You are on page 1of 31

ÍNDICE

Pág.

LA IMPORTANCIA DE LAS PRUEBAS PROYECTIVAS ........................................ 1


Introducción ............................................................................................... 1
Capítulo I
Antecedentes históricos de las pruebas psicológicas ....................................... 3
1.1 Los test proyectivos ......................................................................... 3
1.2 Antecedentes de las pruebas psicológicas ......................................... 4
Capítulo II
Las pruebas proyectivas ................................................................................ 7
2.1 Definición de las técnicas proyectivas .............................................. 7
2.2 Detección de indicadores de las técnicas proyectivas ........................ 8
Capítulo III
Test de la Figura Humana ............................................................................11
3.1 Generalidades ................................................................................11
3.2 El test de la figura humana ..............................................................11
3.3 La proyección en el dibujo de la figura humana .................................12
3.4 La interpretación .............................................................................13
3.5 Indicadores Emocionales .................................................................14
Capítulo IV
Test de la Familia ........................................................................................16
4.1 Generalidades ................................................................................16
4.2 Enfoques de la propuesta .................................................................16
4.3 Aplicación de la prueba ...................................................................18
4.4 Interpretación Psicoanalítica .............................................................19
4.5 Consideraciones sobre la interpretación clínica .................................21
Capítulo V
Mecanismos de Defensa ..............................................................................22
5.1 Formación reactiva ..........................................................................22
5.2 Formación reactiva en los gráficos: ...................................................22
5.3 Aislamiento: ....................................................................................23
5.4 Aislamiento en los gráficos: ..............................................................24
5.5 Anulación: .......................................................................................24
5.6 Inhibición o restricción del yo: ..........................................................26
5.7 Sublimación: ...................................................................................27
Capítulo VI
Conclusiones y Bibliografía de consulta .........................................................28
6.1 Conclusiones ..................................................................................28
6.2 Bibliografía ......................................................................................30
LA IMPORTANCIA DE LAS PRUEBAS PROYECTIVAS

Introducción

La aportación práctica más importante de los psicólogos a la administración de


recursos humanos es tal vez la creación de pruebas que ayudan a resolver
problemas de selección, adiestramiento, limitación de la producción seguridad y
reducción de los conflictos laborales.

Las pruebas a que se somete a los solicitantes constituyen una de las ayudas
más eficaces de que se puede disponer para admitirlos en el empleo, cuando se
saben administrar con acierto. Dichas pruebas proporcionan muchas veces la
información rápida y exacta que se busca respecto a las habilidades del
solicitante, sus talentos, sus aptitudes y sus aspiraciones, lo cual muchas veces
es difícil averiguar por otros medios. No quiere decirse con esto que las pruebas
de personal constituyen la solución definitiva de los problemas relacionados con
la admisión en la empresa.

Ciertas características del solicitante, que pueden ser importantes para


determinar su éxito o su fracaso posible en el empleo, no siempre pueden
valorarse del todo en las pruebas del personal que hasta ahora se han inventado.
El propósito de aplicar las pruebas es el de proporcionar un avalúo objetivo de
diversas clases de características psicológicas.

En si las pruebas psicométricas, son las mediciones objetivas y estandarizadas


de una muestra de comportamiento humano, sometiéndose a examen bajo
condiciones normativas, verificando la aptitud, para intentar generalizar y prever
cómo se manifestará ese comportamiento en determinada forma de trabajo.

Consideran las diferencias individuales que pueden ser físicas, intelectuales y de


personalidad, y analizan cómo y cuánto varía la aptitud del individuo con relación
al conjunto.

Para conocer más a fondo acerca de este tema es que vamos a desarrollar el
presente estudio descriptivo, el mismo que como primer capítulo tendrá,

1
2
Capítulo I

Antecedentes históricos de las pruebas psicológicas

1.1 Los test proyectivos

Evalúan rasgos del carácter de la persona. Se basan en la presentación


al sujeto de estímulos no estructurados produciéndose al realizarlo, una
proyección del mundo interior de la persona.

Esto puede efectuarse a través de Pruebas Gráficas (Realización de


Dibujos), Interpretación de Láminas (Rorschach, Zulliger y otros),
Relatos, Situaciones Imaginarias, etc. Evalúan equilibrio emocional,
interés, tolerancia a la frustración, autoestima, grado de ansiedad,
control de impulsos, capacidad para tomar decisiones, capacidad para
establecer relaciones con las personas, liderazgo, etc.

Tienen más dificultades que los test convencionales por la complejidad


técnica de su interpretación, requiriendo su utilización la presencia de un
técnico bien formado y experimentado –un psicólogo-. Por lo general se
realizan en una sola sesión. Todo ello mediante la preparación de
"Baterías" o conjunto pertinentemente combinado de test.

Cabe señalar que toda presentación de test en pruebas de selección,


además de realizarse por personal calificado (psicólogos), debe contar
sólo con test que reúnan las condiciones necesarias de validez, fiabilidad
y tipificación.

La información obtenida en las pruebas psicométricas y psicológicas se


tiene en cuenta para tomar decisiones en diversas áreas tales como
selección y diagnóstico, evaluaciones de intervenciones clínicas y en la
investigación. En todos los casos la aplicación de pruebas psicométricas
y psicológicas son necesarias para tomar decisiones inteligentes.

Ya que gracias a ellas se puede obtener datos para determinar los puntos
fuertes y débiles de la persona, así como la severidad de los problemas

3
psicológicos, antes, durante y después de un proceso, sea de selección
o de valoración psicológica; lo cual permite hacer una esclarecida
evaluación de los cambios que tienen lugar antes y después del proceso.

Ahora bien a partir de los datos que arrojan las pruebas se logran
formular diagnósticos, los cuales identifican el problema o problemas
específicos de la persona y tienen como finalidad comunicar en forma
eficiente la información a otros profesionales de la salud, de manera que
sea posible decidir Inteligentemente el mejor modo de servir a cada
persona.

Se evalúan así mismo las ventajas y las desventajas del medio social de
las personas, así como los efectos que dicho medio producen en las ideas,
los sentimientos y la conducta de cada individuo.

Pero, algo muy importante, las pruebas o test psicológicos son


justamente eso: un apoyo, o recurso con el que contara el profesional de
la salud mental en su quehacer diario y de ninguna manera podrán
sustituirle.

1.2 Antecedentes de las pruebas psicológicas

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano siempre ha tenido interés


por conocer las características intrínsecas de los individuos. La
inteligencia, la memoria, el leguaje, y otras capacidades humanas han
sido y son materia de estudio, de medición y evaluación desde diferentes
áreas del conocimiento, como la ciencia, la filosofía, la medicina, la
psicología etc. Así, las pruebas psicológicas, surgen primero de la
necesidad de establecer métodos de diagnóstico y tratamiento de
enfermedades mentales y después para determinar parámetros o
indicadores estadísticos de “normalidad” dando respuesta práctica a
problemáticas individuales de salud mental.

Con el avance de la ciencia y la tecnología, la medición de las capacidades


y habilidades humanas ha evolucionado rápidamente, de tal manera que

4
en la sociedad actual todo es susceptible de medición, selección y
jerarquización.

Los orígenes de las pruebas psicológicas se remontan a la antigüedad en


las prácticas de la cultura china que durante tres siglos utilizaban un
sistema de examen para que puedan acceder a cargos de la
administración pública. Los griegos, basados en los métodos socráticos
de enseñanza realizaban exámenes que constituían un complemento
integrado en el sistema educativo, para estimar el dominio de habilidades
físicas e intelectuales, consistente en el desarrollo de un rol de preguntas
y respuestas similar al utilizado en la Edad Media en las universidades
europeas, donde los exámenes tenían carácter regular. (Anastasi, 1977).

Posteriormente, en el siglo XIX, Exner, J. E. (2007) manifiesta que las


pruebas psicológicas en su modalidad de test, se usaron para determinar
el grado de afección de los retrasados mentales, y surgió la necesidad
de establecer criterios para la identificación y clasificación de éstos, hasta
que en 1838 el médico francés Esquirol luego de un estudio concluyó que
existen muchos grados de retraso mental, desde la normalidad hasta el
grado más agudo de la idiotez, y que la mejor forma de determinar el
grado de alteración mental, era haciendo uso de su propio lenguaje, es
decir a través de la aplicación de test. Este hecho sirvió para que en1837
se establezca la primera escuela dedicada a la educación de los niños con
alteración mental deficiente.

Al quedar formalmente establecida la eficacia de la práctica de las


pruebas psicológicas, la Psicología Experimental adquirió gran
importancia y credibilidad y rápidamente se posesionó como una nueva
técnica generalizada para el estudio y evaluación de la conducta
humana.

En un breve análisis histórico, la Evaluación Psicológica vemos que un


gran número de psicólogos de muy diversas corrientes teóricas, han
aportado en la formación de métodos y sistemas de medición de las

5
capacidades y habilidades humanas de tal modo que podemos decir que
el psico-diagnóstico ha progresado con los desarrollos provenientes de la
Psicología.

6
Capítulo II

Las pruebas proyectivas

2.1 Definición de las técnicas proyectivas

Las técnicas proyectivas son unos instrumentos considerados como


especialmente sensibles para revelar aspectos inconscientes de la
conducta ya que permiten provocar una amplia variedad de respuestas
subjetivas, son altamente multidimensionales y evocan respuestas y
datos del sujeto, inusualmente ricos con un mínimo conocimiento del
objetivo del test, por parte de éste (Lindzey 1961).

Frank 1939, Bellack 1965 y ABT 1965, entre otros, han relacionado lo
“proyectivo” del término con una referencia a las fuentes de comprensión
e interpretación del enfoque y corriente teóricos del método
psicoanalítico.

El sustrato teórico de estas técnicas es pues, el de las teorías dinámicas


de la personalidad. El énfasis principal está en que proporciona una visión
de la personalidad del individuo sincrática y una aceptación de un
sustrato inconsciente en el que residen impulsos, tendencias, conflictos,
necesidades, etc.., todas ellas inferidas del comportamiento de los
individuos humanos(Fernández Ballesteros 1981).

Los distintos tests proyectivos ofrecen estímulos de estructuración


ambigua o de formas muy definidas pero poco usuales. Este rasgo se
mantiene como elemento común, aunque el entrevistado necesite apelar
a distintas conductas, ya sean verbales, gráficas o lúdicas. Cada
proyección proyectiva, valga la redundancia, es una creación que expresa
el modo personal de establecer contacto con la realidad interna y
externa, dentro de una situación vincular específica, configurada por la
lámina o por la consigna con la que está ligado en cada momento el
proceso.

7
El examinado proyecta sus necesidades y tensiones, su mundo
emocional, sus concepciones privadas del mundo físico y social, y sus
esfuerzos por organizar su pensamiento, su conducta y relacionarse con
esos mundos (podemos analizar cada lámina o cada dibujo como un
modelo del tipo de objetos, con cualidades de completos o incompletos,
rotos o inarmónicos, integrados o desintegrados, que esa persona es
capaz de crear).

La evaluación total de la personalidad, no obstante, sólo puede obtenerse


cuando se efectúa una integración entre los datos de las T. Proyectivas
y el cuadro global del comportamiento del examinado (la guía más
confiable siempre, es la que se obtiene mediante la integración de todos
los aspectos del test, todos los datos del comportamiento del sujeto, de
la historia y anamnesis del caso y de la búsqueda de coherencia interna).

Las conclusiones que se obtienen, se logran sobre todo, por vía de la


inferencia psicodinámica que pertenece al dominio de la teoría global de
la personalidad.

2.2 Detección de indicadores de las técnicas proyectivas

A nivel sintético haremos una especial referencia a los detalles más


significativos que aportan detección de indicadores de patología y/o
normalidad en la esfera sexual. Nos centraremos básicamente en estos
Tests Proyectivos: T. de Rorschach, T. Gráficos y T. Philipson o de
Relaciones Objetales.

El test de Rorschach es el instrumento objetivo para el psico-diagnóstico,


más poderoso y popular que se conoce. Junto con el MMPI, es el que
está considerado a nivel forense como el más fiable, válido y efectivo a
nivel internacional. Está estadísticamente baremado. Exner 1978, a
través de un basamento psicométrico ha presentado toda una evidencia
empírica suficiente sobre el test.

8
A través de una aplicación simple (percepción y asociación por parte de
un sujeto, respecto a los elementos de 10 láminas de manchas), este test
proporciona una visión panorámica del funcionamiento de su
personalidad (descripción de los aspectos de normalidad y/o
patológicos). Parte de la influencia que tiene la personalidad en la
percepción de las cosas por parte del sujeto, y de cómo incide en lo que
la persona ve, cómo lo ve, donde lo ve y de qué manera lo ve así como
sobre las distintas áreas de adaptación o inadaptación del sujeto , entre
ellas, también en la esfera sexual.

El test describe como es una persona en la actualidad, a nivel funcional


y estructural.

Detrás de cada respuesta hay un juego recíproco de procesos perceptivos


y asociativos.

En la primera fase, de codificación, se da un registro literal de las


respuestas, tiempo, expresiones emocionales y observación espontánea
del sujeto (con una encuesta final).

La integración de todos los resultados y su interrelación en un sumario


estructural, así como la contrastación en unas tablas normativas, permite
llegar a efectuar validaciones de diferentes índices diagnósticos.

La percepción selectiva es la piedra de toque del sistema de


interpretación. A través de las manchas se canalizan los distintos
funcionamientos cognitivos, afectivos, perceptivos, de relación
interpersonal, de autoestima, autocontrol y tendencias, aportando datos
fiables sobre su identidad e inclinaciones identificadoras.

No es exclusivo de una orientación teórica determinada, aunque desde


la teoría psicodinámica se ha profundizado en el mismo, ampliándolo con
serios estudios sobre los aspectos simbólicos del test por parte de
diversos autores. No se puede aprender a manipular como otros y se
desenmascara la simulación o el fingimiento. Por otra parte, se puede

9
aplicar de forma individual, desde los 3 años en adelante y también a
colectivos sin instrucción o analfabetos.

Se requiere una formación clínica amplia, específica y de tiempo, en el


test de Rorschach, para su aplicación, corrección e interpretación
correcta.

El autor del test, H. Rorschach, fue muy cauteloso a la hora de usar el


material verbal ya que el sujeto utiliza activamente sus funciones
perceptivas en el proceso de formación de perceptos o respuestas, pero
a lo largo de la historia de la prueba se fue utilizando casi exclusivamente
incluso en el análisis simbólico de los contenidos para derivar
conclusiones. R. Shafer 1954, entre otros, es uno de los que
posiblemente más ha aportado al estudio del material verbal, más serio
y completo. Basándose en la agrupación lógica de respuestas en torno a
un tema común, usa constructos psicoanalíticos y ofrece una serie de
temas a analizar como son: sexualidad, agresividad, miedos,
dependencia...etc. A través de una visión integradora se organiza la
información cuantitativa y cualitativa del Rorschach, y junto con el
proceso diagnóstico (historia personal, entrevista, otras posibles
pruebas...) se obtienen unas conclusiones finales con alto nivel de
seguridad.

10
Capítulo III

Test de la Figura Humana

3.1 Generalidades

El objetivo general de este test es de realizar un estudio descriptivo de


corte transversal de las características emocionales de los niños y niñas
participantes en el componente deportivo recreativo del programa de
Jornada Escolar Complementaria de COMFENALCO Antioquia, a partir de
la aplicación del test del Dibujo de la Figura Humana, de Karen
Machover.

3.2 El test de la figura humana

Es un test gráfico que consiste en la realización de un dibujo de la figura


humana completa, en una hoja tamaño carta y a lápiz. Este dibujo
permite analizar especialmente aspectos de la personalidad del sujeto en
relación a su autoconcepto, a su imagen corporal y su estado emocional
actual. Alonso, A. (2006). Es de fácil aplicación y permite hacerlo en
grupos sin límites de tiempo, lo cual facilita el desempeño de los niños
en la prueba.

El dibujo de una persona ofrece un medio natural de expresión de las


necesidades y conflictos de su cuerpo. Así, la figura dibujada es la
persona y el papel en el cual dibuja representaría el medio ambiente.

Cada vez que un sujeto grafica una persona está haciendo una
proyección de su propio

Yo, en el que confluyen:

• Experiencias personales y sus representaciones psíquicas.

• Imágenes de estereotipo social y cultural que tienen un mayor


o menor peso para el sujeto.

11
• Aceptación o no de su etapa vital

• Identificación y asunción del propio sexo.

• El grado de estabilidad y dominio de sí mismo.

• La figura graficada debe asemejarse en sus atributos e imagen al


sujeto mismo, es como que ante ella deberíamos poder decir, es igual a
el/ella.

Secuencia: El orden esperable a observar en la realización de la figura


humana por el sujeto deberá ser el siguiente: contorno de cabeza,
facciones del rostro (ojos, nariz boca etc.), cuello, hombros, tronco,
brazos, manos, extremidades inferiores y pies.

Cualquier cambio en la secuencia indicará alguna perturbación


psicológica u orgánica de menor a mayor conflicto que habrá que
diagnosticar con el resto del análisis y demás técnicas.

3.3 La proyección en el dibujo de la figura humana

Como plantea Machover la personalidad no se desarrolla en el vacío,


sino a través de los movimientos, sentimientos y pensamientos de un
cuerpo específico. Los métodos proyectivos permiten explorar las
motivaciones internas del individuo que de otras formas no podrían
expresarse, ponen al descubierto determinantes profundas y quizá
inconscientes de la expresión de la personalidad, que difícilmente se
manifestarían en la comunicación directa. Sin duda se puede dar por
sentado que toda actividad creadora lleva el sello específico de los
conflictos y necesidades que ejercen presión sobre el individuo que crea.
Anastasi, A. (2010). La actividad despertada en respuesta a la expresión
“dibuje una persona” es realmente una experiencia creadora según lo
atestiguará el individuo que dibuja. La experiencia vasta y concentrada
en dibujos de la figura humana indica una conexión íntima entre la figura
dibujada y la personalidad del individuo que hace el dibujo.

12
“Cuando un individuo intenta resolver el problema contenido en la orden
"dibuje una persona", se ve obligado a dibujar partiendo de algunas
fuentes. Las figuras externas son demasiado variadas en sus atributos
corporales y no se prestan por sí mismas para una representación
espontánea, total y objetiva de una persona. En algún momento entra
en un proceso de selección que implica identificación a través de la
proyección y la introyección. El individuo debe dibujar conscientemente
y sin duda inconscientemente, sobre su sistema total de valores
psíquicos. El cuerpo, o el yo, es el punto de referencia más familiar en
cualquier actividad.

En el curso del desarrollo, hemos llegado a asociar las varias sensaciones,


percepciones y emociones a ciertos órganos corporales. Esta asociación
a los órganos corporales, a la percepción de la imagen del cuerpo
conforme ésta se ha desarrollado de la experiencia personal, de algún
modo debe guiar al individuo que dibuja en la estructura específica y el
contenido de su hechura de una "persona". Por consiguiente, el dibujo
de una persona, al implicar una proyección de la imagen del cuerpo,
proporciona un vehículo natural para la expresión de las necesidades y
conflictos de nuestro propio cuerpo. La interpretación afortunada del
dibujo se ha adelantado sobre la hipótesis de que la figura dibujada de
relaciona con el individuo que dibuja con la misma intimidad
característica del porte de ese individuo, de su escritura o de
cualesquiera otros de sus movimientos expresivos.

3.4 La interpretación

Cuando a un individuo se le pide que dibuje una persona completa, este


se no escapa a los impulsos, ansiedades, conflictos y compensaciones
característicos de ese individuo.

De alguna manera, la figura dibujada es la persona, y la hoja


corresponde al medio ambiente. Dibujar la figura humana es para el
sujeto una situación que implica la proyección de sí mismo en el conjunto

13
de los significados y actitudes del cuerpo que han llegado a quedar
representados en la imagen de éste. En esta medida, se podría decir que
la figura dibujada es una presentación del sujeto que dibuja.

El tamaño de la figura, el sitio en que se la ubica en la hoja, la rapidez


del movimiento gráfico, la presión, la firmeza y la variabilidad del trazo
empleado, la sucesión de las partes dibujadas, el porte, el uso del fondo
o de los efectos de la base, la extensión de los brazos hacia el cuerpo o
en dirección opuesta, la espontaneidad o la rigidez, si la figura está
dibujada de perfil o de frente, todo esto hace parte de la presentación
del sujeto. En el análisis también se da importancia a otros aspectos
como: las proporciones de las partes del cuerpo, los rasgos incompletos,
los detalles, los refuerzos, los borrones y cambios de líneas, el grado de
simetría, la representación de la línea media y, sobre todo, la disposición
de ánimo expresada en la cara o en la postura del dibujo.

3.5 Indicadores Emocionales

Para Koppitz los Indicadores Emocionales (IE) son signos clínicos que
reflejan actitudes y características subyacentes de los niños en el
momento de realizar sus DFH. Los IE revelan sentimientos y
preocupaciones iguales o similares, y una misma actitud puede ser
expresada por diversos IE. Señala que la presencia de dos o más
indicadores emocionales es altamente sugestiva de problemas
emocionales y relaciones personales insatisfactorias.

Además los define como aquellos signos objetivos que no están


relacionados con la edad y maduración del niño, sino que reflejan sus
ansiedades, preocupaciones y actitudes. Así mismo señala que un
indicador emocional es definido aquí como un signo en el DFH que puede
cumplir tres criterios siguientes:

Debe tener validez clínica, es decir, debe poder diferenciar entre los DFH
de niños con problemas emocionales de los que no los tienen.

14
Debe ser inusual y darse con escasa frecuencia en los DFH de los niños
normales que no son pacientes psiquiátricos, es decir, el signo debe estar
presente en menos del 16 por ciento de los niños en un nivel de edad
dado.

No debe estar relacionado con la edad y la maduración, es decir, su


frecuencia de ocurrencia en los protocolos no debe aumentar solamente
sobre la base del crecimiento cronológico del niño. Koppitz señala que no
es posible identificar o diagnosticar problemas emocionales a partir de
los IE que aparecen en los DFH. Los IE simplemente sugieren tendencias
y posibles dificultades que pueden requerir mayor o menor investigación,
dependiendo del DFH.

Pero dos o más indicadores emocionales son altamente sugestivos de


problemas emocionales y relaciones personales insatisfactorias.

15
Capítulo IV

Test de la Familia

4.1 Generalidades

Creado por Porot (1952) y está fundado en la técnica del dibujo libre,
que los niños practican con mucho agrado.

Se trata de una prueba de personalidad que puede administrarse a los


niños de cinco años hasta la adolescencia. Su uso e interpretación de los
principios psicoanalíticos de la proyección, ya que posibilita la libre
expresión de los sentimientos de los menores hacia sus familiares,
especialmente de sus progenitores y refleja, además, la situación en la
que se colocan ellos mismos con su medio doméstico (Vilches, 1987, pág.
84).

Louis Corman (1961) introdujo modificaciones importantes a las


instrucciones impartidas por Porot, quien le pedía al niño “dibuja tu
familia”. Corman indica “dibuja una familia, una familia que tu imagines”.

La ejecución del dibujo debe ser seguida por la realización de una breve
entrevista, la cual refuerza notablemente la interpretación que efectuará
el psicólogo. En efecto, después de elogiar al niño por lo que ha hecho,
se le formulará una serie de preguntas sobre la familia imaginada y sus
integrantes. Para ello se incluirán todas las preguntas que sean
necesarias, considerando las circunstancias y estimulando siempre la
libre expresión del niño.

4.2 Enfoques de la propuesta

Entre las pruebas para niños el Dibujo de la Familia tiene un gran valor
diagnóstico. Con ella se pueden conocer las dificultades de adaptación
del medio familiar, los conflictos edípicos y de rivalidad fraterna. Además,
refleja el desarrollo intelectual del niño.

16
Es importante mencionar que la Prueba de la Familia se utiliza más para
valores emocionales en el niño, que evaluar aspectos del desarrollo
intelectual y de maduración, aunque se utiliza incluso para evaluar
algunos aspectos de los problemas de aprendizajes. La prueba del dibujo
es una de las técnicas que exploración de la afectividad infantil que goza
de mayor popularidad, en la cual se enfatiza el aspecto proyectivo. Esta
prueba evalúa clínicamente como el niño percibe subjetivamente las
relaciones entre los miembros de la familia y como se incluye él en este
sistema. Además permite investigar sobre aspectos de la comunicación
del pequeño con otros miembros de la familia y de los miembros
restantes entre sí.

Maurice Porot (1952) considera que decirle al niño que dibuje su familia,
permite conocerla tal como él se la representa, lo cual es más importante
que saber cómo es en la realidad.

Louis Corman (1961) considera que la proyección se da con mayor


facilidad si la indicación es más vaga como: “Dibuja una familia que tú
imagines”. Esta consigna permite, según este autor, que las tendencias
inconscientes se expresen con mayor facilidad.

En estudios más recientes, Korbman (1984) menciona que en la práctica


clínica con niños pequeños, se encontró que la consigna más adecuada
es “Dibuja tu familia”, lo que se fundamente en el supuesto de que el
niño es un sujeto en formación en el que la represión es menor, no se
defiende tanto como el adulto y, por lo tanto, se proyecta abiertamente.
Plantea además que es importante la proyección total de la familia y
decirle “Dibuja tu familia” se presta a que dibuje su ideal.

Bums y Kaufman (1972) presentan una versión modificada de la Prueba


del Dibujo de la Familia:

La Prueba Kinética del Dibujo de la Familia, para la cual proponen


criterios de evaluación.

17
4.3 Aplicación de la prueba

Corman aplica la Prueba del Dibujo de la Familia de la siguiente manera:


Se le da un lápiz y una hoja blanca al niño, no se le permite que utilice
otros elementos, por ejemplo, una regla.

La indicación es: “Dibuja una Familia”, o bien, “imagina una familia que
ti inventes y dibújala”, si el niño no entiende se puede agregar: “Dibuja
todo lo que quieras, las personas de una familia, y si quieres objetos o
animales”.

Al terminar de hacer el dibujo, se le elogia y se le pide que lo explique.


El autor recomienda que se le hagan una serie de preguntas como:
¿Dónde están?, ¿Qué hacen ahí?, ¿Cuál es el más bueno de todos en esta
familia?, ¿por qué?, ¿Cuál es el más feliz? y ¿por qué?, ¿Cuál es el menos
feliz? y ¿por qué?, ¿Tú en esta familia a quién prefieres?, suponiendo que
fueras parte de esta familia ¿Quién serías tú?

Lluis, Porot y Korbman consideran más adecuada la consigna: "Dibuja a


tu familia?', ésta permite pedir al niño verbalizaciones a cerca de su
dibujo tales como: Platícame de..., ¿Cómo es contigo?,

¿Cómo es cuando es bueno (a)?, ¿Cómo es cuando es malo (a)?

Korbman considera que dichas verbalizaciones proporcionan contenidos


manifiestos del niño, que permiten cierto conocimiento a cerca de él.
Son más útiles las verbalizaciones espontáneas, ya que representan
asociaciones que pueden llevar más fácilmente al contenido latente y a
los deseos del niño.

Todos los autores consideran necesario el interrogatorio o discurso


espontáneo del niño para interpretar la prueba. Es importante conocer
el contexto en el que se aplica la prueba, ya que cualquier dibujo del
niño tiene un valor transferencial cuando se aplica en una situación
clínica individual. Debe anotarse además el orden de aparición de los

18
personajes, las tachaduras, las dudas al dibujar, así como los retrocesos
(Esquivel, Heredia, Gómez-maqueo; 1994; pág. 192).

4.4 Interpretación Psicoanalítica

Corman plantea que en la mayoría de los dibujos que los niños hacen
acerca de su familia, no representan a la familia real y objetiva, sino que
se producen alteraciones más o menos importantes, a través de las
cuales se manifiestan los sentimientos del sujeto.

En los casos en lo que la representación de la familia es objetiva, se


puede decir que prevalece el principio de realidad. En el extremo
opuesto, se dan casos en los que todo es subjetivo. Los miembros de la
familia dibujada no representan a los de la familia con sus caracteres
propios, sino que son vistos a través de las atracciones y repulsiones
experimentadas por el sujeto, y por eso aparecen deformados. En este
caso no tienen realidad objetiva y son únicamente producto de la
proyección de las tendencias personales.

Corman sugiere que ante el dibujo de una familia habrá que preguntarse
en qué nivel se sitúa la proyección. Las identificaciones serán entonces
múltiples. Habrá, en primer lugar, una identificación de realidad si el
sujeto se representó a sí mismo. En segundo lugar, la identificación del
deseo o tendencia a través de la cual el sujeto se proyecta en el personaje
o los personajes que satisfacen más la tendencia. En tercer lugar, existe
una identificación defensiva, generalmente con el poderoso que
simboliza al superyó.

Otro aspecto a investigar en el dibujo son los mecanismos de defensa


que utiliza el niño frente a distintas fuentes de angustia, que se ven
acentuadas por medio de: Valorización, desvalorización, relación a
distancia y símbolos animales (Corman; 1967, pág. 53)

Valorización: El niño considera más importante a quien admira, envidia


o teme y, también, con quien se identifica conscientemente o no, lo cual

19
se manifiesta por la manera de dibujar a los personajes. El personaje
valorizado es dibujado en primer lugar, porque el niño piensa antes en
él y le presta mayor atención. En la gran mayoría de los casos ocupa el
primer lugar a la izquierda de la página, dado que el dibujo generalmente
se construye de izquierda a derecha. Se destaca por tener un tamaño
mayor al resto de los personajes, guardando las proporciones. Es
ejecutado con mayor.

Desvalorización: Consiste en negar la realidad a la cual el sujeto no


puede adaptarse, lo cual se manifiesta a través de la supresión de uno
de los miembros de la familia o de alguna parte de ellos. Exner, J. E. C.
Sendín (2008), manifiesta “cuando la desvalorización de un personaje
no se manifiesta por su ausencia, puede expresarse de mucha
maneras”. Puede suceder que el personaje desvalorizado aparezca
representado con un dibujo más pequeño que los demás; colocado
último, con frecuencia a la orilla de la página; colocados muy lejos de los
otros o debajo; no tan bien dibujado como los demás o sin detalles
importantes; sin nombre; muy rara vez se identifica con el sujeto que
realiza el test.

Relación a distancia: La dificultad del sujeto para establecer buenas


relaciones con ciertos miembros de la familia puede manifestarse en su
dibujo por una efectiva separación: el que lo representa se encuentra
lejos de otro-personaje o de todos los demás. También hay casos (en
menor frecuencia) en que la separación está indicada más claramente
por medio de un trazo que divide las diferentes partes del dibujo.

Símbolos animales: El animal doméstico puede simbolizar el ocio o las


tendencias orales pasivas. El animal salvaje simboliza tendencias
agresivas del niño. Habrá que poner especial atención cuando el sujeto
está ausente del dibujo, por haberse proyectado totalmente en su animal
de identificación. No es extraño que los animales representen, a
hermanos o hermanas cuya importancia se quiere reducir.

20
Puesto que la simbolización animal permite expresar más libremente sus
tendencias, se deduce que en ciertos casos se obtendrá una proyección
mejor indicándole que "Dibuje una familia de animales". Fernández-
Ballesteros, R. (2001), sostiene que si se hace principalmente en casos
en que la inhibición frente al dibujo de la familia es muy intensa.

4.5 Consideraciones sobre la interpretación clínica

El Dibujo de La Familia es una prueba proyectiva y como tal, debe


interpretarse con base en la historia del sujeto y en relación con otras
técnicas, como la entrevista y otras pruebas psicológicas. La entrevista
debe incluir a los padres, puesto que el niño es un sujeto en formación y
mucho de lo que le pasa es un reflejo de lo que les sucede a los padres.

Esta prueba permite apreciar cómo se siente el niño dentro de su


ambiente familiar, la relación que mantiene son sus padres y hermanos,
vinculado muchas veces con una conducta patológica constituida en el
síntoma y formular una hipótesis sobre la personalidad del sujeto
estudiado, que debe corroborarse posteriormente a través de un
interrogatorio más amplio y con referencia continua a la entrevista e
historia personal, La prueba del dibujo de la familia es útil para planear
una intervención y/o para evaluar cambios en el tratamiento.

Es importante considerar en la interpretación la edad del niño, su etapa


del desarrollo y cuáles son las circunstancias por las que atraviesa el
sujeto.

21
Capítulo V

Mecanismos de Defensa

5.1 Formación reactiva

Según J. Bleger, con este mecanismo se reprime toda la conducta ligada


al objeto malo, pero no en forma fija, por lo que siempre existe el peligro
de que el conflicto se reactive.

La conducta manifestada, ligada al objeto bueno se hace más intensa.

Siquier de Ocampo sostiene que dicho mecanismo responde a la


necesidad de mantener una disociación entre el vínculo de amor y el
vínculo establecidos con el objeto, reforzando el primero y manteniendo
bajo control al segundo.

Evolutivamente corresponde a la etapa depresiva y supone preocupación


por el daño hecho al objeto y miedo a no poder repararlo.

La defensa que el yo utiliza es que el daño sucederá en el futuro si se


ataca al objeto, al negar el daño hecho al objeto se obstaculiza la
posibilidad de una reparación.

Las formaciones reactivas adaptativas permiten el ajuste a normas


sociales, que por oponerse al principio de placer, pueden despertar
agresión o rebeldía.

5.2 Formación reactiva en los gráficos:

Lo que se observa en los gráficos es una preocupación porque estos


estén ordenados, completos y prolijos; predomina la meticulosidad y el
detallismo. Asimismo, el temor a la pérdida de control sobre el objeto
gráfico promueve la necesidad de revisar y repasar partes del dibujo que
ya fue hecho (zonas sucias). Fernández-Ballesteros, R. (2002: 122), Se

22
observa gran preocupación por la asimetría y dificultad para
desprenderse de la producción, excesiva marcación con el exterior, etc.

Con respecto a las características de las figuras humanas: estas son


figuras no agresivas, la vestimenta es formal con un movimiento corporal
coartado. Asimismo, la ubicación y tamaño son medios y hay
preocupación por los límites de la figura.

Con respecto a las casas, el control se observa en las casas "clisés" y en


el cierre y hermetismo de la casa.

Por otro lado, en el árbol hay un predominio de elementos redondeados,


marcado límite a nivel de la tierra y el fracaso de la defensa se observa
en un excesivo detallismo: sombreado meticuloso del tronco, dibujo de
las hojas, etc.

5.3 Aislamiento:

Según J. Bleger hay disociación del objeto ambivalente en objetos


parciales y también hay un distanciamiento de la conducta ligada a uno
de los objetos parciales para impedir su reaparición o confluencia de su
objeto parcial reprimido.

Siquier de Ocampo define a este mecanismo de defensa como la


disociación primaria entre vínculos de amor y agresivos. Este mecanismo
tiende a mantener esta disociación para evitar que los pares disociados
se unan en la fantasía o en la realidad; ya que, esta unión significaría la
desorganización del yo, la cual es fantaseada como locura.

Se observa una necesidad de mantener una distancia extrema respecto


del mundo externo y también hay anestesia afectiva correspondiente al
bloqueo.

Si su uso es instrumental el mecanismo puede ser adaptativo.

23
5.4 Aislamiento en los gráficos:

Los dibujos son pobres, fríos, escasos de contenido, pequeños, con


límites muy definidos y vacíos. En algunos casos se los observa solos,
dentro de la hoja o recuadrados.

Generalmente se grafican objetos materiales.

Con respecto a la figura humana, se observa una figura con expresión


desafectivizada, reducidas a la graficación de la cabeza, sin movimiento,
hay acentuación paranoide en la mirada, la cabeza aparece como tipo
casquete o robot.

Se observa la creación de personajes antitéticos.

Casa: Cerrada, pobre aislada, sin entorno, sin caminos de acceso, las
puertas y ventanas no existen, están cerradas o ubicadas muy alto. Se
observa un exceso de cerraduras en puertas y ventanas, cercas de
aspecto agresivo e inclusión de marcos cuando domina el temor al
fracaso de este mecanismo.

Arbol: Sólo, aislado, cercado, poco follaje, desconexión del tronco con
las ramas o ausencia de estas.

5.5 Anulación:

Siquier de Ocampo sostiene que este se apoya en el mecanismo de


disociación y controla el vínculo agresivo con el objeto. Apela a que una
fantasía "buena" o un acto "bueno" pueden borrar, o anular otra fantasía
o acto previo "agresivo". Asimismo, ataca la capacidad de síntesis, la
integración depresiva del objeto y refuerza la disociación.

En una personalidad adaptada suele presentarse en forma de pedido de


perdón o disculpas.

Anulación en los test gráficos:

24
Se observa una necesidad permanente de borrar el gráfico o partes de
este, borronear y ensuciar, dibujar sobre lo ya realizado (con el intento
de ocultarlo) y tachar figuras.

La anulación puede darse entre el objeto gráfico y la verbalización


correspondiente.

Represión:

Según j. Bleger a partir de la disociación, uno de los objetos parciales y


las manifestaciones de la conducta ligadas a el, quedan excluidos de la
conducta desarrollada. Se encuentra una negación de la realidad exterior.

A partir de la autora Siquier de Ocampo, PARA Bell, J. (1995),


mencionamos que la represión se manifiesta como los olvidos no
intencionales de hechos, como fantasías ocurridos en la realidad externa
o interna. Implica la necesidad de mantener disociados (olvidados)
aspectos del vínculo objetal que son vividos como peligrosos.

La represión otorga una posibilidad de clivaje entre las fantasías y entre


la vida consciente e inconsciente, manteniendo operativamente
disociadas las fantasías inconscientes.

Es un mecanismo mudo que se expresa por "la falta de" más que por el
reforzamiento de determinadas conductas.

La represión en los test gráficos:

Suponiendo que hubiera un grado de buena organización de la


personalidad, observamos que: que las figuras humanas son completas
y armónicas, con ubicación espacial y tamaño correcto. La gestalt está
conservada.

Según la intensidad de la represión, puede aparecer pobreza de


contenido y aspecto rígido, figuras armoniosa, agradable y con baja
sexualización.

25
Casa y árbol: Se mantiene como características generales: buena
organización gestáltica, adecuada relación de partes, tamaño y ubicación
espacial

5.6 Inhibición o restricción del yo:

Según J. Bleger este mecanismo de defensa se refiere a la impotencia o


déficit, de una función o un tipo de conducta. La conducta o función
inhibida es la parte ligada al objeto parcial que es negado, reprimido o
aislado.

A partir de Siquier de Ocampo responde a un déficit de una o mas


funciones del yo, por ejemplo: no ver, no oír, no aprender, etc. No
presenta síntomas, sino restricción o ausencia de una función. También
se evidencia en empobrecimiento y lentificación general de las funciones
yoicas, y suelen acompañar a los procesos depresivos.

Se evita el peligro fantaseando, anulando o restringiendo la función


ligada a estas fantasías.

Inhibir una capacidad provoca sufrimiento e impotencia, pero protege al


yo de temores más primarios.

Inhibición en los test gráfico:

En la figura humana, este mecanismo se expresa a través de: figuras


pequeñas y débiles, trazo débil, amputaciones o castraciones de las
zonas corporales conflictuales o relaciones con las funciones conflictivas.
Puede haber un reforzamiento o ausencia de zonas y también
impotencias verbalizadas por el sujeto durante la producción.

En la casa y el árbol, predominan características como: pequeñez,


pobreza de contenido. La casa es rudimentaria y solitaria. El árbol, con
poco follaje, sin frutos, con desconexiones de partes o zonas
importantes.

26
5.7 Sublimación:

Según Bleger, la sublimación permite una integración y resolución de la


ambivalencia, por lo tanto del conflicto; haciendo que en esa integración
se canalicen armónicamente y de manera socialmente productiva, el
objeto bueno y el malo, y las partes del yo ligadas a ellos.

Desde la perspectiva de Siquier de Ocampo, sublimar supone la


capacidad de reparación, teniendo como propósito proteger al objeto de
nuevos ataques hostiles y repararlo por los daños sufridos. Implica un
vínculo de amor con un objeto total y se expresa a través de la
creatividad, de la capacidad de realizar y autorepararse.

Sublimación en los tests gráficos:

La necesidad de dibujar va a aparecer como un intento de recreación y


reparación de los objetos.

La capacidad sublimatoria se expresaría gráficamente en:

1- Disposición, actitud y modalidad con que el entrevistado enfrenta la


tarea proyectiva (ansiedad y defensa) y son: a) actitud depresiva
adaptativa

b) distintos tipos de conductas desajustadas.

2- El aspecto entero, sólido, armonioso o destruido del objeto gráfico.

Criterios:

a) Gestalt conservada: objetos gráficos completos, enteros, sólidos


opuestos a objetos destruidos, atacados.

b) Objetos totales o parcializados: El objeto gráfico logrado registra todo


el objeto real o partes del mismo.

c) Diferenciación y conexión mundo interno-mundo externo

d) Integración de las distintas áreas de la personalidad: tratamiento


balanceado, sobre-acentuado, omisiones.

27
Capítulo VI

Conclusiones y Bibliografía de consulta

6.1 Conclusiones

Como resultado del desarrollo del presente estudio descriptivo podemos


extraer las conclusiones que son las siguientes:

Para comenzar concluimos en que, en lo referente a la categoría


impulsividad, los indicadores emocionales más significativos en los
entrevistados son asimetría grosera de las extremidades y omisión del
cuello, que se puede relacionar con sentimientos de inadecuación,
inestabilidad, una personalidad pobre, bajo concepto de sí y dificultades
para relacionarse con su medio circundante.

Asimismo concluimos en que, como en cualquier técnica psicométrica, el


valor del grafico es importante esto debido a que la síntesis defectuosa
en los dibujos es una característica de las personas que sufren trastornos
emocionales graves. El retorcido paisaje mental de los pacientes
psicóticos se manifiesta igualmente desordenada como estampan en la
hoja del dibujo. Además de ser común el sombreado y el tizne, los cual
constituye una expresión directa de la atmósfera psicótica, atmósfera gris
en donde se encierra un profundo descontento. Mohr comprobó que la
constancia y la repetición del tema son características de los
esquizofrénicos. Los productos psicóticos son fantásticos, peculiares, y
extraños, e incluso poseedores de una aparente intencionalidad que
sorprende, además de haber una mezcla de medíos (combinación de
escritura y dibujo), esta mezcla podría expresar el esfuerzo por
compensar una sensación de ruptura de la capacidad de comunicación
básica.

Por ultimo concluimos en que, las líneas quebradas, indecisas o que


poseen continuidad solo porque fueron varias veces reforzadas se
asocian con la inseguridad o la ansiedad. Las lineas finas y como

28
estiradas a lo largo del dibujo irradian una sensación de tensión (a
menudo, se observan en dibujos de personas con estados emocionales
rígidos o tensos).

Las líneas fragmentadas o esbozadas que están muy destacadas,


expresan ansiedad, timidez, falta de autoconfianza, vacilación en la
conducta y en el enfrentamiento con situaciones nuevas. El borrar de un
modo excesivo constituye incertidumbre e indecisión y autosatisfacción.
Las líneas rítmicas v fluyentes son características personas más sana,
decididas y bien controladas, sus dibujos implican un buen ajuste.

29
6.2 Bibliografía

 Alonso, A.: Valoración y uso de las técnicas proyectivas para el


estudio patopsicológico de las neurosis, Rev. Cubana de Psicología,
Vol. III, No, 3, 2006.
 Anastasi, A.: Test psicológicos, Ed. Revolucionaria, Instituto del Libro,
2010.
 Anderson, H.: Técnicas proyectivas. Exploración de la dinámica de la
personalidad, Ed. Paidós, Buenos Aires, 2001.
 Bell, J.: Técnicas proyectivas. Exploración de la dinámica de la
personalidad, Ed. Paidós, Buenos Aires, 2004.
 Bellak, L.: El uso clínico de las pruebas psicológicas del TAT, CAT y
SAT, Editorial El Manual Moderno, 2009.
 Calviño, M.: Algunas consideraciones metodológicas sobre los
métodos proyectivos y la teoría de la actividad, Psicología, H. P. H.
No. 1 Vol. IV. Enero-abril 2001.
 Cid, Rodríguez J.M.: Test del Árbol, Universidad de Granada; 2008
 Colectivo de autores: Psicodiagnóstico, Selección de Lectura, Editorial
Félix Varela, La Habana, 2003
 Exner J. E.: Sistema comprensivo del Rorschach. Madrid: Pablo del
Río Editor S.A.; 2008.
 Exner, J. E. C. Sendín, Manual de Interpretación del Rorschach, Ed.
Psimática, España, 2007.
 Exner, J. E. El Rorschach. Un Sistema Comprehensivo, Ed. Psimática.
España, 2004.
 Fernández-Ballesteros, R.: Introducción a la evaluación psicológica,
Ediciones Pirámide, Madrid, 2001.

30