You are on page 1of 11

CÓMO RECONOCER EL ORO

El oro de 24 quilates es oro puro, pero normalmente es demasiado blando para hacer joyas o monedas con él. Debido a esto, se suelen añadir otros metales a la aleación para hacer las piezas más consistentes, lo que afecta a su densidad.

Cuando se habla de oro de 24 quilates, quiere decir que 24 de 24 partes son de oro puro, aunque quizá contenga pequeñas cantidades de otro metal. Se considera que es 99,9 % puro.

En las piezas de menos de 24 quilates de oro, los otros metales de la aleación le dan dureza y color. Se puede decir que el oro de 24 quilates es el más blando, y el de 10 quilates el más duro. Esto se debe a que el oro de 10 quilates contiene solo un 41,6 % de oro y el resto son metales más duros. El color de los demás metales le añaden belleza a las joyas, como se puede observar en el oro blanco, el amarillo o el rojo.

El oro de 22 quilates tiene 22 de 24 partes de oro y 2 de otro metal. Este se considera el 91,3 % puro. El de 18 quilates contiene 18 partes de 24 de oro puro y 6 de otro metal. El oro de 18 quilates tiene el 75 % de pureza. La pureza de las piezas que contienen oro va descendiendo aproximadamente un 4,1625 % con cada quilate.

Según el estándar americano, el oro falso es aquel que contiene menos de 10 quilates. Si quieres averiguar por ti mismo si lo que tienes es oro, aquí encontrarás varias maneras de hacerlo, a través de 6 métodos:

Inspección visual

La prueba de la mordedura

La prueba del imán

La prueba de densidad

La prueba de la cerámica

La prueba con ácido nítrico

Cosas que necesitarás

Una lupa (para la inspección visual)

Un imán (para la prueba magnética)

Una báscula de precisión o una balanza (para la prueba de densidad)

Una probeta graduada (para la prueba de densidad)

Una calculadora (para la prueba de densidad)

Una pieza de cerámica para suelo sin cristalizar.

Ácido nítrico

Recipiente de acero inoxidable (para la prueba con ácido nítrico)

1

MÉTODO1 - INSPECCIÓN VISUAL

Lo primero que debes hacer para comprobar si la pieza es de oro es examinarla con cuidado, preferiblemente usando una lupa de joyero. Hay que buscar señas que identifiquen que es oro genuino. Es recomendable usar una lupa de joyero como las que se muestran en las siguientes imágenes durante la inspección.

MÉTODO1 - INSPECCIÓN VISUAL Lo primero que debes hacer para comprobar si la pieza es de

Lupas de joyero

Características del oro:

El oro es un elemento metálico, denso, que exhibe un color amarillo brillante. No se oxida ni se decolora. Puede encontrarse en tres colores:

Amarillo: contiene un 80 % de oro puro, 13 % de plata y 7 % de cobre.

Rojo: contiene un 80 % de oro puro, 3 % de plata y 17 % de cobre.

Gris o blanco: contiene un 80 % de oro puro en una aleación con paladio y otros metales, generalmente níquel.

Marcas de Contraste:

Un sello de contraste es una marca que se graba en los objetos realizados con metales preciosos como garantía de su pureza. Son cincelados con un punzón en los objetos de oro, plata o platino por un taller o laboratorio oficialmente acreditado para realizar contrastes de pureza química sobre las muestras de metal.

Se debe inspeccionar la pieza y buscar las marcas oficiales. Un sello oficial debe indicar la pureza del oro (1-999 o .1-.999) o los quilates (10K, 14K, 18K, 22K o 24K). Usando la lupa se observan mejor las marcas.

En la siguiente tabla se puede observar una comparación entre las marcas de contraste americanas (por quilates) y europeas (sellos) más utilizadas en el oro, y el porcentaje de oro de ley de cada una:

2

Quilates (K)

Sello

Porcentaje de Oro

8 K

375

33,3 %

10

K

417

41,7 %

14

K

585

58,5 %

18

K

750

75 %

22

K

917

91,7 %

24

K

999

99,9 %

Quilates (K) Sello Porcentaje de Oro 8 K 375 33,3 % 10 K 417 41,7 %
Quilates (K) Sello Porcentaje de Oro 8 K 375 33,3 % 10 K 417 41,7 %

Hay que tener en cuenta que una pieza de oro antigua podría presentar desgaste y no mostrar marcas oficiales.

Las piezas falsas también suelen tener marcas para que parezcan auténticas, por eso hacen falta más comprobaciones.

Busca señales de decoloración:

Es importante comprobar si la pieza está perdiendo el color, especialmente en las zonas donde sufre más rozamiento y desgaste, como en los bordes. Si el oro parece estar desgastándose y se ve otro metal por debajo, probablemente lo que tienes entre manos simplemente solo sea un objeto bañado en oro.

¿Tiene óxido?

Otra de las comprobaciones para saber si es oro que puedes realizar es buscar marcas de óxido. Por su composición química, el oro no se oxida así que, si la joya que estás valorando tiene marcas o restos de óxido, significa que se trata de una pieza de imitación.

3

MÉTODO 2 - LA PRUEBA DE LA MORDEDURA

El oro es considerado el metal más maleable y dúctil que se conoce. Por ser un metal blando son frecuentes las aleaciones con otros metales con el fin de proporcionarle dureza.

Seguro que has visto en alguna película cómo un buscador de oro muerde una pepita de oro para comprobar si es real. También hemos visto cómo los ganadores en las olimpiadas muerden la medalla cuando la reciben, esto es debido a la maleabilidad del metal, que permite que al morderlo queden marcas. Para realizar la prueba de la mordedura se procede así:

Muerde la pieza de oro con una presión moderada. Examina la pieza para ver si han quedado marcas. En teoría, el oro real debe mostrar marcas de la mordedura. Cuanto más profundas sean las marcas, más puro es el oro.

Esta prueba no es muy recomendable, pues podrías dañar tus dientes. Además, el plomo es aún más blando que el oro, y una pieza de plomo bañada en oro podría parecer oro real.

MÉTODO 2 - LA PRUEBA DE LA MORDEDURA E l oro e s considerado el metal

4

MÉTODO 3 - LA PRUEBA DEL IMÁN

El Oro no es un metal magnético, es decir, no puede ser magnetizado ni es atraído por un imán.

La prueba del imán es sencilla, aunque no es completamente certera para determinar si la pieza es de oro puro. Hay que usar un imán potente como el de una corneta o bajo, o de los que venden en las ferreterías. No se debe usar un imán pequeño como el que se coloca en la refrigeradora. Se procede así:

Acerca el imán al objeto que quieres comprobar. El oro no es un metal magnético, así que, si el imán lo atrae o se pega fuertemente, es oro falso.

De todos modos, el que no reaccione a la atracción del imán no significa que sea oro puro, pues se pueden usar otros metales no magnéticos para hacer piezas de imitación.

MÉTODO 3 - LA PRUEBA DEL IMÁN El Oro no es un metal magnético, es decir,

5

MÉTODO 4 - LA PRUEBA DE DENSIDAD

Hay pocos metales que sean más densos que el oro. La densidad del oro puro de 24 quilates es aproximadamente de 19,3 g/ml, lo que es mucho más que la mayoría de metales. Medir la densidad de la pieza puede ayudarte a saber si es oro o no lo es. Como regla general, cuanto más densa sea la pieza, más puro es el oro. Esta prueba no debe realizarse con anillos u otros objetos que tengan joyas engarzadas. Lee la sección "Advertencias" para encontrar información importante respecto a la prueba de densidad.

MÉTODO 4 - LA PRUEBA DE DENSIDAD Hay pocos metales que sean más densos que el

Balanza Gramera Digital

MÉTODO 4 - LA PRUEBA DE DENSIDAD Hay pocos metales que sean más densos que el

Probeta Graduada

1. Comprueba el peso de la pieza usando una balanza de precisión digital.

  • 2. Llena una probeta graduada con agua. Es muy útil que la probeta, o el recipiente transparente que uses, tenga una graduación en mililitros. Así te será más fácil hacer la medición para esta prueba. No importa la cantidad de agua que uses en el recipiente, mientras pueda cubrir la pieza. El agua subirá de nivel cuando sumerjas la pieza. Es muy importante averiguar el nivel exacto del agua antes y después de sumergir la pieza.

  • 3. Sumerge la pieza en la probeta. Anota el nivel de agua y calcula la diferencia entre el anterior y el nuevo en mililitros.

  • 4. Usa la siguiente fórmula para calcular la densidad:

Densidad = masa / volumen de agua desplazado.

Un resultado cercano a 19 gramos/ml indica que la pieza es de oro real, o de un material con una densidad muy similar a la del oro. Aquí tienes unos ejemplos prácticos:

6

La pieza pesa 38 g y desplaza 2 mililitros de agua en la probeta. Usando la fórmula de masa (38 g) / Volumen desplazado (2 ml), el resultado es 19 g/ml, lo cual está muy cerca de la densidad del oro.

Ten en cuenta que las diferentes calidades de oro tienen diferente densidad en g/ml:

  • 10 K - 11.57g/ml

  • 14 K - 12,9 a 14,6 g/ml

  • 18 K (amarillo) 15,2 a 15,9 g/ml

  • 18 K (blanco) 14,7 a 16,9 g/ml

  • 22 K 17,7 a 17,8 g/ml

  • 24 K - 19.32g/ml

Advertencia en la prueba de densidad:

Algunas joyas son huecas por dentro. Si hay un espacio vacío en el interior de la pieza, la prueba de densidad no será exacta, ya que el espacio interior le añade volumen a la pieza al sumergirla en agua. La prueba de densidad solo es válida con objetos macizos, o con aquellos objetos en que las cavidades puedan quedar completamente llenas de agua. Tan solo una pequeña burbuja de aire haría que la prueba de densidad fuera inexacta. Debido a que los cálculos para realizar esta prueba deben ser muy precisos, la probeta que se use deberá tener una escala graduada en mililitros. Si no se dispone de material de precisión, la prueba podría ser muy inexacta. Esta prueba no podrá diferenciar el oro macizo de una pieza de tungsteno recubierta de oro. La prueba de densidad no es la manera más precisa de comprobar si una pieza es de oro, a menos que sepas con qué otros materiales se hizo la aleación y la densidad específica de estos.

7

MÉTODO 5 - LA PRUEBA DE LA CERÁMICA

Esta es una manera sencilla de comprobar si la pieza realmente es de oro. Ten en cuenta que el objeto podría arañarse.

Consigue una pieza de cerámica sin cristalizar (vitrificar). Puedes comprar una pieza cualquiera de cerámica para el piso en una tienda de construcción.

Frota el objeto contra la cerámica. Una raya negra indica que la pieza es de oro falso. Si la raya es dorada, el oro es de verdad.

MÉTODO 5 - LA PRUEBA DE LA CERÁMICA Esta es una manera sencilla de comprobar si

8

MÉTODO 6 - LA PRUEBA CON ÁCIDO NÍTRICO

Esta es una forma extraordinaria para comprobar si tu joya es de oro. Quizá lo más difícil de este método sea conseguir ácido nítrico.

Esta prueba es excelente para saber si lo que tienes entre manos es oro de verdad. Se procede así:

Coloca el objeto de oro en un recipiente pequeño de acero inoxidable.

Pon un poco de ácido en el recipiente y observa si hace reacción.

Si la reacción resulta en un líquido verde, el objeto es de un metal

básico o solamente bañando en oro. Si la reacción es dorada, significa que el artículo es de latón y bañado

en oro. Si el color resultante es blanquecino, la pieza muy probablemente es

de plata bañada en oro. Si no hay ninguna reacción, lo más probable es que la pieza sea de oro genuino.

Advertencia de la prueba con ácido nítrico:

El ácido nítrico es muy corrosivo. Se deben tomar las precauciones adecuadas si se va a realizar esta prueba. El oro estará perfectamente seguro, pues no se disuelve en el ácido. De todos modos, los objetos que no sean de oro auténtico pueden ser gravemente dañados durante esta prueba.

9

METODO 7 - LA PIEDRA DE TOQUE Y ACIDOS

El test con la piedra de toque y los ácidos lo utilizan joyeros y compradores de oro profesionales.

La piedra de toque es una piedra dura de color oscuro compuesta por una mezcla de cuarzo amorfo con alúmina, cal, óxido de hierro, carbón y otras sustancias de grano fino y que no puede ser atacada por los ácidos. Estas cualidades la hacen adecuada para el ensayo de pureza de los metales.

Existen ácidos para comprobar los diferentes quilatajes del oro, pero los principales son para comprobar 10, 14, 18, 20 y 22 quilates.

METODO 7 - LA PIEDRA DE TOQUE Y ACIDOS El test con la piedra de toque

Piedra de toque y ácidos

Cuando se quiere ensayar una alhaja de oro con este método se procede así:

1. Frote la joya que se desee probar sobre la piedra de toque de tal

manera que se produzca una huella visible del metal sobre la piedra, ya que, debido a la porosidad de la piedra de toque, al frotar en ella la joya, algunas partículas pequeñas del metal se quedan pegadas en su superficie.

  • 2. Aplique una gota de ácido en el centro de la marca.

  • 3. Observe la marca del metal y buscar las siguientes reacciones:

METODO 7 - LA PIEDRA DE TOQUE Y ACIDOS El test con la piedra de toque

10

Si la marca del metal desaparece o se disuelve, el oro es de menos kilataje que el del ácido de prueba que se ha utilizado.

Si la marca del metal no desaparece, entonces es de igual o superior kilataje del ácido de prueba que se aplicó.

Cuando se aplica una gota del ácido y no hay reacción con la huella del metal encima de la piedra o no desaparece el metal, se trata de oro y tendrá como mínimo la calidad del quilataje correspondiente al ácido que se utilizó. Se repite el test hasta que el oro reaccione con el ácido y cambie de color o desaparezca.

Nota: Si el ácido disuelve el oro lentamente es posible que el quilataje sea solo un poco menor al nivel del ácido utilizado. Cuando el kilataje de la pieza es inferior, pero está muy próximo al del ácido de test, la marca desaparecerá muy lentamente. Por ejemplo, el oro de 900 milésimas con el ácido de 22K.

Ejemplo 1: Si se conoce el kilataje de un anillo de oro, por ejemplo de 14K, solo se disolverá la marca realizada sobre la piedra cuando se aplique un ácido de 18k o superior. En otras palabras, el ácido de 14K no disolverá el oro de 14 kilates. (y lo mismo ocurre con el resto de kilatajes)

Ejemplo 2: Si no se conoce la calidad de la joya, comience con el ácido de menor kilataje (ácido 10K) y vaya repitiendo la prueba con ácidos de mayor nivel hasta que finalmente la marca se disuelva. Por lo tanto se sabe que la joya es de un kilataje igual a la prueba anterior. Así que si se tiene una joya de oro que no se disuelve ni con el ácido 10K, ni con el de 14K ni con el de 18K pero finalmente se disuelve con el ácido de 22K, entonces se ha probado se trata de una joya de 18K.

Después de unos pocos testes la piedra retendrá rayas de experimentos anteriores, lo que hace más difícil de utilizar. Para eliminarlas, frote la superficie con carbón y agua. La piedra ya limpia se seca a continuación, se frota con un aceite fino para mantener su superficie lisa y manejable.

El ácido solo comprueba la muestra de oro que se analiza y es un factor más que los profesionales utilizan, aparte de la experiencia, para comprobar la calidad del oro.

Es un método casi infalible, aunque en la actualidad, este método ya no es muy recomendable puesto que existen técnicas de enchapado en oro de gran calidad, imposibles de detectar con este procedimiento.

11