You are on page 1of 7

JUZGADO LETRADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO PENAL ESPECIALIZADO

EN CRIMEN ORGANIZADO DE 2° TURNO

Autos caratulados: “G, M; O, G - Denuncia”
I.U.E. Nº 2-14181/2013

Señora Juez:
Las presentes actuaciones se inician en fecha 26 de abril de 2013 a
partir de una denuncia presentada por los Diputados del Congreso de la Nación
Argentina MGO y MG, quienes pusieron en conocimiento de la justicia uruguaya
hechos que eventualmente podían configurar conductas delictivas perpetradas en
nuestro país, a partir de investigaciones judiciales que se llevaban a cabo en
Argentina respecto de presuntos delitos de defraudación tributaria y corrupción
pública.
En el presente estado de las actuaciones, y habiéndose diligenciado
la prueba oportunamente solicitada por el Ministerio Público, se procederá a
dictaminar en definitiva, efectuándose las siguientes consideraciones:

I) ANTECEDENTES: LOS DELITOS PRECEDENTES

1º) La denuncia presentada ante la Sede hace mención de una “estructura
societaria y bancaria en el exterior” montada por el Sr. LB, con la finalidad de reciclar
dinero de origen ilícito; entre otros hechos con apariencia delictiva, se denuncia el
transporte transfronterizo de dinero desde Argentina hacia Uruguay a través de
vuelos clandestinos en un avión Matrícula XX, dinero que luego era girado a cuentas
en paraísos fiscales; y la circulación de dinero ilícito a través de la empresa “S.G.I.
ASA”, con la cual habrían tenido algún tipo de vinculación LB, FE, LF, FR, y
posteriormente el Contador DPG.
2º) Con relación a los delitos precedentes del presunto delito de blanqueo de
activos noticiado, la denuncia original establece textualmente que “la enorme masa
de dinero que se habría canalizado y sacado del país por intermedio de S.G.I. tiene
toda la apariencia de reconocer un origen espurio y no sería extraño que proviniera,
por ejemplo, de abultados sobreprecios en la licitación y adjudicación de obra
pública”.
3º) A través de la cooperación jurídica internacional entre Argentina y Uruguay, que
incluyó sucesivos exhortos solicitando y remitiendo diversa información, y de la
demás documentación agregada en autos, consta –respecto de los delitos
precedentes- que con fecha 18 de abril de 2016, el Juzgado Criminal y Correccional
Nº 7, se dispuso el procesamiento con prisión preventiva, entre otros, de LB y de
DPG, tipificándose en principio delitos contra la Administración Tributaria, a partir del
empleo de facturas apócrifas que evitó el pago de tributos a la A.F.I.P., por montos
millonarios.
4º) Con posterioridad, con fecha 25 de agosto de 2017, una nueva Sentencia del
el Juzgado Criminal y Correccional Nº 7, resolvió ampliar el procesamiento –entre
otros- de LB y de DPG, por encontrárseles prima facie coautores del delito de lavado
de activos. La importancia de esta ampliación de los procesamientos radica en que
se incluyeron asimismo como delitos precedentes actos de corrupción: en efecto, se
establece que el blanqueo de dinero tipificado proviene de sobreprecios en la obra
pública, y de una “matriz de corrupción institucional” que habría beneficiado a B
otorgándole “discrecionalmente y mediante espúreos procedimientos licitatorios la
mayor parte de la obra pública vial ejecutada fundamentalmente en la provincia de
SC”. Concretamente en el Capítulo V de los Considerandos de la mencionada
Sentencia ampliatoria, titulado “Materialidad de los Hechos. Responsabilidad de los
imputados”, el literal A) estudia el origen del dinero, bajo el título: “la corrupción y el
fraude fiscal”. Se menciona asimismo un dictamen fiscal emitido en la causa, en el
cual la Fiscalía deja establecido que “los hechos que aquí se investigan se refieren
a la existencia de un grupo de personas con un constante manejo de cuantiosas
sumas de dinero de procedencia ilícita ligadas a la corrupción del Estado, que al
menos en el período comprendido entre los años 2010 y 2013, habrían desarrollado
maniobras de lavado de activos, tanto a partir de su aplicación en la adquisición de
bienes en el país y en el extranjero, como mediante complejos procedimientos
financieros”.
II) LA VINCULACIÓN DEL CASO CON URUGUAY: LA COMPRA DEL
CAMPO “EE” Y DE UN TERRENO EN FJI
1º) Con relación al denunciado transporte transfronterizo de dinero en avionetas
desde el aeropuerto de SF en Buenos Aires hacia nuestro país, no se han obtenido
pruebas suficientes de su existencia, más allá de “rumores” o indicios aislados que
no alcanzan a configurar semiplena prueba de su efectivo acaecimiento.

2º) Por el contario, en el marco de la larga instrucción practicada, ha quedado en
principio acreditado que J S.A. –respecto de cuya titularidad se ampliará en los
numerales siguientes, pero que aparece notoriamente vinculada a personas
procesadas en Argentina por los hechos sumariamente descritos en el numeral
precedente- adquirió dos bienes inmuebles en el Departamento de M, a saber: el
campo “EE” (Padrones Nº XX y XX de la Xª Sección catastral del Departamento de
M), por un precio de 14.000.000 U$S (catorce millones de dólares americanos); y el
bien Padrón Nº XX, en FJI.

3º) Respecto del primero de los bienes inmuebles relacionados, consta que el 4 de
marzo de 2011, se suscribió un compromiso de compraventa del campo EE, suscrito
ante el Escribano APS, entre el promitente vendedor WK y T S.A., representada por
M A, por un precio de U$S 14.000.000; el 1º de agosto de 2011, T S.A. cede el
compromiso de compraventa a J S.A., representada por el Contador DPG, se
suscribe la compraventa definitiva del bien y se otorga carta de pago por el total del
precio; surgiendo que el beneficiario final de JS.A. es DPG y H G.
4º) Con relación al segundo bien, consta que J S.A. también es propietaria del
terreno Padrón Nº XX, ubicado en FJI, que adquirió de TS.A. por escritura celebrada
ante el Esc. PS el 30 de agosto de 2011, por la suma de 320.000 U$S (trescientos
veinte mil dólares americanos).

III) LAS MEDIDAS CAUTELARES ADOPTADAS EN LA CAUSA

1º) A solicitud fiscal, y por Decreto Nº 493/2016, de 25 de abril de 2016 (fs. 993),
la Sede dispuso como medida cautelar –conforme a lo previsto en el artículo 62 del
Decreto Ley 14.294, en la redacción dada por Leyes 17.016 y 18.494- el embargo
del campo “EE”; habiéndose asimismo practicado allanamiento en el campo, el 28
de abril de 2016, según resulta de las resultancias obrantes de fs. 1154 a 1168, sin
resultados de relevancia.
2º) También a solicitud fiscal, por Decreto Nº 682/2016, de 24 de mayo de 2016,
se decretó el embargo del bien inmueble Padrón Nº 706, zona FJI, Departamento de
M (fs. 1175).
3º) Ambas medidas cautelares se encuentran actualmente vigentes, sin que se
hubieran tramitado solicitudes de modificación, sustitución o cese.

IV) EL DELITO DE LAVADO DE ACTIVOS EN URUGUAY

El delito de lavado de activos ha sido definido como una figura penal compuesta,
que exige para su configuración de dos etapas del iter criminis claramente
diferenciadas: la primera etapa viene dada por la existencia de un delito precedente,
que genera un volumen de dinero ilícito; y una segunda etapa, que se traduce en
una conducta que busca dotar a ese dinero ilícito de una apariencia de legalidad,
consumando así los que se denomina el “blanqueo del dinero”. Como enseña
Langón Cuñarro, el delito de lavado refiere a conductas que tienden a ocultar o
encubrir la naturaleza de haberes obtenidos ilícitamente, a fin de hacerlos aparecer
como procedentes de fuentes lícitas y desde su creación se asiste a una expansión
objetiva y subjetiva de la figura infraccional y penal ("Lavado de dinero y política
criminal en Uruguay", Estudios de Derecho Penal Económico, Universidad de
Montevideo, Montevideo, 2008, págs. 31 y ss).

Analizando la figura del delito de lavado de activos en nuestro país, en primer lugar
debe acudirse a la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia
Organizada Transnacional, suscrita por Uruguay y ratificada por Ley Nº 17.861, de
28 de diciembre de 2004; y a nivel de derecho interno, el artículo 54 del D.L. 14.294,
de 31 de octubre de 1974, en la redacción dada por Ley 17.016, de 22 de octubre
de 1998, castiga a aquél que “convierta o transfiera bienes, productos o instrumentos
que procedan de cualquiera de los delitos tipificados por la presente ley o delitos
conexos”, con una pena mínima de dos años y una pena máxima de quince años de
penitenciaría, según la elevación dispuesta por el artículo 13 de la Ley 17.835, de
23 de setiembre de 2004.
Respecto de los delitos precedentes que dan lugar al delito de lavado de activos,
debe establecerse que la nómina actualmente vigente se encuentra dada por el
artículo 8 de la citada Ley 17.835, en la redacción dada por Ley 18.494, de 5 de junio
de 2009, y entre otros, se incluyen los delitos contra la Administración Pública y los
establecidos en la Ley 17.060, de 23 de diciembre de 1998.

V) LA SOCIEDAD ADQUIRENTE DE LOS BIENES EN URUGUAY: J S.A.
Y SU BENEFICIARIO FINAL: EL CONTADOR DPG

De acuerdo a múltiples elementos obrantes en autos, y teniendo muy
especialmente en cuenta el informe elaborado por la SENACLAFT, fechado el 25 de
abril de 2016 y obrante de fs. 988 a 991, emerge semiplenamente probado que el
Contador DPG fue el representante de J S.A. en ocasión de la adquisición de los
bienes inmuebles relacionados en el Capítulo II precedente, y figura como uno de
sus beneficiarios finales.
Surge asimismo que DPG fue procesado por la justicia argentina por encontrarlo
prima facie coautor penalmente responsable del delito de lavado de activos y se
mandó trabar embargo sobre sus bienes por la suma de 100.000.000 $a (cien
millones de pesos argentinos); concretamente, en la sentencia dictada el 18 de abril
de 2016, se le atribuyó –en su condición de integrante de SGI- la ocultación y
disimulación del origen y titularidad de capitales no declarados, a través de un
proceso tendiente a evitar su trazabilidad, en pos de cortar todo lazo con los hechos
que los originaron y convertirlos e integrarlos al circuito económico como
procedentes de fuentes lícitas; según surge de la sentencia, el propio DPG reconoció
haber trabajado como contador y asesor de LB, también procesado en la misma
causa.
De lo que viene de exponerse, a lo que deben agregarse los indicios
complementarios recogidos en las sentencias pronunciadas por la justicia argentina
de fechas 1º de junio de 2016 y 25 de agosto de 2017, ampliatorias del auto de
procesamiento inicialmente dictado, se desprenden elementos de convicción
suficientes para entender prima facie que la adquisición de los bienes inmuebles
adquiridos en Uruguay por JS.A. constituyen una conversión de dinero procedente
de los delitos de corrupción imputados en Argentina a LB y DPG, entre otros. Entre
los múltiples elementos indiciarios recolectados en la investigación, se cuenta con la
declaración confesoria de LF ante la justicia argentina (véanse fs. 1023 a 1066), en
las cuales el declarante –refiriéndose a la compra del campo “EE”- expresa
textualmente: “LB fue quien quiso comprar el campo. Hoy en día el campo está a
nombre de PG. GD me comenta el negocio, yo se lo comento a B, que me dice que
sí…de T se transfiere a una sociedad que se llama J, y de J termina en cabeza de
PG” (fs. 1062 vta. y 1063).
VI) OTRAS RESPONSABILIDADES
A juicio de la Fiscalía, los elementos de convicción obrantes en autos no son
suficientes para atribuir responsabilidades penales a los restantes indagados en
autos, a saber el Escribano AP S, el inmobiliario A P, el Escribano E S, el Contador
IC y el Sr. D PM, por lo que puede disponerse a su respecto el archivo de las
actuaciones.

En efecto, respecto de la actuación del Escribano P y del inmobiliario P, quienes
intervinieron en la compra del campo EE y del Padrón Nº X, se advierte en todo caso
un eventual incumplimiento de disposiciones reglamentarias que previenen el lavado
de activos, que motivara inclusive la aplicación de sanciones administrativas
impuestas por el Banco Central del Uruguay, aún cuando luego revocadas por el
Tribunal de lo Contencioso Administrativo únicamente por razones de desproporción
y ausencia de motivación de las sanciones oportunamente aplicadas. No obstante,
es claro que las acciones penales y administrativas son independientes, y que no
todo incumplimiento de normas reglamentarias conlleva por sí solo la configuración
de una conducta delictiva; en el caso, no se han logrado evidencias que demuestren
la intención de los operadores de asistir a los agentes de la actividad delictiva, como
exige el artículo 57 del D.L. 14.294, y la conducta meramente negligente o
despreocupada no es tipificada como delito.

Con relación a los restantes indagados, las explicaciones brindadas en sus
respectivas declaraciones indagatorias son suficientes a criterio del suscrito para
descartar cualquier vínculo doloso con las maniobras presuntamente delictivas que
motivaran el inicio de la presente causa, por lo que no se formulará requisitoria.

VII) PETITORIO: SOLICITUD DE ARRESTO PREVENTIVO CON FINES DE
EXTRADICIÓN RESPECTO DE D PG

A la luz de las consideraciones vertidas en los numerales precedentes, la Fiscalía
considera que se han reunido elementos de convicción suficientes para entender
que el representante y beneficiario final de J S.A., el Contador D P G, debe ser
indagado por su vinculación con los presuntos delitos de lavado de activos cometidos
en Uruguay, relacionados con la compra del campo “EE” y del Padrón Nº X de JI,
presumiblemente adquiridos mediante la utilización de dinero ilícito procedente de
delitos contra la Administración en la República Argentina; sin que conste en el
decreto de procesamiento original dictado por la justicia argentina, ni en los
ampliatorios, que la operación consistente en la compra de tales bienes se encuentre
incluida expresamente en el auto de mérito.

Por los fundamentos expuestos, y desconociéndose la situación procesal
actual del Contador DPG en la República Argentina, la Fiscalía solicita a la
Sede curse a las autoridades judiciales de dicho Estado pedido de arresto
administrativo preventivo a su respecto, con fines de extradición; y si constara
que se encuentra cumpliendo prisión preventiva, se curse desde ya formal
pedido de extradición; todo conforme a lo previsto en el Tratado de Extradición
vigente entre Uruguay Argentina, aprobado por Ley 17.225, de 3 de enero de
2000.

Montevideo, 8 de diciembre de 2017.
LP

Dr. Luis Pacheco Carve
Fiscal Letrado Especializado en Crimen Organizado