You are on page 1of 3

Las regiones y el desarrollo integral

En el Perú existen aproximadamente más 32 millones de personas, cada año la


demografía nacional va en aumento con un pequeño margen de desaceleración del
1.1% de acuerdo a los indicadores de mortalidad infantil los cuales señalan hasta 15
defunciones por cada 1,000 nacidos e indicadores de aumento de la población adulta
en relación a la infantil, esto se debe a que las mujeres actualmente tienen 2.5 hijos
cada una en su período de vida fértil, cuando hace 50 años tenían seis hijos en
promedio. Esto según el ex El jefe del Instituto Nacional de Estadística e
Informática (INEI) Aníbal Sánchez.
Estos indicadores demográficos de desaceleración son consecuencias del escaso
desarrollo integral y de calidad de vida de las personas, cabe resaltar que el desarrollo
integral de la población de un lugar esta a su vez relacionado con el desarrollo
sostenible del mismo.

Desarrollo integral en las regiones del Perú


En el Perú existen 24 regiones o departamentos, las cuales poseen sus propios
recursos con las cuales sostener a la economía local y regional y al mismo tiempo para
desarrollar las potencialidades de los mismos. Sin embargo, en muchas regiones existe
desigualdad económica y de oportunidades, las cuales repercuten negativamente en el
capital humano de cada región. Muchas veces esto es determinado por la ubicación
geográfica y la zona del lugar donde reside la persona o la población, siendo los
departamentos ubicados entre las regiones de la sierra y la selva los más afectados por
esta desigualdad, a comparación de la región costa, en especial a capital del Perú.
En la actualidad, cerca de un 82% de la población de los departamentos de la región
costa se encuentran en zonas urbanas, la cual es una realidad muy diferente en
comparación a los departamentos ubicados en las regiones de la costa y la sierra
donde las zonas urbanas solo llegan a superar el 60%. (Anexo 1) cabe resaltar que el
hecho de una de las causas por la cuales la población en la zona urbana ha ido
aumentando es debido a los procesos migratorios de los últimos años.
En el Perú, este proceso migratorio a las zonas urbanas y a las ciudades principales del
país (mega ciudades) sería más acentuado. Por ejemplo, Lima, con 10.13 millones de
habitantes actualmente, concentra el 31.9% de la población del país, y la población
urbana representa el 76.7%. Hace 50 años Lima tenía el 22.6% y las zonas urbanas
58.1%, y hace 20 años Lima concentraba el 29.9% y las zonas urbanas 68.7%.
La pregunta es: ¿ofrecen las zonas urbanas y las mega ciudades mejor calidad de vida
para los distintos niveles socio económicos? Es decir, ¿un poblador de un nivel bajo,
medio o alto, incrementaría su calidad de vida pasando de zonas rurales a zonas
urbanas y de zonas urbanas a mega ciudades? ¿O se trata de un fenómeno social o
psicológico fortalecido por nuestra capacidad de adaptarnos a nuevas realidades, por
más desventajosas que puedan ser realmente?
Obviamente nadie va a negar que las zonas urbanas y grandes ciudades ofrecen
mejores oportunidades de empleo e ingresos, así como mejor acceso a servicios
básicos como educación, agua, saneamiento y salud a comparación de las zonas
rurales, lo cual lleva a una mejor calidad de vida y a un desarrollo integral óptimo. Sin
embargo, los costos de bienes y servicios se pueden duplicar o triplicar en aquellas
ciudades capitales, en rubros como educación de los hijos, vivienda, esparcimiento,
alimentos en supermercados, clubes sociales, segunda vivienda, etc.
En la regiones andinas y de la selva las personas adolecen de una baja calidad de vida,
según reveló el reciente Índice de Progreso Social Regional 2016, elaborado por
Centrum Católica, con el apoyo de Iniciativa Global Social Progress Imperative.
Así, las regiones de Ayacucho, Junín, Cusco, Apurímac, San Martin, Cajamarca,
Huancavelica, Huánuco, Puno, Amazonas, Pasco, Madre de Dios, Loreto y Ucayali
obtuvieron una calificación menor a los 54 puntos, lo que las coloca en niveles bajos y
muy bajos en el estudio, que mide la satisfacción de las necesidades básicas, los
fundamentos de bienestar y el acceso a oportunidades.
Por otro lado y como una historia muy diferente, Moquegua ocupó el primer lugar
entre las 26 regiones analizadas, con 65.37 puntos, por encima de Ica (65.01) e incluso
Lima Metropolitana (64.22), Arequipa (61.86) y Tacna (61.71).
El Índice de Progreso Social Regional analizó tres dimensiones y doce componentes,
además de incorporar 51 indicadores.
Esto demuestra que para lograr un mayor y mejor crecimiento, el Gobierno tendría
que impulsar primero el desarrollo integral de las zonas rurales y que para esto es
necesario llevar recursos, proyectos organizados y tecnología.
anexo 1