You are on page 1of 16

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la Historia, los humanos, han mantenido un equilibrio estable con su


entorno en el uso de los recursos. Sin embargo, las rápidas y profundas
transformaciones culturales, políticas, sociales, económicas y tecnológicas
acontecidas durante las últimas décadas han derivado en un deterioro sin
precedentes de la biosfera terrestre, lo cual pone en peligro, tanto la continuidad
como la calidad de la vida.
La responsabilidad social empresarial (RSE) se refiere a una práctica empresarial
que consiste en la participación en iniciativas que beneficien a la sociedad. Las
empresas con visión de futuro deben integrar la sostenibilidad en el centro de sus
operaciones de negocio, para crear valor compartido para los negocios y la
sociedad.
Cuando las empresas operan de una manera económica, social y ambientalmente
responsable, y lo hacen de forma transparente, ayuda a tener éxito, en particular
mediante el fomento de valores compartidos.
La gestión y mitigación de los factores de riesgos sociales y ambientales son cada
vez más importante para el éxito del negocio a nivel nacional e internacional, y los
costos de perder esa licencia social pueden ser muy altos para las empresas
Como consecuencia de ello, nos encontramos ante una creciente preocupación
social por el medio ambiente, que nos obliga a regular las relaciones entre los
procesos económicos y ecológicos.
El presente trabajo monográfico ha sido diseñado básicamente para demostrar que
la inversión privada manejada con responsabilidad brinda muchos beneficios a la
sociedad. Que respetando los lineamientos de la ética se logra obtener muy buenos
resultados, reflejados en la mejora de la calidad de vida de las personas.

Como también el desarrollo de la RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL,


que son aplicadas en las contribuciones que tienen la a nivel mundial y regional.
CAPITULO I

PRINCIÁLES CONTRIBUCIONES DE LA RSE A NIVEL MUNDIAL Y REGIONAL

RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL (RSE).


ES una visión de negocios que integra a la gestión de la empresa,
el respeto por: los valores y principios éticos, los trabajadores, la comunidad y el
medio ambiente. Esto quiere decir que es un interés propio e inteligente de la
empresa que produce beneficios a la comunidad y a la propia empresa.
La responsabilidad social no tiene que ver solamente como una forma de realizar
trabajos sociales en la comunidad, sino se trata más bien de una estrategia de la
empresa, que junto a su gestión de negocios y reflejando sus valores, debe ser
tratada como un caso de negocios más.
Las empresas cambiaron, se fueron transformando según sus necesidades,
entorno, coyuntura, compromiso con la sociedad y hasta con el planeta. En la última
década, escuchamos con mayor incidencia temas de responsabilidad social
corporativa (RSC) o empresarial (RSE).
Las empresas que practican responsabilidad social obtienen más ventajas
competitivas Y otros beneficios como ser más atractivas para los clientes, para sus
empleados y para los inversionistas; razón por la cual son más competitivas y
pueden obtener mayores ganancias.
La responsabilidad social empresarial, para ser exitosa, debe involucrar además
distintos grupos de interés como los trabajadores, los clientes, el Estado Medio,
etc. Que trabajando coordinadamente para crear valor, puedan lograr mejores
resultados para la comunidad y para la misma empresa.
La responsabilidad social es la respuesta comercial ante la necesidad de
un desarrollo sostenible que proteja el medio ambiente y a las comunidades sin
descuidar los temas económicos.
Actualmente la dimensión social es la que inclina la balanza al momento de emitir
juicio sobre la calidad de una determinada actividad empresarial, es por ese motivo
que el tema de la Responsabilidad Social Empresarial.
Es un recurso estratégico para la sobrevivencia de las organizaciones públicas y
privadas, convirtiéndose la práctica de la justicia en una cuestión rentable, siendo
la mejor política económica aquella que produce mejores beneficios sociales.
1. PRINCIPALES CONTRIBUCIONES A NIVEL MUNDIAL

1.1 Donación de vueltas


Con este programa invitamos a nuestros clientes a contribuir, con sus
aportes voluntarios, a una sociedad más justa. A partir de agosto de 2013,
el recaudo de este programa es destinado a la ONG Latinoamericana
TECHO (antes conocida como Un Techo para mi País), apoyando la
superación de la pobreza extrema de nuestro país. El dinero donado
mejorará la calidad de vida de familias en condiciones vulnerables.

TECHO nació en Chile en 1997, tiene presencia en 19 países de


Latinoamércia y en Colombia está presente desde 2006. Su gran objetivo
es la superación de la pobreza y lograr un desarrollo sostenible en las
comunidades que interviene, haciendo partícipes a todos los sectores de la
sociedad, a través de diferentes programas que promueven el desarrollo
comunitario:
- Construcción de viviendas de emergencia.
- Fomento productivo y emprendimiento.
- Capacitación en oficios técnicos.
- Asistencia jurídica.
- Entre algunos más.
Como organización también trabajamos en conjunto con TECHO en Perú y
Chile.
Con esta nueva alianza, nuestros clientes tendrán la oportunidad no sólo
de hacer sus donaciones, sino de participar directamente del proyecto.
Durante el tiempo que se mantenga la alianza con TECHO, los clientes
donantes podrán participar de las construcciones que se coordinarán
oportunamente, teniendo la posibilidad de ver su aporte tangible en la
felicidad de una familia beneficiada. En principio, la posibilidad de
participación aplica únicamente para las ciudades de Barranquilla, Bogotá,
Cali, Cartagena y Medellín.
Anteriormente, el recaudo donado por nuestros clientes era destinado a
Fundación Teletón para la rehabilitación de personas en condición de
discapacidad física y al programa Cliente Educa para la promoción de la
educación de poblaciones vulnerables.
Aunque actualmente no son las causas beneficiadas, seguimos
gestionando e invirtiendo en sus proyectos los recursos que en su momento
se recaudaron para las mismas.mi
2.2 Donaciones en especie y dinero
Contribuimos al fortalecimiento de entidades sin ánimo de lucro mediante
la donación de productos de merma y dinero. Somos grandes
patrocinadores del evento anual de Fundación Teletón, desde donde
seguimos comprometidos con la rehabilitación de personas en condición
de discapacidad física y/o motora.
En esta iniciativa nos sumamos como familia Sodimac Colombia, donde
también nuestros colaboradores contribuyen con la donación que se
entrega.
2.3 Programa de Voluntariado – Soy Voluntario Sodimac -
Para nuestra familia Sodimac Colombia es fundamental involucrar a
nuestros colaboradores en las iniciativas de Responsabilidad Social,
logrando así que sea un eje estratégico de la organización. Soy Voluntario
Sodimac es el programa que enmarca las actividades promovidas y
facilitadas por nuestra compañía con el fin de propiciar un canal de
participación para los colaboradores, materializando nuestro valor
corporativo “Seamos responsables con nuestra sociedad.”
En calidad de voluntarios, ellos ofrecen su tiempo en beneficio de
diferentes organizaciones sociales y su población intervenida,
contribuyendo, como parte de nuestra organización, al desarrollo social
de las comunidades donde nuestra tenemos presencia.
Dentro del programa ofrecemos cuatro modalidades para que los
voluntarios puedan vincularse de acuerdo a sus intereses y afinidades:
• Reparación locativas de escuelas públicas • Adecuación de
viviendas, colegios y jardines, eliminando barreras de acceso para
que las personas en condición de discapacidad puedan acceder.
• Soluciones temporales de vivienda.
• Jornadas ambientales de siembre de árboles.
Dentro del programa ofrecemos cuatro modalidades para que los
voluntarios puedan vincularse de acuerdo a sus intereses y afinidades:
2.4 S.O.S Solidario
Con este programa invitamos, en situaciones específicas, a nuestros
colaboradores y clientes a solidarizarse para apoyar situaciones de
emergencia a nivel nacional o internacional.
2. CONTRIBUCION DE LA RSE A NIVEL NACIONAL

Acciones que se realizaron después de los fenómenos naturales sucedidos


en el Perú, en Junio del 2017.
Prestar maquinaria, recolectar fondos entre colaboradores y realizar labores
de prevención de enfermedades son algunas de las labores solidarias que
han realizado empresas de diversos rubros.
2.1 Los Portales
La corporación del sector inmobiliario destinó más de 2 millones
de soles en donaciones de víveres, trabajos de prevención, apoyo
en salud y compra de materiales de edificación.
Enviaron maquinaria pesada y personal a zonas como
Huampaní, Mala, Chiclayo, entre otros. Además, realizaron una
campaña de vacunación contra el dengue en Piura para 70
colaboradores, indica Yanira Zumarán, jefe del área de Cultura y
Responsabilidad Social Corporativa. También implementaron una
campaña interna denominada “Que nuestra ayuda valga el doble”,
a través de la cual Los Portales duplicó el monto aportado por
cada colaborador recaudando 48,000 soles para comprar
materiales.
2.2. Pacífico Seguros
Pacífico Seguros desarrolló una estrategia de dos etapas para
reducir los riesgos de salud de la población afectada por los
desastres naturales. En la primera utilizaron sus oficinas como
punto de acopio de víveres y adquirieron 10,000 kits de
emergencia con artículos de primera necesidad.
“El armado de los kits y la entrega de las donaciones contó con el
apoyo de nuestros voluntarios Pacífico”, refiere Susana Gutiérrez,
sub gerente del área de Responsabilidad Social de la aseguradora.
Para la segunda etapa, realizaron campañas de salud para la
detección temprana de enfermedades en la región Trujillo.
2.3 Toyota
Toyota Perú cuenta con un área de Responsabilidad Social que
fue la encargada de llevar a cabo una campaña solidaria. Esta
consistió en la recolección de víveres no perecibles, útiles de
aseo, carpas. La iniciativa involucró a los colaboradores y a los
clientes de la marca, quienes dejaron sus donativos en los puntos
de acopio establecidos en cuatro de los concesionarios de la
marca. De esta manera, lograron recolectar casi dos toneladas de
donativos, los cuales fueron entregados a la Fundación Oli,
entidad que se encargó de llevar lo recaudado a las familias
damnificadas.
3. CONTRIBUCIONES DE LA RSE A NIVEL REGIONAL

Ecoparque Vive Responsable - Grupo Backus

Este proyecto de reforestación fue concebido con fines ambientales y de


conservación de la biodiversidad. Su ejecución tiene lugar en el circuito
ecológico creado en los predios de Cervecería San Juan S.A. (Pucallpa,
Ucayali).

En su plenitud, el Ecoparque Vive Responsable pretende sensibilizar a los


pobladores y empresas locales a favor de la recuperación del bosque
amazónico. En particular, el proyecto de reforestación se establece como
un eficaz modelo de gestión de impactos ambientales, capaz de generar
desarrollo sostenible a nivel local.

Este modelo de desarrollo sostenible interrelaciona tres fuentes de


producción a nuestro cargo: un vivero forestal de tecnología de clase
mundial, una planta de abonos orgánicos que produce 1,500 toneladas
métricas de fertilizante orgánico (compost) y un plan de reforestación
mediante el cual se producen y siembran 2,000 árboles diarios. Estas
plantaciones reciben el mantenimiento y cuidado necesarios para erigirse
rápidamente en Bosques de Valor.

“Es una plantación forestal de clase mundial que sigue las más modernas
prácticas de la silvicultura ecológicamente responsable comparable con
otras que cuentan con las mejores referencias internacionales y que se
ubican en países en los que existe una gran experiencia forestal.”
Manoel de Freitas – Consultor internacional de Brasil
Gracias a la implementación de la planta de abonos orgánicos, el proyecto
permite la reutilización del 100% de los subproductos cerveceros (levadura,
pulpa de etiqueta y lodos de filtración) generados en la planta de Pucallpa
de Cervecería San Juan para la fertilización de las 168 hectáreas
reforestadas.
Ecoparque Vive Responsable - Grupo Backus

Los 186,648 árboles que


conforman el Ecoparque
Vive Responsable son
especies de alto valor
forestal, tales como la
caoba, cedro, teca,
capirona, bolaina,
pashaco, topa, pino y
eucalipto.

Su existencia se traduce en una excelente práctica de Responsabilidad


Social Empresarial (RSE), ya que estos bosques capturan el carbono del
aire y ofrecen un balance ecológico a los procesos industriales del Grupo
Backus, aseguran la biodiversidad de nuestra riqueza forestal y requieren
del cuidado capacitado de técnicos forestales -35 puestos de trabajo para
jóvenes talentos de Ucayali.

Al cabo de cinco años, el proyecto de reforestación habrá cubierto 248


hectáreas de propiedad del Grupo Backus con más de 275,000 árboles en
crecimiento.

Como socios estratégicos del Grupo Backus, compartimos una visión de


mediano y largo plazo orientada al desarrollo sostenible y uso eficiente de
los recursos renovables mediante la aplicación de tecnologías
ambientalmente limpias. El Ecoparque Vive Responsable es ya una exitosa
experiencia de preservación y gestión de la producción proyectada a ser un
modelo replicable por otras empresas, debido a los logros alcanzados
dentro del marco de la Responsabilidad Social Empresarial.
CAPITULO II

FUNDAMENTACION ETICA DE LA RSE: DIMENSIONES, CULTURA Y


VALORES DE LA EMPRESA

1. FUNDAMNETACION ETICA DE LA RSE:

Sin duda, la ética es el gran fundamento de la Responsabilidad Social


Empresarial (RSE). En primer lugar, veamos qué significa
RSE. Responsabilidad apunta al deber, o sea, es una obligación moral que
por cierto subraya el Diccionario de la Real Academia Española.

La responsabilidad es entonces, por definición, un valor ético, el cual se


aplica con razón a una persona cuando cumple a cabalidad sus deberes,
sea estudiante, profesor, obrero, empresario o ama de casa.

Ahora bien, Responsabilidad Social, para seguir aclarando el concepto-


alude a los deberes con la sociedad y el cabal cumplimiento de los mismos
por parte de cualquier individuo u organización. Usted y yo, en
consecuencia, somos socialmente responsables cuando cumplimos los
deberes con la sociedad, lo que es sinónimo también de ser un buen
ciudadano.

Así las cosas, Responsabilidad Social Empresarial se refiere de modo


específico a la responsabilidad social de la empresa y a la obligación moral
que ésta tiene de cumplir sus deberes con la sociedad. En otras palabras,
la empresa es vista acá como una persona e, igual que cualquiera de
nosotros, tiene sus deberes que está en la obligación moral de cumplir.

2. DIMENSIONES DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL.

La responsabilidad social de la empresa tiene dos dimensiones:

 Una dimensión interna, que afecta a sus trabajadores, a su impacto


medioambiental, a la gestión de las materias primas, a sus condiciones
de trabajo o la peligrosidad de sus productos
 Una dimensión externa frente a la sociedad en su conjunto,
proveedores, consumidores, clientes, contratistas..., en otras palabras,
los denominados stakeholders o partes interesadas que no son otros que
colectivos con los que la empresa se relaciona y a los que debe generar
algún valor si se autodefine como socialmente responsable.

Sea cual sea la dimensión en la que participe, todos los grupos de interés
tienen unas necesidades comunes, que son:
 Transparencia informativa: Especialmente valorado por
quienes desean conocer en todo momento determinados
aspectos esenciales e impacto presente y futuro de la
organización.
 Participación: La comunicación permanente y el diálogo resultan
imprescindibles cuando se quiere establecer una relación de
beneficio mutuo y se desea conocer las necesidades de las partes
interesadas.
 Beneficio mutuo: Las personas y grupos sociales que
interactúan con las empresas esperan obtener
contraprestaciones que les permitan desarrollarse y progresar no
sólo en lo económico, sino también en lo social y en lo
medioambiental de forma equilibrada, con vocación de largo plazo
y sin comprometer el desarrollo de las generaciones futuras.

2.1 RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS. DIMENSIÓN


INTERNA.
Quizás, uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan hoy
en día las empresas es atraer a trabajadores cualificados y lograr su
permanencia. En este contexto, las medidas podrían incluir la formación
continua, la mejora de la información en la empresa, un mayor equilibrio
entre trabajo, familia y ocio, una mayor diversidad de recursos humanos,
la igualdad de retribución y de perspectivas profesionales para las
mujeres, la participación en los beneficios o en el accionariado de la
empresa y la consideración de la capacidad de inserción profesional y la
seguridad en el lugar de trabajo.

Por otro lado, las prácticas responsables de contratación, en particular


las no discriminatorias, podrían facilitar la contratación de personas
pertenecientes a minorías étnicas, trabajadores de mayor edad, mujeres,
desempleados de larga duración y personas desfavorecidas. Dichas
prácticas son fundamentales para conseguir los objetivos de reducción
del desempleo, y la lucha contra la exclusión social prevista en la
estrategia europea de empleo.

2.1.1 Seguridad y salud en el trabajo.

El aumento en la tendencia a subcontratar tareas a contratistas


y proveedores hace que las empresas dependan en mayor
medida del comportamiento de sus contratistas en el ámbito de
la salud y la seguridad, sobre todo cuando trabajan en las
instalaciones de la empresa.

La tendencia de las empresas y las organizaciones a incluir


criterios de salud y seguridad en el trabajo en su régimen de
contratación ha permitido adoptar regímenes generales basados
en requisitos uniformes que deben ser respetados por los
programas de formación y de gestión de la salud y la seguridad
de los contratistas, los cuales permiten a terceros realizar la
«certificación» o dar la aprobación inicial del contratista y vigilar
la mejora continua del programa.

A medida que aumentan los esfuerzos por mejorar la salud y la


seguridad en el lugar de trabajo y la calidad de los productos y
servicios, se multiplican también las presiones para que en el
material promocional de la empresa se mida, documente y
comunique dicha calidad.

2.1.2 Adaptación al cambio.

La amplia reestructuración industrial que tiene lugar en Europa


suscita preocupación entre los trabajadores y otros interesados
porque el cierre de una fábrica o los recortes importantes de
mano de obra pueden provocar una crisis económica, social o
política grave en las comunidades. Son pocas las empresas que
no han necesitado una reestructuración, acompañada a menudo
de una reducción de la plantilla. Según estudios, menos del 25
% de las operaciones de reestructuración logran sus objetivos
de reducción de costes, incremento de la productividad o la
mejora de la calidad y del servicio al consumidor, ya que a
menudo dañan la motivación, la lealtad, la creatividad y la
productividad de los trabajadores.

Reestructurar, desde un punto de vista socialmente


responsable, significa equilibrar y tener en cuenta los intereses
y preocupaciones de todos los afectados por los cambios y las
decisiones. En la práctica, para el éxito de cualquier
reestructuración, la forma es tan importante como el fondo. Debe
prepararse adecuadamente, identificando los riesgos más
importantes, calculando todos los costes directos e indirectos de
las estrategias, así como medidas alternativas, y evaluando
todas las opciones que permitirían reducir los despidos
necesarios.

Comprometiéndose con el desarrollo local y las estrategias


activas de empleo las empresas pueden atenuar las
consecuencias sociales y locales de las reestructuraciones de
gran dimensión.
2.1.3 Gestión del impacto ambiental y de los recursos naturales
En general, la disminución del consumo de recursos o de los
desechos y las emisiones contaminantes aumenta la
competitividad y reduce el impacto sobre el medio ambiente al
disminuir sus gastos energéticos, de eliminación de residuos o
de descontaminación.

Por otro lado, la política integrada de productos, PIP (análisis


de las repercusiones del producto a lo largo de todo su ciclo
vital), constituye un buen ejemplo de un planteamiento que
posibilita la colaboración de las autoridades públicas y las
empresas.

Otro planteamiento que fomenta la responsabilidad social de


las empresas es el sistema comunitario de gestión (EMAS o
ISO 14001) y de auditoría de calidad y medioambiente, ISO
19000, el cual anima a las empresas a crear, de forma
voluntaria, sistemas de ecoauditoría y ecogestión en la
compañía o el emplazamiento industrial dirigidos a estimular la
mejora constante del rendimiento ecológico. Periódicamente se
publican informes sobre dicho rendimiento, verificados por
organismos acreditados.

2.1.4 Trabajadores

Incluye a todas aquellas personas que desarrollan su trabajo


en la organización con un contrato, laboral o profesional, y a
cambio de una retribución dineraria y/o en especie, ya sean
directivos o no.

El término trabajador es lo suficientemente genérico como para


abarcar tanto a los empleados directos como a aquellos otros
cuya relación contractual la tienen con una empresa
empleadora intermediaria (subcontratas o empresas de trabajo
temporal). Mientras que los trabajadores o profesionales que
facturan sus servicios a la empresa se encuadran en el grupo
de interés de los proveedores, salvo que la relación contractual
implique exclusividad.

Los empleados se encuentran habitualmente representados


por los delegados, los comités de empresa y/o los sindicatos
de trabajadores. En ocasiones pueden agruparse también en
plataformas u asociaciones.
2.1.5 Accionistas o propietarios.

Son todas aquellas personas y entidades que poseen


participaciones en la propiedad de una empresa. En el caso de
las sociedades de capital, en función de la cuantía de la
aportación se puede distinguir entre accionistas dominantes y
accionistas minoritarios. Los empleados, por su parte, pueden
ser también accionistas.

Según la personalidad jurídica de éstos se puede diferenciar


entre accionistas individuales y accionistas institucionales
(entidades de capital riesgo o fondos de inversión y de
pensiones).

El accionista con vocación de permanencia en la organización


se acerca al concepto de propiedad o empresario, normalmente
implicado en la gestión y en la marcha del negocio.

Por contra, el accionista que busca exclusivamente una


rentabilidad económica a su aportación se le asocia con la figura
del inversor externo, individual o institucional, por lo que puede
ser más adecuado incluirlo como grupo de interés externo.

Pretenden la recuperación de su inversión con rentabilidad y la


información transparente y periódica. No obstante, no todos los
inversores buscan alcanzar exactamente las mismas
contraprestaciones, en igual espacio de tiempo: los accionistas
con intención de permanencia en el proyecto empresarial, tienen
expectativas muy distintas a aquellos cuya inversión es
puramente especulativa o de aquellos otros que además
intervienen activamente en la gestión.

2.2. RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LAS EMPRESAS: DIMENSIÓN


EXTERNA

La responsabilidad social también se extiende hasta las comunidades


locales e incluye, además de a los trabajadores y accionistas, un amplio
abanico de interlocutores: socios comerciales y proveedores,
consumidores, autoridades públicas y ONG defensoras de los intereses
de las comunidades locales y el medio ambiente. En un mundo
caracterizado por las inversiones multinacionales y las cadenas de
producción globalizada, la responsabilidad social de las empresas debe
sobrepasar también las fronteras de Europa.
2.2.1 Comunidades locales

La responsabilidad social de las empresas abarca también la


integración de las empresas en su entorno local, ya sea a nivel
europeo o mundial. Estas contribuyen al desarrollo de las
comunidades en que se insertan, sobre todo de las
comunidades locales, proporcionando puestos de trabajo,
salarios y prestaciones, e ingresos fiscales. Por otro lado, las
empresas dependen de la salud, la estabilidad y la prosperidad
de las comunidades donde operan. Así, por ejemplo, dado que
la mayor parte de sus contrataciones tienen lugar en el
mercado local, estarán interesadas en que en su lugar de
ubicación haya personas con las competencias que requieran.

Las empresas interactúan con el entorno físico local. Precisan


de un entorno adecuado para su producción y su oferta de
servicios: unas adecuadas redes de comunicación, un
medioambiente limpio. Puede igualmente existir una atracción
de trabajadores a la región donde estas están radicadas. Por
otro lado, las empresas pueden ser responsables de diversas
actividades contaminantes: polución acústica, lumínica y de las
aguas; contaminación del aire, del suelo y problemas
ecológicos relacionados con el transporte y la eliminación de
residuos.

El establecimiento de relaciones positivas con la comunidad


local (por ejemplo, la colaboración con organizaciones de
defensa del medio ambiente, el ofrecimiento de servicios de
guardería a sus trabajadores o el patrocinio de actividades
deportivas o culturales) y la consiguiente acumulación de
“capital social” es especialmente interesante.

. 2.2.2 Socios comerciales, proveedores y consumidores

Las grandes empresas son al mismo tiempo socios comerciales


de las empresas más pequeñas, ya sea en calidad de clientes,
proveedores, subcontratistas o competidores. Las empresas
deben ser conscientes de que sus resultados sociales pueden
verse afectados por las prácticas de sus socios y proveedores a
lo largo de toda la cadena de producción.

Los efectos de las medidas de responsabilidad social de la


empresa no se limitarán a ésta, sino que afectarán también a sus
socios económicos. En particular, este es el caso de las grandes
empresas que han subcontratado una parte de su producción o
servicios y que, por lo tanto, pueden haber asumido una
responsabilidad social suplementaria.
. 2.2.3 Derechos humanos

Una de las dimensiones de la responsabilidad social de las


empresas está estrechamente vinculada a los derechos
humanos, sobre todo por lo que respecta a las actividades
internacionales y las cadenas de suministro mundiales. Esto se
reconoce en instrumentos internacionales, como la Declaración
tripartita de la OIT (Organización Internacional del Trabajo, ILO
en inglés) sobre los principios y derechos fundamentales en el
trabajo (ILO Declaration on Fundamental Principles and Rights
at Work) y las Directrices de la OCDE para las empresas
multinacionales (OECD Guidelines for Multinational Enterprises).

Los derechos humanos son una cuestión muy compleja que


plantea problemas políticos, jurídicos y éticos. Ciertamente las
empresas se enfrentan a cuestiones complicadas, por ejemplo
el modo de determinar qué responsabilidades caen dentro de su
competencia y cuales caen dentro del ámbito gubernamental,
cómo asegurarse de que sus socios comerciales están
respetando los valores que ellas consideran fundamentales, y
cuál es el enfoque que deben adoptar y cómo trabajar en países
donde son frecuentes las violaciones de los derechos humanos.

2.2.4 Problemas ecológicos mundiales

Debido al efecto transfronterizo de muchos problemas


medioambientales relacionados con las empresas y a su
consumo global de recursos, las empresas son también actores
en el medio ambiente mundial. Un ejemplo lo tenemos en la
emisión de gases de efecto invernadero o la contaminación de
los mares, localizada en puntos concretos pero que se dispersa
por todo el planeta. Por ello, pueden tratar de obrar con arreglo
a su responsabilidad social tanto a nivel europeo como
internacional.

Por ejemplo, pueden fomentar la reducción del impacto


ambiental de sus actividades a lo largo de su cadena de
producción en el marco del planteamiento PIP (política
integrada de producto) y hacer mayor uso de herramientas
europeas e internacionales vinculadas a la gestión y a los
productos. La inversión y las actividades sobre el terreno de las
empresas en terceros países pueden tener efectos directos
sobre el desarrollo económico y social de dichos países.
2.2.5 Grupos de opinión, administraciones públicas,
comunidades locales y sociedad y público en general.

Si recapacitamos sobre las necesidades y expectativas de los


grupos de interés todos ellos tienen tres necesidades genéricas
básicas:
 Transparencia informativa, especialmente valorado por
quienes desean conocer en todo momento
determinados aspectos esenciales e impacto presente y
futuro de la organización.

 Participación. La comunicación permanente y el diálogo


resultan imprescindibles cuando se quiere establecer
una relación de beneficio mutuo y se desea conocer las
necesidades de las partes interesadas.

 Beneficio mutuo. Las personas y grupos sociales que


interactúan con las empresas esperan obtener
contraprestaciones que les permitan desarrollarse y
progresar no sólo en lo económico, sino también en lo
social y en lo medioambiental de forma equilibrada con
vocación de largo plazo y sin comprometer el desarrollo
de las generaciones futuras.

3 VALORES DE LA EMPRESA
Según DERES para conocer el grado de compromiso de una empresa con
la RSE, se pueden evaluar los avances en temas de responsabilidad social
en las siguientes cinco áreas:
Se refiere a cómo una empresa integra un conjunto de principios en la toma
de decisiones en sus procesos y objetivos estratégicos. Estos principios
básicos se refieren a los ideales y creencias que sirven como marco de
referencia para la toma de decisiones organizacionales.
Esto se conoce como "enfoque de los negocios basado en los valores" y se
refleja en general en la Misión y Visión de la empresa, así como en sus
Códigos de Ética y de Conducta.
3.1 Valores y Principios Éticos
Se refiere a las políticas de recursos humanos que afectan a los
empleados, tales como compensaciones y beneficios, carrera
administrativa, capacitación, el ambiente en donde trabajan, diversidad,
balance trabajo-tiempo libre, trabajo y familia, salud, seguridad laboral,
etc.
3.2 Condiciones de Ambiente de Trabajo y Empleo.

3.3 Apoyo a la Comunidad


Es el amplio rango de acciones que la empresa realiza para maximizar el
impacto de sus contribuciones, ya sean en dinero,
tiempo, productos, servicios, conocimientos u otros recursos que están
dirigidas hacia las comunidades en las cuales opera. Incluye el apoyo al
espíritu emprendedor apuntando a un mayor crecimiento económico de
toda la sociedad.
3.4 Protección del Medio Ambiente
Es el compromiso de la organización empresarial con el Medio Ambiente
y el desarrollo sustentable.
Abarca temas tales como la optimización de los recursos naturales, su
preocupación por el manejo de residuos, la capacitación y concientización
de su personal. Esto, que hoy inclusive se encuentra normatizado, implica
una inclinación permanente y consciente del empresario para evaluar el
impacto medio ambiental que tienen sus acciones
3.5 Marketing Responsable
Se refiere a una política que involucra un conjunto de decisiones de la
empresa relacionadas fundamentalmente con sus consumidores y se
vincula con la integridad del producto, las prácticas comerciales,
los precios, la distribución, la divulgación de las características del
producto, el marketing y la publicidad.