo-II-Antiguo-Testamento-II http://www.155 Cuaderno bíblico 43 Ribla 35 – 36 – 177 Ribla – 9 – 42 Teología del A.slideshare.T -329 Teología del A.org/mediafire/ppc%20-%20cursos%20biblicos%20a%20distancia%2007.net/AbelEsquivel/jonas-notas-y-apuntes file:///C:/Users/Usuario/Downloads/546-1005-1-PB. sin olvidar los animales.pdf https://es.la habitan son «más de ciento veinte mil hombres que no distinguen la derecha de la izquierda» (4.Profetas II – 341 Mensaje de profetas.slideshare.scribd.