You are on page 1of 10

ÁRBOLES Y EJES

Consideremos un reductor de velocidad como el de la figura 1. Conforme avanza el diseño,


será necesario diseñar tres árboles o ejes. El eje de entrada soporta el primer el primer engra-
ne del tren de engranajes y gira a la velocidad del impulsor principal, por lo general un motor
eléctrico o de combustión. El eje central soporta dos engranes y gira más despacio que el eje
de entrada debido a la primera fase de reducción de velocidad. El engranaje que va al final del
tren es soportado por un tercer eje, que también transmite potencia a la máquina impulsada.
¿De qué material debe fabricarse cada eje? , ¿ qué torque es transmitido por cada uno ? ,
¿cuáles son los diámetros mínimos aceptables en cada sección para los ejes que aseguren una
operación dentro de los límites de seguridad?
Veremos entonces como tomar este tipo de decisiones.

Definiciones.
• Árbol puro: elemento de máquina giratorio destinado a transmitir un momento tordente,
energía rotacional y potencia
• Eje puro: elemento de máquina giratorio o fijo sometido a tensiones de flexión.
• Árbol mixto: elemento de máquina giratorio que al mismo tiempo que transmite momento
tordente, energía rotacional y potencia está sometido a tensiones de flexión.

Procedimiento de diseño

Debido a la aparición simultánea de tensiones por esfuerzo de corte por torsión y tensiones
normales que se deben a flexión, el análisis de cálculo implica siempre el uso de un enfoque
para el aspecto de un estado doble de tensiones.
El método que se sugiere es el adoptado por la norma ASME , que debido al estado doble de
tensión adopta como teoría de rotura la Teoría de la máxima tensión tangencial (Mohr –
Guest ).
Es de destacar que no es el único criterio para el cálculo, coexisten varios, siendo uno de los
más aplicados el que aplica el criterio de la falla por distorsión de la energía.

Caso general de árbol hueco:


d0 : diámetro interior del árbol
d : diámetro exterior del árbol
para el proyecto se adopta : β = d0 / d < 1 ;

β = 0 para árbol macizo

La construcción de árboles huecos es muy importante por el ahorro en peso.

En una sección determinada del árbol tendremos : MR ( momento tordente ) , MF (momento


flector) , FA (carga axial) .
A la carga axial la supondremos para ponernos en condiciones más desfavorables para el
cálculo de compresión , y como los árboles son muy esbeltos tendremos pandeo.

MF σF = MF / W

MR τR = MR / WP

FA σP = FA ω / Ω

ω coeficiente de pandeo >1

W módulo resistente de la sección, su valor caracteriza la misma

W = I / (d/2) = π/64 ( d4 - d40 ) = π d3 ( 1 – β4 )


d/2 32

WP= π d3 ( 1 – β4 )
16

Ω= π (d2 – d20 ) = π d2 (1– β2)


4 4

ω es función del coeficiente de esbeltez λ,


λ=l/i
l: longitud
i: radio de giro

i=√ I / Ω = d √ 1+ β2
4
Si la esbeltez cumple : λ ≥ 115 ω = σFlu λ2
n π2 E

lo anterior es para pandeo elástico, donde se cumple la fórmula de Euler


n: coeficiente que depende del tipo de apoyo del árbol
E: módulo elástico del material
σFlu : tensión de fluencia

Si : λ ≤ 115 ω= 1
1- 0,0044 λ

la anterior es para pandeo anaelástico

Valores de n
• n=0,25 un apoyo empotrado y el otro libre
• n=1 ambos apoyos simples
• n=2 tiene un apoyo empotrado y el otro simple
• n=2,25 rodamientos rígidos en ambos apoyos
• n=4 ambos apoyos son empotrados
Se considera apoyo simple cuando se utiliza un rodamiento de rótula u oscilante y apoyo
empotrado cuando el árbol gira en un cojinete de deslizamiento

Entonces para una sección anular tenemos:

Tensión de flexión: σF = MF / W = 32 MF
π d3 ( 1 – β4 )

Tensión de corte por torsión: τR = MR / WP = 16 MR


π d3 ( 1 – β4 )

La tensión normal debido al esfuerzo axial : σP = FA ω / Ω = FA ω = FA ω (1+ β2)


π d2 (1– β2) π d2 (1– β4)
4 4

La teoría de rotura dice:

τ max = 1/2 √ σ2 + (2 τR )2 ≤ KR (1)

La teoría de falla está basada en consideraciones estáticas y por lo tanto no contempla los
problemas de impacto y fatiga .Para resolver este punto se adoptan coeficientes de servicio
con el criterio de aumentar artificialmente las solicitaciones con coeficientes multiplicadores,
mayores que la unidad. Estos coeficientes afectan a los momentos flectores y torsores y se
encuentran tabulados. Tabla
Cf coeficiente de impacto MF
Cr coeficiente de fatiga MR

Reemplazando en (1) :

32 Cf MF + 4 FA ω (1+ β2) 2 2 Cr 16 MR 2

τ max = 1/2 √ π d3 ( 1 – β4 ) π d2 (1– β4) π d3 ( 1 – β4 )

2 2
32 Cf MF + FA ω (1+ β )
2
+ (Cr MR)2
1/2 π d ( 1 – β4 )
3
8 ≤ KR

16 [ Cf MF + FA ω (1+ β2) ]2 + (Cr MR)2


τ max = π d ( 1 – β4 )
3
8 ≤ KR

MRI

MRI : Momento tordente ideal o de comparación

KR se debe elegir como el menor de los dos valores siguientes :

0,18 σt
KR
0,30 σflu

σt : tensión de rotura a tracción

La norma establece que si en la sección considerada hay una entalla ( chavetero ) hay que
disminuir KR en un 25% K´R = 0,75 KR

La fórmula ASME es una fórmula de verificación , se transforma en fórmula de cálculo


cuando no existe carga axial, FA=0, en cuyo caso el diámetro
3
16 MRI
d ≥ √ π KR ( 1 – β4 )

Hay un recurso para calcular d en el caso de que exista carga axial , FA. Se supone FA=0 , se
calcula el d disminuyendo el valor de KR..

Rigidez a la torsión

El criterio desarrollado anteriormente fue resistencial, es decir el dimensionamiento del árbol


se realizó de modo tal que ninguna de sus secciones sobrepasaba los valores admisibles
Podría ocurrir que el árbol no se rompa pero se deforme elásticamente y resulte inadmisible,
en este caso tenemos el criterio de dimensionamiento por rigidez que implica que el árbol
estando siempre dentro de las tensiones de trabajo, las deformaciones no deben superar las
preestablecidas, que se fijan como máximas admisibles.

Este criterio impone la condición de limitar el ángulo de giro entre dos secciones de un árbol.

En la posición inicial , sin la presencia de Mt , el eje geométrico del árbol ( fibra central)
es x-x , cualquier otras fibra longitudinal, B0B por ejemplo , es paralela a x-x . Bajo la acción
del momento torsor se constata que :
1- el eje geométrico x-x sigue siendo recto.
2- Las restantes fibras longitudinales se transforman en hélices; la fibra recta B0B en la
hélice B0B’.
3- Cualquier sección recta , S, permanece plana y perpendicular al eje geométrico,
solamente experimenta, en conjunto una rotación en torno del centro O 1
Consideremos en la figura anterior que el árbol es de sección circular constante y
sometido a un momento tordente Mt también constante . ( hipótesis para el desarrollo)

La medida del corrimiento se define por el número γ

γ = B1B’1 / l
siendo l la distancia de S a cualquier otra sección considerada como origen, por ejemplo S 0
Como
B1B’1 = ρ . φ γ= ρ.φ/l (1 )
[φ] = radianes

El cociente
φ/l

expresado en radianes / cm , o sea cm-1 , mide el ángulo que ha girado la sección recta
respecto de otra sección recta distante 1 cm , y la denominamos deformación angular unitaria.

La deformación γ manifiesta la presencia de fuerzas tangenciales, que referidas a la superficie


unitaria definen, definen la tensión tangencial τ situada en el plano de la sección y dispuesta
normalmente al radio.
Por analogía a la ley de Hooke:
τ=Gγ (2)

G: módulo de elasticidad transversal , [ G ] = Kgf/cm2

Los coeficientes G y E están vinculados por la relación : G =0,385 E

Sustituyendo (2) en (1)


τ/G=ρ.φ/l ( 3)

τ=Gρ.φ/l (4)
resulta de (4) que las tensiones de torsión son proporcionales a la distancia al centro de la
sección.

Teniendo en cuenta que si consideramos un elemento dA situado a una distancia variable ρ del
centro de la sección recta S, la fuerza interior que actúa en él vale: τ d A, el momento total
obrante en la sección será :

Mt= ∫ τ ρ d A = ∫ ( G ρ2 . φ / l ) d A por lo tanto

Mt= (G φ / l ) ∫ ρ2 . d A

Pero IP = ∫ ρ2 . d A Momento de inercia polar ( tabulado para secciones circulares, anulares)


Mt= IP G φ / l

Por lo tanto
φ Mt ≤ φadm

IP G

No combiene usar aceros especiales que son muy caros porque G varía muy poco con el tipo
de acero, no teniendo importancia para la rigidez a la torsión el tipo de acero.

Para el caso de árbol escalonado con momentos tordentes distintos en cada escalón , dividimos
en casos individuales como el anterior visto, y calculamos el ángulo de torsión de cada
escalón , el ángulo total es

Velocidad crítica de árboles y ejes giratorios

Todos los árboles giratorios se flexionan durante el movimiento de rotación. La magnitud de


la deflexión depende dela rigidez del eje y de sus soportes, de la masa total del eje y sus partes
acopladas, y de la cantidad de amortiguación del sistema. La velocidad crítica de un árbol
rotatorio, algunas veces denominada frecuencia natural, es la velocidad a la cual dicho árbol
rotatorio se vuelve dinámicamente inestable,y es probable que se desarrollen grandes vibracio-
nes.La velocidad crítica de un árbol depende de las masas que están montadas en el árbol y no
de las fuerzas exteriores que actúan sobre él. Para cualquier árbol existe un número infinito de
velocidades críticas, pero generalmente sólo la más baja, es decir la primera, y
ocasionalmente la segunda son de interés para los diseñadores.Usualmente las otras resultan
tan altas que están fuera del rango de operación de la velocidad del árbol.
Comentaremos dos métodos aproximados para encontrar la primera velocidad crítica ( o
frecuencia natural más baja) de un sistema dado, una atribuida a Rayleigh y la otra a
Dunkerley.

Sistema de masa individual

La primera velocidad crítica es:

ωcr = g/f

ωcr = velocidad angular crítica

g= 981 cm/s2 aceleración de la gravedad

f = flecha estática ( sin girar el eje ) ; [ f ] = cm


ωcr = π ncr ncr = 30 ωcr = 30 981/ f ≈ 300 / f
30 π π

ncr = 300 / f

ncr = número de revoluciones crítico

Sistema de masas múltiples

g Σ Gi fi max
ωcr = Rayleigh

Σ Gi f2 i max

ωcr = es la primera velocidad crítica cuando se utiliza la ecuación de Rayleigh

La ecuación de Dunkerley es otra aproximación a la primera velocidad crítica cuando se tiene


un sistema de masa múltiple. Esta dada por:

1 = 1 + 1 + 1 + ....+ 1
ω 2
cr ω 2
c0 ω 2
c1 ω
2
c2 ω2cn Dunkerley

ωc0 veloc. crítica debido a su propio peso, sin considerar ninguna masa

ωcn veloc. crítica debida solamente a la masa n.


G1 G2 Gn

G1

f1
G2

f2

Gn

fn

1 = 1 + 1 + 1+…+ 1 = f0 + f1+ f2 + fn
ω2 cr g/f0 g/f1 g/f2 g/fn g g g g

1 = Σ fi
ω 2
cr g

ω cr = g
Σ fi

DUNKERLEY
300
ncr =
Σ fi
Las deflexiones fi pueden calcularse mediante las ecuaciones que se encuentran en tablas
(ecuaciones de la elástica y deflexión bajo carga para distintas condiciones de vinculación de
vigas equivalentes a árboles).
El método propuesto por Dunkerley, muestra que para árboles apoyados en sus extremos da
valores valores críticos del orden del 4% por debajo del real.
Dunkerley toma las flechas o deflexiones que producen cada una de las masas, actuando por si
solas, mientras que Rayleigh toma las deflexiones que se producen debajo de cada carga
actuando todas ellas simultáneamente.
Los árboles deben operar fuera de la franja considerada peligrosa.
Las normas indican que que la velocidad de funcionamiento debe estar ± 25% fuera de la
velocidad crítica fundamental.
Condiciones
Para aclarar el concepto respecto de los soportes o cojinetes, se debe tener en cuenta lo
siguiente:
- si los cojinetes o rodamientos son rígidos , el árbol puede considerarse como una viga
doblemente empotrada.
- Si ambos rodamientos son oscilantes, el árbol se comporta como una viga apoyada
- Una condición intermedia es la de un árbol montado en un rodamiento rígido y otro
oscilante, que corresponde a una viga apoyada en un extremo y empotrada en el otro.
Velocidad Crítica
Velocidad Crítica de Flexión
Los ejes son resortes elásticos a flexión, que están unidos a las masas de las piezas montadas en ellos. Al recibir el
impulso de una fuerza, efectúan oscilaciones propias amortiguadas. En su giro, actúan impulsos de fuerza centrífuga,
periódicos, consecuentes con el número de revoluciones (fig 12), ya que el centro de gravedad de las masas giratorias
no coinciden exactamente con el punto de gravedad teórico, debido a las inevitables tolerancias de fabricación.
Entonces, si la velocidad de servicio alcanza por casualidad el valor de la frecuencia propia de oscilación del sistema
de oscilación del eje, se produce la resonancia. Con una marcha irregular, el eje oscila cada vez más hasta llegar a su
rotura. La velocidad de resonancia se llama velocidad crítica de flexión n crit.
Cuando la velocidad crítica de flexión ncrit sea más pequeña que el número de revoluciones n del servicio hay que
procurar sobrepasar deprisa el punto peligroso, mediante un rápido arranque de las máquinas. Los ejes delgados y
largos tienen una velocidad crítica de flexión baja, alcanzando mayor valor en los cortos y gruesos.
La velocidad crítica de flexión es independiente de la posición ulterior horizontal, vertical o inclinada del eje.
Puesto que la masa propia del eje no interviene en el cálculo, la velocidad crítica de flexión calculada queda un poco
por encima de la velocidad real. La diferencia aumenta en la proporción en que lo hace la flexión propia. Por eso, un
sistema de eje debe dimensionarse de tal forma que su velocidad crítica calculada n crit quede con suficiente seguridad
por encima o por debajo del número de revoluciones de servicio n. Para los sistemas con ejes pesados cargados con
elementos de máquinas ligeros, se obtienen valores más exactos de n crit si se añaden las fuerzas debidas al peso
propio de los tramos parciales como fuerzas aisladas en sus correspondientes puntos de gravedad. Pero esto tampoco
es completamente exacto, puesto que los tramos representan fuerzas debidas al peso del recorrido.

Velocidad crítica de torsión


Puesto que un eje actúa simultáneamente como un resorte de barra redonda, efectúa oscilaciones torsionales
amortiguadas (movimientos pendulares torsionales), junto con las masas que lleva montadas, cuando es impulsado por
un momento de giro. Si el eje recibe estos impulsos cuando ya está girando, como ocurre, por ejemplo, en los
cigüeñales de las máquinas de émbolos, se produce también la resonancia con las oscilaciones torsionales cuando la
velocidad de servicio coincide con la frecuencia propia del sistema oscilante. Esta velocidad crítica de torsión n crit es tan
peligrosa como la velocidad crítica de flexión. Sin embargo, los impulsos del momento de torsión se producen
solamente en casos especiales.